www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4071728
Millennium - Mundo global - ver ahora
Transcripción completa

Dice el politólogo canadiense Michael Ignatieff

que la lucha en el siglo XXI será

entre globalizadores y no globalizadores.

25 años después de que Estados Unidos empezase

la desregularización que nos ha llevado

a la globalización,

surgen las protestas en todo el mundo

de personas como obreros, como campesinos,

que se quejan de la dura competencia de otros países que van por detrás,

y que, por tanto, tienen menos prestaciones sociales.

Hoy en "Millennium", globalización, no globalización.

(Música cabecera)

La globalización está como nunca

en el centro del debate.

Emergen partidos políticos

cuyo punto número uno, o el número dos,

es revertir el proceso de internacionalización

que vive la economía desde hace 25 años.

Fue motivo de prosperidad en muchos países en los años 90,

pero llegó la crisis,

y con la crisis también llegó la pobreza de Occidente.

En Francia,

han celebrado la victoria de Macron

como la victoria de una sociedad global

y multicultural

frente al proteccionismo y la xenofobia de Trump

y el Brexit.

Pero justo también lo contrario

podríamos decirlo y exponerlo sobre la mesa.

Para hablar de las consecuencias de esta globalización,

de la situación,

del estatus de la globalización en el mundo,

de los problemas, de las dificultades,

de las soluciones,

hemos invitado a cuatro personas

que yo creo que nos pueden aportar luz

sobre esas dificultades.

En primer lugar, la señora María José Fariñas,

catedrática de Filosofía del Derecho

de la Universidad Carlos III de Madrid,

profesora en másteres de diversas universidades

sobre derechos humanos, sociología, jurídica e interculturalidad.

También es investigadora en temas de género.

¿Usted cree que vamos a un resurgir del nacionalismo

porque la globalización ha roto el sentido de la ciudadanía?

Buena pregunta.

Bueno, primero me gustaría aclarar algo.

¿De qué hablamos cuando hablamos de globalización?

Porque, es que, claro...

Un tema sobre la globalización

es decir mucho o decir muy poco, depende cómo se enfoque, ¿no?

La globalización se ha instalado.

Es un concepto que se ha instalado en nuestro imaginario social,

en los debates políticos,

en los debates televisivos, en las aulas...

Todo hace referencia a la globalización.

Incluso es curioso cuando se hace algún seminario,

por ejemplo, en la universidad,

si es sobre género, si es sobre cultura,

si es sobre inmigración,

siempre se añade el término globalización.

Inmigración y globalización,

nacionalismo y globalización...

Entonces yo creo que hay que centrar un poquito el tema:

¿de qué hablamos cuando hablamos de globalización?

Para mí la globalización es un proceso histórico

en el que estamos entrando.

Por tanto, como todos los procesos históricos,

tiene avances y retrocesos.

Esto tiene que ver con lo que preguntabas ahora mismo,

¿no?

¿Estamos volviendo a un cierto nacionalismo?

¿Qué pasa, un repliegue?

El proceso de la globalización es un proceso,

que como todos los procesos históricos,

tienen dos elementos característicos, creo yo.

Uno es un elemento formal o técnico.

Y en este caso, el elemento formal es la revolución informática,

de lo que también vamos a hablar aquí.

Las comunicaciones, ¿no?

Cuando hablamos de globalización,

lo primero que nos viene a la cabeza es esto de:

el mundo se ha hecho pequeño, el mundo global,

nos comunicamos de forma inmediata en todas partes del mundo,

el comercio, los transportes, el turismo, etcétera, ¿no?

La aldea global, ¿no?

Ese paradigma.

Pero eso tiene que ver con un hecho muy claro

que es la revolución informática.

No podríamos hablar de globalización

si previamente no ha mediado una revolución técnica,

en este caso, la revolución informática,

que ha permitido,

casi dicho desde un punto de vista filosófico,

una especie de comprensión total del tiempo y el espacio.

Ya no hay tiempo y espacio como lo había antes en la modernidad.

Sabemos que los filósofos, los grandes filósofos,

siempre se ocupan de estos dos temas nucleares.

¿Compresión o comprensión?

No, comprensión del tiempo y el espacio.

Entonces, efectivamente,

el mundo, en ese sentido, se ha hecho pequeño por una parte.

Se han roto simbólicamente las fronteras,

pero como en todos los procesos históricos,

como decía, hay entradas y salidas, avances y retrocesos,

lo paradójico está en esto que tú señalabas:

conforme la revolución informática nos va abriendo a unas expectativas,

insospechadas hace unas décadas, y nos sorprendemos cada día

realmente de lo que se puede hacer con las nuevas tecnologías

y de lo que se está haciendo con las nuevas tecnologías,

sin embargo, los seres humanos nos replegamos.

Esa es la paradoja, ¿no?

Los seres humanos a veces no somos capaces de caminar

de forma paralela a todos esos cambios.

Pero porque nos sentimos inseguros.

Efectivamente, nos sentimos inseguros porque nos están cambiando el mundo.

O sea, el mundo está cambiando mucho.

Las coordenadas de funcionamiento del mundo

en el que hasta ahora hemos vivido y en el que, bueno, todavía vivimos,

está cambiando muchísimo.

Lo vemos en el mundo del trabajo,

lo vemos, como decía, en el mundo de las comunicaciones,

en las relaciones sociales.

Y entonces, los seres humanos a veces no estamos preparados

para seguir de forma paralela a todos esos avances.

Y se produce esa represión, esa regresión, perdón.

Y esa regresión explica, pues lo que tú decías,

los nacionalismos, por ejemplo,

las fracturas en el ámbito de la ciudadanía,

la xenofobia, los racismos, todo esto que estamos viendo ahora

que luego es muy fácil de manipular electoralmente,

políticamente, porque interesa a muchos partidos

captar el voto de personas que no se saben

o no han sabido, o no pueden o no tienen los elementos

para seguir avanzando en ese proceso de la globalización.

Te quedas parado, tienes miedo,

te quedas sin trabajo, estás inseguro,

lo mejor es replegarse.

¿Hacia qué?

Hacia... se supone que lo conocido

o lo que se supone que te puede dar una cierta seguridad,

que pueden ser los nacionalismos, que pueden ser las religiones,

que pueden ser las identidades...

Que puede ser el convertirse de nuevo de repente en racista

o en xenófobo.

Es decir, yo pienso que en muchas ocasiones,

si a cada uno de los que estamos aquí o a las personas en general

nos preguntan: ¿eres racista?, diríamos que no, ¿verdad?

Todos los que estamos aquí.

Dejémoslo esto

para la siguiente parte del programa.

Gracias por esa precisión

y también ese punto de partida que usted ha puesto.

Me gustaría presentar al doctor Javier Morillas,

catedrático de Economía Aplicada

de la Universidad CEU San Pablo de Madrid,

experto en desarrollo y en comercio internacional.

Las cifras dicen que ahora

estamos en un momento de desglobalización.

Y cada vez más políticos en todo el mundo

quieren dar marcha atrás.

¿Nos estamos equivocando cerrando las fronteras,

poniendo aranceles como pretende el presidente Trump?

Bueno, yo creo que esta idea de desglobalización

más aparece en términos periodísticos.

Ha habido muchos de estos conceptos

que se lanzan en un determinado momento

en el ámbito académico...

Pasó con el término globalización, pasó con el término sostenibilidad.

Para los economistas,

el desarrollo siempre ha sido sostenible.

Si no, no lo consideramos desarrollo.

Tenía que ser para las generaciones futuras.

Pero, bien, hacen fortuna, se asume por parte de...

los medios de comunicación sobre todo,

y se acaba generalizando entre la opinión pública.

Entonces, ahora mismo,

con esta desglobalización, entre comillas,

yo creo que ocurriría un poco lo mismo.

Globalización...

ha existido siempre.

La invención de la vela, la invención de la rueda,

la circunnavegación del mundo...

el viaje de Colón a América, el motor de explosión...

Y, bueno, lo que ocurre es que esas innovaciones tecnológicas

en las últimas décadas han sido muy fuertes,

sobre todo después de la Guerra Fría con la difusión de internet,

que se conocía antes,

pero solo en esferas de la inteligencia,

y eso provoca una explosión,

un incremento de la productividad en todos los sectores

al trasladarse esa tecnología del ámbito de la defensa

al ámbito de la sociedad civil,

porque internet entra en los hogares, entra en las empresas,

que se produce ese crecimiento económico también

que tiene lugar en las economías.

Y luego, bueno, una burbuja que, efectivamente,

la crisis la ha vuelto a reconducir.

Por tanto,

para mí es un proceso de desintermediación

lo que se ha producido.

Muy importante,

sobre todo por las TIC en los últimos años.

Y esa globalización va a continuar.

¿Desglobalización?

Bueno, es que la dinámica también histórica y económica avanza

y también tiene retrocesos

y vuelve otra vez a avanzar y recuperar terreno, ¿no?

Por tanto, yo no lo plantearía tanto en esos términos,

sino determinados países

que en un mecanismo de prueba-error,

ven que la firma de determinados tratados

pueden considerar que son perjudiciales para sus ciudadanos,

e intentan denunciarlos.

Que vamos a ver si se denuncian,

porque el caso que mencionabas de Trump,

todavía no ha denunciado nada.

Ni ha denunciado el Tratado de NAFTA con México y con Canadá,

la suspensión de las negociaciones del TTIP con Unión Europea

es algo que también lo pretendía la otra candidata, Hillary Clinton,

y tampoco estaba maduro

porque habían salido muchas fuerzas en Europa

que se oponían a ese tratado.

Y por tanto, yo creo que ha sido más la irrupción de China

en los mercados internacionales en los últimos años,

esa gran factoría mundial, la que ha tumbado los salarios,

ha modificado las condiciones laborales,

ha modificado la estructura de precios

en la economía internacional,

y cuando se han visto los efectos en muchos países,

en los países europeos, por ejemplo,

en Estados Unidos, en América,

pues es cuando se intenta repensar

y ver qué es lo que se puede ahí modular o introducir

porque si no, estaríamos en una situación

claramente de dumpin.

No es normal que se puedan estar produciendo

bienes y servicios trabajando 12 horas al día,

sin vacaciones, sin sistemas de seguridad social,

etcétera...

Y que en otros países,

que, por cierto, son minoría dentro del mundo,

pues, efectivamente, tengamos unos sistemas de protección

que quedarían absolutamente devastados

si la realidad es lo que tenemos fuera de nuestras fronteras,

porque debemos de ser conscientes de que lo nuestro es lo minoritario

dentro de los 7400 millones de habitantes,

y dentro de las 195 economías nacionales

que hay en el mundo.

Por lo tanto, somos una isla de prosperidad

y de regulación

y de generación de estados eficientes y de sociedades eficientes

que ha costado mucho,

que se ha debido precisamente

a todas esas innovaciones tecnológicas,

y que en la medida que se pueda extender

al resto del mundo,

estará bien, lo llamamos globalización,

y ese proceso yo creo que va a seguir.

Gracias por esa exposición primera.

Se me ocurren bastantes cosas,

pero las dejaremos para el momento del debate

después de presentar a la señora Ana Santos Aramburo,

bibliotecaria de larga trayectoria en centros públicos,

y en estos momentos y desde el 2013,

es directora de la Biblioteca Nacional de España.

Ahí en el paseo casi de La Castellana,

al lado de la plaza de Colón,

en ese edificio magnífico

donde están todos los libros que han sido publicados

y editados en España.

¿Todos están ahí

o los tienen también en otros sitios?

Todos no están en Recoletos.

Tenemos una segunda sede en Alcalá de Henares,

pero además de los libros, Ramón,

en la Biblioteca Nacional está todo lo que en España,

desde el año 1716 exactamente,

se ha publicado en cualquier soporte.

Estamos hablando de periódicos,

revistas, música,

cine...

dibujo, estampa... en fin.

¿Y...? Mapa...

Todo lo que la cultura española ha generado está ahí depositado.

¿Y la cultura digital, lo que se publica...?

Y ahora...

Claro, uno se puede preguntar:

¿qué hace una bibliotecaria en un programa

para debatir sobre este tema?

Pues yo os agradezco muchísimo la invitación

porque sí que creo que en este mundo globalizado

en el que se están planteando tantos interrogantes,

que es un tema, además,

como muy bien decía María José Fariñas,

de debate continuo en cualquier ámbito hoy en día.

El tema de la globalización que nos está afectando

a lo que es lo más íntimo de nuestro propio ser,

nuestra propia identidad,

sí que es fundamental en este entorno defender el papel de la cultura.

Defender el papel de la ciencia, del conocimiento.

Yo creo que es lo único

o una parte fundamental,

no lo único, pero sí es una parte fundamental

que hoy puede arrojar cierta luz

en este debate en el que los términos económicos,

desde luego, son determinantes.

La tecnología es la clave, pero es imparable.

Pero a mí me gustaría también hacerle una pregunta

que explica el por qué la hemos invitado.

Y es una pregunta aparentemente sencilla.

¿La cultura, en la historia,

en algún momento ha sido no global?

Pues...

la cultura en algún momento ha sido no global,

cuando las comunicaciones...

Cuando costaba tanto tiempo,

por ejemplo, comunicar las dos orillas,

llegar desde España hasta la otra orilla,

a pesar de tener una misma lengua, el español,

era muy difícil globalizar esa cultura.

Y mira que los españoles se empeñaron en hacerlo, ¿no?

Muy difícil hacerlo.

Hoy en día,

además de la posibilidad de globalización,

que quizá en otro momento también se pudo dar,

hay un factor clave que es la inmediatez.

Que es la inmediatez y que es el manejo

de los sentimientos, de las personas, a través de esos medios.

¿Por qué triunfan determinados movimientos

a pesar de que pueden carecer de toda lógica?

Existe eso,

que puede llegar a cualquier persona en cualquier momento.

Y además de forma muy rápida.

Por eso es tan importante que tengamos en cuenta

que lo que se difunde a través de la red,

sobre todo lo que se debe difundir

desde determinadas instituciones públicas

o desde determinados organismos

dedicados a la investigación y a la ciencia,

tiene que ser la luz,

la luz del conocimiento, la Ilustración,

retomar otra vez la Ilustración en la era de la digitalización.

Gracias.

Ya hablaremos.

No hoy, pero otro día en este mismo programa

hablaremos de todo eso,

que parece muy fácil, pero no lo es tanto.

No, desde luego.

Antes quiero presentarles al señor...

al doctor Pablo José Martínez Osés,

doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense,

en Madrid,

experto en cooperación internacional para el desarrollo,

miembro del colectivo La Mundial,

comprometido con la transformación global

para un mundo más justo.

Otro que dice que una cosa es fácil.

Él dice que acabar con la pobreza es fácil.

Entonces, si acabar con la pobreza es fácil,

¿por qué no lo hemos hecho ya?

Lo primero no es que sea fácil,

lo primero que habría que decir es que es posible.

Porque todavía hay mucha gente que piensa...

que se ha acostumbrado a que es algo difícil, ¿no?

Y de tan difícil, parece imposible, ¿no?

A mí me parece interesante,

enmarcando esta idea,

retomar lo que decían María José y Javier

de que la globalización es un proceso histórico, ¿no?

Me parece incluso sugerente.

Hay un filósofo que plantea que en realidad tendríamos que llamar

a esta etapa que estamos viviendo la etapa globalizada ya, ¿no?

Y el proceso de globalización

a lo mejor empezó con el viaje de Colón,

o con otros viajes a Asia y demás, y ha durado unos cuantos siglos

porque es la primera vez en la historia de la humanidad

en la que tenemos, bueno, pues...

todo el territorio de la esfera planetaria

nacionalizado,

todo el territorio pertenece a un lugar,

está todo conquistado.

Vivimos esa convención

que nos da la revolución tecnológica, de la información y la comunicación,

esa sensación de cercanía

y esa sensación de vivir en un solo mundo.

Y es la primera vez que la historia de la humanidad

hace frente a eso de forma directa, ¿no?

En ese contexto,

nos encontramos, efectivamente, con que tenemos 1000...

De los 7000 y pico millones de personas que somos,

pues tenemos 1000 personas

que no pueden acceder al alimento suficiente

para seguir vivos.

Es decir, no es que no tengan una dieta equilibrada.

No, no, es que no tienen...

No tienen acceso a nutrientes suficientes

para poder reproducirse celularmente, ¿no?

O tenemos la mitad...

Casi la mitad, de la población del planeta,

según el Banco Mundial, son pobres.

Es decir, viven...

Pues para que se hagan una idea nuestros conciudadanos,

la mitad de la población del planeta

se tiene que apañar con unos 700 euros al año.

¿No?

El total de ingresos.

No estamos hablando de pequeños...

de pequeñas islas marginales.

Estamos hablando de la mitad de la población.

Entonces, desde esta conciencia planetaria,

y ante esas cifras y muchas otras que se pueden proporcionar,

es difícil hablar con optimismo, ¿no?

No sé, de prosperidad o de desarrollo...

Porque es como querer mirar una parte muy pequeña, ¿no?

Que no representa en absoluto tendencias.

Vamos a nuestro reportaje

y enseguida después del reportaje vamos al debate,

que yo temo que con una sola pregunta,

podemos ocupar el programa entero.

Vamos a ver...

Vamos a recordar algunos de los pasos de la globalización

para centrarnos al final en una pregunta,

y es si España, en concreto, y el mundo

han salido ganando con esta globalización.

Y también por qué hay personas

que sienten que les han perjudicado.

Vamos a verlo.

"Personas, ideas, mercancías, capital,

se mueven por todo el planeta.

El fin de la Guerra Fría ensanchó el mundo

y abrió oportunidades a escala global impensables hasta entonces.

Se aceleraba así el llamado proceso de globalización.

De eso más de tres décadas.

Y desde entonces nos hemos acostumbrado

a comer productos de la otra punta del mundo."

Vivimos en un mundo global en el que todos los países

se encuentran interrelacionados,

pero la globalización tiene un lado amargo.

Y es que ese fenómeno que tenía que hacer posible

un rápido crecimiento económico con la incorporación de mercados

como el chino o el indio en la esfera internacional,

ha llevado a una especie de competencia a la baja

entre los estados a nivel de protección laboral,

y es que las empresas, buscando reducir costes,

se trasladan a países con salarios más bajos.

Esto ha provocado consecuencias graves.

Sin embargo, no todos los aspectos de la globalización son negativos.

"La globalización ha generado enormes posibilidades.

Se han abaratado las importaciones, han aumentado las exportaciones

y se ha llegado a mercados cada vez más lejos.

Pero se ha pagado un precio.

Millones de trabajo perdidos,

cierres de fábricas,

peores condiciones salariales,

y también medioambientales.

Seattle, año 1999.

Estos manifestantes hacen fracasar la cumbre

de la organización mundial del comercio.

Es el momento en el que surge

en llamado movimiento antiglobalizador.

Personas que creen que una globalización sostenible

que beneficia a todos es una utopía.

Pero si antes manifestarse contra los tratados de libre comercio

era cosa de los colectivos de izquierdas,

ahora el Brexit o la victoria de Trump

tienen un vínculo profundo:

la rabia de los que se sienten amenazados por la globalización.

Ahora más que nunca

las dos caras de la moneda son bien visibles.

Internet, los medios de comunicación multiplicados en las pantallas

han permitido mejorar la cooperación entre los ciudadanos."

¡Izquierda unida jamás será vencida!

"Pero las desigualdades continúan.

La injusticia, la miseria, las enfermedades

han crecido en todo el planeta.

¿España y el mundo han salido ganando con la globalización?

¿Por qué tantas personas sienten que les ha perjudicado?"

Las cuestiones son obvias.

¿España y el mundo globalizado ha salido ganando?

¿Por qué cada vez hay más personas que creen

que son los perjudicados?

¿Quién quiere empezar?

¿Quiere empezar usted?

¿España y el mundo han salido ganando?

Pues para mí claramente han salido ganando con la globalización.

Todos los países.

Se ha generalizado la penicilina,

se han generalizado las vacunas obligatorias,

se han generalizado...

¿Qué ocurre?

Que hay partes, efectivamente, del mundo

donde esa situación no se ha dado.

Entonces hay que analizar por qué no se ha dado.

No se ha dado por los altos niveles de corrupción

que hay en los países.

Es un indicador importante. Naciones Unidas no entran ahí.

Yo he intervenido cuatro veces

en la Asamblea General de Naciones Unidas,

hablando sobre un indicador

que para unas personas tiene mucho interés,

que es el indicador de desarrollo humano,

y siempre les decía en las Naciones Unidas...

Bueno, es que no solo es el tipo de habitante

en cualidad de poder adquisitivo, la alfabetización,

la esperanza de vida, que es lo que computa ese indicador,

hay que introducir, por ejemplo, el indicador de corrupción.

Un nivel de corrupción pequeño, el de Noruega...

países que tienen menos nivel de corrupción,

no nivel de corrupción cero, permiten el desarrollo.

Ahora, un nivel de corrupción alto, lo dificultan absolutamente.

Lo mismo que la inestabilidad de precios.

Es imposible que una economía se desarrolle

con un 50, con un 300, con un...

X mil por ciento de inflación.

Es imposible porque no genera el ahorro,

da lugar a salida de movimientos de capital,

no se afianza el tejido productivo, etcétera, etcétera.

Entonces esas son las cuestiones que realmente hay que atender

y lógicamente en ese contexto de estados nación en el que estamos,

porque son los estados los que firman los acuerdos comerciales,

sean de libre comercio, sean de integración, etcétera...

Y analizar país por país

qué es lo que está dificultando en casa caso el crecimiento económico

o la reducción de la pobreza,

porque muchas veces nos encontraremos una tipología,

una tipología de situaciones, de países,

de tipos gubernamentales y económicos que lo que hacen es generar pobreza,

enquistar la pobreza.

Amartya Sen, el Premio Nobel de Economía,

de ascendencia hindú,

él decía que...

Bueno, se preguntaba cómo era posible

que hubiera sociedades, países

que se mantenían en una situación de estancamiento económico

no un año, ni dos, sino una década y otra,

y un siglo tras otro,

y efectivamente quedaran rezagados.

Lo comparaba con Europa, los países occidentales,

y decía: "Es que en Europa siempre ha habido,

en el mundo occidental, alguna rendija,

incluso en el viejo régimen, que se filtraba la crítica".

Que se generaba una cierta masa crítica

que tumbaba el Gobierno.

Fuera en la época absolutista...

Aquí recordamos el caso Esquilache u otros,

pero siempre a través de mecanismos distintos.

fueran las universidades, los centros de la Iglesia...

Cualquiera de esos elementos de la sociedad civil

tumbaba gobiernos cuando se llegaba a una situación de estancamiento,

y sin embargo, esto, en otros países,

en los que Amartya llamaría de modo de producción asiático,

que es lo que más conocía sobre todo Amartya,

que era muy especialista en estos temas de Asia,

no se producía.

Ahí tienen mucha importancia los medios de comunicación.

Porque donde no hay medios de comunicación libres,

normalmente también es donde más enquistada está la pobreza.

Lo podemos ver en general en todos estos países

que...

que son...

que son bastantes,

porque el índice de corrupción de los 195 países,

solo nos computa 160.

Son 30 que ni están ni se les esperan ni existen prácticamente.

Con lo cual, es que hay situaciones de marco institucional

que realmente no es que dificulten,

es que impiden literalmente que se elimine la pobreza.

Sin embargo, a pesar de todo lo que usted ha defendido,

sigo diciendo que hay personas que creen

que ellos tienen la desgracia de...

Sí, sí, claro. Obvio, sí.

Sí, yo creo en esto, que, evidentemente,

la globalización es un arma potentísima.

Pero que el paradigma bajo el que se ha desarrollado

es el que ha producido que haya un colectivo muy importante

a nivel internacional, y en España, exactamente igual,

que se sienta muy perjudicado por esto.

Y desde el escaso conocimiento que yo tengo sobre economía,

pero lo que me puede dar la intuición y la lógica,

es que creo que esta tremenda competitividad

entre los países,

esta enorme competencia,

es la que ha hecho que cuando sectores...

determinados sectores de la economía,

por ejemplo, la economía española en esa industria papelera,

la siderurgia, la minería...

se han tenido que reconvertir,

no hayan sido capaces de encontrar en sí mismos,

en sus propios países o incluso a nivel internacional

una alternativa.

Porque en vez de pensar bajo los criterios

de las posibilidades de desarrollo futuro

que la globalización puede dar.

Es decir, qué mejora

puede producir a nivel de la humanidad,

pensar en desarrollar proyectos cooperativos,

grandes programas de investigación,

grandes temas de desarrollo que nos puedan sentir a todos

parte de una colectividad,

una colectividad que mejora y que avanza...

No.

Los estados se han replegado sobre sus propias economías

y han competido, están compitiendo entre ellos ferozmente.

¿Qué ocurre?

Que, lógicamente,

¿cómo no va a haber gente

que se sienta absolutamente maltratada

en este entorno?

La doctora Fariñas me ha pedido la palabra.

Sí, la pregunta es esta:

¿hay perdedores de la globalización?

Clarísimamente.

Como siempre que empieza un proceso histórico nuevo.

Porque yo discrepo un poco.

Habéis hablado de que siempre ha habido globalizaciones, etc.

Bueno, hay que matizar.

Ha habido un proceso de mundialización,

cuando se descubre todo el planeta, el sistema mundo.

Ha habido procesos

de la internacionalización de la economía,

que no es este en el que estamos.

Este es un proceso de globalización

y tiene algunas diferencias con los otros procesos

a los que les podríamos atribuir en calificativo común

de universalizar cosas.

Pero la globalización no solo universaliza cosas,

hay algo más.

Y yo decía antes que, efectivamente, hay un hecho histórico,

hay un dato que es real, que es la revolución tecnológica,

la revolución informática, que es un punto de inflexión,

un cambio sustancial.

Pero no solamente hay esto.

Es que hay un contenido ideológico porque me llama la atención

que de momento no ha salido el tema ideológico para nada

en este debate.

Es decir, como todos los procesos históricos nuevos

que empiezan con una revolución técnica

del tipo que sea,

inmediatamente aparece una ideología,

en el mejor sentido del término de ideología,

es decir, concepción del mundo,

que pretende controlar o gobernar ese proceso.

Y aquí también lo tenemos.

Y esa ideología es ideología neoliberal.

Y la ideología neoliberal,

no la globalización técnica

en el sentido formal de revolución informática,

es la que está ocasionando perdedores de la globalización,

por supuesto que sí,

porque, claro, cuando se nos dice que hay que desregular

el mercado laboral, por ejemplo,

cuando se nos dice que hay que externalizar

determinados trabajos,

cuando se nos dice que el capitalismo está dejando de ser productivo

y se ha convertido en un capitalismo especulativo,

eso no es un determinismo tecnológico,

eso es una cuestión ideológica, eso es una imposición ideológica.

Yo creo que el problema, además, hoy día no es la pobreza en sí,

es la desigualdad.

Es decir, estamos creando y consolidando un sistema

generador de desigualdades.

Nos estamos, sobre todo en los países de...

lo que antes eran los países del primer mundo,

ahora ya no sé si se pueden, ese norte de antes...

democráticos o países que se han democratizado

durante el siglo XX,

estamos ahora entrando en este siglo XXI

en un proceso de desdemocratización

y en un proceso de pérdida de derechos

porque, claro, la democratización

lo que significa es adquisición de derechos.

Y la democratización o la democracia todos sabemos que no es

hacer histriónicos debates electorales

ni votaciones cada cuatro o cinco años,

sino que la democratización de una sociedad

lo que implica es la participación, la inclusión de todos.

Y eso solamente se adquiere con derechos.

Y el siglo XXI está comenzando siendo un siglo de desdemocratización

y de pérdida de derechos al menos en los países de ese norte

o en los países desarrollados.

Y paradójicamente,

nos encontramos también con que muchos países

están saliendo de la pobreza.

Muchos países están incorporando la democracia formal al menos.

Afganistán vota cada cuatro años,

Turquía vota también...

Pero nadie diríamos que la estructuración

es una estructuración democrática.

Entonces yo creo que los problemas graves ahora

son, por una parte, la desigualdad, el incremento de la desigualdad,

la corrupción, por supuesto,

y la pérdida de democracia, estamos perdiendo democracia.

En Europa, estamos perdiendo democracia.

En España, estamos perdiendo democracia.

O sea, cada vez...

O sea, toda esta política de austeridad económica

y de autoritarismo político

realmente lo que implica es pérdidas de democracia.

Eh...

Tantas cosas... Tantas cosas...

En un entorno, además, que no nos olvidemos,

la voz no solamente la tienen los poderosos,

los que tienen el poder,

la voz ya la tienen los súbditos.

Sí, pero es una voz muy confusa también ahí.

-Bueno, pero existe. -Y a veces muy manipulada.

-Estamos muy controlados. -Ese es el peligro, María José.

Ese es el peligro precisamente.

Pero en ese entorno claro que hay perdedores de la globalización.

¿La globalización neoliberal ha provocado...

un individualismo que ha supuesto la ruptura

de las cadenas de solidaridad existentes?

Claro, a ver.

El tema es que, efectivamente,

nuestras sociedades modernas que se han construido sobre esa idea

de la solidaridad orgánica de la que hablaba Durkheim,

es decir, de crear vínculos de integración social,

y el principal vínculo de la integración social

es el trabajo.

En la sociedad moderna, desde principios del siglo XX,

el principal vínculo de integración social,

es decir, de los que no tienen el poder

en el sentido fuerte del término,

es el trabajo y los derechos vinculados al trabajo.

¿Qué es lo que está produciendo esta globalización,

y ahora sí le pongo el calificativo, neoliberal?

Que está rompiendo esos vínculos de la integración.

El trabajo está dejando de ser

el motor central de estructuración de nuestra sociedad.

Y el trabajo se va a otras partes también.

Por eso ahora se sustituye trabajo por el día de empleo, por ejemplo.

Y entonces, el trabajo está empezando a ser escaso.

El trabajo se va y no vuelve.

El trabajo que queda es un trabajo precarizado,

en peores condiciones, con menos derechos.

Claro, ahí hay perdedores.

Ahí hay perdedores de la globalización evidentemente:

los que no pueden acceder a un puesto de trabajo,

los que tenían un puesto de trabajo y lo han perdido,

los que han precarizado su puesto de trabajo...

En los países del primer mundo hay perdedores de la globalización,

es donde estamos sufriendo la pérdida.

En los países del primer mundo

y en los que llamábamos países del tercer mundo también.

Quiero decir,

de los 1400 millones de personas más pobres del planeta,

el 85 por ciento se dedicaban,

su manera de sustento era la producción de alimentos.

Eran campesinos, pescadores, agricultores, ganaderos...

Y estos son perjudicados de los procesos de regulación,

de liberalización, de financiación de la economía

que en el ámbito de la producción de alimentos,

lo que ha hecho ha sido concentrar en pocas manos

y apostar por el uso intensivo, los circuitos de exportación, etc.

Todo eso queda muy bien en algunos datos macroeconómicos,

en el PIB nacional, etc.

Pero ha generado, además de un destrozo ambiental,

que insisto, en la variable ambiental,

no podemos discutir estas cosas sin tener en cuenta que estamos

en una situación de emergencia.

De emergencia ambiental

porque este ritmo no lo soporta nuestro soporte vital,

nuestro soporte biológico.

Pero además de ese destroce ambiental,

ha probado, es que no perjudicado, ha expulsado millones de personas

de sus modos tradicionales de vida y lo sigue haciendo todavía.

Sí, claro.

La precarización de nuestro empleo en los países del primer mundo

es un efecto directo de los procesos de deslocalización productiva.

Directamente.

El capitalismo global ha cambiado su fisionomía también.

El capitalismo ya no es un capitalismo productivo.

Es un capitalismo de la especulación.

Pero esas cosas no son...

Son muy relevantes.

Es decir, creo que es en el año 83,

cuando se publica que por primera vez,

las rentas del capital son mayores que las rentas del trabajo,

y ahora está separadísimo eso.

Siguen disminuyendo.

Las rentas del trabajo en Europa y llevamos diez años...

...pero, bueno, mientras sea más rentable,

mientras sea más fácil hacer dinero

vía especulación que vía productiva...

Y de esto son víctimas todos nuestros jóvenes.

Yo lo que quiero decir es que es obvio

que se pueden circunscribir algunos colectivos y territorios.

Como el cambio climático.

Hay territorios que están...

Preguntad en el Pacífico con el tema del niño u otras cosas.

No hay colectivos,

pero en términos generales tenemos...

No son problemas nacionales ya los que estamos enfrentando,

son problemas globales.

Y estos problemas globales exigen la participación...

bueno, hay quien habla de cosmopolitismo,

de gobernanza global, de cooperación trasnacional...

Pero exige que los estados nacionales se ocupen de manera responsable,

con responsabilidades diferenciadas pero compartidas, etc.,

se ocupen de estos temas.

Mi pregunta...

es otra.

O casi diría doble, ¿no?

¿Hay una alternativa

al funcionamiento de la economía global

como la tenemos en estos momentos?

Uno.

Y dos,

¿hay otra globalización como la que predica Macron?

Es que es todo muy difícil...

Que hay otra economía no me cabe la menor duda.

De hecho, hay otras economías.

Una cosa es debe haber otras economías

y otra cosa si la hay.

Y si el sistema económico permite...

Y cada vez más.

Claro que las hay.

Y las hay a escala.

Hay un problema de gobernanza global.

Pero a escala, claro que hay economías.

Por poner un ejemplo:

me parece que esta semana se celebraban

o celebraban dos años de esto de los gobiernos municipales

del cambio, ¿no?

¿Cómo no va a ser una economía distinta,

reducir el servicio de la deuda como se reduce

y ampliar un porcentaje espectacular

el presupuesto dirigido a políticas sociales

con lo que había antes?

Claro que hay margen para realizar política distinta,

políticas económicas distintas.

Por supuesto que las hay.

Tenemos índices de...

O sea, tenemos un margen fiscal en un país como España, por ejemplo,

que está muy lejos todavía de la media de la OCDE.

Tenemos que ser capaces de recaudar más para gastar más,

y eso es política económica.

Y claro que se puede hacer.

Pero diría más:

hay muchas economías de escala

que están haciendo economías productivas de proximidad.

Cada vez hay más gente desde sus barrios

que se apuntan a sus grupos de consumo,

que ya no quieren consumir.

La Universidad de Servilla publicaba hace un par de años

un estudio que calculó que cada alimento

que llega a la mesa de un sevillano, a la mesa, cada alimento,

recorre una media de 3000 y pico kilómetros.

Eso no es soportable ni social ni ecológica ni políticamente.

Y hay gente que está haciendo otras economías, claro que sí.

Doctor Morillas, ¿usted qué piensa?

Estoy... ante tantas cosas, Ramón, es que planteas...

Ya, pero...

Yo... La filosofía siempre se la había denominado

como una disciplina imperial, ¿no?

Se señalaba por las características que tenía, etc.

Y es que, claro...

si mezclamos competitividad...

con austeridad, con reformas laborales...

con las de la agricultura...

Bueno, a la pregunta concreta,

antes era si había ganadores o perdedores,

claramente ganadores y hay unos perdedores.

Y hay perdedores evidentemente

porque todos los procesos...

Yo sigo insistiendo en que la globalización

ha sido un proceso

que en las últimas décadas se ha acelerado,

pero globalización, desde que se descubre la vela

y todo el motor de explosión, etc., se ha venido produciendo.

Otra cosa es que se haya acelerado,

y luego darle la nominación para los congresos de filosofía

o de psicología o de lo que sea.

Nosotros en economía tratamos otro tipo de conceptos

y no nos perdemos mucho en esa terminología.

Por tanto, tu pregunta sería: ¿hay otros sistemas?

Pues yo creo que sí.

Y poco a poco,

se irá abriendo camino,

y se va abriendo camino a esa realidad.

Antes Pablo señalaba,

por hacer referencia a una de las cosas que decía,

efectivamente, el problema de la alimentación

en muchos países.

Esto es de lo más dramático que estamos viviendo

porque cómo se puede explicar

que un continente

que ha estado expulsando población sistemáticamente durante 500 años

como ha sido Europa

porque no era capaz de alimentar a su población

por el bajo rendimiento de sus tierras,

porque las parcelas y las fincas se dividían y subdividían

de generación en generación...

Por muchas razones.

¿Cómo es posible que se haya convertido

en la segunda potencia agrícola del mundo?

Y la segunda potencia exportadora

después de Estados Unidos.

Y no solo sea capaz de abastecer a todos sus ciudadanos,

sino que además tenga ese excedente para otros lugares.

Pues, bueno, porque ha habido medidas a lo largo del tiempo,

de intervención en el sector agrario.

No de desregularización,

sino de intervención en el sector agrario,

marcando una política de precios, y de precios mínimos,

y de precios de garantía para el agricultor,

se ha conseguido que a lo largo de un periodo,

porque no es nunca de la noche a la mañana,

pues que seamos autosuficientes.

Autosuficientes en leche, en carne, en maíz, en trigo.

Todo lo que son los alimentos básicos para la población

o para los animales, que también es para la población,

para los humanos.

Con lo cual, menos lo que es agricultura de plantación,

que eso interesa menos: café, té, ese tipo de productos...

en todos lo sustancial, se ha conseguido.

¿Cómo es posible que en otros países no se haya conseguido

con tierras mucho más fértiles?

Bueno, ha habido muchas razones.

También muchas veces una caridad mal entendida

porque con nuestros excedentes,

se ha llevado alimentos a estos países.

¿Qué es lo que se consigue?

Pues lo que se consigue es desincentivar la producción local.

Matas a los productores locales...

Es como si a nosotros nos vienen ahora a regalar automóviles,

nos dan a cada familia un automóvil.

¿Y entonces qué hacen nuestras fábricas de automóvil?

Lógicamente van a la quiebra.

Pues es lo que ha ocurrido

en muchos de los países en desarrollo.

Se han quedado a expensas de que llegue el avión Hércules

porque han trastocado los precios,

han desincentivado realmente la producción,

y el agricultor...

Además como se sigue por efecto invitación

lo que ven en televisión,

nosotros en nuestros países es que el mundo agrario

lo tenemos olvidado,

pero es que es el sector estratégico de nuestras economías.

Y la política común es la única que se considera como estratégica.

Bueno, también la energía y la defensa.

Pero básicamente la que más subvencionada está

y se lleva la mayor parte del presupuesto de la Unión.

Pero, bueno, ven nuestros programas de televisión en el extranjero

y piensan que los alimentos aquí en Occidente

surgen de aquí, del cemento, se echan unas semillas y surgen.

Y entonces, claro, ellos abandonan el campo,

se establecen en la ciudad,

intentan pasar al centro de gravedad económico más cercano

y luego saltar a Europa,

porque piensan que allí, pues efectivamente,

eso es así, se generan alimentos.

Y, por tanto, se deja de sembrar, se deja de cultivar,

y se producen todas esas situaciones de desequilibrio, de desigualdad...

Si vemos el mapa concretamente de África,

si se pudiera ver desde un satélite...

la población ubicada como se ve en el mapa lumínico,

veríamos que hay un desplazamiento de población desde los centros,

también pasa en Asia, hacia las costas.

En China lo tiene prohibido el Gobierno

porque tiene ese carácter y lo puede hacer.

Pero en otros países se va produciendo.

Van hacia las costas.

Bueno, eso es insostenible, efectivamente, como dice Pablo.

Son gobiernos...

Primero, no saben nada de economía.

Imprimen billetes y monedas a través del Banco Central,

y, por tanto, generan inflación,

y es como si a todos nos empezaran a imprimir vasos de este tipo,

nos regalan, o coches como decíamos.

Claro, los precios se desploman, no hay incentivo.

Y, por tanto, no cultivamos.

Con lo cual, se genera una mayor dependencia.

¿Qué conseguimos?

Ya depende de los aviones Hércules que llegan.

¿En los últimos años qué ha ocurrido?

Que como se ha reestructurado la paz en Europa,

los excedentes ya no hay...

Antes eran 200, 300 por ciento de producción de leche.

Sobraba y la mandábamos en leche en polvo.

Ahora precisamente porque también producir con subvenciones

no es muy económico, se han reducido,

con lo cual, las ayudas fuera, pues efectivamente se han reducido.

Y ahora es cuando realmente desde los organismos internacionales

y desde los propios países, hay que hacer pedagogía.

Hay que hacer pedagogía de dónde son esos elementos centrales

que contribuyen a generar esa nueva economía.

Entre otras cosas, esa economía de subsistencia.

Porque en estos países lo lamentable es que nunca había habido

esas situaciones de hambre.

Podrían vivir muy...

en el nivel de subsistencia,

pero no había hambre.

¿Qué es lo que ha ocurrido?

Que países...

Pensemos en el Chad, en Alto Volta, en Níger, etc.,

que a lo mejor, había un millón de habitantes.

Se introduce la penicilina, hay una explosión de la población.

Se dobla o se triplica en 10 o 15 años.

Al mismo tiempo,

esa población aumentada acaba con los ganados,

sobreexplota la tierra,

o simplemente la abandona

por ese efecto de imitación que decíamos

y se queda sin cultivar, dependiendo del exterior.

Por tanto, sí que hay alternativas.

Hay que intentar...

Bueno, hay que hacer una labor pedagógica sobre todo

muy importante.

Porque es que nos quedan cinco minutos.

Si es que lo tocas todo.

Ya, pero...

(HABLAN A LA VEZ)

Así debe ser.

Vamos a hacer un globalización dos la próxima semana.

Fíjate si tienes tema.

Donde hablaremos de...

¿Cuántos temas has hablado?

Ha hablado de neoliberalismo, ha hablado de ideologías...

(HABLAN A LA VEZ)

...más de la cuenta, pero, bueno.

No, más de la cuenta no, perdona.

-Es igual. -No, perdona, pero es que...

Yo te digo con referencia a todos los temas que tú has sacado:

sobre la austeridad, sobre la reforma laboral, sobre tal.

Entonces ya te digo que tenemos tela.

Por alusiones.

Por alusiones.

Quería decir una cosita solo por alusiones.

Efectivamente, es que, a ver...

Es que cuando hablamos de globalización,

no solamente hablamos de problemas económicos.

Es que la globalización es un proceso histórico

que abarca todo esto y tiene todas esas consecuencias.

Y cuando estamos planteando la economía,

¿hay otra economía, otra posibilidad de economía, etc.?

Tú das una explicación muy técnica, muy económica,

que me interesa, está bien.

Ahora bien, habría que plantearse algo más.

Yo insisto en las presiones ideológicas...

En otro programa.

En las presiones ideológicas que hay detrás de eso.

¿Cómo podemos hacer una nueva economía?

Bueno, tú dices que efectivamente,

sé que hay muchas experiencias de economía local,

por supuesto que sí, pero claro, hay otro tema.

Y el tema es que para hacer otra forma

de economía global,

necesitamos pactar mecanismos de regulación diferentes

que ahora no existen.

O sea, ¿ahora mismo la economía es más libre que antes?

Yo creo que no.

¿En qué sectores?

Ahora mismo la concentración en monopolios globales...

El apoyo más importante es la OPEP y se está diluyendo.

No, no pero todo esto que estás diciendo,

por ejemplo, la economía agrícola,

¿el Chad es culpable de todo esto que estás diciendo o no?

-¿O hay otros elementos? -No, hay otros países...

¿La culpa es del que va a la costa?

Claro...

Me parece que...

No, son dinámicas que efectivamente llevan a esa situación

cuando los gobiernos no intervienen.

Sí, bueno, por eso.

Hay que pasar globalmente otros mecanismos de regulación.

Bueno, globalmente es difícil porque no hay mecanismos.

(HABLAN A LA VEZ)

¿Pactar globalmente?

¿Qué significa eso?

-Vamos a ver. -Baja a la Tierra.

Mira, tengo los pies en la Tierra, estoy en la Tierra.

Dime, ¿qué es pactar globalmente?

Vamos a ver, si estamos hablando de la globalización,

y todos estamos implicados en todo,

estamos hablando del cambio climático,

y efectivamente, todos estamos implicados en todo.

España no puede hacer nada sola

ni la Unión Europea puede hacer nada sola.

Estamos en unas estrategias

en las que hay que tomar decisiones globales,

o sea, ¿tú vas a corregir la desigualdad global tú solo,

un país solo?

¿Europa sola? No.

¿Estados Unidos solo? Tampoco.

¿La pobreza? Tampoco.

Entonces, hay que hacer, evidentemente,

habrá que hacer algún tipo de mecanismo,

de entendimiento global,

puesto que estamos en este mundo global,

y de pactar algún tipo de regulación.

Ya hay plataformas en Naciones Unidas.

Está la organización mundial del comercio,

hay muchas situaciones.

Pero es que, claro, todas esas organizaciones

nos están dando unos mecanismos ahora

de ausencia de control en algunos casos

que están ocasionando muchos de los elementos

que tú has dicho.

Es lo que hay decir.

Entonces, nos metemos con ellos porque es que si no...

Me temo que si despido el programa, ustedes seguirían hablando.

Seguramente. Seguiremos.

A ver, hay una cuestión aquí, antes de marcharnos,

que yo creo...

es la parte principal.

O hay dos mejor dicho.

Uno, que en el mundo globalizado,

el pez gordo o el pez grande se come al pez chico

y no hay alternativa.

Uno.

Segundo, que las fuerzas económicas,

y tiene un lado que a mí no me gusta lo que voy a decir, pero es así,

las fuerzas económicas mandan mucho más

que los propios gobiernos.

Con lo cual, los mismos gobiernos

se sienten a veces indefensos

ante la posibilidad de regular alguna cosa de la economía.

¿Ustedes creen que esto es así?

¿O es simplemente una...

un argumento fácil de utilizar,

pero más difícil de demostrar?

¿Los gobiernos están por encima de la economía

o por debajo en la economía globalizada?

Y les voy a pedir una frase porque estamos fuera de tiempo.

¿Quién quiere empezar?

A ver, yo creo que los gobiernos siempre han intervenido en economía.

Está claro, el estado ha intervenido siempre en economía.

El estado liberal, como estado de propietarios libres,

se construye interviniendo en la economía.

Lo cierto es que hoy el tema de si están por encima o por debajo

no entraría en eso.

Yo creo que hoy estamos consolidando estados corporativos,

estados donde las grandes corporaciones

han cooptado realmente la opción política.

Y ya está, eso es. Muy bien.

Me parece correcta en el sentido del tiempo.

Bueno, ya Galbraith hablaba en los años 70

del nuevo estado industrial.

Esa relación que él llamaba de tecnoestructura

entre el tejido económico y los estados.

Lo que es bueno para la General Motors

es bueno para la USA, que dicen en Estados Unidos.

¿Qué ocurre? Que cada gobierno, efectivamente,

lo que intenta, o cada unidad como la Unión Europea,

velas por sus ciudadanos.

Si eso significa apoyar a las empresas del país,

porque generan empleo, atraen inversión, etcétera,

pues evidentemente siempre ha habido una inteligencia

entre las fuerzas económicas y el Gobierno.

Lo que ocurre es que esa inteligencia

tiene que estar siempre muy dominada y orientada por el Gobierno.

Jovellanos hablaba de estorbos, ¿no?

Estorbos.

Eran estorbos, efectivamente, él decía que había que liberar

una serie de fuerzas en el sector aéreo

con su informe sobre la ley agraria,

sobre la industria naciente entonces en España, etc.

Pero, pues, los gremios

y muchas situaciones que se habían enquistado

en los países europeos

y en España concretamente hace siglos,

pues había que eliminar esos estorbos, ¿no?

Entonces yo creo que los gobiernos tienen esa capacidad,

que es un elemento de la realidad porque es la sociedad civil.

Es la sociedad civil y, por tanto, tiene que convivir.

Pero el Gobierno siempre tiene que mantener

una autonomía.

En muchos países no se da

porque, efectivamente,

el poder de la compañía que se establece,

pensemos en la United Fruit Company, por ejemplo,

el imperio del banano en Centroamérica,

claro, tienen un poder

que cualquier ejecutivo de la United Fruit

manda más que el presidente del país.

Pero porque es el que atrae la inversión

y es el que mantiene el país en vilo.

Como si hablamos de la Firestone, claro.

Entonces en ese sentido es real.

Gracias.

Tercera opinión.

A ver, yo creo que si los gobiernos quieren seguir siendo gobiernos

en estados democráticos,

entendido en el más amplio sentido de la palabra,

tienen que tener en cuenta que estamos trabajando,

ellos están trabajando, en un mundo globalizado,

ellos están trabajando, en un mundo globalizado,

con una economía globalizada donde todo el mundo tiene voz,

y, por lo tanto, sus políticas, especialmente en una época de crisis,

deberían estar dirigidas a esto,

mantener ese estado democrático que nos ha costado tanto conseguir

y que ahora mismo está casi puesto, como muy bien decías,

con una interrogación.

Pablo.

Bueno, yo creo que indudablemente se ha producido un desplazamiento.

En el poder global,

se ha producido un desplazamiento

de la esfera pública a la esfera privada

y eso está estudiado además, ¿no?

Para mí lo relevante no es si ahora tiene más poder

esa esfera privada en el ámbito de la economía o la política,

que hay ejemplos de cooptación, como decía María José,

y todos tenemos anécdotas obvias

alrededor de nuestras propias políticas económicas.

Pero lo importante es caer en la cuenta

que eso ha hecho que el poder cambie de naturaleza.

Teníamos una lógica, un mundo que nos explicábamos

como que estaba formado por 190 países

y seguían una lógica de algún tipo de representación.

Yo soy español porque nací en este territorio

y tengo alguien que va a Naciones Unidas

o al Banco Mundial o a la OCDE o a la Unión Europea

a hablar en representación mía.

Y resulta que quien más poder tiene ahora mismo

en la esfera internacional

para detener el cambio climático o para acabar con la pobreza

o para hacer una acogida de refugiados como Dios manda...

Quien más poder efectivo tiene

ya no responde a esa lógica de representación.

Por eso ha cambiado de naturaleza el poder.

Y por eso cuando hablamos

de la necesidad de establecer mecanismos,

que decía María José, de gobernanza global,

es la necesidad de nuestro tiempo.

Es la respuesta política razonable ilustrada

a los desafíos de nuestro tiempo.

Igual que la respuesta ilustrada en el siglo XVIII fue

configurar los estados nación

para pasar de súbditos a ciudadanos.

Pues es la respuesta ahora es generar mecanismos de gobernanza global.

¿Cuáles?

Mecanismos que regulen los mercados financieros,

por ejemplo.

Y estoy hablando de Naciones Unidas.

Mecanismos que estipulen normas acerca de fiscalidad internacional,

que reduzcan paraísos fiscales.

Hay una agenda política,

agenda de poder,

que solo desde las soberanías nacionales

pero transnacionalizadas, cosmopolitas,

van a poder resolver esos problemas.

¿Y pasaremos de ciudadanos a...?

No, ojalá sigamos siendo ciudadanos.

Con la diferencia que seremos ciudadanos del mundo.

Ciudadanos libres.

Y ciudadanos del mundo. Globalizados.

-Sí. -Mundanos.

Con derechos y obligaciones.

Perfecto.

Que es la esencia de la ciudadanía.

Es la definición de ciudadanos.

Que no terminamos, por favor.

Tendremos globalización dos, y si hace falta, globalización tres.

Gracias por acompañarnos.

Gracias a todos ustedes, unos invitados sabios, habladores

y que nos han permitido hablar y situar

este primer programa sobre globalización

sobre la mesa.

Hasta la próxima semana.

  • Mundo global

Millennium - Mundo global

19 jun 2017

¿Cuáles son los beneficios que nos ha traído la globalización? ¿Por qué tantas personas en Occidente se sienten víctimas de ella? Veremos los pros y contras de la globalización en lo económico, social, político y cultural con M José Fariñas, Javier Morillas, Ana Santos Aramburu y Pablo Mtnez. Osés.

ver más sobre "Millennium - Mundo global " ver menos sobre "Millennium - Mundo global "
Programas completos (94)

Los últimos 232 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios