www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4897899
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Regina de Miguel - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Nacida en 1.977, en Málaga,

actualmente vive y trabaja en Berlín.

Su práctica artística se vio pronto impregnada

por una sucesiva inmersión en otras disciplinas.

En sus obras señala el carácter especulativo del conocimiento,

y reescribe el relato, supuestamente objetivo y veraz de la ciencia,

con ayuda de la magia, la mitología y la ficción.

Su objetivo consiste en enlazar los mundos artificialmente

segregados de la cultura y la ciencia,

y en proponer una visión más holística e interactiva

de las diversas áreas del conocimiento.

Cinco de sus instalaciones se pueden ver hasta el 13 de enero,

en el C3A de Córdoba,

bajo el título: "Soy parte de esta frontera fracturada".

Esta noche en 'Metrópolis', Regina de Miguel".

Yo empecé pintando.

Y creo que a las primeras cosas que me presenté,

eran con pintura.

Y además, pinturas de gran formato.

Hasta que, tampoco voy a decir que me aburrí,

si no, más bien me picó

la curiosidad de seguir probando cosas.

En esta primera exposición institucional que tuve en el Musac,

ya presenté una instalación con mis culturas,

y con imagen en movimiento, unas animaciones 3D.

Y luego seguí probando con formatos como la fotografía,

trabajando con algunos objetos.

Hasta que, de pronto, me decidí, tomé el valor

de hacer trabajos de más duración,

de más complicación en la gestión,

más incluyentes, en el sentido, de que me obligaba a trabajar

con otras personas y me sacaban de la soledad del estudio.

Incluso, de las fronteras geográficas.

Como que decidí expandirme.

Yo creo que, realmente, artistas y científicos somos muy parecidos.

Creo que partimos del mismo principio,

que es la curiosidad, la experimentación,

la búsqueda de saberes,

la búsqueda de lo desconocido.

Y sin embargo, nos encontramos como acotados o encasillados,

o compartimentados,

en una separación artificial completamente utilitaria.

que no se corresponde con el funcionamiento

de la mente de las personas.

Yo creo que somos muchísimo más complejos,

y que, claro, el conocimiento científico,

al estar al servicio de la racionalidad,

del positivismo, del progreso,

está más capturado, por unas estructuras ideológicas,

y está al servicio de un poder.

Y a partir de ahí, se han ido construyendo

unas nociones de verdad,

pero que también sabemos que pueden ser muy especulativas,

y sospechosas,

y puede ser un mero constructo, como también es el del arte.

Lo que me interesa y lo que me mueve

es trastocar las lógicas utilitarias,

el que esto van con esto porque sirve.

O esto va por esto, porque funciona.

Pero hay cosas que sirven de otra manera.

Entonces, desde el planteamiento,

como decía antes,

de que un artista trabaja con todo lo que existe,

y que interactúa con todo lo que existe,

porque también las cosas le hablan,

y se puede encontrar poseído por la conciencia

de una silla, o la conciencia de un plato,

o de su ordenador.

Pues, el intentar hacer híbridos insospechados,

yo creo que es una tarea muy interesante.

"Es la primera película que yo realicé,

y fue mi primera incursión

en el imaginario de la ciencia ficción,

de la ciencia ficción como herramienta crítica.

Yo estaba ya por ese momento, investigando, no estas nociones

de la crítica a la construcción de la ciencia como idea de verdad.

Me pareció,

que empezar por 'Solaris',

podía ser una aproximación interesante.

Incluso, tomando a 'Solaris' como la propia herramienta

que me ayudara a hacer una crítica.

Porque 'Solaris' contiene, no tanto la historia de amor

entre Kris Kelvin y Harey, los protagonistas,

si no, esa propia historia de la ciencia, que cuenta Lem,

que se tiene que inventar para poder comprender

a ese planeta que, al mismo tiempo, nos entiende a nosotros.

Entonces, dentro de esa paradoja, me pareció interesante operar.

Y bueno, era como intentar contraponer,

cómo se generan constructos artificiales,

y cómo la naturaleza opera también de manera muy parecida.

Realmente, por ejemplo, el lago Cerknica, de Eslovenia,

es un lago que aparece y desaparece según transcurren

las épocas del año. En invierno está totalmente lleno,

en verano se vacía".

Y esto para mí, era una definición perfecta,

de cómo funciona una interfaz.

Una interfaz es una pantalla, o una superficie,

que te produce un efecto mágico,

pero porque contiene un mecanismo.

"Se descubrió en el siglo XIX, que el lago, lo que pasa,

es que estaba horadado, porque es un terreno kárstico,

y toda el agua, cuando no llovía, iba a unas cuevas,

y el lago transcurría, pero subterráneamente.

A mí me pareció interesante,

en esa reflexión acerca de cómo se construye la ciencia,

cómo opera la tecnología,

recurrir, por un lado, a los fenómenos naturales.

Y luego, también, esta película lo que tiene de particular,

es que también fue el primer proceso que yo inicié,

tanto con los geólogos, los expertos en las cuevas,

y los científicos que me ayudaron en esta parte,

como en la estación de radioastronomía, en Holanda,

que tiene la antena radioastronómica más antigua de Europa,

y que me ofrecieron,

y ahí se me abrió a mí la caja de pandora,

la posibilidad de ponerla en marcha,

y de establecer una verdadera colaboración con ellos, de las que,

luego, no sólo la banda sonora, fue uno de los resultados,

si no otra serie de obras".

Voces de mundos que se desvanecen,

es uno de mis trabajos más intimistas.

Porque como, aunque me gusta mucho trabajar colaborando

con todo tipo de personas,

y saliendo a campo, y viajando.

También, a veces, necesito hacer cosas muy pequeñas,

y que cuenten cosas muy personales.

Y es esta parte de un momento de mi vida, en el que, pues,

estaba atravesando un cierto dolor,

un cierto pesar,

y decidí trabajar sobre la dificultad,

de transmitir un sentimiento doloroso.

Y cómo, a veces, no se puede, no se establece esa comunicación,

ese sentimiento de completo aislamiento.

Entonces, daba la casualidad de que estaba leyendo

"Los diarios de Silvia Plath, y ella justamente,

tiene una frase en la que, siendo ella muy joven,

intenta explicar esta cuestión, cómo, creo que,

a pesar de que me esfuerzo mucho, no soy comprendida.

De la incomprensión,

de la imposibilidad de hacerse entender completamente,

por medio del lenguaje.

Y esto me llevo a pensar,

en todas las voces que desaparecen,

porque hay otras que hacen mucho ruido, o no dejan escuchar,

o porque hay voluntades

para hacerlas desaparecer por lo que sea.

Por conflictivas, porque no interesan, etc.

Así que me dediqué a buscar,

todas las lenguas que pude, me dediqué a investigar,

que estaban, o amenazadas, o extinguidas,

o de las que quedaban dos o tres hablantes, etc.

Y a traducir, palabra por palabra, esa frase de Silvia Plath,

a estas lenguas desaparecidas.

Y en cada díptico se puede ver una parte del universo,

que contiene una estrella muerta,

y abajo, una captura en google, del espacio geográfico,

en el que esa cultura, o bien, habitó, o sigue habitando.

Me insisten en que hable de metodología.

Y es una cosa a la que yo me resisto completamente,

porque sí, evidentemente, existe un afán, una curiosidad,

yo me defino como una persona muy curiosa.

Pero también el azar, los hallazgos,

forman parte importantísima de la forma en la que me conduzco.

Y muchas veces, las cosas se me presentan,

y me llaman.

Yo acababa de hacer mi primera película:

"Nouvelle Sciencie Vague Fiction",

y, justamente, se presentó por primera vez en España,

en Barcelona, en "Can Felipa".

En un Certamen de jóvenes artistas,

con un comisario joven también.

Y a la inauguración,

vino una persona, que no conocía en absoluto,

que había terminado de ver la película,

preguntó si estaba la artista, se me acercó,

"¿Tú sabes algo del proyecto "Cybersyn", de Salvador Allende?

y yo le dije que no tenía ni idea, y me dijo:

"Yo creo que deberías hacer algo con esto".

Y entonces, se encendió la chispa del deseo,

y de esa manera fue, que yo me volví a Berlín, e investigué sobre esto.

Y en esa pesquisa, en esa búsqueda,

se cruzó la oportunidad, por medio de Angar,

de marchar a Chile.

Sin embargo, los planes de esa residencia,

no era tanto que yo me enfocara a esa investigación, sino que,

me quedara más en el norte, en el desierto de Atacama,

y de ahí, surgió otra película.

"Estuve como residente

en el observatorio astronómico de Paranal,

que es el observatorio europeo del sur.

Es el más importante del hemisferio sur para la observación astronómica.

Y, una vez allí, pensé que era importante hacer,

un periplo y conocer el territorio.

Pensé: 'Estoy en un lugar muy extremo, muy connotado',

también políticamente,

porque aunque se diga que el desierto,

es un lugar vacío,

el desierto, sobre todo, el de Atacama,

contiene muchísima historia, y una dolorosa historia reciente.

porque hay cientos y cientos de desaparecidos en el desierto.

Así que, dije, pues con todas estas connotaciones,

cómo es la producción de saber y de conocimiento,

porque seguro que tiene

unas cualidades bastante específicas".

"En la cultura occidental,

tiene que estar validado todo por una institución.

Ese es un procedimiento que tienen en la cultura occidental,

y, hoy en día ya, es general para todo el mundo.

Pero en el conocimiento,

en la formación mapuche es diferente,

y no necesariamente tiene que ser eso.

Hay mapuches que nunca han estudiado pero manejan conocimiento".

"En la comunidad, hay personas que nunca fueron.

Antiguamente, los "Quinches", cómo no dicen acá a nosotros,

las personas mayores,

ellos nunca fueron a un colegio, y tienen un conocimiento cósmico

muy relevante para nosotros, como personas más jóvenes.

Ellos no fueron al colegio, pero nos enseñaron,

cómo ver una estrella, cómo conocerlas,

No es necesario un colegio para poder proyectarnos al cosmos.

Un mapuche".

Una historia nunca contada desde abajo,

evidentemente es donde más claro, en toda mi trayectoria se puede ver

el caso de partir de un hecho histórico concreto.

"El proyecto Cybersyn, consistía en una red de telex,

conectada a un ordenador central.

Estaba pensado para ser simple.

Y que la conexión se asemejara al orden sin jerarquías,

que proponía el socialismo chileno.

En pleno auge de fabricación del diseño a gran escala,

Bonsiepe, ayudante de "Stafford Beer",

se centró en el diseño entendido como un sistema.

Aquel que busca un orden en la confusa variedad de productos.

Para el trabajo, se contó con un equipo de diseñadoras,

de la Universidad Católica, de Santiago de Chile".

Evidentemente, hay mucho material documental,

eso se introduce,

pero luego está la autobiografía,

porque está mi propia voz contando todo mi proceso de búsqueda.

Entonces, está mi afectación, está la construcción de subjetividad

"Nosotras,

empezamos buscando la historia material de 'Cybersyn'.

Queríamos dar forma, y queríamos iluminar las ruinas

de un futuro socialista.

En un principio, estábamos fascinadas,

por las imágenes de la sala de operaciones.

La famosa 'Ops Room',

que se parecía más a la escenografía,

de una película de Stanley Kubrick,

que al centro neurálgico de un gobierno

en plena revolución y lucha económica.

Por lo pronto decidimos que el poder de seducción de esas imágenes,

no jugará a nuestra contra.

Desde el principio nos pareció una especie de historia maldita.

Pero nada nos preparó para lo que nos encontramos,

ni nadie nos avisó de lo que vendría después".

Está también, las múltiples formas que hay de generar

un relato colectivo.

Pero, claro, ¿de cuántas maneras podemos contar la historia?

Pues, no hay una única manera.

Entonces, por medio de la hibridación de géneros,

el no encasillarse,

en documental, entrevista,

documental histórico, periodismo,

cine antropológico, si no que,

por medio de la combinación de diferentes géneros,

y un trabajo, digamos coral, en ese sentido,

repleto de diferentes voces,

de "alter egos", que yo me invento.

Pues, es mi manera de hacer una aproximación.

"El 'software' del proyecto 'Cybensyn',

fue escrito por programadores chilenos y británicos.

Y se puso en funcionamiento una vez, en octubre de 1.972,

cuando 50.000 camioneros en huelga bloquearon las calles de Santiago.

La red de teletipos, ayudó al gobierno,

a coordinar el transporte de alimentos a Santiago,

con 200 camiones leales al gobierno de Allende".

"'Cyberfolk', fue una parte del proyecto

que también quedó oculta.

Consistía en un experimento, por el que se daba a la gente,

la posibilidad de conectarse desde sus casas.

y a tiempo real, con los grupos de toma de decisiones del gobierno.

Sólo se implementó en dos ciudades de Chile:

Tomé, de la octava región, y Mejillones, de la segunda.

Consistía en un circuito cerrado de televisión,

por el que la gente,

podría ver las sesiones realizadas en las municipalidades.

Y participaría activamente, en el proceso democrático.

pulsando 'de acuerdo' o 'en desacuerdo'.

Esa noción de interacción entre ciudadanos y clase política,

era muy avanzada,

y, en un momento de enorme inestabilidad,

sirvió para que la oposición acusara al gobierno de Allende,

de crear una herramienta de control hacia la población.

Cuando, en realidad, se trataba exactamente de lo contrario".

"Vitriol", es un acrónimo,

que proviene del mundo de la alquimia,

que apela al conocimiento profundo,

de las profundidades de la tierra,

y, precisamente, no todo el imaginario,

del que se nutre,

es el de la violencia extractivista.

Yo he estado el año pasado y este año, trabajando

en la Selva del Choco Colombiano, que es un lugar muy lastrado

por la violencia, desde la época de la colonización.

Habitado casi únicamente, por población afro,

descendiente de los esclavos.

Y allí tienen un problema enorme con el oro,

con la minería ilegal, la contaminación, el mercurio.

En fin, es una cadena de violencia, sobre otra cadena de violencia.

Y es, más o menos, lo que trato de contar,

a modo de ficción especulativa, no tan literal,

porque eso es algo que querré hacer en la película que estoy trabajando,

pero es el imaginario del que se nutre "Vitriol".

"Vitriol", en esta exposición,

va a tener los dos formatos:

En su formato de instalación, retoma

estos trabajos que he estado haciendo,

estos laboratorios, que,

el primero ya se mostró en Madrid, hace unos años, "Ansible".

Luego se volvió a retomar esta idea en "Aura Nera",

en Santa Mónica, en Barcelona.

Y ahora, he decidido volver a montarlo,

introduciendo nuevos elementos,

y con un texto que escribí para una obra escénica

que realicé en colaboración con Lucrecia Dalt.

Lucrecia y yo trabajamos,

en esta primera instalación,

en la galería "Maisterravalbuena".

Y en la banda sonora de una historia nunca contada desde abajo.

Y en el último año, la "Haus der kulturen der Welt",

en Berlín, nos hizo dos encargos,

que ya le dimos una envergadura,

de escénicas porque se desarrollaron en el teatro,

intervienen más actores,

más elementos, más complejidades,

y básicamente, son una combinación del trabajo actoral,

interpretativo, normalmente,

trabaja con nosotras una "performer" polaca que se llama Nia Novack,

y esto tiene un carácter, un tanto, operístico.

¿Decepción? También vino a mí,

un poco, por cosas del destino.

A mí me gustan mucho los mapas, la cartografía.

Tengo trabajos en los que analizo la cartografía,

pero, desde la sintomatología, desde lo afectivo.

Y, de pronto, un día, por casualidad,

estaba mirando La Antártida, en google también.

Como viajando virtualmente por la Antártida,

y me encontré en las Shetland del Sur,

una isla que se llama "Decepción", y pensé: "Esto es para mí".

Es inevitable, me está llamando.

Así que, me puse a investigar más, a buscar cosas en internet,

Y encontré,

que, casualmente, España,

tiene una base científica y militar, en Isla Decepción.

Una base que, entre otros proyectos,

suele acoger a unos investigadores en astrobiología,

que es una disciplina científica muy nueva,

y que tiene unos pioneros en España,

que trabajan en la base militar de Torrejón de Ardoz, en Madrid.

"La vida está compuesta de partículas,

y de sus múltiples combinaciones, surgen nuestros pensamientos,

y nuestra conciencia.

Pero únicamente somos capaces de observar ciertas manifestaciones

de la misma.

Sólo una pequeña parte de materia y energía.

Todas ellas, en la tierra.

Esto es lo único que sabemos reconocer.

Sin embargo, hay vida en todas partes.

En las rocas, en los datos.

La pregunta no es: ¿Quién soy?

si no: ¿Entre quiénes soy?

Decepción no es de este mundo.

Su naturaleza pertenece al espacio cósmico,

y al futuro.

Alberga lo inconcebible.

Vida enterrada, que ha escapado de nuestras herramientas.

Vida extremófila, amante de las condiciones extremas,

que en su sólo aparente insignificancia,

nos abocan al abismo.

Habitantes sepultados, no muertos.

Diminutas revenantes,

esperando a ser despertadas desde antes de nuestra existencia.

Una biosfera en la sombra, guardiana de un secreto.

Los límites de lo que soportan son un interrogante aún.

Aislamos en los glaciares, formas de vida psicrófilas,

amantes del frío, que crecen a 20 grados bajo cero.

También, los que soportan agua en ebullición,

termófilos, en la zona influencia del volcán.

Criaturas tan viejas, que son inmemoriales.

Ecosistemas independientes del sol.

Testigos de la formación del mundo,

que han estado allí después y durante,

el gran retroceso de los glaciares.

Bueno, de casualidad, en la última entrevista que hice,

que fue a Victor Parro, que es como el que les dirige,

había un señor sentado, como en la esquina,

leyendo su periódico,

y justo antes de marcharme,

me pidió si me podía sentar con él, que me quería hacer unas preguntas,

y la última que me hizo fue si yo les acompañaría

en la siguiente misión a La Antártida.

"Decepción" es un volcán,

es un volcán submarino.

Es un círculo abierto,

por el que puede entrar un barco, tampoco demasiado grande,

y, cuando tú, navegas por su bahía,

estás navegando la caldera de un volcán activo.

Es la única caldera navegable del mundo.

Entonces, es una combinación escalofriante.

O sea, contiene un horror, y luego, es realmente bella.

Porque es negra, de la lava,

huele a azufre, salen las fumarolas.

Es una visión casi infernal, como dantesca.

Es como un círculo del infierno.

Y luego, esto combinado con los icebergs.

Y yo me lo propuse,

como el trabajo más descarnado,

y más intimista también, y más sincero,

porque, realmente, la que está hablando soy yo,

aunque sea con la voz de Lucrecia.

Y es un diálogo con la propia isla,

como en una especie de intento

por entender lo monstruoso,

pero también, lo monstruoso que hay en mí.

Y una inspiración muy importante, fue "La Pasión según G.H.",

de Clarice Lispector.

"Yo he venido aquí para cumplir una deslealtad

hacia quiénes han marcado en la tierra un círculo,

dentro de cuyos límites, los seres humanos están encerrados,

rígidos, separados artificialmente.

Vengo a contemplar la amenaza.

Vengo a saber, qué medita oculto bajo esta espesa manta de hielo.

He soñado con ciudades de Obsidiana.

Presiento algo tan vivo,

que contenga la fuerza del infierno".

Creo que, al campo del arte no le corresponde,

ser inefable,

ni mirar respuestas absolutas.

Que trabajamos como un alquimista,

buscando la piedra filosofal.

Y que, al mismo tiempo,

incluso, aunque sintamos que hemos encontrado determinada

combinación de elementos, que produce un efecto mágico,

no está bien entregar todos nuestros secretos.

porque hay que ejercer siempre resistencia.

"Vinieron aquí a la tierra, buscando el oro.

El oro es el material más maleable del mundo.

Y no se daban cuenta de que todo lo importante,

era cómo llegar a él.

La Copa del Santo Grial, nunca fue la más bella.

Lo importante era, simplemente, que Dios lo conectaba todo.

Lo importante era el puente.

¿Y cómo llegar a algo sin puente?

La espera era dorada, y yo era puente.

Me doblaban, hielo y fuego,

dóblate sobre ti mismo,

cuando lo importante no era que fuera bella,

si no útil.

Desaparecida,

Pero siempre ahí.

Buscaban un cuerpo y yo,

lo era todo".

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Regina de Miguel

Metrópolis - Regina de Miguel

17 dic 2018

Esta semana en Metrópolis nos despedimos hasta el año que viene con la emisión de un capítulo monográfico dedicado a REGINA DE MIGUEL con motivo de la exposición "Soy parte de esta frontera fracturada" que actualmente le dedica el C3A de Córdoba.
Regina de Miguel nació en 1977 en Málaga y estudió Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia donde se inició en la pintura, pero su práctica artística en seguida se vio impregnada por una sucesiva inmersión en otros formatos y disciplinas. La literatura se convirtió en fuente continuada de inspiración, mientras que del creciente interés de la artista en la ciencia emergen una serie de proyectos híbridos y colaborativos que involucran a múltiples agentes, entre ellos científicos. En sus obras señala el carácter especulativo del conocimiento y reescribe el relato supuestamente objetivo y veraz de la ciencia con ayuda de la magia, la mitología, la poesía y la ficción. Su objetivo declarado consiste en enlazar los mundos artificialmente segregados de la cultura y la ciencia y en proponer una visión más holística e interactiva de las diversas áreas del conocimiento para afrontar las problemáticas biopolíticos del mundo contemporáneo.

ver más sobre "Metrópolis - Regina de Miguel" ver menos sobre "Metrópolis - Regina de Miguel"
Programas completos (410)

Los últimos 427 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios