Ochéntame otra vez La 1

Ochéntame otra vez

Jueves a las 00:00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4747582
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - Más que bakalao - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Para mí lo que era bakalao es cuando la gente fumaba

y compraba hachís.

Decía: "Es un bakalao que alucinas".

"-¿Cómo está esa música? -Es un bakalao..."

"Ahí hay un bakalao que no veas."

Esa palabra que utilizamos los valencianos,

la transformaron como "la ruta del bakalao".

Tanto tiempo aguantándonos, pues aquello explotó.

Hay una movida cultural valenciana

muy subterránea que luego genera en cosas muy grandes.

Aquello era lo tuyo.

Habías llegado a donde tenías que llegar.

Pude ver la gran explosión de alegría.

Bailar es algo que desde la noche de los tiempos

y en las cuevas primigenias venimos haciendo.

Bajábamos volumen, subíamos el otro volumen,

la otra entraba: "¡Pam!".

Castraña.

(Música de cabecera)

(Música)

Valencia tiene una tradición musical importante.

Es algo que lo lleva muy a piel.

Lo lleva muy bien y muy adentro.

Supongo que tiene que ser el mismo motivo

que nos hace inventar las Fallas,

y quemarlas y hacer pasacalles

y tirar petardos.

La organización de una fiesta es relativamente sencilla

en el País Valenciano.

Basta que se reúnan dos o tres y digan: "¿Hacemos una?"

(Música)

Y eso incluye la gastronomía, las tracas,

o las ganas de vivir a través de la música, por ejemplo.

Hace muy buen tiempo, se come bien, es barato,

la vida es amable.

Lo que Sorolla captó en los cuadros estaba en la sociedad.

En Madrid estaba el foco de todo,

en Barcelona estaba todo lo europeo,

mientras que aquí vamos a llamar la atención como sea

y vamos a demostrar que somos más.

Con lo cual, Valencia tiene su capacidad de explorar

un ámbito mucho más "underground"

de productos musicales y culturales.

(Música)

Hay una generación que se quedó colgada de la brocha

pensando que habían contribuido a modernizar este país.

Y sin embargo, de repente se convirtieron en los malos

de una película de serie B.

(Música)

Y una lástima que no hubiera una tercera vía.

Tiene que haber una solución entre pegarle fuego a todo

y que todo sea lo más raro del planeta.

Se podría haber construido algo

que pudiera haber derivado en una industria vanguardista

ligada a Valencia.

(Música)

Valencia, en este sentido, era un páramo.

Pero sí había una voluntad "underground"

y una voluntad muy colorista de marcar algo.

# Dos "gin-tonics", un cubata # de ron, una copa de chinchón.

# Y un carajillo. #

Y de explotar, y de alguna manera, reverdecer.

Que Valencia es más que una Falla es algo

que todo el mundo sabe.

Porque ya decía Maquiavelo que Valencia era la ciudad

más lasciva y hermosa que había conocido.

Nosotros ante tanto mogollón, ante tantas historias,

no podemos meter a todo el mundo, por favor,

que nos perdonen los ausentes.

Yo creo que en los felices 80,

había un sentimiento compartido de que teníamos todo por hacer,

todo por descubrir.

Los fines de semana éramos privilegiados

porque teníamos un espacio de libertad

que compartíamos sin ningún tipo de conflicto,

y cualquiera que aportara una idea nueva,

y a ser posible rara y original, pues era bien recibido.

# Quiero vivir en la cocina.

# Espejo de cristal, # una percha de metal. #

Tanto tiempo aguantándonos, pues aquello explotó.

¿Y cómo ves tú musicalmente hablando el año 1984?

Pues visto cómo ha sido el 83, creo que va a ser mucho mejor.

Van a haber muchos más grupos, y eso va a animar a más gente

a coger una guitarra y subirse a un escenario.

Y eso siempre es bueno para todos.

# Y es que no, # no quiero aquí morir. #

Yo creo que relatos que recibimos siendo muy jóvenes,

en los años 70, se concretaban en un tipo de estética,

un tiempo de pensamiento político,

y evidentemente en lo musical, algo que fuera el espacio común

de todas esas tribus que compartían

una inquietud de un compromiso cultural

con la diversión.

# Condenado a vivir como sea,

# sin un rumbo fijo, # de cualquier manera.

# Condenado a seguir, # condenado a vivir.

La falta de prejuicios que se pueden ver

en otras manifestaciones festivas

y tradicionales, por así decirlo,

y el no pensar más que en el corto plazo,

también es algo que encontramos en este espasmo.

Pero yo creo que nunca antes en esta época se entendió mejor

el arte y la fiesta.

Nunca.

# Condenado a vivir como sea,

# sin un rumbo fijo, # de cualquier manera.

#Condenado a seguir, # condenado a vivir. #

El que sea algo tan moderno y tan exagerado,

yo creo que podemos conectar con algo como las Fallas

o hacer algo que realmente sea muy diferente, muy grande,

y el pensar que puede llegar a ser efímero,

que eso pueda tener su gracia.

(TODOS) ¡Valencia es aburrida y nuestro fanzine más!

En Valencia, además de los fanzines,

que como en otras ciudades, siguen de cerca

la movida tanto musical como de cómic,

se dan otras alternativas que parten de otra gente

que no quieren ser ni crítica, ni crónica del cómic o la música.

Seguramente solo quieren ser fanzines y en ello trabajan

haciendo una propuesta más ecléctica y cercana

a lo divertido que lleva el fanzine

Fundé junto con Pedro Porcel en 1983 la editorial "Arrebato".

Nuestra primera obra fue "Dogon" de Micharmut.

Luego hicimos "Romance" de Sento, que transcurre en Valencia.

Era como si así, de alguna manera, reivindicaran lo que no tenían.

(Música)

Y de hecho, nadie sabe tu nombre, creo, o muy poca gente.

O te niegas a decirlo.

Mis amigos saben cómo me llamo.

La única cosa que tengo es que no lo puedo decir,

pero vamos, es muy normal.

Mi santo es el día que queman las Fallas de Valencia de noche.

¿Cómo no abrir las puertas? Si las habíamos tenido cerradas.

Por lo tanto, las iniciativas que llegaban, que además todas

fueron pacíficas, alegres y exigentes.

-Compre "Plasta". -El fanzine peso pesado.

Para leer antes de tirar de la cadena.

Cómo es la situación de la música actual en Valencia

y di grupos que te gusten.

Como grupos que me gusten, lo podéis ver, "Orfeón Brutal".

Somos divertidos, hacemos "pop-rock" fallero.

Y bueno, algo alucinante.

Un administrador demócrata lo que debe es abrir y tolerar

y comprender también las ganas de libertad que tenían

la gente más joven, como es lógico.

Algo excitante.

El aroma de los naranjos.

Algo fascinante.

La noche en Valencia.

(Música)

Pensemos que en Valencia tenemos figuras tan reconocidas

actualmente como Francis Montesinos

que era de la fauna nocturna más escogida de aquel momento.

¿Crees que afectivamente la moda puede ser considerada

como arte plástica?

Sin dudarlo, la moda es arte.

Todo el arte lo puedes llamar plástico o como quieras.

Pero está totalmente metido dentro del mundo del arte.

-Con los mismos derechos. -Y con los mismos derechos.

La prueba la tienes en cualquier diseñador, creador,

que ha hecho moda, ha pasado por todo.

Luego serían los "performers".

Nosotros no sabíamos lo que era una "performance" entonces.

(Música)

Era el teatro de acción.

De tal manera que separaba la sesión de cualquier local

e igual a las 4 de la mañana, durante 15 minutos,

lo que hacías era mirar un espectáculo

de lo más extravagante que pudieras imaginarte,

en términos de que había que hacer propuestas transgresoras

que llamaran la atención de la gente para acudir al sitio.

(CANTA EN INGLÉS)

Un poco como la eclosión en Valencia

del movimiento "new romantic" que había fraguado,

ya se había consumido en Inglaterra

pero de repente caló muy hondo en Valencia.

Esas pintas, esa manera de vestirse recargada, rococó.

Pues eso en Valencia, en parte por la influencia

de la ropa de Francis Montesinos y por otras tiendas, caló hondo.

En cuanto a la exageración, sí, es verdad.

Yo creo y tengo la sensación

de que era más fuerte allí que en otras partes.

Se producía por una especie de reivindicación de decir:

"Bueno, vale, si no tenemos medios para que se nos vea de tal manera,

ahora se nos va a ver así."

El que quería estar en la onda, tenía que estar en Valencia.

Éramos como el pasaporte.

Éramos el pasaporte a la modernidad.

Hay una movida cultural valenciana

muy subterránea, muy pequeña, muy llamativa también,

que luego generan cosas muy grandes.

Esto se establece en una serie de bares,

en una serie de tiendas de discos totalmente prehistóricas.

Son tiendas que se ocupan de traer música que no se puede escuchar.

Se ocupan de darle una modernidad artesanal

a la gente que tenía esas inquietudes.

Rafa Cervera, Rafa "Estricnina" te llamábamos nosotros siempre.

-Ya no eres Rafa "Estricnica", ¿no? -Ya no.

"Estricnica" era un fanzine estupendo.

Y ahora eres Rafa "Bailes de Marte".

"Los bailes de Marte".

-En Intervalencia. -¿En qué consiste?

-¿En qué consiste eso? -Es un programa, revista musical.

Está hecha en "Radio", una emisora valenciana,

con todas las virtudes y los defectos que esto implica.

En la tienda donde estaba, en "Harmony",

conozco a dos músicos valencianos que entran habitualmente a llevarse

los discos que no se lleva nadie más y que a mí me gustan.

Están en un grupo que se llama "La Banda de Gaal".

Me dejan la maqueta para que la escuche,

y yo esa maqueta se la doy a un productor que es amigo mío.

Tenemos la sorpresa de la aparición de un grupo

en Valencia llamado "Glamour",

que es un grupo cuyos componentes provienen de dos grupos valencianos

que existían ya, como son "La Banda de Gaal" y "Doble Cero".

Así, de esta manera, nace el que se puede considerar

el primer grupo moderno,

primer grupo "postpunk" valenciano,

que tiene una repercusión nacional,

que es "Glamour".

# Cuando llega la noche,

# me pregunto dónde estás. #

Realmente es equiparable a "Classix Nouveaux"

o gente así que eran muy importantes

y que fueron muy poco entendidos

en relación a la calidad que tenían

y al atrevimiento que suponía.

(Música)

Ellos eran un grupo que salía en la televisión,

en "Aplauso", programas de este tipo.

# Fascinación.

# Solo puedo oír tu voz.

# Imágenes.

# Entre las sombras... #

Tuvieron solo un "single" de éxito a nivel nacional, "Imágenes".

Pero en Valencia, con ellos ocurrió lo que no había ocurrido

hacía muchísimo tiempo.

Y no había ocurrido con ningún grupo de "rock"

posterior al punk.

En Valencia, ¿qué tal les ha ido?

¿Qué tal han acogido vuestros compatriotas

la música o la idea de "Glamour"?

En Valencia es conocido desde hace más tiempo que a nivel nacional.

Toda la acogida ha sido bastante buena,

porque hacía tiempo que no salía un grupo que no salía de Valencia.

Hemos ido a televisión, tenemos un disco,

hacía mucho que no ocurría en Valencia.

Los periodistas de la época eran un poco: "La movida madrileña".

Los de la movida valenciana éramos un poco de segunda.

¿Qué pasa con el disco que vais a sacar? ¿Cuándo sale?

Saldrá a finales de enero o principios de febrero.

Nos llamó la atención que nos llamaran

pero claro, nos hizo muchísima ilusión.

# Por un desierto blanco # y negro solo vas.

Como "Video", son grupos más de pop.

Con muchos sintetizadores, lo cual hace que, una vez más.

se les tache de que son blandos, comerciales.

# De tres en tres # se alzan a tu alrededor.

Tenía unos amigos que tenían un grupo de "country",

que es lo que se llevaba entonces.

Dijeron: "Tenemos que modernizarnos".

Y dije: "Lo que necesitáis es una cantante".

Entonces buscamos un batería

y ahí fue la primera "Betty Boop Troupe"

en el año 79.

# Lunas negras agrupadas # de dos en dos. #

"M. S. 20" era una canción

que estaba dedicada al sintetizador,

al Korg MS20 monofónico que tenía yo.

Parte de la música y las letras son todas mías.

O sea, que no soy simplemente la cantante de,

sino que también componía.

# Eh, ¿no es extraño este vinilo?

"El vinilo" era una historia como de extraterrestres

y un poco así extraña

de un disco que volvía loca a la gente.

Tanto en "Video" como en "Betty Troupe",

las protagonistas al frente son mujeres.

No solo de una manera superficial.

Tenían una importancia real en las bandas.

Sobre todo trasmiten que la mujer no es solo un objeto y ya está.

Es decir que tiene que formar parte real de todo

y además tiene que generar respeto.

# La noche no es para mí.

# No para mí. #

Empieza a caer sobre Valencia una especie de etiqueta,

como que allí lo único que hay son grupos de pop blandito

y con muchos sintetizadores.

# Dulces horas.

# Dulces horas.

# Dulces horas.

"Comité Cisne" vuelve a revivir lo que había hecho "Glamour"

pero sin un "single" de éxito se convierten en un fenómeno local

y consigue tener una legión de seguidores por Valencia

entre otras cosas porque sus canciones

son programadas en algunas de las sesiones

de las discotecas de la Costa,

que son sesiones que aceptan de todo.

O sea, desde "rock de garaje"...

(Música)

# He tomado una decisión.

Hasta música exclusivamente electrónica,

tecnopop o híbridos tipo "Simple Minds"

que son mitad "rock", mitad electrónica.

# Inventándose romances # con personajes extraños

# que nunca le dicen # no aunque pida eterno amor. #

Valencia es una de las ciudades donde, cuando hay una gira española

de un grupo extranjero, suelen pasar.

Sí, bueno, a nivel de público,

de receptividad y de audición

te puedo decir que Valencia es excepcional,

es increíble la cantidad de gente que hay.

Por aquí ha pasado "Simple Minds", "Level 42".

Bueno, han pasado todos, Nick Cave, Peter Murphy.

"Love and Rockets", "Psychedelic Furs"...

(HABLA EN INGLÉS)

(Música)

(CANTA EN INGLÉS)

Funciona muy bien todo el circuito de la Costa,

las discotecas que hay por la Costa los viernes o sábados por la noche

puedes verlas siempre abarrotadas de gente.

Y se oye buena música.

Esos grises años 70 generaron

un colorido boom en los 80 de la siguiente generación

que de lo que nos preocupábamos era de transformar la plaza pública.

Y por plaza pública me refiero a las discotecas,

que era donde los jóvenes se encontraban los fines de semana.

De repente, da lugar a toda una nueva generación

que abraza todo lo que sea nuevo y diferente.

Y de ahí que yo creo que hubo una segunda transición

que fue la de recuperar los espacios de ocio

como espacios de encuentro y libertad.

Recordarán lo de "Alcalá 20".

Pusimos trabas a las discotecas en el casco urbano.

Temíamos que en el centro de la ciudad pudiéramos tener

una catástrofe como aquella.

Pero en el resto del término municipal,

tolerancia absoluta incluso cuando rozaban

elementos poco legales.

Todas las plantillas de bailarines

y de animadores se incorporaron

a las discotecas.

Empezaron a hacer "performances".

Fue una especie de salvavidas.

Estamos hablando de un momento de un vacío normativo muy grande.

Las leyes del franquismo quedaron derogadas y malditas,

que eran las que establecían las restricciones de horarios.

Pero las nuevas leyes no existían.

A mí no se me ocurrió ni a la gente del Ayuntamiento de Valencia

reprimir lo que era un hecho espontáneo

que creaba relativamente pocos problemas.

Si quieren estar hasta la madrugada pues que estén.

Y si quieren ver salir el sol en Saler,

es un lugar espléndido.

# Ya se retira el sol # y los hombres acechan. #

El hecho de que la mayoría de estas discotecas,

que están fuera de la ciudad,

estén en pueblos ya permite que haya un cruce de clases.

Allí está el hijo del panadero del pueblo,

el señor que está sembrando arroz con su padre,

igual pijos que vienen de la ciudad,

modernos que vienen de la ciudad,

gente que no es ni pija ni de clase trabajadora.

Está todo mezclado.

Era trabajadores de arroz y cosas de esas.

Llegaban allí y veían a un tío loco pintado,

a no sé cuántos con uñas verdes así de largas,

a punkis con los pelos tal y claro,

se volvían locos allí.

Alucinaban totalmente, decían: "¿Esto qué es?"

# Eres tonto Simón.

# Y no tienes elección.

# Tu cráneo rapado al cero, # quita esa gorra de obrero. #

Tiene unas dimensiones de lo que sería un club actualmente

de varios cientos de personas.

Tenían un sentido de una exquisitez cultural.

Porque de lo que se trataba era de ser muy diferente

de lo que había a tu alrededor y te reconocías e identificabas.

Y ahí coexistían todas las tribus urbanas.

Algo que hubiera sido impensable en Madrid o Barcelona

o en cualquier capital europea,

pues el "rocker" con el "mod" convivían

porque pretendían tener un espacio donde disfrutar

de su manera de ser.

Podían estar compartiendo pista, copas, lo que sea

de una manera natural.

porque una cosa que se establece en esas discotecas

es que las élites y las clases que hay fuera

dentro no valen nada.

Son discotecas que están al borde del Albufera,

por lo cual es ese choque.

"Cañas y Barro" y "Echo and the Bunnymen"

(CANTA EN INGLÉS)

La modernidad británica chocando

con las tradiciones y todo lo que eso conlleva.

Cada fin de semana influye de alguna manera en tu vida

y que sea algo mucho más allá de conocer gente y ji, ji, ja, ja.

No quieren eso, quieren transformación mental.

Las chicas ocupan el papel central en la barra.

Son las que se convierten en las estrellas de la noche.

Con unos "looks" y unas imágenes espectaculares

en función de la tribu urbana a la que pertenecieran.

(Música)

La primera vez que fui a esas salas

iba muy de discoteca consensuada.

De repente entré ahí y dije: "Es que es esto".

Es que te rebotaba todo.

Te daba ganas de estar allí.

Era una música que era lo que necesitabas.

Los periodistas tenían un cierto activismo

más allá de la puta información,

porque también participaban de esa elección sobre cuál era

el club o la tendencia musical.

Siempre llevaba la cámara de fotos y muchos amigos me agradecían.

Me han dicho: "Gracias a tus fotos podemos recordar una época

y a ciertos amigos que ya no están."

Y ya pues empecé a plasmar con 19 años en imágenes.

(Música)

Y era grabar lo que realmente estaba sucediendo.

Lo que hacíamos nosotros era increíble,

nos metíamos en 3.000 personas.

Esto es increíble.

Yo perdía creo que tres o cuatro kg cada noche que salía a grabar.

Estábamos así de flacos.

Encima íbamos con unos pedazo de cacharros.

Metíamos focos de mil vatios.

Iluminábamos toda la sala.

Y grabábamos.

(Música)

Empiezan a haber mujeres que van con su maleta

también vendiendo música en los locales.

Y esta era una tribu muy especial, los maleteros.

Los que te iban a la discoteca, y en medio

te llegaban con la maleta mientras estabas pinchando

al mismo tiempo tenías que comprar la música

que justo iba a sonar esa noche a los pocos minutos de comprarla.

(Música)

Salíamos a la 1 de la mañana y no volvíamos hasta las 10.

Entonces te hacías un circuito impresionante.

Siempre se peleaban las discotecas porque llegases a las 3.

Las 3 era la hora clave.

La sala estaba más llena.

Junto con el tema de la igualdad, dentro de esa euforia de libertades

está también el del colectivo LGTB.

El gay del grupo,

ese que tiene esa sensibilidad para darle toque final al "look",

a la estética, al traje.

Y de alguna manera, se convierten en personajes muy protagonistas

porque el sábado o viernes por la tarde, la gente

se reúne en su casa y cada uno viene con el trozo de tela

que ha conseguido o con la gorra a la que añadir no sé qué.

(Música)

Aquello era lo tuyo.

Habías llegado a donde tenías que llegar.

Y pude ver la gran explosión de alegría

de gentes que estuvieron sometidos

en los pueblos de alrededor al control

de la Iglesia, del alcalde, de la Guardia Civil,

y que aquí podían encontrarse libremente chicos y chicas.

(Música)

Y eso era una manifestación de un espíritu creativo.

A mí eso me encantaba.

Tú ya estabas: "¡Ostras, en Valencia!"

"¡Ostras, "Barraca"!"

"¡Ostras, "Chocolate"!"

Tú ya te dabas cuenta de que ahí se germinaba algo.

La música que se ponía en las discotecas de Valencia

no se oía en ninguna discoteca de España.

En el extranjero ya no sé, pero a lo mejor tampoco.

Pero estar bailando a los "Cure", por ejemplo...

(Música)

Creo que el espíritu valenciano es muy fiestero.

Tú te ibas a "Barraca" y se pinchaba un tipo de música.

Y se bailaba de una manera.

Te ibas a "Chocolate" y se pinchaba otro tipo de música.

Más oscura, siniestra, "underground".

Y la gente iba vestida con su chupa de cuero,

sus botas camperas.

Pensemos que "Spook" está en Pinedo,

que es un pueblo que está al lado del Saler.

"Barraca" está en Sueca.

Y "Chocolate" está en El Perelló

que es una especie de anexo de pedanía a Sueca.

Por lo cual, eso es la Huerta.

(Música)

Yo recuerdo esas noches interminables

en "Barraca" donde todo era colorido,

donde todo era hedonismo.

Un exceso, pero allí la gente se lo pasaba bien.

Bebían, se drogaban, etcétera.

Pero todo tenía como un equilibrio.

Se convirtió, si no en la primera,

en una de las primeras discotecas

de la Costa que absorbe todo ese apetito

de ganas de pasarlo bien en relación a una música

muy determinada y muy concreta.

No era la que sonaba en las emisoras.

(Música)

El "DJ" en estas sesiones de la Costa Valenciana

se convierte en una figura porque es,

aparte de que tiene un carácter estelar,

que es inevitable, se convierte en un personaje en sí mismo.

Facilitaban a los demás una música diferente.

Pero no había hacia ellos un culto

en términos de el "celebrity", el importante, el vip.

Eso no existía entonces, era el aventajado.

El que iba por delante.

(Música)

Llego a "Barraca" y empiezo de camarero.

Y mi mujer entra de camarera también.

Éramos camareros con ropa de Francis Montesinos,

que bailábamos a la vez que servíamos copas.

Carlos Simó tenía unas formas

muy especiales de pinchar y mostrar esa música.

Por casualidad un día el "DJ" se ponen enfermo

y me subí a la cabina.

A partir de ahí creé una revolución, la verdad.

¿Para qué voy a ser modesto?

(Música)

Seleccionan la música más moderna, más novedosa,

que mejor puede encajar con el gusto

de toda esa tribu que hay reunida,

y le dan su sello.

Le dan su sello mezclando estilos

sin ningún tipo de prejuicios.

En el 77 escuché una canción de una tal Nina Hagen.

Una alemana que cantaba una canción que se llamaba "punks dopados".

(Música)

"¿Esto qué es?"

Y la tía, la oigo cantar y digo: "¿Y esta mujer?"

Y empiezas a investigar.

Descubres a los "Sex Pistol", a Ian Dury.

(CANTA EN INGLÉS)

Entonces empiezas a cambiar tu sesión.

Poco a poco dices: "Espera, voy a poneros esto y lo otro."

Poco a poco.

(CANTA EN INGLÉS)

Cambiamos todo el panorama musical.

La gente venía allí y decía: "¿Esto qué es?"

No entendían muy bien

Hasta los ingleses decían: "Pero si esto no se pone

en nuestro país y es música nuestra".

(CANTA EN INGLÉS)

¿Quién lo pone aquí?

Un tal Carlos Simó que llevaba coleta y tal y cual.

Yo pienso que la personalidad clave de un disyóquey

que realmente tiene gracia para mezclar temas

de una manera que no chirrien,

para aportar algo rarísimo, que era mezclar temas imposibles,

se establece ahí.

De tal manera que el impacto es muy serio.

(Música)

A mí me cambiaron la cabeza

y yo me atreví a trasladárselo a la gente.

Y la gente me lo aceptó.

Bajábamos volumen, subíamos el otro volumen,

la otra entraba: "¡Pam!".

Castraña.

(Música)

Carlos cuando consideraba que una canción

que ya estaba demasiado escuchada,

o demasiado bailada, sacrificaba el disco.

Cuando en la radio sonaba uno de esos discos,

entonces mataba al disco.

Llegaba a la cabina y decía:

"Buenas noches, bienvenidos a "Barraca", hoy matamos.

(Golpe)

Y se lo tiraba a la gente.

Directamente.

Todo el mundo ahí: "¡Oh!".

Era todo muy circense, muy dramático.

Y era un número uno.

Entonces la gente cogía unos mosqueos:

"¡No la mates, no la mates!"

Y yo: "Sí la mato".

Yo pinchaba de 11 de la noche hasta las 7 de la mañana.

Ocho horas pinchando.

Luego tenías que tener en la cabeza muy bien qué ibas a hacer.

Nosotros teníamos una persona de seguridad para 3.000 clientes.

Y este lo que hacía, cuando pillaba a alguno haciéndose un porrito:

"Media hora castigado".

(Música)

Lo sacaba a la calle y estaba media hora castigado.

Y le contaba el tiempo y todo.

"-¿Ya puedo entrar? -Te faltan 5 minutos."

"Te esperas un poquito"

Quiero decir, que no se pegaba, había muy buen rollo.

(Música)

Cerrábamos la sesión con el "My way" de Nina Simone.

Y verdaderamente la acerté.

"Barraca" ya era un templo de culto

que servía de referencia, se entendía como concepto de ocio

completamente diferente.

(Música)

"Chocolate" acaba siendo de algún modo

la discoteca que va después de "Barraca"

hasta que la programación de "Chocolate"

lo que hace es crear un público propio.

O eras "barraquero" o eras "chocolatero".

Los "barraqueros" eran más "poppies", más blanditos.

"Chocolate era más oscura, era más siniestra.

Yo me sentía más "chocolatero" y me incorporé

y empecé a trabajar de relaciones públicas

porque un disyóquey trae tras de sí a muchos público.

En "Chocolate" había un poquito más de desmadre.

Nosotros los llevábamos un poquito más controlados.

Recuerdo gente que iba a "Chocolate": "No entiendo nada".

"Lo intento pero no entiendo nada de lo que pasa."

(Música)

Hay una tercera discoteca, "Spook Factory",

que tiene una importancia desmesurada.

Yo creo que "Spook" establece

que a salir se sale para bailar.

Y se acabó.

Déjate estar, tonterías no hay.

O sea, tú sales a bailar.

Y "Spook" es una caja oscura

donde la luz no entra ni entra nada.

Y ahí solo sales cuando puedes salir.

Bailar es algo que desde la noche de los tiempos

y en las cuevas primigenias venimos haciendo.

Y aquel que dude que bailar es cultura,

una de las manifestaciones más singulares,

olvida toda la tradición folclórica

que cualquier sociedad tiene.

# Unos, dos, "one", # "two", tres, cuatro.

# Mescalina, soy feliz,

# cuando estás dentro de mí.

La mescalina es una droga real, sintética,

es la que se convierte en la droga de rigor

para salir de noche, ir a esas discotecas, para ver

conciertos y para pasarlo bien.

Unos dicen que nació en un pueblo de la Marchal valenciana.

Otros dicen que nació en Ámsterdam.

Pero parecía ser que era una droga

que a la gente le daba muy buen rollo.

# Mescalina, mi amor.

# Mescalina, mi amor. #

O sea, te tropezabas con uno:

"Perdona, ¿quieres tomarte una copa conmigo?"

La droga inicial que todo el mundo ha oído alguna vez,

incluso cantada por "Los Rebeldes" es la mescalina.

(Música)

Era MDA, según parece,

con lo cual podía tener algún efecto hipnótico

pero tenía mucho de anfetamínico.

Por esto hacía que se bailara.

Lo que sí hace es algo que en Inglaterra haría el éxtasis

tiempo después, que a la gente no le da vergüenza bailar.

Da igual hacer el mono, está bien.

Todo acaba teniendo una armonía.

Con esa música tan rara, la sensación es tan rara.

Todo acaba encajando.

Anfetaminas sintéticas.

Esto se toma con la pastilla y así sube más.

Digamos que es un anfetamínico que te pone cardiaco.

Claro, te hace bailar.

Como "DJ" no puedo pinchar 8 horas ciego.

Ni de casualidad.

Ya no hablemos de los tripis ni cosas de esas, ni soñarlo.

Solo me faltaba a mí eso.

La relevancia mayor es el éxtasis o MDMA.

En aquel final de los 80, muy conectada con la eclosión

del "acid house" en Inglaterra.

Y en Valencia arrasa todo esto.

Todas estas sustancias impidieron

que se consumiera drogas mucho peores como heroína,

que se consumía en otros ambientes.

Las drogas que reinaron en Valencia

eran drogas que propiciaban la diversión,

el cachondeo, el apurar la noche,

la risa, el baile,

el sexo y todo ese tipo de actividades nocturnas.

Había una oferta de locales que estaba 72 horas en marcha

y eso permitía que gente de 200 km alrededor,

y algunos de excursiones de otras capitales de España,

desde Andalucía hasta Galicia,

pues se acercaran a Valencia y conectaran en algún momento

de sus horarios de actividad.

(HABLAN A LA VEZ)

Se pasa desde el viernes por la noche hasta el lunes .

A base de pastillas y eso se van por ahí.

Por "Spook", "Chocolate", "Barraca".

La fiesta podía empezar un viernes y acabar domingo o lunes.

Hay gente que aguanta hasta más.

-¿Sí? -Gente que aguanta muchas horas.

¿Y cómo?

-Yo me quedé chalado. -Pues, es lo que hay.

-Comiendo. -Comiendo.

Es mentira eso de que la fiesta empezaba el jueves

y acababa el domingo.

Eso no es verdad.

Eso lo podían hacer 300 sonados.

Pero vamos, la gente era bastante normal.

Tenían que trabajar al día siguiente.

Si era jueves, el viernes trabajaban.

Y los sábados algunos.

Que no se magnifique que en Valencia

estamos 72 horas de fiesta.

Estamos de fiesta, estamos trabajando

y estamos intentando levantar nuestra ciudad

y que sea lo mejor, agradable para todos.

Sí, lo de la ruta estuve solo un año.

Pero fue muy fuerte.

Fue muy fuerte.

Salíamos el viernes y volvíamos el lunes por la mañana.

Pero porque había discotecas que cerraban y abrían.

¿Por qué ocurría esto? Porque había demanda.

Es que venía gente de todas las partes de España.

Y luego venía gente de fuera, del extranjero.

(Música)

Las chicas se levantaban por la mañana pronto

y engañaban a los padres y les decían

que iban a hacer gimnasia.

Lo que hacían era venir allí a las 8 de la mañana.

El tabú era la mañana esa del domingo:

"No, a partir de las 12 también se puede"

De tal manera que se pasa de cientos a miles

y de miles a decenas de miles.

Y en un momento dado, esto se convierte

en una atracción turística.

Luego empezaron a hacer las fiestas en los párquines.

"Nace así un nuevo fenómeno,

los aparcamientos se convirtieron en una extensión de las salas.

Cada vez eran más los jóvenes que acudían a las discotecas

y ni siquiera entraban en ellas.

Yo me acuerdo estar grabando,

una fiesta en el parquin siendo julio,

y salían de dentro de la discoteca con las gafas puestas de sol.

Y cuando salían fuera al sol, se las quitaban.

Eso es espectacular.

Es espectacular.

Hablabas con el que estaba en el coche de al lado,

y le pasabas tu información.

Y el de al lado se la pasaba al otro.

Al final se formaba entre todos ahí en medio bailando

un corro y bailaban.

Y luego había otros que la utilizaban para dormir

o para comer.

Y servían para hacer un corte

en lo que era la supersesión del fin de semana

que no olvidarás en tu vida.

Yo luchaba contra eso.

Yo quería que la fiesta fuera dentro, no en el parquin.

Y esto hizo mucho daño.

(Música)

¡Jua!

Para mí lo que era bakalao es cuando la gente fumaba

y compraba hachís.

Decía: "Es un bakalao que alucinas".

Bakalao de Bilbao.

O "qué bakalao más bueno!"

Pues si uno se iba a Londres y veía un disco guapo,

decía: "Oye, tengo un bakalao que alucinas."

"-¿Cómo está esa música? -Es un bakalao..."

"Ahí hay un bakalao que no veas."

(Música)

Esa palabra que utilizamos los valencianos

y también la gente de los pueblos de Valencia y tal,

la transformaron como "la ruta del bakalao".

Pero bueno, bakalao como música para mí no existe.

-¿Para ti qué es el bakalao? -Pues una música genial.

No sé, que tiene mucha marcha.

# Chiquitan chiquititan tan tan # que tun pan pan que tun pan.

Salvo Chimo Bayo, todo lo demás es solo música para consumo,

consumida y creada de una manera industrial

para pasárselo bien de una manera industrial.

# Ecsta no.

Pues el de Chimo Bayo.

Chimo Bayo, ¿no?

¡Chimo Bayo todo el mundo!

# Chiquitan chiquititan tan tan # que tun pan pan que tun pan

# que tepe tepe pan # pan pan que tun pan que pin.

# Ecsta sí, ecsta no,

# esta me gusta, me la como yo. #

Es cierto que el megaéxito comercial que tendrá

en su momento Chimo Bayo,

sí que alienta que se intente crear una música propia

con desigual fortuna.

Empiezan a ver que aquello se masifica.

Que la gente, la masa, ya no es tan fácil de adoctrinar,

como los primeros que iban allí, que aunque no supieran de qué iba

escuchaban al disyóquey y se sentían endiosados.

Estas masas quieren la sensación completa

que se les ha vendido del boca a oreja.

"Yo lo que quiero es el disfrute total."

Lo que quieren realmente es un viaje tremebundo.

"La juerga está a tope a las 5 de la mañana.

A esa hora, ya van atiborrados de anfetaminas, alcohol y drogas.

Son jóvenes que se ponen a bailar de viernes

a lunes esa música de tonos graves y notas repetidas hasta la saciedad

que llaman bakalao."

Cuando esto se convierte en una masificación,

se convierte en un negocio.

Si solo miras el negocio y ganar pasta, se te va a ir de la mano.

Yo creo que hay una mala gestión de empresarios.

Hubo un momento que aquello era una locura de gente.

Ciento y pico mil personas allí y era muy fácil ganar dinero.

Y perdieron de vista la esencia.

Eso te lleva a la ruina.

Fue efectivamente lo que pasó.

La música que ponían no te interesaba nada.

La gente estaba pedo pero de una manera

que tampoco te interesaba nada,

porque era todo como estar con un amasijo de zombis.

Las escenas de los aparcamientos,

llenos de gente cuando amanecía,

es algo que a mí no me gustaba.

Interesaba un tipo de música muy concreto

para unos fines muy concretos

y llegó un momento que eso sucumbió

a su propia masificación,

a su propia saturación y a sus propios intereses.

Empezaron a haber accidentes.

(Pitido)

En el hospital La Fe,

sobre todo los viernes por la noche,

vemos la marcha juvenil valenciana

de una manera dramática,

puesto que la media puede ser

de unos 25 o 30 muchachos jóvenes

de 18 a 30 años.

A medida que va transcurriendo la noche,

los accidentes de tráfico son más graves

y a primeras horas de la mañana, entre 8 y 9,

suelen ser mortales.

"A partir de este momento se prohíbe..."

Si mi hijo me ha dicho que se va a hacer "footing" por la mañana

e igual va a estas discotecas.

Se creó como una especie de leyenda negra.

Es muy posible que usted que nos ve, doña Julia o don Luis,

o como se llame, tenga una hija llamada Mari Pili, por ejemplo,

y que este fin de semana pasado estuvo estudiando,

tomando el sol en casa de una amiga

o de excursión con unos amigos.

Y volvió el domingo por la noche o el lunes por la mañana

muy desmejorada porque le sentó mal algo de la comida.

Luego los medios de comunicación ayudaron

a que esto tenía que acabarse.

Los políticos intervinieron: "Esto se tiene que acabar."

Porque me sale de los huevos se tiene que acabar.

Hemos visto situaciones como de ver estupefacientes,

Policía Municipal, Policía Local,

todos en un baño con pistolas.

Y yo tener que decirles: "Tened cuidado porque os vais a matar."

Que es que aquí no pasa nada.

Aquí os han vendido la moto en televisión.

Ten en cuenta que en aquella época era guerra en Bosnia,

"Ruta del bakalao".

Éramos portada nacional.

Yo creo que ha habido ignorancia.

A veces querida por aquello de culpabilizar

un movimiento contracultural para el "establishment"

es condenable.

Entonces, cuando en los 90 se infiltran elementos

de seguridad y de salud,

la solución empezó a ser la patada en la puerta policial

que yo no puedo compartir.

Visto así y descontextualizado,

la sensación que se tiene

es que es una subcultura de locos que no puede continuar,

porque va a acabar con la especie.

(Música)

Si alguien fue en los primeros años,

entra en un estado de hibernación y va en los últimos años,

se viene otra vez al estado de hibernación.

"Prefiero no salir, porque para ver esto..."

Era totalmente diferente.

En cierto modo era un reflejo exagerado

de la sociedad del momento.

Tanto al principio como al final.

El relato sobre la decadencia, tiene que ver

con "vive joven, muere rápido,

y harás un cadáver bonito."

Las historias que tienen que ver con contracultura

y cultura juvenil, tienen la vida efímera.

Y lo que yo creo en este caso, esa vida efímera,

no lo fue tanto, porque hablamos de un periodo

de 15 años, y evidentemente,

se produce un crecimiento y una expansión

que está claro que innecesariamente tiene que llevar asociada

una decadencia.

Algo así le pasó a la noche valenciana.

Así somos los valencianos.

Solemos quemarlo todo.

Lo quemamos con una gracia, una alegría, una ilusión

que en seguida volvemos a renacer de las cenizas.

Volvemos a construir y volvemos a crear.

¿Qué creamos? Algo nuevo, siempre algo diferente.

Yo nunca creo que esté todo acabado.

Usted imagine que por casualidad llega a enterarse

que algún familiar, hijo suyo es homosexual.

¿Cuál cree que sería su reacción?

Sería una desgracia horrible.

Si sale homosexual tampoco le voy a matar.

No me gustaría pensar que tuviera yo eso en la familia.

En fin, tengo un niño deficiente,

prefiero tener el deficiente que tener ese problema en la casa.

(Música)

Para la mayoría de la gente, un homosexual

era un afeminado que bailaba sevillanas,

que se disfrazaba de mujer,

y bueno, no era mi caso.

Mi problema es que yo me considero a mí mismo una mierda.

Me considero a mí mismo un escarabajo.

Me considero a mí mismo un ser enfermo.

Es verdad que estamos ahí siempre para recibir las primeras hostias,

y vamos a pecho descubierto y a campo abierto.

Tras las elecciones democráticas,

todavía se estaba ingresando en centros cerrados

a homosexuales sometiéndoles a terapias contra su voluntad.

(CANTA) Detrás de las persianas hay lesbianas,

detrás de los balcones hay maricones.

Cada cual debe poder ser como quiera.

El amor es un derecho humano.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Más que bakalao

Ochéntame otra vez - Más que bakalao

20 sep 2018

Músicos, periodistas, expertos en ocio, DJs y el alcalde de Valencia en esa década recuerdan un fenómeno cultural que se expresó a través del diseño, la moda, el cómic, las artes escénicas

ver más sobre "Ochéntame otra vez - Más que bakalao" ver menos sobre "Ochéntame otra vez - Más que bakalao"
Clips

Los últimos 176 programas de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Santi

    De entre todos los reportajes que se han hecho sobre la fiesta/movida en Valencia, posiblemente sea el más acertado. Por fin se deja claro, aunque creo que debería de haber sido más explícito, que el bacalao fue, sin duda alguna, el fin, la debacle, la sin razón de lo que en su momento fue simplemente extraordinario. Por fin se trata el tema desde su origen cultural y trasgresor donde primaba sobre todo el cómo a el porqué. Personalmente viví ese momento desde varios puntos, desde haber trabajado en locales hasta haber formado parte de movidas culturales y creativas, por lo que me indignó, más si cabe, esa evolución/involución en la que se convirtió. Sin embargo existe una generación en Valencia que creció con ese horripilante y chabacano espacio mal denominado Bakalao y que no sólo añoran, sino que están como orgullosos. Me encantó volver a ver, después de muchos años, a varios de los protagonistas del documental.

    25 sep 2018
  2. Vicente Pizcueta

    Gran testimonio de una época irrepetible en el que las ganas de libertad y experimentación hicieron de Valencia la capital mundial de la modernidad y la transgresion

    22 sep 2018
  3. ALFREDO

    Bastante de acuerdo con la visión que da el programa sobre la llamada ruta del bacalao, el antes, los inicios, el durante, el final y el por qué de ese nombre que en Valencia no se utilizaba. Los que vivimos el fenómeno sabíamos que era especial y único. Creo que lo que no sabíamos es que también se iba a convertir en irrepetible. Gracias a tod@s los que lo hicieron posible.

    22 sep 2018
  4. Luis Berni

    Así como volvió la serie para finalizar la temporada 19, me alegro mucho que también suceda la mismo con "Ochéntame otra vez", para conocer o recordar aquello concerniente tanto a España como al mundo entero. Y en éste programa, fueron hacia la tierra natal tanto de Ana Duato como del recordado José Sancho. No veo porqué sólo tenía que haber una única movida ya que también podía haberla en otros lugares del territorio español. No recordaba que el grupo Video era de dicho lugar, aquellos que con una canción, también se tituló un episodio: "La noche no es para mí". Y muy bien que no dejaran afuera la cara oscura: la de los excesos que incluso llegaron a cobrar vidas. Felicitaciones nuevamente y hasta la próxima. Saludos desde Buenos Aires, Argentina.

    22 sep 2018