Ochéntame otra vez La 1

Ochéntame otra vez

Jueves a las 00:00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5491198
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - El crimen de los Urquijo - ver ahora
Transcripción completa

"Uno de agosto de 1980,

los Marqueses de Urquijo son asesinados en su chalet

de una exclusiva urbanización de Madrid.

Hasta ese día los discretos propietarios de uno de los bancos

más importantes de la época, nunca habían acaparado portadas.

El hallazgo de los cadáveres de Manuel de la Sierra, de 54 años

y María Lourdes Urquijo, de 45,

se convierte en un crimen mediático."

(Música)

En aquella época, la época de la movida de los años 80,

hubo dos series en televisión que prácticamente atraían

el 90 por ciento de la audiencia, que eran Dallas y Dinastía

y prácticamente, en este tema

se producía dentro de la coctelera,

sexo, amor, burguesía, dinero, banco,

el administrador, el mayordomo, los hijos,

el americano, es decir, era todo el cóctel para que atrajera

la atención de ese público,

público que no era solamente público de personas

que les gustara la prensa rosa.

Los poderes fácticos, la banca, la Iglesia, el ejército,

seguían dominando en España

y el asesinato de unos marqueses,

que además eran banqueros,

pues claro, aquello causó una honda sensación.

"El Marqués tiene un único tiro en la nuca,

disparado con un arma con silenciador.

Su mujer, que duerme en una habitación contigua,

escucha ruidos, el asesino o los asesinos disparan

al ser sorprendidos y la rematan para eliminar al único testigo."

Simplemente estaba de guardia, era un sábado

y bueno, de los dos que estábamos, el único que tenía coche era yo

y ala, vete para allá.

"A primera hora de la mañana llegaba el chófer de los Urquijo

y se sorprendía al ver un cristal roto en la puerta

que daba acceso a la piscina, algo extraño ocurría."

Y allí me encuentro con que, efectivamente,

pues hay un grupo de compañeros

viendo a ver cómo estaba el asunto

y lo primero que nos sorprende

es que haya un señor que dice que es el fiscal del caso,

cuando parecía que en aquel momento nadie le había nombrado,

porque acababan de ocurrir los hechos y esto, en teoría,

se tendría que haber ocupado el fiscal de guardia de Madrid

y aparte de eso salió el administrador

que iba con una camisa negra,

que después dijo que la había heredado del Marqués

y llevaba una herida bastante notable

que se le veía en el brazo derecho.

-Usted se presentó al día siguiente. -Vestido de luto,

yo iba vestido con camisa de negro montones de veces

y además regaladas por el Marqués.

El señor Herrera va con la camisa negra porque a los diez minutos

de matar a los Urquijo, se lo han comunicado.

Y hay un momento en el que todos los policías

presentes en la escena del crimen, se van,

desaparecen, se piran todos los policías.

Pues terminan estos señores de hacer su función

y se van y yo tenía a las dos pobrecitas madres de los Marqueses

abajo y les decía: "Por favor, señora Marquesa, doña Mercedes,

no suban", porque ver aquellas imágenes no era nada agradable.

Del cuarto de baño del Marqués cogí un poco de algodón,

le metí los algodones en la nariz y en los oídos, le cerré los ojitos.

-Y la investigación empieza mal,

empieza mal porque el administrador ordena a una enfermera

que lave los cadáveres a alta temperatura.

Y no es que yo no lo haya ordenado,

no solamente lo he ordenado y lo he ejecutado.

¿Pero quién va a negar eso?

Y lo hice con todo el amor del mundo.

-¿Lavó los cadáveres? -Lavé la cara, vuelvo a repetir.

Es una cosa insólita que la Policía abandone la escena de un crimen

dejando ahí los cadáveres.

Y además, yo no me acuerdo si lavé los cadáveres,

pero si los hubiera lavado, ¿qué? A mí me dejaron, nadie me dijo:

"No los toque, no los mueva", nadie me dijo, nada me dijo,

a mí me dejaron allí dos muertos, la verdad es así,

dos muertos chorreando sangre. -Por eso lo pueden procesar.

-¿Por qué? ¿Quién me ha dicho que no puedo hacer eso?

Entonces, los arreglaron un poco, subimos

y di un paso hacia delante para entrar en el cuarto

donde estaba mi padre, me mareé

y estaba con un tío mío, me cogió del brazo

y no me pude acercar.

Y luego entré a ver a mi madre

y eso...,

esa escena no se me va a olvidar nunca.

Todavía cuando llego, voy a casa y subo las escaleras,

me tiemblan las piernas, tengo esa sensación de olor

en esos cuartos.

No se me va a borrar nunca.

(Música)

El administrador y Juan de la Sierra

cogen la llave de la caja fuerte, que eran quienes la tenían,

o sea, la Policía se va a buscar un cerrajero

teniendo en su presencia a quienes pueden abrir la caja

y empiezan a quemar documentación.

Yo he quemado los documentos que había que quemar,

porque el Marqués dijo: "Digo, quémelos todos".

Pasaportes, ¿sabe los documentos que se han quemado?

Los carnés del padre del señor Marqués,

que eran de coronel, General de Brigada,

General de División y los pasaportes viejos del padre del señor Marqués,

fallecido hace ya 15 años.

En nuestro trabajo de investigación hablamos con el vigilante

de seguridad que encontró los cadáveres.

Antonio, tú fuiste una de las primeras personas

que vio a los Marqueses de Urquijo ya sin vida,

¿cómo se desarrollaron los hechos? ¿Qué hicisteis cuando llegasteis

a las habitaciones de los Marqueses?

-Al llegar a las habitaciones, lo primero que hicimos fue

primero comprobar que estaban muertos, efectivamente,

la Marquesa no había duda, tenía dos tiros.

El Marqués es lo que más nos hizo sospechar

de si estaba muerto o no,

entonces, pues al ver un casquillo en el suelo,

ya vimos que había habido tiros

y que el Marqués estaba frío, estaba muerto.

Y este hombre nos explicó cómo el administrador

una semana, semana y media antes de producirse

el crimen, dio orden a la empresa de seguridad

que hacía rondas alrededor del chalet,

dice: "Por aquí no paséis", o sea, limitaros a hacer, digamos,

una U, pero por esta linde no paséis

y una semana, semana y media después,

quienes asesinaron a los Marqueses entraron precisamente

por donde el administrador dijo

que no pasaran en su ronda de vigilancia.

A mí esto me parece enormemente indicativo.

"Mientras la Policía busca un culpable,

los periódicos comienzan a seguir con atención las investigaciones

y buscan un móvil. El Banco Urquijo estaba a punto

de fusionarse con el Banco Hispanoamericano,

el Marqués se negaba."

Evidentemente, una vez fallecido el Marqués,

estos obstáculos se allanaron

y, de hecho, tres años después

acabó realizándose la fusión,

con lo cual, tanto unos como otros, ganaron mucho dinero.

Es verdad que él era el máximo accionista,

el mayor accionista particular,

pero no era el que más acciones tenía y parece ser que su voz

al final no iba a tener tanta importancia

ni va a ser tan determinante.

Pero estábamos hablando de un móvil económico que tiene que ver más,

posiblemente con el tema de la herencia.

"El peso de la sospecha recae sobre el entorno familiar,

primero, sus hijos y tienen coartada.

Juan, de 22 años, trabaja en Londres,

Miriam, de 24, vive con su nueva pareja y según declara,

la noche del asesinato está cuidando de su hijo.

La coartada más endeble es la del exmarido de Miriam,

ha salido de copas con un amigo.

Ochos meses después del crimen, la Policía registra esta finca

de la familia de Rafael Escobedo, encuentran en ella

varios casquillos de bala, detienen a Rafi y a su padre.

En la armería familiar falta una pistola del mismo calibre

que la utilizada en el crimen,

Rafael Escobedo confiesa el doble asesinato."

Cuando detienen a Rafi, detuvieron a su padre,

sabiendo que su padre no tenía nada que ver con todo ello

y le dicen: "Vamos a detener a tu madre".

Le hacen lo que se denomina la tortura siciliana,

que es desnudarle y 20 policías reírse de él públicamente,

con lo cual te desmontas el ego.

-Su padre va a interesarse por él

y la Policía hace en aquel momento una maniobra

que en otras ocasiones han hecho, que consiste en hacer ver

a Escobedo que su padre está detenido

y que, o confiesa que ha sido él

el que ha matado a los Marqueses o por el contrario,

su padre se va a tirar en la cárcel hasta que se resuelva el caso,

porque la finca es de él y aunque no se puede demostrar

que los casquillos los haya disparado él

o quien los ha disparado, pero como él es el propietario

de la finca, le va a tocar hacerse cargo del tema.

Y Escobedo cae en la trampa

y hace una declaración

una declaración que solo es una línea

donde dice que él ha asesinado a sus suegros.

Yo es que a estas alturas, lo único que tengo

es la convicción absoluta de que a mi hijo lo han cogido

de tonto de Coria y al cogerlo de tonto de Coria

le han pegado todos los palos.

Lo que hace es declararle a un inspector en una hoja cuadriculada,

cómo fue el crimen.

El juez considera que esa declaración es suficiente

y lo mete en prisión preventiva.

Como soy inocente, estoy seguro que voy a ser inocente,

pero yo soy inocente y llevo 26 meses aquí metido,

o sea, que en base a eso soy inocente y en el juicio

vete tú a saber lo que puede pasar.

Fui a hacerle una entrevista allí

y la verdad es que yo llegué

pasadas las diez de la noche de un sábado

y me fui pasadas las doce y media de ese mismo sábado.

Cómo es posible que en la cárcel de Carabanchel,

que era, bueno pues la que quedaba

de los tiempos del franquismo y demás,

alguien pudiera entrar tranquilamente

a conversar entre rastrillos.

En esa entrevista, Rafi

acusa a todo lo que se mueve,

incluso habla de un agente de la CIA que le ha dicho,

le ha dejado de decir, que era todo pura fantasía,

entiendo que él sabía lo que había pasado, pero claro,

daba igual que contara lo que contara, porque en todo caso

él siempre iba a estar metido en ese asunto.

La primera noticia que me dieron

fue mi hermano, que no sabía cómo decírmelo,

me dijo que habían detenido a Rafi,

me lo dijo mi hermano. Para mí fue un jarro de agua fría,

estuve durante un día entero temblando,

porque nunca puedes pensar de una persona a la que has querido

en algún momento, que sea capaz de hacer algo así.

El día que detienen a Rafi,

hay dos personas que huyen a Londres.

Huyen porque saben que Rafael Escobedo va a cantar la verdad,

pero Rafael Escobedo, como en ese momento

quiere tanto a Juan, porque le quiere que le adora,

porque es más que si hubiesen sido hermanos,

le quería..., me emociono porque he visto cosas que no...,

no son para contarlas en esa pareja.

"A la capital británica acudirían Diego Martínez Herrera,

administrador de los Urquijo el día en que era detenido

Rafael Escobedo. Javier Anastasio, íntimo amigo del acusado,

también marcha a Londres, justo después de la detención

de Escobedo y tras entrevistarse con este en la comisaría.

Anastasio ha declarado que se impresionó con la detención

de su amigo y marchó a Londres para encontrarse con su novia,

azafata de profesión."

Al ver que nadie les persigue, a los días vuelven a Madrid

y en Madrid la Policía les pregunta que qué es lo que han ido a hacer

y entonces dan explicaciones peregrinas,

Anastasio dice que ha ido a ver a su novia,

pero resulta que su novia, que era azafata de Iberia

estaba de imaginaria en Madrid, con lo cual no estaba en Londres.

"Javier Anastasio, de 32 años, íntimo de Escobedo

y como él, chico de los llamados de buena familia,

fue detenido en octubre de 1983

a raíz de unas declaraciones de Mauricio López Roberts,

Marqués de Torrehermosa, que también debía comparecer

el 21 de enero a juicio acusado de presunto encubridor."

Mira, yo conocía a Rafi prácticamente desde los seis años,

en el colegio cuando empezábamos,

manteníamos una amistad de niños,

de colegial, nada importante,

pero bueno, se inventó una amistad que perduró.

La noche que llevé a Rafi a la casa

fue una noche exactamente igual que cualquier otra.

Salimos por la noche, fuimos a tomar unas copas,

bebimos bastante, fuimos a un bar,

a dos bares, Rafi me dijo que si le podía llevar

a Somosaguas porque iba a dormir allí,

le dejé allí y me volví a casa.

El señorito Rafa se vino allí porque no tenía donde ir,

no tenía donde comer y entraba a cenar, a dormir y todo,

que le dábamos la cena nosotros.

"Miriam y Rafael Escobedo Alday se casaron en 1978,

pese a la oposición de los Marqueses y con separación de bienes.

Rafi, como le llaman sus amigos, es un niño bien,

de familia de abogados, pero sin estudios

ni trabajo estable y muy amante de la noche."

Rafa era una persona muy cariñosa,

muy sociable, divertida,

pero también muy inestable

y muy necesitado, muy necesitado de cariño

y de soporte.

Rafi estaba profundísimamente enamorado de Miriam,

creo que Miriam de él, no y que buscó en Rafi

un poco una vía de escape de su propia familia.

Era una dictadura la casa

y los hijos en ese momento,

cariño hacia los padres, nunca en la vida.

A los hijos los tenía, bueno,

poco menos que sojuzgados, porque no les daba dinero

y que Miriam había incluso aceptado casarse con Rafi

a sabiendas de que era compañero

de escarceos de su hermano

y solo por salir de la opresión familiar.

Yo tuve un momento en que, bueno,

tuve mis dificultades con mi padre,

porque yo me quería casar con Rafael Escobedo

y mi padre pensaba que no iba a funcionar

con toda la razón del mundo, entonces, durante ese año,

pues tuve mis más y mis menos con él, porque me decía:

"Miriam, piénsatelo bien, este chico no es para ti

y el tema no va a funcionar", entonces, tuve que bajar mi cabeza

y decir: "Papá, tenías toda la razón del mundo"

y volver a casa.

El matrimonio de Rafi fue mal desde el principio,

yo creo que desde que se fueron de viaje de novios,

a la vuelta ya estaba el matrimonio destruido.

Falló todo.

Falló que yo me casé con toda la ilusión del mundo

y desgraciadamente, creo que no puedes cambiar a la gente,

yo creo que yo era totalmente inmadura

y la ilusión que yo tenía pues se desvaneció,

porque él era otra persona que yo no conocía.

A mí no me caía bien y es porque me daba lástima

de que lo que hacía con Rafa no se hace ni con un perro

y la señorita Miriam lo hacía, le despreciaba en todo momento.

-Era buen amigo de Rafi, ¿no?

-Sí, era amigo de Rafi durante el matrimonio de mi hermana,

como cuñado que era suyo, incluso después de separarse

de mi hermana, incluso le he visto alguna vez,

porque venía a pedirme un poco auxilio en el sentido de decir:

"¿Cómo puedo volver a conseguir a tu hermana?"

Y me pedía consejo y yo le decía: "Evidentemente, así como estás

y haciendo lo que haces, no".

-¿En qué podía beneficiarse Rafi de la muerte de sus padres?

-Realmente, yo creo que era una frustración,

yo creo que un odio hacia ellos

muy agudo.

Creo que él pensaba que mis padres

eran un obstáculo entre él y yo,

porque él sabía que entre mi padre o él,

yo elegía a mi padre.

El señor Marqués arregló el divorcio de la señorita Miriam,

le dejaron a Rafael en la cuneta y al dejarle en la cuneta,

tomó tanto odio, tanto odio, que terminó en lo que terminó.

Mira, nunca Rafi demostró ningún odio

como se ha dicho contra el Marqués, simplemente pasaba de él.

-Parece ser que se decía que tú tenías unas relaciones muy difíciles

con tu suegro, ¿es eso cierto o no?

-No, eso es totalmente falso,

eso es algo que convenía a todo el montaje

de toda esta historia y entonces pues se ha inflado mucho,

he sabido que mis suegros no eran unas personas fáciles,

ni las relaciones en esa casa entre los miembros

o los componentes de esa familia, no eran relaciones normales,

pero de ahí a todo ese montaje y toda esa historia

que se ha creado en torno, eso es todo fantasía.

Fui a la casa de mis suegros citado por Miriam,

me llevó Javier Anastasio

y cuando yo llegué allí pues

ya supongo que estaba todo más o menos hecho.

El Rafi estaba muy nervioso, estaba prácticamente histérico,

llorando y me cuenta que está en un gran lío,

que le han dado esa bolsa para deshacerse de ella.

Yo lo único que hice fue montarme en un coche con Miriam,

venirme a Madrid, Miriam entregarme una serie de objetos

pidiéndome que me deshiciera de ellos.

Yo no dejé de preguntarle y ella de decirme que no me contestaba nada

y no me dio instrucciones de ningún tipo,

lo único que me dijo es: "Esto lo tienes que hacer desaparecer."

Que él no puede hacerlo, porque está vigilado ya

o se sentía vigilado y que como yo ya le había llevado allí

y ya, de alguna forma, estaba involucrado,

pues que lo mejor era desaparecer.

En la bolsa, que yo recuerde, había

un paquete envuelto en trapos, que era la pistola.

La pistola no la vi así a primera vista,

veía un bulto de trapos, entonces yo pues deslié

todo ese amasijo de trapos

y dentro estaba la pistola.

Javier tira una pistola Star del 22,

la pistola que supuestamente fue utilizada

para acabar con la vida de los Marqueses,

al pantano de San Juan.

Estoy realmente indignada y harta por estas calumnias,

porque tienes que pensar que después de lo horrible de la muerte

de mis padres, pues se ha publicado por dinero, el asesino,

o sea, acusándome de haber intervenido en ellas

y claro, para mí es una situación muy dolorosa

y estoy tremendamente indignada.

"Y llega el mes de junio de 1983.

La sala tercera de la Audiencia Provincial es un hervidero,

periodistas, abogados y curiosos se agolpan antes sus puertas

para asistir al juicio de Rafael Escobedo."

-Miriam, tú has dicho que el juicio está resultando muy desagradable,

¿más de lo que pensabais en principio?

-Es un tema que es tremendamente desagradable,

yo confío plenamente en la justicia

y pienso que se ha montado un espectáculo con respecto

a él, lo cual me resulta muy doloroso.

El juez predeterminado por la ley,

fue sustituido porque alguien entendió

que no iba a servir a la justicia tan bien

como si nombraran a un juez especial

que fue un juez que después fue presidente

de la sala segunda del Tribunal Supremo.

Esta persona era del Opus, estaba metido en todo este asunto,

porque la Marquesa también era del Opus

y daba mucho..., en fin, financiaba

también al Opus Dei ampliamente.

Entonces, que el asunto pasara lo más desapercibido posible,

era un objetivo también del Opus Dei.

"La vista del juicio se reanudará el próximo lunes,

los principales testigos han comparecido.

El mayordomo, que dijo menos de lo que se esperaba,

la cocinera, que se presentó tarde a declarar,

el inspector que no puede hablar fuera de la sala,

el padre del acusado que había sido detenido por la Policía

en abril de 1981.

Mauricio López Roberts, íntimo amigo del acusado,

Richard Rew, el compañero de Miriam.

Todos han subido ya al estrado a declarar."

Fue un juicio realmente

inexplicable, hoy en día si se sometiera a juicio

a Rafal Escobedo, con toda seguridad saldría absuelto,

puesto que las pruebas que se utilizaron en su contra

fueron muy endebles, estamos hablando de que no hubo piezas

de convicción en la sala.

-Señor Stampa, ¿cómo se está desarrollando todo hasta el momento?

Pues de una manera un tanto extraña,

porque han desaparecido las pruebas,

se ha perdido incluso la confesión manuscrita

de Escobedo ante la Policía.

No estuvo la pistola, la supuesta arma homicida,

no estuvieron tampoco los 200 y pico casquillos

que se recogen en una finca propiedad de la familia Escobedo,

no estaban tampoco los casquillos ni los proyectiles

que aparecen en la escena del crimen.

Desapareció esa famosa confesión donde él confesaba

que había sido el asesino.

Todo lo que podía desaparecer, desapareció.

-¿A quién beneficia que desaparezcan esas pruebas?

-Es que es increíble cómo han dado la vuelta las cosas,

parece que la desaparición de pruebas nos beneficia a nosotros

y a la única persona que le beneficiaba en ese momento

era a Rafael Escobedo.

(Música)

"Rafael Escobedo Alday, 30 años.

Hasta el momento, único culpable del asesinato

de los Marqueses de Urquijo, sus suegros.

La sentencia dictada el siete de julio de 1983,

condenó a este hombre a 53 años de prisión

como autor material del asesinato en el que se dice textualmente,

actuó por sí solo o en unión de otros."

Vamos a ver, o fue solo o fue en unión de otros

y si fueron otros los que le acompañaron,

¿quiénes fueron? ¿Dónde están?

¿Por qué no fueron apresados?

¿Por qué no se sometieron a juicio?

Se admitía la posibilidad,

la posibilidad o se intuía la posibilidad

de que pudiera haber otra u otras personas.

Los forenses que hicieron la autopsia de los Marqueses,

dijeron que el asesino era alguien frío

y profesionalizado, es decir, Rafael Escobedo

no responde a esas características,

alguien con muchísimo temple.

Nosotros sabemos que Rafi no sabe ni lo que es apretar un gatillo,

con lo cual no nos pueden hacer,

aunque no lo demostremos, no nos pueden hacer creer

que él ha sido el que ha pegado tan científicos disparos

en las cabezas de los asesinados.

La gente que cometió el crimen ya estaba dentro de la casa

desde mucho antes y entró por la puerta principal.

Los dos disparos que tenía la Marquesa,

eran con el cañón apoyado,

tenía uno en el cuello y otro en la boca,

pues si disparó a tres metros,

es imposible que hubiera sido él, si esa era su confesión,

tenía escaso valor jurídico atendiendo a los informes forenses.

Rafi realmente estuvo en la casa porque yo le dejé,

pero tal y como se dieron los hechos

y la precisión quirúrgica con que se dieron los tiros,

pues me parece que tiene que ser obra de un profesional.

Arriba en el cuarto de mi padre,

pues hubo un tiro en la puerta de un armario

y dijo: "No, es que arriba nos chocamos dos con una silla",

efectivamente, había una silla cruzada y le preguntaron:

"¿Y qué hiciste después de entrar

en el dormitorio de mi madre?" Y contestó: "Apagué la luz".

Eso no es una reacción de una persona que no ha estado ahí.

Como usted comprenderá, si yo supiera,

cualquier hubiéramos sabido que no había más que uno

exclusivamente, solamente se habría dicho uno,

es decir, la persona tal

y se intuye que pueda haber otras, no se sabe cuáles,

naturalmente no se puede imputar nada a nadie

si no hay una prueba.

Creo que poca gente habrá acumulado más sospechas

sobre él que el administrador Diego Martínez Herrera,

fue el encargado de lavar los cadáveres.

En un determinado momento Escobedo llega a decir

que el administrador ha sido el autor material de los disparos.

Se dijo también que en este viaje a Londres,

en el juicio dijo que había ido a vender los hoteles Ritz y Palace,

obviamente, preguntados los propietarios de los hoteles,

dijeron que este señor ni tenía poderes

ni podía hacer nada de esto ni nada de nada,

con lo cual fue una mentira verdaderamente graciosa

que no le pasó factura, que es lo divertido de esta historia.

A juicio de su señoría

no había indicios relevantes suficientes

como para procesar al administrador.

El Marqués en el momento

de la autopsia, se supo que tenía un chancro sifilítico

y en el juicio el administrador reconoció

que él era el que le limpiaba el chancro.

Le tenía que lavar todos los días los "pelendengues",

que lo he visto yo con mis propios ojos,

yo alcanzándole la gasa y las cosas y el Marqués panza arriba

en la cama, lavándole.

Lo cual, pues da una idea de que había

una relación que iba más allá de lo que es el puro empleado.

¿No es humillación esa? ¿Usted lo hubiera hecho?

Ni a su padre se lo hace usted, yo he tenido a mi padre malo

y no le he hecho esas cosas.

Así que eso puede obedecer también

a esa indemnización cuantiosísima

que recibió cuando dejó el puesto.

La cuenta de Londres que tenían los Urquijo,

esa cuenta se vació y ese dinero volvió a España,

unos dicen que vía el administrador

y otros, vía la novia de Anastasio,

que al ser azafata tenía más posibilidades de meter el dinero.

Que la casualidad diera

con que el señor administrador

ese mismo día fue a Londres,

pues mira, eso no es ni más ni menos que una casualidad.

"Londres, una ciudad que seguirá apareciendo en el sumario

con cierta frecuencia."

-Y aquella noche, usted estaba en Londres.

-Sí, estaba en Londres en el apartamento

que tenía dado por el Banco.

Creo y podría asegurar que el señorito Juan aquella noche

estaba en Madrid y lo digo de la siguiente forma:

Porque cuando fue el coche oficial del Banco Urquijo

a recogerle en el vuelo que debía de venir de Londres,

no hubo tal señor.

La noche del 29 de julio del 80,

Juan de la Sierra y Urquijo cenó con su padre

a solas los dos, no estaba la madre,

no había ninguna otra persona, en el Restaurante Lucio.

Los camareros, uno se marchó a Málaga y al llegar a Málaga

se enteró por la radio que habían matado a los Marqueses y dijo:

"¿Pero si le hemos dado la cena nosotros el 29?"

Entonces, ¿cómo vino de Londres el 29

Juan de la Sierra si no consta nada en su pasaporte

de salida y entrada de Londres?

No sabía decir en qué vuelo había venido ni con qué compañía

y cuando ya finalmente dijo la compañía en la que había venido

y el vuelo en el que había venido,

ni los tripulantes y nadie del pasaje,

creo que eran 135 personas,

le habían visto.

"Después de tres años y medio en la prisión de Carabanchel,

Rafael Escobedo ha roto su silencio

con una insólita versión de lo que sucedió aquella noche.

Desde Carabanchel, Escobedo habla también de la persona encargada

de administrar los bienes de la familia Urquijo,

Diego Martínez Herrera, amigo de la infancia

del Marqués asesinado.

El móvil económico ha aparecido con frecuencia en las especulaciones

sobre el caso Urquijo, una fortuna importante

legada en testamento a los dos hijos del matrimonio

y cuya posible manipulación ha sido también

denunciada por Escobedo.

Porque Rafael Escobedo se pega dos veces con el señorito Juan,

una dentro de la casa y otra fuera, que la de la casa lo cuenta Juan,

porque llega con la camisa rota.

El señorito Rafa pedía cuatro millones de pesetas,

que se lo tenían que dar "por cojines"

y no se lo dieron nunca, por el trabajo que había hecho,

así como suena.

-Es duro lo que te voy a preguntar, Miriam,

pero, ¿horroriza pensar que tú hayas podido dudar

de Juan en algún momento? -Mira, la duda ofende,

te digo la verdad, o sea, que si yo dudase de mi hermano

pues realmente no estaría unida y creo que este tipo de situaciones

lo que sí hace es unirte más cuando los dos sufrimos lo mismo.

Date cuenta que nos quedamos huérfanos con 22 y 24 años

y cada vez hemos estado más unidos,

porque estas cosas son duras y yo creo que juntos

las puedes superar mejor.

Esta tarde ha continuado el juicio contra Mauricio López Roberts,

acusado de encubrir a Javier Anastasio

como presunto coautor del asesinato de los Marqueses de Urquijo.

Un inspector de Policía ha reconocido ante el Tribunal

que rompió una declaración en la que se afirmaba

que en el asesinato participaron al menos dos personas.

En esa declaración, López Roberts

hizo unas manifestaciones

donde contaba como esa noche

del uno de agosto del 80,

habían ido siete personas en tres coches,

en el primer coche iba Diego Martínez Herrera,

el administrador.

En el segundo coche iban Anastasio, Escobedo,

Miguel Escobedo, padre de Rafi

y José Hernández Valverde, un amigo del grupo

conocido como el Sastre.

Y en el tercer coche, siempre según esta versión,

obviamente, yo no me atribuyo para nada que eso sea así,

iban Miriam de la Sierra y otro amigo del grupo,

llamado José Ramón Orta Salas.

"La declaración de López Roberts ha sido poco convincente,

ya que utilizó un total de cuatro versiones

para explicar porque prestó 25.000 pesetas a Javier Anastasio

para que este se marchara a Londres sabiendo que se había encargado

de hacer desaparecer el arma con la que se mató

a los Marqueses de Urquijo. López Roberts negó en principio

saber ese detalle y solo lo reconoció

cuando fue interrogado por el presidente del Tribunal."

Habla de que Rafael Escobedo le ha metido en el lío,

porque le ha hecho tirar todos los trastos de matar,

hacer desaparecer y lo le pregunté: "¿Y la pistola?"

Dice: "La pistola la he tirado al pantano de San Juan".

Bueno, pues mi detención fue terrible,

vinieron a mi casa, había un bautizo en mi casa además

y allí llegaron, me pusieron las esposas delante de todo el mundo

y me llevaron a la Plaza de Castilla a interrogarme

y a interrogarme y a detenerme.

Con una persona como yo que jamás había tenido ningún desliz

con la justicia, ni con la Policía ni con nada,

pues fue algo que se me vino el mundo encima.

Mi entrada en prisión, se me vino el mundo encima

porque para mí había acabado mi vida como la conocía.

Bueno, con Rafi coincidí una época,

creo que estuvimos juntos, coincidimos en Carabanchel

siete u ocho meses

y bueno, pues la relación

continuó allí, pero se fue deteriorando,

se fue deteriorando porque claro, yo ya estaba metido preso

y acusado y yo quería saber,

entonces ahí tenía que insistirle a Rafi

sobre que me contara para poder defenderme yo

sobre lo que había pasado.

-Mira, en un procedimiento como este,

no te puedes fiar de nada ni de nadie, entonces,

si te guardas alguna carta en la manga,

pues muy bien hecho, porque en cualquier momento

puede serte necesaria.

Pero Rafi no soltaba prenda, no soltaba prenda nunca,

siempre insistía con que era mejor que no supiera

y llegó un momento que, pues se deterioró tanto

nuestra amistad, obviamente, que casi llegamos a las manos

y ahí empezamos ya a distanciarnos del todo y ya...

Escobedo estaba encantado en su papel de ser

el protagonista de todo.

Mientras él salía en los periódicos, en la radio y tal,

él estaba muy contento.

Él va contando, acusa a su mujer, acusa a unos y a otros.

-Rafael, ¿cuál es la verdad de todo después de tantas

diferentes versiones o ampliaciones?

¿Cuál es la verdad? ¿Esta o la anterior?

No, después de tantas ampliaciones y versiones, no, no es cierto eso,

si te estás refiriendo a versiones dadas por mí, yo no he dado

nada más que dos versiones y media, como si dijéramos.

Una versión, totalmente forzada por la Policía,

que es la que se ha mantenido todo el tiempo,

una versión durante el juicio, que es la del silencio,

yo llegué, me acosté y no sé nada.

Y luego esta que es, la del juicio es la que considero la media

y esta, que es la versión última.

No hay más versiones, yo no tengo más versiones.

La Audiencia Provincial de Madrid ha suspendido esta mañana el juicio

que debía celebrarse contra Javier Anastasio como coautor

del asesinato de los Marqueses de Urquijo y Mauricio López Roberts,

como encubridor. La suspensión fue solicitada por el fiscal

ante la incomparecencia de Anastasio, huido de España

el pasado mes de diciembre y fue apoyada por todas las partes.

Pues mira, yo no es que me fugue,

aunque parece increíble, a mí, prácticamente,

me echaron, a mí me sacan de prisión

cuando llevo dos años ya ilegalmente,

a los tres días de sacarme de prisión

con fecha de juicio puesta,

el fiscal solicita que se me devuelva el pasaporte

que me habían retirado, lo solicita el fiscal,

es decir, como diciéndome: "Estás en libertad,

toma tu pasaporte y vete".

Yo no me voy, yo me estoy ocho meses

en Madrid esperando juicio.

Libertad provisional y únicamente me tengo que presentar

aquí en la Audiencia el día uno de cada mes.

"Sin embargo, estas buenas intenciones han sido olvidadas

y Javier Anastasio, que el próximo día 21 de enero

iba a ser juzgado como presunto coautor del asesinato

de los Marqueses de Urquijo, ha huido de España."

Recibo una comunicación, una información de un juez

de los que van a juzgarme

en la que se me dice que me vaya porque me van a condenar,

textualmente.

Ante eso, pues está en juego mi libertad

y no me queda más remedio que irme.

"En su carta de justificación afirma no poder confiar en un proceso justo

cuando sistemáticamente se me niegan pruebas,

testigos y otros medios de defensa."

El caso es que entonces me voy,

me voy y me paso fuera veintitantos años

sin que nadie venga a buscarme

sabiendo todo el mundo y la justicia aquí,

Interpol y todos los que, supuestamente me buscaban,

sabiendo mi dirección y jamás vinieron a buscarme

ni me molestaron, nunca.

¿Por qué puede ser este hecho?

Pues para mí está muy claro,

pues porque si me extraditan, me tienen que juzgar

y a nadie interesaba juzgar, juzgarme a mí,

porque seguramente en el juicio que iba a tener yo,

obviamente, iban a salir nuevas declaraciones,

nuevas pruebas, nuevos testigos

que iban a echar para atrás todo lo anterior.

Si algún día me muero,

lo único que espero es que nadie tenga la poca vergüenza

de ir a derramar una lágrima sobre mi ataúd, sobre mi tumba.

Fue una persona que le había visto en los medios de comunicación,

también un chico muy bien parecido,

un seductor, porque era una persona que tenía una capacidad especial

de seducción, dentro de la prisión le llamaban el niño guapo,

pero, evidentemente, la gente le apreciaba,

los funcionarios estaban con él y veían además que él no había sido.

Lo que se hizo fue trasladarle a una prisión durísima,

que era la prisión del Dueso, en Santoña,

era una prisión anticuada con ventanales del siglo XIX,

horrorosos y una prisión que tenía mucha humedad, llovía mucho

en aquella época y Rafi no tenía, por cierto, en la celda cristales,

estaba muerto de frío, había veces que cuando llovía

tenía cuatro dedos de agua y un pajarito,

que era el que entraba todas las mañanas, le daba de comer

y estaba siempre con él hablando, entonces entró en esa dinámica

tan mala, se metió en el mundo desgraciado de la droga,

de la cocaína y al final pues tenía deudas pendientes,

yo le ayudé siempre, le llevaba ropa,

le llevaba dinero para que pudiera sobrevivir,

fui a verle a prisión y la verdad es que hicimos una amistad,

pero siempre dentro del marco profesional, entrañable.

Tuve la gran suerte y la verdad que se me pone el pelo de punta

cuando lo pienso...

(Música)

"¿Hasta cuándo aguantaré? Me quedo horas y horas

mirando las rejas de la ventana en la celda y repitiéndome:

'Cuélgate, ahórcate, termina de una vez con todo esto'.

Todavía el canto de las sirenas no ha ganado, la vida tampoco,

¿vale la pena seguir?

¿Se puede vivir así, por otros, no por uno mismo?

¿Qué queda del mundo que me quitaron?

De los que sentía a mi gente.

¿Qué o quién no me ha decepcionado?

¿Qué ilusión me queda?

¿Qué importa una vida más o menos?

¿Hay alguna forma de curarse de la desesperación más absoluta?

¿Quién puede tener tanto interés en que yo no salga?

¿Por qué?

Dios mío, no saldré de aquí nunca vivo.

Qué impotencia."

Rafi, la cárcel te está destruyendo.

La cárcel me ha destruido,

he llegado ya al final, ya no es que me esté destruyendo,

es que ya me ha destruido.

-No hay crimen perfecto, si no crimen por investigar, ¿no?

-En el caso Urquijo no le ha interesado a nadie investigar,

no se ha investigado ni se va a investigar,

porque no le ha interesado a nadie que se investigue.

Hace poco, alguien...

Perdona, iba a decir algo que no quiero decir.

-Tú te sientes más víctima que verdugo, ¿verdad?

-Soy víctima y no soy verdugo,

no soy verdugo.

Es que ya no soy nada, nada.

Nada.

Es que es eso, lo único que me falta ya

para terminar, es la cajita con la crucecita encima.

(Música)

Buenas tardes, Rafael Escobedo, condenado a 53 años de prisión

por el asesinato de sus suegros, los Marqueses de Urquijo,

se ha suicidado a primera hora de esta tarde en la cárcel del Dueso

en Cantabria, a la una de la tarde y en un recuento rutinario,

los funcionarios del establecimiento penitenciario,

encontraron el cuerpo sin vida de Rafael Escobedo,

había utilizado las sábanas de su cama para ahorcarse.

-En un momento determinado pues pasó lo que pasó,

que se organizó una obra de teatro dramática,

que era la muerte de Rafi Escobedo por suicidio,

que luego fue mentira, porque le suicidaron.

Yo hablé con el forense en su momento

y yo le pregunté si podían haberlo asesinado,

aquello de suicidado que decíamos entonces, ¿no?

Y me dijo el forense que no.

"La autopsia confirmó las iniciales sospechas de que la causa

de su muerte se debiera al suicidio."

La muerte se ha producido por asfixia,

debido a un ahorcamiento y la causa de la muerte es suicidio,

parece confirmarse esta hipótesis.

Parece que tomó una raya de coca

que estaba adulterada con estricnina

y eso le atontó lo suficiente,

se colgó de uno de los barrotes de la celda

y como se quedó atontado, pues ahí se ahogó.

Le tomaron muestras de corazón, pulmón, hígado, estómago, etc.

y a los 25 días el Instituto Nacional de Toxicología,

dictaminó que tenía 14 miligramos de cianuro puro

sin ningún tipo de adulterante

o de otro componente químico, por kilo de pulmón,

14 miligramos por kilo de pulmón en el menor de los casos,

le hubiera producido la muerte y en el mayor,

la pérdida de consciencia.

"Se sospecha que la presencia de cianuro en las vísceras

puede deberse incluso a un proceso normal de putrefacción,

sobre todo si habían pasado algunos días desde el fallecimiento.

Según cuenta Matías Antolín,

coautor del guion de esta entrevista,

Rafi aceptó intervenir porque quería suicidarse durante la emisión

en directo. Al saber que el programa era grabado

ser marcó un nuevo plazo, pero si tras el previsible impacto

del programa no conseguía la ansiada libertad vigilada,

se mataría sin remedio."

Hay datos y pruebas suficientes para demostrar

que Rafael Escobedo Alday, nacido en enero de 1954

el día tres, decidió morir el 27 de julio de 1988

por decisión propia, pero ojo, un suicidio inducido.

Rafi no tenía en esos ventanales del siglo XIX,

óxido de los barrotes,

no tenía la protrusión de los ojos, de la lengua,

del pene erecto, la erección

y eyaculación normal en cualquier tipo de suicidado,

pero además, algo importante, que son los signos vitales,

estar en vida cuanto te mueres y es que normalmente lo que hace

es que te coges con las uñas, te rasgas a ver si puedes quitarte

la soga y más, la soga produce "apergaminamiento" del cuello,

estos signos vitales no existían, ¿qué quiere decir?

Que o le colgaron vivo

o estaba ya muerto cuando le colgaron.

"A la una y media de la tarde de hoy ha sido enterrado en el Cementerio

de San Isidro, de Madrid, Rafael Escobedo.

El féretro, que había sido trasladado ayer desde Santander

e instalado en un velatorio, ha recibido sepultura

en el panteón familiar de los Marqueses de Torre Ameno.

Al sepelio han asistido sus padres y hermanos y familiares cercanos.

A la salida del cortejo fúnebre del tanatorio,

algunos curiosos aplaudieron el paso del féretro,

otro tanto ocurrió a la llegada al cementerio.

Una corona en la que se leía: 'Tú madre, tú tesoro',

fue depositada en el coche funerario.

Sus lágrimas y las del abogado de Escobedo, Marcos García Montes,

se hicieron visibles mientras el féretro era introducido

en el panteón familiar."

Rafael Escobedo sí que se fue a la tumba guardando secretos.

Y si se fue a la tumba guardando secretos

es porque quería proteger a alguien.

¿A quiénes quería proteger? Él no tenía hijos,

¿cuáles son las personas inmediatas a las que más quería?

Pues yo creo que sus padres.

Entonces, creo que Rafael Escobedo estaba protegiendo de alguna manera

a alguien, lo que no sé es porque si esa persona

que era protegida por su hijo, sabía más de lo que supuestamente

ha pasado a la historia que sabía, ¿por qué no lo reveló?

Eso también es un enigma.

Perdone la pregunta, señor Escobedo,

hay quien dice que incluso protege a su propio padre.

-Bueno, eso me es completamente indiferente,

porque como es tan lejos de la verdad,

tan absolutamente lejos de la verdad, como podrá comprender,

yo nunca hubiera dejado a nadie que me protegiera

en estas circunstancias, en primer lugar

y en segundo lugar, que no tiene ninguna base lógica

ni tiene ninguna base racional en absoluto.

Yo creo que aquí perdimos todos,

perdió Rafi, perdió su familia,

perdió la justicia con un crimen sin resolver,

perdió la Policía,

perdió la credibilidad de que este procedimiento

se hubiera celebrado y hubiera sido un procedimiento por jurado,

infinidad de españoles lo hubieran absuelto,

vamos, declarándolo no culpable por unanimidad, seguro,

es más, yo creo que no hubiera llegado ni a juicio,

pero eran diferentes tiempos, no había pruebas de ADN,

la Policía investigó mal y tarde,

el casquillo nunca se pudo efectuar un estado comparativo

con la pistola, la pistola desaparece del juzgado

de San Martín de Valdeiglesias,

los casquillos del Juzgado de Plaza de Castilla,

en fin, todo era un auténtico desastre,

entonces, creo que todos perdimos, sobre todo perdió Rafi la vida

y los que sí que ganaron fueron los que mataron

a los Marqueses de Urquijo y mataron a Rafi Escobedo,

que ese día brindaron seguro cuando le suicidaron, con champán.

Fue una tragicomedia en la que todos mintieron.

Aquello fue un Cluedo, un poco como el asesinato

en el Orient Exprés, todos tenían algo que ocultar,

todos trataban de salvar su pellejo

y en ese sentido, era como una obra de teatro

y yo creo que eso le confiere esa categoría de crimen perfecto.

En la memoria colectiva todos hemos pensado

quién puede estar detrás, más claro agua, ¿no?

Fue lo que fue y punto, ahora no quieran convertir aquello

en una feria, aquello fue tal como se ha dicho

y como se ha juzgado a Rafael Escobedo

y ahora que quieran decir que no es el culpable

el señor Rafael Escobedo, pues mire usted, se equivoca

quien diga eso, por eso creo que tienen tanto interés,

porque es algo que no está claro.

Quienes idearon y consumaron

el asesinato de los Marqueses de Urquijo,

tuvieron el talento profesional

de hacer que esa noche

en ese chalet hubiera otras personas

que son las que se comieron el marrón,

como se dice en el argot, las que cargaron con los muertos.

Uno de ellos Rafael Escobedo,

ahí hubo más gente, pero lo que no sabemos

quiénes fueron los que estuvieron

y acabaron con la vida de los Marqueses.

Yo creo que hay una trama económica detrás de este crimen

que no se ha conocido y que esa noche

pasaron muchas cosas, todas ellas muy extrañas

en ese chalet de Somosaguas.

Es obvio que es un crimen no resuelto,

si esto estuviera resuelto,

no estaríamos aquí seguramente hablando de ello,

ni nadie se estaría preguntando qué pasó,

si todavía se están preguntando qué pasó realmente ahí,

es porque no se sabe nada

y si no se sabe nada, no debería haber habido

condenas para nadie.

-Me marca porque es una injusticia que la tengo muy grabada dentro,

entonces, es un aldabonazo en la memoria colectiva

y yo quiero que esto ya se resuelva, porque por profilaxis personal

y profilaxis social, me quiero quedar tranquilo

y que ya la gente me diga: "El caso Urquijo no me lo cuente,

lo que usted ha dicho y lo que ha aparecido fue la verdad"

y no contar toda la vida, sacar los casquillos, las balas.

Yo sé que siempre ya va a haber gente

que va a creer una cosa y otra gente que va a creer otra,

pero limpiar una herida así es muy difícil

y es prácticamente imposible de coser.

(Música)

Ochéntame otra vez - El crimen de los Urquijo

23 ene 2020

En 1980 fueron asesinados los marqueses de Urquijo. El doble crimen se convirtió en el caso más mediático de los 80 y sus contradicciones siguen hoy, casi 40 años después, con más preguntas que respuestas

ver más sobre "Ochéntame otra vez - El crimen de los Urquijo" ver menos sobre "Ochéntame otra vez - El crimen de los Urquijo"
Clips

Los últimos 204 programas de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios