www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.8.0/js
3571505
Para todos los públicos Mundo Hacker - Internet de las cosas (1) - Ver ahora
Transcripción completa

(Música suspense)

(Tecleo)

Prácticamente todo lo que usamos en nuestro día a día

estará conectado a la red.

Y la legalidad tampoco está al día en este aspecto.

La legalidad, lamentablemente,

va siempre por detrás de la tecnología.

Todo lo que esté conectado a Internet

es susceptible de ser atacado.

Y en este Internet de las cosas

el objetivo es que todo esté interconectado.

Es que los aparatos aprendan nuestro estilo de vida.

Es ese coche de ahí, ¿no? El gris.

Ese de ahí, sí. Porque le estamos siguiendo.

Mira, vamos a jugar un poco.

Radio on, radio off.

Vamos a ver si estos sistemas son confiables, son seguros,

y si podríamos llegar a perder el control de nuestras vidas.

Vamos a hackear un coche.

(Música cabecera)

Durante los últimos años se ha popularizado

el término "Internet of things" o Internet de las cosas,

que hace referencia a los aparatos y dispositivos

que están conectados a Internet.

Lo que llamamos objetos inteligentes.

Que pueden ser desde relojes hasta ciudades.

El Internet de las cosas es algo que no se puede parar.

Ya hay muchos sistemas que están conectados a la red.

Entre ellos, las casas domóticas, los sistemas de videovigilancia,

las alarmas. Y en un presente muy cercano,

tenemos las televisiones inteligentes,

lavadoras, frigoríficos.

Incluso los coches se pueden conectar a Internet.

Prácticamente todo lo que usamos en nuestro día a día

estará conectado a la red. Con lo que eso significa, Antonio.

Hemos visto en más ocasiones que todo lo que esté conectado

a Internet es susceptible de ser atacado.

Toda esta tecnología puede ser segura o no.

Con nuestros compañeros de hoy,

expertos en el Internet de las cosas,

vamos a ver si estos sistemas son confiables, son seguros,

y si podríamos llegar a perder el control de nuestras vidas.

Imaginemos un mundo donde nuestra lavadora

nos envía un mensaje para avisarnos de que la ropa ya está limpia.

O el frigorífico nos alerta de que la leche se está acabando

y se encarga de pedir más al supermercado.

Estas son solo algunas aplicaciones de lo que se conoce

como el Internet de las cosas.

El también llamado "Internet of things", o IoT,

está suponiendo una revolución en la forma en que se relacionan

las personas con los denominados objetos inteligentes

y los propios dispositivos entre sí.

A través de multitud de sensores,

ya es posible controlar de forma remota

y obtener información de la iluminación,

los semáforos, el tráfico o la calidad del aire.

Se calcula que en solo cinco años

más de 50 000 millones de dispositivos

estarán conectados a Internet.

Pero ¿son seguros estos dispositivos?

¿Qué riesgos corremos usando el Internet de las cosas?

Vamos a conocerlo de la mano de los expertos de "Mundo hacker".

Ellos llevan años manejando y estudiando estas tecnologías

para descubrir sus vulnerabilidades

e investigando cómo poder protegernos de ellas.

Ellos son hackers.

Llega el momento, Antonio, de hablar con nuestros expertos de hoy,

Raúl y Yago, sobre el Internet de las cosas.

Esto, ¿cómo está penetrando en la sociedad?

Es decir, ¿es una realidad? ¿Esto va a ser el futuro?

El Internet de las cosas lleva muchos años en el mercado,

lo que pasa es que va penetrando poco a poco,

y la penetración está siendo grandísima,

porque poco a poco se van introduciendo nuevos equipos,

como los smartwatches, cada vez están más de moda,

los smart TV también. Son equipos inteligentes

que lo que hacen es conectarnos a Internet

y poder controlar cualquier cosa desde nuestro móvil.

Nuestro hogar, nuestra calefacción, nuestra nevera, nuestra lavadora...

Absolutamente todo lo podemos controlar.

Poco a poco se va implantando,

pero está siendo muy muy rápida en el mercado la introducción.

Claro, como todo dispositivo conectado a Internet,

ya sean vehículos, electrodomésticos o lo que sea,

es susceptible de ser atacado, ¿no? Por supuesto, Mónica.

Recientemente hemos conocido el caso de dos hackers estadounidenses

que, mediante la Wi-Fi oculta que tenía el vehículo,

consiguieron acceder al sistema de control general.

Pudiendo arrancar el coche, pararlo, abrir ventanillas...

O sea, un control absoluto sobre el vehículo.

Tomaron el control de todo el vehículo.

Por otra parte, tenemos el caso conocido últimamente,

el caso de Volkswagen. Sí.

En este caso, el fabricante ha hecho un mal uso de la tecnología

y lo ha reconocido públicamente.

Bueno, Yago, en el futuro,

estoy seguro de que habrá bandas de cibercriminales

que intentarán abusar de estas tecnologías.

Imagínate que desconectan la calefacción

el día más frío del año en nuestras casas.

O que alteran el comportamiento de nuestro vehículo,

parándolo en mitad de nuestro viaje en autopista.

¿Qué sucedería, o cómo podríamos nosotros,

como usuarios de estas tecnologías, hacer si estas cosas suceden?

Hoy en día es difícil,

porque los sistemas que están comercializándose,

al no tener una capa de seguridad y una preparación contra ataques,

tampoco son capaces de registrar lo que ha ocurrido durante un ataque.

Sería difícil investigar qué ha pasado,

si realmente ha habido un ataque o un mal funcionamiento del sistema.

En el futuro, entonces, se incorporarán estos sistemas

de cajas negras. No queda más remedio que hacerlo.

Lo mejor que podemos hacer es traer un reportaje

para que conozcamos cómo se trabaja en el Internet de las cosas,

qué fabricantes también, de manera seria, trabajan en ello,

y lo vamos a ver, como siempre, con nosotros. Ahí lo tenéis.

Vamos a hackear un coche.

Entonces, vas a tener acceso a todos los sistemas del vehículo.

Entonces, ¿cómo van a ser estas casas inteligentes?

Un frigorífico que permite, de manera automática,

realizar una compra al supermercado más cercano a tu casa.

Conectas este dispositivo y unas cámaras que te vamos a dar

para que podamos ver sus reacciones cuando coja el coche y lo conduzca.

Es esto, ¿no? Claro, tenemos un comando preparado.

-Los coches ahora mismo pueden entender el tráfico,

pueden leer las señales y pueden llevarnos de manera segura.

Baja, baja, baja.

Aunque no seamos conscientes de ello,

nuestras ciudades están recopilando información constantemente

a través de miles de sensores.

Ahora vamos a conocer cómo funciona esto,

lo que llamamos ciudades inteligentes.

Vamos a verlo.

David trabaja precisamente en una empresa

que se dedica a esto del Internet de las cosas.

Cuéntame qué es lo que hacéis.

¿Qué es esto que nos habéis preparado?

Esto es un poco el set de sensores inteligentes

que nosotros hemos desarrollado.

Es una tecnología novedosa que se está empezando a dar a conocer

en el concepto que se llama el Internet de las cosas.

Esto del Internet de las cosas se habla como algo muy actual,

pero en realidad vosotros en concreto

y en el mercado se lleva trabajando en esto muchos años.

Sí.

Este concepto que ahora se habla tanto del Internet de las cosas

empezamos a desarrollarlo 10 años antes.

Fuimos un poco pioneros en este trending topic

que es ahora el mundo interconectado.

Nosotros hace 10 años, cuando terminamos la carrera,

empezamos a trabajar este tipo de tecnología.

El objetivo es recoger todo tipo de información

para luego poder analizarla. Eso es.

El tema de los sensores trayendo información del mundo real,

que es lo que hace un sensor,

es coger información del mundo que tocamos, olemos y sentimos,

y transformarla, digitalizarla,

en algo que podemos computar y enviar.

Ahora lo que estamos haciendo es, toda esa información,

transmitirla inalámbricamente a la nube

para que desde un teléfono móvil, en cualquier lado del mundo,

podamos verla y anticiparnos a problemas que pueda haber

o mejorar un proceso que se esté dando ahí fuera.

Y estos son algunos de los sensores que tenéis vosotros.

Además, los desarrolláis vosotros mismos.

Esto es toda una unidad sensorial que se encarga ella sola

de hacer todo el proceso de monitorización.

Esta sería la base de vuestra tecnología,

la placa base donde están todos los elementos:

el microprocesador, los sensores y esto para enviar la información,

que es fundamental. Sí.

Estos sensores están colocados en lugares estratégicos,

en ciudades, en bosques incluso. Eso es.

Básicamente, están en la ciudad, en el campo, en un río...

Una de las cosas que necesitamos es que sean autónomos.

De forma que estos dispositivos, a diferencia de un teléfono móvil,

y aunque usen la misma batería, que es esta,

la batería típica de teléfono móvil.

Un móvil, que dura la batería un día.

Claro, a lo sumo.

O incluso un dispositivo, que dura varios días.

Con esto conseguimos de 5 a 10 años, dependiendo de la aplicación.

Y esto es la base, digamos,

y aquí conectáis diferente sensores que nos habéis traído aquí.

Eso es. Este, por ejemplo...

Son sensores de gases que miden, por ejemplo,

niveles de CO, CO2, oxígeno, NO2,

que es muy típico de los coches, de polución de los vehículos.

Permite saber en tiempo real el estado de contaminación

no de una ciudad, no de un barrio, de una calle.

¿Con tanta precisión se podría saber?

Claro, sí.

Con el objetivo también de prevenir. Claro.

Imagino que como se van viendo los datos, las mediciones,

en tiempo real, puedes prevenir. Estamos llegando a un nivel equis.

Justamente, este sensor que veis aquí,

que es un poco especial, esto es una placa.

La tecnología base es la misma. Aquí sale la antena.

Lo que pasa es que aquí tiene un tubo de radiación Geiger.

¿Este para qué sería?

Para medir niveles de radiación nuclear.

Cada vez que hay un escape, que oímos tanto en Japón

que hubo los problemas de Fukushima con la central...

Esto lo desarrollamos a raíz del escape que hubo.

Porque uno de los problemas que tenían...

Debía haber una persona midiendo la radiación.

E ir con el medidor. Sin interacción humana,

se pueden medir los niveles de radiación nuclear.

¿Y esto se hizo en Japón?

Lo probamos cuando hubo este escape de Japón.

Empezamos la primera serie. Como hubo tanto revuelo,

las primeras unidades las regalamos a la gente de la calle,

porque la gente tenía el problema de que quería comprobar

no si en su pueblo tenía, en su casa, en su jardín,

el agua que bebía.

Un medidor de radiación profesional vale miles de euros,

y esto estamos hablando de cientos de euros.

Claro, en estos casos, ¿no?, fundamental para las personas.

Era una forma de democratizar el acceso a una información

como era las mediciones nucleares.

Este tipo de sensores que tenéis,

¿cuántos puede haber colocados a lo largo del mundo?

Nosotros, en estos años, hemos estado distribuyendo

aproximadamente unos 40 000.

De hecho, la mayoría han sido en los últimos dos-tres años.

El crecimiento primero fue lineal

y ahora está empezando a ser exponencial,

porque es cuando está habiendo este boom del Internet de las cosas.

Eso que vemos ahí que cuelga son las diferentes sondas,

que miden diferentes controles, diferentes parámetros.

Podemos medir calidad de agua, calidad del aire...

¿Todo esto se podría manipular? Pero es que además,

en el caso de que intentaran inhibir la señal

y que no pudieran acceder,

el mismo chip de cifrado que lleva dentro,

al intentar abrirlo para leer la información,

se autodestruye.

Con este tipo de dispositivos conectados a Internet

pueden crearse situaciones nuevas que aún no han pasado.

Imagínate, Raúl, que vas conduciendo con tu coche conectado a Internet,

lo ataca un ciberdelincuente

y por culpa de eso tienes un accidente.

Hasta ahora eso no ha ocurrido. ¿Tú crees que se investigaría?

Yo creo que todavía no hay conciencia sobre este tipo de ataques.

Los accidentes se investigarán con los medios tradicionales.

Yo creo que no son conscientes, la gente, de los ciberataques.

Y la legalidad tampoco está al día en este aspecto.

La legalidad, lamentablemente,

va siempre por detrás de la tecnología.

Sí, tenemos una legislación del siglo XX en el siglo XXI.

Muy bien. Yo pienso que la mejor manera es hacer algo práctico,

ver con nuestros compañeros cómo podemos controlar

este Internet de las cosas

y cómo podemos hacerlas funcionar de manera distinta

a para lo cual fueron creadas. ¿Os parece?

Con Raúl vamos a hablar precisamente del tema de los vehículos.

Y os vais a sorprender de lo que puede llegar a ser capaz de hacer.

Salgamos fuera a verlo.

Bien, Raúl, ya estamos aquí, en un parking,

porque la práctica que vas a hacer tiene que ver con los coches.

¿Qué vas a hacer exactamente?

Muy sencillo. Vamos a hackear un coche, Mónica.

¿Esto es posible, se puede hacer? Hoy en día, los coches modernos

tienen más partes electrónicas que mecánicas.

Entonces, lo que tú haces es manipular la parte electrónica.

Efectivamente. He creado un dispositivo

que se conecta a la centralita del coche.

Y con ello vas a tomar el control de un automóvil.

Sí. Te voy a enseñar lo que he traído,

que lo que hace es... Tiene una CPU, que es esta.

Tiene dos conectores que van a la centralita del coche.

Hay un puente en el que están todos los buses del vehículo.

Los buses serían como una carretera por donde pasan muchos coches.

Sí, por ejemplo. Cada coche es una información.

Son mensajes. A través de una vulnerabilidad

que tiene la centralita original del coche,

me aprovecho de ella

y soy capaz de meter mensajes falsos a esa centralita.

Entonces, vas a tener acceso a todos los controles,

a todos los sistemas del vehículo. Efectivamente.

Lo que hacemos es atacar directamente a la centralita del coche.

No a un solo bus, sino a todos los de la centralita.

¿Eso cómo lo controlas? ¿En remoto, con tu ordenador?

¿Con una herramienta que has creado, un software?

He creado un panel de control desde el que podemos monitorizar

todos los parámetros del coche y manipularlos en tiempo real.

Vale, Raúl. Este es el plan.

Este dispositivo lo tienes que conectar en un coche,

en el motor.

Necesitamos un coche, y no va a ser el tuyo,

y te aseguro que tampoco el mío en este caso.

Vas a quedar con un amigo tuyo ahora en una cafetería.

Cuando hablas con él, de repente te das cuenta

de que se te ha olvidado el móvil.

Así que le pides las llaves del coche

para poder ir a buscarlo.

Cuando estás en el coche, conectas este dispositivo

y unas cámaras que te vamos a dar

para que podamos ver sus reacciones cuando coja el coche y lo conduzca.

Mientras, te voy a estar esperando en una furgoneta de Producción,

y desde allí vamos a ver todo el proceso

y me vas a enseñar todo esto en real. ¿Te parece?

Perfecto. Pues vamos a hackear un coche.

Como hemos visto, el Internet de las cosas

son millones de dispositivos que están conectados.

Muchos de ellos los llevamos en nuestra vida diaria.

Y otros están en nuestros hogares.

Vamos a ver una empresa que trabaja en tecnología

del Internet de las cosas para ver algunos de estos dispositivos

y aquellos que vendrán en el futuro y van a cambiar nuestras vidas.

En el programa de hoy hemos visto qué son las ciudades inteligentes,

pero ha llegado el momento de las casas inteligentes.

Estamos con Celestino. Su empresa trabaja en el desarrollo

de productos del Internet de las cosas,

pero ¿cómo de real es esto, Celestino?

Esto es muy real.

De hecho, acabamos de presentar en la feria de Las Vegas

un dispositivo, un frigorífico, que permite acceder,

tiene un lector de código de barras para identificar los alimentos

y la fecha de caducidad. Incorpora cuatro cámaras.

Y lo que permiten es dotar al dispositivo de una inteligencia.

Llevada al extremo hasta que pueda, de manera automática,

realizar una compra al supermercado más cercano a tu casa.

¿Cómo van a ser estas casas inteligentes?

Básicamente, se trata de dotar de sensores,

que hacen que los dispositivos interactúen

de manera autónoma entre ellos y de una manera no consciente.

En esas lavadoras, que puedo conectarme con ellas

de manera remota y las cuales puedo programar,

o esa smart TV, que me anuncia si alguien llama a la puerta,

y puedo, de manera remota, abrir la puerta

sin dejar de ver mi programa favorito.

La seguridad,

por la confidencialidad de estos datos o protegerlos,

debe ser muy importante.

Habrá divisiones que trabajan específicamente

en la seguridad de estos dispositivos.

Absolutamente.

Una de las líneas maestras de Internet de las cosas

es que sean sistemas abiertos.

Porque, evidentemente, a nosotros nos gustaría

que los consumidores compraran nuestros productos

y los interconectaran,

pero normalmente el proceso de compra es distinto.

Vas adquiriendo productos en función de cómo va cambiando

tu ritmo de vida, tu estado o tus prioridades.

Es por esto que nosotros hemos lanzado una serie de iniciativas.

De hecho, hace tres años, sacamos nuestra iniciativa KNOX.

Están dando capaz de seguridad para que podamos hacer uso de ellos

con tranquilidad. Así es.

Hay otra cosa. Saltamos de las casas inteligentes

a los coches inteligentes.

¿Cuándo empezarán a circular y a moverse los coches inteligentes?

Nosotros esperamos que sea de manera inmediata.

La inteligencia está ahí.

Hay ya determinadas pruebas reales en carretera

donde han conducido de manera autónoma miles de kilómetros

superando obstáculos y todo tipo de circunstancias.

Con lo cual, los coches pueden entender el tráfico,

pueden leer las señales y pueden llevarnos de manera segura.

Es una realidad.

Lo que tenemos es que adaptar el entorno legal, social

y el regulador a nuestro alrededor.

Estamos hablando entonces de dentro de unos años,

algo casi inminente.

Me atrevería a decir que unos años es muy largo periodo

cuando estamos hablando de tecnología. Mucho más inmediato.

Entonces, lo que sí me gustaría, y sería superinteresante,

es que pudiésemos ver alguno de estos dispositivos

que vosotros utilizáis y desarrolláis.

¿Vamos? Venga.

¿Qué tal, Raúl? ¿Lo has conseguido?

Ya está, ya tenemos una víctima. Mira, lo podemos ver aquí ahora,

en la pantalla.

Este es el panel de control desde donde tú estás tomando

el control del coche de forma remota.

Pero espérate un momento, porque es ese coche de ahí, ¿no?

El gris. Es ese de ahí. Sí.

Vale, porque le estamos siguiendo.

¿Cómo consigues conectarte de forma remota?

Tenemos un modem 3G y lo que hace es enviar la señal

a nuestro dispositivo del coche.

¿Pero esto lo podías estar haciendo desde tu casa en remoto a cuánto?

Todo el mundo.

Esto lo podemos hacer donde haya cobertura 3G.

¿Entonces ahora qué está pasando?

Todo esto de aquí son cosas que puedes hacer.

Ahora estamos viendo las revoluciones por minuto.

Vemos la velocidad en la que está, vemos que va acelerando.

Esto es el nivel de gasolina, de aceite.

Estas son las marchas. Se mueve.

Está cambiando ahora.

También podemos ver la posición GPS donde se encuentra el vehículo

en este momento.

¿O sea que tú podrías estar viendo desde tu casa,

desde donde quisieras, la posición donde está tu víctima

solo con colocar este dispositivo? Claro, efectivamente.

Y además es que tú estás viendo más parámetros

de lo que puede ver una persona normal.

Eso es. Vamos a jugar un poquito. Radio on, radio off.

Podemos ver que se enciende y se apaga la radio.

Climatizador podemos ponérselo frío, calor, como queramos.

Mira, ahora estoy subiendo la temperatura.

Súbele la temperatura, que hace frío.

La vamos a poner a 28. Algo que podemos ver desde aquí.

Ponle los "warning", ponle las luces de emergencia.

Ah, mira, eso es buena idea. ¿Es esto, no?

Tenemos un cuadro preparado para encender.

Dale. Mira, ahí está.

(RÍEN)

Fantástico. ¿Qué más cosas puedes hacer?

Vamos a apagarlo porque si no va conduciendo y lo mismo...

¿Podrías, por ejemplo, bajarle la velocidad?

Esto que pone aquí "speed limit down",

¿podrías ponerle un limitador de velocidad?

Claro, por supuesto.

Lo que puedo hacer es activar el limitador de velocidad,

pero el coche, como tiene un sistema de seguridad

activado por defecto, cuando el usuario pise el freno

lo va a desactivar.

Yo lo que hago es...

Tengo una función que lo que hace es activarlo otra vez.

Esto ya... Tiene que estar alucinando.

Pues ya les has dado al limitador de velocidad, ¿verdad?

Sí, mira.

Ahora debería estar reduciendo la velocidad.

Sí, mira, ¿ves? Está frenando. Está poniendo el intermitente.

Va a frenar.

Mira, vamos a aprovechar, Raúl. Sí, vamos a aprovechar.

Ahora que ha parado, vamos a bajar y se lo vamos a explicar todo.

Baja, baja, baja.

Hola.

Hola... ¿Qué hacéis?

Pero Raúl, ¿tú qué haces aquí?

-¿Qué ha pasado con el coche, notas algo raro?

-Se ha vuelto loco esto. Rodrigo, ¿verdad?

Sí. Hola, ¿qué tal?

Yo soy Mónica. Esto es "Mundo hacker".

Un programa de televisión. Raúl ya sabes a qué se dedica.

Le conoces. Sí, sí, lo conozco.

Pero ¿qué tiene que ver con...? ¿Has notado algo raro en el coche?

Sí, esto se ha vuelto loco. Ha empezado a encenderse la música,

apagarse sola...

¿Ha pasado algo en el panel de control?

Sí, sí, se ha empezado a volver loco. El coche no iba.

Luego iba más despacio.

He tenido que frenar porque no puedo seguir así.

Bueno, lo que ha pasado es que Raúl, antes,

cuando te ha pedido las llaves del coche,

te ha conectado un dispositivo que ha creado él

para, precisamente, controlarlo de forma remota,

¿verdad, Raúl? Eso es.

Mira, se abres el capó un momento te lo puedo enseñar.

Eso es. Ve a por él, Raúl, así se lo enseñamos.

¿Y él hace todo eso desde... desde fuera?

Ha conseguido hacer todo eso de forma remota

con el aparato que te va a enseñar ahora, que lo está cogiendo.

Mira, ahí está. Esto es.

Enséñaselo, Raúl.

Con este aparato hemos conseguido controlar tu coche.

-Y así, sin más.

Quién quiere amigos, ¿verdad? Madre mía, vamos...

No vuelvo a quedar contigo nunca más, ¿eh?

Que sepas que en realidad es algo que una persona

en particular no puede controlarlo, ¿verdad, Raúl?

Esto es una cosa que viene de fabricante.

Claro, esto... El problema que tenemos

es que un usuario normal no es capaz de detectar

este tipo de ataques.

Debería ser el propio fabricante el que lo detectara

y el que nos dijera que está pasando algo extraño en su coche.

Pero bueno, con esto hemos averiguado que,

efectivamente, los coches también pueden ser hackeables,

y "Mundo hacker" lo ha hecho.

Tú has sido nuestra víctima. Lo sentimos.

Nos hemos aprovechado de la confianza que tenías con Raúl.

Ya te digo... Muchas gracias.

Que sepas que a partir de ahora, todo va a funcionar bien.

¿Todo va a funcionar bien, verdad, Raúl?

Sí, sí. -Menudo susto me he llevado.

Bueno, pues nada... Ya puedes conducir tranquilo.

Raúl, que nada... No me llames. Para esto no.

-No... Vámonos, anda.

Adiós. Hasta luego.

El objetivo de este programa es conocer los riesgos

para aprender a protegernos.

Ahora que sabemos lo que puede ocurrir,

es el momento de llevar los consejos de los profesionales

a la práctica.

Al igual que en el resto de los dispositivos,

a medida que avance esta tecnología, existirán incluso soluciones

de seguridad para los coches,

por lo que no debemos preocuparnos.

Los fabricantes ya están trabajando para mejorar la seguridad

de todos los objetos conectados.

Como precaución, lleva tu coche a talleres de confianza

y nunca pierdas de vista tus llaves.

Ante la menor duda que tengas, acude al servicio técnico

de la marca para que puedan revisar si hay algo sospechoso.

Recuerda, en la red puedes estar seguro.

Solo tienes que saber cómo.

Estamos en estas salas rodeados de dispositivos inteligentes.

Me gustaría que me clasificaras cuáles son los más interesantes

para mostrarnos y qué hacen estos dispositivos.

Aquí, por ejemplo, tenemos un claro ejemplo

de lo que podría ser una cocina donde tenemos una lavadora.

Esta lavadora, lo que te permite es conectarte vía WIFI

y poder interactuar con ella.

Es decir, encender el ciclo de lavado.

Algo tan sencillo como cargar la lavadora por la mañana,

y cuando llego a casa está perfectamente limpio,

listo para tender.

Tenemos aquí otro claro ejemplo, que son los frigoríficos

con una pantalla táctil, con el cual puedes acceder a tu tienda,

poder hacer la compra.

Tiene unas cámaras incorporadas que te permite acceder

incluso a fotografías, cuando tú estás haciendo la compra,

porque muchas veces, cuando hacemos esa lista,

intentas acceder a esa memoria gráfica

de si tenías o no tenías un cierto alimento.

Todo esto de una manera fácil e intuitiva.

Porque estaríamos utilizando la gestión del smartphone

o de nuestro smartwatch.

Trae una muy buena, que me ha gustado mucho,

que son estas pantallas que captan el comportamiento de las personas.

¿En qué consisten este tipo de pantallas inteligentes?

Reconocer si ese soporte está siendo visto o leído

por una mujer, por un hombre.

Con cuántas personas ha interactuado, e incluso reconocer mis emociones.

Para poder modificar el contenido y provocar una sonrisa

o un acto de compra por parte del consumidor.

Esto es interesantísimo.

Y en este Internet de las cosas, el objetivo es que todo

esté interconectado.

Una de las grandes cosas y verdaderamente interesante

del Internet de las cosas es que los aparatos aprendan

nuestro estilo de vida y mejoren y provoquen

determinadas informaciones y determinadas interactuaciones,

para hacer mi vida más fácil.

Si yo me estoy moviendo por casa,

que vaya encendiendo o apagando las luces,

o si detecta que ya no estoy en casa,

que se conecte automáticamente la alarma o que se desconecte,

si viene mi teléfono conmigo, declarando que soy el propietario

de mi casa.

Bueno, Celestino.

Gracias por enseñarnos estos dispositivos inteligentes.

Cómo interactúan en las casas inteligentes.

Pensemos que muchos de ellos están en nuestros hogares

y estos dispositivos están cambiando nuestras vidas.

Como ya hemos visto, Internet de las cosas no forma parte del futuro,

sino del presente.

Una tecnología que nos ofrece una gran cantidad de beneficios,

pero con un gran coste, nuestra seguridad.

Pero hay que tener en cuenta siempre que al conectar cada vez

más aspectos de nuestra vida, la seguridad se vuelve

de vital importancia.

En el próximo episodio de "Mundo hacker"

vamos a descubrir en la práctica otras aplicaciones

de Internet de las cosas y nuevos ataques

que se pueden llevar a cabo aprovechándose de las brechas

de seguridad de los objetos inteligentes.

Lo veremos en la próxima entrega de "Mundo hacker".

Hasta entonces, "happy hacked".

El Internet de las cosas es el futuro

y ha llegado para quedarse con nosotros.

Cada día, más y más objetos se conectan a internet.

Son los que llamamos objetos inteligentes.

¿Cómo de seguros son estos sistemas del Internet de las cosas?

La seguridad es muy deficiente.

¿Esto se podría, por ejemplo, manipular?

El mismo chip de cifrado que lleva dentro

se autodestruye.

Ha colocado una serie de cámaras ocultas

Ha colocado una serie de cámaras ocultas

en la casa de sus familiares.

Realmente vamos a pedirles dinero, vamos a amenazarles físicamente.

Tiene la placa, que es el miniordenador.

Luego, una serie de sensores.

En este momento, tienen que estar alucinando esta gente.

¿Y les estás amenazando a cambio de cobrar dinero?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Internet de las cosas (1)

Mundo Hacker - Internet de las cosas (1)

16 abr 2016

Mundo Hacker muestra los peligros de la red, y cómo prevenirlos. En este episodio se aborda el tema de Internet de las Cosas, o cómo cada vez más dispositivos se conectan a Internet: desde nuestras casas hasta las ciudades inteligentes mediante multitud de sensores. Pero todo lo que está conectado a la red, es susceptible de ser atacado. Los expertos de Mundo Hacker muestran en la práctica algunos de los ataques que se pueden realizar contra los dispositivos conectados, como el hackeo de un automóvil de forma remota.

Contenido disponible hasta 16/04/17

ver más sobre "Mundo Hacker - Internet de las cosas (1)" ver menos sobre "Mundo Hacker - Internet de las cosas (1)"

Los últimos 25 programas de Mundo Hacker

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. marcos

    Esta genial el programa

    17 abr 2016
Recomendaciones de usuarios