www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3859143
Para todos los públicos Mi familia en la mochila. Family Run - Ruta 66: comienza la aventura - ver ahora
Transcripción completa

Si en Chicago pasamos unos días de vértigo,

nos reflejamos en judías gigantes,

comimos con Forrest Gump o navegamos en un crucero...

¡De lujo!

En este capítulo, por fin iniciamos la aventura

por la carretera más famosa del mundo: la Ruta 66,

desde Chicago hasta Santa Mónica, en California.

Recorriendo ocho estados y pasando por tres husos horarios diferentes.

Más de 4.000 kilómetros repletos de curiosidades, peligros

y lugares míticos del Oeste americano.

¡Una pasada!

¡Estás invitado a disfrutar con nosotros!

¡Conviértete en un auténtico cowboy "makutero"!

¡Bienvenidos a la Ruta 66!

MATEO Y CANDELA: ¡La aventura comienza!

Planifico la ruta.

Soy la "cámara-woman".

Lo mío son los animales.

Me molan los videojuegos.

Y elijo dónde comer y dormir.

Me encantan las redes sociales.

Grabo vídeo-diarios.

Como de todo. (SE RELAME)

Y además...

(TODOS) ¡...nos encanta viajar en familia!

(Ladrido)

(Graznido y frenazo)

Abandonamos el apartamento para dirigirnos

a lo que será nuestro hogar durante las próximas semanas.

¡Una caravana molona!

La caravana, la verdad, es que mola mucho,

es más grande que lo que yo pensaba,

y nos han dado unas cajas con el kit de cocina.

Llevan aquí tazas, vasos, recogedores...,

un poco de todo, sartenes

y luego unos "kits" de toallas, sábanas

y almohadas y mantas.

Aquí en Illinois hace tanto frío

que nos han dicho que han puesto anticongelante

en el agua de la caravana y que no podemos usar nada de agua,

ni siquiera en el baño, en el fregadero...,

hasta cruzar más o menos a Oklahoma,

donde ya empieza a hacer más calor porque, si no,

como las tuberías al parecer son de plástico,

al usar el agua congelada pueden...

pueden romperse.

Estamos a punto de salir ya. Se nos han hecho

las... 5 de la tarde

con la explicación, desde las 3

que estamos aquí

aprendiendo cómo funciona un "motorhome" de éstos,

que no es nada sencillo porque es como una casa con ruedas.

Así que las mismas explicaciones que cuando compras una casa,

te las tienen que dar cuando montas en un aparato de este tipo.

¡Tachán, tachán!

¡Comienza la Ruta 66!

(Canción "country")

La verdad es que...

no se va mucho el vehículo, pero sí que...

la sensación de ir en un...

en un armatoste tan grande,

pues va a llevarnos por lo menos un par de días...

acostumbrarnos.

VOZ PERRA: "Que San Antón, patrono de los animales,

(LASTIMERA) nos proteja."

(Claxon)

El precio del alquiler del coche dependerá del modelo que elijas.

Pero sale más barato contratarlo con compañías americanas

que directamente desde España.

El mercado de las caravanas es gigantesco en Estados Unidos.

Hay muchas opciones y variedad de precios.

Diseña primero la ruta, número de días

y compara varios presupuestos.

Con la denominación de Ruta 66

se conocía a una de las carreteras federales

que en 1926 se estableció

para conectar Chicago

con Santa Mónica, en California.

Era una ruta muy popular para todos los que quería emigrar

de la costa este a la costa oeste,

pero cayó en el olvido cuando se construyó la Interestatal.

En los años 90, un montón de asociaciones

reivindicó el valor histórico de esta ruta

y hoy en día la recorren más 200.000 turistas al año.

La 1 parada importante es aquí,

en Joliet, en el Visitor Center, el centro de visitantes,

donde te van a dar un montón de información y mapas

para seguir esta ruta.

El coche de los Blues Brothers.

(TARAREA UNA CANCIÓN DE LA PELÍCULA)

A 17 millas de Joliet, unos 28 kilómetros, está Wilmington.

Un curioso hombrecillo nos espera.

Es como el toro de Osborne en España,

pero en versión súper MacGyver.

Éste es el famoso Gemini Giant del Launching Pad.

Esto antes era un famoso restaurante, pero...

con el tiempo y con el poco uso que tenía,

pues al final quebró y se ha cerrado.

Estos gigantes, al principio, eran reclamos,

sobre todo para las estaciones de servicio,

y eran de una conocida marca de gasolina.

Se hacían en la costa oeste,

en la zona de Santa Mónica.

Como el restaurante del gigante estaba "chapado",

buscamos otro por este pueblo.

Dimos con esta pizzería. No hay nadie, pero poco importa,

lo interesante es que,

por el tamaño de la pizza que nos han traído,

pensamos que aquí también come Gemini Giant.

(ANTONIO Y CAMARERA)

(CAMARERA Y ANTONIO)

(CAMARERA)

La camarera es majísima, habrá que dejarle una propinilla.

A Antonio la idea hace que se le atragante la mozzarella.

(Claxon)

Estados Unidos es el país

con las "propis" más altas del mundo.

Esto es así porque el salario de los camareros

se complementa con las propinas.

Cuando te traigan la cuenta, verás las propinas sugeridas

bajo el epígrafe "Gratuit".

18, 20 y hasta el 25 por ciento.

En teoría, son voluntarias, pero no es así.

Piensa en las propinas como en un impuesto,

porque da igual el trato recibido. Si no las dejas, te mirarán mal.

Decidimos hacer noche en Wilmington

y aprovechar para hacer la colada.

Vamos a poner una lavadora, Cande, que hemos acumulado ya

un súper bolsón.

(RÍE)

Como en las películas, madre mía.

No hay nadie.

Hemos venido aquí

porque ya llevamos muchísima ropa acumulada

y hemos encontrado aquí,

al lado de un supermercado,

este "wash" de 24 horas.

Hemos comprado... estos geles, que son especiales para lavadora.

¡Qué gustito!

Tres dólares.

No sabemos cuánto tarda un lavado, no lo pone,

pero el sitio tiene wifi,

y unas sillas y revistas por aquí.

Así que vamos a hacer tiempo mientras se lava todo.

AMBAS: Uno, dos...

...tres...

Lavadora completada.

Son ya las 10 y media de la noche.

He salido viva... del lugar

y me voy a dormir, que estoy súper cansada,

que llevo un día larguísimo.

(Ráfaga musical)

Nuestra primera noche en la caravana y tengo el cuerpo partido en dos,

pero imagino que, poco a poco, nos acostumbraremos.

¡Ay, camita mía, cuánto te echo de menos!

Cuando sea mayor, me voy a comprar una como ésta.

Hoy nos espera un día emocionante, vamos a conocer a una comunidad

que seguro que habéis visto infinidad de veces en las películas,

pero aún así, sigue siendo una gran desconocida.

Hemos venido a Arthur,

un pueblo un poco apartado de lo que es la pura Ruta 66,

a visitar una de las 180 comunidades menonitas que hay en Estados Unidos.

Y diréis: "¿Qué es eso? No me suena".

Pero, ¿y si os digo... amish?

Antes de conocer esta comunidad, desayunamos en una cafetería

en la que tienen productos amish, para ir tomando contacto.

Desde aquí vamos a iniciar el tour,

porque aquí está la agencia.

Y en la agencia también se venden productos que están hechos 100%

por los amish. Son productos siempre de muy alta calidad...

y, como veis, pues hay maderas,

colchas, edredones, pinturas...

También conocidos como menonitas, los amish

son una comunidad apartada del resto.

Tienen su propio idioma y conservan costumbres

que datan de siglos atrás.

Están presentes en varias partes del mundo,

aunque no asimilan las costumbres del país en el que están,

sino que siguen funcionando bajo sus propias reglas.

Viven como hace 200 años, sin electricidad.

Una persona de la agencia nos acompaña.

La verdad es que estamos muy expectantes ante la idea

de adentrarnos en este mundo cerrado

de los amish.

Primero, nos acercamos a uno de sus colegios.

Nos interesa que Candela y Mateo

conozcan el día a día de los niños de esta comunidad.

¿Vosotros al cole cómo vais?

En autobús y andando.

En autobús.

Y en coche.

Los niños amish no pueden ir en ningún autobús

porque el autobús va con gasolina y ellos no pueden ir

en coche, como vosotros.

Entonces, ¿sabéis cómo vienen al colegio?

¡En caballo!

En caballo.

¿En caballo en las carretas ésas?

Sí, en las carretas. ¿Y sabéis dónde aparcan

las carretas y caballos hasta que acaba el cole?

En el huerto, en el huerto éste.

Aquí, en este establo.

¿Y sabéis qué idioma aprenden estos niños?

Ami... Ami... ¿"Amitis"?

¿No?

"Ami...tasti". "Amitista".

No, aprenden alemán, pero alemán antiguo,

de ese que casi no se habla porque...

Originariamente, los amish venían de suiza y su lengua materna

era el alemán antiguo.

Entonces, lo que aprenden aquí es un poquito de inglés

y alemán antiguo.

La educación de los niños en las comunidades amish

está en manos de escuelas que ellos mismos crean,

ofreciendo educación hasta llegar a la adolescencia.

A esa edad, los niños varones aprenden un oficio

y las niñas reciben instrucción en las tareas del hogar.

Los amish no tienen teléfono en sus casas y obviamente tampoco móviles,

pero lo que sí que tienen es como una centralita

a la que acuden varias familias cuando necesitan llamar.

Anotan la hora a la que llaman, el día y los minutos,

y, cuando llega la factura a fin de mes, hacen cuentas

y cada uno paga lo suyo.

En resumidas cuentas,

igual que cuando compartíamos piso en nuestra época de estudiantes.

La primera impresión al conocer la familia es positiva.

Aunque parecen personas de pocas palabras,

son gente amable y hospitalaria.

(SONIA Y ANTONIO)

(SONIA)

(AMISH Y SONIA)

(SONIA Y AMISH)

(AMISH Y SONIA)

(ANTONIO)

(SONIA Y ANTONIO)

(AMISH Y SONIA)

(AMISH)

Mirad, éstas son lámparas de gas.

Las encienden aquí abajo con este mechero

y tienen un recubrimiento

hecho de "silk", que es...

Seda.

...y dura más o menos 6 meses. A los 6 meses se queda en trocitos

y ya ponen uno nuevo. Y así es como encienden la luz,

porque aquí no hay electricidad.

"We change..."

(AMISH)

(SONIA)

(SONIA Y ANTONIO)

(AMISH Y SONIA)

(ANTONIO)

Al comer con ellos te das cuenta de que los roles están preestablecidos.

La sociedad amish es patriarcal

y las mujeres no tienen los mismos derechos que los hombres.

De solteras, obedecen al padre;

al casarse, deben ser sumisas al esposo.

(AMISH)

La comida, muy sabrosa, la verdad.

La conversación, corta y parca, como veis,

pero esto no quiere decir que los amish sean cerrados y antisociales.

No, no,

son personas que se relacionan con el exterior de forma natural,

pero viven en su mundo y bajo sus reglas.

(SARAH)

(SONIA)

(SARAH)

En un momento de despiste, la curiosilla de mi mujer

ya está haciendo de las suyas.

Como se enteren, cojo uno de sus "buggies" y salgo pitando.

Me he colado aquí, en el baño de los amish,

para enseñaros cómo son.

Realmente está bastante oscuro porque, como no hay luz eléctrica,

pues funcionan a base de una vela.

Y una cosa curiosa es que aquí todo está hecho a mano,

incluso las cortinas de la ducha. Mirad.

Éste es el calefactor que tienen,

que es de propano.

Ésta es la luz que hay en el baño, que es el mismo sistema:

propano.

Y la taza,

que tiene ahí su vela.

Toda la ropa la hacen ellos a mano.

La cosen las mujeres,

que son las encargadas tanto de la ropa masculina

como de la ropa femenina.

La balanza, el peso.

Claro, como no puede ser eléctrica ni electrónica,

pues usan éstas, que son

las antiguas, que van así.

Gente maja, los amish.

Y ahora, por fin, vamos a hacer

lo más molón para Mateo y para mí.

Estamos ya preparados en la parte de atrás de un "buggie"

y vamos a darnos una vuelta

por aquí, por la zona,

y a ver qué tal es la experiencia de ir en un auténtico "buggie" amish.

(Música de guitarra eléctrica)

Los amish no pueden conducir vehículos a motor,

pero sí pueden ir subidos en coches a motor

si conduce otro;

o conducir maquinaria agrícola: tractores pequeños, por ejemplo.

Así que a veces van y vuelven del pueblo

con los vehículos agrícolas.

Me ha parecido súper chulo.

A mí también. (GRITA ENTUSIASMADA)

Bueno, espectacular el paseo en "buggie".

Nos han dado una vuelta y, la verdad, se va muy bien.

Estoy por cambiarlo por mi coche, ¿eh?

Por cierto, no habéis visto niños, ¿verdad?

Nos comentaron que los niños amish

no juegan nunca con otros

ni se dirigen a ellos ni a adultos

que no sean de su comunidad.

Es una medida para prevenirlos de influencias externas.

PERRA: "Cande, Mateo, ¿qué es lo que más os gusta de esta visita?"

Me ha encantado la comida casera, estaba "yummy, yummy".

A mí, lo que más me ha gustado ha sido el paseo en caballo

porque, como nos movíamos tanto,

pues parecía que estábamos

realmente en un "buggie" de ahora.

"Pues si os digo lo que más me gusta a mí..."

(RÍE)

Tomamos rumbo a Pontiac.

Mi padre está preocupado, no quiere llegar muy tarde.

Son las 10 de la noche y no hay campings

en ninguna de las zonas alrededor de este pueblo,

así que una noche más vamos a tener que dormir

en el parking de un centro comercial.

Tengo a la familia levantada en armas porque aquí

no hay ningún tipo de servicio.

No hay baños, no hay duchas...

(ASUSTADO) ¡Me van a matar!

(Ladrido)

(Grito vaquero)

Unos huevos fritos a la americana para entonarnos y poco más.

VOZ PERRA: "¿Tendrán morro? ¡Si se ponen hasta arriba!"

Y nos encaminamos hacia el centro de Pontiac

para ver los murales más representativos

de la Ruta 66.

Pues aquí, para ver todos los murales,

lo único que hay que hacer es seguir las huellas.

¿Qué huellas?

Levanta tus pies.

Ah. Esas huellas.

En Pontiac hay más de veinte murales

y puedes hacer un tour interactivo escaneando estos códigos Bidi

que tienes aquí.

Te llevan a la página web

y te dan información sobre el cartel. A ver...

"Hi".

(VOZ TELÉFONO EN INGLÉS)

Todos estos murales representan la vida cultural, política

y comercial de esta ciudad desde sus orígenes,

desde su fundación.

(EN INGLÉS)

(VOZ MUJER)

(VOZ TELÉFONO EN INGLÉS)

Este cuadradito que tengo aquí es muy especial

porque era el pavimento original que tenía la Ruta 66

en 1926. Un pavimento, como veis, de adoquines,

antes de que se asfaltara.

Seguimos ruta.

Casi cien dólares en gasolina

y prácticamente 150 litros.

Aquí, peculiarmente, la gasolina es más barata que el diésel,

concretamente 50 céntimos de dólar.

Queremos endulzar el viaje, nos encaminamos a una empresa familiar

muy conocida en la ruta que fabrica sirope de arce.

Tiene fama de ser uno de los mejores siropes del país.

Hoy domingo, que es Domingo de Resurrección,

pues parece que... no abren

la tienda de sirope.

¡Jolines, "tronqui"!

Habíamos venido aquí exclusivamente

a probar esta deliciosa melaza

que hacen aquí de los arces,

pero... está cerrado.

Aunque esté la tienda cerrada, lo que vamos a hacer es explicar cómo

se extrae o cómo se hace este sirope.

(VOZ TELÉFONO CON ACENTO MEXICANO)

Mediante un sistema de tubos,

se conectan básicamente todos los árboles

donde se va a extraer la savia de los mismos.

Esto se llama "ordeñar el arce".

Todos estos tubos están interconectados

y van hasta una especie de silo,

donde se almacena toda esta savia.

Más tarde, en ese silo, lo que se hace es que se calienta la savia

a unos cien grados centígrados para conseguir la evaporación del agua

y que se convierta en una melaza

que ya se puede tratar, se macera

y es lo que da el resultante de este famoso sirope.

Y después de este didáctico tutorial...

¿Os acordáis del gigante que vimos el otro día en Joliet?

Sí.

Éste es de otro de ésos, pero éste, lo más curioso que tiene

es que antes tenía un hacha en sus manos

y, cuando lo compró un señor que tenía un restaurante,

cambió el hacha por un perrito caliente.

¡Hala!

Se llaman Bunyon este gigante de la Ruta, este "muffler man".

Pues el perrito caliente que tiene en sus brazos

surge su efecto.

Hemos venido a este buffet que cuesta trece dólares los adultos

y seis dólares los niños.

La verdad es que comer en EE.UU. no es caro,

depende del restaurante, claro,

pero no es difícil encontrarte con lugares como éste

donde puedes comer de forma económica y con platos generosos.

Adiós, "muffler man".

¡A nuestro siguiente objetivo: Springfield!

Lo primero que nos llega a la memoria

es que es el lugar donde viven Los Simpson.

Pero no, en Estados Unidos

hay más 35 lugares que se llaman Springfield.

Springfield es conocida, sobre todo,

porque Abraham Lincoln vivió en esta ciudad y tiene su tumba aquí.

Su antigua casa ha sido convertida en museo.

Tarde de perros. Como veis, está lloviendo,

así que plan interior.

Nos vamos a visitar el museo de Abraham Lincoln en Springfield.

La familia ya me está esperando, voy para allá.

PERRA: "Siempre con la frasecita de 'tarde de perros',

aunque en este caso me ha venido de perlas.

Así me he escaqueado del museo

y vosotros también, porque no dejaban grabar." (RISA MALÉFICA)

(Motor y claxon)

Y del museo, a buscar camping donde hacer noche.

Acabamos de llegar al camping,

pero no hay nadie responsable

que nos pueda indicar

cuáles son las tarifas ni cómo debemos engancharnos.

Hay más gente acampada, así que nosotros vamos a hacer lo propio.

Acampamos, jugamos un poco

y alguna pequeña diferencia con mi hermano

hizo que un "muffler man",

es decir, el gigante de la carretera, se cabreara.

Y enfadaros el uno con el otro es lo único que sabéis hacer, ¿no?

Ponte a hacer los deberes, ¿eh? Todo lo retrasado lo quiero acabado.

Te vas a poner a hacerlo ya. Y tú, exactamente igual. ¡Venga!

Si ya voy al día.

Adelántate un día, adelántate un día.

Voy a lavar toda la cacharrería del desayuno

porque, como seguimos sin agua en el caravana con el rollo éste

del anticongelante, pues lleva esto en el fregadero

criando bacterias desde por la mañana.

(Música)

Ya tenemos...

agua corriente, tenemos agua en el depósito,

tenemos vaciadas las aguas grises...

En fin, ya está todo "all ready" para que podamos vivir

nuestra aventura en la caravana y tener autonomía total,

aunque esta noche dormimos enganchados con electricidad y agua.

Nuestro primer capítulo en la Ruta 66

y estoy baldado. ¡Pues no nos queda nada!

Así que a descansar. Y vosotros también.

¡Os esperamos en la siguiente aventura!

¿Y ahora que hacemos, tío? Con este doble cartel, yo aquí

sí que no tengo ni idea de adónde tirar.

(Música)

Estamos de The Gateway Arch,

el monumento más representativo de San Luis.

Hemos venido a una gran cadena de supermercados

muy famosa aquí en Estados Unidos

y os vamos a enseñar cómo se hace aquí la compra.

Los "monster trucks" comienzan con éste, con "Big Foot",

con el original, el número uno.

¡Qué guay, los coches de "Cars"!

Llevo todo el día sin comer, porque estoy aquí para el gran reto:

¡un chuletón de dos kilos!

Ésta es la única gasolinera que hay en no sé cuántos km a la redonda

y está cerrada. ¿Qué hacemos, tío? Estamos sin "sopa".

(Canción sintonía final)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ruta 66: comienza la aventura

Mi familia en la mochila. Family Run - Ruta 66: comienza la aventura

23 nov 2018

La familia alquila una caravana para adentrarse en la américa profunda. Su objetivo es recorrer la mítica Ruta 66 desde Chicago hasta Santa Mónica (California) en 22 días. Más de 4000 km, 8 estados y 3 husos horarios. Después de caminar entre gigantes la primera parada será en una comunidad Amish.

Histórico de emisiones:
08/01/2017

ver más sobre "Mi familia en la mochila. Family Run - Ruta 66: comienza la aventura" ver menos sobre "Mi familia en la mochila. Family Run - Ruta 66: comienza la aventura"
Programas completos (37)

Los últimos 44 programas de Mi Familia En La Mochila - Family Run

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos