Ochéntame otra vez La 1

Ochéntame otra vez

Jueves a las 00:00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4452619
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - Rebelión en las aulas - ver ahora
Transcripción completa

Esta estudiante resultó herida de bala en el glúteo

y a las siete y media de esta tarde salía del quirófano

del hospital clínico de Madrid, donde no se ha facilitado su nombre.

El proyectil que se incrustó en su cuerpo procedía

de un rebote, según han manifestado al telediario fuentes médicas.

-El día 23 todo se desmandó.

Vi que la policía sacó las pistolas.

Aquello ya pintaba mal.

Nos tuvimos que parar porque nos encontramos

a los antidisturbios, a la policía, viniendo

directamente contra la manifestación.

Yo no me enteré en ese momento de que habían disparado

a María Luisa Prada, pero fue tremendo.

-Que yo en aquella época lo quería todo y lo quería ya.

-Y yo pensé: "Si alguien muere en estas manifestaciones,

no me lo perdonaré jamás".

-Cuando tenía seis años, estaba en segundo de EGB

o en primero de EGB,

tenía una profesora que se llamaba la señorita Encarnación

que era de la sección femenina

que nos hacía formar a todos en el patio con el saludo romano,

aprendernos de memoria el "Cara al sol",

"Montañas nevadas" y tener que cantarlo

durante una hora dando vueltas en el patio.

Y el chico que lo hacía mal según su entendimiento

era víctima de golpes muy duros con una regla.

-Los rezos sí, los rezos sí, allí rezábamos todo el día

y aquello ya para los que no éramos muy creyentes

empezaba a ser un poco pesado.

-Tenía por ejemplo un profesor de matemáticas

al que llamábamos don, Don Amador, que tenía bigote

que a veces pegaba, que te sacaba a la pizarra

y te querías morir

que a veces ridiculizaba incluso a la gente

y luego tenía otros profes como, por ejemplo, nunca me olvidaré,

el profe de lengua, Manuel Cano,

fue el que también me introdujo en el gusto por la lectura,

que era justamente lo contrario.

-Una gran alegría, todo el mundo sentía una grandísima alegría,

era un momento de cambio, un momento de ruptura con el pasado,

¿no?

En ese momento

había abandonado hace poco tiempo

el Partido Comunista, ¿no?

Luego volvió más tarde, pero todos sentimos una gran alegría,

un sentimiento de que era posible cambiar las cosas,

cambiar la sociedad.

-Entonces era una sensación de "nos metemos en un lío grande",

una sensación de responsabilidad muy fuerte

y la sensación de que el país estaba complicado.

-Felipe González convocó a esta sesión de trabajo

de política juvenil junto con los titulares

de trabajo, educación y cultura a varios altos cargos

de estos departamentos.

Durante más de tres horas el Presidente del Gobierno abordó

con los ministros los principales problemas

que están planteados en la actualidad en relación al empleo juvenil,

formación profesional, política de becas

y acceso a la universidad, así como el papel del deporte.

Era el primer ministro que no tenía orígenes,

no ya católicos, sino religiosos.

Suárez nunca se había atrevido a hacer eso.

Decenas de millares de personas de todas las edades, condición

y sexo se han manifestado a primeras horas de esta tarde

en Madrid a favor de la libertad de enseñanza

y en contra del proyecto de Ley Orgánica del Derecho

a la Educación.

La manifestación, que se inició a las 12 horas

en la calle de Felipe II, estaba convocada

por la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia

y Padres de alumnos.

Desde un podio improvisado y sin medios adecuados

para hacerse oír por los manifestantes,

Carmen Albear, en nombre de los organizadores,

se dirigió al Presidente del Gobierno pidiéndole un pacto escolar.

(Gritos)

¿Qué es lo que va a pasar en realidad con la financiación de la enseñanza?

Pues que la LODE no soluciona este problema,

la única escuela gratuita que consagra la LODE es

la escuela pública y la única libertad

que van a tener el resto de los alumnos que no vayan

a estos centros públicos va a ser el que tenga dinero a elegir

un centro privado caro, pero el que esté

en un centro no estatal porque quiera ese proyecto educativo,

ese no va a tener gratuita la enseñanza, a no ser que el centro

acepte esos conciertos.

Tuve muchos enfrentamientos por la LODE en particular.

La LODE fue vista como una ley...

Procedente del infierno.

Establecía el sistema de conciertos que simplemente imponía condiciones

a lo que era pagar a la Iglesia

cien mil millones de pesetas, no sé cómo se traduce a euros,

pero es una buena cantidad de euros, 607 millones de euros, creo,

al año sin condiciones.

Usted, señor Maravall, le supongo harto de oír que la LODE ha sido

la ley más de izquierdas de esta legislatura,

la ley que ha lavado la cara a muchos otros proyectos,

con otras medidas mucho más conservadoras.

-Gusano roedor. -Gusano roedor.

No he visto un gusano roedor, un gusano con dientes.

Pero en fin, yo creo que son tiempos pasados,

antes comentaba que el propio paso del tiempo

despejará incertidumbres, recelos históricos,

muchas veces y tal.

Sobre todo porque además las personas,

los sectores que decían esas cosas hoy día están llamando

a la participación entusiásticamente

yo creo que porque piensan

que es bueno, que la participación es buena,

es decir, que los consejos escolares son importantes,

significan un paso adelante, es realmente la entrada en vigor

de la LODE.

Me venían con los decretos escritos en papel cebolla

que tenía: Decreto número...

Sobre...

Y luego el decreto redactado y al final firma,

visualmente faltaba que yo firmara, redactado ya por los obispos,

esto me lo traía el obispo Yanes, era la práctica habitual

con los ministros de la UCD, esa es la educación

que yo me encontré.

¿Estudiar para qué?

Según un estudio del Colegio de Doctores Licenciados de Cataluña,

más de una cuarta parte de los títulos

de las últimas promociones estaban en paro o subempleados

y un 7% de los ingenieros industriales

de Cataluña y Baleares se encontraban en paro.

El problema no es tan solo de España, según "Le Monde" siete millones

de jóvenes de menos de 25 años que viven en los países

de la OCDE no encuentran trabajo.

Todos acaban de finalizar sus estudios.

El problema es complejo.

Mientras se aplica la selectividad en el país faltan médicos,

las escuelas admiten a más de 50 alumnos por clase,

faltan aulas de preescolar y educación general básica

y la investigación nos sitúa en los últimos lugares

de Europa.

Los estudiantes a finales de los 80, viendo un poco que la universidad

se empezaba a llamar ya "La fábrica de parados"

porque raramente veían que todas las familias

que habían querido que sus hijos tuvieran

una carrera universitaria superior, no había empleo suficiente,

la tasa de desempleo juvenil era atroz, bueno, como ahora,

pero en aquel momento no se esperaba y por tanto el desencanto era

era muy profundo.

Me parecen muy clasistas las pruebas de acceso a la universidad,

hay un cierto número de puestos ya limitado de antemano

y no solo las pruebas de acceso, sino los precios que tienen

las tasas y la elevación de las tasas cada año es

muy clasista.

Las posibilidades de un chico de una familia que estuviera

en el 20% más pobre de llegar a la universidad era 19 veces

inferior a la de un chico que procediera

de una familia acomodada.

Porque yo era el hijo de un camarero,

en mi familia nunca había habido estudiantes universitarios

y me refiero a mi familia más amplia,

una familia trabajadora del barrio Bilbao de Madrid

y fue muy emocionante para todos

que uno de ellos fuera a la universidad,

era como algo simbólico, el hijo de un trabajador

accede a la enseñanza superior.

Bueno, pues yo me llamo Javier,

tengo 20 años y actualmente me encuentro en paro.

Yo estoy estudiando francés y bueno, llevo ya apuntada al paro

dos años y no me llaman y me gustaría encontrar trabajo,

pero como no hay, pues nada, a seguir estudiando.

Estoy parado, no encuentro trabajo,

he hecho ya la mili, no tengo trabajo ni nada

y está chunga la cosa.

Pienso que estos estudiantes que venían del "Baby Boom"

y tenían ya entre 15 y 17 años

ya tenían una soltura, no habían vivido el franquismo,

no tenían el miedo a lo que era una manifestación

con los grises persiguiéndote y tal,

con lo cual se atrevían y se manifestaban mucho más

y fue como una propuesta permanente de reivindicación en las calles

y frente a las instituciones para protestar de algo

que veían injusto con razón además.

Empezó el conflicto por unos estudiantes que eran

muy pocos, que no habían sido admitidos

en las universidades y que salieron a la calle

a manifestarse.

Inmediatamente después de esto, los estudiantes de secundaria

se unieron, los de enseñanzas medias, a estas manifestaciones.

Los primeros se manifestaban por los Numerus Clausus

de las universidades y las escuelas universitarias,

los segundos porque no querían que hubiera selectividad,

es decir, que no querían pruebas de acceso a la universidad

de ninguna de las maneras.

Esta mañana el secretario general se ha entrevistado

con representantes de la Confederación Estatal

de Asociaciones de Estudiantes, única organización estudiantil

representada en el Estado.

Ayer y durante cinco horas el secretario general recibió

a la Coordinadora de no admitidos en la universidad

y al sindicato de enseñanzas medias.

Estas últimas organizaciones fueron las impulsoras

de las movilizaciones estudiantiles del cuatro de diciembre.

"El Ministerio

no puede suprimir las tasas universitarias

ni la selectividad como piden las asociaciones estudiantiles

más reivindicativas".

Acababa de producirse el referéndum de la OTAN,

y el referéndum de la OTAN había dejado

heridas grandes en sectores de la izquierda

y en sectores de la educación muy extensos.

Yo hasta entonces había sido un ministro muy popular

a partir de entonces supongo que se me vio como un traidor

por hacer campaña a favor de la OTAN.

Entonces la OTAN yo creo que dejó una herida muy fuerte

contra el Gobierno que se manifestó en primer lugar

en las huelgas de los estudiantes y en malestar en institutos

y demás.

El Sindicato de Estudiantes se forma

a finales del año 1985-86.

Entonces yo participaba en esa organización

y lanzamos el Sindicato de Estudiantes al calor

del referéndum contra la OTAN.

Empezamos a hacer una actividad importante

en el centro de estudios pro referéndum.

El punto claro más concreto y que dio envergadura

al sindicato fue en el curso 86

cuando el Gobierno de Felipe González

impuso unos Numerus Clausus salvaje, es decir, un tope para acceder

a las universidades y una nota de corte muy elevada.

Había una consigna que nos movía mucho a todos:

Ni tasas ni selectividad, el hijo del obrero a la universidad.

Entonces sí porque yo quería ir a la universidad.

Aunque en esa época era un poco distinto a ahora

porque en esa época tú estabas convencido

de que si ibas a la universidad accedías a un trabajo digno.

La universidad era algo completamente vetado

para las familias trabajadoras.

Exactamente igual que está pasando hoy.

O sea, el coto de una élite, no había una política de becas,

era complicadísimo poder acceder a la universidad.

Nos cobran mucho dinero por estudiar y yo creo que no es justo.

Tienen que quitar la selectividad, bajar las tasas y yo qué sé.

Las tasas no bajan de las 50 000 pesetas

para el ingreso en la universidad, luego aparte tenemos pues los libros

y el trasporte, la comida que te puede suponer al año

pues unas 200 000 pesetas.

La universidad cada día es más cara y los hijos de los trabajadores

cada vez es más difícil que entren en la universidad.

Es decir, la gratuidad y la dignificación de la enseñanza,

conseguir una enseñanza pública, digna, de calidad,

científica, gratuita y laica.

Porque el control de la Iglesia sobre la enseñanza seguía siendo

completamente asfixiante, una enseñanza religiosa,

una enseñanza privada, concertada.

Los que tenían experiencia nos explicaban

que la movilización tenía que ser estatal y que eso era

muy importante porque luchábamos

contra el Ministerio de Educación y Ciencias Estatal,

contra una política de un Parlamento Estatal

y quienes nos tenía que hacer las concesiones de reivindicaciones

era un Gobierno de ámbito estatal

y que para tener la fuerza suficiente había que hacerlo a nivel estatal.

Entonces yo me acuerdo que los comités de huelga

se informaba detalladamente de todas las manifestaciones

que había en todo el Estado, cuántos había habido en Sevilla,

cuántos en Málaga y también se creaba una mentalidad,

no algo local o provincial.

Lo dijimos desde el principio,

sobre todo que el hijo del obrero vaya a la universidad.

Así, en contra del aumento de las tasas académicas,

también de la selectividad iniciaban hoy los estudiantes

de enseñanza media una huelga general.

Se calcula que la paralización afecta a un millón de estudiantes.

Es un comunicado por el bien de todos los estudiantes.

Esta es la tercera huelga general

que registra la enseñanza media estatal

desde que el movimiento estudiantil francés consiguió pasado mes

de diciembre la retirada de la ley de educación Vaquet.

Más de un 80% de los centros públicos de bachillerato

y formación profesional están paralizados hoy

en casi toda España en respuesta a esta nueva convocatoria

del Sindicato de Estudiantes.

Otra organización, la coordinadora estatal,

mantiene desde el pasado viernes un llamamiento al paro indefinido.

A pesar de las divisiones en el movimiento estudiantil

todas las organizaciones que se disputan la representación

de los alumnos coinciden en sus objetivos.

La reducción de la selectividad,

que se aumenten los presupuestos

para la educación y compren menos aviones

el hombre este.

(Gritos)

Lo de las tasas, las tasas, la reducción de las tasas,

los Numerus Clausus y la formación profesional

que quiere el 15% nada más, cantidad de cosas

que el ministro no quiere ni vernos.

Porque los FP tenemos los mismos derecho

que los de BUP.

En la ciudad universitaria de Madrid alrededor de 500 alumnos

de enseñanza media y formación profesional

han colapsado el tráfico para llamar la atención

sobre sus reivindicaciones.

La huelga del cuatro de diciembre yo al viví

pues como un hecho histórico para mí,

o sea, nunca me olvidaré de esa huelga.

Son de esas cosas que se quedan grabadas en la memoria.

Yo... Convocamos la huelga, establecimos una campaña

muy grande en los institutos de secundaria

de Madrid y de todo el Estado que podríamos llegar,

pero sobre todo te hablo de mi experiencia en Madrid.

No sé, yo visitaría como unos 40 o 50 centros de secundaria

y otros compañeros igual, pues, ¿para qué?

Para llamar a la movilización, para formar comités de huelga

y nos dimos cuenta de que había una gran receptividad.

Pues yo me acuerdo que mi mejor amiga y compañera

de mesa, estábamos en mesa de dos, era consejera escolar

y yo era delegada de clase,

Se llama Vera y llega un día y dice: "Oye, he recibido una carta

de un tal Sindicato de Estudiantes

que quieren convocar una movilización, ¿qué hacemos?

¿Los llamamos o no los llamamos?"

Y decidimos llamar.

Y entonces llamamos y nos dijeron que convocáramos

una reunión de delegados, por eso yo tuve la oportunidad

de estar ahí,

y entonces me acuerdo que llegaron, además nunca olvidaré

ese día, me acuerdo perfectamente del nombre de quienes llegaron

y del impacto porque por un lado conecte mucho con ellos,

pero por otro usaban una terminología que yo era la primera vez que oía.

Sindicato de Estudiantes, compañeros, ¿no?, cosas así.

Y entonces nos propusieron, no solo la huelga,

sino participar.

Yo era una chica de barrio que prácticamente no salía

y llegar ahí y encontrarme con 50, 60 personas

de mi edad de otros institutos, de otros barrios...

Pues fue como descubrir que había un mundo gigante, ¿no?

¿Lo podemos llamar revuelta estudiantil?

No, yo no creo que...

Vamos, el término revuelta es un término bastante...

Puede dar lugar a una revuelta, yo creo que es

una movilización consciente, una movilización organizada

y bien preparada y yo creo que los estudiantes se han movilizado

por primera vez en muchos años, en siete años

de una manera organizada y con objetivos bastante claros.

Creo que esa es la valoración más importante que hay que hacer

a ese respecto, decir que por fin los estudiantes

después de un balance largo de tiempo,

seis años aproximadamente, han salido a las calles

a reivindicar lo justo, pensamientos que los estudiantes tenemos.

Bueno, yo con otros compañeros, con nuestro megáfono a cuestas

nos metimos en el metro de Rubén Darío

y ya cuando vimos que no podíamos montar

en el metro que llegó ni en el siguiente metro

ni en el otro metro porque estaba totalmente lleno de estudiantes

ya pensábamos que aquello iba a ser tremendo y cuando salimos de Moncloa

aquello era una masa desbordante de estudiantes.

Nos organizamos como pudimos, tiramos la pancarta de cabecera

al fin y empezamos a andar con nuestro objetivo:

Llegar al Ministerio.

En la manifestación tiene

80 000 o 90 000 o 100 000 estudiantes,

una cosa tremenda.

A la altura de Santo Domingo, en la Gran Vía somos atacados

por los fascistas, hay un ataque de un grupo fascista,

un ataque muy serio con varas de hierro, con cuchillos,

nos divide la manifestación, nos reagrupamos, les expulsamos

de la manifestación

y logramos llegar al Ministerio de Educación y Ciencias.

Aquello ya fue impresionante.

Bien abrigado llegaba al colegio,

1960, ya van cientos, cientos.

Entonces me cogió muy, muy, muy de sorpresa

y con mucha dificultad porque como era un movimiento

muy amorfo, yo no tenía con quién hablar,

no sabía a quién dirigirme, no al primer manifestante

ni al último, ¿cómo seleccionar al interlocutor?

Y eso llevó un tiempo.

Coincidió con la experiencia mía dura que fue que se murió mi padre

justo esos días.

El Ministerio de Educación y Ciencias va a desarrollar una política

tendente a mejorar las condiciones que afectan a la enseñanza

que reciben estos jóvenes

recogidas en la plataforma o no recogidas en la plataforma.

Más allá de las propias plataformas y a la vez como miembro

de un gobierno que es particularmente sensible a esos problemas

de los estudiantes les quiero manifestar

que me comprometo a llevar adelante,

a sacar adelante propuestas que mejoren las condiciones

de vida, de enseñanza y de trabajo de los jóvenes.

He de decir que cuando se pone en marcha

la revuelta estudiantil

se pone en marcha a finales del 86

que es un periodo de expansión económica.

Entonces si uno mira qué es lo que ha pasado

con hondas parecidas en otras partes

es siempre en esos momentos cuando suceden explosiones,

después de habernos atado el cinturón tanto tiempo

y con un paro juvenil que era absolutamente insostenible,

en un paro que llegaba a un 40% en Andalucía,

claro, los chicos querían educación, por lo menos educación.

Faltaría más, entonces...

En cuanto hace que las condiciones se vuelven más favorables

lo que piden es...

Accederemos todos.

Yo en aquella época,

yo lo quería todo y lo quería ya.

Pero nuestras reivindicaciones son muy ambiciosas,

si las queremos conseguir nos tenemos que ganar la simpatía

de los trabajadores y las trabajadoras.

Si no en la mesa de negociación no vamos a poder.

Y decían: "Hay que ir a las fábricas".

No es una confluencia pasajera,

es que los intereses de amplios sectores de la sociedad

chocan con la política económica que se sigue

y con este método prepotente y arrogante de hacerla.

Los compañeros están convencidos de que hay que seguir la lucha

hasta que se consigan todas las reivindicaciones.

Nosotros no estamos por negociar una reforma profunda

d la selectividad, sino que estamos por dar

un no rotundo a la selectividad.

Yo fui por primera vez a un local de un sindicato

a través de los comités de huelga, hablé por primera vez

con sindicalistas y trabajadores a través de asambleas

del Sindicato de Estudiantes.

Recuerdo a Marcelino Camacho que alguna vez vino.

El Gobierno Socialista llevaba exactamente cuatro años

y medio en el Gobierno, había llegado el momento

de que esas reivindicaciones estuvieran y de hecho,

si nos acordamos un poco de los eslóganes

que utilizaban los estudiantes eran:

"El hijo del obrero a la universidad"

y "Estudiantes y obreros unidos adelante".

Ese segundo eslogan se produjo poco después

de que las centrales sindicales, Comisiones Obreras y UGT,

apoyaran las reivindicaciones de los estudiantes

y se presentaran y se pusieran a la cabeza de las manifestaciones.

Yo creo que eso daba un poco la idea del momento

en el que estábamos viviendo, la necesidad, como fuera,

de que todo esto se adelantara, fuera más rápido.

Ya llevaban cuatro años y medio, venga, ya.

Juan Ignacio Ramos

se manifestó como el líder del Sindicato de Estudiantes,

era la persona con la que se podía hablar

y un líder estudiantil de la coordinación de estudiantes

llamado David Balsa, son nombres que tengo grabados,

también se manifestaba como un interlocutor posible.

Estaban flipados.

Yo me acuerdo la primera vez que subimos a reunirnos con ellos

decían: "¿Pero de dónde habéis salido?"

Como aquel que está en su torre de marfil

ausente de la realidad social que piensa que...

Que no pasa nada, que todo está muy bien.

Se pensaban que eran grandes, no sé, que verdaderamente estaban

entendiendo lo que pensaba la gente.

Ocho días después de la primera manifestación

de los estudiantes franceses contra el proyecto de ley

que reforma la universidad, el ya famoso proyecto de Vaquet

una vez más los estudiantes han vuelto este jueves a salir

a la calle y ahora no han sido solo los estudiantes de París,

sino que han venido estudiantes de toda Francia, de Marsella...

Todos para protestar y pedir que se retire la ley de Vaquet.

Yo creo que tuvo impacto.

Yo creo que los estudiantes españoles

siguieron un poco el aura de lo que había pasado en París

y sobre todo de lo que los estudiantes franceses

pedían que era que salieran, que quitaran una ley

de reforma universitaria que la hacía un ministro

que se llamaba Devaquet

y que no querían que hubiera esa reforma.

De hecho, en Francia eso le costó el cargo al ministro.

Yo creo que eso podría haber tenido algo que ver con los movimientos

que ocurrieron aquí en España.

Eso también fue muy importante, las manifestaciones de París,

claro que sí.

Tuvieron un impacto, de hecho, vinieron compañeros estudiantes

de París a las manifestaciones de Madrid.

Eso tuvo un impacto muy fuerte también.

Yo creo que siempre ha jugado un papel muy importante

las movilizaciones, los movimientos que se han dado

en otros países.

Cuando ya estos conflictos tuvieron una envergadura mayor

empezaban a tener ya problemas de orden público

no solamente de educativos, ya no se trataba solamente

de reivindicar cosas educativas, sino de que, oye,

se estaban produciendo unos enfrentamientos

con la policía,

con gente de la más diversa índole.

En el centro de Madrid había unos grandes disturbios.

Mañana hay una manifestación convocada en Madrid,

¿usted prevé que sea histórica por lo abundante, por lo masiva?

La prensa dice que puede haber provocadores,

¿Cuál es su previsión, disponen de un servicio de orden?

Sí, bueno, nosotros desde las manifestaciones

del día cuatro hemos garantizado la seguridad

de nuestras manifestaciones con un servicio de orden

formado por los propios estudiantes y en concreto en la manifestación

de mañana tenemos previsto un servicio de orden

de 2000 compañeros que garanticen la seguridad

aparte de que estaremos en contacto con la Delegada del Gobierno

y en contacto con las autoridades como la policía, etcétera,

para evitar cualquier tipo de incidente

y cualquier tipo de provocación que pueda haber que de hecho

han sido aisladas siempre en las manifestaciones.

En el Ministerio había mucha gente que procedía

de los movimientos estudiantiles

y lo que reivindicaban los estudiantes eran cosas

con la que simpatizábamos completamente.

Igualdad de oportunidades, acabar con los restos

de la injerencia de la Iglesia católica,

más dinero para la educación...

9000 estudiantes según fuentes de seguridad ciudadana,

más de 100 000 a juicio de los convocantes,

acudieron este medio día en Madrid a la manifestación

contra la política educativa del Gobierno.

Por primera vez los alumnos se manifestaban

bajo una pancarta común.

Al haber llegado el Sindicato y la Coordinadora a un acuerdo.

Un servicio de orden formado por 2000 jóvenes garantizó

la normalidad hasta la plaza de Cibeles.

Sentir que había tanta gente

como tú, de tu edad dispuesta a luchar,

la sensación de fuerza

y las expectativas de que íbamos a conseguir algo seguro

porque éramos muchos fue impresionante

y la manifestación fue la primera manifestación

a la que fui sola.

Otras había ido ya con mis padres, pero fue mi primera manifestación

sola.

Y luego ya la gran manifestación que fue la del 23 de enero,

ahí ya lo único que puedo decir es que aquello fue el caos.

Yo lo que quería evitar como fuera es que hubiera víctimas.

Si usted mira la historia de España anterior,

las experiencias del Ministerio de Educación

habían sido trágicas, siempre había habido víctimas

en los enfrentamientos de este tipo

y había habido muchos enfrentamientos.

Yo no quería quedarme con eso en modo alguno,

antes me iba yo del Ministerio.

Vamos, faltaba más.

El servicio de orden del Sindicato de Estudiantes

que eran como 2000 estudiantes más o menos llevaban unos palos.

Bien abrigado llegaba al colegio...

Y sí, yo lo recuerdo muy bien, estábamos...

De hecho el hecho de ir en el cordón del servicio de orden

fue lo que me libró de que me pegaran porque lo que hicieron...

Había un grupo de base autónoma que tenían el círculo

me acuerdo con la cruz

y en un momento dado rompieron el cordón y empezaron a repartir.

Que yo pensaba que eso era algo de la transición,

que ya no existía, yo lo había visto en la tele

o me lo habían contado.

Y me acuerdo que fue muy impactante, pero por otro lado,

es lo bueno de sentirse fuerte, como éramos tantos

y la "mani" era tan grande

después de un primer desconcierto general,

yo sí me quedé asustada, tengo que reconocerlo.

Yo no tomé la iniciativa, pero hubo un grupo

de fundamentalmente chavales

que reaccionaron y fueron a por ellos.

Y la "mani" pudo continuar.

Se va calentando un poco el tema porque la gente está gritando,

porque se tarda y se van acercando policías.

Y mi amiga Vera que tenía experiencia me dice:

"Si vienen a cargar no corras".

"Porque es a los que corren a los que dan".

¿Qué pasa? Que yo me tomé ese consejo demasiado en serio.

Entonces cuando los vimos subir corriendo

las dos nos quedamos, pero hubo un momento

en que ya los teníamos encima

que entonces Vera reaccionó y se fue que era lo normal.

Pero yo me quedé petrificada y sí me acuerdo que me llevé

un golpe en la cabeza.

Ese día yo creo que fue por la calle Barquillo,

vi que la policía sacó las pistolas.

Aquello ya pintaba mal.

Aquello era un poco la hecatombe de todo, ¿no?

Los chavales bien es verdad que aquello ya te digo que estaba

infiltrado por todo, había grupos de la extrema derecha,

pero también los grupos lúmpenes,

los que encabezaba el cojo Manteca y compañía, ¿no?

Pero, claro,

en aquella ocasión yo vi ya y los propios estudiantes

ya tiraban de lo que fuera, los suelos de la calle,

de la calle Alcalá, de la Gran Vía...

Es que no existían, o sea, los adoquines

los cogían y los lanzaban con toda la rabia

a la policía, a los antidisturbios, a los contrarios,

si se encontraban con los grupos ultraderechistas,

aquello se fue de las manos,

fue así, se fue de las manos.

Esta estudiante resultó herida de bala en la región glútea

y a las siete y media de esta tarde salía del quirófano

del hospital clínico de Madrid donde no se ha facilitado su nombre.

El proyectil que se incrustó en su cuerpo

procedía de un rebote según han manifestado

al telediario fuentes médicas.

La herida no reviste gravedad yserá dada de alta mañana.

El Ministerio del interior ha abierto un expediente de investigación

ya que la policía tenía orden expresa de no hacer uso de sus armas

en ningún caso.

Cuando llegamos a Cibeles nos tuvimos que parar

porque nos encontramos a los antidisturbios,

a la policía viniendo directamente contra la manifestación.

De hecho hay imágenes muy famosas de nuestro servicio de orden

atacado por el botico y atacado por la policía.

Entonces, bueno, aquello se formó un caos

producto del ataque.

Yo no me enteré en ese momento de que habían disparado

a María Luisa Prada, yo me enteré por la tarde.

Y ya allí en el Ministerio de Educación

fue cuando nos lo contaron que había habido una chica herida

de 14 años y que...

En fin, lo que había pasado.

Afortunadamente no fue más que una herida,

afortunadamente.

Claro, ¿qué pasó? Que se les fue de las manos.

Una carga indiscriminada

y los policías, claro, evidentemente se enfrentaron a la reacción

de la gente y sacaron las pistolas y empezaron a disparar.

Empezaron a disparar.

Y a esta chica la dieron en el glúteo,

pero la podían haber matado a ella y a muchos más.

Y yo pensé: "Si alguien muere en estas manifestaciones

no me lo perdonaré jamás".

Y entonces la fui a ver al hospital clínico,

me disfracé, me puse una bata blanca y me metí dentro.

Y cuando fui a ver a la chavala que estaba allí en la cama me dijo:

"Maravall, hay que pasar por situaciones difíciles

para verte".

¿Cómo puede ser que a un policía se le ocurra sacar la pistola?

Yo creo que la policía no estaba entrenada

para eso en ese momento.

Una policía, la tardofranquista, digamos la palabra, ¿no?

Estamos empezando a oír gritos por las calles...

Por Gran Vía y la parte de atrás del Ministerio

y eran los fascistas que venían a disolvernos

y a reventarnos la manifestación.

Entonces la policía se ha empezado a poner muy nerviosa

porque han visto que estaban acercándose

los maleantes de verdad.

Y luego también, claro, hubo un elemento,

una situación complicada porque, claro, lógicamente

muchos padres y madres que nos estaban...

No solo apoyando, sino que cuando ibas

a una manifestación estaban tranquilos se empezaron a preocupar.

Nosotros consideramos que los incidentes que se produjeron

ayer a parte de la posibilidad, de la existencia de grupos

de provocadores o alborotadores la policía rompió

nuestros cordones de seguridad, atacó a nuestro servicio de orden

y a partir de ahí se produjeron cargas

indiscriminadas contra todos los estudiantes.

La policía sacó las pistolas y utilizaron armas de fuego

indiscriminadamente hiriendo a una compañera aquí en Madrid

y por eso vamos a plantear la dimisión del ministro nuevo.

Eso también produjo

una consecuencia.

Y es la determinación del movimiento del llegar hasta el final,

hasta las últimas consecuencias en la batalla.

Cerca de 3000 estudiantes que se han manifestado

este medio día en La Puerta del Sol en protesta

contra la actuación policial en la manifestación del viernes

en la que una joven resultó herida de bala.

Los estudiantes profirieron gritos contra la policía y los Ministros

de Interior y Educación y quemaron varios ejemplares de periódicos

como muestra de repulsa al tratamiento informativo.

La única presencia policial detectable era

la de un helicóptero que sobrevoló la concentración.

Pasada la una de la tarde y disuelta la manifestación

varios centenares de estudiantes se dirigieron

a través de la calle Princesa hasta el hospital clínico

en el que se encuentra María Luisa Prada,

la joven herida de bala el pasado viernes.

La huelga estudiantil ha proseguido en casi toda España

con menor incidencia a la de días pasados

y vuelta parcial a la normalidad en Cataluña y Valencia

a expensas de lo que la Coordinadora y el Sindicato de Estudiantes

decidan mañana tras la entrevista que mantendrán

con el ministro Maravall.

Creo que los actos violentos de los jóvenes en las manifestaciones

lo hacen más como una vía de escape porque ven que no hay futuro,

que no tienen objetivo y la sociedad y todo

y lo único que buscan es una alternativa de la violencia.

Bueno, yo creo que los grupos de provocadores que han actuado

en la manifestación, la verdad, no entiendo muy bien por qué

han sido, por qué han hecho esto, prefiero creer que son

grupos marginados, tienen mucha violencia en su interior

y la descargan rompiendo las cosas sin pensar que nos estropean

todo lo que hemos montado, que nos ha costado mucho hacerlo.

Recuerdo llegar a casa justo para el telediario.

Que además ya te ibas...

Yo era de las que me quedaba hasta el final porque me encantaba,

me sentía muy bien, pero te ibas cuando decías:

"Me voy a perder el telediario".

Entonces encender el telediario con la ilusión:

"Y ahora todo el mundo se va a enterar

de todos los que hemos sido, de todo lo que hemos pedido".

¿No? Y la gente que no ha estado a través de esas imágenes

podrá vivir un poco lo que hemos vivido.

Además, yo llegaba a casa y quería que mis padres lo vieran

para que vieran dónde estaba metida yo

porque mis padres trabajaban y cuando llegaba

y de la "mani" había un corto de segundos

de nuestros portavoces otros segundos

y luego eran todo cargas policiales y sobre todo el cojo Manteca

pues era una indignación total.

Más de tres horas duró en total el intercambió

de cócteles Molotov, botes de humos y piedras

entre unos 2000 manifestantes y la policía que utilizó

abundante material antidisturbios.

Pocos recuerdan una batalla campal semejante en el centro de Madrid.

Pero no todo quedó ahí,

pasadas las cuatro de la tarde grupos de incontrolados sembraron

el caos en la Castellana, Paseo de Recoletos y del Prado.

Los cristales del Banco de España, el Palacio de Villahermosa

y el hotel Palace fueron algunos blancos de sus piedras

y barras.

Había un interés en desviar la imagen de una movilización pacífica,

ejemplar, masiva con los altercados que organizaban

sectores marginales de la juventud, el Lumpen, que existían,

eran una realidad.

Pues el cojo Manteca como otros muchos

se metían en la manifestación, bueno, no se metían,

iban al principio de la manifestación y rompían cristales

y había un interés político por intentar transmitir

esa imagen,

la de un politoxicómano que evidentemente

pues hacía de las suyas

y bueno, eso tuvo transcendencia pública

cuando el objetivo de intentar emborronar

e intentar desprestigiar nuestra lucha,

pero no fue significativo.

Yo entiendo que a los periodistas o a los medios de comunicación

si aparece un personaje como el cojo Manteca rompiendo

una cabina a muletazos

pues que tenga atractivo.

Ahora bien, que se quiera equiparar eso

a una huelga de cientos de miles y a una manifestación

de ciento y pico mil y te insisto, ¿eh?,

todo el trabajo que había detrás.

Estoy dispuesto a explorar muy a fondo el problema

de becas, a seguir avanzando en ese camino

para que todo el mundo vea garantizado su derecho

a la educación.

Hay algunos puntos que son evidentemente

más difíciles por no decir imposibles,

si todo el mundo pretende estudiar

en la facultad que él elige independientemente

de que esos estudios sean o no sean interesantes para la sociedad

española, pues nos podemos encontrar en un callejón sin salida.

El Ministro Maravall tú lo oías hablar en la televisión

y parecía un extraterrestre de otro planeta.

O sea, era evidente para que fuera profesor-estudiante,

o padre o madre de alumno que quien salía por la televisión

hablando así no tenía ningún contacto real

ni con los institutos, ni con los colegios

por lo menos de los barrios.

Yo creo que el Ministerio al principio

no se lo creía mucho y luego ya

pues vio la necesidad de tener que avanzar en las negociaciones

con los sindicatos de estudiantes porque había que llegar

a un acuerdo como fuera, ¿no?

Y se llegó.

Fueron muchas reuniones,

no fueron un día o dos días, fueron bastantes.

Y fue el ir poco a poco acercando las posiciones.

Estuve en muchas, no en todas, pero sí en muchas.

La verdad es que fueron...

Eran muy interesantes.

Porque fueron muchas y muy largas, es decir, en una se conseguía

una cosa, en otra no se conseguía nada...

El Sindicato de Estudiantes ha rechazado hoy

después de una reunión con los representantes del Ministerio

la nueva propuesta formulada por José María Maravall

sobre la reforma de la selectividad.

Esta organización estudiantil insiste en su pretensión de suprimir

totalmente la selectividad y considera que la reforma

de la enseñanza media anunciada por el Ministerio

es ambigua y a muy largo plazo.

En consecuencia y por el momento solo La Confederación Estatal

de Asociaciones de Estudiantes reconoce abiertamente

la posibilidad de un acuerdo con el Ministerio.

Entre tanto y en diferentes ciudades españolas

han continuado hoy las manifestaciones estudiantiles.

Recuerdo que Juan Ignacio Ramos que tenía una vocación política

muy grande miraba todo con muchísima atención.

¿Quiénes son estos tipos de otra generación

más viejos que Matusalén? Seguramente, ¿no?

Los interlocutores del Ministerio de Educación.

Mi deseo hubiera sido estar abajo,

mi deseo y el de muchos más.

Del Ministerio.

Él no tenía prisa ninguna,

pero los 1200 estudiantes que estábamos en el Rey Pastor

sobre todo los que estaban en tercero y los que estábamos en COU

que no sabíamos si íbamos a tener beca

o no íbamos a tener beca, si nuestros padres iban a poder

pagar la tasa universitaria pues sí teníamos cierta prisa.

Entonces el Gobierno mareaba la perdiz en las votaciones,

nos intentaba embaucar, engañar con datos y con cifras,

intentaban, en fin, volvernos locos, ¿no?

Como teníamos 20 años imagínate, ¿no?

¿Qué íbamos a saber nosotros de muchas cosas?

Pero nosotros sí sabíamos que teníamos la fuerza

y esa fuerza la utilizamos.

La fuerza del movimiento, la fuerza de un movimiento justo

además.

"Queremos que se cree un millón de puestos de trabajo

para jóvenes".

Eso se me escapa.

Cosas de ese tipo, cosas que más que yo di por hecho

difícil que las deseara alguien.

Estaban impactados.

Estaban impactados y por otra parte pensando y discutiendo

cómo salir de este entuerto.

Entonces, bueno, a partir de ahí se abrió también

un frente de lucha para el Sindicato de Estudiantes

muy importante que era cómo evidentemente

lograr las reivindicaciones por las que luchábamos,

no podíamos renunciar a la negociación con el Ministerio,

hubiera sido completamente absurdo.

El Ministerio ha ratificado que en tanto se modifica

el sistema de acceso no es posible suprimir la selectividad.

Y no lo es fundamentalmente porque como es conocido

la oferta de determinados centros universitarios

es inferior a la demanda.

La Coordinadora Estatal de Estudiantes decidió ayer

en una asamblea de representantes de las distintas comunidades

firmar la propuesta presentada por el Ministerio

la semana pasada.

En este acuerdo se garantiza la gratuidad

de los centros públicos de bachillerato

y formación profesional,

un aumento sustancial del presupuesto para becas y la reforma

de la selectividad.

La Coordinadora Estatal considera que esta firma

es un punto de partida, pero que no deja de reivindicar

la supresión de la selectividad.

Permaneceremos vigilantes para que el acuerdo se cumpla

a rajatabla por parte del Ministerio

y por parte de todos los otros implicados,

o sea, los profesores y todo el personal.

Entonces,

les dije, finalmente después de largas conversaciones

les dije dos cosas:

Uno, vamos a multiplicar el número de becas,

y les dije una cuantía muy grande,

pero ya se habían estado incrementando las becas,

es decir, era un camino que quería recorrer.

Y vamos a extender la gratuidad de la enseñanza

desde los 14 años que es el fin de la enseñanza obligatoria

hasta la edad de expansión de la enseñanza obligatoria

que yo me pretendo hacer y que se hizo luego por la LOGSE.

Todo ese tramo lo anticipamos ya gratuito.

En centros públicos

no quiero que la Iglesia gane más dinero dos años más.

Lo que tenemos que hacer ahora es ponernos a trabajar

para desarrollar el programa que significa un esfuerzo

muy considerable, una asignación adicional de medios económicos,

pero además con un desarrollo normativos, de decretos, etcétera.

para mejorar la escuela pública en España.

Hubo aquella reunión en la que firmó Juan Ignacio Ramos

con el ministro Maravall

y Juan Ignacio Ramos consideró que había sido

una victoria histórica.

Bueno, yo no la llamaría tan histórica,

pero sí es verdad que se consiguieron muchísimas cosas menos una,

que fue la que para ellos había sido durante mucho tiempo

la más importante que era la retirada de las pruebas

de selectividad de todos los centros y de las universidades.

Eso no se consiguió, pero sí consiguieron otras cosas

que yo creo que estuvieron muy bien.

Y al final en una reunión muy curiosa

que se produjo en la sede del Ministerio

pues se planteó la aceptación de todo,

de prácticamente todo.

40 000 millones de inversión en la enseñanza secundaria,

se crearon 800 centros de estudio

en un plan de cuatro años, eso fue histórico,

la gratuidad de la enseñanza secundaria,

el incremento de la política de becas un 30% el siguiente año

y un 40% el siguiente y de hecho la gratuidad de becas,

o sea, la gratuidad de tasas académicas

para las familias trabajadoras por debajo de un umbral determinado

que eso es lo que han eliminado en los últimos años.

Los derechos democráticos para los estudiantes, en fin,

lo que no se consiguió fue la selectividad,

esa fue la reivindicación que faltó,

que era una reivindicación muy sentida,

pero entendíamos que todo lo demás era un éxito tremendo.

Y entonces los estudiantes: "No, no, de aplicación unilateral nada,

esto lo firmamos nosotros".

Me cogió inesperado, ¿no?

Dije: "Bueno, qué bien".

Y entonces Alfredo Pérez Rubalcaba me dijo: "Vamos a encabezarlo

con un preámbulo".

"De acuerdo con la política progresista

encarnada por la LODE y otras medidas

los abajo firmantes acuerdan..."

Entonces en ese momento lo recordara, yo lo recuerdo mucho,

yo pegué un puñetazo a la mesa y dije:

"Mira, estamos hartos de vuestras patrañas

y de vuestras maniobras.

Nos levantamos ahora mismo de la mesa si no hay un acuerdo firmado

o un preacuerdo y mañana mismo convocamos una nueva huelga".

Entonces en ese momento se vio que nos levantamos

y nos fuimos.

Nos pararon, nos paró Rubalcaba y dijo: "Espera, espera".

"Esperad, esperad, voy a hablar con Felipe".

Se metió en una sala, llamó a la Moncloa

y al volver dijo: "Vale, vale, aceptamos los términos

que habéis planteado".

Y entonces llamé a Alfonso Guerra.

Y me dijo: "Que no salgan del Ministerio sin haber firmado

eso que me dices porque es una salida perfecta".

Entonces bajamos a la rueda de prensa y nuestra primera frase fue:

"Hemos ganado por K.O. al Ministerio de Educación".

Eso fue el titular y era la verdad hemos ganado por K.O. al Ministerio.

Y di,

en la conferencia de prensa: "Se les ha dado todo

excepto lo imposible".

Pues no sé, aquello fue inmenso.

Bueno, en primer lugar hicimos asambleas en todos los centros

de estudio, el acuerdo se ratificó mayoritariamente.

El coste total fue de 7000 millones de pesetas.

Que comparado con lo que costó cualquier medida del Gobierno

era una cantidad que podía resultar perfectamente asumible.

No, una victoria, luego, claro, hubo reflexión.

Cuando era una minoría tan pequeñita

y sobre todo luego cuando vi por ejemplo

cuando trabajadores y sindicalistas experimentados

te felicitaban y te decían que muy bien

pues decías: "Oye, debemos de haber hecho algo importante".

Y luego aprendí también que es que la lucha no se gana

en una batalla.

No, el conflicto no lo recuerdo con ningún tipo de amargura,

lo recuerdo con perplejidad, una reacción que por otra parte

era perfectamente esperable y es que desde fuera

se me sacudiera como una esterillo.

Eso forma parte de la política.

A mí Juan Ignacio me atraía porque era el dirigente

de la movilización.

Además un dirigente muy accesible y entonces un día se acercó

y me dijo, así muy respetuoso,

que si me apetecía quedar ese fin de semana

a tomar algo y hasta el día de hoy.

Pues me llevaría la movilización del 81-87,

me llevaría aquella movilización

que lógicamente pues es algo que me marcó

para siempre, es una de las cosas de las que estoy orgulloso.

"Y entonces echando la vista atrás,

¿piensa usted que logró algo?"

Sí, respecto sobre todo a la igualdad de oportunidades.

"¿Piensa que las cosas de hoy reflejan aquello?"

No, las cosas se han deteriorado mucho.

Estamos aquí para querer, para ser madres,

para bailar, para leer, para muchos aspectos,

pero también estamos aquí para algo más,

sentirte que bueno, que tu vida y este paso por el mundo

tiene un sentido que es la lucha consciente

por un mundo justo para todos y todas.

Cuando hablo con mis amigos ingleses...

"Yo he estado en España y sí, pero esto no..."

España es otra cosa.

Sevilla, me enamoro de un torero.

¿Cuál es el país que no utiliza ciertos tópicos?

Lo que pasa, que al sur al tópico le añade lo pintoresco.

Cuando vino mi madre y me preguntó por qué los españoles

siempre están peleándose...

¡Sea el cajero que sea!

¡Venga, Manolo!

¡Ese para usted!

Parecía que todo el mundo te estaba regañando.

Yo creo que soy la única japonesa que conduce aquí, que se atreve.

No respeta los semáforos, los cerramientos,

es un quilombo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Rebelión en las aulas

Ochéntame otra vez - Rebelión en las aulas

01 feb 2018

La revuelta estudiantil que sacudió España el invierno de 1986-87 fue una auténtica Rebelión en las aulas.

ver más sobre "Ochéntame otra vez - Rebelión en las aulas " ver menos sobre "Ochéntame otra vez - Rebelión en las aulas "
Clips

Los últimos 194 programas de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos