www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3582315
Para todos los públicos Oficiorama - Publicista del futuro, geominero espacial y policía virtual - Ver ahora
Transcripción completa

Vuestras vidas están a punto de cambiar.

Pero no os alarméis, porque es para mejor.

Y yo vengo con un anticipo de lo que está por llegar.

Los nuevos conocimientos han abierto enormes oportunidades

donde se necesitan técnicos, expertos, artistas...

para esos nuevos trabajos.

Esos conocimientos están empezando a fraguarse desde ahora

y es emocionante ver cómo el futuro se construye

a partir de hoy.

Por eso os digo que el futuro es vuestro, os pertenece.

Bienvenidos a "Oficiorama".

Hay sobredosis de mensajes que asaltan nuestro cerebro.

El publicista del futuro debe usar no solo la creatividad,

sino también complejas herramientas para captar nuestra atención

y conseguir su objetivo.

Hay personas que miran al cielo y solo ven estrellas,

otros ven yacimientos y minas de metales preciosos.

El geominero espacial es de estos últimos

y gracias a la tecnología, en el futuro las materias primas

las extraeremos de asteroides y planetas cercanos.

El policía virtual está presente allí donde lo necesitamos.

Responde a la llamada de auxilio y ayuda instantáneamente.

Gracias a esta forma virtual de seguridad ciudadana

los delitos son más difíciles de cometer en el futuro.

Es la guerra.

La publicidad en el futuro es un campo de batalla.

Los publicistas lanzan los mensajes por todos los medios posibles.

Algunos aún no se han inventado.

Por ejemplo, las pantallas personalizadas,

esos grandes anuncios que encontramos en la vía pública

y que nos sugieren algo cuando pasamos junto a ellos.

El publicista tiene que adaptarse a cada uno de nosotros

para distinguirnos entre la multitud.

Los publicistas del mañana usarán nuevos soportes

para sus campañas.

Las tecnologías evolucionan y las plataformas digitales

se convertirán en las verdaderas protagonistas del futuro.

Los medios están reinventándose.

También es cierto que este reto de la reinvención

quizá llega un poco tarde, pero es el momento

de darle una vuelta de tuerca a lo que se está haciendo.

-Las plataformas emergentes pasan por las experiencias interactivas,

por hacer la publicidad centrada en el individuo,

por que la publicidad se dirija directamente a ti.

-Se habla mucho de la innovación en los soportes publicitarios,

incluso se habla del concepto "internet of things", por ejemplo,

que es darle conexión

o darle la capacidad de estar conectado a la red

a un objeto físico. Eso nos va a posibilitar

desde el punto de vista de las agencias

el innovar en cuanto a mensajes.

Llegará un día en que la puerta del microondas

tenga una pantalla y haya marcas de alimentación

que se comuniquen contigo en esa pantalla.

Entonces al final van a aparecer muchísimos nuevos medios.

Medios en lugares donde hasta ahora no estábamos acostumbrados

y van a darnos nuevas formas de comunicarnos con la gente.

-Yo apuesto porque el futuro sea holográfico.

Se nos demandan mucho las holografías.

Pero hoy por hoy existen solo de forma experimental

y de formas muy rudimentarias.

Azafatas virtuales, dispositivos que detectan el movimiento,

encuestas interactivas, realidad virtual y aumentada.

La publicidad del futuro ya está aquí.

En el futuro la realidad virtual tiene que encontrar su hueco.

Ahora está llegando al público masivo con una gran aceptación,

pero todo pasa por que haya una parte creativa detrás

que le dé un uso real a esas tecnologías.

La labor del neopublicista

será pasar directamente al cerebro del consumidor.

Se habla mucho de la relación entre eficacia comercial

y el neuromarketing. Es una disciplina nueva...

Al final es el estudio

de cómo los mensajes comerciales afectan al cerebro.

Y este conocimiento del neuromarketing

ahora está solo aislado en las agencias de investigación

y en muy pocas; y en los institutos de investigación.

En un futuro se integrarán dentro del día a día de la agencia.

Pero en el futuro los mensajes publicitarios

también llegarán a nuestro cerebro por otros medios,

la nanotecnología entrará en juego.

Pequeños chips implantados en nuestro cerebro

que permitirá al anunciante llegar hasta nosotros.

Espero que no de una manera masiva,

y no sé cómo van a llegar.

Si es nanotecnológico, entendemos que es un chip en el cerebro

entonces el mensaje es personalizado.

Y seremos nosotros mismos los que cederemos a los publicistas

el derecho a meternos publicidad, como ahora.

Ahora tú enciendes la tele y das por hecho que hay un anuncio.

-Se habla mucho también de las lentes,

de que la gente tendrá una lente, una especie de lentilla.

Si voy por la calle y veo una comunicación de una marca

esta lentilla está contando otras cosas de la marca.

El futuro de los publicistas estará lleno de responsabilidad,

sabiendo poner límites de intrusión en la vida del consumidor.

Comentamos que había un montón de puntos de contacto nuevos.

Creo que con la aparición de dispositivos que llevamos encima,

bien en el momento de trabajo, de nuestro ocio o entretenimiento,

en la calle cuando estamos esperando el transporte público

nos va a permitir explorar desde el punto de vista del contenido

nuevas vías de impactar

en el consumidor a través de contenido.

Y el contenido lo llevaremos casi encima

en todos los puntos de contacto.

Es un reto: hay que aprender a usar los puntos de contacto

y evitar comunicar igual en todos, que es lo que se ha venido haciendo.

La avalancha de información que se producirá en el futuro

hará que la publicidad del mañana cambie de estrategias.

Yo soy una persona cuando estoy en casa desayunando

y soy otra en el trabajo

o cuando estoy en la calle con un día malo.

La posibilidad de que las marcas identifiquen

ese estilo de vida de la gente y sepa adaptar mensajes

es interesante.

-Saber qué quiere el consumidor, saber cuál es su momento de consumo

para ofrecerle el mejor producto o el mejor servicio

y que en ese momento cierre el proceso de compra

o el proceso de captación.

Esto está haciendo que en el mundo de la comunicación

comiencen a aparecer nuevas figuras en expertos de analítica de datos.

Ante este cambio,

¿sabemos cómo será el publicista del mañana?

Creo que el publicista del futuro será mucho más innovador,

mucho más pegado también a los negocios.

-El publicista será una persona polivalente.

Antes estaba todo departamentado y ahora vemos que todo se mezcla.

Será el propio creativo quien dicte,

quien programe, quien esté puesto en "gadgets".

-Una persona que tiene una mente digital,

que conoce perfectamente el mundo del dato

de los índices que arroja el consumidor,

que se desenvuelve con cualquier punto de contacto

y una persona con un elevado componente de creatividad.

Los publicistas trabajarán juntos con las marcas

y afinarán en sus campañas para dar al consumidor

exactamente lo que necesite.

La gran cantidad de fabricantes que apuestan por ello

abre una vía a crear nuevo contenido experiencial,

contenido que impulse la interacción,

donde el usuario sea el centro de atención de la experiencia.

La pregunta es: en un entorno tecnológico y futurista,

¿cómo serán los mensajes publicitarios

para llegar al gran público?

Yo creo que pensando un poco en un futuro

rodeado de tecnología y en un entorno frío

las marcas necesitan estos mensajes emocionales.

Yo creo que eso va a ser algo interesante de desarrollo

por parte de las marcas, de una vuelta a los mensajes

más emocionales y que le lleguen más a la gente.

La publicidad del mañana se personalizará tanto

que acabará conociendo nuestros gustos

y nuestras aficiones.

Seguirá habiendo campañas

o mensajes de marca

que busquen conectar con muchísima gente,

sin personalización.

Te inspiro y te cuento algo que es interesante

para un colectivo, y también un punto de vista personal,

se habla mucho ahora de la inversión programática.

que es algo así como yo, como marca,

identifico quién es la persona que me está mirando,

que está consumiendo lo que le estoy contando

y hago mensajes específicos para ellos.

Pero ¿dónde estará el límite?

Creo que las agencias, en ese sentido, vamos a aprender

a ser menos intrusivos

y la gente va a ver más natural la comunicación.

O sea, que será lo ideal

que las campañas, las marcas

no estén continuamente persiguiendo a la gente

como hoy en día sí lo está haciendo.

Arriba en el espacio hay oro, platino,

piedras preciosas y metales raros de encontrar en la Tierra.

Por eso la minería del futuro hace tiempo que dejó de perforarla

para volar a los asteroides y explotar sus riquezas.

El geominero espacial

se encarga de explorar esos nuevos territorios

y organizar la explotación de sus tesoros.

Y como los asteroides no tenían dueño,

el primero que llega, se lo queda.

Como en el salvaje oeste, pero en el s. XXI.

Los planes para tales expediciones ya están en marcha

y falta poco para que llegue el momento

de desempeñar la función minera en el espacio.

Hay dos posibilidades respecto a minería espacial,

la minería lunar y la minería de los asteroides.

La Luna nos pilla mucho más cerca,

los asteroides se encuentran en la órbita de Marte y Júpiter.

Y todavía hay que desarrollar una tecnología muy importante

para poder investigar y extraer "in situ" ese material

para traerlo a la Tierra.

Entonces, si los asteroides son tan valiosos

y tenemos planetas plagados de diamantes,

¿se producirá una fiebre del oro versión espacial?

No me cabe duda de que esto ocurrirá.

Ahora mismo hay, aparte de algunos estudios

de las agencias espaciales,

hay ya algunas empresas

que ven en la explotación de los recursos minerales

o los recursos químicos en general

como un futuro en el que están invirtiendo muchísimo esfuerzo

y muchísimo dinero.

-Hay que tener cautela desde el punto de vista ético

y yo pienso que esa fiebre del oro no va a existir

y yo espero que no exista,

porque sería un error cometer

los mismos errores que hemos cometido en el pasado.

Los geomineros trabajarán los metales en el espacio,

pero ¿cómo se llevará a cabo dicha extracción?

Estas extracciones se podrían realizar de dos formas:

O bien utilizando una gran nave,

lo cual sería algo caro,

porque tendríamos que construirla en órbita,

o bien con un sistema de módulos.

Pequeños módulos que dispuestos en determinadas bases

permitieran juntar las piezas como si fuera un puzle.

-Para realizar explotaciones mineras de cualquier cuerpo en el espacio

necesitaremos desarrollar mucha tecnología especial.

Tenemos que desarrollar, primero tecnología para encontrar

mineras útiles, pero que resulten de interés

para fabricar lo que consideremos oportuno.

Además de probablemente la perforación

y además también la extracción y aprovechamiento de recursos.

Pero olvidándonos de que podemos ir con frecuencia

a esos lugares o tratar de solucionar los problemas

de manera automática.

-Tendría que ser una tecnología relativamente ligera

para poder transportarla al espacio

o montarla en el cuerpo donde se realizara la explotación.

Tendría que ser resistente,

debido a las condiciones ambientales que habrá:

un gran contraste en las temperaturas,

posiblemente polvo,

posiblemente impactos de micrometeoritos...

Así que tendría que ser resistente, fiable y ligero.

Los geomineros espaciales serán capaces de controlar

los recursos mineros que se encuentran en el espacio.

Recursos que no son precisamente pocos.

El espacio es una fuente, no diría yo inagotable,

pero tiene muchos recursos por utilizar.

Hoy en día hay muchísimos minerales

que son utilizados cotidianamente en nuestra vida

y que van siendo cada vez menos presentes.

El acudir al espacio para poder aprovechar

la disponibilidad que hay

ciertamente es una opción que nos planteamos

tal vez no de manera inmediata,

pero sí en las próximas dos o tres décadas.

-La minería espacial no deja de ser algo todavía especulativo,

pero ya ha pasado de ser ciencia ficción

a ser ciencia y tecnología avanzadas.

El ser humano se convertirá en el controlador

de todos los recursos del Sistema Solar:

planetas, estrellas, satélites y asteroides

quedarán a merced de la explotación de los geomineros espaciales.

En el futuro sí habrá mineros espaciales

que tengan una formación muy particular

y además muy amplia. Sería como astronautas mineros

que necesitarán una formación muy precisa

y muy exhaustiva.

No me cabe duda que existirá esa profesión en el futuro.

¿Existirán los geomineros espaciales?

Yo creo que ya existen los geólogos espaciales.

Y la minería forma parte de la geología.

Para ser un minero espacial no se necesitan pico y casco,

sino un sofisticado entrenamiento para sobrevivir en el espacio

y herramientas que aumenten las capacidades

hasta límites de superhombres.

Para eso están los exoesqueletos, que permiten aumentar la fuerza

para trabajar en las minas que orbitan en nuestro sistema solar.

La tecnología avanza de forma imparable

y los geomineros espaciales contarán con exoesqueletos

para realizar sus trabajos en la microgravedad.

Un exoesqueleto es en el fondo

el equivalente a una armadura,

o parte de una armadura como las antiguas medievales,

que se motoriza.

El exoesqueleto te lo sujetas con unas cintas

de manera que se sujete a tus piernas

y entonces los motores te van ayudando

a realizar una tarea.

¿Y además servirán para transportar los materiales extraídos?

Sí, por supuesto que podrán transportar pesos

en el planeta en el que estén. Pero también habrá robots,

no solamente exoesqueletos.

La explotación del espacio abre una nueva puerta

a la polémica sobre la propiedad del espacio exterior.

El 99% que yo conozco va a estar en contra

de una explotación salvaje de los recursos que puedan existir.

Va a tener que haber un control de cómo se hacen las cosas.

-En un futuro, si la exploración no depende de los gobiernos,

sino que depende de las multinacionales

habrá un conflicto.

Y no debemos olvidarnos que la bandera que ondea

en la superficie lunar es la bandera americana,

no es la de la ONU.

Entonces ya tenemos un antecedente.

El delito y los delincuentes evolucionan con el progreso,

por eso la policía debe estar en constante evolución,

para poder ir por delante de los delincuentes

y evitar que los ciudadanos se conviertan en sus víctimas.

Cuando no pueden prevenir tienen que activar operativos

para detenerlos y juzgarlos.

El juego del gato y el ratón, pero con técnicas más avanzadas.

Y es que en el futuro, los malos lo tienen muy difícil.

El egoísmo es la manzana podrida de la paz social.

La violencia aumentará en la medida en que la sociedad

se vuelva más individualista.

Lo que viene es de mucha intensidad.

El policía debe adaptar a sus responsabilidades

todas las inercias

de todo el conocimiento humano según evoluciona.

Y el policía del futuro estará asistido

por las grandes herramientas de la era 4.0:

el internet de las cosas y tecnología punta.

Puede ir un policía andando tranquilamente e ir escaneando

las caras de las personas.

Y si en algún momento se le enciende el piloto rojo

podría detectar que esa persona está fugada

o está buscada por la policía y que tienen que arrestarlo.

-Ese escaneo en tiempo real

podría realizarse con ese tipo de gafas.

Esa conectividad le proporcionará mucho más que datos.

El centro de control podrá pinchar la señal de cámaras

y transferirle las imágenes en tiempo real.

Podríamos ser apoyados por un dron, tener una jueza en el cielo.

Y si hay una reyerta o se escapa algún sospechoso

el policía no estaría ciego,

sino que el dron le está enviando en tiempo real

por dónde se está escapando ese malhechor.

Las detenciones serán limpias, sin herir al delincuente.

Que huye en un coche...

Se disparan balas GPS al vehículo y se intercepta.

Para el cuerpo a cuerpo, se usarán armas paralizadoras.

Una obsesión de la policía es tener armas no letales.

Armas que consigan la eliminación de la actividad

de la persona no solo ya sin pérdida de la vida,

sino sin ni siquiera efectos secundarios.

El arma ideal se está investigando en todos los campos.

Se investiga con ondas magnéticas, con eléctrico...

Se investiga todas las posibilidades tecnológicas que hay.

Es muy difícil, pero yo estoy convencido

de que la tecnología de los humanos llegará a conseguirlo.

Pero los policías no podrán esperar la misma benevolencia

por parte de los delincuentes,

al contrario, tendrán que extremar su protección con equipo avanzado.

Que el chaleco no sea simplemente un elemento inerte,

sino que al poder incorporar chips de memoria

puede llegar a ser un ordenador.

Y puede detectar en décimas de segundo antes

la presencia de un proyectil a cierta velocidad

y adaptarse para ser más resistente en el punto de impacto.

Pero hoy en día es un sueño.

El agente estará monitorizado continuamente.

Podemos con determinados componentes ver su pulso,

su temperatura, con un giróscopo si se ha caído o no...

Y si se lanza una alerta de que se le está acelerando el pulso,

su temperatura baja o sube y detectamos que se ha caído

rápidamente enviarle ayuda y auxilio.

Y es que en el futuro, los héroes seguirán siendo de carne y hueso.

Lo que no existirá es el robot policía.

Porque no tiene sentido, aquí influyen los sentimientos.

Por ejemplo, evitar un acto en la vía pública

con una persona a la que haya que reducir.

Pero si es en presencia de sus hijos, tiene consecuencias.

Y no lo distingue un robot.

Pero el agente humano se percatará inmediatamente de ellos

y actuará para que la intervención concluya con éxito

con el menor trauma posible para los pequeños.

Las nuevas técnicas se lo ponen complicado a los delincuentes.

Los nuevos detectores de mentiras acaban con las coartadas

de agresores, ladrones y asesinos.

Las nuevas tecnologías sirven

para detectar delitos y castigarlos.

La labor policial será más compleja y tendrá más frentes.

Hoy en día empezamos a vivir una dualidad,

ya no se vive solo en el ámbito físico, sino en el virtual.

Y a la policía le debe preocupar igual el físico que el virtual.

Los sistemas inteligentes predecirán numerosos delitos

y analizarán las consecuencias de cada decisión

para avanzar con paso firme.

La técnica policial basada dependiendo del tiempo,

en la vigilancia, en la protección física...

Tiene que ir variando. ¿De qué me sirven las patrullas

cuando el delito se comete en la red?

Uno de los delitos será el robo de identidad.

Por eso el DNI, la acreditación del futuro,

no será un documento,

sino una combinación de señas personales.

Se está trabajando mucho en los temas de biometría,

que nos pueden autenticar como seres humanos individuales.

El estudio del iris, la huella dactilar,

la forma en la que caminamos, la forma en la que tecleamos,

el espacio de tiempo que hay entre unas teclas y otras...

Son factores que se pueden usar para autenticar a una persona.

La autenticación ideal es algo que tienes, que eres y que sabes.

O sea: biometría, una "password" y un dispositivo, un toque,

que sepan que eres tú sin que tengas que decirlo.

Con nuestra identidad, los delincuentes podrán robarnos

o incriminarnos.

Por eso, las precauciones se extremarán

y se adaptarán a las circunstancias.

En los aeropuertos ya se está haciendo el reconocimiento de iris.

Al final es ponerse en una máquina

con unos sensores para el reconocimiento de iris.

Para el tema de caminar, habrá plataformas

que cuando caminemos por el suelo estará detectando

con qué fuerza pisamos, cuál es nuestra velocidad...

Determinadas características físicas

que se medirán y permitirán hacer esta autenticación.

-Ponemos el escaneo, chequeamos tu ADN y vemos si eres tú.

Esa manera de moverte es tuya, es única.

Más que por temer a la hora de identificar tecnología incorporada.

-Nada es 100% seguro ni inseguro.

Las tecnologías están con determinados límites

y lo que hay que hacer es aplicarlas de manera adecuada

para que sean efectivas.

Y a veces una tecnología puede ser efectiva

aplicada de una manera y aplicada de otra, no.

Identificado un sujeto,

habrá que ver su vinculación con los hechos.

Podríamos meter a un asesino

en una máquina que pudiéramos leer o ver

y transformar en una imagen de vídeo más o menos clara

qué es lo que ha hecho o en qué está pensando.

¿Inocente o culpable?

La tecnología permitirá reproducir incluso la escena del crimen.

Un ordenador genera una imagen sintética

de lo que tú estás pensando.

Esto es ahora mismo lo que el cerebro ha visto

y esto es lo que el ordenador genera

de una forma aún abstracta, pero es cuestión de tecnología

y de unos años para que las imágenes serán cada vez más definidas

y sean cada vez más reales. Esto ocurrirá.

El policía 4.0 tendrá una formación de base muy amplia.

Conocimientos de física, química, electrónica,

de derecho, de administración, etc.

Se completará con especialización de máximo nivel.

En cada investigación se formará un equipo multidisciplinar

con los mejores.

La delincuencia ya no es ni local ni provincial

ni regional, casi ni nacional.

El investigador antiguo era Sherlock Holmes, un hombre solo,

con su intuición y su capacidad.

Ahora tendrá que ser un grupo de personas

con múltiples capacidades, la fundamental la policial,

que en cada caso, ad hoc, se creen.

Incluso trascendiendo las fronteras.

La policía del futuro manejará tecnología hoy desconocida.

Una herramienta en la que se apoyará

para garantizar los derechos de las personas

y la libertad que se respirará en la sociedad.

El futuro trae novedades en todos los aspectos de la vida,

y, por supuesto, también en el mundo laboral.

Yo volveré en el próximo programa para contaros

más cosas sobre las nuevas profesiones

necesarias en el mundo del mañana.

No faltéis a la cita. Aquí, en "Oficiorama".

  • Publicista del futuro, geominero espacial y policía virtual

Oficiorama - Publicista del futuro, geominero espacial y policía virtual

28 mar 2017

Programas completos (13)

Los últimos 15 programas de Oficiorama

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios