www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3571822
Para todos los públicos Oficiorama - Diseñador de aviones. Experto en bioética. Gestor de recursos robótico - Ver ahora
Transcripción completa

Desde nuestros albores, nuestra capacidad para innovar

es uno de los motores que nos ha traído al presente

y que nos llevará al futuro.

Cada época tiene sus oficios,

y con el tiempo unos desaparecen, otros evolucionan

y otros están aún por inventarse.

He viajado hasta aquí para contaros lo mucho que hay que hacer

y los nuevos técnicos que se necesitarán.

Son los nuevos oficios

que marcarán la época que está por comenzar.

Os conviene conocerlos de antemano.

Puede que alguno de vosotros quiera convertirse

en el nuevo, el novísimo profesional.

Bienvenidos a "Oficiorama".

Volar por el planeta será una experiencia diferente

gracias a los diseñadores de aviones del futuro.

Más rápidos, más cómodos, menos contaminantes,

para unos viajeros más exigentes...

Clonación, inteligencia artificial, manipulación genética...

son conquistas que necesitan una regulación.

Los expertos en bioética vigilan que esas técnicas

cada vez más sofisticadas no tengan un uso perverso.

El gestor de recursos robóticos

nos asesora sobre el tipo de robot que necesitamos en cada ocasión.

Dulces y amorosos para cuidar niños y personas vulnerables,

o rudos e indestructibles para las tareas más peligrosas

que los humanos no queremos ni podemos hacer.

Síndrome de clase turista.

Así definen hoy a las molestias

de estar atrapado en el estrecho asiento de un avión.

En el futuro, los diseñadores de aviones

han escuchado a los viajeros

y en mi tiempo los aviones son naves

donde podemos hacer cosas que hoy son impensables.

Las nuevas aeronaves tienen espacios para hacer ejercicio,

zonas de juego y de comercio.

Y la experiencia de viaje se hace mucho más intensa

gracias a las ventanas panorámicas

que permiten ver el cielo como parte del paisaje.

Abróchense los cinturones y disfruten del vuelo.

Los diseñadores del futuro

trabajarán con nuevos parámetros desconocidos hasta ahora.

Pensamos que los diseñadores tienen que ser mucho más agresivos

en ofrecer una estructura diferente de avión.

El futuro llega a las aeronaves,

y los diseñadores del futuro

lo dotarán de zonas de actividades holográficas bien diferenciadas.

Lo vemos una realidad.

Las configuraciones para espacios más interactivos

y para configuraciones especiales, de jugar al golf,

o de tener hoteles,

lo vemos absolutamente realista.

Todo va a depender de las exigencias del cliente.

Las peticiones del turista son escuchadas

por los diseñadores de aviones del mañana.

Y así dotarán a las aeronaves de más espacio

para la clase turista y más confort para el cliente premium.

La tendencia va a que la parte de primera sea más cómoda

y los que vamos en turista cada vez nos están juntando más.

Y hay gente que plantea que fuésemos medio de pie o algo así.

Yo espero que no se haga, precisamente por temas de seguridad.

-¿Por qué no ir de pie en distancias cortas?

¿Por qué no tener configuraciones distintas a las actuales?

En el futuro hay algo que sigue estando bastante claro,

siempre habrá clases y siempre irán más cómodos

los que más paguen.

La disposición de las aeronaves ha cambiado muy poco.

Delante está primera, business,

y turista, con más o menos distancia entre asientos.

Y hay poca innovación en esto.

Quizá lo que se ve más es que la parte de primera

cada vez tiene más confort.

Ahora empiezan a tener habitaciones, ducha...

-El avión que tenemos, el 350, tiene más espacio entre asientos.

Quiere decir que incluso teniendo todos los asientos de turistas,

por el mismo precio van a ser bastante más confortables

porque se le da muchísimo más espacio

que la configuración de aviones anteriores que hemos tenido.

Las apuestas en el fuselaje del mañana serán más innovadoras

y algunas de ellas sorprendentes.

Todos estamos familiarizados con los pequeños drones

con multirrotores, ¿por qué no hacerlos más grandes?

¿Por qué no poner más rotores o rotores más potentes

y llevar cosas más pesadas, incluso personas?

No solo la comodidad en el viaje ha mejorado,

los aviones son más rápidos, menos contaminantes

y más silenciosos.

Y los hay para todos los gustos.

Desde los gigantes transoceánicos

a los ágiles y prácticos para distancias más cortas.

En el futuro no hemos renunciado a volar,

al contrario, volamos más y mejor.

En el futuro cambiará la aerodinámica de los aviones

y habrá nuevos diseños para aprovechar más el combustible.

Probablemente, el diseño de las alas

y la configuración del avión cambien.

Pero si queremos grandes mejoras

en la eficiencia, reducir el consumo...

habrá que abandonar la configuración tradicional del aeropuerto

e ir a configuraciones nuevas,

como pueden ser alas volantes, fuselajes conformados...

el "joined wing", donde las alas se unen de forma especial...

Esto cambiaría la configuración que conocemos

y veríamos aviones que parecen de película de ciencia ficción.

Eso es si queremos grandes cambios

o grandes mejoras en la eficiencia de los aviones.

La contaminación de los aviones

y el previsible aumento de los vuelos comerciales

van a provocar un cambio en los aviones como los conocemos.

Los motores serán movidos por diferentes combustibles

y con menos emisiones a la atmósfera.

Sobre esto, existen varias hipótesis,

aunque no todas serán viables.

La energía solar es muy prometedora,

pero con los sistemas que existen de baterías y paneles solares

se puede obtener muy poquita energía

y solo en casos muy singulares

como aviones que vuelen por encima de las nubes,

que sean especialmente ligeros,

con muy poquita carga útil de transporte,

se podría pensar en utilizar esta solución.

Utilizar hidrógeno como combustible,

que es un combustible fenomenal, pero muy difícil de almacenar.

Yo creo que antes se pasaría a utilizar gas natural,

se puede licuar,

es casi tan bueno como el hidrógeno e infinitamente más barato.

Combustible y material se aliarán para gastar menos

y, por lo tanto, contaminar menos.

Lo que se busca es conseguir materiales

que hagan los aviones más eficientes,

que consuman menos, que contaminen menos...

La búsqueda de aviones verdes, que tengan menor contaminación,

es una iniciativa en gran desarrollo.

-La introducción de fibra de carbono

va a suponer un ahorro en peso, claramente,

más ecoeficiencia, ya que cuesta menos subir el avión al cielo,

y un ahorro para el cliente,

porque la fibra de carbono ni se corroe

ni hace falta mantenerla tanto como hay que mantenerla

en el metálico.

Y en un futuro lejano se llegará a usar materiales inteligentes.

Uno de los materiales muy interesantes

es para desarrollar estructuras inteligentes.

Es un cambio de paradigma, porque las estructuras hasta ahora

su función es el soporte.

Tienen que soportar las cargas estructurales

sin que esa estructura se rompa.

Lo que se pretende con las estructuras inteligentes

es una doble vertiente.

Por un lado, estructuras que informen al usuario

de su estado de salud.

Otros cambios son las estructuras que cambian de forma.

Si uno viaja en avión y mira por la ventana

en el ala se despliegan un montón de superficies de control.

Lo que se piensa para el futuro son materiales

capaces de cambiar la estructura y reducir

o eliminar la necesidad de estos actuadores.

Serán unos materiales del futuro que van a cambiar

la forma de diseñar las estructuras de un avión.

Los diseñadores del mañana

buscarán las soluciones más eficientes

para poder volar más y mejor.

Pero ¿lo haremos a mayor velocidad?

No tanto se busca volar más rápido como volar más eficiente.

Volar rápido,

aunque hay investigaciones que están buscando

aviones que vuelen muy deprisa,

se encuentran con problemas medioambientales.

Probablemente, esto y el coste del combustible

fue lo que echó atrás el Concorde, el único avión a reacción

supersónico que ha entrado en servicio.

-Mi opinión es que el cliente premium,

que quiere tener una experiencia distinta,

lo que quiere es confort y conectividad.

No necesariamente llegar antes.

Lo que quiere es que el tiempo que está en el avión sea útil.

Entonces mucho antes se comprará un avión más grande

con una cama más grande, con un gimnasio, etc.,

que cuesta mucho menos que hacer un avión supersónico,

que ir en un avión forzosamente pequeño,

con problemas para conectarse a internet

respecto a otro en el que está resuelta la conectividad.

¿Se pueden clonar seres humanos?

En el futuro es una pregunta que nos hemos tenido que hacer.

Los avances de la ciencia tienen su lado oscuro,

los expertos en bioética ponen límites a su uso perverso.

Tienen la misión de estar atentos

para que el equilibrio de la especie humana no se rompa.

Esto afecta a la clonación, a la manipulación genética

la inteligencia artificial

o la alteración de nuestras capacidades por medios químicos

o tecnológicos que puedan poner en peligro a la sociedad misma.

¿Bebés a la carta

o dejar que la naturaleza siga su curso?

Con las claves del genoma humano

el hombre tendrá la solución a muchos problemas de salud,

pero también el conocimiento para muchas otras cosas.

Hemos avanzado bastante.

No estamos en el momento de fabricar un genoma completamente,

pero podemos manipular cosas que antes no podíamos.

Entonces estamos para serenarse y ver qué hay que hacer.

-La ciencia, como el conocimiento, no tiene límites,

cada vez vamos sabiendo más de nuestro entorno y nuestro cuerpo.

Tenemos que tener respeto a nuestros congéneres

a los otros animales, al medio ambiente...

Y esto que puede parecer una obviedad,

hay que articularlo con una serie de protocolos

que se evalúan en cualquier comité de bioética.

Los expertos en bioética valorarán adonde iremos

y cómo llegaremos a esos avances.

Cuando se intenta hacer algún tipo de investigación

que afecte a animales o a humanos

hay que tener en consideración, no solo los aspectos legales,

lo que se puede y lo que no se puede hacer,

sino una vez estos aspectos han sido considerados

cómo hay que abordar ese tipo de experimentos.

-Hay una investigación en la que intervienen humanos.

Si le van a poner siete inyecciones en cinco minutos

no es una investigación razonable

someter a un ser humano a tal práctica.

A su mesa llegarán cuestiones que afecten al ser humano.

Un ejemplo será la incorporación

de la tecnología al cuerpo humano como complemento.

Este implante no es médico, sino artístico.

Yo decidí crear un nuevo sentido para percibir el color

Creo que vamos a ver más gente creando nuevos sentidos.

A mí me gusta definirme como un organismo,

en mi caso, un organismo cibernético, un ciborg.

Una unión entre organismo y cibernética.

¿Será lícito cambiar de esta manera

la evolución de la especie humana?

Los derechos humanos, la libertad de los humanos,

pero también la protección de su propia naturaleza,

tienen que ser una referencia.

Lo que es intensificar capacidades

fuera de lo que establece la propia naturaleza,

ahí realmente se necesita un debate muy serio.

Los propios ciborg reconocen que subirse o no a este tren

abrirá una brecha en la sociedad.

Igual que una persona puede conseguir trabajo sin una carrera,

una persona pueda conseguir trabajo

sin tener sentidos extra.

Pero cuanto más te extiendas, cuanto el humano más se expanda,

mejor, porque más opciones tienes.

Los miembros del comité de bioética

analizarán cuestiones cada vez más complejas.

En los comités de bioética estamos tanto investigadores

que nos dedicamos a la medicina, como filósofos,

como bioeticistas profesionales,

como psicólogos, como sociólogos,

como médicos, como abogados...

-La especialización que deben tener los miembros

es cada vez más exigente, porque así lo exigen también

los problemas que llegan a los comités.

Pero no se trata de que los comités sean grandes

ni de que haya muchos, sino de que haya los necesarios

que estén formados por los especialistas que en cada caso

sea conveniente tener para informar sobre los casos determinados.

El debate se guiará por cuatro principios o coordenadas.

La anatomía del ser humano, beneficencia,

es decir, hacer el bien;

No maleficencia, es decir, no hacer el mal

y justicia.

Que estos bienes se repartan de una forma justa.

-Si se espera un beneficio

como resultado de estas investigaciones

¿garantizamos que va a llegar a todos los grupos sociales?

¿O solo van a ser unos pocos los que se van a beneficiar?

El problema no estará en el futuro conocimiento,

sino en el poder que otorgue y el uso que se haga de él.

La reflexión bioética podrá servir al bioderecho

como punto de partida.

La ética y la bioética, específicamente,

nos puede dar unas pautas y nos puede dar una reflexión

para afrontar ciertos problemas.

Pero el derecho tiene que dar la solución jurídica.

Los expertos en bioética valorarán los pros y los contras

de unos descubrimientos con consecuencias cada vez mayores.

Mucha gente dice: "Esta cuestión que me la resuelvan las leyes".

Pero, en definitiva, hay cuestiones

en las que está en juego

el propio futuro de la humanidad

y del planeta en el que estamos.

Y en el que todos debemos tomar parte.

Y por tanto, esa información es la primera

de las aportaciones de los comités de ética,

un análisis profundo que ponga las cuestiones

en claro para que quienes tienen que decidir,

que somos los ciudadanos, podamos estar informados.

Por eso, la sociedad tendrá que estar muy formada

e informada.

Y si la sociedad cambia, ¿cambiarán también sus derechos?

Yo creo que los derechos humanos, tal como se definen,

son resultado de acuerdos a la hora de formular esos derechos.

A mí me parece que la ley que regula el aborto es injusta,

pero es una ley. Por tanto, reconozco que es legal

la forma en que se practican los abortos.

-En los comités de bioética existen personas

y las personas tienen opiniones particulares

y hay opiniones que podríamos considerar más conservadoras

y opiniones más progresistas.

Yo entiendo la ciencia como progreso,

y entiendo que quiénes somos nosotros

para prohibir un beneficio que se derive de la ciencia.

-Los expertos en ética y en bioética

no tienen más remedio que ir adaptándose también

a los cambios sociales

y a los cambios que las personas van teniendo en esas sociedades.

El derecho a la identidad genética

es un derecho que ha surgido en algunas legislaciones,

pero que hoy ya nadie discute.

Porque no era viable tener un derecho a la identidad genética

cuando la identidad genética no podía ser conocida.

Reflexión, debate, conclusión...

Pero ¿de qué servirá todo esto

si bastará con coger un avión para dejarlo atrás?

La bioética será una profesión del futuro.

Porque en la bioética coinciden

sensibilidades que nuestra sociedad nos está pidiendo.

Lejos de enfrentarse a ella, los expertos en bioética

velarán porque la investigación ayude a la sociedad

a prosperar sin problemas.

Son compañeros leales e infatigables,

y nos protegen del mal y del cansancio.

Son los robots nuestros de cada día que nos ayudan en las tareas.

Los hay cercanos y domésticos,

los que asumen las tareas más tediosas,

o que requieren una precisión fuera de nuestro alcance

y los que nos reemplazan en trabajos difíciles o peligrosos.

El que nos encarga el robot adecuado

es el gestor de recursos robóticos. Es el experto que diseña y elige

si necesitamos un tierno osito robot o un feroz "terminator".

La sociedad del futuro saldrá de la revolución 4.0:

una robotización inteligente y masiva.

En nuestras casas, en las oficinas, en las calles, en todo.

Y los robots serán de muy diferente aspecto

y de muy diferente funcionalidad.

Habrá robots humanoides con apariencia humana,

robots barrenderos que serán diferentes

robots que inspeccionan cañerías que serán diferentes, etc.

Transformarán la sociedad,

serán parte del modo de vida y de nuestras vidas.

Algunos podrían tener sus propios derechos.

¿Cuál debería ser la relación entre los humanos y los robots?

Imaginemos que en casa tenemos un robot

y que lo que hace es aprender de nosotros.

Si contamos una historia a nuestros hijos de nuestra vida,

el robot la aprende;

si le enseñamos un álbum familiar a nuestros hijos

el robot también lo ve y también lo aprende.

Sigue siendo un electrodoméstico, pero es parte de nuestra vida.

Creará unos dilemas éticos

que hoy día nadie se plantea con un televisor.

En el ámbito laboral, llegarán a ser hasta el 80%

de la mano de obra.

Todo lo que hoy en día tiene empleo de baja calidad,

empleo tedioso, empleo rutinario...

podrá ser sustituido por los robots.

Legiones de peones robóticos transformarán el panorama

de industrias y campos de cultivo.

Dependiendo del proceso y de la industria,

pero es probable que haya un flujo de vehículos

que se esté moviendo en la nave y realizando operaciones

en diferentes puntos del proceso.

Los robots que estén en el surco de plantación,

viendo la planta desde corta distancia,

viendo si tiene alguna plaga o problema,

midiendo niveles de PH, teniendo información en el terreno.

A lo mejor puede haber otros tipos de robots

que sean más grandes, se dediquen a la logística

con lo cual cojan esos productos que están siendo recolectados.

Como consecuencia, habrá cambios en el organigrama empresarial.

Se crearán unos departamentos que gestionen

cuántos robots hacen falta, cada cuánto tiempo hay que cambiarlos,

cada cuánto hay que mantenerlos, etc.

Y al frente de todo esto,

el jefe será el gestor de recursos robóticos.

Va a ser la persona que mejor conozca a los robots.

Sabrá qué implicaciones pueden tener en los procesos productivos,

sabrá cuáles son sus límites y sus posibilidades

y qué problemas pueden tener.

El dpto. de Recursos Humanos tendrá menos expedientes

y el de Recursos Robóticos más fichas técnicas.

En una empresa altamente robotizada

habrá puestos de trabajo de gestión de robots

de gestión de la productividad con robots,

de gestión de los "stock" con robots,

de materia prima con robots, etc.

-Estos dptos. pueden estar formados por físicos, mecánicos,

ingenieros informáticos, electrónicos, etc.

Yo pienso que serán gente que básicamente

analizará un problema del agricultor o empresario

y sugerirá un programa y una plataforma robótica.

El proceso productivo estará monitorizado y programado.

Como la máquina te proporciona datos de qué está haciendo

y luego tienes un histórico, información que puedes valorar

esto te permite tomar decisiones constantemente.

Decisiones de mejora.

-Mira, esta parte del campo quiero que sean tomates

que tengan este sabor;

y necesito que el robot los plante de esta manera

o ponga más nitratos, más PH.

Con una mano de obra robotizada, el hombre se dedicará

a trabajar en puestos de creatividad,

toma de decisiones y solución de problemas.

¿Qué sucede cuando hay un accidente causado por un robot?

Y eso define si el robot puede tomar decisiones o no,

si será el fabricante, el operador o el propietario.

La robotización social exigirá una nueva legislación

y una nueva política fiscal.

En el caso de la Seguridad Social, habrá que mantenerla,

y esa bolsa de la Seguridad Social

y esa bolsa de la Seguridad Social

se mantendrá con impuestos que impondrán a los robots.

Que sea un tanto por ciento de lo que cuesta

o un fijo al año, no lo sé...

Pero, evidentemente,

lo que tenemos es que mantener la sociedad del bienestar.

Nuestro recelo y desconfianza hacia los robots desaparecen

cuando les vemos hacer cosas que somos incapaces de realizar.

Los robots pueden salvar vidas en las condiciones más extremas,

como son las catástrofes naturales o los accidentes con víctimas.

Los robots tendrán su propia evolución.

Y los 4.0. serán, en cierto grado, inteligentes.

Los robots podrán tener sistemas de visión,

sistemas de tacto, sistemas de esfuerzo,

muchos sistemas sensoriales,

muchas bases de datos y mucha información.

El gestor de recursos robóticos

dispondrá de gran variedad de especies robóticas

para todas las situaciones,

incluso tan complejas como una catástrofe.

Un convoy humanitario, que lleva varias cosas:

va Cruz Roja, montan un refugio o montan un hospital,

y en un todoterreno van los robots.

Sería abrir la parte de atrás del todoterreno

y los drones directamente despegar y decidir qué zona inspeccionar.

Pueden tirar un kit de supervivencia con calmantes, agua, etc.

En el caso de los terrestres, sería la adaptación al entorno.

Todos tenemos la imagen del "transformer",

sería una plataforma que pudiese reconfigurarse.

Serán capaces de trabajar en equipo.

Todo robot va a estar conectado a la red de planta o internet

y van a estar interconectados.

-Esto creará una especie de red de trabajo

que será muchos robots,

operarios humanos y muchos computadores.

Y todos conectados y coordinados y sincronizados.

En la asistencia a personas, en cambio,

lo ideal será un solo robot

y preferiblemente de apariencia humana.

Todo el tema de robots de asistencia a personas mayores,

asistencia a personas con discapacidad, con alzheimer,

(DUDANDO) a niños que tienen otro tipo de enfermedades...

-Los robots asistenciales, tendrán que ser robustos

para manejar ciertas circunstancias complejas

tendrán que tener un aspecto empático,

con el cual la persona que reciba la asistencia

pueda confiar en ese robot y pueda tener una empatía.

La palabra "sociedad" seguirá utilizándose

para definir un sistema de relaciones en grupo

en el que ya no solo habrá personas.

Es todo por hoy, pero os aseguro que hay mucho por descubrir.

El futuro es una aventura apasionante

donde todos tenemos algo que decir.

Os invito a abrir vuestra mente

y a elegir en qué ocuparéis vuestras vocaciones.

Son los trabajos del mañana, aquí, en "Oficiorama".

(Sintonía de cierre)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Diseñador de aviones. Experto en bioética.

Oficiorama - Diseñador de aviones. Experto en bioética. Gestor de recursos robóticos

21 mar 2017

Los últimos 15 programas de Oficiorama

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios