Ochéntame otra vez La 1

Ochéntame otra vez

Jueves a las 00:00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4468607
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - Typical Spanish - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Cuando hablo con mis amigos en Inglaterra,

dicen: "España es otra cosa".

-¿Cuál es el país que no utiliza ciertos tópicos?

Lo que pasa que el sur al tópico le añade lo pintoresco.

-Cuando vino mi madre, me preguntó:

"¿Por qué los españoles están siempre peleándose?"

-Parecía que todo el mundo te estaba regañando.

-Yo creo que soy la única japonesa que conduce aquí, se atreve.

-¿Qué es una siesta? Es algo que solo hacen los españoles.

-La siesta, los toros, son los tópicos

que son difíciles de combatir.

Typical Spanish.

(Música)

Cuidado que voy, soy el típico español,

¿a quien dices que le va bien? Que a ese me lo cargo yo.

Yo llegué a España el día de los Reyes, 87.

Como carbón para España, digamos.

Se produce una especie de flechazo.

Era una llegada que cambiaba el resto de mi vida.

Cuidado, que voy, soy el típico español,

saludo a Venezuela, Panamá, Bolivia, Perú y Ecuador.

Cuidado, que voy.

Yo llegué un 5 de enero de 1979 procedente de México.

Nadie te alquilaba un departamento sola a una chica joven.

Entonces, decíamos: "Somos dos".

-"No, son extranjeras y están muy jóvenes".

(Música)

Yo llegué en el año 74. Último año de Franco por razones de amor.

Mi entonces novia estaba de profesora de inglés en Madrid.

Lo que pasó es que me quedé fascinado por España

y me encontré cubriendo

una de las mayores historias de Europa.

(Música)

Yo tenía 14-15-16 años cuando empecé a interesarme por España

por la música.

En Suiza teníamos el papamba papamba papamba

y en España tenían mucha chispa, mucho fuego.

-España es diferente.

(Música)

Esto me impresionó muchísimo hasta que vine a verlo.

(Música)

(NODO) "Supongamos que han llegado a nuestro país.

Acaban ustedes de viajar del avión pensando, sin duda,

en las sorpresas que les aguardan.

¿Qué es se puede hacer en España?"

-Justo en el momento que Carrero Blanco voló por los aires.

-"Que le ha cogido la explosión de lleno

y que lo han subido a la azotea.

-Pregunte si al presidente del gobierno le ha ocurrido algo".

-Entonces, comenzó una época que era para un periodista

tremendamente interesante

y aquí encontré todo lo que me sospechaba y más.

-Yo a veces digo, pero lo digo sonriendo,

que vine a hacer la Transición.

Era tan apasionante la aventura hacia la democracia de España,

que dije: "¿Por qué tengo que regresar?"

(Música)

Y luego, cuando nació mi hija en Madrid, dije:

"¿Qué hago? Tengo una madrileña en casa".

Hace 41 años.

(Música)

(Música flamenco)

Un día iré a España.

Era mi país preferido.

No puedo acordarme ahora exactamente.

No es por corrida de toros ni flamenco, no sé por qué.

(Música)

Me enamoré de España y me quedé hasta hoy.

(Música)

Hace como 40 años o un poquitín más.

Ya España es mi casa.

"España es diferente por su pasado glorioso de siglos,

yunque de las más claras virtudes de su raza.

España es diferente".

-Yo estaba muy versado en lo esencial,

que era hola, adiós, cerveza.

No necesitaba mucho más para pasar mis vacaciones

con el resto del imperio británico en Palma de Mallorca o Marbella.

-Se notaba inmediatamente una cosa.

Unos 20-30 años de retraso respecto al resto de Europa.

Era una España bastante cerrada.

Sí, habían llegado ya algunas suecas en la costa.

(Música)

La primera cosa era la democracia sí o no en este país.

Avanzaba o no iba a avanzar.

Van a ser europeos como nosotros o van a quedar detrás de los Pirineos,

de 10 000 m de alto en África.

-Que me odien me da igual, pero la culpa la tiene Francia.

-Que se lo pregunte a Francia, que Francia bien lo sabe.

-Los problemas que España está teniendo con Francia

a veces llevan a pensar que nos tiene un poco de manía.

-Los franceses me parecen demasiado cursis.

-Al final de la guerra mundial, había que decidir sobre España.

Si la Francia de entonces lo plantea de otra manera,

España en ese momento se va a homologar a democracias europeas.

A París le interesó tener un país rezagado y pobre al sur.

-"Tenemos muchos, muchísimos castillos,

pero, antes que nada, vamos a explicarles

cómo es el país y sus habitantes,

para que estén suficientemente informados".

-Las carreteras eran la primera sorpresa.

Estaban en un estado, pongamos, humilde.

-Compramos una casa en un pueblo de la provincia de Cuenca.

No había ni agua corriente.

Cada vez que había una tormenta, pumba, se fueron todas las luces.

Un solo teléfono que manejaba la hija del dueño de uno de los bares.

Había que pedir como cita con él para hacer una llamada.

-Yo veía optimismo, porque era un cambio de época.

Bueno, optimismo, carcajadas.

Ande, ande, huelga general.

Cosas que antes se decían, chu chu chu,

se empezó a levantar la voz, porque se sentía la libertad

de poderse expresar.

Habla, pueblo, habla, tuyo es el mañana.

Por primera vez, el pueblo podía hablar.

Se preguntaba al pueblo lo que pensaba.

-¿Cree que los ordenadores tienen alguna incidencia

en su vida cotidiana? -Sí, desde luego, estoy segura.

-Eso lo percibías en los bares perfectamente.

Era un lugar, un buen termómetro.

-En comparación con los bares ingleses,

los bares españoles son sumamente ruidosos.

Tienen la radio, la televisión puestos a la vez,

más alguna máquina, que de vez en cuando hace música

y la cafetera hace ruido.

-Vamos la máquina esa cómo anda.

-Si vas a un restaurante, un ruido, todos hablando fuerte.

-Cuando vino mi madre a Madrid por primera vez en los años 80

me preguntó: "¿Por qué los españoles siempre están peleándose?"

Yo tuve que explicarle: "Es que hablan así".

-Dos más, nueve.

-Parecía que todo el mundo te estaba regañando.

Yo vengo de un país que:

"Por favorcito, tendría usted un momentito".

-El ministro de Sanidad dijo en la Transición, en esos años,

que el número de cánceres de garganta en España era debido al volumen.

Hubo una polémica gigantesca.

-Incluso los niños ya comienzan con tres o cuatro años.

¿Por qué hablan tan alto? No hace falta.

-Porque está muy bien, porque se juega mucho, te lo pasas muy bien.

-El inglés más bien susurra. Mi padre me regañaría: "Baja el volumen".

-Tú te metes en el AVE y te vas a Sevilla o a Barcelona

y yo en 15 minutos conozco los negocios de 7-8 personas.

No sé por qué motivo tienen que gritar.

-Les sobra el aparato:

"¿Qué pasa? ¿Qué tal? Nos vemos a las 6".

(Música)

"Tráeme tal, yo tres tal".

Entonces, era un griterío en el bar y al final al suelo

y tan tranquilos al dios.

Esto era casi un choque.

-El número de bares es una de las cosas

que inmediatamente en los 80, en los 90, hoy,

en cualquier momento en España te sorprende.

Bares, qué lugares.

Eso sí que es un aspecto que choca inmediatamente,

el número de bares.

-Cuando mira más por debajo del bar,

veías una especie de mar de papeles y gambas.

-Aquel bar donde solía tener una advertencia que dice:

"Una vez lleno el suelo, por favor, utilice los ceniceros".

Yo tenía un niño que apenas tenía un año

y gateaba por los suelos, aquellos suelos.

-Encima de cáscaras de gambas, mejillones, deslizarse, caerse.

-Estaba tapizado de cadáveres de marisco.

Yo con una servilletita y todo el mundo me veía y me decía:

"Pero eso se ve muy feo, tíralo".

-Limpiaban cada medianoche con serrín y así tranquilos y contentos.

-Hacer esto en mi país llama la atención del dueño del bar y dice:

"Por favor, señor, que no deje sus cosas en el suelo".

-La gente se tomaba la libertad de tirar diciendo:

"Bueno, lo de fuera de mi casa, esto es del Ayuntamiento,

esto no es mi asunto".

-¿Usted escupe en el suelo?

-Si estoy en la calle sí, si estoy en casa no.

-¿Por qué? ¿Por qué escupe?

-No lo sé, pero vamos...

-Tirar cosas en la calle

o escupir no hacemos nunca, nunca.

-Cuando tú ves que un señor levanta la caca de un perro

esto es, en los años 80, yo mismo en mi barrio

hice unos anuncios y los colocaba en los árboles

inventándome en un nombre, llamándome Junta de Barrio.

Tan fastidiado estaba yo, porque ahí no había ningún criterio.

Cada uno hacía lo que quería, lo que quería su perro.

-Vivimos en un vertedero.

Los barrenderos por la noche no pueden regar las calles,

los vecinos estamos viviendo entre mierda, valga la expresión,

porque estamos en una democracia y aquí nadie nos atiende.

-Lo que yo veo muchas veces, agamitadas y cosas en los cristales

o en el suelo y eso lo tendrían que tener un poco más higiénico

y un poco más de limpieza.

-Comparando con hoy, francamente, esto es como el día y la noche.

-Era pintoresco.

Era pintoresco tirando a tercer mundo.

En algunas situaciones, excesivas.

Eso era un tópico, pero era un tópico real.

-Nos sorprendió a bastantes del norte de Europa

la seguridad con la cual hablaba la gente de sí mismo.

Te lo digo yo.

-No se puede vivir, pero hay que acostumbrarse a vivir,

porque no hay otro remedio, pero verdaderamente,

con 29 000 pesetas es muy poco.

-Cuando se le termine como a mi marido...

Con 56 años que tiene, oiga.

Y no tenemos ningún trabajo. ¿Usted cree que hay derecho a eso?

-¿Entiendes tú lo que te quiero decir?

Cosas así que nadie diría en mi país.

Donde queremos ser más bien modestos,

preguntar y no molestar demasiado, humildes.

-Si yo tengo que jubilarme. -Pero mire.

-Tres años que me faltan.

-Mire, yo veo muy mal eso que han hecho por la parte de Andalucía.

Donde sea, mi marido es electricista.

Si le dan otra cosa que no sea electricista, lo cogería igual.

-Yo, Juan Palomo, me lo guiso, me lo como.

Así que te hablaban: te lo digo yo.

Después, te decía tres barbaridades y la repetía y estaba tan contento.

-Estamos tomando, es que ahora es cuando aprieta la cosa.

No no vamos a acordar de nada hasta ahora que hay libertad.

-Es un pueblo oral que se libera hablando, hablando, hablando,

sigue hablando el español cuando nosotros ya no sabemos qué decir.

-Tiene siempre su personalidad y su opinión.

Eso me parece muy bien, eso ayuda.

-No reina la indiferencia en España.

-¿Cree usted que es malo fumar para la salud?

-Depende de lo que se abuse. -Completamente.

-¿Desde usted ha dejado de fumar se siente mejor?

-Completamente.

-Ahora que ya soy media española,

me gusta la honestidad muy humana,

pero un poco tajante.

-Había españolas muy mandones.

Por ejemplo, yo iba al supermercado. Manolo llevaba el carrito

y digamos que Pepita era la que decidía la compra.

-Me vas a dar un kilo, me vas a dar un cuarto de esto.

Entonces, el pobre vendedor es un mandado.

-¿El presupuesto lo hace usted o su marido?

-No, lo hago yo. A mí no tiene nadie cuentas.

-Bueno, yo el dinero de la pensión se lo he dado a la señora.

Ella es la que dispone y lo distribuye.

-Una esposa a su marido dice: "Coge esto", me asusta.

Imperativo.

Si en Japón lo haces, va al divorcio.

-Yo pienso que el debate español no sé si es único,

pero desde luego no sé si merece semejante etiqueta como debate.

-Este sí es muy distinto a los debates en mi país.

-Simplemente estoy limitándome a decir lo que usted ha dicho.

¿Quiere ustedes hablar? -Claro.

-El clima de diálogo que ha sido una de las claves de la Transición.

-Yo hablo y usted escucha y viceversa.

-Aquí vienen los argumentos todos juntos.

-El periodismo no es neutral.

¿Me deja usted acabar? -Claro que le dejo.

-Pues no me interrumpa.

-Cuando quiero decir algo importante, me molesta.

Me callo, pero me molesta.

-Están ustedes estableciendo una estrategia del fuego cruzado.

No. -Señor Ramírez.

-No. -Brevemente.

-Señor moderador.

-Pero además de condenarlo, ¿hace usted algo por combatirlo?

Señor Jáuregui, usted ha tenido

cargos de responsabilidad en el País Vasco.

-Todos hablando a la vez

y es imposible escuchar lo que están diciendo,

porque sale un ruido de todos hablando.

-Esos escasos momentos cuando un contertuliano no está hablando,

tampoco creo que está escuchando.

Esa persona está simplemente pensando

sobre lo que va a decir a continuación.

-Cada 15 arrebataba la palabra para contar su versión

que era la verdadera.

-Es poco escuchador, opina mucho.

-Por lo tanto...

-Lo importante no es quién haya dicho qué.

-¿Me deja acabar?

-Lo importante es si algo es verdad o no es verdad.

-Me doy cuenta, supongo que los espectadores también...

-Seguro que se están dando cuenta, seguro que se están dando cuenta.

-Después de que salen de la tertulia, todos tan amigos,

pero tú dices: "Santo cielo, esto va a acabar en las manos".

-Con brazos. Eso no ocurre nunca en mi país.

-Si yo sé que es terrorismo, si yo lo sé.

-Mire, ha dicho usted algo que es...

-Es como un acto de chico.

Tú hablas fuerte, dices lo que tienes que decir,

incluso cinco veces más y has dicho lo que quieres y adiós.

-El individualismo español, yo creo que es un rasgo muy característico.

Aquí es muy difícil reconocer que el otro tiene la razón.

-Pero es costumbre nacional.

(Música)

-Hace un ambiente extraordinario aquí.

Quizás en un momento del día te puedes encontrar aquí

una marcha extraordinaria.

-Mucha gente viene aquí más que nada por la primera vez

y dice: "Hoy es un martes.

¿Cómo es que todos los bares están llenos un martes?

Un viernes se puede entender".

-Es una cuestión de tiempos, los tiempos españoles son diferentes.

-Los españoles empezaron a roncar más en esos años convulsos,

porque querían apurar todo el tiempo posible en lo lúdico,

en lo divertido, pero luego el pato se pagaba,

porque por la mañana había que levantarse.

-Al día siguiente entraban a trabajar a las 8-9 de la mañana como yo.

Yo llegaba destrozado como hormiga fumigada,

pero no, estos estaban como una rosa y yo decía: "¿Cómo hacen?"

-Una de las cosas que admiro de España

es que la gente trabaja intensivamente

y se divierte intensivamente.

Los españoles tienen más energía, hay algunos genes que...

-Lo del cafelito y lo del aperitivo

e interrumpir la jornada...

-La hora del bocadillo de la mañana en Europa nunca ha existido.

A lo mejor sales a tomar un café, donde te dejan salir,

pero son cinco minutos.

-Y después, a la 13:00 de la tarde, 13:30,

ya es hora del aperitivo.

Les digo: "Tenemos que terminar esto, vamos retrasadísimos".

Pero primero una cañita.

-Lo de poder salir de la oficina, tres cuartos de hora por la mañana

era algo inaudito y comer.

Había gente que se metía un filete a las 11:00 de la mañana,

que yo eso nunca lo he entendido mucho.

-El otro aspecto que me sorprendió muchísimo

es las horas tardísimas para comer y para cenar.

-En casa, almorzábamos a la 1:30 y cenábamos, pero muy ligeramente,

a las 7:30-8.

-Comida con el visitante extranjero,

al cual tienes que venderle un producto,

y esa comida empezaba a las tres y acababa a las siete.

Y el otro estaba en estado confusional,

porque si venía de Frankfurt, vamos,

es que lo emborrachabas.

¿Y el negocio cuándo llegaba? A la hora del puro,

es decir, tres horas después de haber comenzado a comer.

-Justo cuando el ejecutivo está volviendo de su comida,

Europa está justo cerrando en esas horas.

Luego se queda un par de horas más inútilmente intentando comunicarse

con alguien en Europa que ya está en casa.

-Esa era una diferencia que se percibía claramente

en la manera de vivir, que también tenía su lado divertido,

pero productivo, para nada.

-Hubo un ejecutivo japonés que me dijo en los años 80:

"Yo tuve que aprender, me dormía de pie y con los ojos abiertos".

-Me costó años y años y años

de estar cómodo con ese horario tan peculiar.

-Una periodista japonesa de 41 años,

cuando los compañeros llegaban un lunes por la mañana,

estaba en su mesa de trabajo muerta.

La economía japonesa está sostenido

por sacrificios del pueblo.

Hay muchos muertos por exceso de trabajo.

Tengo que, tenemos que, tengo que, tenemos que,

eso no me gusta, me gusta más la filosofía de España.

-"La siesta se inventó por aquí y no cabe duda

de que debe ser algo muy serio porque se ha copiado bastante

y no es extraño que nuestros visitantes

la practiquen con entusiasmo".

-Es algo que hacen solo los españoles, dormir durante el día.

Esto es algo que, incluso hasta una hora,

es una cosa que no se puede, que hay que trabajar.

Se descansa después del trabajo a partir de las 6-7 de la tarde,

es la tarde de ocio.

Mientras que aquí no hay ninguna palabra

para el tiempo entre las 6 y las 9, aquí duermen antes.

-No es que medio país duerme entre las 3-6 de la tarde,

tal vez desde el 86, desde la entrada en la Unión Europea,

que esto sí ha cambiado, hay muchísimo menos siesta.

-Tampoco la siesta la practicaban todos los españoles,

pero eso de abandonar, de quedarse ahí patidifuso, amodorrado

o lo que quieres, patidifuso lo he dicho

porque es un palabra de esos años.

-La siesta es algo que en verano

se comprende que se haga,

porque simplemente hay unas temperaturas

que no hay al norte de los Pirineos.

(Música)

¿Qué dices? Por favor. Es horrorosa estar aquí en verano.

-Es que aquí hace calor. Digo: "Perdóname,

la latitud de ciertos lugares de España

es una latitud de otros lugares mediterráneos,

donde no se hace lo mismo".

Entonces, no me lo cuentes esto,

porque en Marruecos hace un poquito más de calor que en España

y, sin embargo, comen a la hora de París.

(Música)

"La gran diáspora ha comenzado.

Por avión, mar, carretera, tren o auto stop,

cerca de 25 millones de españoles habrán tomado su veraneo

al finalizar 1978".

-En México solo hay dos semanas de vacaciones en general,

como en Estados Unidos, también son dos semanas.

Además, las dos semanas te las ganas

después de haber estado, por lo menos, tres años en una empresa.

Claro, el tener un mes completo para nosotros era algo asombroso.

Un sueño.

-El que puede huir, huye, el que no tiene dinero, se queda.

Así que a la sierra o al mar.

-El mar. -Yo un poco de todo.

-La montaña. -El mar.

-El mar. -El mar.

-A mí me da igual, donde me lleven.

-Para pasar todo el mes fuera, solo los pobres tienen que quedarse

en el mes más muerto de todos.

-¿Usted cómo prefiere pasar sus vacaciones?

-Yo no puedo más que pasarlas en mi casa.

-"Con crisis o sin crisis económica, el español está decidido

a no perder sus vacaciones".

(Canción en inglés)

El 16 de agosto mi hermana me mandó un medicamento.

No ha llegado todavía.

Mi hermana dice: "¿En qué país vives? Te lo he mandado el 16 de agosto".

Pero no me ha llegado hasta hoy.

Japón funciona 12 meses iguales.

Piensa que es muy largo vacaciones de verano.

En mi país, una semana o así.

Creo que es mejor como España.

(Música)

"Las fiestas y romerías tienen su correspondiente misterio.

El viajero puede apreciar que cualquiera de estos pueblos,

al celebrar su fiesta, se cree el centro del universo.

Y las gentes, ya las están viendo, aunque todavía no las conozcan".

-Yo creo que hay más fiestas hoy que hace 40 años.

Una vez escribí una columna en un periódico de aquí.

Si un año es terrible no tener fiesta,

pues se podría arreglar la escuela.

Pues mis amigos españoles no fueron muy receptivos

a esta idea.

-En el Mediterráneo existen estas cosas.

Existen en Grecia, existen cosas que si las ven desde España,

alucinarían, pero pertenecen a la tradición.

Yo no censuro nada de todo eso.

Aquí lo que pasa es que es más patrimonio de la gente.

-Esa gente, el punto culminante de su vida cada año es la fiesta.

Y tú no puedes quitar eso.

-La Semana Santa sevillana la viven los sevillanos

más allá de las ideologías, de los credos y todo,

es suya, es algo suya.

Esto, probablemente, es el valor añadido

que lo puede diferenciar de otros lugares europeos.

(Música)

La comida española es fantástica en comparación con la comida inglesa.

Si una pregunta es que haga una lista de los mejores platos ingleses,

para mí, casi no hay lista.

-"La paella, que se hace en Levante,

es un arroz con muchos ingredientes conocido en todo el mundo.

Diariamente salen aviones llevando muestras de este plato

cuya receta es difícil y tiene un punto especial".

-Sin meterme en nuestra especie de comida,

no está basado en aceite de oliva.

Y cuando de repente tomas contacto con el aceite de oliva,

tardamos mucho.

Acabamos con esa noción de que tal vez se come mal en España.

Los ingleses diciendo que tal vez se come mal en España.

Como si la comida fuera entregada por San Pedro.

Comer, comer, comer, comer,

es lo mejor para poder crecer.

Cuando me dieron el primer desayuno, un café y tres galletas al lado,

esto me parecía que no había visto nunca.

Nosotros comíamos por la mañana mucho para poder trabajar

y por la noche poco para digerir. Aquí comen al revés.

Por la mañana poco y por la noche a tope.

-Salchichón, morcilla.

-La mesa que dice la economía de ese país.

La mesa te permite charlar, compartir.

Yo prefiero el exceso en eso de ocasiones

para tener esa comunicación que sentados en una mesa

o apoyados en la barra de un bar.

Dime gitana qué te ha pasado.

Cuando vi a los obreros que tomaban incluso una anís mezclado,

yo no sé cómo se llamaban aquellos licores para desayunar,

me dije: "Cómo viven en este país".

(Música)

"Y ahora hablaremos de la bebida, que también es importante.

El vino español es fuerte, da alegría y salero

y le convierte a usted prácticamente en otra persona".

-Eso eran tópicos, la manera de comer, beber, la cerveza.

La tortilla, por supuesto.

Tópico, tópico que está bien.

-Esa España entrañable de las tabernas

ha ido desapareciendo.

Se ha vuelto todo como muy chic, hasta las tapas.

En eso, España ha perdido parte de su identidad.

("The Passenger")

Se notaba que en aquellos años

había muchos automovilistas que eran de primera generación.

Que iban con su coche como si fueran el caballo de antes.

Además, lo dejaban en doble fila,

que es un vicio que todavía no se ha superado.

Lo dejaban ahí, en la calle, e iban justo unos minutos

y después de media hora venían y tan tranquilo.

En ese tiempo habían bloqueado la calle, pero les daba lo mismo.

-Eliminar todo esto de la doble fila, eso en principio,

porque la gente no traería el coche al centro.

(Música)

Tenemos una manera de conducir bastante singular.

Luego, las estadísticas dicen que probablemente

no pagamos el pato por esa manera de conducir,

pero los mediterráneos conducimos de manera bastante peculiar.

-El tráfico lo veo cada vez más exagerado.

Es necesario. Por supuesto, perdón, a la cámara.

Es necesario, pero hay un tráfico muy horrible, por llamarlo así.

-Yo creo que soy la única japonesa que conduce aquí, se atreve.

Yo cuando compré el coche, hace tiempo,

cuando yo llegué, hice cric con la mano, cambio.

-Cuando yo regreso a Inglaterra,

tengo que volver a pensar cómo conducir,

no simplemente porque conducimos en el otro lado.

-A veces te enfada, te chilla.

Eso no me afecta nada.

-¿Qué haces? Es un paso de cebra.

Nunca vuelvas a hacer esto, porque te van a embestir por detrás,

porque no paramos en cebras.

-Pi-pi. Autocontrol hay que hacer.

En mi país también hay, pero no hay tanto atasco como aquí.

No sé cuál es la razón, pero hay tanto atasco.

-Gente que no respetan los semáforos, de estacionamiento del vehículo.

Es un quilombo.

-Motos, tubos de escape preparados,

coches de la Policía con una sirena horripilante,

que parece ser que lo que pretenden

es advertir a los ladrones de que llega la Policía.

-Gente que pasa por ambos lados.

En el semáforo, el disco rojo quiere decir que debo de parar.

Yo pienso que Madrid lo entiende como un consejo,

aquello de que cuidado, puede que venga otro coche de otro lado.

-Como somos superpoblados, Japón es pequeño

y hacemos, aquí, conducir esto.

Va a morir bastante gente.

Cuando bajo del autobús.

¿Le parece un medio cómodo el transporte público?

-¿Cómodo? ¿Usted está cómodo

después de estar 10 minutos aquí apretados

y el primero no ha parado, el que iba delante?

-Es muy caro.

-Señora, ¿usted qué opina? -Pues lo mismo que la señora.

-Las horas punta, sobre todo, son fatales,

no hay forma de coger asiento, hay que ir de pie, los tirones.

-¿Es peligroso viajar en autobús?

-Pues sí.

-¿Es cómodo?

-¿En el verano? Una cafetera.

-Vamos a tener que comprar un helicóptero cada uno

para poder circular bien.

Es lo mejor, no hay problema ninguno.

Un helicóptero, que los venden, una oferta de helicópteros.

-"España es diferente.

La fiesta de los toros es algo muy español.

Es un crisol vivo de esencias de la raza.

Porque más que otra manifestación del alma española,

evidencia el arrojo, la gracia y el arte

que impregnan todo un modo de ser y de sentir".

-En el año 78 no fui a ninguna corrida de toros.

Lo encontré demasiado cruel

y no puedo compartir las ideas de la gente

que dice que tiene su belleza y todo ese tipo de cosas.

-Que los ingleses dejen las cacerías. Que también matan a los animales.

Como a ellos les gusta la cacería, en España nos gustan los toros.

-"Algunos de ustedes no son partidarios de ellas,

ya lo sabemos.

Otros, en cambio, como Hemingway,

se convierten en sus máximos defensores".

-Yo me acuerdo que en mi última temporada

decidí celebrar mis goles con un derechazo.

Un pase taurino.

Me interesaba muchísimo aquello.

Tú ves ese pasillo y dices: "Aquí va a pasar algo".

Miedo torero de que al corte de la tarde...

Miran al palco...

Igual no pasa nada,

y muchas veces no pasa nada en absoluto.

Yo me olvido de mi miedo.

En ti creo, torero...

Fui a ver una de esas corridas,

a donde llevaban a los turistas japoneses en los 80,

le metían unos novillos que podían ser perros,

daba exactamente igual.

Estos creían haber visto una faena. Una corrida.

Evito escribir de ese mundo.

Además, lo evito para no perpetuar cierta imagen de España.

-Los toros a mí, en particular, no me gustan demasiado.

Me gusta mucho más el fútbol.

Sin embargo, y aún reconociendo que tiene algo de cruel los toros,

basta que sea una fiesta española, para que la defienda y me guste.

Traje de luces y negra montera,

tarde de toros, la plaza reverbera.

Me sorprendo muchísimo

que cuesta la mitad de precio el sol y la sombra.

¿Cómo voy a pagar el doble para estar en la sombra?

He trazado media Europa para el sol...

Poniéndome al lado del picador con 15 cervezas, con aquel sol,

con aquella sangre, me cago en diez.

Me di cuenta acto seguido de que los españoles no eran tontos.

Los tontos éramos nosotros.

-¿La fiesta de toros es una fiesta española?

-Hombre, claro. No faltaba más.

-¿Y si se suspendieran las corridas, qué pasaría?

-¿Que qué pasaría? Que los españoles no seríamos españoles.

-Como británico, nos gustan mucho las tradiciones.

Para los protaurinos, lo entiendo también.

-Pertenece a la historia de España.

No es una cosa que puedes decir "No" de golpe y porrazo.

La evolución de la sociedad hará su trabajo cuando lo haga.

-¿Si no hubiera corrida de toros en España, qué pasaría?

-Que será un cementerio.

-¿Si en España no hubiera corridas de toros qué pasaría?

-Yo creo que nada.

-El tópico de la corrida. Sí, claro.

Era evidente que el telediario,

cuando tenía que poner una noticia de España

siempre le metía, probablemente, una arena,

una plaza de toros y un olé.

Pero creo que era un poquito más el flamenco.

-España es diferente.

-La fiesta, la siesta, los toros,

son los tópicos que son decisiones a combatir.

-¿Tú sabes lo que más me ha gustado muchas veces?

-No, ¿qué?

-Cuando he salido por la calle de compras

y un albañil que ha estado en un andamio

me ha dicho: "Olé las morenas guapas".

Oye, me ha dado una alegría.

He dicho: "Este no sabe que soy Lola".

Me lo ha dicho porque le he gustado como mujer.

Eso para una mujer femenina es encantador. Me ha gustado mucho.

-Sobre el piropo hay tópicos.

Pasar delante de una obra con los albañiles

en determinados años...

Hombre, una chica guapa, algo iba a oír.

-"Piropo. Lisonja. Requiebro.

Generalmente dedicado a las mujeres que enrojecían al escucharlo.

El piropo es, por tanto, un requiebro.

Pero algo muy especial y típico de nuestro país".

-Había piropos que eran poesías.

Refranes, juegos de palabras.

Eran divertidos y no ofensivos.

-Guapa, tienes más grandes los ojos que los pies.

O los bombones se derriten en el sol.

-Había algunos que eran para coger un ladrillo y tirárselo.

Bastante groseros.

-Un día me puse un vestido de estos trasparentes

que estaban muy de moda.

Lo que no me dijeron.

-Estás como un tren.

Estas son carnes, no las que ha echado mi madre a la olla.

-No llegué ni a las dos calles.

-Era un fenómeno casi aceptado por la sociedad.

-Antes las mujeres aguantaban esto.

Hoy creo que ningún hombre se atreve a decir estas frases

que antes eran completamente de moda.

-¿Cree usted que el español es machista?

-Sí, yo creo que sí. Yo creo que sí.

Está como bien visto.

Si un señor llega con la copa, o dos o varias más

con los amiguetes y tal:

"Anoche me lo he pasado y tal".

Llegas a casa, te miras al espejo y dices:

"Soy la pera... Ayer un 10".

-Un macho ibérico no está extinto.

El papel de la mujer ha cambiado muchísimo en 40 años.

-¿Entiende usted de toros? -No, no. No entiendo de toros.

-¿Su marido entiende más que usted? -Yo creo que sí.

Como hombre, tiene más capacidad que una mujer, creo yo.

-Hay quien dice que una mujer tiene menos capacidad que el hombre

para entender de toros.

-Yo creo que una mujer tiene capacidad para todo.

Para entender de toros y para realizar cualquier...

-Bien, bien, bien.

-Cuando yo llegué en los años 80,

el tener un novio formal, el tener un marido,

te ponía en la sociedad en un estatus respetable.

-Que esta misma mujer casada

no puede viajar fuera sin el permiso de su esposo.

-No podían abrir una cuenta corriente las mujeres.

Tenían que pedirle al marido permiso

para sacar dinero del banco.

-Me parece un pasado de la edad media.

-¿Es usted partidaria de la independencia de la mujer casada?

-Desde luego que sí. -Claro que sí.

-Según cómo, claro. Hay muchas clases de independencia, ¿no?

-Según cómo. Creo que tienen ya bastante.

-Esto ha cambiado profundamente.

Hay más mujeres hoy en día en las universidades que hombres.

Hay muchísimas más mujeres trabajando.

Es un cambio fundamental en este país.

-Venía con la riada. La riada democrática arrastró y obligó a eso.

Y luego empezaron todos los movimientos

que contribuyeron, evidentemente, a homologar a la mujer,

que todavía hoy no está homologada, por ejemplo, en los sueldos.

-Entiendo que una mujer liberada sexualmente

es una mujer que vive el sexo con toda libertad.

-Entiendo que tiene la misma libertad que el hombre.

Lo entiendo así.

¿Y por qué no puede tener la misma libertad que el hombre?

-Para mí un poco fuerte es eso.

Que sea libre es una prostituta.

-El machismo yo creo que por la noche de los tiempos,

algo de eso quedará siempre.

Es decir, que lo tenemos en los genes.

Me estoy haciendo una autocrítica.

-Creo que en este tema de las libertades,

España es uno de los más libres de Europa.

-¿Qué sabes de Europa? -¿De Europa?

Que es donde estamos todos los países europeos.

Éramos Europa antes de entrar en el mercado común.

Eso que dicen de que hemos entrado en Europa está muy mal dicho.

-Ante todo, me considero más bien español.

Con esto de la Comunidad Europea y tal, pues sí.

-No, no entiendo eso. No entiendo nada.

-Yo he estado en Europa desde que nací.

Yo me he sentido europea siempre.

Que vamos, que no han descubierto América ahora

por decir que hemos entrado en Europa.

-España es un país en el que yo pienso,

y di mi opinión honestamente,

no hay detrás y delante.

Es lo que me gusta. Se puede estar muy tranquila.

-"Los españoles son generosos y amables con sus visitantes.

Algo ingenuos, materialistas,

una mezcla de nuestros héroes don Quijote y Sancho".

El español es muy generoso

con los extranjeros que vienen aquí y hablan español mal

o lo que sea,

o lo hablan bien pero con mal acento.

(ACENTO INGLÉS) -Venimos de los Estados Unidos de Norteamérica.

-A cantar flamenco.

-Pero flamenco en inglés, ¿eh? -Okey.

-El humor británico tiene un empaque

intelectual muy importante.

(CANTAN) -"One, two,

one, two, three".

-De puta madre.

-Hay mucho más humor negro en España. A mí me encanta.

El humor inglés es más irónico. Más seco.

Los españoles no han perdido su sentido del humor

a pesar de tanta crisis, ¿no?

Puede ser que en tiempos de crisis salen más chistes.

-En las varias crisis económicas,

la familia ha sido el pilar que ha sujetado el edificio

que empezaba a temblar.

La familia, en lo bueno, lo malo,

en el mediterráneo ha sido siempre muy importante.

-La unidad, la solidaridad en las familias.

Si los abuelos algún día deciden ir de huelga,

este país va a tener problemas.

Los extranjeros suelen decir de los ingleses

que cuidamos los animales mejor que nuestros ancianos en España.

Sigue siendo un país donde un hijo se siente casi insultado

si no cuida de sus padres.

En Inglaterra, la mayoría de la gente mayor pasan sus últimos años

en una residencia.

-El optimismo de los años 80 no se ha vuelto a repetir.

Eran años alegres y positivos que el periodista podría escribir

sobre progreso del país.

Eran años muy satisfactorios. Más optimistas que hoy.

-Notaba muchísimo la cercanía de la gente.

Mi hijo todavía lleva los moratones en los mofletes.

Cada vez que parábamos en el garito,

viene alguien y le agarra el moflete.

-Mi novia, ahora mujer, me cuenta: "Oye, William,

a estas personas que te vas a encontrar tienes que darles besos".

-Se decía don todavía

a las personas respetables, como decían.

Esto ha desaparecido completamente.

-¿Ustedes qué creen?

¿Dentro de cada español hay un torero, un don Juan o un Quijote?

-¿Y las españolas?

¿Somos todas ardientes, apasionadas y matadoras?

-Y sobre todo, ¿cómo llevamos los españoles y las españolas

todos esos sambenitos que se nos han colgado.

Esos sambenitos que forman parte de la oferta turística nacional.

-¿Cuál es el país que no utiliza ciertos tópicos?

Los tópicos los hay en todos los países,

lo que pasa es que el sur al tópico le añade lo pintoresco,

lo exagerado.

(Música)

Mucha gente ha venido a España,

escritores y periodistas, con la carpeta España ya escrita.

Luego se daban la vida padre aquí, porque es un país muy divertido.

Pero hubiesen escrito lo mismo estando en sus respectivos países

porque venían con una literatura y una leyenda exagerada.

-Los clichés duran bastante más tiempo que la realidad.

Tal vez una generación más habla de este tipo de España

que es la España del pasado.

-El tópico ha hecho daño, pero ese tipo de tópico.

En la clasificación de un país con simpleza,

con ligereza, con superficialidad.

Cuidado, que voy, soy el típico español.

El tópico de por sí puede ser malo.

Pero si el típico tópico me funciona para vender un producto...

¿Y por qué no?

-Aquí, como veréis, hay mucha gente que baila en todos los sitios.

(HABLA EN INGLÉS)

-Muchas veces, cuando hablo con mis amigos ingleses:

"Yo he estado en España, estuve por Torremolinos".

Sí, pero esto no... España es otra cosa.

Es la parte proporcional que España concede a ustedes.

Podéis comportaros como nunca jamás se os ocurre comportaros

cuando estéis en casa.

Españolear, españolear.

Es lo que hacen los turistas cuando vienen por acá.

Españolear, españolear.

Ellos saben que lo nuestro les da la felicidad.

Yo he estado cuando la gente

habla de España como si fuera una república bananera.

Había bastante ignorancia de España fuera.

-Es el papel de los españoles

explicar que aquí hay unas autonomías que son como en Alemania.

Aquí hay una facilidad para los homosexuales de casarse

que no existe ni en la mayoría de los países.

-Es un país que ha cambiado profundamente.

Pero el mensaje se está entendiendo un poco fuera de España.

Españolear, españolear.

Es lo que hacen los turistas cuando vienen por acá.

Españolear, españolear.

Ellos saben que lo nuestro les da la felicidad.

Españolear, españolear.

España, camisa blanca de mi esperanza,

de seca historia que nos abraza

con acercarse solo a mirarla.

España está efervescente.

Era una España en movimiento.

Si los 80 fueron unos años importantísimos.

-Eran tiempos de grandes fantasías. Todos cumplieron una función.

Fueron fundamentales todos, como toda la ciudadanía.

Gente que eran enemigos, no adversarios,

comiendo juntos, preparando una Constitución,

preparando una ley.

Era un periodo de una grandísima creatividad.

Que así nos hace a todos igual.

Esa época se había anunciado que España

iba a traer los Juegos Olímpicos.

España no tiene miedo de ganar.

Había perdido su miedo de vivir.

Luego, trasladado al deporte, perdió su miedo de ganar.

-Era un gran éxito.

Era la prueba de que España había pasado a la historia.

-Qué maravilla.

-Hoy hay una operación tremenda, es la operación olvido.

Los pactos entre adversarios significan siempre claudicaciones.

Cesiones de un lado y del otro.

Hoy estamos invocando el diálogo,

pero estamos criticando el diálogo de esos años, que fue en milagro.

-Es muy fácil criticar desde hoy

sin entender lo que pasó hace cuatro años.

-Fue un milagro. Fue chapó.

Había que quitarse sombrero, gorra,

lo que se llevará en Europa,

por lo que estaba ocurriendo en España.

Fueron años de milagros.

Gente, enemigos jurados

que conseguían dialogar y construir...

-Esa fue una gran labor y no debemos olvidarlo.

Eso ha traído la paz

en el periodo más prolongado que ha tenido España.

-Ha habido un freno de mano.

Estoy viendo cosas, escuchando cosas,

que no me gustan nada.

Un solo país que es España al cual he tenido la fortuna de conocer...

Es tan hermoso.

De raíces, culturales distintos...

Idiomas.

Comen cosas distintas.

Es una enorme virtud que tenemos.

Es maravilloso.

Pero hemos podido crear de nuestra mayor virtud

nuestro principal problema.

Y me fastidia mucho.

-Fue fugaz.

Una sociedad que disfrutaba su libertad

y se divertía a chorros,

eso yo me lo volvería a traer ahora.

(Música)

Descubrir la espontaneidad, el optimismo, la risa.

La alegría de la vida.

-Esa calidez de los españoles rodeado de cariño,

es lo que me ha hecho quedarme tanto tiempo

con "ninjo" japonés. Se llama "ninjo".

Sentimiento humano.

-Y qué más da. Es auténtico.

No está intentando ser maleducado, ¿no?

Aquel granuja que pasa por el disco rojo.

Eso de que llegamos un pelín tarde.

Es una imperfección.

No me gustaría decir lugar perfecto donde todo funcione.

Como si fuese el Reino Unido o Alemania.

Esos países tremendamente exitosos.

-Francamente, después del brexit,

estoy feliz de que no tengo la más mínima intención

de regresar a mi país.

-Yo me siento tan español...

No pegaría nunca un tiro por un perímetro llamado país.

Ahora, sí que defiendo las unidades de los países.

La configuración que tiene Europa como la tiene.

-Tal vez tiene que ver con el sol.

Tal vez tiene que ver con un clima

que es una vitamina que los españoles tienen

gratuita cada mañana.

Una alegría de vivir que me sigue gustando.

Por eso estoy aquí.

-Me ha parecido hermosísimo

poder vivir 30 años.

He visto la felicidad de padres

viendo cómo sus hijos tenían más que ellos.

Solo para volver a ver ahora

a los hijos que nunca obtendrán lo que sus padres han tenido.

-A mí me alegran los dos países y me duelen los dos países

exactamente igual.

Decir que tengo el corazón partido... No. Compartido.

Eso lo he pescado de una canción, ¿no?

"Corazón partido", ¿no?

-Yo creo que me moriré en España.

(HABLA EN JAPONÉS)

Quiere decir "Gracias, España".

A mí la palabra inmigración,

aun cuando el diccionario de sinónimos no lo expresa,

significa dolor.

-Nadie abandona el lugar

en el que ha vivido toda su vida y en el que ha vivido su familia

con alegría.

-Es preferible ser pobre y no andar...

-La muerte de Lucrecia fue la crónica de una muerte anunciada.

No era Lucrecia la que iba a morir, era cualquiera.

-Al inmigrante no le quiere nadie en un país.

Al inmigrante, lo ideal sería que pudiera trabajar

y después desapareciera.

La familia podría escribir un libro.

El libro sería dramático.

-Empecé a buscarme trabajo en un vertedero de basura.

Con cartones y plásticos.

Aquello era una peste.

-Nos echaron.

Yo me pregunto, si a uno le echan de donde está trabajando,

en un vertedero...

¿Dónde va a ir?

-Hablaba de las conductas racistas

y a mí me decían que era un exagerado.

Que en España no había racismo.

  • Typical Spanish

Ochéntame otra vez - Typical Spanish

08 feb 2018

El capítulo trata de construir el tópico para desvelar qué es real y qué es falso cuando utilizamos la expresión typical spanish

ver más sobre "Ochéntame otra vez - Typical Spanish" ver menos sobre "Ochéntame otra vez - Typical Spanish"
Clips

Los últimos 172 programas de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luis Berni

    Si TVE tiene un programa llamado "Españoles en el mundo", aquí tranquilamente podría haber sido "Extranjeros en España", definiendo la idiosincrasia española. Me llama la atención que no lo haga gente nativa. No todo lo que sé de España lo aprendí por TVE Internacional, pero mis conocimientos se ampliaron mucho más gracias a éste canal. De paso, aprovecho para felicitarlos por el programa anterior también, "Rebelión en las aulas", para saber y aprender de asuntos que no conocía de antes. Hasta la próxima.

    10 feb 2018