Ochéntame otra vez La 1

Ochéntame otra vez

Jueves a las 00:00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3939418
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - Benidorm, Benidorm - ver ahora
Transcripción completa

Bajo la luz de la luna me diste tu amor.

Ni tan solo una palabra, una mirada bastó.

Benidorm era un poco como Nueva York, la ciudad que nunca dormía.

-La primera vez que pasé por Benidorm era el 69.

Había un bosque de grúas.

(RÍE) Digo: "Madre mía, qué barbaridad".

Yo sé que nunca olvidaré

que bajo la luz de la luna yo te amé.

Benidorm, en el primer golpe, ya deslumbra.

Sus playas son únicas, su temperatura.

-Hay muchos viejos que se han casado gracias a Benidorm.

En mi pueblo, la primera que llevó bikini fui yo.

Entonces, no lo llevaba nadie.

No salí en el periódico, porque entonces no había periódico.

Bajo la luz de la luna yo te amé.

Bajo la luz de la luna... Oh...

Bajo la luz de la luna.

-Benidorm.

Benidorm.

Benidorm.

Tu cielo azul es el hechizo de mi corazón.

Los viejos lo pasan divinamente.

Aparte de que ves viejos que, en su tierra,

seguro que no van así.

Aquí van con el bañador y una blusita encima,

con 90 años, divinas de la muerte. Entonces, se ven liberadas.

Y por eso vienen a Benidorm.

(Música)

Aparte de que Benidorm,

de los sitios de veraneo, es de los más baratos.

Entonces, desayunas en una cafetería al lado de la playa divinamente.

(Continúa la música)

Luego está el Benidorm de las discotecas,

el Benidorm del Imserso y gente que quiere ir a la playa.

Había muchos Benidorm.

A veces, interactuaban entre sí y a veces, no.

-Andar por ahí por los bares y las calles

y escuchar lenguas diferentes y personas de diferentes sitios

es parte del encanto también.

-Allí todo el mundo se pone el traje de baño

y una camiseta encima, unas chanclas y bienvenido sea,

porque allí todo el mundo va a pasarlo bien

o a que no le conozcan.

(Música)

Mis primeros recuerdos de Benidorm son de los años 60, yo nací en el 61.

Yo tengo familia en Murcia y algún viaje para la familia,

cuando no había autovías y Valencia es el semáforo de Europa,

tarda vas como 8 o 10 horas

en hacer el camino de Barcelona a Lorca, por ejemplo,

solíamos hacer noche en Benidorm y recuerdo, sobre todo,

las películas de los años 60 de José Luis López Vázquez.

Eso sí que es rock and roll. Auténtico rock and roll.

Eso sí que es rock and roll. Puro rock and roll.

Encontramos un pueblo muy bonito, muy tranquilo.

Había buenos comercios.

Las playas, magníficas. La isla...

Y todos los alrededores de Benidorm

también hacen que el destino en sí es muy interesante.

-El turismo nacional era gente de interior

que venían a la playa.

Porque la gente de Albacete, la playa suya era y sigue siendo Benidorm.

-Me acuerdo un chico que vino... Que era hijo de amigos nuestros.

De repente, el niño desaparece, tenía 9 años.

Mi madre y mi padre todo asustados, "¿Dónde se habrá metido?",

y lo vimos en la orilla del mar mirando el mar.

Porque él vivía en Madrid y mi padre dijo: "¿No has visto nunca el más?",

Dice: "No".

-"Benidorm es un pueblecito alicantino

que se ha convertido en atractivo lugar de turismo

y al que acuden los veraneantes atraídos por el pintoresquismo

de su paisaje y de sus rincones típicos

a los que se suman igualmente

otras muestras de la moderna arquitectura".

-El Benidorm del año 53 es un Benidorm de casas bajas,

todo lo más, dos plantas.

Un Benidorm que intenta vivir de la mínima agricultura.

Un Benidorm que, a ambos lados de las playas,

apenas tienen unas casas que pertenecen a gente de fuera

que viene solamente en vacaciones, en verano, el veraneo.

-"Abundan también aquí los extranjeros,

que montan su campamento ambulante desdeñando las comodidades hoteleras,

unas veces por capricho y otras por economía".

-Con 11 años, recuerdo que no había playa,

había cuatro toldos, cuatro hamacas y vino un señor ruso,

que se llamaba Igor Markovic, que montó las hamacas.

Entonces, fue cuando empezó a haber ya más gente.

-"Las playas se ven muy concurridas

y los nadadores se entregan a la práctica del deporte

en este bello rincón del Mediterráneo.

He aquí un veraneante reacio a las caricias del oleaje".

-Era un Benidorm que se encontraba en una situación difícil y dura.

Carecía de agua.

Entonces, al carecer de agua,

no podía funcionar la agricultura nada más que en contados sitios.

Benidorm, ¿a qué se dedicaba?

Cuando llegó la almadraba, los primeros que plantaron almadraba

en el siglo XVI y empezó a dar resultados,

fueron los de Benidorm, la gente de Benidorm.

Y se especializaron.

De hecho, eran los más famosos y los más importantes.

-"Hasta hace pocos años,

Benidorm era una pequeña localidad alicantina

dormida en su propia historia...".

-Una de las anécdotas en la vida local,

generalmente, la gente que tenía terrenos,

el hijo más tonto heredaba el terreno que estaba más cerca del mar,

porque no podías poner almendros ni aceitunas.

"Dale a ese cerca de la playa, que eso no vale para nada".

Hasta que vino el turismo.

Luego, valía millones y millones, ¿no?

-"La panorámica aérea nos da una expresiva idea

del milagro Benidorm,

de este espectacular núcleo urbano surgido donde, hace apenas 20 años,

tan solo existía un modesto poblado de pescadores".

-Un pueblecito de pescadores. No tenía ni dónde pescar.

Las capacidades relativas al mar no eran de Benidorm,

eran de los pueblos vecinos, por eso optaron por el turismo.

Me gusta hacer turismo,

es algo estimulante.

Es una emocionante manera de aprender.

Hay una persona iluminada, en este sentido, Pedro Zaragoza,

y que viene a plantear lo mismo, "¿Qué queréis?,

¿Qué comamos o que no comamos? ¿Nos dedicamos al turismo?",

y reúne a la gente en lo que en aquel entonces

era lo más famoso del momento, que era el Casino Ronda,

y les dice: "¿Que, al turismo?", y es un hecho importante,

porque se volcaron todos a favor del turismo.

-"Invitada por el alcalde de Benidorm,

ha pasado unos días en las soleadas playas levantinas

una familia de lapones".

-Una de las cuestiones que hizo Pedro Zaragoza

fue irse a Finlandia y traerse a una familia de esquimales

a que visitaran Benidorm. Para que vieran lo que podía hacerse.

-"La primera autoridad municipal entrega una placa conmemorativa

de su estancia al jefe del clan, Hans Morgan,

considerado como uno de los mejores cazadores de Laponia.

Olvides sin problemas. No pienses en los negocios.

Él era de derechas.

Era un hombre que la misa, la Iglesia, era todo...

En cambio, le dijo al cura: "Usted a callar,

si vienen con pantalón corto a la Iglesia o vengan como vengan,

usted como si no los viera,

porque la gente tiene que venir, los veraneantes,

que es de lo que vamos a vivir.

-A nadie le gusta que le quiten un terreno para hacer una calle

a cambio de nada, oye, pero había cola

por ceder terrenos al Ayuntamiento,

porque de esos viales iba a surgir el futuro de Benidorm.

-"Aquí tiene que salir una avenida",

"Sí, pero es que es de fulanito de tal",

"Nada, o lo da o lo expropiamos". y por ahí pasaba una avenida.

-La ciudad de la caja de cerillas explica muy bien el modelo Benidorm.

La caja de cerillas es el volumen que puedes construir.

Lo puedes construir horizontal,

lo puedes construir de un lado o lo puedes construir del otro.

El volumen siempre será el mismo y consiguiendo, en vertical,

que todo el mundo pueda disfrutar del mar,

se crean más espacios abiertos

y se dispone de más espacio para todo.

-Para las piezas de la playa de Benidorm

se utiliza, el Ayuntamiento de Benidorm, dispone de 20 hombres

que empiezan a trabajar a las siete de la tarde

ya que no podemos empezar antes por la cantidad de gente que hay.

Empezamos a limpiarla cuando empieza a abandonar la gente la playa.

-Hay que recordar que de los años 50 en España,

desde el Ministerio de la Gobernación,

salían unas normas que debían cumplir los gobernadores civiles,

donde se indicaba cómo se debía acudir a la playa,

los centímetros cuadrados de piel que quedaba al descubierto.

Hay dos puntos en España donde el bikini pasó a ser el rey.

En el tema de Andalucía, el arcipreste Bocanegra lo aceptó

y en Benidorm, lo aceptó Pedro Zaragoza

y lo que sí tuvo sus más y sus menos

con los distintos obispos a este respecto.

Hubo uno que colocó, junto a Benidorm,

anunció que iba a colocar un cartel que dijera: "Infierno",

y Pedro dijo que bueno, que viniera, que por lo menos, eso era publicidad.

-La gente vivía con una libertad grandísima.

Aparte de que don Pedro hizo que la gente fuera más moderna,

que no se preocuparan tanto del qué dirán ni nada de todo eso.

La gente iba en bikini por la calle, que antes eso no se veía nunca.

Entonces había machismo, por supuesto.

"¿Dónde vas con esa ropa? Quítate eso que llevas puesto.

¿Porque vas pintada así?", eso entonces era para morirse.

Eran suecas las que llevaban el bikini.

Había una que se llamaba Monica,

que un día la cogió un policía y le dijo: "No puedes ir con bikini",

"No, don Pedro me ha dicho

que esta es mi vida y así tengo que ir".

Era un bikini a lunares, amarillo, diminuto, junto junto,

que ella pensaba estrenar.

Lo que sí que hizo Pedro

es no hacer pieza de atestado de las dos piezas.

No llevar a ninguna mujer por recortar el bikini

a imponerle una sanción.

No hay ningún documento

que diga que Pedro aceptó el bikini o no.

-"Este año, Benidorm celebra el sexto Festival de la Canción

en plena época estival".

-Había muchos festivales en aquellos momentos.

San Remo era el ideal de todos.

El Festival de Benidorm también fue una idea de Pedro Zaragoza.

Como él mismo contaba, al amparo de un quico,

un quico era una sabia mezcla

entre el timón granizado y algo de alcohol.

-"Aquí vemos a Rocío Dúrcal, artista invitada.

Paquita Rico, otra de las atracciones fuera de concurso.

Entre el público, el doctor Ochoa, nuestro Premio Nobel".

-El festival era eso, promoción,

porque lo que conseguías era que, un tiempo antes,

se estuviera hablando de Benidorm, que es lo que importaba.

La verdad es que lo consiguieron.

-"Los cantantes preparan su atuendo y sus recursos vocales

para contribuir al triunfo de la canción que presentan".

-Fue importantísimo para la ciudad, fue el escaparate de nuestra ciudad.

Y tuvimos la gran suerte de que allí salió gente

como los dos grandes de la canción moderna española,

Julio Iglesias y Raphael.

-"La plaza de toros, convertida en anfiteatro,

es un hervidero de expectación.

Han sido muy numerosas las obras presentadas.

Obtuvo el primer premio la canción titulada "Llévame",

de Martínez Llorente y Reguero, que interpreta el ya famoso Raphael,

joven cantante de 17 años".

-Raphael, yo cuando lo vi, que tampoco era conocido,

yo dije: "Este chico tiene que triunfar,

porque tiene una voz preciosa",

y a partir de ahí, ya hizo películas y todo.

Te doy mi amor.

"Benidorm sigue ganando victorias en la canción ligera

que luego cantará el mundo con alegría.

-Aquí yo tenía una razón de ser.

En aquellos momentos, era la red de emisoras del movimiento

donde, por Real Decreto, tenían que conectar todas todas todas

las emisoras españolas a la misma hora,

desde los preliminares hasta la final.

Y se daba el festival por la televisión.

-Vamos a recordar

las canciones que nacieron al éxito en este Benidorm musical.

Soledad,

vive como otra cualquiera

en la aldea donde nacieras.

Lava, cose, llora y ríe, ay, mi Soledad.

Y un factor fundamental, las casas de discos

apoyaban la música aquella de entonces,

que eran las baladas, eran la canción lírica,

la canción ligera...

Olvida viejos temores, volvamos a ser felices,

como ayer.

Vuelve a quererme otra vez como ayer.

La primera vez la hicieron en el Manila.

Luego, en el Benidorm Palace. Luego, en la plaza de toros.

Luego, otra vez en el Benidorm Palace.

-"La canción premiada se llama 'La vida sigue igual'.

Su autor es Julio Iglesias.

Un muchacho que iba para futbolista,

pero al que un accidente dejó en la estacada.

Y ahora es abogado y autor de canciones.

Siempre hay por quién sufrir

y a quién amar.

Al final,

las obras quedan, las gentes se van.

Hombre, claro que me acuerdo. Pobrecito, la manita así... Sí.

Con un pelo que llevaba parecía que se lo hubieran esto...

Y un traje con los pantalones acampanados,

lo que se llevaba en aquella época. Además, de cantar, estupendo.

-Aún recuerdo aquel día en julio.

Era la primera vez que cantaba en público.

El volver ahora a la plaza de toros, saludar al alcalde,

y ver esta fotografía, justamente, cuando gané el premio de Benidorm,

parece como si fuera imposible.

-Aquello fue un llenazo impresionante.

La plaza de toros como nunca.

Dejó 25 millones de pesetas tras pagarle 25 a él.

¿Qué no me gustaba de Julio Iglesias?

Que nada más que terminaba el espectáculo,

cogía el avión y se iba a Ibiza, a Marbella o a Miami

y a mí me hubiera gustado que se hubiera quedado en la ciudad,

como hacían otros grandes.

Rocío Jurado, por ejemplo, se quedaba en Benidorm.

Raphael, se quedaba en Benidorm. Él, no.

Al final,

las obras quedan, las gentes se van.

Otros que vienen, las continuarán. La vida sigue igual.

El festival fue fantástico,

hasta que llegó un momento en que ni las casas de discos

vendían los discos de ese tipo de canciones,

porque entonces ya estaban de moda Queen, los Rolling Stones,

los Beatles, sobre todo.

-Las compañías discográficas ya eran las que querían marcar

cómo funcionaba la cosa.

Y llegamos a un momento en que, efectivamente,

el festival ya había perdido un poquito lo que debía ser.

-Yo tengo que decir, y me han criticado mucho,

de haber sido quien quitó el Festival de la Canción.

Aquello... No tenía razón de ser gastarse 160 millones de pesetas,

que hablo hace 30 y bastantes años,

y entonces, había que buscar otras fórmulas.

Un día más, me quedaré sentado aquí.

En la penumbra de un jardín tan extraño.

Intenté hacer un festival no competitivo,

pero aquello no interesaba.

Cuando dos equipos de fútbol juegan y no se juegan nada,

eso no interesa a la gente.

-"En Benidorm, unos kilómetros más allá,

el turismo internacional ha creado un espectacular enclave

con hoteles dotados de magníficas instalaciones

en una ciudad de vida activa, dinámica".

-Los extranjeros se quedaron prendados

de nuestra forma de actuar,

con la que estaba cayendo, pero cómo actuábamos.

-Yo creo que las ganas de pasarlo bien,

de la fiesta y la música, bailar, beber...

Eso es muy típico de España.

En el mundo anglosajón,

la gente era mucho más recta y más contenida.

-"La zona levantina española, Costa de Azahar, Costa Blanca,

ofrece este abigarrado aspecto

en sus pintorescos pueblos desde el mar a la serranía.

Su magnífico clima y amplias disponibilidades turísticas

suponen la gran baza que ha convertido esta zona

en uno de los principales centros de vacaciones del Mediterráneo".

-Lo que marcaba la diferencia entre un grupo y otro

era lo que venían buscando, qué es lo que querían.

El inglés que va por el Rincón de Loix

quiere emborracharse barato y muy rápido.

Los alemanes, la gente peor vestida que he visto en una playa,

esos buscaban, simplemente, volver a su casa como un cangrejo.

Venían a lucir tipo, a vestirse horriblemente

y sol y playa, y paella, por supuesto, y sangría.

-El impacto fue muy positivo, porque no solo venía gente bien,

porque también venía el obrero de Mánchester.

Y venía con cuatro duros o con menos.

-"Una botella de vino español.

Algo que pocos turistas pueden dejar de comprar.

Un regalo que sus amigos agradecerán siempre y cuando el visitante

no se exceda en sacar más botellas de las que sus aduanas les permitan".

-Aparte de que fue un impacto, nos liberó a la gente joven.

En aquella época, por ejemplo, yo iba al colegio

y a mí no me dejaban hablar el valenciano.

Llegó esta gente y hablábamos lo que nos daba la gana.

Es como si le hubieran tapado la boca a Franco.

Entonces, nos vimos como liberados.

-"Frente al recuerdo del pasado,

el cosmopolitismo de cualquier lugar de la costa española.

Y, para ellos, desde cualquier ciudad hasta el más pequeño pueblo costero,

la más agresiva tendencia de la moda en el universo pop de las boutiques".

-El primer choque fue con las formas de ser, de vivir,

de pensar y de comprender la vida.

Nosotros aprendimos muchas cosas de ellos en el sentido, sobre todo,

principalmente, moral.

Un rayo de sol, ¡oh, oh, oh!

Me trajo tu amor, ¡oh, oh, oh!

Era una libertad limpia.

Que podías ir hasta las tres de la mañana,

porque anteriormente, ni pensarlo.

Mi padre me decía: "A las diez en casa".

Y luego ya, cuando vinieron los veraneantes,

la cosa era como más suelta.

Entonces, una chica de ir con un hombre

y tenerse que acostar con él, eso era un tabú.

Luego ya se destapó todo.

Quiero ser parte tuya.

En Benidorm, muchos chicos se casaron con extranjeras.

Era la novedad.

Ellas estaban liberadas, ellas venían vestidas de otra forma,

iban con el bikini por la calle y todo eso, entonces, mucha gente,

muchos hombres de Benidorm se casaban con gente,

con mujeres extranjeras.

Será el amor... Será el amor...

Me caso a los 24 años, a los 25 años, tengo mi primer hijo

y a los 27, tenía cuatro.

Será el amor...

Cuando se cansó, conoció a una alemana y se largó

y me dejó con cinco hijos.

El mayor, 10 años, me lo dejó, y el pequeño, 14 meses.

Pero bueno, tenía a mi padre que me ayudó a llevarlos adelante.

Mucha gente me decía: "¿Cómo los vistes todos igual?",

"Porque todos los que hay en la playa amarillos, son míos.

Mira, todos los que vayan rojos, son míos".

Un día, para llamarlos, les silbaba, metía el dedo y pegaba un silbido

y una me dice: "Ay, chica, así se llama a las cabras",

yo digo: "Es que yo tengo un rebaño de hijos".

(Música)

Cuando murió mi padre, no tuve más remedio que ponerme a trabajar.

Y hoy, gracias a Dios, los tengo todos, son estupendos,

todos mis hijos, todos tienen su trabajo

y bien, vivimos bien, no nos hizo falta él para nada.

(Música)

El turismo ha incidido en Benidorm.

Aquel pueblo de hace 25 años de marinos, de pescadores,

de agricultores, lógicamente, ha evolucionado, ha cambiado,

y hoy hay que decir que nuestra economía,

en un 99 %, está basada en el turismo.

-Aquello fue terrible,

porque una ciudad como la nuestra, eminentemente turística, sin agua,

es un auténtico... Una auténtica ruina.

-Aquello fue un impacto tremendo. Ya se preveía.

Ten en cuenta que estamos en el Levante,

una zona donde las sequías son tradicionales

y habíamos pasado ya la famosa pertinaz sequía,

que el franquismo achacó casi todos los males.

Pero llegó el momento en que se quedó la gente sin agua.

-Es que abrir un grifo y que no salga nada...

Realmente era algo extraordinario.

Es algo que uno no se olvida en la vida.

-Yo trabajaba entonces en una peluquería.

Y teníamos que ir a lo que era el puerto de Benidorm

con garrafas, a por agua,

para llevar para poder lavar las cabezas a las personas.

Bebíamos entonces el café con agua "salubre".

Porque no estaba... Era agua del mar.

-Cuando llovía, por ejemplo, fuerte, había una tormenta,

se cortaba la electricidad.

Claro, al cortar la electricidad, no podían bombear agua arriba,

a las plantas, y los apartamentos se quedaban sin agua.

Yo tuve que bajar personalmente a coger agua varias veces

de un camión del Ejército del Aire que venía a abastecer agua.

En la fuente no salía una gota.

-Benidorm tuvo que recurrir a los buques cisterna de la Armada

para asegurarse el suministro de agua a finales de los 70.

-Nos perjudicó muchísimo y le voy a decir, fundamentalmente,

nosotros teníamos un mercado, que ya no hemos vuelto a tener,

que era el turismo alemán.

El turismo alemán quiere mucho verde, quiere mucha ecología.

Si vas a una ciudad donde es verdad que hay muchos edificios y muy altos,

pero que cuando tienes que tirar de la cadena del váter no hay agua

o cuando vas a tomar un café a una cafetería,

te encuentras que el agua está casi salada,

pues claro, aquello, la imagen nos la destrozó totalmente.

-Lo que sí que se consiguió a raíz de esto

fue que Benidorm tuviera la primera depuradora de aguas de España

y que empezara a tratarse el agua y a tenerse el agua de otra forma.

En estos momentos, Benidorm consume menos agua que en los años 80.

(Canción en inglés)

Hablar de Benidorm es hablar de verano.

En sus playas, una auténtica ensalada de pasaportes,

aliñada con aceites multicolores, compite descarada y alegremente

para que el astro rey transforme sus pieles

de nórdica palidez en mantos acaobados,

con los que presumir durante algún tiempo

entre los vecinos menos afortunados.

-Los 70 era para construir y para aumentar la cantidad,

entonces, en el 80 ya era para perfeccionar el producto

e ir mejorando.

-Verano es aquí entonar un "Vale todo",

para atraer un turismo que, año tras año,

multiplica por 10 y hasta por 15

su población cercana a los 30 000 habitantes.

-En principio, era la gente joven la que iba a Benidorm,

pero luego fue incrementándose el turismo familiar

hasta que fuimos descubierta por el turismo extranjero.

Al principio, fueron los nórdicos y los alemanes, pero después,

bueno, pues el turismo fundamental ha sido el británico.

-Qué duda cabe que había...

Había quejas en ciertas cosas en los hoteles.

En ningún hotel de 3 estrellas había aire acondicionado,

porque solamente hoteles de 4, 5 estrellas

tenían aire acondicionado en aquella época.

Todavía manteníamos el servicio tradicional,

servir la comida a la mesa.

Había quejas de que llegaba tarde y fría y todo eso,

sobre todo para los británicos, era muy importante.

Empezamos con los bufés.

-La mayoría de los hoteles

han incorporado en sus servicios de comedor el sistema bufé.

El cliente podrá servirse él mismo cuanto quiera de todo lo disponible,

sin más limitación que su apetito.

-Y eso hizo que, al final, aumentó mucho la satisfacción

entre los clientes.

-Nuestro eslogan dice "Benidorm por 1000 razones".

Y las 1000 razones son esas magníficas playas,

yo creo que son las mejores,

el ambiente que hay durante todo el día,

la marcha que hay para los jóvenes, y para los menos jóvenes,

por la noche.

Desde luego, Benidorm es una ciudad con ambiente

donde se vive muy bien y donde yo digo, a veces,

que algo tendrá el santo cuando lo bendice,

porque son 4 millones de personas las que nos visitan todos los años.

-En Benidorm hay muchísimas nacionalidades

y todos, cuando llevan ahí una temporada,

se enamoran de la ciudad. ¿Por qué? Es fácil.

Porque en Benidorm hay mucha calidad de vida.

Cosa que, en algunos momentos, se nos ha denostado

de que éramos una ciudad en altura.

Y, bueno, si la arruga es bella, también la altura puede ser bella.

-Uno de los atractivos de Benidorm para los turistas extranjeros

es el de sentirse como en casa.

Los holandeses, los alemanes, los franceses o los italianos

tienen sus zonas bien diferenciadas.

Este es el Rincón de Loix. Estamos en territorio inglés.

La única excepción la marca el españolito

que acude ante el reclamo de estas rollizas inglesitas.

No me gusta nada madrugar.

En los 80, no había un Benidorm, había muchos Benidorm.

Estaba el Benidorm de los ingleses de la zona de Rincón de Loix.

Estaba el Benidorm de los alemanes que, prácticamente, han desaparecido,

sustituido por belgas y holandeses,

el Benidorm de los garitos de rock, hay muchos de garitos de rock,

desde el Heartbreak Hotel, el Rock & Roll House, Planet Rock...

Un montón de garitos por metro cuadrado,

más, en comparación, que en Madrid o Barcelona.

-Cuando uno es joven y está en la provincia de Alicante,

Benidorm es el icono indudable. Hay que ir a la noche de Benidorm.

Es una noche intensa para vivirla.

Buscaré un poco de acción.

La noche ha llegado otra vez.

En Benidorm hay una zona, la "zona guiri",

que es donde están los ingleses, porque son inaguantables.

Ellos vienen, beben y son inaguantables.

Y un extranjero no se te acerca. Ni quieres que se te acerque,

por lo menos, las chicas jóvenes de ahora, pues no lo sé,

pero en la época mía, ni pensarlo.

Me gusta andar por las calles bajo luces de neón.

Yo me acuerdo, que con una libra

creo que daban en la época por lo menos 185 pesetas.

Como un cubalibre en un bar valía 10 y 15, como mucho creo,

estaban felices todos los días.

Primero, la piscina, la playa, y luego por la noche

de baile y de beber todo lo que querían.

-La mejor manera de explicártelo es oír música y tomar copas

hasta que se haga de día. Muy resumido sería eso.

Soy un ave nocturna.

(Música)

Vuelvo a romper una lanza a favor de esos ingleses

que antes comentaba que a lo mejor son muy ruidosos,

muy escandalosos, muy dados a abusar del alcohol,

pero que tienen un gran respeto por la música en directo.

Yo creo que el hecho de que haya una colonia grande,

aunque no viva todo el año, inglesa en Benidorm,

eso ha dado pie a que existan tantos locales de música rock.

(Música)

Una de las cosas de los 80 que era un placer

es que cada mes había un nuevo bar, nuevo restaurante,

una nueva sala de fiesta.

Entonces, había fiesta de inauguración.

Invitaban a gente de turismo local para ayudar a promocionar

y yo pude ir muchas veces con mi mujer

y ver la vida de noche de Benidorm.

Tú tienes algo que me está matando.

Yo estaba casado y felizmente, pero sí que efectivamente

había mucha fama de eso y eran entre escandinavas,

británicos, alemanas. La gente siempre comentaba cosas.

Y yo no sé,

yo no sé qué hacer

para olvidar esta manera de andar.

A mí siempre me llamaban la mamá, porque era la mayor de todas,

que era curioso, yo me iba con todas mis amigas,

10- 12 años más que todas. La única que ligaba era yo.

Allí iban inspectores de policía, capitanes de la Guardia Civil,

los que trabajaban en el ayuntamiento,

directores de banco, directores de hotel, allí iba lo mejor.

A esa discoteca.

-Ese era también parte del encanto de Benidorm,

de andar por allí, por los bares, por las calles

y escuchar lenguas diferentes

y personas de diferentes sitios. Era parte del encanto.

1000 pesetas en la entrada más lo que se consuma

es el precio de la velada.

Claro, que si te es ocio, existe la llamada tarjeta de crédito.

Benidorm fue también un avanzado en discotecas.

Allí estaban la del Platillo Volante, el Penélope, el Mao Mao.

Equipada con rayo láser, pantalla gigante de vídeo, ordenador.

Esta macrodiscoteca es una de las más avanzadas

en cuanto a diseño y alta tecnología.

Sin duda, es un anticipo de la discoteca del año 2000.

En esos 80 digamos que la música de discoteca

no estaba tan separada de la música de rock.

En las discotecas se hacían actuaciones de rock

y se ponía música bailable, música soul, música funk,

no era una separación brutal.

Ha habido actuaciones en la discoteca Jet Set,

en la plaza de toros, se hacían actuaciones en la playa.

Y si ya hemos encontrado aparcamiento para la moto,

a bailar hasta las 8 de la mañana.

No es que solo se escuchara música pop y rock,

sino que se escuchaba pop y rock muy de vanguardia.

Tipo Bonorcar, Violent Femmes, The Cure.

No solo lo más "mainstream" que podía estar sonando en la radio,

sino música a lo mejor

de garitos muy especializados como había en Malasaña.

(Canción en inglés)

Esto sí que es una sorpresa, fanzines en Benidorm.

Aquí se combate el cliché de la modernidad

y están por la originalidad siempre que sea algo nuevo.

(Música)

La marcha empieza en la playa a medianoche,

en locales de este tipo abarrotados de gente en la calle.

Yo vivía en la Avenida del Mediterráneo,

que es una de las avenidas principales de Benidorm,

y detrás de mi casa había dos o tres.

Estaba La Sirena, luego estaba Black Sunset,

que ya le digo que era donde iba la jet set de Benidorm.

Terminábamos del Black Sunset a las 3-4 de la mañana,

y te ibas al Pato Loco, que era una discoteca

que tocaba el piano un señor, era música en directo,

te ibas allí, estabas hasta las 7 de la mañana.

Entrada la madrugada, lo que se lleva

es el local con espectáculo musical.

Dos transformistas con dos funciones por noche.

El Penélope era ya más cañero.

La señora, que se llamaba Penélope, iba por la calle vestida así,

toda vestida de negro, con su pelo así, con su sombrero.

Tú la veías por la calle, sabías que era Penélope.

Ella abrió esa discoteca, que era una discoteca pequeña,

donde iba gente joven, pero muy bien.

-Penélope, aparte de hacer música de baile,

allí actuamos, actuó Loquillo, actuamos Rebeldes,

actuaba Tennessee.

Digamos que no había una separación

del público que iba a escuchar música de baile

a la gente que iba a un concierto en directo.

(Música)

Digamos que creaba una sensación de mucha riqueza musical.

También había muchos actores, guionistas, gente de cine.

(Música)

Calla, ahora le voy a contar una anécdota mía.

En el Black Sunset una noche me llaman.

"María Teresa, ¿qué estás haciendo?"

-"Hombre, a las dos de la mañana, durmiendo".

-"Es que te necesitamos". -"Vale, voy".

Me voy y me presentan a Javier Cugat.

(Música)

Había estado esa noche ahí

y no tenían quién estuviera hablando con él.

Y de allí fuimos al Pato Loco.

Yo fui como si fuera su gogó.

(Música)

Y digo yo: "Este tío me hace el efecto que no es Javier Cugat".

-"Que sí, mujer, cómo que no va a ser".

-"Que te digo a ti que no".

Le hablo en valenciano y me dice: "¿Qué has dicho?"

-"¿Cómo?" -"Es que no te entiendo".

Le digo: "¿Usted se hace pasar por Javier Cugat y no me entiende?

Si usted es catalán".

Le dije: "Me voy a mi casa, que este tío no es Javier Cugat".

(Música)

Su aprovechó, no pagó hotel,

tenía un esto que lo llevaba por todo Benidorm,

todo pagado por el Black Sunset, por el dueño del Black Sunset.

El tío se aprovechó. En realidad, no era Javier Cugat.

-Los mayores críticos de Benidorm, generalmente,

eran personas que nunca habían estado aquí,

porque esas fotos que sacaban en la prensa amarilla

que se ve toda la gente, parece que la gente

está amontonado uno encima del otro.

Cuando vieron eso, dijeron: "No voy ahí en la vida".

No sé lo que me pasa,

pero el caso es que me paso el día de juerga,

por la noche sin descansar.

Para colocones, pubs de ambiente inglés.

Un aire irrespirable.

43 grados de temperatura, sudor, cerveza hasta la extenuación

y plan facilón y rapidito. Están todas borrachas.

Te habla del concepto de hortera, desmadre colectivo,

de suciedad en la playa,

temas ya de ruido insoportable en las calles.

La gente eso no lo quería, ¿no?

Existe un Benidorm típico y tópico que busca, según los sociólogos,

las tres eses: sol, siesta y sexo,

contribuye a dar ese aire hortera a Benidorm.

En aquellos momentos, Benidorm tenía fama de ciudad baratera,

de ciudad de mucho cemento, de mucho hormigón,

y de ciudad que sí que tenía buen clima y buenas playas, pero nada más.

-La coincidencia era de que ese modelo de turismo

que venía desde la mitad de los 60 y todos los 70, principios de los 80,

había que modificarlo e ir hacia un turismo distinto.

-Siempre hay un desgaste.

Cuando tienes un modelo y lleva muchos años funcionando,

nadie es número uno toda la vida, ni de un grupo de rock ni una ciudad.

-Benidorm era la Coca Cola del turismo.

Otras ciudades, a lo mejor de más nombre,

era el Moet & Chandon, pero la Coca Cola se puede tomar

para los niños, los mayores, con azúcar, sin azúcar,

y que al final de año, la cifra de negocios,

que es lo que busca el empresario de la Coca Cola,

es infinitamente superior a la del Moet & Chandon.

Había que hacer todo lo que fuese posible

para que esa ciudad tuviese, despertase el deseo de acudir a ella.

Nosotros acudíamos cada dos años a Italia,

íbamos a Turín y a Milán, o íbamos a París y hacíamos actos

o íbamos a Bruselas.

Hacíamos una paella espectacular para 2000 personas

fuese en León, fuese en Oviedo, fuese en San Sebastián

o fuese en Bruselas delante del Atomium.

Hace falta valor, hace falta valor,

ven a la escuela de calor.

Lo que hacías con estas operaciones es granjearte ya espacio

en medios de comunicación.

Impactos, promociones de impacto

es lo que siempre ha pretendido Benidorm.

¿Se imaginan a un portaviones atracado en una playa? Aquí está.

Su nombre es Saratoga y no es ninguna promoción extravagante.

¿Qué ocurre en Benidorm cuando de repente llegan a puerto

los barcos norteamericanos con todos los marines deseosos de juerga?

-Piden 15 000 huevos y les podemos suministrar 15 000 huevos

sin poner en peligro nuestra estructura de servicios.

Eso es lo único que ocurre.

Se calcula que Sara dejará en la bahía alicantina

300 millones de pesetas entre bares, hoteles, discotecas y restaurantes.

Había que dar atractivos para que la gente que fuese allí

tuviese siempre alicientes de ver alguna cosa interesante.

De ahí que cada vez más las distracciones

en una ciudad de vacaciones como Benidorm aumente.

Aqualand, el mayor parque acuático de Europa,

ha sido instalado en esta ciudad hace tan solo unas semanas.

Aqualandia resultó un invento extraordinario,

porque sin utilizar agua potable han puesto en marcha

un complejo de instalaciones lúdicas de ocio de agua,

que era una cosa que tampoco estaba muy conocida en España.

-Cumplieron su palabra, no hicieron nada más de lo que tenían que hacer,

ocio con el agua,

y además económicamente ha funcionado muy bien,

porque ha sido muy bien gestionado.

Son las 12 del mediodía y los altavoces del hotel

siguen comunicando a todo volumen.

El equipo de animación ha organizado una elección de Míster Músculo.

Todos los hoteleros querían trabajar con extranjeros, ¿por qué?

Porque el mercado nacional

solo aparecía en Semana Santa, cuatro días,

y luego en julio y agosto.

No se puede mantener un hotel abierto todo el año o toda la temporada.

-La estacionalidad del turismo era un problema.

Los hoteles cuando terminaba el verano, se acababan las vacaciones.

Los españoles somos de veraneo.

Entonces, iba mucha gente al paro, se cerraban los hoteles.

-Esta situación ha provocado largas colas

ante las oficinas de empleo,

ya que más de 25 000 personas que han trabajado en la hostelería

durante el verano,

pasan ahora a engrosar las listas del paro estacional.

-De nada vale ser una ciudad de veraneo,

tener turismo en julio, agosto y septiembre,

y luego ver una ciudad muerta a partir del mes de octubre.

Nosotros teníamos que tener turismo durante los doce meses del año.

-Incluso antes del Imserso había varios grupos, sobre todo curas,

que venían del norte de España

que traían grupos de feligreses de sus pueblos

para quedarse un mes.

Eran los prolegómenos del Imserso.

-Los pensionistas podrán pasar 15 días de vacaciones en Benidorm

por 10 000 pesetas.

Esta iniciativa ha sido posible gracias al acuerdo suscrito

entre una cadena hotelera de Benidorm

y el Instituto Nacional de Servicios Sociales, Imserso.

-Surge por mejorar la calidad de vida y el bienestar de la gente mayor

y se trataba también de llenar el tiempo libre de los mayores

con actividades de ocio y tiempo libre,

actividades culturales, y ahí es donde entra el Imserso

de forma relevante.

-Miles de ancianos de toda España han empezado a plantearse

su obligado tiempo de ocio de una forma más práctica y divertida.

(CANTAN)

-Y sí, salió lo que tú mismo acabas de decir.

Bueno, ¿no vamos a cambiar

los locos estos, jóvenes ingleses o no tan jóvenes

por el señor de la boina y del bastón?

Ahí el juego de decirles que los mayores no son eso,

que el mayor también fue profesor de instituto,

que escribe y que le gusta la música y que le gusta viajar.

Aparecía otro tipo de mayor que era otro tipo de España.

-¿Y hay tantos jubilados, tantos pensionistas

como para mantener abierto

todo el sector turístico que hay habitualmente, para el invierno?

-Dese cuenta que la población pensionista española mayor de 65 años

supera ya la cifra de 5,5 millones.

-El tema de los destinos lo tuvimos siempre muy claro para arrancar,

porque este era un programa piloto, experimental.

Los dos destinos que todo el mundo te decía que querían ir

eran Benidorm y Palma de Mallorca.

-Contactaron conmigo en mi calidad de alcalde

para ver qué me pareció aquello.

Me pareció que era una idea excelente.

No pensaba igual el sector hotelero, porque el Imserso iba a pagar menos,

pero el Imserso también te garantizaba

que durante la temporada invernal

iban a estar los hoteles llenos o casi llenos.

Yo pensaba que todo lo que fuese poder no tener que cerrar

los hoteles en invierno era fantástico y así se hizo.

Que bonita serenata,

Carrascal, Carrascal, que me estás dando la lata.

Si usted está jubilado y dispone de 16 000 pesetas,

puede disfrutar de unas vacaciones de 15 días en la costa española.

Más de 50 000 pensionistas disfrutaron el año pasado

de esas ofertas turísticas.

(Canción en inglés)

Hay un cliente del Imserso, más majo.

Con 500 pesetas, viene un poco fastidiadillo de dinero.

Tenga cuidado que aquí hay muchas viudas.

¿Conocéis el Imserso o no?

En toda España existen maravillas,

pero nada es comparable a Benidorm.

El primer programa de las vacaciones del Imserso,

16 000 plazas, 11 000 en Baleares y 5000 en la provincia de Alicante,

entre Alicante y Benidorm, un éxito.

-En el primer programa sí, gente de gorra y de bastón.

Gente que te hablaba con un lenguaje muy agrario,

muy de la tierra.

-Mi marido es este y es tan bueno como allí en el pueblo.

-Pero aquí cumple mejor que en el pueblo.

-Si allí cumplía, aquí cumple doble.

-Si allí me quería mucho, aquí tanto más.

-Gente que se te acercaba como con una reverencia excesiva.

"Gracias, gracias".

-Yo cuántas veces digo que la gente de mi pueblo

no se deciden a estas excursiones.

-Hay muchos que lo pueden hacer exactamente igual que nosotros.

-Con lo bien y lo bonito que es esto por aquí.

Hasta parece que se rejuvenece uno.

Benidorm bonito.

Benidorm.

El programa empezó con cifras muy humildes,

con 5000 o 600 personas en el programa experimental del 85-86,

pero pasa a 152 000 en el conjunto de España,

pero 52 000 en Benidorm en la temporada 86-87.

Benidorm, cariño,

Benidorm, te quiero.

Les hemos puesto un cuenta pasos a las personas de esa edad

y nos han demostrado que pasean por Benidorm

14 kilómetros cada día.

-Esto demuestra, fundamentalmente, que Benidorm

es la ciudad más salutífera de todas las ciudades turísticas

y que es la ciudad más atractiva.

Nadie pasea sobre el vacío, nadie pasea sobre el aburrimiento.

-Sobre todo para las personas mayores

conocer las vacaciones y disfrutarlas.

Me llama la atención una de las cuestiones que menos se ha tratado,

pero se olvidaban las pastillas cuando se iban.

Eso significa que se lo habían pasado bien.

Habían recuperado incluso vida con esto.

-Eso indica un envejecimiento saludable,

un envejecimiento activo, una tercera edad distinta,

más autónoma, más vital, disfrutadora de la vida.

-Una señora que ves que está completamente,

completamente, pero completamente desgarbada.

Coge, en el mismo hotel, te tira el bastón,

se empieza a mover en los bailes sueltos y es increíble.

Y nadie...

Si lo vieran los nietos o los hijos, dirían: "Imposible.

A esta mujer le han dado algún...

Ahí la virgen de Lourdes o la Virgen de Benidorm...".

Playas, Marisol,

con un ambiente lleno de amor.

Playas, Marisol,

son las cosas de Benidorm.

Ligaban, ligaban muchísimo,

ligaban muchísimo.

Esos son los detalles que hay que recordar de aquellos primeros años.

Me imagino que ahora seguirá igual.

-Allí, en Santander, la fama de Benidorm es ligar.

En Santander, sí.

Hoy me quieres, hoy te quiero,

y luego el cariño se enfría.

Recuerdo que trabajaba en una peluquería.

Vino una señora y me dijo: "Ponme bien mona.

Tengo 86 años, pero he conocido a un hombre y me quiero casar".

Hay muchos viejos que se han casado gracias a Benidorm.

Han hecho allí el Imserso, ha echado novia.

No pensemos en mañana, ay, ay, ay,

mañana será otro día.

Ver a las parejas mayores como si tuvieran 18 años.

Eso, posiblemente, sí que me chocaba un poquito,

y además darse uno picos y morreos que asustaban,

pero una vez que lo vas viviendo todos los días,

es lo de todos los días.

Hay muchísima vida a esas edades

y ellos lo han ido descubriendo.

-La gente mayor viene aquí y cree que aquí,

cojo esto y me lo llevo al apartamento.

-De eso nada.

Ay, ay, ay, mañana será otro día.

(Música)

Yo estuve trabajando con una señora que era murciana,

que era curiosísima, me parecía Gloria Swanson.

Se levantaba por la mañana, se ponía delante de su espejo,

se pintaba como una puerta, se ponía monísima de la muerte

con el pelo rubito.

Cuando ya estaba toda arreglada: "Vámonos a pasear".

Se enamoró de un hombre que estaba trabajando de lavaplatos

en el Hotel Avenida.

Se empeñó, lo sacó de lavaplatos, y se lo llevó a vivir con ella.

Mañana.

¡Que se besen, que se besen!

Mañana, mañana,

mañana será otro día.

Pero no solo de ligues vive el hombre.

Por eso, los mayores, realistas como nadie,

abogan por el amor libre.

Venimos a Benidorm, nos quedamos en bikini.

-A la playa en bikini o despelotados.

-Un señor de la Maragatería, o un señor de las Hurdes,

de lugares donde no habían conocido el mar

y donde además se vivía de una manera muy austera.

Descubrieron todo eso también gracias al Imserso.

-Yo he recorrido mucho y como Benidorm no hay nada.

Para nosotros de la tercera edad como esto no hay nada.

-Los hoteles cobraban menos.

Hacían un viaje de 15 días, a lo mejor 5000 pesetas.

Los viejos cogían su pensioncita y se iban.

Francisca rellenó su solicitud y ahora elige destino.

Trae su carta del Imserso como acreditación.

Es el último día para pedir plaza y ya queda poco donde escoger.

Yo quiero para Benidorm.

-¿Benidorm? Ay, qué difícil, Benidorm.

-Ya en el año 86-87, los hoteleros,

las tiendas, los ciudadanos de Benidorm

estaban esperando que llegase la gente del Imserso.

-Ahora vamos a recibir como invitada especial

a María Jesús y su acordeón. Un fuerte aplauso para ella.

-Tal vez nosotros tenemos un poco olvidado el baile,

pero ellos no, era de su generación y lo recuerdan.

Se organizan bien, bailan mucho.

Pajaritos, a bailar. cuando acabas de nacer,

tu colita has de mover.

Para un pajarito ser, este baile has de bailar

y a todo el mundo alegrar.

Yo me sigue llamando la atención, porque a veces lo oigo

de que se reúnen para cantar.

Se reparten las letras de las canciones

y cantan estas canciones.

En un sol radiante y espléndido, están ellos haciendo

coros, voces y demás.

-Esto es una onda expansiva y esas cifras se van ampliando,

y en el programa de este año, 2016-2017,

tienen 130-140 000 personas del Imserso,

que van a estar en la temporada baja en Benidorm.

-No solamente es que cambió la vida a la gente,

sino que cambió la vida a todo.

Había gente que no tenían dónde caerse muertos

y hoy son millonarios gracias a todo lo que hubo.

-Ha sido un gran bien para la ciudad, porque por lo menos

80-100 hoteles de la ciudad han permanecido abiertos en invierno

y eso luego eso...

Es gente mayor, es gente que se dice que consume poco.

Alegran los bares, van de compras, compran recuerdos para sus nietos,

para sus hijos y hablan de Benidorm.

Para los que huyen del ajetreo,

existen otras posibilidades más relajadas,

como las que ofrece el propio hotel donde se alojan.

Lo más bonito de los viajes que se conoce gente de todos los sitios.

-El programa no supone un coste real.

El coste neto final es positivo para la Hacienda Pública.

Mantiene el empleo que antes se destruía

y que con la actividad económica que se genera

les permite a los empresarios jugar con una imagen

de un Benidorm lleno, pletórico.

-El poder convertir a Benidorm, como de hecho se ha convertido,

un poco en la Florida europea.

Usted sabe que en Estados Unidos Florida es un estado

donde de las zonas frías de Estados Unidos

acude la gente en invierno para hibernar

o para jugar al golf o para ir a la playa.

Nosotros queríamos eso.

-Y una de las cosas que te queda grabada,

que te decían mirándote a los ojos: "Esto ya nos lo debíais".

Uno se sentía como muy obligado con ellos,

porque estabas haciendo algo que tú decías:

"Papá y mamá se lo merecen".

(Canción en inglés)

La libertad de entonces era

que podías ir vestida como te diera la gana,

te podías pintar lo que quisieras,

podías ir a las discotecas, pero bien.

Eso es lo que añoro.

Que me hubiera gustado que mis nietos hubieran vivido esa época,

no la que están viviendo ahora.

(Canción en inglés)

Vamos a ver, como ciudad, no la encuentro bonita,

como lo que hace la gente que vive en Benidorm y lo que crea, sí.

-El Benidorm de los 80 era fascinante,

porque fue cuando se superaron las crisis de los 70

y aquellos fue, aquello fue, había ganas y se disfrutó a tope.

-Benidorm recibe de 5 a 6 millones de turistas al año,

cuando, por ejemplo, un conjunto de islas como son Baleares,

reciben ocho.

Algo tendrá el santo cuando lo bendicen.

-"Gracias, seguid con esto".

Yo de las mayores satisfacciones

como profesional de la Administración que tuve,

el agradecimiento en la mirada, en los ojos.

(Canción en inglés)

He estado en el Algarve dos años con muchos snobs.

"Nosotros nunca iremos a Benidorm, madre mía, qué barbaridad".

Cuando han venido, se han visto muy sorprendidos de lo que hay.

Que vengan y que lo vean. Hay que venir y verlo.

(Canción en inglés)

Os vamos a presentar a un artista muy popular en España.

Tengo una copla morena hecha de brisa,

de brisa y de sol.

Se habla muy a menudo de las mujeres de la copla.

Parece que la copla es una cosa de mujeres y no es verdad.

-Creo que la canción española es del pueblo, es racial, es de raza.

Salamanca, tierra mía,

de arte y sabiduría.

El papel del hombre en el mundo de la copla

ha sido más difícil, ¿no?

Tu brava ganadería.

Porque el hombre cuenta con una voz y unas canciones.

-La canción española, la canción andaluza o la copla

no tiene absolutamente nada que ver con el franquismo.

-La copla no es el folk, el pop o el rock.

Oyendo esta música.

Corresponde a unos creadores y a una época.

Suspiros de España.

El primer recuerdo que yo tengo asociado a la copla

es en la habitación de mis padres,

que era donde residía el tocadiscos.

Es un cuenta adivina.

Me apropiaría de alguna canción de Valderrama

y la llevaría a mi terreno.

Rezaré para que me ampares.

"La bien pagá" fue un poco el estandarte de Miguel de Molina.

Si tú eres la bien pagá.

Era un gran seductor y pagó por ser un gran seductor en esa época.

(Música flamenca)

  • Benidorm, Benidorm

Ochéntame otra vez - Benidorm, Benidorm

09 mar 2017

A finales de los años 50, Benidorm era un pequeño pueblo pescador de la costa de Alicante de poco más de 2.500 habitantes. Díez años después, triplicó su población y se convirtió en un centro internacional de turismo con un modelo urbanístico pionero en la época. Era la ciudad de los vuelos chárter.

ver más sobre "Ochéntame otra vez - Benidorm, Benidorm " ver menos sobre "Ochéntame otra vez - Benidorm, Benidorm "
Clips

Los últimos 162 programas de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. HLMSTB

    Como sucedió otras veces, éste programa volvió a ser un apéndice del nuevo capítulo de "Cuéntame...". Tanto con las imágenes y los testimonios, pude saber tanto de la historia como de la evolución del otrora pueblo y luego una ciudad. Así también como su famoso festival de la canción. Que dicen que por la gran cantidad de edificaciones parece Nueva York, pero como no estuve en ninguna de éstas dos ciudades, tanto por sus construcciones en la costa y con cerros al fondo, me recuerda mucho a la ciudad de Río de Janeiro (Brasil), donde estuve alguna vez. En la banda sonora, si bien reconocí el clásico de Los Ronaldos "Bajo la luz de la luna" (1988) y la sintonía de la película "El turismo es un gran invento" (1968), entre otras, quizá por no ser de esa época, tal vez no se puso de fondo "Hotel in Benidorm", de Paul McCartney (del álbum "Paul is live", 1993). Como siempre, felicitaciones por la investigación y hasta la próxima.

    11 mar 2017