www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4364419
Millennium - 11/12/17 - ver ahora
Transcripción completa

El fuego destruye la vida de los montes, la vida de los animales,

la economía de los lugares que calcina,

y es una tragedia que se repite anualmente.

Hablábamos hace unos momentos de un mapa que había publicado

el magacine de "La Vanguardia" francamente interesante,

donde te das cuenta la cantidad de fuegos que se producen

simplemente en el área del Mediterráneo,

el sur de Europa durante tres días de octubre,

que coinciden con los incendios de Galicia.

Luego hablaremos de esta historia del fuego en el Mediterráneo.

Creo que es muy interesante, pero sobre todo

porque también queremos hablar de todos los incendios del 2017.

No únicamente en España, no únicamente en Galicia,

no únicamente en el sur de Europa,

sino también lo que se ha producido en Estados Unidos,

en California y en Chile.

Sobre todo vamos a ver si es evitable

y qué es lo que habría que hacer para evitarlo.

Dicen las autoridades medioambientales,

los que realmente saben, que en España

somos muy buenos extinguiendo incendios,

pero no tan buenas haciendo prevención.

Es muy fácil de decir,

pero no sé si es fácil difícil hacer esa prevención.

Los presenta a nuestros invitados de hoy.

El primer lugar enseñar Xavier Vázquez Mariño,

biólogo, consultor ambiental, fundador

y director de la consultora Habitat.

Especialista en planes de protección de especies amenazadas.

Él cree que en Galicia hay una industria del fuego.

¿En qué consiste esa industria del fuego de la que habla?

Hablar de industria del fuego puede sonar un poco fuerte.

Digamos, una manera dura de empezar el debate.

La realidad es que en los últimos 40 años,

quizá en el último medio siglo, y de manera acelerada

en las últimas dos décadas, se ha invertido muchísimo

en todo tipo de equipos de extinción de incendios,

hay una economía asociada a esos incendios.

El modelo no sea cambiado, no se ha variado, sino que se ha acelerado.

Con lo cual, lo que hemos creado es una serie de personas,

una serie de empresas que están alrededor de esa economía,

de esa situación, y que se ve, no voy a decir favorecidos,

pero se ven sostenidos por la situación actual.

Eso es lo que podemos denominar industria del fuego,

aunque yo soy partidario de llamarle situación forestal.

Usted hace referencia a una noticia

que fue publicada hace unas semanas sobre, precisamente,

las adjudicaciones a dedo a determinadas empresas

que hacían el alquiler de los helicópteros, por ejemplo,

que son siempre los mismos.

Sí. Digamos que ese tipo de noticias

lo que hacen es referencia a una pequeñísima parte

de todo lo que es un conglomerado de situaciones económicas,

por llamarlo de alguna manera,

que tienen que ver con que la situación se siga prolongando.

Si por alguna razón dejara de haber fuegos

por una serie de años descubríamos que hay muchas personas,

muchas empresas que no tendrían un medio de vida tan claro

como pueden tener ahora, sin que ellas, de ninguna manera,

quiero culpabilizarlas a ellas,

sino que forma parte de una situación.

Para que esa situación cambió tenemos que cambiar el marco

en el que nos estamos moviendo

y el marco en el que estamos hablando alrededor de las fuegos.

Gracias por el punto de partida, que me parece muy interesante.

Paso a presentarles al señor David Rodríguez unta bienvenido.

El es bombero del equipo de Emergencia y Respuesta

Inmediata de la Comunidad de Madrid.

Estuvo en misión en Portugal para la extinción de los últimos incendios.

Usted dice que cuando hay un incendio que salir disparado.

Usted dice que cuando hay un incendio hay que salir disparado.

A veces gente por quedarse a defender las propiedades.

Quizá deberíamos ahondar más en las administraciones públicas

en todo lo que son medidas preventivas, medidas de divulgación.

Que tengan conciencia del problema gravísimo que en su casa.

Si no hay una realización profesional de bomberos

que son capaces de afrontar ese incendio,

usted en su casa no va a poder hacer nada si se queda.

Lo mejor es coger y evacuar lo antes posible.

Coger tu propia vida, no coger nada más, y salir corriendo.

-Entraremos luego en el debate.

Deberíamos tener claro los planes de evacuación,

por donde tengo que evacuar, como tengo que hacerlo.

Todas una serie de medidas que deberíamos tener muy claras.

Eso ya se produce.

Uno vive en una unrbanización en el monte

y sabe por dónde tiene que evacuar o no lo sabe.

Ha costado llevarlo a la práctica.

Muchas gracias.

Muchas gracias.

Lourdes, ambientóloga.

¿Se puede decir?

Está aceptado.

Es autora de los informes anuales para la prevención de incendios.

Refleja cómo cada vez los incendios

afectan más a la población en nuestro país.

En nuestro país, es la impresión que tengo, cada vez menos incendio,

pero cada vez más víctimas mortales.

Es lo que ocurrió en Portugal.

Cuando salió el balance de los muertos y las fotografías

de los coches calcinados en mitad de la carretera

nos echamos las manos a la cabeza y decíamos:

"¿Cómo es posible que les haya pillado el fuego?".

El análisis está referido a España

pero encontramos muchos elementos comunes en todo el globo.

La sensación a la que apuntadas, que cada vez hay menos incendios,

es real.

Vemos como el número de incendios se ha reducido

un 25% en los últimos 20 años,

pero la lectura que no hacemos tanto es que suele haber

unos 12.000 siniestros en España.

Esta es una cifra absolutamente insostenible.

Son 35 grandes incendios que suele haber cada año.

Tiene unos impactos muy fuertes.

Se ve un incendio forestal como un problema rural.

Suele ser en agencias civiles.

Cada año hay un mayor número de evacuados,

mayores daños materiales.

Este año lo hemos visto incluso con muertes civiles,

que es algo que hacía mucho tiempo que en España no sucedía.

Ustedes son los que dicen que somos buenos apagando incendios,

pero no tan buenos haciendo la revisión de los mismos.

Es cierto porque de media el 90% de los incendios

se apagan antes de que recorra 1 ha.

Son muy poquitos los grandes incendios

a los grandes incendios a los que los servicios de extinción

no llegan.

Sin embargo, lo que estamos viendo es que estos grandes incendios

van a más.

La superficie total afectada también está disminuyendo,

pero el número de grandes incendios forestales,

aquellos que realmente suponen graves daños ambientales,

esos van creciendo.

Esto es un clarísimo reflejo de que no somos capaces

de reducir considerablemente esos 13.000 o 12.000 siniestros

que se producen al año y, claramente,

porque el paisaje español es altísima mente vulnerable.

Una vez que llega la chispa es facilísimo

que se propague con una rapidez, una virulencia que no tiene precedentes.

¿Qué pasaría...?

En España se ha quemado, en Galicia y en Asturias, unas 35.000 ha

en los incendios del 13 de octubre.

¿Qué nos pasaría si se nos quemasen 85.000 ha,

como ha sucedido en California o 567.000,

como se quemaron el 15 de enero de este mismo año en Chile?

Bueno, realmente estamos analizando

lo que ha sucedido en 2017,

pero si miramos la vista atrás vemos que esto es un problema cíclico.

El año 2012 fue muy, muy malo, con 250.000 ha ardidas en España.

El año 2000 también muy malos.

Si nos remontamos al año 1994 450.000 ha.

Esto significa que no estamos tan lejos de lo que ha ocurrido

en Portugal lo que ha ocurrido en California.

Precisamente es esta la historia que nos recuerda que no estamos exentos

de que vuelva a suceder.

No sabemos cuándo va a ser,

si el año que viene o dentro de cinco años o 10.

Pero sabemos que si seguimos con esta tendencia, pasará.

Un histórico de esta casa, José Antonio Maldonado...

Antes quiero presentar Jacub Petrus,

licenciado en geografía por la Universidad de Barcelona,

especializado en Climatología.

Es presentador de ese programa tan valioso, como es "Aquí la tierra",

que se emite en La 1 de esta casa.

¿Usted cree que España va a sufrir un aumento de incendios

motivado por los cambios climáticos?

Es difícil decirlo, es difícil pronosticarlo.

Es un clima que en nuestro país

está dejando temperaturas más altas a lo largo del año.

A veces con cambios en las precipitaciones.

Estamos viendo que el clima se está acercando más al Mediterráneo

al Atlántico.

En el Mediterráneo la lluvia no sabe llover.

Estas características del clima mediterráneo

parece que cada vez ganan más terreno.

Tres puntos de los que estamos hablando constantemente,

España una California y Chile.

En los tres sitios se hace muy buen vino,

los tres tienen lcima mediterráneo

caracterizado por las oscilaciones de precipitaciones.

A la hora de hablar de incendios forestales, no es nada bueno.

¿Se puede hacer algo todavía por revertir ese proceso de

¿Se puede hacer algo todavía por revertir ese proceso

de calentamiento, hay que apuntarse a las doctrinas del presidente Trump

en el sentido de que no se puede hacer nada y es mejor...?

Creo que todos sabemos que dejarlo no lo podemos dejar,

que algo hay que hacer.

Aunque paremos las emisiones,

la inercia de calentamiento seguiría adelante.

Hay que actuar cuanto antes y tomar medidas importantes.

Los acuerdos favorecen, sí, pero son no vinculantes.

Los que se han adherido al acuerdo, hay que cumplirlo,

sino esto no sirve para nada.

Vamos a ver nuestro reportaje,

que como siempre nos dejará dos preguntas

para que podamos iniciar lo que es realmente el debate.

Es una de las escenas más desgarradoras

que podemos contemplar.

Las llamas devoran todo a su paso.

Las cifras de este año son alarmantes,

solo en Galicia la superficie quemada impresiona.

Más de 35.000 ha, es decir,

más de todo lo calcinado durante los 2014, 2015 y 2016 juntos.

Hablamos de 350 km², es más de dos veces la de la ciudad de Barcelona.

Es un problema que lejos de ir a menos a más.

Estamos cambiando nuestra manera de ver los elementos seguros.

Ahora, poblaciones que estaban seguras ante un incendio,

dejan de estarlo.

2017 ha sido uno de los peores años de la historia

en cuanto a incendios forestales,

no solo por el número de incendios y la superficie quemada,

sino por el número de víctimas mortales.

En Portugal la zona se cobraron la vida de 100 personas.

Nacional 236, Portugal, junio de 2017.

Todo el que intenta por esta carretera murió.

La gente a veces comete el error de salir huyendo.

No te metes en una carretera con el humo es un momento complicado.

En octubre el viento y los demás arrasan todo a su paso.

El fuego deja 43 muertos más.

Los incendios se vuelven prácticamente indistinguibles,

como en este al norte de California.

Las llamas devoraron miles y miles de kilómetros.

Los edemas que ceniza y destrucción. 41 personas perdieron la vida.

Esto está ocurriendo Portugal, Chile, en Estados Unidos.

Parece que el nosotros estamos al margen de este problema

y no es del todo cierto.

En cualquier momento puede suceder algo así,

puede afectar a nuestro pueblo y es un problema importante.

Un problema importante al que se

suma la sequía

y las altas temperaturas, que no ayudan.

Sin embargo, lo cierto es que la mayor parte

de los incendios forestales son provocados.

Algunos son accidentales o negligencias.

¿Qué podemos hacer para evitar los incendios

cuando son intencionados?

¿Por qué 2007 ha sido uno de los peores años en Europa?

Las preguntas están bien formuladas.

No sé si las repuestas eran más complicadas o menos.

Vamos a empezar con el 2017.

¿Por qué 2017 ha sido el peor año de incendios forestales en Europa?

¿Hay algún argumento en concreto que pueda justificarla?

En cuanto al tiempo que hemos tenido

en los últimos meses está claro que a ayudarlo.

Acabamos de cerrar un año hidrológico

nefasto para nuestro país.

Es un dato medio.

Hay zonas de Galicia en los que ha llovido

la mitad de lo que acostumbra a caer.

Estamos afrontando un inicio de año hidrológico,

sabes que se acaba con el mes de septiembre y quizá en octubre,

funciona observando el ritmo de las precipitaciones,

en este mes y algo que llevamos de año hidrológico hay zonas de Galicia

en las que solo se ha recogido en 25% de la precipitación

que acostumbra a caer, en una zona en la que puede mucho.

Si a eso añadimos que venimos de muchos meses con temperaturas

por encima de lo que es normal y una situación meteorológico

que nos escandalizó,

como era el acercamiento de un huracán a nuestro país.

Algo que nos parecía extrañísima.

Ocurrió, Ofelia pasó paralelo a la península ibérica.

Propició una situación metodológica muy favorecedora

para la pre

para la preparación de los incendios forestales.

El día de los incendios en la noche había 23 ° de temperatura

con poca humedad.

Es prácticamente imposible en nuestro país

tener unas condiciones tan propicias para un incendio forestal.

-Es como si el no se hubiera prolongado dos meses más.

No es una cuestión de verano o de hacer una campaña unos meses,

sino que puede ocurrir en cualquier momento del año.

Eso es lo verde del futuro que se nos avecina.

-De una manera un tanto simplista nosotros siempre comentamos

que la evolución de los incendios forestales de tres factores.

Una es la topografía.

Otra es la climatología,

que influyen muchísimo tanto en el inicio, como la preparación.

Por otro lado tenemos también el combustible.

Tenemos una masa forestal que ha crecido muchísimo.

Además y continuidad.

Es una continuidad.

Lo que antes eran campos de cultivo, ahora es masa forestal.

Tenemos un combustible que está en disponibilidad de arder.

El contenido de humedad es muy bajo.

Tanto el inicio, como la preparación,

como la velocidad de ese incendio es muy superior a otros.

En Portugal y Galicia nos encontramos

ante grandes incendios forestales

que tenían una cantidad de combustible

con una intensidades muy fuertes,

que excedía nuestra capacidad.

Es una catástrofe.

Aquí tenemos un clima templado, al mediterráneo,

no tenemos volcanes, no tenemos grandes terremotos.

Es nuestra capacidad. Debemos ser muy conscientes de ello.

Es un grupo que nació con clara vocación internacional,

sobre todo para terremotos.

Nuestras intervenciones está haciendo los incendios forestales

en la península ibérica.

Para afrontar una problemática hay que dar un paso atrás

y observar lo que está ocurriendo.

Quizá es lo que nos falta.

Seguimos con el mismo modelo.

Debemos dar una marcha atrás y volver a analizar

todos los factores y empezar de nuevo.

-Coincido plenamente con lo que han comentado.

Creo que es necesario que hagamos también una reflexión en profundidad

porque quizá la sociedad o los responsables políticos puede pensar:

"Es el clima el que nos ha traído este año de incendios

y no podemos hacer nada porque quizá el año que viene pueda ser igual

de catastrófico con fuertes vientos y altas temperaturas".

De cara a prever qué podemos hacer es conocer las causas estructurales

que nos llevan a decir si efectivamente el clima

está jugando un papel muy importante en la propagación.

En el motor tenemos un auténtico polvorín.

Tenemos fortísimos conflictos sociales

que hacen que la tasa de intencionalidad sea muy alta.

Gente que utiliza el fuego como elemento de gestión de pastos,

la quema de rastrojos,

con la responsabilidad que eso supone estando el monte como está.

Tenemos un abandono rural forestal sin precedentes,

con una tasa de envejecimiento de la población

que hace que hayamos perdido ese paisaje mosaico

en el que había cultivos entrelazados,

donde las casas estaban protegidas con huertas.

Nos encontramos un continuo forestal, como decía David,

con un combustible muy alto para arder.

Es precisamente ahí donde tenemos que intervenir,

en este abandono, en esta falta de gestión,

en el caos territorial que hace que tengamos casas

dispersas en el monte.

Esto es lo que nos debería llegar a pensar

que es más complicado intervenir en la climatología,

pero hay aspectos en los que podemos hacer mucho.

Cuando hay mucha masa forestal malo,

cuando hay poca masa forestal, malo.

Al final no sé muy bien cuál es el punto de equilibrio

en todo lo que dicen ustedes.

Pero antes les decía que me ha venido a la cabeza una reflexión

que me hizo hace bastantes años el que fue jefe de meteorología

de Televisión Española, José Antonio Maldonado.

Me decía:

"Tienes que entender que hay cosas que se entienden

mirando la historia.

El va unido a la historia del Mediterráneo

desde la época de los romanos. Años de sequía...".

Mandamos un saludo a José Antonio Maldonado.

Las sequías en nuestro país siempre han existido,

no tiene nada que ver con el cambio climático.

Es una consecuencia el fuego de la sequía.

Al menos en un contexto de sequía, ayuda muchísimo.

Llevamos, y que nadie se escandaliza, pocos meses de sequía.

Llevamos, y que nadie se escandalice, pocos meses de sequía.

Nos toca una época de sequía fuerte, eso lo sabemos.

Además llueve peor que antes, tenemos temperaturas más altas.

Eso contexto que favorece más la propagación de incendios forestales.

Hay condiciones muy favorables.

Cuando las condiciones del clima de un año cambian

mucho de un año para otro, ¿qué se hace?

Incluso relacionándolo con la gestión del monte.

¿Hay rutinas?

¿Se hace más limpieza del monte cuando el año

es más lluvioso en primavera que en otoño?

Yo creo que esas cosas son importantes,

hay que reaccionar según las condiciones climatológicas.

La duda que tengo es si somos capaces de reaccionar

a esas condiciones climáticas.

-Sí que se adecuarán la climatología.

Se hacen unas predicciones.

En cuanto a la extinción las épocas de riesgo alto van del 15 de julio

al 30 de septiembre.

Los propios planes prevén que se modifiquen

en cuanto a la meteorología.

De hecho, este año, en la Comunidad de Madrid

se ha ampliado el plazo y han estado activos hasta finales de octubre.

Muchos continúan activos del Estado tareas de limpieza.

¿Nos lo creemos o no? ¿Se le pasa en la Comunidad de Madrid?

No es que discrepe de lo que ha dicho,

pero también puede pasar que en otras comunidades no sucederá.

Es el caso que yo conozco.

He notado mucha diferencia en el caso de Portugal.

El tema de encontrarnos los bosques

con especies como el pino o el eucalipto.

Allí teníamos una capa de materia vegetal de 20 a 40 cm

con restos de eucalipto, que arde como el papel.

Nos dificultará mucho la extinción de los incendios.

Además, provocan muchos incendios secundarios.

Tenemos muchos puntos calientes que se quedaban

dentro de esa materia vegetal.

Al día siguiente,

según transcurría la jornada y aumentará las temperaturas,

empezar otros incendios forestales.

¿En Galicia?

Decía David que había que dar un paso atrás

y mirar lo que estamos haciendo.

Básicamente debemos encaminarnos a eso,

en determinadas circunstancias nos damos cuenta

de que no le podemos apagar.

Las condiciones climatológicas probablemente vayan a peor.

Eso nos hace preguntarnos qué política estamos desarrollando,

quién la está desarrollando.

Más que la forestal, la territorial.

Se dice que la política forestal es mala o buena por esta razón.

También es importante pensar en la política agraria, la ganadera,

en la organización territorial,

en cuanto a cómo se distribuye la población.

Esa situación creo que estamos construyendo modelos no apagables.

Debemos reflexionar sobre eso más que sobre cuestiones específicas

o actuaciones concretas.

Yo creo por ejemplo llamar bosques a cosas que no lo son.

Eucliptales tienen apariencia de bosque,

pero no dejan de ser cultivos.

Tiene unos destinatarios finales.

Nos tiene que llevar todo esto pensar

en más cosas de las que habitualmente estamos tratando.

-Lo ha explicado Xavier en el tema

de la planificación territorial.

Encontramos que ese es tan silenciado puntos de agua,

pistas para que los helicópteros puedan aterrizar,

apertura de cortafuegos, mantenimiento de los mismos.

La reflexión es que cuando preguntaba

es si las administraciones planifican

en base a los años climatológicos, puede que hagan algún tratamiento,

pero la vuelta de tuerca, el cambio de enfoque tiene que ser tan,

tan grande, tenemos que considerar acciones preventivas

que ahora ni siquiera se consideran como gestión territorial,

que estamos muy lejos de vencer la batalla.

Intuyó que la gestión, según lo que decía Xavier,

implica un esfuerzo político importante.

Político y cambiar puntos de vista.

También decimos: "Bueno,

son todo masas cultivase cultivos forestales",

pero es que están en terrenos comunales o en manos privadas.

Al final es cierto que es un elemento más poner sobre la mesa.

¿Quién está pagando todo esto?

Se están utilizando unos medios de extinción

que salen de las cuotas públicas que son carísimos.

Se pierden vidas humanas.

Cuando llega el incendio tienen efecto sobre bancos marisqueros

por el arrastre de cenizas.

La pregunta es: ¿Quién para todo esto?

¿No estaremos externalizarlas los costes?

Si es así, habría que reflexionar sobre lo que estamos haciendo.

Por qué la sociedad está pagando este modelo.

Vamos con otra de las preguntas que nos ha dejado el vídeo.

¿Qué podemos hacer para combatir los incendios cuando son intencionados?

Lo primero, combatirlos, como es lógico.

A nivel posterior que realmente haya una buena investigación,

que se descubra las causas y los culpables.

Hay que apoyar a los agentes forestales.

Sufren bastantes ataques.

-Entramos en las causas.

Aparte de los incendiarios hay muchas causas.

Esas también podemos combatirlas.

Siempre vamos a tener incendios forestales.

Tenemos que hacer una gestión sostenible, eficaz.

Nos lo mismo un incendio de baja intensidad, un incendio tolerable,

que lo que nos está ocurriendo ya y lo que previno en el futuro.

Si son intencionados o no, hay que buscar las causas y los culpables,

tres una parcela más, hay que ir al fondo.

Qué motivaciones hay, las prácticas ganaderas,

un pequeño porcentaje de pirómanos, las colillas...

¿Hay que descartar a los pirómanos del todo o no?

Haberlos los ahí, pero son un porcentaje,

no es aquel que tiene una enfermedad mental calificada

por los psicólogos.

Viene a ser el 10% de los intencionados. Debemos conocer por

Viene a ser el 10% de los intencionados.

Debemos conocer por qué se está quemando el monte.

Si no lo sabemos, difícilmente se va a poner solución.

Hay que conocer las motivaciones y aplicar el código penal,

que se pongan sanciones adecuadas al tipo de delito que se establezca,

que no haya la actual impunidad entre los que están pensando

en prender un monte.

Las estadísticas dicen que hay un porcentaje muy importante

de negligencias vinculadas al fuego como herramienta de gestión.

Es clave trabajar con estos colectivos y trabajar alternativas

para que no prendan para regenerar los pastos.

Aproximadamente el 40% de los incendios intencionados

no se conoce las causas que han llevado

a la persona aprender ese incendio.

Hay comunidades autónomas, como Asturias,

en la que la labor de las personas

que están llevando esta investigación se está desactivando.

Esto es algo muy grave.

Da una idea de que la voluntad política

no es frenar al incendiario.

-Desde los medios de comunicación también tenemos nuestro papel.

Entre el gran público muchas veces que era la idea

de que los grandes incendios forestales

es porque usé hierba con una y prende fuego al bosque.

Sin embargo, los casos suelen ser de negligencias.

El día que anunciamos condiciones duras de temperaturas altas

y humedad relativa leve, coger el coche

y ver que están haciendo quema de rastrojos.

¿Es una cuestión educacional, de predicción...?

¿Debemos enseñar más los mapas para que la gente sea más consciente?

Quizá sea ese paso atrás de intentar entender

por qué se han generado esas incendios

y trasladarlo al gran público.

Quizá hay que recordar las causas que recordaran los grandes incendios

a ver si así podemos concienciar un poco más.

No parece fácil.

Lo digo porque en muchas ocasiones

cuando hablas de los incendios forestales

por parte de los ciudadanos piensan que hay causas escondidas.

"Eso seguro que beneficia a alguien

y los gobiernos locales miran hacia otro lado".

Llama la atención que en determinadas comunidades

la situación es indeterminada, cosa que no sucede en otros sitios.

¿Por qué en Galicia hay más incendios que en Andalucía?

Por poner un ejemplo.

¿Por qué en la sierra de Madrid prácticamente no hay incendios?

Ahora usted me puede decir que los hay, pero no son incendios enormes.

Lo que nos gusta es un bosque continuado para poder disfrutarlo

y que las casas se que den dentro.

Luego sucede lo que sucede.

Vamos a ver otro vídeo, porque aparte de hablar del fuego,

habría que hablar también de cómo recuperamos

todas estas extensiones una vez se ha producido el fuego.

(Música)

Violeta está casi ciega y apenas puede respirar.

Tiene quemaduras en los ojos, el hocico y buena parte del cuerpo.

El fuego entra en este picadero

y los dueños sufrieron para rescatar a varias caballos.

Los encontramos el lunes a las 15:00 de la tarde.

Nos encontramos al lado de un recipiente de agua.

Los veterinarios piensan que la mayoría de los animales

que diría libremente aparecerán muertas.

Van a ser ellos van a ser ellos los que bajen a núcleos cercanos.

Abel ha metido en el establo a sus 20 vacas en rubias

que antes pastaban sueltas.

Tendrá que comprar forraje.

Quedamos muy afectados. Estaba ya muy seco.

Pide que el Gobierno gallego establezca una moratoria

para la prohibición de pastar en terrenos quemados durante dos años.

Hay una pregunta casi tópica utilizando el título

de una película.

¿Cuál es el paisaje después de una batalla

cuando hay un incendio forestal?

Tendemos a pensar que el drama termina

una vez se apagan las llamas.

Este es un poco el mensaje que llega a la sociedad.

Incluso los medios de comunicación,

después de estar días y días contando

sobre la evolución de la extinción, una vez se ha pagado,

no se vuelve a hablar de ese lugar.

Nosotros decimos que es precisamente entonces cuando llegan

las consecuencias más graves.

Consecuencias ambientales, impactos muy grandes sobre el suelo.

Por supuesto tiene unas consecuencias económicas

muy, muy graves.

Hicimos un análisis de cuánto costará los incendios forestales,

tanto el gasto de extinción, como el gasto en prevención,

la rentas perdidas de ganaderos y las externalidades,

que esto es algo que nunca se incluye

en las valoraciones económicas.

Aunque no están reconocidos económicamente,

los bosques ofrece unos servicios en depuración de aguas,

depuración del aire que respiramos...

No sale un coste de más de 2.000.000.000 E al año.

Nos parece que nos quedamos cortos.

1000 E al año a nivel nacional se va a extinción.

Aunque solo sea por este desembolso de las arcas públicas

creemos que las administraciones deberían admitir

de forma muy urgente.

La inversión en prevención no es un gasto, sino una inversión a futuro.

¿Qué sucede cuando un bombero, una familia,

un cuerpo de bomberos pierde a unos miembros

en unos incendios a los que ha tenido que ir a pagar?

Lo he comentado al principio, es un desastre humano

que afecta no solo a los colectivos de extinción,

sino también a los ciudadanos.

Unos costes económicos muy, muy elevados,

que como bien decía Lourdes,

la primera acción que debemos acometer es la prevención.

Después debemos pensar en la prevención

y seguir con la prevención.

Es fundamental.

Una vez que se ha producido el incendio, aprender de la lección

y volver a empezar, pero analizando otra vez todo lo que ha ocurrido

y tomando medidas. Siendo conscientes.

¿Por qué siempre estamos obsesionados

en convertir en bosque lo que es monte?

Una buena pregunta.

En España y Portugal hay políticas desde principios de siglo.

Esos paisajes abiertos y ibéricos de matorral

o pastos rústicos asimilarlos a países que pensamos

que son más avanzados que nosotros,

pero que tienen unas condiciones mío climatológicas muy diferentes.

Pensamos en países del centro de Europa, países nórdicos.

Todo lleno de árboles.

Si pensamos desde otro punto de vista,

cuanto más superficie forestal hay es cuando

determinadas especies animales y vegetales ligadas a bosques,

bosques naturales, están en peores condiciones de conservación.

Esto debería hacernos reflexionar sobre el tema.

La pregunta es si no es banal en absoluto.

A lo mejor ese modelo de tener todas esas masas continuas

de superficie forestal, bien sea de bosque o de cultivos,

a lo mejor no nos la podemos permitir.

Llevamos un siglo pensando que sí, que nos la podemos permitir.

Es una reflexión que está encima de la mesa y que nos tenemos que hacer.

¿Afectan al clima los incendios?

Es una buena pregunta.

Estamos con buenas preguntas.

Es verdad.

Habría que ver en la evolución de los últimos años,

el tipo de incendios que tenemos

si la influencia sobre el clima ha cambiado.

Creo que hay otros elementos que influyen más en el clima.

Lo que más puede influir son las condiciones a posteriori.

Creo que lo de si es primero el huevo o la gallina,

primera será la climatología y después vendrán los incendios.

Los de California son de larga duración.

Hemos hablado durante días, incluso los de Chile.

España es un país desarrollado

en el que tenemos mucha facilidad para extinguirlos.

Australia tiene características que dificulta el apagarlos.

Si yo le pregunto a usted si los planes de reforestación son buenos,

¿usted qué me contesta?

Voy a ser ambigua.

Digamos que no es el plan de reforestación en sí,

es qué contiene ese plan de reforestación, en qué momento.

Los propios políticos después del incendio

lo que han hecho es llevar miles de plantones

para que la sociedad viera que había movimiento,

que se hacen cosas, pero la realidad,

y esto está avalado por muchos estudios científicos,

lo primero que hay que hacer es proteger el suelo.

Lo primero que se suele hacer es atar la madera,

planta rápido y no, lo primero que tenemos que hacer es un análisis,

evaluar qué nos ha dejado el incendio,

la capacidad de reacción de la zona y ver si la regeneración natural

va a funcionar.

En caso de que funcione,

ayudar para que no tengamos esas cargas de combustible.

En caso de que sea necesario, plantar algo muy planificado.

Nosotros siempre decimos que lo que hagamos

o va a influir enormemente en los incendios

que vayamos a tener dentro de 20 años.

Entonces, no cometamos el error de reproducir los paisajes

que se queman y que son inacabables.

Replantee monos qué hacer después de los incendios

y no vayamos a la receta fácil de "Saco madera y planto".

Voy hacer una pregunta a los cuatro.

Eso nos permitirá sacar alguna conclusión más.

Quiero que me digan ustedes cuál es un bosque

que reúne toda una serie de requisitos

como los que hemos hablado y cuáles son los que no deberían repetirse.

Es igual en cualquier comunidad de España, en cualquier región,

o si quieren, fuera de España.

La península ibérica tiene unas condiciones mío climatológicas

muy diferentes en los distintos puntos por la posición geográfica

que tiene y los climas tan diversas que tienes, la orografía,

incluso la geología del país.

Por lo tanto hacer una generalización es difícil.

Dime dos nombres.

Dime dos nombres de dos reacciones de bosques

que merezcan la pena o que sean criticables.

Criticables.

En Portugal, en el tercio norte todo es criticable.

En Galicia podríamos decir que el 70% de la superficie es criticable.

Si nos vamos a otras áreas,

por ejemplo el incendio que hubo en Doñana,

se produjo en una zona que tiene un interés ecológico indudable,

pero no es un bosque natural. Faltan muchas especies y sobraban otras.

No había dicho el que le gusta.

Yo, como soy de allí,

me gustan determinados bosques de la sierra de Ancares.

-Desde el punto de vista de la extinción, la humedad, abedules,

robles, castaños.

Hay que tener en cuenta que un incendio forestal

invierte su energía en la elaboración de los combustibles

para poder continuar ardiendo.

El pino, el eucalipto...

Una especie que tenga más humedad y sea más sostenible.

Me llamó mucho la atención Portugal.

En cuanto a un sitio mejor, no sabría comentarle.

Pequeños castañares de la zona de Gredos...

-Yo me mojaré dando nombres,

pero volver a insistir en que no debemos demonizar las especies

en sí.

No diré que no a los pinares, no a los totalitarios,

porque consumimos sus productos,

pero tenemos que tener claro dónde tenerlos y cómo gestionarlos.

Estamos viendo como eucalipto tales arden menos.

Tampoco voy a decir que sean la perfección en cuanto a su gestión,

pero es una clave bastante importante.

Tenemos que tener claro dónde los vamos a tener.

En cuanto a bosques que me gustan,

pero no vale extrapolarlos tenemos que apostar

por una dehesa en un buen estado de conservación.

-Me gustaría en los bosques en los que veo actuaciones en función,

y vuelvo a mi tema, en función de las condiciones climatológicas

que hemos tenido en los últimos meses.

Me gusta ver que si en primavera ha llovido con ganas

y tenemos combustible fino, me gusta ver que una administración

trate un bosque e intente eliminar ese combustible.

Yo no soy un experto, pero me gusta, viviendo en Madrid,

ver que espacios, bosques, no sé si llamarle a la Casa de Campo

bosque, pero un lugar donde hay una relación muy directa

entre vegetación y humanos, que haya pastores que limpian el sotobosque.

Que lo hagan de una forma no peligrosa.

Me gusta eso.

También me gustan los hayedos.

La selva de Irati...

Pueden pensar ustedes cuáles son sus favoritos y los más criticados.

Por ello hemos hablado de incendios forestales,

de clima, de cambio climático, de medio ambiente. Lo dejamos aquí.

Gracias a los cuatro por estar y a ustedes por seguirnos.

Hasta la semana que viene.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Millennium - 11/12/17

Millennium - 11/12/17

11 dic 2017

Programas completos (137)

Los últimos 331 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios