www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4837199
Millennium - Yo, Trump - ver ahora
Transcripción completa

La noticia de los ambientes literarios

y también periodísticos en nuestro país

es la publicación, por fin, en castellano y en catalán

de este libro:

"Miedo ('Por' en catalán). Trump en la Casa Blanca".

Si autor es Bob Woodward, el periodista del "Washington Post"

que ha sido galardonado en dos ocasiones

con el Premio Pulitzer.

Uno por haber descubierto la trama del "Watergate"

con Richard Nixon de presidente,

y la otra, por el seguimiento que hizo

de los atentados del 11 de septiembre.

Woodward ahora escribe sobre lo que acontece

en el interior de la Casa Blanca

y también cómo se comporta el presidente Donald Trump.

Eso nos permite a nosotros hablar de Estados Unidos,

hablar de política, hablar de Trump

y también del populismo que llega a Europa

un poco a la medida de Trump.

Bienvenidos al "Millenium".

Bienvenidos a "Yo, Donald Trump".

Cuenta Woodward en este libro del que le hemos hablado,

"Miedo. Trump en la Casa Blanca",

que el secretario de Defensa, James Mattis,

le ha advertido en varias ocasiones

de que algunas de sus propuestas, como retirar los soldados

de Corea del Sur, podían desencadenar

la Tercera Guerra Mundial.

Para los admiradores del presidente americano,

igual que a él mismo, Woodward forma parte

de esa prensa progresista

que él detesta y que son todos los periodistas

que trabajan en "Washington Post" o en el "New York Times".

Jamás los periodistas han sido fans del presidente

y jamás el presidente ha sido fan de esos periodistas.

El "New York Times" recordemos que hace poco pidió

por no haber sabido detectar

la victoria del candidato republicano,

de Trump, y bueno, ahí están en tablas cada día,

según quién abre y sube la voz

un tono o dos tonos más.

Y le dice al otro lo más gordo que s ele puede ocurrir.

Trump es lenguaraz.

Es polémico.

Le aman con locura los suyos.

Y le odian exactamente igual los contrarios.

Yo diría que sin duda es el presidente

más controvertido de Estados Unidos.

Hemos dicho que esta noche hablaríamos de Trump.

Y lo vamos a hacer a través de cuatro invitados.

Como siempre en nuestro programa.

Son, el primer lugar, alguien que conocen ustedes perfectamente,

Carlos Franganillo, el presentador actual

del "Telediario 2" de La 1.

Ha sido corresponsal en Washington de TVE

desde el 2014 hasta septiembre del 2018.

Y antes estuvo ni se sabe cuántos años

en Moscú. Tres años y medio.

Con Trump y esa es la primera pregunta ya que le hago.

¿Hay que hacer de abogado del diablo

por parte de un periodista que cubre Estados Unidos?

Yo creo que eso es muy importante, yo creo que sí,

el principal desafío,

al menos así lo he visto en estos años, ha sido tratar

de sacar la cabeza de todo el ruido.

Se ha generado mucho ruido en torno a Trump, es un experto

en generar ruido también en su propio beneficio.

Y los medios también han jugado a una batalla muy dura.

Con flujo de informaciones a veces no contrastadas

que han creado un clima de incertidumbre

donde un periodista que trate de ser mínimamente imparcial

o de tener una idea de lo que pasa, tiene que detenerse

y examinar y poner todo en duda.

Yo creo que ese ha sido el principal desafío.

Incluso cuando esa información procede de sitios y de medios

muy prestigiosos, yo creo que han sido unos años muy atípicos

y ese ha sido el principal reto.

Ponerse a veces a juzgar también lo que las marcas

de prestigio dicen de Trump.

Porque yo creo que ha sido una batalla muy turbulenta

donde la verdad ha escaseado en todas partes.

Vamos por algo que es una sospecha,

una hipótesis, lo que usted quiera llamar.

Son las 10 de la noche, ha acabado la jornada,

Trump ha acabado de hacer su número,

el circo este que monta permanentemente en todas partes.

Y se queda la soledad, no diré del despacho oval,

porque dudo que vaya a esa hora, en su habitación solo.

¿Usted cree que él está satisfecho de lo que hace?

¿Y que piensa cómo va a atacar el día siguiente?

Yo creo que sí, no conozco a Trump personalmente,

he tratado de leer todo lo que he podido, ver los archivos

de televisión que hay de él, que hay muchísimo material.

Y yo creo que lo que deduzco como espectador y como lector

es que es una personalidad hiperactiva

que tiene un sentid de la transcendencia pública enorme,

un gran control del mensaje y además que llega

en un momento mediático apropiado para él, para una personalidad

como la suya.

Él sabe que sus técnicas tienen un impacto inmediato

y que los medios tenemos una necesidad desesperada

también de impacto y de un ritmo frenético

de información, él lo sabe,

él es de una manera determinada y le ha beneficiado,

digamos que esos dos elementos se han cruzado.

Un momento mediático como el que vivimos

y un personaje como Trump, capaz de acaparar el mensaje.

En ese sentido, creo que puede estar razonablemente satisfecho,

es presidente de los Estados Unidos cuando todo se venía en contra,

cuando cada paso que daba, todo el mundo lo ponía en duda

y se pensaba que iba a fracasar en el siguiente.

Él ha seguido adelante, ha creado una especie casi de religión

entre adeptos, hay un nivel de satisfacción entre votantes alto,

como no se ha visto en muchos años en los Estados Unidos.

Y yo creo que es un personaje que además se mueve bien

y que le gusta generar caos.

Y se mueve bien en ese escenario.

En ese sentido yo creo que puede estar contento

de lo que ha conseguido en casi dos años de gobierno.

Gracias, seguiremos discutiendo algunas de las cosas

que han surgido ahora, pero me gustaría presentar

a Gayle Allard.

Doctora en Economía por la Universidad de California,

profesora del IE Business School.

Investigadora en mercado de trabajo,

Estado del bienestar, papel de las instituciones

con éxito económico.

Nació en California y desde hace años vive en España.

Antes de su carrera académica trabajó como periodista

en "The Economist" y en JP Morgan.

¿Usted cree que Trump supone un giro en la línea

de ortodoxia económica e ideológica del Partido Republicano?

Desde luego.

Los republicanos siempre eran los que promovían el comercio libre.

Querían un gobierno más pequeño.

Un presupuesto más equilibrado.

Era otra ideología.

Y realmente, no sé si los republicanos se dan cuenta

de cuánto se ha transformado esto.

Pero se han convertido en el partido de la interferencia en el comercio.

Y de los grandes recortes impuestos

que nos dejan con un déficit cada vez mayor,

con una deuda cada vez mayor.

Realmente yo creo que lidera

no el Partido Republicano, sino un movimiento personalista.

Centrado en él y su discurso.

¿Pero los republicanos estarán satisfechos?

De verse en el poder, sí.

Gracias por estar con nosotros.

Y seguimos aquí hablando.

Quiero presentarles ahora al señor Euprepio Padula.

Siempre voy a decirle a usted

que me tiene subyugado con ese nombre

de Euprepio que nunca había oído yo antes.

O sea, ya me dirá usted en el santoral católico.

El 27 de septiembre.

Y además, a mí siempre me preguntan si hay

algún español que se llame Euprepio, yo digo siempre:

"Hay bastantes más españoles que italianos".

En la provincia de Palencia, Placencia y León

y Zamora, hay muchos Euprepio.

Que han nacido, por supuesto, casi todos el 27 de septiembre.

Y le ha tocado llamarse Euprepio, como a mí.

Bueno, a ver si el 27 de septiembre

yo me acuerdo, me lo apuntaré en la agenda.

Y felicito.

Si no, se lo recuerdo.

El señor Padula es experto en comunicación,

en liderazgo político y empresarial.

Después de una dilatada experiencia en multinacionales

como Alexander Mann.

En 2005 fundó su propia empresa,

Padula & Partners,

de selección de directivos y formación de líderes.

Colabora con relevantes políticos y dirigentes de la Administración

para mejorar en liderazgo y comunicación.

Cuando Trump salió elegido

le dedicó adjetivos, digamos, gruesos.

Caudillo, machista, homófobo.

¿Se arrepiente de haberle dicho todo eso?

¿Usted cree que ha cambiado en esos dos años?

No ha cambiado porque por otro lado, su discurso,

lleno de palabras gruesas y adjetivos gruesos,

es lo que le ha llevado a ser presidente de los Estados Unidos.

En realidad, Trump es una persona provocadora

que ha sabido hacer como ha hecho en otras etapas

otros líderes, porque no es único.

Berlusconi, de mi país,

acabó considerado casi como un precursor

de la política de Trump, de alguna forma.

Él ha sabido hacer de su personaje, un personaje ganador.

Y fundamentalmente proyectar éxito.

Al fin y al cabo, un líder llega a gobernar,

llega al éxito cuando consigue que la gente

le vea como un triunfador.

Y lo ha hecho en la empresa privada antes,

lo ha hecho en televisión después y lo ha hecho en política.

Absolutamente independiente de las ideas políticas.

Yo siempre he dicho que además ser un caudillo,

un homófobo, un xenófobo, etc,

Trump una cosa que hace muy bien es venderse.

Independientemente de las ideas políticas.

En realidad no es, desde mi punto de vista,

ni republicano ni demócrata, es "trumpista".

Es "sí mismo".

Es el culto de la personalidad.

Y ha conseguido entender que en Estados Unidos en su momento,

independiente de clases sociales,

la gente necesitaba alguien que tuviera personalidad muy fuerte.

Y consiguió llegar al público donde Hillary Clinton,

que era la clarísima favorita, no llegó.

Se ha dicho siempre que Trump ha ganado porque ha conseguido

que los suyos le votaran.

Es muy simplista decir que ha llegado a ser presidente

de los Estados Unidos porque le han votado

solo los que le amaban.

No, ha llegado también a gente que estaba descontenta de los otros.

A gente que Hillary Clinton no ha conseguido enamorar.

Por lo tanto, ha ganado por ser homófobo, xenófobo, etc.

En cierto sentido son cumplidos

lo que le he dedicado en mis artículos muy duros.

Porque ha ganado por eso.

Seguiremos.

Señor Antonio Camuñas, bienvenido. Buenas noches.

Profesional de referencia

en el ámbito de la estrategia institucional.

Su trayectoria está estrechamente vinculada

a los Estados Unidos desde hace 30 años.

Ha sido presidente de la Cámara de Comercio España, Estados Unidos.

Es fundador y presidente de "Global Strategies",

empresa pionera en España en diplomacia empresarial.

¿Se puede hablar de estabilidad institucional

valorando estos dos primeros años de Trump

cuando la mayoría de su equipo se ha ido,

se ha largado, los ha echado, los ha maltratado?

Bueno, vamos a ver, yo distinguiría

lo que es la Casa Blanca y el equipo de Trump

en Washington,

que es una cosa y otra cosa es la estabilidad institucional.

Él debe ser un hombre de temperamento... Yo le conozco,

yo sí le conozco personalmente.

Y además, no hace 30, sino casi 40,

ese es el problema de las biografías:

"Voy para 40 años". No, 30.

Y en esencia,

la estabilidad institucional, podríamos hacer un paralelismo

de ver lo que significa de verdad en un caso muy próximo

que tenemos aquí en España como Cataluña.

Cuando hay inestabilidad institucional,

el dinero sale corriendo pero a una velocidad de vértigo.

Cuando lo que estamos viendo con Donald Trump es

una repatriación de capitales brutal,

unas inversiones extraordinarias, la bolsa en máximos históricos,

a pesar de que ahora está subiendo y bajando,

siempre antes de las "midterm" ocurre eso,

gente que hace una corrección.

La economía creciendo al 4.1.

El empleo en su cota más baja de los últimos 50 años.

Incluyendo a las minorías negras e hispanas.

Yo creo que habría que distinguir lo que es el funcionamiento interno

de la Casa Blanca, el "west wing" es muy pequeña,

tú lo sabes, Carlos, es increíblemente pequeño.

Y yo no sé cómo no están a bofetadas todo el día.

Porque yo creo, que en principio, casi todas las presidencias

que yo he conocido, y las he tratado de seguir muy de cerca,

han tenido este tipo de problema.

Quizá no tan acusadamente como en el caso de Trump,

porque Trump es particularmente, digamos,

expresivo, difícil de trato, etc.

Pero yo dudo muchísimo, por lo que yo he leído

y por lo que sé, que l trato

y la parte temperamental de los presidentes,

ya fuera de Obama o fuera de Clinton.

Clinton era conocido porque se ponía morado de furia.

Cuando la gente se enfada con los colaboradores continuamente.

Ahora, si el foco se pone

exclusivamente en ese terreno y además se le da pábulo,

pues entonces tenemos un aspecto que transciende

como el de este libro y otros que han salido.

Es decir... Ahora no sabemos

que arranque cables de teléfono.

No. Como Manuel Fraga.

No, eso lo iba a comentar,

eso lo hacía Manuel Fraga pero no he conocido a nadie más

que lo haga, en principio.

Ya que usted le conoce personalmente,

¿si tuviese que definir en pocas palabras

cómo es él en persona?

No muy simpático, pero impone.

Es un tipo que impone.

Yo le conocí hace mucho tiempo, ya digo,

era muy amigo de un amigo mío

y había coincidido con él varias veces

y una vez me invitó a ver

un combate de boxeo que organizaba,

que era el combate de Tyson contra Spinks

para unir las dos coronas.

Y yo hice el artículo seis meses antes de las elecciones,

se llamaba "¿Por qué Trump puede ser presidente?",

hice una metáfora con ese combate

en el cual Trump iba a ganar las dos coronas,

porque no solo iba a ganar al Partido Demócrata,

iba a ganar al Republicano también.

¿Y por qué decía eso? Porque he visto en casi 40 años

una deriva de los dos partidos

hacia posiciones muy distintas de las originales,

es decir, yo he visto al Partido Demócrata despegarse

de las bases de los trabajadores americanos,

entrar en una dinámica

de agendas progresistas y multiculturales

con problemas de todo tipo, binarios,

minorías oprimidas y opresoras,

en fin, toda esta nueva agenda social

que divide tanto a la sociedad.

Y he visto, por otro lado, al Partido Republicano

que tú mencionabas, efectivamente, que era un partido que por un lado

tenía como consigna impuestos bajos, Estado pequeño.

Pero había otra parte del Partido Republicano que tenía

el alma más conservadora con un toque religioso y moral,

es decir, ahí las familias eran muy importantes,

las empresas eran muy importantes como prolongación de la familia,

y de alguna forma, las Sagradas Escrituras

estaban siempre presentes.

Esas dos ramas del Partido Republicano,

la última persona que las representa es Ronald Reagan.

A partir de ese momento, el Partido Republicano

se convierte en una gestora de inversiones.

Igual que aquí en España te dirían que la derecha gestiona mejor

a nivel contable, aquí no llegamos a una gestora de inversiones,

sino a unos contables que llevan las cuentas más apañadas.

En Estados Unidos es que se lanzan a ser auténticas casas

de bolsa y de inversión, etc.

Todo ello, en definitiva, muy alejado

del trabajador medio americano

o lo que podríamos llamar la clase media americana.

Y eso es lo que hace que Trump, que sí sabe conectar con esta gente,

pues se lleve el gato al agua.

Para mí hay una doble traición

de los Partidos Republicano y Demócrata a sus orígenes.

Y bueno, se montan una pelea que están

en el "establishment" de Washington muy alejados

de los problemas de la gente.

Y la consecuencia de todo esto es un personaje como Donald Trump.

Llevamos un buen rato hablando de Donald Trump

con nuestros invitados

Y parece que no tengamos ninguna imagen,

y las hay, porque para eso, gente o periodistas

como Carlos, las han hecho antes.

Las hemos recopilado y queremos contarles

una historia del presidente Donald Trump.

Es esta.

"Las puertas de la escalinata del Capitolio

se abrieron hace casi dos años para Donald Trump."

"El presidente número 45 de los Estados Unidos

es un hombre de negocios sin experiencia previa en política.

Mediático, provocador,

con un discurso proteccionista y patriótico."

"Nieto de inmigrantes,

hijo de un magnate de la construcción,

levantó en los años 80 el edificio que se volvería icono de su imperio.

La historia de Trump es todo menos convencional.

Ganó contra todo pronóstico las elecciones

con declaraciones como estas."

"Quienes pensaban que se moderaría nada más pisar el despacho oval,

se equivocaron.

La relación con Rusia es una de las sombras que le persigue.

Se le acusa de ser machista."

(Gritos)

"La llamada 'Marcha de las Mujeres contra Trump'

ha sido una de las mayores manifestaciones

en la historia de Estados Unidos."

(CANTAN)

"Una de sus decisiones más criticadas,

su política de separar a niños de sus padres,

detenidos en la frontera con México, causó enorme indignación."

"El presidente dispara contra todos, también contra su círculo íntimo.

El que fuera su hombre de confianza, Steve Bannon,

estratega de la campaña y le ayudó a ganar las elecciones,

ha pasado a ser uno de sus peores enemigos.

Desde su investidura acumula decenas de escándalos.

Uno de los últimos, le ha puesto contra las cuerdas.

Michael Cohen, su exabogado personal,

dice que fue Trump quien le ordenó a pagar a dos mujeres

para ocultar sus relaciones sexuales

y que se pasó como gastos de campaña."

Nunca antes un presidente de Estados Unidos

había generado tanta polémica

desde que juró su cargo, hace poco menos de dos años,

cerca del 40 % de sus altos cargos,

ha caído, bien de su equipo de gobierno

o de su círculo de asesoramiento.

Unos por problemas con la justicia, otros con el propio Trump,

o incluso por decisión propia.

El caso es que ahora, recientemente,

el legendario periodista que ayudó a destapar el caso "Watergate",

ha publicado un libro en el que recoge

decenas de testimonios del entorno más estrecho del mandatario.

En ellos, se describe un escenario de caos

en la Casa Blanca y de colaboradores

que incluso le esconden informes por miedo

a la reacción del presidente.

"¿Supone Trump una amenaza al prestigio y las instituciones

de Estados Unidos como denuncia Bob Woodward?

¿Asistimos al presidente más impredecible

y peligroso de la historia?"

Parece mentira ese hecho

de que le quiten los papeles de la mesa

para que no se pueda enfadar, enfurecer.

Para que no se provoque ninguna Guerra Mundial.

Es algo insólito.

¿O con los anteriores presidentes ustedes creen

que también les hacían lo mismo?

Hombre, yo creo que no.

Además de los papeles, es que yo imagino

quien lleva las cuentas en las redes sociales.

Tiene que ser una pesadilla.

Es decir, levantarse por la mañana, y levantarse con la idea

de qué ha puesto en Twitter o en Facebook o en su Instagram,

pero especialmente en Twitter el presidente tiene que ser

realmente una pesadilla.

Ahora mismo lo están controlando, de hecho, es evidente

que ha habido un cambio radical de su presencia el Twitter.

Al principio de su mandado, era realmente alucinante, es decir,

todo lo peor y lo mejor, pero especialmente lo peor

de las declaraciones de Trump, se hacían en Twitter.

Cada tuit era un auténtico ataque a alguien.

Sin embargo, en los últimos meses,

sí que se está controlando muchísimo, es evidente

que ha habido un cambio radical en la estrategia de comunicación.

-Sí, radical, pero... -Muy importante.

Y, hombre yo sí que me imagino que hay papeles

que desde mi punto de vista, se los ocultan.

Porque yo no me imagino a Trump controlando

sus emociones, porque yo creo que justamente donde está

su fuerza también, su capacidad de transmitir emocionalmente

a la gente lo que piensa.

Pero eso a la gente le gusta.

Y sé que a veces, en otros países, esto puede parecer un poco raro.

Que alguien que sea tan emocional pueda escupir

frases y que a la gente le gusten.

Pero en Estados Unidos, yo el año pasado estuve viajando

muchísimo por Estados Unidos,

tú le preguntabas a amigos y enemigos

y es curioso como a los enemigos

evidentemente el odio para Trump había yo creo crecido

después de las elecciones y haber entrado en la Casa Blanca.

Sin embargo, a los suyos, a los que le votan

es que realmente él está cumpliendo todas las promesas electorales.

Cosa bastante única, por cierto, en los políticos.

Todo lo que él prometió en la campaña electoral

prácticamente lo está haciendo, y esto le encanta a los suyos

y además tiene la posibilidad de leer en directo lo que piensa

su mito, su ídolo.

Y lo hace.

Y aparte, lo que decía Euprepio respecto

a la falta de control de Trump, sobre todo en redes sociales,

yo creo que es una de sus grandezas, es verdad

que todos nos echamos las manos a la cabeza pero él dominaba

ya la herramienta antes de entrar en política,

tuiteaba con bastante asiduidad,

pero él sabe que mediante el Twitter llega a millones de personas,

no necesita medios de comunicación,

no necesita traducción ni que le corrijan

o le maquillen el mensaje.

Y eso tiene un impacto enorme.

Además, yo creo que hay mucha gente que vota a Trump

y que antes no votaban a republicanos

y finalmente lo han hecho, en el mundo rural principalmente,

que ha visto en ese lenguaje, que puede parecer muy brusco

y a veces muy cuestionable.

Se ha visto representado en parte porque es el lenguaje

que puede utilizar mucha gente de Estados Unidos

día a día, sobre todo después de años

donde sectores de la sociedad se han sentido

a lo mejor humillados o arrinconados por las élites políticas.

-Hablando en leguaje de Trump. -Y el progreso,

el propio progreso, es decir, el paso a la sociedad

de servicios y no digamos ya la tecnológica,

deja muchísima gente con calificación profesional baja,

no mala, sino fuera de juego.

La han dejado y eso quiere unirlo

con el tema del lenguaje, porque yo mantengo

que todo se ha deteriorado mucho en estos 40 años.

Es decir, hay una degradación

en muchísimos aspectos de la vida pública,

en términos generales. ¿Cree que la globalización

lleva a la degradación?

Bueno, vamos a ver, si uno lee a McLuhan descubre

que cuando él habla de la aldea global,

cuando escribía de la aldea global, ahí yo creo que hubo un espejismo.

Y es que coincidió con el momento en que la gente

vio las primeras imágenes de la Tierra desde el espacio.

Y pensamos que la aldea global era esa bola azul

tan bonita que es nuestro planeta Tierra.

Y que íbamos a vivir en paz y armonía.

Y lo que decía Mcluhan era justo lo contrario.

Mcluhan decía que el hombre civilizado

se forma con la lectura.

En un acto reflexivo, individual en el que lee

y se pone frente a otra realidad.

Puede estar leyendo sobre Australia, sobre cualquier aspecto de la vida

que no tenga nada que ver con él.

Pero desde un ángulo reflexivo, él mantiene su individualidad

y mientras que dice que la revolución eléctrica

que es como él la llama,

la radio, el cine y sobre todo la televisión,

inunda al receptor de tal forma, la rodea

que poco más o menos que estás viviendo

una realidad virtual en la que tú pierdes

te capacidad reflexiva.

Y evidentemente, él llega a tildar esta revolución

como algo mucho más peligroso que el nacionalismo.

Textual.

Porque lo que habla es de una tribalización generalizada.

Y eso es, obviamente...

Yo creo que va, la frustración y el apoyo al lenguaje,

tan fuerte que usa. Va más allá, quizá.

Tiene parte de la globalización, pero también, es una médica,

que ha evolucionado deprisa. Siempre hay mucha inmigración,

pero, desde los 60, ya se integran mejor a las minorías,

las mujeres. Y, hay una franja de la sociedad,

que quiere que sea como era, un país de hombres blancos,

donde puedes hacer lo que quieras, puedes hacer chistes, y poco a poco,

lo políticamente correcto, se ha impuesto.

Y ha sido una frustración para ellos, porque dicen:

"Yo antes decía cosas, que ahora si las digo, la gente me mira mal".

Entonces, apoyan a este hombre, que, dice en público, las cosas que ellos

quisieran decir y, que no se les permitía ya.

Yo me pregunto si la culpa es de Trump o de Bolsonaro, en Brasil,

o de Salvini en Italia, etc. Cuando hablamos de globalización,

como Antonia apuntaba. Cuando hablamos de comunicación,

cuando hablamos de utilizar los medios, de manipularlos,

de manipular la comunicación, siempre pensamos, los que mucha

gente piensa que son los malos. Extrema derecha, Trump, etc.

Vamos a considerar que son malos.

Ahora, yo hecho mucho la culpa a los que se consideran buenos.

A los socialdemócratas, a los progresistas.

Que, desde mi punto de vista, no han entendido una cosa fundamental.

Yo soy tremendamente crítico con la política tradicional,

o, con los que se consideran buenos, o consideran que la globalización

es buena. Porque, yo creo que están perdiendo el tren de la comunicación.

Así de claro.

Pensar que la culpa, es de la televisión, de las redes sociales,

pensar que la culpa es de los que utilizan las emociones de la gente,

para ganar elecciones, es un error brutal.

Para mí la culpa es de los que no están utilizando las redes sociales

bien.

De los que no están viendo los cambios que ha habido en el mundo.

Es decir, el problema que se ha producido, desde mi punto de vista,

que tiene que ver mucho con, como se ha utilizado la comunicación,

es la crisis de 2007.

Esa crisis tan brutal, la peor,

después de 1929, de la gran depresión.

Ha llevado a un cambio radical de cómo los ciudadanos

ven los partidos, para empezar.

Se ha impuesto una política mucho más individual,

que una política de partido.

Cuando el individuo en la política es más importante,

los Macron, los Trump, las Le Pen, los Salvini.

¿Qué ocurre?

Ocurre que estos señores y señoras, que saben usar bien la comunicación,

y llegar al corazón de la gente, y al estómago.

Y eso que la gente tiene que comer.

Pues parece que están ganando la batalla.

Y yo creo, que Antonio también dijo antes, esta agenda progresista,

que no llegaba al hombre medio. La globalización que no llega

al hombre medio, porque dices, hay cada vez más inmigración,

los mercados se han integrado. Hay movimientos en mi moneda,

en mi bolsa y tal, que no responden a la realidad de mi país.

Pierdo mi puesto de trabajo y tiene que ser culpa de China,

porque entró en Walmart, y todo lo que hay es chino.

Y esa sensación de la persona que se ha quedado atrás,

y la élite, que, representaba, pues no,

no llegaba, como tú dices, a su corazón.

Cuando no llegas a la gente, como no están llegando

los partidos tradicionales, es fácil llamar a el resto,

populista.

A lo que están ganando con políticas facilonas,

es muy fácil, llamarlos populistas, pero, necesitamos respuestas,

de los partidos tradicionales.

Déjame que le haga una observación.

Llevamos aquí un rato hablando, hemos hablado

del candidato brasileño, hemos hablado

del viceprimer ministro italiano.

Y no hemos hablado de ningún español.

Parece que los españoles estemos "fuera de ".

Me gustaría ver un video, que tenemos preparado,

para hablar, precisamente, de la influencia

de Trump, en todo el mundo, y,

particularmente también, en nuestro país.

Vamos a ver el video.

(Música)

Esta ha sido la imagen en Vistalegre durante el primer acto de precampaña

de VOX, de cara a las elecciones de mayo. Bajo el lema "La España viva",

han presentado una batería de cien medidas.

...pero necesarias para sacar a España, del marasmo...

Entre esas iniciativas, suprimir las comunidades autónomas,

derogar la ley de Violencia de Género y de Memoria Histórica,

y legalizar los partidos que clasifican, separatistas.

O endurecer la política contra la inmigración.

El presidente de VOX, ha lanzado duras críticas a los principales

partidos.

Se sacaban un Sambenito de la chistera, y ya tenían a la derechita

cobarde, gimoteando en una esquina, o a la veleta naranja,

cambiando de opinión.

O la dictadura de la corrección política dominada por los progres.

Qué opresiva era.

También han pedido un adelanto de elecciones.

Según la última encuesta del CIS, VOX, podría obtener,

representación parlamentaria.

Ahí está ese video, aunque a mí me gustaría decir algo,

para complementar la información, y es que,

según el último sondeo del CIS,

VOX tendría un uno por ciento

de los resultados de los sondeos que tienen en estos momentos,

un uno por ciento de votos, lo cual significaría,

a lo mejor, 0 escaños o, como mucho 1 escaño.

Por tanto, digámoslo, y pasemos,

a esa manera de ver las cosas que tiene VOX,

y, que no es tan diferente de cómo lo había planteado

el señor Trump en EE.UU. O, ¿tú crees que no?

Yo creo que el caso español es muy particular.

En este sentido, hay componentes territoriales que no son nuevos,

que se han acelerado y agravado enormemente en este último año,

y eso también ha generado pasiones.

Yo creo que, no lo enmarcaría dentro de,

de este fenómeno que podemos extender a otros puntos de Europa,

o a los EE.UU.

Yo creo que aquí hay precisiones muy diferentes. Es verdad,

y no sólo en el caso de VOX quizá en la política en general,

yo creo que el estilo Trump,

sí tiene recorrido y, sí está creando cierta escuela.

No es sólo de Trump, porque ya digo que hay casos previos en Europa,

y yo recuerdo en mis tiempos, en Rusia, aunque no se puede enmarcar

ese país en el espacio de las democracias liberales, pero,

pero sí que en Rusia ya se estaba cocinando un tipo de política

identitaria, nacionalista, vinculada a valores tradicionales.

Que creo, que se desarrolló antes que, en muchos otros sitios,

y que, o por contagio, o imitación, o por pura coincidencia,

luego se ha manifestado en Europa del Este y en otras partes, y

de maneras diferentes en los EE.UU.

Pero lo que, si veo alguna similitud,

quizá también por el uso de las redes sociales, por la naturaleza

de simplificación que tienen las redes sociales del mensaje,

y de las ideas, yo creo que, ese estilo se está imponiendo también

en la política en los últimos meses y en los últimos años, también aquí,

En España.

Al menos es mi opinión. Yo creo que el mensaje y el discurso

político y el debate, se está simplificando en ideas más sencillas.

En ideas que apelan más a los sentimientos.

Con todo lo peligroso que tiene el sentimiento.

Parece una idea bonita, pero yo creo que,

la política del sentimiento tiene mucho riesgo porque es difícil,

combatir el sentimiento con datos.

Con Trump se intentó, en la campaña electoral. Recuerdo los esfuerzos

de los medios de comunicación, de hacer el "fact checking" en cada

debate. No valió para nada. A nadie le cambió el voto.

El tipo ganó las elecciones, es decir, combatir el sentimiento

con datos fríos, en mi opinión, es un fracaso.

¿Cuál es la fórmula? No lo sé. Lo desconozco.

Y además, yo creo que hay un fenómeno ya de éxito en España.

Sin ir a VOX, luego comento algo de VOX.

Pero para mí, por ejemplo, entender el éxito,

Os acordáis de las primarias del PSOE, parece que fue hace mil años,

pero las primarias del PSOE, en las cuales, ganó Pedro Sánchez,

versus, Susana Díaz.

La candidata del aparato del "establishment",

apoyada por los medios, apoyada por los varones,

del Partido Socialista de toda la vida. Es un ejemplo claro, de como

la política de los sentimientos está ganando a la política del aparato,

a la política del "establishment".

Entender el fenómeno Sánchez, el renacido,

que todo el mundo daba muerto el 1 de octubre en Ferraz,

¿os acordáis? Esa guerra feroz, fratricida en Ferraz,

cuando todo el mundo le daba por muerto, que un señor,

acompañado por su equipo, con un coche, visitando todos los pueblos,

de España, ganó a la todopoderosa Susana Díaz.

Se puede enmarcar sólo en el ideal. Los socialistas dieron la victoria,

a quién les transmitía mejor, una idea de éxito,

y una idea de socialismo más puro. Por tanto, ganó la persona,

al aparato.

VOX, desde mi punto de vista,

se enmarca en este nacional populismo,

que se está firmando en muchos países, como en Italia, por ejemplo.

Y, donde ha tenido también gran éxito en Francia, con Le Pen.

Yo creo que tiene dificultades,

a poder imponerse como se han impuesto otros partidos de este tipo.

Primero, España es una democracia en Europa, muy joven.

Hablamos de un país que tiene 40 años de democracia,

y ha vivido una dictadura hace no mucho. Por tanto, algunos ideales,

que quieren poner Vox, son bastante complicados de comprar en España.

Y luego tenemos también una pinza: Ciudadanos, Partido Popular,

ahora mismo, con dos líderes, yo diría, bastante carismáticos.

y comunican bien que, probablemente, no dejarán este espacio.

Pero ya veremos.

Porque las ideas de VOX, se enmarcan, al fin y al cabo,

en este abecedario de Steve Bunnon,

que está viajando por toda Europa, se ha instalado en Roma.

Está intentando, debajo del mismo paraguas,

poner a todos los nacional populismos, desde el italiano,

al húngaro, al austríaco, al holandés, al inglés, etc.

Intentando crear todo este movimiento, que, al final tienen un

objetivo, como también VOX. Llegar en mayo,

a crear como una bomba en la Unión Europea,

y a desestabilizar la Unión Europea el año que viene.

¿Con qué dinero lo hace Steve Bunnon?

Steve Bunnon lo hace con mucho dinero, con mucho dinero.

Y yo me atrevería, además, lo he escrito ya, ¿por qué se ha instalado

en Roma?

Está el Vaticano. Está cerca del Vaticano.

Y, sabemos perfectamente que Bunnon, es un ultra ortodoxo católico.

Y, por supuesto, tiene un cierto apoyo,

no voy a decir en el mismo Vaticano, pero,

en las cercanías del Vaticano, bastante importantes.

Él está dando clases, adoctrinando,

a muchos italianos, a muchos políticos italianos,

muy cerca, en un ex monasterio, cerca de Roma.

-Ex monasterio, ¿qué quiere decir? -Antiguo monasterio.

Dedicado ahora a formación.

En Valladolid, lo digo porque lo he visto esta semana,

he encontrado una iglesia,

con un cartel que dice: Se vende.

Y un número de teléfono debajo.

-Está desacralizada, claro. -Supongo que estará desacralizada.

Yo diré que el sueño de Bunnon es, hacer de Roma esta especie de

capital, de "dévouement".

Y su idea es bastante clara, muy sencilla realmente.

Yo creo que ahora, para Bunnon y para los nacional populistas,

la idea es que, el año que viene, en mayo,

además, lo digo tan claro, porque muchos no se están enterando.

La idea es que la ultra derecha gane en las elecciones,

del Parlamento Europeo.

Hay un matiz, yo creo que VOX,

viene, en buena parte, a cubrir,

más allá de Trump,

la desilusión, la gran desilusión,

de una parte del país, que esperaba,

que el Partido Popular, hubiera cumplido un programa electoral,

por el que se le votó masivamente,

ocho años antes.

Con unos principios muy marcados, etc, etc.

Es una parte muy importante de España, porque creo recordar que,

tuvieron diez millones de votos, o algo por el estilo.

Cuando el Partido Popular no cumple ninguno de esos principios,

pues hay una parte de gente que se marcha a Ciudadanos,

y, cuando se acentúa la división en España,

regional y, los sucesivos acontecimientos,

que hemos visto recientemente, el año pasado,

Pues todo eso genera sensación de que el país se está desencuadernando.

Y ahí hay gente que dice, bueno, hay que buscar una vía,

de que esto no suceda.

Entonces, yo no creo que sea tanto por la línea de Trump.

Hombre, sí creo, me ha dado la impresión,

por lo que he oído en alguno de los mítines,

que, efectivamente, Santiago Abascal, se ha visto reforzado,

o ha cogido fuelle, o hay frases, incluso, que le da

esa parte de lo políticamente correcto, que se entiende, ¿eh?

porque tú decías, que la agenda identitaria etc,

políticamente correcta, se había aceptado.

Se había aceptado hasta un punto, pero es que no deja de crecer.

Es que dentro de nada ya no se podrá hablar de nada.

Entonces, creo que hay mucha gente muy cansada de eso,

O sea que, yo creo que VOX, es un fenómeno que hubiera salido,

con independencia de que hubiera estado Bunnon.

Ahora, que estando Bunnon, a lo mejor, se alimentará

no sé si directa o indirectamente, desde luego, lo que yo he oído

a Santiago Abascal, ha habido frases clarísimas en las que él, se sentía

más seguro, pudiendo decir cosas que, si no hubiera estado Trump,

no las hubiera dicho.

Trump, Salvini, hay mucha gente que ya ha tenido éxito.

en otros países.

También hay una cosa que me gustaría recordar, que es que, en España,

siempre hablamos de la derecha,

del centro derecha, pero nunca hablamos,

ni de la extrema izquierda, ni hablamos de la extrema derecha.

Y, en algún sitio, tienen que estar.

Les guste o no les guste la etiqueta,

que ponemos como extrema derecha.

Yo creo que está. La vuelta, al fin y al cabo, Pablo Casado,

ahora se está hablando mucho si está comunicando bien, si hay

hipercomunicación, o si el escoramiento a la derecha

es excesivo, etc. Bueno, vamos a ver, al fin y al cabo, el Partido

Popular, que es un partido de gran éxito, con mayorías absolutas.

Es un partido que tiene muchas realidades dentro del mismo partido.

Algunas que son más centristas, otras que son de derechas y, muchas

otras que son de extrema derecha, ¿no?

y muchos ultra ortodoxos también, católicos, etc.

Al fin y al cabo, yo creo que, el intento que está haciendo,

y ahí también la vuelta al Aznarísmo.

Es que, al fin y al cabo, hay una cierta melancolía,

una cierta nostalgia hacia un Partido Popular unido.

Hacia un centro derecha, unido.

Lo que pasa es que yo creo, personalmente, que es equivocado.

Creo que ya no estamos en España, en un país donde podemos volver,

a un bipartidismo perfecto. Esto sería el sueño del PSOE,

y el sueño del Partido Popular, el bipartidismo.

Como era el sueño en Italia, cuando había bipartidismo, y en Francia...

Esto se acabó.

Carlos,

me gustaría recordar a una persona, que, creo que es una mujer sabia.

que es Magdalena Albright,

en sus palabras, recordando que la presidencia de Trump,

ha radicalizado el discurso nacionalista,

y anti inmigración.

Cuando uno ve estas imágenes de los niños llorando,

porque no están con sus padres o con sus familiares,

parecen de una crueldad extrema,

y me pregunto, como ser humano, si eso,

hay que aceptarlo así o no.

En ese caso particular, creo que eso tuvo un impacto negativo en Trump,

y tuvo que dar marcha atrás, en ese caso concreto.

Incluso dentro del mundo conservador americano, hubo gente que no aceptó.

Ese video, ese audio, mejor dicho, era muy impactante,

muy demoledor, y generaba un tremendo rechazo.

Y ahí yo creo que sí que se traspasaron las fronteras entre

los dos partidos.

Pero, respecto al discurso anti inmigración,

o el discurso nacionalista. Es un discurso que estaba antes de Trump,

y que ha ido guardando en los tiempos de Obama, desde el año 2008,

incluso, el 2010, con la ley sanitaria, etc.

Creo que, todos esos movimientos, que eran de base, se han ido

articulando a gran velocidad, y han derivado en Trump,

porque ha aparecido el personaje perfecto para encarnarlos y para

representarlos. Pero, durante la presidencia de Obama,

todos esos movimientos y, el partido republicano, ya estaba

viéndose bombardeados por candidatos que procedían del "Tea Party",

de todos estos movimientos de base, con un discurso muy similar al que

hoy día tiene Trump.

Y antes lo citaba, hablaba de ese,

de esa población blanca anglosajona que, durante décadas,

y, desde la fundación del país ha sido la columna vertebral, cultural

de los EE.UU., y que, en las últimas décadas, demográficamente,

se está viendo amenazada. Quizá no conscientemente, pero,

inconscientemente, hay sectores de la población que tienen eso presente.

Y el tema de la inmigración y el cambio cultural que ha habido

de población hispana que viene de Méjico, fundamentalmente,

también tiene un impacto. El país ha cambiado a un ritmo vertiginoso,

en muy poco tiempo. Y eso crea un desasosiego en muchos sectores,

Creo que eso se ha articulado,

Trump lo ha sabido utilizar también,

y ha sabido,

valerse de ese miedo a la inmigración ilegal,

en muchas zonas donde, no hay tanta diversidad demográfica,

pero, donde se siente como una amenaza, que ese cambio cultural

tan acelerado, tan impactante, al que no han sabido acomodarse,

pueda poner en riesgo lo que ha sido la esencia de los EE.UU.

de la cultura anglosajona.

Usted, que viene de California,

podríamos preguntarle sobre ese tema

de la inmigración, porque en el fondo,

la economía californiana, es la que es, gracias

a que hay todos esos inmigrantes,

que trabajan de una manera más económica,

para todas las familias californianas.

En California tenemos inmigrantes de muy alta cualificación,

entrando en Silicon Valley, y de muy baja cualificación,

haciendo los trabajos de servicios.

Yo vi los datos hace poco,

y la población blanca, no hispana,

es minoría ya, o sea, es menos, que la población hispana,

en California. Somos nosotros el 32 o así y ellos son el 35.

Con lo cual, esto, aunque, California no vota republicano,

no votó a Trump.

Esto no deja de ser, para alguna gente, un terremoto.

Porque dicen, este era mi país,

La gente que me rodeaba era como yo,

y, de repente estoy oyendo idiomas, estoy viendo que se les habla

su idioma en el colegio.

Y que las papeletas se les dan en su idioma,

y que sacan un carnet de conducir sin mucho esfuerzo.

Y se sienten, atropellados, algunos.

Lo que tú has dicho Carlos, que también es interesante,

las zonas más acostumbradas a la inmigración, y lo vemos en el brexit

las zonas más acostumbradas, que tienen más inmigración,

no votan en contra, tanto como las zonas que no lo han experimentado,

y, de repente, lo ven subir.

Y vimos eso claramente en "Brexit", que las zonas, Londres,

que, en la ciudad son un treinta y pico por cien inmigrantes,

votaron a favor de quedarse en la Unión Europea.

Entonces, creo que hay más miedo,

que realidad, en todo esto. O sea, tú convives, y yo

tengo hijos viviendo en California, y la diversidad es

el pan suyo de cada día.

Yo creo que,

que es evidente que hay una posición,

que podríamos calificar, a la defensiva, de EE.UU.

por primera vez en mucho tiempo porque, han emergido.

Son consecuencias no previstas.

Clinton dio la bienvenida a China en la Organización Mundial del Comercio,

pensando que China evolucionaría hacia una democracia.

Pues, estas cosas que no prevés, sí, se desarrolla,

pero al revés que había pasado siempre, no evoluciona

hacia una democracia. Y es una amenaza para EE.UU.

La India, todos estos países emergentes, que no estaban

en el tablero hace 25 años.

Ahora bien, lo que sí creo, por lo tanto, acepto el punto

de la posición a la defensiva, porque cuando tú estás muy fuerte,

nunca te importa la inmigración. Estás muy seguro de ti mismo.

Por lo tanto, es una América, que está preocupada por lo que pasa.

También es absolutamente cierto, que la minoría blanca,

está preocupada, asiste, con la sensación que tú calificabas bien,

de decir, las papeletas, tal..., esto, es que no va a ser mi país,

dentro de nada. Eso es comprensible.

Ahora bien, lo que sí creo que ha venido a incidir negativamente,

en ese factor, es que EE.UU., que ha sido siempre un país de inmigrantes,

y ha recibido gente de los sitios más

diversos del mundo, de todas las áreas geográficas del mundo.

Había tenido la grandiosa,

capacidad para aceptar a todos,

y con un juramento a la bandera y a la constitución,

de lo que significaba el ser americano.

Ya eras americano, como cualquier otro.

Y eso era grandioso.

Y eso, el "identity politics", desde mi punto de vista,

diferenciando a los asioamericanos, a los japoamericanos,

a los afroamericanos, a los...

Ha conseguido una cantidad de colectivos diversos,

que, de alguna manera, destruyen esa idea,

de que tú podías ser pakistaní, es que todos conocemos ejemplos,

de todas las nacionalidades, que no tenían el menor problema,

eran americanos.

Ahora es muy fácil atacar la inmigración porque no puede

defenderse. En Europa, lo que ha pasado, desde mi punto de vista,

porque en EE.UU., el impacto que ha tenido la política anti inmigratoria

de Trump, lo hemos visto claramente, pero ahora la vemos en Europa,

al lado nuestro.

En Italia, si Salvini está, prácticamente, gobernando

el país, como dice el presidente, porque en los últimos 5 años,

hemos tenido a 500000 inmigrantes que han entrado en Italia.

Y el problema de la inmigración y, por esto se usa como instrumento

de los populistas, para atacarlos, porque no pueden defenderse.

En realidad, lo que estamos observando,

es que, la política tradicional, de nuevo,

son incapaces,

de encontrar un marco de actuación legal,

donde se pueda tener a los inmigrantes, dentro de la situación

actual de los países. La Unión Europea, desde mi punto de vista,

perdonarme, pero tiene mucha culpa de lo que está pasando

en algunos países.

Ahora mismo, se critica mucho, por ejemplo Italia, que es el enemigo.

Hay ahora mismo, un choque brutal.

Los presupuestos generales no se han aceptado por primera vez,

en la Unión Europea, pero la realidad es,

que cuando a Italia estaban llegando los 500000 inmigrantes,

en cinco años, que es una brutalidad. Desde el norte de África.

La Unión Europea ha estado así.

Yo le agradezco mucho todo lo que dice,

aquí Carlos sabe perfectamente, igual que yo que vas hablando,

vas hablando, se abren.

Hablamos de la Comunidad Europea, de la inmigración en Italia.

Y, el tiempo se nos ha terminado, a pesar,

de que hay muchísimas más cosas que se han quedado sin abordar.

Incluso, hay un programa, que espero que podamos hacer,

que es esa democracia sentimental afectiva,

de la que hemos hablado, casi de pasada.

Gracias a los cuatro, gracias

a todos ustedes, que nos siguen desde sus casas,

Y esperamos verles en la próxima edición. Hasta entonces.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Yo, Trump

Millennium - Yo, Trump

12 nov 2018

Programa de debate presentado por Ramón Colom sobre Trump con Carlos Franganillo, Gayle Allard, Euprepio Padula y Antonio Camuñas.

ver más sobre "Millennium - Yo, Trump" ver menos sobre "Millennium - Yo, Trump"
Programas completos (142)

Los últimos 350 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios