www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4594442
Millennium - Universo Eurovisión - ver ahora
Transcripción completa

Hacía 50 años

que una joven cantante española

trajo para España el gran premio del Festival de Eurovisión

cantando una canción llamada "La, la, la".

Al año siguiente el festival se celebró en Madrid,

concretamente en el Teatro Real

y otra cantante española, Salomé,

con un "Vivo cantando" se trajo por segunda vez

el premio grande, el premio de oro a España.

Desde entonces no ha pasado nada,

salvo que eran 10 países los que participaban

y ahora son más de 40 europeos o no europeos,

los que quieren participar.

Hoy hablaremos de esa cultura eurovisiva,

de cómo ha cambiado el Festival de Eurovisión.

Pero también yo quisiera tener un recuerdo

para una persona que estuvo implicado durante muchos años

en este Festival de Eurovisión,

hago referencia a Javier Caballé,

el que fuera productor ejecutivo

de programas musicales y de entretenimiento

de esta casa durante muchos años

y que falleció hace unas semanas.

Gracias y bienvenidos a "Millennium".

(Música cabecera)

Decía Chaikovski que si no fuera por la música

habría más razones para volverse loco.

Yo no sé si eso es exactamente así o no,

Pero es verdad que la música nos acompaña mucho.

Nos acompaña en el coche, nos acompaña en casa...

Nos acompaña en el trabajo.

Hay gente que no sabe trabajar

si no tiene los auriculares puestos

y escuchar música.

Hay otros que al revés, que no sabemos trabajar

escuchando música hay que decirlo.

Pero también es verdad que si a esa música

le añadimos baile, le añadimos luces, le añadimos...

Antes hablábamos de Javier Caballé desaparecido

hace unas semanas y recuerdo,

me viene a la mente una frase que me decía él

que decía: "Ramón, un musical

es igual a número de metros cuadrados de plató.

No se puede hacer un musical en un plató

de 100 metros o de 300 metros.

Hay que hacerlo en uno de 3000.

Bueno, añadimos el plató de 3000

o de 5000 y nos saldrán

los últimos festivales de Eurovisión que en ese sentido

son todo una innovación

que nos deja con la boca abierta. Perfectamente.

A nivel tecnológico por supuesto.

Quien habla es Toñi Prieto.

Ustedes habrán oído hablar de ella

y a lo mejor la conocen físicamente menos.

Es la directora de programas de entretenimiento de TVE.

Es la responsable de programas como "Masterchef", casi nada,

"Operación Triunfo", casi nada,

o del propio Festival de Eurovisión.

Durante sus 40 años, aunque no lo parezca,

de carrera profesional en TVE

ha ocupado puestos de responsabilidad,

de míticos programas como los especiales

de "Martes y 13" que se hacían en Navidad,

de especiales musicales y, eso no lo sabía yo,

ha dirigido el sello discográfico de RTVE.

Y la editora. Exacto.

¿Está contenta

con el Festival de Eurovisión de este año?

Sí. Yo siempre estoy contenta.

La verdad es que soy optimista. No me lo creo.

El año pasado hubo no sé qué líos con el Festival de Eurovisión

y eso nunca te deja bien.

Hombre, no. Cuando uno está en una posición incómoda,

como fue lo del año pasado,

eso no es gratificante para nada y lo pasé mal.

Pero bueno, creo que las cosas se ponen en su sitio.

Ni el año pasado era tan buena, ni este año tan mal.

El año pasado no fue tan mala y este año no creo que sea tan buena.

Creo que funcionará bien. Hombre, yo creo que sí.

Espero que sí. Como todos los años.

No es este año en especial.

TVE siempre pone toda la carne en el asador.

Ahora voy a confesar una cosa...

y es que durante siete años,

que estuve al frente de esta casa,

el principal problema que había

era a quién mandamos a Eurovisión este año.

Tuve la suerte de trabajar contigo hace años,

y es un placer, no hago la pelota, pero es un gran profesional.

No preguntábamos de eso.

Pero te lo voy a decir.

Es un quebradero de cabeza. Sí es verdad.

Eso es un problema año tras año porque queremos

rozar la perfección y eso no existe.

Contentar a todo el mundo para que salga bien es complicado.

Lo intentamos. Lo que me parece más difícil

es intuir o adivinar la tendencia de lo que se va a llevar.

Si a nosotros

se nos hubiese ocurrido llevar a una...

a un señor con bigote y barba,

seguro que pensábamos:

"Uy, esto no funcionará".

Y sin embargo lo hacen los austríacos...

No, los portugueses el año pasado. Y los portugueses el año pasado.

Y luego funciona.

Porque hay magia, la música es magia.

Y transmite o no transmite.

Creo que todos los artistas y Barei lo corroborará también,

cuando creas tu canción y vas a representar una canción

crees que la tuya es la mejor, para eso la haces

Pero te enfrentas a otros países

y a otros condicionantes que ya no dependen de ti.

Hay que ver los gustos de todos los países de Europa,

los que vota, los jurados...

Lo que a nosotros nos parece estupendo a lo mejor a ellos no.

Gracias.

Don Manuel Martos, hola. ¿Qué tal?

Director artístico de Universal Music.

Está detrás de las carreras de artistas

como Manuel Carrasco, casi nada,

David Bisbal,

o de su padre Raphael,

de quien heredó la vocación por la música.

¿Su padre es tan activo en casa como...

cuando viene a un plató o está en un despacho negociando?

En casa, por suerte, es más tranquilo.

Pero siempre con la cabeza activa pensando en los proyectos que vienen.

Porque ya esa energía ya la hace en los escenarios, en los platós,

que es donde lo tiene que hacer. La verdad es que es muy activo.

Voy a decir una cosa también, ya que hacemos un ajuste

con el pasado.

Le voy a decir que una periodista, si no la que más,

o mejor entrevistadora he conocido

es su madre.

¿Vale? Y nunca lo había dicho en público, o sea que...

ahora cuando la vea, se lo dice.

¿De acuerdo? Lo haré.

A ver, ha sido artista,

fue vocalista del grupo "Mota" con quien publicó varios discos,

este año ha sido miembro del jurado de "OT".

¿Qué cualidades tiene que tener un artista

para que vaya a Eurovisión?

Bueno, creo que las cualidades del artista

ya no es solo para que vaya a Eurovisión,

simplemente para que sea artista,

para mí lo más importante es que sea creíble.

Que notes que no hay nada falso en él.

Que la canción que esté cantando sea suya

o de un repertorio, pero que en ese momento la haga suya.

Y tú sientas y vivas lo que él te transmita en ese momento.

En el momento en que un artista es creíble

ya puede hacer cualquier cosa.

Ir a Eurovisión, cantar en la Superbowl,

o cantar en una sala de 50 personas haciendo un acústico íntimo.

La credibilidad para mí, sin duda es lo más importante.

Pero eso no corresponde únicamente a los cantantes,

sino que la credibilidad para un escritor,

para un director de agencia de banco,

para muchas cosas es importante. Totalmente.

Pero, y ahora viene la siguiente pregunta,

¿una mala nota en Eurovisión acaba la carrera de un cantante?

No debería.

Lógicamente todos queremos que nuestros artistas

queden lo mejor posible,

que tengan una buena nota, queden en buena posición...

Es verdad que a veces, yo creo que no tanto la posición,

es simplemente si ocurre algo negativo,

que se quede en el recuerdo de la gente, pero al final

si el artista va con buena canción, lo hace bien,

lo disfruta, transmite esa alegría

o lo que debe transmitir con la canción,

y quede en el puesto que quede al final es música.

Además hoy en día, antes llegabas a Eurovisión el día de la gala

y era prácticamente la primera vez que escuchabas esa canción,

era como una novedad.

Hoy llegas a la gala sabiendo los temas de cada país,

han rodado, han hecho promoción...

Lo que pasa en el festival es muy importante

porque sale el resultado,

pero si eres un artista creíble y lo has hecho bien,

la posición al final no debe influir en tu carrera.

¿Tiene alguno favorito?

¿Yo? De los de este año.

Amaia y Alfred, sin duda.

Se lo he puesto en bandeja. Por supuesto.

Venga, gracias... Gracias.

...por estar con nosotros.

Borja Terán es periodista, es crítico de televisión,

licenciado en periodismo,

máster en realización y diseño

de formatos y programas por el Instituto de RTVE.

Escriben habitualmente en "La Información" punto com

y colabora con diversos medios de comunicación.

Cuántas cosas, ¿no?

¿El formato de Eurovisión para usted es perfecto?

Eurovisión es el formato padre del talent show.

Creo que es el talent show perfecto.

De ahí beben todos, "Operación Triunfo", "La Voz"...

"Got Talent". Viven de ese ritmo de Eurovisión

que es la sorpresa que genera descubrir artistas.

No solo canciones sino todo lo que envuelve al artista

a través de los trucos, de las artimañas de la televisión.

Eso lo integra muy bien Eurovisión.

¿Qué te parece?

Estaba pensándolo.

Me parece que puede ser, pero... Pon un pero.

No, a mí lo que me parece difícil

es que todos los países que van a Eurovisión

están en ese mismo formato

y cada uno podría ser completamente distinto.

Ahora imagínese que doña Prieto

decidiese ir

o mandara a Eurovisión a una cantaora de flamenco.

Ya pasó. Pero yo no decido.

Bueno, bueno...

El equipo... Lo sé, lo sé.

Ya ocurrió.

Y quedamos en el puesto cero con Amaya.

Quedamos mal con "La barca".

Lola Flores defendía eso hace...

20 años decía que tenía que llevar algo más nuestro.

Tenemos mucha diversidad... Creo que...

la televisión la construye la diversidad

y Eurovisión es eso, es la diversidad.

Está muy bien como definición pero vamos a ver...

Vamos a verlo.

Otra cosa. ¿Qué papel juegan

las redes sociales y nuevas tecnologías

en el Festival de Eurovisión?

Son fundamentales. Y uno de los éxitos de Eurovisión

es que se ha adaptado a los nuevos tiempos.

Ha sabido incorporar muy bien las redes sociales para convertir

de los prolegómenos del festival, eso Barei lo ha sufrido mucho,

una especie de reality. Los eurofans tienen acceso

a todos los ensayos y pueden comentarlos,

opinarlos, incluso derribarlos y criticarlos

a través de las redes.

Eso enriquece mucho el festival porque genera más expectación

por ver cómo lo va a hacer al final el artista.

Si lo hará mejor que en los ensayos,

si cambiará algo con respecto a lo que ha dicho por las redes

o si la va a pifiar, también puede pasar.

¿Estamos de acuerdo? Sí.

Sí, sí.

Yo quiero felicitarte

por todo el trabajo

que habéis hecho en redes sociales, por ejemplo,

en "Operación Triunfo" y en alguno de los programas.

"Masterchef" también.

Y creo que eso permite demostrar la capacidad

de adaptación de una casa tan veterana

como esta.

Pero como parece que nos estemos dando jabón continuamente,

queda ahí, pero yo me quedo a gusto diciéndolo.

Vamos a por Barei, cantante y compositora.

Tiene una carrera musical de más de 17 años,

lo cual yo no lo entiendo porque o miente en la edad

o miente en esto.

Representó en el Festival de Eurovisión del 16

con el tema "Say yay".

Ha compuesto temas para artistas como Malú y Edurne.

Acaba de publicar su nuevo álbum llamado "You number one".

Sí.

Donde el inconformismo

y el empoderamiento, palabra que odio,

toman protagonismo

en una Barei más adulta que eras cuando fuiste

a Eurovisión.

También es un disco que hay

que decir que está lleno de colaboraciones nacionales

e internacionales.

Más dinámico, más versátil o así a mí me lo ha parecido.

¿Por qué dices eso del empoderamiento

que tanto me disgusta?

En realidad del empoderamiento

hablo un poco de echarse para adelante

y de tener esa sensación de poder con todo

y de creer en uno mismo

y por eso se llama "You number one".

Lo del inconformismo es porque yo soy una inconformista

e intento todo el día cambiar, evolucionar, mejorar...

como la mayoría de las personas,

pero hay gente que se estanca más

se queda en su zona de confort y yo soy de salir de ahí.

Simplemente desde el punto de vista de la mujer

que pisa un poco más fuerte

de lo que estamos acostumbrados a ver al género femenino.

Muchas veces nos hacemos pequeñas al lado del masculino.

Yo no soy feminista pero es verdad que en algunas cosas

considero que es importante que haya referencias femeninas

que hagan a las mujeres

más fuertes, más sinceras, más claras,

y con un poder de decisión mayor.

¿Eurovisión supuso un antes y un después

en tu carrera profesional?

Sí, totalmente.

Para mí ha sido, a pesar de la posición que hablábamos antes,

no tuve una buena posición para nada,

y esa noche lo pasé fatal.

¿Te acuerdas? Muy mal. Lloré muchísimo.

Pedí perdón a toda España, lo pasé fatal.

Y en realidad luego la gente, en mi caso,

fue más positivo que negativo porque...

a la gente le sentó muy mal,

porque les gustó la actuación y la canción.

Hubo cosas que no gustaron, a mí tampoco,

cosas se podían mejorar,

pero en general la reacción del público fue positiva

y mejor de lo que esperaba.

Al día siguiente iba llorando por el aeropuerto en Estocolmo

y la gente nos aplaudía quedando en un puesto 22.

Es horrible, agachaba la cabeza.

Me decían: "Nos sienta peor y te apoyaremos el doble".

A mí me ha venido incluso bien,

no hay mal que por bien no venga.

A mí la gente me ha apoyado mucho más

después de ese batacazo que me pegué esa noche.

Aparte de la experiencia,

que me parece es el mejor máster que hay.

El batacazo fue literal porque te caíste.

Me caí... Qué bien caigo.

Caíste bien. -Un bien caer.

Espectacular.

Sí, me caí, me caí en todos los sentidos...

Pero al día siguiente me levanté con más fuerza que nunca.

No es un tópico, no lo digo por hablar bien de Eurovisión,

para mí fue una experiencia impresionante

que además nunca pensé en ir, nunca quise.

No fue un sueño que tuviera de pequeñita como otros.

Por eso digo que hay que respetar a los eurofans y a los candidatos

que presentan su candidatura para ir

porque tienen una ilusión brutal por el festival.

Y les parece a alcanzar muy grande,

cosa que yo no tenía, hasta que me metí

en "Objetivo Eurovisión" y fui un candidato.

No me lo había planteado y estar allí

con 20 000 personas más todo el máster

que te haces previo.

Fui a todas las promociones

que hubo nacionales e internacionales.

E hice muchos amigos con los que todavía tengo contacto

de muchos países que sigo hablando con ellos.

Fue un año muy especial en el que hicimos mucha piña

entre todos los países.

Y de verdad nos alegramos porque a los demás les fuera bien,

e incluso a los candidatos aquí, que fue aquí además,

justo aquí,

me acuerdo que entre nosotros

de verdad nos alegramos por los demás, la gran mayoría.

Eso no lo veo todos los años.

No porque lo viviera en 2016.

No todos los años se ve ese compañerismo real.

No ficticio con esa careta que nos ponemos.

Yo disfruté mucho.

Vamos a ver un reportaje, montaje con cosas de Eurovisión y luego

ya vamos a ver si conseguimos construir

cómo es la maquinaria de Eurovisión

y también cómo influye

ese festival en la música que escuchamos cada día.

¿Vale?

Cantando por la vida...

Han pasado 50 años desde esta imagen.

La actuación de Massiel supuso la primera victoria de España

en Eurovisión y no fue la última.

Nuestro país ganó por segundo año consecutivo

gracias a la canción de Salomé y su famoso vestido.

Salomé ganó en el 69

con ese vestido que recordamos, con esos movimientos estupendos

del "Vivo cantando", pero un vestido que pesaba muchísimo,

14 kilos, diseñado por Pertegaz,

y pesaba porque eran una especie de cuentas de porcelana azul.

El triunfo de la artista fue menos lucido que el de Massiel

porque Salomé empató con otros tres cantantes.

Salomé ganó junto

al representante de Holanda, Francia y Reino Unido.

Fue un cuádruple empate.

Esas son nuestras dos victorias, que no está mal.

Además, España ha estado en segundo lugar en muchas ocasiones

en Eurovisión.

Hemos estado en los diez primeros puestos en muchas ocasiones.

No tenemos mal palmarés,

pero las victorias se remontan a hace años.

Lo demuestran otros artistas españoles

que quedaron bien posicionados como David Civera,

o Pastora Soler recordada por su gran actuación.

La cantante madrileña Barei

derrochó energía en 2016 sobre el escenario de Estocolmo

con una canción enteramente en inglés.

Otros cantantes de los 90 dejaron su particular huella.

Azúcar Moreno, quién no se acuerda de esa entrada fallida.

Que los músicos no fuero acorde con el playback

y tuvieron que repetir.

Sergio Dalma, Serafín Zubiri...

Muchísimas caras conocidas.

Entre los representantes españoles

es difícil olvidar de nuestra memoria alguna actuación.

Tenemos un representante muy friki

que era un personaje en sí, Rodolfo Chiquilicuatre,

que la verdad no quedó mal situado,

quedó en torno a la mitad en el puesto 15.

Y además tuvo muy buena audiencia ese año.

Eurovisión sorprende especialmente cuando miramos al pasado.

Desde su estreno en los años 50

muchos rostros internacionalmente conocidos

han participado en el show.

Muchos artistas reconocidos ha pasado por Eurovisión y no tenemos ni idea.

Abba, triunfando en el 74 con "Waterloo".

Un grupo que ha vendido muchísimo.

Celine Dion que fue representante en el 88 y ganó

representando a Suiza.

Clive Richards, Bonny Tyler, Franco Batiato...

Albano y Romina fueron representantes de su país en Eurovisión.

Algunos artistas se han convertido en iconos

con millones de seguidores

como la mujer barbuda, Conchita Wurst,

o Dana Internacional.

Es una mujer que antes de cantar en el festival

solamente su participación supuso unas críticas enormes

dentro del sector más ortodoxo israelí.

Así ganó con una canción que se llama "Diva"

con la que vendió muchísimo

y se ha convertido en una imagen de libertad

dentro de la comunidad gay.

Es uno de los programas más longevos y más antiguos

de Europa, un gran escaparate,

una venta a la que se han asomado

200 millones de espectadores europeos.

Eurovisión en España también goza de gran éxito.

Es uno de los formatos no deportivos

con más audiencia, de hecho, en 2002 Rosa de España,

Rosa López consiguió hasta 13 millones de espectadores.

Veremos si Amaia y Alfred, las estrellas de "Operación Triunfo"

logran brillar con fuerza en el escenario de Lisboa.

Eurovisión para la ciudad anfitriona supone una inversión que de media

está entre los 25 y los 40 millones de euros.

Pero lo que esa ciudad recoge

de toda la gente que viene, de lo que se consume, mueve

suele multiplicar por tres esa cantidad invertida.

Lisboa que acoge este año el certamen

quiere dar ejemplo convirtiéndose en la edición

más económica y sostenible de Eurovisión.

Y aquí será donde Amaia y Alfred competirán con artistas

de otros 42 países

en uno de los mayores espectáculos musicales del mundo.

¿Eurovisión ha evolucionado lo suficiente

como para acomodarse a nuestros días?

¿Existen favoritismos entre los países del certamen?

Vamos a ver si reconstruimos un poco los mecanismos.

¿Cuántas canciones llegan cada año a su despacho

porque quieren participar en Eurovisión?

Bueno, hay varias formas de hacer la selección.

Muchas veces hemos optado por hacer un programa

donde había una serie de candidatos que se presentaban porque solicitamos

tanto canciones como intérpretes o través de la web de RTVE.

O bien anteriormente en las redes sociales se hacía

de una forma más directa, con discográfica, manager y tal.

Entonces se hacía esa convocatoria

y se presentaban esas canciones con esos intérpretes.

En otras ocasiones ha sido, como he comentado, por internet.

Otras veces no, hemos optado llevar a un candidato

que fuese un artista consagrado, entonces también

nosotros nos ponemos en contacto con discográficas, mánager y artistas

por si quieren participar

con carrera discográfica, me refiero a alguien

que ya tenga un recorrido.

O como hemos hecho en otras ocasiones

un "Operación Triunfo" u otra selección.

Entonces hay varias fórmulas de llegar

a sacar el representante que irá a Eurovisión.

Todas esas las hemos utilizado en televisión.

Que sepa no nos hemos dejado ninguna.

Muy bien.

¿A una discográfica le interesa que sus artistas vayan a Eurovisión?

Hay una cosa clarísima,

que es que Eurovisión tiene una exposición espectacular.

La promoción que se hace,

el nivel que te conozca toda Europa.

Lógicamente es un evento muy atractivo

para cualquier discográfica.

A partir de ahí hay que ver qué artista

pensamos dentro de una compañía

que es el ideal para ese momento ir a Eurovisión.

Lo estábamos hablando antes, Eurovisión

puede ir bien a cierto tipo de artista

a otro igual no le viene tan bien,

o no es el momento adecuado.

Al final todos tenemos estrategias

con los artistas desarrollando sus carreras

en el cual Eurovisión puede venir

muy bien y puede ser catapulta hacia arriba enorme.

Siempre, repito como decía antes,

que vaya con una buena canción y la sepa defender bien,

siempre va a ser algo muy, muy positivo.

¿Tú das por buenas las explicaciones?

Yo doy por bueno todo,

pero Eurovisión como espectáculo televisivo...

Creo que en España hay complejo

de que grandes artistas no se atreven a ir

porque creen que pueden no soportar salir mal de la exposición mediática.

Igual todo el mundo no quiere presentarse a Eurovisión.

Pero sí creo que este año

TVE tiene una oportunidad con Eurovisión.

Porque mientras Eurovisión crecía a nivel internacional en audiencia,

en España estaba perdiendo fidelidad

porque no íbamos con artistas que el público, perdona, Barei,

conociera de antemano.

Es decir, que el público tuviera ese vínculo

de que se sienta partícipe del representante.

Este año lo tenemos porque Amaia y Alfred

han crecido delante de nuestros ojos.

Los hemos visto por un programa, existe un vínculo por la audiencia

que ya juegan con nuestro candidato,

juegan con TVE, juegan a ganar.

Más incluso que con un artista consolidado.

Al final los han vivido de manera tan personal

que el vínculo es mucho mayor

que con un artista que tienen más lejos

y al que admiran pero no tienen esa conexión personal,

que hace que vayan a muerte. -Se han enamorado en directo.

Hemos visto cómo ha crecido su relación...

a través de ese canal de You Tuve,

que ha demostrado que la televisión de hoy en día

tiene que ir donde está la gente joven.

Tiene que ir a las redes sociales y encontrarse con la gente joven

y que esa gente vaya a la televisión que probablemente

no acude de otra manera. Creo que "Operación Triunfo"

ha recuperado a generaciones nuevas

que no veían televisión y las ha traído

gracias a su estrategia en redes.

Eso pasará con Eurovisión, subirá la audiencia.

Ese ha sido el acierto de "OT".

Es cierto que cuando la pusimos en marcha teníamos dudas.

Era un formato que se desgastó en su momento.

Una vez que vimos la repercusión del reencuentro,

pensamos que podría ser el momento de recuperar el formato.

La clave ha sido eso, acercar a la gente joven.

Porque el primer programa la gente lo vio como una expectación,

sin mucha ilusión.

Pero como fue tan potente lo que se generó alrededor de,

Eso fue lo que disparó la audiencia y todo el fenómeno

que ha sido "Operación Triunfo".

Y porque salió muy mal el primer programa.

Es verdad. -Es bueno, para que haya evolución.

Digo que no fue a posta.

La verdad es que fue una desilusión con todo el cariño

porque yo que había estado en la última fase de los castings

y cuando se hizo la selección,

todos cantaban como los ángeles, no sabemos qué pasó.

Sí sabemos lo que pasó, era gente que no estaba acostumbrada a cantar.

Cantar en un escenario en un programa de televisión

no es lo mismo como sabe Barei, hay que hacerte, adaptarte

a la tecnología, a escuchar, a no escuchar,

y a saber cantar. No es lo mismo cantar en un karaoke o en tu casa

o en un club pequeñito que ponerte ante millones de personas

delante de un escenario, eso impone muchísimo.

Con las limitaciones que tienes cuando no eres profesional.

Lo que dice Borja, en la primera gala estábamos hundidos, de no puede ser.

O nos han engañado o no puede ser. Pero se vio la evolución.

Eran buenos cantantes que había que enseñarles

y prepararles para lo que luego han sido.

Siempre que se habla de Eurovisión se habla si hay

alguna chapucilla a la hora de los votos.

¿Eso es posible ahora?

Es complicado.

Es verdad cuando hace muchísimos años

eran exclusivamente los votos de jurado

sí que podría haber, no sé si recordáis la polémica con Massiel,

podría haber un trato de favor porque eran jurados locales.

No lo sé.

No sé si había o no, Uribarri era experto y decía

sus predicciones.

Pero creo que ahora es más complicado.

Es complicado porque ahora no es solo el voto del jurado,

hay un voto de público.

El público vota en toda Europa.

Es verdad, eso nos pasa a nosotros.

Por afinidad damos voto a Portugal

o a Francia porque los tenemos cerca.

Todos los países que por lengua, cultura o cualquier cosa

se entienden mejor quizás

no es por favorecer es simplemente por cercanía

supongo que por eso a lo mejor les votan más.

La política en Eurovisión es un mito.

Lo demuestra Salvador Sobral el año pasado.

¿Quién tiene de vecinos? Nosotros. -Y ya está.

Ahí influyen muchos factores externos

de empatía con ciertas situaciones emocionales.

Al final el público muchas veces

empatiza con ciertos personajes

porque son un grito a la libertad

como dos de los candidatos que son de los más famosos de Eurovisión.

Por tener un problema de salud y ser espectacularmente increíble

porque es la verdad.

Impresionante cómo cantó, la voz, la magia...

El minimalismo, que siempre es ahí todo lo que se pueda...

A lo mejor no hace falta eso.

Una canción y ya.

No es una canción eurovisiva la de Sobral, otra cosa es

que el cómputo total,

más el personaje, más su situación, más su voz, más todo

hagan que se distancie del resto y lo valore todo el mundo.

Siempre influyen muchas cosas que no tenemos idea.

Hay años que hay una especie de guerra política

entre dos países, no entre los demás, entre dos,

e inmediatamente se separan el resto

para uno u otro y dejan de votar al resto del países.

Solo se centran en no votar

a los que van con ese país y votar a muerte a los del otro.

Simplemente para distanciar a los dos.

Esas cosas las he visto en primera persona.

Las he palpado mucho en diferentes años

que dependiendo del año hay más influencia de unas cosas

y menos de otras.

Creo que Salvador Sobral fue el éxito de la televisión aunque diga

que su actuación no tenía fuegos de artificio,

pero su actuación era un fuego de artificio.

Su artificio primero era su personalidad propia.

Es un tío auténtico, triunfa lo auténtico,

y a nivel televisivo Portugal... Perdona,

en Eurovisión del año pasado triunfó lo auténtico.

Pero en otros años no es así.

No siempre lo auténtico.

Lo auténtico es también saber plasmar una idea

en televisión.

Salvador Sobral lo obvio hubiera sido ponerlo en el escenario principal

con unos bailarines

bailando un baile romanticón.

No hicieron eso. Lo pusieron en una peseta

en el centro con el público arropándole

para que ese público también transmitiera

su emoción con él a través de la canción.

Además de poner unos fondos que creaban una profundidad especial.

Entonces todo el envoltorio de Salvador Sobral

hizo un producto espectacular que transmitía una emoción...

¿Quién hace eso, cada país,

o en el país de destino? No.

La puesta en escena la pone cada país.

Cada país desarrolla esa puesta en escena

y se hace... Luego la producción la hacen ellos,

pero la idea y el diseño lo hace cada país.

¿Hubieses mandado a Salvador Sobral a Eurovisión?

Yo creo que sí. Vamos, además...

a posteriori es fácil opinar después del resultado.

Bueno, es verdad que podía haber sido algo descabellado.

Muchas veces eso es el secreto del éxito.

No etiquetar, en este país somos mucho de poner etiquetas.

Al final Salvador Sobral

por qué no puede ir a demostrar a todo el mundo

no que no hubiese en esa edición más artistas fantásticos,

pero él demostró que ese tacto,

que esa manera de cantar e interpretar

y esa canción maravillosa. -Y la credibilidad de antes.

Tenía su sitio en el festival.

Y, sobre todo, es una cosa del artista.

Al final el que defiende una canción,

el que defiende un disco, el que está dando un concierto

y se sube ahí es el artista y se lo tiene que creer.

Si el artista está de acuerdo y quiere hacerlo, adelante.

¿Cómo aguantan los artistas los nervios en ese momento?

Yo en mi caso, no sé el resto, es verdad que medité mucho,

de hecho hasta con Toñi he meditado. -Sí.

En Estocolmo. -Con las coristas y con ella.

Nos íbamos al lado de un lago a meditar un rato.

Los diez minutos que teníamos al día.

En mi caso relativicé mucho...

No sé si por tener experiencias personales duras

en mi vida y en ese momento pensé

todo depende de con qué compares la experiencia.

Pensé: "Esto es un regalo lo mire por donde lo mire".

No sé en qué puesto quedaré, no sé si saldré y me va a salir

un gallo, me va a salir mal, me caeré...

peor de lo que me tenía que caer.

Voy a hacer algo mal, me olvidaré de la letra...

Lo que sé es que la gente está aquí para disfrutar.

Para la gente, para los eurofans, sus vacaciones

las cogen en función al festival.

Imagínate el nivel de amor.

Lo único que tengo que hacer

es que la gente se lo pase bien y disfrutarlo.

Y estar agradecida que se me vean las gracias en neón en la cara.

Y creo que eso se vio. Y en ese momento

pensé en mi padre, que no está, en mi cuñado, que se murió,

Pensé en mucha gente que había perdido

y esto lo viviré una vez en la vida.

Creo que mucha gente se lo merece,

pero he tenido la suerte de estar aquí,

la gente tiene que ver ese agradecimiento y ganas

y es lo que importa.

Y se me olvidó todo.

Disfruté desde el segundo uno

hasta el minuto tres que es cuando acaba la canción.

de principio a fin, de hecho se me ve, grito...

El singer ese... Lo voy a decir.

Lo viví como un regalo que es lo que es.

Desde luego las canciones de hace 50 años, de "La, la, la",

a las canciones de ahora, hay una enorme diferencia.

También en los artistas. ¿Cómo ha evolucionado

esa manera de ver las canciones,

esa manera de presentarse?

Sobral, por ejemplo, ¿es parecido

a algún otro cantante que podía

estar o haber ido a Eurovisión?

Sobral por su estilo y tipo de canción

sí podría asemejarse más a artistas

que estaban hace 60, o 40 años.

Hay otros géneros musicales que no existían

y que ahora sí tienen mucho más protagonismo.

Pero perfectamente.

Antes creo que es verdad, y sin haber visto tanto...

tantas ediciones

de hace años,

sí creo se daba más importancia al intérprete,

al cantante solista, a la canción y al intérprete.

Nada más.

Luego con estas puestas en escena tan espectaculares

al final es un show.

Deja de ser interpretación intérprete y es un gran espectáculo.

Yo creo que ahí ya empezaron a tener

más influencia otros factores.

Pero Sobral creo que sí tenía esa...

esa cosa única de artista, canción mucho más íntimo

que podía existir antes y no tanto en otros géneros

que predominan ahora.

Hablamos de cerquismo.

Una de las cosas siguiendo lo escrito

y lo visto en redes sociales

es que los eurofans

tienen mucho de frikis, ¿o no?

Las redes ahora se están preocupando.

Todos somos un poco frikis.

La televisión además,

la mejor televisión es la que es imprevisible.

Ahora los guionistas de televisión juegan

con crear un guion para el programa y otro guion

que genere el "meme" en redes sociales, la parodia.

Eurovisión fue por delante de eso. Nos ha dado mucha conversación

en redes sociales.

Por ejemplo con Barei y tu juego de pies.

Era tremendo.

Creo que una de las mejores propuestas

que ha llevado España en los últimos años en serio,

fue Chiquilicuatre.

Totalmente. Porque había un formato, una idea,

pensada desde el principio.

Con un personaje bien pensado, con una actriz bailarina

que era Silvia Abril,

cayéndose como nadie, creando una parodia,

una autocrítica del festival desde dentro.

Se hizo así desde la preselección

que se hizo en los estudios Buñuel presentado por Carrá.

Ahí estaba la idea bien plasmada.

Entonces en Eurovisión solo hubo que pulirla

y claro, traspasó en Europa porque era algo diferente

y una comedia de la factoría Buenafuente,

que es un buen descubridor de talentos,

habían creado un guion perfecto para Eurovisión.

Por eso quedamos bien, en el puesto 15,

porque era una idea televisiva bien hecha y bien ejecutada.

Luego te vas con una canción increíble como la de Pastora Soler,

con una intérprete increíble, una persona que lo toma en serio.

Que no digo que no se lo tomaran en serio.

En serio desde otro punto. -No se lo tomaron en serio.

Él no era un cantante, era un artista.

También creo que hay...

Hablamos de la oportunidad para algunos, no para todos,

también creo que hay que tener en cuenta la gran oportunidad que es

y no arrebatársela a gente que tiene...

que se le va la vida por una exposición así,

que a lo mejor lleva de músico 17 años, 15 o 10,

o los que sean,

y que esa visibilidad le puede ayudar muchísimo

y a lo mejor otras personas que se lo pasaron fenomenal,

yo también,

quizá para otro show.

Pastora fue superinteresante la propuesta.

La actuación de Pastora es un orgullo para todos.

Para los eurofans, para los frikis, no frikis, da igual.

Para los que no seguíamos Eurovisión

pero sí los grandes cantantes o buenos intérpretes.

La gente que derrocha pasión en lo que hace,

y que trabaja muchísimo.

Creo que está muy bien quizás conceptualmente

está muy acabado desde el principio,

pero creo que sería bueno, solo es la mía,

creo que sería bueno dar ese lugar para gente

que realmente no ha tenido esa visibilidad.

O para gente consolidada porque nos deje en buena posición,

y lo que haga sea darle un plus a su carrera,

o para gente que en su carrera lleva matándose años

sin tener ese escaparate y lo puedan tener.

En mi caso me ha venido Dios a ver en ese sentido.

Yo tengo ahora a más gente,

no mucha, porque al igual que subí, bajé.

Ahora me cuesta remontar,

pero sí tengo a más gente esperando escuchar

lo que compongo para otros, para Antonio José, Malú,

para quien sea, o lo que hago para mi propia carrera.

A veces algo como lo del Chiquilicuatre

a nivel show, divertimento, entretenimiento,

es buenísimo,

pero a nivel respeto a la gente que sigue el festival

o gente que quiere tener esa visibilidad...

Creo.

A veces la televisión se tiene que reír de sí misma.

La tele es entretenimiento, es verdad.

Es entretenimiento y al final...

Yo sí estoy más de acuerdo con Barei,

pero sí, es algo tan importante

que nos lo tenemos que tomar en serio aunque sea desde el humor,

y tener esa responsabilidad

de que quien nos represente

tenga, otra vez, perdón, esa credibilidad,

de tener una buena canción y ser un buen artista.

Apoyo más ese lado.

Yo creo de todas formas, y acabo con esto,

de Chiquilicuatre hay que aprender una cosa,

los artistas creíbles tienen que aprender

que la propuesta de Eurovisión

tiene que ir atada bien desde la selección.

No se pueda dar luego bandazos.

Tiene que estar escrita desde el minuto uno.

Eso hay que aprender de Chiquilicuatre de aprender algo.

Ahí estamos de acuerdo. -Desde luego.

De todos modos hay un problema con los artistas

y es que no les dejamos a veces verlos

o no nos dejan verlos

a los que somos espectadores.

Yo no conocía a Barei. Te vi en el Festival de Eurovisión,

pero no más, no te conocía más.

Y el equipo que tenemos

de seleccionar lo invitados

me dijo: "Barei está muy bien, tiene discurso".

Vale, me fío... Habla por los codos...

No es porque hables por los codos,

también hay que hablar por los codos y decir cosas sensatas.

A mí me gustaría hablar

de los participantes de este año.

Y también de qué es lo que aporta

al mundo de la música, al mundo del pop,

al mundo de la canción,

los festivales de Eurovisión.

Porque antes eran simplemente

una fórmula perfecta de formato,

una cuenta atrás.

Tanto daba las canciones, lo importante era llegar

a la votación e ir siguiendo eso.

Sin embargo ahora

entre los eurofans, los frikis, los no frikis,

las familias, las redes sociales...

nos encontramos con un fenómenos completamente diferente.

Pero antes vemos el vídeo de los chicos de este año.

Carismáticos, espontáneos, y con mucho sentido del humor.

(VOZ MASCULINA) Hola, me llamo Amaia.

Amaia y Alfred han conquistado al público español.

Les hemos cogido cariño

porque les hemos visto crecer y cantar

mucho en "Operación Triunfo".

Y a partir de ahí eso es algo muy positivo,

que se llevan ya a Eurovisión.

Ya no puedo...

Inventarlo...

Son muy jóvenes, pero él toca varios instrumentos

y ella es pianista.

El dúo musical cuenta con otro elemento a su favor.

Ellos tienen una historia dentro de la academia.

Todo el mundo sabemos que allí se enamoraron

y eso, en el escenario, al ser un dúo, también se transmite.

Hay una conexión, una reciprocidad,

fundamental en una canción a dúo,

en una canción que habla de amor.

Este año el fenómeno de "Operación Triunfo"

ha revivido con fuerza

respaldado por el gran movimiento en las redes sociales.

que sueña con un gran éxito en Eurovisión.

Creo que sí que tienen posibilidades.

Es una canción muy pegadiza,

que ellos la interpretan muy bien.

La pareja tendrá que enfrentarse a favoritos

como la soprano de Estonia,

o el cantante y modelo de República Checa.

(CANTA EN INGLÉS)

Otro de los competidores más temidos es Israel.

La artista que lleva este año Israel

es un personaje muy especial.

La canción tiene mucho ritmo, es bastante bailable.

Bastante eurovisiva según el manual de...

de canciones eurovisivas.

Pero Alfred y Amaia son capaces de crear

algo único en el escenario,

una burbuja de conexión real.

¿Qué es lo que ha seducido al público, a los espectadores,

de la pareja?

Creo que lo que decía Manuel, porque hay autenticidad.

Cuando hay verdad y cuando algo sale de dentro,

creo que se transmite.

Eso es lo que ha seducido de la pareja.

Son jóvenes, están enamorados, a todos nos encanta estar enamorados,

y son felices y transmiten verdad.

Creo que eso es lo que ha llegado a los espectadores.

¿Estás de acuerdo, Manuel, en eso,

exactamente así? Totalmente.

Ahora dígamelo desde la perspectiva...

Dímelo. Dímelo desde la perspectiva musical.

Tú tienes a los artistas

al margen de la historia de "Operación Triunfo"

que es margen, ¿qué es lo que tienen

que pueda resultar bien como cantantes?

Tanto Amaia como Alfred como artistas.

Ya lo hemos repetido, la autenticidad y la credibilidad

que creo que además es el secreto del éxito

de "Operación Triunfo".

Todos son chavales muy jóvenes,

son músicos, componen...

Se pasaban la mayoría de horas, aparte de las clases que daban

el tiempo libre, tocando el piano. Hay momentos espectaculares...

Además están los vídeos en You Tuve de Amaia tocando.

De todo, desde Beethoven al Kanka.

Tiene una cultura musical

que es increíble y nada normal para una persona de 19 años.

Y así prácticamente todos.

Luego tienen una naturalidad espectacular.

Se nota muy bien que no hay trampa ni cartón,

no hay ningún tipo de falsedad.

Gente muy natural que se sube al escenario y algo ocurre.

Y te quedas con la boca abierta.

En su manera de interpretar, la tablas que tienen.

Es gente que parece que lleva más años en esta profesión

y no es así.

Acaban de llegar y encima en un programa

viéndoles millones de personas.

Si quitamos esa famosa gala cero que también estoy de acuerdo

que fue maravilloso dentro del horror.

Pero fue maravillosos que fuera así.

Son enormes artistas que siguen aprendiendo

y en el caso de Amaia y Alfred cuando se suben y cantan

"Tu canción" que es la canción de Eurovisión.

Es una canción que funciona al 100 por 100 con ellos.

Es una muy buena canción, pero que cuando ellos la cantan,

la interpretan, realmente la sienten,

es su historia, su vida, lo que ocurre.

Yo creo que ellos mismos se evaden,

recuerdo durante el programa lo comentábamos allí muchas veces.

Nos sentíamos todos como si miráramos por una mirilla

y dan ganas de cerrar la puerta y decir no quiero mirar.

Es vuestro momento.

Y eso lo consiguen cada vez que interpretan la canción.

La he escuchado muchas veces, varias en el plató,

luego les he visto fuera...

Y siempre ocurre eso, siempre hay esa magia.

La cantan con esa producción potente

y la base musical o la canten a piano y guitarra.

La magia ocurre y eso es lo más esencial

y lo máximo que se puede conseguir con un artista.

Hablamos del cambio de gustos musicales,

cómo ha influido Eurovisión...

Lo que decíamos hace un minuto, hace unos años Eurovisión eran

diez canciones más o menos estándar,

lejos de pop,

cantadas más o menos bien, buenas voces.

Nadie se equivocaba, pero...

no tenía esa magia

que a lo mejor tienen algunas canciones

y algunos cantantes en estos momentos.

¿Eso significa que el festival ha conseguido imponer

unas reglas musicales?

Yo creo que no, creo que cada país es muy libre

y de hecho, si estoy equivocado me lo decís,

creo que habitualmente hay mucha variedad.

Tenemos, acaba de salir, creo que es Estonia

como una especie de hip hop que me suena noventero.

Una cantante lírica.

Amaia y Alfred con una balada maravillosa.

Luego tenemos otras propuestas más espectaculares

a nivel escenografía y música más bailable.

Creo que al final hay un poco de todo.

Lo que sí puede conseguir Eurovisión

que muchas veces es un escaparate de lo que se escucha

y del abanico de géneros que hay actualmente.

Lo que puede conseguir es que un género o un tipo de canción

que en ese momento estaba un poquito más no olvidado,

pero que sobre todo el público eurovisivo

no era tan popular, de repente lo pone en su máxima popularidad.

¿Quieres decir...? Cuando eras director de esta casa,

Sergio Dalma con su "Bailar pegados"

en Roma recuperó un secreto de la televisión

que tienen Amaia y Alfred y es que sabía mirar a cámara.

Él rompió la barrera. También lo tiene tu padre, Raphael,

que participó también en Eurovisión.

Rompió la barrera del espectador al cantar y al dirigirse

a las cámaras que le inmortalizaban en ese momento.

Eso Amaia y Alfred lo tienen consigo mismos.

Saben mirarse muy bien.

Eso puede ser valor añadido a su actuación.

Que la televisión plasme cómo se miren y seduzcan en directo.

La magia se ve cuando se miran.

Aunque luego dicen también que los nórdicos

cuando hay lo que entendemos nosotros mediterráneos como pasión

a ellos les resulta más violento.

Que se besen igual les saca de la actuación,

o la caída de Barei.

O el momento en el que Ruth Lorenzo tiró el micro.

O la pasión de Pastora Soler.

Los nórdicos pensaban que estaba enfadada,

pero estaba apasionada viviendo el momento.

Ahí se marcan las diferencias,

lo diferentes que somos en nuestra cultura.

¿Y los países del este?

Bueno, eso ya es otra...

¿Ya son otra cosa?

Es otra historia. -Es otra pasión.

Creo que la pasión mediterránea y latina se nota.

Se notan las interpretaciones de Italia, como pasa en Grecia.

Es que es verdad. Si empiezas a analizar

se nota mucho la frialdad, con cariño,

que tienen los nórdicos a lo de los italianos o nosotros.

Con una balada, lo que hacía Pastora Soler.

Es que Pastora Soler a día de hoy...

Estoy orgullosa de lo que nos ha representado,

pero a día de hoy, es una de las canciones

que cuando la escucho el vello se me pone de punta en esa subida.

Yo he trabajado con muchos artistas

y Pastora cuando fue a Eurovisión llevaba más de 10 años en la música,

estuvo preparándose

con una profesora lírica para esa subida.

Pocos artistas con esa trayectoria y con ese bagaje que tienen

se presentan a Eurovisión

y siguen preparándose para esa subida que hizo.

Otros artistas, que no diré el nombre,

que no se cuidan tanto, porque fuman, porque no dan ese valor...

Y es importante, su herramienta es la voz.

Y sabes perfectamente cuando eres una profesional

que no puedes hablar, no puedes meterte en sitios contaminados...

Tienes que prepararte para esa actuación.

Pastora fue impecable, como otros.

Me llamó la atención lo de Pastora que llevaba años

y se tiró preparando esa subida.

También tuvo un buen maestro

anteriormente. Sí, Luis Sanz.

Fue Luis Sanz que en ese sentido era

con todos los respetos un rompepelotas

para que la gente se preparase. Yo trabajé con Luis.

Luis le dio un punto. Cuando dijo que dejaba el flamenco,

la copla y se dedicaba a la música más pop

ahí fue un drama como bien sabes.

Ella impuso su criterio, lo consiguió y está encantada.

Hay una cosa y me gustaría acabar y es que...

porque estamos prácticamente terminando.

Y es que a mí Eurovisión me parece un buen retrato de lo que es Europa.

¿Qué es Europa?

Un conjunto de culturas, de músicas...

De cine. Cada país es distinto, funciona con unos resortes.

Y que cuando van todos los europeos a ver

a Almodóvar o a escuchar una canción determinada

lo pasan mejor, peor, en función

de sus parámetros culturales.

Pero eso es lo que es Europa. Nadie obliga a nadie

a dejar de hacer un tipo de cosa así.

O para que haga otra cosa de un modo distinto.

A mí eso me gusta del Festival de Eurovisión

como retrato de lo que es la Europa real.

Dicho lo cual, ¿queréis añadir algo más?

Por un momento la televisión une a Europa.

La televisión nos une.

Lo ven en China... Y Australia.

Llevan unos años participando.

Acabará fusionándose

el festival de la OTI con Eurovisión.

Ya no existe. Ya lo sé que no existe.

Me lo vas a decir...

De eso hace muchísimos años que por lo que sea.

La verdad es que las canciones de la OTI hubo momentos importantes.

Eran todas iguales.

-Eso es otro programa.

-Porque eran...

-Ahí sí ganábamos.

-Ganábamos casi siempre, la madre patria lo que tiraba.

Y al año siguiente había que volverlo a organizar.

Eso era carísimo en su momento.

Ahora hay otros mecanismos para financiar y hacer.

para que sea menos gravoso.

Muy bien, gracias a los cuatro por estar con nosotros.

Gracias también a los espectadores por seguirnos

y les esperamos la próxima semana.

(Música cierre)

  • Universo Eurovisión

Millennium - Universo Eurovisión

07 may 2018

¿Cómo ha evolucionado Eurovisión?, ¿cuáles son los momentos más memorables de Eurovisión?

ver más sobre "Millennium - Universo Eurovisión" ver menos sobre "Millennium - Universo Eurovisión"
Programas completos (129)

Los últimos 320 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos