www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4152078
No recomendado para menores de 7 años No es un sábado cualquiera - Programa 8 - ver ahora
Transcripción completa

Puede ser mala tanta rutina

prepárate porque...

No es un sábado cualquiera,

no lo es.

Buenas noches, amigos.

Estoy muy contento

porque este programa ha tenido un importantísimo:

devolver la magia a los sábados.

Y gracias a vosotros y a todos los artistas que han venido

lo hemos conseguido.

¡Los sábados vuelven a ser lo que eran, amigos!

Y hoy, sí, precisamente hoy, es sábado.

Así que, preparaos para pasar un sábado automático...

hidromático...

¡ultramático!

Un sábado relámpago, ¡relámpago!

(BSO "Grease")

Olvida los problemas y prepárate a disfrutar,

-Tu noche es tu noche.

-Tu sábado aburrido con nosotros se te va a acabar.

-¡Tu noche! ¡Es tu noche!

-Te vas a divertir y te vas a emocionar,

a un invitado cada noche se la vamos a liar.

Va a ser tu noche.

-No es un sábado cualquiera.

(Palmas al son de la música)

Estamos en la 1, hoy te vas a sorprender.

-Tu noche, es tu noche.

-En estas situaciones que no te podrás perder.

-Tu noche, es tu noche.

-Sin discutir. -¡Ah, ah!

-Solo reír. -¡Ah, ah!

Hoy es tu noche, noche, noche, noche,

noche, noche, noche...

Hoy es tu noche...

(Aplausos)

Gracias, amigos.

"Grease", qué peliculón.

John Travolta en el instituto con 24 años.

El otro día Kiko Rivera estuvo viéndola y pensó:

"Yo tampoco voy tan mal". (RÍE)

Sí. Los protas de "Grease" eran una pandilla de chicos

que iban mal en los estudios. De hecho, en toda la película,

la única prueba con resultado positivo fue de embarazo.

"Rizzo tiene un bombo".

Sí, John Travolta iba mal en Matemáticas,

pero en el baile de fin de curso lo petaba muy fuerte.

No sabía contar, pero sabía cantar,

y a nosotros nos encantaba cómo meneaba las caderas.

Hoy, John Travolta sigue haciendo películas,

pero se ha pasado con los miguelitos de La Roda

y las caderas no se las vamos a volver a ver.

De hecho, el otro día, Kiko se lo cruzó por la calle y pensó:

"Pues yo tampoco voy tan mal".

(Aplausos)

Buenas noches a todos, amigos.

Atentos a todo lo que tenemos preparado esta noche.

Le daré la vuelta al tiempo,

y, aunque muera en el intento,

vamos a escribir lo mejor.

Contigo, tú conmigo.

Mami, si tú sabes que me vuelves loco,

no lo olvides porque poco a poco

voy sufriendo la condena

de tenerte poco a poco.

Te vamos a hacer hoy aquí tu prueba de fuego.

¿Cantas algo conmigo?

A ti lo que te ha "pasao" es que cuando has "dao" los agudos...

¿Qué decís, pedazo de inconscientes?

Que anda en las cabezas y anda en las bocas.

que anda recorriendo los callejones,

que está pegando gritos en los salones.

A ver cómo sería Carlos en chica.

¡Es Miley Cirus! ¡No!

Pero si soy Mercedes Milá! (RÍE) Mercedes Milá, también.

(DÚO) Dulce y bella

al caer el sol.

Tiembla el alma, tiembla el corazón

y el tambor

de la revolución

suena alto.

¿Qué tal? Nosotros somos Morat.

-Y Álvaro Soler.

-Y este no es un sábado cualquiera porque...

-...en pocos minutos estamos con todos vosotros.

(TODOS) ¡Chao!

Ya veis la cantidad de maravillas

que tenemos preparada esta noche.

Y ahora, ardo en deseos por saber qué artistazo

me va a acompañar hoy.

Seguro que don Julio tiene a alguien muy especial.

("Me va", Julio Iglesias)

-¡Oueah! (COMUNICADOR) -"Don Julio...

Don Julio, ¿está dormido?"

"¡Don Julio!"

"¿Cómo puedo despertar a este hombre?

Don Julio, aquí hay un chico que jura ser su hijo".

-¡Oh! ¡Eh!

¡No conozco a ese muchacho de nada! "(RISA)"

-"Perdone, es que como no despertaba..."

-Gloria, no me des esos sustos que se me sale el corazón.

"The heart escapes from my body".

Estaba soñando que estaba en Milán, paseando por sus calles.

-Qué curioso, Ana Milán va a venir al programa este sábado.

-Ah, muy bien, Gloria, gran actriz,

presentadora, escritora...

Lo tiene todo para que no sea un sábado cualquiera. ¡Oeah!

-"Bien, nada más. Puede continuar con su reposo".

-Gracias, Gloria.

Ah... Lo del muchacho era broma, ¿verdad?

(Aplausos)

¡Y este sábado es el sábado de Ana Milán!

(Aplausos)

(Música animada)

¡Hola!

Qué pedazo de mujer

nos acompaña hoy en "No es un sábado cualquiera".

Qué contento estoy.

Ya ganas tenía de venir a verte.

Un besico. Cuánto tiempo hace que no nos veíamos.

Mucho. Pero, cuando nos vemos, lo hacemos muy bien.

Lo de vernos, quiero decir... (RÍE)

Qué descuido.

¡De repente he visto que me metía en un jardín!

Era difícil, pero has salido bien. Sí.

Qué descuido, no os he presentado.

Ana Milán, "No es un sábado cualquiera";

"No es un sábado cualquiera", Ana Milán.

(Ovación)

Guapos.

Y ahora que ya os conocéis,

doy paso a ponerte el emblema del programa.

Ah, la famosa pajarita roja.

Así que ya formas parte de la familia

de "No es un sábado cualquiera".

¡Me encanta! Una selecta familia.

Una selecta familia. Oye, queda bonita en la muñeca.

Sí, sí. La vais a poner de moda al final.

Hay gente que se la pone de brazalete.

Aquí no, es como si se hubiera muerto alguien.

Pues aquí no queremos eso. Estoy contentísimo

de que estés aquí. Pues anda que yo...

¡Eres una mujer todoterreno! O sea, eres: actriz,

modelo, presentadora, ¡escritora!

Bueno, eso son muchas cosas. Son muchas cosas. No.

Que escribas un libro no te convierte en escritora,

es verdad que he escrito dos, pero no soy escritora.

Periodista no, porque no ejerzo y modelo, no estoy yo para serlo.

Bueno...

(RÍE)

Si ser guapa fuese pecado,

a ti no te perdonaba ni Dios.

¿Eso dónde te lo han "enseñao"?

Lo he oído por ahí. "Lo has oído".

En un andamio, por lo menos.

Has publicado tu segundo libro:

"Voy a llamar las cosas por tu nombre"

y creo que está yendo como un tiro.

Sí, la verdad.

Fue un tiro como el primero, un tiro como el segundo,

cosa que no deja de sorprenderme, porque, al final,

es algo muy íntimo escribir.

Piensas: "No sé a cuánta gente le puede interesar".

Pero parece que sí, hay algunos miles por ahí

a los que les interesa.

Debe de ser una sensación... Es maravillosa.

Porque escribir es muy íntimo.

Que vomites de tu cerebro...

Es una guarrería lo que has dicho. Pide perdón.

Yo escribo. Perdóname. (RÍE)

Te lo voy a perdonar.

Era una metáfora... Una metáfora feísima.

Feísima. (RÍE)

Podría haber dicho cosas más bonitas.

Si no fuera porque estás más fuerte que el vinagre...

(Risas)

¡Soy más grande que Alemania!

Sí que es verdad, sí.

Y no sabéis lo guapísimo que es.

¡Es guapísimo!

¡Guapísimo!

Luego tenemos un reto con María Juan en la calle,

sobre tu libro. Pero, antes, quiero ver tus dotes de actriz

en este escenario.

Ya me vas a liar. Te voy a liar un poquito.

A ver. Quiero que sepas...

que en este momento de nuestra carrera

estamos los dos a punto de recibir un Óscar, seguro.

Y el que más se lo merece es el que haga el mejor discurso.

Así que te reto a una guerra de discursos.

¿Aceptas? Sí, acepto.

¡Acepto, acepto!

Toma asiento entre el público.

Todos ellos serían los nominados.

¿Todos nominados? Sí, imagina que son actores.

Estamos en una academia de cine.

Todos son actores y nosotros somos uno más ahí sentados.

Bueno, tú me vas contando todo. Yo me voy aquí.

(Aplausos)

Tiene la palabra Julio Iglesias.

Óscars, no seamos cutres.

Si no os importa, vamos a repartir premios con algo de glamur.

Esta noche no es la noche de los Óscars,

es la noche de los Julios.

(Música y aplausos)

Muy buenas noches, amigos y amigas.

Hoy entramos en las nominaciones más importantes

de los premios Julios.

¡Los grandes premios!

¡Los grandes premios del panorama cinematográfico!

Y los nominados a mejor actor principal son:

Fernando Gil por "Broke-Gil Mountain".

(Música de "western")

¿Me darás tu amor, vaquero?

Claro que sí, Gil "Istvus".

Desenfunda.

Yo por ti...

te quito el sombrero. Trae "pa'cá".

(Ruido de beso sonoro)

Ay, chicle.

(PRESENTADOR) Broke-Gil Mountain.

Fernando Gil por "Gil-da".

(BSO "Gilda")

¡"Gil-da"!

Fernando Gil por "Notting Gil".

(Música romántica)

Bonito jardín.

Ah, ¿cómo era?

(DUDA)

Me he quedado en blanco, es que...

Siempre, desde...

Nada.

Creo...

No, cero.

"Nothing".

(PRESENTADOR) "Nothing Gil".

(Aplausos)

Y, por último, Fernando Gil

por el vídeo: "Biopic de Benny Gil".

(Música de Benny Hill)

(Tortazo)

(Tortazo)

(Aplausos)

"And the winner is..."

Pero ¿esto quién lo ha pegado?

A ver cuánto aguanta.

Fernando Gil por "Broke-Gil Mountain".

(Aplausos)

(Música emotiva)

Enhorabuena, Fernando.

Supongo que hayas preparado un discurso

en tu casita y estas cosas,

pero ya sabes que esto no va a ser un discurso cualquiera.

Tengo preparadas para ti aquí

siete frases hechas pasadas de moda

que tú tienes que incluir en tu discurso.

¿Serás capaz?

Gracias, majo.

Ven aquí, anda.

Ven aquí, que se te cae.

Ahí estás.

Bueno... (CARRASPEA)

Tengo aquí el sobre...

Sujétame esto, por favor.

Sí, te lo sujeto. Bueno, ya está aquí.

A ver. Empiezo.

Gracias, muchas gracias.

Estaba hoy en mi casa

dudando de si venir a la entrega de estos premios

o no y he pensado: "Oscuas".

"Tío, sé realista, no te lo van a dar".

He estado a punto de ponerme el pijama

y de repente me he dicho: "Echa el freno, magdaleno".

"Joder, Fernando, eres un leroy,

tienes que ir, que nunca se sabe.

Total, que me he venido para acá,

y cuando ha empezado esto me he vuelto a acojonar.

Y me he dicho: "Me chindo de aquí".

Pero cuando ha sonado mi nombre, he dicho:

"Equilicuá".

Así que me he subido aquí al atril

y "Vaya, vaya, bocadillo de caballa".

Total, que me han dado el trasto ese al mejor actor,

así que esto va para otro nominado

que dice que no lo iba a conseguir nunca:

"La cagaste, Burt Lancaster".

Bien, Fernando, muy bien.

Ha sido un discurso "chipermelerendi".

Bien. Llega el momento que estabais esperando:

el Julio honorífico.

Lo va a presentar la persona que da nombre a este certamen,

ni más ni menos que don Julio Iglesias.

-Es un placer para mí hacer entrega

del Julio honorífico

a Ana Milán!

Ya, ya, ya, ya.

Qué feíco estás.

Estás muy feíco.

¿De dónde habéis sacado eso?

Ha venido de Miami.

Ya, pero ha venido en bodega.

Voy a centrarme.

Esto es un premio honorífico.

O sea, me queda poco de carrera.

Bueno, no pasa nada. Los premios siempre están bien.

Toma. Te lo sujeto.

No. Sujétalo tú, que da más gustito.

Y entonces, ¿qué pasa ahora?

Pues mira, no sé si te has preparado un discurso,

pero como esto no es un discurso cualquiera

hemos preparado siete palabras absurdas

que tienes que incluir en tu discurso.

Ajá. ¿Y dónde están?

Aquí. Venga, vamos a ello.

Lo primero: gracias a mi madre por criarme con chirimoyas

y no con bollería industrial,

cosa que me ha hecho tener un pompis un poco más pequeño

que quepa en una pantalla de cine

y de esa manera hacer llegar mis tentáculos

al mundo del séptimo arte.

Que total, este premio que solamente cuesta...

¿Albacete también?

¡Joder, en un discurso es difícil,

si no eres de allí, quiero decir.

Estos premios se dan en Albacete.

De toda la vida, ¿no? Y los da este señor.

Sí, Bodegas Julio.

Ven, Gil, ven.

Mete tú Albacete. Tienes más cara de Albacete.

Aunque pasé mis primeros ocho años en Almansa, Albacete,

lo podría agradecer así.

Agradecemos a Albacete por haber acogido

durante ocho años... ...en Almansa, concretamente.

A esta pedazo de mujer que ha ganado este premio...

...y que solo tuvo que pagar... 36 euros por venir aquí.

A partir de ahora, me lo llevo a todas partes.

¡Ana Milán!

En un ratito nos vemos en "No es un sábado cualquiera".

(BESO) Chao.

(Música de ciencia ficción)

Bares, qué lugares,

tan gratos para conversar.

Nos acompañan dos artistas

que lo han petado y lo van a petar mucho más.

Los hemos escuchado por separado,

pero esta noche han venido juntos. ¡Morat y Álvaro Soler!

Enhorabuena, porque con la canción que traéis

habéis tenido más de un millón de reproducciones...

Vamos, eso ni Julio Iglesias.

Fernando, Fernando.

Hablamos de Youtube, ¿verdad?

Porque si son otro tipo de reproducciones,

yo tengo más. (RÍE)

Y lo sabes.

(RÍE)

Me muero y no le educo.

Es Youtube, don Julio, no te preocupes.

Esta canción está

en la última película de "Gru, mi villano favorito 3".

¿Qué supone para vosotros

petarla con una película de esta magnitud?

Contamos con un apoyo enorme de Universal Pictures.

Nos han dado la oportunidad de escribir la canción de "Gru".

Primero de todo es tener la oportunidad,

y encima con Morat,

que era un tema pendiente que teníamos.

Así que muy contentos con los fans que han hecho clics,

que nos importa muchísimo. Muchas gracias.

Pues ardemos en deseos

de escuchar ese temazo

que os ha catapultado este fin de semana.

"Yo contigo, tú conmigo",

¿nos lo vais a cantar a todos los españoles ahora mismo?

¡Qué bien!

Morat y Álvaro Soler.

¿Por qué, por qué, por qué?

Te veo en el espejo aunque no estés

Reconozco tu voz,

sé que hay algo aquí entre los dos.

Siento, siento, siento

que te conozco de antes, de hace tiempo.

Que el destino cumplió su misión.

Y aunque quieran quitarme la voz

yo pegaré un grito al cielo.

Soy más fuerte si estamos los dos.

Va a rendirse el mundo entero.

Yo contigo, tú conmigo.

Le daré la vuelta al cuento

y aunque muera en el intento

Vamos a escribir lo mejor.

Yo contigo, tú conmigo.

Gon gon goro gon gon.

Quién va a ser mi gon gon goro gon gon.

Quién va a ser mi gon gon goro gon gon.

¿Por qué, por qué, por qué?

Te escucho cuando hablo y aunque no estés

Eres parte de mí

Y no quiero verme sin ti.

Siento, siento, siento

que te conozco de antes, de hace tiempo.

Que el destino cumplió su misión.

Y aunque quiera quitarme la voz,

voy a pegar un grito al cielo.

Soy más fuerte si estamos los dos.

Va a rendirse el mundo entero

yo contigo, tú conmigo.

Le daré la vuelta al cuento

y aunque muera en el intento,

vamos a escribir lo mejor.

Yo contigo, tú conmigo.

Gon gon goro gon gon.

Quién va a ser mi gon gon goro gon gon.

Gon gon goro gon gon.

Quién va a ser mi gon gon goro gon gon.

Contra el viento

nuestro momento.

Sé que ya llegó y lo presiento.

Contra el mundo, los mares,

no habrá quien nos separe.

Contra el viento, el viento.

Yo pegaré un grito al cielo.

Soy más fuerte si estamos los dos.

Va a rendirse el mundo entero.

Y contigo, tú conmigo.

Yo pegaré un grito al cielo,

soy más fuere si estamos los dos.

Va a rendirse el mundo entero.

Y contigo, tú conmigo.

Le daré la vuelta al cuento

y aunque muera en el intento

vamos a escribir lo mejor.

Yo contigo, tú conmigo.

Gon gon goro gon gon,

Quién va a ser mi gon gon goro gon gon.

Gon gon goro gon gon,

quién va a ser mi gon gon goro gon gon.

(Ovación)

Muchas gracias. Enhorabuena, chicos.

¡Vaya temazo!

Os auguramos muchos éxitos

y espero que tengáis millones de vistas en Youtube.

Vais a superar a don Julio.

Muchas gracias.

(El público corea)

Esta noche de estrellas, mi niña bonita,

no es un sábado cualquiera para besar tu boquita.

Vaquero, hoy es tu día, sales a jugar.

Dirección no lo tenía claro,

pero he dicho que eres de confianza,

así que la vas a petar.

Pero me debes una. ¿Te debo una?

Te lo cambio por un chiste:

Se abre el telón y aparece un presentador

engañando a un monologuista con barba.

¿Cómo se titula la película? ¿Cómo?

"Cobra".

¡Buenísimo, tío! Cuéntalo en directo,

que se van a partir. Me voy. Calienta por la banda.

(Aplausos)

Llevamos un rato de programa.

¿Lo estás pasando bien?

Estoy feliz aquí contigo. Qué bien.

(El público grita insinuante)

Pero, vamos a ver, ¿qué os pasa?

Estoy feliz, con él y con vosotros.

Claro, sois unos "malpensaos". O "bienpensaos".

Mira, tengo aquí esta botella, pero lo voy a dejar para después.

¿Te apetecería alguna otra cosa?

¿Alguna otra cosa?

Me apetece todo, yo he venido a jugar.

¿Te apetece jugar? Sí.

Pues vas a jugar.

¿Te gusta jugar con cosas pequeñas?

Así de entrada, prefiero arrancar con algo mediano.

(Risas)

No voy a entrar a detallar las medidas de las cosas,

pero... (RÍE)

Es que me tienes muy intrigada y me pones nerviosa.

No te preocupes, no vas a jugar tú.

Va a entrar a jugar una gente que sabe...

jugar con cosas pequeñas: concretamente, con cubos.

(Aplausos)

(Música oriental rápida)

(Aplausos)

Bueno...

Impresionante Kukinet.

¿Qué te ha parecido?

¿Qué es esa chulería de darle con el dedo para girar?

Es una maravilla. ¿Tiene truco?

No. O sea, o eres listo, o no.

¿Puedo coger uno?

Pásame a mí otro. Os propongo un reto.

Ya que está aquí esta botella

y es sábado y todavía no he invitado a Ana a una copita,

en lo que tarde yo de abrir la botella de vino,

tenéis que haber colocado los dos. ¿Sois capaces?

Lo vamos a intentar.

Yo te lo voy a dejar así,

como para hacer más la puñeta, porque mi cabeza no da para más.

Le gusta a ella...

Si quieres hacérselo a este.

Sí quiero. Es lo más cerca que he estado a un genio en mi vida.

Así estáis los tres.

A ver, ahí, espera... Toma, no.

Estos los he dejado juntos, espera un momento. Ya.

¿Preparados, Kukinet? Cuando quieras.

Tres, dos, uno...

Vamos allá.

(Palmas del público)

¡Déjalo, déjalo!

(Ovaciones y risas)

Claro, me dan instrumentos de tortura...

Me he magullado las manos. Esto no es un abrebotellas...

Ya, la culpa es del abrebotellas.

"Al mal segador le estorban palas". ¡Sois increíbles, enhorabuena!

¿Cuántas horas?

Muchas, muchas.

Hacemos un brindis a la salud de Kukinet.

¿Lo dejamos que se oree o no?

"P'alante, p'alante". (RÍE)

Chinchín, amigo. Por ti.

Y por Kukinet.

(Aplausos)

-Julio, ¿crees que conseguirán inventar

coches que conduzcan solos?

-Sí, porque han conseguido inventar el robot de cocina

que cocina solo.

-Sí. El otro día me puse a cortar queso

y el robot de cocina me dijo:

"Quita, anda, que lo hago yo".

-Místico, la época de la robótica.

¿Qué te voy a contar a ti, que haces música sin instrumento?

-Y yo sé pagar el parquímetro desde el móvil.

Y desde el parquímetro no sé pagarlo.

-¿Se puede pagar el parquímetro desde el móvil?

-Sí, yo el otro día mientras buscaba sitio de aparcamiento

aproveché para pagar el aparcamiento.

Y luego al final no encontré sitio.

-¡Insensato!

¿Estabas usando el móvil mientras buscabas aparcamiento?

-Sí, pero no conducía yo,

conducía mi robot de cocina.

("Mi mapa del mundo")

Ahora vamos con una artista que desde que empezó hace 10 años

ha compartido escenario con los mejores:

desde Alejandro Sanz a Sergio Dalma

a Pablo Alborán o David de María.

Fernando, que estás hablando de los más grandes

y no me has mencionado a mí.

Claro, es que he hablado de arte no de volumen.

¿Volumen?

Pues a eso hay que ponerle remedio.

(SUSURRA) A partir de ahora hablaré más bajito.

Vanesa Martín nos trae "Complicidad".

(Aplausos)

Miro a un lado

por si encuentro la complicidad en tus ojos.

Por si acaso me haces algún gesto y noto

que de nuevo ganamos confianza.

Tomo aire

para hablarte muy bajito cuando llegues a mi hombro.

Demasiada tempestad para un viaje.

Mírame pero no digas nada.

No sé en qué momento me alejé de ti

ni cuando nos giramos para ser.

El caso es que ahora somos dos extraños

en el mar del desengaño

y nos falta hasta la sed.

¿Cómo lo resolvemos?

¿Cómo hacemos un ovillo con todo lo que sabemos?

No me guardes en cajones

lo que se merece incendios.

No me lleves la contraria

con recelos sin conciencia.

¿Cómo lo rescatamos?

Encontremos el sentido de lo que nos ha pasado,

Cuántas veces repetimos lo que ahora ni nombramos.

Qué difícil tanta vuelta.

Ya sabemos

cómo es aquello de cambiar el rumbo.

Simulamos y ponemos mil alertas,

cuando alguno de los dos se ronda.

No sé en qué momento se alejó de mí

ni cuándo nos giramos para ser.

El caso es que ahora somos dos extraños

en el bar del desengaño y nos falta hasta la sed.

¿Cómo lo resolvemos?

¿Cómo hacemos un ovillo con todo lo que sabemos?

No me guardes en cajones

lo que se merece incendios

ni me lleves la contraria con recelos sin conciencia

Y llegas levantando polvo,

castigándome las ganas.

¿Qué ha sido de la prisa de sábanas gastadas?

Gritamos y gritamos sin llegar a decir más nada.

¿Cómo lo resolvemos?

¿Cómo hacemos un ovillo con todo lo que sabemos?

No me guardes en cajones

lo que se merece incendios.

Ni me lleves la contraria con recelos sin conciencia

¿Cómo lo rescatamos?

Encontremos el sentido de lo que nos ha pasado.

Cuántas veces repetimos lo que ahora ni nombramos.

Qué difícil tanta vuelta.

¿Cómo lo resolvemos?

Muchísimas gracias. Muchas gracias a todos.

¡Vanesa Martín en "No es un sábado cualquiera"!

Bienvenida, amiga. Muchas gracias.

¿Cómo estás? Feliz, encantada.

Qué bien. Oye, has hecho llenazo total

en el auditorio Rocío Jurado de Sevilla.

Y encima doble. Dos días, sí.

La gente no se pierde ni uno de tus conciertos.

La verdad, la gira va muy bien.

Desde que arrancamos el 24 de febrero en Málaga

va todo muy bien.

Y en el auditorio Rocío Jurado ha sido muy bonito

porque he sido la primera chica que lo ha llenado dos veces.

Olé.

(Aplausos)

¡"Girl power"!

Vanesa, me vas a perdonar, pero no puedo dejarte ir

sin que cantes otro tema. Porfa, porfa.

(PÚBLICO) ¡Sí!

(PÚBLICO) ¡Otra, otra!

¿Sí o no? Yo encantada, claro que sí.

Vanesa Martín, otro temazo.

Gracias. Gracias a vosotros.

Un placer.

Te has perdido quién soy

porque estaba dispuesta entregarte.

Te has perdido quién es

la mujer que ahora tienes delante.

Cómo suena mi voz

una tarde de abril y levante.

No me hiciste el amor

cada vez que era tuya mi sangre.

Cómo respiro,

cómo amanezco cuando hay tormenta.

Vas tejiendo nudos en el corazón

para luego pedirme perdón.

Y ahora que llegaron a mi vida

con más fuerza que desgana

abriéndome camino donde solo había zarzas

dejándome en los ojos más miel que en las entrañas

haciendo carnavales en la esquina de una casa,

dejando que el silencio una vez más se me fuera,

llenándome la boca de pasiones imperfectas.

Ahora vienes y me pides que te ayude y te comprenda.

Ahora tienes corazón.

(Aplausos)

Mira, lo mejor

es que en mi mesa nunca faltan margaritas.

He burlado sin más

la verdad de que esta vez me necesitas.

He saltado al vacío con alguien

que sabe ganarme.

Presupones mi momento de sentir.

Me comparas con quien nunca conocí.

Y ahora que llegaron a mi vida con más fuerza que desgana,

abriéndome camino donde solo había zarzas,

dejándome en los ojos más miel que en las entrañas,

haciendo carnavales en la esquina de una casa,

dejando que el silencio una vez más se me fuera,

llenándome la boca de pasiones imperfectas.

Ahora vienes y me pides que te ayude y te comprenda.

Ahora tienes corazón.

(Aplausos)

Y ahora que llegaron a mi vida con más fuerza que desgana,

abriéndome camino donde solo había zarzas,

dejándome en los ojos más miel que en las entrañas,

haciendo carnavales en la esquina de una casa,

dejando que el silencio una vez más se me fuera,

llenándome la boca de pasiones imperfectas.

Ahora vienes y me pides que te ayude y te comprenda.

Ahora tienes corazón.

Ahora.

(Aplausos y vítores)

Muchísimas gracias. Un placer.

(Música hawaiana)

-Mira, ¿sabes lo que te digo? Que hay que evolucionar.

¡No aguanto más! ¡Me voy! ¡Me voy de la isla!

Voy a coger mis cosas, voy a construir un barco

y me voy a ir porque no aguanto ni un minuto más.

No hay vuelta atrás.

¡Oh!

Aunque creo que aquí hay cocos suficientes

para aguantar cuatro años más tranquilamente.

(Música hawaiana)

Sí, claro que se ha mandado el "mail".

Sí, con el número del expediente en el asunto.

Y, después, la denuncia de la policía.

Claro que sí. No, no, de verdad.

Y tenía que poner todos los detalles del siniestro.

Sí, por supuesto que tengo controlado al consorcio.

Los tengo a mi lado con los papeles de la denuncia.

-Oye, espera. -¿Qué estás diciendo?

Me parece que te estás equivocando. Nos vas a meter en un marrón...

-¿Qué eso del consorcio que dices? -¿Una denuncia del consorcio?

Me dejáis de una piedra, de pieza. De una pieza de piedra estás.

De Piedrahíta. (RÍE)

(Aplausos)

Concursantes, el concurso de baile de "NSQ" va a comenzar.

¡Un momento!

Señora Master and Commander, no empiece.

Todavía no ha llegado mi pareja de baile.

Habrá pillado atasco. ¿Atasco?

Si acabo de venir yo y no hay nada de tráfico.

No será que... ¡Oh!

Bueno, puede ser que haya pinchado.

Con lo que me había preparado para esta competición "bailística".

¡Oh! ¿Qué tal? (RÍE)

Una damisela.

Solitaria. Sí.

¿Sería tan amable de bailar conmigo?

Sí, sin ningún problema.

Un millón de gracias, señorita.

Me han dado un plantón de mil pares de demonios.

Que ya te he dicho que sí, vamos a bailar.

Y podemos dividir el premio en dos si ganamos.

No, en dos no. 70-30 u 80-20, ya veremos.

Depende de las vueltecitas que des. Esa es la actitud.

Bueno, pues ahora sí. ¡Que suene la música!

(Vals)

(Tango)

("Me sube la bilirrubina")

(Música "funky")

¡Hemos ganado!

¡Ya tenemos a la pareja ganadora!

(Aplausos)

¿Dónde estoy?

Es maravilloso que hayamos ganado porque no ha sido tongo.

Ha sido muy coherente que hayamos ganado,

porque, total... bailaban regular, estos chicos.

La verdad es que sí. Y nosotros no.

Nosotros... Tú tienes tu rollo, eh.

Tengo rollete.

Me ha gustado esa cosa que me has hecho del vals.

¿Qué? ¿Esto? (GRITA) ¡Ay, Dios santo!

Qué bueno, me he ahorrado el fisio este mes.

(Risas)

Me ha hecho el cuello "clac".

¡Los campeones del concurso de baile!

(Aplausos)

Voy a dejar de dar...

Voy a dejar de lado un momento a...

A ese personaje tan imbécil. ¿Sabes quién era mi pareja?

¿Quién? María Juan.

María Juan es la chica del reportaje.

Sí. No ha podido venir porque estaba haciendo el reportaje

que tiene que ver con tu libro. Sí.

Dentro de poco vamos a ver qué tal le ha ido en el reportaje.

Lo de no poder respirar es por la edad.

Sí.

(Risas y aplausos)

(Música animada)

Hola, soy María Juan y hoy en "NSQ" tenemos a Ana Milán,

que ha escrito un libro que se titula

"Voy a llamar a las cosas por tu nombre".

Mira, Ana, eres tan divina que he pensado hacer lo mismo.

Así que voy a llamar a las cosas por tu nombre.

Y por el de Fernando, que no es tan divino,

pero su nombre es un gerundio y seguro que me sirve.

El reto de hoy es encontrar a 10 personas que me entiendan

usando las palabras de Ana o Fernando.

Así que voy a ir Fernando, que mira la Ana que es.

Hola, chicas, ¿me podéis decir la Ana que es?

¿La? Las 22:00. Gracias.

¿Me puedes decir la Ana que es?

Las 22:01. Gracias.

¿Me dejas el Ana este?

(Gritos)

(GRITA)

Que me hagan un Fernando.

Mi madre no sabe que salgo en la tele.

Y no se lo cree.

¿Por aquí hay algún Fernando para tomar un Ana?

Eso estoy buscando, dónde tomar una caña.

Estoy de vacaciones. Soy de Bruselas.

Mira, aquí también hay relojes.

¿Te puedo llamar Ana Fernanda?

Hoy me viene muy bien por guion que te llames Ana Fernanda.

Pues el reto va bien. Voy sacando Ana detrás de otra.

Mira, ¿ves? Me ha salido sin pensarlo,

sin querer.

Este reto lleva un ritmo "desenfernando".

Vale, ese igual... Lo he metido un poco forzado.

El tema es que hoy el reto lo supero como que me llamo...

¿Cómo me llamo yo?

Se me ha olvidado.

Se me ha olvidado cómo me llamo.

¿Tú sabes cómo me llamo?

(Reaggaeton)

Esta noche es de estrellas, mi niña bonita,

no es un sábado cualquiera para besar tu boquita.

Ahora toca levantarse, amigos, aquí en el plató,

en vuestras casa. España entera en pie

para bailar con los reyes del verano,

con unos veteranos de los éxitos para el calorcito:

los grandes Henry Méndez y Romy Low.

(Aplausos)

Romy con Méndez.

-Loco. -(RÍE)

Yo quiero tenerte, yo quiero besarte.

-No, que te dejo sin sentido.

-Eres tú ese vicio que logró atraparme.

-Es que mi cuerpo es adictivo.

-Yo quiero tenerte, yo quiero besarte.

-No te prometo salir vivo.

-Eres tú ese vicio que logró atraparme.

-¡Sube! -Yo lo que empiezo lo termino.

Ay, por mí que no sea, bailando contigo sube la marea.

Ay, que tengo que besarte o me voy a echar a arder.

-Baby, te quiero aquí, mi corazón lo está pidiendo.

Hechizado de tu amor, por tus besos estoy sufriendo.

Tú me tienes atrapado, aturdido y embrujado.

Por tu amor me vuelvo "crazy", bebé.

Mami, si tú sabes que me vuelves loco,

no me olvides porque poco a poco

voy sufriendo la condena, me mata la pena

de tenerte poco a poco.

-Dame de ese fuego que me vuelve loca,

que se enciende porque me provocas.

Voy sintiendo que me quema y se lleva la pena

solo con besar tu boca.

Ay, ay, ay, ay.

-Yo quiero hacerte mía, bebé.

-Ay, ay, ay, ay.

Yo quiero tenerte, yo quiero besarte.

-No, que te dejo sin sentido.

-Yo quiero probar tu piel de chocolate.

-Es que mi cuerpo es adictivo.

-Yo quiero tenerte, yo quiero besarte.

-No te prometo salir viva.

-Soy la medicina que puede curarte.

-Baby, eres tú mi adrenalina.

Mami, si tú sabes que me vuelves loco.

No me olvides porque poco a poco

voy sufriendo la condena, me mata la pena

de tenerte poco a poco.

-Dame de ese fuego que me vuelve loca,

que se enciende porque me provocas.

Voy sintiendo que me quema y se lleva la pena

solo con besar tu boca.

Y aunque vayas despacito, yo te voy a esperar.

Encontremos la salida, vámonos atrás.

-Eres como un imán que me atrae a tu cuerpo.

eres como el alcohol que me quema por dentro.

Eres como la lluvia que apaga mi fuego.

Quiero que lo sepa todo el mundo entero.

-Ay, por mí que no sea, bailando contigo sube la marea.

Ay, que tengo que besarte o me voy a echar a arder.

-Baby, tú eres la musa y me das todas las razones

para poder pintarte todo un mundo de colores.

Tú me tienes atrapado, aturdido y embrujado.

Por tu amor me vuelvo "crazy", bebé.

Mami, si tú sabes que me vuelves loco,

no lo olvides porque poco a poco

voy sufriendo la condena, me mata la pena

de tenerte poco a poco.

-Dame ese fuego que me vuelve loca,

que se enciende porque me provocas.

Voy sintiendo que me quema y se lleva la pena

solo con besar tu boca.

Ay, ay, ay, ay.

-Yo quiero hacerte mía, bebé.

-Ay, ay, ay, ay.

-¡Loco! -(RÍE)

(Aplausos)

¡Henry Méndez y Romy Low!

¡Habéis hecho este sábado aún más grande si cabe!

Habéis convertido este sábado en un sabadazo.

(RÍE) La verdad es que muy contentos de estar aquí con todos ustedes.

Disfrutando y trayendo la nueva propuesta

junto a la rubia de oro, Romy. Olé.

¡Romy! (RÍE)

Lo que está claro sobre Henry Méndez

es que el verano no empieza hasta que suena uno de sus temazos.

¿Cómo consigues tantos éxitos?

La verdad es que año tras año vamos escuchando a la calle,

lo más importante es escuchar a la calle,

los consejos que te dan

y las miles de historias que te encuentras.

En este caso, este single, que es "Por mí que no sea",

la idea principal de quien me llamó: "Henry, tengo una pista tremenda.

Vamos a trabajar al estudio". "Vamos para allá".

Nos metimos en el estudio y salió. Era como... ¿cómo le llamas?

Cuando vamos de promo, le decimos "fiesti-promo".

-En el estudio... -La "fiesti-promo".

(RÍE) En el estudio nos metimos a trabajar

y fue una simbiosis rapidísima a la hora de trabajar con Romy.

-Ya habíamos colaborado el año pasado

en un tema que se llama "Dale mambo",

nos quedamos con las ganas de más y dije: "Por mí que no sea".

(HENRY GRITA)

-Imagina que te llama una mujer así, no vas a decir que no.

¡De cabeza!

Romy, creo que los dos sois muy buenos improvisando.

Eso es algo que no sabe todo el mundo.

Me gustaría pedir... (TOSE)

(RÍE) Estoy malo de la garganta.

(RÍE)

¿Os gustaría improvisar para el público de "NSQ",

ahí en sus casas? ¡Y tanto, hombre!

-Por mí que no sea.

-Por mí tampoco. Lo vamos a poner un poco difícil.

Dentro de la caja

hay una serie de artefactos variados y variopintos.

Yo voy a ir sacando de uno en uno y vosotros tenéis que improvisar

según saco los artefactos.

Te dejamos en medio y nosotros nos ponemos cara a cara.

-Esto es una pelea de gallos.

Muy bien, vamos con lo primero.

Empieza Romy, las damas primero.

Gracias, en esta ocasión podría haber sido al revés.

Tres, dos, uno.

Yo tengo una metralleta,

que te voy a pegar un tirillo que va a ser como un besillo.

¡Oh!

(Aplausos)

-Oye, Romy, si tú tienes una metralleta,

oye, mira, no te quedes quieta.

Yo te tiro la pelota, mira las palmas cómo botan.

Y dale ahí, que suene así.

-Mira, moreno, yo lo que quiero es que me des tu dinero

para irnos de crucero.

-Óyeme, mami, tú quieres irte de crucero,

soy un moreno que está bien bueno.

Si te pones a bailar, te meneas como cebra,

el negro se saca la culebra.

(Aplausos)

¡Qué bíblico!

No dejes para hoy lo que puedas hacer...

O sea, perdona, no dejes para mañana

lo que puedas hacer hoy y si no lo haces,

te comerás una manzana.

(Risas)

-Óyeme, Romy, la manzana se la comió Adán,

se lo dio Eva y de un huesazo lo mató,

así que ya tú sabes.

-¿Eso cómo se llama?

Molinillo. ¡Molinillo!

-Te voy a ayudar y te voy a decir un poquillo,

eso se llama un molinillo.

Estamos aquí en la noche, "No Es Un Sábado Cualquiera",

esa te la dedico porque tú eres mi doncella.

¡Olé!

Yo sé lo que es, esto es para jugar,

una cosa blanca es una bola de billar.

¡Olé! ¡Claro que sí!

Digan lo que digan, sé lo que vamos a hacer,

esta noche está aquí cantando el moreno "blondie",

que le dicen el Rey. Y por último...

Estamos en junio, no estamos en mayo,

y por eso yo tengo aquí un caballo.

¡Oh!

¡Sois muy buenos, chicos! Había más cosas,

pero creo que lo habéis clavado. Espérate.

¿Quieres algo más? A ver.

No me des la lata...

Oye, no me des la lata, que me mata.

Si tú improvisas, nos vamos pa' casa.

(RÍE) Ya tú sabes, tú eres el mejor,

tú eres Fernando. Un aplauso, por favor.

(RÍE)

(Aplausos)

Ahora sí, Henry Méndez,

me voy a llevar a tu amiga Romy conmigo.

Romy Low se va a venir conmigo.

¡Envidiosos!

¡Envidiosos todos! Solo para mí...

-¿Me dejas solo? -Pero solo un ratito.

¿Por qué no nos haces un popurrí de tus éxitos?

¿Sí?

¡Para ese popurrí, manos arriba!

¡Vámonos!

¡Con todos vosotros, Henry Méndez!

(Aplausos)

(Reggaeton)

Haciendo las conexiones.

De Europa para el mundo.

Esa noche de estrellas, mi niña bonita,

quiero rozar tu cuerpo, besar tu boquita.

Despertarme en tu cama juntos por la mañana

y decirte al oído que eres la luz de mi alma.

¡Méndez!

Mi niña bella, cosita loca,

llegó el momento de besar tu boca.

Tan iluminada con esa dulzura,

robarte un beso es una locura.

Decir "te quiero" es muy poca cosa.

Te regalo el alma, mi niña preciosa.

Eres tú mi reina y por eso grito

a los cuatro vientos "yo te necesito".

Quiero rayos de sol tumbados en la arena

y ver cómo se pone tu piel dorada y morena.

Quiero rayos de sol tumbados en la arena

y ver cómo se pone tu piel dorada y morena.

Mamita loca, cosita linda,

con ese cuerpo es que tú te ves muy linda.

Cuando caminas tú me vuelves loco.

Quiero comerte muy poquito a poco.

Sentada en la playa con esa boquita,

roja como el carmín,

sigilosamente yo a ti me acercaba,

tu aroma yo sentí.

Pregunté tu nombre, me dijiste Bella,

esa es la realidad.

Tus ojos reflejan un mar de belleza difícil de olvidar.

Escúchame, mami linda. Dale.

Lo que te quiero yo decir.

Escúchame, cosa bella.

Lo que yo siento por ti.

¡Uh!

Everybody, muévelo, todo el mundo grite ¡oh!

Sigue, sigue sin problema pa' que bailen esas nenas.

Everybody muévelo, todo el mundo grita ¡oh!

Sigue, sigue sin problema pa' que bailen esas nenas.

Ahí está el tiburón, ahí está el tiburón.

Se la llevó el tiburón, el tiburón.

Ahí está el tiburón, ahí está el tiburón.

Se la llevó el tiburón, el tiburón.

No pares, sigue, sigue. No pares, sigue, sigue.

No pares, sigue, sigue. Esta fiesta no termina.

No pares, sigue, sigue.

No pares, sigue, sigue. No pares, sigue, sigue.

Esta fiesta no termina.

(Aplausos)

Muchísimas gracias, gracias.

-Te vamos a hacer hoy aquí tu prueba de fuego.

¿Cantas algo conmigo?

Lo que te ha pasado cuando has dado los agudos...

¿Qué decís, pedazos de inconscientes?

Que andan las cabezas y andan las bocas

que anda recorriendo los callejones,

que está pegando gritos en los salones.

A ver cómo sería Carlos en chica.

(RÍE) Ay, Dios. ¡Es Miley Cyrus!

¡No, pero si soy Mercedes Milá! Mercedes Milá, también. (RÍE)

Dulce y bella al caer el sol.

Tiembla el alma, tiembla el corazón y el tambor

de la revolución.

Suena alto.

Vengo a traer este paquete a nombre de Ana Milán

y pone que viene de Robert de Niro.

-¿De Robert de Niro? -Sí, de Beverly Hills.

-Papá, no se han portado bien en el programa conmigo.

Me han maltratado.

En la leche, no me han echado Cola-Cao.

Papá, ¿qué puedo hacer?

-"Lo que tienes que hacer es salir ahí, José,

y hacer el mejor monólogo de tu vida".

-Pues no, no voy a hacer eso. Tengo una idea buenísima.

Mejor que aquella vez que al vecino le quité la gomina

y le puse silicona. Mejor que esa todavía.

Te digo una cosa, papá, quédate pegado a la televisión

que vas a estar orgulloso de tu hijo.

-"¿Orgulloso de mi hijo?

Si ya estoy orgulloso de tu hermano. (RÍE)".

-Papá, no me has querido bien.

(Aplausos)

Llega el momento en el escenario

de un clásico de la música española,

con el que habéis bailado más de lo que pensáis.

Hoy presentan nuevo tema.

Os dejo con El Consorcio.

(Aplausos)

(Música tranquila)

Tú.

Y yo.

Y esta noche tan clara en la bahía.

Tú...

Y yo.

Tú eres el marinero.

Ese que tanto quiero.

Yo la que siempre espera pensando en ti.

Pensando en ti, mirando al mar.

Me trae la brisa un sabor a sal.

Cuando regreses, yo estaré.

Sobre la arena, búscame.

Te abrazaré, me abrazarás.

Y nuestra casa del malecón

será pequeña para llenar

de amor tan grande.

Tú...

Y yo.

Y un nuevo adiós en esta mañana fría.

Tú y yo.

Y ese viento del norte

que ya te está llamando.

Mientras a mí me llama la soledad.

La soledad.

La soledad.

Ese vacío que dejas tú.

Regresa pronto y piensa en mí,

que yo te espero.

Pensando en ti, mirando al mar.

Me trae la brisa un sabor a sal.

Cuando regreses, yo estaré.

Sobre la arena, búscame.

Te abrazaré, me abrazarás.

Y nuestra casa del malecón

será pequeña para llenar de amor tan grande.

-Tú... -Te abrazaré.

-Y yo... -Me abrazarás.

Y un nuevo adiós en esta mañana fría.

-Tú... -Te abrazare...

-Y yo... -Me abrazarás.

Tú eres el marinero

ese que tanto quiero.

Yo la que siempre espera pensando en ti.

(Aplausos)

Gracias.

¡El consorcio!

Presentando...

Un tema inédito en "NSQ".

Qué alegría. Es el estreno mundial.

Estreno mundial en "NSQ". ¿Qué os parece?

(Vítores)

Menudo lujo. Gracias.

Es una canción que nos regaló José Luis Perales

y la acabamos de estrenar en este momento.

Qué alegría nos dais, nos acabáis de dar un alegrón.

Pues fíjate, oye.

Una sorpresa. Sorpresón.

El Consorcio es un tren que lleva yendo a toda máquina

desde sus inicios hasta hoy.

La gente os quiere como el primer día.

¿Qué os parece esto?

Yo creo que nos quieren más. Más todavía.

Llevamos, algunos de nosotros, casi 50 años en los escenarios

y esto se hace porque hay público que nos quiere y nos atiende.

Estamos celebrando las bodas de oro.

Os voy a pedir que me regaléis un popurrí de vuestras canciones.

Está el público para celebrar esas bodas de oro.

¡Con el público de "NSQ"!

Gracias.

Os dejo con El Consorcio, amigos.

(Aplausos)

Estas canciones...

Seguro, no hay ni media duda de que os las sabéis.

Nos gustaría que nos acompañaseis cantándolas con nosotros.

(PÚBLICO) ¡Sí!

(Aplausos)

(Música tranquila de guitarra)

En la plaza vacía, nada vendía el vendedor.

Y aunque nadie compraba, no se apagaba nunca su voz.

(TODOS) No se apagaba nunca su voz.

-Voy a poner un mercado

entre tantos mercaderes

para vender esperanzas

y comprar amaneceres.

Para vender un día

la melodía que hace al andar.

El agua de ese río

es como un grito de libertad.

(TODOS) Es como un grito de libertad.

¿Quién quiere vender conmigo

la paz de un niño durmiendo,

la tarde sobre mi madre

y el tiempo en que estoy queriendo?

Vendo en una cesta el agua

y la nieve en una hoguera.

Y la sombra de tu pelo

cuando inclinas la cabeza.

(Aplausos)

(PÚBLICO) ¡Otra, otra!

-Gracias.

-Gracias. Esta la podéis bailar si queréis.

(Música animada de guitarra)

A Lisboa en tren de lujo yo viajaba

y a mi lado muy galante un portugués.

Al momento un gran amor me declaraba

a mayor velocidad que nos llevaba aquel exprés.

Al compás del chacachá, el chacachá del tren,

qué gusto da viajar cuando se va en exprés.

Pues parece que el amor, con su dulzón vaivén,

produce más calor que el chacachá del tren.

Y al regreso de la tierra de los fados

muy atento y muy cumplido el revisor,

el billete me picó "moito obrigado"

declarándome que estaba muertecito por mi amor.

Al compás del chacachá, el chacachá del tren,

qué gusto da viajar cuando se va en el tren.

Pues parece que el amor, con su dulzón vaivén,

produce más calor que el chacachá del tren.

Al compás del chacachá, el chacachá del tren,

qué gusto da viajar cuando se va en exprés.

Pues parece que el amor, con su dulzón vaivén,

produce más calor que el chacachá del tren.

¡Uh, uh!

(Aplausos)

¡Gracias!

(Música tranquila)

Venga, todos juntos.

Como una promesa eres tú, eres tú.

Como una mañana de verano.

Como una sonrisa...

Vamos. (PÚBLICO) Eres tú...

-Eres tú. Así, así, eres tú.

Toda mi esperanza eres tú, eres tú.

Como lluvia fresca en mis manos.

Una fuerte brisa eres tú, eres tú.

Así, así, eres tú.

(Aplausos)

(TODOS) Eres tú

como el agua de mi fuente.

Eres tú

el fuego de mi hogar.

-Eres tú. -Algo así eres tú.

Algo así como el fuego de mi hoguera.

-Algo así eres tú. -Eres tú.

El trigo de...

mi pan.

(Aplausos)

Muchísimas gracias, amigos, por acompañarnos esta noche.

(Música tranquila de piano)

-¿Este verano, sabéis lo que vais a hacer?

-Yo no tengo ni idea todavía.

"El caso de hoy es grave, muy grave.

Cuando en sociedad estamos en grupo, hay que comportarse con corrección,

respetar las normas de convivencia".

-De Barcelona coges un barco y en una noche estás en Cerdeña.

-Qué bien, qué buen plan. -Cómo mola.

-Pero Pepe no lo hace.

Pepe es de esas personas que cuando está con gente

no mira el móvil.

-Pues así siempre.

No le echa ni una miradita.

Ni un vistazo a Twitter o Facebook.

¿Pero qué se ha pensado?

¿Que hemos quedado para hablar entre nosotros?

Lo siento, pero no puedo desatender

al resto del mundo por estar contigo.

-Pues me voy el 11 de agosto.

-¿En qué cae? -En viernes.

-Qué pasada, tío.

-Me voy un momento al baño, chicos.

-¿Y este?

-Se va al baño y se deja el móvil. -(RÍE)

-Yo al baño me he llevado hasta el fijo.

-Sin el móvil al baño, por favor.

¿Se va a poner a leer las etiquetas del champú?

(PUNSET) -"Por fin estamos tomando conciencia de que..."

-"Para corregir este comportamiento me he visto obligada

a apoyarme en mi colega Eduard Punset".

-Está interesante esto de "Redes", ¿eh, Pepe?

¿A que sí?

(PUNSET) -"... de difundir el aprendizaje social y emocional

en todos los ámbitos de la sociedad.

Y en su sección, Elsa nos hablará de cómo las emociones

nos atraviesan desde los primeros años de vida..."

(Música suave de piano)

-Una cosita. -Dime.

1-Dime una carta que te guste, puede ser este 9, este 6...

-La que yo quiera. -La que te dé la gana.

-Venga, esta.

-Esta es el rey de diamantes. -Sí.

-Estaba más o menos por la mitad. -Sí.

-Si yo te enseño esta carta, el 4 de corazones, mira qué bonita,

pero no es el rey. Déjame tu mano para hacer una cosa.

-Voy a coger el 4, se va a romper. -Ay, Dios.

-No te preocupes, porque haciendo esto

lo que antes era un 4, ahora se convierte en un rey.

-Ostras, ¿cómo lo has hecho?

-Esa misma pregunta te la contesto en plató.

Nos vemos allí.

(Aplausos)

Ana, yo te he seguido mucho, mucho, mucho.

Te he buscado hasta en tu apellido.

Ah, ¿sí? Sí.

Últimamente he ido más veces a Milán que al baño.

Ah, mira. (RÍE)

Yo a usted también lo he seguido mucho.

Con sus canciones pasé de niña a mujer, por ejemplo.

Ya...

Es que a mí de ti me gusta todo.

Ah. Muchas veces sales en mis sueños.

Una vez incluso saliste en un sueño mío vestida.

(RÍE)

Pero es usted un sinvergüenza.

Ah, sí, sí, mucho. Además está encantado.

Y lo sabes.

Tienes toda la razón. Además, te digo una cosa:

si salías vestida, entonces no era un sueño,

era una pesadilla.

(Risas)

No he terminado de pillar si es un piropo.

¿Lo ha sido?

Totalmente. Yo a ti solo te diría piropos, Ana.

Y lo sabes. Sí, sí, sí.

Y lo sabes.

Además, tú sabes que yo he tenido más romances que catarros.

(RÍE)

Ay, qué dura eres, Ana, qué dura eres.

Me estás poniendo hasta nervioso. No, no, no.

Yo es que estoy un poco aterrada.

¿Por qué? Uhm...

¿Qué te pasa? ¿Te impongo? Es usted como...

Porque te impongo, di la verdad. Es como raro, tiene la piel así...

Haz lo de los ojitos, cierra los ojitos así.

Ay... Ay, ay, ay.

Ahí, ahí, ahí. ¡Ay!

Es que es mi bronceado caribeño.

(Risas)

Estoy, de verdad, Sara,

Si la que me pones nervioso eres tú a mí.

Estoy tan nervioso, que ahora no sé ni lo que sigue.

(Risas)

Que no, que no.

No se ponga nervioso para nada, estoy encantada de estar aquí.

Lo que estás es tremenda, te lo tengo que decir.

(Risas)

No llores.

(RÍE)

¡Ay! Porque no te ves, porque das una grima...

(Risas y aplausos)

Es la primera mujer que me dice esto.

¡Oeah!

(Aplausos)

Pero oye, bueno, has conseguido que me dé calor.

Quiero decir... Me ha dado calor.

Me ha dado calor. Que no, de verdad,

Don Julio, qué es un placer...

¿Quieres acaso un abanico?

Si quieres te traigo a Locomía, lo que quieras.

Tengo por aquí un abanico. ¿Quiere que le dé aire?

¿Quiere? Abanícame.

Que se mueva el flequillo.

Cuidado, no se mueva el aplique.

En fin, ha sido un placer charlar con usted,

que es encantador y entiendo toda su larga...

su largo historial de conquistas.

En fin, Ana, que la vida sigue igual.

Y tanto, don Julio, bueno, igual no.

Igual no. La vida no sigue igual.

Porque está Sole Giménez en el escenario,

así que la vida sigue un poquito mejor, ¿no?

¡Oeah!

(Aplausos)

Uh...

De memoria le podría recorrer

cada peca de su pecho.

Mirando a la pared

le podría muy despacio enumerar

al oído cada risa,

cada llanto, cada grito,

porque nunca cada día fue uno más.

Porque nunca cada día fue uno más.

Ese sol que ríe solo para mí

es un sol de madrugada

que iluminará su espalda mientras veo

a su gato disfrutar

columpiándose en la luna

dibujada en su tobillo,

porque nunca cada día fue uno más.

No, no, no.

Porque nunca cada día fue uno más.

Y cuando el alba aparece sin llamar

es un valle más profundo dormiré hasta despertar.

Y si la noche no me deja respirar

en la ola de su espalda yo quisiera descansar.

Ella es mi mapa del mundo,

todo el mapa de mi mundo.

No...

Porque nunca cada día fue uno más.

No, no, no.

Porque nunca cada día fue uno más.

No, no, no, no, no.

Porque nunca cada día fue uno más...

Porque nunca cada día fue...

uno más.

Uno más...

(TARAREA)

No, no...

(TARAREA)

Muchísimas gracias.

(Aplausos)

¡Muchas gracias!

¡Gracias a todos!

¡Gracias!

Muchas gracias. ¡Sole Giménez!

En "No es un sábado cualquiera".

¡Qué alegría! ¡Qué pedazo de tema! Me ha encantado.

¿Te ha gustado? Es de Carlos Goñi.

¿De Carlos Goñi? Sí, sí.

Tengo un plantel de maravillosos autores

y que cantan conmigo.

Entre ellos está Víctor Manuel, está David DeMaría,

Antonio Carmona, también Carlos Goñi y otros muchos.

Rodeada de hombres sensibles.

Sí, yo creo que hay más de los que parece.

Reivindico un poquito las voces de los hombres más sensibles

que no sois capaces de hacer barbaridades.

Gracias por incluirme.

(RÍE)

No nos conocemos mucho, pero yo te incluyo.

Muchas gracias.

La verdad es que está bien que hagas duetos

porque tú sola te pones a cantar y te quedas "Sole".

(RÍE)

Buen chiste, ¿eh? ¡Tengo más!

Los iré soltando toda la noche.

Guau, avísame. ¡Yuju!

Te llamaré para que los oigas. Vale.

Oye, me gustaría pedirte un favor.

Resulta que después va a venir a cantar Mikel Erentxun.

¡Hombre, Mikel! ¡Ay, qué bien!

Y eres su artista favorita.

Y tenemos una canción en mi disco. ¿También?

¡Claro! ¡Perfecto!

Es uno de mis hombres sensibles.

¿Me ayudas a darle una sorpresa? Sí, me encantaría.

Además me encanta esa canción, me chifla, se llama "Rosas rojas",

y me vuelve loca. ¡Perfecto!

¡Genial! ¡Dos por uno!

¡Estupendo!

Pues, si quieres, no te vayas muy lejos

y cuando termine de cantar Mikel...

Yo me quedo, me voy a cambiar, que tengo un poco de calor.

Vale, nos vamos juntos. Sí, venga.

En secreto. Muchísimas gracias por todo.

Un placer estar aquí.

¡Gracias! ¡Sole Giménez!

Gracias, gracias.

-¡Mikel! ¡Mikel!

¡Mikel Erentxun!

-Joder, tío.

Estaba totalmente sopa, estaba echando la siesta.

-Que actúas, ¡tienes que ir a maquillaje!

-Ay, venga, voy para allí.

"No es un sábado cualquiera", nos vemos.

(Música animada)

(RÍEN)

Ana, ¿nunca te ha pasado que te cae mal alguien

y le imitas al hablar?

¿Que le imitas? ¿Por qué?

Que se pone a hablar y tú...

(IMITA)

(RÍE)

Me encanta, da igual lo que diga.

(IMITA)

Sí, tú solo oyes a la persona hablar de cualquier cosa y...

(IMITA) Mira qué gilipollas.

El otro "buenos días" y tú... (IMITA)

Exacto. Sí, sí, sí.

Me voy al plató, que tengo que hablar con Kiko.

Hasta luego. (IMITA) "Voy a hablar con Kiko".

Ah, espérate. ¿Te caigo mal?

¿Eh? Que si te caigo mal.

No. Era para que te rieras. (RÍE)

¡Qué tía! Venga, hasta luego.

Hasta ahora, hasta ahora. (IMITA)

Disculpad que presente tan rápido,

es que quiero coger sitio para la siguiente actuación.

Si no, después viene el equipo a mirar lo que pasa,

las proezas que acontencerán ¡y no veo nada!

Así que ustedes, que pueden verlo desde sus casas

sin que les quiten el sitio, ¡disfruten!

(Aplausos)

(Música inquietante)

(RUGE)

Oh, ¡gracias a todos! ¡Gracias a todos!

(TARAREA)

Tenía ganas de verte. ¿Cómo estás?

Me alegra veros a todos.

Voy a sentarme, yo solo sé hablar con las manos.

Empezamos muy cerquita. Vente, como si me quisieras mucho.

Muy cerquita, a ver si esto sale.

Hay una cosa que no entiendo en la magia.

La gente pregunta: ¿Cómo haces eso? No tengo ni idea.

No me sorprendo porque me veo todos los días.

Pero no tengo ni idea.

Si yo te digo a ti que estás ahí:

Yo hago así y dime "párate". Yo me paro.

-Párate. -Ahora pídeme de una a cuatro.

-Vale... Cuatro.

-Cuatro cartitas. Las dejamos en diferentes sitios.

Y ahora verán lo que sucede, cosas que no entiendo, como esta.

Cuatro cartas elegidas al azar. Dime "párate" y yo me paro.

-Párate. -Dime "párate" y yo me paro.

-Párate. -Toca, te doy a tocar una cartita.

Toca una, cógela. Una, dos, tres... Esa de ahí.

Déjala acá y ahora te voy a pedir que toques también un grupito.

Coge tres o cuatro cartitas, ponlas también acá.

Y acaba de suceder y yo no entiendo por qué

pero si yo levanto estas cartas,

fíjate lo que ocurre: Aquí es un 3, un 4, un as y un 4.

Dime cuál quieres que sea. ¿Las de aquí o las de allá?

Las de allá. Para cambiarlas.

Todo puede cambiar en el último segundo.

Da exactamente igual lo que hagas.

Solo hay que chasquear y si aquí hay un 1, es un 1.

Si hay un 3, es un 3. Si hay 4, hay un 4.

Y si hay 4, hay 4. Hay cosas que yo no entiendo.

¡Mira la cara que pone!

Pero lo que yo no entiendo de verdad

no es que aquí haya cuatro cartas, no es que haya aquí tres cartas,

que haya una o haya cuatro.

Lo que yo no entiendo es lo siguiente.

Si yo te digo que de estas cartas toques una, toca una.

Mírala, cógela, enséñasela si quieres a él.

Puede ser la que te dé la gana, aquí hay muchas,

Déjala aquí cara arriba, estas no valen.

El as de corazones. Lo que yo no entiendo.

Si yo cojo este grupo y hago así,

Estas cartas, no me preguntéis por qué,

se viene el 2, el 3, el 4, el 5, el 6 y todas las demás.

(Aplausos)

Guau. (RÍE)

No lo entiendo. Hay cosas que no entiendo.

(Aplausos)

Dicen que la magia es habilidad y rapidez de manos,

pero es mentira, soy gordo y sudaría mucho.

¿Verdad? (RÍE)

De todas formas vamos a hacer algo para lo que pido que os levantéis,

a los cuatro que os levantéis. Y es un juego que me gusta mucho.

A los cámara debí avisarles antes, pero bueno,

Estas no valen, vamos a perderlas.

Si te digo, no sé si tienes número de la suerte.

¿Tienes alguno?

Y si no, te lo inventas.

-Dime qué número. -El cinco.

-Yo no creo en número de la suerte.

Pero sí creo en la intuición de las personas.

Lo intentaré demostrar con este juego si sale.

-Te voy a pedir, ¿tu nombre? -Noelia.

-Noelia, toca una carta de arriba.

Fernando una del medio, tú una más perdida.

Toca una carta y dime si es un número cinco.

-¿Es un cinco? -No.

-Porque los números de la suerte no existen.

(RÍE)

Pero sí la intuición.

Voy pasando cartas o, si quieres, toca otra.

Toca por ahí, que esté perdida.

No sé si es tu número, da igual,

vamos a jugar con la intuición.

De estar cartas que quedan toca también otra.

Quédate la tuya, enseñad las cartas a todos.

Enseñad las cartas a la casa, al público.

Ayúdame para que vean que lo que digo está sucediendo

y no hay trampa ni rapidez de manos

Deja tu carta por ahí, acuérdate de ella.

La tuya, Fernando, déjala por ahí, ¿la recuerdas? Si no, no sale.

Sí. (RÍE) ¿Sí?

La tuya, si quieres que la vea él, la dejamos acá.

Y te voy a pedir que cuadres porque veo la carta

y puedo hacer cosas raras. Cuádrala.

Ahí está, que se cuadre bien. Se le da golpes así

para que la carta esté bien perdida.

Si yo cojo la baraja y yo miro la baraja

y pregunto si es tu carta, me dirías...

-No. -Porque no sé cuál es.

No puedo localizar una carta que no sé, pero tú sí.

Te pido que tomes la baraja

en tus manos, que no se caiga.

Y echa cartas aquí cara arriba.

Una a una, por grupos no les daría tiempo.

-Vale. -Échalas de una en una lentamente,

(TARAREA) Más lento, más lento.

Fíjate bien que no es que te de una patada,

echa lentamente para que tu intuición trabaje,

Ve echando algunas más, tres más,

a mí no me hagas caso, cara arriba para que te llegue algo

Cuando quieras te detienes,

no tardes, ellos harán lo mismo.

Cuando quieras, no cuando yo digo "detente"

y te detienes, cuando quieras.

-Mira mi cara. -Echo una más.

-Escúchame, una más, dos más, quitar una, tres más, cuatro menos,

lo que te dé la gana. -No. Ya está.

-Quiere decir que te plantas. -Sí.

-Aquí arriba, pon la mano así, aquí,

la baraja cara abajo, cara abajo, ahí está.

Ha quedado una carta, no digo que sea la tuya,

No voy a mirar cuál es todavía.

La intuición es algo que creemos, sentimos,

que no sabemos por qué, pero...

Aquí hay un número, lo digo antes de mirarlo.

El 4. Quiere decir que la cuarta carta,

donde te has detenido, te detuviste en el 4,

la cuarta carta es tu carta.

Escúchame. ¿Quieres más, menos o está bien?

-La cuatro. -¡Ah!

Ahora quieres la 4, es lógico.

¿No quieres parar en otro sitio? -No.

-¿Esta de verdad? -Sí.

-Hay cosas que no entiendo. Cuatro cartas, ¿te importa contar?

-Claro que no. -Una, dos, tres...

Esa es la número cuatro.

Dime por primera vez qué carta era la tuya.

-9 de trébol. -9 de trébol.

Gira la carta aquí que se vea que es el 9 de trébol.

¡Tachán!

(Aplausos y silbidos)

No entiendo, no entiendo.

Bueno, yo prometí una cosa. ¿Tu nombre era?

-Noelia. -Noelia, yo prometí

no tocar la baraja, toca la baraja y coge la baraja.

Mantenla ahí. Tú tienes un número de la suerte.

Tenías uno para este juego.

Te voy a pedir, estas ya no valen,

que cuentes una a una y cara arriba

el número de la suerte.

A ver si existen o no.

Hay una última carta. No la enseñes, que haya suspense,

esas cosas. Cuenta cara arriba.

Una, dos, tres... La última no la enseñes.

Cuatro... Ahí sigues con el cinco.

Dije que lo inventaras. El número era el cinco.

Te voy a hacer una pregunta. De echar más o menos cartas

esa carta sería otra, porque habrías parado en otro.

Cosas que no entiendo.

-¿Qué carta era la tuya? -8 de corazones.

-¡Buena intuición!

Gira la carta y el 8 de corazones.

¡Tachán!

(Aplausos)

¡Guau! Fernando, te toca. (RÍE)

¡Me estoy mareando! ¡Te estás mareando! (RÍE)

Dicen que la magia es habilidad de manos,

pero yo no toco, no hago nada, todo en la mesa.

Y quiero seguir sin hace nada. Para acabar, toma la baraja.

Ahí está.

Mira si la carta de abajo es la tuya.

La de abajo del todo.

No. No esperes a la última.

(RÍE) Vente para acá.

Cambiad las posiciones para que la cámara enfoque mejor.

Te voy a pedir que eches una a una, reparte una a una.

¿Bocarriba? Sí, claro.

O, si quieres, bocabajo, para que nada te "influente".

Influencie. ¡Eso es!

Cara abajo, cara abajo.

Ahí está. ¡Pero escúchame!

Párate cuando te dé la gana.

(RÍE) Pon las manos así

para que nadie te ayude. Ahí está.

Echa de una en una y para cuando quieras.

¡Escúchame, escúchame!

(RÍE) Escúchame.

Estoy así porque no sé si la que quieres es esa

o es esta de acá.

(RÍEN)

¡Esta! Pero escúchame.

El éxito de esta parte depende de ti.

(RÍEN)

Yo miro hacia atrás, yo no miro en la mesa.

Y vas a coger esta de acá o esta o esta.

O cualquiera de las que tienes. La coges

y la pones cara abajo, no la enseñes,

cuando cuente tres. Una, dos y tres.

¡Ya!

La que tú quieras.

Solo te voy a decir una cosa.

Dime por primera vez o recuérdame por primera vez

qué carta era la tuya.

Tres de picas. Tres de picas.

¡Buena intuición!

Señoras, señores, gracias a todos por haber venido.

(Aplausos y silbidos)

(Redoble)

No, no es un sábado cualquiera, no.

no es un sábado cualquiera, no.

Soy Ruth Lorenzo y en unos minutitos nos vemos en el plató

de "No es un sábado cualquiera". (BESA)

(IMITA GRILLO) ¡Qué bien hace el grillo!

¿Te gusta? ¡Sí!

Y qué bonito el jardín. ¿Verdad?

Muy podado. (RÍEN)

Todo esto antes era campo.

Sí, ¿eh? Y pronto será tuyo.

Ya, qué bien. (RÍEN)

¿No tendrás un María Juan de fresa? ¿Un qué?

Una tontería, el reto de la calle.

¿Crees que habrá superado el reto? ¡Ah! Sí, creo que sí.

Más le vale, era complicado.

Llamemos a las cosas por su nombre, era bien jodido.

(RÍE)

¿Qué estará haciendo España ahora mismo?

Descojonarse. (RÍE)

Jajá, jajá. Jajá, jajá.

(Música animada)

María, te llamas María.

Ana, una cosa, Ana Milán.

Cuando dices que vas a llamar a las cosas por tu nombre

no te referirás a mi nombre.

Como llames María a todo, tendrás muchos problemas.

Te vas a poner de galletas...

Bueno, yo sigo con mi reto.

Esta está elaborada.

Tiene desarrollo de personaje.

¡Atentos!

¿Tenéis un Fernando? Se me ha metido un Ana en el ojo.

¿Tenéis un...? ¿Alguien tiene un...?

No tengo Kleenex.

No sé si habéis oído, el chico ha dicho:

"no tengo Kleenex". ¡Muy bien!

¡Oé!

¿Sabes dónde puedo pedir un Fernando?

Está ocupado... ¿Por aquí vienen más?

Soy cubano, soy cubano.

Pero deben pasar más, ¿no? Seguro, seguro.

Vale, gracias.

Marie, tengo una duda.

Eso que llevas aquí, ¿cómo lo llamas?

Mario, ¿no te da rabia la gente que se inventa palabras?

Necesito que me ayudéis a encontrar palabras

que se parezcan a "Fernando" o a "Ana"

-Armando. -Colgando

-Jugando.

¿Y a "Ana"? "Ana".

Rana.

-Pana. -Plana.

-¿Marrana?

¿Te importaría darme una Ana de Fernando?

Claro, toma. Una Ana y un poquito de Fernando.

Es una maravilla.

Está clarísimo que España es un país de fiesta.

Estamos tan acostumbrados a comunicarnos

en discotecas, en la orquesta de la fiesta del pueblo sin oírnos

que, para pedir una copa, con hacer este gesto

y decir "Constantinopla"

ya nos entienden perfectamente.

Así que Ana, Fernando, por parte, reto superado.

¿Me estás diciendo que esta maquinita

te puede convertir en mujer, en viejo?

Que sí, Fernando. Hace de todo.

Te voy a enseñar cómo me convierte en chica.

¡Oh! ¡No! (RÍE)

¡Esto es flipante! Estoy guapa.

¡Esto hay que hacerlo viral! ¿Qué dices?

¡Sí, hombre! ¿Me traes para hundir mi reputación?

¡Esto que no salga de aquí!

¡Carlos, que era broma!

¡Chico, nunca te haría algo así!

(Portazo)

No os preocupéis, en cuanto termine de cantar

os lo enseño, como que me llamo Fernando.

(Aplausos)

Cuando un dúo se disuelve

uno suele despuntar en solitario más que el otro.

Puede que Martes haya triunfado más que 13,

que Cruz haya triunfado más que Raya,

que El último haya triunfado más que El de la fila.

Pero aquí el que lo ha petado fuerte ha sido Duncan,

también conocido como Mikel Erentxun.

¡Oeah!

(Aplausos)

Polvo en el cristal

del salón del baile

lágrimas de mar,

fuego en el aire

y las luces de neón

apuntando al corazón.

No voy a cambiar no voy a perder,

no voy a caer.

Me han crecido alas en las cicatrices.

puedes disparar, puedes ignorar,

puedes enterrarme en algún bar.

me han crecido alas en las cicatrices.

Nieve en el desván

de los sentimientos,

lluvia el diván

de los recuerdos.

con las luces de neón

apuntando al corazón.

No voy a cambiar no voy a perder,

no voy a caer.

Me han crecido alas en las cicatrices.

puedes disparar, puedes ignorar,

puedes enterrarme en algún bar.

me han crecido alas en las cicatrices.

Sonaba el mar

entre las ruinas de Babel.

Mírame,

fuimos espejos y ahora somos

niebla en el desierto.

No voy a cambiar no voy a perder,

no voy a caer.

Me han crecido alas en las cicatrices.

puedes disparar, puedes ignorar,

puedes enterrarme en algún bar.

me han crecido alas en las cicatrices.

(Aplausos)

¡Muchísimas gracias!

¡Gracias!

Vamos a hacer esta canción,

que tiene unos cuantos años. Se llama "Cartas de amor".

(Vítores)

Hoy te escribo esta carta porque siempre te quejabas

de que nunca te enviaba

cartas de amor

Decías que era frío, que era a todo indiferente

y buscaste un continente para entregar tu calor.

Tal vez tu ONG

se pueda ocupar

de resucitar a hombres que siguen vivos.

Las cartas que no envías solo son cartas marcadas,

te regalan una mano, pero nunca un corazón.

Mi casa está pidiendo una mano de pintura

y algún punto de sutura para hacer punto final.

Y si estas en un país

del África central,

busca pronto un hechicero que me enseñe a olvidar.

Cartas de amor cuando ya no hay amor.

cartas de amor, pero sin dirección.

Lalalai, lalalai.

Lalalai, lalalai.

Lalalai, lalalai, lalalai.

Mi hospital de campaña, mi amuleto de la suerte,

una firme barricada, lo eras todo para mí.

Pero hay cosas en la vida que son mucho más reales

que los ojos que las miran.

¡Oh!

Dime qué fui para ti.

dime qué fui para ti.

dime si en algún momento me llegaste a querer.

Cartas de amor cuando ya no hay amor.

cartas de amor, pero sin, sin, sin dirección.

¡Oh!

Lalalai, lalalai.

Lalalai, lalalai.

Lalalai, lalalai, lalalai.

(Aplausos y vítores)

¡Gracias!

¡Mikel Erentxun!

Encantados de tenerte en NSQ.

Mikel es uno de nuestros cantantes favoritos

y de los más homenajeados de la historia.

Nos encantó el de Mocedades:

(CANTA "ERES TÚ") "¡Erentxun!

Como el agua de mi fuente".

(Aplausos)

Sí, chicos. El chiste es malo, pero lo voy a compensar

con una sorpresa buena, buena que lo flipas.

¡Adelante Sole Giménez!

(Aplausos)

¡Sole y Mikel juntos en nuestro escenario!

¡Cómo va a ser un sábado cualquiera!

¿De qué os conocéis? ¡Contadme!

(SOLE) De nada.

No os conocéis en absoluto. No nos conocemos de nada.

(RÍE)

-Nos conocimos hace un rato en camerinos.

Ah, ¿Sí?

Y ya tenéis un tema juntos, qué bien.

Escrito y grabado.

¡Cómo os prodigáis de rápido!

Somos rápidos, sí, sí. Somos gente rápida, sí.

(RÍE) Pim-pam, ¿no?

Y el tema se llama "Rosas rojas",

¿por qué este tema?

Bueno, el título lo puso ella.

A mí me cuesta poner títulos

y recuerdo que le mandé la letra sin título.

Estuvimos barajando varios

y, bueno, a ella le gustaba ese, pues me pareció bien.

No os hago esperar más, me voy para que disfrutéis

de Mikel Erentxun y Sole Giménez con "Rosas rojas".

(Aplausos)

Dulce y bella al caer el sol

tiembla el alma, tiembla el corazón

y el tambor de la revolución

suena alto.

Rosas rojas al amanecer,

el perdón se sirve en tazas de café

y Las banderas de la soledad

y mis lágrimas de felicidad.

Uhm...

Uhm...

Uhm...

Uhm...

(Palmas)

A lo lejos baila la ciudad

a la vuelta de la tempestad

y el viento de la redención

llora lento en esta canción.

Lalala.

Lalalala.

Lalala.

Lalalala.

Lalala.

Lalalala.

Lalala.

Lalalala.

(Aplausos)

¡Sole Giménez y Mikel Erentxun aunando fuerzas

para hacer que esto no sea un sábado cualquiera.

¡Muchas gracias, amigos! ¡Muchísimas gracias!

-¡Madre mía!

¡Qué ganas de echarme un cigarro!

(ACENTO INGLÉS) -¡Aquí no se puede fumar!

-¿Dónde?

¿En la Luna?

-¡Hombre, en la tele!

-¿Tienes fuego por ahí? -Sí, hombre.

-Ah, qué gustico.

-Ay. ¿Y tú?

¿Tienes cenicero?

-Mira, aquí.

-Vamos. -Vámonos.

-¡Cortad!

Qué será, qué será, que anda suspirando.

Te vamos a hacer hoy aquí tu prueba de fuego.

¿Cantas algo conmigo?

Te ha pasado que con los agudos...

¿Pero qué decís, pedazos de inconscientes?

Que anda en las cabezas y anda en las bocas,

que anda recorriendo los callejones

y está pegando gritos en los salones.

A ver cómo sería Carlos en chica.

Es... ¡Es Miley Cyrus! ¡No!

¡Pero si soy Mercedes Milá!

¡Mercedes Milá, también! (RÍE)

Vengo a traer este paquete a nombre de Ana Milán

y pone que viene de Robert De Niro.

¿Robert De Niro? De Beverly Hills.

(Música de tensión)

¿Pero qué te pasa?

Tienes peor cara que la pescadilla que se muerde la cola del menú.

-Menudo lío en el que me he metido. Me ofrecieron trabajo y dije sí.

-¡Pero eso es un notición!

Estarás contento después de tanto tiempo.

-Pues sí, pero es que... -¿Es que qué?

Tener trabajo es para estar contento.

Mira si no a Carlos.

Desde que lo echaron de la panadería

está más triste que Alonso el Día sin coches.

Aunque el día sin cuello lo peta también.

-¿Eras panadero?

¿Te echaron por pedir horario de tarde?

-Qué va, hacía un pan tan malo

que no tenía miga, tenía enemiga.

-No os riáis de ese trabajo, es durísimo.

Te tienes que levantar a las 3:00.

A esa hora, el despertador, en vez de sonar: "eh, eh",

suena: "perdón, perdón".

-¿Pero por qué estás triste? ¿Es peor que se panadero?

-Tampoco te pases.

-Bueno, parad, chicos. Parad un momento.

Vamos a hablar, nunca hablamos.

Venga, cuéntanos qué pasa.

-Pues mira...

Voy a trabajar probando videojuegos.

Ocho horas al día.

-¡Es el mejor trabajo del mundo!

-¿No os dais cuenta?

Si me paso ocho horas al día jugando a videojuegos

no voy a tener tiempo libre para jugar a videojuegos.

-Ostras, es verdad.

Bueno, en la panadería necesitan gente.

Aunque si te pegas 12 haciendo pan

no vas a tener tiempo para comer pan.

(LLORA)

-El trabajo es la pescadilla que se muerde la cola.

(Aplausos)

Ahora mismo, en NSQ, una artista que no ha perdido el tiempo

desde que se dio a conocer.

Ha ganado un programa de televisión,

ha representado a España en Eurovisión

y hasta tiene un récord Guinness:

Ha dado ocho conciertos en ocho ciudades diferentes

en menos de 12 horas.

(PÚBLICO) ¡Oh!

¡Preparados todos para Ruth Lorenzo!

(Aplausos)

El amor es un rayo de luz indirecta,

una gota de paz, una fe que despierta,

un zumbido en el aire un punto en la niebla,

un perfil, una sombra, una pausa, una espera.

El amor va brotando entre el aire y el suelo,

se palpa y se siente y hay quien puede verlo

y hace que te despiertes y pienses en él

y te llama despacio, rozando tu piel.

Y de pronto de alza, te lanza y te quema,

hace luz en tu alma, fuego en tus venas

y te hace gritar al sentir que te quemas.

Te disuelve, te evapora, te destruye, te crea

y te hace viajar en el filo del tiempo

remontando los ríos de mil universos

y te lleva a la gloria y te entrega la tierra

y te mira y te ve

y piensa y piensa...

(Aplausos)

El amor de pronto es la luz de una llama

que se empieza a apagar

y se va y se apaga.

Es la isla pequeña, perdida en la niebla,

una gota, un no sé,

una mancha, una mueca.

El amor va bajando peldaño a peldaño,

con las manos cerradas y el paso cansado.

Te pregunta quién eres para hacerte saber

que apenas te conoce,

que qué quieres de él.

El amor te hace burla,

y se ríe de ti,

mientras tú sigues quieto sin saber qué decir

y deseas seguirle, suplicarle que no,

que se quede, que vuelva, que comete un error.

Y el amor desbarata tus grandes ideas,

te destroza, te rompe, te parte, te quiebra

y te hace ser ese que tú no quisieras

y te empuja ser malo y te deja hecho mierda

y te arrastra de bruces hasta el último infierno,

arrancándote el alma y te ahogas el cuerpo

y te mueres de ansia de volver a la nada

y de pronto se va, te ve

y se apiada.

(Aplausos)

El amor, el amor, el amor.

El amor, el amor, el amor.

(Aplausos y vítores)

El amor es un rayo de luz indirecta.

(Aplausos)

(Gritos y aplausos)

Muchas gracias.

Pero cómo no te van a gritar ole, ole y ole.

Cariño.

No, cariño, ¿de dónde, de dónde sacas tú esa voz?

Pues mira, nena, del corazón, del alma.

Y tanto que sí.

(PÚBLICO) ¡Oh! Del alma.

¿Pero vosotros la habéis visto cantar?

(Gritos y aplausos)

Bueno.

Espérate.

Lo que no sabéis vosotros y ustedes en casa

es que la que canta muy bien es aquí Ana.

Sí, sí, sí...

Sí, sí, sí, claro, después de ella, además.

Qué valor que tienes.

Yo te propongo algo. ¿Qué?

Aparte, porque yo sé que cantas y muy bien

y te lo tienes muy escondido.

En mi próxima gira ¿Sí?

te vas a venir conmigo a cantar.

Pero, pero...

te vamos a hacer hoy, aquí, tu prueba de fuego.

¿Te cantas algo conmigo?

Lo que te ha pasado es que, cuando has dado los agudos...

¿Pero qué decís, pedazo de inconscientes?

Lo que te ha pasado... Jacob, lo que diga Jacob.

Lo que diga el maestro.

¿Tú qué dices, que lo haga?

(PÚBLICO) ¡Ana!

Elige canción.

¡Pero qué dices! ¿Te has quedado sin sangre?

Ana, que de verdad, jolín.

Que no, que no.

Yo sé que cantas muy bien. Que España vea lo bien que cantas.

(PÚBLICO) ¡Venga, Ana!

¡Que no me puedes meter en estos embolados!

Que sí. ¡En un momento!

Elige canción.

(PÚBLICO) ¡Que cante!

¡No! ¡No hagáis eso!

¿Que elija canción? Elige canción.

Eh...

"Qué será, qué será" es la canción de mi vida

y es la que me sé seguro.

De Ana Belén. De Ana Belén.

¿Te la sabes? ¿Sí? (SUSURRA) No te la sabes.

(CARRASPEA)

Empieza.

(SE RÍE) No, no, empieza tú.

¡Encima! ¿Encima?

Encima empiezo yo. Venga, dale.

Venga, yo te sigo.

Oh, qué será, qué será,

que andas suspirando por las alcobas,

que andas susurrando versos y trovas,

que anda combinando todas las cosas.

-Que anda en las cabezas y anda en las bocas,

que anda recorriendo los callejones,

que está pegando gritos en los salones

y es algo que compone de pieza en pieza

la naturaleza.

-Qué será, qué será.

-Que no ha tenido arreglo y no lo tendrá

porque jamás es cierto y no lo será,

porque no hay quien lo mida.

-Oh, qué será, qué será,

que vive en las ideas de los amantes,

que cantan los poetas más delirantes

que juran los profetas embriagados.

-Que está donde se aburren los mutilados,

que está donde imaginan los infelices,

que está en el cada día de cada crisis

durmiendo entre el bandido y el desvalido,

en todos los sentidos, qué será, qué será,

que no tiene decencia y no la tendrá,

no puede estar prohibido y no lo estará

pues no tiene sentido.

(Gritos y aplausos)

¡Ana Milán, señores y señoras!

Ruth Lorenzo, que es de las grandes voces de este país

y te quiero mucho.

Mucho.

(PÚBLICO) ¡Bravo!

Julio. -Julio.

-Quiero contarle

mi secreto.

-Quiero contarle mi secreto.

-En ocasiones...

-En ocasiones...

-¿Vas a repetir todo lo que diga, "quillo", o qué?

(RECHISTA) -Todo lo que yo diga.

(GRITA) -"Where, where".

-No tienes ni idea, es: "Where".

(SE RÍE)

-Bueno, pero al menos he conseguido que me hables, no.

(RECHISTA) -"Ñiñi".

-Que no soy "ñiñi", que soy "nini".

En un ratito vamos a estar

en "No es un sábado cualquiera".

Esto es solo un pequeño...

(TARAREA)

(Aplausos)

(When the mind wanders)

(CANTA EN INGLÉS)

(Gritos y aplausos)

¡Muchísimas gracias!

¡Muy bien!

¿Qué tal? Carlos Marco, ¿qué tal?

¿Qué tal? ¡Madre mía!

Uno no sabe lo bajito que es hasta que está a tu lado.

(SE RÍEN)

Además de joven y guaperas eres un artistazo. ¡Lo tienes todo!

Muchas gracias, muchas gracias, ¡gracias!

Pero lo que más me molesta es lo de joven,

¿sabes cómo me llaman a mí los jóvenes por la calle?

¿Cómo te llaman? Señor.

¡Hala!

Me llaman señor. Señor.

¡Me mata!

Tú, si me vieras por la calle, ¿me llamarías señor?

A ver, yo señor no le llamaría, señor.

(Risas)

De usted, además, me ha tratado.

Hombre, claro. A la gente mayor, con respeto.

Ya paro.

Muy gracioso, sí, señor.

Bueno, antes, ¿tú crees que si yo controlara de "APPs",

que es un rollo muy de joven,

me dejarían de llamar señor por la calle?

Creo que sí, hay unos filtros muy buenos.

Si yo en realidad tengo 40 años,

lo que pasa es que me retoco muy bien.

¿Qué me estás contando? ¡Claro!

Tienes retocador en directo.

Yo, sí, yo tengo de todo.

¡Qué bueno!

Oye, y antes me has estado enseñando

cómo se podía utilizar una "APP" con un rollo muy curioso

y no querías que enseñase tu versión mujer.

(GRITA)

No, así no se va a quedar la cosa, ¿eh?

Me has estado metiendo pulla, ahora...

Mira, te propongo una cosa. A ver.

Me dejas enseñar tus fotos y yo te enseño las que me he hecho yo.

Venga, va. ¿Vale?

Venga. Vente por aquí.

Espero que no sea tu foto de las vacaciones en Benidorm.

(Risas)

Utilizando el mismo "APP". Vente para acá.

Mira, mira, ¡este eres tú!

(PÚBLICO) ¡Oh!

Este eres tú sin retocar ni nada. Eso no tiene retoque, ¿eh?

Su foto normal y corriente es esta.

La siguiente, a ver cómo sería Carlos en chica.

¡Por Dios!

¡Es Miley Cirus! ¡No!

¡Pero si soy Mercedes Milá! ¡Mercedes Milá, también!

¡Por favor!

(Aplausos)

Y a ver cómo sería Carlos sonriente.

Pues como tú cuando sonríes. Un poco forzado, un poco forzado.

Un poquito forzado, sí.

El "APP" aquí tiene que reflejarse un poco.

Y ahora viene... ¡Ahí va! ¡Esta me encanta!

Esta es Sofía, la de "Las chicas de oro".

Sofía Petrillo.

Pues yo me veo... Se ríe aunque no la conoce.

Pero los señores como yo conocemos a "Las chicas de oro".

Yo me doy un aire a mi abuela, ahí.

¿Te das un aire a tu abuela? Sí.

Hola, "yaya", un besito de Carlos.

¿Eh? Y ya la tuya joven.

Eres tú sin retocar, ni te ha tocado.

Es exactamente lo mismo.

Ha reconocido la edad y ha dicho: "No le toco".

Venga, vamos contigo, vamos contigo. Vamos conmigo.

A ver, vamos conmigo.

¡Guau!

Eh, cuidadito, que vienen curvas.

¡Eh! Y a ver, ¿cómo soy yo de tía?

(Gritos)

(SE RÍE)

¡Pero si estoy buenísima!

Bueno, regular, ¿eh?

Ni tan mal, ¿no?

¡Oye! Este soy...

(SE RÍE)

Ah, vale, sonriendo.

Y yo pensando: "¿Pero qué filtro lleva, si está normal?".

Para pegarme en todos los morros, ¿eh?

La verdad, dan ganas de pegarme.

¡Y aquí soy mi padre!

¡Soy mi padre, de verdad! ¡Soy igual que mi padre!

¡Pero bueno! ¡Papá!

Afortunadamente, mi padre es una persona afable,

cariñosa, es un crack.

Así que me encanta parecerme a él.

Esto te sirve para comprobar que tan mayor no eres.

Y este es un niño. ¡Soy yo de joven!

Me parezco un poco a mi hija Emilia.

Un beso, mi amor.

¿Y qué más? ¿Queda algo más?

¿Tenéis...? Ya está, ¿no?

¡No queda nada! Se acabó.

Oye. Mejor, mejor.

Gente del público...

Conclusión: que hay que ser como uno es.

Después de haberme visto utilizar las "APPs" con esta maestría,

que me he rejuvenecido, ¿eh?

¿Cómo creéis que debería llamarme la gente en la calle?

(PÚBLICO) ¡Señor!

¡Muchas gracias! De nada. Un placer.

Gracias.

¡Gracias!

(Gritos y aplausos)

(Música pop)

No es un sábado cualquiera.

No lo es.

Atentos a todos los que estáis en casa

porque hoy es nuestro día.

La banda del programa vamos a bajar

para hacer una sesión de "rock and roll".

¡No os vayáis!

Madre mía, ¿cómo puedes beber eso con el calor?

No sé cómo quitarme esta sed.

Pues bebe agua.

Ya he bebido. Pues bebe cerveza.

La última vez que lo intenté con cervezas,

llegué a las nueve del día siguiente.

Llegarías sin sed, supongo.

Puede ser.

Bueno, nunca he tenido más sed, acabé con el agua del grifo,

la de los floreros, casi dejo sin agua el acuario...

Me pones un charco y me lo bebo, hombre.

¿Por qué me estás contando esto?

O sea, quiero decir, ¿por qué me lo estás contando

como si me interesara muchísimo?

Qué parca eres, mujer.

No, no, no soy parca, no soy parca.

Es que estás aquí venga, dale, venga, dale...

¿Quieres tomarte algo? Tómatelo. ¿No quieres nada? No te lo tomes.

¿Quieres una cerveza con limón? ¿Quieres café? ¿Con la cerveza?

¿Qué quieres? ¿Tienes cinco duros?

¿Te echo yo o te basto?

(GIME)Ya me he ido.

(SE RÍE) ¡Qué tonto eres!

(Aplausos)

Fernando, te voy a echar de menos.

Pero por qué, Kiko, si hemos quedado mañana para comer.

Por eso, que te aviso que cuando te sirva la tortilla,

te voy a echar de menos.

(Risas)

Mira, chico, a mí me da igual lo que me eches,

pero, no hagas la tortilla que la última vez que fui a tu casa

se te cayó dos veces al suelo y más que tortilla de patata

era tortilla para tirarla.

Es que no era tortilla,

era pollo a la Pantoja muy poco hecho.

(SE RÍE)

Era un chiste.

(SE RÍE)

(Música tecno)

¡Carla!

Que vengo a traer este paquete a nombre de Ana Milán

y pone que viene de Robert de Niro.

-¿De Robert de Niro? -Sí. De Beverly Hills.

-¿Y qué es?

-Yo soy profesional y no me meto en estas cosas,

pero es que me ha podido mi parte cotilla

y resulta que son unos zapatos de una aguja así de tacón.

-¿Unos zapatos? Qué raro. -Unos zapatos.

Ah, y no acaba ahí la cosa

porque he buscado en Google Ana Milán, Robert de Niro, zapatos,

y resulta que Robert de Niro

le prometió que le iba a dar unos zapatos,

pero no entiendo la cosa.

-Espera, le voy a preguntar a Fernando...

-¿A qué Fernando? -El presentador.

-Ah, vale, vale.

Bueno, amigos,

hay que ver en pocos programas la cantidad de buena música

que ha pasado por el escenario y más que pasarán

porque un escenario necesita música,

pero la música no necesita escenario.

Acompañadme.

Venid, que os quiero enseñar una cosa alucinante.

Quiero que veáis que cualquier recoveco del mundo

agradece ser llenado por buena música

como la de...

Nora Norman.

(Música pop)

(CANTA EN INGLÉS)

(Aplausos)

Eh, ¿qué te pasa?

¡Anda, mira!

(SE RÍE)

¡Coño, una guitarra!

Para que las cosas salgan bien, las tienes que hacer tú mismo.

Dicen que los buenos amigos siempre están ahí aunque no los veamos.

Que se cuentan con los dedos de una mano.

Los que vienen ahora se prestan a ello,

aunque a veces no los vemos.

Son amigos y tocan con los dedos de las manos.

Con todos ustedes, la banda y el ballet

de "No es un sábado cualquiera".

(Gritos y aplausos)

(CANTAN EN INGLÉS)

¡Siguiente!

(Gritos)

(TARAREA)

(CANTA EN INGLÉS)

(Gritos y aplausos)

(CANTA EN INGLÉS)

(Gritos y aplausos)

¿Os gusta el "rock and roll"?

(PÚBLICO) ¡Sí!

¿Os gusta el "rock and roll"?

¡Pues aquí tenéis!

¡A la banda, al ballet y al presentador

de "No es un sábado cualquiera"!

¡Sí, aquí hay "rock and roll!

(Gritos y aplausos)

(Gritos)

¡"Perfume Garden"! ¡"NSQ Dance"!

¿Qué te ha parecido, Kiko?

Oh, Fernando.

Qué buena la banda del programa, "Perfume Garden".

A mí es que me encanta el tema en inglés.

A mí me preguntan: "¿Nivel de inglés?".

Y te digo: "Brasileña".

(SE RÍE)

Es un chiste, ¿eh?

(Aplausos)

Qué bien tocan.

No ibas a ser tú la única mujer del Renacimiento

o persona del Renacimiento.

(SE RÍE)

Todos tenemos muchos talentos aquí, en este programa.

Ana, ahora te voy a contar una cosa que vas a flipar.

¿Ah, sí?

Bueno, llevo flipando todo el programa, ¿eh?

O sea... Pero bueno, dispara.

Tú tienes una parte de una historia que contar

de la que yo sé muy poco,

pero lo más curioso de todo es

que yo sé la segunda parte de esa historia

de la que tú no tienes ni idea. ¿Estás intrigada?

Sí.

Mucho.

(SE RÍE)

Me estás poniendo un poco nerviosa.

A ver.

No, no pasa nada.

Tú, tú tienes una historia con el mismísimo Robert de Niro

y unos zapatos. Sí.

Si me la cuentas, yo te cuento cómo termina.

Claro que te la cuento, te la cuento encantada de la vida.

Faltaría más. Es de mis grandes anécdotas.

A ver, a ver.

No siempre se conoce a Robert de Niro.

Y un día que estábamos haciendo "Cincomujeres.com"

y que estaba pues Carmen Machi, Toni Acosta,

Nuria González y Pilar Bardem,

de repente Pilar me dijo, bueno, nos dijo a todas:

"Oye, está Carlos, su hijo,

junto con Javier y Mónica con Bobby

en Chicote tomando algo". Con Bobby.

Con Bobby. Con el colega Bobby.

"Que si vamos".

Y yo le dije: "¿Pero quién es Bobby?".

Y Bobby era Robert de Niro, ¿no?

Y fue como: "¿Que si vamos? Claro que vamos.".

Entonces, bueno, llegamos allí, es un tipo absolutamente encantador

que, además, como todos los grandes, es muy humilde

y hubo un momento en que nos preguntaba

que qué difícil esto de hacer monólogos,

que cómo se hacía y yo decía:

"Bueno..., sí, es difícil...". ¿Qué te voy a decir, Bobby?

"Toro salvaje" suena un poquito más difícil.

Y entonces se le cayeron, charlando,

dos copas a lo largo de la noche, eh..., a mis pies.

¡Vaya! Sí.

De hecho, cuando yo caminaba hacia casa, sonaba:

(IMITA EL SONIDO)

(SE RÍE)

Joder, qué asco. Jugo de Bobby.

Sí. Y entonces él, muy amable, me dijo:

"Oye, por favor, dame tu dirección, déjame que te mande unos zapatos".

Y yo le dije: "No, bajo ningún concepto".

Han pasado algunos años,

han pasado como 12 años de eso y hace 12 años

que me arrepiento de haberle dicho:

"No, Bobby, no me mandes unos zapatos".

Estoy tarada.

Porque, en realidad, estaría muy bien

tener una cajita con una nota, ¿no? Y no la tengo.

Bueno, pues... ¿Puedes cumplir tu parte del trato?

Que me tienes muy intrigada.

Vamos con mi parte del trato.

Resulta que Bobby, ¿Sí?

Bobby de Niro, Bobby de Niro,

es un hombre que cumple lo que promete.

(ASIENTE)

Entonces, como no tenía una dirección ni un teléfono,

Ya, estuve lenta, lenta esa noche.

resulta que él mandó a Televisión Española

una caja con unos zapatos

y en Radiotelevisión Española todos pensaron que era una broma,

que el señor Bobby de Niro mandara unos zapatos,

y quedaron allí, en un almacén,

perdidos en el tiempo hasta hoy.

(SE RÍE) Ya...

Marilyn Monroe dijo una vez:

"Dale a una mujer los zapatos adecuados

y conquistará el mundo".

¡Que pase nuestro repartidor!

(Aplausos)

Hola. Hola, buenas.

Nada, que llevo toda la tarde quitándole el polvo

porque llevaba años abandonado al lado de la Ruperta

y de Chanquete. ¡De la Ruperta!

¡Ay, qué mona era!

En esta casa lo guardamos todo

y resulta que son zapatos de Robert de Niro,

pero podrían ser de la Cenicienta porque te tienen que ir al tiro.

¿Sí? Porque si no son los tuyos.

me da que...

Lo puedo abrir y no hay nada vivo dentro

ni nada por el estilo, ¿no?

No se movía, por lo menos.

(GRITA) ¡Pero si hay una carta!

Es verdad, pero...

(Gritos)

Esa carta no la puedes leer todavía.

Es una carta, no un tanga, por el amor de Dios.

A ver si va a ser mía, ¿no?

Primero... Espera, antes de leer la carta

tienes que probarte el zapato. Necesito saber un dato.

Necesito... A ver, ¿qué tengo que hacer?

Yo quiero saber tu número para apuntármelo.

¿Mi número? Sí.

Un 39. No, no.

El teléfono, por favor. ¡Ah, el teléfono!

Ya. Apunta, apunta.

Ni lo sueñes.

(SE RÍE)

Escucha.

Fernando, para un vasco que hay que intenta ligar

y luego que en Euskadi no se liga, pero...

¡Venga, ahí! ¡"Aúpa"!

Se te ha venido arriba, el repartidor.

Se ha venido arriba. Digo: "No, no".

Me para el programa, el colega.

¿Puedo mirar los zapatos? Me hace como ilusión.

Vamos a ver. Lo quiero ver todo.

Enséñaselos a la gente.

¡Los zapatos rojos,

que es lo mejor que te puede pasar en la vida!

Unos Manolo Blahnik por lo menos.

No te lo crees tú ni harto de vino.

(SE RÍEN)

Pero hacemos que sí, venga.

Hombre, Bobby, Bobby yo creo que sí...

Son muy monos. Son monos.

¿Te gustan, Julito?

Ah, son especiales.

Especiales, como tú. Y muy bonitos.

¿Ah, sí?

¿Puedo abrir la carta?

Eh... por favor.

Es que estoy como nerviosa a ver que...

Ábrela.

¿Sabes? Como el de los Reyes Magos.

Es una carta del mismísimo Robert para ti.

De Bobby. Sí.

Qué guay, qué bien escribe español. A ver lo que te dice.

"Hola, Ana.

'I am talking to you'.

Nos conocimos en Madrid en Chicote.

(HABLA EN INGLÉS)

Bueno, no sé cómo se pronuncia.

Imagino que recordarás que derramé el contenido de mi copa

sobre tus zapatos repetidas veces.

A pesar de que me ofrecí para enviarte unos nuevos,

cortésmente lo rechazaste.

Tú eres buena, tú.

Hay tres maneras de hacer las cosas,

la correcta, la incorrecta y la mía.

Por eso, hago este envío a tu nombre a España,

espero sean de tu agrado.

Atentamente, Robert de Niro.

¡Dios mío de mi vida!

(Aplausos)

Parece que la historia tiene un final feliz, Ana.

Por fin puedes contar la historia completa.

Completísima. Si no fuera por ti...

Vamos, esta la voy a enmarcar, ¿lo sabes, no?

Con los zapatitos.

Si algún día Robert te los reclama,

siempre puedes llamar a tu abogado.

Abogado.

(SE RÍEN)

Ven conmigo, Ana Milán.

¿Adónde quieres que vaya?

Tenemosque despedir un programa tú y yo.

¡No! ¡No!

No nos vayamos.

Me encantaría quedarme a vivir con Ana.

No te pases.

Bueno... ¡A vivir!

A echar un rato. ¡Ah!

Me has asustado de repente y mucho.

No, no, no soy tan soez. No, no lo eres.

Pero eso da igual porque esto no ha sido un sábado cualquiera

gracias a ti, que eres auténtica entre tanta imitación.

Pero qué guapo eres. Ana Milán, amigos.

¡Gracias!

¡Vamos, que nos vamos! ¿Nos vamos?

(Música pop)

Hay que bailar, ¿no?

Conocerte puede ser mejor si estamos juntos.

Si no ponemos pegas

a soltar naturalidad.

Entregarte todo lo mejor

no es nada duro.

Sale de mí sin querer.

Tú lo provocas, tú no te largas.

Puedes pasar conmigo otro día,

te ofrezco algo nuevo que hacer.

Puede ser mala tanta rutina,

prepárate porque...

no es un sábado cualquiera.

Puede pasar conmigo otro día...

Te ofrezco algo nuevo que hacer.

Puede ser mala tanta rutina,

prepárate porque...

no es un sábado cualquiera.

No es un sábado cualquiera.

No es un sábado cualquiera.

No lo es.

(Aplausos)

¡Guapo!

¡Todos no! (RÍE)

¡Aquí también! Adiós.

  • Programa 8

No es un sábado cualquiera - Programa 8

05 ago 2017

Ana Milán acompaña a Fernando Gil en el programa de hoy. Intervienen los Artistas: Morat & Álvaro Soler, Vanesa Martín, Kukinet, Henry Méndez & Romy Low, El Consorcio, Sole Giménez, Mikel Erentxun, El Mago Dani Daortiz, Ruth Lorenzo, Carlos Marco, Nora Norman y la banda del programa Perfume Garden.

Contenido disponible hasta el 1 de septiembre de 2019.

ver más sobre "No es un sábado cualquiera - Programa 8" ver menos sobre "No es un sábado cualquiera - Programa 8"
Programas completos (8)

Los últimos 24 programas de No es un sábado cualquiera

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Carmen

    Hola, soy una seguidora de vuestro programa y me gustaría que colgarais el fragmento de la actuación de el Consorcio de su tema inédito : Mientras Espero. Actuaron en el programa 8 y encontré que fue una canción preciosa. Muchas gracias

    12 ago 2017