Presentado por: Ramon Colom Dirigido por: Ramon Colom

La Sociedad de la Información pone a nuestro servicio una cantidad ingente de datos, de argumentos, de detalles para que estemos mejor informados. No obstante, a menudo quedamos sepultados frente a todas estas informaciones pues nos faltan los grandes argumentos, las ideas que están detrás de muchas de las informaciones y los posicionamientos en relación a los grandes temas de actualidad. "MILLENNIUM" es el programa, la plataforma de ideas que pretende ser útil a los espectadores de hoy, acompañándoles en el análisis de los acontecimientos cotidianos.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
4032759
Millennium - Decir Trans - ver ahora
Transcripción completa

Hace pocos meses la revista "Time" publicaba en su portada un lavabo,

y ahí situaban el auténtico problema, el punto neurálgico.

¿Los transexuales tienen derecho a utilizar el lavabo

que ellos consideran como suyo, o tienen que utilizar

el que pone en la puerta?

En España, unos dicen que hay 3000 transexuales,

otros elevan la cifra hasta 10 000,

e incluso, algunas personas

piensan que hay 40 000 transexuales.

Lo cierto es que están en el centro de la reclamación,

de la reivindicación de sus derechos.

Por no tenerlos, han sido marginados durante mucho tiempo.

Hoy, en "Millenium", transexualidad.

(Música cabecera)

En todos nuestros programas son muy importantes los invitados,

y lo sabe muy bien el equipo que se dedica

a hacer ese trabajo de nuestro programa

encabezados por Marta Falguera, pero en el programa de hoy

es específicamente mucho más importante

la autenticidad de los invitados.

Hoy, para hablar sobre transexualidad

tenemos a 4 personas

que la viven de manera muy directa todos los días.

Alejandro y María Rosa son dos transexuales

de muy distintas edades y recorridos vitales

que nos explicarán en primera persona

qué significa ser transexual en España.

Tenemos a Natalia Aventín,

una madre coraje, siento el tópico, que está luchando a brazo partido

porque quiere que se reconozca la verdadera sexualidad

de su hijo Patrick.

Y tenemos también a Felipe Hurtado,

un psicólogo que en los últimos 10 años

ha tratado a más de 120 pacientes

que han querido cambiar de genitales, que no de sexo.

Hoy verán ustedes cómo hacemos un programa sobre el lenguaje

y luego les explicaré el por qué.

El debate de hoy es un debate muy vivo, no solo en España,

sino en todo el mundo donde la causa trans,

decir trans, comienza a estar en la agenda política

de todos los gobiernos, o de muchos gobiernos,

tras años de ostracismo.

Les presento uno a uno. En primer lugar, a mi derecha,

Alejandro Sánchez, bienvenido. Muchas gracias.

Tiene 27 años. 28, ya.

¿28, ya? Bueno. Sí.

Qué suerte. Vivió su infancia y adolescencia en femenino.

De cierto modo, sí.

¿Cómo? De cierto modo, sí,

hasta hace aproximadamente 3 años

la sociedad y mi entorno me leía en femenino,

y a pesar de yo saberme hombre desde que tengo uso de razón,

pues por unas razones u otras, no lo he expresado

o sí lo he expresado pero lo he ido escondiendo

hasta que ha llegado un punto en mi vida en que he decidido

que no quería seguir así, quería presentarme como yo era,

y pues eso, empecé ciertos cambios en mi vida

que me han llevado aquí. Yo te voy a hacer

una pregunta íntima,

que no la haría sino estuviésemos

intentando identificar para nuestros espectadores

qué es una persona trans.

¿A usted le gustan los hombres o las mujeres?

Pues esa pregunta... íntima.

Eh...

He de responderla con...

Bueno, quiero decir que no está nada relacionado...

ser una persona transexual con hacia qué personas tú te...

te sientes atraído. O sea, una persona transexual,

lo mismo que una persona cisexual puede ser heterosexual, bisexual,

homosexual, con lo cual... yo podría responder a su pregunta,

pero no tendría nada que ver con...

Yo quiero que usted responda a lo que quiera.

Pero yo creo que ha dejado claro

lo que yo quería que me contase usted,

y es que una persona...

puede sentirse de un sexo

y no tenemos que, únicamente, aprender,

o tener únicamente en cuenta lo que aparenta.

¿Podemos decirlo así?

Bueno, creo que una cosa es la identidad de género,

que si tú te identificas con un hombre o una mujer,

o incluso hay géneros fluidos, pero, bueno, eso es...

¿Hay géneros...? Fluidos. Hay personas que...

que no sienten que tengan por qué identificarse

dentro de una categoría de hombre o mujer

y es absolutamente respetable

y yo creo que cada día, poco a poco, si seguimos...

entendiendo la diversidad del mundo,

las personas se sentirán más libres de expresarse como se sientan mejor.

Y eso, entonces por una parte está la identidad de género

y por otra parte están tus preferencias sexuales

o las personas que te atraigan. Es algo que no está relacionado.

Usted es profesor de inglés. Sí.

Y un día apareció en clase... Eso me recuerda a una película

que vi hace muy poco

de un director canadiense... Xavier Dolan.

¿Cómo? De Xavier Dolan...

¿Cómo se llamaba? "Laurence...". "Laurence Anyways".

Exacto.

El profesor llega un día a clase

vestido de mujer... en ese caso concreto de la película,

¿y usted llegó a clase un día vestido de chico?

No. Yo...

siempre me he vestido de una manera...

de la misma manera.

Mi estilo no ha cambiado a lo largo de los años.

Y sí que es verdad que durante un curso escolar

empecé mi hormonación, mi tratamiento hormonal,

y sí que me cambiaron los rasgos de la cara, la voz,

pero ninguno de mis alumnos... hizo ninguna referencia.

Yo creo que les pasó desapercibido.

O sea, yo antes de empezar mi hormonación

ya me presentaba en masculino, ellos me conocían así

y yo, realmente, no les he preguntado nunca qué pensaban de ello,

sino que lo han aceptado, lo han vivido conmigo

y no ha habido ninguna repercusión.

Yo me quejo porque una de las cosas que más me aburren en la vida

es tener que afeitarme. (RÍE)

Y usted ha pasado a tener que afeitarse.

Sí.

Y me gustaría poder hacerlo más, pero no me sale mucha barba.

(RÍEN)

Unos por mucha y otros por poca. Gracias por estar aquí, Alejandro.

Un placer.

La señora Natalia Aventín es madre de Patrick.

Un adolescente trans de 15 años que se siente chico

desde que tiene conciencia, ¿con dos años... no es muy pronto?

Patrick ha sido Patrick toda la vida.

Es tan pronto como para sentirse chica.

En realidad, sentirte niño o niña... es muy fácil.

A los niños pequeñitos, en la primera infancia,

empiezan a usar el lenguaje

y lo empiezan a usar utilizando perfectamente el género.

Saben que es el sofá o que es la muñeca, etc.

Pues igual saben identificarse en un género.

Y Patrick, desde el principio, siempre se ha identificado como niño.

Usted preside la Asociación Chrysallis,

de Familias de Menores Transexuales.

Usted dice...

en una de las cosas que yo he leído,

de los artículos que ha escrito usted,

que los padres no tienen otra alternativa

en un momento determinado de su vida que hacerse activistas de la causa.

¿Es así?

Claro. Sí. Porque las familias, cuando te ves en una situación

donde los derechos de tu hija o de tu hijo

son vulnerados continuamente, te hacen que les defiendas

y te estás convirtiendo en activista.

Es verdad que no todas las familias ni todas las personas

reaccionamos de la misma forma.

Hay familias que lo hacemos de una forma mucho más activa

y otras personas lo hacen, pues, a lo mejor, en entornos más pequeños,

pero es verdad que como la sociedad desconoce esta realidad

al final somos, tanto si lo haces en un ámbito más amplio

o en un ámbito más cercano, acabas siendo activista

y acabas exponiendo al mundo cuál es tu realidad

e intentando transformar ese mundo.

Muy bien.

Gracias y bienvenida a nuestro programa.

Tenemos también al señor Felipe Hurtado.

Psicólogo clínico, sexólogo de la universidad...

perdón, de la Unidad de Referencia de Identidad de Género

de la Comunidad Valenciana en el Hospital Doctor Peset.

Una de las cosas que yo me he quedado...

no sorprendido, pero sí que he tenido que hacer un cierto esfuerzo

es en utilizar los conceptos

adecuados porque... no son simples.

Todos utilizamos determinados conceptos,

si alguna vez lo uso pido disculpas por anticipado,

todos pensamos que el cambio de sexo

es el clásico tópico que se dice,

pero a mí me gustaría que,

ya que usted se dedica profesionalmente a eso,

me centrase las bases para que los espectadores pudiesen entender

lo que es la disforia de genero, por poner un agente

y cómo hay que tratar a estos...

a estas personas...

que algunos creen que son enfermos mentales.

Pues a ver...

Bueno, ha habido un proceso a lo largo de muchos años

donde se ha pasado de concebir la transexualidad

como una patología mental a concebirla, realmente,

como una parte de la diversidad humana, es decir,

que no son personas con trastorno mental.

Otra cosa es que hayan estado incluidos

en las categorías diagnósticas, y siguen estando...,

de los manuales de trastornos mentales,

pero, realmente, son, digamos, personas que...

no tienen porque tener ningún tipo de trastorno mental.

Simplemente tiene una expresión de identidad

que no concuerda con la que se le asignó al nacimiento

y eso les genera un sentimiento de malestar.

Pero vayamos... O sea...

Yo creo que, las cosas, cuanto más claras las digamos, mejor.

No por el hecho de tener pene somos hombres.

Claro.

No por el hecho de tener vulva...

Claro. Somos mujeres..., o son mujeres.

Claro. Lo que pasa que muchas personas

conciben el concepto dicotómico de que los varones,

así como los machos de otras especies,

tienen que tener pene, y las hembras, en este caso las mujeres,

tienen que tener vulva.

Pero, claro, una cosa es el fenotipo o las características externas

y otra cosa es tu identidad, el cómo tú te sientes.

La identidad no está en la entrepierna.

La identidad no está en los genitales,

está en el cerebro, está en nuestra cabeza, claro.

Entonces, tu identidad es cómo tú te sientes.

Independientemente de tus genitales.

Y por eso también hay personas que,

no precisan tampoco cambiar sus genitales.

No todas las personas con una identidad de género

que no coincide con la que se le asignó al nacimiento

piden cambios corporales. No todas las personas piden lo mismo.

Y, de hecho, si las sociedades admitieran

que las personas pueden ser masculinas femeninas,

con independencia de sus genitales, muchas personas, posiblemente,

no plantean ni tratamientos corporales

ni cambios sobre sus cuerpos.

Entonces, es la necesidad social de que te vean como se espera de ti.

Repita...

Se espera de ti...,

la sociedad espera que los hombres y las mujeres

se comporten de una cierta manera y quien transgrede en eso,

esas normas, se les ve como personas raras o como minoritarias

y sobre las minorías ha habido estigmatización y rechazo,

que es lo que se está intentando proteger para que se normalice,

sobre todo con las leyes que se están aprobando.

Ahora hablaremos, dentro de nada, de leyes. Gracias.

Yo quiero presentar a María Rosa Gómez.

Ingeniera de telecomunicación, separada,

tiene dos hijos.

Decidió iniciar el tránsito tarde,

a los 57 años,

y lo completó a los 62 con operaciones quirúrgicas.

Tiene 66 años en estos momentos.

Por si alguien tuviese alguna duda,

usted nació varón, por decirlo de algún modo,

se casó tras un noviazgo

con una señora a la que usted quería...

Efectivamente. Y tuvieron dos hijos.

Que sigue teniéndolos y ahora, para ellos, usted...

¿sigue siendo el padre o la madre? Siento ser tan bruto.

Bueno, la verdad es que... ellos me llaman papá.

Y yo no me enfado por eso.

Yo lo siento como una palabra cariñosa y...

Pues es verdad, una vez uno de mis hijos me dijo...

Porque le dije bueno, trata de evitar esta forma de hablar y tal...

Y me dijo: "¿Es que ya no eres mi padre?"

Digo: "Pues no, sí que lo soy, claro, eso es inevitable biológicamente.

No es posible".

Y lo he dejado así ya está.

No hay problema.

¿Y en el trabajo?

Bueno, el trabajo, la verdad que bastante mejor de lo que...

me cabía esperar cuando inicie el proceso, porque...

Aunque estuve trabajando muchos años para empresas privadas y demás,

la última parte de mi vida profesional

ha sido de tipo autónomo y entonces tengo..., tenía,

tengo mis clientes, porque sigo trabajando a pesar de mis 66 años

y fui diciéndoselo uno por uno.

Hay algunos con los que trabajo más asiduamente.

Hay uno con los que tengo un contrato de mantenimiento

y donde acudo muy frecuentemente

y ahí fue el sitio donde más a mí me resultó un poco...

más, no sé, estresante, el tener que comentarlo,

pero me di cuenta de que no hubo ningún problema.

Yo no he tenido problema con absolutamente nadie.

Se lo he ido diciendo a todos y todo el mundo lo ha aceptado.

Pero sin embargo, la gente pensamos,

tenemos una tendencia a pensar

que a las personas trans

les gusta siempre el sexo contrario

y no tiene porque ser así.

No, en absoluto, claro.

Me adhiero a lo que ha comentado el compañero

y que, efectivamente, yo...,

desde que tengo uso de razón, a mi me gustaba...

mi sexo contrario en aquel entonces y me sentía atraído...

en aquel entonces por las mujeres. Y ahora.

Yo he hecho mi transición, me he hormonado, me he operado,

y me siguen atrayendo las mujeres.

Eso no cambia. Eso debe ser una cosa muy...

también muy dentro de cada uno. Eso no cambia.

Es como cuando una persona nace homosexual. Naces homosexual

y a lo largo de tu vida sigues siendo homosexual.

Yo ya esperaba que no iba a cambiar. ¿Sí?

Si, sí. Lo esperaba absolutamente.

Que no cambiaría. Que no cambiaría.

Sí, sí. Eso lo tenía absolutamente claro.

Que iba a ser así.

No sé por qué, pero lo tenía clarísimo.

Eso no podía cambiar.

Muchas gracias.

Vamos ahora a seguir con nuestro debate

una vez presentados y conocidos los contertulios de hoy.

Vamos a seguir.

Hay dos preguntas básicas que a mí me gustaría situar

encima de la mesa para poder conocer sus respuestas.

Es una pregunta doble.

¿Es la transformación de la mentalidad de la gente

lo más importante en el asunto transexual?

Pero también hay otra cuestión:

¿Cuáles son los cambios legales más urgentes

que necesitan los transexuales?

¿Quién quiere comenzar?

Yo comienzo mismo.

Sobre todo con el tema de los cambios legales

estamos luchando por una ley de identidad

a nivel estatal, porque, en este momento,

tenemos 17 Comunidades Autónomas donde, a nivel legislativo,

hay diferente... diferente alcance.

En algunas hay protocolos, instrucciones,

a nivel sanitario, a nivel educativo,

en otras hay leyes LGTBI donde incluyen una sección...

o incluyen artículos

que hacen referencia a las vivencias de las personas transexuales

y cómo abordar sus situaciones y todo lo que tiene que ver con...

transversalmente con su vida...

y luego tenemos algunas Comunidades Autónomas

donde hay una legislación de identidad

que es para esa Comunidad Autónoma.

Esto produce muchas desigualdades entre unas Comunidades y otras.

Y, al mismo tiempo, en asociaciones como Chrysallis

nos produce mucha complicación

a la hora de transmitir a las familias

cuáles son los recursos que tienen, cómo pueden abordarlo,

cómo pueden defender las diferentes situaciones en cada sitio...

Y son fuentes de desigualdad en cuanto a que la protección

que hay en unos entornos no existe en, lo mejor,

5 km más para allá, en cuanto cruzas la frontera de la Comunidad Autónoma.

Entonces, es superimportante a nivel legislativo...

La armonización. Que haya una ley estatal paraguas

donde se incluyan todas las necesidades

y que se engloben en los mismos niveles.

Y, a partir de ahí, la segunda necesidad a nivel legislativo

es que se apliquen las leyes,

porque estamos viviendo que en los últimos...

creo que fue en el 2012, la ley de Andalucía, 2013,

a partir de la ley de Andalucía,

que dijéramos que fue en su momento la más avanzada de España

y también yo creo que de Europa y casi del mundo

en protección de las personas transexuales,

se ha ido legislando, casi siempre muy bien,

alguna había que luego ha retrocedido,

pero casi siempre muy bien,

pero nos encontramos en que, para que la ley se cumpla,

casi cada familia, cada persona transexual,

tendría que ir con un abogado y un procurador al lado

para ir al juzgado...

Entonces, lo que necesitamos, es que se cumplan

y se establezcan mecanismos de seguimiento.

Y, al mismo tiempo, que se les doten de recursos

para que estas leyes se den a conocer a la población

y, sobre todo, a las personas que tienen más contacto

tanto con las personas transexuales adultas como con los niños y niñas.

Entonces yo creo que hay un doble trabajo.

Hablemos también del tema de la mentalidad de los ciudadanos.

¿Hay topetazos de criterios?

Sí, a ver, hay ciudadanos...

que, bueno, sin un conocimiento adecuado

de lo que son las identidades trans, lo banalizan y consideran

que no tendrían por qué tener tantos derechos

cuando hay otros problemas de salud

que tampoco tienen dotación de recursos.

Entonces, claro, el tema es que lo que habría que hacer

es que todos los problemas o necesidades de las personas

tuvieran dotación de recursos, pero no eliminar los avances

que se han conseguido con las personas trans

porque otro tipo de necesidades no se cubran.

¿Esa es la batalla básica? Es una de ellas.

Pero, por ejemplo, lo que ha dicho Natalia,

si bien fue un avance importante la ley nacional sobre el registro...

el cambio en el Registro Civil de nombre y sexo,

realmente se ha quedado un poco obsoleto

porque hay personas que pasan por un proceso

donde ya viven arreglo al género y sexo que se sienten

y necesitan tener, según la ley nacional,

18 años y nacionalidad española para poder hacer el registro,

el cambio, cuando son personas que ya viven como hombres o como mujeres

desde hace muchos años.

Y también el hecho de que tengan que tener solo nacionalidad española

cuando tenemos muchas personas inmigrantes que viven aquí,

han hecho el proceso aquí, y a lo mejor en sus legislaciones

de sus países orígenes no hay leyes.

Con lo cual, tienen una doble victimización,

por ser inmigrantes y por ser transexuales.

-Eso nos pasa también con los niños y niñas,

a lo mejor personas que son nacidas en España,

pero por nacionalidad, por el origen de la familia

resulta que son inmigrantes a nivel de papeles, no son nacionales,

y se les excluye. Y sobre todo de esa ley que yo antes no hecho referencia

porque yo creo que se tiene que cambiar con esta nueva ley,

y es que se excluye a los menores y se patologiza.

Obliga a que la persona, quiera o no quiera,

se someta a un tratamiento hormonal.

Hormonal al menos.

Y una tercera cosa es...

que es necesario un diagnóstico de enfermo mental.

En realidad una disforia de género...

Cuando no todas las personas transexuales

tienen ese diagnóstico.

Con lo cual, al final, si quieres cambiarte el nombre,

o encuentras a alguien que mienta por ti,

aunque no tengas esa patología, o no lo puedes cambiar.

En cuanto a esta ley, que es la 3/2007,

está recurrida, es un proceso que iniciamos mi familia con mi hijo,

para poder cambiar su Registro Civil. Fuimos primero al Registro Civil,

nos negaron el cambio, fuimos a...

al Juzgado de Primera Instancia,

recurrimos a la Audiencia Provincial y al Tribunal Supremo.

El Tribunal Supremo, la sala en pleno,

dictaminó que...

Incoó una cuestión de inconstitucionalidad a esta ley

porque excluye de un derecho fundamental

a los menores transexuales y estamos a la espera de que...

el Constitucional se pronuncie.

Por eso es evidente, que además está el auto del Supremo,

es evidente que la ley se tiene que cambiar.

Lo que no sabemos muy bien es a qué se espera para cambiarlo,

porque ya están los argumentos para que el legislador dé ese paso.

Hablamos de...,

ahora sí, de páginas vividas.

Ustedes pueden hablar, contarnos

cuáles son las mayores dificultades que uno se encuentra

cuando decide dar el paso

a hacer esa modificación...

legal y jurídica...

en sus vidas personales.

¿Usted se ha encontrado con incomprensión?

Incomprensión no.

La verdad es que todo mi entorno lo ha aceptado desde el principio.

He conocido muchas personas en diferentes asociaciones

que me han ayudado y me han dado mucha información

y me han guiado en un momento en el que yo no tenía...

eso, ni información ni muchos referentes

y lo que sí que he encontrado es una burocracia... bastante pesada

y, como ha mencionado antes Natalia,

a la hora de cambiar toda mi documentación,

yo, previamente, se me ha pedido previamente,

pasar por dos años de hormonas que,

yo, personalmente, pienso, y creo que estamos todos de acuerdo,

que no debería ser necesario.

Tú, en el momento en que sabes quién eres, cuál es tu identidad

y quieres reflejarlo así en tu Registro Civil, en tu DNI,

tus cuentas bancarias...,

creo que tener que pasar por un proceso hormonal

de dos años, además, no tendría que ser un paso obligatorio.

Creo que es de lo primero que se tendría que cambiar en la ley.

Y luego, aparte, me ha hecho mucha gracia

cuando ha dicho Natalia

que puedes encontrar alguien que mienta por ti o algo así,

porque yo he recordado que mi psiquiatra,

cuando él firmó...

Tienes que tener dos firmas, un psicólogo y un psiquiatra,

cuando, realmente, la transexualidad no es ninguna enfermedad

ni ninguna enfermedad mental, se te requiere esto

y mi psiquiatra no es que mintiera por mí,

porque yo se lo pedí, mintió porque él quiso.

Porque tras muchísimas...

sesiones, desde mi punto de vista, inútiles con él

decidió firmar un documento que él se había inventado.

O sea, yo hablaba con él

y él me decía: "¿Pero tú jugabas al fútbol de pequeño?"

Y yo le decía: "Pues, mira, yo he jugado al fútbol,

al baloncesto, jugaba con muñecas, patinaba

y hacía todo con niños, niñas y ya está".

Y entonces él firmó que yo jugaba al fútbol.

Y él se quedó muy ancho.

Como para él reafirmarse que, si él está afirmando eso,

es que yo era un chico de verdad porque yo jugaba al fútbol.

Entonces, para mí, ese documento no significa nada.

Ni para mí, realmente, ni para nadie. Entonces...

Tengo que llevar eso a un Registro Civil porque se me exige,

un documento que realmente a mí no me representa,

pero, bueno, entonces...

creo que hay muchos cambios.

Y cuando dices que si me encontrado con...

A lo mejor con la mayor incomprensión ha sido con eso,

los psicólogos a los que he tenido que, obligatoriamente, visitar

o este psiquiatra al que he tenido que, obligatoriamente, visitar.

-Al respecto de lo que comentas...

yo entiendo que...

Hombre, quizá no con la intensidad que tú lo manifiestas,

o que te pasó a ti,

pero yo entiendo que una visita por un psiquiatra es algo fundamental.

Yo misma, yo tenía dudas.

Digo: "¿No será que tengo algún trastorno mental realmente?

Te queda esa duda.

¿Qué sabes realmente de ti misma desde el punto de vista psiquiátrico?

Acaso tienes algún problema psiquiátrico realmente...

Oye, pues que sea un profesional que te lo diagnostique.

Yo así pensé. Pasé dos veces por psiquiatría

y nada, sin ningún problema.

Me estoy acordando también de lo que has comentado

de que "yo jugaba al fútbol...".

Yo jugaba al fútbol y me gustaba jugar al fútbol.

Te lo digo de verdad. -Claro, sí, sí.

-Claro, yo en esto... Dejadme que escuche su opinión.

¿Usted cree que es necesario el paso,

lo que están diciendo los dos, en esa confrontación de opiniones?

Vamos a ver, y personas que...

Bueno, eso va, como es un rasgo de personalidad,

hay personas que lo tiene muy claro

y hay personas que necesitan un asesoramiento y un apoyo

para tomar decisiones. Hay de todo.

Hay una variabilidad y una diversidad como estamos diciendo.

Una cosa es el tema de tu identidad,

que no tiene, en principio, por qué diagnosticártelo en principio nadie.

Y otra cosa es que la persona requiera

que se realicen cambios corporales sobre su cuerpo.

Entonces, en este caso, sí que es conveniente,

y creo que es bueno para el profesional y para las personas,

que haya un protocolo de actuación basado en evidencia científica

para asegurar que lo que esa persona decide es bueno para ella

y, además, le va a mejorar su calidad de vida.

Porque sí que hay personas que pueden venir y plantearnos...

Mira, es que yo me siento así, pero no sé lo que me pasa

y quiero que tú me lo digas. Y hay personas que dicen

que son así y no tiene ninguna duda. Pero hay personas que pueden plantear

un cambio corporal sobre aquellas zonas, por ejemplo,

genitales, que tampoco son transexuales.

Y sí que es importante descartar a algunas personas

que no siendo transexuales, piden tratamientos similares

a las personas transexuales. Por lo tanto,

para lo que son cambios corporales, yo considero que es conveniente,

sobre todo, para asegurar que los procesos y las decisiones

van a llevar a una mejora en su calidad de vida

y a un no arrepentimiento. Es la opinión a nivel profesional.

¿Se arrepienten los transexuales? En principio,

es una persona transexual que quiere esto

y tiene un conocimiento claro de las consecuencias

y las expectativas, que sean realistas,

no se tiene por qué arrepentir. En principio,

la mayoría no se arrepiente. Puede haber un arrepentimiento

si, a lo mejor, los resultados no son los esperados.

Por eso, siempre, en el proceso de la valoración,

los profesionales ajustamos esas expectativas

para que no sean irrealistas y, luego, produzcan

un arrepentimiento porque no ocurre lo que esperaban.

Esa es una de las cosas de por qué sí que es bueno,

sobre todo para procesos de cambios corporales,

un apoyo y una valoración psicológica en el proceso.

-Yo discrepo.

(RÍE)

Pero dígamelo muy corto. Si no, no avanzaremos.

No sé si se puede decir muy corto. Realmente, creo que las personas

tienen que ir al psicólogo o al psiquiatra,

todas las personas tenemos que ir cuando lo necesitamos,

independientemente de que seas transexual o no.

Yo tengo la experiencia de que en Chrysallis

somos más de 500 familias socias. O sea, hay más de 500 tránsitos,

más de 500 vivencias más todas aquellas personas

que no se han asociado, que es un número mayor

al que han atendido en cualquier unidad del Estado.

Y casi me atrevería a decir, vamos, que se están atendiendo ahora,

de Europa. Bueno, las necesidades que tenga la persona

en cuanto a modificación de su cuerpo, generalmente,

cuando hablamos de adolescentes, pasan por un proceso de hormonación

que tienen clarísimo y que no tiene que ser valorado por nadie.

Porque quieren tener una pubertad donde se les reconozca,

en el caso de que la quieran, porque ni tan siquiera

todos los niños y niñas quieren pasar por ese proceso.

Y el proceso quirúrgico, que parece que está aquí

un poco en el aire, hay que decir que en niños trans,

de genitales, me refiero, es anecdótico.

Un 0,3 % de los hombres transexuales

se someten a una cirugía genital. Y tan solo un 17 %

de las mujeres transexuales se someten a esa cirugía.

Con lo cual, es una parte minoritaria del colectivo.

Y me atrevo a decir que nuestros hijos y nuestras hijas

serán menos propensos a esa cirugía porque van a vivir en un entorno

donde ya se les acepta y donde se les lee como quienes son.

Por lo tanto, no van a tener esa necesidad de transformarse

o de transformar su cuerpo. Creo que hay que desligar,

igual que para tomar otro tipo de hormonas, por ejemplo,

pueden ser anticonceptivas a unos bloqueadores

para una pubertad precoz, que también puede afectar a la salud mental

de la persona, por eso se hace, para que no tengan

una pubertad muy temprana que les afecte,

y no se pasa por psicólogo, pues creo que los niños y niñas transexuales

no tienen que pasar por ello si no lo necesitan.

Yo creo también que la sociedad, que el legislativo, que el ejecutivo

quiera tomar medidas de protección ante posibles cambios de criterio

o ante posibles errores y, por eso, pida esa validación

por parte de los expertos. Las últimas legislaciones que tenemos

ya no piden esa validación. El legislador ha ido más allá

y ya es voluntario, tú puedes ir o no ir.

Es una cuestión voluntaria de la persona, que está bien.

De hecho, generalmente, a quienes enviamos en Chrysallis

a los psicólogos, a los sexólogos, y antes lo hablábamos con Felipe,

es más bien a las familias que a la persona interesada.

El tránsito lo hace, más bien, la familia, el entorno

que la propia persona. La propia persona sabe muy bien

lo que quiere. ¿Cómo es la reacción

de las familias? Aparte de la suya, que ya sé que es, digamos,

entregada a favor de la causa. Pero las familias en general,

también ese es un concepto que no existe...

Pero ¿cuál es la reacción de las familias

cuando un miembro de la familia se siente trans?

Pues... ¿Hablo yo? Sí.

Pues la experiencia que tenemos en mi unidad...

Nosotros allí, en la unidad, aunque se aprobó en 2008,

realmente, llevamos atendiendo personas con identidades trans

desde hace más de 20 años. La mayor parte de familias,

sobre todo en la actualidad, apoyan el proceso.

Quieren que sus hijos, sean niños o niñas o adolescentes,

pues tengan la mejor vida posible. La mayoría de los entornos

son favorecedores. Sí que es cierto

que hay algunas familias, algunos padres,

que puede ser que por sus inseguridades

o por sus creencias, pues puedan tener miedos.

Por ejemplo, a ver si es un error y luego se arrepiente.

O tener prejuicios, como otras personas,

y estar en contra del proceso. A veces tenemos esas dificultades

cuando uno de los padres está a favor y otro está en contra.

Con lo cual, victimizan al menor. En ese caso, ya también

está protegido por la ley del menor. Bueno, la persona menor

tiene que ser escuchada por un juez o jueza

valorando el bienestar del menor y que tenga en cuenta su opinión.

Pero la mayor parte de familias, hoy en día, ya vemos

que están muy a favor de los procesos y lo que quiere

es que sus hijos e hijas sean felices.

Vamos a ver un fragmento de un programa de esta casa,

de "Documentos TV", hecho por Manuel Armán,

que yo creo que es francamente bueno.

Al menos, a mí, cuando lo vi, me impactó.

Es la historia, veremos solamente un fragmento,

de un niño y, a partir de ahí, seguiremos con nuestras preguntas.

(Música)

Decía... pues si tengo pelo de niña, tengo cara de niña,

tengo boca de niña, pues soy una niña.

Claro, yo la corregía. Ya decía que su cuerpo

era de un niño, que se tenía que dar cuenta.

-Cómo disfrutada cuando la confundían, entre comillas,

con una niña.

Gente que nos encontrábamos por la calle...

"Ah, pues la niña..." o "qué guapa"...

O esto, lo otro. Se callaba,

nunca rectificada a nadie y le decía:

"Es que no soy una niña". Nunca, al revés,

sonreía cuando la confundían con una niña.

Pero todo eso desde los dos años.

-Y a los cuatro años aproximadamente, pues ya hablamos con un médico.

Nos mandaron a salud mental. Empezamos a ir allí

y allí nos dijeron claramente que era una niña.

(Música)

La pregunta es obvia. ¿A partir de qué edad

podemos saber si un niño o una niña es transexual?

Miro a los dos para obtener respuesta.

(CARRASPEA) Por la experiencia y por todo lo que se publica

en lo que es el desarrollo de la identidad, realmente,

como antes se ha comentado aquí, por ejemplo, vivencias personales

o Natalia con su hijo... La cuestión es que hay niños y niñas

que desde que empiezan a hablar y comportarse ya se manifiestan.

Otra cosa es que luego hay niños o niñas

que, digamos, pueden tener comportamientos no normativos

respecto al género asignado, que luego no son transexuales.

No porque te guste jugar al fútbol tienes que ser necesariamente

de género masculino.

La consolidación de la identidad donde una persona sabe

que no va a cambiar de sexo por propia voluntad, realmente,

que es lo que se llama la constancia sexual,

se adquiere entre los 7 y los 11 años.

Todos los niños y las niñas ya saben si se sienten niños

o se sienten niñas. Y si son transexuales,

también lo saben.

7-11. Sí.

¿Está usted de acuerdo? Bueno, yo creo

que lo que dice Felipe es acertado en cuanto

a que, generalmente, desde que nacemos

o desde que tenemos conciencia de nosotros y nos identificamos

con un género u otro, nos ubicamos en una de las casillas,

y es cierto que hay personas que, a lo mejor,

no tienen ese sentido de la identidad tan patente,

como decía antes Alejandro. Hay personas que no se sienten

y no se van a sentir nunca, en toda su vida, de ningún sexo.

Y hay personas que se sienten de ambos,

hay personas que tienen una fluidez, es verdad que es más minoritario,

pero esa realidad existe. Ahora, en general,

cuando un niño o una niña con 2-3 años te manifiesta

una identidad, no cambia. Otra cosa es a lo que juegue.

Porque yo creo que esto ha quedado patente aquí.

No tiene nada que ver cómo juegas y cómo te expresas con tu identidad.

Esto que hablan de los comportamientos normativos,

seguramente, no son los mismos comportamientos normativos

en mi casa que los que había en casa de Rosa

cuando ella era pequeña, porque la sociedad va evolucionando

y las normatividades van variando. Y también varía por la cultura,

por el entorno, por muchas cosas... Entonces, yo creo que las personas

nacemos con una identidad y otra cosa es que la manifestemos

con mayor consistencia o no. Es cierto que, generalmente,

a los 2-3 años los niños y las niñas ya dicen quién son.

Además, lo dicen sin tener todos los prejuicios que, poco a poco,

van adquiriendo porque la sociedad se los impone.

Porque tenemos en cuenta que la sociedad sí que nos adoctrina

en género. Yo tengo varias fichas sacadas

de cuando los niños y niñas van a la guardería,

a educación 0-3, 3-6, donde pone: "Pon una señal

donde tú te identifiques". Y son dos siluetas

donde solamente cambian el pelo y entre las piernas.

No hay nada más. Identifícate. De ahí, ya empezamos a partir

niño y niña. Quiero decir que la sociedad sí que hace

una educación en género y te la impone.

Cuando una persona, a pesar de ver eso con tres años,

es capaz de decir que esto no soy yo y yo no soy así,

pues yo creo que hay que escucharla. A los tres años...

2-3 años, evidentemente. Sí, de hecho,

se les está escuchando y eso produce que esta persona

crezca en igualdad de condiciones que cualquier otra persona

porque no sufre ese rechazo ni esa negación de la familia.

Al final, si tu madre o tu padre o tus madres o tus padres,

depende la familia que tengas, no te respetan,

¿quién te va a respetar? Entonces, necesitas el apoyo

de la familia, que se te respete como eres.

Hay una cosa evidente. A un niño o una niña de 2-3 años,

que quiere que le traten de una manera determinada,

estamos hablando de palabras, de género y de nombre...

y a lo mejor de una ropa. No estamos hablando de nada más.

Hablamos de tela, hablamos de palabras...

que no dañan a nadie. Entonces, para fomentar una educación sana

y un libre desarrollo de la personalidad que, además,

es un derecho fundamental, habría que respetarlo.

Alejandro, ¿qué le dirías tú a un niño que no se identifica

con el sexo asignado, por utilizar la terminología vuestra?

Pues que se exprese libremente cómo se siente.

Que va a encontrar apoyos,

porque los hay.

Que tiene que ser feliz y que eso...

Que no deje que nadie decida por él o por ella, básicamente.

Creo que te he visto sorprendido cuando ella ha dicho 2-3 años.

O sea, parece que choca, pero a nadie le chocaría...

que una niña de tres años, tú le digas: "Eres una niña".

Y te diga que sí. "¿Estás segura?". "Sí".

Sin embargo, si en tu cabeza es un niño,

ya es como que te choca. O sea,

no entendemos que un niño trans sepa que es un niño con 3 años,

pero un niño cis, sí. O sea, un niño que no es trans,

claro que nos parece normal y que se exprese de esa forma.

Entonces, creo que falta romper esa barrera de decir

que las personas somos como somos, lo expresamos

y no estamos equivocados. En mi caso,

yo creo que lo empecé a expresar de ciertas formas.

Como vi que la respuestas no eran las que yo esperaba...

O sea, si yo decía: "Soy un niño". Me decían: "No, no eres un niño".

Pues yo iba aprendiendo. Ah, esto no lo puedo decir.

En ningún momento, o sea...

Como que lo fui escondiendo, escondiendo, escondiendo

hasta el final ya casi olvidarme de que era una persona trans,

pero siempre lo sabía. De repente, a lo largo

de mi adolescencia o mi infancia... Cuéntame o cuénteme la adolescencia.

Pues mi adolescencia tenía...

O sea, mi transexualidad está como bastante escondida.

Yo la viví como una persona de expresión masculina, no sé,

con mis amigos... La verdad es que tuve un adolescencia

bastante feliz y bastante normal. Yo no puedo decir

que he tenido una vida infeliz hasta el momento

en el que he dado el paso de expresarme de mí mismo

en masculino y de decir a la gente: "Mira, soy un hombre, trátame así".

O sea, mi vida no ha sido un infierno,

no tengo una vivencia negativa de mi vida.

Pero había algo muy fuerte y escondido dentro de mí

que yo sabía que en algún momento tenía que salir

porque, si no, como que nada iba a tener sentido.

O sea, que yo estaba viviendo por que pasasen los años,

más o menos. ¿Puedo hacerle

una pregunta íntima a usted? Sí, claro.

¿Cómo se llevan los temas morales?

Temas morales... Religiosos.

Soy una persona no religiosa,

a pesar de que estoy en un colegio religioso.

Para mí, no ha tenido ninguna trascendencia

el tema religioso... Pero alguna persona, algún amigo,

alguna amiga que esté en una situación similar a la suya,

¿puede sentirse afectado por sus creencias religiosas?

Podría ser. No digo que no. A mí, desde luego,

no me lo expresado nadie.

Y eso que he tratado con personas que son religiosas.

-Bueno, cualquiera.

-Bueno, yo... Por orden.

En la actualidad,

una de mis actividades es asesorar a profesorados

de colegios e institutos donde hay niños y niñas adolescentes.

Bueno, en la mayoría de los centros, incluso de contenido religioso,

no está habiendo problemas. Es cierto que en algunos,

digamos de una ideología religiosa mucho más extrema,

por así decirlo y entre comillas, me han planteado... su ideología.

Pero, aun así, al final han dicho que es un niño o una niña

que tenemos aquí y tenemos que buscar su bienestar

después de hablar. Incluso en colegios muy religiosos,

yo no estoy viendo grandes problemas para la aceptación

y el apoyo a ese menor.

-Y yo quería ahondar en lo que ha dicho Felipe.

Desde la asociación acompañamos muchos tránsitos escolares.

Nos encontramos con que los colegios religiosos

no suelen poner problemas. Es verdad que hay un cierto

nivel de colegio donde el tema religioso

que va a un extremo más allá y, entonces, puedes tener

algún conflicto y es verdad que ha habido algunos niños

que se han desescolarizado de esos centros

y se los han llevado a otros. Pero es un mínimo.

Generalmente, lo acogen bien. También nuestros hijos

y nuestras hijas hacen la comunión... Las familias religiosas

hacen la comunión en su... Es muy importante

para las familias religiosas el ser aceptadas por su entorno.

Hacen la comunión con su identidad sentida

y no suelen tener problemas. De hecho,

tenemos párrocos transpositivos, que se ponen en contacto

con nosotros, que nos dicen que nos está pasando esto

y que cómo pueden ayudar a la familia

y que cómo pueden ayudar al niño o la niña...

Con lo cual, yo creo que poner esa barrera de poner

el tema religioso como un impedimento se va disolviendo

para... por la sociedad. Porque estamos avanzando

y la sociedad, al final, lo que quiere es que se respete

a todos los individuos y personas. Tengo un vídeo. Otro vídeo.

Tiene que ver con la imagen positiva o normalizada de la transexualidad.

Concretamente, tenemos a un personaje que se llama Marta.

Tenemos su historia.

Es...una mosso d'Esquadra, una policía de Cataluña

que a los 40 años decide convertirse en mujer

y que explica a sus compañeros que se siente

perfectamente integrada. Vamos a verlo y, luego,

eso nos permitirá también hablar del asunto.

Ha tardado 40 años en tomar la decisión más importante de su vida.

Ha pasado de llamarse Santiago a ser Marta.

Es la primera mossa d'Esquadra transexual.

-Como Marta, he tenido una buena aceptación.

Me siento muy normal.

Y en la normalización, desde mi punto de vista,

pues ya la tengo más que superada.

-Soy Marta Reina, soy la presidenta internacional de Interdocpol...

-Es perito de experta en falsificaciones documentales

desde hace años, preside una asociación internacional policial

y enseña a otros policías a detectar las trampas

que utilizan los delincuentes para vender vehículos

o moverse impunemente por nuestro territorio.

Ha querido dar el paso para ayudar a que se valore a las personas

por su capacidad y no por su condición sexual.

-No cambias. Toda la sabiduría, todos los conocimientos,

toda la formación sigue estando ahí. Solo cambiamos el aspecto

porque hemos nacido mujer y... -Para conseguirlo,

ha tenido la ayuda de su familia y de su trabajo.

Es consciente de que otras no han tenido la misma suerte,

como el caso de Alba Romero, la primera transexual guardia civil.

Para que la readmitieran en el cuerpo necesitó una sentencia judicial,

pero de eso ya hace 10 años.

(Música)

Mi pregunta es muy simple.

¿Los referentes sociales que hay de los trans

son suficientemente atractivos o positivos para que la sociedad

acepte esta imagen positiva y normalizada?

Pues..., evidentemente, los hay.

Pero yo creo que son insuficientes. Tiene que haber cada vez más.

Que se divulgue y se sepa que no somos un colectivo, digamos,

que esté en una situación marginal. Eso no es cierto.

Hay cierta parte que sí, pero no tiene por qué ser así, claro.

Pero sí es cierto que, durante muchos años,

producto del no conocimiento, de la falta de leyes...

se condenaba a los trans al ostracismo,

a la marginación absoluta, ¿no? Sí, ha sido así, desde luego.

El pasado ha sido una cosa terrible. ¿Y qué está mejor visto?

¿Un trans masculino o un trans femenino? ¿Ha diferencia?

¿Sí o no?

No lo sé. No sabría responder a esa pregunta.

-Bueno, yo pienso que no. Lo que pasa es que se ha visibilizado

más la persona trans femenina que la masculina.

También que ha habido más evidencia porque ha habido más reportajes

o han participado más en algún tipo de películas que se han hecho.

Lo que quiero apuntar es que las nuevas generaciones

están más formadas. Y el nivel de formación

hace que las personas trans, luego, tengan una vida normalizada

como cualquier otra persona no trans, que son cis, como ha dicho antes.

La cuestión es que la formación es muy importante.

Antes, hace muchos años, las personas trans estaban

muy aisladas, muy estigmatizadas, abandonaban estudios

y, al no tener estudios, tenían muchas dificultades

para adquirir puestos de trabajo de calidad.

Muchas veces, se veían abocadas a ejercer la prostitución

para conseguir medios económicos para pagarse los tratamientos.

Eso se ha eliminado desde el momento que los atiende la sanidad pública.

Hay un cambio importante de eso. El hecho de que se pueda atender

en la sanidad pública, justamente, evita que tenga que recurrir

a esa marginalidad.

Además, la mayoría quiere pasar desapercibidos o desapercibidas.

O sea, son personas como cualquier otra

y no quieren visibilizarse tampoco que son personas trans.

Eso también es importante. -Bueno, a mí me gustaría, si puedo.

Cuando ha dicho que está mejor visto una mujer trans o un hombre trans,

la verdad es que siempre... Yo, sinceramente,

sí me gusta visibilizarme porque soy consciente

de que no soy visible. Sé que cuando voy andando

por la calle o hablo con la gente, nadie sabe que yo soy trans

si no se lo digo. Entonces, a mí sí que me gusta visibilizarme

para que la gente empiece a ser consciente de que hay personas trans

en su entorno... ¿Y cómo te visibilizas?

Pues les digo que soy transexual.

O sea, puede venir a cuento o no, pero sí que...

O sea, quiero decir, si voy a comprar el pan, no digo:

"Muchas gracias, soy transexual".

(RÍEN)

Pero quiero decir que estoy dentro de una conversación,

pues me gusta intentar llevar el tema hasta mi visibilización

para que lo puedan saber. Cuando he dicho antes

que estuve trabajando en una academia, a lo mejor,

mis alumnos no me dijeron nada, pero hoy yo, con muchos grupos

de alumnos, sí que se lo conté. A lo mejor es una cosa

de mi personalidad que...

O sea, que no tengo por qué contar, pero sí me gusta contar.

Porque creo que es muy necesario que la gente sea consciente

y que diga: "Ah, pues este profesor de mi academia es transexual".

Pues ya está, sin más.

Respecto a la pregunta que has hecho, mujeres u hombres,

creo que es una cuestión que está en la sociedad

en cuanto que es la mujer trans, cis, lo que sea, está vista

como un ser inferior al hombre. Ahora mismo, en todos los países,

existe el patriarcado en mayor o menor medida.

En España, estamos mejor que en otros lugares,

pero eso se extiende, obviamente, también a la transexualidad.

Es decir, la mujer transexual está peor tratada

que el hombre transexual, pues sí. Igual que la mujer bisexual

está peor tratada que el hombre bisexual.

Es algo muy importante que tenemos que trabajar toda la sociedad

en nuestro día a día. Gracias a los cuatro.

Supongo que nuestros espectadores son conscientes

de que por parte de ustedes, ha habido valor y coraje

para venir aquí y exponer sus planteamientos, opiniones

e ideas. También para denunciar las otras.

Y yo se lo quiero agradecer personalmente.

Todos aquellos que hayan visto el programa esta noche,

les agradezco su participación. Los que lo vean en diferido...

Habría que inventar un término para explicar eso.

La no emisión en directo en La 2 está a su disposición

en www.rtve.es/alacarta/ y supongo que el programa

podrá ser positivo para muchas personas interesadas

en este asunto. Gracias y también gracias a ustedes.

Hasta la próxima.

(Música créditos)

Millennium - Decir Trans

22 may 2017

Los últimos 203 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios