Ochéntame otra vez La 1

Ochéntame otra vez

Jueves a las 00:00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5178118
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - La leyenda del Dioni - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Un conductor de una empresa de seguridad

de transporte de fondos se ha fugado

con 320 millones de pesetas, según las investigaciones

que está llevando a cabo la Policía.

Claro, robas 31 millones y te vas a Brasil,

a vivir la vida.

Madre mía... qué mujeres, qué música...

El vigilante jurado que se lleva 300 millones de pesetas

creó una simpatía y cayó bien el personaje.

El Dioni forma parte de una manera de ser muy española

que es la cultura del pícaro,

algo así como el Lazarillo de Tormes,

una de estas figuras más literaria que real

que sabe cómo moverse en la sociedad como un gato.

De pequeño quería ser policía, policía de investigación

o bien detective privado.

Siempre me ha tirado el tema de investigar, de averiguar,

sobre todo de crímenes, de robos...

Me alegro que no lo fuera, hubiera sido un policía corrupto.

Al Dioni le gustaba, no era policía pero le gustaba

el mundillo próximo a la policía,

de alguna manera él

no pudo ser policia por su estrabismo.

Bizco lo era desde los 9 años,

que un niño me dio con un cable del tendido de la luz.

Tenía ese hándicap, a él le hubiera encantado

ser policía, no sé qué habría pasado,

si siendo policía se hubiera llevado un furgón con 300 millones.

Lo único que escondía era mi estrabismo.

Llego a un partido de tenis y era el único

que no movía la cabeza, la gente sonreía.

Parezco el coche fantástico, tengo los ojos para allá y acá.

Hijo de un conductor de autobús y desde que es pequeño

siente la mirada de desprecio de los ricos.

Es un buscavidas, yo creo.

Dio un golpe y lleva viviendo 30 años

de este personaje.

Dicen que soy feo, pero soy simpático.

Yo me creo como una especie a extinguir.

Soy responsable, puntual, cariñoso...

Ya teniendo veintitantos años que estudiaba detective privado,

hacía taekwondo, llegué a ser cinturón marrón.

Entonces me metí en una empresa de seguridad

y estuve 6 meses, fui el número 2 de la promoción.

Y allí comencé mi andadura en seguridad, estuve dos años

de plantón en la puerta de un banco para que no atracaran.

Después pasé a ser guardaespaldas.

Los últimos años estuve en el grupo ONCE,

con el director general 2 años,

estuve también con el presidente y el secretario general.

Lo único que ocurrió es que de una forma muy extraña

el presidente de la ONCE salió, cogió un taxi y se fue.

A nosotros ni seguridad ni secretaría,

como era costumbre siempre que bajaban los protegidos,

era avisarnos.

Nosotros dimos la alarma a seguridad, a nuestro jefe,

todo lo que teníamos que informar, de lo que había ocurrido.

Justo ahora nos llega una triste noticia,

la muerte del presidente de la ONCE

producto de un triste accidente que tuvo ayer,

Antonio Vicente Mosquete ha fallecido hoy en Madrid.

Lo extraño fue que llegó a su casa solo,

abrió la puerta del ascensor y cayó y se mató.

A raíz de ahí me mandaron a los transportes de fondos,

a los blindados, pero en vez de ganar 250.000 pelas,

pasé a ganar 70.000.

Y en vez de ir vestido como cuando era guardaespaldas,

me pusieron un traje azul, una porra, una pistola

y me mandaron recoger sacas de calderilla y monedas al metro,

y además, en aquella época mataron, en atracos a dos personas,

una de ellas fue Loli, que fue la número 1 en mi promoción

y otro que llamábamos "Rambo" le dieron un tiro en el corazón.

Hubo varios heridos más y 4 o 5 suicidios.

Llegué a pensar: "Esto es porque se habrán suicidado,

les habrá ocurrido lo que a mí".

Pues a mí no me va a ocurrir,

les voy a atizar donde más les duele y me voy a llevar un furgón.

Por su profesión de vigilante jurado conocería a algún policía,

a algún miembro de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad.

Yo estaba rodeado, por circunstancias de la vida,

de policías,

en mi barrio estaba la comisaría de la Estrella, en la calle la Lira,

y una noche sí y otra no, coincidíamos en el mismo Disco-Pub,

y éramos grandes amigos.

Frecuenta al mismo tipo de personajes,

de la ultraderecha barriobajera

que representa el ambiente de "Torrente",

de las películas de Santiago Segura.

No tenía una actividad ultra ni política ni nada,

era un hombre que frecuentaba locales de ocio y nada más.

Una noche, con varios amigos,

digo "mañana tengo una entrevista con el jefe de personal,

y me quiero jugar todo a una carta.

Como no tienen ni razones ni motivos ni ningún por qué,

para mantenerme en esta situación,

si no me incorporan en mi puesto de trabajo,

me voy a vengar de ellos, me voy a llevar un furgón,

si puedo, si tengo narices".

Ante una situación de injusticia reacciona con impulsividad.

Cuando él explica que todo fue bastante impulsivo,

que no planificó mucho el robo,

yo no sé hasta qué punto creérmelo, pero sí pienso que psicológicamente

tal como es él, podría darse de esa manera.

Con tres de ellos que me jaleaban, "Tú no tienes huevos...",

dije "bueno, ya veremos".

Tenía unos amigos bastante singulares

y él no quiere reconocer, pero creo que Jorge Medina,

alias "Patagón", fue el cerebro.

Un tipo listo y listillo,

sabiendo que su amigo tenía acceso a una buena cantidad de dinero,

lo organizó, le pinchó...

Le decía "tú no tienes narices para hacer esto".

"Dioni planeó el robo en solitario o con tres amigos

en la cafetería Valle del Narcea de la calle Diego de León."

Jorge Medina es un apátrida de origen cubano o argentino,

creo que es cubano,

que empezó a colaborar con los servicios

de inteligencia militar en España.

Dicen que estuvo infiltrado en el GRAPO.

Mi opinión es que el golpe estaba planificado

por el Dioni perfectamente

y que alguien tuvo que ayudarle en la fuga,

pero no podemos hablar de una banda organizada,

sino que alguien le ayudaría en la fuga.

Él tenía en sus manos el furgón y el dinero,

lo único que tenía que hacer era fugarse, y fue lo que hizo.

El día anterior al día que me llevé el furgón

yo transporté el doble.

Transporté 600 millones,

si lo hubiera preparado

me lo hubiera llevado el día antes,

no al día siguiente, que era transporte de 300 y pico.

Creo que hubo cierta preparación, que hubo unas visitas previas

al lugar del asalto y que el encuentro

fue en un lugar muy próximo a donde vivía Jorge Medina.

En cuanto a Cocoliso es una persona

que estuvo detenido por pertenencia a ETA,

parece ser una persona un poco peculiar también.

No encajaba muy bien con el Dioni.

Jesús Arrondo, alias Cocoliso, conocido ultraderechista,

un tipo que fue infiltrado en la organización terrorista ETA

y también tuvo algo que ver con los GAL,

porque le pillaron llevando explosivos,

estaba muy vinculado a la ultraderecha.

No creo que se relacionara con esos ambientes así,

tanto como mafiosos o facciosos.

Entre los tres pensaron esa posibilidad,

con la ayuda también de Miguel Ángel Dueñas,

que era un amigo y compadre de Dioni,

el Dinio fue padrino de una hija suya.

Fui a ver al jefe de personal y a medida que íbamos hablando,

su comportamiento fue un poco grosero, despectivo,

bajé a una cafetería de abajo de las oficinas

y llamé a estos amigos.

Y les dije "Si esta tarde le echo narices,

me voy a llevar el furgón.

Si me queréis ayudar, quedamos en el depósito de la grúa

a las 7:30, y sino pues nada, voy a mi bola.

Y me fui a trabajar.

Llegamos, aparcamos en doble fila, llegó un Volkswagen Golf,

que aparcó delante de nosotros,

bajó una pareja corriendo a la pastelería.

Me vino como dios el que tuviera dolor de ciática.

Y allí le pedí al conductor que bajara a por mí,

había que recorrer un pasillo,

bajar a una planta baja y recoger allí el dinero.

Yo supuse que contando 20 sería el tiempo

que ellos tardarían en buscar al encargado,

recorrer el pasillo y bajar donde estaba la caja fuerte.

Me cambié al sitio del conductor y como estaba el Golf delante,

metí la marcha, lo fui soltando y el furgón retrocedió,

puse el intermitente y me encaminé cuesta abajo.

Me tocó el semáforo el rojo.

Ahí pensaba de todo,

"no sé si me habrán visto mis compañeros,

si estarían esperando al encargado, si vienen corriendo detrás..."

No sé, se pasan 40.000 cosas por la cabeza.

Era tanto el sudor en Julio día 28,

en vez de peluquín parece que llevaba una bayeta.

Y afortunadamente paró un Ford Escort rojo descapotable.

En aquella época estaba de moda una canción de Julio Iglesias

que era "Bambolero".

Terminó, sonaba "Jalisco no te rajes",

me dio un subidón.

Se puso el disco en verde, arranqué y me fui cantando

# Jalisco, no te rajes... #

Ahí ya paré detrás del Audi, el coche que yo tenía,

saqué el revolver, lo vacié y lo dejé debajo del asiento,

descargué también una escopeta Franchi de 5 tiros,

la metí debajo.

No sé si pesarían 70 kilos las tres bolsas.

Como si fueran bebés, con mucho cariño una a una,

transporté las sacas del furgón al maletero.

Y una nómina de unas 700 personas, hombres y mujeres,

que eran los que cuando aterriza un avión, suben y lo limpian.

Cuando llegó la saca de los trabajadores dije

"No sé por qué, esto no me atrae,

Dios mío, no me ayudes, pero tampoco me jodas la marrana".

Casualmente no apagué la radio y allí ya me estaban buscando,

preguntando por mí, que donde estaba.

Digo "a ti te lo voy a decir" cerré y me piré.

Recibimos una denuncia de la empresa CANDI,

una empresa de seguridad,

de que un vigilante se había llevado el furgón

y se había llevado unos 300 millones de pesetas.

Una vez interponen la denuncia en la comisaría de Chamartín

iniciamos una investigación.

Así es como empieza y como tenemos la noticia criminis.

De allí salí arreando,

fui al depósito de la grúa y ahí estaban los tres.

Les hice una mueca, se pusieron en marcha,

como si fuéramos a la Feria de Abril,

uno detrás de otro.

Fuimos a un bar, y al primero que le dije

que se fuera porque se cagaba al día siguiente

era a Jesús Arrondo.

Fuimos al maletero, corté 50 millones y se lo di,

y le dije llévate el coche a Barajas

y desde allí te vas a tu casa en coche.

Así cuando lo descubra la policía podrá pensar

si es una artimaña o es que me he dado el piro.

El segundo fue Miguel Ángel Dueñas, a él le di 195 millones,

yo ahí cogí 3 para mí.

Y me quedé con Jorge Medina, y le di los últimos 50 millones.

No pensamos nada de qué hacer ni cómo...

Y dijo "Lo único que me viene a la cabeza

que tengo un matrimonio que querían vender un coche,

si quieres les llamo y que te lo vendan y sales con él".

Digo "bueno, llámalos".

Vino una señora chilena y me lo vendió por 1 millón,

como tenía los 3 le di 1.

Y ella me dio los papeles para hacer la transferencia

y por si tenía algún problema me dejó el teléfono y se fue.

Un conductor de una empresa de seguridad de transporte de fondos

se ha fugado con 320 millones de pesetas,

según las investigaciones que lleva a cabo la policía.

Los hechos ocurrieron la tarde de ayer en Madrid,

cuando los vigilantes jurados

hacían una recogida de sacas con dinero

en uno de sus habituales transportes.

Fue muy simpático.

Yo soy andaluz, estaba de vacaciones en Algeciras,

en mi pueblo, y vi en el telediario que un vigilante jurado

se había llevado un furgón con 300 millones.

Vi la imagen del vigilante, su cara muy singular,

peluquín, esos ojos singulares...

Y como periodista dije

"algún día tendré que entrevistarte".

Se me ocurrió irme a despedir de mi madre,

y tiré para el Molar, y ahí había una patrulla.

No llegué a verla, cuando vi las dos patrullas

de la Guardia Civil allí en el cambio de rasante,

seguí para adelante.

hay un momento en que la gente está muy enfadada

por la cultura del pelotazo,

por los primeros grandes casos de corrupción.

Y es ahí donde la figura del Dioni aparece como la figura

de alguien que viene a impartir una cierta justicia social.

Aunque como él me dijo en una entrevista una vez,

el socialismo comienza por uno mismo, es decir,

que él está mirando por su propio interés.

No nos confundamos pensando que es un "Robin Hood",

es una figura literaria, pero hasta cierto punto.

Como no sabía dónde ir, se me ocurrió que como tenía

el teléfono de los que me habían vendido el coche,

a lo mejor dándoles dinero me dejarán quedarme en su casa.

Allí estuve desde el día 28 hasta el día 12.

Creo que empieza la gran vida aquí en Madrid,

en su escondite.

Me contaba que tuvo un capricho, que le encargó a las personas

de la casa que fueran a Mallorca,

"Según entras, a la derecha,

hay una estantería con una lata de caviar,

me vas a traer una lata de 200 g que es así, azul,

y un poco más adelante está la botella de champagne,

me vas a traer una botella de Don Perignon".

Parece que fue el primer capricho que se dio estando aquí,

que era el sueño de su vida.

Durante el tiempo que permanecí en la casa vino un amigo

de este matrimonio, que era chileno también,

pero venía de Brasil, de Río de Janeiro.

Con él simpaticé,

y se me quedó la honda de ir a Brasil.

Por lo que él me hablaba,

porque me iba a ir con el matrimonio a Chile,

acompañado por ellos.

Posiblemente su identidad no sea la de Celso Bravo Benavides,

como se ha dicho.

Pero la figura del chileno existe,

el recorrido de los hechos que tengo entendido

aparece como ayudándole a salir.

Salimos una noche y llegamos por la mañana a Ayamonte,

allí había un barco que pasaba los coches a Portugal,

pasamos a la zona portuguesa, llegamos a Lisboa,

y allí estuve una semana.

Empecé a vivir más o menos bien.

Toda la prensa se cebó conmigo,

y era un día sí y otro no los que hablaban del Dioni.

"Para cuando me cojan, que me llamen ladrón,

que no me llamen gilipollas",

voy a vivir el tiempo que pueda lo mejor posible.

A él le gusta toda la película de ser servido de la ley y el orden

pero al mismo tiempo es más fuerte en él la pulsión de la juerga,

de vivir bien.

Me quedé en el Hotel Palace.

Coincidió que en la plaza de toros daba un concierto Roberto Carlos

y vi el concierto, iba acompañado por unas mulatas de 2 m de alto,

madre mía... qué mujeres, qué música.

Me voy a ir yo a Chile, que está Pinochet e igual me fusila.

Digo, "yo me piro con estos".

El amigo Celso sacó un billete para mí y me fui para Río.

# Lo primero que hizo el Dioni al llegar a Río,

# fue brindar con el espejo y decir, qué tío,

# no veas qué paso de entrada en el restaurante,

# niñas al salón que el Dioni está en la ciudad.

# Con su buen par de zapatos de cocodrilo,

# No se le resiste ni la Venus de Milo.

# Sobre todo si le pagan por un francés

# dos veces lo que en Madrid ganaba currando un mes. #

¿Qué voy a ver? Voy a disfrutar, voy a vivir, tenía 39 años

y era pícaro, y lo que veía en la televisión,

"Falcon Crest", las mujeres, las avionetas, limusinas...

Quería probar también el Don Perignon del 55.

Por lo menos de esto me acordaré cuando me pillen.

Ahí le entré.

# La de noches que he dedicado yo a planear,

# un golpe como el que diste tú con un par. #

En el imaginario colectivo español, que sale de una larga dictadura,

muy represiva, Brasil es el lugar de la libertad,

de la naturaleza salvaje, de la borrachera de los sentidos.

Julio Iglesias, en aquella época, era un referente,

porque la mayoría de las canciones cuajaban con historias de mi vida,

la de amantes, la del truhan y un ladrón...

# Soy un truhan, soy un señor. #

En un gran restaurante que hay en Río de Janeiro,

se llama "El pescador", pero Arsac,

que era un relaciones públicas del restaurante

era amigo de Julio Iglesias

y me dijo que cuando iba por allí lo visitaba.

El vigilante jurado que quiso ser Julio Iglesias,

que llevaba música de Julio Iglesias,

que en Río iba a los restaurantes donde frecuentaba Julio Iglesias.

Julio Iglesias, de otra manera, quizá un poco más sofisticado,

es otro perfil de vividor.

En España parece que el arquetipo del vividor nos gusta mucho,

esos estereotipos de gente que sabe vivir bien,

que tiene gran acceso al sexo, al bienestar, a lo bueno de la vida,

es algo que fascina bastante,

porque venimos de una cultura muy represiva,

subyugada por un catolicismo muy castrador.

Pensaba que me iban a coger tarde o temprano.

A veces pasaba más miedo que un ñu cuando pasa el Serengueti.

"Hostia, como me cojan".

Por eso me relajaba, sobre todo en el jacuzzi

con 4 o 5 mulatas, me relajaba muchísimo.

Es un dato importante a tener en cuenta,

el hecho de que él realizó el sueño

de toda una generación de españoles yéndose a Brasil

y encontrando el paraíso en vivo.

Sobresaltaba que yo tan feo fuera con unas tías

que estaban buenísimas, tenían unos culos...

Por guapo no me voy a ligar esos fenómenos.

Debían decir: "Este tendrá dinero".

Cuando pasaba por el puente de Niterói,

que eran 15 km por encima del mar,

algunas veces que llevaba botellas de Moët Chandon, Don Perignon,

y las mujeres denudas haciendo guarrerías.

El personaje es un poco fantasioso, algunas veces se le va

esto de las limusinas...

En Río se pasa muy bien. Sé ladrón, no periodista

y se pasa muy bien.

Tenía la nariz un poco desviada, no sé por qué.

Y pensé en ponérmela recta.

Y dije: "Hágame algún retoque",

me dijo: "Te puedo hacer las patas de gallo, los pómulos, liposucción".

Me llamaba mucho la atención que teniendo estrabismo

y es alopecia y que se hubiera llevado

millones de dólares.

Esas características le hacían único.

Él se va a ver al doctor Pereira,

un discípulo del doctor Ivo Pitanguy

no quiere decirle que quiere cambiar la imagen

por un pasado delictivo, pero quiere aligerar su imagen.

Intenta cambiar su imagen para despistar a la policía

y mejorar su aspecto físico.

Ya que tiene dinero dice "me voy a poner más guapo,

y además no me van a encontrar".

Como era calvo y llevaba peluca, me dijo que podía hacer un injerto.

Digo "haz una prueba y si me salen bien

volvemos, llenamos el coco y me pongo un flequillo

como Jesús Hermida.

En otros tiempos de esa historia hubieran hecho un romance,

en esto harán o una película o una canción.

Me llamó Joaquín Sabina y me dijo:

"Javier, voy a hacer una canción del Dioni".

Me dijo que había visto mis reportajes en Interviú,

y quedamos, me estuvo contando, yo le conté...

y Joaquín Sabina hizo la canción de "Con un par".

Cuando recibió la letra tuvo noticias de que había dicho:

"Muy bonita la letra, pero, ¿qué me llevo yo en esto"?

Me operé, estuve unos días sin salir porque no me podía dar el sol.

Lo que sí mandaba que me trajeran buenas comidas.

Aprendí que los ricos tomaban el champagne

antes, durante y después de las comidas,

iba a hacer lo mismo.

La mayoría de los días lo pasaba mal no, muy mal,

porque en una ocasión a una prima lejana del Molar

la llamé y lógicamente le pregunté por mi familia,

y estaban hechos polvo porque la prensa los atosigaba,

los iban a ver, a sacarles fotos y le dije que estaba en América.

Y que a no ser que falleciera mi madre

yo no pensaba volver.

Llamé a un matrimonio de mucha confianza.

Y un amigo mío les dio dinero

y vinieron a Brasil.

Vinieron allí y de allí les llevé a todos los sitios

que yo ya conocía.

Me eché una novia que pasara desapercibida.

Nos encariñamos pero porque nos llevábamos muy bien,

y de alguna forma me controlaba, "no bebas tanto, no gastes tanto..."

Me venía bien para que pusiera el freno en las tonterías que hacía.

Maravillosa, una chica de 21 años, una preciosidad,

yo la conocí mucho y nos hicimos muy amigos.

Andrea me contó que era un ser entrañable,

que se portaba bien y le hacía muchos regalos,

que le había dicho si tendría una hijo con ella

por aquello de que Dioni tenía como referente

a Ronald Biggs, el ladrón inglés.

"Biggs vive ahora en una casa de Santa Teresa, en Río de Janeiro,

con su hijo mayor.

El nacimiento de Mike impidió

que fuera extraditado a Gran Bretaña,

al ser padre de un ciudadano brasileño."

En aquella época tenía el ejemplo de los atracadores

del tren de Glasgow, que uno de ellos se fue a Brasil

y no existía el tratado de extradición,

yo creo que había una tradición de delincuentes

de escaparse a Brasil,

se pensaba que allí no te iban a localizar

y que además ibas a poder llevar una vida placentera.

Que no piensen los ingleses que son mucho más que nosotros,

lo podrán ser un poco, pero tanto como dice la prensa no.

(Música)

# ¿Dónde está la pasta? No la robé para ti.

# No se lo dije a la Guardia Civil, # a ti te lo voy a decir. #

Nos fuimos a Iguazú a ver las cataratas.

Al volver cuando abrí la puerta, besé a la mulata, Andrea.

Vuelven al apartamento pensando que todo se había acabado.

Entra la policía que les esperaba.

Abrí, menuda movida.

Había 20 tíos con metralletas, rifles de mira telescópica,

rayos láser, pistolas, tumbados, de rodillas...

me dio un ostión uno de ellos.

Acusado de un delito de contrabando, había traído

7 botellas de Whiskey, 2 de Champagne,

2 armas que también compró, que no sé para qué.

(EN PORTUGUÉS) Pensaba que era un traficante de drogas

o algo así.

Fue cuando solicité a la Policía Federal

para ver si era un pasaporte robado o falsificado.

Dioni tuvo un error lamentable,

la amiga María José y José Luis le habían llevado

una carpeta llena de recortes de prensa

con todo lo que había salido en España sobre el Dioni.

Cuando registran la casa, el jefe de los Federales

coge esta carpeta y claro, mira a Dioni y a la carpeta,

las fotos eran evidentes.

El que parecía ser el jefe y otro más me esposaron,

me dieron la del mono, preguntándome donde estaba el dinero

y tomé la decisión de llevarme a ellos dos,

pasamos por una avenida paralela a la Playa de Copacabana

y en una zona un poco oscura me bajaron del coche,

me metieron una pistola en la boca y me dijeron que me daban un tiro.

Yo le decía, en Madrid, España, con unos amigos.

Uno de ellos se llamaba Trinidad, era chato, mulato,

dijo "mátalo", cargó la pistola y yo cerré los ojos.

Cuando me desperté estaba lleno de vómito

y me habían puesto unos cables en los pezones

y en los testículos que parecían melocotones.

Tenía como una manivela como de arrancar un coche

y me estuvieron dando descargas.

Yo decía lo mismo, que estaba el dinero en España.

Afortunadamente tener el dinero en España le salvó la vida,

si lo hubiera tenido en Brasil allí se hubiera quedado Dioni.

Pero no como Biggs, se hubiera quedado enterrado.

Detenido en Brasil el empleado de la compañía de seguridad CANDI

que se fugó a finales de julio con más de 300 millones de pesetas

que transportaba en un furgón blindado de su empresa.

La policía brasileña es la que nos informa

de que está allí, que le han localizado

y parece ser que allí se juntó con una serie de gente

del ámbito delincuencial, llevaría una vida

que llamaba la atención, la policía brasileña lo detuvo.

Sí, en la celda allí de vez en cuando salía un escorpión,

no duraban nada porque eran celdas de 20 o 30 presos atentos.

Por el agujero donde hacíamos las necesidades

a veces salía una rata que parecía un gato.

Ahí se liaba la de dios, parecía el camarote de los Marx,

había orugas, el mosquito que te daba hemorragias,

unas cucarachas que parecía un mechero con antenas larguísimas,

que te quitabas 4 y venían otras 6, era una no parar.

No había luz y dos veces al día te daban arroz blanco muy malo,

con dos o tres judías y unos polvos asquerosos,

me tiré unos 15 días sin comer.

De comer como comía a esa mierda...

Me entero de la detención de Dioni en Brasil y que estaba en la cárcel

y yo fui allí con la intención de si él salía,

seguirle a donde fuera,

porque había una orden de búsqueda y captura internacional.

Llegué a la cárcel y el director me permitió entrevistarle.

Allí se inició una pequeña amistad.

Parece ser, según la prensa y opinión pública

que no me he equivocado, que lo he hecho todo bien.

¿Por qué? Eso lo juzgará Dios ante todo, mi familia,

mi conciencia y ustedes.

A raíz de venir Interviú ya con el dinero que tenía,

lie la de dios, me hice el amo.

Al final conseguí montar una cocina con frigorífico, cubiertos...

Hacía yo la comida, carne con puré de patatas,

ensalada y les servía como si fuera Gracita Morales,

iba "Señor federal" por aquí y por allá.

Y comía con ellos bien.

Cuando estaba en la cárcel el Río

sobornó a unos funcionarios de prisiones

para que lo llevaran a dar una vuelta por Río,

por las discotecas y burdeles, y que en uno de estos burdeles

se encontró a un juez

que estuvo insistiéndole toda la noche

para que tomaran cocaína juntos.

Allí ya no sabemos en qué momento acaba la realidad

y empieza la imaginación del Dioni.

Es un hombre muy fantasioso.

Como había dos celdas de presas, todas sudamericanas,

saqué a varias para hacer el amor, le pagaba 100 dólares al federal.

Eso era el sueldo que ganaban ellos al mes.

El director de la cárcel encantado

porque tenía un cliente ilustre en su cárcel.

En los 40 días que estuvimos allí en Río

compuse las memorias del Dioni donde contó a su manera

por qué y qué le había llevado a dar el golpe al furgón.

Confío, voy a cumplir 40 años, en que una vez salga de la cárcel

no se me va a caer el mundo encima para trabajar.

Porque es a lo único que estoy acostumbrado a hacer,

creo que para comer encontraré algún trabajo.

Culpables de que fueran a casa de Miguel Ángel Dueñas

fue el matrimonio que vino a verme,

que cuando les dije que le iba a dar dinero,

que llamaran a Miguel Ángel Dueña, lo anotaron en un bloc.

Una vez que sabemos que esa persona

da dinero para llevar a Dioni a Brasil

tenemos la constancia de que está en posesión de parte del botín.

Fueron a casa de Miguel Ángel Dueña, y en principio no encontraron nada.

El registro del domicilio no había dinero.

Yo creo que es más tondo, porque me lo presentaron.

Había hecho en su casa obras,

dice "yo he hecho obras, aquí han hecho obras".

Huele a silicona, eh.

Uy, la silicona.

Todos cual oso hormiguero buscando la silicona

y fueron a un altillo en el dormitorio.

Uno de mis compañeros, que ahora ya está jubilado

tenía experiencia en obras y sabía que allí

habían hecho un boquete y lo habían tapado recientemente.

Nos atrevimos a romper ese altillo.

Y les cayeron 150 millones encima de la cabeza.

Abajo parecen más de 10.000.

Después fueron a la tienda, porque tenía una tienda

de muebles de cocina y encontraron otros 15.

Y otros 2 en la guantera del coche.

¿Es cierto que estaba el dinero

en un mueble de su establecimiento comercial?

Sí, señor, no cabía en el altillo.

En total era prácticamente la mitad del botín

que se había llevado Dioni tiempo atrás.

Por un lado es un amigo de muchos años,

no sabía qué hacer, y no me parecía correcto

llamar a la policía porque lo veía absurdo,

"oiga, que aquí un gran amigo mío me ha dejado millones de pesetas".

Lo he dicho siempre y es la verdad.

Faltan 140 millones, que son 50 de Jesús Arrondo,

que tuvo un accidente y desgraciadamente se mató en Málaga

que le di 50 millones.

50 millones de Jorge Medina, el único listo de esta historia,

porque desapareció con ellos y no he vuelto a saber de él.

Y los 40 me los gasté yo.

Existe una leyenda de que le había ayudado

una persona que murió en un accidente de tráfico,

y que por las gestiones que hicimos parecía no tener dinero del botín.

Apenas un mes había pasado de la detención de todos.

Un accidente muy extraño, parece ser

que Cocoliso si una cosa sabía hacer era conducir,

era un experto y afamado conductor.

nadie ha visto el cuerpo, le metieron enseguida

en un cofre de zinc.

Yo no puedo decir que se haya fingido la muerte,

yo puedo argumentar y dar razones

por las cuales esta muerte podía estar en duda.

Iba a ser siempre el objetivo de ETA.

Una partida de defunción era un seguro de vida.

Este señor ya había sido repudiado por sacrificio de información.

Yo quería manifestaros que el único autor

del robo del furgón es Dionisio Rodríguez Martín,

si queréis, Dioni.

No existen ni han existido, ni mi carácter ni estilo son así

el que haya pertenecido a ninguna banda,

ni parapolicial, ni de paragüeros ni paramilitares,

soy una persona, como he dicho ya, normal.

Estoy convencido de que sí que había una trama.

Además, una bastante turbia, con elementos de ultraderecha,

él se codea con gente de Fuerza Nueva.

Sobre la figura de Jorge Medina tampoco hubo una investigación,

las grandes dudas de mi vida sobre por qué no,

hay cosas que nunca sabes por qué ocurren.

Dionisio Rodríguez Martín, conocido como Dioni,

uno de los presuntos delincuentes más famosos de España

ha llegado a Madrid escoltado por la policía desde Brasil.

Se cumplía así la extradición solicitada por nuestro país.

A Dioni se le acusa del robo a un furgón hace un año

de que desaparecieron 320 millones de pesetas.

De nuevo vino Interviú

para hacer el reportaje de la extradición.

Cuando subimos al avión, las azafatas me dijeron

que fuéramos a cabina,

y allí descorcho una botella el comandante,

cogió el micrófono,

cuando contaba eso antes lloraba, ahora ya...

cogió el micrófono y dijo "Señoras y señores,

les habla el comandante, tenemos el honor de llevar

al Dioni de nuevo a casa".

Se puso a aplaudir todo el avión.

El piloto hizo un saludo, cosa que nos fue fatal,

porque un personaje cuando Dioni bajó, salió corriendo,

le hizo 4 fotos, entonces, nosotros que teníamos la exclusiva,

se nos estropeó porque este señor fue directamente a Interviú

a vender las fotos

que acababa de hacer en el aeropuerto,

y para la exclusiva hubo que pagar otro dinero.

Él reconoce que alguien se nos ha adelantado

a contar la verdad.

Hoy, a dos días del primer aniversario del robo,

ha vuelto a España.

Otro furgón, esta vez de la policía le ha transportado

desde el Aeropuerto de Barajas hasta los juzgados

de la Plaza de Castilla de Madrid.

Termina así la aventura de Dionisio Rodríguez, el Dioni,

el ladrón más popular de los últimos años.

Nada más llegar me metieron en Carabanchel,

y allí me dieron un recibimiento de cine, de película.

Cuando entré me asusté,

porque había 1000 y pico personas dando palmadas,

que estaban en círculos en cada planta de la cárcel.

Tanta gente,

me estaban recibiendo, dando la bienvenida.

Es acojonante, alucinante.

El Dioni, por una cuestión de pura casualidad

se sitúa en un lugar de representación de los excluidos,

y por eso le aplauden cuando vuelve a España e ingresa en la cárcel.

No quise que mi madre me viera en la cárcel,

porque era, para mí Dios y mi madre, lo más importante.

No quería, pero ella vino a la cárcel de Alcalá-Meco,

y me decía, "hijo, tú no has sido, ¿verdad?"

Y yo decía que sí,

y ella "yo te he parido y tú no eres así".

Yo le dije "Mamá, he tenido un convencimiento grande

para tenerlo que hacer en su momento y ya lo he hecho,

déjame que esté aquí dentro pensando que estás bien,

que voy a estar mejor".

Le pedí que no volviera más.

Ni soñando podía yo pensar que me madre vendría un día

a visitarme a una prisión.

La Audiencia Provincial de Madrid ha iniciado hoy

el juicio contra Dionisio Rodríguez, conocido como el Dioni,

para el que el fiscal pide 6 años de prisión

por un delito de apropiación indebida.

Dejen pasar.

El hecho por el que se me juzga no se hubiera cometido

si no me hubiera sentido humillado, despreciado

y brutalmente explotado por la empresa de transportes CANDI,

cuyo malicioso proceder motivó por mi parte

un deseo justiciero y la pérdida de los valores espirituales

y principios que habían regido mi vida.

Tengo plena confianza en que la sala sabrá valorar

tanto que nunca haya delinquido con anterioridad,

cuanto que tampoco jamás nunca volveré a hacerlo, muchas gracias.

Absolvemos a Dionisio Rodríguez Martín

de la acusación de delito de robo formulada contra él,

y le condenamos como autor de delito de apropiación indebida

a las penas de 3 años y 4 meses de cárcel.

Dame un abrazo.

No era un robo con violencia,

en ese caso hubiera sido condenado más tiempo,

pero al final fue una apropiación indebida,

un delito sin violencia, la pena no era importante.

Me metieron en una celda que estaba

el asesino del Mesón del Lobo Feroz que dormía arriba

y yo abajo.

Un tío que tenía 70 años de condena y yo iba a tener 2 años.

Si este tío me hace algo o me mata le va a dar igual

estar 70 años que 60 u 80, pasé miedo.

# Seré tu amante bandido, bandido. #

A la salida de la cárcel

se convirtió en un personaje popular.

Estuvo en Supervivientes, ha participado en "realities",

sigue siendo un personaje atractivo por la calle,

cuando voy con él la gente le pide autógrafos, fotos...

Sigue siendo un personaje singular.

Nuestro siguiente protagonista

se ha convertido en una especie de Lute, teóricamente inofensivo

de los años 90.

Ni soy ni me parezco,

él ha tenido unas circunstancias

ni mejores ni peores, pero totalmente diferentes.

Somos personas con circunstancias diferentes.

El lute y el Dioni son dos figuras muy diferentes.

Cuando digo que el Dioni tiene una cierta conciencia de clase

no me refiero a que tenga una conciencia social,

Lute sí tiene una conciencia social, es un personaje de antes,

de los años 70, una persona que ha sufrido

toda la represión de la dictadura franquista.

El Dioni ya no vive este contexto, vive otro,

un contexto de caída de la moral, de las costumbres.

Sustitución de las costumbres viejas por unas nuevas,

y en ese momento de tierra de nadie es cuando un pícaro como él actúa.

Pretendo ser una persona, si es posible, ejemplar.

Quisiera poner en marcha el asunto de mi libro,

porque creo que va a ser muy simpático,

que va a divertir a la gente y merecerá la pena leerlo.

A partir de salir libre a la calle yo tenía unos mariachis,

unos acompañantes, cantidad de gente nueva.

Verían en mí, porque saben de estos temas,

como la gallina de los huevos de oro vamos a escribir un libro

que vamos a vender la de dios.

Donde me han llamado, de radios y televisiones

yo no he cobrado ni un duro, y hasta he cantado,

no sé si para para bien o para mal o para divertirles.

Como sabes tocar la guitarra desde los 9 años

y cantas más o menos bien, vamos a grabar un disco.

Eran proposiciones que, habiendo estado en la cárcel,

lo oía bien.

Si se ha buscado la vida así, me parece muy bien.

Ha sido cantante sin saber cantar, pues muy bien.

Ha tenido carisma y personalidad.

Julio Iglesias tampoco sabe cantar y mira.

Hace 10 años me detectaron un cáncer en la garganta

y ya dejé de cantar, ahora silbo.

Creo en Dios firmemente,

cuando me detuvieron le prometí rezar

3 Padres Nuestros, 3 Glorias y 3 Ave Marías

hasta que me muriera.

Y llevo 29 años rezando.

Cuando me detectaron el cáncer yo pensaba que iba a morir.

Y le pedí de nuevo a Dios que me dejara vivir,

que le doblaba la cantidad de rezar.

Y como un cabrón rezo todas las noches

al sentarme en la cama.

Es un personaje que ha pasado a la historia, de la delincuencia,

pero a pasado a la historia de los años 80,

en esa parte de la picaresca y la delincuencia.

Igual que hay un Lazarillo de Tormes y un Quijote,

dentro de 30 años la cultura popular seguirá recordando al Dioni,

no nos vamos a olvidar fácilmente de ese hombre que se lanzó

con un furgón robado a realizar los sueños que todos hemos querido.

Ya han pasado 29 años,

llevo casado 27, vivo en el barrio de Moratalaz,

y todo el mundo sabe cómo visto, qué coche tengo,

si compro en el Día...

No tiene dinero del golpe e intenta buscarse la vida.

Le deseo que le vaya bien en la vida y que no reincida.

No seré tan tonto de tener 140 millones

y vivir en una casa de alquiler, vestir como visto,

el coche guarro que tengo, y como vivo.

Es un delincuente que creó una leyenda

y que cayó simpático en un sector de la sociedad.

De alguna manera el Dioni nos sacó a todos de la pobreza

por unos momentos.

Nos convirtió a todos en Robin Hood por unos momentos.

Por unos días España sintió que formaba parte

de algo así como de la aristocracia.

Es una cosa que conmociona y despierta simpatía y envidia

entre mucha gente que dice

que si hubiera podido llevarse 300 millones,

también lo hubieran hecho.

Robas 30 millones y te vas a Brasil a vivir la vida,

eso sobre el papel es maravilloso,

lo que tuvo que pasar después no lo compensa ni 300,

ni 600 ni 1000 millones.

Ha habido de todo, pensando en lo bueno

me he hecho alguna paja también.

Lo malo, una vez que te acuerdas te dura,

porque las torturas, el hambre, la convivencia,

secuestradores, violadores, atracadores, asesinos...

eso es tela.

Esa tortura tiene que ser horrorosa.

Después ha vivido el resto de su vida.

Marcó un hito en la historia de la delincuencia en España,

y en los años 80 fue el golpe más sonado que hubo.

Todavía lo seguimos y lo seguiremos recordando.

Ya tengo una edad, que como dicen mis hermanas,

"no tengo el coño 'pa' ruidos",

y esa hazaña la hice estando soltero,

ahora estoy casado hace 27 años, tengo una hija de 50,

una de 25, un nieto y dos bisnietos.

Es un hombre muy listo, no sé si muy inteligente,

pero si muy listo.

Le dejas con una navaja suiza en la Amazonia

y te baja tranquilamente en una balsa y llega hasta el mar.

Lo volvería a hacer tal y como están las cosas,

pero llevándome más dinero.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La leyenda del Dioni

Ochéntame otra vez - La leyenda del Dioni

03 may 2019

La leyenda del Dioni recuerda la historia del robo más popular de la década de los 80:el robo de un furgón blindado llevado a cabo por el guardia de seguridad que lo custodiaba: Dionisio Rodríguez "el Dioni".

ver más sobre "Ochéntame otra vez - La leyenda del Dioni " ver menos sobre "Ochéntame otra vez - La leyenda del Dioni "
Clips

Los últimos 194 programas de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Mitoa

    Absolutamente fantástico el episodio y la serie de capítulos de Ochéntame. Gracias al equipo por haberme leído la mente. A través de un pequeño podcast que realizó desde el 2011 llevo tiempo diciendo que esos años son esenciales para entender la España de hoy. Gracias por realizar un trabajo tan divertido, entrañable y detallado. Para mi, que pertenezco a la generacion X, es una serie única que me está ayudando a recordar con verdadera nostalgia esa década y cada programa me ayuda a entender y recordar con alegria momentos vitales de mi juventud. Ya que estamos en ello, me atrevo a proponer un capítulo exclusivo sobre la radio de los ochenta. Esa radio irrepetible con la que solía quedarme dormido por las noches y de la que perduran muy pocos personajes ya. Quien no recuerda a José María García, los Gomaespuma, José Antonio Abellán, Andrés Pumares, la Radio Cadena del Water y las casi 70 radios libres de principios de los 80, la Trastienda de la Ser, Encarna Sánchez, el vuelo 605 de Ángel Álvarez y la llegada de la FM a partir de los 80 con la entrada de la radio fórmula, por citar algunos. La radio, los ¿transistores¿ nos acompañaron en todos y cada uno de los momentos importantes del decenio. Un programa sobre todo ello, por favor. De nuevo, gracias y saludos vorticianos a todo el equipo.

    04 may 2019