Metrópolis La 2

Metrópolis

Miércoles a la 01.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
2987811
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Periferias - ver ahora
Transcripción completa

Para su quinta carta blanca

a profesionales del arte contemporáneo,

"Metrópolis" ha invitado a Antonio Weinrichter,

profesor, programador y crítico cinematográfico

que ha optado por presentar a María Cañas, Lisi Prada

y Pedro Pinzolas, tres amateurs o amantes del cine

que trabajan en su periferia.

Si en el centro está la industria, el espectáculo, la narración,

¿qué es lo que hay en la periferia, en los márgenes?

Evidentemente cae por su peso lo que el centro ha expulsado,

o están aquellos que voluntariamente se ha situado allí.

En la periferia, en los márgenes,

están los que tienen ganas de experimentar,

los que tienen sentido de libertad y de no deberse a ningún espectador,

los que se confiesan amateurs,

no en el sentido de no profesionales,

sino en el sentido que utilizaba Brakhage o Mecas,

profetas del cine experimental norteamericano, es decir,

gente que voluntariamente no pertenece a un escalafón.

Los tres videoartistas

o cineastas que presentamos esta noche en "Metrópolis",

donde amablemente me han ofrecido una carta blanca,

tienen en común esta voluntad de situarse en la periferia.

Yo me sitúo dentro de la industria de la imagen,

en la no industria, es decir, soy mi centro

y como no tengo que dar explicaciones, no tengo audiencia,

no la conozco, entonces me situo en mi centro,

que está en la periferia, márgenes o como quieras llamarlo.

Yo me sitúo fuera del sistema de la imagen por varias razones,

en principio, pienso que estamos en un momento de exceso tecnológico

donde se prima la calidad de las máquinas

sobre otras cosas que parecen más importantes.

Me defino una videoguerrillera,

videoactivista en la periferia, al margen.

Yo hago videoterrorismo porque necesito lugares

que sean lo que no es y ante todo eso,

me interesa ser libre y el derecho al pataleo y a la rebelión,

a través del arte y la poesía es como mejor lo expreso.

El problema es que conozco mucho a las mujeres,

conozco demasiado a las mujeres.

Y esto me causa un desequilibrio interior,

por decirlo de otra manera, me causa un grave quebranto.

Pero, ¿sabes qué pasa?

Que conozco muy bien a las mujeres, demasiado bien,

y esto me vuelve loco,

porque me pasa igual que con Bob Dylan.

El cine que yo hago es fundamentalmente narrativo,

primero porque creo que el cine es narrativo en sí,

no concibo una sucesión de imágenes que no sean narrativas,

porque todo lo que transcurre en el tiempo es narrativo.

Después creo que mi cine también es, aunque muchos digan lo contrario,

bastante convencional, es decir, yo cuento una historia,

la cuento con unas imágenes, con unos recursos expresivos

que ahora me proporcionan los medios técnicos,

son infinitos, y yo uso muy pocos, no uso efectos.

No hago transiciones, encadenados, fundidos, hago unos pocos,

pero cuento historias, como se dice en el argot al corte.

Son historias en las que intento, fundamentalmente,

atenerme a una premisa que es rebajar la imagen.

Creo que la imagen está desmadrada,

vivimos en un mundo con una inflación de imagen tremenda,

la imagen que era un concepto sagrado se ha profanado,

lo que intento es enfriar la imagen y no acribillar al espectador

con motivos visuales ni bombardearlo con sentimientos o emociones.

Hago un trabajo y espero que el espectador

haga su propio trabajo, es decir, que se acerque a lo que yo hago.

No me debo a las audiencias, me debo quizás primero a mí mismo,

y después si hay algún espectador que se reconozca

o tenga una comunión conmigo en ese aspecto, perfecto,

pero yo soy mi primer espectador, el primer destinatario,

si esto se extiende a los demás, perfecto.

(Música pop)

Cuando digo rebajar la imagen,

digo atenerla a la mínima capacidad de expresión

que pueda generar la imagen.

La imagen es fundamentalmente redundante, es decir,

se multiplica exponencialmente, apabulla, come al espectador,

lo devora; yo trato de quitarle todos esos elementos,

tanto en color, como en expresividad,

en significado, en los actores, en lo que dicen, en los planos,

y rebajarlo a lo sustancial,

a lo que yo creo que es sustancial en ese momento

y que no necesita ser expandido, ni explicado, ni formas redundantes.

Es un poco así lo que creo, sería difícil explicarlo un poco más,

cuando estás trabajando con una imagen, dices,

"esto es lo esencial, esto es lo que tengo que hacer,

a partir de aquí es redundante y no me interesa".

Es una máxima común en el mundo, un mínimo de energía,

máxima expresividad.

(VOZ OFF) Esposa mía, cuanto pienso en ti.

Te siento, me envuelves con tu amor, tu encanto y tu belleza.

Eres hermosa de cuerpo, de alma y de espíritu.

Sonríes con bondad, como la madre que sonríe a su hijo.

Dices que has hablado con Dios,

dímelo entonces a mí para que yo lo entienda,

porque no hay nada más terrible que estar confuso acerca de él.

Estas palabras las escribió para su esposa Robert Ley,

uno de los más importantes criminales nazis.

Si yo hago un trabajo, monto una película,

que es un trabajo, creo que el espectador debe hacer su trabajo.

Su trabajo es acercarse a mis intenciones.

Hay tres elementos fundamentales, un aspecto sería mi punto de vista,

otro aspecto sería lo que es la obra en sí visual

y otro aspecto sería la mirada del espectador.

Yo puedo modular o manipular dos, la tercera,

la mirada del espectador no la puedo modular,

es independiente a mí, y lo único que trato es que el espectador

haga su propio trabajo y se acerque a lo que yo hago,

si tiene cierto interés.

Es muy difícil cambiar ese maisntream,

creo que es absolutamente imposible.

Hoy, la gran revolución, por ejemplo,

sería la desaparición de las imágenes,

provocaría un cataclismo más que cualquier otra revolución.

Lo que trato simplemente es rebajar esos tonos

y proporcionarle a la imagen las características "sagradas"

que puede tener una imagen.

Tienen que ser simples y muy conceptuales,

a mí, lo que me interesa es la idea que hay detrás de la imagen,

la representación y la idea.

En un programa informativo se podían ver hace unos años

las imágenes de unos tigres atacando una vaca hasta despedazarla,

comiéndose la viva.

Unos niños se atrevían a acercarse

y azuzaban al tigre con palos de bambú,

con la esperanza de ahuyentarlo, pero el tigre los ignoraba.

Luego, las mujeres lloraban la pérdida de la vaca.

Naves siderales ocupaban el espacio y hombres sin rostro

caminaban entre los coches de una calle infernal.

Más allá, las hordas asesinaban,

las mujeres bailaban en torno al fuego,

los automóviles derrapaban huyendo de los parapetos,

grupos de jóvenes mataban al monstruo que surgía de las entrañas,

mientras los pezones de la teniente abiltaban la camiseta

hasta perderse en el espacio.

En el cine las formas son importantes y yo las cuido.

La forma es todo en la película, es decir,

"Otelo" es una historia de celos,

pero está escrita en una determinada manera.

Entonces, las formas son esenciales, sin la forma no hay arte,

la cine, no hay nada.

# Mi corazón es tuyo, si sabes comprenderlo.

# Mi corazón es tuyo, y debes de quererlo.

# Yo te lo...

(Ruido radio)

Yo no soy un maniático de la perfección técnica,

pero sí soy maniático en la idea del plano, es decir,

esto es lo que tiene que haber y no tiene que haber nada más,

y este es el plano y no otro.

Después, la perfección técnica... el color me molesta mucho

porque me proporciona mucho trabajo que no me interesa, y aparte,

ofrece una carga excesiva de significado, apabulla un poco.

Generalmente, los colores los rebajo bastante

o trabajo en blanco y negro, por dos cuestiones,

porque ofrezco menos significado y trabajo mucho menos.

(CANTA EN INGLÉS)

No tengo ningún productor y es más,

todas las fases del trabajo dependen de mí,

y las disfruto todas.

Me gusta filmar, me lo paso muy bien,

me gusta editar y me gusta pensar la idea.

La idea, a veces es previa, quiero hacer algo

y entonces cojo las imágenes que tengo de archivo.

Habría que decir que trabajo con un archivo emocional,

no hago filmaciones a propósito de,

no tengo un guión previo con el que trabajar,

sino que trabajo con colecciones de imágenes que llamo archivo emotivo,

porque son normalmente cosas que me emocionan,

aunque también tienen algo de racionalidad,

porque a veces son cosas que pienso o que me parece importante reflejar.

Pero sobre todo, trabajo con emociones.

Para mí, la estética es muy importante

y sé que está mal valorada, pero vivimos en un mundo muy feo,

y creo que hay que hacer algo para rescatar la belleza.

La belleza puede estar en cosas muy pequeñas e incluso,

en cosas que no son bonitas, pero cogidas por algún extremo,

sí te pueden llevar a la belleza. Eso sí me interesa.

Decía antes que trabajo con un archivo y es que lo que filmo,

bueno, yo llevo una cámara de bolsillo que no ocupa nada,

no es una buena cámara,

pero voy capturando cosas que me suceden, que me hacen sentir.

Eso que me pasa lo recibo como una donación, digo,

"qué suerte que me haya pasado esto, es un acontecimiento",

y luego, lo que elaboro con eso lo suelto también como un regalo

para que lo coja alguien y lo disfrute,

porque pienso que si yo lo he disfrutado,

otra persona lo puede disfrutar también.

(Música clásica)

Me interesa la abstracción porque es algo más abierto,

deja más lugar a la imaginación, eso en una vertiente,

y en otra porque es mucho más difícil,

yo tengo de actores a una mariposa, una abeja,

un caracol, cosas que me encuentro.

También, la naturaleza para mí es algo muy importante

y me interesa entremezclar la naturaleza y la cultura,

esas dos vertientes.

Por ejemplo, yo puedo filmar un paisaje con la luz en los chopos,

pero ese paisaje está atravesado por unos cables,

es decir, hay una presencia cultural también, pero rompe.

Tiene huyendio un poco de lo estético.

(Sonido eléctrico)

En principio yo llamaba a las videocreaciones

videopoemas, para mí la poesía es algo que me interesa,

igual que la filosofía, me interesan muchos campos,

pero en concreto, la poesía como algo muy cercano a la videocreación,

porque haciendo un símil con la literatura pienso que el cine

y el cortometraje están más próximos a la narración,

sería como una novela o un cuento, mientras que la videocreación,

el videoarte, los percibo como más cercanos a la poesía,

porque dices sin contar.

Es una apertura de sentidos,

está muy abierto a distintas lecturas,

y es una manera de aproximarse a eso verdadero

que no se puede conocer ni decir,

pero que sí lo acerca de alguna manera.

Puede interesarme una imagen para trabajar con ella,

para tratar de expresar algo, pero cuando trabajo con música visual

me tomo la música como fundamento, es decir,

es como un hilo en el que me apoyo, si fuera una danza,

con el que voy bailando con las imágenes.

De la misma manera que con un videopoema,

es la voz la que lleva ese ritmo intenso que no sea textual.

(VOZ OFF) Lo que no ves, también pasa.

Me considero una doctora Frankenstein

y en la cultura del reciclaje, de la remezcla,

eso de poder insuflar nueva vida al material de archivo,

el mal de archivo, el ciberdiógenes, el ciberquijotismo...

yo he tenido problemas

y los tengo de querer llegar al final de Internet y no poder.

Realmente, el mal de archivo y archivo del caos,

por lo menos son mis motores.

Por un lado, Internet y todo el archivo online que hay hoy en día

y esa sobreabundancia de imágenes bárbara,

por un lado te da alas, y por otro lado, aterra,

y ante todo, con ese material,

lo que hago es hacer videoremezcla política

y generar retratos y discursos a contracorriente,

hackeando toda la cultura popular y los medios.

(Música batería)

¡Viva el descontento!

¡Viva la imprecisión, arriba la insatisfacción!

¡Arriba el despertador!

Daré una amalgama de lo que me dé la gana.

Y que comience la función.

Yo, lo que más tengo es el mal de archivo

y un gran ciberdiógenes que me impele a querer tenerlo todo,

archivarlo todo y acabar un poco tarumba,

como le pasaba al Quijote con las novelas de caballería,

a mí me pasa con Internet.

Soy coberyonki.

Debería estar ciberdosificada,

lo que pasa es que es como una droga.

Digo que hago cine porcino porque una tesis mía

es que del cerdo se aprovecha todo,

y de la imagen contemporánea para crear, igual,

todo se puede utilizar.

Todo esto es conglomerado, cibermortadela digitales.

Me interesan los cortocircuitos entre el salvajismo mediático

y las imágenes muy bizarras, a mí el género Mondo, Buñuel,

todo esto me parece... incluso la telebasura,

que tiene un potencial de remezcla fascinante.

Lo que hago es videomaquia,

porque el torero practica la tauromaquia

y yo lo que hago es lidiar con todo este excedente de imágenes

de la sociedad de consumo y del pasado.

Es un poco también trabajar con todo ese repertorio de imágenes,

con toda la intrahistoria y lidiar con ellos,

aplicando esta videomaquia,

que lo que hace también es dar cornadas audiovisuales,

saltándose los derechos del autor a la torera.

¿Qué ocurriría si estos estúpidos y ambiciosos humanos,

que solo saben procrear y multiplicarse,

se expanden por nuestras estrellas?

-Ya lo verás.

-¿Acaso vas a darles todo el poder? -Sí.

-Prueba con uno solo y comprueba cómo es el corazón humano.

-¿Por qué no? Entonces, quizás podamos comprobar.

Un hombre cualquiera... se parecen todos mucho.

Escogeré uno al azar.

(Música jazz)

A mí me ha tocado nacer en Sevilla, pero uno no es de donde nace,

sino de donde pace,

y a lo mejor me siento más japonesa en muchas cosas, o más alemana,

en férrea disciplina de trabajadora incansable,

pero todos son topicazos, y a mí lo que me interesa es dinamitar

y hacer bombas lapa con los media, con la cultura popular.

Entonces, realmente, como decía Silvio, el rockero cofrade,

al final no hay mal que por bien no venga, y para mí,

al final no hay mal que por bien no venga, y para mí,

Michael Jackson es un pedazo de bailaor de flamenco.

(Banda de música, canción "Thriller")

La risastencia es el humor de todas las formas y colores

como una forma de resistencia popular,

es con lo que yo estoy,

a mí la vidilla de tanto videoarte y tanta élite,

yo ahora con los memes,

con los montajes de cualquier fenómeno que hay político-social

que hace la gente anónima, esa cultura popular,

y los cuelgan en YouTube,

el ojo popular que publica todo este archivo, para mí eso es arte.

Todo hombre es artista, y pasamos a eso,

a ser consumidores y creadores.

Nietzsche decía que la risa es el orgasmo de la inteligencia,

y por otro lado, Pasolini,

que la cultura es la resistencia a la distracción.

Pues con la videoguerrilla y la remezcla política,

para mí es una forma de resistencia

frente a todos los bufones mediáticos que hay ahora.

(Música rock)

(Música terror)

# Como una ola, tu amor llegó a mi vida

# Como una ola, de fuego y de caricias,

# de espuma blanca y rumor de caracola,

# como una ola. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Periferias

Metrópolis - Periferias

08 feb 2015

Metrópolis emite su quinta Carta Blanca a... profesionales del arte contemporáneo. Para ella, Antonio Weinrichter, profesor, programador y crítico cinematográfico, bajo el título de PERIFERIAS, ha seleccionando a Maria Cañas, Lisi Prada y Pedro Pinzolas, tres amateurs -o amantes- del cine, que trabajan en su periferia.

 

María Cañas, la archivera de Sevilla, es la más reconocida maestra del cine de reciclaje en España, una práctica cuya radicalidad estética y política sabe teorizar como nadie.

Lisi Prada es una autodidacta que ha practicado el psicoanálisis y la música antes de decidirse a deslumbrarnos con sus finas composiciones de música visual y sus videopoemas.

Pedro Pinzolas ha rodado en Madrid, Andalucía y Latinoamérica películas y videos muy distintos pero que saben expresar siempre su lucha en imágenes contra la tiranía de la imagen.

ver más sobre "Metrópolis - Periferias" ver menos sobre "Metrópolis - Periferias"

Los últimos 342 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios