www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3798818
Para todos los públicos Nacidos para correr - Óscar Higares y Marta Solano - ver ahora
Transcripción completa

El cuerpo es una máquina diseñada para el movimiento.

Como psicóloga deportiva,

he colaborado con equipos de fútbol y deportistas de élite.

Y he comprobado los beneficios del ejercicio para el cuerpo y la mente.

Correr nos puede cambiar la vida.

Una buena práctica que nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos.

Soy Patricia Ramírez y te demostraré que todos hemos nacido para correr.

Empieza la aventura.

¡Vámonos, vámonos! Voy.

¡Esprint, ya!

Voy más fuerte que antes.

¡Venga, vamos a darle!

¿Ensayas así o qué?

¡Cocido madrileño! ¡Me encanta!

Me encanta verte así.

Sigue motivada.

Es como los Juegos Olímpicos. Qué presión.

¡Arriba, vamos!

¡Vamos, Marta!

¡Ya!

Espectacular.

¡Para, para, para!

No puedo más.

¿Qué te pasa?

Lo siento. ¿Eh?

Óscar Higares es un torero madrileño diferente a los demás.

Fuera de las plazas, reparte su tiempo libre

entre su familia, su afición por las artes plásticas y el deporte.

Su constancia y afán de superación han cumplido su sueño:

participar en las competiciones deportivas más exigentes

como travesías en bicicleta por el desierto,

Spartan Race y, muy pronto, un Ironman.

La presentadora de TVE Marta Solano

ha presentado los deportes de todas las ediciones del telediario,

copresentado "Estudio Estadio"

y ha sido corresponsal en la Champions o los Juegos Olímpicos.

El salto a la actualidad le llegó con "España directo".

Ahora decide su próximo objetivo.

Hacer del "running" un hábito.

Estás a tiempo de salir corriendo.

No, no, no. Correr es de cobardes.

Yo he venido hasta aquí y me quedo.

Tengo una persona fantástica que es la que va a terminar de motivarte.

¿Sí? Sí.

A ver quién es.

Mata entra en la casa del que va a ser su compañero de "running"

durante tres semanas.

Voy a explicarte por qué elegí a Óscar

para que nos acompañe en este reto.

A ver. Óscar es un deportista nato.

Lleva haciendo...

Se ha enfrentado a una Titan Desert, a diez Spartan,

ahora, al salir de la lesión, está pensando

en prepararse medio Ironman.

Eso son palabras mayores. Palabras mayores.

Son ni más ni menos que retos.

Para superar retos, necesitamos valores.

Sí, claro. Eso es importante.

Yo entendí que el deporte para mí...

Yo he hecho deporte en solitario para prepararme como torero

y cuando empiezo a hacer deportes colectivos,

empiezo a entender en qué consisten esos valores

y la herramienta tan importante que es el deporte a la hora de educar.

De educar a los niños, a los mayores

y de crear hábitos.

Titan Desert, Spartan Race, no sé cuántos Iroman...

Es un supercampeón y me parece que no me va a dejar pasar ni una.

A mí me encanta el deporte, practico deportes.

Estoy apuntada a un gimnasio, voy

aunque no me gustan los gimnasios.

Juego al pádel.

Pero me falta constancia.

Sobre todo, a la hora de correr,

necesito esa rutina, coger el hábito de verdad e incluirlo en mi vida.

Eso es lo que veo difícil.

La última palabra la tienes tú.

Yo seré un entrenador que no pone las cosas fáciles.

Te voy a dar ese puntito de apretarte las tuercas.

Vale. Pero es tu decisión.

Marta Solano, sonrisa, inspiración y personalidad.

Yo tengo un par de cositas para ti que te van a gustar.

A ver. Son estas zapatillas.

¡Anda!

¡Qué ligeritas! ¡Qué bueno!

Ya empiezas con un regalito.

Me gusta. Y luego tengo esta cámara

para que tu "runner blog".

Si coges el compromiso, yo te doy mi primer consejo.

A ver.

El compromiso comunícaselo a otra persona.

Fallarse uno mismo a veces

puede ser sencillo, Es una trampa.

pero fallar a los demás nos cuesta.

Debes ir dándole vueltas y pensar quién es importante en tu vida

para dedicarle este triunfo.

Espérate. No ha dicho si acepta el compromiso o el reto.

¡Venga, sí! Yo creo que sí.

¿Sí? Bien. Bueno, bueno...

Pues lo vamos a comunicar, ¿no?

¿Sí? ¿A quién? Lo pongo en redes

y a la gente que quiero. Le doy. ¡Venga!

Un besito, familia, amigos, Iván, cariño.

Me comprometo delante de todos vosotros

a que voy a hacer ese entrenamiento con Óscar Higares durante 21 días

a partir de mañana y me voy a convertir en una "runner".

Un besito a todos.

Muchos besitos a todos, pero esto no empieza mañana.

¿Como que no? No.

Esto empieza dentro de 10 minutos.

Te voy una cosa. No me lo puedo creer.

Sí. No me hagáis esto.

¡Por favor! ¡Hala!

Ve a cambiarte, coge esta ropa

y nos vemos en 10 minutos en la puerta.

Óscar toma las riendas del entrenamiento de Marta con fuerza.

No ha pasado ni una hora desde que se han conocido

y ya están corriendo al ritmo del torero.

Martita, aquí empieza la aventura.

Aquí y ahora. Bonito sitio. Aquí y ahora empieza el reto.

Fundamental: tienes que incorporar a tu vida,

a tu nueva vida en estos 21 días, unos hábitos de trabajo.

Y es el calentamiento.

Ese es sagrado. No te lo puedes saltar.

Cuando empezamos a correr, nuestro cuerpo debe estar listo para ello.

Para calentar nuestros músculos y articulaciones y prevenir lesiones,

podemos realizar un calentamiento suave

con un trote durante 4 o 5 minutos.

Continuaremos con la carrera que tengamos prevista

y, al final, realizaremos los ejercicios de estiramiento.

Óscar, ¿y tú desde cuándo corres?

Bueno, pues lo mío es curioso.

Yo salía del colegio y, para aprovechar,

ese tramo despacio...

Yo tenía que ir en el autobús desde Villaverde que iba al colegio

hasta Leganés tenía que ir en autobús.

Ahí tienes un rato.

Lo que hice fue pedir un permiso especial a mi madre que me firmara

para que me dejaran darle mi cartera con los libros a mis hermanos

y yo irme corriendo desde Villaverde hasta Leganés.

¿Corriendo? Serían unos 12 kilómetros ya eso.

12, 13 años. No tenía más.

O sea, que tú con 12 años ya corrías carreras de 10 kilómetros y más.

Mucho más de 10 kilómetros.

¡Qué crack! Campo a través.

Era porque a mí eso me servía como entrenamiento.

Y yo aprovechaba esa hora y pico que perdía en el autobús

la aprovechaba para entrenar.

Lo mío era curioso porque yo decía que quería ser cocinero.

"Conicero", decía.

Y quería ser o cocinero o quería ser Miguel Bosé.

Vale.

O sea que...

Yo, de pequeña, era poco original.

Quería ser granjera. Muy bien.

Granjera de "Leyendas de pasión". Criadora de caballos, con Brad Pitt.

Con Brad Pitt. Molona.

Granjera molona. Eso, eso.

Molona.

Pues se te va a quitar lo de granjera.

Llevamos ya más de 5 minutos trotando.

Ya hemos calentado. Y vamos a darle un poquito...

un poquito más de ritmo. ¡Venga!

Para ser el primer día, no está mal.

¿Cómo te has encontrado?

Bueno, bien, bien, bien. ¿Bien?

¿Tú qué tal me has visto? Yo te he visto espectacular.

Estiramos un poco.

¿Así bien? Sí.

Agáchate tú.

Bajas la pierna detrás. Ahí tira, ahí tira.

Y procuras mantener el cuerpo erguido.

¡Uf! ¿Vale?

Ahí. Equilibrio.

Con tu equilibrio.

El talón pegado al suelo.

La pierna hacia delante. ¡Huy!

¿Te puedes creer que no estiro nunca?

Pues es fundamental.

Esto es de ballet. Totalmente.

¿Tú me ves la pintita de ballet que tengo?

¿Esto lo hacer para torear? Mira.

¿Ensayas así o qué? Mira, mira.

Esto me gusta. Te ha gustado.

Bueno, pues que sepas que en dos diítas...

Vamos a seguir estirando.

En dos diitas, nos vemos porque tengo una sorpresita para ti.

A ver qué sorpresa.

Vamos a por el segundo día a ver qué tal se me da.

Menudo "coach" exigente tengo.

Me ha dicho que tiene una sorpresita para mí.

Miedito me da. Vamos a ver.

Óscar, me traes aquí. ¿Cuál es la sorpresa?

Te he traído a este maravilloso polideportivo

Sí. para empezar

con la emoción y con la acción.

Pues ya está bien de que hemos hecho una primera toma de contacto.

Estoy bien. Estás en forma, bien.

Pero esto se puede mejorar.

Vamos a hacer un reto muy divertido. El reto de Ana Casares.

El reto que propongo para Marta es la prueba de 2 por 500.

Consiste en correr dos veces la distancia de 500 metros en U3.

Caminando tres minutos entre una y otra para recuperar.

Marta debe hacer la prueba ahora y el último día para ver su evolución.

Suerte, campeona.

Te doy este pulsómetro. Póntelo. Vale. Me lo pongo.

Y te voy a dar... 165. Que no se me olvide.

Así toco yo un poquito de chicha.

Y ahora te lo va a detectar.

Ya está. Monitor detectado.

Luego tienes que darle aquí dos veces.

¡Madre mía!

Es como los Juegos Olímpicos. ¡Qué presión!

Vete mentalizando.

No me pongo como los atletas. No hace falta.

Bueno, claro. Había que estar pendiente de todo.

De las pulsaciones, de la línea de salida...

2 por 500 en una pista de atletismo.

Una locura. Parecía que me estaba preparando para los juegos de Río.

Y bastante tengo yo con correr.

Preparados, listos...

Adelante. Voy.

Acuérdate, Marta.

No sobrepases el 80 % y son 2 vueltas.

Marta corre concentrada en terminar los 500 metros

sin sobrepasar las 165 pulsaciones.

Perfecto. Bien. Un poco largo.

No te queda nada.

¡Qué bien te quedan las mallas, chiquilla! ¡Ajú!

Muy bien, muy bien, muy bien.

¡Ahora, ya, ya!

Relax. Acuérdate.

Los 3 minutos. Piensa.

Sin parar. Sin parar, sin parar.

Es recuperación activa.

Tú respira y recupera.

Suelta las manos.

Corremos la segunda vuelta.

Esta vez voy a correr a tu lado.

Vale, mejor.

Manteniendo las pulsaciones. ¿Cómo van?

Vamos a verlas. Han bajado.

¿Han bajado? Sí.

3, 2, 1.

Vámonos. Voy.

De menos a más. De menos a más.

¿Cómo van las pulsaciones?

Bien y subiendo.

Llevamos la mitad del camino.

Voy más fuerte que antes. Sí.

Vas mucho mejor.

Ritmo espectacular.

¿Apretamos?

Claro que sí. Lo que quieras. ¡Jo!

Lo que pueda.

¡Vamos ese poquito!

¡Ah! ¡Venga!

¡Venga esas pulsaciones!

Disparadas.

¡Muy bueno!

¡Ay, madre mía!

Muy bueno. Has bajado.

Antes lo hiciste en 2:40 o 2 treinta y algo

y ahora lo hemos hecho en 2:13.

Está muy bien, ¿no?

Fantástico.

Aquí rozando el límite.

Bueno, ¿cómo va? Pero bien.

164.

Respira otra vez.

Te voy a dar. Has apretado. ¡Qué va!

Yo soy orgullosa y digo: "Te sigo". Eso es maravilloso.

Lo que yo pensaba es el mito de que los presentadores no tenéis piernas.

Voy a ver si realmente tiene piernas,

a ver si corre, a ver qué pasa aquí.

Pero no te preocupes. En estos casos, siempre hay un desfibrilador.

Ya, ya, ya. Y si no, yo te hago el boca a boca

si hace falta.

A partir de ahora, es cuando vas a disfrutar de esto.

A ver si es verdad.

Bueno, calentamiento ya hecho.

Ya, ya. Hoy va a ser un día maravilloso.

De lluvia. Un día maravilloso de lluvia.

Un día muy espartano. Lo que vamos a hacer van a ser series.

Vale. Series

de cinco minutos a un ritmo suave. Vale.

Y luego 20 segundos, cuando yo diga "ya", apretamos a tope.

Explosivo. Explosivo.

Y... ¡Ya!

¡Tiempo!

Ya está.

La primera serie hecha. Pica.

Hombre, claro, tiene que picar.

¡Qué bueno! Para ti esto será una tontería

porque tú estás acostumbrado a pruebas más grandes.

Preparas un medio Ironman. Sí.

Ahora preparando el medio Ironman de Lanzarote.

Sí. Y con las pruebas:

la Titan Desert, las Spartan Race.

¿Has hecho la Titan Desert? Sí.

¿En bici? Claro.

¿Por el Sáhara? Sí.

240, 600 kilómetros...

Tú estás loco. Una locura maravillosa.

Pasan un montón de cosas muy bonitas.

Pues imagínate. Hay anécdotas de todo tipo.

En la última etapa, a un participante se le rompió la bici.

Y, entonces, yo llegaba con la mía, le digo: "Toma mi bici".

Yo cogí la suya.

¿La rota? Sí, la rota.

Entonces, con las calas puestas cogí su bici,

la cogí del sillín,

se puso todo el equipo detrás de mí arropándome

y yo terminé esos 5 últimos kilómetros corriendo.

Porque eres "runner". Claro.

Y llegar a la meta

con ese equipo arropándome

¡Qué pasada! fue épico, una maravilla.

Me sacaron a hombros y todo. Como torero.

Te habrán pasado mil cosas en la tele.

Bueno, pues mira. A veces cogiendo aire, tanto aire

que se me llegó a estallar un botón en directo

y tuve que presentar el telediario.

¿Del escote, del escote? De la chaqueta.

Era la primera vez que presentaba el bloque de deportes a las nueve.

Sonó la sintonía, yo estaba muy nerviosa, cogí mucho aire

y, cuando lo solté, el botón de la chaqueta salió despedido

y tuve que presentar todo el bloque de deportes con la mano sujeta

que no se notara mucho.

Y lo peor es que tenía a Lorenzo Milá, se había dando cuenta,

animándome todo el rato, gesticulando mucho

y sobreviví.

Esto está bien, cuesta abajo.

Sí. Sí.

Y vendrá una cuesta arriba ahora. Tú piensa,

cuando veas una cuesta, que es un culo duro.

¿Sí? Que lo sepas.

Siempre mirando más allá. Eso es.

Piensa que esa cuesta te va a poner el culo muy duro.

Vamos en...

5, 4, 3, 2...

¡Esprint, ya!

Sufriendo, ¿eh?

Buenísimo.

Sufriendo. Buenísimo.

Hasta la rodilla ya. Tercer esprint.

Y ya. Tercer esprint y ya.

Me lo habías prometido. Y ya no.

Cuando hacemos esprints sufren mucho los isquios y los glúteos,

el glúteo mayor que te da la potencia.

Hay un ejercicio bueno que es levantando la pierna y cruzándola

A ver, a ver. ¿Ves?

A ver si puedo con esto. Ahí.

Y ahora lo que haces es intentar echarte hacia delante.

¡Cómo tira!

Esto no lo había... Un poco más hacia delante.

Ahí te tira el culo.

Mucho. Y te hace

que se estire la parte del glúteo, de los isquios y todo.

Oye, Óscar.

De tus triunfos, ¿cuál te ha dado más satisfacción?

Pues fíjate.

Lo que más feliz me ha hecho ha sido tener a mis hijas.

Tener a mis tres hijas No me extraña, claro.

y construir esa familia, ¿no?

Cambiamos de pierna.

¿Y movemos así? Sí, movemos

para que se relajen los cuádriceps.

Y con esto estamos a puntito

de terminar. No me lo creo.

Sí, créetelo. ¡Aleluya!

Otro día superado.

Aquí empieza la aventura.

¡Vámonos! Voy.

Voy más fuerte.

Dos... ¡Esprint ya!

A partir de ahora, vas a empezar a disfrutar de esto.

Marta se dirige al encuentro con su preparador

para la segunda semana entrenando.

Una sesión con sorpresa para Óscar.

¡Vamos allá!

Me encanta verte así. Un beso.

¡Qué motivada!

¡Qué bueno!

Yo te veo a ti... Para ser "runner" tienes que ser un poco competitivo.

Pero en la vida y en el deporte y en todo,

tienes que aprender a ganar, que está muy bien,

pero también a perder, momentos duros.

En una maratón, hay momentos que dices: "Me vengo abajo".

"¡Venga, arriba!". Yo soy un tío competitivo.

Eso llevado a mi parte profesional,

al mundo del toro, pues imagínate.

Yo he tenido tardes buenas, tardes malas, tardes regulares.

Estando en la élite, yo que he estado siempre en todas las ferias

de España, Francia y América, Sí.

llega un momento de tu carrera en el que tienes que decidir y dices:

"En mi hambre mando yo".

Y como en mi hambre mando yo,

pues decido hacer cosas como eso.

Ir a otro circuito, a otros pueblitos

y a disfrutar con la gente que me apasiona.

Yo te entiendo porque, a ver, a mí en mi trabajo es lo mismo.

En el periodismo, tienes momentos muy buenos.

Uno de mis mejores momentos fueron los Juegos de Londres.

Pero mucha gente no sabe que yo me quité una espinita en esos juegos

porque cuatro años antes me perdí los de Pekín.

Cosas de la vida.

Trabajando tuve una mala caída, me fracturé el sacro,

pero no te lo pierdas.

A tres días de coger el avión para irme a Pekín que era mi sueño.

Unos juegos es lo máximo, como para un deportista.

Pues yo ahí me tragué todos los juegos de Pekín

en la cama, no me podía mover con la fractura.

Y dije: "Yo tengo que vivir unos juegos".

Lloré todo lo que podía llorar, me dio rabia, todo.

Y luego dije: "Me tengo que levantar de aquí

y, dentro de cuatro años, voy a intentar estar en Londres".

Y lo conseguí.

¡Qué bueno! Y para mí es como: "¡Guau!".

¿Le damos? Un poco.

¡Vamos a darle!

¡Vamos a darle!

¡Ven, ven, ven, ven!

Vente, por favor.

Paramos cinco minutos. Tenemos que seguir.

Vamos a hacer deporte. Esto es un calentamiento.

Hola, chicos. Cinco minutos.

¿Nos dejáis 5 minutos la cancha y la pelota?

¡Venga!

¿No os importa? Nada.

Te reto. ¿A qué?

Concurso de triples.

Tres intentos cada uno y el que pierda 10 flexiones.

¿Te atreves?

Hombre que si me atrevo. Tres seguidos.

¡Valiente!

¿Uno?

Esto me está gustando.

¡Ah! ¡Ay!

Toda la presión.

Ahora. ¡Sí!

Bueno, no ha estado mal. Bueno...

A ver qué haces. Va.

Empatados.

Voy ganando 2-1.

A ver si haces el...

Al suelo, "coach".

Bueno, la verdad es que lo que Óscar no sabía es que yo,

en mis buenos tiempos, era base semiprofesional de baloncesto.

Jugué en muchos equipos a buen nivel.

Y el tiro no se me daba mal.

¡Al suelo! Te cronometro.

Vale, torero.

Vente conmigo, ven.

Espérate. Estoy pagando mi penitencia.

¡Ay! Ya está bien, ya está bien.

Ven, que quiero que repitas un mensaje muy importante.

Muy, muy importante.

Vamos a ver. Yo, Óscar Higares, Superman, Titan "runner",

matador de toros de 500 kilos,

he sucumbido ante la gran Marta Solano de tan solo 1,68 metros

de estatura.

¿De tan solo 1,68?

¡Qué repasito me has pegado, hija!

Me la metió doblaba.

Me pegó por el hoyo de las agujas.

La revancha, la revancha.

Uno contra uno.

Si me quitas la pelota e impides que meta canasta, estamos en paz.

¿Cuánto mides? 1,88.

No me da miedo.

¡Venga!

¿Así, sin anestesia?

¿Otra? No, otra. ¿Ahora me perdonas?

¡Oh! Ven por ella, ven por ella.

¡Gua!

¿Me perdonas el entrenamiento?

No. ¡Oh, no!

Me hizo: "Pim, pim, pum". Se la pasó por aquí, por allí.

Yo no sabía si darle una verónica o dejarla que se fuera.

Vamos que me fundió.

Estamos en el ecuador del compromiso y de las tres semanas.

Parece que Marta sigue disfrutando las salidas a correr junto a Óscar.

Bueno, pues hoy, ¿qué es lo que vamos a hacer?

Cambios de ritmo. Vamos a hacer tres series.

¿Cuánto llevamos de trote?

Pues ya casi cinco.

En 3, 2...

Vamos a meterle un poquito al 80%. Vale.

Óscar, después de lo del otro día,

¿has echado unas canastillas para relajarte o no?

La verdad que canastitas pocas.

Yo, para relajarme, lo que hago es cocinar.

¡Anda ya! Sí.

¿Eres cocinillas? Soy muy cocinillas.

Yo soy un desastre. A ver si me enseñas.

Bueno, cuando quieras.

Pero tienes que invitarme. ¿A qué?

¿Qué quieres? Comer.

Para invitarte a comer, tienes que superar estos 21 días conmigo

Vale. y el reto de Ana Casares.

Son esos 2 por 500 metidos en tiempo

y con tus pulsaciones como deben de ser.

Vale. ¿Vale?

Así que mira. Además, te voy a llevar a unas rutas en Zaragoza.

¿En serio? Impresionantes.

¡Qué bueno!

El club Running Zaragoza nos ha preparado una sencilla y bonita ruta

de 5 kilómetros que sale de la emblemática plaza del Pilar.

Empezamos a correr y salimos de la plaza para encontrarnos en el Ebro,

un símbolo de la ciudad que nos acompañará durante toda la ruta.

Estamos en el puente de Santiago, la entrada norte de la ciudad,

que da acceso al casco antiguo.

¡Vamos, chicos!

La ruta continúa por el paseo Echegaray

que dejaremos para poder correr más cerca de Ebro.

Con 2 km recorridos, estaremos cerca del punto en el que la ruta

da un giro de 360 grados.

Un moderno puente peatonal que sirve de homenaje a los voluntarios

de la Expo de 2008.

La pasarela del voluntariado.

Esta es la pasarela del voluntariado.

Se hizo en homenaje a los voluntarios que trabajaron en la Expo 2008.

Cruzamos la pasarela sobre el agua para girar a la derecha

y volver por el otro margen del Ebro.

Tenemos 2,5 kilómetros por delante corriendo

entre naturaleza y mucha gente que disfruta de una zona

muy cómoda para practicar cualquier tipo de deporte.

La última zona verde del recorrido es el parque Macanaz

que nos lleva hasta el Puente de Piedra.

Nos permite disfrutar de un último paso sobre el Ebro

para finalizar los 5 kilómetros de esta ruta.

Bueno, ya está hecho.

-Ya habéis visto. Una ruta sencilla para todos los corredores

y con unas vistas fantásticas de Zaragoza.

1, 2, 3.

Óscar, para, para, para.

Un poquito más. Para, por favor.

Un poquito más, un poquito más. Ya no puedo más.

¿Por? ¿No puedes?

¿Eh?

¿Por? ¿Qué te pasa?

(LLORA)

Lo siento, es que no...

Lo siento. ¿Eh? ¿Por?

Que no pasa nada.

Escúchame. Hoy he empezado mal.

Estaba todo el rato mal.

Me cuesta muchísimo, muchísimo. Pero dime una cosa.

Era el típico momento en el que dices: "Tiro la toalla

y vuelvo a dejar las cosas a medias como casi siempre".

Y me acordé de la gente con la que me había comprometido para ese reto.

Que te han pasado mil cosas peores.

Mil cosas peor que esta.

Y las superas. Al final, es un aprendizaje.

Me da rabia. Soy una floja. Esto es eso.

Mañana es día de descanso.

Lo que vamos a hacer, si quieres,

Entrenar, no. Entrenar, no.

Creo que te va a venir muy bien

que yo hable con Patricia

y te vengas a casa mañana y charlamos y le contamos esto

y que nos dé pautas para seguir.

Vale, vale, va. Y ya está.

Hoy Patricia se reúne con Óscar y Marta.

Va a convencer a la presentadora de que las cosas no son como parecen.

¡Hola, Óscar! A alguien oigo por ahí.

Te cogemos en plena faena.

Aquí me pilláis.

¿Qué estás haciendo? Currando.

¿Qué tal? Muy bien. ¿Y tú?

Muy bien.

¿Qué tal? No conocías esta faceta.

Ni idea. ¿No?

Que eres artista, sí, pero escultor, no.

Hemos visto dentro las esculturas y ha alucinado.

Estoy terminando esta. ¿Y esta es tuya?

Sí, porque yo trabajo formas circulares.

Sí. A la hora de...

Como las plazas de toros, como los pitones...

Y estoy liado con esta en los últimos retoquitos.

Este chico es que lo hace todo bien. Deporte, torea y es escultor.

Me he quedado alucinada.

Al final, es el tener sensibilidad para hacer las cosas

y la constancia que es la que te hace trabajar los materiales

y eso que uno lleva dentro.

Me gusta. ¡Qué bonito! Hablando de constancia,

algo que tenemos que trabajar. Habéis dicho la palabra clave.

Y me miráis a mí. Me suena.

Yo la constancia la transformo en perseverancia

y tenemos una sorpresa porque vamos a trabajar una dinámica

Sí.

para abrirnos los ojos.

Ya he apagado todo esto. Está todo listo.

Es algo que os sorprenderá.

Hablamos de cosas positivas. Sí.

Yo lo que te voy a pedir... Óscar, dame una piedra.

¿Una piedrita? Sí.

¿Pesa? ¿Que si pesa? ¡Vaya tela!

Sí pesa, sí.

He elegido bloques de piedra porque la piedra simboliza el origen.

Hay que analizar las cosas desde el principio.

Esta simboliza el amor.

¿A qué tenemos un gran amor?

A los hijos, ¿no?

¿Sí? Por ejemplo, sí.

Cuéntame. ¿Ha sido un éxito? El mayor.

¿Sí? Sí.

¿Por qué es un éxito y tanto amor?

Es el proyecto más difícil, más gratificante,

más bonito

y yo creo que te ayuda a ser mejor persona.

Ya no solo por ti, sino porque eres un ejemplo para otra persona.

Eres un modelo de conducta. Sí.

Mucha presión.

Otra piedra. ¿Otra?

Ahí tienes.

Bueno, y esta pesa un poquito más.

Esto simboliza el trabajo.

Muchas horas de trabajo. ¿Muchas?

¿Cuál ha sido tu mayor éxito?

Bueno, los Juegos Olímpicos de Londres.

¿Sí? Sí.

Para mí fue, pues eso, un sueño hecho realidad,

una gran responsabilidad, un gran reto y me siento muy orgullosa.

Vamos con la tercera piedra. Vamos allá.

Esta va a simbolizar aquellas cosas que te gusta hacer contigo misma.

Sí. ¿Qué éxito personal has tenido?

Pues en baloncesto, por ejemplo, que le dediqué bastante tiempo

con buenos resultados;

en todo lo que tiene que ver con estudios se me da bastante bien

en general, soy una persona inquita.

Queda la última.

¿La última? Me estoy sintiendo muy azafata.

Haces deporte, "coach". Azafata me siento.

Aquí tienes la última piedra. Gracias.

Esto es a lo que es el apoyo social,

los amigos. ¡Qué importante!

Sí, sí, sí. Muy fundamental.

Importante. ¿Dónde está el éxito?

¡Uf! Porque a veces cuesta.

Pues tengo mejores amigos de los que merezco.

Y siento que tengo un tesoro enorme.

¿Sí?

Y la familia y los amigos, guau, fundamental.

Fundamental. Sí.

Pues aquí hemos ido construyendo éxito tras éxito

y ahora vemos que las partes suman un todo.

Y fíjate.

Hemos hecho una escultura que es una pirámide.

¡Qué bonita! Con diferentes prismas.

Y el prisma tiene que ver con ver la vida de forma distinta.

A veces uno se cuelga una etiqueta y dice: "Yo no soy perseverante".

"Me falta constancia".

Y nos limita aquellos que pensamos de nosotros que la realidad.

Entonces, esa relación, que es el segundo consejo

que iba a darte estos días,

que la relación que estableces contigo misma

en la forma en cómo usas palabras o cómo te denominas

hace que nos veamos más o menos capaces.

Soy durísima.

A partir de ahora, te bautizo como persona constante y perseverante.

¿Ya me lo creo?

Créetelo. Métetelo aquí. Tú lo has visto estos días.

Yo lo he visto estos días.

Y eres tú. Todo está en ti. ¡Qué bonito!

Tu vida está construida con éxitos

y se basan en el trabajo que tú has invertido.

Es verdad.

Y el valor que los une es la perseverancia.

Tú eres perseverante.

¡Qué chula la dinámica de Patricia!

Además, muy original. Encajaban todas las piezas, los prismas,

verlos siempre en positivo.

He salido cargada de energía y me ha encantado.

La voy a poner en mi casa, en algún sitio

aunque creo que la tiene Óscar.

Vamos a darle, vamos a darle.

Óscar, para, para, para. Ya no puedo más.

¿Qué te pasa?

Lo siento. ¿Eh?

En la última semana que pasarán juntos corriendo,

Marta se prepara para el día más exigente

antes de volver a la pista de atletismo.

¡Jo! La verdad es que...

Es que yo te conocía como personaje público, torero,

actor...

Pero me has sorprendido, eres una caja de sorpresas.

En todo. Escultor, cocinas...

Un fuera de serie, un padrazo. Me ha encantado.

Un regalito. Un regalo.

Escúchame. El otro día

me entero de un, por lo de caja de sorpresas,

de un cura

que es triatleta.

¡Venga ya! Alucinas.

¿En serio? Te lo juro.

Quiero conocerlo. Qué fiera.

Seguro, vamos.

Rafael Caro es un malagueño que corre maratones y triatlones.

Compagina el deporte con su trabajo de párroco en Arriate.

Todo el mundo me conoce por Carito.

Y en el mundo deportivo me conocen como el tripáter

por el hecho de que ahora mismo estoy compitiendo en triatlón.

Tri y páter de padre por lo del sacerdocio.

Mi vida ha sido empezar corriendo por la diversión

y la libertad que te da correr

a meterme en el mundo de las carreras populares,

a empezar corriendo una media maratón,

terminar corriendo mi media maratón en Sevilla

y, cuando crees que ya no hay nada más, dices: "Ahora, triatlón".

-"¡Campeón!".

"Date la vuelta, Carito".

-"Da la vuelta".

-Lo normal es que me levante sobre las 7:00 o 6:45

y lo primero que hago es rezar.

Sobre las 8:00 u 8:15 suelo hacer mi primer entrenamiento.

Ese momento en el que sales a correr, estás en el campo,

y para mí es un encuentro bonito con Dios,

un encuentro desde el silencio

en el que yo veo a Dios muy cerca.

El "running", el triatlón

yo creo que aportan muchos valores, ¿no?

Primero, superarte a ti mismo,

que luego se puede trasladar al resto de la vida.

Muchas veces quedamos para correr justo después de misa

y cuando salgo de misa

hay o doce personas esperando al cura para irse a correr.

Como bien dice el papa Francisco, hoy la Iglesia debe salir a la calle.

Si ellos no vienen, el cura se pone el pantalón corto

y va con ellos.

Estamos a un par de días

del reto de Ana Casares.

No me lo recuerdes.

¡2 por 500, 2 por 500!

Ahí, te veo atenta, muy bien.

Entonces, vamos a subir un poco el ritmo hoy.

Seguimos con el ritmo de relax,

de poder ir disfrutando,

porque el "running", además de otras cosas,

es para disfrutar.

Del paisaje, respirar aire puro, Y de todo.

arenita,

que se agradece para las articulaciones.

¿Sí? ¿Se agradece? Un poco.

Estamos de los cinco y vamos a apretar.

40 segundos al 80 por ciento, vamos allá.

¿Vas bien? Sí, claro.

Pero ¿bien como para alcanzarme? (RÍE) ¡Hey!

Bueno, ya, estiramiento, ¿no?

Estiramiento no, te dije que día duro.

Mini Spartan Race. ¿Lista? Tienes que seguirme.

¿Ya? Sí.

¡Venga, Óscar!

Ahí, ahí me gusta, que me animes.

¡Venga, vamos, vamos!

¡Sígueme! ¡Venga, arriba!

Catorce segundos.

¡Bueno!

Muy buena, muy buena.

¿Estás? Jo, tío, Óscar.

No, no. Me vas a matar.

Esto sirve de entrenamiento. Venga, va.

Una, dos y tres. ¡Arriba!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Vamos! (RÍE) ¡Ay!

¡Vamos! ¡Venga!

¡Vamos ya! Muy bien.

Madre mío, esto está muy alto. ¡Gira!

¡Se me enreda!

¡Muy bien!

Muy bien por decirte algo.

Así vas aprendiendo.

No siempre se gana, chavala.

Yo, Marta Solano,

Yo, Marta Solano,

periodista de prestigio,

periodista de prestigio,

en los días de mi vida he conocido a un atleta

en los días de mi ida he conocido a un atleta

como Óscar Higares.

(RÍE) como Óscar Higares.

Ahí queda eso.

Último día de entrenamiento.

Ha llegado el momento del reto.

Marta va a repetir la prueba

que ha diseñado Ana Casares para saber si su rendimiento

ha mejorado.

Ha llegado el día. Sí.

Te coloco aquí el objetivo.

El 500.

Último día.

Después de estas tres semanas aquí es donde hay que ver tu evolución.

Aquí tienes que demostrar que ha servido este tiempo

y este entrenamiento para algo.

Se tiene que notar, ¿no? Se notará.

21 días con un gran "coach", mucho esfuerzo...

Se va a notar.

Tienes que lograr bajar tu tiempo sin subir pulsaciones.

Vale.

Cuando quieras. Preparados, listos, tiempo.

¡Vamos, Marta!

¡Buenísimo!

Pulsaciones, control, tu cabeza y tu respiración.

Muy bien.

Te queda nada.

Cuando te quieras dar cuenta has terminado.

¡Eh! ¡Bien, bien! ¡Vamos allá!

¡Vamos, Marta! ¡Los últimos... Muy bien!

¡Buenísimo! ¡Buenísimo! ¡Sí!

¡Buenísimo!

(RÍEN)

Qué bueno, qué bueno.

Vamos. (SUSPIRA) Ay.

¿Qué tal? Fantástico.

Uno cincuenta y seis. No me lo puedo creer.

Uno cincuenta y seis, sesenta y nueve.

Rozando. Sí.

163 pulsaciones. Qué bien.

21 días, reto conseguido, abrazo.

Muchas gracias, Óscar, de verdad.

Gracias a ti. Ahora, a seguir.

Ya me has metido el gusanillo. Ahora tienes que seguir.

Vamos allá. ¡Arriba!

¡Vamos! ¡Vamos, Marta!

¡Buenísimo! ¡Buenísimo! ¡Sí!

¡Buenísimo!

Tengo un hambre que me muero.

Con las tres semanas de compromiso superadas,

Marta y Patricia vuelven a casa de Óscar para hacer balance

y disfrutar de la comida que les ha preparado el torero.

¡Hombre! Hola.

¿Cómo estamos? Hola, Óscar.

¿Cómo estáis? Bien, ¿y tú?

Qué bien huele Óscar. ¿Qué estás haciendo?

Adelante, que estoy...

Madre mía, qué plato.

Cocido madrileño.

Me encanta. Hombre, por favor, un cocidito rico.

Y hoy es día de celebración, ¿no? Y hoy es día de celebración.

Estamos terminando el reto. Hemos acabado.

Muchos día de trabajo. Estás terminando tu reto.

(SUSPIRA) Ay. Sí, ¿no?

Tú sabes hacer de todo, ¿eh? De casi todo.

Tengo una sorpresita. ¡Venga ya!

Esta membrana de tomate hecha con esto.

¿Lo has hecho tú? Con el corazón.

Totalmente. (RÍE) Qué bueno.

Era para comérselo entero el bote y a ti también.

Hay que ver.

Que soy un partidazo.

O sea, es que más claro, agua. Aquí hay gato encerrado.

Le preguntaré a tu mujer. No, no preguntes.

Ni se te ocurra, te va a decir ocho mil cosas malas; déjate.

Estamos bien así. Tú di cosas bonitas de mí.

Bueno, comida, mermelada... Ya está. Todo.

Bueno, ya está no.

Falta un repasito, vamos a repasar

los dos consejos que hemos visto y nos queda unos tercero.

Vamos a una pizarra que tengo.

¿Me lleváis para allá? Sígueme, sígueme.

¿Sí? Voy. Hacemos un repaso

de lo que hemos trabajado estas semanas.

Hay un tercero A ver este.

que es el final.

Apuesta por el cambio.

Para apostar por el cambio hay que salir de la zona confortable.

Correr era algo distinto.

Lo importante es que lo mantengas. Os voy a dar una noticia.

Me he apuntado a una Spartan Race de 5 km.

¿Ah, sí? Para seguir. ¿Qué te parece?

Espectacular.

Vosotras apostáis por el cambio,

yo por un cocido que os vais a enterar.

Vamos a poner la mesa.

Por fin nos dan de comer.

Cógeme platitos,

cubiertos y todo. ¿Sí? Voy.

Voy a sacar un caldito. Tengo hambre.

Fenomenal. "Coach", gracias por todo.

Te echaré de menos. ¿Sí?

Te echaré de menos. ¿Me echarás de menos?

Campeón. Dos días, luego no.

(RÍE)

¡Hey! Hola, Óscar. ¿Cómo estás?

Bueno, aquí, primer día de "running" sola

y como ves hace un día espectacular.

Está lloviendo, como a nosotros nos gusta,

y no me voy a rendir, ¿eh?

Voy a continuar mi reto.

Constancia, constancia, constancia,

pero antes voy a cargar las pilas.

Mira lo que tengo. ¿Te suena?

Un poco de azúcar y mermelada de tomate.

Tiene una pinta...

¡Muy rica!

Bueno, voy a ello, ¿vale? Hasta luego, campeón.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Óscar Higares y Marta Solano

Nacidos para correr - Óscar Higares y Marta Solano

13 nov 2016

Una pareja de famosos, donde uno actúa de entrenador y otro de alumno, comparte la experiencia del running. El torero Óscar Higares y la periodista de RTVE Marta Solano debutan en este programa. También las mejores rutas, las historias anónimas más sorprendentes y los mejores consejos de la psicóloga deportiva Patricia Ramírez.

ver más sobre "Nacidos para correr - Óscar Higares y Marta Solano" ver menos sobre "Nacidos para correr - Óscar Higares y Marta Solano"

Los últimos 8 programas de Nacidos para correr

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios