'Ochéntame otra vez' prolonga la experiencia de los espectadores de la serie. Con una fórmula basada en la cuidada selección del archivo de RTVE y la aportación de testimonios directos de los protagonistas o testigos de los acontecimientos narrados, 'Ochéntame otra vez¿ ha obtenido en 2015 del premio de la Crítica a Mejor Programa de Entretenimiento del Festival de Vitoria y el premio Iris a Mejor Programa Documental de la Academia de Televisión.

3548378 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - Más flamenco - Ver ahora
Transcripción completa

Claqueta, grabando.

Al amanecer y al amanecer se le llama aurora.

El flamenco es una música muy espiritual.

Hay que entrar con la puerta abierta del alma.

Que se enamore, que se enamore, que se enamore.

Antonio Gades fue un modelo y el creador que era.

Se le llama aurora.

Que Tarantino se fije en Lole y Manuel,

que la música de Triana arrasa en Japón,

y creo que es uno de los grandes logros del arte español.

Decretó el corazón.

Yo prefiero sonar peor, pero sonar a verdad.

Los ordenadores hacen milagros, milagros que yo no entiendo.

Yo no quiero esos milagros.

Me va a coger y me va a matar.

Solo el corazón otra vez.

¿Camarón ese? Ese no va a cantar por figurerías

con lo cantaor que es.

-Cuando nos fuimos, le digo a Antonio Banderas.

"No veas cómo se parecía el tío ese de la escalera

a Bruce Springsteen".

"Joe, Vicente, que te lo he dicho, te he dicho que era Bruce".

Y yo ahí como si estuviera como mi hermano el pirulo.

Al amanecer y al amanecer se le llama aurora.

Al amanecer, y al amanecer.

Que te enamore, que te enamore, que te enamore.

-Ayer tarde al lago fui

con la intención de conocer algo nuevo.

Probablemente, todas las grandes figuras del mundo

como los americanos, los ingleses, están intentando mirar al flamenco

y puede ser un poco de aire fresco.

No puedo olvidar que me hizo daño,

que mi corazón huyó de mí.

Unir la música de tu tiempo con la música de tu espacio.

Ningún país ha sido capaz de hacerlo excepto nosotros,

y justamente en Andalucía.

No puede estar haciendo yo mi gente, dijo Elvis Presley.

(Trompeta)

Yo lavaba platos en un restaurante de París.

Había un puesto en el que había discos de segunda mano.

De pronto encuentro un disco que se llamaba "Sketches of Spain".

(Trompeta)

Cuando volví a España, después de ese viaje a París,

ya quise hacer eso.

-Creo que es un disco totalmente revolucionario

y Enrique Morente decía: "A mí cantando por saeta

la que me gusta es la Niña de los Peines y May Levis".

(Música)

Eso lo sacaron de un tebeo en inglés.

"Smash" significa golpe, y creo que hubo Gualberto

a quién se le ocurrió.

(Canción en inglés)

"Smash" se encuentra con Manuel Molina.

En ese momento, yo creo que no llega a ser fusión, que es yuxtaposición,

han chocado una cosa con la otra.

Consiguen algunos resultados tan espléndidos,

yo creo que de los mejores que se han grabado nunca en España.

(Música)

Eso llega a la cumbre con Jesús de la Rosa.

Lo que consigue Triana, lo colocan

entre los cinco mejores grupos de rock del mundo

y de todos los tiempos.

Todo es de color.

Todo es de color.

Manuel compone "Todo de color" junto con Lole.

Son esos tres acordes mágicos que han creado

las canciones más hermosas del rock y del flamenco andaluz,

y fundamentalmente sevillano.

Qué bonita es la primavera.

Qué bonita es la primavera cuando llega.

El clavel que tienes en tu ventana

me hace recordar al barrio de Triana.

Dice "De todo es color para Triana".

Esa gente, como no estudiaban, me enfadé con ellos.

"Mira, que yo me voy, que me voy para mi casa, adiós".

No me enfadé con ellos, los amo, los adoro.

Entonces, llegué a Sevilla y digo: "Bueno, Triana no,

Lole y Manuel, ¿qué pasa?".

Todo es de color,

todo es de color.

En mi casa con mi guitarrita.

"Lole, ven un momentito, "¿te gusta esto?".

Le puse lo de el principio de "Todo es de color".

Dijo: "Qué bonito".

Dije: "Pues vente todos los días para acá".

Y amar con blanco amor toda la tierra

y buscar siempre la paz, señor, y odiar la guerra.

Todo es de color.

Con esa canción, que da un poco al inicio de los dos grupos.

En un mes de diferencia, grabamos dos discos

absolutamente monstruos de la música española.

Abre la puerta, niña, que el día va a comenzar.

Se marchan todos los sueños qué pena da despertar.

Por la mañana amanece la vida y una ilusión

deseos que se retuercen muy dentro del corazón.

Primer disco de Triana tiene mucho que ver

con alucinaciones, con viajes, buenos y malos.

"En el lago" es una clara metáfora de alucinaciones,

el pájaro blanco echó a volar.

Que eso luego produzca una sensación parecida,

sin la necesidad, digamos, de la toma de ningún tipo de estimulante

en su público, me parece maravilloso.

Toda la noche, mi vida, es para ti,

como un juego cualquiera y nada más,

porque a mí me atormenta en el alma

tu frialdad.

Yo quisiera saber si tu alma es igual

a la de cualquier mujer.

Yo creo que la base, digamos, de la inspiración de Triana

es la base universal de inspiración de cualquier arte.

Es la sublimación del dolor para alcanzar la felicidad.

Está en "El Quijote" y está en Shakespeare.

Una noche de amor desesperada.

Una noche de amor está mejor.

Triana me parece el grupo que inició

la revolución entre el rock y el flamenco.

Triana es como Lole y Manuel, es como Las Grecas.

Es ese tipo de artistas que han sido muy populares

sin perder esencia flamenca.

-¿Quiénes son Lole y Manuel?

-Lole, a priori, es una gitana que nació en Sevilla.

-Yo creo que Lole y Manuel tenían un magnetismo especial físico,

como lo tenía Elvis Presley o lo tiene Paul McCarthy.

Esa belleza física que refleja la belleza del alma.

Me tengo que decidir entre Sevilla y Triana,

y yo no sé cómo elegir.

Al principio el público los acoge un poco como algo

trasnochado, flamenco, les suena un poco al viejo régimen.

El final es un éxito rotundo.

Compadre, dígame usted, si desde Cádiz a Sevilla

me vas a poder ver.

(Aplausos)

Flamencos cantantes, su padre está en la cárcel,

que da pena.

Nosotros tratamos de cantarle más a la naturaleza

de una forma más sencilla, más fácil, más dulce.

A lo mejor es posible que eso haya tenido un impacto en la gente.

-No oían nunca flamenco,

y que con nosotros estaban alucinados.

-La idea de flamenco y Pink Floyd. Un mundo más onírico,

con guitarras solos, con pequeños velos de acordes por detrás,

de instrumentos de teclado.

-La música no tiene límites y, por lo tanto, pienso

que se puede tocar bulería con una batería.

Lo que pasa que todavía no lo he hecho, ya lo haré.

La noche llegó, la noche llegó,

porque la montaña se ha tragado al sol.

Y en la montaña.

A veces te dejas caer, porque eso es bueno.

Ahora donde te lleva el viento, la música es así.

Deberíamos pensar que cada uno somos distintos.

Tú imagínate que entras en un jardín y todos son rosas o claveles.

Eso no es así.

-Manuel es un gitano que nació en Ceuta

y su padre tocaba la guitarra.

Para mí es muy buena persona y además un buen músico.

También le gusta mucho los perros, los amigos.

Buena gente, por supuesto, y así es Manuel.

Rojo como los labios que quiero yo.

El pionero en esto fue don Manuel Molina,

el patriarca don Manuel Molina.

Cuando yo escuché, cuando vi aquello, dije: "Esto es otro mundo".

-Aquí arriba, un poco, con Diego Carrasco y su grupo.

Diego, con ese pelazo, con esos bucles rizados y menudos,

como si fuera un rey asirio o persa.

A ver si me prestas 100 gramos por lo menos, 100 gramitos.

Te quería yo pedir...

-Parecía una mujer con esa cabeza así.

"Aféitate, Dieguito, ¿por qué no te afeitas?".

Era una verdadera guerra la que traíamos

entre los pelos, las barbas y todo esto.

(Música)

Mi familia era un desastre.

Un día le digo: "Sobrino, ¿y la guitarra?"

Digo: "Se me ha olvidado, tito".

Dice: "Cómo se te puede olvidar la cuchara.

¿Ves lo que les pasa a los hippies?

Se les olvidan la guitarra y la cuchara.

Fíjate como era de hippy.

(Música)

La tierra es uno de los elementos más importantes que tenemos.

De ahí nacen los principios del flamenco.

(Música)

Los cantes de la trilla y todo lo que conlleva,

el hombre solo con la tierra.

(Música)

Luego pasear por tu tierra te impregna de compases,

te impregna de olores, a vino, sobre todo también a eso,

que tenemos ahí, es muy bueno.

(Música)

Yo creo que es un regalo de Dios el haber nacido en una familia flamenca,

pero es que tenía en casa la tía Anica La Piriñaca,

el tío Borrico y el tío Serna, Sernita de Jerez.

Que te quieres tú no lo sabes.

En esa época, todo lo que hiciera, detrás había un fundamento,

y el fundamento era la fatiga, era el no poder,

era el malo.

-Están como señoritos todos.

Mucha alhaja, mucho traje, ¿esto?

Vamos a hacer como cuando estaban ustedes escardando,

que llenábamos radio y medio.

Hombre, estos nunca llegan a lo antiguo

y a las edades nuestras nunca llegará.

-El flamenco es una música muy espiritual.

Has de entrar con la puerta abierta del alma.

(Música)

El compás está marcado con el corazón,

y el corazón es una bulería.

Estás respirando, porque hace tá,

tá, tá, tá.

Que rabias si no eres de mi gusto, gitana mía,

¿por qué te agravias?

Porque yo no te quiero.

(Música)

Luego tendríamos un compás de Sevilla,

que nace en las aguas y está en el aire.

Ese hace pum-pu-pa.

(Música)

(CANTA)

(Música)

En mi cuerpo.

Como reina del vino, de verdad qué envidia.

Manuel de los Santos, Agujetas, herrero de profesión,

criado dentro de las más estrictas tradiciones gitanas,

ha podido traspasar, a través del cante,

las limitaciones que por su trabajo y limitación le estaban impuestas.

Lastimado, fuerte yo estaba.

Su metal de voz, su cara ahí, ahí está dicho.

No hace falta decir nada más.

-Yo creo que yo en la fragua cantaba más gitano.

-¿A qué se debe esto? -No lo sé.

-Puede ser que antes estaba un poco bruto,

no estaba puesto a la guitarra y cantaba más bruto, más gitano.

(Música)

Yo he escuchado alguna bulería de Jerez.

-La bulería para el "pisha".

-La bulería es para bailar. -Para bailar.

-Esto para fiesta no lo hago yo.

No me gusta ni puedo hacerlo.

-No sé por qué, no le agrada cantar por bulerías.

-Es un cantaor tan grande,

que no le gustan esos cantes de bullicios.

-¿Eso no va quizá con tu estilo de cante?

En encuentro fortuito de un aficionado con un artista

a la hora de café, habrá sido el punto de partida

de una improvisada fiesta, para cuya preparación,

buscando los cabales, se habrá ido toda la tarde.

Mi espejo para mí también es un familiar mío,

y aunque lo diga así de claro, es tío Juan Peña, el Lebrijano.

-Tengo unas ganas de comerme unas papas con carne.

-¿Sí? -Con mucho laurel, mucho laurel.

-Yo voy a cantar, yo quiero cantar un poquito por bulerías, por soleá.

Y a bailar, pasarlo bien.

-(CANTA) Adiós madre de mi alma, adiós madre de mi alma.

Me voy, ya no vuelvo más.

-Sin salir de su ortodoxia y de cantar las cosas

que hacía su madre y las cosas que hacía su familia.

Lo único que ha hecho ha sido enriquecer,

es la gloria.

Acordarme de donde tú vivías.

(Música)

Estamos hablando de Agujetas, de la Paquera de Jerez,

de Manuel Moneo, del barrio Santiago.

Hablamos de terremotos, en cualquier barrio

te salta la chispa.

-(CANTA)

-Yo lo de mi barrio, por ejemplo, flamenco puro hacen hoy en día.

Chavales con 20 años que están todavía cantando

como hace 80 años, ¿sabes?

-(CANTA)

-Eso es bonito, eso por favor que no se pierda.

(Música)

Yo hago lo que siento y lo que me gusta hacer

y la gente se lo pasa bien.

Hay cosas que me gustan de la vida.

A mí me pones un flamenco, un festival, un show, asalvajado.

Azalvajado, azalvajado, vengo yo aquí.

Azalvajado.

Yo he aprendido del flamenco, flamenco.

Yo de pequeño mi padre tenía los discos de vinilo

de todos los flamencos estos de Jerez.

Yo me he criado con ellos.

Si no, entonces, nosotros no haríamos esto.

-Cuando se termina un cante, se queda uno vacío.

-No, se queda uno reventado.

-No hay academias, como te he dicho antes,

que te preparan el diafragma y hace "a"

y llega desde aquí por lo menos hasta Burgos.

El cante aquí, te pega pellizcos aquí.

-Manuel Torre decía que a quién le gusta cantar,

si eso es morirse.

La Tía Anica también decía algo:

"Cuando canto, la boca se me llena de sangre".

-Manuel Moreno, que era Moraíto Chico,

se me van a saltar las lágrimas, seguro,

seguro lo sienta.

(Música)

No es solo en el cante donde Jerez conserva el cetro de la pureza

y continuidad del arte flamenco.

El Sordera es acompañado en la guitarra

por Manuel Moreno Junquera, Moraíto Chico,

un guitarrista de la nueva generación,

que es a su vez depositario del sabio legado de toda una dinastía.

Yo soy mellizo, nació con un hermano mío,

que el pobre cuando nació se me fue.

De alguna manera, creo que Morado ha sido mi hermano,

el que está aquí siempre conmigo.

(Música)

Un genio en su forma de vivir y de tocar, por supuesto.

(Música)

Grabamos el disco de Vicente Soto, El Sordera,

y tocábamos Moraíto y yo.

Me dieron una malagueña, porque yo para tocar el palo ese libre,

y me dijo: "Qué bien, qué bonitas las malagueñas".

(Música)

En aquel tiempo, nos entreteníamos, después de grabar

nos poníamos de aquella manera.

Me fui a la habitación y Moradito llegó 3-4 horas después.

"Vicente mío, ábreme ya, ábreme ya, ábreme por tu madre".

(Música)

Al final me despierta: "Te voy a decir una cosa.

La malagueña esa que has hecho no vale un duro".

Qué arte tenía.

(Música)

Saber tocar las palmas es más difícil

que comerse dos kilos de garbanzos con un flemón.

Siempre viene el amigo del cuñado que no sé qué,

que pega unos palmitazos. Eso no lo odio.

Eso es como el que llama a un camarero.

Lo primero que digo: "Por favor, toca las palmas más flojos,

que el que está aquí al lado". Flojito.

La palma y todo lo que se hace, se hace con el alma.

(Música)

En "Tauromagia" yo no he disfrutado más en mi vida,

y así se tocan las palmas y así se hacen las cosas.

(Palmas)

Sanlúcar era un maestrazo.

Él me enseñó la guitarra de una manera transparente, generosa.

Fue para mí como un segundo padre, porque me acogió en su casa.

-¿Te era difícil tocar la guitarra?

-Hombre, esto es muy difícil, dificilísimo,

pero con afición y estudiando, se aprende.

-En aquel tiempo tenía 7-8-9 años,

y recuerdo una vez que volvió de estos espectáculos

y me llamó para repasar esas clases y yo las tenía fatal.

Entonces, él me quitó la guitarra y me dijo:

"Bueno, si no quieres guitarra, pues nada".

Yo me di cuenta realmente

lo que la guitarra significaba para mí.

-Me enseñaba siempre a tratar de superar los momentos

que te encuentras en esta vida como guitarrista, es grandísimo.

Desde los 15 a los 20 años estuve recorriendo mundo con él.

(Música)

La guitarra, el flamenco, hace que yo me sienta

una especie de cárcel, quizás de oro, pero al fin y al cabo, cárcel.

Por eso en algunos momentos necesito romper todo eso,

para salirme y expresarme de otra manera.

(Música)

Con tres años vi a Paco de Lucía en la tele.

Me enamoré de aquel sentimiento.

Recuerdo imborrable

que a mí me mata.

Pedí una guitarra a los Reyes Magos.

Algunas veces digo que tenía que haber pedido otra cosa,

unas botas de fútbol.

(Música)

Va uno echando vergüenza,

va uno alejándose de ese niño que no tiene miedo a nada,

y va uno desaprendiendo.

Te lo juro que el viento que suena en Santiago

eres más puro que el viento que suena en Santiago.

Y tus manos son la herencia del pueblecito gitano.

Tus manos son la herencia del pueblecito gitano.

(Música)

Es muy bonito poderte sentirte pleno estando a solas con la guitarra,

sin depender de si te va a gustar, si no te va a gustar.

(Música)

Para mí el arte es como Dios.

Siempre he dicho que he mirado cara a cara al arte,

pero no puedo aguantarle la mirada más de dos segundos.

(Música)

Yo cuando veo imágenes de cuando era joven,

algunas veces me veo mejor y otras digo: "Estás para matarte ahí".

(Música)

Además, qué hortera eres ahí.

(Música)

Me acuerdo que vi unas imágenes,

tenía unos pedazo de calcetines blancos.

Dicen que no, que eso está muy feo, pero eso se llevaba.

Que se llevaron los calcetines blancos,

me afectó, me afectó.

Los vi una vez en la tele y digo: "Buf, qué horrible está eso".

-Vamos allá.

(Música)

Mi abuelo Farruco fue un artista que le tocó vivir una vida difícil.

Él, un poco, cogió el arte, el flamenco, el baile,

como salida, como escapatoria.

-Mi padre era un gitano, que estudió.

Fue ingeniero de puertos y canales,

fue teniente 60 brigadas en los rojos,

lo fusilaron la gente de Franco.

Por la parte de mi padre son gitanos muy instruidos,

por la de mi madre, no. Somos canasteros, de río.

-Elena es de Madrid, de Pozuelo de Alarcón.

Llegó a Sevilla saltando trenes y la recoge una familia de gitanos.

Se empieza a criar con él, hasta que él se va buscando la vida

en los bares, en las tascas, bailando, y sobreviviendo.

(Música)

(Palmas)

Hoy veo los bailes fabricados,

el baile te tiene que salir de dentro,

el baile lo tiene que llevar uno, no hay que montar

tantas piruetas y tantas cosas.

El baile con levantar un brazo es suficiente.

(Música)

Él, como no pudo formarse con nadie, él tuvo que sacar

las formas de baile de un junco, como le daba el viento al junco,

como un caballo, iba andando, ese sonido, esa manera.

Sí, sí, de la naturaleza.

(Música)

Él me ponía a mí muchos ejemplos bonitos, ¿verdad?

Yo lo he contado alguna vez, a lo mejor cuando le decía:

"Papá, ¿cómo haces para bailar por soleá

y salir en el escenario de esa forma tan "delicá"?

Eso que no importa.

Él me decía:

"Mira, tu imagínate que vas a cruzar un puente viejo de madera".

"¿Un puente de madera? ¿Eso cómo va a ser, papá?"

"Tienes que pisar con mucha seguridad,

pero sin echar el peso, porque si no te caes a un precipicio".

Digo yo: "¿Qué precipicio?". Dice: "De la soleá, ¿te parece poco?"

(Música)

De hecho contaban también que no tenía un estudio para bailar,

y tenía un conocido, Silvano, que era lo que hacía

las autopsias a los fallecidos. -Le dejo una salita.

-Llena de...

-Y él por un cristal veía todas las personas.

¿Cómo se puede inventar una forma de bailar viendo eso?

Dios mío de mi vida.

-Para mí es un Dios, porque es el que me ha dado todo.

Lo que yo soy y lo que tengo me lo ha dado él, desde mi infancia.

(Música)

Nació, le puse las manos así, se agarró a mí.

Lo levantó, se levantó él, ¿tú te acuerdas?

Digo: "Ay, qué bailaor más bueno va a ser".

(Música)

Mi abuelo no ha sido un bohemio a sabiendas.

Él vivía en su rinconcito, en la peña, estaba feliz,

quemaba un poquito de romero allí, en la chimenea,

y cuando hacíamos algo que a él le gustaba,

porque él pocas veces nos decía "olé".

Entonces nos bajaba y se lo enseñaba a todos los amigos.

Él roneaba: "Mira mis nietos cómo bailan".

-Es una de las sensaciones, mira, hace ya 20 años,

y todavía lo tengo, huelo el momento.

(Música)

Los flamencos, ante todo, somos creadores.

El flamenco ha evolucionado quieran o no quieran,

siempre ha evolucionado.

(Palmas)

Miramos atrás y todos han sido en su momento,

protagonistas de esa resistencia que la ha separado.

(Música)

He visto a Carmen Amaya bailar con Big Bang,

en el año treinta y tantos,

con una Big Bang "La danza número cinco" de Granados.

No es algo nuevo.

(Música)

Si Sabicas hiciera lo mismo que hizo ahora,

todo el mundo diría: "Qué modernidad".

Es un tío que vivía en Nueva York

y que tocaba con todo tipo de músicos.

Qué bien te suena, qué bien te suena

cuando dices te quiero, qué bien te suena.

El disco de El Pele es algo que hemos hecho

entre un amigo mío y yo, que se llama Queco.

Es cantante y compositor y yo soy guitarrista,

como alguno de ustedes supongo que sabe.

Fue un disco bastante revolucionario.

Creo que marcó un momento importante en el flamenco.

En ese disco, Paco Martín apostaba mucho:

"Vais a ser teloneros de Bowie".

¿Qué hacemos nosotros ahí?

Total, nos vamos de teloneros de Bowie.

-Pele, ¿qué supone para ti esto tan grande?

-Bueno, para mí supone varios escalones

del peldaño de mi carrera profesional,

puesto que es mucha responsabilidad.

-Me acuerdo que salimos y empieza la gente: "¡Bowie, Bowie!"

Digo: "Pele, dile a la gente que de todas maneras,

Bowie tiene una hora de salir, antes no va a salir.

Que se tranquilicen".

Hace así, "tranquilo", como el emperador de Roma.

Mira, la gente: "¡Fuera, fuera!"

Llovían las botellas de Coca Cola.

Eso de ser teloneros de una estrella así, nunca más.

Yo creo que nunca más, por aquello de las coca colas.

Si hubiera sido una cervecita fresquita

y de aquella manera, pero...

(Música)

Creo que tocar para cante es más ayudar a expresar un cantaor.

En el caso de El Pele y mío, yo siento lo mismo muchas veces.

Eso hace que disfrute con él en el escenario.

Ay, qué dirán, qué dirán.

Ay, qué tendrán que decir.

Que yo te quiero y te adoro.

Los Titirimundis. -¿Los Titirimundis?

¿Que tiquití-tiquití, tiquití-tiquitá?

Eso no tiene nada que ver con el cante por alegría.

-El cante flamenco al profano le lastima los oídos.

Y el cante flamenco es inspiración. -¡Olé!

-Aún hay un preconcepto basados simplemente en la ignorancia

sobre no valorar lo que este arte es y quiénes son los que lo hacen.

(Música)

El flamenco es poesía, es una continua lección

de cómo las emociones pueden ser expresadas a través de la palabra.

De palabras que además la mayoría son anónimas

y que han sido cinceladas por muchísimas gargantas

y muchísimas emociones.

-¡Olé, vivan los gitanos!

-Nosotros, con el flamenco, reflejamos la vida.

Con el baile, con el cante, con la guitarra,

transmitimos la vida.

-Me llamo Trinidad, tengo 12 años.

Trabajo bailando en las cuevas.

(Música)

-El amor, el desamor, la tragedia, la sensualidad.

Escuchamos una música trágica.

Indiscutiblemente, bailas a la tragedia.

Escuchamos una música sensual, pues mueves el cuerpo.

Ya sabes.

Lo principal es que lo ames, que ames lo que haces.

Es muy sacrificado, pero tienes que amarlo muchísimo.

Yo creo que esa es la verdadera transmisión.

Que estoy sintiendo muchas cosas, muchas mociones.

Calor y frío a la vez, ¿no?

-Yo creo que ese flamenco es expresarte a través de un arte,

pero al fin y al cabo es contar quién eres.

El flamenco es desnudar tu alma a la hora de bailar,

o de cantar, o de tocar.

Pregúntale a mi sombrero.

Mi sombrero te dirá.

Ay, las malas noches que paso.

Ay, el relente que me da.

Incluso a veces cuentas cosas de ti que ni siquiera sabes,

y cuando te ves en los vídeos, dices: "Esa parte de mí no la conocía".

¿Y qué te quieres tú poner?

¿Qué te quieres tú apostar?

Que yo me pongo en tu puerta y no te dejo pasar.

Ay, garrotín, ay, garrotán.

-Dinos, cuando bailas, ¿qué sientes?

-No sé, porque no estoy en el tiempo.

Estoy en otro espacio y en otro tiempo. No lo sé.

Me evado de todo,

y es un mundo interno el que siento,

y muy difícil de poder explicar.

-Cuando me siento afligido, incómodo,

y me meto un ratito a bailar yo solito, te limpia.

-Los pueblos que danzan y que cantan no se mueren en la vida.

Cuando va andando, cuando va andando,

cuando va andando cuando va andando,

rosas y lirios va derramando.

Me gusta vivir, la verdad,

porque creo que, si no, no se puede bailar,

no se puede pintar, no se puede escribir.

-Cuando la gente me pregunta qué pasó con Antonio Gades,

digo: "Lo que pasó es que me tocó la lotería".

Porque para mí fue una lotería

el que Antonio, cuando empezamos a ensayar,

me dijera: "No, tú prepárate, pero tú vas a bailar conmigo".

La época que él hizo la compañía,

había mucho baile flamenco en muchos sitios,

en la Costa Brava, en la Costa del Sol,

donde era un flamenco con muchos lunares, con muchos brillos.

Y él siempre quería todo muy sobrio.

Y muy estilizado.

Entonces, creó una nueva forma de bailar.

-Yo llego a bailar prácticamente,

yo siempre lo digo, es verdad, por hambre.

Porque yo lo que quería era estudiar, pero no había manera,

y entonces tuve que empezar a trabajar cuando tenía 11 años.

(Música)

-Me vestía casi en el escenario

para verlo bailar todos los días cuando él bailaba solo.

He intentado por todos los medios que él encontrara a su pareja.

(Música)

Viajábamos por el mundo entero, y eran los teatros llenos,

los aplausos y las críticas maravillosas.

Hemos ido a muchos festivales donde antes no entraba el flamenco.

Todavía no ha nacido uno, todavía no.

Aquello fue algo maravilloso, cosa que agradezco a la vida mucho.

-¡Vamos!

¡La planta!

-Aprendí muchísimo de él.

Él no fue el maestro de una academia,

fue el maestro de lo que para mí supone tener una compañía.

-¡Niño!

¡Arriba los riñones!

-Una persona coherente siempre

con todo lo que hacía y con todo lo que decía.

-Sepárame los tiempos.

¡Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez!

¡Un, dos! ¡Un, dos!

-Y el creador que era. Era un gran creador.

-¡Vamos, cómeme! ¡Así!

¡No me pierdas los ojos! ¡Así!

Mejor.

-Y sobre todo, lo que había era un criterio ético

en cuanto a cómo las cosas tenían que ser, por qué, y el sentido.

-Tú, que pareces un gato cabreado,

es decir, que no tienes la estampa del bailarín clásico,

sino más bien del rebelde callejero,

otra pregunta, aunque no seas andaluz,

¿por qué Andalucía pasa por ser una región alegre,

y siempre están con eso de "ay, ay, ay"?

¿Qué les pasa?

-Han querido decir que el pueblo andaluz está alegre.

El pueblo andaluz creo que quiere ser alegre,

pero que no le han dejado ser alegre.

Y como no le han dejado abrir la boca para decir nada concreto,

en su abstracción del hambre, la miseria y esas cosas que ocurren,

grita y dice: "Ay", por lo menos.

-La lección más importante me la dio el último día.

Llamé a la puerta, "toc toc". "¿Sí?".

Digo: "Antonio, he pensado que es el momento

de que lo intente yo sola".

"¿Sabes, María? Creo que haces muy bien.

Yo te animo a que lo hagas". Y ahí rompí a llorar.

No había quien me parara.

-Buenas tardes, María.

¿A qué hora da las clases María Magdalena?

-Ha empezado a las cinco.

-Yo tomaba clase con una maestra por la que han pasado

casi todos los artistas profesionales del flamenco.

Se llamaba María Magdalena.

-El brazo debe subir suavemente y articulado.

La cintura, en su sitio.

La cadera, desprendida de la cintura y de las costillas.

El pecho, como las astas de un toro; pero no rígido, suave. Calentito.

La cabeza, dignificada.

-Yo creo que llevaba bailando realmente dos semanas, un mes,

que empecé lo que eran mis clases de baile.

-Manuel, ese brazo, levántale. Más arriba. Alto, alto.

Arriba, Manuel, ese brazo. -Y allí estaba yo.

Y recuerdo que terminamos el rodaje y María Pagés dijo:

"¿Por qué le vais a dar al niño 1500? Tendría que cobrar más que ninguno,

que ha estado todo el día".

Y me dieron las 3000 pesetas, igual que a todos.

Recuerdo que lo hice un canutillo, lo metí en la funda de los palillos,

y salí corriendo calle abajo:

"Mira, mamá, los dineros que me han dado".

-Si tuviera que elegir una palabra para definir el baile

de los hermanos Antonio y Manuel Reyes, sería pasión.

Pasión a la hora de crear y de interpretar el baile.

Hoy nos traen un martinete que es para quitarse el sombrero.

-Yo veía bailar a mi tío, a mi primo.

Veía a mi hermano que se iba ensayar.

Venía con su bolsa oliendo siempre a colonia de Nenuco

y sus botas metidas dentro.

Y yo le dije a mi madre que quería bailar.

Yo estaba en el Ballet de Murcia con Merche Esmeralda,

y estaba Peter Shaufuss, el bailarín,

que en aquel momento era director de la Ópera de Dinamarca,

y le dijo: "Ese chiquito me gustaría que viniera conmigo a la compañía,

porque tiene un algo especial".

Y yo le dije: "Mamá, yo no me puedo ir a Dinamarca a vivir.

¿Qué hago yo allí solito? Hace mucho frío".

Y ahí concluyó la historia.

Y verdaderamente a mí me tiraba el flamenco también mucho.

-Cualquier gesto que sea rítmico y estético es danza.

La danza no solamente es dar saltos y piruetas.

La danza es una necesidad interna del ser humano,

que se manifiesta a través de movimientos.

Tiene derecho a bailar todo el mundo:

los gordos, los flacos, los viejos, los jóvenes y todo el mundo.

-Sin compás, no se puede bailar flamenco, ni mucho menos.

Dan zapatazos la mayoría.

Entre Pinto y Valdemoro nació niña una gitana.

En las bodas flamencas, en los bautizos y tal,

en las fiestas, me ponía yo a bailar el robot.

Lo metía por bulería.

Entonces, "el niño robot".

Me rayé, no sé qué me dio, que no paraba de hacer el robot.

Tuve la oportunidad en Amor de Dios Madrid

de conocer a Manolete, a Güito, Cristóbal Reyes y me decían:

"Vente, que te damos clase, que tienes cuerpo de bailaor".

(Guitarra española)

Cuando se ponía... (TACONEA)

Toda la fila y yo...

"Siéntate, siéntate" me decía Cristóbal Reyes,

"Me tienes la cabeza majareta", no me podía estar quieto.

La primera gira que yo hice a nivel internacional largo,

que ya era como entrar en Primera División,

fue a Japón y a la Unión Soviética, entonces era la Unión Soviética.

Tenía recién cumplidos los 16.

(Música)

Escribí un pequeño diario de todo lo que veía

y de todas las cosas que sentía.

Lo viví con muchísima pasión.

Las oportunidades en el extranjero son más

y tenemos un mundo abierto ahí

que los flamencos siempre lo hemos tenido

y siempre lo hemos disfrutado.

Cuando vi, me dio mucha sorpresa.

Todavía no he encontrado otro baile...

-A mí, solamente flamenco.

(Flamenco)

Me acuerdo que en Osaka, estábamos bailando con mi compañía,

y estuvimos tres o cuatro días en Osaka

y siempre había un señor delante, el mismo señor,

que, cada vez que se ponía a aplaudir, se ponía:

"Olé tu madre. Guapa. Olé tu madre".

(RÍE) Se había aprendido las dos frases:

"Olé tu madre, olé tu madre. Guapa".

-Estuvimos una vez en la casa de Antonio Banderas.

Estaba Bruce Willis, Sylvester Stallone,

Halle Berry, Salma Hayek... Bueno.

Salimos, terminamos de bailar,

empezaron a venir todos los personajes esos

a hacerse fotos con nosotros. Fíjate en el cuadro cómo era.

De cine, un cuadro de cine.

-No puedo, me pongo nervioso. -¿Cómo te pones nervioso?

(HABLA EN ITALIANO)

-Por favor... -Un beso pequeño.

-Pequeñito. -Si la señora Ana...

Tu mujer, su mujer, no se enfada.

Pequeño.

Estuve con los Oasis, con los hermanos Gallagher.

Quería compartir música para la habitación, arriba.

Estaba muy a gustito,

le veía muy a gusto para irme con él a la habitación.

"¿Sabes quién es ese? Marcus Miller", digo: "¿Ese quién es?",

dice: "El mejor bajista del mundo", digo: "¿Cómo?"

"Con Gilberto Gil", digo: "¿Y ese quién es?"

Bueno, me quería pegar.

A mí no me saques de Paco, de Camarón.

-Camarón había veces que estábamos sentados en un sitio,

como estamos aquí ahora mismo,

y decía: "Ahí hay un tío que lleva dos horas mirándome",

digo: "José, es que tú eres Camarón", "Ah, es verdad, no me acordaba".

(Música)

El momento que me dijeron que tenía cáncer de mama,

pensé que eso no me iba a quitar de bailar,

me podía quitar otra cosa, pero eso no.

(Flamenco)

Entré en quirófano

y cuando me estaba despertando, ya estaba moviendo el brazo.

Y a los tres meses, estaba en un escenario.

(Flamenco)

Con la quimio, no se me cayó todo el pelo,

me quedaban poquitos,

entonces, me daba con un poco de maquillaje negro

y yo tenía la peluca en el camerino y yo decía...

Y cuando terminaba de bailar,

respiraba y decía: "Un día más, un día más".

Muchos sueños cumplidos, pero yo todavía sigo soñando, ¿eh?

Una nueva película de flamenco, un musical flamenco.

Por supuesto que sigo soñando.

(Flamenco)

El baile ha sido también una escapatoria,

lo mismo que fue mi abuelo,

para mí también ha sido el baile un psicólogo, un amigo,

un hombro en el que llorar.

El arte ya te tiene abrazado, porque te dice: "Tranquilo,

que estoy para expresar lo que nadie se va a creer con palabras".

Algún día lo expresarás con tu forma de ser

y como tu forma de ser, la más auténtica, la más profunda,

la más honda, es tu baile.

Yo prefiero seguir bailando

y no dar más detalles con las palabras.

La vida te cambia en un momento.

-Los Farrucos, yo digo siempre

que hemos tenido una estrella y una estrellada.

(Flamenco)

Yo sufrí ese síndrome de una persona que despunta mucho al principio,

cuando es muy jovencita, pero no se hace más mayor,

deja de ser ya el niño ese gracioso que despuntaba

y me encerré mucho en trabajar, en estudiar.

Fue en una época en la que también me metí en la docencia,

di muchas clases, estaba cómodo.

También he dedicado mucho tiempo de mí

a cosas que me han parecido muy importantes,

por ejemplo, mi familia.

(Tango)

Nunca he sido una persona demasiado ambiciosa en esa vertiente

de querer llegar a ser famoso.

Yo pensaba que funcionaban las cosas de otra forma,

que por el hecho de ser un buen bailarín,

las cosas iban a funcionar.

Arrepentirme, de nada, porque, como te digo,

soy uno de los pocos bailarines,

eso sí lo puedo decir con la boca bien grande,

que no he dejado de bailar ni un solo día.

(Flamenco)

Quiero seguir emocionándome

con lo que son las grandes obras de arte y los grandes artistas

y el talento y con las cosas que pasan en la vida.

(Flamenco)

Un poema de Walt Whitman que dice: "No dejes que termine el día

sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz,

sin haber aumentado tus sueños".

La vida está hecha de eso,

de abrir ventanas y de dejar que entre la luz.

(Flamenco)

En mi caso, ahora,

es como tratar de encontrarme con el niño ese que yo fui,

darme yo ese abrazo y tolerarme las cosas.

(Música)

El hecho de que todo te importe tanto,

porque eso puede llegar a convertirse en ridículo también,

porque la perfección...

no existe y, además...

creo que no... Creo que no existe.

Canto a la mar y a la arena.

Canto a la sal y a la pena.

Canto a la media luna.

Canto a la luna llena.

Canto... Que yo le canto a ella.

La idea de la belleza, para mí, está en la propia búsqueda,

en tener la intención de buscarla.

Si es que las palabras se las lleva el aire,

que las mías, se las lleve hasta tu calle.

Hippie.

Gritando hippie,

yo siempre seré hippie.

Hay muchas cosas que están aquí metidas y que vivo con ellas

y que me sirven para sobrevivir

y para que el tiempo que Dios me dé que esté aquí,

tenga fuerzas para seguir adelante, para seguir componiendo

y para seguir compartiendo cosas con toda mi familia musical.

Amor en la tierra

y paz en la tierra.

Haz el amor y no la guerra.

No correr, despacio ves la vida de otra forma.

Que yo he ido corriendo mucho, que me he equivocado de tren.

Para torear, igual que para amar,

hay que parar, templar y mandar.

Al patriarca, mi patriarca,

a don Manuel Molina...

Dice que nadie vaya a llorar

el día que yo me muera.

Es más hermoso cantar,

aunque se cante con pena.

Lo chungo es arrepentirse.

Yo, cada vez que les digo algo a mis hijos, que tengo muchos,

les digo: "Creo que esto es así, tú haz lo que tú quieras,

pero procura arrepentirte lo menos posible".

Que esto se va, yo ya tengo 66 años

y parece que hice la Primera Comunión hace 15 días.

Que nadie vaya a llevar

ni flores

ni ropa negra.

No me vayáis a enterrar

para pudrirme bajo tierra.

Es más hermoso cantar,

mientras mi carne se quema

y luego...

me ofrecéis al mar, al aire

o sobre la arena

o en un jardín, me da igual,

pero cuando yo me muera, que nadie vaya a llorar.

No, yo no soy revolucionario, yo soy humanamente lógico.

(Música, explosiones)

Mi ventana y estaba el cielo lleno, todo el cielo, como en las películas,

cayendo paracaidistas turcos muy cerca de allí.

Dije: "La guerra, la guerra, estás en la guerra, Arturo,

estás en la guerra".

Yo he tenido el dramático privilegio, evidentemente,

de filmar la muerte en directo.

(Música, explosiones)

Si grabo, tú matas a este para que yo lo grabe, yo no grabo.

(Disparos)

Es impresionante el desconcierto que existe.

Seguimos escuchando los disparos que tiran desde el aire.

Al día más duro de mi vida, al día más desagradable.

-Casas ardiendo, muertos, gente deambulando por la calle,

tiros, empiezas a oír...

Ochéntame otra vez - Más flamenco

57:37 31 mar 2016

El capítulo "Más flamenco" dedica un sentido homenaje a Manuel Molina, fallecido 6 meses después de ofrecer su sabiduría en una entrevista para Ochéntame junto a imágenes de una de sus últimas actuaciones. El rock sinfónico de Triana, los cantes de Diego Carrasco y su barrio de Jerez, el toque de Vicente Amigo, el baile del Farruco y de sus nietos, Farruquito y Farru, Tomasito, Cristina Hoyos, María Pagés y Manuel Reyes completan el recorrido iniciado en aquel capítulo, Flamenco Revolution, dedicado a la revolución que se produjo en el seno del flamenco a finales de los 70 y durante toda la década de los 80 gracias a grupos como Smash, Dolores, Las Grecas, Lole y Manuel, Pata Negra, Ketama y, en lo alto, tres indiscutibles: Enrique Morente, Paco de Lucía y Camarón de la Isla.

El capítulo "Más flamenco" dedica un sentido homenaje a Manuel Molina, fallecido 6 meses después de ofrecer su sabiduría en una entrevista para Ochéntame junto a imágenes de una de sus últimas actuaciones. El rock sinfónico de Triana, los cantes de Diego Carrasco y su barrio de Jerez, el toque de Vicente Amigo, el baile del Farruco y de sus nietos, Farruquito y Farru, Tomasito, Cristina Hoyos, María Pagés y Manuel Reyes completan el recorrido iniciado en aquel capítulo, Flamenco Revolution, dedicado a la revolución que se produjo en el seno del flamenco a finales de los 70 y durante toda la década de los 80 gracias a grupos como Smash, Dolores, Las Grecas, Lole y Manuel, Pata Negra, Ketama y, en lo alto, tres indiscutibles: Enrique Morente, Paco de Lucía y Camarón de la Isla.

ver más sobre "Ochéntame otra vez - Más flamenco" ver menos sobre "Ochéntame otra vez - Más flamenco"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Avatar de Katia Flamenkitta Katia Flamenkitta

    Adoré su película que miro desde Francia. Abrazo fuerte a mi Vicentito!

    01 abr 2016
  2. A Reyes

    Me gustó bastante, aunque eché de menos la ausencia del San Juan Evangelista que tanto flamenco ha presentado.A Reyes

    01 abr 2016

Los últimos 153 documentales de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Vidas rotas

    Vidas rotas

    51:38 ayer

    51:38 ayer Recordamos la trayectoria, el triunfo y la decadencia o la muerte de aquéllos que dejaron inconclusa una carrera y una vida que se prometía exitosa. Antonio Flores, Tino Casal, Amparo Muñoz… artistas que fueron muy populares en los 80 y que murieron demasiado pronto o sufrieron las consecuencias de vivir deprisa y sin límites. Como les ocurrió a los boxeadores Urtain, Perico Fernández y Poli Díaz; deportistas que después de conocer la gloria se toparon con el fracaso estrepitosamente. O la presentadora Sonia Martínez, el músico Poch y el poeta Eduardo Haro Ibars.

  • 56:06 ayer La década de los 80 fue la década prodigiosa de la publicidad española. En aquellos años de anuncios inolvidables, España se situó en el tercer puesto de la creatividad publicitaria mundial. ‘Ochéntame otra vez’ dedica un programa al repaso a los anuncios más icónicos de los 80 de la mano de sus propios creadores, que compitieron a un alto nivel entre ellos con resultados extraordinarios para sus marcas y para la imagen de la creatividad española a nivel mundial. Revisados treinta años después, muestran todo su poder evocador y su pervivencia en el lenguaje y en la memoria de la gente y, culturalmente, son una muestra de los valores sociales que irrumpían en la sociedad española, además de mostrar un altísimo nivel creativo que los hizo merecedores de los más altos reconocimientos internacionales.

  • Corazón verde

    Corazón verde

    49:56 20 abr 2017

    49:56 20 abr 2017 Los ensayos nucleares propiciaron el nacimiento de una conciencia a favor de la paz y la defensa del medio ambiente, así nació el ecologismo moderno.

  • Ibiza era una fiesta

    Ibiza era una fiesta

    50:56 06 abr 2017

    50:56 06 abr 2017 En la década de los 80, la cultura pastoril y hortícola de la isla, la moda Adlib, los mercadillos y las guitarras acústicas empezaron a compartir terreno con el turismo, las grandes discotecas, la música electrónica y la fiesta interminable. En ‘Ibiza era una fiesta’, recordamos esta época a través de los testimonios de varios protagonistas directos de aquella evolución: ibicencos de cuna y larga tradición familiar -como el empresario y exministro Abel Matutes- y aventureros que sintieron la llamada del sueño ibicenco y se instalaron en la isla para vivirlo en primera persona, como el fotógrafo Toni Riera, el relaciones públicas Carlos Martorell, el filósofo Antonio Escohotado, el promotor musical Pino Sagliocco y Merel y Alok, un matrimonio que se conoció en Ibiza y que allí rehizo sus vidas fundando la empresa de moda de inspiración hippy World Family.

  • 52:12 30 mar 2017 El camino de la libertad de expresión en España fue largo y tortuoso y se consolidó en los años ochenta.

  • 56:09 17 mar 2017 Ochéntame revisita la copla, ya tratada en el capítulo "Vidas de copla" de su segunda temporada. Pero esta vez el programa documental de la noche de los jueves centra la atención en los intérpretes masculinos. Como dice el cantaor catalán Miguel Poveda, "el papel del hombre en el mundo de la copla es fundamental": Manuel Quiroga, Rafael de León, Ochaíta, Valerio, Solano, Valverde son los pilares fundamentales, en lo literario y en lo musical, para que luego el intérprete, mujer u hombre, le de vida.

  • Benidorm, Benidorm

    Benidorm, Benidorm

    51:57 09 mar 2017

    51:57 09 mar 2017 A finales de los años 50, Benidorm era un pequeño pueblo pescador de la costa de Alicante de poco más de 2.500 habitantes. Díez años después, triplicó su población y se convirtió en un centro internacional de turismo con un modelo urbanístico pionero en la época. Era la ciudad de los vuelos chárter.

  • 53:19 02 mar 2017 Joan Manuel Serrat, Luis Eduardo Aute, Joaquín Sabina y Víctor Manuel son quizá los más conocidos. Pero hubo muchos más nombres: Rosa León, Pablo Guerrero, Hilario Camacho, Ana Belén, Lluís Llach, Carlos Cano, Javier Krahe, Labordeta¿ Cantando temas propios o musicando poemas ajenos, hubo un tiempo en que los cantautores consiguieron que la poesía estuviera presente en las listas de éxitos musicales. ¿Quiénes eran? ¿Qué cantaban? ¿Cómo contribuyeron al desarrollo de la democracia en España? ¿Por qué se diluyó la presencia de muchos de ellos a lo largo de los ochenta?

  • Arden las gradas

    Arden las gradas

    51:34 23 feb 2017

    51:34 23 feb 2017 El fútbol siempre se ha vivido con pasión pero en la década de los 80 esa pasión se desbordó con el nacimiento de los llamados ‘grupos ultra’, un fenómeno preocupante que trajo la violencia a las gradas y a los aledaños de los estadios españoles. ‘Ochéntame otra vez’ recordará estos hechos con los testimonios de varios protagonistas y testigos como el futbolista y entrenador Jorge Valdano, el árbitro Ildefonso Urízar Azpitarte y los periodistas Mari Carmen Izquierdo, Manolo Lama, Paco González y Emilio Pérez de Rozas.

  • El sueño europeo

    El sueño europeo

    52:27 16 feb 2017

    52:27 16 feb 2017 El 12 de junio de 1985 España firmó el tratado de Adhesión a la CEE, la actual Unión Europea, un hito en nuestra historia.

  • Captados por las sectas

    Captados por las sectas

    51:30 09 feb 2017

    51:30 09 feb 2017 En un contexto social de recién estrenada libertad religiosa en España, y mientras en el mundo entero persistía aún el interés por el orientalismo y subsistía el sueño del hippismo, se instalaron en España toda una serie de sectas importadas de otros países o de matriz nacional

  • Rumberos para siempre

    Rumberos para siempre

    51:37 02 feb 2017

    51:37 02 feb 2017 La rumba es un género musical inagotable, con artistas como Los del Río, Azúcar Moreno, Manzanita, Los Marismeños, Bordón 4, Junco, Rosa Morena, Maruja Garrido y Dolores Vargas “La Terremoto”. Artistas de largo recorrido que -con sus canciones- alegraron varias décadas, incluida la de los ochenta.

  • El amigo americano

    El amigo americano

    54:22 27 ene 2017

    54:22 27 ene 2017 Aunque las bases se instalan en el año 53, con la llegada de la democracia el estilo de vida americano se extiende por varios frentes. Hay un hecho político que es el detonante del relato, la polémica visita de Reagan a España, con el gobierno socialista. La calle hierve con el conflicto de la OTAN, con la renegociación de las bases, a la vez que la cultura americana arrasa en las nuevas generaciones y nos mete en la sociedad del consumo: cine (Grease), las series (Mac Gyver, El héroe americano, Dallas, Dinastía), las marcas (Levis), las cadenas de comida rápida de las grandes corporaciones (Burger King), los adosados...

  • Irrepetibles TV

    Irrepetibles TV

    51:01 19 ene 2017

    51:01 19 ene 2017 En la década de los 80 la programación de TVE estaba llena de espacios que hoy podríamos calificar de Irrepetibles por distintas razones. Especialmente por la personalidad de sus conductores: profesionales como Mercedes Milá, Fernando García Tola, Jesús Hermida, Pedro Ruiz...

  • Llegan los Rock Stars

    Llegan los Rock Stars

    49:24 12 ene 2017

    49:24 12 ene 2017 Los Stones, Bob Marley, Lou Reed, The Police, Springsteen, Michael Jackson, Queen, Madonna o Prince fueron algunos de los artistas de renombre internacional que abrieron una puerta a la libertad en nuestro país para llenar la década con su música y con grandes y multitudinarios conciertos que nos ayudaron a salir del aislamiento.

Mostrando 1 de 11 Ver más