www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4587938
Millennium - Universo Stephen Hawking - ver ahora
Transcripción completa

Queríamos desde hace bastante tiempo

un programa dedicado a Stephen Hawking.

La verdad es que lo pensamos muchas veces

pero nunca lo acabamos de poner en marcha.

Y la verdad es que Hawking ha sido uno de los grandes pensadores

de la historia de la humanidad.

Hoy vamos a hacer ese programa.

Hablaremos de agujeros negros,

hablaremos de la medida del tiempo,

hablaremos de tantas y tantas cosas como él nos propuso.

Por eso abrimos la emisión.

Les damos las gracias por su presencia

y les decimos bienvenidos al "Millennium",

bienvenidos a Stephen Hawking.

(Música)

Dijo Hawking que Dios debe ser muy aburrido.

No Él, sino que ser Dios debe ser muy aburrido

porque ya no le queda nada por descubrir.

Y que no es que juegue a los dados, como decía Einstein,

sino que veces los echa donde no podemos verlos.

Mirar a las estrellas se convirtió en algo diferente

a lo que había sido hasta ese momento

gracias al trabajo de un científico mediático, popular,

que nos descubrió algunos de los temas,

de los misterios del espacio, de la naturaleza:

los agujeros negros, el tiempo, etcétera.

Hemos dicho hace unos momentos que queríamos hacer

un programa de homenaje a Stephen Hawking

porque, evidentemente, se lo merece,

y porque nuestros invitados son expertos

en todos los temas que tocaba Hawking.

Incluso uno de ellos lo conoció personalmente,

y creo que tiene también bastante respeto

por la figura del profesor.

Vamos por orden ya con nuestros invitados.

En primer lugar, el señor Roberto Emparán,

físico teórico, investigador del ICREA,

Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona.

Destacan sus estudios en el campo de la gravedad,

los agujeros negros y las teorías de las supercuerdas.

Conoció a Stephen Hawking

y está vinculado desde hace muchos años

a su equipo de investigación en Cambridge.

Es autor de este libro, publicado por la editorial Ariel,

que se llama "Iluminando el lado oscuro del universo".

Si quiere usted saber de agujeros negros,

de ondas gravitatorias

y de otras melodías de Einstein,

este es, sin lugar a dudas, su libro.

La primera pregunta es obvia, que se la tengo que hacer a usted

y no sé si también al resto de invitados:

¿Cómo era Hawking?

Bueno, Hawking era una persona con una personalidad muy fuerte.

Era alguien que cuando entraba en un sitio

se notaba que estaba, primero por quien era.

Era alguien que llamaba la atención por cómo era.

Pero yo creo que cómo era...

Yo creo que ha sido

no solamente uno de los científicos más brillantes de los últimos 50 años

sino que es una de las personas más excepcionales

que hemos visto en este planeta.

Y ha sido alguien que ha representado

no solo la ciencia, sino mucho más que la ciencia,

ha mostrado mucho mitos,

cuál es este afán humano, esta aspiración humana,

a superar las barreras materiales que tenemos.

Después, ¿cómo persona cómo ha sido?

Pues era una persona

que, como he dicho, tenía una personalidad fuerte.

Era muy tenaz. Podría decir, a veces, obstinado.

También creo que era alguien que no le gustaba, por ejemplo,

tener un trato complicado con la gente.

A pesar de que era alguien muy famoso,

y que su presencia podía imponer,

eso no creo que le gustara.

También es alguien a quien le gustaba mucho

rodearse de científicos jóvenes.

No tenía ningún inconveniente

a que se acercasen científicos jóvenes a él

y quisiesen, por ejemplo, sacarse una foto con él.

Él disfrutaba de su fama, creo.

Le gustaba saber que era alguien

que era reconocido.

Y que también era una inspiración para muchos científicos jóvenes.

Yo creo que prácticamente todos

los que hemos entrado a trabajar en este campo,

pues su influencia ha sido decisiva.

Por lo menos los que hemos entrado cuando él empezaba a ser más famoso.

Él era materialista, decía que no creía en Dios.

Sin embargo, fue de visita a ver a cuatro papas al Vaticano.

¿Qué pasaba en esas reuniones?

Yo no he estado en esas reuniones, pero esto no es raro.

La Academia Vaticana suele invitar a científicos.

En principio, creo que la idea es informarse cuál es el estado

en la frontera de la ciencia.

¿Y qué es lo que pasaba ahí exactamente? No lo sé.

Pero la gent4e que yo conozco que ha asistido a estas reuniones

dice que hay discusiones interesantes.

A veces, bueno, van en una dirección

diferente a la que solemos tener entre científicos,

pero bueno, a mí no me parece mal, desde el punto de vista...

No, si yo no he dicho que me pareciese mal, al contrario.

Me parece muy bien. Es sorprendente, ¿no?

Sí, y uno tiene curiosidad, al final,

en saber qué es lo que pasa en estos...

Yo recuerdo

que hablando una vez, charlando,

con el expresidente del Gobierno Felipe González,

salió en la conversación

la charla que él había tenido con Juan Pablo II

la primera vez que Juan Pablo II vino a España.

Y le preguntamos: "¿Y de qué hablaron?".

Y él dijo:

"Solamente le interesaba una cosa,

que era

la entrada de los evangelistas en América Latina.

Solo habló de eso y solo tenía interés en ese tema".

A lo mejor con Hawking...

Hombre, yo creo que la Iglesia aprendió...

Por lo que pasó con Galileo, lo que ha pasado con Darwin,

que no pueden oponerse frontalmente a la ciencia porque salen perdiendo.

Gracias por estar con nosotros.

Me gustaría... Me gusta, tengo mucho placer,

ya no sé cómo decirlo,

en presentarles a nuestra segunda invitada

que es la señora Prado Martín Moruno.

Relativista y cosmóloga.

Investigadora del Departamento de Física Teórica

de la Universidad Complutense, en Madrid,

miembro del consorcio internacional Euclid

para el estudio de la energía y la materia oscura del universo,

y colíder del grupo de trabajo Gravedad Modificada

de la red internacional CANTATA,

dedicada a encontrar una teoría

que describa todos los fenómenos gravitatorios.

Es absolutamente obligado pedirle

que nos cuente qué es

el grupo este de trabajo Gravedad Modificada,

la CANTATA,

ser relativista...

Todas las cosas que yo he dicho que tengo aquí en su currículum.

CANTATA es un acrónimo muy ingenioso que se le ocurrió a Ruth Lazkoz

para decir una red de cosmología y astrofísica

que pretende, además, entrenar a jóvenes investigadores.

Y el objetivo principal es aunar esfuerzos

de distintos investigadores que hay en Europa

para estudiar si la relatividad general

es válida para describir

todos los fenómenos gravitatorios que conocemos,

o si en ciertos regímenes tal vez haya una teoría que la englobe,

como la relatividad general vino a darnos predicciones

válidas en el sistema solar

pero recuperaban la de Newton en la Tierra.

Pues la idea es que tal vez la expansión acelerada

de nuestro universo actual

pudiera no deberse a la energía oscura,

sino que fuera una señal de ruptura de validez de esta teoría.

Y si no es así, confirmar una vez más

la belleza y el poder predictivo

de la teoría de la relatividad general.

¿Qué es la materia y qué es la energía oscura?

Eso es precisamente lo que queremos saber.

Son cosas distintas.

La materia oscura se comporta como materia.

Atrae a otra materia.

Produce una gravedad similar a lo que estamos acostumbrados:

los planetas, etcétera.

La energía oscura, por el contrario,

se incluye en el marco de la relatividad general

para explicar una fase de expansión acelerada,

para dar un efecto repulsivo y contrarrestar tal acción.

¿Y qué es "relativista"?

Así sacado de contexto puede sonar un poco raro.

"Relativista" quiere decir que estudio la relatividad general.

Estudio cuáles son sus límites.

Estudio sus implicaciones para el universo, en la cosmología.

Pero no solo esas, intento investigar qué pasaría

considerando otros tipos de energía u otras situaciones.

Usted me permitirá también hacer preguntas de profano.

Yo he visto en alguna película o en alguna serie de televisión

a alguien que se para en el tiempo, que vuelve para atrás,

y evita que haya un choque de metro o de tren,

que le roben o que maten a alguien,

porque él se ha desplazado en el tiempo.

¿Eso es exceso de imaginación?

Llamar a la imaginación "excesiva" no es algo que me parezca bien.

La imaginación nos ha llevado a hacer grandes avances en ciencia.

Y la ciencia ficción y la ciencia

muchas veces han evolucionado de la mano,

han bebido la una de la otra.

¿Es posible viajar en el tiempo?

La relatividad general es capaz de predecir

o de dar como soluciones

situaciones en las que se podrían permitir estos viajes.

Obviamente, eso daría lugar a paradojas.

A paradojas tipo:

que uno vaya al pasado y asesine a alguno de sus progenitores

antes de que le conciban.

Con lo cual, ¿qué pasa con esa persona?

Y paradojas relacionadas con la información.

Yo hago mi teoría cuántico-gravitatoria,

veo cómo viajar en el tiempo con ella,

luego creo una máquina del tiempo, viajo al pasado y me doy un libro

con la teoría que hecho para viajar en el tiempo.

Entonces, ¿dónde se ha creado esa información?

Porque mi yo del pasado la tiene sin haberla hecho.

Estas paradojas se han intentado evitar.

La conjetura de protección cronológica que formuló Hawking,

lo que dice es que se van a crear regiones

donde se pueda viajar al pasado.

En física o matemáticas decimos que hay curvas temporales cerradas

para que parezca que no hablamos de viajar en el tiempo

y así sentirnos más puristas.

Pues cuando se van a crear estas regiones,

algo debería prevenir que se crearan.

Entonces, estos viajes del tiempo no serían posibles.

Entonces, Hawking pensaba que serían los efectos cuánticos

los que combinados con la teoría gravitatoria

impedirían la creación de estas regiones.

Y así no sería posible viajar al pasado.

Él decía que si fuera posible viajar al pasado,

habría hordas de turistas del futuro que nos estarían visitando ahora.

Y que, además, con el carácter que nos caracteriza a la raza humana,

probablemente se habrían hecho notar y lo sabríamos.

Esa era su prueba experimental de que esos viajes no eran posibles.

Gracias por estar con nosotros.

Don José Manuel Nieves,

periodista especializado en ciencia y tecnología.

Escribe habitualmente en el diario ABC

y desde hace cuatro años realiza el programa semanal "Átomos y bits"

para EFE Radio.

Dirige la colección Conversaciones de ciencia

para la editorial Edaf,

y es autor del libro "Hablemos de ciencia",

que lo tengo aquí,

también editado por Edaf.

¿Usted conoció a Hawking?

Sí. ¿Y?

Pues de hecho estuve con él no una, sino bastantes veces.

Por lo menos cuatro o cinco veces.

Y a mí me pareció un tipo encantador.

Aparte de científicamente, que sabemos...

Tendremos ocasión de ponderar su trabajo.

Pero también personalmente.

La primera vez que le conocí él estaba de visita en Barcelona.

Yo recuerdo que me fui a verle.

Y estaba paseando por la Ciudad Vieja de Barcelona

y de repente había unas escaleras que impedían el paso de su silla.

Y como solamente estaba la que era su entonces mujer, Jane,

una enfermera y un asistente, no podían con la silla.

Y en un momento dado, yo estaba allí mirando,

y me quedé como paralizado, no sabía muy bien qué hacer.

Y suelta el sintetizador de voz la siguiente frase:

"¿Por qué no dejas de mirar y ayudas?".

Entonces, claro, me apliqué inmediatamente

a ayudar a coger la silla de ruedas y subir las escaleras

y gracias a eso me invitó a quedarme en la cena con ellos,

y más adelante empezamos...

Después fui a visitarle a Cambridge.

Estuve con él en su despacho haciendo entrevistas.

Mantuvimos una correspondencia,

no voy a decir que muy fluida,

pero cada vez que yo necesitaba algo siempre respondía.

Le pedí artículos para el periódico, y ahí tengo una anécdota...

Que no sé si debería contar, pero bueno, ya que estoy, la contaré.

Le pedí un artículo para el periódico,

para la tercera de ABC, que es esa famosa...

Nada más abrir la portada está un artículo.

Y ese artículo tiene tres columnas.

Y el artículo de Hawking ocupaba dos columnas y un trocito.

Entonces, le escribo y le digo:

"Profesor, el artículo que me ha enviado es corto.

Le falta por lo menos un 25 % o 30 % más".

Y me contesta: "Rellénalo tú, que sabes lo que cuento".

Y me quedé impactado.

Pero me puse a ello, lo rellené, se lo volví a mandar a él,

y entonces me contestó solamente con una palabra,

que a mí me enorgullece muchísimo, me dijo: "Perfect".

Con lo cual, lo publicamos y ahí queda eso.

Yo no sé si debería haberlo contado. Déjeme que le felicite.

Yo creo que esas cosas merecen la pena saberse.

Y sobre todo porque también habría cosas

que deberíamos desvelar.

En muchas ocasiones,

los artículos publicados por los grandes maestros

no son suyos.

O son una idea, dos ideas,

y luego el resto va tomando forma.

Claro, era un artículo pensado para que lo entendiera la gente,

no era un artículo científico ni muchísimo menos.

Pero bueno, esa es una anécdota que tuve yo con él.

Y era muy curioso, por ejemplo, cuando le hacía una entrevista

al final de la entrevista era muy curioso porque te preguntaba:

"¿Quiere usted que le imprima las respuestas?".

Es decir, inmediatamente después de la conversación

él tocaba su botón y salía una hoja con todo lo que él había dicho,

con lo cual ya estaba transcrita esa entrevista.

Como periodista es muy de agradecer.

Está bien la idea.

Gracias también por estar con nosotros.

Y ya pasamos al señor José Edelstein,

doctor en Física,

profesor de la Universidad de Santiago de Compostela,

investigador en el Instituto Gallego de Física de Altas Energías.

IGFAE.

Su trabajo se centra en diversos aspectos de la física teórica,

desde la gravitación a la física de partículas.

Ha tenido diversos contactos con Stephen Hawking

a quien tuvo el honor de entrevistar en el año 2013.

Acaba de publicar este libro: "Einstein para perplejos".

Y que ha escrito conjuntamente con Andrés Gomberoff.

Está publicado por Debate

y en el libro se habla sobre materia, energía, luz,

espacio y tiempo.

Gracias por estar con nosotros.

¿Cómo fue ese encuentro con Hawking a la hora de hacer la entrevista?

Bueno, yo a él lo conocía desde hacía bastante tiempo

por congresos y...

Como colegas, digamos.

Y hace unos diez años, él vino a Santiago de Compostela

porque recibió un premio de comunicación de la ciencia.

Estuvo una semana y yo fui el organizador, digamos,

de todos los aspectos prácticos de esa visita.

Y eso generó un vínculo.

Fue una semana muy intensa, muy emotiva también.

Muy interesante en muchos aspectos.

Y generó un vínculo con él que luego hizo que a partir de ahí

nos viéramos con cierta regularidad.

También lo visité en Cambridge varias veces.

Y en un momento le propuse

la posibilidad de hacerle una entrevista.

Bueno, él aceptó.

Tuve que ir dos veces a Cambridge, porque la primera...

Él tenía una salud frágil y uno no podía garantizar

que él estuviera en condiciones.

La primera vez no pudo ser, la segunda vez sí que fue.

Yo creo que la particularidad de la entrevista,

por lo menos de los últimos 15 o 20 años de él,

es que fue en vivo.

Con lo cual, en dos horas apenas pude hacerle tres preguntas,

que fue respondiendo laboriosamente frente a mí.

Una buena parte del reportaje fue toda esa experiencia

de la espera por la respuesta,

de la también tenacidad de él

para escribir carácter por carácter la respuesta,

y si se equivoca, aunque uno entienda lo que quiere decir,

volver para atrás.

Bueno, fue una experiencia fascinante.

Era una persona yo creo que fascinante.

Me impresionó muchísimo en Santiago

la generosidad enorme que tiene.

Porque pudiéndose escudar en su condición de persona célebre

o en su minusvalía,

todo aquello que se le propuso lo aceptó, lo hizo.

Cuando lo quería ver alguien,

él bajaba de su habitación para verse con prácticamente cualquier persona

que viniera con un buen motivo para verlo.

Es una persona a la que llegué a apreciar.

¿Cómo lo hacía para hablar?

Porque solamente, según he leído, movía una mejilla.

Sí, esto es en la última etapa, la enfermedad de él es progresiva.

Cuando yo lo entrevisté era así.

En las gafas tenía una especie de sensor

que sobresalía de las gafas y le apuntaba a la mejilla.

Y cuando él movía la mejilla, era un clic.

Con ese clic él tenía que manejar...

Es como si uno tuviera un ordenador con un ratón que solo hace clic,

que no tiene para subir y bajar.

Él tenía todo el abecedario delante

y un cursos que va saltando de una línea a la otra.

Cuando él ve que la letra que quiere decir está en esa línea,

selecciona.

El cursor a veces falla y tiene que repetir la operación.

Es prácticamente el ritmo de una palabra por minuto.

Así que eso hace que la comunicación con él,

a pesar de que yo no lo he visitado y he estado con él,

pero cuando la gente me pregunta cómo es...

Es que los diálogos que uno tiene con él son muy breves,

casi diría que sin palabras,

porque sabiendo lo que le cuesta responder,

uno mismo se reprime de preguntarle cualquier cosa.

Es muy curioso ahí también comprobar

cómo cuando le ves y pasan un número de años,

y después le vuelves a ver, cómo ha evolucionado eso.

Es tremendo, porque al principio, cuando manejaba las manos,

era mucho más ágil porque tenía una especie de ratón con un botón

y seleccionaba frases enteras.

Tardaba, pero a lo mejor un par de minutos o tres

en dar una respuesta, pero al final ya era tremendo.

Cada vez se notaba ese deterioro.

Recuerdo una cosa que tiene que ver con lo que has dicho

de que a veces decía frases.

