'Ochéntame otra vez' prolonga la experiencia de los espectadores de la serie. Con una fórmula basada en la cuidada selección del archivo de RTVE y la aportación de testimonios directos de los protagonistas o testigos de los acontecimientos narrados, 'Ochéntame otra vez¿ ha obtenido en 2015 del premio de la Crítica a Mejor Programa de Entretenimiento del Festival de Vitoria y el premio Iris a Mejor Programa Documental de la Academia de Televisión.

3559761 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - Reporteros de guerra - ver ahora
Transcripción completa

Es impresionante el desconcierto que existe.

Seguimos escuchando los disparos que llegan desde el aire.

Acaba de estallar, quizá, la batalla por Saigón.

Son, exactamente, las 18:20 horas, 28 de abril.

La confusión es enorme.

La calle está muy vacía, pero aún así,

escuchamos, ahora mismo, ruido de sirenas.

Javier, agáchate. Agáchate.

(Disparos, sirenas)

(Música)

Abro la ventana

y veo el cielo cubierto de paracaidistas turcos.

Todo el cielo, como en las películas, cayendo paracaidistas.

Dije: "La guerra, estás en la guerra. Arturo, estás en la guerra".

-He tenido el dramático privilegio, evidentemente,

de filmar la muerte en directo.

(Continúa la música)

"Si grabo, tú matas a este para que yo lo grabe, yo no grabo".

(Continúa la música)

Casas ardiendo, muertos, gente deambulando por la calle,

tiros, empiezas a oír...

(Continúa la música)

Eso da mucho miedo.

La principal causa es que no sabes por dónde vienen ni cuándo vienen.

(Continúa la música)

Este es el final.

Nuestras aldeas, los pueblos, todos han quedado desiertos.

Nadie en la carretera.

A partir de aquí, territorio del Viet Cong.

Al día más duro de mi vida,

al día más desagradable,

al día en que yo lloré espontáneamente,

fue el último día de la guerra de Vietnam.

("Navidades blancas", Bing Crosby)

-A mí me dijeron: "Vietnam".

Joder, un tío de 19 años en Madrid...

Dije: "Eso es una locura, pero esta es la mía.

Yo tengo que ir ahí".

Dicho así, parece una frivolidad, pero me gustó.

Me gustó el trabajar en esas cosas, o sea, no me gustó la guerra.

-"Navidades blancas", cantada por Bing Crosby,

además, especificando esto,

era la contraseña que ofrecía

la radio de las Fuerzas Armadas norteamericanas

para que los últimos que quedábamos en Vietnam,

entre ellos, unos cuarenta y tantos periodistas,

saliésemos corriendo, pero inmediatamente,

a los puntos de evacuación,

porque era el momento en que ya se llevaba a cabo

lo que llamaban ellos la "evacuación en rojo",

la evacuación a la desesperada.

Estas son las escenas más patéticas y más dramáticas

que se pueden presenciar en el Vietnam, en el Saigón.

Según nos acaban de decir,

los van a llevar, dentro de unos instantes, al aeropuerto,

donde tomarán un avión para Manila

y, desde allí, a Noruega, concretamente, a Noruega,

donde algunos padres van a hacerse cargo de ellos.

(Música)

Cuando llegó un autocar, más tarde, a buscarnos,

hubo una peregrinación por las calles de Saigón

a tiro limpio de los marines, abriéndonos paso.

Intentaron evacuarnos desde el puerto y había una masa enorme de personas

que querían ser evacuadas.

Intentaron, los marines, llevarnos a la Embajada americana,

que estaba rodeada por unas 300 000 personas.

Esto, para nosotros, ha terminado.

Después de una mañana dramática, vivida bajo...

una cantidad inmensa de disparos, de bombas por todas partes,

y los americanos van a evacuar

a los últimos extranjeros que estamos en Saigón.

Miles de personas apretándonos desde arriba,

mandándonos cuerdas para que nos enganchásemos.

En un momento determinado,

cuando iba a subirme, a cogerme a la cuerda,

he visto a una mujer, una anciana, muy vieja, muy mayor,

con un bebé en el brazo, apretujándolo, apretujándolo.

Miré al niño y me di cuenta que el niño estaba muerto,

tenía la cabecita colgando.

En aquel momento, yo me desmayé.

(Música)

Creo que con mi generación se da un cambio interesante

a lo que es el periodismo de guerra en España.

Hasta entonces, sobre todo, por la televisión,

era un periodismo...

más tipo de espectáculo

y lo importante era que el periodista estuviera allí.

Estábamos en Vietnam, estábamos en el Canal de Suez,

estamos, el estar ya justificaba el reportaje.

Pero con mi generación, hay una mayor seriedad en contenidos,

por entendernos, ¿no?

Ya se da más información.

Yo viví a caballo entre las dos generaciones,

viví a caballo entre esos dos mundos.

(Música)

En el Líbano, lo peor está siempre por venir, por suceder.

Este es el testimonio de nuestros enviados especiales

bajo el fuego en Beirut durante las dos últimas semanas.

Beirut espera con auténtico miedo el final de la guerra.

La población civil,

que no sabe de política ni de intereses internacionales,

habla de sus angustias, de sus hijos muertos,

de sus bienes perdidos en todas las ciudades libanesas.

(Música)

Están reconstruyendo un puente

que saltó bajo los efectos de una bomba.

Esta es la ciudad libanesa de Hammana,

que fue tomada hace, aproximadamente, 20 días.

La intervención fue así.

(Continúa la música)

Yo iba por aquellas calles filmando, no sé qué...

Haciendo fotografías y tal y estaba cansada.

A pesar de que era muy joven, extenuada, no había comido,

no había bebido.

Me senté sobre un montículo, sobre unos escombros

y estaba abatida.

De pronto, vi llegar una anciana con un vasito de agua en la mano.

Venía con la mano temblorosa con el vaso de agua.

Se me quedó mirando y me ofreció el vaso de agua.

Aquello me produjo tal impresión,

de que alguien que está sufriendo muchísimo más que tú,

que tiene muchos más años que tú,

sea capaz de compartir la pobreza, la miseria, la desesperación humana,

pero tener la solidaridad, que yo llamo, de los pobres.

-La gente, en los momentos...

de dureza y de guerra y de muerte,

te demuestran lo que son.

(Continúa la música)

Vete detrás del coche.

¡Eduardo!

Filma, filma.

(Continúa la música)

Miedo, da mucho miedo.

El miedo...

La principal causa es que no sabes por dónde vienen ni cuándo vienen.

El Líbano no vivió una guerra, sino varias superpuestas.

Musulmanes contra cristianos, izquierdas contra derechas,

chiitas contra israelíes, israelíes contra sirios,

palestinos contra israelíes, palestinos contra palestinos,

milicias cristianas contra milicias chiitas.

Y dentro de cada bando,

facciones armadas que, a su vez, se oponen entre sí.

El Líbano era dentro de la ciudad

y entonces, curiosamente, la gente se iba adaptando al Líbano.

"La ciudad está dividida en dos partes,

la occidental, mal llamada musulmana, y la oriental o cristiana".

El cruzar de una parte a otra de Beirut

es siempre una aventura.

Aquí, los taxis que se arriesgan a hacerlo

aligeran el paso, porque hay los tiros de los francotiradores.

La gente de Beirut, los beirutíes,

es gente muy alegre y muy de calle y muy de restaurante y de terraza

y entonces, se iba metiendo en sus casas

y se encerraban en sus casas y las calles estaban vacías.

Habían llegado a una especie de acuerdo

que es que por las mañanas no había bombardeos,

la gente salía a comprar y tal

y luego, cuando empezaban los primeros bombardeos,

cerraban las persianas de las tiendas y la gente desaparecía.

Se estaban adaptando a una situación tan terrible como esa.

Ahora mismo, está empezando un ataque de artillería,

están cayendo los morteros aquí.

Esta es una de las iglesias.

Todas las tardes, a partir de las dos de la tarde,

empieza el fuego de artillería

y se va haciendo más intensivo,

hasta por... Que dura toda la noche.

Tienen, lo que ellos llaman, luz y sonido.

Nosotros íbamos a casa del embajador Arístegui,

que estaba en un alto,

y desde allí, filmábamos el bombardeo de la ciudad.

Toda la tarde bombardeando.

-Nosotros estamos más castigados o hemos estado más castigados

por los morteros.

Son los que tiran, como sabéis, por elevación.

-Hasta que una de las bombas cayó en su casa y lo mató.

"El ser embajador no supone, actualmente, inmunidad alguna.

El obús, de 240 mm,

que cayó sobre el jardín de la embajada española

ayer a mediodía

y que les costó la vida a él, a su cuñada y a su suegro,

dejando gravemente herida a su esposa,

no sabía de inmunidades".

(Música)

Desolación, angustia, terror, odio, sentimientos fácilmente perceptibles

en los rostros de los pocos que lograron sobrevivir

a la terrible matanza que duró cerca de 36 horas.

Sabra y Chatila fue, el 16 de septiembre de 1982,

un aldabonazo en las conciencias del mundo,

un aldabonazo prontamente olvidado y repetido.

Sabra y Chatila fue uno de los horrores mayores

que he podido ver,

la masacre que habían hecho los israelíes.

Entonces, era ministro de Defensa el judío Ariel Sharón.

Dio órdenes de exterminar a todos los palestinos de ese barrio.

"Aquí, la destrucción es total.

El tableteo de los fusiles automáticos no se ha detenido.

El olor es insoportable, por los restos calcinados de basura

y los cadáveres que permanecen bajo los escombros".

-Recuerdo el olor, de Sabra y Chatila recuerdo el olor.

Hacía calor,

había muchos muertos, estaban amontonados,

había moscas, recuerdo el zumbido,

y el olor.

Un recuerdo más intenso que el de los muertos, ¿no?

Que es el perro con la pata rota.

Había un perro con la pata rota de un balazo

o de un cascote de metralla y seguía...

Le tiré una piedra y el perro se quedó, con la pata rota, mirándome

y me fui

y todavía hoy, con 64 años,

recuerdo al perro de Chatila y todavía me siento...

mal, me siento removido, me siento húmedo por dentro,

porque no pude hacer nada por él y ese perro me...

Para mí, ese perro simboliza muchas más cosas,

me produce más remordimiento que muchas cosas que he visto.

-¡Patria o muerte! (TODOS) Venceremos.

Adelante, marchemos compañeros,

avancemos a la revolución.

Miedo, fundamentalmente, en Nicaragua.

Comandante, para TVE. -¿Cómo estás?

-¿Qué opina de las agresiones actuales?

¿Cuál es la situación del país?

Iba junto con un grupo de periodistas

en una comitiva que íbamos siguiendo a Ortega.

"Una vez terminada la visita de Daniel Ortega a Jalapa,

se organizó un convoy de periodistas.

Unos iban hacia Managua y otros optamos por ir al frente".

La contra tenía preparada una encerrona y nos atacaron,

pensando que iba a Ortega.

"Nada nos hacía suponer que la muerte estuviera tan cerca".

Tuve la suerte de que iba en el último coche de la comitiva.

Mataron a seis o siete de los jóvenes sandinistas,

que estaban en cabeza.

(Disparos)

"De repente, sentimos un tableteo de ráfagas de ametralladora

a ambos lados de la carretera

y casi simultáneamente, un impresionante fuego de mortero.

Los primeros coches del convoy,

intentaron hacer una barricada para protegerse

y defender a los que íbamos detrás".

(Explosiones)

Aquello duró una hora y media.

En hora y media, realmente, pasa,

la película de tu vida, pasa totalmente.

(Disparos, helicóptero)

El joven sandinista que iba a mi lado me dijo,

paró el coche, naturalmente,

porque nos estaban, los obuses, cayendo encima,

me dio un revolver, un viejo revólver, y me dijo:

"Compañera, defiéndete".

Yo en mi vida había tenido un revolver en la mano.

Me tiré al suelo, a la cuneta.

"Las fuerzas de la contrarrevolución están atacando.

Tenemos dos coches militares delante de nosotros.

En este camión, vamos un camión lleno de periodistas,

pero estamos absolutamente desprotegidos,

exceptuando una pistola que me han dado a mí, personalmente".

Tuve una cosa muy clara, aquella pistola

que yo no creo que fuese capaz de utilizarla,

aunque en una situación límite nunca sabes lo que puedes hacer,

a mí me sirvió para darme tranquilidad.

Pensé que antes de caer en manos de la contra,

desde luego, me iba a pegar un tiro, eso lo tenía clarísimo,

antes de que me torturasen.

-En algún momento, el periodista tiene que defender su vida también

y Carmen, además, era una mujer, es decir, la mujer en la guerra

también corre el doble de riesgos que el hombre, siempre.

-Me he visto en situaciones muy difíciles,

pero nunca jamás en el coche que viaja TVE

y que pone "Prensa", en árabe o en inglés, viaja un arma.

Si yo viajo en ese momento en ese coche

y hay alguien que tenga un arma, me bajo del coche.

Los periodistas no tenemos que llevar arma,

el único arma que llevamos es un bolígrafo y la cámara

y estos, tuvieron que coger un arma.

Más de uno lo dice:

"Antes me mato o me pongo a disparar".

Bueno, haber venido, en vez de con una cámara con un Kaláshnikov.

-En Eritrea, una vez, me dijeron:

"Arturo, esto está muy mal, hay que irse hacia Sudán.

Toma un Kaláshnikov, búscate la vida",

y me la tuve que buscar.

Durante un mes, anduve por allí

con gente huyendo hacia la frontera de Sudán

y llevaba un Kaláshnikov.

A mediados de los 80,

Carmen Sarmiento abandona el espectáculo de la guerra.

Este es el primer convoy, el que iba el primer lugar.

Han traído en él a varios heridos y este compañero está muerto.

Entonces, es cuando decidí hacer otro tipo de periodismo.

De los que sufren, de los que no tienen voz,

de los marginados, de los desheredados de la tierra.

Hay, aproximadamente, entre 6 y 7 millones de personas

que están condenadas a morir de hambre.

De hecho, cuando ya se quiere hablar del hambre más atroz,

se denomina el "hambre etíope".

Lo que en cualquier país occidental

no significaría nada más que un simple eufemismo

cuando decimos "Me estoy muriendo de hambre",

aquí, desgraciadamente, es una cruel realidad.

Aquí me entran todos, la madre y los niños.

(HABLAN EN INGLÉS)

"Tuve, sin embargo, la satisfacción

de ver sonreír a alguien por primera vez

en estos campos de refugiados".

Yo he tenido el dramático privilegio, evidentemente,

de filmar la muerte en directo.

Es una dramática situación en tu vida.

En el momento álgido de la hambruna en Etiopía, yo estaba allí,

y veía llegar a los campesinos y campesinas

con los pies ensangrentados, con un trapo sobre el cuerpo,

era el vestido de toda la vida.

Y caían, literalmente, delante de la cámara

y morían exhaustos.

Sientes una rabia profunda.

(Música)

La Plaza de Tiananmen se llenó de gente.

Dormían en tiendas de campaña, les querían desalojar y no podían.

Conseguí colarme dentro de la plaza y allí me instalé y me quedé.

Parecía que todo se había calmado un poco,

estaba relajado, tranquilo, yo cansado

y apoyé la cámara mía aquí,

me apoyé así y me quedé medio dormido un rato.

De pronto, un ruido muy ensordecedor y muy grande me despertó.

Miré y no podía dar crédito a lo que estaba viendo con mis ojos,

eran carros de combate entrando en la plaza,

arrollando todo lo que había por medio, o sea, no paraban,

tiendas de campaña, bicicletas.

Y yo aluciné, porque dije:

"Hostia, y la gente, ¿ha salido de ahí o qué?"

(Música)

Me fui al monolito que hay en la plaza,

donde estaba toda la gente haciendo piña,

y dije: "Pues yo aquí me quedo, a ver de qué va esto".

Se abrió un edificio, la Casa del Pueblo, que llaman,

que estaba en un lateral de la plaza,

empezaron a salir soldados y soldados

y dije: "Hostia, aquí nos van a 'piolar',

aquí nos vamos a quedar ni uno vivo".

La gente detectó que estaba allí y todos, sin entendernos de nada,

te das cuenta que te están diciendo:

"Cuidado con lo que estás haciendo, estás corriendo peligro,

como te vean... te cazan".

(Música)

Los estudiantes y el ejército hablaron y pactaron,

de alguna manera, la retirada de la plaza,

así que todos se pusieron a andar, entre ellos, yo, nos pusimos a andar

y era un corredor marcado por el ejército,

soldados a ambos lados y tú tenías que entrar por ahí.

De pronto, llegamos a otra gran plaza y allí nos estaban esperando,

era una encerrona y fue una escabechina.

Empezaron a pegar tiros...

Todo lo que desembocaba en la plaza, empezaba a morir.

(Música)

Los carros de combate,

yo vi cómo pasaban por encima de la gente,

que ya no sé si estaban más muertos o más vivos,

pero los pasaban por encima, o sea, era un desastre.

A mí me agarraron los chinos y me escondieron, porque me dijeron:

"Te están buscando".

Entonces, buscaron la fórmula de sacarme de allí,

porque se me dijeron: "Si te pillan, olvídate".

Fui el único.

No había nadie de prensa.

Consiguieron convencer a un tío que llevaba una ambulancia,

abrieron las puertas y, digamos, violentamente, tipo película,

me agarran, me tiran allí, me tapan con unos cartones y dicen:

"Pase lo que pase, tú de aquí ni te muevas".

La furgoneta se pone en marcha

y empezaron a tirarme encima de mí cuerpos de gente muerta...

Y así salí yo de la Plaza de Tiananmen.

-Fue una mañana de infierno, es una tarde de infierno

y será, sin duda, una noche de infierno.

Esto es Sarajevo, en llamas, bajo la artillería serbia.

(Música)

Yo pasé muchísimo tiempo en Sarajevo, muchísimo tiempo.

Una guerra de ciudad es... una barbaridad.

Porque en Sarajevo, contadas, había días que caían 7000 bombas.

Yo me sentía, digamos, sin serlo, me sentía ciudadano,

a mí me disparaban todos los días, claro, a mí me tiraban bombas.

Vivía lo mismo que vivía cualquier hombre de Sarajevo o mujer.

No tenía agua en el hotel, no había comida,

la habitación no tenía ventana, pasaba frío, pasaba hambre.

Ahí es donde, de verdad,

he experimentado lo que es una guerra.

En los otros sitios, he ido a una guerra, he trabajado.

-Sarajevo, una ciudad sitiada,

sitiada de tal forma

que en el hotel Holiday Inn, donde nosotros vivíamos,

que era el centro entre los dos bandos,

aquí los serbios, aquí los bosnios, y tú en el centro...

(IMITA TIROTEO)

(Música)

Te asomabas...

Te asomabas, no a la ventana,

a los agujeros que había en la fachada del Holiday Inn.

"El hotel Holiday Inn,

residencia de los reporteros que cubrimos el asedio de Sarajevo,

recibió esta tarde cuatro impactos directos de artillería.

Nuestro cámara, Paco Custodio, grabó uno de ellos".

-Estábamos en la ciudad vieja,

pegados a la pared a la hora que tiraran,

y esperamos a que cayeran las bombas para acudir a donde caían.

Estábamos en un rincón, "Es aquí", íbamos corriendo y filmábamos allí.

Ese día, cayó en la Biblioteca Nacional de Sarajevo.

"El miércoles, cumplía, exactamente, un siglo.

La Biblioteca Nacional,

un edificio de estilo astrohúngaro en el centro de Sarajevo,

ardió el día de su aniversario".

-Fuimos corriendo y vimos arder aquello.

Además, lo hicieron deliberadamente.

Además, disparaban contra los bomberos que iban a apagar,

disparaban contra ellos.

Ver arder todo aquello, los libros, los incunables, las memorias,

los manuscritos sefardíes, todo aquello, era desolador.

Además, fue un bombardeo deliberado, concienzudo,

para reventar la memoria, no vencer al adversario,

no convencerlo, sino exterminarlo,

borrar su memoria, rapar a sus mujeres,

matar a sus hijos, borrarlos de la faz de la tierra.

(Música)

El ejército general yugoslavo está atacando duramente.

En sus posiciones,

los guardias nacionales están repeliendo el contraataque.

Los tanques disparan desde hace bastante tiempo,

hace un par de horas están tirando sobre esta posición.

-De Arturo se cuentan muchas batallitas.

Que contrataba a la gente y decía:

"Pega una ráfaga de metralleta y luego filmamos".

Esto podría ser una calumnia, ¿no?

-Voy a empezar diciendo que esa leyenda es mentira.

Conmigo, nunca, jamás,

le he visto dar un solo dólar para que nadie pegue un solo tiro.

Muchas veces de decía: "¿A que no tienes cojones

y te vienes conmigo a hacer la entradilla allí?"

"Este se va a cagar de poner la cabeza ahí"

"Ponte ahí".

-Me pongo allí, miro para atrás...

-Los serbios que hacían así,

como diciendo: "No me puedo creer que estos dos estén aquí".

-Digo: "Espero que no..." Me pongo y hago mi entradilla.

Digo: "¿Qué tal?" Dice Márquez: "Otra, no ha valido".

-Arturo hacía...

"Venga, vámonos", "Espera, no, creo que no ha quedado bien, otra".

-Y me hizo hacer cinco entradillas de pie, delante de los serbios...

-Para que veas si tengo, si tenía mala leche con él.

-Márquez era el tío más duro que he visto en mi vida,

pero no duro de pastel, de discoteca, duro de verdad.

Tenía un temple muy grandes

y cuando me ponía el ojo detrás del visor de la cámara,

parecía que era un testigo, un espectador,

no era partícipe de lo que ocurría, ¿no?

-Si tienes que mirar lo que tienes que mirar,

con el ojo izquierdo estás buscando, nunca se cierra.

Siempre estás mirando qué pasa, qué hay, qué no hay.

Las imágenes, las veo reales, no tengo que llegar a la edición

para luego ver qué es lo que hay en la cinta,

lo tengo muy claro, porque sé lo que he estado haciendo.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

-Veía los rastros luminosos entre sus piernas,

él estaba filmando, y ni se alteró,

siguió filmando al soldado herido.

(Explosión, música)

Intervine a ayudar a la gente, ¿no?

Termino y digo: "¿Lo tienes?"

"Sí, lo tengo,

pero otra vez que quieras ayudar, te haces enfermera, cabrón,

que me has estropeado el plano", ese tipo de cosas.

-Me acuerdo que un día estábamos tomando una cerveza

un grupo de periodistas de todos los lados

y estábamos charlando y había un tío que yo no le conocía de nada,

ni le había visto en mi vida, vamos.

Y me dijo:

"Tú te mueves en un Nissan blanco, ¿no?"

Digo: "Sí".

Dice: "A ti te he tenido yo tres veces en el punto de mira,

porque yo estaba de francotirador.

Tres veces en el punto de mira y me he preguntado:

'¿Me hago o no me hago al gilipollas este?'", dijo.

(Música)

Ahí te das cuenta de lo que puede valer tu vida.

Que un tío decida que al "gilipollas este" le atizo.

Y, gracias a Dios, no me atizó.

-Si estás en una guerra urbana,

lo que tienes que llevar es un coche de poca potencia,

si es posible, con el motor atrás y llevarlo con muy poca gasolina,

justamente, la gasolina que te dé para llegar al otro sitio.

¿Por qué?

Porque el peligro de la guerra urbana no es que te peguen un tiro a ti,

sino que le peguen un tiro al coche y la gasolina reviente y arda.

Si estás en una guerra en campo abierto,

tienes que procurar llevar un coche poderoso,

capaz de salir de cualquier problema y siempre lleno de gasolina para...

pirarte en cuanto puedas.

(Música)

¿Cuándo ha sido la última vez que usted ha dado la vuelta al mundo?

-El año pasado. -Lo dice usted tranquilamente.

-Habrán sido, no sé, siete u ocho o diez vueltas al mundo en total,

pero eso, a lo largo de tantos años, tampoco es demasiado.

-Sabía conjugar perfectamente

la aventura que él vivió cuando todavía

este periodismo era más aventurero que ahora,

porque entonces, el mundo se conocía muchísimo menos.

-El padre de la tribu. Un buenazo, una gran persona.

En torno a él, nos juntábamos una especie de pueblo de bondad

en torno al cual nos juntábamos, nos reuníamos todos.

-La tribu esta era de las tres des, divorciados, dipsómanos y depresivos,

un intento de definición rápida.

Bastante borrachos, divorciados todos,

incluso, muchos de ellos, muchas veces,

y luego, también, muy depresivos.

-Cuando venían los momentos duros,

que son esas noches en que te quedabas,

a lo mejor, encerrado en el hotel donde estabas

o en el alojamiento donde estábamos, con las luces apagadas, sin tener...

Pues Manu Leguineche se ponía a cantar canciones en euskera

y nos animaba a todos.

-Empecemos, si les parece, por un principio,

ese momento, entre encendido y alocado,

cuando alguien llega a TVE y dice que quiere viajar

y al poco, ya le vemos a muchos kilómetros de distancia.

Miguel de la Quadra Salcedo.

Con la pequeña cámara de cine

que había comprado con su sueldo de ballenero,

rodó la célebre escena de la anaconda.

Vimos a la anaconda y dije: "Tengo que cazarla".

Entonces, se enroscó y como estaba bien viva,

empezó a constreñir todos los anillos y casi me quitaba la respiración.

-Aparte de la belleza extraordinaria que tenía Miguel, evidentemente,

aquellas imágenes de él

con la serpiente enroscada en el cuerpo y demás,

aquel atleta, aquel hombre tan bello,

que, gracias a su físico extraordinario

y a su potencia y a su fuerza, llegaba a lugares extraordinarios.

-Fue la imagen por excelencia del reportero de televisión

durante muchísimo tiempo. Fue nuestro referente.

-Si en el mundo hay 198 países, él ha estado en 197.

-De repente, se quedaba sentado en una butaca y...

Frito, se caía el mundo,

él como una roca.

Y, de repente, se despertaba...

y no había quien le siguiera.

-Cuando yo era un niño y le veía con esas barbas y con ese bigote

en la televisión en blanco y negro

de mi barrio, de Santa Marta, de Ponferrada,

decía: "Me gustaría, algún día, conocer a este hombre o ser como él",

nunca he sido como él, pero sí he podido trabajar con él.

(Música)

TVE quiso mandar entonces,

todavía no había salido ningún equipo fuera de España,

quiso mandar un equipo y nadie se decidía,

porque nadie conocía, un poco, los gajes de ese problema,

de viajar rápido, sin permisos. Yo me ofrecí a ello.

Lo que encontró fue una auténtica masacre,

una atroz sangría, miles de muertos y mutilados

en un caos de mercenarios, niños soldado y violencia tribal.

Fue su primer reportaje

y a punto estuvo de costarle la vida.

Me cogieron filmando, me detuvieron, me llevaron a 15 km,

acusándome de "mulele".

Menos mal a los cubanos, que eran amigos míos,

con unos jeep con ametralladora me pudieron rescatar

y al día siguiente, rescaté las máquinas,

me metí en un avión y vine hacia aquí.

Están reprimiendo con gases.

TVE acaba de hablar con el hermano del Che Guevara en Santa Cruz.

Hemos sacado la impresión de que él ha creído,

al ver las fotos de los periódicos,

que no es su hermano el que está muerto y enterrado.

Dentro del estadio nacional, hay unos 6500 prisioneros.

-Miguel estaba siempre empeñado que quería ir a Eritrea.

Nos iban a dejar estar como seis, siete días.

Me fui con un pantalón y una camisa.

Tres meses estuvimos.

-"Los guerrilleros de las Fuerzas Populares de Liberación de Eritrea

tienen un campo de reclutamiento y de entrenamiento político-militar

a dos días a pie de la frontera con Sudán".

-Entramos por Sudán,

con tiros y escondidos y camuflados en camiones...

Estuvimos andando 3000 km.

Se dice pronto, 3000 km andando.

Acompañamos, desde cerca de Sudán, a un grupo de soldados

que se marchaban para la frontera con Etiopía.

Dormíamos de día, caminábamos de noche.

Fueron tres meses sin comer.

Nos daban, recuerdo, un puñado de trigo tostado para comer.

Te lo echabas al bolsillo

y te lo ibas comiendo por el camino como si fueran pipas.

Y así tres meses.

-La situación de esta gente es crítica, es penosa.

No tienen comida, están viviendo en los árboles

y si algún organismo internacional no hace llegar pronto ayuda aquí,

dentro de uno o dos meses,

el hambre que ha habido en Etiopía el año pasado, será poco

comparado con la situación que esta gente va a empezar a atravesar.

(Música tribal)

Íbamos andando una noche, en fila india,

y justo por el borde de un precipicio.

Yo oí un ruido metálico, un clac, y mi cabeza me dijo:

"Algo de la cámara se ha caído del camello".

Entonces, di un paso para la izquierda,

encendí la linterna para ver si se había caído algo,

y la pierna no encontró apoyo.

Para abajo, en la noche, veintipico de metros, es como...

Como soñar y no saber dónde estás siendo.

Y me di un golpe...

-El cámara de TVE, José Márquez,

y uno de los guerrilleros,

cayeron por un barranco de unos 20 m.

El guerrillero está muy grave,

parece que tiene rotura de la columna vertebral.

El cámara de televisión, José Márquez,

se ha roto la muñeca izquierda.

-No te preocupes, José. No mires.

-Lo que me había roto de verdad era la espalda

y tengo como diez, doce operaciones y, gracias a Dios, me defiendo,

pero estuve un año paralítico, sin poder andar, vamos.

-Todavía quedan 10 días de camello

de aquí hasta que podamos ir al Mar Rojo.

Pero, por esto, damos por finalizado el programa,

aunque quedaban algunas cosas que hacer.

-Una verdadera locura.

Adelgazamos más de 20 kilos cada uno, pero lo volvería a hacer.

Sin lugar a dudas, ahora mismo.

Y con Miguel, sobre todo.

(Música)

Ahora, en estos momentos están haciendo un gran esfuerzo...

TVE envió dos equipos, uno a cada lado del conflicto.

En la parte de Israel, De la Quadra, Verdugo y Márquez.

Esta columna fue detenida

en el momento de entrar en la tierra de Golán,

fue detenida por la aviación israelita.

En la de Egipto,

el cámara Tacho de la Calle y Jesús González Green.

Hemos cruzado el canal, estamos ahora mismo en el Sinaí.

Aquí hay un tanque israelita que acaban de capturar.

Tuvimos la suerte de estar en el sitio y en el momento.

Es decir, la suerte de que caigan las bombas allí, encima.

Vicente, ¿qué tal la situación aquí? ¿Qué has oído últimamente?

-Ahora mismo aquí, a unos 500 m de distancia,

a un Phantom y todo blanco ha largado media docena de bombas.

¡Cuidado, cuidado, cuidado! Que nos caen.

(Explosiones)

Ahí, todo el mundo a correr, a tratar de enterrarse,

menos Tacho, que se queda,

enseguida endereza la cámara y filma todo.

-Tápate la cara, Tacho.

(Explosiones)

¿Vienen más?

-Parece que nos hemos metido en pleno "fregao". ¿Puedes filmar?

-Está filmando.

-Y eso fue una emoción tremenda,

porque no sabes lo que es una bomba cuando cae a 100 metros, poco más,

cómo el suelo retumba.

Parece que viene un poco más lejos. Bueno, ahí viene. ¿Lo ves?

Lo que no se ve son las bombas.

Ahora, ahora silban.

La guerra es tan enorme en un espacio tan grande,

que llegas tarde siempre y lo que ves es, como mucho,

el humo de las casas y los muertos por el suelo,

pero el momento en que pasa, es muy difícil, y eso pasó aquí.

Era un espectáculo increíble.

Que se disfruta luego, cuando ha pasado

y cuando lo ves sentado cómodamente en tu casa.

(Música)

En Zaire entramos.

El peligro que habíamos calculado era pasar la tierra de nadie

que está entre los rebeldes y el ejército de Mobutu.

Salimos gritando, con los brazos en alto, separados...

Saca la pistola y me la pone en la frente, pero dándome un golpe.

Empieza a decir que somos mercenarios, asquerosos...

Nos hicieron un interrogatorio enorme.

Nos llevan a un sitio, después de hablar con el coronel que había,

nos ponen en fila y vemos, claramente, que nos van a fusilar,

porque hay unos soldados que están preparando las armas

y que se ponen en fila al frente de nosotros

con el teniente este, con la pistola siempre en la mano.

Benito empieza a gritar y a llorar: "Hijos de puta, que nos van a matar".

(Música)

Aparece un avión lejos, un Jumbo,

y el teniente ve enseguida que es el del presidente Mobutu,

porque tenía los dos leopardos pintados en el morro.

Entonces, para la ejecución,

los soldados bajan las armas, que las tenían ya preparadas.

Hablan con el presidente

y deciden que nos lleven a Kinsasa.

Que nos van a fusilar y que somos mercenarios cubanos,

clarísimo.

Entonces, el embajador de España,

que habló con Marcelino Oreja, el ministro de Asuntos Exteriores,

decidió comprar cuatro ataúdes y preparar para embalsamarnos

y mandarnos a España.

Salimos, porque el ministro de Asuntos Exteriores alemán

fue allí a darle la orden a Mobutu de que no hiciera el ridículo

y que nos echara de allí, pero que no siguiera con ese tema.

(Música)

Si hay unos que son muy bestias

y otros que son menos bestias,

tú ve a la guerra siempre del lado de los que son muy bestias,

porque si te cogen los otros, tú dices:

"Mira, corresponsal de guerra y estoy aquí, tal, no sé qué...",

y tienes posibilidades de salir con vida.

Ahora, si estás con los que son menos bestias

y te agarran los muy bestias,

te van a pegar dos tiros en el momento.

(Música)

Fuimos a entrevistar a Idi Amin Dada cuando era el loco de atar,

cuando estaba en plena actualidad por sus salvajadas,

por las cosas que hacía.

Una entrevista impresionante.

-Sí, tengo, creo, que unos 19 hijos.

-Decía todo tipo de barbaridades.

Una entrevista que se emitió en televisiones de todo el mundo.

(HABLA EN INGLÉS)

-Sí, tengo muchos hobbies.

Me gusta conducir y, muchas veces, participo en rallies y en safaris.

Me sentiré muy feliz cuando vengan españoles

a participar en los rallies de Uganda.

-La historia es que el Amin, al terminar la entrevista,

me metió en su despacho privado

diciendo que tenía que hablar muy seriamente contigo

porque sabía que yo era amigo personal del rey Franco,

decía siempre, el rey Franco,

y que tenía que mandarme un mensaje personal

que tenía que dárselo yo al rey Franco.

Era que sabía que había un conflicto con el Sáhara que él podía resolver.

"Lo que le pido es dos cosas:

que me manden un mapa del Sáhara para yo ver...

qué es el Sáhara y dónde está

y segundo, que después, manden ustedes coches españoles

para que participen en rallies aquí, en Uganda

y demuestran que tenemos buenas carreteras

y que lo que dicen los ingleses que tenemos las carreteras muy malas,

que no tenemos carreteras, que es mentira".

(HABLA EN INGLÉS)

Pero en TVE,

cuando ya lo teníamos montado,

me llamó el director de Informativos de entonces

y según entré por la puerta, me grita:

"¿Ha ido usted a hacer un reportaje a Nueva Caledonia?",

digo: "No, nunca estuve en Nueva Caledonia".

"¿Dónde ha estado usted estos días?", "He estado en Uganda".

"¿Con qué permiso?", digo: "Hombre, con el suyo,

que es el que firma las autorizaciones de viaje".

"Menudo follón.

vaya usted ahora mismo al Ministerio de Asuntos Exteriores".

El ministro, un señor bajito, que estaba en el fondo del despacho,

un despacho muy largo, muy largo, me acuerdo que medio oscuro,

"Me acaba de llamar el caudillo, el caudillo y me dice...",

y empieza a hablar como Franco:

"Ministro,

me ha llegado un telegrama de ese presidente de África

que fue boxeador,

que dice que estuvieron allí los de la tele

y que lo del Sáhara lo arregla él".

(Música)

La azotea del Hotel Intercontinental en Kabul

está sembrada de antenas parabólicas,

es la guerra en directo.

Nunca antes, la tecnología había permitido transmitir,

tan rápidamente, la información desde el frente.

Cuando la CNN, la llegada a Bagdad, lo hace en directo,

digo: "Bueno, esto ya... ¿Cómo es esto?"

Ahí, me estoy dando cuenta,

que ya había cambiado la historia de las guerras.

-Ahora, las televisiones,

piden al reportero que entre 20 veces al día.

"Que hay un directo a las tres, otro a las cinco, otro a las seis",

"¿Y cuándo hago el trabajo? ¿Cuándo voy a la calle?"

-En Siria, las mismas imágenes

en los mismos telediarios de todas las cadenas, ¿por qué?

Porque te lo hace un freelance y te lo envía a una agencia

y esa agencia te lo distribuye.

-Por eso son tan admirables estos chicos jóvenes,

como Ayestarán, todos estos españoles que están allí,

en Afganistán, en tal, cubriendo, con pequeñas cámaras,

con sus pequeños medios...

Nunca valoraremos lo bastante lo que estos chicos...

Son los últimos, los últimos...

ecos de una generación de grandes reporteros

que se apaga y muere con ellos.

-Ya no va a haber ningún Miguel de la Quadra Salcedo,

ningún Manu Leguineche,

no va a hacer ningún Manolo Alcalá ni Fernando de Giles

ni Jesús González Green, ya no hay ese tipo de reporteros.

-Hoy es la primera vez

que los carros de combate estadounidenses

han cruzado los puentes sobre el Tigris hacia el este.

Uno ha disparado, uno de esos carros de combate,

ha disparado contra el Hotel Palestina,

hotel donde se alojan la mayor parte de la prensa internacional.

En ese ataque, han resultado heridos cinco periodistas

y ha muerto uno de ellos,

el cámara español José Couso, de Telecinco,

a causa de las heridas que le ha causado, especialmente...

(Música)

Lo único que vale en esa situación es tener suerte

y ellos no tuvieron suerte

y les pasó,

como nos podía haber pasado a cualquiera, pero claro,

si tú vas a una guerra,

una de las cosas que tienes que pensar

es que puede que te peguen un tiro y que te maten.

-Miguel era... Era la guerra.

(HABLAN EN INGLÉS)

-Miguel era un freelance y un freelance no cobra un sueldo,

un freelance vive de lo que hace y si no haces, no comes.

Además, era muy religioso,

se confesaba antes de entrar en combate, se confesaba,

con el "pater" de los Cascos Azules.

Era un joven melancólico y valiente.

Murió haciendo un trabajo dificilísimo y peligrosísimo

en un lugar...

En el lugar más peligroso del mundo y lo mataron.

Por suerte, murió rápido,

porque en África puedes morir despacio.

-La guerra, al principio, es una aventura

y una cosa emocionante.

-Que se corran aventuras es una derivada de intentar

practicar el periodismo con rigor.

-Entre los corresponsales de guerra, hay siempre unión.

No hay... enemistades.

-Si no fuera porque soy optimista

y porque creo en la capacidad de lucha del ser humano

y creo en la revolución, entre comillas,

si no fuera por eso, no podría ni sonreír tan siquiera.

-Me imagino que, a lo mejor,

gracias a las imágenes que he sacado de allí,

han llegado medicinas, mantas, ha llegado agua.

Ha llegado gente a poner sus manos a levantar las piedras.

Y es doloroso, ¿eh? Es doloroso ver morir a la gente.

Muy doloroso, pero...

-Eso, después, te va dejando una serie de fantasmas,

de remordimientos, de imágenes, que no son cómodas de llevar.

(Música)

Vas en tu automóvil,

a toda pastilla por Sniper Alley, en Sarajevo,

mientras te disparan francotiradores, para transmitir a las tres.

Y hay un refugiado, alguien, un fugitivo,

que hace señal de que pares para ayudarlo y lo lleves.

Y va con su mujer y con sus niños y el niño con su osito de peluche.

Dices: "Si paro, no llego al Telediario".

Entonces, a veces, debo decir, que paras.

A veces es tan, tan...

Tan desgarrador, que dices: "Al diablo el Telediario", y paras.

Pero hay veces que no paras y sigues y transmites

y dicen de Madrid: "Lo vuestro, hoy, estupendo. Hemos abierto".

Luego, te vas al hotel y empiezas a pensar

en ese oso de peluche, en ese niño, en ese padre que estaban en el camino

y que no paraste.

Y piensas y piensas y a ese le sumas otro y otro

y al cabo de una vida de 21 años,

tienes un montón de ositos de peluche en la memoria que te hacen así.

Son las reglas, pero son unas reglas muy duras de aceptar.

(Música)

¿Cree que el perro es, verdaderamente,

el mejor amigo del hombre?

-No, creo que es el mejor amigo de la mujer.

(Música)

Soy muy mal escritor y pintor, no hablemos.

-Picasso hizo unos grafismos con el jabón de afeitar.

-Estoy pintando "Gala y Dalí".

-¿Qué prefieres?

¿Una escopeta, un caballo, una mujer, un avión o un amigo?

-Prefiero todo, porque todo es necesario en la vida.

(Música)

¡Ha ganado Nadal el partido!

(Música)

Ochéntame otra vez - Reporteros de guerra

53:05 07 abr 2016

"El olor de la guerra nunca se olvida". Lo dice Arturo Pérez-Reverte recordando su etapa como corresponsal de guerra para TVE.
Allí donde hubiera un conflicto estaban los reporteros de TVE. Los grandes periodistas de este país se curtieron en todas las guerras de la segunda mitad del siglo XX: Vietnam, Oriente Próximo, Balcanes, el Chad, Nicaragua, Irak.
A través del testimonio de los periodistas Diego Carcedo, Carmen Sarmiento, Jesús González Green, Alberto Vázquez-Figueroa y Arturo Pérez-Reverte, y de los reporteros gráficos José Luis Márquez y Manuel Ovalle, "Reporteros de guerra" repasa las grandes coberturas bélicas cubiertas por los hombres y mujeres de RTVE, desde la guerra de Vietnam hasta las guerras de los Balcanes y el Golfo Pérsico.
Por el capítulo desfilan también nombres míticos para el periodismo español como los de Manu Leguineche, Miguel de la Quadra Salcedo y Manolo Alcalá, los padres de la tribu.

"El olor de la guerra nunca se olvida". Lo dice Arturo Pérez-Reverte recordando su etapa como corresponsal de guerra para TVE.
Allí donde hubiera un conflicto estaban los reporteros de TVE. Los grandes periodistas de este país se curtieron en todas las guerras de la segunda mitad del siglo XX: Vietnam, Oriente Próximo, Balcanes, el Chad, Nicaragua, Irak.
A través del testimonio de los periodistas Diego Carcedo, Carmen Sarmiento, Jesús González Green, Alberto Vázquez-Figueroa y Arturo Pérez-Reverte, y de los reporteros gráficos José Luis Márquez y Manuel Ovalle, "Reporteros de guerra" repasa las grandes coberturas bélicas cubiertas por los hombres y mujeres de RTVE, desde la guerra de Vietnam hasta las guerras de los Balcanes y el Golfo Pérsico.
Por el capítulo desfilan también nombres míticos para el periodismo español como los de Manu Leguineche, Miguel de la Quadra Salcedo y Manolo Alcalá, los padres de la tribu.

ver más sobre "Ochéntame otra vez - Reporteros de guerra" ver menos sobre "Ochéntame otra vez - Reporteros de guerra"
Xcerrar

Los últimos 162 documentales de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El sueño olímpico

    El sueño olímpico

    55:35 25 may 2017

    55:35 25 may 2017 El 17 de octubre de 1986, Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional, pronunció en Lausanne unas palabras que desataron la locura en toda España: "A la ville de Barcelona". Barcelona acababa de ser nominada para organizar los JJOO del año 1992. La euforia y la alegría sacó a muchos españoles a la calle y en Barcelona se desató una locura que no finalizó hasta bien entrada la madrugada. El atleta Fermín Cacho lo recuerda así: al salir de clase, en mi colegio de Soria, me dieron la noticia y me dije: yo quiero estar allí. 

  • Bolero eterno

    Bolero eterno

    53:58 19 may 2017

    53:58 19 may 2017 El bolero es una música eterna, tanto como los sentimientos que recoge y describe en sus canciones: el amor, el desamor, los celos… siempre cantados con la pasión que tal género exige y merece. En ‘Bolero eterno’, ‘Ochéntame otra vez’ recordará los grandes éxitos del bolero como ‘Toda una vida’, ‘Piensa en mí’, ‘Solamente una vez’, o ‘Dos gardenias’, y a los artistas que las hicieron inolvidables como Antonio Machín, Lucho Gatica, Olga Guillot, Los Panchos,o Chavela.

  • Actrices del cambio

    Actrices del cambio

    50:49 11 may 2017

    50:49 11 may 2017 Programa dedicado a las actrices que destacaron en los 80. Repasamos las trayectorias de Verónica Forqué, Julieta Serrano, Ana Belén, Asumpta Serna, Cristina Marcos e Iciar Bollaín, actrices que llevaron a la pantalla personajes que describían a la sociedad española en los años de la apertura. También fue la década de la libertad de expresión cultural y ellas representaron los nuevos aires que se respiraban. También intervienen Ángel Harguindey y Joaquin Oristrell, periodista y director de cine. Este último además ha escrito algunos de los guiones que narran este cambio socio-cultural. Como bien apunta, los 80's significan el final de un rol femenino para empezar a describir otro papel de la mujer en la sociedad.

  • Sangre de aventureros

    Sangre de aventureros

    51:00 04 may 2017

    51:00 04 may 2017 En los años 80, TVE fue una ventana abierta al mundo en un momento en que viajar todavía era un privilegio que no estaba al alcance de todos.

  • Vidas rotas

    Vidas rotas

    51:38 27 abr 2017

    51:38 27 abr 2017 Recordamos la trayectoria, el triunfo y la decadencia o la muerte de aquéllos que dejaron inconclusa una carrera y una vida que se prometía exitosa. Antonio Flores, Tino Casal, Amparo Muñoz… artistas que fueron muy populares en los 80 y que murieron demasiado pronto o sufrieron las consecuencias de vivir deprisa y sin límites. Como les ocurrió a los boxeadores Urtain, Perico Fernández y Poli Díaz; deportistas que después de conocer la gloria se toparon con el fracaso estrepitosamente. O la presentadora Sonia Martínez, el músico Poch y el poeta Eduardo Haro Ibars.

  • El arte de la publicidad

    El arte de la publicidad

    56:06 27 abr 2017

    56:06 27 abr 2017 La década de los 80 fue la década prodigiosa de la publicidad española. En aquellos años de anuncios inolvidables, España se situó en el tercer puesto de la creatividad publicitaria mundial. ‘Ochéntame otra vez’ dedica un programa al repaso a los anuncios más icónicos de los 80 de la mano de sus propios creadores, que compitieron a un alto nivel entre ellos con resultados extraordinarios para sus marcas y para la imagen de la creatividad española a nivel mundial. Revisados treinta años después, muestran todo su poder evocador y su pervivencia en el lenguaje y en la memoria de la gente y, culturalmente, son una muestra de los valores sociales que irrumpían en la sociedad española, además de mostrar un altísimo nivel creativo que los hizo merecedores de los más altos reconocimientos internacionales.

  • Corazón verde

    Corazón verde

    49:56 20 abr 2017

    49:56 20 abr 2017 Los ensayos nucleares propiciaron el nacimiento de una conciencia a favor de la paz y la defensa del medio ambiente, así nació el ecologismo moderno.

  • Ibiza era una fiesta

    Ibiza era una fiesta

    50:56 06 abr 2017

    50:56 06 abr 2017 En la década de los 80, la cultura pastoril y hortícola de la isla, la moda Adlib, los mercadillos y las guitarras acústicas empezaron a compartir terreno con el turismo, las grandes discotecas, la música electrónica y la fiesta interminable. En ‘Ibiza era una fiesta’, recordamos esta época a través de los testimonios de varios protagonistas directos de aquella evolución: ibicencos de cuna y larga tradición familiar -como el empresario y exministro Abel Matutes- y aventureros que sintieron la llamada del sueño ibicenco y se instalaron en la isla para vivirlo en primera persona, como el fotógrafo Toni Riera, el relaciones públicas Carlos Martorell, el filósofo Antonio Escohotado, el promotor musical Pino Sagliocco y Merel y Alok, un matrimonio que se conoció en Ibiza y que allí rehizo sus vidas fundando la empresa de moda de inspiración hippy World Family.

  • 52:12 30 mar 2017 El camino de la libertad de expresión en España fue largo y tortuoso y se consolidó en los años ochenta.

  • 56:09 17 mar 2017 Ochéntame revisita la copla, ya tratada en el capítulo "Vidas de copla" de su segunda temporada. Pero esta vez el programa documental de la noche de los jueves centra la atención en los intérpretes masculinos. Como dice el cantaor catalán Miguel Poveda, "el papel del hombre en el mundo de la copla es fundamental": Manuel Quiroga, Rafael de León, Ochaíta, Valerio, Solano, Valverde son los pilares fundamentales, en lo literario y en lo musical, para que luego el intérprete, mujer u hombre, le de vida.

  • Benidorm, Benidorm

    Benidorm, Benidorm

    51:57 09 mar 2017

    51:57 09 mar 2017 A finales de los años 50, Benidorm era un pequeño pueblo pescador de la costa de Alicante de poco más de 2.500 habitantes. Díez años después, triplicó su población y se convirtió en un centro internacional de turismo con un modelo urbanístico pionero en la época. Era la ciudad de los vuelos chárter.

  • 53:19 02 mar 2017 Joan Manuel Serrat, Luis Eduardo Aute, Joaquín Sabina y Víctor Manuel son quizá los más conocidos. Pero hubo muchos más nombres: Rosa León, Pablo Guerrero, Hilario Camacho, Ana Belén, Lluís Llach, Carlos Cano, Javier Krahe, Labordeta¿ Cantando temas propios o musicando poemas ajenos, hubo un tiempo en que los cantautores consiguieron que la poesía estuviera presente en las listas de éxitos musicales. ¿Quiénes eran? ¿Qué cantaban? ¿Cómo contribuyeron al desarrollo de la democracia en España? ¿Por qué se diluyó la presencia de muchos de ellos a lo largo de los ochenta?

  • Arden las gradas

    Arden las gradas

    51:34 23 feb 2017

    51:34 23 feb 2017 El fútbol siempre se ha vivido con pasión pero en la década de los 80 esa pasión se desbordó con el nacimiento de los llamados ‘grupos ultra’, un fenómeno preocupante que trajo la violencia a las gradas y a los aledaños de los estadios españoles. ‘Ochéntame otra vez’ recordará estos hechos con los testimonios de varios protagonistas y testigos como el futbolista y entrenador Jorge Valdano, el árbitro Ildefonso Urízar Azpitarte y los periodistas Mari Carmen Izquierdo, Manolo Lama, Paco González y Emilio Pérez de Rozas.

  • El sueño europeo

    El sueño europeo

    52:27 16 feb 2017

    52:27 16 feb 2017 El 12 de junio de 1985 España firmó el tratado de Adhesión a la CEE, la actual Unión Europea, un hito en nuestra historia.

  • Captados por las sectas

    Captados por las sectas

    51:30 09 feb 2017

    51:30 09 feb 2017 En un contexto social de recién estrenada libertad religiosa en España, y mientras en el mundo entero persistía aún el interés por el orientalismo y subsistía el sueño del hippismo, se instalaron en España toda una serie de sectas importadas de otros países o de matriz nacional

  • Rumberos para siempre

    Rumberos para siempre

    51:37 02 feb 2017

    51:37 02 feb 2017 La rumba es un género musical inagotable, con artistas como Los del Río, Azúcar Moreno, Manzanita, Los Marismeños, Bordón 4, Junco, Rosa Morena, Maruja Garrido y Dolores Vargas “La Terremoto”. Artistas de largo recorrido que -con sus canciones- alegraron varias décadas, incluida la de los ochenta.

  • El amigo americano

    El amigo americano

    54:22 27 ene 2017

    54:22 27 ene 2017 Aunque las bases se instalan en el año 53, con la llegada de la democracia el estilo de vida americano se extiende por varios frentes. Hay un hecho político que es el detonante del relato, la polémica visita de Reagan a España, con el gobierno socialista. La calle hierve con el conflicto de la OTAN, con la renegociación de las bases, a la vez que la cultura americana arrasa en las nuevas generaciones y nos mete en la sociedad del consumo: cine (Grease), las series (Mac Gyver, El héroe americano, Dallas, Dinastía), las marcas (Levis), las cadenas de comida rápida de las grandes corporaciones (Burger King), los adosados...

  • Irrepetibles TV

    Irrepetibles TV

    51:01 19 ene 2017

    51:01 19 ene 2017 En la década de los 80 la programación de TVE estaba llena de espacios que hoy podríamos calificar de Irrepetibles por distintas razones. Especialmente por la personalidad de sus conductores: profesionales como Mercedes Milá, Fernando García Tola, Jesús Hermida, Pedro Ruiz...

  • Llegan los Rock Stars

    Llegan los Rock Stars

    49:24 12 ene 2017

    49:24 12 ene 2017 Los Stones, Bob Marley, Lou Reed, The Police, Springsteen, Michael Jackson, Queen, Madonna o Prince fueron algunos de los artistas de renombre internacional que abrieron una puerta a la libertad en nuestro país para llenar la década con su música y con grandes y multitudinarios conciertos que nos ayudaron a salir del aislamiento.

  • Pasión por la fiesta

    Pasión por la fiesta

    51:23 19 may 2016

    51:23 19 may 2016 El último capítulo de "Ochéntame", Pasión por la Fiesta revive algunas de las fiestas populares más significativas de España a través del testimonio de personas que la viven de una manera muy especial: su fiesta es su pasión. "Cuando oigo Paquito el chocolatero me vuelvo loca" reconoce la presentadora de TVE, Marisa Abad, cuando recuerda las fiestas de Alcoi, su ciudad natal. Pablo Carbonell, un corredor de los Sanfermines, un gitano del Sacromonte de Granada, y un chirigotero del Carnaval de Cádiz, son algunos de los personajes que nos introducen en su pasión: las fiestas de su ciudad. La semana Santa, los sanfermines, la fiesta de moros y cristianos, el Rocío, los Carnavales, la noche de San Juan o la Feria de Abril son algunas de estas fiestas que viven con devoción nuestros protagonistas.

Mostrando 1 de 9 Ver más