www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3975519
Millennium - Reinventar el turismo - ver ahora
Transcripción completa

El turismo es un gran invento, decía Paco Martínez Soria

en ese clásico del cine español de los años 60.

Lo cierto es que en el último año el turismo ha supuesto un 12 %

del Producto Interior Bruto

y nos han visitado más 75 millones de extranjeros.

Esa es la cara positiva.

La cara negativa, la destrucción del litoral,

unos empleos cada vez más precarios,

la gentrificación de las ciudades.

Sin embargo, el turismo va a más,

tanto en España como fuera de nuestro país

gracias a los vuelos de bajo coste.

Lo que hay que preguntarse es si es posible mantener ese turismo

y, sobre todo, si ese turismo será sostenible.

Bienvenidos a "Millennium".

(Música cabecera)

75 millones de extranjeros.

Dicen que este año llegaremos a los 80.

Y eso tiene, evidentemente, una parte muy positiva.

Y una parte no tan positiva

y que yo no sé si se puede controlar.

La primera invitada es doña Matilde Pastor.

Secretaria de Estado de Turismo,

cuya misión principal es la gestión de la promoción de España

como destino turístico.

Nació en Las Palmas de Gran Canaria.

Es inspectora de Hacienda,

y fue consejera de economía del gobierno canario.

A ver, una pregunta que a mí siempre me ha llamado la atención.

¿El secretario de Estado de Turismo tiene tanto poder

como para decir "que venga, que entren, que salgan,

que no vengan más"?

Bueno, ya sabes que no.

Nos encantaría poder hacer más,

pero creo que lo que estamos haciendo es importante.

En el año 2016 se han batido todos los récords

en llegada de turistas.

Pero también es muy importante en gasto de turistas.

Se han batido récords en gasto de turista por día.

Y 2017 parece que va a ser tan bueno como 2016.

Ahora hablaremos de todo ello. Gracias por venir.

También quiero saludar al señor Ignacio Vasallo,

un histórico cuyo nombre va ligado al turismo español.

Él fundó y dirigió Turespaña. ¿Qué año era eso?

1985.

1985.

Ideó y dirigió el primer plan de márquetin integral de turismo

de nuestro país

y dirigió la Oficina Española de Turismo

durante 18 años.

En una declaración suya que he encontrado,

usted hablaba del momento dulce

del turismo español.

Pero también añadía que el turismo, ese momento dulce,

puede provocar empacho.

Y yo diría que además de empacho, puede provocar diabetes.

Está provocando empacho ya.

El mero hecho de que constantemente nuestras autoridades,

no solamente la Secretaría de Estado, sino todas las autoridades regionales

año tras año nos cuenten cuántos turistas más han venido

y que eso sea un motivo de orgullo,

pues es preocupante.

Porque el parámetro fundamental, que es el gasto por turista,

cuánto gasta cada turista,

ha disminuido un 30 % desde el año 2004.

Es decir, cada turista...

Si dividimos los ingresos totales, que suben muy bien,

y han subido magníficamente este año 2016.

Si lo dividimos por el número de turistas,

vemos que hemos pasado de un gasto total, en España,

de 1020 o 1030,

a un gasto el año pasado de 750 euros por turista.

¿Qué significa esto?

Significa que a mayor número de turistas

menos gasta cada uno de ellos.

Y eso está provocando situaciones difíciles y complicadas

que van a ser, yo creo, uno de los temas de discusión aquí.

Hay, al menos aparentemente, una contradicción.

No, no hay ninguna contradicción.

Lo que ha dicho la secretaria de Estado

es absolutamente correcto.

Vienen más turistas y gastan más por día.

Lo único que yo he matizado

es que como el número de días que vienen es menor,

el gasto total que cada turista... Ahora lo entiendo.

El gasto total que cada turista efectúa en España es menor.

Es decir, si está tres días, gasta menos

que si estaba siete antes.

Y luego, lo que solemos decir.

¿Han venido 75,8 millones de turistas extranjeros?

En primer lugar, eso son cifras que yo discutiría muy a fondo

en otro momento, porque es una discusión muy larga.

Son viajes. Gracias.

Quiero presentarles a la señora Ana Larrañaga.

Bienvenida.

Directora de Fitur, la Feria Internacional de Turismo.

Una de las más importantes del sector turístico internacional.

Es diplomada en márquetin,

especializada en comercialización y organización de eventos.

¿Qué ha hecho bien el sector turístico español?

¿Y qué es lo que ha hecho mal?

Es una pregunta que necesita mucho tiempo.

Una tesina doctoral, por ejemplo. Pero, por ejemplo...

Creo que una de las cosas que ha hecho bien el turismo español,

la industria turística española,

las instituciones que promocionan el turismo en España,

es convocar Fitur, por ejemplo.

Una de las cosas, entre muchas otras.

En el año 81 nace Fitur, después de que en el año 79

España perdiera un millón de turistas.

En el año 80, se constituye la Comisión de Turismo de la CEOE

y a partir de ahí nace Fitur en el 81 precisamente, entre otros objetivos,

para impulsar una actividad que tenía una potencialidad evidente

que se ha demostrado a lo largo de todos estos años,

desde el 81.

En el 85, nace a continuación Inprotur,

que luego deriva o cambia el nombre a Turespaña

para potenciar el turismo, la Convention Bureau...

Una serie de organismos que, en paralelo con Fitur,

no solamente, pero como directora de Fitur

este es un dato cierto,

ha contribuido a...

poner en el mundo, en el mercado internacional,

una industria, una actividad que lidera en el mundo,

no solamente en las llegadas de turistas a España,

las cifras que acabamos de escuchar, que es muy importante,

sino también es muy importante el conocimiento turístico.

Gracias.

También quiero presentarles al señor Daniel Pardo,

que es vecino del barrio de Ciutat Vella, en Barcelona.

Uno de los que recibe mayor impacto de los turistas en Barcelona.

Es miembro de la ABTS,

la Asamblea de Barrios para un Turismo Sostenible.

Una organización con más de 30 entidades críticas

con el modelo turístico y de ciudad de Barcelona.

Tiene usted que presentarse

y contarles a los espectadores que no son catalanes

o que no son de Barcelona

el por qué ustedes están en contra, no sé si del turismo,

o de ese modelo de turismo que hay en Barcelona

y que es envidia para otras ciudades y para otras regiones.

Eh... bueno.

No estamos en contra del turismo, sería una cosa absurda.

Estamos en contra del modelo turístico

que se está llevando a cabo en Barcelona y otros muchos lugares.

Básicamente, porque entendemos que es un modelo

que podemos denominar "extractivo" en el sentido de que es un modelo

que se dedica a explotar el territorio

y por tanto, también a su población,

sin tener en cuenta las consecuencias sociales

pero también ambientales,

de la industria turística.

Y lo hace, sobre todo,

utilizando unos argumentos de supuesta riqueza

y de supuesta creación de puestos de empleo.

Y nuestra percepción es que esa riqueza se queda

en unos sectores muy concretos y no revierte,

y que los puestos de trabajo

son pocos, precarios, y en malas condiciones.

Hablamos dentro de un ratito.

Tenemos ya el reportaje que siempre...

Con el que abrimos nuestro programa.

Y que nos deja una pregunta encima de la mesa

para que la contesten nuestros invitados.

Vamos con él.

El turismo bate todos los récords.

Los extranjeros optan cada vez más por nuestro país

para pasar sus vacaciones.

Muchos buscan en España un destino seguro

tras los atentados sufridos en otros países del Mediterráneo.

-El éxito de la afluencia turística que ha dado un salto muy importante

en cuanto a las tasas de crecimiento, básicamente,

antes de que empezaran las Primaveras Árabes.

No podemos negar que los elementos de inestabilidad geopolítica

que han atravesado algunos competidores del Mediterráneo,

aunque sea lo deseable, nos ha favorecido.

Los ingleses son los que más nos visitan.

El año pasado más de 15 700 000 británicos

estuvieron en nuestro país.

Ahora, con la salida de Reino Unido puede cambiar la cosa.

Los ingleses son el principal mercado extranjero para España.

Casi un 28 % de la cuota de mercado extranjera es inglesa.

Por lo tanto, la lógica preocupación es cómo puede afectar el Brexit

a la industria turística española.

Bueno, sin perjuicio de que mucho dependerá de las condiciones

con las cuales se produzca el desenganche del Reino Unido

de Europa,

a día de hoy, durante el año 2016, apenas se ha notado ningún impacto.

De momento, no hay efecto Brexit,

y donde han faltado turistas extranjeros

han llegado los nacionales,

que en 2016 hicieron más turismo por España.

Los españoles entre el 45 % y el 50 % de toda la actividad turística.

Por lo tanto, hay algo que muchas veces la gente no cae.

El principal mercado turístico para España

somos los españoles viajando por España.

Las vacaciones son una necesidad creada

que ha generado una industria de primera magnitud.

En términos de empleo, el turismo da cerca de 2 600 000 empleos

a lo largo de toda España.

Solamente en el año 2016 hemos creado

cerca de 88 000 empleos netos nuevos.

Somos el sector que más empleo ha generado en la economía española.

El turismo aguanta bien.

De hecho, se ha confirmado como el principal motor

de la economía española.

El turismo es nuestra gallina de los huevos de oro

y los últimos años han sido de récord.

Pero cantidad no es igual a calidad.

España, después de tres ejercicios batiendo récords absolutos

en llegadas de turistas,

quiere seguir manteniendo este buen pulso

y empieza a plantearse el camino a seguir del sector

en los próximos años.

Intentar que ese turismo extranjero,

más que en batir los 75, 80 millones de turistas,

que en algunos lugares de España empieza ya a no ser sostenible,

sobre todo porque se concentran en unos pocos meses de verano,

no debemos de competir en precio, eso no es sostenible.

Cifras excelentes que, sin embargo, ocultan una cara "B":

los impactos negativos del turismo.

La masificación por el exceso de visitantes,

el deterioro medioambiental

y los destinos de costa enterrados bajo un muro de hormigón

además de la precariedad que sufren muchos trabajadores de este sector.

Y la pregunta es, ¿necesitamos más turismo

o un mejor turismo?

¿Es positivo que la economía sea tan dependiente del sol y playa?

(Música)

Las dos preguntas están sobre la mesa.

Cualquier de ustedes puede empezar

para contestar, para discutir.

¿Necesitamos más turismo o mejor turismo?

¿Es positivo que la economía sea tan dependiente del sol y la playa?

Yo creo que hay...

una pérdida de visión global.

¿Cuál es el objetivo del turismo? ¿Por qué queremos turismo?

¿Qué hace el turismo? Al final de la historia...

El turismo ya empezó con el franquismo.

Las suecas...

El turismo lleva muchísimos años, evidentemente,

a partir de los años 50,

cuando empiezan las vacaciones pagadas en Europa

y los vuelos chárter, España es el destino lógico.

Pero lo que pregunto es,

muy pocas veces nos planteamos cuál es el objeto final del turismo.

El objeto final del turismo,

como es una actividad económica igual que cualquier otra,

es la mejora de las condiciones de vida de la población.

Y en concreto, la mejora de las condiciones de vida

de las poblaciones locales donde se ejerce el turismo.

Si llega un momento en que hay una contradicción

entre los beneficios teóricos, económicos,

la rentabilidad, que dicen siempre las autoridades,

y el bienestar de la comunidad local.

En mi opinión, no tiene duda.

Quien tiene preferencia es la comunidad local.

Es el beneficio para la comunidad local.

Eso en primer lugar.

En segundo lugar, yo veo los discursos políticos...

No en el de la Secretaría de Estado. También, pero no solo en ella.

...una gran diferencia entre el discurso y la actuación.

En el discurso dicen: "Queremos un turismo de más calidad".

Cada equis años se inventan una palabra nueva.

Ahora la de moda es "cosmopolita".

Evidentemente, siempre hemos buscado el turismo cosmopolita.

Dicen que es un turismo que gasta más.

También es un turismo que en gasto total

no gasta más que los demás porque está muy pocos días.

Es un turista que tiene muchas otras opciones,

puede ir a Francia, Italia...

Pero España es una más entre ellas

y no se queda tantos días como las familias británicas.

O sea, decimos que queremos un turismo de más calidad,

un turismo que gaste más, etcétera.

Pero cuando tienen que poner las autoridades turísticas de España

las medidas adecuadas...

Aquí no hablo de la Secretaría de Estado,

que como sabemos no tiene competencias,

sino que simplemente ejerce funciones.

Y la función más importante que debe ejercer es la de liderazgo,

sino en el resto.

En cuanto hay que tomar algún tipo de medida...

que podría ir en ese camino, se asustan.

El ejemplo son las tasas turísticas.

La tasa turística es un instrumento que puede ser usado o no.

Yo no digo que haya que usarlo, digo que puede ser usado.

Pero en cuanto se habla de tasa turística,

muchas autoridades, incluida la Secretaría de Estado,

dice: "No, eso no. No vamos a poner tasas turísticas

porque sería reducir la rentabilidad de nuestro sistema turístico".

Es decir, queremos más calidad,

pero no queremos poner los medios y los instrumentos

para que los turistas gasten más.

Porque calidad, en el concepto que se está utilizando en España,

es que un turismo de calidad es un turismo que gasta más.

Eso no es correcto, en mi opinión, pero así se está utilizando.

Es decir, bajen las tasas aéreas, así pueden venir más turistas.

No pongamos impuestos, así vienen más turistas.

Nos comprometemos a no subir el IVA, y así pueden venir más turistas.

Pero no queremos más turistas,

lo que queremos son turistas que ganen más.

Como dicen, áteme usted la mosca por el rabo.

Está bien visto.

Bueno, yo creo que aquí estaremos todos de acuerdo

en que todo lo que sea saturación...

El término mismo ya nos dice que es algo negativo.

Ahí estaremos de acuerdo.

Pero eso no tiene por qué ir reñido con que lleguen más turistas.

¿Por qué vamos a renunciar a ellos?

Otra cosa es cómo cualificamos y cómo equilibramos

la capacidad que tiene cada destino para asumir, equilibradamente,

a esos turistas sin perjuicio de nadie,

en beneficio de todos.

Desde el punto de vista de ferias,

que es el aspecto del que yo puedo hablar,

en Ifema tenemos el objetivo a cinco años

de duplicar nuestra facturación.

Lo que quiere decir duplicar nuestra actividad ferial,

después de discutir mucho la utilidad, los pros, los contras,

por lo tanto, hay margen de recorrido.

Y apunto esto porque los pros,

como sector MICE que somos del turismo,

precisamente lo que hacemos en nuestra actividad ferial

es atraer al turista de calidad.

Hablando por turista de calidad a aquel que gasta más,

es una manera de entenderlo así,

profesional, que viene con motivo de la feria.

Una vez que termina su actividad en la feria

pasa a disfrutar de los servicios, de las atracciones,

de la oferta turística de la ciudad que acoge esa feria,

en este caso de Madrid.

Y por otro lado, contribuir a la desestacionalización,

que es otro de los objetivos importantes del turismo.

No la saturación solo de gente,

sino la concentración temporal en el período estival,

que es lo más propio.

En este sentido, hay vías como son las ferias,

los congresos, los eventos, que contribuyen en ese sentido.

Y creo que a nadie nos va a molestar.

Entiendo que Madrid, que tiene capacidad para acoger más turistas,

nuestra actividad pueda generar en la ciudad

esa mayor llegada y, por tanto, beneficiarse de este ejercicio,

de este trabajo que contribuye a la desestacionalización también.

Dice Greenpeace...

Enseguida le doy el turno.

...que durante los últimos 20 años hemos perdido

el equivalente a ocho campos de fútbol diarios...

Me parece mucho.

...de costa.

¿Estamos pagando un precio muy alto

por esa costa a la que vienen los turistas?

Voy a poner un ejemplo concreto, que es lo del Mar Menor.

Cuando uno va al Mar Menor...

¿Usted ha estado en el Mar Menor? -Sí, una preciosidad.

Precioso si no miras los edificios de detrás.

Bello si miras hacia adelante.

Pero ahora, si te metes en el agua,

encuentras un poso de color verde

debido a los vertidos que han ido parando,

que eso es destruir una fuente turística, ¿no?

Evidentemente.

Yo no voy a hablar de las actuaciones de todas las administraciones.

El turismo es tan amplio que afecta a todos los sectores.

Y es tan interesante que podemos hablar de él

durante muchísimo tiempo.

Y tiene muchos protagonistas, públicos y privados.

Desde las autoridades e instituciones europeas,

que abarcan su materia.

El propio Gobierno de España, como impulsor

de la política internacional turística española

y en la planificación económica.

Las comunidades autónomas.

Vivimos en un país muy descentralizado

y tienen muchísimas funciones en materia turística.

Y los propios destinos, los propios Ayuntamientos.

Además de estos protagonistas públicos

también hay protagonistas privados.

Los ciudadanos, con su conducta, la cultura cívica,

los operadores turísticos, los operadores económicos,

todos debemos trabajar juntos

en una mejor cultura para conservar el medio ambiente.

Eso es indudable. En eso estamos todos de acuerdo.

La protección de los espacios naturales

es una cuestión que debemos potenciar desde los colegios, a los niños.

A todos los operadores, a los niños, a los ciudadanos.

Es un bien que debemos proteger, yo creo, en primer lugar.

Señor Pardo, no le he dejado hablar a usted.

-No hay problema. Si me dejas ahora.

Yo quería retomar la pregunta, que es sencilla.

¿Más turismo o mejor turismo?

Nosotros responderíamos, ni una ni la otra.

Responderíamos, claramente, menos turismo.

De hecho, esta es nuestra apuesta.

Por mucho que llevemos en el nombre, y lo asumimos,

la Asamblea de Barrios por un "Turismo" Sostenible,

tenemos muy claro que si podemos alcanzar, a día de hoy,

en lugares tan masificados como Barcelona,

un turismo sostenible,

la cosa pasa necesariamente por el decrecimiento turístico.

Pasa por una reducción global de las cifras de turismo.

Visitantes, pernoctaciones, aviones, etcétera.

¿Por qué?

Aquí se habla mucho de turismo de calidad y tal,

pero hay una cuestión que es

que los niveles que se han alcanzado en Barcelona,

por no hablar de Venecia y otros sitios que lo dicen,

hacen que, independientemente de esta supuesta calidad del turismo,

el impacto sea absolutamente insostenible para la ciudad.

En Barcelona, que es el caso del que yo puedo hablar de cerca,

está afectando globalmente a un montón de factores.

No ya solo de los barrios del centro

o de los barrios considerados más turísticos,

sino ya por una especie de reacción en cadena

a prácticamente todo el territorio de la ciudad de Barcelona.

Y esto está teniendo unos impactos sociales muy grandes

que, además, están creando una conflictividad social

que si no se cambia el modelo,

y no parece que sea lo que se está planteando

en las instituciones, sobre todo a nivel autonómico y estatal,

no parece que vaya por ahí el camino.

Entonces...

Pero ¿ustedes tienen un camino propio?

Nosotros tenemos ideas.

Creemos que tampoco somos nosotros unos iluminados

que tengan que dar una solución.

Nuestro papel, en ese sentido,

es mucho más hacer una crítica honesta y clara

recogiendo el sentir de la población.

E incitar y forzar un debate

que hace cinco años en Barcelona no existía,

y que desde hace tres o cuatro años, y no solo gracias a la Asamblea,

sino a muchos otros grupos que están trabajando en este tema,

hoy en día es un tema de debate abierto en Barcelona

y de hecho, a nivel de Barcelona, es la segunda preocupación social

según la encuesta municipal.

Lo que se decía antes de desconcentración...

Yo no sé en el caso de la Secretaría de Estado

porque no conozco la política turística a nivel estatal

pero a nosotros lo que nos intentan vender

como desconcentración, desestacionalización,

no es lo que deberían ser estos términos

en el sentido estricto, que es tomar lo que hay

y dispersarlo en el espacio y el tiempo,

sino que es mantener lo que hay, y seguir sumando.

Y esto no hace más que redundar en una política de cuanto más mejor,

que es lo que se ha venido haciendo eternamente en política turística,

y esto no es excepcional ni de Barcelona ni de España.

Y esto no lleva a lo que era la otra pregunta,

que era la cuestión de la dependencia.

Creo que aquí nadie podrá afirmar

que una alta dependencia de un solo sector es positiva,

porque, obviamente, el día que ese sector va mal...

crisis social asegurada.

Y esto, para nosotros, no hace sino reforzar la idea

que estamos tratando de poner sobre la mesa

del crecimiento turístico.

Por mucho que no empeñemos, el crecimiento continuo no existe,

no se va a dar, y antes o después va a haber una caída.

Es posible que sea una caída repentina

por motivos geoestratégicos,

por la recuperación del sur del Mediterráneo, etcétera.

Entonces, antes o después, esto va a suceder.

El planteamiento es: ¿por qué no lo hacemos

de una manera pensada y gestionada

en lugar de tener que gestionar una enésima crisis más?

-Yo creo que...

Repetimos siempre lo de los otros países mediterráneos

afectados por la crisis, a los que se ha sumado Turquía.

Solo Turquía es mucho más importante que el resto de ellos.

Y no vemos, en mi opinión, el aspecto más importante

de lo que está ocurriendo aquí,

que es que todos esos llamados "turistas prestados"

que en muchos lugares hablan de a ver si los fidelizamos.

Ojalá no.

Todos esos turistas prestados son, precisamente,

los turistas que menos gastan.

Iban a esos destinos, a Túnez, a Egipto y tal,

porque era más barato que venir a España.

Y cuando han venido a España,

precisamente esos turistas lo que hacen

es que el gasto por turista siga cayendo.

Año tras año tras año, en los últimos diez años.

Ha ido cayendo constantemente.

Cuando en el Plan Nacional e Integral de Márquetin 1116

que hizo la Secretaría de Estado anterior,

ponía que el objetivo era incrementar

el gasto por persona en un 20 %.

El gasto por persona ha caído un 20 %.

Justo lo contrario.

Entonces, ese tipo de turistas son precisamente

los que han hecho que baje.

¿No los queremos? Todos los queremos, claro.

Pero el que se pierdan no será una tragedia para España.

En absoluto.

El que perdamos una cantidad marginal de turismo no importa.

El sistema turístico español va a seguir funcionando

y va a seguir funcionando bien.

Porque una gran parte de ese turismo prestado

es el que va, precisamente, a sistemas de alojamiento alternativo

que no hemos sido capaces de regular adecuadamente,

y es el que ocupa una enorme cantidad de espacio

y un uso muy grande de los servicios

sin llevar a cabo un gasto suficientemente alto

como para compensarlo.

Es el equivalente, y es el otro gran ejemplo,

de lo que pasa con los cruceros.

Los cruceros en Barcelona.

Aquellos que están menos de 12 horas,

pagan una tasa de 0,65 céntimos de euro.

Los que están más de 12 horas,

pagan una tasa de 2,20 o 2,25 euros por estancia.

¿Compensa eso el gasto de bienes sociales, de uso social,

en la ciudad de Barcelona, que hacen?

Por supuesto, aquellos que pernoctan

y tienen Barcelona como punto de inicio o final de un crucero,

sí compensan.

Pero aquellos que nada más van a pasar unas horas a Barcelona

y que no comen,

porque como en el crucero es todo incluido,

sino que simplemente gastan algo en tiendas de chinos, un café y tal.

¿Nos conviene seguir incrementando el número de viajes de crucero

que vienen de cruceristas que desembarcan en Barcelona?

Esto es uno de los temas que yo quiero plantear

dentro del concepto general. Pues planteémoslo.

Porque el tiempo va avanzando. Muy bien.

-Yo quería también responderle a Daniel.

Dice que hace una crítica honesta, y yo se lo agradezco.

Porque todo lo que sea una crítica honesta

supone una aportación positiva.

Pero las cuestiones que él ha planteado

son referentes a Barcelona.

Barcelona es una magnífica ciudad.

Una ciudad que parece que tiene unos problemas

en determinados barrios muy concretos...

-Es generalizado. -O es generalizado.

Pero yo te pregunto, Daniel:

¿Por qué localmente no se hace una política de desconcentración?

Porque igual que habrá unas zonas en Barcelona

que estén saturadas porque sean zonas céntricas...

También en la propia ciudad o en los alrededores.

O en otras ciudades, como Lérida o Tarragona,

a lo mejor hay barrios también muy bonitos, excelentes,

con muchas cualidades, que tienen mucho que ofrecer,

que también merecen una oportunidad.

¿No sería adecuado establecer una desconcentración?

Y que todos esos visitantes,

en lugar de recurrir a las mismas zonas reiteradamente,

que parece que está produciendo unos problemas que tú planteas

y que me parece lógico que los plantees,

porque los vives en primera persona,

¿no sería razonable una política local

que llevara esa saturación hacia otros lugares de la propia Barcelona,

ciudades limítrofes...

-¿Y si hacéis Sagradas Familias en otras partes sí?

-Por ahí iba yo.

-Por ejemplo, en España, a nivel español,

ocurre lo que antes comentábamos,

que hay determinadas zonas de España,

las costas normalmente, las islas también,

con una concentración de turistas bastante importante.

Sin embargo, hay otras zonas de España

que tienen muchísimo potencial, las Castillas, Extremadura...

que estarían deseando incrementar...

El problema que tienen es el contrario.

Tienen que fijar la población al lugar.

Es decir, son municipios pequeños

donde se ofrecen oportunidades a los jóvenes,

donde están deseosos de que haya algún tipo de actividad

que les permita dar un futuro mejor.

Entonces, dentro de una política turística razonable,

parece que diversificar nuestra oferta turística

ofreciendo productos culturales, gastronómicos,

de senderismo, ecoturismo...

para que ese turismo vaya hacia esos lugares

donde ahora mismo lo necesitan.

¿No te parecería adecuado hacer eso de manera local?

Digamos que, a priori, en la teoría, y con una cierta ingenuidad, sí.

En la práctica y visto lo que sucede, no.

¿Qué sucede?

Que la Sagrada Familia, como decía Ignacio,

es un icono que se ha estado reforzando

en el imaginario turístico internacional

en buena parte con dinero público,

durante años, con una gran inversión.

Entonces, ¿qué turista más o menos ordinario, medio,

que venga a Barcelona,

a quien por mucho que se le vendan las bondades de ir a hacer turismo

a L'Hospitalet,

va a dejar de ir a ver la Sagrada Familia?

Ninguno.

Lo único que hacemos con este tipo de políticas,

en concreto en Barcelona.

A nivel estatal es posible que sea distinto,

pero, igualmente, creo que se puede extrapolar,

quien vaya a visitar L'Hospitalet,

añadirá L'Hospitalet a su recorrido,

no dejará de visitar la Sagrada Familia.

Por lo tanto, esto es sencillamente extender la mancha de aceite,

extender el problema,

y continuar afectando a más y más barrios.

Con el agravante de que seguimos, globalmente,

creciendo en número de turistas.

Con lo cual, trasladamos los problemas.

Extendemos el problema de vivienda a otros sitios,

y los otros problemas directamente ligados

a las visitas masivas durante el día, se mantienen en los mismos lugares.

Entonces, esto no es una solución.

Por eso nosotros creemos que la cosa pasa por la reconversión.

Alguien antes hablaba de reconversión.

Nosotros no creemos que la reconversión tenga que ser

dentro del sector del turismo,

sino pensar en desarrollar otras economías.

Yo tengo la sensación de que no se está intentando fomentar

economías más sostenibles,

más justas, más respetuosas social y ambientalmente.

Y el turismo, en este sentido,

hay una frase que alguien dijo muy bien,

no es una fábrica sin humo,

es una fábrica con muchos humos sociales y ambientales.

Del presidente mexicano Alemán.

Vamos a un vídeo que tenemos preparado

porque nuestro invitado habla de la sostenibilidad

y yo creo que eso nos puede dar pie a hablar también,

a dejar otra pregunta,

sobre si ese turismo sostenible

lo es en esta era del turismo de masas,

fruto de la bajada de los precios

del transporte aéreo,

del cambio de costumbres sociales, etcétera.

En el caso de Barcelona, yo solo apuntaría una cosa.

Supongo que a las autoridades,

cuando un sector productivo te da

el 12 % o el 14 % del PIB,

antes de reducir eso o cambiarlo,

deben pensar: "¿Estamos seguros? ¿Cómo lo hacemos?".

Porque también Barcelona ha pasado Claro, pero...

de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios.

La pregunta sería: ¿Qué nivel de conflictividad necesitas

para empezar a pensar que sí lo tienes que replantear?

Esa sería la pregunta. También.

Y también te doy la razón.

Es decir, hay épocas en la ciudad de Barcelona

que la ciudad no existe para los habitantes

de la propia ciudad,

porque es un río de turistas que van de un sitio a otro.

Como la desestacionalización está funcionando muy bien,

ya empieza a ser todo el año.

Todo, todo no, pero...

Perdona, este mes de marzo estoy alucinando.

Este mes de marzo... Nos pasa cada año.

Cada año se nos van acortando los períodos tranquilos, de verdad.

¿Sí? Sí.

Vamos al vídeo.

El número de turistas internacionales

alcanzó los 1200 millones en 2015,

según la Organización Mundial del Turismo.

Es un 4,4 % más que el año anterior.

Este es el sexto año consecutivo

en el que vemos un crecimiento por encima de la media.

Influyeron los tipos de cambio, el precio del petróleo,

y la preocupación por la seguridad.

-Me gustaría Grecia, Croacia. -Si puedo ir, a Francia,

que es muy bonita la parte francesa del Pirineo.

Desde luego, París. Tengo uno y es ese.

Madrid es una ciudad fantástica.

Europa fue la región con mayor crecimiento,

con 609 millones de turistas internacionales.

Y los chinos fueron en 2015 el principal mercado emisor.

Me gustan los países orientales.

China me gustaría mucho.

La OMT espera que la llegada de turistas internacionales

crezca un 4 % este año

y estiman para España un crecimiento similar.

(Música)

Hay una pequeña duda, o una pequeña certeza.

Cualquier le discute aquí a uno de nuestros invitados,

al señor Vasallo, una cifra.

1825 millones de "viajes internacionales".

Viajes, no turistas. ¿No 1200?

1200 son las personas que viajan,

y 1825 son los viajes que se efectúan.

Muy bien, 1825. Viajes internacionales.

Viajes internacionales.

Vamos a lo del turismo sostenible.

Porque aquí utilizamos cada vez unos términos...

Me ha hecho mucha gracia esa palabra

que me ha contado usted al principio,

hace unos minutos,

de que a los maduros ya no les llaman "maduros"

sino que les llaman... -Pioneros. A los destinos.

Destinos pioneros. Sí.

Como fueron los primeros que iniciaron la actividad turística,

evidentemente, fueron los pioneros en esa actividad

y ahora son los que necesitan una mayor reconversión.

Si es a las personas, las personas de la tercera edad

han pasado de ser mayores, ancianos, tercera edad, maduros...

Ahora llamarles "pioneros"...

Ellos se autodenominan así. Vale.

Somos muy respetuosos con los destinos.

Cada uno que se llame como quiera.

Vamos a lo sostenible, porque no hay tanto tiempo,

y a mí me gustaría hablar de qué es un turista sostenible.

Un turismo sostenible.

Este es el año internacional del turismo sostenible

para el desarrollo.

Sostenible para el desarrollo quiere decir que ambos aspectos...

La sostenibilidad tiene triple aspectos:

Económica, social y medioambiental.

Parece que hemos tocado los tres aspectos ya.

¿Qué es un turismo sostenible?

Pues que respete esta triple perspectiva.

¿Y el turismo español es un turismo sostenible?

No, no es un turismo sostenible

porque nadie se ha planteado en estos momentos

los límites al turismo.

Hay miedo a ser acusado de "turismofobia",

una palabra realmente...

¿Quién puede estar a favor de la turismofobia?

Todos estamos a favor del turismo, todos deseamos que haya turismo

porque es lo que ha hecho avanzar a este país.

España es un país líder en el turismo.

Y cuando yo oigo que somos el segundo país de Europa después de Francia,

volvemos otra vez a la ocultación por parte de las cifras.

España es el primer destino turístico europeo.

Y con gran diferencia.

Lo que ocurre es que Francia tiene un "mayor número" de gente

que pasa por el llamado "fantasma alemán".

Una familia de cuatro personas alemana

viene a pasar 15 días a España y por el camino duerme en Francia.

Se pasa sus 15 días en España, regresa a Alemania,

y vuelve a dormir en Francia.

Francia ocho turistas y cuatro pernoctaciones.

Nosotros tenemos cuatro turistas y 60 pernoctaciones.

Y nosotros aceptamos...

Me lo imagino a usted en la frontera con una...

No, lo que yo estoy diciendo es que debemos empezar a decir

que somos líderes en lo que somos líderes.

Somos líderes en ingresos, con una gran diferencia.

El año pasado, 56 000 millones de euros de ingresos por turismo,

frente a 44 000 de Francia.

Somos líderes en pernoctaciones totales

y en pernoctaciones de extranjeros.

Con una gran diferencia: 194 millones España,

frente a 122 de Francia. Una gran diferencia.

Y sin embargo nos seguimos dejando, diría, amedrentar

por esa cosa francesa de: "Francia es el número uno en turismo"

que es mentira, Francia no es número uno en turismo.

Entonces, una vez nos quitemos de la cabeza

ese complejo de segundones

y reconozcamos que somos los líderes en lo que tenemos que ser, y lo somos

entonces, no nos tiene que dar miedo el dejar de decir de una vez

que si vienen 75, 84, 90 millones de turistas,

y en aceptar que no se puede crecer indefinidamente

si no es de una manera controlada.

Nuestro sistema turístico admite 100 millones de personas.

Nuestros aeropuertos, nuestras autopistas... ¡O más!

Pero ¿lo admite el sistema social?

¿Lo admite el sistema de drenaje de las aguas?

¿Lo admiten las playas de Ibiza?

¿Lo admite la sociedad ibicenca?

Por hablar de un destino completamente distinto

que este verano no se sabe dónde van a poder dormir

los policías que tienen que ir para atender a la seguridad.

Los enfermeros que tienen que atender los hospitales.

Los profesores.

¿Dónde? Esta gente no encuentra un alojamiento este verano en Ibiza

porque todo está cogido o vendido para los sistemas de alquiler

de la mal llamada "economía colaborativa".

O ponemos las medidas necesarias desde todos los estamentos

para controlar eso, o no tenemos un turismo sostenible.

Ana.

-Yo creo que es importante...

No sé Ignacio, él tiene muchos datos.

Nosotros tenemos que centrarnos en los datos que nos aportan.

Pero es cierto, España lidera el turismo a nivel mundial.

Y yo no percibo en Fitur...

Es decir, dentro de la industria turística,

asociaciones, destinos, empresas turísticas,

que eso es lo que es Fitur,

complejo.

Yo creo que somos conscientes de nuestra fortaleza

y yo así lo vivo en el marco de la actividad,

que se genera múltiple actividad comercial y de divulgación,

de conocimiento y contacto, durante Fitur.

Y es verdad que hay una capacidad de crecimiento.

Hace poco, en el marco de Fitur, se hablaba

de que si actualmente la aportación al PIB de la industria turística

representa el 11,5 %, o 12 % según qué fuentes,

podría llegar hasta el 25 % en un plazo medio.

Por tanto, hay esa capacidad de absorción en España.

Otra cosa es que se concentre, como decíamos,

la Sagrada Familia son hitos que todos quieren pasar por allí.

Pero para hacer políticas sostenibles sí que me gustaría apuntar

algo importante que se ha hablado mucho en Fitur,

empezar por el turista sostenible.

No solo por los destinos que acogen al turismo,

que tenga implementar políticas sostenibles,

claramente, totalmente de acuerdo, Ignacio,

sino cómo también se conciencia a la población,

a cada uno de nosotros, a aplicar medidas de respeto

no solamente al medio ambiente, sino al entorno, a la cultura,

a las costumbres, a los horarios, etcétera.

Y tenemos que empezar cada uno de nosotros

por ser conscientes de que no puedes ir arrasando

a los espacios, a los territorios que vas a visitar,

sino respetando su propia identidad.

Hay una cosa que me gustaría preguntarte,

pero me temo que tú también tienes algo que decir.

-Bueno, era un poco...

En esta cuestión de las políticas de turismo sostenible,

hay una cosa que no puedo evitar preguntarme:

¿En base a qué se mide esta sostenibilidad?

Porque términos como "turismo sostenible",

"turismo respetuoso", "responsable"...

Son términos muy bonitos.

Seguramente ideados en su momento con la mejor intención

pero tienen un grave problema, y es que son términos muy subjetivos.

Son términos valorativos que quedan un poco a discreción,

y creo que aquí todos tenemos en mente casos concretos

de instalaciones turísticas de lo más nocivas

para el entorno natural y social,

que de pronto se consiguen

a través de que hacen una instalación de agua

según un modelo más o menos ecologista.

Entonces, se compran el "label verde"

y se ponen "turismo responsable", y ya está.

Al final, parece que estamos haciendo una especie de lavado social

de ciertos negocios que siguen siendo tan poco sostenibles como siempre.

Nosotros, en ese sentido...

Preferimos dejar de lado un término tan poco objetivable

como la sostenibilidad y decimos:

En el momento actual en el que estamos,

para llegar a algo que pueda ser realmente sostenible

hay que pasar por el decrecimiento.

Y otra cuestión es,

¿en base a qué se mide la sostenibilidad?

Los estudios de sostenibilidad,

¿se han en alguna ocasión preguntando a la población?

Que es quien es empleada, normalmente de manera explotadora,

en los negocios turísticos.

Que es quien acaba viviendo las consecuencias más directas

en su vida cotidiana, en vivienda, espacio público, movilidad, etcétera.

La impresión es que no.

En algunos lados se están abriendo algunos canales,

pero no es lo principal.

Yo también quería comentar a este respecto de la sostenibilidad.

Se abreve. Muy breve.

Primero, como Ana, no observo complejo en España.

Ni en las administraciones, para nada, sino más bien orgullo.

-Somos el país más competitivo. -Reconocemos a Francia como primero.

Y lo decimos públicamente.

El más competitivo del mundo en materia turística es España.

-Desde 2015. -Sí, claro.

-Éramos el octavo en 2011. -Absolutamente.

Respecto a cómo se mide la sostenibilidad,

hay muchas firmas de expertos que dan la garantía de sostenibilidad

y se hacen auditorías... -Ese es el problema.

Yo creo que encuestas poblacionales,

no sé si uno de los elementos que se hacen

para dar la garantía de sostenibilidad,

pero te quiero dar una respuesta de garantizar

que sí existen ya auditorías de sostenibilidad

que se distinguen a destinos y a operadores

porque son sostenibles, porque reúnen unos requisitos,

y estos conceptos que están en continua revisión,

porque son muy nuevos y hay que irlos potenciando,

en el primer congreso de Daimiel, que fue hace fechas muy recientes,

se ha llegado a acuerdos muy interesantes

sobre cuándo se le puede dar estos sellos de calidad.

Es decir, la manera que tenemos de identificar a los destinos,

a los operadores que reúnen esos requisitos,

sí está establecida mediante una marca de sostenibilidad.

Que, por supuesto, se puede incrementar

con aportaciones que se consideren adecuadas.

Pero que los expertos existen, y están trabajando en ello.

Nosotros a esto tenemos una respuesta muy clara.

Los expertos saben mucho de los suyo y nosotros mucho de lo nuestro,

que es intentar vivir en nuestras ciudades,

cosa cada vez más difícil.

Y en Barcelona, a día de hoy,

se está intentando hacer algún tipo de política

en torno al turismo, un poco más imaginativa,

pero no se habla de decrecimiento, ni mucho menos.

Y hay ya una conflictividad social muy grande.

Y en Mallorca se habla de crecimiento.

"De crecimiento" y no de otra cosa.

Y se están buscando unos problemas serios,

porque la contestación empieza a ser muy grande.

Yo por eso digo que, en ese sentido, el principal medidor

ha de ser la preocupación social y los daños que está haciendo.

Y una cosa que te quería decir, Ignacio,

que de las cosas que dices hay cosas que tienen mucho sentido,

pero yo creo que no se puede hacer un discurso exclusivamente económico.

Totalmente de acuerdo.

-Es decir, los resultados son importantes.

Nosotros somos tan ingenuos

como para no pensar en término de empleo y demás,

pero hay una cuestión relacionada con derechos sociales,

con las condiciones laborales, etcétera.

Entonces, ahí hay que hacer una especie de equilibrio.

Lo primero son los derechos humanos, sociales, ambientales,

y en tanto en cuanto se respete lo que socialmente se acuerde

que ha de ser ese marco,

ver cómo se pueden mantener ciertos números o ciertos otros.

Pero antes de nada, hay que ver ciertos marcos...

Eso es lo que yo he llamado el bienestar de la población local.

Eso es lo primordial.

No solamente en el turismo, en cualquier actividad económica.

La actividad económica tiene como objetivo

la mejora de las condiciones de vida. Si no lo consigue, fracasa.

También es verdad que, entonces, habría que...

Había unas declaraciones interesantes

en La Vanguardia, me parece que era.

Hace unos días.

Del antiguo presidente del Círculo de Economía de Barcelona

que decía que los economistas

deberían estar al servicio de la sociedad.

Antón Costas. Sí. Antón Costas.

Y no al servicio del poder o del Gobierno.

Yo creo que por ahí andan los cruces...

El fin último de la política, de las organizaciones sociales,

es el bienestar de los ciudadanos. Sí, pero hay veces...

Eso nos pasa a todos. ¿Cómo? Y en las profesiones también.

Los economistas, los abogados, los médicos, todos debemos tener

la protección del interés general y el bienestar de los ciudadanos.

Estoy de acuerdo, pero hay veces que en el camino nos dejamos

muchos pelos en la...

Procuremos que sean excepcionales

y que el carácter general sea la contribución al bien público.

Así me gusta, peleona, la secretaria de Estado.

Muy bien.

Les agradezco la presencia a los cuatro.

Se nos ha terminado el tiempo.

Me van a dar dos cachetes después por pasarme unos cuantos minutos.

Y gracias por las aclaraciones, las informaciones...

Estoy pensando que esto del turismo, -Da mucho de sí.

no voy a decir como Trump del sistema de salud.

Es más complicado de lo que... ¿Y lo del Brexit?

¿Cómo? Nos hemos quedado sin Brexit.

Nos hemos quedado sin Brexit.

¿Usted cree que nos va a afectar negativamente?

Bueno, el Brexit no ha ocurrido. ¡Ya!

El Brexit tiene dos años a partir del 29 de marzo.

Va a afectar a todo el mundo.

El Brexit, salga como salga,

va a tener dos consecuencias inevitables.

Una es la pérdida de valor de la libra.

Y la segunda consecuencia es la inflación en Gran Bretaña

como consecuencia del encarecimiento de los productos importados,

que son la mayoría de los productos que se consumen.

Eso afecta claramente a los dos elementos primordiales

de la emisión turística,

que es la renta per cápita disponible

y la paridad monetaria entre la moneda del país

y la moneda del país receptivo.

¿Qué es lo que, en mi opinión, va a ocurrir?

El turismo hacia el exterior de Gran Bretaña va a caer.

No demasiado, pero va a caer.

Va a caer, no demasiado, digo,

porque los británicos tienen que salir de esa isla,

de una manera o de otra, todos los años.

Va a caer. Pero ¿eso puede ser...?

O sea, la tarta va a ser más pequeña

pero lo más probable es que nuestra porción de la tarta

sea más grande.

Es decir, no creceremos, pero no perderemos turismo

porque España es el destino líder,

el destino situacional, dejarán de ir a otros sitios,

la comunicación entre ambos países es enorme.

Acaba de salir ayer la oferta para la temporada de verano.

De marzo a octubre.

39 millones de asientos entre Gran Bretaña y España.

Bueno, son dobles, claro.

39 millones de asientos. Eso es imbatible.

Claro que van a seguir viniendo.

Pero seguirán gastando menos cada uno de ellos.

Pero también nos puede pasar lo de esa noticia que leímos

de las dos amigas, una de Newcastle y la otra de Birmingham...

Que se juntaban en Málaga.

Que se juntaban en Málaga porque les salía más barato...

Más barato que el tren y el taxi. ...que moverse en su país.

A lo mejor se nos vienen y se instalan aquí

y aumentamos la población.

Ya no me dan dos cachetes sino tres. Bueno, bueno.

Más minutos nos hemos excedido. Lo lamento.

No, no, es muy interesante todo lo que hemos hablado.

Gracias a los cuatro.

Gracias a nuestros espectadores que ven el programa

en su emisión o al día siguiente en RTVE A la carta.

Hoy se puede ver la televisión en cualquier momento.

Hoy se puede ver la televisión en cualquier momento.

Y les esperamos a ustedes la próxima semana.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Reinventar el turismo

Millennium - Reinventar el turismo

10 abr 2017

Programa de debate moderado por Ramón Colom sobre el turismo en España y su futuro con Matilde Pastora, Ana Larrañaga, Ignacio Vasallo y Daniel Pardo.

ver más sobre "Millennium - Reinventar el turismo" ver menos sobre "Millennium - Reinventar el turismo"
Programas completos (91)

Los últimos 225 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios