www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3530647
Para todos los públicos Oficiorama - Programa 6 - Ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía de cabecera)

El futuro está aquí, en el lugar que ocupa la imaginación

y en nuestra capacidad para hacerlo realidad.

Todo lo que hemos soñado será posible

y he venido a vuestro tiempo para deciros que así será.

Con los nuevos conocimientos y descubrimientos

se hacen necesarios nuevos oficios

que pongan en práctica lo que hoy parecen sueños inalcanzables.

Os invito a que uséis la imaginación y que conozcáis

de primera mano lo que muy pronto será posible.

Bienvenidos a "Oficiorama".

La casa del futuro se adapta a sus habitantes, no al contrario.

El arquitecto del mañana crea viviendas acordes con el entorno

y capaces de cambiar según nuestro estado de ánimo

y necesidades cambiantes.

Nuevos sabores, nuevos ingredientes,

nuevas recetas para un placer básico,

el placer de comer.

Los diseñadores de alimentos crean la comida del futuro

con ingredientes hoy impensables.

Los drones han conquistado los cielos del futuro.

Es una industria en permanente expansión y sofisticación.

A pesar de ser naves no tripuladas tienen pilotos,

una de las grandes profesiones del futuro.

Las casas del futuro pueden pensar,

captar nuestras emociones y cambiar para agradarnos.

Son casi organismos vivos que se adaptan a cada momento

del día y de nuestra vida.

Los arquitectos de estas viviendas que habitaréis

apuestan por casas que se inspiran en la naturaleza,

con espacios que se modifican y aprovechamiento de energía.

Abrid las puertas a vuestros nuevos hogares.

Así son las casas del futuro.

En el año 2050, los arquitectos de hogares

serán los artífices de nuestras casas.

Inteligentes, hechas completamente a medida

y dotadas de la tecnología más avanzada.

Los diseñadores de casas del futuro

tienen que controlar no solo la arquitectura,

sino saber controlar lenguajes que utilizan programadores,

gente que hace aplicaciones, ingenieros, etc.

En mi opinión, las personas que van a diseñar casas

van a tener que tener en cuenta

todas estas tecnologías que hasta ahora no estaban disponibles.

Y creo que va a ser una exigencia de los habitantes de las casas.

El mundo continúa cambiando y los diseñadores de hogares

tendrán que abordar de manera diferente la arquitectura

en relación con la naturaleza y el paisaje.

No sé si vamos a ser capaces de conciliar de alguna manera

esa ambición que tiene el hogar o que tiene la vivienda

de respaldar nuestra imaginación cultural

con una arquitectura más ligera,

con esta necesidad de construir con menos materia,

y menos consumo de energía. Vamos a generar una estética nueva,

nuevos paradigmas en los que se concilie esto perfectamente.

Variarán los materiales, la tecnología y el diseño.

Pero ¿cuál será el tamaño de nuestras casas en el futuro?

No creo que los hogares sean más pequeños,

siempre ha habido casas de todos los tamaños.

La ciudad siempre ha tenido límites a su crecimiento,

por ejemplo, las murallas.

No creo que la situación sea diferente

a cualquier otra histórica.

Minimalista, retro o futurista,

las casas del futuro seguirán siendo decoradas a nuestro gusto,

respetando los principios más ecológicos.

Pero ¿sabemos el aspecto que los arquitectos de hogares

darán a nuestras viviendas?

A mí me gustaría apuntar a un paradigma

que se podría llamar bio-robótico. No sé si sería el término correcto,

pero introduce dos áreas clave.

La incorporación de tecnología digital,

con la incorporación de materiales vivos.

La incorporación de ecosistemas

que hacen un trabajo gracias a la energía solar.

Los diseñadores de hogares no dejarán de lado la funcionalidad

de los espacios.

Algo que será de gran importancia,

ya que muchos trabajos se podrán hacer desde casa.

El diseñador de casas tendrá que tener en cuenta

principalmente la adaptabilidad de las viviendas

a los modos de uso.

El nivel de movilidad de la casa posiblemente sea total.

Cualquier objeto susceptible de estar en la vivienda

tendrá que responder a esos deseos del usuario o del habitante.

Nuestras casas experimentarán una revolución

que cambiará radicalmente nuestra manera de vivir.

Los dispositivos de una vivienda no han cambiado mucho

en miles de años,

pero sí que la manera en que funcionan

va a dar un cambio radical en los próximos cinco o diez años.

A través de dispositivos en la nube y el desarrollo de aplicaciones

podemos gestionar nuestro hogar mediante sistemas "online".

La cuestión es: ¿Domótica o internet de las cosas?

(SANTAMARÍA) Yo creo que la domótica es un asunto o una disciplina

que ha quedado englobada en algo mucho mayor

que es el internet de las cosas,

que va a ser la siguiente revolución de internet.

Pero ¿en qué consiste ese internet de las cosas o "wearables"?

Hasta ahora solo hemos conectado a internet personas,

a través de ordenadores, tabletas, teléfonos móviles...

Y ahora llega el momento de empezar a conectar objetos.

Vamos a conectar desde el coche, los electrodomésticos,

los edificios, las infraestructuras, farolas, contenedores de basura...

Entonces vamos a poder optimizar mucho los procesos

que se realizan en una sociedad.

Las viviendas del futuro serán hogares inteligentes,

dirigidos a mejorar la vida del usuario.

Las casas del futuro podrán detectar la presencia de usuarios,

el tipo de usuarios que hay en la casa

y el estado de ánimo en que está el usuario.

Y a través de esta detección va a poder, digamos,

presentarle al usuario el entorno

más adecuado para la situación en la que se encuentra.

Es algo que hay ya bastantes experiencias realizadas

y de manera muy satisfactoria.

Confort y sostenibilidad serán dos de los objetivos

de los arquitectos de hogares del futuro.

La casa va a estar confortable en la medida

en la que sea necesario y en el momento en que lo sea.

Esto va a suponer una optimización muy grande de la energía.

Los hogares dispondrán de un asistente de estilo de vida.

Hoy parece ciencia ficción,

pero dentro de unos años será muy común.

Cuando hablamos de asistentes de estilo de vida

nos referimos a algoritmos que se van a desarrollar

dentro del campo de la inteligencia ambiental.

Esto consiste en detectar las preferencias de los usuarios

y sugerirle al usuario de manera automática

nuevos hábitos en beneficio de su salud,

su confort, o lo que sea necesario.

Pero no sabemos cuáles son los límites de este fenómeno.

No sabemos hasta dónde va a llegar el internet de las cosas.

Es una tecnología que aún no se ha desplegado

y no sabemos todavía

qué aplicaciones se le puede dar a esta tecnología.

Los diseñadores de casas

tendrán en cuenta infinidad de factores

para crear una casa a medida del usuario.

Un diseñador de casas del futuro tendrá que tener en cuenta

todos los deseos y necesidades;

estudiar al usuario mucho más de lo que lo hace ahora mismo.

Los usuarios intervendrán en el diseño de las casas

y trabajarán con los arquitectos de hogares.

El futuro de estos profesionales será un continuo desafío.

La tecnología ha modificado nuestros hábitos y seguramente

igual que hablamos de una tercera revolución industrial digital

haya una cuarta, una quinta y cada vez más sucesivas.

Creo que las casas en el 2050

serán reproductores totalmente fieles

de naturalezas que deseamos.

-El arquitecto del futuro necesita una formación arquitectónica,

como ahora, pero necesita también una formación como ecólogo.

Aprender estas dinámicas de los ecosistemas

para poder incorporarse o trabajar con ellos

es imprescindible.

(SABOREA) Sabe a chuchería,

parece una chuchería, pero en realidad es un superalimento

que me aportará todos los nutrientes para tener energía.

Esta hecho de algas y no contiene elementos tóxicos.

Este capricho se lo debo al diseñador de alimentos,

a medio camino entre el científico y el chef.

Son los responsables de lo que comemos en el futuro:

cereales de última generación, frutas que ahora no conocéis

o chuletas que no provienen de ningún animal. Y son exquisitos.

Preparaos para sorprender a vuestros paladares.

Seremos unos 10 000 millones de personas.

El actual sistema productivo es finito,

y cada vez tendrá más bocas que alimentar.

El diseñador de alimentos deberá cuadrar la ecuación.

Y buscará nuevas fuentes de nutrientes.

En las despensas de 2050, habrá bastantes novedades.

No es tanto que el insecto se adquiera o se coma tal cual

como está pasando en algunos países,

sino que podemos usarlos como fuente de proteína

o podemos utilizar fuentes que ahora están descartadas.

Casi un siglo después de que Churchill lanzara la idea,

hoy la carne de laboratorio es una realidad.

Pero será en el futuro cuando llene nuestros platos.

Creo que en las nuevas tecnologías hay que dejar investigar.

El tema de lo natural o lo no natural es importante,

pensamos que lo natural es lo bueno y esto no es así.

Bacterias modificadas que sinteticen compuestos químicos,

comida e incluso medicinas.

La NASA usará estos microorganismos para producir alimentos

en el espacio.

El autosuministro permitirá realizar misiones

sin límite de tiempo.

Así prevé garantizar la manutención de los astronautas

que enviará a Marte.

La biología sintética es ya una realidad en microorganismos.

En el caso de pretender sintetizar de cero

con diseño "a priori" un organismo complejo como una planta

estamos muy lejos.

La producción agrícola eclosionará cuando conquistemos

la genética de la naturaleza.

Si pudiéramos entenderla tendríamos la información necesaria

para hacer una planta y que funcione.

Los ingenieros de alimentos han conseguido que algunas especies

sobrevivan en condiciones de extrema sequía

y que, además, den fruto.

Se podrán cambiar las propiedades organolépticas de los alimentos,

se podrán cambiar las propiedades nutricionales de los alimentos,

se podrá cambiar el tiempo de producción de esos frutos...

Se podrá extender el periodo de cosecha...

La ciencia está en camino,

pero los transgénicos tendrán que superar fronteras legales.

La UE restringe el uso de los transgénicos

para consumo humano y ahora habrá que decidir

si estas técnicas de edición genómica

están dentro del grupo de los transgénicos.

Eso retrasa de alguna manera el avance a nivel...

A nivel de la llegada del producto al mercado.

(ADRIÀ) El tema ético es muy relativo.

Un tomate natural es incomible, está en los Andes.

Es una planta incomestible.

El hombre lo volvió artificial, lo plantó

y ha hecho tomates mucho más buenos que aquel.

La otra revolución alimentaria será azul.

El diseñador de alimentos tendrá granjas oceánicas

con caladeros de medusas y otras especies marinas.

No podemos seguir esquilmando el mar

y aprovechando solo lo que conocemos.

Hay que hacer cultivos cerrados, protegidos y nuevas especies.

El 70% de la Tierra es mar,

pero solo se produce en el 3% de agua a la que llega la luz.

(GARCÍA) Va a aumentar la productividad,

y la variedad de microalgas.

¿Y cómo se van a utilizar?

En algunos casos serán parte de la dieta,

elaborándola y formulándola, o bien como ingredientes.

O en casos son complementos nutricionales,

ácidos grasos, vitaminas, proteínas...

Los desarrolladores de alimentos cebarán nuestra gastronomía

con los más dispares productos.

Todos cumplirán un requisito "sine qua non",

la seguridad.

El diseñador de alimentos tiene un gran campo de trabajo:

comidas para los alérgicos,

alimentos para los que no tienen tiempo de cocinar

y hasta para los que no renuncian a las recetas tradicionales.

Y deben ser sanos y apetecibles a los más exigentes "gourmets".

Porque en el futuro el placer y la comida siguen vigentes.

Y la presentación se cuida mucho.

Ya se sabe que comemos con la vista.

Esferificación, espumización,

trampantojos.

Si el placer de comer fuera un pecado,

la cocina molecular sería su caja de pandora.

Aspecto, olor, sabor y textura.

El mordisco es responsable del 60% de la experiencia.

Los diseñadores de alimentos amplificarán las propiedades

y conquistarán nuestros sentidos.

Intentar reproducir esas texturas naturales

en productos un poco más elaborados.

O la combinación del juego de texturas con sabores.

Un sabor que me recuerde a lo mejor...

a la textura de cuando muerdo una manzana fresca.

Auténticos prestidigitadores gastronómicos.

Los diseñadores de alimentos

usarán la tecnología para hacer desaparecer lo artificial.

Que no se note la huella de la industria alimentaria.

Una de las tendencias que tenemos dentro de la sociedad

es intentar buscar alimentos más naturales.

Y que vuelvan a ser como cuando los hacíamos nosotros en casa,

que no se note esa fabricación.

Por ejemplo, que un zumo de naranja que compras en el supermercado

en lugar de tener un sabor artificial

vuelva a saber como una naranja recién exprimida.

En 2050, los menús serán 100% personalizados.

Responderán no solo a los caprichos de cada uno,

sino también a sus exclusivas necesidades corporales.

Uno puede tener una serie de "gadgets"

que identifiquen tus necesidades, tus gustos,

tus problemas de salud o tus carencias

mediante biosensores que hagan análisis de manera continuada.

Esa información te la van a procesar

el "software" que tú dispongas. Eso hará que se personalice.

Será como tener un nutricionista trabajando para nosotros.

La tecnología nos permitirá decir adiós

a las alergias y además a los fogones.

Kits de productos como las impresoras 3-D,

la máquina está en tu casa y tiene la posibilidad de programar,

de personalizar la elaboración de ese producto,

pero además las cápsulas que te llegan pueden ser personalizadas.

Y puede haber códigos de barras que identifican tus preferencias.

Tú puedes hacer un pedido de los ingredientes

y la elaboración se puede hacer en casa.

Envases ecológicos, sofisticados e inteligentes.

Los diseñadores de alimentos atarán mil flecos.

Van a ser gente de la ciencia, ingenieros...

dialogando con cocineros.

Y gente de la gastronomía, del mundo de las bebidas...

-Gente de perfiles muy distintos.

Desde programadores,

gente que desarrolle sensores y biosensores electrónicos,

gente que trabaje con tecnología de encapsulado,

ingenieros, farmacéuticos... De todo tipo.

Pondrán al alcance del hombre una riqueza gastronómica infinita.

Se muere mucha gente de hambre,

pero muere más gente porque come demasiado.

La obesidad es la causa más importante en muertes,

entonces yo creo que es más fácil solucionar el hambre

con nuevas maneras de agricultura

o nuevos alimentos.

Y no creo que los humanos podamos tener un autocontrol

del tema de la salud y todo esto.

Los diseñadores de alimentos no podrán decidir por el consumidor.

Él tendrá la última palabra y será quien acierte o no en su elección.

Que ustedes lo degusten bien.

Vuelan alrededor nuestro día y noche y no son pájaros.

Transportan objetos, graban, espían, vigilan

y sirven para jugar.

¿Lo habéis adivinado? Son los drones.

En el futuro han conquistado definitivamente el cielo.

Con ellos ha surgido una nueva profesión:

piloto de drones, trabajan desde tierra a los mandos de un joystick.

Este artilugio no tripulado ha convertido a su piloto

en un técnico del que todos hablan, pero del que no se sabe demasiado.

Y es que, hasta hace poco,

los drones eran herramientas para el espionaje más sofisticado

y volarlos estaba reservado a las misiones militares.

La gente ahora los asocia a una actividad de filmación,

comercial... Pero rápidamente se van a asociar a labores

de salvamento, a labores de catástrofes,

de llevar alimentos o de localizar víctimas

que se han perdido en el monte.

Creo que el origen militar va a pasar a ser una anécdota.

Se van a ver como elementos muy útiles para la sociedad.

Para ejecutar operaciones a distancia,

la tecnología militar perfeccionó sus aparatos

creando para el dron un imaginario de ciencia ficción.

Y ha sido la sociedad la que ha diversificado su uso

en un "boom" que promete no parar.

En el futuro habrá gran cantidad de aplicaciones

que todavía no pensamos. A día de hoy, por ejemplo,

dentro del control de calidad, tareas de mantenimiento,

labores de construcción...

Desde el punto de vista de la inspección de edificios,

el poder valorar el avance de esa construcción.

Dentro del sector agrario existirá la posibilidad de utilizarlos

para el control del crecimiento de las plantaciones,

las identificación de ciertas plagas.

Muchos procesos que son complicados de llevar a cabo

tenerlos automatizados utilizando estos sistemas.

-Las aplicaciones son infinitas. La tecnología intenta

seguir las peticiones del público, pero llevará cierto tiempo.

Estamos en una fase de experimentación.

El piloto de drones cambiará el horizonte de nuestros cielos

y la faz de la Tierra,

según algunos proyectos como el de un exingeniero de la NASA

que quiere plantar mil millones de árboles al año.

Gigantes como Google o Amazon

nos han sorprendido con sus propuestas de usarlos

para el reparto de pedidos.

Yo creo que lo de Amazon no es un escenario de ciudad,

tiene más sentido en otro tipo de escenarios.

Pensad en un país como Canadá o Australia, o EE.UU.,

en lugares remotos.

O vamos en un país como España, en lugares no tan remotos,

pero sí inaccesibles, por ejemplo en invierno.

Y condiciones de catástrofe, donde no hay otra manera.

Posiblemente pueda funcionar.

En nuestro país se han puesto manos a la obra distintos agentes

para que el futuro prometedor llegue cuanto antes.

Como el algoritmo que desarrollan los investigadores

de la Universidad Politécnica de Leganés con un objetivo:

Pretendemos automatizar un dron usando sensores de bajo coste.

La información que pretendemos procesar está basada

en imágenes de vídeo que nos envían las cámaras que van en el dron

y con las que pretendemos detectar la presencia de obstáculos

y por otro lado, obtener la posición que el dron tiene

durante ese movimiento.

Él éxito de los drones

se debe a sus múltiples funciones, tanto civiles como militares.

Su uso es masivo en el futuro y requiere un gran control

de sus vuelos sobre nosotros.

Por eso, el piloto de drones debe conocer muy bien las normas

y ser tan hábil como Tom Cruise en "Top Gun".

"Top Gun", los hay,

pero el que no lo es termina haciéndolo a base de práctica,

de ponerle mucho estudio y seriedad. Esto no es un juguete.

Es un elemento peligroso,

que puede hacer daño a la sociedad.

Lo puede hacer... cualquiera que no sea alguien muy torpe.

Antes que la tecnología va la seguridad.

Y para ello, al igual que el fabricante de drones,

el piloto tiene que prepararse.

Las materias que se dan son las típicas de aviación.

Tecnología, navegación, conocimiento de aeronave,

factores humanos, reglamentación,

todo lo concerniente al mundo aeronáutico

y en normativa de AESA, de la Agencia Estatal.

Así lo hace hoy y así se predice que lo hará mañana.

Tendrá que tener una formación de mucho más alto nivel,

casi de piloto de línea aérea

o de piloto militar.

Y sobre todo muy abierto a las nuevas tecnologías

con la comunicación que conlleva.

No se parecerá a lo que estamos haciendo ahora.

-Posiblemente, en 20 años, la mayoría de los drones

que tengamos alrededor sean capaces de realizar vuelos

de forma autónoma, sin necesidad de ser supervisados por un piloto.

También va a depender, por supuesto,

del tipo de misión que tenga que realizarse,

del entorno complicado en el que tenga que moverse

y de la capacidad de cómputo que el sistema de control

sea capaz de desarrollar y que vaya embarcada en ese dron.

-A medida que estos sistemas vayan evolucionando

el piloto tendrá que evolucionar con ellos.

Evidentemente, hay una parte importante en todo esto

y es que el avance tecnológico viene dado por la informática.

Y tendrán que aprender a manejar los distintos "software"

que aparecerán para el control de los equipos.

Esta preparación irá acompañada de una reordenación

del actual espacio aéreo.

Se ha empezado por las altitudes menores, por debajo de 120 metros.

Es una zona en la que hay poco tráfico aéreo.

Lo que va a ocurrir es que esta altitud

se va a ir incrementando y se va a producir la integración,

de tal manera que inicialmente los sistemas no tripulados

no supongan una intromisión

en un espacio que está siendo utilizando.

Y poco a poco van a ir aumentando el rango de aplicación unos.

Se va a ir cambiando el sistema de gestión del tráfico tradicional.

Solucionada la seguridad y reorganizando el espacio de vuelo,

¿en qué habrá que avanzar?

La escasa autonomía de estos sistemas.

En el mejor de los casos podemos hablar aproximadamente

de unos 20 o 30 minutos.

-Y esa capacidad de vuelo autónomo que ya tiene el dron,

cuando avance va a permitir que se conviertan en algo

como lo que vemos en la tele, que puedan llevar una pizza

o cualquier otra cosa más importante; medicamentos...

Son innumerables las posibilidades de los drones,

pero los sueños tendrán que enfrentarse con la realidad.

Las ciudades estarán bastante congestionadas.

Porque habrá muchos vehículos voladores

más o menos autónomos circulando. Y ya se organizarán.

Y cuando eso ocurra, o antes de que eso ocurra,

se establecerá un procedimiento que permitirá que se regule eso.

Según vayan creciendo y las aplicaciones vayan aumentando,

pasaremos de este tipo de sistemas

basados en hélices y motores eléctricos

a sistemas más complicados con motores de propulsión

que posiblemente les darán mayores capacidades.

Hay algunos prototipos que ya utilizan sistemas de propulsión,

pero mucho más pequeños que los de los cohetes.

El sector audiovisual es el mayor demandante de estos pilotos.

Pero pronto serán otros.

Donde va a estar el atractivo es en la integración de sistemas,

el desarrollo de aplicaciones.

Y cualquiera lo va a poder utilizar. Y, como decía,

no sé muy bien para qué. Nos vamos a sorprender.

-Los clientes cada día te asombran con una petición nueva.

Tenemos clientes que han visto que hay un mercado,

y estos aparatos podrían portar cenizas de difuntos y esparcirlas

en lugares inaccesibles.

El futuro está más cerca de lo que imaginamos.

Y la tecnología avanza para sorprendernos con propuestas

que permitirán más comodidad.

Y, por qué no, un mundo mejor.

"Oficiorama" quiere mostraros cómo serán las profesiones

en los que usaréis vuestros talentos.

Para eso estoy aquí, para haceros viajar al futuro

y que conozcáis cómo será la vida dentro de unos años.

Volveré pronto con mucho más,

porque hay mucho por imaginar y descubrir.

Os espero en el próximo "Oficiorama".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Arquitecto de hogares, piloto de drones ...

Oficiorama - Arquitecto de hogares, piloto de drones y diseñador de nuevos alimentos

21 feb 2017

Los últimos 15 programas de Oficiorama

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios