www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4826786
Millennium - Proxenetas - ver ahora
Transcripción completa

Una de nuestras invitadas al programa de esta noche,

dice que el símbolo

de las carreteras españolas no es el toro de Osborne

que identifica claramente a esas carreteras.

Ella dice que lo importante

en las carreteras españolas son las prostitutas,

porque a la salida de las autopistas,

en el cruce de carreteras,

en la carretera que lleva de un pueblo a otro, un poco más allá,

son escenario,

es el lugar donde las prostitutas

encuentran el sitio idóneo para trabajar.

Es importante porque en estos momentos, según las estadísticas,

el 39 % de los hombres, 39 %,

han hecho sexo previo pago en alguna ocasión.

Pero hay mucho más, de esos 39 %, de esos hombres,

hay muchos que tienen 18, 19, 20 años.

Por todo eso hemos pensado que queríamos hablar de prostitución,

pero sobre todo de lo que hay detrás de la prostitución.

Por ejemplo, de los proxenetas,

¿cuál es la relación entre las prostitutas

y los chulos o proxenetas?

Bienvenidos al Millennium, hoy queremos hablar de proxenetas.

(Música)

No sé si ustedes se han dado cuenta,

pero España es un país en el que la prostitución

está muy arraigada, no de ahora, sino de toda la vida.

Lo está desde una perspectiva cultural,

desde una perspectiva social.

Si ustedes se dan una vuelta por alguna carretera, por la rotondas,

por los polígonos industriales, las salidas de las autopistas,

verán allí con sus propios ojos que hay prostitutas

que trabajan lo que pueden, que cumplen con su oficio,

no sé muy bien cómo definir eso.

Pero están ahí.

Hoy queremos tal como les hemos dicho antes,

hablar de ese tema,

pero sobre todo hablar de lo que hay detrás

de las prostitutas

en donde muchas veces solamente vemos a las prostitutas

y no vemos lo que hay detrás.

¿Qué es lo que hay detrás?

Para empezar, normalmente lo que hay son proxenetas.

Hoy tenemos cuatro personas aquí en el estudio,

para hablar de todo eso,

la primera que les presento es Mabel Lozano,

es la autora de este libro que se llama "El proxeneta".

La historia real sobre el negocio

de la prostitución editado por Al Revés.

Este es el nombre de la editorial.

También es la autora y guionista de un documental

que se llama "El proxeneta, paso corto, mala leche".

¿Por qué?

¿Por qué paso corto, mala leche?

Falta uno incluso,

esa era la máxima antiguamente de la Guardia Civil.

El mentor de este proxeneta,

que en los años 80 era el hombre que más sabía

de prostitución en España,

cuando este chaval con 17 años entró a su primer club en Barcelona,

le decía: "Chico, paso corto, vista larga y mala leche".

Pasó corto para no caerte,

vista larga para verlas venir y mala leche

para traicionar a tus semejantes, a tu propia gente.

Estamos hablando de personas que no sienten empatía por nadie.

No la Guardia Civil, todo lo contrario, sino ellos,

ellos adaptaron esa máxima al mundo de la delincuencia.

Todas estas personas,

se dan unas ciertas voluntades,

un cierto espíritu para poder hacer ese trabajo.

Usted dice que no tienen empatía,

pero yo creo que es mucho más que no tener empatía.

Bueno estamos hablando de la delincuencia,

estamos hablando del crimen organizado.

Estamos hablando de personas que viven en un mundo

donde la materia prima que venden son seres humanos, es decir,

estamos hablando de gente que es capaz de captar, trasladar,

engañar, y vender hasta la saciedad a mujeres y a niñas.

Gracias por venir, seguiremos hablando luego.

Quiero presentarles a Amelia Tiganus, que nació en Rumanía,

hace 34 años.

Siendo menor de edad,

fue vendida a un proxeneta español

y explotada sexualmente durante cinco años

en prostíbulos por todo el territorio español.

Actualmente, es activista feminista, formadora,

coordinadora y miembro del feminicidio.net.

Proyecto social del que forma parte desde el 2015.

Cuando llegó a España, y dice que fue explotada siendo menor,

¿cuántos años tenía?

Fui vendida a los 17 años y medio,

por 300 euros y a los 18 años recién cumplidos,

me trajeron a un prostíbulo a Alicante.

Es donde empezó el recorrido, digamos,

porque los prostíbulos y los proxenetas en el Estado español,

mal llamados "empresarios de locales de alterne",

porque ni son empresarios, ni son locales de alterne,

estamos hablando de proxenetas y prostíbulos.

Trabajan en red y lo que hacen es movernos,

cada 21 días o cada tanto a través de, bueno,

a lo largo y ancho de todo el país.

Es justo lo que estoy haciendo ahora pero desde otro lugar,

como antes recorría el país durante cinco años

siendo prostituida,

ahora me dedico a hacer activismo

y a intentar hacer ver a la gente y a la sociedad

qué es lo que significa y qué es lo que es la prostitución

y lo que representa la existencia de la misma, para nuestra sociedad.

Dígame también otra cosa,

¿su proxeneta era español o rumano?

El hombre que me captó en Rumanía, siendo menor de edad, era rumano,

pero bien sabemos que las mafias trabajan en red,

se trata de una actividad multinacional.

Estos hombres que se dedican a captar a niñas en este caso,

en situación de vulnerabilidad,

pues luego nos venden a otros proxenetas que pueden ser rumanos

o españoles,

que vienen a abastecer su local o esa demanda

que tienen de puteros españoles

con productos de países, empobrecidos, digamos.

Del mal llamado "tercer mundo".

Y sí, era español y bueno, así acabé en España.

El proxeneta rumano, ¿cómo se fijo en usted?

Digamos que en ese momento no tenía más herramientas

para analizar mi propia situación y la situación de otras mujeres,

porque luego me encontré con que éramos muchísimas,

la gran mayoría éramos mujeres rumanas y es más,

mujeres de mi misma ciudad.

Que eso era ya llamativo,

pero a lo largo de los años y a través de adquirir formación

y conocimientos y tener la capacidad de comprender,

también comprendí que fui víctima de trata, hace poco,

hace cuatro años,

cuando comprendí que se habían aprovechado de mi situación

de vulnerabilidad para obtener un consentimiento,

un consentimiento viciado.

Y es así cómo trabajan las redes de trata y cómo nos captan,

se fijan mucho y también nos hemos dado cuenta

que la gran mayoría venimos de situaciones de extrema violencia,

no solo intrafamiliar sino de agresiones sexuales,

violencia sexual, sufrida a edades muy tempranas,

luego sufrimos la marginalización de nuestra propia comunidad

y en toda esta situación es muy fácil

que alguien te venda la salvación

y te convenza de que lo mejor que puedes hacer

en esta vida es ser prostituta en España

y que tu mejor amigo y tu gran salvador

es el propio proxeneta en el que vas a confiar,

porque es el único que te vende la salvación

¿Usted se enamoró del proxeneta?

No, no llegué a enamorarme de él, pero sí a confiar mucho en él,

porque era el que nos protegía,

o nos adaptaba nuestra mente porque era muy fácil,

aparte de ser muy jóvenes,

veníamos de situaciones muy violentas

y aparte de eso hay que tener en cuenta que venimos de países

donde la policía es muy corrupta.

Venimos ya con una mochila, entonces este proxeneta nos vende,

la protección de la propia policía,

nos dice lo que tenemos que decir y lo que no, de no confiar,

de que nos van a devolver a nuestros países,

hay todo un mecanismo a través del cual nos hace pensar

que solo podemos confiar en él.

Muchas gracias por estar con nosotros.

Me toca presentarles al señor José Nieto Barroso,

inspector jefe del cuerpo nacional de policía,

director del Centro de análisis y riesgos de la UCRIF,

Unidad Central de Redes de Inmigración ilegal

y Falsedades documentales.

Formador de policías, fiscales,

de diversas agencias europeas y en Naciones Unidas,

también en materia de trata y de tráfico de personas.

¿El trabajo de los proxenetas

y las prostitutas cambia a lo largo de los años?

¿O esencialmente es el mismo?

Bueno,

la función del proxeneta yo creo que siempre ha sido muy definida.

Lo ha comentado muy bien antes Mabel.

El proxeneta es alguien muy listo, alguien que se hace querer,

alguien que se hace imprescindible para las víctimas

y ellos van cambiando porque van siempre un paso por delante

de las instituciones oficiales.

Ellos pueden cruzar los semáforos en rojo

y nosotros tenemos que parar en el stop para evitar un mal mayor.

Los proxenetas como parte de la organización criminal,

porque hay que decirlo, esto es delincuencia organizada,

crimen organizado.

Cuando hablamos de crimen organizado,

parece que solo hablamos de narcotráfico, tráfico de armas.

Pero estamos hablando de tráfico y trata de personas.

Qué triste es que haya gente que venda personas,

pero yo creo que es aún más triste que gente compre y alquile personas.

Pues contra eso es contra lo que lucha la policía,

contra eso es lo que lucha nuestra unidad y ellos, las organizaciones,

se van cambiando,

se van modificando

porque tienen grandes asesores jurídicos

que van viendo cuál son los resquicios

legales para poder ir introduciéndose

y que vayan saliendo sin ningún tipo de problemas.

Nosotros tenemos que ir, por supuesto,

basándonos en nuestro código penal,

en nuestra ley de enjuiciamiento criminal,

intentar perseguir, atrapar,

identificar y detener a estos traficantes de personas,

a estos tratantes de personas y lo que es más importante,

que la gente visualice que existe un delito,

llamado "trata de personas" que hasta ella misma,

hasta hace cuatro años no conocía que era

propia víctima de trata de personas,

pues ahí fuera,

la gente sigue creyendo que estas mujeres

que están obligadas a estar en un polígono industrial,

sea la hora que sea, haga la temperatura que haga,

esté encerrada en un club de alterne 15, 20, 40 horas.

Pues que la gente sepa que detrás de eso hay delincuencia organizada.

Gracias por estar con nosotros.

Es el momento de presentar al señor Octavio Salazar.

Catedrático de derecho

constitucional de la Universidad de Córdoba, donde es profesor.

Ha sido destacado con diversos premios por sus trabajos,

sobre la igualdad de género y las nuevas masculinidades.

Es autor entre otros del libro "El hombre que no deberíamos ser"

y que tengo aquí.

Está editado por Planeta.

Le advierto y le adelanto, advertir no es la palabra adecuada,

que queremos hacer un programa sobre las nuevas masculinidades.

Lo digo porque cuando uno se encuentra

y lee todo lo del mi, tú,

llega un momento en que el hombre también tiene que empezar

a reconsiderar cuál es el rol que le queda.

Claro,

efectivamente yo creo

que todo lo que se ha ido documentando hasta ahora,

pues nos pone sobre la pista o debería ponernos sobre la pista

de que si existe la trata,

la explotación sexual de la mujer y si existe la prostitución,

es porque hay hombres que consumen prostitución.

Es decir,

existen mujeres prostituidas porque hay sujetos prostituyentes

o prostituidores.

Y eso tiene que ver con unas determinadas relaciones de poder

que siguen determinando cómo nos relacionamos hombre

y mujeres, incluso en la sociedad del siglo XXI.

Y tiene que ver con un modelo de masculinidad

y con un determinado entendimiento de la sexualidad,

del uso del cuerpo, la sexualidad de la mujer por parte de los hombres.

Por lo tanto hay que hacer un proceso

de revisión muy serio de esa masculinidad hegemónica

o de esa masculinidad que provoca tantísimas víctimas.

Lo mismo que pasa con la violencia de género en un sentido estricto

donde el único elemento que comparten todos esos delincuentes

es el hecho de ser hombres,

igualmente pasa con el consumo de prostitución,

el único elemento que comparten los sujetos que propician ese mercado,

ese negocio, esa industria.

Es que son hombres de todas las edades, todas las clases sociales,

niveles socioculturales.

Por tanto, hay un serio problema,

que siempre digo que con la violencia que sufre la mujer,

el problema evidentemente es un problema masculino, es decir,

es un problema de los hombres y que lamentablemente sufren las mujeres.

Volveremos inmediatamente, vamos ahora a nuestro reportaje.

En este reportaje hay unos fragmentos del documental

que ha dirigido Mabel Lozano, nuestra invitada.

Es el testimonio real, la película ya lo hemos dicho,

se llama "El proxeneta, paso corto, mala leche",

y es el testimonio real del que fue uno

de los mayores criminales de la trata en nuestro país.

Y en su relato,

podemos ver cómo funcionan estas redes en España.

(Música)

-Yo empecé a traficar con mujeres en el año 97,

lo primero que tienes que aprender para traficar con mujeres es saber

que es una mercancía, no te tienes que identificar con ellas para nada.

"Es el testimonio real de un proxeneta,

uno de los mayores tratantes de mujeres en España

que llegó a prostituir a más de 1700 chicas."

-Fui acusado por prostitución coactiva, me pidieron 27 años,

de los cuales solamente cumplí tres.

Ya dentro de la cárcel me di cuenta

que mi delito era una cosa normal, que no estaba mal visto.

Como está mal visto una violación

o hacerle algo a un chiquillo o a una chiquilla,

el proxenetismo dentro de la cárcel no está mal visto,

cuando en realidad le hacemos más daño que un violador

porque cogemos mujeres para venderlas todos los días.

"Mujeres que llegan a nuestro país de las más diversas maneras,

algunas captadas mediante engaños o medias verdades."

-La desgracia es cuando te mandaban captadores,

mujeres que no sabían a qué venían, una vez que ya están aquí,

ya las convences y tienen que acabar ejerciendo la prostitución.

También existe el engaño, unas lo saben, muchas no lo saben.

"Las mafias de trata saben utilizar el deseo de miles

de mujeres por salir de la pobreza,

prosperar en Europa y enviar dinero a sus familias.

Una vez aquí en España, son explotadas sexualmente, su destino:

las carreteras, los pisos y los puticlubs."

Cada día miles de mujeres se prostituyen en nuestro país

y según diversos estudios,

el 80 % de las que ejerce la prostitución,

lo hacen de manera obligada,

contra su voluntad, la mayoría de estas mujeres proceden de Nigeria,

Centroamérica y Rumanía, pero no son solo culpables los proxenetas,

también los clientes,

se calcula que nuestro país el 39 % de los hombres españoles

ha pagado alguna vez por sexo

y quienes trabajan sobre el terreno,

advierten de que cada vez los clientes son más jóvenes.

"La trata con fines de explotación sexual

es consecuencia directa de la demanda de la prostitución.

En España estamos a la cabeza de la Unión Europea en consumo

de sexo de pago.

Son ellos, los clientes,

los que alimentan y mantienen un negocio

del que no se tienen cifras oficiales

pero que mueve al día sumas millonarias de dinero.

En 2016,

la policía identificó a más de 14.000 chicas

en riesgo de ser víctimas de trata y de explotación sexual.

Sin embargo, esta cifra es solo la punta del iceberg,

las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado

calculan que son al menos el triple

las que están atrapadas por redes criminales."

-Muchas mujeres han denunciado y luego han ido a parar a los clubs,

porque no han tenido ayudas.

"Esa es otra de las grandes raíces del problema que está por resolver.

¿Es la trata de mujeres con fines de explotación sexual

la nueva esclavitud del siglo XXI?

¿Se debería abolir o por el contrario regular la prostitución

para luchar contra la trata?"

¿Qué años tiene el proxeneta que habla en su película

y del que hemos visto unos fragmentos?

55 o 56 años, es un hombre joven.

Es un hombre joven que lleva toda la vida, él dice una frase vamos,

mítica, dice: "Nosotros...",

"Nosotros" se refiere a esa veintena de hombres,

que son los grandes proxenetas españoles, dice:

"Nosotros entramos en el mundo del puterío con 15 o 16 años

y tenemos 50 y 60 años y seguimos en el mundo del puterío".

Quiere decir que estos hombres son los que controlan todo,

porque además lo dice muy claramente, dice:

"Si alguien de fuera va a abrir un club y no es del ambiente,

no podría abrirlo porque lo más importante es la materia prima".

Las mujeres, tienes que saber encontrar a las mujeres y él dice:

"Las mujeres no las compras en una tienda".

Entonces, lo más importante para estos hombres es que bueno,

son los ideólogos de la trata,

ellos entraron en los años 80

cuando la prostitución estaba en manos de chulos

y macarras y fueron los ideólogos

de esta forma perversa de explotación extrema.

¿Somos capaces de hacer una especie de memorándum

de cómo funciona el día a día de un puticlub?

A ver, cada local es un mundo.

Cada organización criminal es otro aspecto totalmente diferente.

Cambia mucho el modus operandi de cómo actúan las redes nigerianas,

de las sudamericanas, de las europeas,

pero todos tienen un nexo común,

que es ese vínculo con las redes originarias.

Es decir, con los captadores.

Como antes comentaba Mabel,

esta gente descubrió la trata antes que estuviera en el código penal,

que hablamos del año 2010, y casi antes del protocolo de Palermo,

del año 2001.

Ellos a finales del siglo XX,

empezaron a ver que en España

se les quedaba pequeño,

tenían que ir buscando fuera de sitios

donde económicamente estuvieran peor que en España,

inicialmente se fijaron sobre todo en Colombia,

y en la República Dominicana, donde pedir,

donde ofrecer algo que ellos no tienen, y sobre todo, prometerles.

Prometerles mucha plata, como dicen allí.

Una mejor vida y traerles para acá, una vez que las traes para acá,

¿qué te van a costar?

¿1000 dólares?

A cada una de ellas les puedes sacar 7000, 8000 o 10 000.

Y luego, como antes lo han comentado,

revenderlas a otras organizaciones menos potentes

que no pueden tener esa capacidad de ir a captar,

a transportar y a alojar estas mujeres

y cogerlas como dicen ellos, de segunda mano.

Las he sacado 8000, 10 000 dólares,

yo ahora te las revendo por otras 4000 o 5000 dólares y yo,

como han dicho antes muy bien,

cambio nuevamente el escaparate porque si no cambio el escaparate,

el cliente no va a parar.

Quiere carne nueva.

-Mire, déjeme que haga un inciso, querido Ramón, usted ha dicho:

"¿En qué ha cambiado?"

Lo que dice José Nieto, que a finales del siglo XX,

a finales de los 90,

90 y pico que además ha habido una burbuja

económica impresionante en España,

y el dinero es el termómetro de los vicios.

Se estaban captando tantas mujeres,

estos proxenetas las traían directamente a los clubes,

los clubes de carretera, los que vemos normalmente.

Hoy en día,

ha cambiado que normalmente esas mujeres ya no llegan a los clubes

como llegó también Amelia, sino que llegan a los pisos, ¿por qué?

Porque efectivamente la policía especializada también ha aprendido

y hacen un trabajo extraordinario con lo cual están las redadas,

entonces Pepe lo acaba de decir, no había ninguna ley, ni nada,

tenían una impunidad tremenda porque nadie sabía este delito,

era tan nuevo, que ellos, entraban las mujeres por el aeropuerto,

las metían en sus burdeles y tenían macro burdeles de 100,

200 mujeres allí porque la policía ni siquiera conocía este delito.

Vamos por partes, ¿prostituirse es delito?

No.

-La prostitución no es un delito.

Bien.

Es que yo creo que a veces hay que aclarar los puntos.

Prostituirse no es un delito,

sin embargo lo que sí es un delito

es aprovecharse económicamente de la prostitución.

-Vivir de la prostitución ajena,

incluso con el consentimiento de la víctima dependiendo

de la vulnerabilidad de la persona.

O sea, el proxeneta.

Hay que demostrar la vulnerabilidad de la víctima.

Por eso, nosotros, cuando digo nosotros,

las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado,

tenemos que demostrar a la autoridad judicial

la vulnerabilidad de esa persona.

Es lo complicado,

muchas veces porque en la mayor parte de las ocasiones,

solamente tenemos como arma la declaración de la mujer.

Intentamos junto con la declaración,

demostrar a la autoridad judicial,

que esa mujer ha dicho que sí

porque está presionada por mil formas y de mil maneras

para que se vea obligada a permanecer sí o sí,

aunque diga sí

y aunque se esté riendo con esa famosa sonrisa de payaso,

porque está obligada a estar prostituida.

Ese es el problema.

Por eso, es tan complicado armar y formar unos buenos atestados,

para poder demostrar esa vulnerabilidad de la persona.

-Al final,

yo creo que todo esto remite a un tema reincidente

siempre que se habla de la situación de discriminación de las mujeres,

justamente es la idea del consentimiento,

la autonomía de las mujeres para estar en determinadas situaciones.

Lo hemos visto en meses recientes con toda la polémica

de la sentencia de las violaciones, abusos sexuales.

Al final, hay toda una concepción,

yo creo que en estos momentos engordada por el modelo neoliberal

en el que estamos donde se convierte una especie de derecho sacrosanto,

esa especie de libre elección de las mujeres,

sin tener en cuenta el contexto de subordinación,

de desigualdad de oportunidades, desigualdad de armas,

incluso podríamos decir.

En que se encuentran la mayoría de mujeres.

Por lo tanto, a partir de ahí,

el patriarcado justifica cualquier tipo de uso,

de abuso de las capacidades de las mujeres,

de los cuerpos de las mujeres y de la sexualidad de las mujeres.

Por eso creo que justamente ahora,

hay esa alianza tan íntima y tan perfecta

e interesada entre neoliberalismo

y patriarcado de tal manera que todo ese sistema de explotación

que genera industria, negocio,

que alimenta toda una manera de ocio también de la gente más joven

como antes se decía,

de nuevo vuelve a demostrarnos

que el patriarcado habitualmente se escribe,

las reglas del patriarcado

se escribe sobre el cuerpo de las mujeres.

-Yo como has pedido como una radiografía de los prostíbulos

o algo así,

pues pienso que es un buen momento para hablar desde mi experiencia,

desde dentro a hacer esa radiografía de los prostíbulos.

Yo defino los prostíbulos

como muchas otras supervivientes del sistema prostitucional

como una experiencia "concentracionaria",

como unos auténticos campos de concentración.

Durante las 24 horas del día,

tienes que ser y actuar en base a lo que otros esperan de ti.

Bien sea el proxeneta o bien sea el prostituidor.

Porque para eso...

El proxeneta está con usted en el sitio.

Sí, normalmente están ahí como de encargados o están,

sino están ellos están sus encargados.

Siempre están de una manera o de otra están presentes.

Pero es que no hace falta su presencia física para saber

que está ahí, porque tiene oídos y ojos en todas partes, digamos.

Pero más allá de eso,

se generan unas dinámicas

dentro de ese espacio prostitucional,

que hace que realmente nuestra voluntad quede anulada,

y aunque tengamos la puerta abierta, digamos,

no salimos porque es que nada nos espera fuera

y nada pensamos que podemos conseguir

porque estar las 24 horas del día sobreviviendo al miedo,

porque tenemos miedo por todo, miedo a ser agredidas,

miedo a contraer una enfermedad de transmisión sexual,

miedo a ser deportada,

todos los miedos que se nos inculcan de una manera o de otra.

Luego, no poder comer cuando quieres,

no poder dormir cuando quieres, no poder vestir como quieres,

al final el proceso de deshumanización y de destrucción

al que estamos siendo sometidas,

nos convierte en seres intercambiables,

reutilizables una y otra vez.

En esas condiciones es muy difícil reconocerse como persona

porque duele, aparte de ello,

lo que tienen en común también los prostíbulos es que encima tenemos

que dormir asignadas en los mismos

espacios asfixiantes donde durante horas

y horas los prostituidores han convertido

la penetración en un arma de tortura.

Que es al final lo que nos destruye.

Y luego nos encontramos también con una sociedad que realmente

prefiere mirar hacia el otro lado y prefiere pensar

que es eso lo que queremos,

que nos lo hemos buscado y bueno,

estamos en una cárcel digamos con unas cadenas invisibles.

Y son las más eficaces.

Algunos clientes, encima, piensan que el trabajo,

es el que hacen ellos.

Y que ustedes están muy contentas

y muy felices porque él ha actuado

como lo que se espera, un macho ibérico.

Sí,

las excusas que encuentran para digamos

intentar tener la conciencia tranquila,

son variopintas y desde luego lo consiguen con creces,

lo de dormir tranquilos por la noche.

Yo desde mi experiencia y después de conocer a muchísimos puteros,

no hay un perfil de putero, aparte de ser hombres,

lo que tienen en común es que son machistas

porque se piensan que las mujeres

hemos nacido para satisfacer sus deseos.

De manera privada o pública,

la mayoría son hombres casados que tienen un compromiso con otra mujer

y que bueno,

que eligen digamos jugar entre los dos mundos paralelos,

son dos mundos paralelos para las mujeres,

los hombres sí tienen acceso a los dos mundos.

Yo los he catalogado o discriminado en tres categorías

en función de las excusas que ponían y cómo nos trataban.

Y aparte de eso,

no se nos puede olvidar que la alianza entre el proxeneta

y el prostituidor es inquebrantable.

El uno sin el otro, esto no sería posible.

Tienen un auténtico pacto de caballeros,

ya volviendo al tema de las masculinidades, del patriarcado.

El primer putero que dice que nos hace un favor, que sin él,

pobrecitas,

sino qué comerían nuestras familias porque somos unas ignorantes

y pues no hemos dado para más.

Lo he llamado "putero majo" porque es un perfil de hombre

que es narcisista.

Que fuera del espacio prostitucional igual

ya no encuentra esa admiración, ese sí a todo,

porque las mujeres hemos empezado a liberarnos,

a encontrar nuestro lugar y a rebatir.

Entonces,

estos hombres acuden a la prostitución para enseñar lo grande,

sabios, inteligentes y buenos que son

y no quieren solo penetrarnos,

sino también quieren robarnos lo más íntimo son,

que tenemos que hacer el papel de la novia entregada, medio enamorada,

e incluso se ofenden cuando nos ponemos bordes, digamos, pues:

"Me has mentido, me engañas, solo quieres el dinero".

Ya,

es incluso peligroso que haya hombres

que se crean tanto sus propias mentiras.

De no ser conscientes hasta dónde.

Luego está el "putero macho" lo he llamado así...

El primero era el majo.

Sí.

Menos mal, sí.

(RÍEN)

El segundo es el "putero macho" que normalmente

lo que intenta es alimentar su masculinidad, su hombría,

su valor como hombre a través

de la cantidad de mujeres a las que penetra,

en cuantas más, más macho es y todo ello.

Esto se ajusta muy bien con el perfil

que últimamente va en crescendo en relación a la demanda

que es el perfil del joven, hombre joven que demanda prostitución,

es un consumidor compulsivo de pornografía hegemónica,

desde edades cada vez más tempranas

y lo que pide este putero es simplemente actuar

como si fuera una película porno.

Le da igual lo que sientes, lo que dejas de sentir,

simplemente quiere poner en práctica toda aquella violencia atroz

que ha consumido desde edades tan tempranas

y que ya no es capaz

de intentar sentir

placer con una mujer que no sea prostituida

porque ninguna aceptaría eso más haya de fuera de la prostitución.

Y luego está el "putero misógino",

el putero misógino es el hombre que digamos cada vez encuentra menos

espacio en la sociedad para sacar a relucir esa misoginia.

Y encuentra en la prostitución el lugar ideal donde arremeter

y donde llevar a cabo esa guerra contra todas las mujeres

porque no nos podemos olvidar que hay muchísimas mujeres prostituidas

que acaban siendo asesinadas

en la mayoría de los casos por puteros misóginos.

Estos feminicidios no son un asesinato sin más,

sino que la hazaña, la crueldad con la que se lleva a cabo,

demuestra esa misma misoginia

y por qué no decirlo, estos asesinados,

estos feminicidios

porque son asesinatos por el hecho de ser mujeres,

en este caso prostituidas,

no son reconocidas como cifras oficiales de asesinatos machistas.

En nuestra base de datos de feminicidio.net,

tenemos documentados 43 casos que son muy pocos,

porque hay muchas desaparecidas también

pero también reclamamos justicia en ese sentido.

Que se nos reconozca como víctimas de asesinatos machistas.

Está bien esa clasificación que ustedes han hecho,

¿a qué atribuyen que cada vez los clientes son más jóvenes?

Yo creo que lo hemos dicho todos, primero a la demanda de pornografía,

es decir, son consumidores de pornografía.

Pero también tienen novias.

Pero la pornografía para ellos la encuentran en sus smartphones,

son nativos digitales,

su ventana natural es Internet y están consumiendo porno.

Tenga en cuenta usted que el 90 % de las páginas

de Internet son de pornografía, 90 %.

Entonces,

se está educando la sexualidad a través de la pornografía.

Y la pornografía

está reproduciendo todos los roles de sumisión,

de violencia, hacia la mujer,

estamos vino que además la demanda de porno es porno grupal,

lo hemos visto en casos como "La Manada".

Entonces, efectivamente lo que acaba de decir Amelia,

este proxeneta me contaba cómo los jóvenes

cuando entraban a los burdeles las mujeres se esconden,

porque efectivamente quieren

lo mismo que están viendo en esos videos

pero en muchos casos,

voy a sacar una lanza para defender a veces a chavales,

desconocen en muchos casos la realidad

porque no estamos llegando a ellos.

Sus ventanas son otras, para ellos forma parte del ocio,

la prostitución, la pornografía, la trata.

Es ocio.

Ellos no se están enterando de la realidad, qué es lo que hay detrás.

Tampoco les importa.

No estamos educando a nuestros chavales muy jóvenes en los entornos

familiares en relaciones afectivo-sexuales sanas.

Somos un pueblo muy pudoroso,

en España no se habla de sexualidad en las casas.

Nos da mucho pudor.

Efectivamente todos los chavales lo están aprendiendo a través

de un porno cada vez más violento,

cada vez más misógino y cada vez que representa esos roles

de que los chavales están comprando no sexo, sumisión.

Es lo que están viendo.

-Y en relación con lo que antes comentaba Amelia, efectivamente,

yo creo que la prostitución

es una de las vías mediante las cuales los hombres

o determinados hombres reafirman su identidad masculina.

Algo que caracteriza la identidad masculina

es que tiene que estar demostrándose, poniéndose a prueba,

poniéndose a prueba ante los iguales,

por eso también es muy habitual ir en grupo,

a través de esa fratría masculina.

Y yo creo que justamente ahora,

los hombres estamos viviendo un momento,

podemos llamarlo de crisis,

donde todos esos elementos que hasta ahora han configurado

esa masculinidad hegemónica, se están resquebrajando.

Nuestro papel de proveedores, de autoridad en la familia,

la autonomía de la mujer en el contexto de las relaciones afectivas

y también sexuales.

Provoca que muchos hombres y entre ellos muchos chicos jóvenes

se encuentren con que no saben

cómo reubicarse en otro modelo de relación

que es el que demanda la realidad del siglo XXI.

Y tienen claro, a golpe de clic, como decía antes Mabel,

todo lo que el porno ofrece,

antes leía yo hace unos días que la edad media de acceso

a la pornografía en Internet está aproximadamente en los 11 años.

Y si pones en un buscador "vídeos porno"

todo lo que te sale son auténticos espectáculos denigratorios,

de la dignidad de las mujeres e incluso apología de la violación,

hay un regodeo en eso que es una cultura de la violación.

Además todo ese imaginario está legitimado socialmente,

en el reportaje veíamos

una fotografía de la película de "Pretty Woman"

que la vemos permanentemente en las cadenas de televisión,

eso se nos vende como una historia romántica cuando el Richard Gere

de "Pretty Woman" es un prostituidor y un prostituyente.

Pero se construye todo un halo romántico en torno a una práctica

que a mí me parece que es una forma de violencia sobre las mujeres.

-Uno de los grandes problemas es llegar

a la sociedad cada vez más joven, demostrarles que son víctimas.

Pero ellos no identifican a esa persona porque como víctima,

porque está sonriendo, porque está con una copa en la mano,

está bailando.

Porque la gente identifica una víctima cuando está muerta,

cuando estás llorando, o cuando estás sangrando.

Entonces, ¿cómo le demostramos,

cómo le inculcamos a esta gente que sí son víctimas

pero que están obligadas con esas cadenas invisibles que antes decía,

a estar sonriendo, a estar obligadas a estar con una copa en la mano,

subidas en un tacón desde las 17:00 de la tarde hasta las 5:00

de la mañana sin una protesta?

¿Cómo le demuestras a esa gente que son víctimas?

Por eso tenemos que llegar nosotros, la sociedad,

la gente que trabajamos en esta lucha,

a esta gente que son los futuros puteros.

Vamos a evitar que eso continúe así,

por lo menos demostrarles que muy cerca de ellos hay esclavitud,

que la gente piensa

que la esclavitud está muy lejos de su ciudad.

Difícil, pero entiendo su objetivo.

Vamos a ver un segundo video

que nos permitirá hablar también del tema de la violencia,

de la muerte, y demás.

(Música)

-Lucía en dos meses me pagó la deuda, no quedaba dinero,

había espabilado.

La mujer era bonita, y trabajaba bien, "vete allí, vete allí".

Se dejaba mandar, ¿no?

Además, quería traer a su hijo, quería traer sus cosas.

Cuando volví a hacer cuentas con ella,

ya sume todos los días más una extensión de visado, recuerdo,

que era gratis y le cobré 1200 euros.

Total, que volvía a deber los 5000 o 6000 euros la mujer.

De ahí la llevé a otro club para que notara el cambio

y la mujer ya no rendía, ya empezaba a tener problemas,

la mujer ya no cuadraba.

Con Lucía a lo mejor estiré demasiado la cuerda.

Tanto fue así, porque esa mujer se cortó las venas pero de tajo,

literal, en el cuarto del baño del club.

"Se cortó las venas".

Muchas mujeres en la prostitución

acaban su vida de esa manera

porque no pueden salir de ahí.

Esa es una historia real.

Lo sé, lo sé.

Pero...

Esta es una historia real que está en el libro y la película,

y él lo cuenta porque fue una niña muy joven, colombiana,

que él había captado y que vino con muchas ganas por ayudar a su hijo

y que cuando vio que ya no había salida, que todo era mentira,

que había un engaño porque al final muchas mujeres como tú bien sabes,

se meten en el silencio, como lugar de supervivencia.

Saben que ya nunca jamás van a poder ver a su hijo,

se cortó las venas.

Bueno, esta historia,

lo de cortarse las venas es una historia real, bien lo has dicho,

y pasa muchísimo pero también quería hacer hincapié

a lo que pasa cuando se nos descarta, porque llega un momento,

nuestra vida útil, como producto, suelen ser tres años,

de tres a cinco las que más aguantamos.

Después, colapsamos, ya no valemos para nada.

Y como ya se nos ha explotado lo suficiente,

salimos en el mayor silencio sin el menor apoyo y reconocimiento.

Y muchas, muchísimas mujeres,

debido a las secuelas y los traumas

que deja toda esta experiencia cargada de violencia,

acaban suicidándose o acaban dependiendo de antidepresivos,

y todo esto es con lo que convivimos y por un lado,

recibimos como sociedad a unas mujeres

a las que no tenemos la capacidad de arropar,

de apoyar y por otro,

permitimos que sigan entrando

mujeres de 18 años a este mismo mercado

o este sistema de destrucción que afecta no solo a las mujeres

en situación de prostitución,

no a las familias de esas mujeres

porque también hay mucho sufrimiento ahí.

Hay muchísimas madres en Rumanía

que denuncian la desaparición de sus hijas

y bueno, se pierden datos por el camino, y dicen:

"Bueno, pero ellas querían" y todo eso.

Tenemos que ser conscientes de que los que sí eligen libremente

y los que sí dan su consentimiento son los hombres

que eligen penetrar a mujeres,

aún sabiendo que estas mujeres no les desean,

pero como parece ser

que en el neoliberalismo el dinero blanquea la violencia sexual,

pues les damos, hacemos la vista gorda y decimos: "No pasa nada".

La Manada que viola en un portal a una chica en fiestas, muy mal,

las manadas que van a los prostíbulos todos los fines

de semana para abusar de mujeres

en situaciones de vulnerabilidad extrema, bueno, no pasa nada.

Ellas quieren.

Y aquí vemos un poco...

Hay manadas que también van normalmente o regularmente.

Por supuesto, se entrenan en los espacios.

Los espacios prostibularios,

son espacios donde se entrenan en la violencia sexual para después

ejercerla con todas nosotras.

Sobre todo con las chicas más jóvenes,

las adolescentes cada vez más sufren esa violencia sexual atroz.

Antes has dicho "los puteros jóvenes tienen novias", no,

pero esto no va de sexo,

esto va de ejercer el poder y de denigrar a las mujeres.

-Antes hablábamos de los jóvenes,

hay una cosa muy curiosa que son los foros en línea en Internet,

donde muchos jóvenes hablan de las mujeres que están ejerciendo

la prostitución en un prostíbulo

y si lo lees, es que no darías crédito.

Es la cosificación más atroz de un ser humano.

Hablan de:

"Vete a tal prostíbulo que esta tiene las tetas enormes,

que la otra lo hace mejor, que tal."

Entonces, es una manera de hacer pandilla,

de hacerse más hombres y están captando

a chavales jóvenes a través de esos foros en línea.

-Todo eso que estáis diciendo encaja perfectamente con este modelo

de mercado donde efectivamente no parece

tener el derecho a satisfacer sus deseos

y el dinero se convierte en el instrumento

que convierte en realidad ese deseo.

De esa manera se legitiman prácticas discriminatorias,

violentas y de todo tipo fundamentalmente sobre las mujeres.

Todo esto está en conexión con una sociedad

que nos sigue mostrando el imaginario

que tiene que ver con las mujeres.

¿Qué hay que hacer?

Bueno, como antes apuntaba Mabel, hay que construir desde abajo,

es decir hay que hacer una educación en afectividad

y sexualidad que no se hace y que no se sigue haciendo

en este país lamentablemente.

Desde el punto de vista jurídico,

yo creo que habría que hacer una ley integral contra el sistema

prostitucional donde el foco se pusiera

muy especialmente en los sujetos prostituyentes y prostituidores.

Pero,

yo cada vez que leo una noticia hay veces incluso que me pierdo.

"La alcaldesa de Barcelona dice no sé qué".

"La alcaldesa de Madrid dice no sé cuántos".

"La alcaldesa de otra ciudad

piensa lo contrario a las otras dos".

Y uno dice: "¿Qué tengo que pensar?"

Es que incluso muchas alcaldesa forma parte también de la cultura

machista la que estamos,

yo entiendo que desde una perspectiva feminista,

una perspectiva emancipadora del ser humano, hombre y mujer,

y sobre todo mujer,

yo creo que es insostenible la posible regulación

o el visto bueno social de una práctica

que resulta atentatoria contra un larguísimo Estado de derechos

fundamentales de la persona.

Entonces yo entiendo que hay un post evidente de cultura machista

que penetra todavía muchas mentes y muchos corazones

y un peso muy importante de un modelo

neoliberal que se basa en lo individual

y que no tiene presente la dimensión colectiva.

-También hay mucho desconocimiento, de la realidad.

Porque es más fácil caer en el discurso "buenista" y simplista de:

"Está porque quiere, los derechos civiles...".

Por encima de los derechos civiles están los derechos humanos.

Yo creo que en España tenemos una legislación muy laxa, absolutamente.

Ten en cuenta que en España no existe

una ley integral contra la trata.

Existen planes,

planes para tres años que realmente esos planes tienen una dotación

económica para tres años de menos

de lo que se gastan los proxenetas en montar fiestas en sus burdeles

para captar a los jóvenes.

Está atipificado el proxenetismo consentido.

Estamos viendo efectivamente que estas mujeres,

en situación de vulnerabilidad consienten

en dar el dinero al proxeneta por el miedo,

por las coacciones, por las amenazas,

esa legislación tan laxa que tenemos,

en España la prostitución es "alegal".

José puede decir las pocas herramientas

que tienen como policías para abordar esto.

Afortunadamente en el año 2010,

con la penúltima reforma del código penal, se introdujo la trata,

por fin, en nuestra legislación.

Por fin.

Porque hasta entonces, estábamos utilizando bueno,

pues una norma que era inmigración

irregular con fines de explotación sexual.

Que era un 3.18 bis un poco ajustado,

teníamos también que acusar de unas amenazas,

unas lesiones, unas coacciones.

Pero afortunadamente,

ese protocolo de Palermo que firmó España

en el año 2001 y ratificó al año siguiente, por fin lo introdujimos.

Lo firmó en el 2001, lo ratificó en el año siguiente, 2002.

Y entró en vigor...

No, ese es el protocolo de Palermo,

pero lo introduce en nuestra legislación en el año 2010.

-Desde el punto de vista jurídico,

sería tan simple y tan valiente políticamente

como reconocer que la prostitución

es una forma de violencia sobre las mujeres,

y aplicar todo lo que plantea el convenio de Estambul

contra todas las formas de violencia sobre las mujeres.

Y todos los mandatos de un convenio que España ratificó

y que por lo tanto forma parte

de nuestro de nuestro ordenamiento interno.

Pero hay que hacer un ejercicio yo diría de valentía política

y poner eso sobre negro sobre blanco, en la ley.

Este proxeneta que como le digo no es un supuesto,

sino un proxeneta condenado y sentenciado, él lo dice claramente.

Se desarticulan redes en prostíbulos que no se cierran,

que no se cierran.

Realmente tu cómo le dices a los chavales que detrás de esas luces

de neón a veces hay esclavitud extrema

y se está cometiendo un delito que vulnera los derechos humanos

cuando de repente se desarticula una red y el prostíbulo no se cierra.

Entonces, efectivamente este hombre lo dice:

"No hay voluntad política", no se cierran.

-Es lo que hace es limar nuestra credibilidad policial

porque haces un operativo,

el que se hace en un club no es entrar porque hoy toca este

y mañana toca el otro.

Normalmente, se ha estudiado, se ha visto la red cómo ha venido,

cómo ha traído.

Cómo está perfectamente

estructurada en diferentes provincias,

en diferentes países porque muchas veces estamos hablando

de delincuencia internacional.

Y si tú consigues por fin cerrar un local para nosotros

es reconocimiento a nuestra labor,

muchas veces no podemos cerrarla

porque la autoridad judicial no lo considera.

Para nosotros, nos hace mella.

Porque,

¿qué le explicas tú a una víctima

que te ha depositado toda su confianza,

ha declarado incluso con esas presiones

que no se ven contra la familia, contra sus padres,

contra sus hijos, ha confiado en nosotros?

Ya no depende de nosotros poder cerrar o no cerrar el local.

Pero cuando a los dos o tres días,

esta gente sino ha sido ingresada en prisión,

los organizadores vuelven otra vez al local, nos vienen y nos dicen:

"He confiado en ti y esta gente sigue haciendo lo mismo".

-Preguntaba qué se puede hacer, se pueden hacer muchísimas cosas,

hemos hablado de voluntad política, de educación sexo-afectiva,

en edades tempranas.

En los medios de comunicación juegan un papel fundamental

porque a la hora de informar

tienen que informar con un enfoque de derechos humanos,

evitando el sensacionalismo, todo el "amarillismo" que hay detrás de eso.

Y lo que aparte de la ley integral contra la trata,

no podemos perder de vista que en España,

las mujeres somos cada vez más pobres,

somos las primeras que acabamos en paro.

Esto tiene que ver con todas nosotras

y cómo se nos empuja hacia la prostitución como única salida.

Pero aparte de ello,

creo que lo que se pierde de vista en la sociedad en general,

es que existe un lobby.

Antes lo has dicho, hay un lobby proxeneta.

Bien, este lobby proxeneta, lo que intenta ahora mismo,

estamos hablando de un movimiento global,

es desmantelar y atacar frontalmente el protocolo de Palermo.

Es la única herramienta que tenemos para luchar contra la trata

y para intentar identificar con lo duro que supone ello.

Pero y aquí quería hablar un poco de la estrategia,

de la industria proxeneta.

Ahora mismo, ponen al frente mujeres,

supuestamente que están encantadas de ser mujeres prostitutas,

tienen capacidad para comprar voluntades

y para infiltrar gente en la política,

en los medios de comunicación, en absolutamente todas partes.

Porque ese es el gran poder que tienen.

Y frente a eso, lo único que nos queda,

es tomar conciencia y entender que las mujeres no somos objetos de uso

y abuso, no somos bienes de consumo.

Porque cada vez más y tengo

y estoy en contacto con muchísimas supervivientes,

otras siguen en la prostitución porque no tienen otra salida,

lo que piden son derechos, pero no piden nunca arnés de prostituta.

Piden acceso a la formación,

algunas no saben ni siquiera el idioma.

Piden un trabajo genuino, piden una vivienda, una ayuda económica,

piden terapia.

Todas estas cosas son las que necesitamos las mujeres

y este dinero,

estos 10 millones de euros al día que mueve la prostitución

en la trata en el Estado español,

que están incluidos en el cálculo del PIB a partir del 2014,

de alguna forma estamos hablando de lucrarse con la prostitución ajena.

Si entendemos, si esto se convierte en un trabajo,

el Estado cobraría impuestos,

pues hablaríamos de un estado proxeneta

porque se lucraría con la prostitución ajena.

También hay que decir y así terminamos

porque estamos fuera del tiempo,

en el caso del cálculo dentro del PIB de la prostitución,

es una recomendación de la comunidad europea,

y así lo hacen todos los países de Europa.

Dicho...

Sí, pero no es excusa de nada.

-Efectivamente.

Voy a terminar con una historia que me contaron un escritor,

amigo mío,

que escribió un libro

sobre prostitución y sobre proxenetas.

Me explicó que conoció a un proxeneta,

estuvieron hablando tranquilamente y le contaba su trabajo,

su trabajo consistía

en enamorar a las prostitutas.

Dice: "Y cuando tú notas

que la prostituta se ha entregado a ti,

que confía solo en ti y que ella cree que eso es amor..."

Dice:

"En ese momento,

hay que darle un par de hostias bien dadas

para que se quede completamente descolocada

y pida todavía más que la defiendas y que estés a favor de ella".

Eso es su definición del proxenetismo.

Exacto.

Nos vamos,

os doy las gracias a los cuatro por haber

estado esta noche con nosotros.

Espero que sigamos hablando,

espero que sigamos viéndonos aquí,

estamos a vuestra disposición

y que podamos seguir hablando de ese tema,

que me temo que no termina.

No.

-Pues no, a mí me gustaría recordar algo muy breve.

Que el feminismo siempre ha sido abolicionista

y empezó muy ligado a la abolición de la esclavitud,

me parece que todo lo que hemos contado hoy aquí

es la esclavitud del siglo XXI.

Entiendo que el feminismo tiene que ser

necesariamente contrario a cualquier esclavitud.

-Y también es muy importante que hemos quitado el foco de la desnudez

de los cuerpos de las mujeres para ponerlo

en la desnudez de derechos

y sobre todo pasar también el foco a los malos,

a los verdugos que está muy bien.

Que trabajan impunemente y hay que empezar a señalarles, a ellos.

¿Haremos lo de los hombres?

Lo haremos.

Claro.

Falta hace.

Gracias y gracias a ustedes también por estar con nosotros,

buenas noches.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Proxenetas

Millennium - Proxenetas

06 nov 2018

Programa de debate presentado por Ramón Colom sobre los proxenetas con Mabel Lozano, Amelia Tiganus, José Nieto y Octavio Salazar

ver más sobre "Millennium - Proxenetas" ver menos sobre "Millennium - Proxenetas"
Programas completos (143)

Los últimos 354 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios