www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4156123
Para todos los públicos Mi familia en la mochila. Family Run - Ruta Seúl-Suwon-Aldea Yongin - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

En el capítulo anterior,

tuvimos nuestra primera toma de contacto con el país.

Hoy viajaremos desde su capital y os mostraremos

cómo es su medicina más natural.

Y cómo puedes merendar con unas amigas muy simpáticas.

Y qué corte de pelo te puede quedar más fashion.

Y aventurarte con nosotros hasta una zona desmilitarizada.

¡Peligro, peligro!

Hasta sentarte con nosotros en un váter, que es un museo,

y disfrutar igual que la gente de a pie.

A ver si lo adivináis. ¿En qué país nos encontramos?

No tengo ni idea. ¡Es broma!

(Los niños): ¡Pues en Corea del Sur!

Planifico la ruta.

Soy la cámara woman.

Lo mío son los animales.

Me molan los videojuegos.

Y elijo dónde comer y dormir.

Me encantan las redes sociales.

Grabo videodiario.

Como de todo.

¡Y además nos encanta viajar en familia!

Hoy salimos un poco tarde.

Hace un sol de justicia y nos vamos a ir a un plan de niños

para que se lo pasen un poco bien.

¿Os apetece? (Los dos): ¡Síííí!

Mi padre nos vende la moto del plan de niños

y lo primero es un pateo en toda regla.

Hemos llegado a la base de la montaña Namsan

que es esa que está ahí detrás con la torre,

que se llama la N-Tower de Seúl que mide 240 metros.

Vamos a visitar primero el pueblo de Namsangol

que es como la representación de cómo era Corea en la Edad Media

y luego, ¿os apetece subir a la torre?

Yo no quiero ir andando.

Podemos subir en el teleférico que cuesta 6 euros

o en un autobús de línea normal que cuesta un euro.

¿Os apetece subir o no?

Vamos a ver esto y luego subimos a la torre.

Vale.

En esta villa vamos a poder ver cómo es un hanok por dentro.

Un hanok tradicional consta de varias edificaciones

dentro de la casa.

Nos van a ofrecer un té.

¿No queréis un té frío?

¿No?

Salen fuertes y bien.

Regordos.

Delgados.

Gordos por abajo y flacos por arriba Mola, ¿eh?

Mamá, ¿todo es viejo?

No es viejo y lo han reconstruido para que veamos cómo eran

las casas coreanas de hace 200 años pero todo es nuevo.

¿Es un pueblo entonces?

No es realmente un pueblo, todo esto pertenecía a un señor

que era el tío del emperador pero él construyó 20 casas

para alojar a sus tíos, sus primos, a sus hermanos, a concubinas.

¿Y qué es una concubina?

Este señor tenía a su esposa y también tenía otras esposas

que eran como sus amantes. ¿Y qué son amantes?

Un amante...uhmmm.

Niño, no preguntes tanto.

Hemos venido a este restaurante que es de comida coreana rápida

y hemos pedido hoy para cambiar unos dumpling.

Estas son las empanadillas hechas de rebozado de pasta.

Y ponen de aperitivo kimchi, un poco picante.

Y esto amarillo que a mí me encanta.

Y en todos los sitios vamos a encontrar este plato

que es cerdo empanado con col y arroz que a los niños les encanta.

En Corea, agua se dice "mul".

Cuando venís a un restaurante,

casi ninguno tiene baño propio

a veces los comparten entre varios restaurantes

y están en la misma calle.

Y cuando se paga nunca se deja propina.

La propina viene incluida en el precio.

Después de comer ¡me entra un sofoco!

Aquí lo combaten con medicina natural.

Vamos para allá.

Lo primero que nos han preguntado es si normalmente

somos frioleros o calurosos.

Los niños y Antonio han dicho que calurosos y yo bastante friolera

y aquí vienen una serie de alimentos que nos han servido en té

y que te ayudan para combatir el frío o el calor.

Y vamos a rellenar un formulario.

Nos han dicho que para las ojeras

que tenemos que comer mucho kiwi y frutos rojos, como la mora.

¡Estoy un poco estresado!

Y que tengo que tomar ostras y caviar.

A mí me han dicho que coma pulpo, gambas y marisco.

Que haga un pelín de menos de deporte porque corro bastante.

A estos les dijeron que tenían que hacer ejercicio,

y sí que se lo han tomando en serio, sí.

Siempre vamos donde quieren Sonia y los niños y ya me toca.

Elijo yo donde vamos, ¿eh?

Pero que sea chino.

Vale. Venga.

Hemos venido a Hongik University.

Es hora de merendar y vamos a darles una sorpresa a los niños.

Hemos venido a merendar a una cafetería donde hay ovejas.

Una se llama Lili y otra Milki.

Lili y Milki.

Estamos en un café superoriginal que mezcla

el concepto de naturaleza con el de animales

un concepto que inculca el atraer la naturaleza

a las zonas urbanitas.

La cantidad de lana que tienen estas ovejas.

Les hace falta un buen esquilado.

Y a nosotros, papi.

Mateo y yo llevamos unos pelos muy rebeldes, muy largos.

Vamos a adentrarnos en el mundo peluquería

para ver si nos hacen un corte de puntas.

Me ha llamado la atención la cantidad de gente

que le dedican a uno aquí y te traen un book

para que elijas el corte de pelo que te gusta.

Vamos a ver si el resultado es parecido al del libro.

Te tapan los ojos para que no te dé la luz directa.

Es para que no te caiga jabón en los ojos.

Ah, vale.

Y ahora con todos ustedes os presento a los nuevos

¡Mateo y Antonio!

¡Qué guapos!

¡Qué guapo, Mateo!

Ahora a lucir nuevo look por un barrio guay.

Es una conocida zona de vida universitaria,

de estudiantes y está llena de cafelitos

de restaurantes, pequeños comercios de tiendas.

Está superanimado.

Tres días pateando por aquí por la capital de Corea, Seúl,

y estamos un poco reventados así que vamos a acudir

al "gin gil ban" que es una sauna.

Venga, Candela, ven.

Nos vamos a la sauna.

Papá, que no se hace así con la palma

que en Corea siempre se hace así.

Es verdad, que hacerlo hacia arriba es de mala educación.

Estas saunas son muy populares están por todas partes.

Te ponen una pulserita y a disfrutar

de un montón de servicios;

habitación de la sal, bolas de arcilla,

habitación congelador, tierra 86

hasta una zona con chocolates con juegos y tele

para que te relajes como final de fiesta.

Son las 6 de la mañana es bastante pronto.

Nos hemos levantado a esta hora porque nos vamos a visitar el DMZ

lo que se llama la zona desmilitarizada,

frontera con Corea del Norte.

El hueco que queda entre las dos Coreas

es tierra de nadie y no se toca, no se entra.

Estamos ahora mismo en una zona cargada de simbología,

desde un monumento a los soldados,

una campana de la paz, o este vagón de tren

que tengo aquí detrás que tiene 1020 agujeros de balas

que se hicieron durante la guerra entre las Coreas.

Ahí le metieron un cañonazo.

Impresiona, ¿verdad?

Acabamos de pasar una zona donde nos han pedido pasaportes.

No se puede grabar.

Hemos recorrido una zona que está marcada por los laterales

de la carretera como zona peligrosa de minas.

En 1950, Corea del Norte invadió Corea del Sur

con la ayuda de las Naciones Unidas

y en tres días consiguieron recuperar Seúl.

La guerra duró tres años hasta que se firmó un tratado

donde se establecieron las bases de esta zona desmilitarizada

pero nunca se llegó a firmar la paz.

Vamos a visitar varios de los túneles

que estaban hechos para una segunda invasión al sur de Corea.

Para visitarlo no puedes hacer otra cosa

que contratar un tour masificado pero es normal,

no hay otra manera física ni de venir por tu cuenta.

Esto es lo más cercano que vamos a estar

de este conflictivo país.

Y acabamos en una tienda de souvenir donde puedes encontrar chapas

inclusive una pedacito de valla de la frontera.

Abandonamos Seúl y ponemos rumbo a nuestro siguiente destino

que es el pueblo de Suwon al sur de la capital.

Hemos llegado a una zona residencial llena de apartamentos, casas

y se nota que aquí viven familias, hay parques, zonas de deporte.

No se escucha el bullicio de Seúl está todo más tranquilo.

Mi padre está llamando al hotel donde nos alojamos esta noche

porque no tenemos ni idea de dónde está.

Viaja con un teléfono liberado y compra una tarjeta local

que te permita hacer llamadas dentro del país

y estar permanentemente conectado a internet.

Estar conectado ayuda mucho cuando te mueves por tu cuenta.

Te servirá de guía y te ayudará mucho

para comunicarte con la gente.

Nos ha traído aquí un hombre muy amable de un restaurante

hasta el 106 que está escondido pero parece que lo hemos encontrado.

¡Hello! ¿How are you?

Estas son las vistas de la habitación.

Es una habitación sencilla tenemos una camita doble,

el ventilador, y ese es un futón que vamos a estirar

para que duerman Candela y Mateo esta noche.

Es el baño.

Está todo superlimpio.

Lo compartimos con otra pareja que está alojada aquí.

Hemos bajado al supermercado que está muy cerquita.

Hemos llenado la nevera con fruta y cosas del desayuno,

agua y aperitivos para mañana.

Un mosquito.

Y nos vamos a dormir que nos hemos levantado a las 6 de la mañana.

Y estamos...

Desayunar a lo occidental aquí resulta caro

porque casi todo se importa.

Esta leche de Dinamarca era la más barata

y costaba 1,05-1,10 euros.

El resto de leches, 2, 3 euros.

La fruta es carísima.

Nos podemos permitir plátanos.

Cuatro melocotones cuestan 7 euros.

Uvas, 9 euros.

Los cereales también son caros.

El tamaño medio de 6 euros.

Se desayuna con fideos y sopas.

Una cosa curiosa es el acceso de las casas, bien por código

de siete o más cifras.

O la otra es acercando una tarjeta localizadora.

Abre la puerta de la casa.

¿Nos vamos ya?

Nos vamos a un museo muy especial.

Creo que a los niños les va a sorprender.

¡Qué chulo!

¿Dónde estamos?

En un wáter.

En un museo wáter.

Esto es para que los paraguas no goteen.

Inauguró este museo en 1990.

Fue alcalde de esta localidad.

Estaba obsesionado con los retretes.

Porque nació en un baño.

A los niños este museo les encantará.

Hay dibujos de caca y pis.

Era tanta su obsesión que le llevó a construir en el 2007

una casa con esta forma.

Derribó la antigua y erigió esta.

Dos años más tarde murió.

Y donó su casa a la ciudad.

Ellos en recompensa hicieron este museo.

A veces en muchos servicios no hay papel de wáter.

Es importante que lleves siempre toallitas húmedas.

Sirve para lavarte las manos antes de comer.

Este fue el primer baño coreano

que utilizaron las personas de la nobleza.

Este era el baño típico de la isla.

Aquí defecabas y lo que caía se lo comían los..

Aunque parezca un asiento no lo es.

Es el baño portátil de los reyes.

Tanto wáter me ha entrado ganas.

Hemos dejado la tripita bien vacía.

Habrá que llenarla de nuevo.

¡A comer!

Son las dos de la tarde.

¿Cómo elegimos los sitios en Corea?

Como no sabemos que ponen los carteles

nos fijamos si hay mucha o poca gente.

Siempre.

Al final nos hemos decantado por el plato de la casa.

Medio pollo cocido con verdura y arroz.

Acompañado de verduras crudas.

No sabemos si cuecen o no.

Estamos mirando de reojo a la gente.

Para que no se rían si hacemos algo extraño.

En todos los restaurantes se sirve agua con estos vasitos.

Este restaurante no está mal, es muy popular, había mucha gente,

pero parece que hemos pinchado un poco

porque está todo bastante soso.

La sopa no sabe a nada.

Hemos tenido que vaciar los cuencos de sal.

Seis de la tarde, los niños están cansados.

Calados y tenemos frío.

Además se nos ha terminado el te recomendado por la experta

en medicina natural.

Así que mejor dar por concluido el día.

Empezamos el día dirigiéndonos a un museo de innovación tecnológica

Empieza la jornada maratoniana.

¿Por qué acudir a televenta si tienes direcventa?

Se estila mucho la venta directa en el vagón.

Este señor vendía colgadores en cadena para multipercha.

Hemos encontrado el museo, ha costado un poco.

El taxi no sabía bien, nos ha dejado lejos.

Pero ya estamos.

Lo raro es que se entra a través de un parking.

Esto es un laberinto tecnológico.

Una ciudad inmensa.

Hemos recorrido un montón de pasillos para llegar al museo.

Es una zona muy chiquitita.

No nos permiten grabar con la cámara solo dejan que saques fotos.

Ha sido muy interesante

un recorrido por la historia de la electrónica, de las teles,

los teléfonos móviles, muy interesante.

Hay un montón de pantallas y lo puedes tocar todo.

Tenéis que ir a verlo.

Mola mazo.

De lo más tecnológico nos vamos a lo más tradicional.

Nos vamos a una aldea

que es una típica villa tradicional coreano.

Primero vamos a la oficina de turismo

para los horarios de los buses.

No sea que la liemos.

Mala suerte, justo acaba de pasar uno.

Toca esperar dos horas.

Como hemos perdido vamos a ir más tranquilos.

Como tenemos hambre y ganas de ir al baño

pues vamos a buscar un restaurante.

Además nos apetece algo típico.

Pizza.

La ley de Murphy, hace dos horas hemos llegado 4 minutos tarde

y ya había pasado.

Llevamos 20 minutos clavados bajo la lluvia.

Viene con retraso y aquí no aparece nada.

¡Por fin!

Mi hermana y yo no somos los únicos jugones de la familia.

Mirad mis padres.

Hemos llegado y como veis está petao de nadie.

No hay ni panete.

Debe ser por el clima.

Estamos enfadados porque hemos tardado una hora

y nos dice el señor que cierran dentro de una hora.

Como está lloviendo.

Les hemos dicho que lo podrían avisar en la web.

No hacer venir a la gente para nada.

Estamos pensando en entrar o no.

Son 15 euros cada adulto 10 cada niño,

para entrar en algo que está cerrada y en una hora salir.

Una faena.

Nos volvemos.

No resulta rentable ni viable pagar para no ver nada.

Esto es lo que nos hemos perdido.

Es un complejo enorme.

Es un buen plan para venir en familia.

Si visitáis Corea intentar venir aquí.

Aseguraos antes del tiempo que va a hacer.

Que no os pase como a nosotros.

La moral de la familia está un poco por los suelos.

Llevamos dos días aquí.

Y no hemos conseguido hacer prácticamente nada

de lo que teníamos planeado.

Todo parecía una peli de terror.

Pero no, los macuteros pueden con todo.

Lo mejor está por llegar.

Decidimos pasar una supertarde.

Como lo harían los coreanos.

Probando la puntería.

Jugando al billar.

Cuando llega el señor, te da una bebida

te da los guantes

te limpia la mesa

y te prepara todo.

¡Hemos ganado!

Dándole al beisbol.

Zumbándole al martillo.

Si estás un poco estresado

Agarras el martillo.

Pues muy lejos no has llegado.

Y disfrutando de una peli de las salas típicas de aquí.

Es popular entre los jóvenes es este tipo de salas de DVD.

Son habitaciones en las que te alquilas una peli

con tu novia, unos amigos, con el novio.

Hay un colchón en el suelo.

Una televisión, puedes comprar palomitas o bebidas.

Te ves una peli en una zona privada.

Para finiquitar un día tan guay nada mejor que una foto de recuerdo.

Podéis coger orejas.

Es lo que hay aquí.

Hay que echar el dinero.

Elige.

Pelos, corazones.

¿Cómo se cambia?

Las fotos, de manera natural sales con los ojos agrandados.

El modelo de belleza es almendrado no achinado.

Sales con los ojos más grandes.

¡Mazinger Z!

Nos han traído una cosa que se come mucho aquí.

Orugas de gusanos de seda.

Está blandito.

Pica un poco.

Se puede pensar que es otra cosa.

Aquí se congrega un montón de gente.

Han separado la zona de adultos de la de niños

para que no haya accidentes.

Esto es una locura.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ruta Seúl-Suwon-Aldea Yongin

Mi familia en la mochila. Family Run - Ruta Seúl-Suwon-Aldea Yongin

13 nov 2018

Descubriremos como molan los baños coreanos y como hay cafeterías que tienen incluso ovejas. Nos desplazaremos hasta el DMZ, la línea fronteriza entre las dos Coreas, convertida en atracción turística. Dormiremos con una familia coreana mientras visitamos la población de Suwon.

Histórico de emisiones:
17/01/2016

ver más sobre "Mi familia en la mochila. Family Run - Ruta Seúl-Suwon-Aldea Yongin" ver menos sobre "Mi familia en la mochila. Family Run - Ruta Seúl-Suwon-Aldea Yongin"
Programas completos (37)

Los últimos 44 programas de Mi Familia En La Mochila - Family Run

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios