Presentado por: Ramon Colom Dirigido por: Ramon Colom

La Sociedad de la Información pone a nuestro servicio una cantidad ingente de datos, de argumentos, de detalles para que estemos mejor informados. No obstante, a menudo quedamos sepultados frente a todas estas informaciones pues nos faltan los grandes argumentos, las ideas que están detrás de muchas de las informaciones y los posicionamientos en relación a los grandes temas de actualidad. "MILLENNIUM" es el programa, la plataforma de ideas que pretende ser útil a los espectadores de hoy, acompañándoles en el análisis de los acontecimientos cotidianos.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.6.0/js
3870258
Millennium - Vivir la adolescencia - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Millenium".

Hace unas semanas conocimos la historia de una niña

que había muerto en un coma etílico cerca de Madrid

después de haber participado en un botellón.

Era una adolescente.

También recordarán ustedes que en primavera de 2015

un niño fue a clase, a su instituto,

armado con una ballesta y mató a un profesor

e hirió a otras dos profesoras.

¿Por qué los adolescentes se comportan hoy así?

(Música cabecera)

Solo han pasado unos segundos y yo ya quiero matizar una cosa.

Antes de la cabecera, he hablado generalizando

de los adolescentes, no, de algunos adolescentes.

Hay que ser justos porque no todos los adolescentes

son violentos, no todos beben, no todos se drogan,

al contrario, esos son minoría

como iremos viendo en el programa.

Pero yo lo había dicho y ya lo rectifico.

A ver, vamos a nuestros invitados

para hablar de cómo viven la adolescencia.

La adolescencia yo creo que es una edad tan difícil

como mitificada.

El cine, la televisión,

nos permiten ver un tipo de adolescentes

que yo creo que no todos son así.

En primer lugar el señor David Jurado Fernández,

que es el autor de este libro: "El bosque no deja ver los árboles".

Lo decimos bien: "El bosque no deja ver los árboles".

Está editado por Plataforma Editorial

y es un poco sus reflexiones después del hecho que vivió

con ese adolescente que fue un día al instituto

y mató a otro profesor

e hirió a dos profesoras y también a dos compañeros suyos.

Todos cuando leímos esa noticia dijimos: "Qué horror, qué horror".

Sin embargo, el horror, hay que decirlo claramente,

aparte de la familia del fallecido y de los heridos,

el horror era la esquizofrenia que tenía el chaval, ¿sí o no?

A mí no me llegó el diagnóstico oficial,

pero yo por mis conocimientos...

Y por obviedades, apostaría a que efectivamente era eso.

Podría extender un poco más, pero tampoco tengo

un permiso explícito de la familia para hablar,

pero obviamente tenía una enfermedad mental

en la que la realidad, la realidad que él veía

no era la realidad real. Así fue.

La realidad real. ¿El chico dónde está ahora?

Eh...

No digo que des la dirección. Está...

Si te digo la verdad, no tengo constancia.

Sé que entró en un centro psiquiátrico

para que le ayudaran, pero desde el momento en el que entró

no he vuelto a tener contacto.

Obviamente, la gente habla,

pero desde un punto de vista sincero

y, vuelvo a decir, oficial,

exactamente no sé dónde está. ¿Y no ha vuelto al instituto?

No, no ha vuelto al instituto ni volverá al instituto.

Entre otras cosas porque la gente que sufrió el hecho, el suceso,

necesita y lo necesitará durante muchos años

un proceso de superación que implica ver nuevas cosas

y no volver a las antiguas.

Segundo, porque el propio menor también lo necesita.

Necesita entrar en una nueva... en una nueva vida.

Y porque necesita un tratamiento especial

que posiblemente el instituto,

ningún instituto está preparado para darlo.

Sus compañeros de cole, del instituto, ¿le echan de menos?

No creo que la palabra sea echar de menos.

Pero lo que sí es bueno saber, y es uno de los objetivos

y aquello que inspiró el libro, es el espectacular comportamiento

que tuvieron aquellos alumnos, tanto en el día del suceso

como los días posteriores. Y cuando digo días posteriores

me refiero a meses, semanas y meses después,

de perdón y de comprensión.

de perdón y de comprensión.

Echar de menos es una palabra muy relativa,

entre otras cosas porque no saben con qué se encontrarían.

Ellos conocieron a una persona y de repente vieron que había otra.

Entonces, supongo que seguramente echarán de menos

la idea que tenían de aquel compañeros,

pero el compañero real no saben quién es hoy en día.

Gracias por todos esos apuntes. Seguiremos hablando,

pero antes yo tengo que presentar a Anna Sanmartín,

doctora en Sociología por la UCM.

Coordina el Centro Reina Sofía sobre adolescencia y juventud

de la FAD, de la Fundación Antidroga,

que está al lado de donde estaban los estudios Buñuel de TVE...

Exactamente.

Donde empezamos a hacer este programa.

¿Quién son los que nos fallan, los adolescentes a nosotros

o nosotros a los adolescentes?

Pues... Es difícil.

Usted ya sabe que los periodistas hacemos...

Preguntas muy complicadas. Son genéricas, globales.

Y ahora yo le debería decir: "Tiene 30 segundos para contestar".

Madre mía.

Yo retomaría la primera entrada que has hecho

al iniciar el programa, adolescentes hay tantos como individuos,

igual que adultos, igual que gente mayor, entonces...

Pues es difícil, y hoy estamos sobre todo en un contexto,

yo que soy socióloga voy a intentar aportar datos

que arrojen un poco de luz al contexto que nos afecta a todos

y especialmente a adolescentes en determinados ámbitos.

Entonces, nos hemos fallado mutuamente en algunas cosas,

y la socialización es la misma para todos.

Entonces, no podemos extrañarnos de ciertos comportamientos adolescentes,

a lo mejor están exacerbados, pero son comportamientos

que los adultos también tenemos, ¿no?

Y nos socializamos todos en el mismo contexto, ¿no?

Entonces, bueno, habría que ver tema a tema

dónde está el peso de la ecuación. Irán saliendo.

Yo ahora enseñaré dos cuadernos que tengo aquí.

"Jóvenes y valores 1", "Jóvenes y valores 2".

Uno es un ensayo de tipología,

en otros son los discursos que ha hecho precisamente

el Centro Reina Sofía sobre adolescencia y juventud.

Y sobreimpresionado tienen

la dirección de correo, de la web, para que ustedes

lo puedan bajar directamente puedan chequear, opinar,

sobre los resultados de estos estudios. Gracias.

Doña María del Carmen Morillas, he dicho doña.

¿Por qué será?

Porque tiene cuatro hijas

y le preocupa tanto la educación

de sus hijas que está trabajando en la AMPA

de uno de los dos colegios en donde van sus hijas.

Nosotros, los padres, tenemos que formar parte

de la educación de nuestros hijos.

Y es así como conseguiremos una educación con éxito.

Pero yo le voy a preguntar algo que me va a llamar

que soy muy malo, me va a decir...

¿Usted en algún momento ha pensado que a pesar de todo el esfuerzo

el resultado no es el que usted quiere?

Siempre algo queda, siempre.

¿El resultado?

Hay padres que se matan por sus hijos

y, sin embargo, a pesar del esfuerzo...

Porque en la vida hay muchas variantes,

hay tantas circunstancias que nos rodean,

pero si no haces nada, yo creo que sería peor, ¿no?

Sí, por supuesto.

Pero yo es que creo que siempre nos preparamos

para que todo funcione, para el éxito,

pero no nos preparamos para el fracaso,

y el fracaso también existe. Eso es algo muy importante.

Y a ellos no les preparamos para el fracaso.

Eso es algo muy importante y hace falta mucha pedagogía.

Hay que aprender para el éxito y por supuesto para el fracaso.

Y de los errores se aprende. Muy bien, gracias.

El señor Javier Urra que es un viejo conocido,

perdón, nuestro. No, no, es verdad.

Es el autor de este libro editado por La Esfera de los Libros

que se llama: "El pequeño dictador crece.

padres e hijos en conflicto", y está en la segunda edición.

Usted ya de entrada cataloga a los adolescentes

y les llama pequeños dictadores,

que en algún momento son grandes dictadores.

Bueno, primero dar las gracias

por invitarme a este magnífico programa.

De nada, de nada...

No, porque siempre se dice que no hay buenos programas,

este es un magnífico programa. Gracias.

Segundo, yo creo que los adolescentes son una maravilla.

A mí me encantan los adolescentes porque la vida es poner Dodotis

al niño pequeño o a la madre ya con Alzheimer, es que no hay más.

En el medio está ese volcán que son los adolescentes.

Ahora bien, yo he trabajado 30 años en Fiscalía, 30.

Y, como decía nuestro compañero, quien comete hechos siendo menores

a veces porque tienen enfermedad mental.

Esto la sociedad no lo quiere oír, pero hay chicos con psicosis.

Y segundo, tenemos algunos adolescentes, los menos,

que son muy agresivos, que maltratan a sus padres

emocional, física...

Bueno, ese fue un libro, y a partir de ahí hemos generado

un grupo de trabajo, hemos visto a 1500 chicos ya.

70% varones, 30% mujeres, que maltratan a los padres.

Por problemas de apego, por problemas de vínculo.

La idea, Ramón, sería...

Usted dice que maltratan a los padres.

Sí, sí. ¿A qué se refiere en concreto?

Bueno, algunos que les pegan puñetazos,

que les golpean, que les llaman "zorras"...

Las madres son el 100 por 100 víctima.

La violencia filio-parental no es violencia de género,

pero un hijo que agrede a su madre es más que posible y probable

que el día de mañana agreda a su pareja.

Ahora bien, quieren quererse.

Esto es muy importante, quieren quererse.

Yo he visto a casi todos los chavales,

los chavales que nosotros tenemos tienen 17, 18 años, lloran

y los padres lloran.

Por lo tanto, es una patología del amor

y tenemos que trabajar con todo ello.

Hombre, dirá que dar puñetazos es...

Claro, pero ¿por qué se ha llegado a eso?

¿Por qué tiene esa subjetividad? ¿Por qué no se siente querido?

Por ejemplo, tenemos un porcentaje, y sé que esta frase

va a llamar la atención, muy importante de niños adoptados.

Niños que son queridos por sus padres, padres del corazón,

pero luego el vínculo, el apego, no termina de funcionar.

Bueno, esa es la realidad que tenemos en España de algunos chavales.

Ahora, educan los padres, educan los medios de comunicación,

educa la red social, educan las circunstancias

y educa que los niños también tienen su carácter,

su temperamento de nacimiento y que hay puertas

que se abren desde dentro.

Trabajamos con ellos y tenemos un éxito calculamos del 70%.

Ahora bien, si se educa bien, la inmensa mayoría de los chavales

no tienen graves problemas, pero tenemos el tema del alcohol,

de otras drogas, tenemos una sociedad que habla mucho de corrupción,

tenemos padres que no debieran de serlo.

Por lo tanto, la pregunta que has hecho antes,

no, no, el problema no está en los adolescentes,

está en los adultos.

Que generamos algunos adolescentes que se parecen a algunos adultos.

Hay una cierta psicopatología social.

Me temo que habrá padres

que no sabrán lo que es la psicopatología social.

Pues que hay grandes problemas, que yo no le puedo decir a mi hijo:

"No hagas botellón", y estar puesto de cocaína.

Que yo no le puedo decir a un chico: "Sé moral",

y no pagar todo lo que tengo que pagar a Hacienda

o estar todo el día de putas. Es que, hablemos...

En España cada 14 km hay un puticlub. La pregunta es por qué.

Y la pregunta es cómo educamos a nuestros niños

para evitar la violencia de género.

Por ejemplo, ¿estás enseñando a la gente a separarse bien,

a la ruptura? No, la gente crece, y estos niños crecen en el yo.

Antes, por ejemplo, yo fui padre con 20 años.

Hoy se es padre con 34. Antes tenías bastantes hijos.

Bueno, es tu caso, pero generalmente se tiene un hijo, no único,

sino un hijo solo, y por lo tanto, son otras circunstancias.

A mí me encantan los adolescentes.

Yo doy clases en la Universidad Complutense y me parecen majísimos

los jóvenes en general, pero que tenemos algunos muy problemáticos

y que van a hacer mucho dolor a la sociedad.

Negar eso es no conocer la realidad, claro.

¿Me ha dicho usted de verdad que hay cada 14 km un puticlub?

Sí, lo ha sacado un libro, lo saca la Diputación de Aragón.

No hace falta subtítulo, el libro de la Diputación de Aragón

es: "Nadie va de putas". No hace falta traducción simultánea.

La pregunta es terrible, ¿y si desaparecieran?

Vamos a nuestro primer reportaje.

Hemos querido contar la experiencia de un chaval

y la opinión de Juan Carlos Delgado, más conocido como El Pera,

yo no sé si usted le conoce. Hombre, nos conocemos muchísimo.

Su historia es un ejemplo de superación personal.

En los años 80 fue un delincuente juvenil que robaba coches,

atracaba bancos, y hoy ayuda a chicos conflictivos a reformarse.

Vamos a ver este reportaje y luego hablamos

de alguna característica de los adolescentes de hoy.

La historia de este hombre, El Pera, es increíble.

Ha pasado de ser el mayor delincuente juvenil de la zona sur de Madrid

a rehabilitar a otros chavales.

-Yo creo que es cuando más ayuda necesitan.

Yo creo que no es que avisamos cuando se están aproximando

a esta edad, yo creo que hay que educar desde que naces.

Tienes que habituar a tus hijos a saber dónde están los errores.

Qué puede pasar si te metes en temas de drogas y de alcohol

y las consecuencias tienen que ser realistas.

-En Europa lideramos el consumo de alcohol en todo el mundo,

y en España vemos normal consumir alcohol en nuestro tiempo de ocio.

El resultado, el 65% de los adolescentes

entre 12 y 18 años de edad se declaran consumidores

de bebidas alcohólicas.

-Los principales implicados tienen que ser su familia,

sus padres, y después, lógicamente, el colegio, el entorno,

tiene que ayudar. Y la sociedad, porque a veces la sociedad

hace la vista gorda y cuando ve que hay un botellón

y hay un niño de 12 años, la Policía hace la vista gorda

hasta que llega un problema. Hay que resolverlos antes.

-Los jóvenes cada vez empiezan antes con el alcohol y las drogas.

(GRITAN)

-La última encuesta a nivel nacional

indica que 1 de cada 4 jóvenes españoles entre 14 y 18 años

reconoce haber fumado cannabis en el último mes.

Las consecuencias suelen ser perversas.

Son adolescentes, pero en algunas casos ya beben alcohol

y las drogas también están al alcance de sus mano.

Hablamos de jóvenes conflictivos, que no respetan a nadie,

que llegan a agredir incluso a sus propios padres,

a los compañeros de clase, a profesores.

Es alarmante, pero es así.

-Los jóvenes de hoy en día están superinformados,

lo que pasa que la sociedad lleva a la juventud

a pensar que no van a tener futuro, que sus padres les van a tener

que mantener en casa, y muchas veces se despreocupan

y se meten en problemas para sentirse vivos,

pero de forma equivocada.

-Trastornos de conducta, agresividad,

la violencia es uno de los síntomas que aparece

cuando el menor está enganchado.

-Desde que nace un hijo darles unos argumentos suficientes

para saber que tu libertad termina donde empieza la del otro.

Y saber dónde está el límite y saber lo que es una broma

y lo que es una putada.

-El Pera está acostumbrado a ver casos de chavales conflictivos.

-Yo era un niño descarriado, un niño que era el peligro

número uno de la zona sur de Madrid. Mi pasión eran los coches

y gracias a los coches y a la ayuda de los muchachos

logré reconducir mi vida.

Quizás yo puse mucho de mi parte, lógicamente,

y lo que hicieron fue con una lima, en una piedra en bruto,

con una lima quitar las partes feas y resaltar las que tenía normales

como persona que era. No era un delincuente,

era un niño, y creo que un niño merece una oportunidad.

(Música)

-Habla en primera persona de su lucha.

Entre los 7 y los 11 años acumuló más de 150 denuncias policiales.

Él buscó una salida y la encontró,

pero ¿son los adolescentes de hoy más violentos que los de antes?

El reportaje sobre El Pera, este era su apodo en los años 80,

deja una pregunta en el aire que yo llevo aquí a la mesa

y es si los adolescentes de hoy son más violentos que los de antes.

También ese tópico que se utiliza de que la juventud de cada época

es peor que la anterior.

A mí me gustaría saber qué opinan ustedes.

Yo que como sustituto he estado en cerca de 100 centros,

de institutos, no sé si confirmar,

pero podría decir que esta generación es menos violenta

que las anteriores.

Por ejemplo, en mi colegio de Primaria

habría tres o cuatro peleas diarias, una siempre era mía por cierto,

y en el de Secundaria pues a lo mejor había una o dos a la semana.

En mis... No sé...

Cerca de pasados 15 años de experiencia que tengo

trabajando en centros educativos, te puedo decir que si hay una o dos

al año en cada centro, no te exagero.

Con lo cual, en ese sentido yo creo que hay menos violencia.

Quiero apuntar que, por ejemplo, ahora que se habla constantemente

de bullying, primero, esto es un ejemplo

de lo que sucede no es que haya más casos

de violencia en general y de bullying en particular,

sino que salen a la luz, lo cual es una buena noticia.

Pero como decían aquí, yo creo que todos,

si hay bullying es porque hay mobbing.

Es decir, si los menores tienen un comportamiento de violencia

y de acoso es porque están viendo muchos ejemplos,

no solo en sus vidas particulares, incluso entre profesores.

Hace poco oímos el caso aquel del chat que se publicó

entre profesores.

Sino ciertos comportamientos de padres y, sin lugar a dudas,

lo estamos viendo muy habitualmente los comportamientos de desprecio

entre unos y otros en el parlamento. Sin ir más lejos.

¿Usted cree que lo del parlamento tiene una prolongación

o una proyección? Es un reflejo de la sociedad.

Es una sociedad en la que el respeto y la falta de valores,

perdón, el respeto es muy poco habitual

y la falta de valores muy habitual. ¿Los demás pensamos igual?

Bueno, sí.

-Desde luego, tú y yo recordamos el caso.

Había un periódico que se llamaba "El caso".

Eran todos sucesos negativos de gente de distintas edades.

Los estudios, los datos, perdón, de la Fiscalía General del Estado

es que en cuanto a hurtos, etc., los hechos cometidos por menores

de 14 a 18 años van en descenso en general en España,

proporcionalmente al número que tenemos.

Sí que es verdad que la violencia filio-parental

y la violencia de género entre iguales adolescentes aumenta.

Y en ese sentido hay una cierta banalización de una violencia

y una sociedad muy nihilista, yo estoy completamente de acuerdo.

Muy de primero yo y luego yo y eso sí se nos dispara.

Y luego eso sí, los medios de comunicación en general

cuando un menor comete un hecho tremendo es la gran portada.

Pareciera por lo tanto que son muchos los menores muy conflictivos,

siendo que eso no se compadece con la realidad.

-Sí, yo comparto lo que se está diciendo aquí.

Cuando hacemos estudios y vemos longitudinalmente

lo que ha ido pasando es verdad que los jóvenes

son más tolerantes, quiero decir, cuando hablamos de valores

y hacemos encuestas que repetimos año a año,

vemos que en todo lo que tiene que ver con la moral privada,

lo que es la tolerancia a personas homosexuales, el tema del aborto,

todo lo que tiene que ver con lo que se considera

de la moral privada, los jóvenes son mucho más tolerantes

de lo que se ha sido hasta ahora.

Quiero decir, si lo vemos así, si ampliamos la lente,

lo que vemos es, efectivamente,

que no podemos hablar de gente más violenta.

Es cierto que hay casos y hay temas que preocupan.

Por ejemplo, habéis mencionado la violencia de género.

Hay que tener cuidado al leer los datos.

Es decir, ahora por primera vez en el último estudio en 2015

se ha incorporado a menores.

O sea, ahora las chicas que entran en el estudio

tienen a partir de 16 años.

Entonces, se ha visto que en las chicas más jóvenes

ha aumentado mucho el número de denuncias.

¿Eso qué quiere decir?

Probablemente, que el umbral de tolerancia está en otro sitio.

Es decir, hay más cosas que se denuncian que antes,

no quiere decir que antes no hubiera violencia, pero no se denunciaba.

Hay más recursos puestos a disposición,

que es una buena noticia.

-Pero, por ejemplo, en los casos que tenemos, 1500 casos

que estamos con los chicos un año.

O sea, yo trabajo con un chaval un año.

Tenemos un 40% de chavales que nos dicen:

"Yo fui acosado escolarmente".

"Yo fui acosado escolarmente y luego agredo a mis padres".

Es decir, por ser víctima en la escuela

me vuelvo contra los padres porque ellos sí me lo admiten.

Y es un dato alarmante.

Pero es que hay un dato significativo, Anna,

de chicas que a mí me dicen: "Yo me acuesto con mi novio".

Y yo: "Ah, vale". Dice: "Pero no quiero".

Digo: "¿Es que te obliga? Dice: "No".

"Es que si yo no me acuesto con él, se irá con otra".

Es para echarse a temblar. ¿Qué es lo que falla ahí?

-Pues la idea de amor romántico que es la que se ha extendido

en los medios de comunicación, en la música, en las películas,

y el trabajo que no hemos hecho con ellos y con ellas.

Lo que sí que veíamos es que las chicas

hay mucha violencia de control, controlo tu móvil,

controlo dónde estás.

En los chicos la violencia que ejercen hacia sus parejas

es toda la demás, quiero decir, esa y otra mucho más grave.

Pero esta cosa del control...

Creo que ahí estamos fallando en que no hemos puesto

los recursos suficientes y la atención necesaria

en algo que pensábamos que ya estaba superado,

que estábamos en otro sitio.

-Fíjate que solo...

A mí me gustaría escuchar a la madre de familia

sobre todo eso que está oyendo ahora.

Sí, yo creo que tenemos unos adolescentes maravillosos,

pero sí es cierto que durante, sobre todo estas últimas generaciones

ha habido padres que han educado con un proteccionismo excesivo,

en el "yoísmo", y esto luego pues ha pasado factura.

-Me vienen muchas cosas a la cabeza, soy hiperactivo mental.

Voy con la última. -Se te nota que estás en el colegio,

levanta el dedico. -Sí, sí.

Si no, luego mis alumnos me matan.

Acabas de decir que los padres educamos mucho en el proteccionismo.

Yo tengo un dato, yo a raíz de todo lo que sucedió,

una de las principales cosas que he aprendido

es el impresionante poder de los menores.

O sea, somos poderosos para conseguir cosas inimaginables.

Si un menor fue capaz de hacer tambalear a una sociedad él solo,

en negativo, con 13 años, yo empecé a pensar

que nos estábamos perdiendo de cosas que son capaces de hacer en positivo.

Y monté una escuela para niños con altas capacidades

y comencé a investigar cosas que hayan hecho.

Bueno, luego las hablaremos porque son ejemplos impresionantes.

Pero no me quiero ir, quiero asociarlo con esto

que acaba de decir la madre ejemplar. -No, por favor.

-Que lo eres. Del proteccionismo con los menores.

En estos datos que yo he ido recopilando en esta investigación,

datos así muy generales, muy superficiales posiblemente,

pero muy representativos. Yo diría que hay un 40%

de padres que maltratan,

un 40% de padres que sobreprotegen

y que permiten demasiado y solo me encuentro con un 20%

de padres que haciéndolo mejor o peor tienen una buena intención

de enfocar al niño hacia el desarrollo

de esas capacidades individuales que tiene.

Y voy a lo que dijo antes el compañero,

en el ejemplo que ha puesto, de la adolescente que dice

que se acuesta para que su novio no se vaya con otra,

ahí ya veo dos cosas. Volvemos al tema de los valores.

La falta de honor, el mal concepto del amor,

y de esa misma situación podríamos empezar a sacar más,

ausencia de valores.

Porque parece que lo reducimos todo a respeto y convivencia.

Cuando se habla de educación en valores, respeto y convivencia,

pero la mayoría, incluso de padres, no saben definir honor,

no saben definir libertad, justicia, sabiduría, desapego.

Pero el honor hoy en día, cuando uno habla...

Yo recuerdo...

Mira, podríamos hacer un programa sobre el honor

porque si hay un valor que todo el mundo considera

pasado de moda... Es el honor.

Es el honor. Honor o...

-Y es el más importante. Honor es el más importante.

Yo creo que hay varios que se meterían...

-A lo mejor son terminologías. La dignidad, por ejemplo.

La intimidad, que lo comentabas.

La gente de hoy, todo el mundo, Ramón;

la gente sale a tomarse unas chuletas de cordero

y lo primero que hace es: "Hazme un selfie y lo colgamos".

¿A quién le importan las chuletas de cordero?

Es más, ¿a quién le importas tú?

Es decir, eso de estar en todos los lugares y tal

eso los niños lo ven.

Segundo, este programa habla de adolescencia. ¿Qué es adolescencia?

Porque la infancia la hemos acortado de tal manera

que ya dices con 8 años ya es preadolescente, esto se dice,

y luego la gente dice con 30 años: "Si soy adolescente casi"

Joven hasta qué edades.

Con lo cual, es una situación de una sociedad donde quieres

formar a gente desde la sobreprotección.

No sé en los porcentajes que tú has dicho,

pero sí muy sobreprotegidos,

para luego, cuando tienes 18 años, decir: "Búscate la vida".

No vas a tener un trabajo seguro, la pareja casi seguro que fracasará,

adquirir una vivienda, imposible.

Por lo tanto, un tema que hay es que muchos chicos

no tienen muy claro cuál es el proyecto de vida.

Hay un vacío existencial y eso sí genera algunos problemas,

de adolescentes que a veces, teniéndolo todo,

sin embargo, no han aprendido lo que es el deber, lo que es el esfuerzo,

lo que es la frustración que decías tú,

el saber que la vida te vencerá, el saber despedirse

y por eso tenemos un nivel de suicidio de adolescentes de 18 a 24,

si le queremos llamar adolescentes, altísimo,

porque son como el cristal, duros pero frágiles.

Ese es un problema de la educación grave

y luego hay que vivir muy rápido

y hay que acostarse y hay que consumir

y, por eso, va bajando la edad de consumo.

Y la igualdad.

En vez de suponer, que sé que va a haber críticas,

de feminizar la sociedad, no afeminar, feminizar la sociedad,

se está haciendo más dura, más insensible a veces.

Se habla mucho de neuronas espejo, pero hay mucho de decir:

"Y si a ti te sacuden en el colegio, tú te das la vuelta y en paz".

Habría que hablar de tantos profesores

que no se dan cuenta de lo que ocurre en su aula,

lo cual es sorpresivo, si uno es crédulo, pero daría para mucho.

Me has dejado apabullado, o sea que...

Luego, tener en cuenta también que los adolescentes y jóvenes

han vivido en la crisis, me refiero, desde que son adultos

y tienen conciencia de cuáles son sus planes de futuro,

no conocen otra cosa que la crisis.

Entonces, el miedo es una fuerza muy poderosa,

también la incertidumbre.

No estamos preparados para eso,

pero ni ellos, ni los adultos, ni la sociedad.

Estoy de acuerdo con que se protege, son hijos tan deseados,

que están sobreprotegidos.

Hay algo como que están muy preocupado por su educación,

este perfil de padres y madres,

pero luego es que la sociedad tampoco les ofrece, no lo reciben,

ni van a encontrar un empleo, probablemente,

o ese es el mensaje que están recibiendo...

Quiero decir, ¿las perspectivas cuáles son?

¿Cuándo un chico y una chica consiguen

un grado de autonomía razonable para dejar la adolescencia?

Ahí estamos fallando la sociedad, porque no estamos permitiendo

ese tránsito al mundo adulto.

-A lo mejor tú puedes comentar,

porque los hijos que tengo son muy mayores,

pero en mi época de adolescencia ibas al cine,

todos íbamos a los boyscouts,

el colegio abría para hacer una obra de teatro,

¿cuál es la oferta que tiene hoy un adolescente?

¿Qué hacen los ayuntamientos?

¿Realmente los concejales y alcaldes qué hacen por nuestros adolescentes?

Esta es una pregunta importante.

Lo que ha hecho la sociedad es retirarlos,

que salgan a ciertas horas fuera del pueblo, de la localidad.

Tú vete a un pueblo de España, ¿cómo se divierte un adolescente?

¿A dónde va? ¿Qué bebe? ¿Cuál es su escape? En gran medida.

Por tanto, tenemos unos adolescentes...

Si a eso le añades primero yo y luego yo,

y padres que... Que no es tu caso, que ya lo has demostrado,

que se dejan chantajear...

Hay padres que quieren ganarse el cariño de los hijos.

Eso no es posible. Eso es una temática...

Vamos a avanzar un poco, porque tenemos otro vídeo,

que es una pieza del Telediario del 4 de noviembre.

La vemos y volvemos,

es la información sobre la muerte de una niña en San Martín de la Vega

por coma etílico.

Aquí, muy cerca de donde estamos.

Vamos a verla y retomamos esta conversación.

"Hoy todo era dolor e incredulidad

en el Instituto Anselmo Lorenzo de San Martín de la Vega

en el que estudiaba Laura".

-Nadie se esperaba que una chica tan pequeña

pudiera pasar esto.

-Siento mucho por la chica, y es algo que no es normal.

-Nos hemos preocupado todos mucho y nos ha parecido algo fuerte.

-"En el cerro de las afueras del pueblo,

donde los chicos se juntaron para beber,

quedan señales del botellón".

-Ahí están escondidos, allí no los ve nadie.

-"La niña se desmayó por la cantidad de alcohol que ingirió

y sus amigos la metieron en un carrito de supermercado

que se habían llevado al descampado y la trasladaron así

hasta el centro de salud. La distancia es de casi un kilómetro.

Cuando llegó la UVI móvil,

Laura ya estaba en parada cardiorrespiratoria".

-La concejala de Servicios Sociales ha hablado con el padre del menor

y también hemos hablado con la dirección del instituto.

Ofrecemos el apoyo psicológico que necesiten

para llevar estos momentos tan duros que están viviendo,

no solo los familiares sino también los compañeros de instituto.

-"Fuentes de la investigación han confirmado

que un mayor de edad les compró el alcohol.

El caso está en manos del juzgado número 8 de Madrid".

La pregunta, yo miro a la madre, a Mari Carmen Morillas,

porque es obvia.

Usted cuando supo de esta noticia, de esta muerte, ¿qué pensó?

Lo primero asustarte y decir:

"Es que eso le puede pasar a mi hija".

Los niños se tienen que relacionar

y uno de los problemas más importantes que hay

es que no gestionan su tiempo libre, no saben cómo gestionarlo,

y eso les aboca a que haya un cabecilla:

"Yo me voy a ir de botellón; tú vienes

y si no vienes, ya no estás en el grupo".

Si no estás incluido en el grupo, ya eres el raro, ya no te llamamos,

y muchos niños son arrastrados por un cabecilla,

que a lo mejor tampoco sabe gestionar su tiempo

y ha aprendiendo viendo,

porque ahora la información les llega por todas partes,

veo en un vídeo de Youtube que esto mola, esto me gusta,

ahora me voy, ahora hago esto, voy a llevarme a los demás.

Es como un círculo vicioso, en el cual todos se van contaminando

y van gestionando mal su tiempo.

¿Cuál es el secreto del botellón?

¿Por qué tienen necesidad de hacer botellón?

Si tú vas a Estados Unidos y sirves alcohol a alguien de menos de 21 años

tienes un problema legal gravísimo.

Por tanto, aquí la permisividad es total.

Claro, lo que hemos visto ahora en este vídeo es terrible,

pero es tan terrible o más que el padre dijera

que ya había tenido problemas con el alcohol en ocasiones anteriores.

¿Qué puedo hacer yo?

Es que la pregunta... Voy a ser cauto.

Es que hay mucha gente, a mí muchísima gente que me llama

y me dice: "No puedo con mi hijo".

-"¿Qué años tiene?" -"Siete".

¿Cómo que no puede con su hijo?

Son miles de personas las que llaman, miles.

Entonces, dices, si usted no puede con un hijo de siete años,

¿qué hacemos? ¿Qué hace la Administración?

¿Qué hace la sociedad?

Pero los chicos sí demandan estar más con los padres para jugar,

jugar entendido como conocer a otras personas,

como enseñar a cocinar, como vestir.

Los padres, muchas veces desde muy corta edad,

le dicen: "Ponte a ver Peppa Pig".

Luego dicen: "Está el niño enganchado".

Si se lo pones cada vez que quieres que esté en silencio.

Por tanto, hemos hecho una sociedad en ese sentido que es compleja.

¿Qué ha hecho el Gobierno? Encarecer las bebidas alcohólicas.

Lectura, ¿ves? Protegemos o vivimos de los impuestos del alcohol.

Por lo tanto, claro que hay intereses durísimos y de horarios,

y los horarios son anormales.

¿Cómo hay niñas de 13 años que están a las 3 de la noche por ahí?

¿Cómo es posible? ¿Quién te da la respuesta, Ramón?

¿Los expertos? No, los taxistas.

Un taxista de cualquier ciudad de España te dice:

"Yo recojo a las 4 de la noche

a chavales de 14 años absolutamente pedos

que me vomitan en el taxi, y cuando llego a la casa,

me dice el padre: 'Déjamelo ahí'.

Si es que está el padre".

Por lo tanto, usted es una madre,

tiene cuatro hijos, está educando bien,

las posibilidades de que las cosas vayan mal

son ínfimas, 30 años en la Fiscalía.

Las causas se explican individualmente.

Tu título es: "El bosque no nos deja ver los árboles".

Es decir, hay un problema general social

y lo hemos dicho, pero luego las familias influyen muchísimo.

Ahora hay procesos de separación mal llevados, hay tantas cosas,

que dices en una escuela: "¿Por qué este niño no tiene atención?"

Un joven hoy en España le dices: "¿Fumas?"

Te dice: "No; porros sí, pero tabaco no".

Es decir, hemos hecho una sociedad

en el que el tabaco lo ven peligroso...

¿Cómo vas a tener atención...?

"Por cierto, ¿cuándo fumas?" -"Por la mañana".

-"¿Por qué por la mañana?" -"Solo".

-"¿Por?"

-Porque no voy al cole ni al instituto.

-"¿Por?" -"Porque no me da la gana".

Esto no se quiere decir, pero es una realidad social.

Anna sabrá mucho más de esto.

-Claro, en nuestra sociedad convivimos con los consumos

de forma muy normalizada.

El alcohol, en todas las celebraciones, hay alcohol.

El problema no es que nuestros hijos vayan a un botellón,

el problema es que van a ir la mayoría.

Según cumples años, no sé si a los 18...

¿Qué papel juega el alcohol en el imaginario de los adolescentes?

Es la sustancia que se ve como menos peligrosa de todas las sustancias.

Entonces, nosotros en los riesgos vemos peligros,

pero un adolescente ve experimentación.

Necesita buscar sus espacios.

Entonces, la marcha nocturna, que está muy diferenciada del ocio...

El ocio y el tiempo libre

que es hacer deporte, actividades culturales, es una cosa.

Otra cosa es lo que hago yo con mis compañeros y compañeras

por la noche cuando salgo.

Es el momento de romper esquemas,

trasgredir, ver dónde están los límites,

y se bebe alcohol; el problema está que se bebe en abuso.

Cuanto más tarde, mejor; cuanto menos, mejor.

Cuando vemos a un adolescente de 12 años bebiendo es muy preocupante,

porque esa persona no tiene recursos para controlar esa actividad.

-Yo de este concepto que acabas de sacar de la experimentación,

generalizo.

Yo empecé a trabajar con alumnos con problema de conducta

y luego lo extendí, a lo que he dicho antes,

niños con altas capacidades a los que también meto con TDAH,

porque para mí tienen alta capacidad energética,

porque vi que los que más problemas causaban

cuando, repito, muchos años que he trabajado

con niños de problemas de conducta,

de los que tiran la silla al director a la cabeza,

vi que estos tenían altas capacidades.

Es decir, o eran muy sensibles o eran muy inteligentes,

y se frustraban ante el hecho de que les obligaran a hacer cosas.

¿Qué pasa con estos? Estos en gran medida,

pero todos nosotros en menor medida, tenemos por naturaleza

la necesidad de aventura, la necesidad de retos,

la necesidad de, como ha dicho Anna, de experimentación.

Esto es algo intrínseco al ser humano.

Si esto se enfocara positivamente,

tendríamos muchísimos mejores deportistas y en mayor número,

tendríamos muchísimas y más científicos,

porque estudiar y leer también puede ser un reto

para los de nivel de tensión más bajo, pero todo esto no se enfoca.

Entonces, si tú no me propones nada

o te sumamos otra característica habitual del ser humano,

que es la pereza, no es intrínseca, pero es.

Pereza más necesidad de experimentación,

me voy a lo fácil.

Eso es, sexo, drogas, alcohol, violencia, etcétera.

Es decir, cosas que me dan... Falta el rock & roll.

El rock & roll es bueno.

Cosas que me satisfacen y me satisfacen

esa necesidad de reto y aventura de manera inmediata y fácil.

-Respecto al alcohol, como decía nuestra compañera,

es cierto que ellos lo ven normalizado.

Nosotros, cuando celebramos una Nochevieja o un cumpleaños, una boda,

¿quién no ha visto en una boda a varias personas que ya no pueden más?

Arrastrándose por el suelo, incluso empezando la boda,

en la misma iglesia, en el bar de enfrente.

-Yo he visto una que podía. ¿Una qué?

Que podía seguir.

-Entonces, ¿cómo no lo van a ver normalizado si lo están viendo?

Ellos lo primero supongo que será el aprendizaje por imitación

y están viendo a su familia de una manera supernormalizada

que están bebiendo y lo asocian a la diversión.

Entonces, ellos después, cuando ya pueden salir,

si mi familia se lo pasa bien bebiendo,

eso quiere decir que es normal,

porque lo están haciendo normalmente delante de mí

sin ningún tipo de problema, yo ya soy mayor,

tomo mi papel de mayor, ahora me toca beber a mí.

-Ahora, hay un acceso facilísimo en España.

Los chicos consiguen el alcohol con una facilidad absoluta.

Es verdad que los adultos, hay gente que bebe mucho,

hay gente que controla...

Hay mensajes que se han conseguido.

Yo levanto la mano con el profesor o alumno

en el colegio.

¿Cómo se le prohíbe...

O ¿se le puede prohibir a un adolescente beber alcohol?

Sí, claro, cómo no.

Bueno, primero, lo que tienes que tener es un hijo adolescente.

Una vez que lo tienes, decir:

"El sábado a las 9 de la mañana iremos a la piscina.

Por tanto, tú puedes salir el viernes,

pero a las 8 de la mañana yo te despertaré

y nos vamos a la piscina".

Segundo, hay que enseñarle a ser asertivo.

Un día un chaval que ha bebido cogerá el coche

y el hijo tiene que saber decir no, aunque seas criticado,

pero no me voy a montar.

Hay que saber decir no a muchas cosas en la vida,

a explotar a un trabajador, hay que saber decir no,

pero eso hay que educar en tener una cierta personalidad,

a veces contra lo que es la masa.

Hay que enseñarle a ser culto, esto es un país de una incultura basta,

por eso este programa es tan necesario.

Convendría tener más programas como este,

porque es de una gran incultura.

Yo en el ambulatorio de Retiro, donde vivo, pone:

"Prohibido pegar al médico".

"Prohibido pegar al médico", ambulatorio Reyes Magos, Madrid.

Tenemos una sociedad...

Esa incultura, esa incapacidad de leer, de estudiar, de gustar

de devanarse leyendo un tal, un cómic,

eso hace que unos chavales se masifiquen mucho.

No hay programas de jóvenes para jóvenes en televisión.

Entonces, todo eso, por cierto, para acabar,

5000 veces ha habido comas etílicos el año pasado

mostrados por los hospitales.

Cuando yo fui defensor del menor, había chavales

que se encontraba la Policía, porque los llamaban,

los llevaban a un hospital, Niño Jesús, Gregorio Marañón,

y algún padre denunció a la Policía

por retención ilegal,

en vez de decir: "Le ha salvado posiblemente la vida a mi hijo",

y agradecérselo a la Policía y a los sanitarios.

Por lo tanto...

-La normalización del alcohol empieza por los adultos.

Entonces, que un padre no ve tan grave

que su hijo se tome unas copas con sus amigos.

Otra cosa es que llegue al coma etílico.

Quiero decir, es cierto

que hay que enseñar la asertividad,

estoy de acuerdo, porque a esas edades el mayor riesgo

es estar excluido del grupo de iguales.

Entonces, si todos hacen eso, no hacerlo es un problema.

-Ramón, que esté la Policía vestidos como tú y yo

en las puertas donde venden y ciérralos.

Cuando yo fui defensor del menor,

en Madrid se cerraron bastantes discotecas.

Una de ellas, Pachá.

Parece que enfrentarte, mirar para otro lado,

¿a cuántos jóvenes se les pide el DNI? A nadie.

Claro que hay permisividad, hoy ser padre es muy difícil,

porque hay como una dejación, todo vale, todo está bien y mal.

Todo es discutible.

La libertad de expresión.

Si usted no tiene opinión, ¿cómo va a tener libertad de expresión?

Es una cosa...

-Yo mi sistema de no sobreproteger,

cuando trabajo con mis propios alumnos,

una de las cosas por las que apuesto, apostaría, es cultura.

¿Cultura qué es?

Yo te explico todo lo que afecta al cerebro

a nivel neuronal y a nivel social

y a la pérdida de dignidad etcétera, etcétera del alcohol,

pero explicando solo sé que no basta.

Te voy a coger cuando tengas 10 años, por ejemplo, o 12,

ya digo que soy muy directo,

y te voy a llevar a un hospital

para que veas los efectos del alcohol.

Ahora ya sabes desde un punto de vista cultural

cuáles son los efectos a nivel de salud

y, además, los has visto. Eso por un lado.

Por otro, te voy a dar alternativas, como padre te voy a dar alternativas

o como adulto de su círculo te voy a dar alternativas

para que sepas lo malo y tengas lo bueno.

A partir de ahí, elige, pero como elijas mal, prepárate.

Antes usted ha dicho, ha citado un caso,

el alumno que tira la silla o algo así

al director del colegio.

Cuéntemelo. Son ejemplos.

Se podría decir que he trabajado si no en los más,

en dos de los centros con alumnos más rebeldes

y disconformes con el mundo que hay en Europa.

Uno en La Mina,

con alumnos maravillosos, pero con una necesidad de estructura.

Sobre todo, más atrás.

Yo vivo al lado de La Mina y fuera del instituto

los gitanos de La Mina y los payos de La Mina son maravillosos.

Dentro del instituto les cuesta adaptarse a ciertas normas.

Otro es un centro de El Raval, del barrio de El Raval de Barcelona,

donde recogíamos alumnos que habían echado de otros institutos.

Entonces, imagínate lo que puede llegar a pasar ahí.

Perdón, no ahí, en este último no,

porque ahí como son atendidos de manera especial como necesitan

ahí ya no generan los problemas que generaban

cuando estaban diluidos en esa masificación de 30 alumnos por aula,

que creo que es una de las mayores aberraciones educativas que existen.

Mejor que del alumno que tiró la silla a la cabeza al director,

te voy a contar el mío.

Salir del instituto y encontrarme con un alumno de 12 años

que me estaba esperando con una piedra así de grande en la mano

para tirarme a la cabeza, porque ese día se había frustrado

de que yo no le hiciera el caso que él necesitaba.

Obviamente, no le iba a hacer caso

cuando se comportaba de manera caprichosa

y distorsionando el ritmo de la clase.

A él le generó un malestar que le llevó

a estar esperándome fuera del instituto.

¿Cómo acabó?

Acabó que yo fui para él y le pregunté: "¿Esa piedra es para mí?"

Se me quedó mirando a los ojos, la soltó,

se relajó al ver que tenía una atención y dijo: "Sí".

-"¿Me la vas a tirar?" Dijo: "No, ya no".

Estuvimos hablando, aprovechamos el momento

para hablar de que no hay por qué atenderle cuando él quiere,

sino que los demás también existen.

Yo tengo que pasar al siguiente bloque,

pero hay una cosa que no me quiero dejar,

que es el tema drogas, porque siempre parece que hay un tópico

de que todos los chavales consuman drogas.

Hemos hablado de alcohol, ¿eh?

Digo porque la conjunción alcohol y drogas, esto es muy importante,

esto lo puede explicar muy bien.

La gran droga de nuestros jóvenes es el alcohol.

No penséis en la LSD, ni en...

Produce en los adultos violencia de género, trabajo,

problemas laborales, accidentabilidad de tráfico.

Por lo tanto, podemos abordar otras drogas,

pero yo incluiría el alcohol con el tipo de consumo de más de 40 grados,

cinco copas en una hora en un cuerpo de 13,9 años

como la droga que golpea en España a nuestros jóvenes.

-Dentro de esa línea de busco retos superficiales,

si paso del alcohol a la droga, soy más sofisticado.

-Lo habitual con otras sustancias es el policonsumo.

Quiero decir, si tomas otras sustancias,

porque también tomas alcohol.

Entonces, el alcohol es el gran problema que tenemos hoy en día.

-Nuestro amigo ha dicho una palabra que no se dice ahora,

que es pereza.

Cuando vienen los chavales a nuestro centro,

les dices: "No hay teléfono móvil, no hay ordenador.

Hay cuatro horas de clase, te levantas a las 7:30,

haces la habitación, pum, pum.

Por cierto, cuando llega la época, recoges olivas".

El plan es que aquí mis padres les van a pagar a ustedes

y yo tengo que hacer todo esto. "Lo has clavado".

Perfecto, funciona, claro que funciona,

porque se sienten útiles, pero los tienes que poner en marcha.

Si no el adolescente es un tipo que está en una posición rara,

tumbado en el sofá, eso es un adolescente.

Hay que activarle, claro.

-Todos estos alumnos con problemas de conducta quieren,

todo el mundo quiere hacer las cosas bien.

El problema es que no ha encontrado el camino para hacerlas.

No sé si nos queda mucho tiempo, pero vamos a ver otro vídeo,

otro vídeo que nos habla de una youtuber

que no se acaba de creer el éxito que ha acompañado a su empresa,

que consiste en estar de youtuber en la Red

y que tenga no sé cuántos miles de visionados.

Ella se considera aquí lo mejor de los mejor.

Ella es Paula Gonu.

Con tan solo 23 años, ya acumula

más de 220 000 seguidores en Instagram

y cuenta con casi 100 000 suscriptores en su canal de Youtube.

Hoy vamos a conocer cuáles son las claves de su popularidad.

Hemos pasado en unos cuantos años, eso sí,

del: "Mamá, yo quiero artista", que cantaba Concha Velasco,

a: "Mamá, yo quiero ser youtuber", que podemos tomar como ejemplo

a la chica que hemos visto, pero hay otras muchas cosas.

A mí me gustaría hablar de la relación

entre personas adolescentes y las redes sociales.

Cómo les influyen, cómo las tienen como modelos y demás.

Nosotros hemos hecho estudios sobre este tema.

Más que cómo usan los dispositivos, que los usan muchísimo,

cómo les afectan a sus relaciones personales, relaciones familiares.

Lo primero que creo que es importante señalar

es que se habla de nativos digitales, y nosotros siempre matizamos

que los chicos y las chicas necesitan una alfabetización digital.

Una cosa es que sean diestros con la herramienta

y otra cosa es que sepan manejar todo lo que supone,

cómo se exhiben o no en la Red, cuánto tiempo pasan online

y cuánto pasan offline.

Debería ser algo complementario.

Lo que vemos fundamentalmente es que una vez más en estas edades,

como lo importante es estar con el grupo de amigos,

hay que estar en redes sociales, porque es donde se cuece todo.

Yo recuerdo que cuando quedaba llamabas desde tu casa,

quedabas en un sitio y ahí estaba la cita.

Ahora ya no quedas hasta el minuto anterior,

porque se cambia el lugar.

Es decir, hay que estar en redes sociales,

porque es donde se va a manejar todo.

Entonces, no olvidemos

que en todas estas labores docentes, de familia y de educación

hay que educar también en hacer un buen uso de las redes.

Es una herramienta fantástica, quiero decir,

yo no creo que haya que horrorizarse del peligro de las redes,

pero hay que saber manejarla. Ahí todos tenemos que aprender.

-Ha habido movimientos en el Congreso y en el Senado

y han ido muchísimos expertos y nos ha llamado muchísima gente,

pero la Brigada de Investigación Tecnológica

de la Policía Nacional o de la Guardia Civil hacen una gran labor,

porque es verdad que los niños y jóvenes siguen siendo niños.

Muy adolescentes, mucha vida, mucha tal, mucho tomar,

mucha sexualidad, niños.

Muchas veces contactan con alguien de otros 13 años

y resulta que no tiene 13, tiene 31.

Ha habido una sentencia importantísima del Tribunal Supremo.

En Barcelona, en Cataluña.

Una hija le dice a la madre:

"Mamá, mi hermana está en contacto con un tipo que no me gusta".

La madre se hace pasar por tercera persona

y descubre que es un tipo, mala persona.

Va al juez, el juez lleva el tema a juicio,

y cuando lo van a internar, a internar, el abogado dice:

"Pero esta persona consiguió los datos

haciéndose pasar por tercera persona".

El Tribunal Supremo, la sentencia ha sido muy lógica.

"No, no, no es una persona, es su madre.

No es que pueda, es que debe supervisar y proteger a su hijo,

porque en España tenemos algunos chicos

que están abducidos por la yihad

y algunos los tenemos en algunos centros,

porque tenemos chavales, sobre todo niñas,

que son muy golpeadas por un tema gravísimo, que es la anorexia".

Entonces, los padres tenemos que supervisar.

El artículo 154 y 155 del Código Civil dice

que los hijos tienen obediencia de vida.

Ahora los padres pasamos de esa etapa de si le dices que no a un niño

lo mismo se trauma, que no he oído mayor tontería en mi vida,

y ahora es el de:

"Yo no puedo intervenir, porque entro en su intimidad".

Cuando está en riesgo la correcta maduración de la personalidad,

ese término está en la Constitución española.

Los padres tenemos obligación, esa es la patria potestad.

-En ese sentido de tener que entrar en la intimidad o no,

es que los padres no entienden,

nos podemos gastar todo lo que haga falta

en un cochazo o en el carné de conducir,

pero no hacemos grandes esfuerzos en aprender a ser padres,

porque nos creemos que ya hemos nacido con un manual.

La educación empieza desde el primer día,

desde el primer día de nacimiento, no a partir de los 6,

cuando ya aprende a hablar a partir de los 4.

Y aún antes, efectivamente.

Es decir, yo tengo que desarrollar y educar

la confianza entre mi hijo y yo,

que no significa que me cuente todo,

que yo he tenido familias que me han traído a su hijo

esperando que le dijera: "Cuéntale todo a tu madre".

Cuando le he dicho: "No, tú tienes que confiar en tu madre

para contarle en tus problemas".

Claro, como no le has dicho que confíe, no lo traigo más.

La confianza.

Después, vamos al caso donde no ha habido esa confianza

y entonces estamos dentro del problema, dentro de Internet.

No hay educación sobre Internet.

La poca que podríamos llamar sucedáneo de educación

es cuando la Policía va a un instituto

a contar las cosas gravísimas que pasan en Internet.

Con lo cual, los niños, los menores tienen dos respuestas.

Una: "Yo no tengo miedo", y dos: "Yo no soy tonto".

Con lo cual, no tiene el efecto que tendría verlo

desde un punto más educativo

y no tanto desde el punto de vista policial,

que es una labor complementaria, que deberías ir a lo que no existe,

que es la educación. ¿Qué pasa?

Para empezar, ya desde siempre hemos establecido

que el concepto de fama y dinero, pero sobre todo fama,

es algo maravilloso y estupendo.

De repente me encuentro con Internet, que puedo conseguir

likes y Me gustas y tal, tengo la posibilidad de ser famoso.

Vamos a eliminar ese concepto de que la fama es algo bueno.

La gente que hace las cosas muy, muy bien

a lo mejor es famosa por eso.

Pero no nos vayamos a la consecuencia,

vámonos al origen.

¿Tú has hecho algo bueno por lo que ser famoso?

Si tú quieres ser famoso, solo tienes que hacer una cosa.

Vete en bolas por la calle y vas a ser famoso,

pero haz algo que valga la pena.

-No des muchas ideas...

-Yo te doy la idea de que si eres famoso,

si el concepto de famoso lo tienes como algo bueno,

no tienes mucho cerebro, porque en sí mismo no significa nada

nada en sí mismo y sí puede tener muchas repercusiones negativas.

Entonces, vamos a ir a ese origen de que la fama,

y vuelvo a lo de antes, no está por delante de honor,

ni de personalidad ni de carácter.

Cuando aprendas eso, empezaremos.

Pero, claro, ahí nos encontramos con otro problema,

que los padres también quieren ser famosos,

porque cuelgan más fotos casi que sus hijos muchos.

Hijo "popu", padre "popu"; en muchos casos.

Entonces, si el reflejo y el ejemplo que tienen...

-Tenemos de todo, ¿verdad?

Porque hay padres que sí educan en el esfuerzo, en el deber,

en la humildad, en la palabra dada, en la sencillez,

en el ser reconocido, que es muy distinto a ser famoso,

yo creo que la inmensa mayoría tenemos una imagen bien

y que se hace en general bien.

Tú vas a dar una charla a padres y está lleno los sábados.

Hay muchos padres que salen a hacer senderismo con sus hijos.

Ahora bien, luego hay otros que no, que no saben, que no quieren

y que cuesta mucho educar y eso nos lo dirá ella.

Esto de preparar... Lo hemos visto estas Navidades.

Las buenas cenas que hemos tenido estas Navidades

no fueron en microondas.

Educar es en el día a día, es la constancia, es dar ejemplo.

-Si bien el tema de la violencia, el alcohol etcétera en grado máximo

son minoría, yo no estoy de acuerdo en que el tema de Internet

sea minoría.

La gente se piensa que el gran peligro de Internet

es que vas a ser víctima de un depravado o...

Eso es uno entre 100 000 casos.

El verdadero peligro de Internet es la pérdida de personalidad

que supone voy a hacerlo todo para ser reconocido.

Y eso es un 80 %.

-Ahí también estamos en la falta de formación,

porque nuestros hijos pasan la mitad prácticamente de su vida

en un centro educativo o casi un poco más o la otra mitad

con las familias.

Volvemos otra vez a ese tema de recortes en educación.

Si se invirtiese más en educación, las ratios fuesen más bajas,

podría haber una educación mucho más personalizada,

recursos de poder ir trabajando desde el principio,

desde edades tempranas.

No que te venga una pareja de policías, que también está bien,

lo que pasa que es algo que te viene en un momento dado,

que los chicos lo ven como: "Hoy no damos clase".

Anna, ¿por qué en mi época las clases eran de 45 niños?

Todo funcionaba bien.

Siempre ponen ese ejemplo, yo no creo que funcionara bien,

yo creo que hemos salido muy mal, en general, como sociedad.

-Yo me miro y yo no me veo... normalillo, en fin.

Quiero decirte, normal.

Ahora bien, el otro día estaba dando yo una charla

a inspectores y comisarios de Policía,

la Policía Nacional, y cuando llevo media hora hablando,

le digo a uno: "Discúlpeme, ¿no estará tomando chicle?"

Me gustó, se lo tragó.

Es mucho la actitud, cómo te sientas, cómo vas.

Yo no dejo en clase, en la universidad,

que dejen una botellita par que lo recoja el bedel.

Yo no dejo que la gente esté mal sentada.

Hay profesores que son muy majos,

hay profesores que han hecho de colegas.

Hay padres que también se han equivocado en su posición.

Es decir, esto no nace por una generación espontánea.

La palabra deber, esfuerzo, ponerse en el lugar del otro

eso es esencial y tenemos que fijarnos

no en lo que no funciona, Ramón, sino en lo que funciona.

Entonces, tendremos una sociedad mejor.

-Permíteme, porque no puedo irme al decir lo que funciona,

el hacer referencia

a los espectacular 440 alumnos de mi instituto,

que demostraron que funcionan y que hay una gran esperanza

con los adolescentes solo por ese ejemplo

de 440 alumnos que nos ayudaron más a los profesores

de lo que nosotros pudimos ayudarles a ellos.

Eso me viene como anillo al dedo para decir

que hemos terminado el programa.

Llevamos unos cuántos minutos de más,

y, sobre todo, porque me parece enormemente positivo

cerrar con una cosa tan positiva como fue eso.

Los libros, "El bosque no deja ver los árboles",

de David Jurado, en Plataforma Editorial.

El de Javier Urra, "El pequeño dictador crece",

en la Esfera de los libros.

Usted tiene un apellido casi, casi simbólico, ¿no?

Ya me lo dijeron en el colegio. Se sonará para bien o para mal.

Yo intento que sea para bien.

Y "Los cuadernos del centro Reina Sofía de jóvenes y valores".

Gracias a los cuatro, gracias a ustedes por seguirnos,

y nada, les esperamos la próxima semana.

(Música créditos)

Millennium - Vivir la adolescencia

16 ene 2017

Los últimos 146 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios