www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4423518
Millennium - Ser comunista hoy - ver ahora
Transcripción completa

la llegada del comunismo como sistema político,

Desde el pasado mes de octubre estamos celebrando

la Revolución de Octubre, el centenario

de la Revolución de Octubre, ya saben,

la llegada del comunismo como sistema político,

pero en estos momentos solo hay seis países

que se declaran de alguna manera comunistas

y hay multitud de partidos comunistas que se presentan

a las elecciones y las pierden uno detrás de otro

en diferentes lugares.

Pero es muy importante, porque la crisis económica

ha vuelto a poner de actualidad a Marx,

a su análisis de la actualidad y también a mirar

qué es lo que nos pasa y sucede en nuestros días.

Bienvenidos a "Millennium", hoy hablaremos sobre comunismo hoy.

(Música cabecera)

Es más que posible que los jóvenes de la generación millennial

y sobre todo los de la generación Z, que son mucho más jóvenes,

no sepan que hace unos cuantos años, no tantos, en este mundo nuestro

había capitalistas y había comunistas.

El director de cine francés, Costa-Gavras,

decía que contra el comunismo se vivía mejor

porque el comunismo limitaba los excesos del capitalismo,

pero también es imposible olvidar el recuerdo del Gulag soviético

que dejó cientos de miles de muertos como escribía el disidente ruso,

Aleksandr Solzhenitsyn, en sus memorias "Archipiélago Gulag".

El comunismo transformó la sociedad y los gobiernos de medio mundo.

Y hoy sigue vivo en el corazón de muchas personas

que creen que la humanidad tiene que mejorar.

Hemos pensado que a la sombra de este centenario

de la Revolución de Octubre, podíamos hacer una cosa

que ya teníamos ganas y es que del mismo modo

que la crisis económica desempolvó libros de Marx

para hablar de esa crisis, nosotros a la sombra de ese centenario

podíamos desempolvar el comunismo para hablar de lo que fue

y de lo que es en estos momentos. Cuatro invitados

que son sabios, que son expertos en el tema.

Fernando Hernández Sánchez, bienvenido.

Doctor en historia contemporánea, sus líneas de investigación

tratan sobre el movimiento comunista en la España del siglo XX

y las tendencias en la enseñanza de la historia del presente.

Su último libro publicado, del que es coautor y editor,

es exactamente este, "1917. La Revolución rusa

cien años después".

Está editado por Akal, y aquí lo tienen ustedes, por si les interesa.

Gracias, insisto, por aceptar nuestra invitación.

Pregunta a bocajarro, si la República hubiese ganado

la guerra a Franco, ¿habríamos tenido una España comunista?

En pocas palabras, no.

Es muy probable que hubiese ocurrido algo similar a lo que ocurrió

con el resto de las democracias que fueron sometidas

al acoso del fascismo e incluso ocupación,

como en el caso de la República Francesa

o de buena parte de la Europa occidental

ocupada por el tercer day, pero yo creo que esa visión

acerca de que Stalin primero estaba interesado en la implantación

de una república socialista o bolchevizada

en el extremo sur occidental de Europa es una afirmación

que ya no se sostiene hoy a la luz de los archivos diplomáticos,

incluso Stalin lo que estaba interesado durante los años 30,

era en la formación de un sistema de seguridad colectivo

que impidiese a los alemanes, al expansionismo nazi,

volcarse exclusivamente contra un frente oriental

para lo cual era absolutamente indispensable

contar con la República Francesa y con el Reino Unido,

con el gobierno británico y lógicamente para estos dos gobiernos,

para estos dos sistemas de gobierno que había en ambos países,

era absolutamente inconcebible sostener un apoyo

a una república bolchevizada.

Por lo tanto, no existió tal, incluso más durante la propia Guerra Civil

hubo algunas pulsiones internas por avanzar más allá

de la defensa de la República hacia un sistema socialista

que se frenaron incluso por parte de la propia internacional comunista.

Y después de la guerra, yo creo que somos también un poco

prisioneros de aquella magna obra de Barnett Boloten,

que habló acerca del enmascaramiento de la posible bolchevización

de una España republicana triunfante, que hubiese sido imposible

por una sencilla razón. Aparte de que es un anacronismo

hablar de democracias populares antes de que estas tuviesen lugar

a partir de 1947, para que una democracia popular,

en el sentido de un sistema hegemonizado

por un partido comunista, que excluyese al resto

de la oposición se mantuviese en el poder,

era absolutamente indispensable,

como se demostró en Polonia en el 56, en Hungría en el 56,

en Checoslovaquia en el 68, que existiese un ejército soviético,

un ejército rojo sobre el terreno, cosa que en España no se daba.

Por lo tanto, es muy probable que una república triunfante

hubiese tenido luego posteriormente una participación por ocupación

en la Segunda Guerra Mundial y seguramente después

de la liberación correspondiente al resto de la Europa Occidental,

se hubiese integrado en ese mundo occidental que quedó dibujado

precisamente por Stalin y por Churchill, primero

y por el resto de las potencias después en Yalta y en Potsdam.

Muchas gracias, luego seguiremos debatiendo

sobre el Partido Comunista Español.

Voy a presentar ahora a Alejandra Matallanas,

es miembro de la dirección federal del Partido Comunista de España,

secretaria de mujer y acción feminista

del Partido Comunista de Asturias,

donde empezó a militar en el año 2011,

es licenciada en Periodismo, en Comunicación

por la Universidad Carlos III de Madrid.

Perdone la pregunta, pero una persona tan joven hoy,

tan joven y llamada hoy a ser comunista,

no parece o casi casi parece un oxímoron.

Yo le diría a usted, ¿qué es ser comunista

en pleno siglo XXI y que es ser comunista siendo tan joven?

Bueno, ante todo gracias por la invitación.

Yo no me considero una experta, yo soy una militante

y además todavía muy joven, aprendiendo

en un continuo aprendizaje.

Esa pregunta es muy interesante

porque en realidad nos la hacen en la calle, muchas veces,

nuestros compañeros, nuestros amigos compañeros de trabajo, etc.

Creo que realmente lo que tenemos que preguntarnos

es si vivimos en un sistema justo, si vivimos en un sistema

en el que existen desigualdades, en el que existe esclavitud,

seguimos en un sistema en el que todavía hay lucha de clases

y la respuesta es sí, sí, por supuesto.

Entonces el sistema de pensamiento marxista,

las ideas comunistas son necesarias hoy,

probablemente más vigentes y más necesarias que nunca.

Yo creo que en ese sentido es el sentido en el que tenemos

que defender nuestras posiciones ahora, aquí, en pleno siglo XXI.

La necesidad de presentar una alternativa real

a este sistema capitalista depredador en su fase neoliberal

con un capital financiero que arrasa allá por donde pasa,

con un imperialismo comandado por Estados Unidos

que provoca guerras, que expolia países,

que genera bloqueos económicos y guerras económicas

en aquellos sistemas y en aquellos países

que no pasan por sus ideas, que no pasan por su sistema

y realmente en un mundo donde todavía el patriarcado,

claro que sí, como otro pilar fundamental indispensable

y que camina a la vez que el capitalismo, sigue generando

una desigualdad real y una violencia sobre la mitad

de la población, que son las mujeres.

¿El comunismo tiene problemas de marketing?

Yo creo que reducir, realmente, al final, la política al marketing

es el problema, ¿no?

Yo creo que con pedagogía, con capacidad de explicar las cosas,

con tiempo y, sobre todo, con acción política,

con hechos y no solo con palabras es la manera

de explicar realmente nuestras ideas.

Gracias por estar con nosotros y presentaremos ahora

a don Antonio Saceda Toribio.

Fue miembro de la dirección del Partido Comunista de España

del 2002 al 2009, un partido con el que empezó a implicarse

a los 14 años a través de la Unión de Juventudes Comunistas de España.

En el 2015 se dio de baja del partido cuando Izquierda Unida

de Madrid se desfederó.

¿Existe esa palabra, desfederarse?

Así lo llamaron los que tomaron la iniciativa.

Sí, Izquierda Unida Madrid era una federación más de IU

y fue desfederada por la dirección.

Actualmente forma parte de la Comisión Octubre

para la divulgación de las ideas del socialismo

y de la Revolución Socialista.

¿Está usted muy enfadado con el actual Partido Comunista?

No, es un problema de enfados, digamos que tengo diferencias

con determinadas líneas políticas adoptadas de unos años hasta parte.

¿Determinadas líneas son determinadas personas?

Hombre, al final, la política termina encarnándose

en las personas que la llevan adelante,

que se hacen responsables de esas líneas políticas.

De todas formas, sí quería dejar constancia, de que al margen

de que ahora no milite en el PC, sigo considerando

al Partido Comunista mi partido, es decir, el caudal de cariño

y de considerarlo mi casa no ha desaparecido.

Hay varias formas de salir del Partido Comunista,

como supongo de salir de otros partidos o de otras ideologías,

una es para pasarse al bando de enfrente, es muy habitual,

y otras a veces es dar un paso a un lado

porque no compartes determinadas cuestiones,

pero nada más. Gracias por venir

y ya solo me queda por presentar a don Guillermo Gortazar.

Abogado, doctor en historia, entre 1971

y 1975 militó en Bandera Roja y el Partido Comunista de España.

Desde 1990 lo hace en el Partido Popular

donde ha sido miembro del comité ejecutivo y secretario.

Tengo dos libros aquí publicados,

uno es "Bajo el dios Augusto, el oficio de historiador

ante los guardianes parciales de la historia"

que está editado por Unión Editorial.

Él es el editor, el compilador de este libro

donde han escrito varios historiadores.

Y el último, último es este que se llama

"El salón de los encuentros, una contribución al debate

político del siglo XXI".

Gracias también por estar con nosotros.

No deja de ser curioso que el joven Gortazar

se hiciese comunista y el maduro Gortazar

se hizo conservador.

¿Cómo se explica? ¿Cómo lo explica usted?

Es un fenómeno, no estrictamente o singularmente español.

Hay que pensar en Theodorakis, en Mikis Theodorakis,

el músico griego, hay que pensar en François Furet,

que es un historiador francés que viene de la izquierda.

Hubo un proceso bastante amplio de historiadores,

artistas, músicos, etc, que pasaron de la izquierda

a la derecha liberal, por así llamarlo,

al hilo del conocimiento y el convencimiento

de que las ideas que habíamos defendido en los años 70,

los años 60, en todo el marco de mayo del 68,

habían dado lugar a regímenes poco atractivos o más bien detestables,

como son los regímenes de dictadura totalitaria comunista,

ya fuera la Cuba de Castro o ya fuera la Rusia de Brézhnev,

pero anteriormente la de Stalin.

Fue un proceso intelectual muy ampliamente extendido.

Yo participé en el Partido Comunista y en Bandera Roja, inicialmente.

En la medida en que la universidad...

Lo que era efectivamente antifranquista

era la izquierda porque realmente no había Partido Socialista,

prácticamente no existía, la democracia cristiana

estaría todo el día en misa, imagino, con sus conspiraciones

más o menos efectivas.

Y la gente joven íbamos a la izquierda a militar

contra el franquismo y lo que ocurrió

es que, cuando el franquismo término y muchos de nosotros,

que realmente éramos más antifranquistas

que efectivamente comunistas, por familia o por consistencia,

nos dedicamos a trabajar o a estudiar o a escribir.

Yo dejé la política en el año 75, justo el 20 de noviembre

cuando falleció Franco yo ya me casé, entré a trabajar en un banco

y ya no pintaba nada, entre comillas, en el Partido Comunista.

Me dediqué un poco a la docencia, posteriormente, hice unas oposiciones

y tuve una experiencia como becario fulbright

en Estados Unidos en el que vi la importancia de la libertad,

de la libre competencia entre los profesionales

era muy eficaz y muy efectiva.

Fui evolucionando desde una posición de izquierda del PC,

al que voté sin duda en el 77, en el 78, incluso en el 79,

pero luego ya vas pasando por fases social demócratas

hasta que el final dices bueno, socialdemocracia tiene

una experiencia, tiene un programa desarrollado

y me atrajo más todo el mundo de la libertad

que yo había conocido en Estados Unidos

y que encarnaba de nuevo Margaret Thatcher

y una nueva derecha que yo no la identificaba con la derecha

del general Franco, ni mucho menos, sino con una derecha renovada

con el presidente Aznar que pensé que tenía

e incorporaba todos los programas neoconservadores y neoliberales,

que honradamente y además con una gran dedicación,

pensé que eran positivos para nuestro país

y era una alternativa a la socialdemocracia

que yo la veía un poco agotada.

Eso es un poco la evolución, que es una evolución de 15 años,

tampoco es que de pronto pasara del PC al Partido Popular,

habría sido una cosa muy extraña, es un fenómeno

bastante extendido en toda Europa.

En su libro del "Salón de los encuentros"

dice que hay un regreso del autoritarismo

populista en estos momentos,

¿está usted de acuerdo con esa valoración que hago yo?

Bueno, es un poco el objeto del debate

que vamos a desarrollar posteriormente.

Yo tuve en el año 92, el privilegio y el placer

de tener un debate con Fukuyama, con Revel, Jean-François Revel

y con Daniel Bell, que son tres primeras figuras

de la filosofía política en la universidad

Complutense de Madrid.

Todos estamos con la euforia de la caída del muro de Berlín

y pensamos que el totalitarismo era una ideología

absolutamente periclitada, era el fin de la historia

de Fukuyama que estaba ahí mismo y Jean-François Revel,

que es un francés extraordinariamente inteligente advirtió que no,

que el totalitarismo no dependía ni del muro de Berlín

ni del comunismo, dependía de la naturaleza humana.

La naturaleza humana es muy propensa, desde Platón, en los filósofos,

a buscar sistemas políticos que resuelvan todos los problemas,

teóricamente, luego en la practica, generan nuevos

o incluso más graves.

Eso está en la naturaleza humana y algunas formas de totalitarismo

o neototalitarismo eran muy previsible que aparecieran.

Yo he escrito recientemente un artículo sobre esto

y considero que el populismo chavista, por ejemplo,

como el separatismo golpista son formas de neototalitarismo

que están amenazando la convivencia y la libertad de los españoles.

Yo creo que con todo lo que han dicho nuestros invitados

tendríamos la posibilidad, no de hacer un programa,

sino 13, que es más o menos lo que duran por trimestres

los programas de televisión.

Una de las preguntas que teníamos, pero la haremos enseguida...

Después de ver nuestro primer reportaje,

tiene algo que ver ya con lo que ha dicho Guillermo Gortazar

y también los otros invitados. Vamos al reportaje

y estamos aquí inmediatamente.

El ideal comunista cautivó durante décadas

a personas de todas partes del mundo.

Patria a muerte. Venceremos.

El profesor Jesús de Andrés es autor de varios libros sobre este tema.

El comunismo en su estructura tiene mucho parecido a las religiones.

Tienen una base social, un pueblo elegido, un proletariado,

tiene unos ideales que son defendibles

prácticamente por todos, la igualdad, la justicia,

la lucha por un mundo mejor.

El término comunismo tuvo diversas acepciones,

siempre conectadas con la búsqueda de un mundo más justo.

Esa promesa de una sociedad mejor, eso está ahí,

es un anhelo de la humanidad, eso sigue teniendo vigor.

Ahora bien, su aplicación práctica, su aplicación de sistemas políticos

que han defendido esos valores y que han intentado

articular esos mensajes, ha sido un fracaso histórico,

esa es la crudeza del comunismo como propuesta política..

Hoy la gran mayoría rechaza y critica duramente

el sistema comunista por la violencia

y el coste social que comportó.

El comunismo tiene un pasado bastante negativo

en su aplicación práctica, tiene un historia de represión,

de Gulag, de campos de concentración, de falta de derechos y libertades

en aquellos países donde se instituyó y eso ha hecho

que haya una leyenda negra que tiene posos de realidad

sobre el comunismo.

Se puede decir que el comunismo se ha convertido en una ideología

residual con la caída del muro de Berlín en 1989

y el colapso de la Unión Soviética.

Poco a poco, los partidos declarados comunistas en Europa

han ido casi desapareciendo.

En el mundo existen cinco países comunistas,

China, Corea del norte, Laos, Vietnam y Cuba,

estos siguen siendo los máximos exponentes del comunismo.

España, mañana, será republicana.

-Un Partido Comunista en España o en Europa

es un movimiento extemporáneo, extemporáneo porque su tiempo

histórico no es el presente. O bien puede ser un movimiento

nostálgico del pasado, que reivindique un pasado histórico

que posiblemente esté idealizado, o a futuro porque los problemas

que intenta solucionar el comunismo siguen estando presentes.

En este punto coinciden muchos, si bien hablar de comunismo

no parece estar de moda, los valores que promulga

esta ideología siguen vigentes.

El comunismo tiene fortaleza porque algunos de sus símbolos

siguen siendo muy potentes y porque como ideología

sigue teniendo cierta consistencia y, sobre todo, porque los valores

que propugna cualquiera los puede comprar, eso es evidente.

Lo que no ha desaparecido, en ningún momento,

son aquellas cuestiones que intentaba combatir el comunismo,

sigue habiendo desigualdad, injusticias,

sigue habiendo hambre, violencia en el mundo,

problemas que eran los que el comunismo intentó atajar.

¿Ha muerto el comunismo?

¿Podemos decir que ha fracasado como ideología política?

Dos preguntas sobre la mesa, muerto el comunismo,

ha fracasado como ideología política, porque lo cierto

es que los problemas con los que quería luchar, por ejemplo,

las desigualdades son cada vez más acusadas

y parece que cada vez es más complicado

hincarle el diente al asunto. ¿Por dónde empezamos?

Yo tengo una respuesta rápida a eso y os doy paso a...

Primera pregunta, ¿ha fracasado el comunismo?

En absoluto fracasó porque como ideología

tuvo un éxito en el siglo XX espectacular,

el siglo XX está impregnado de la revolución del año 17 rusa

y afecta a China, Cuba, Sudamérica, Europa,

como fracaso nada.

¿Como futuro? Yo creo que es más discutible.

Lo que ahora hay son nuevas formas de tipo populista,

de tipo neototalitario,

que están tomando esa posición con gran fuerza en el electorado.

Pero, realmente, ¿fracaso como ideología dominante

en el siglo XX? En absoluto, no fracasó.

Ahora, como futuro, yo creo que ha adoptado otras formas,

porque ese espíritu de resolver los problemas

sobre la base de un sistema político que elimine las contradicciones

está vigente en el ser humano.

-Sí, yo creo que primero haría un matiz de carácter semántico.

Yo no hablaría tanto del comunismo como de los comunismos.

Porque, evidentemente, no hubo una sola versión unívoca.

Yo a veces pienso, y lo he expuesto públicamente...

Cuando se analizan sistemas políticos de larga duración,

por ejemplo, en el caso de España, cuando se analizó el franquismo,

ciertas teorías, ciertos análisis, por ejemplo, el de Juan José Linz,

que hizo una matización casi entomológica, muy precisa,

acerca de las fases evolutivas de la dictadura,

del sistema, digamos, totalitario inicial,

a un sistema autoritario posterior, etc.,

yo creo que en el caso del comunismo como expresión estatal,

y es fundamentalmente en este caso la Unión Soviética

y lo que se llamó el bloque socialista,

efectivamente, como experiencia histórica, ya no existe.

Por lo tanto, se produjo ese fracaso.

Pero junto a esa expresión estatal del comunismo,

de la que cabría hacer matices,

y en el documental aparecen casos como el de China

o el de Corea del Norte que, probablemente,

no resistirían un análisis marxista serio

en cuanto a su caracterización como sistemas comunistas tal cual.

Una sociedad que casi se podría equiparar,

un sistema casi de despotismo asiático con partido único

pero de capitalismo prácticamente salvaje,

y en el otro caso, una monarquía hereditaria

que se da de patadas o se contradice

con la naturaleza del análisis marxista.

Pero junto a ese comunismo estatal,

hay que recordar también que en aquellos países

donde no hubo acceso de los comunistas al poder,

o al menos no se prolongó tras la Segunda Guerra Mundial,

después de 1947,

cuando los comunistas franceses o italianos fueron expulsados

de sus respectivos gobiernos,

lo que sí que produjo la presencia de partidos comunistas fuertes,

de sindicatos hegemonizados por sus partidos comunistas,

la CGT en Francia, la CGIL en Italia,

fue una contribución decisiva a algo que, justamente, cuando desaparecerá

en los años 90 el bloque socialista

y cuando esas expresiones políticas occidentales,

el PCI en Italia o el Partido Comunista Francés,

empiezan a perder fuerza, se va a poner en cuestión:

es el Estado del Bienestar.

El Estado del Bienestar, sistema de pensiones,

la asistencia a los parados, la negociación colectiva,

los comités de empresa y su capacidad negociadora,

son logros que los partidos comunistas en Europa occidental

y sus sindicatos logran arrancar

en los años iniciales a la posguerra mundial

y que han contribuido a configurar las sociedades occidentales

con su redistribución de renta y su solidaridad interna

tal y como la hemos conocido al menos hasta los años 90.

Evidentemente, hoy está en un práctico proceso de desguace

que cabría analizar más tarde.

Y también hay que tener en cuenta una cosa probablemente.

Los partidos comunistas occidentales, y me refiero a aquellos

que actúan en la legalidad, no al español,

que pasó la mayor parte del tiempo en la clandestinidad,

contribuyeron a generar tejido social,

un tejido social que mantuvo sólidas a esas sociedades occidentales.

Por ejemplo, quiero recordar la definición o la descripción

que una intelectual italiana, que luego fue disidente del PCI,

Rossana Rossanda, daba acerca de su experiencia militante.

Decía que cuando acudías a una célula del Mezzogiorno italiano,

de la zona más subdesarrollada de Italia,

y en ella encontrabas a gente que eran campesinos,

albañiles, ingenieros, profesores, etc.,

te encontrabas con que cualquiera de ellos,

por el mero hecho de su militancia, tenía una concepción global

del mundo en el que vivía,

que la sensación de pertenencia a una fuerza que marchaba

en sentido de la historia dotaba de sentido a su vida

y que, por lo tanto, eso constituía una forma de consenso social

que, cuando esas estructuras se disolvieron,

han quedado desorganizadas.

En cualquier caso, decía algo que conectaba con lo que ha dicho

otro interviniente antes, por eso decía Ignazio Silone

que un partido comunista no se abandona como un club de golf,

porque, evidentemente, las implicaciones que supone

la pertenencia a ese mundo son mucho más intensas,

incluso desde el punto de vista emotivo.

Eh...

Sí, bueno, yo seré muy breve.

Yo creo que él lo ha explicado bastante bien.

Aunque ha hecho un análisis más bien histórico.

Creo que el profesor en el vídeo entra en una contradicción.

Habla de anacronismo y de que no es el tiempo actual para el comunismo,

pero luego dice que tanto los problemas

contra los que lucha el comunismo siguen presentes

y que los valores siguen vigentes.

Al final, si realmente el sistema de pensamiento,

si la ideología comunista sigue siendo vigente,

entonces sigue siendo útil para la sociedad.

Por lo tanto, por supuesto que tiene futuro.

Relacionar esto con lo que han sido los procesos históricos previos

es hacerse trampas,

porque en realidad yo creo que ningún proceso histórico

ni ninguna experiencia ya vivida en la historia

puede ser de alguna manera exportable a lo que será el futuro.

El futuro estará por construir. Veremos cómo hay que hacerlo.

Veremos con qué sujeto político, en base a qué ideas,

en base a qué fuerzas, a qué correlación de fuerzas, etc.

-Yo, después de ver este vídeo de guerra fría casi,

el que hemos tenido ocasión de disfrutar, estoy más optimista.

30 años después, prácticamente 30 años después,

de la caída del Muro de Berlín

y de la implosión de la Unión Soviética,

en lo único en que no han cejado es en la propaganda de guerra fría.

No hay más que ver la programación de películas

en nuestras televisiones habitualmente,

incluso otros programas de debate que no son este.

Bien, hay un problema.

Yo digo que rotundamente el comunismo no ha fracasado.

No soy original, porque creo que en eso coincido

con todos los intervinientes.

Por ejemplo,

Asia y África eran imperios coloniales de países europeos

hace apenas 50 años.

La influencia del comunismo consiguió llevar adelante

un proceso de descolonización y donde las nuevas naciones

que se liberaban de sus imperios, evidentemente, miraban con atención

a la Unión Soviética, sin duda,

y a los postulados teóricos del comunismo,

cómo sacar un país adelante desde las propias fuerzas

y enfrentado a potencias imperialistas o capitalistas.

El asunto que toma cada vez más protagonismo,

evidentemente, es la mujer.

Resulta que la primera ministra de la historia

se llamaba Aleksandra Kolontái y fue una bolchevique

y comisaria del Pueblo en la Unión Soviética.

Un código de familia progresista fantástico.

El primer país donde inmediatamente después de la Revolución

se aprobó el aborto gratuito

y llevado adelante por las autoridades sanitarias,

es decir, sin...

En fin, la colección de avances,

de dar soluciones a problemas

que venían del mundo capitalista...

Un país como la Unión Soviética, que era un país agrícola,

con un 80 % de población agrícola, consigue llegar al espacio

en el lapso de apenas 40 años.

Con una terrible guerra civil fomentada desde el exterior,

con 14 potencias, inmediatamente después de la revolución soviética,

interviniendo en territorio soviético,

y con la Segunda Guerra Mundial, que les costó 27 millones de muertos.

Nos preguntamos si ha fracasado el comunismo

después de la derrota del nazi-fascismo,

donde cualquier persona seria y mínimamente informada

sabe que la contribución soviética no es que fuera importante,

es que fue determinante, esencial.

Siete de cada diez soldados de la Wehrmacht, nazis,

que murieron en el campo de batalla lo hicieron en el frente del este.

En cambio, en Europa occidental se habían paseado.

Se habían paseado. A mí me gustaría... Siga.

No, termino. Hablar de fracaso del comunismo es una temeridad.

Lo que pasa es que hay un desfase entre nuestra esperanza de vida

y los procesos históricos.

Tenemos mucha prisa por ver cómo cambian las situaciones,

cómo se dan la vuelta,

pero me temo que nuestra esperanza de vida, con haber subido,

con ser cada vez más larga, todavía es deficitaria

con respecto a los procesos históricos.

Un poco de paciencia.

A mí me gustaría coger el hilo de una cosa que ha dicho

al principio el señor Gortázar

que me parece muy interesante.

Él ha dicho la importancia que había tenido el comunismo,

el marxismo, en el siglo XX,

pero que, de cara al futuro,

él creía que más que partidos comunistas

era el momento de nuevos planteamientos populistas

en relación, corríjame,

en relación con el comunismo

y con la manera de entender el socialismo.

Bueno, siguiendo el hilo de esto,

a mí me parece muy interesante el hecho de que en la posguerra

realmente lo que se ubica,

por una serie de razones que probablemente compartirás,

es una socialdemocracia, es una izquierda,

distinta del comunismo,

en la que el comunismo se adapta más o menos,

de ahí vienen los fenómenos del eurocomunismo

y de la evolución del Partido Comunista Italiano,

sin duda es el más avanzado en cuanto a planteamientos de ese tipo.

Y lo que ocurre es que la socialdemocracia,

bastante unida a planteamientos, si no democristianos,

sí socialcristianos,

van construyendo unas sociedades europeas de posguerra,

con seguridad social, con atención a las situaciones de paro,

educación, etc., y realmente yo tengo la sensación

a la altura de los años 80 o 90, incluso a día de hoy,

la idea que yo veo en la política europea...

Por supuesto, África y Asia son mundos

que requerirían un debate específico.

En el caso de Europa, el problema de la socialdemocracia

y de la izquierda en general es que ha cumplido su programa.

Es decir, tiene un programa de Estado del Bienestar

que lleva años desarrollándose.

Y ojo, que esto quizá suscita algún debate,

pero parte de ese programa socialdemócrata

ya se comenzó en la época del general Franco,

porque había unos elementos de pensiones, de reparto,

unos elementos, digamos, de congelación de los alquileres,

de muy bajos impuestos...

En fin, había una política socialdemócrata

que se apoya en el socialcristianismo

y que prácticamente ha desarrollado ese programa.

Eso, ¿dónde deja al Partido Comunista

o al comunismo como ideología en Europa?

Pues le deja muy fuera de juego,

salvo que se una al proyecto socialdemócrata,

que, por otro lado, también está realizado.

Con lo cual, tenemos una situación política un poco confusa

donde no se sabe muy bien cuáles son las propuestas

de la izquierda en general y de los comunistas en particular.

En ese contexto de crisis política y económica que hemos padecido

desde el año 7 hasta el año 14 o 15,

en el caso de España, surgen unos movimientos legítimamente

y muy claramente consolidados sobre la base de un enfado

de una juventud que no encuentra futuro

y no encuentra posibilidades, los famosos "indignados",

que suponen una base electoral que no mira tanto al PCE

como a los populistas, que proponen soluciones globales

y un poco alternativas al sistema vigente.

Creo que es un poco el panorama en el que estamos ahora

sobre la base del triunfo efectivo del programa socialdemócrata

y socialcristiano.

-Yo he de manifestar que soy adversario intelectual o teórico

del concepto de populismo entendido como cajón de sastre

en el que cabe de todo:

desde la extrema derecha de Marine Le Pen

o los extremistas holandeses,

hasta el Movimiento 5 Estrellas o Podemos.

Yo creo que hay que categorizar.

Son expresiones completamente distintas.

Afortunadamente para nosotros, creo que en nuestro país

la expresión política en la que ha cuajado el 15-M

es muy diferente al Frente Nacional francés

y muy diferente a los movimientos xenófobos del norte de Europa.

Yo creo que está mucho más integrada dentro de nuestro sistema de valores,

más allá de que se la quiera expulsar fuera

por criterios de carácter de oportunidad política.

Vamos a ver un vídeo que tenemos sobre eso exactamente,

y a continuación les doy la palabra a ustedes

para hablar del 15-M y adónde vamos.

Hace cinco años, la Puerta del Sol estaba así.

Todo empezó con una manifestación

de la que surgió un movimiento de protesta: el 15-M.

Que la gente no está contenta con el actual sistema que hay.

-Las malas condiciones que tenemos los jóvenes de trabajo.

-Están gastando el dinero en cargos públicos, en amigos.

Día y noche, el descontento no paraba.

Fueron meses de acampadas, concentraciones, asambleas.

(COREAN) Que no, que no, que no nos representan.

(COREAN) Oé, oé, lo llaman democracia y no lo es.

De decirlo con ruido.

O con silencio.

Hoy, ese descontento ha vuelto a las calles.

La banca todavía no ha resuelto bien

ni las preferentes ni las cláusulas suelo.

-¡Sanidad pública!

-Fue el primer paso para concienciar a la gente,

pero queda por hacer todo.

La prueba está en que la mayoría de la juventud está fuera.

-Nosotros, los yayos, somos hijos del 15-M.

Luchar por esos derechos y que tengan un mundo mejor

que el que nosotros hemos tenido.

-¡Porque hay niños en la calle y no le importa a nadie!

-Puede ser otra vez un comienzo para relanzar esta lucha social

en la calle que tanta falta nos hace.

-¡Obreros y estudiantes, unidos y adelante!

-Después de tantos años de estar tragando,

por fin la gente dice: "Hasta aquí hemos llegado".

-¡Sí se puede!

-Que los partidos políticos sepan que esto sigue adelante.

Por eso ha sido un 15 de mayo en el que la protesta social

ha llenado de nuevo la Puerta del Sol.

Tenían pedida la palabra.

Yo quería responder a dos cuestiones. Venga.

Estando bastante de acuerdo en general con lo que ha dicho

el profesor Hernández.

Primero, esa identificación de las ideologías liberales

como no totalitarias

que han hecho los teóricos de la revolución neoconservadora,

como Fukuyama, al que ha citado el profesor Gortázar,

habría que ponerla en cuestión.

Yo quiero recordar aquí que el campo de experimento,

de pruebas, de las tesis de los neoconservadores

fue el Chile del golpe de Estado contra Allende,

el Chile del general Pinochet, donde empezaron por asesinar

al presidente democráticamente elegido, al presidente legítimo,

y después continuaron, durante los años de la dictadura,

aplicando las teorías económicas de la escuela de Chicago.

Punto número uno. Punto número dos.

El Estado del Bienestar que cada día tenemos más recortado.

Eso es fácil comprobarlo.

Acudiendo a la sanidad, o a la escuela,

o a los servicios fundamentales y básicos que, teóricamente,

proporciona el Estado del Bienestar.

El primer avance del Estado del Bienestar

viene de la Unión Soviética precisamente,

con la jornada laboral,

con la asistencia sanitaria universal,

con la escuela pública gratuita universal.

Y, en fin, los avances que hemos conocido en la posguerra europea,

con el gran pacto social de la posguerra,

que hemos conocido en Europa occidental.

Pero en esto hemos ido detrás,

y eso lo sabe perfectamente el profesor Hernández.

Quiero decir, vuelvo a enlazar con la primera parte del debate.

¿Ha fracasado el comunismo? Bueno, depende de cómo lo mires.

En todo caso,

lo que sí es claro es que después de la derrota que significó...,

de la derrota política que significó la implosión de la Unión Soviética

para los comunistas, se están desmontando

a velocidad de crucero todas las conquistas sociales

que configuraron el Estado del Bienestar en Europa,

que nosotros hemos disfrutado menos que nuestros vecinos europeos.

Entre otras cosas, porque la dictadura

nos impidió acceder a las condiciones de bonhomía económica

del resto de Europa, de nuestros vecinos europeos.

Y, hombre, señalar al general Franco

como el iniciador de nuestro Estado del Bienestar

yo creo que es un poco aventurado.

Algún papel jugó la movilización obrera,

particularmente a partir de los 60,

en los 70, muy fuerte,

con sindicatos influidos directamente por los comunistas,

me refiero a Comisiones Obreras, y yo creo que algún papel tuvieron

en la implantación del Estado del Bienestar,

aparte de la homologación para entrar en la Comunidad Europea,

luego Unión Europea, que hubo que realizar en este país.

-Yo, yéndome un poco a lo que salía en el vídeo

y el tema del 15-M.

Creo que primero tenemos que partir de que 2011 fue antes de ayer.

Hablábamos un poco del análisis de los procesos históricos.

Aún debe pasar más tiempo, seguramente, para poder analizar bien

lo que supuso el 15-M y lo que vino después.

Lo que está claro es que aquello fue una respuesta

a una desafección política real de las instituciones políticas,

y también una respuesta, desde el punto de vista de la juventud,

donde estábamos viendo que no había un futuro,

que no teníamos un futuro, que la situación era complicada

y, por primera vez, nuestras generaciones

iban a vivir, y es así y se dice muchas veces,

pero es cierto, porque lo estamos viviendo,

peor que nuestros padres,

incluso algunos peor que nuestros abuelos.

En este sentido, en la época del 15-M,

yo vivía en Madrid ese año, luego me fui a Asturias,

y realmente muchos veníamos de la lucha estudiantil,

de lo que había sido la lucha contra Bolonia.

Ahí tomamos conciencia sobre la privatización

de la educación, y para mí es un pilar fundamental.

La que pasa es que como el fenómeno se fue de las manos,

porque allí nadie era consciente de lo que supuso a nivel social

y sobre todo a nivel mediático,

creo que el análisis no se ha hecho en profundidad

sobre lo que aquello...,

sobre dónde estaban las causas de nuestra desafección,

de nuestra necesidad de salir y rebelarnos sobre lo que pasaba.

Creo que el análisis contra lo que estaba pasando,

todos los procesos de corrupción que salían a la luz,

a veces cada día te despertadas con una nueva situación

y eso generaba más cabreo.

Y eso, totalmente unido al aumento del paro,

al aumento de la situación de crisis vital que vivía el país,

pero al final tenemos que tener cuidado

con que el análisis no vaya realmente a las causas.

Muchas veces, cuando se habla de corrupción,

no se habla de que la corrupción está íntimamente ligada al capitalismo,

a la oleada de privatizaciones que desde las instituciones públicas,

desde los ayuntamientos, hasta el Estado,

han dedicado a privatizar los servicios públicos,

y al final eso ha generado lo que hemos visto,

un montón de casos de privatización y prevaricación.

Por otro lado, como la parte más positiva que ha dejado

toda la lucha que viene desde 2011 hacia adelante,

es que ha generado un caldo de cultivo,

que es el que hay que trabajar de cara al futuro,

porque esto fue antes de ayer,

que tiene que ver con la necesidad de generar un contrapoder social

que sea paralelo a lo que es el sistema constitucional,

es decir, un contrapoder social desde los barrios,

desde las luchas concretas

y siendo capaces de unir esas luchas concretas.

-Sí. A mí parece que el 15-M es una fecha,

y todo el movimiento que generó, que he de decir que comparto

en un 70-80 % las cosas que allí se decían

y que motivaron aquello.

Porque había un descontento con el régimen político en su conjunto.

La pregunta que nos debemos hacer es por qué no capitalizó

el Partido Comunista y el Partido Socialista

un descontento.

Porque se les veía como responsables del descontento.

Izquierda Unida había estado en los consejos de Bankia,

formaba parte de las subvenciones.

El PSOE había gobernado 12 años seguidos;

luego, otros ocho. Realmente la protesta era

contra lo mal que funcionaba el sistema político en su conjunto.

Y eso no lo capitalizaba IU, el Partido Comunista,

ni el Partido Socialista porque eran parte del "descontesto".

Del descontento, perdón.

La prueba está en que quien capitalizó ese movimiento de...

de disgusto, insisto, yo comparto porque creo que hay

unos enormes problemas en el sistema político español,

que explico en mi libro "El salón de los encuentros"...

Lo capitalizó Podemos y Ciudadanos, que son los dos partidos emergentes

que no están... No se les atribuye la responsabilidad de lo mal

que ha ido el proceso político. Entonces, a partir del año 11,

digamos que la dinámica política española se debate

entre los establecidos y los nuevos y desaparece un poco

el eje izquierda-derecha o se difumina un poco este eje.

Las diferencias...

de los diferentes miembros, entre los diferentes miembros

de Podemos, ¿podemos interpretarlas por razones ideológicas,

por razones populistas o, simplemente, por razones de poder?

Hombre... Muy rápidamente. Yo creo que, en el caso de Podemos,

lo que hay es una tendencia de revivir con otro nombre

el Partido Comunista y que tienen un origen comunista y que...

Creo que no están de acuerdo.

Yo creo que es un poco una posición y, luego, hay otra posición

que es más transversal, que a mí me parece más inteligente,

que es una posición... Bueno, a lo mejor, me riñen

mis compañeros de debate, ¿no? Desde fuera,

lo que veo es una posición que ha vuelto a la rigidez

del comunismo el señor Iglesias, por ejemplo.

Sin embargo, hay otras posiciones que miran mucho más, en fin,

a las doctrinas populistas que son más transversales

y no tan ideologizadas en una posición de izquierda.

No sé, vamos... Es mi opinión, estoy dispuesto a debatir

y a cambiarla si me convencéis. -Yo soy muy crítico con el 15M.

Cuando empecé a ver que abrían "Telediarios"

durante días y días y días, algo me sonaba mal,

algo me olía mal, algo no entendí. Porque, precisamente,

los medios de comunicación, como decía el señor Correa,

el anterior presidente del Ecuador, la libertad de prensa

es la del dueño de la imprenta... generalmente.

Entonces, cuando yo veía abrir con el 15M los "Telediarios"

del mediodía y de la noche, sistemáticamente

y en todas las cadenas, algo no me gustaba.

Años después, sigo sin entender algunas cosas.

Por ejemplo, una de las consecuencias del 15M

es que el Partido Popular ha ganado tres elecciones generales seguidas.

Con desgaste, obviamente. Atendiendo a que es un partido

acusado de corrupción, como tal partido, es decir,

como tal entidad jurídica y con más de 900 militantes

de cierto nivel y, en algunos casos, muy altos cargos del PP

están imputados por corrupción, ¿no? Pero el hecho es que ha ganado

tres elecciones generales seguidas después del 15M.

Ha habido gente que ha querido aprovechar el 15M.

Es el caso de Podemos, evidentemente. Se autoproclamaron...

expresión política de lo que, en principio,

era un movimiento social... de contestación y, además,

decían que espontáneo.

Y la evolución de Podemos, respondiendo a tu pregunta,

yo creo que para la izquierda no es buena idea desplazar

el eje izquierda-derecha al arriba-abajo.

Creo que no es buena idea pretender ser un partido "atrápalo todo";

pero, eso sí, ha habido un repliegue de lo que era una fuerza nueva,

teóricamente, abierta y muy plural a una forma partido muy leninista.

Eso fue Vistalegre 2... y hasta con sus víctimas...

(RÍEN)

Políticas, ¿no?

Bueno, me estoy refiriendo, evidentemente,

al caso de Errejón. Siento tener que decir

que soy un rancio marxista y que, en fin,

el cajón de sastre populista, las referencias a Laclau

y a otros teóricos, todos los "pos", en general...

El posmodernismo, el posestructuralismo

y el posmarxismo, creo que están teniendo

consecuencias muy negativas para la reconstrucción

de la izquierda después de la derrota de la Unión Soviética.

-Bueno, se abrió el debate y se mezclan unas cuantas cosas.

Entiendo lo que comenta Antonio, lo que hablaba al principio,

cuando hablaba del 15M, de lo difícil que es hacer todavía

el análisis pausado de lo que ha supuesto.

Probablemente, una de las líneas de análisis y de crítica pueda ser

la que él abre. Realmente, a mí también me hace sospechar

cuando el foco mediático está puesto sobre, supuestamente,

un movimiento antisistema, ¿no? Eso también me hace sospechar.

Cuando se criticaba al bipartidismo, se aceptó a nivel... sistémico,

se aceptó la crítica al bipartidismo si eso se llevaba por delante

otra alternativa. Un poco lo que decía, ¿no?

Realmente, ahí, si por delante se lleva también,

en este espíritu de destruirlo todo porque lo viejo ya no funciona

y lo que queremos es construir algo nuevo,

me llevo por delante también un sistema de ideas,

como es la ideología comunista. Eso es justo lo que algunos vimos,

siendo jóvenes, participando en esas movilizaciones,

siendo muy conscientes de que aquello era muy plural

y, la verdad, indignándonos bastante cuando siempre,

como en cualquier movimiento que es plural, social

y nace desde la base y desde la lucha concreta,

cuando alguien quiere capitalizarlo, ¿no?

Porque eso siempre genera, en todos los movimientos,

pues sus distorsiones y, evidentemente, pues eso es así,

como él comentaba. Y creo que eso se ha visto

y, con el paso del tiempo, los movimientos sociales

que han quedado vivos y que han salido a raíz del 15M,

pero que ya venían de antes, la lucha por la vivienda...

Yo vivía en Madrid, yo me acuerdo que aquí había manifestaciones

por la vivienda pública mucho antes que el 15M.

O, por ejemplo, las marchas de la dignidad,

que fue otra cosa muy diferente, construido realmente

desde lo que yo entiendo que es la unidad popular,

desde la base, desde el convencimiento

de un programa común, de algo que nos une para salir

a la calle para pelear y luchar. Yo creo que, desde estos terrenos,

pues lo que se asume es que, probablemente,

la institucionalización que el propio sistema

y parte de la gente que estaba en la calle, no toda,

acabó realizando con el movimiento popular,

la institucionalización de la lucha, pues ha provocado muchas veces,

que nosotros lo vemos, que se ha perdido la movilización

en la calle y eso, realmente, es un fracaso.

Entonces, yo no querría concluir con que del 15M he sacado un fracaso,

pero sí querría decir que eso es una crítica, una autocrítica

y una reflexión que tenemos que hacer sobre que si no hay lucha

en la calle, que aunque se conquistara el poder institucional,

si no se tiene, eso no es conquistar el poder,

es conquistar la institución. Es otra cosa diferente.

-Un apunte. -Sí.

Desde 2014, que es cuando se alcanzó el clímax

de la movilización popular con las famosas marchas

que acaba de citar Alejandra, a partir de la primavera del año 14,

que coincide con la irrupción de Podemos con muchísima fuerza

en el panorama nacional, hay una caída de la movilización brutal.

Yo lo dejo ahí, son datos, se pueden comprobar.

Todos tenemos Google. -Menos el movimiento feminista.

-Cierto. Eso es verdad. La movilización general se derrumba

coincidiendo con la irrupción de Podemos

en el panorama político español. Ahí lo dejo.

Eh, estamos fuera de tiempo. Sí.

Pero si quiere usted añadir una última...

Al contrario, yo soy muy crítico, en este caso, con el papel

de la izquierda antes de la aparición de Podemos.

Además, hay que recortar que la izquierda institucionalizada,

Izquierda Unida, desaprovechó la ocasión en su momento de la oferta

de haber ido a unas elecciones europeas

con otros mimbres en la oferta, que la rechazó,

y de ahí surgió Podemos como iniciativa independiente.

Yo no juzgaría... Primero, desde criterios de teledirección

ni desde los criterios del éxito obtenido, luego,

por la derecha posteriormente. Realmente, claro que hay

una situación defensiva respecto a un enemigo

al que se ha presentado de una manera absolutamente estereotipada.

Quizá todos los rasgos con los que se caracteriza al Podemos

de los años 2011 en adelante, 2014 en adelante,

son los mismos rasgos que encontraríamos

en la propaganda anticomunista de los años 30.

Es decir, por lo tanto, es lógico que eso aglutine

un movimiento defensivo electoralmente a favor del PP

que, por otra parte, ha encontrado en el sector conservador o liberal

otras expresiones que ya no son el Partido Popular.

Pero creo que el problema de la izquierda en ese momento

fue un problema de que no vio venir lo que tenía debajo,

es decir, no vio venir el movimiento del precariado,

no vio venir el movimiento de la indignación

en todas sus variantes...

hasta el punto de que estas primeras movilizaciones de masas,

incluida la Marcha de la Dignidad, se hacen sin presencia institucional,

ni de los partidos clásicos de la izquierda ni los sindicatos.

Entonces, el problema es hasta qué punto, repito, Podemos,

o el universo Podemos, Unidos Podemos, en general,

no ha venido a ocupar un espacio que otros han ido dejando vacante.

Y han conseguido un éxito que yo creo que es

absolutamente incontrovertible y es elevar la movilización de calle

a representación política. Quiero recordar

que en sus mejores momentos, que fue en la época de Anguita,

el Partido Comunista tuvo grupo parlamentario de 23 diputados.

En su época peor, que fue precisamente una

de los más críticos actualmente con Unidos Podemos,

que es Gaspar Llamazares, fueron dos,

él y un diputado de Iniciativa por Cataluña.

Ahora hay 71 diputados de una izquierda, magma, galaxia

o como lo queramos llamar, pero que expresan

una opción diferente en el Parlamento a la tradicional bipolaridad

alternante del sistema que se ha puesto en cuestión,

precisamente, que es el del 78. La alternancia...

casi, casi sagastocanovista de Partido Popular-Partido Socialista.

En ese sentido, son la expresión de una realidad nueva.

Veremos cuál es su recorrido. Evidentemente,

el alcance que puedan tener... Yo vuelvo a repetir, es decir,

fueron y han sido un movimiento que ha recibido

una hostilidad permanente desde sus propios orígenes

acerca de su financiación, de sus lazos internacionales...

Y en cuanto al 15M, hombre, solamente hay que recordar

que digamos el prestigio de una presidenta de comunidad autónoma,

como persona de orden, se labró sobre la represión en las calles,

mediante la policía que ella mandaba cuando era delegada del Gobierno,

del 15M y de la Puerta del sol. Hemos...

Lamentablemente, hay que dar por terminado nuestro intercambio

de ideas, que yo creo... que...

O a mí me parecen interesantes. Hay muchos debates abiertos.

Habría que debatir por qué es tan importante la movilización.

Es verdad que las fuerzas de izquierda han pasado de la calle

a la representación política. Desde mi punto de vista,

eso es importante, pero... también hay cosas que preguntarse.

Y yo me pregunto cómo es posible que...

cuando llegan las elecciones, muchos de los obreros

y de las personas afectadas por todos los problemas

de desigualdades sociales no votan a la izquierda,

sino que, muchas veces, votan directamente a la derecha

o a los partidos de centro. Pero como no tenemos tiempo...

Eso lo responde muy bien Gramsci

con su cuestión de la hegemonía, obviamente.

Es decir, el sentido común de cada época es el sentido común

de la clase dominante. Bien.

¿Lo dejamos ahí?

Lo dejamos ahí para otra ocasión. Gracias a los cuatro por estar.

Gracias también a los espectadores por seguirnos.

Gracias por sus aportaciones y espero que, en un futuro

no muy lejano, podamos retomar este debate para seguir hablando

de la izquierda y también del papel que juega en nuestro país.

Habría que hacerlo también sobre la derecha porque...

a ellos prácticamente no les analizamos y siguen...

Convendría, convendría. -Sí, claro.

Convendría, ¿eh?

Bueno, nada más. Gracias y hasta la próxima semana.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ser comunista hoy

Millennium - Ser comunista hoy

15 ene 2018

Programa de debate presentado por Ramón Colom sobre el comunismo hoy con Alejandra Matallana, Fernando Hernández, Antonio Saceda y Guillermo Gortazar.

ver más sobre "Millennium - Ser comunista hoy" ver menos sobre "Millennium - Ser comunista hoy"
Programas completos (153)
Clips

Los últimos 365 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. John Locke

    Uno de los invitados recuerda a un comisario político estalinista, habla de propaganda de la Guerra Fría, etc. Parece mas bien una caricatura. La invitada asocia comunismo con la lucha contra el malvado heteropatriarcado occidental. Quizás debería ver un desfile antiguo en la Plaza Roja y darse cuenta del importante número de mujeres que formaban las cúpulas del Politburo en el socialismo real. Se habla del aumento de la desigualdad sin aportar ningún dato, no se hace mención alguna a la salida de millones de personas de la pobreza a nivel global gracias al libre mercado y al capitalismo, centenares de millones de ciudadanos de antiguos países comunistas entre otros. Este debate sería imposible en cualquier país centroeuropeo. Desgraciadamente en España, un sistema criminal como el comunista desde la misma fundación de la URSS por Lenin, sigue teniendo una buena acogida entre la izquierda y la intelectualidad, supongo que como religión de sustitución.

    19 feb 2018
  2. No gracias

    Madre de dios, los del PCE han llamado a la mas friki que tienen, o eso espero. Lo primero que hace para hablar de comunismo, es hablar del monstruo invisible El Patriarcado, de izquierdas pero se dedica a la política de forma profesional, luego creen que pierden por conspiraciones.

    18 ene 2018