'Ochéntame otra vez' prolonga la experiencia de los espectadores de la serie. Con una fórmula basada en la cuidada selección del archivo de RTVE y la aportación de testimonios directos de los protagonistas o testigos de los acontecimientos narrados, 'Ochéntame otra vez¿ ha obtenido en 2015 del premio de la Crítica a Mejor Programa de Entretenimiento del Festival de Vitoria y el premio Iris a Mejor Programa Documental de la Academia de Televisión.

3501038 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.3/js
No recomendado para menores de 12 años Ochéntame otra vez - Ya no soy esa - ver ahora reproducir video 53.36 min
Transcripción completa

Este es un programa sobre las mujeres y de su vida personal,

sobre el modo en el que se relacionan con los hombres

y sobre el modo en que se han incorporado

o cómo viven esta nueva realidad social,

que sin duda ninguna se ha producido en España.

(Música cabecera)

"Esta es la mujer ideal al gusto español.

Al menos, ese es el título que ha ganado Rafaela García Mesa

en el concurso convocado por la revista "Teresa",

que la ha llevado a competir en Italia

con las mujeres ideales de otros países.

Ha sido seleccionada por Canarias como representante de España

y ofrece un largo repertorio de virtudes domésticas.

Sabe preparar bien un guiso y es excelente planchadora y modista".

-Decían que las mujeres sostienen la mitad del cielo.

Yo a esa frase le doy la vuelta y dijo que las mujeres

sostenemos la mitad del cielo, pero que queremos

la mitad del poder político, queremos la mitad de la tierra,

queremos la mitad de todo, porque para eso somos más de la mitad.

No será fácil ser

de nuevo un solo corazón.

Mi madre siempre me dijo: "Tú págate lo tuyo siempre,

no dejes que nadie te invite".

Eso creo que es un poco ser la mujer ideal.

Y saber mi identidad.

No llevaré ninguna imagen de aquí.

Yo cuando era niña quería ser maestra,

porque yo cogía mis muñecas, las ponía en fila,

y les daba clases.

Las reñía, les ponía deberes y tenía una pizarra y todo.

Debo empezar a ser yo misma y saber

que soy capaz y ando por mi piel.

Yo de pequeña no sabía si ser como Rita Hepburn,

divina, espectacular, explosiva, o como un intelectual francés.

-Mi primer día de trabajo mi sorpresa fue

que me dan una escoba para barrer.

-Yo era muy jovencita.

Supongo que en aquel momento era muy mona,

y algunos compañeros intentaban ayudarme,

cómo se debía de tutorar, pero después de esa ayuda,

siempre había una intención posterior que era llevarte a la cama.

Desde mi libertad

soy fuerte porque soy volcán,

Hay imágenes icónicas que han ido marcando históricamente

el camino de las mujeres hacia la normalización,

a ser un ciudadano más, no un ciudadano de segunda.

Pero el vuelo debo alzar.

Víctor siempre dice que la verdadera revolución

fue la de las mujeres; y tiene razón, yo creo que sí.

Se dice que muy pronto, si Dios lo media,

tendremos las mujeres ir a la Guerra.

Cuando Lilian de Celis cantaba su "Batallón de Modistillas",

allá por los años 40, nadie podía pensar

que algún día la mujer iba a codearse con los hombres

dentro de un cuartel.

Redebonito,

y lo más jacarandoso se pasea por Madrid.

Las primeras que entraron como bomberos, policías y tal

en aquella época llamaba mucho la atención.

En un mundo de hombres, ver solo a una o dos por allí,

todo el mundo está pendiente,

esta mujer, de todos menos bonita.

Que va a ser de ti lejos de casa.

Nena, que va a ser de ti.

Cuando veo una mujer guardia civil, cuando veo una mujer ministra,

cuando veo a una mujer soldada, cuando veo a una mujer ingeniera,

cuando veo a una mujer jueza me produce una emoción profunda,

porque durante años y años muchas mujeres y muchas feministas

hemos luchado, precisamente, por esa igualdad.

Y luego en el balcón, a la pequeña.

¿Qué opinas sobre el deseo de muchas mujeres

de incorporarse al Ejército de nuestro país?

-A mí me parece estupendo.

Creo que ahora, durante unos cuantos siglos,

las guerras y el ejército lo deberían llevar exclusivamente mujeres

y los hombres dedicarnos a las tareas de casa, que es lo nuestro.

-A mí la que me impresionó mucho fue la primera mujer torero.

Quien sabe.

"Maribel pasea por los jardines del Retiro madrileño

y juega con su muñeca de trapo.

Dentro de unas horas, hay que hacer el paseíllo,

nada menos que en el Monumental de Las Ventas".

(Música)

"Un poco de coquetería nunca viene mal".

(Música)

Creo que es una mujer muy valiente.

Yo sería incapaz de ponerme delante de un toro.

(Música)

No ha sido un camino fácil, y por ello cuando hay algunas jóvenes

que renuncian al término feminismo,

que parece que no les acaba de gustar,

me parece que son muy desconsideradas,

muy poco agradecidas a las mayores, que son nuestras madres,

incluso mi generación y sobre todo la de nuestras madres

que peleó tanto por lo que hoy les parece tan normal

llegara a serlo.

(GRITAN)

Nos encontramos ante dos sectores de mujeres bien diferenciados,

el de aquellas que tienen conciencia de su opresión

y militan en los distintos grupos feministas,

y las que no son tan siquiera conscientes

de la discriminación que sufren.

El feminismo, estoy en contra total.

-No soy en absoluto feminista.

-¿Piensas que la igualdad de la mujer y el hombre y el feminismo

son cosas distintas?

-Me parece que el feminismo es llevar la igualdad al extremo.

-En mi casa ¿quién manda? -Eres tú, por supuesto, como todo.

-Sí, señor, cada uno en su puesto y la mujer en la cocina.

-El machismo es una ideología de opresión,

el feminismo es una ideología de liberación,

el machismo es eso, es querer utilizar a la otra persona

en tu propio beneficio.

-Cuando un hombre se casa, ¿qué es lo que hace en el fondo?

En el fondo, está contratando sin pagarla

a la cocinera, a la niñera, a la amante, a la mujer.

-Considerando que no es persona,

sino que es algo que está a tu disposición,

es decir, es la cosificación del cuerpo de la mujer.

-El machismo es algo ancestral, es un problema de educación,

de como los hombres han sido educados,

cómo muchas mujeres han,

y en este caso voy a decir, hemos o educamos

a nuestros hijos, hombres,

cómo se les educa en el colegio.

-En este país hasta hace poco mandábamos los hombres.

-En este país, Joaquín, las mujeres deben tener

los mismos derechos que los hombres. -Será en tu casa.

En la mía no; en la mía soy yo el que manda.

-Es machista, es misógino, es autoritario,

generalmente es un hombre también de muy poca cultura,

con muy pocos recursos mentales.

-Imponerse a una mujer, en la forma que sea,

eso para mí es machismo.

Imponerte por la fuerza,

faltando a una mujer, privándola de su libertad,

de sus derechos, de su expresión,

de su desarrollo, de su creatividad,

frustrándola, eso para mí es machismo.

Cabría preguntarse qué nexo de unión puede haber

entre esta exuberante brasileña que vive de la exhibición de su cuerpo,

y esta mujer paquistaní que moriría a manos de su marido

no ya si enseñase el cuerpo, sino simplemente

si se atreviera a mostrar la cara.

Si hay algo que una a todas estas mujeres

de diferentes razas y culturas, es, sin lugar a dudas,

la opresión común a todas ellas, la explotación que sufren

por su condición de ciudadanas del tercer mundo,

y fundamentalmente, por el hecho de ser mujeres.

A las mujeres en Bangladesh o India le siguen echando vitriolo a la cara

cuando han desobedecido, por el simple hecho de desobedecer.

La situación de las mujeres en el mundo,

yo personalmente, he hecho documentales

en el Mundo de los Patanes, entre Afganistán y Pakistán,

donde he visto a mujeres que le han seccionado la nariz,

porque habían sido consideradas adulteras, no es que lo fueran,

y aunque lo fueran, claro, el derecho a la libre elección sexual

también es algo que nos pertenece a las mujeres.

-Durante siglos las mujeres hindúes

cuando se quedaban viudas siendo muy jóvenes

se lanzaban a la tira donde eran incinerados sus maridos.

Naturalmente, la mayoría de estas mujeres

no cometían este suicidio de buen grado,

sino que prácticamente tenían que ser arrastradas.

(Música)

No somos intercambiables, pero sí somos iguales

en capacidad, en inteligencia, en responsabilidad

y no ver eso refleja ignorancia, burricie.

-Para mí el feminismo sería que la mujer estuviera en su verdadero sitio

como madre, como esposa, como trabajadora si es necesario,

pero fundamentalmente como esposa y como madre.

-Aunque algunos piensen lo contrario, los hombres españoles

no son los europeos más machistas.

Parece ser que los irlandeses y los italianos se llevan la palma

por su poca consideración hacia el papel social de la mujer.

-El machismo existe, sí, en algunos sí,

sobre todo los antiguos.

-Por supuesto, si no no seríamos hombres.

-De vez en cuando dices: "Tenía que ser mujer",

cuando van conduciendo, pero eso es una cosa que se dice por decir.

-Hola, hola, ¿qué hacéis, cavernícolas?

(TODOS) -Estamos inventando.

-Mira que sois tontícolas, ¿eh?

-El piropo gracioso que se dice con gracia,

sí me he sentido agredida alguna vez,

porque a veces te han dicho cosas tan bestias,

que dices, por favor.

Además, hay un resorte en mí que no me hace,

no me hace volverme y contestar,

porque es una agresión.

Es una agresión que tú te metas en mi vida en ese momento

y pienses que tienes el derecho, si yo no te conozco.

-Tía buena, cachonda, cordera.

-Eran piropos muy desagradables:

"Guarra, los pantalones son para los hombres,

a ti te la metía yo".

Todas esas salvajadas que nos decían a las mujeres

hace 30 años por la calle.

No eran piropos agradables

y ni creo que los piropos que pueden ser agradables

como aquellos de "Por la otra acera,

que bajo el sol se derriten los bombones",

y todas esas tonterías; yo creo que ningún hombre

tiene por qué calificar tu aspecto físico

cuando estás por la calle, cuando no es una persona

a la que tú le hayas pedido la opinión.

-Cuando alguien te dice: "Qué bien estabas en tal trabajo",

en realidad es un piropo que te están haciendo,

pero es consecuencia del trabajo que haces.

Otra cosa es el piropo a secas,

el piropo que se hace para demostrar que yo soy un hombre

y te estoy diciendo lo guapa y lo que vales en este momento.

Qué antiguo.

(Música)

El alcalde hace saber que se convoca

reunión de todos los vecinos con motivo de la llegada

de la cátedra de la sección femenina del Movimiento.

(Tambores)

"Cuando una cátedra ambulante de la sección femenina

llega a un pueblo, hay revuelo de mocerío en las calles

y aire de fiesta en los lugares tradicionales.

La pieza fundamental de las enseñanzas

que se imparten a la mujer, la constituye el hogar.

La plaza mayor del pueblo de Tembleque, en Toledo,

es bellísima aura al aire libre de corte y concepción".

-En la sección femenina,

bajo apariencia de la ayuda a la mujer,

transmitía también esos valores machistas.

"La mujer necesita hoy manejar por igual

la escoba y el destornillador, no solo porque los cacharros domésticos

tienen cada vez más palancas, ruedas y enchufes,

sino porque las damas se motorizan,

Por ello, la sección femenina ha preparado

unos cursillos de mecánica".

-Hay una fotografía de varias mujeres de la sección femenina

que van por la calle como abrazadas con abrigos que son

de corte muy militar.

"La vida del campamento nos pone en contacto

con las normas del régimen sano de disciplina y alegría,

que orienta la formación de la sección femenina

dentro de la mayor devoción a las doctrinas de la fe y la patria

para que las futuras generaciones sean como quería José Antonio,

sanas y generosas, con el alma y los ojos abiertos,

obedientes a Dios y sumisas a la Falange".

Yo creo que estas fotos, vistas con perspectiva,

son fotos que ponen los pelos un poco de punta,

porque ahí está un poco todo.

(Música)

Con 12 años yo sabía bordar a máquina y coser.

Ahí estaba hacía dónde nos dirigían en aquella época,

a nuestra generación, a los que vivíamos en los pueblos.

Mi madre dice que está arrepentida, que podía haberme mandado

a hacer otra cosa, pero se dio cuenta que yo con 12 años

supiera ya coser y bordar a mano.

Esta guapa te quitó el sombrero.

Yo no recuerdo cómo eran las mujeres de mi infancia,

más que a través de mi madre, que era una ama de casa,

que tenía cinco hijos y se dedicaba a eso.

Era una mujer en su papel de la época de Franco

en el papel de ama de casa,

y el que mandaba aparentemente

era mi padre, lo cual era una falsedad manifiesta,

porque la que mandaba realmente era mi madre.

Lo que pasa es que no lo hacía notar.

-¿Le parece a usted que el hogar es importante?

-Ya lo creo. -¿En qué sentido?

-En el sentido para la mujer. -Para el hombre no.

-No. -No es tan importante.

¿Por qué no es importante para el hombre?

-Porque el hombre tiene otras formas de pensar,

le gusta más la libertad, la casa, me parece,

algunos habrá. -¿Las mujeres no tienen libertad?

-No tanta. -¿Por qué?

-La mujer se debe más a la casa, a la casa,

tiene más ocupaciones.

-¿Usted está conforme, de acuerdo con eso que me está diciendo?

-Sí, mucho.

-Usted sabe que la juventud de hoy, las chicas jóvenes,

no están de acuerdo con que la mujer tiene que estar siempre en casa.

¿Usted que pensaría sobre eso? Yo he recorrido bastantes países

y he visto que la mujer al final siempre acaba en casa.

-¿Por qué siempre al final acaba en casa?

-La juventud es una cosa, luego cuando son mayores cambian.

-Manda el hombre al final. -Creo que sí.

-¿Tú qué piensas, que la mujer debe estar en el hogar,

o también debe realizarse fuera? -Creo que la mujer

también debe organizarse fuera.

-Todas las hermanas de mi madre y ella

tuvieron que ponerse a servir.

Entonces, mi madre, con 14 años, estaba sirviendo en una casa,

es decir, de muchacha, en lo que era empleada de hogar

y para dormir y para todo.

De hecho, ella salió de ahí con 20 años para casarse.

-Eran muy bullangueras, era todas como muy gritonas,

muy escandalosas, lloraban por todo.

Recuerdo de pequeña cuando oía en la radio

y eran las que más lloraban con los seriales,

las que más se reían cuando salían aquellos programas en televisión

y salía Pepe Iglesias, el Zorro, o Gila.

Eran mujeres con los sentimientos a flor de piel.

-Eran mujeres que no habían tenido posibilidad de tener instrucción.

Mi madre es una mujer con una inteligencia innata,

pero que naturalmente vivieron la guerra, la posguerra,

todas aquellas penurias y todas aquellas prohibiciones.

Éramos realmente niñas infantilizadas absolutamente.

Durante estos años, el papel de la mujer

quedó rigurosamente reducido al de esposa y madre.

(Música)

Una esposa que no podía hacer nada por su cuenta.

No podía trabajar sin el permiso del marido

ni disponer de su propio sueldo ni abrir una cuenta en el banco.

Cuando te cuentan a ti, adolescente,

que las mujeres no podían sacarse el carnet de conducir

sin permiso de su padre o de su marido,

cuando te cuentan que no podían abrirse una cuenta corriente

sin lo mismo ni salir al extranjero

y que la mayoría de edad llegaba un poco más tarde que la del hombre.

Su degradación como persona

quedaba claramente reflejada en el articulado del código

en que se excluía por incapaces para la formalización de contratos

a los locos, los menores no emancipados

y las mujeres casadas.

(Música)

Qué horror, ¿verdad?

Para abrir una cuenta en el banco pedir permiso a tu marido

o para hacerte el pasaporte,

no fuera ser que, de repente, pillaras las de Villadiego

y te largaras por ahí.

Para mí, ya es impensable.

Plánchame los pantalones.

-Que me voy pa'Cachimbamba, que me voy pa'Cachimbamba...

Eso ya es un atraso tan grande, esa circunstancia,

es la falta de derechos tan grande hacia nosotras

que es que ya ni se me pasa por la cabeza.

-Estábamos en una dictadura,

las mujeres no teníamos ningún derecho de ese tipo,

eran los hombres.

Como que los hombres siempre eran los cabezas de familia.

Da igual que trabajaran, en aquella época,

un hombre y una mujer, ¿quién es el cabeza de familia?

Siempre era un hombre.

-Encuentro estupendo que ahora las mujeres casadas

se llamen por su nombre, por su nombre.

Porque lo de la "señora de" es casi como un título de propiedad.

Y creo que cuando eres propietario de algo,

dejas de interesarte por la cosa o la persona,

porque ya eres el dueño, por lo tanto,

te vas a buscar a otro lugar otra cosa nueva, ¿no?

Tú y yo...

Nada se podría comparar

al amor que así nació,

a la vida que así viviría...

Las mujeres que trabajan, no sé, son más dueñas de ellas mismas,

pueden comprarse más caprichos y no tener que pedírselo al marido.

Es muy diferente.

Para mí, encuentro estupendo que las mujeres trabajen.

-Mujeres como estas no trabajaron en la vida ninguna,

ninguna generación hasta hoy.

Encima, eran las que se encargaban de cuidar a los hijos y la casa

y de estirar aquel sueldo y que llegara a fin de mes.

-"Los sueños de las mujeres, su portentosa fantasía,

se desvanecen todas las mañanas cuando acuden al mercado

y contemplan el baile de los precios.

Seguimos en Barcelona, donde una joven ama de casa,

Maria Àngels Vallvé de Hortalà,

se las ve y se las desea para conciliar, de algún modo,

las altas finanzas y la economía doméstica.

Poco después de comprar el pan, la leche y la fruta,

se convertirá en lo que realmente es,

la primera y única mujer agente de Bolsa de España".

(Música)

Eran el producto de su mundo.

Eran transmisoras de la cultura de la que eran víctimas.

Se ha dicho con frecuencia

que el machismo lo han transmitido, con mucha frecuencia, las mujeres.

Es en esta década de los 60

cuando se empieza a producir un cambio en la legislación

tendente a eliminar

algunas de las muchas situaciones discriminatorias con las mujeres.

Se elimina del Código Penal

la facultad que se concedía a padres y maridos

de matar a sus hijas o esposas

y a los hombres que con ellas yacían

cuando eran cogidas en flagrante adulterio.

Nunca percibí las mujeres sumisas a mi alrededor, nunca.

Siempre, lo que percibí,

eran mujeres que trabajaban duro dentro y fuera del hogar

y es un trabajo muy importante

que sostiene toda la economía retribuida.

Nunca observé... Vi mujeres trabajadoras,

no sumisas.

La aparición de los electrodomésticos

supondrá un cambio en las tareas del ama de casa

que verá cómo, a partir de entonces,

podrá disponer de un tiempo para dedicarse a otras cosas.

Es innegable que la mecanización de las tareas hogareñas

vino a facilitar la emancipación de las mujeres.

No debemos olvidar que la influencia de los medios de comunicación

y la presencia de turismo extranjero,

fueron decisivos en la lentísima, pero real,

liberalización de costumbres.

Se daba el caso, se daba el caso

de que una mujer prestaba dinero a su propio marido

y el marido la tenía que autorizar a que ella le prestara dinero a él.

Esto se daba en muchos casos, cuando la situación económica de ella

era mejor o el piso estaba a nombre de ella,

en fin, se daban muchas situaciones de estas

que hubieran sido situaciones cómicas de no ser tan trágicas.

-Y una cosa que me dijo toda la vida mi madre fue:

"Nena, ninguna mujer tenía que ir a casarse

sin tener un puesto de trabajo,

para no tener que depender de los hombres".

-Mi padre era de "Como salgas a la calle con eso, te enteras",

y claro, yo que soy provocadora nata,

faltaba que me dijeran eso para salir a la calle con eso, claro.

-Recuerdo que fui, quizá, una de las primeras mujeres

que se puso pantalones en aquella época.

Ahora, todas las mujeres usan pantalones porque es comodísimo.

La auténtica revolución, el escándalo de la época,

la protagoniza el bikini.

Esta prenda femenina nace en EE. UU.

y se llamó así porque fue en el atolón del mismo nombre

donde se probó la bomba atómica, que quedó desnudo de vegetación.

A pesar del atrevimiento que suponía esta nueva moda,

las mujeres se lanzaron rápidamente tras el dos piezas.

La emancipación sexual femenina

comenzaba a hacer sus primeros estragos en las playas.

Mi madre trabajaba.

Mi madre, aparte de ser ama de casa, luego ya sí, solo fue ama de casa,

pero mi madre trabajó, mi madre era sastra,

y estaba acostumbrada a tener un salario

y a tener una inde...

Independencia... Sí, una independencia, ¿no?

Y yo sé, porque luego, hablando con mis tías

y cuando salían en conversaciones muy soterradas, evidentemente,

yo sé que para ellas era vivir unas limitaciones,

unas prohibiciones, un hablar bajo,

eso sí es algo que se quedó muy instalado

en la gente de esa época.

Muy hablar bajo y muy hablar mirando a ver quién te estaba escuchando.

Creo que eso es un tic que ha quedado en toda esa gente de esa generación.

-Para mí, los años 80 fueron los más maravillosos que vi.

Los años de la libertad y de la libertad de expresión.

Es donde se consiguieron grandes avances

y que gracias a esos avances de aquella época,

los estamos disfrutando ahora.

-Ten en cuenta que en la década de los 80 era una veinteañera.

Entonces, en la década de los 80, soy una caña,

si ya soy una caña ahora,

imagínate a mí, con veintipico años, era un trueno.

Hoy no estoy de humor, o sea que primer aviso,

esto es como en los toros, primer aviso,

a pencos, cursis y gente que quiera llamar para salir en la tele,

abstenerse absolutamente de llamar para decirme cuál es el disco cutre.

Solo quiero que llame gente que lo sepa, ¿OK?

Los 80 fueron, realmente, una liberación absoluta

para las nuevas generaciones,

porque ya no crecimos con ese muermo en la casa,

teniendo que depender de un marido.

¿A mí? Es que ni se me pasaba por la cabeza.

-En ese momento, estaba llena de fuerza, de energía,

de capacidad de luchar, revolucionaria, por las mujeres

y confluyó, también, con un momento de eclosión en España,

la España de la Movida, de los años 80,

de los deseos de libertad de todos.

-Yo viví los 80 con mucha ilusión.

Yo viví desde el año 76, lo viví todo con mucha ilusión,

con mucha ilusión.

Además, lo que ocurría en la calle te iba arrastrando,

te pasaba por encima, porque todo se hacía desde...

Es verdad, desde la calle.

La gente salía a reivindicar a la calle y, a partir de ahí,

se iban recogiendo cantidad de reivindicaciones que se pedían.

Se establecieron bases de muchas cosas

que ahora se están disfrutando y que nos parecen normales.

-En los 80 era tal el empuje que había y la ilusión de las mujeres

por conseguir nuestro espacio, nuestro merecidísimo espacio,

que eso era imparable,

pero, como te digo, luego eso se estancó.

-En los años 80, las mujeres de aquella época,

me pareció un avance, un reto, un desafío,

tenía un objetivo.

Hablo de las mujeres del destape conscientemente,

las que hacían conscientemente eso.

("Oh, Pretty Woman", Roy Orbison)

Victoria Vera y mujeres así hacían una profesión

de liberación y de desafío

con la que yo estuve y sigo estando profundamente de acuerdo.

(Continúa la canción)

La radio era, en efecto, un mundo de hombres.

Había el superlocutor que decía: "Fulanita, ¿qué hora es?"

y decía: "Pues las 4:05, las 3:05 en Canarias".

"Temperatura", "24 °C en la calle no sé cuantos".

En fin, desde luego, para eso yo no fui a la radio

y para eso no pelearon nuestras madres,

así que ese camino empezó a forjarse,

yo creo que a finales de los 70, principios de los 80.

-Hemos salido a la calle, hemos hecho una brevísima encuesta

con los chavales y las chavalas en torno a esta pregunta:

"¿Os gusta que vuestra madre trabaje?"

Estas son las respuestas.

-No, no me parece mal.

Además, hoy día es lógico que trabajen también fuera de casa.

Me parece bien. Si lo necesitan...

-Si hace falta dinero, hay que recurrir a lo que sea.

-No me gusta que se pueda ir fuera de casa.

Así, cuando llego, está en casa. No me gusta que esté fuera de casa.

-Creo que es más práctico que trabaje fuera,

sobre todo, si lleva pasta a casa, pues mejor, ¿no?

-No, que trabaje en mi casa, pero fuera no.

Son las ocho menos cuarto,

me tengo que levantar.

Lavar y vestir a los niños

y preparar las "tostás".

Cuando entré a trabajar en TVE,

los programas eran sobre peluquería,

sobre vestidos, sobre moda, sobre cocina.

Hola, amigos, buenos días.

Durante numerosos días hemos trabajado casi todo el cuerpo

a través de una serie de ejercicios generales.

Hora es ya de que vayamos localizando el trabajo.

Hoy vamos a concretarnos, precisamente, a brazos y piernas.

Con este ejercicio, las dejamos por hoy.

Gracias amigas y buenos días.

Cuando me propuse, por primera vez,

ir a una guerra, ir a un golpe de Estado,

el director general en aquel momento dijo:

"¿Pero cómo vamos a mandar a una mujer a la guerra?"

Si aquella mentalidad machista, sexista, hubiera prevalecido,

yo no habría hecho, prácticamente, la mitad de mi carrera.

-Cuando yo entré, había mujeres, bastantes mujeres en televisión,

que eran, casi todas, locutoras.

Había pocas mujeres periodistas

y muchas menos periodistas que salieran al estudio,

que bajaran al estudio, a presentar los informativos.

Había alguna, pero no muchas.

Yo era una de las pocas.

La conferencia de Ginebra, defendida por la Unión Soviética

y por los países árabes que están bajo su influencia,

se apunta, cada vez más, como la única salida posible

para resolver la crisis de Oriente Medio.

Yo nunca he tenido conciencia de ser una mujer periodista,

siempre he tenido conciencia de ser una periodista.

También tengo que decir

que nunca he recibido un trato diferenciado respecto de los hombres,

esto es así, y si dijera otra cosa, mentiría.

-Yo me sentía una mujer que podía ser más libre que mi madre

en un país que estaba empezando a ser más libre de lo que era.

Y me sentí parte del ejercicio que estábamos haciendo, colectivo,

de mejorar las cosas.

-Me pregunto si cuando mi mamá era chica,

querría ser lo que es ahora.

(Música)

¡Mamá!

Mamá, ¿qué te gustaría ser si vivieras?

-Mi padre tenía que trabajar de sol a sol en la mina.

Salir de la mina e ir a trabajar a otro trabajo

y, con todo, no alcanzaba para comer.

Las mujeres siempre estuvieron presentes en el entorno de la mina,

cuando se ganaban la vida

recogiendo y lavando el carbón o la ropa de los mineros.

Otras dieron la batalla desde el primer día

por mejorar las, entonces, penosas condiciones en la mina

participando en huelgas y encierros.

Echo la solicitud porque entendía que cumplía los requisitos

que se exigían en aquel momento en aquella convocatoria.

El siguiente paso era pasar el reconocimiento médico.

Entonces, ahí ya empezamos a tener una lucha dura,

porque la empresa hizo caso omiso a estas solicitudes

y no nos llamaban a reconocimiento médico.

(Música)

La mujer no es para la mina, es para fuera o hacer oficinas

o limpiezas de baños o lo que sea, pero no la mina.

-¿Cómo lo solucionaría usted?

-Echándoles para casa

y meter gente más capacitado para hacer este trabajo

y más necesitado.

-En vez de meter 10 mujeres,

que metan 10 obreros que andan parados por la calle.

-Superamos las pruebas nueve mujeres.

A partir de ahí, me entero por los periódicos

que empiezan a entrar mujeres a trabajar en el exterior.

Entonces, digo: "¿Cómo es posible si a mí nadie me llamó?"

Pasa el tiempo y las mujeres no son llamadas a trabajar.

Dos de ellas se impacientan

y recurren a Magistratura del Trabajo.

(Música)

El primer día de trabajo, mi sorpresa fue...

(RÍE)

Bueno, grande, porque lo primero, lo que no me esperaba,

me dan una escoba para barrer y yo quedé alucinada

y pensé para mí: "Esto no es normal, yo vengo de peón,

estas instrucciones me parece que no me corresponden".

Para mí, me decía: "Tranquila, Conchi,

aguanta, aguanta, que esto tiene que ser una novatada".

Me mandaron limpiar unas estanterías que tenían 1 cm de polvo.

No se volvieron a limpiar más en la vida.

Mis compañeros me empezaron a arropar,

empezaron a ir a al encargado, a hablar con él,

"Oye, ¿qué estás haciendo? Eso no lo tienen que hacer ellas,

tienen que hacer lo mismo que nosotros".

Mis funciones eran carga y descarga de camiones.

Todo tipo de material que entraba en la empresa para las minas,

hierro, clavos...

Había un señor ya algo mayor, que ya estaba para jubilarse,

y me tocó trabajar con él.

Cuando nos ve trabajar de aquella manera dice, de repente:

"Nunca me imaginé yo, en la vida,

que iba a acabar trabajando al lado de una mujer.

¿Cómo no meterían primero mujeres como tú a trabajar,

con la manta de vagos que tengo ahí?

¿No os da vergüenza a vosotros ver cómo trabajan estas mujeres?"

(Música)

No era el hecho de que yo consiguiera un puesto de trabajo ya,

porque ya lo tenía,

sino la trascendencia de lo que suponía

una sentencia que te dice:

"No puedes ser discriminada por razón de sexo

para trabajar en la mina", que eso supone

que si ya no eras discriminada para trabajar en la mina,

ya no podías ser discriminada para ninguna otra profesión.

(Música)

Yo no soy esa que tú te imaginas,

una señorita tranquila y sencilla,

que un día abandonas y siempre perdona...

Esa niña sí, no...

Esa no soy yo.

Yo no soy esa que tú te creías...

Yo creo que de las revoluciones nunca se es consciente

mientras estás dentro e intensamente peleando por ellas.

Pero sí era consciente

de que había que solucionar y arreglar muchísimas cosas.

Yo recuerdo en COU, por ejemplo, irme a clases

y llevarme un calzado deportivo para irme a las manifestaciones después,

en las que inexorablemente uno tenía que correr.

Y recuerdo muchas manis con el gesto de las mujeres.

De los demás.

Si en verdad, me quieres,

yo ya no soy esa que se acobarda

frente una borrasca.

Luchando entre olas encuentra la playa.

Esa niña sí, no.

Esa no soy yo.

Yo creo que hay que conseguir todavía muchas cosas.

Porque esto de que los hombres se vayan,

te dejen en la casa y eso... Y digan: "Aquí mando yo".

Eso no, eso ya no tiene que existir.

-¿Las mujeres tenemos todavía cosas que reivindicar?

-Precisamente.

Estamos en una democracia y hay que luchar por eso.

Tienen que luchar por eso.

-¿Vosotras creéis que el feminismo tiene sentido hoy?

-Sí, por supuesto. -Muchísimo.

-¿Por qué?

-Porque a las mujeres nos han dado muchas más salidas.

Ya la mujer trabaja y es más valorada.

-Siempre han pensado que el hombre, el hombre...

Y la mujer vale más, muchísimo más que el hombre.

-Yo pienso que sí.

Que la mujer tiene derecho a pensar.

-El embrión de la conciencia femenina

empezó a desarrollarse en mí desde ya.

Muy jovencita. En el paso de niña a mujer.

Cuando tenía 15 años, mis profesoras estaban tan flipadas conmigo,

que me llevaron a una charla de feministas en Barcelona

y yo hablé.

Ahí delante, para cientos de mujeres y di mi speech.

Superreivindicativa.

-En la facultad,

que es donde yo creo que ese proceso se acelera.

Ese encuentro de los chicos con las chicas,

de los hombres con las mujeres y las mujeres con hombres,

ellas nos presionan porque nosotros tenemos hábitos espantosos.

Pero ellas también.

Nosotros también tenemos que hacer un proceso de reflexión

que hace que, en fin, las relaciones en aquellos años

cambien completamente y no se parezcan en nada

a las que habíamos heredado.

¿Qué entiende usted por una mujer liberada sexualmente?

Vamos a escuchar las respuestas.

-Bueno, yo eso lo entiendo una guarrería.

-Entiendo que una mujer liberada sexualmente

es una mujer que vive el sexo con toda la libertad.

-Me parece que la liberación sexualmente es perjudicial.

-¡Ay, un encanto!

La que pueda... un encanto.

Desde luego que este país todavía está bastante reprimido para eso,

pero yo creo que con el tiempo.

-Para mí un poco fuerte es eso.

-Los varones, como tienen la idea de que la mujer

es patrimonio del colectivo,

dividen a las mujeres en mujeres, con perdón,

de follar o de no follar.

Si folla, por qué no conmigo.

(Música)

Cada día había que hacer algo.

Cada día había que salir a la calle para pedir algo porque...

la píldora...

el divorcio...

el aborto...

Todas esas cosas es que hubo que arrancarlas.

En octubre de 1983 el pleno del Congreso

aprobaba la ley de despenalización parcial del aborto

por 186 votos a favor, 109 en contra

y 4 abstenciones.

Un mes más tarde la aprobó el Senado.

El Grupo Popular recurrió entonces al Tribunal Constitucional

porque entendía que era contrario al derecho a la vida

que establece la Constitución en el artículo 15.

Señora, ¿es usted partidaria del aborto?

-No, señorita. Porque yo tengo cinco hijos y yo...

reconozco que deben nacer todos los que quieren venir al mundo.

Tienen derecho a nacer. -¿Usted, señora?

-Pues no...

Es una obra de Dios, que es lo más grande, tener hijos.

Y además, para todo lo que haga falta en la nación, para muchas cosas.

-¿Es usted partidaria del aborto? -Sí, sí, sí. Por completo.

-¿Sí? ¿Por qué razón? -Por muchísimas razones.

Porque yo creo que para vivir bien no hace falta cargarse de hijos.

No hace falta tener muchísimos hijos.

Soy partidaria del aborto, sobre todo, en una familia que es humilde.

Si hasta entonces, las estrellas habían sido de celuloide,

a partir de ahora son de plexiglás.

Es el momento de las top models.

Entré a trabajar de modelo porque me lo ofrecieron.

Pensé que era una manera de...

explorar mi personalidad.

Una manera de tener un trabajo que me permitía ser independiente

económicamente de mi familia.

Y en aquel momento, ser modelo era,

hasta cierto punto, reivindicar nuestra capacidad de seducción

como algo que nos pertenecía a nosotras mismas.

Algo que nosotras podíamos ejercer de un modo libre y autónomo.

-El trabajo de modelo empezó con esta idea muy esperanzada,

pero luego resultó ser otra cosa en realidad.

Es un trabajo muy...

que obedece mucho al dinero y a la objetificación.

(Música)

Cuando hice la carrera en Aberdeen, en el norte de Escocia,

luego el doctorado en Edimburgo,

mis compañeros se extrañaban.

Les parecía que era el cuento de la Cenicienta pero al revés.

Que había pasado de ser princesa modelo

a ser una estudiante pobre en un sitio frío,

yendo y viniendo de la biblioteca.

Yo estaba feliz y estaba muy contenta.

Que he dicho que se reconcilien Rita Hayworth

y el intelectual francés.

(Música)

Claro, es que la revolución de la mujer ha sido, no...

es...

La revolución de la mujer no fue nada porque estábamos tan atrasados...

Atrasadas... atrasados en todo,

la revolución tuvo que partir de cero.

Que nuestro cuerpo nos pertenecía y que pudiéramos hacer con él

lo que nos saliera de las narices,

eso fue una de las primeras reivindicaciones.

-Queríamos hacerlo todo tan rápido.

Establecer que esas cosas tan importantes,

esas cuatro cosas tan importantes quedasen inmediatamente establecidas

y reconocidas...

que no te daba tiempo.

Estabas en la calle cada dos por tres.

-Hay un montón de cosas que hoy nos parecen casi surrealistas

y que entonces nos parecían indignantes.

Hubo que pelear duro por ellas. Hubo que hacerlo.

Los anticonceptivos, la libertad sexual.

Tantas cosas...

Los métodos anticonceptivos son mal conocidos en España.

Y para muchos, situaciones así,

tienen a la fuerza finales como este.

En nuestro país, el método más utilizado es el "coitus interruptus".

De esta forma, claro, el número de embarazos no deseados es muy elevado.

-Aparte de que, como no está bien visto.

-Yo recuerdo... Ya te digo.

Debía tener 15 o 16 años,

asistir a una manifestación reivindicando...

el uso de anticonceptivos libres y gratuitos.

O sea, que entraran en la Seguridad Social.

Que los recetaran a las mujeres.

-Esta manifestación se celebró en Madrid el cuatro de mayo pasado.

Como otras veces, en ella se pedía

la despenalización de los anticonceptivos.

La creación de centros de Planificación Familiar,

el derecho a tener solo los hijos deseados.

El Congreso de Diputados, pocos días después,

aprobaba un proyecto que atendía por fin esta llamada

que durante años no había encontrado respuesta.

A quién le importa lo que yo haga,

a quién le importa lo que yo diga,

yo soy así y así seguiré, nunca cambiaré.

No tenía ni idea de que cubría la Seguridad Social los anticonceptivos.

-No sabía que existían centros de Planificación Familiar gratuitos.

-No tenía ni idea de que la Seguridad Social

cargaba con los gastos de los anticonceptivos.

-No utilizo métodos anticonceptivos. -¿Por qué?

-Porque no los necesito.

-¿Y por qué no utiliza anticonceptivo?

-Porque no los he usado nunca. No los he usado nunca, no me atrevo.

Y tengo seis hijos.

(Continúa la música)

Quizá la culpa es mía por no seguir la norma,

ya es demasiado tarde para cambiar ahora.

No hemos avanzado apenas nada.

Ha sido mucho...

mucho blablablá, pero no hemos avanzado apenas nada.

-Sigue pendiente. En tanto en cuanto sigan asesinando a mujeres

por el simple hecho de ser mujeres.

Porque llevó la sopa demasiado caliente o demasiado fría,

o porque quiso separarse en un momento determinado.

Entonces, eso de considerarse que puedes poseer a las mujeres,

tenerlas, dominarlas y castrarlas...

Evidentemente, la revolución lo que tiene que hacer

es que podamos vivir en pie de igualdad con los hombres.

A quién le importa lo que yo haga,

a quién le importa lo que yo diga,

yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré.

Yo no soy una fundamentalista.

Yo soy una feminista convencida.

Una feminista a la que la encantan los hombres,

que ha tenido experiencias estupendas y maravillosas con los hombres,

quiero insistir en eso, porque parece que la feminista

aborrezca el hombre, no, no, no... La feminista aborrece el machismo.

No al hombre.

-Cariño. Adivina qué te ha hecho tu hombrecito.

-Mm, sopa.

-Sí, pero con el sabor especial que le da una pastilla

de "Caldo quíntuple". -¿"Caldo quíntuple"?

-Sí, porque te quiero.

-Ridículos los señores, ¿verdad?

Igual de ridículas quedan las señoras en las mismas situaciones.

¿No es ya momento de cambiar la imagen de la mujer?

-Cuando se hace un anuncio, un spot para vender un producto

para la casa,

generalmente se le da a una mujer.

Siempre pienso: "Pero esto, con un hombre...

que puede ser igual, si es guapa ella, puede ser él igual de guapo".

Me parece que es estupendo y es muy bonito ver mujeres

guapísimas y con glamur y todo eso.

Pero yo quiero ver eso, ese mismo anuncio, con hombres.

Es más, y lo quiero ver con personas mayores.

Quiero decir, que la sociedad es un espectro tan amplio...

-Llevo haciéndolo tanto tiempo que se ha convertido en una costumbre.

Hay días que pienso que todo puede cambiar,

pero creo que me estoy engañando. ¿Qué puedo hacer?

-Sabes que hay muchas personas que están aquí para protegerte

y apoyar lo que tú decidas.

Si ocultas la verdad, nadie sabrá que necesitas ayuda.

Que no te marque el miedo.

-No nos olvidemos que cada año en España

asesinan por su condición de ser mujeres, exclusivamente,

entre 60 y 90 mujeres todos los años.

Hay más víctimas de femicidio, más víctimas del terreno machista

que hubo víctimas de ETA.

-Fíjate ahora, que tanto se habla de la violencia de género,

que hay 50-60 mujeres muertas por violencia de género al año,

entonces esto no existía.

Lo que quiere decir es que se tapaba.

Si una mujer iba a comisaría a denunciar un maltrato,

en la comisaría es muy probable que se rieran de ella.

-Cuando yo pienso que antes se hacía broma con los malos tratos,

es como el último estertor de un prototipo de...

individuo que no alcanza la categoría de hombre,

que se queda en energúmeno por el camino.

Ni siquiera en simio superior.

Que todavía necesita imponer su fuerza y aún no ha aceptado

que una mujer es suya, de ella, no de él.

-Se han tomado medidas, se han aprobado leyes.

Se ha educado a los jóvenes, y, sin embargo,

no se ha solucionado el asunto.

-A mí lo que me parece muy doloroso es que, con toda esa lucha

que hemos llevado las mujeres de mi generación,

ahora hay jóvenes mujeres, me refiero a jovencísimas,

de 15, 16, 17 años, que se siguen dejando oprimir por los hombres.

Ahora está el control del WhatsApp, del móvil, de dónde estás,

de llámame, de no salgas, de no te vistas...

En jóvenes de 17 y 18 años.

-Me inquieta mucho esta vuelta que hay en este momento, ¿no?

Ves que algunos jóvenes, chicos y chicas, ¿no?

Tienen muy incorporado tics machistas.

Esos controles que los chavales de 15 años

ejercen sobre chavalas de 13 o de 12.

¿Dónde vas? ¿Con quién sales? ¿A qué hora? ¿Cómo nos vemos?

Ese control...

Me rechina, ¿no?

No lo sé.

La base principal de esto...

Para erradicarlo de una puñetera vez,

tiene que ser en las escuelas.

-Esas órdenes de alejamiento a rajatabla.

¡A rajatabla!

Que se las pasan por el forro.

Se las saltan cuando les da la gana.

Y a la que menos se lo esperan,

las mujeres tienen al enemigo en casa y las matan.

¡Que estamos hablando de matar!

(Gritos, sollozos)

¡No, por favor! Ayúdame, por favor.

¡Ayúdame!

Cada día somos más los que queremos ayudar.

Hoy vas a descubrir que el mundo es solo para ti,

que nadie puede hacerte daño, nadie puede hacerte daño.

Hoy vas a comprender que el miedo

se puede romper con un solo portazo.

Hoy vas a hacer reír porque tus ojos se han cansado de ese llanto,

de ese llanto.

Hoy vas a conseguir reírte hasta de ti

y ver que lo has logrado.

¿Estáis preparados para lo que se avecina?

Porque se avecina algo muy gordo.

(Música)

Una de las grandes aportaciones que ha hecho la televisión pública

han sido los programas musicales.

-Hablamos de un montón de estilos, ¿no?

Podía ser desde Bertín Osborne, hasta Barricada, Alaska o los Kings.

-Hola. -Hola.

-Se hacían videoclips.

Cualquier grupo iba a "La bola de cristal"

y decía: "Tengo esta canción". "Toma, hijo".

Se iba con él y hacíamos un videoclip.

-"Pista libre" fue la primera puerta para los grupos musicales de los 80.

-Para mí el referente es Lazarov.

Zoom a lo bestia, movimiento de cámara a lo bestia,

todo a lo bestia.

-Había grandísimas voces que pasaron por ahí.

Como Mecano.

-Ahora venimos a hacer...

No, no era eso. Era... (GRITA) ¡Eh, peña, qué pasa!

¿Cómo estáis?

No teníamos guión, por eso salía tan natural.

-La TVE ha hecho más en hacernos europeos

que los fondos de Unión Europea.

-Adiós, adiós.

(Música)

Ochéntame otra vez - Ya no soy esa

53:36 25 feb 2016

Ochéntame hace un retrato de las mujeres que se incorporaron al mundo laboral y recuperaron su condición de ciudadanas con derecho al voto, al divorcio, a los anticonceptivos o al aborto. A través de canciones cómo "Yo no soy esa" de Mari Trini o "Que va a ser de ti" de Joan M. Serrat, imágenes de archivo de la época y los testimonios de nuestros invitados. "Ya no soy esa" recuerda cómo era la mujer durante la dictadura y su "Sección Femenina" y como, en los años 80, dejó de ser únicamente "esposa y madre" para convertirse en mujer. Con el testimonio de tres periodistas, Carmen Sarmiento, Victoria Prego y Julia Otero, de Ana Belén, de la presentadora Marisol Galdón, de una de las primeras mujeres trabajadoras en las minas asturianas, Conchi Rodríguez, de la exmodelo Patrícia Soley-Beltrán y con la mirada siempre irónica de Juan José Millás, "Ya no soy esa" describe ese camino de liberación femenina que dejó atrás la sumisión y el miedo.

Ochéntame hace un retrato de las mujeres que se incorporaron al mundo laboral y recuperaron su condición de ciudadanas con derecho al voto, al divorcio, a los anticonceptivos o al aborto. A través de canciones cómo "Yo no soy esa" de Mari Trini o "Que va a ser de ti" de Joan M. Serrat, imágenes de archivo de la época y los testimonios de nuestros invitados. "Ya no soy esa" recuerda cómo era la mujer durante la dictadura y su "Sección Femenina" y como, en los años 80, dejó de ser únicamente "esposa y madre" para convertirse en mujer. Con el testimonio de tres periodistas, Carmen Sarmiento, Victoria Prego y Julia Otero, de Ana Belén, de la presentadora Marisol Galdón, de una de las primeras mujeres trabajadoras en las minas asturianas, Conchi Rodríguez, de la exmodelo Patrícia Soley-Beltrán y con la mirada siempre irónica de Juan José Millás, "Ya no soy esa" describe ese camino de liberación femenina que dejó atrás la sumisión y el miedo.

ver más sobre "Ochéntame otra vez - Ya no soy esa" ver menos sobre "Ochéntame otra vez - Ya no soy esa"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Luis

    Hola. Iba a seguir éste episodio por TVE Internacional. Pero como el día de la emisión de éste capítulo dieron un concurso de drag queens, no me quedó otra que verlo por ésta vía. Lo mejor en cuanto al contenido: tratamiento del tema, entrevistados y material del archivo. Saludos desde Buenos Aires, Argentina.

    01 mar 2016

Los últimos 119 documentales de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Pasión por la fiesta

    Pasión por la fiesta

    51:23 19 may 2016

    51:23 19 may 2016 El último capítulo de "Ochéntame", Pasión por la Fiesta revive algunas de las fiestas populares más significativas de España a través del testimonio de personas que la viven de una manera muy especial: su fiesta es su pasión. "Cuando oigo Paquito el chocolatero me vuelvo loca" reconoce la presentadora de TVE, Marisa Abad, cuando recuerda las fiestas de Alcoi, su ciudad natal. Pablo Carbonell, un corredor de los Sanfermines, un gitano del Sacromonte de Granada, y un chirigotero del Carnaval de Cádiz, son algunos de los personajes que nos introducen en su pasión: las fiestas de su ciudad. La semana Santa, los sanfermines, la fiesta de moros y cristianos, el Rocío, los Carnavales, la noche de San Juan o la Feria de Abril son algunas de estas fiestas que viven con devoción nuestros protagonistas.

  • Italia nostra

    Italia nostra

    57:22 12 may 2016

    57:22 12 may 2016 Los 80 reviven en nuestro país la pasión por todo lo italiano. En el Mundial de fútbol España 82, la selección italiana se hace con el campeonato y traslada a sus futbolistas el fervor desatado por cantantes y presentadores.

  • ¿Cómo están ustedes?

    ¿Cómo están ustedes?

    52:44 05 may 2016

    52:44 05 may 2016 ¿Cómo están ustedes? recuerda los principales programas infantiles de la historia de TVE. Personajes inolvidables como Los payasos de la tele, Los Chiripitfláuticos, Torrebruno, Espinete, la gallina Caponata, el monstruo de Sanchezstein, Pepe Soplillo, Gloria Fuertes o La familia Telerín guiarán a varias generaciones de espectadores en un emotivo viaje a su propia infancia. Un territorio en el que programas como "Antena infantil", "El gran circo de TVE", "Barrio Sésamo", "Un globo, dos globos, tres globos", "Dabadabada", "El kiosko", "La bola de cristal", "Cajón desastre", "Juego de niños", "Club Disney" o "Mucha marcha" ocupan un lugar destacado. Para hacer este recorrido, Ochéntame otra vez ha entrevistado a protagonistas de aquellos programas como el payaso Alfonso Aragón "Fofito" y a su hija Mónica Aragón, a las presentadoras Mayra Gómez Kemp y Leticia Sabater, al actor José Carabias, al realizador Fernando Navarrete, a las actrices Chelo Vivares (Espinete) y Emma Cohen (Caponata) y a los músicos y actores Javier Gurruchaga y Pablo Carbonell.

  • 50:41 28 abr 2016 Llega el capítulo más atrevido de esta temporada de "Ochéntame" dedicado a los truhanes de los 80. Pícaro y truhán; donjuán, galán y playboy; bon vivant, crápula y estafador. No son sinónimos estrictos pero comparten buena parte de las características de un estereotipo que atraviesa desde siempre la crónica social de España. "Soy un truhán, soy un señor", en definitiva, sirve de hilo conductor de un capítulo que repasa la personalidad de estos hombres y mujeres, sus habilidades sociales y su principal ecosistema: la Marbella de los jeques, la jet set y Jesús Gil.

  • Latin Power

    Latin Power

    56:03 21 abr 2016

    56:03 21 abr 2016 Latin Power repasa el fenómeno que ha protagonizado la música latina que emigró a Estados Unidos y que, desde allí, se extendió por todo el mundo con un éxito indiscutible. La fusión de la música de raíz latina con el pop y el rock fue clave para el triunfo de unos artistas que, hoy día, son ya estrellas universales.

  • Iconos de España

    Iconos de España

    52:39 14 abr 2016

    52:39 14 abr 2016 Cervantes, Colón, Velázquez y Goya son algunos de los nombres que España ha aportado a la Historia Universal. Pero, ¿cuáles serán sus equivalentes contemporáneos? ¿Quiénes pueden considerarse iconos más allá de nuestra fronteras? ¿Qué nombres de la España del siglo XX quedarán en la memoria de la humanidad?. Ochéntame otra vez ha traslado la cuestión a un grupo de relevantes personalidades de diversos ámbitos. Miguel Zugaza, director del Museo del Prado; Antonio Garrigues Walker, presidente de Garrigues Abogados; Fernando Rodríguez Lafuente, director del ABC Cultural: César Antonio de Molina, exministro de Cultura y director de la Casa del Lector; el académico y director de cine Manuel Gutiérrez Aragón; y los escritores y periodistas Boris Izaguirre, Juan José Millás, Javier Villán, Luz Sánchez Mellado, John Carlin, Ignacio Elguero y Ángel Antonio Herrera trazan un panorama de la cultura, la sociedad y el deporte españoles del siglo XX y analizan la trascendencia internacional de nombres como Picasso, Dalí, Buñuel, Almodóvar y Plácido Domingo, así como personajes con tirón popular como Lola Flores, Paco de Lucía, Camarón de la Isla, El Cordobés, o Julio Iglesias, y deportistas internacionalmente laureados como Severiano Ballesteros, Rafa Nadal o Pau Gasol. ¿Quiénes lograrán traspasar el filtro del tiempo? ¿Qué es lo que los hace únicos? ¿Dónde radica su genialidad?.

  • Reporteros de guerra

    Reporteros de guerra

    53:05 07 abr 2016

    53:05 07 abr 2016 "El olor de la guerra nunca se olvida". Lo dice Arturo Pérez-Reverte recordando su etapa como corresponsal de guerra para TVE. Allí donde hubiera un conflicto estaban los reporteros de TVE. Los grandes periodistas de este país se curtieron en todas las guerras de la segunda mitad del siglo XX: Vietnam, Oriente Próximo, Balcanes, el Chad, Nicaragua, Irak. A través del testimonio de los periodistas Diego Carcedo, Carmen Sarmiento, Jesús González Green, Alberto Vázquez-Figueroa y Arturo Pérez-Reverte, y de los reporteros gráficos José Luis Márquez y Manuel Ovalle, "Reporteros de guerra" repasa las grandes coberturas bélicas cubiertas por los hombres y mujeres de RTVE, desde la guerra de Vietnam hasta las guerras de los Balcanes y el Golfo Pérsico. Por el capítulo desfilan también nombres míticos para el periodismo español como los de Manu Leguineche, Miguel de la Quadra Salcedo y Manolo Alcalá, los padres de la tribu.

  • Más flamenco

    Más flamenco

    57:37 31 mar 2016

    57:37 31 mar 2016 El capítulo "Más flamenco" dedica un sentido homenaje a Manuel Molina, fallecido 6 meses después de ofrecer su sabiduría en una entrevista para Ochéntame junto a imágenes de una de sus últimas actuaciones. El rock sinfónico de Triana, los cantes de Diego Carrasco y su barrio de Jerez, el toque de Vicente Amigo, el baile del Farruco y de sus nietos, Farruquito y Farru, Tomasito, Cristina Hoyos, María Pagés y Manuel Reyes completan el recorrido iniciado en aquel capítulo, Flamenco Revolution, dedicado a la revolución que se produjo en el seno del flamenco a finales de los 70 y durante toda la década de los 80 gracias a grupos como Smash, Dolores, Las Grecas, Lole y Manuel, Pata Negra, Ketama y, en lo alto, tres indiscutibles: Enrique Morente, Paco de Lucía y Camarón de la Isla.

  • Factoria de cómicos

    Factoria de cómicos

    55:28 17 mar 2016

    55:28 17 mar 2016 El programa está dedicado a los actores y actrices que han marcado la memoria audiovisual de la segunda mitad del siglo XX español. 

  • Soy rebelde

    Soy rebelde

    49:53 10 mar 2016

    49:53 10 mar 2016 "Hippies, punks, mods, rockeros, raperos, siniestros, bakalas, heavys" aparecieron en los años ochenta y poblaron las calles de las grandes ciudades españolas para unirse al espíritu de rebeldía propio de la juventud occidental desde los años 60. Eran las Tribus urbanas. Nuevas formas de vestir, músicas rompedoras y una actitud radical frente al mundo y frente a la generación de los padres, eran los signos de identidad de aquellos jóvenes que vivieron los primeros años de la transición democrática.

  • Más música, por favor

    Más música, por favor

    55:20 03 mar 2016

    55:20 03 mar 2016 Ochéntame otra vez profundiza en el repaso de los programas musicales de la historia de TVE. La abundancia de formatos que giraban en torno a la música y la riqueza del archivo documental de la televisión pública, invita a desarrollar esta segunda parte de "La juventud canta y baila" el programa que Ochéntame dedicó a esta temática el año pasado.

  • Ya no soy esa

    Ya no soy esa

    53:36 25 feb 2016

    53:36 25 feb 2016 Ochéntame hace un retrato de las mujeres que se incorporaron al mundo laboral y recuperaron su condición de ciudadanas con derecho al voto, al divorcio, a los anticonceptivos o al aborto. A través de canciones cómo "Yo no soy esa" de Mari Trini o "Que va a ser de ti" de Joan M. Serrat, imágenes de archivo de la época y los testimonios de nuestros invitados. "Ya no soy esa" recuerda cómo era la mujer durante la dictadura y su "Sección Femenina" y como, en los años 80, dejó de ser únicamente "esposa y madre" para convertirse en mujer. Con el testimonio de tres periodistas, Carmen Sarmiento, Victoria Prego y Julia Otero, de Ana Belén, de la presentadora Marisol Galdón, de una de las primeras mujeres trabajadoras en las minas asturianas, Conchi Rodríguez, de la exmodelo Patrícia Soley-Beltrán y con la mirada siempre irónica de Juan José Millás, "Ya no soy esa" describe ese camino de liberación femenina que dejó atrás la sumisión y el miedo.

  • 52:28 18 feb 2016 Hubo un tiempo en que era natural la presencia de escritores en programas de máxima audiencia. En los 80, Camilo José Cela, Francisco Umbral o Fernando Arrabal llegaron a convertirse en verdaderas estrellas mediáticas. Su presencia en la televisión garantizaba el espectáculo. Los tres autores son los protagonistas destacados de ‘Vengo a hablar de mi libro’, la nueva entrega del programa documental ‘Ochéntame otra vez’, que cuenta en esta ocasión con la presencia estelar de Fernando Arrabal y la complicidad de los escritores y periodistas JJ Armas Marcelo, Fernando Sánchez Dragó, Fernando Rodríguez Lafuente, Manuel Hidalgo, Ángel Antonio Herrera y Arturo Pérez-Reverte, además del showman Javier Gurruchaga y el sociólogo Lorenzo Díaz.

  • Amores de verano

    Amores de verano

    51:23 11 feb 2016

    51:23 11 feb 2016 ¿Quién no se ha enamorado en verano? ¿Quién no se ha entregado a una canción lenta o ha bailado desenfrenadamente en la discoteca de un pueblo con mar? El capítulo de Ochéntame Amores de verano describe el romance y el erotismo que desprende el periodo más caluroso y festivo del año. "Las extranjeras eran unos bellezones y eso no se podía dejar pasar. Pum, pum, pum, yo iba a por ellas" declara Micky, una de las grandes estrellas musicales junto a Los Tonys en los años 60 y en solitario en los 70. Paco Pastor, cantante de Fórmula V, también repasa aquellos veranos de giras por diferentes pueblos costeros e islas: "Yo tenía una novia diferente cada quince días, según llegaban los autobuses con turistas extranjeras a Mallorca".

  • Crónicas de un pueblo

    Crónicas de un pueblo

    52:52 04 feb 2016

    52:52 04 feb 2016 Traza un recorrido por la historia de los pueblos españoles de los últimos 40 años, a través de los testimonios del cantautor extremeño Luis Pastor, el actor leonés Imanol Arias, el director de cine manchego José Luis Cuerda y el reconocido periodista Alfredo Amestoy, entre otros. Este programa tiene como columna vertebral dos grandes series de TVE dedicadas a la España rural: "Crónicas de un pueblo" -mítica serie de Antonio Mercero cuya sintonía forma parte de la memoria de los españoles-, y "La España de los Botejara" -retrato antropológico de una familia rural española firmado por Alfredo Amestoy-.

Mostrando 1 de 8 Ver más