Yo recuerdo estar dando una charla en Cambridge.

Muchas veces estabas hablando, él estaba en la audiencia,

y oías su voz, de repente.

Algo por sorpresa, su voz.

Igual hacía alguna pregunta o algún comentario

sobre algo que habías dicho hace unos minutos.

Pero muchas veces no sabías si hablaba en serio o en broma.

Y entonces la manera de saberlo...

Yo recuerdo una vez que habíamos tenido

un pequeño rifirrafe científico entre mi grupo y el suyo,

y estaba yo hablando de ese tema,

e hizo comentario que yo no sabía en ese momento

si me estaba criticando o si estaba haciendo una broma.

Me quedé un poco así, le miré, y entonces todavía sonreía.

Y sonrió, y entonces ya supe que estaba hablando en broma.

Eso es algo que perdió después.

Bueno, la risa la tuvo hasta el final.

-Al final ya apenas movía más que la mejilla.

-Y el sentido del humor.

Tenía un sentido del humor finísimo.

El típico sentido del humor británico

expresado de todas las formas posibles.

Cuando contabas esa anécdota del tiempo

me he acordado de otra cosa.

Cuando estaba trabajando en los viajes en el tiempo

se le ocurrió un experimento para cazar a un viajero del tiempo.

¿Y qué fue lo que hizo?

Pues montó en la universidad una fiesta.

Una fiesta con globos, patatas fritas, ganchitos, refrescos...

Y mandó las invitaciones al día siguiente de la fiesta.

De forma que si alguien hubiera ido a la fiesta,

por narices tendría que haber sido un viajero temporal.

No fue nadie a la fiesta, con lo cual ahí se quedó.

Pero llegó a hacer incluso una cosa así.

Está bien.

Existe la foto donde sale: "Bienvenidos, visitantes del futuro".

Y sale él solo.

De todos modos, si no se tiene humor

me temo que arrastrar las condiciones de vida

que le permitiese la enfermedad

debía ser terriblemente duro. -Claro.

Bueno, en general, si no se tiene humor,

arrastrar cualquier condición de vida es duro.

Entiendo.

Nos vamos al reportaje.

Nos vamos a visitar la exposición "Cosmos",

que podemos ver en la Biblioteca Nacional en Madrid.

La muestra exhibe más de 200 piezas de la historia de la ciencia.

Hemos entrevistado a su comisario,

el científico José Manuel Sánchez Ron,

para que nos hable de alguna de las obras más importantes

de grandes científicos

y también de visionarios de la historia.

Son joyas para el mundo de la ciencia.

"Cosmos" muestra al público una selecta colección

de piezas únicas.

Como este libro inmortal de Newton,

considerado uno de los textos más influyentes

del pensamiento científico.

La primera edición de, probablemente, el libro más importante

que en ciencia jamás se haya escrito,

los principios de Newton, 1687,

"Principios matemáticos de la filosofía natural".

Solo existe, al menos en colecciones públicas,

un ejemplar de este libro en España.

Encontramos otras obras maestras de la literatura científica

como los "Diálogos" de Galileo Galilei,

uno de los predecesores de Stephen Hawking.

Galileo, Kepler, Newton,

se preocuparon, miraron al universo,

y a las fuerzas que rigen en él.

De manera que con toda legitimidad se pueden considerar

antecesores de los intereses de Hawking.

Otro de los antecesores de Hawking es Einstein,

que en este artículo resume la teoría de la relatividad general.

Stephen Hawking se dedicó a estudiar las propiedades del universo

en el contexto de la relatividad general.

Y, de hecho, por aquello que es más famoso,

los agujeros negros,

son una predicción de esa teoría de Albert Einstein.

"Cosmos" significa "universo"

pero este término también hace referencia

a lo que es, lo que ha sido y lo que será.

Y bajo esta premisa se presenta esta exposición didáctica

dividida en cuatro secciones.

La primera se centra en el universo,

después aterriza en la Tierra,

posteriormente la vida, la flora y la fauna,

y termina haciendo referencia a la tecnología.

Una exposición que pretende reflejar el interés del ser humano

por el mundo que le rodea.

La exposición nos recuerda la extraordinaria variedad

de fauna y flora de la Tierra,

como este tocón de pino de 600 años de antigüedad.

Un planeta representado de muchas formas,

algunas curiosas como este primitivo mapa

en el códice del Beato de Liébana.

Darwin nos legó "El origen de las especies",

uno de los grandes títulos de la historia de la ciencia.

Otro de los tesoros de la muestra son los códices

del genio renacentista Leonardo Da Vinci.

Las piezas pocas veces se exhiben.

Están los "Códices Madrid" de Leonardo Da Vinci, los dos.

Además, sus dibujos y sus textos tratan de tecnología.

Entre los grandes logros de los humanos

destaca la tecnología.

En la muestra encontramos la sonda Viking,

utilizada en la exploración de Marte.

Stephen Hawking soñaba con viajar al espacio

pero logró descubrirnos algunos de sus secretos

gracias a su implacable determinación.

En sus condiciones físicas, el trabajo que hizo exigió

de una gran fuerza mental y determinación.

Eso, desde luego, en un caso como él, sobresale

junto, evidentemente, a la inteligencia.

Mentes privilegiadas que nos han dejado

un importante legado, pero ¿cómo logró Stephen Hawking

cambiar la forma en la que hoy comprendemos el universo?

¿Cuáles fueron sus grandes aportaciones?

La primera pregunta para mí es muy obvia,

y les invito a ustedes, a los cuatro,

para que quede muy claro y seamos lo más pedagógicos posible.

¿Qué nos enseñó Stephen Hawking sobre el origen del universo?

Bueno, la primera... ¿Empiezo yo? Venga.

En la primera época de su investigación

Hawking supo comprender

que el universo, en cierto modo, se comporta como los agujeros negros

pero viendo hacia atrás en el tiempo.

Un observador que hallara un agujero negro sería engullido

y encontraría dentro, creemos, un final de su tiempo.

O del espacio-tiempo descrito por la relatividad general.

Pues él supo demostrar

que bajo ciertas condiciones

parecía que todo observador ideal de vida infinita,

o sea, todo punto del espacio-tiempo haya tenido un origen.

Que hayamos un tenido un inicio del tiempo

descrito por la relatividad general.

Luego se vio que una de las condiciones de sus estudios

se violaba en el universo temprano, pero eso no es lo más importante

porque abrió un nuevo campo de investigación.

De hecho, luego se han demostrado otros resultados

asumiendo hipótesis más débiles.

Y hoy en día yo creo que poca gente duda que la relatividad general

implica que hubo un inicio del universo,

del tiempo como lo conocemos.

Del tiempo, según dice la teoría clásica.

Tengo preguntas.

¿El agujero negro es negro?

El agujero negro

tal y como lo encontró Hawking era negro.

Pero tal y como nos lo dejó después, era menos negro.

Y era mucho más misterioso todavía.

Una de las cosas importantes que hizo Hawking

fue ir más allá de la teoría de Einstein.

Y lo que hizo Hawking

al juntar por un lado la teoría de Einstein de la gravedad,

que es uno de los pilares de la física

y que es lo que describe las cosas grandes en el universo:

el comportamiento de los planetas, de las galaxias,

del universo a gran escala, y su estado por la gravedad.

Hawking lo que cogió, por otro lado, es la física de lo minúsculo,

la física cuántica,

encontró una manera de combinarlas,

de combinar la física de lo muy grande y de lo muy pequeño

en un agujero negro.

Y de ahí surgió la luz.

Los agujeros negros dejaron de ser tan negros como creíamos que eran.

Pero esta luz que emitían los agujeros negros

era una luz extremadamente sutil.

Que nos ha llevado a lo que yo creo que es la principal contribución

de Hawking a la ciencia.

Es algo que más que una respuesta es una pregunta.

Una pregunta que, además, se puede formular,

se puede expresar de una manera que la entendamos todos:

¿El olvido es posible en el universo?

¿Por qué nos planteamos esta pregunta?

Supongamos que tenemos un documento que queremos destruir.

Por los motivos que sean, no voy a entrar.

Tú puedes coger un documento, lo pasas por la trituradora de papel,

y dices: "Ya está".

Pero entonces viene alguien,

empieza con mucha paciencia a reconstruir el documento

y te lo trae de vuelta.

Y dices: "Bueno, ¿qué hago entonces?

Pues en vez de triturarlo, lo voy a quemar".

Entonces, lo que aquí sucede, te viene la física cuántica,

este otro pilar la ciencia que decimos que tenemos.

La física cuántica dice que las cosas no se olvidan.

Que si tú quemas algo...

Si tú eres suficientemente cuidadoso y recoges todas las cenizas

y toda la radiación que se haya emitido,

con un trabajo descomunal,

serías capaz de poder reconstruir lo que había pasado antes.

Esto nos lo dice la física cuántica,

que es lo que nos describe el universo a pequeña escala

de una forma absolutamente precisa.

Es una de las bases de la ciencia actual.

Una vez te han traído otra vez reconstruido esto

después de haber quemado toda la información, dices:

"¿Qué hago yo ahora? ¿Cómo puedo deshacerme de esto?

Bueno, lo voy a tirar a un agujero negro".

Lo tiras al agujero negro y dices: "Bueno, ya está".

Y alguien te dice: "No, en realidad no has destruido la información.

Lo que has hecho es esconderla.

Alguien que se lance al agujero negro

quizás todavía pueda leer este documento que habías lanzado".

Entonces viene Hawking y nos dice:

"No, los agujeros negros

son lugares en los que finalmente la información, las cosas,

se olvidan de forma absoluta". ¿Por qué?

Has tirado este objeto al agujero negro.

Hawking descubrió que los agujeros negros

emiten luz, emiten energía.

Esto quiere decir que poco a poco van perdiendo,

van haciéndose más pequeños.

Es lo que llamamos una especie de evaporación del agujero negro.

El agujero negro va poco a poco haciéndose pequeño, desapareciendo.

Y cuando el agujero negro desaparece, ahí ya parece que sí que finalmente

has conseguido deshacerte de estas pruebas incriminatorias.

Esto lo que nos dice es que si, por una parte,

la física cuántica dice que el olvido no es posible en el universo

pero los agujeros negros parece que nos dicen que sí lo es,

entonces tenemos una contradicción en los fundamentos de la física.

Pero contradicciones en el universo yo creo que hay muchas, ¿no?

Bueno, hay contradicciones...

No es que haya contradicciones.

El universo se rige por una serie de leyes que...

Además, en física, si tú eres conocedor

de las condiciones de inicio,

de cómo comienza un sistema, cualquiera, pon el universo,

y conoces las leyes que gobiernan aquello que ha sucedido

estás en condiciones de predecir el estado de ese sistema

en cualquier punto, en cualquier momento del tiempo.

Y eso funciona tanto hacia adelante como hacia atrás.

Es decir, dadas las condiciones actuales

y conociendo las leyes de la naturaleza,

podemos averiguar cómo eran esas condiciones

en el momento del tiempo del pasado que queramos.

Y conociendo las condiciones iniciales

podremos decir cómo van a ser esas condiciones

prácticamente en cualquier momento del futuro.

Esa es la...

La paradoja, digámoslo así.

Cuando llegamos a un punto,

que es el del big bang o el de la singularidad

donde el tiempo deja de existir,

o el punto de origen del tiempo...

Hay mucha gente que se pregunta qué había antes del big bang.

Bueno, es una pregunta

que muchos científicos consideran que es absurda

porque no puedes plantear qué había

antes del momento en el que nació el tiempo.

Es como decir: "¿Qué hay al sur del Polo Sur?".

Pues es una pregunta que no tiene mucho sentido.

Pues bien, una de las partes del trabajo de Hawking

también nos permite,

yo creo que por primera vez, no lo ha hecho solo, por supuesto,

lo ha hecho con varios colegas,

empezar a preguntarnos por ese antes incluso del big bang.

Y una de sus últimas aportaciones que hizo también con otra gente

es que nuestro big bang podría no ser el único que existió,

sino que podría haber habido más big bangs

que dieran origen a otros universos,

que serían universos paralelos al nuestro

y que generarían una especie de multiverso,

que para entenderlo,

nuestro universo es una especie de burbuja

pero hay otras fuera de los límites de la burbuja de nuestro universo.

E incluso, en algún momento,

podrían llegar a interaccionar algunas con otras.

Cosas muy complicada porque en cada universo,

dadas las condiciones iniciales,

que son las que determinan cómo se va a desarrollar ese universo

pues puede ser que las leyes dentro de ese universo

no tengan absolutamente nada que ver con las que nosotros conocemos aquí,

que son fruto de las condiciones iniciales

de nuestro big bang.

Con lo cual, entras en un terreno que casi metafísico ya, si quieres.

El problema es que estas leyes que gobiernan el universo

a gran escala,

no son compatibles con lo que sucede en el universo a pequeña escala.

Es decir, estamos todos hechos de átomos.

Los átomos son conjuntos de partículas:

protones, neutrones, electrones y otras muchas partículas.

Y son los ladrillos de lo que todo lo demás está hecho:

este vaso, nosotros, el plató, el planeta...

Todo está hecho de eso.

Pues los conjuntos de átomos responden a una serie de leyes

que las partículas individuales no respetan,

sino que se rigen por otro conjunto de leyes

completamente diferentes

y que los objetos grandes no siguen.

Es lo que decía él,

tenemos esas dos partes de la física que son incompatibles

y va un poco contra la lógica, porque es decir:

"Vamos a ver, si yo no puedo viajar en el tiempo

o estar en dos sitios a la vez,

¿por qué las partículas de mi cuerpo sí pueden hacerlo,

y yo que soy un conjunto de partículas no puedo?".

Bueno, pues mucha inteligencia y mucha física

está intentando poner juntos estos dos cuerpos.

Que son válidos los dos,

porque hay múltiples demostraciones experimentales

de la validez de ambos sistemas, cada uno en su rango,

pero tiene que haber un punto de unión,

algo que los conecte.

Y es lo que se llama "la teoría del todo".

Lo que buscan, como el Santo Grial de la física,

es intentar desarrollar una teoría

en la que todo junto funcione en un único cuerpo científico,

en un único cuerpo teórico. Ese es el problema.

Y ese es uno de los problemas en los que trabajó Hawking.

Y, personalmente, pienso que es uno de los investigadores

que más consiguió avanzar en este campo,

en este terreno de esta unificación de las dos físicas,

la de lo grande y la de lo pequeño,

hasta el día que murió.

Yo quería recoger un poco de lo que dijeron

y hacer algunos comentarios.

Si bien estoy de acuerdo con Roberto, creo que para los físico teóricos

la contribución de Hawking a los agujeros negros

es la que consideramos más genial.

Además, la hizo prácticamente solo.

Las ideas más importantes fueron de él exclusivamente.

Sin embargo, habría que mencionar que su contribución

a que se consolide la hipótesis del big bang

fue muy importante,

porque la época en la cual escribió el teorema de las singularidades

junto con Roger Penrose,

el big bang no tenía crédito en la comunidad científica.

Justo por una coincidencia,

su trabajo coincidió con la primera observación experimental

de los efectos del big bang.

Pero el nombre "big bang" hay que recordar que lo puso

un astrofísico de Cambridge célebre en su época,

en la época en la que Hawking era estudiante.

Y era en un tono jocoso.

El "big bang" era burlón, no era la idea predominante.

Y pasó a ser predominante, en parte, gracias a Hawking.

Y luego, otra contribución de él muy importante

en el origen del universo, y que de hecho aquí en España

se le dio el Premio Fronteras del Conocimiento

por esta contribución,

que quizás a nivel científico,

tomando las comprobaciones experimentales

como parte importante de la ciencia, quizá es la más importante de él

y no me sorprendería que descubramos

que estuvo candidato al Premio Nobel por ello,

es la formación de estructuras del universo.

Comprender por qué en un universo que, en algún momento,

estaba concentrado densamente en un punto y luego se expande,

por qué no está toda la materia dispersa de forma amorfa,

sino que está en estructuras: galaxias con un montón de estrellas,

luego espacio vacío y luego otras galaxias.

Y él logró, en paralelo a Viatcheslav Mukhanov,

mostraron cómo eso se podía deber a pequeñas fluctuaciones

ocurridas en el momento de la expansión original.

Tengo un vídeo

donde vamos a ver un minutito, algo así,

o un par de minutos de Stephen Hawking hablando,

y a partir de ahí yo creo que podemos empezar también

una discusión sobre los problemas filosóficos

que generan todas estas teorías científicas

expuestas por Hawking,

sean continuación de las de Einstein...

Si Hawking hubiese tenido a Einstein delante,

¿hubiese llegado donde llegó?

¿Si no hubiera...?

A ver, Hawking fue un einsteiniano.

Además, admiraba muchísimo a Einstein.

Evidentemente, fue...

De hecho, extiende partes del trabajo de Einstein.

Hawking ha sido el principal contribuidor

al conocimiento de la gravedad y el universo después de Einstein.

Vamos a ver el vídeo.

(Voz robótica en inglés)

¿Es posible llegar a esa teoría del todo

que formulaba o, más o menos,

tenía interés Hawking?

Yo creo que depende de lo que uno entienda por "teoría del todo".

Esa es mi posición personal.

La ciencia, en general, busca patrones comunes

para explicar los fenómenos.

Y para eso uno elimina detalles

para poder encontrar justamente qué es lo relevante en los sistemas.

Entonces, en ese sentido, es posible que lleguemos a algo.

Nuestra percepción del universo también es limitada,

es la que podemos con nuestros sentidos y cerebro.

Encontrar una teoría que pueda explicar

aquello que nosotros, también limitadamente,

podemos percibir y entender, sí es posible.

Encontrar una teoría que prediga todo y explique todo con lujo de detalles,

yo creo que es un emprendimiento inútil

porque probablemente sería una teoría

cuyos resultados ocuparían miles y miles de folios

con cada uno de esos detalles,

que en realidad, en el fondo, los científicos queremos ignorar

para poder ir a los relevante.

¿La ciencia excluye a Dios, como decía Hawking?

La ciencia, en mi opinión, intenta excluir la necesidad de Dios.

Que no tiene nada que ver con excluir a Dios.

Uno de los colaboradores de Hawking, Don Page, en sus artículos...

Yo le visité cuando estaba haciendo la tesis.

En sus artículos científicos él lo dice, él es creyente,

con un orgullo de ser creyente, pero él intenta explicar...

Intenta comprender por qué el universo es como es

sin pensar que ha tenido un agente externo

que lo haya estado modificando siempre.

Y de hecho, si uno necesita...

Si pensamos que la ciencia no nos puede explicar las cosas,

y necesitamos una explicación divina, pues bueno, es donde está la fe, ¿no?

No tienes por qué tener la necesidad de tener un Dios.

Hawking, obviamente, no creía en Dios porque lo ha dicho muchas veces,

pero lo que intentaba demostrar era la no necesidad de un Dios,

que es algo que muchos científicos sí que están de acuerdo.

Es que ese concepto que dices es muy importante.

Todos hemos oído la expresión:

"Es una condición necesaria pero no suficiente...".

En ese sentido habla de la necesidad, no de que fuera necesario.

Entonces, las leyes de la física, según Hawking,

eran más que suficientes por sí mismas

para explicar desde el big bang hasta nuestros días.

Es decir, Dios no aparece en las ecuaciones por ninguna parte.

Y todo sucede, y el universo empieza una expansión.

Empieza en un punto, se expande, y acaba siendo este universo

sin necesidad, de forma espontánea.

Ahora bien, Hawking, que no creía en Dios, es verdad,

nunca dijo "Dios no existe",

sino que el Dios que no existe

es el que está detrás de cada fenómeno: "Va a llover".

En la historia de la cultura,

hasta hace no tanto tiempo, mil años,

cada vez que caía un rayo era Dios el que lo mandaba,

o que llovía o que dejaba de llover.

La ciencia ha ido explicando un montón de fenómenos

que antes se consideraban de origen divino.

Y a medida que la ciencia ha ido avanzando

y explicando cosas con leyes naturales,

pues esa figura de ese Dios que está detrás de todo

ha ido retrocediendo.

Hawking lo que decía es que los que crean en un Dios

que está detrás de cada persona al cual le puedes decir:

"Dios mío, ayúdame a aprobar las oposiciones".

Cada uno es libre de creer en lo que quiera,

pero ese Dios no tiene nada que ver con la ciencia.

Y en el otro caso,

en el caso de que exista intervención divina en el universo,

el papel de ese Dios ha retrocedido tanto

que lo tenemos que buscar

en las primeras pequeñísimas fracciones de segundo del big bang.

Que es, claro, si el universo es como es sin necesidad de Dios

porque sigue unas leyes,

la pregunta inmediata es quién ha hecho esas leyes.

Bueno, pues entonces podríamos dejar...

El espacio que la ciencia deja para la existencia de Dios,

que es lo que decía Hawking,

es como formulador de las leyes fundamentales de la naturaleza

que son cuatro,

según las cuales todo ha sucedido según esas leyes.

Y ese espacio, desde luego, está más allá del tiempo de Planck.

El tiempo de Planck es coger el primer segundo del universo

e ir hacia atrás, hacia atrás...

Ese primer segundo ha sido dividido en eras.

Un solo segundo.

Y el tiempo de Planck es diez a la menos 43. ¿Sí?

-43 o 44.

-Diez elevado a la menos 43 del primer segundo.

Eso quiere decir dividir el primer segundo

en diez septillones de partes

de las cuales una la física teórica todavía no ha explicado.

Y ese es el espacio que quedaría para Dios.

Igual sería curioso...

La imagen que tenemos habitual de Dios,

que Dios es quien nos creó a nosotros,

que la última finalidad era crear al ser humano,

que hiciera eso en esa fracción mínima de segundo

para que luego a los 13 800 millones de años,

en un planeta arbitrario de una galaxia arbitraria

apareciéramos nosotros, parece un poco...

Un dispendio de esfuerzo innecesario.

Para un ser todopoderoso, pero bueno.

Hablamos de Hawking, claro.

Lo que pensaba Hawking es que si queda algún sitio

donde Dios se puede esconder todavía

es esa pequeña fracción del primer segundo tras el big bang.

¿Y si Dios fuese esa teoría del todo que conecta todo?

¿Ese sería el Dios de Espinosa o algo así?

Sería el Dios de Espinosa. Que es el Dios de los ateos.

Yo creo que lo que has dicho,

la contribución de Hawking a este debate,

por una parte, los científicos,

ya desde tiempos no de Hawking, sino mucho antes,

han estado intentando eliminar la necesidad de Dios.

Hay una frase famosa de un físico y matemático, Laplace,

contemporáneo de Napoleón.

Napoleón se había leído el libro de Laplace

y le preguntó Napoleón cuando le vio: "¿Dónde está Dios en este libro?".

Y Laplace dijo: "Señor, yo no necesito esa hipótesis".

O sea, que no necesitaba a Dios para el funcionamiento del universo.

Lo que ha dicho José Manuel es que todavía podría quedar

una contribución.

El universo lo pones en marcha

y ya no necesita quien esté interviniendo.

-Ya va solo. -Pero entonces queda el punto.

¿Hace falta alguien o algo que lo ponga en marcha?

Hawking ahí hizo una contribución, él hizo una propuesta,

que todavía no está ni verificada, ni siquiera universalmente aceptada,

para cómo el universo podría haber empezado

sin necesidad de que nadie le dé un empujón.

Que es algo que sería inevitable, como decía en el vídeo,

por las leyes de la física cuántica que dicen:

"Todo lo que es permisible ocurre finalmente".

Y él hizo esta propuesta, y yo creo que esa es su contribución,

decir cómo incluso ni siquiera para ese empujón inicial

haría falta la presencia de un Dios.

De un Dios activo.

Dios como las leyes del universo...

Bueno, ese es, como digo, el Dios de los ateos.

Tengo aquí un libro

editado por Turner que se llama:

"Cincuenta discursos que cambiaron el mundo".

Editado por Andrew Burnet.

Es un libro interesante donde hay discursos

y donde hay un discurso en concreto

de Albert Einstein.

Einstein era un peleón

no únicamente en los temas de física

sino también en los temas político-sociales.

Y concretamente en este discurso

que la televisión grabó el 19 de febrero de 1950,

él se mete de hoz y coz

con la seguridad nacional.

Y dice: "Basar la seguridad nacional en el armamento

es una ilusión funesta".

Y a partir de ahí va dando diferentes matices

a esa carrera armamentística

que enfrentaba en ese momento a EE.UU. y la Unión Soviética,

y que al principio se suponía que era preventiva.

"Los dos países", decía Einstein,

"enloquecidos, se apresuran a perfeccionar en secreto

los instrumentos de la destrucción masiva".

¿A nuestro Hawking le gustaba meterse en estos asuntos o no?

Le encantaba. ¿Le encantaba?

Sí.

Sí, sí, absolutamente.

Él además fue una persona comprometida socialmente.

Claro que con las dificultades de comunicación

no va a haber tan abundantes expresiones de él

pero bueno, en muchas ocasiones participó de debates.

Cuando fue el Brexit en Reino Unido

expresó su opinión contraria al Brexit.

Yo creo que compartía...

En el mundo de la ciencia es muy habitual

que además de no creer en Dios, tampoco creamos mucho

en las naciones y en las fronteras. ¿Y en los Estados?

Es que somos muy conscientes de que vivimos en un pedrusco

que está viajando por el medio del cosmos.

Entonces, estas divisiones de fronteras

son totalmente arbitrarias.

Son estas y no son otras por algunos avatares históricos.

Y pueden ser otras.

La manera en que funciona la ciencia es completamente transnacional.

-Sí, claro, además eso. -Es algo que experimentamos...

En la ciencia, es verdad, desde hace muchos años ya

no hay fronteras, da igual la rivalidad entre países.

No sé, entre China y EE.UU.

Y te vas al CERN, por ejemplo, a Suiza,

y te encuentras equipos chinonorteamericanos

sin ningún problema ni nada.

Y Hawking es verdad que se metía en todo.

Se metía y tomaba partido.

Es más, incluso en temas que él no tenía mucho que ver.

Por ejemplo, recuerdo que fue uno de los firmantes

del manifiesto, no contra,

sino alertando de los usos de la inteligencia artificial.

Hay un manifiesto famoso firmado por muchísimos científicos,

entre ellos estaba Hawking, diciendo que si no tenemos cuidado

con el desarrollo de la inteligencia artificial

esa inteligencia artificial puede acabar con nosotros,

puede acabar siendo dañina.

O también estaba en un montón de charlas, y de encuentros

y conferencias,

estaba absolutamente en contra de emitir señales al espacio

buscando civilizaciones extraterrestres, fíjate.

Él mismo tiene un discurso muy famoso que se llama "La vida en el universo"

donde después de hacer un análisis de lo que sabemos

sobre el origen de la vida, que la verdad es que no es mucho...

Todavía no es mucho, pero bueno.

La única prueba de vida que tenemos está en este planeta.

Entonces, él se preguntaba por qué si en la Tierra ha surgido vida,

¿por qué no está la galaxia, la Vía Láctea nuestra, llena de vida?

¿Y por qué no la vemos por todas partes?

Entonces hacía una serie de reflexiones

y claro, como científico que es, lo dividía en posibilidades.

Posibilidad número uno:

El surgimiento de la vida, después de todo,

no es tan habitual o normal, es más excepcional de lo que parece.

Con lo cual, podríamos incluso ser los únicos habitantes de la galaxia.

O incluso del universo observable.

Número dos: La vida es muy común pero necesita el tiempo suficiente,

que son muchos miles de millones de años,

para desarrollarse hasta el punto de desarrollar inteligencia.

Con lo cual, es posible que haya un montón de formas de vida por ahí

pero que ninguna haya alcanzado la inteligencia.

Entonces, lo que es excepcional es alcanzar el estado de madurez

que es la inteligencia.

Y en el caso de que eso sea así,

y haya otras civilizaciones,

el tiempo que han tenido para desarrollarse es tan enorme

que es posible...

Nosotros, toda nuestra civilización humana,

entendida desde la prehistoria,

pues no sé, las primeras herramientas tienen un millón y medio de años.

Las primeras herramientas toscas hechas de piedra.

Nuestra especie homo sapiens no llega a los 200 000 años.

Es decir, ¿quién nos dice a nosotros que ahí fuera no hay una civilización

que lleva cinco millones de años existiendo

y por lo tanto es mucho más evolucionada?

Entonces decía:

"Ojo con intentar contactar con toda esa gente, si están ahí,

porque cada vez que dos civilizaciones,

una más avanzada que otra, se han encontrado,

los menos avanzados siempre han sufrido las consecuencias".

Y si no, que les pregunten a los indios americanos

después de su encuentro con Colón y con los sucesivos exploradores.

Interesante. Muy interesante.

Ha salido un tema que espero que podamos desarrollar próximamente

con su colaboración

que es el tema de la inteligencia artificial.

Nos vamos, pero me gustaría recordar los libros:

"Iluminando el lado oscuro del universo",

de Roberto Emparán, editado por Ariel.

"Hablemos de ciencia", José Manuel Nieves,

editado por Edaf.

El de José Edelstein: "Einstein para perplejos",

editado por Debate.

Y por último, "Cincuenta discursos que cambiaron el mundo",

de Andrew Burnet, editado por Turner.

Gracias a los cuatro.

Gracias a ustedes por seguirnos.

Espero que les haya interesado el programa tanto como a mí.

Y espero también poderles volver a ver la próxima semana.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Universo Stephen Hawking

Millennium - Universo Stephen Hawking

30 abr 2018

Programa de debate presentado por Ramón Colom sobre Stephen Hawking con Roberto Emparan, Pedro Martín Moruno, José Manuel Nieves y José Edelstein.

ver más sobre "Millennium - Universo Stephen Hawking" ver menos sobre "Millennium - Universo Stephen Hawking"
Programas completos (132)

Los últimos 326 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos