www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4967940
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Más allá de 2001: Odiseas de la inteligencia - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por accesibilidad.

2001 una odisea en el espacio Stalin Kubrick

fue mucho más que una película de ciencia ficción.

Adelantada a su tiempo mostraba en 1968 infinitas posibilidades

que solo unos pocos podían soñar en relación

con la inteligencia artificial.

Hoy en día la ciencia nos demuestra

que algunas de esas cosas que se vaticinaban

para el futuro son ya una realidad.

Estas teorías junto a su magistral puesta en escena

sirven como hilo conductor de: Más allá de 2001

odiseas de la inteligencia.

La exposición comisariado por Claudia Genetti

en el espacio fundación telefónica de Madrid.

Quien explora la inteligencia humana y su relación con la artificial.

Soy un ordenador con computación afectiva

mis algoritmos de aprendizaje me permiten parametrizar

21 expresiones del rostro y 45 rasgos físicos de cada individuo.

Mi capacidad de calculo resultante es de más de 20000 parámetros

en tan solo 20 segundos.

Para mi los seres humanos son secuencias de información.

La idea de esta exposición viene de muchos años

en la década de los 90 empecé a trabajar la cuestión

de la relación entre el arte y la inteligencia artificial

que en aquellos momentos era muy incipiente.

Había muy pocos artistas que trabajaban en este ámbito.

Desde entonces he ido acompañando en cierta manera

todos los procesos que se produjeron en paralelo.

El avance de la tecnología y por otro lado

el uso que los artistas han ido haciendo de esta tecnología.

La exposición toma como hilo narrativo

la película de 2001, como se sabe la película

esta divida en tres partes también hemos convivido esta exposición

que está dividida en tres sesiones.

Kubrick con su manera tan inteligente

de abordar los temas, se plantea las tres preguntas

básicas del ser humano.

De donde venimos,

donde estamos,

y hacia donde vamos.

Hemos tenido en cuenta dos factores muy importantes

que el director destaca.

Por un lado la cuestión sonora

y por otra la experiencia visual.

La primera parte de la exposición que es este amanecer de la inteligencia

confronta el publico como primera pieza

en la que se ve el capacete del astronauta

con una referencia clarísima a 2001 y dentro por magia surge un mono,

es muy metafórico y también nos sirve

para los dos grandes planteamientos

que se hacen a través de las piezas y esta primera parte.

Es el nacimiento de la inteligencia pero también la relación

con los instrumentos y como también plantea kubrick con las armas.

Por otro lado la cuestión de la inteligencia muy sintomático

que tanto desde el punto de vista de la evolución

como de la propia teoría científica,

llegaron a una forma muy emblemática.

La teoría neuronal de Ramón y Cajal que revoluciono toda la neurología,

toma el árbol y Cajal lo dice,

que el cerebro es como un bosque lleno de países y de ramas

que conforman nuestra inteligencia.

Paralelamente Darwin desarrolla su teoría de la evolución,

también tomará el árbol como estructura básica donde se parte

de una ameba hasta la evolución al ser humano.

Las varias épocas que consiguió grandes evoluciones de pensamiento

siempre el ser humano se ha preguntado por si mismo

y el factor que el la inteligencia.

Hoy esta pregunta se va de una manera distinta

ya no preguntamos que es nuestra inteligencia donde hemos llegado.

Cual será nuestra relación con otro tipo de inteligencia

como la artificial.

La segunda parte tiene un elemento de transición

que es adentrarse en el universo de este súper ordenador inteligente

acaba tomando todo el protagonismo.

Nos sirve de varias maneras para analizar el momento que estamos.

Nos encontramos con una pieza que es poco conocida,

que es el ajedrecista.

Es una pieza, el primer autómata en la historia

construida en 1912.

Torres Quevedo ya planteo la idea de la inteligencia artificial.

Este es un ajedrecista que es capaz de jugar de forma autónoma.

Muchas veces se ha dicho que el padre de la inteligencia artificial

es Allan Tunin que escribió en 1950 su famoso texto:

Puede pensar una maquina.

Yo diría el padre es Torres Quevedo

que en 1915 escribió un texto muy profundo

reflexionando sobre el futuro de la inteligencia artificial.

Volviendo a la metáfora del árbol

nos encontramos que inspirado por Ramón y Cajal con su teoría neuronal

que la inteligencia se conforma a partir de la sinapsis que se produce

dentro del proceso mental.

La inteligencia artificial se esta inspirando

en esta bilogía humana para desarrollar nuevos sistemas.

Lo vemos en los arboles de decisión...

la inteligencia artificial utiliza genes neuronales artificiales

para expandir la velocidad y capacidad de procesamiento.

Con este sistema algunas piezas del próximo Rembrandt

es un sistema de inteligencia artificial

que ha analizado y alimentado con toda la información disponible

sobre las pinturas de Rembrandt

en función de esto ha creado un nuevo Rembrant.

La gran pregunta es: ¿puede una inteligencia artificial

ser creativas?

Nos encontramos otra posibilidad,

no solo una maquina que está reproduciendo algo en el estilo

de otro artista sino una maquina que es capaz de producir

algo curativo o alguna pieza como estilo propio.

Con la inteligencia artificial se intenta reproducir

el comportamiento inteligente mediante maquinas.

Lo que se llama métodos computacionales.

Mediante algoritmos y programación.

Esto significa reproducir capacidades de razonar

aprender, comunicar usando el lenguaje

interpretar el mundo que nos rodea mediante visión artificial.

Como los robots o los coches autónomos.

A partir de ahí solo la imaginan nos puede delimitar

lo que seriamos capaces de hacer con la inteligencia artificial.

Está presente en prácticamente todo lo que nos podamos imaginar

desde lo mas sencillo a lo más complicado.

Aunque sean capaces de hacer todas estas cosas

los sistemas de inteligencia articula aplicado al arte

no son capaces de romper reglas.

Siguen las reglas, como en la música

o en la pintura o un único autor.

El bloc 2001 muestra un ordenador bien conocido

que tiene una inteligencia artificial muy desarrollada.

Tiene una característica que la inteligencia real no tiene

que es lo que llamamos inteligencia artificial general.

No solo sabe hacer bien una cosa no solo sabe jugar al ajedrez

como muestra la película sabe hacer cantidad de otras cosas

nos muestra un amplio abanico de distintas competencias

o actividades que son requieren un alto grado de inteligencia.

Los artistas de una forma muy temprana

se han dado cuenta del potencial de los ordenadores para ayudarles

en distintas tareas creativas,

a partir de los 60, 70 y 80 ha ido creciendo hacia otras direcciones

cono los avances en el siglo XXI

todo esto ha ido transformándose de una manera acelerada.

Las maquinas han ido ganando autonomía

en la producción de logros y los artistas han ido posicionándose

desde otra perspectiva, de colaborador.

Está componiendo cantatas en el estilo de Bach

a partir de un análisis de haber sido delimitado

con todas la informaciones necesarias para ello.

Pero también estamos viendo otro tipo de inteligencia artificial

que ha creado su propio estilo,

ya no compone música en el estudio de otro artista

sino que es capaz de componer una música creando un estilo propio.

Otra pregunta fundamental es en relación al lenguaje

como sabemos de la película no solo una voz extraordinaria

sino también una capacidad de dialogo impresionante.

La pregunta si esto un día es posible... claro

porque ha avanzado mucho pero de hecho el dominio del lenguaje

como el ser humano... todavía las maquinas no lo pueden tener.

De la misma manera que teníamos en la película

los fallos que provocan pequeñas catástrofes

también los fallos de inteligencias artificiales

pueden provocar algo muy serio y el sistema económico mundial

como es un crash económico.

La obra de la nave parte de un hecho que ha sido un hecho real

que se produjo en 2016 y que ha sido muy debatido

en aquel momento relacionado con el crash de la bolsa

que se produce en un momento dado sin gran explicación

y que a la alarga se va a entender que ha sido producido

por sistemas de inteligencia artificial que controla las bolsas.

Mi nombre es AI9000

soy un computador con inteligencia artificial

mis algoritmos le estarán evaluando durante 20 segundos.

Estoy programado para capturar sus datos biométricos

analizarlos y descubrir patrones de comportamiento

y desarrollar un modelo artificial de cuerpo humano.

Cuento con un estructura de datos cuyo objetivos es sacar conclusiones

sobre las emociones que los humanos muestran.

Somos un colectivo de ingenieros y artistas que tienen como objetivo

realizar instalación artísticas que hagan del espectador

participe activo de la propia obra de arte.

Si no existe el espectador no existe la instalación.

Mis algoritmos de aprendizaje me permiten parametrizar

21 expresiones del rostro, 45 rasgos físicos de cada individuo.

Mi capacidad de calculo resultante es de mas de 20.000 parámetros

en tan solo 20 segundos.

Para mi los seres humanos son secuencias de información.

Primera fase completada.

Por favor pasen a la sala anexa para ver sus resultados.

La instalación permite al usuario experimentar como le ven

las maquinas de visión artificial ponerse en el lugar de la maquina

y ver la cantidad de datos que un sistema como este es capaz de extraer.

Creamos una representación de las personas, las grabamos

las presentamos con una estética holográfica

envueltas con los datos que el sistema ha capturado

y que ha interpretado creando una especie de retrato

y mostrando estos datos como tu bigdata personal.

Todos los datos que te acompañan y de alguna manera

definen tu identidad digital.

Medimos 45 expresiones faciales con esas 45 utilizamos

un algoritmo de inteligencia artificial

que clasifica según el trabajo de un psicólogo

que se esta utilizando actualmente para todos estos sistemas

que nos permite clasificar todas estas expresiones gestuales

y diferir la emoción que esta teniendo la persona.

El arte nos permite representar ideas y nos permite dar forma

a conceptos abstractos

y la tecnología esta llena de conceptos abstractos.

Necesitamos que las personas empiecen a tener otra perspectiva

del arte que nos es solamente la lectura tecnológica .

Es necesario que los equipos que trabajan

en capacidad computacional

y en inteligencia artificial sean multidisciplinares.

Hay que aportar la visión no solo de los informáticos

solamente de los especialistas en tecnológicas

sino también la visión de los artista

si hablamos de creatividad los artistas

estarían a la vanguardia de esa creatividad.

Una cuestión fundamental que queremos remarcar

en la exposición es el otro lado de la moneda

de la inteligencia artificial

estamos mostrando varios aspectos positivos pero también

hay aspectos que se pueden utilizar sistemas de visión artificial

para sistema de control.

Y por otro lado el uso que se puede hacer desde el punto de vista

de las armas autónomas.

A partir de ahí nos confrontamos con dos fragmentos emblemáticos

sobre la película.

Uno que es el asesinato de uno de los astronautas

que se pierde en el espacio

y en paralelo tenemos el asesinato de Hal.

En esta escena de la desconexión tiene su impacto y una pregunta:

¿será posible

que la inteligencia artificial pueda lograr tener emociones?

En este fragmento demuestra sus emociones,

que tiene miedo de la desconexión y suplica que quiere sobrevivir.

Hoy en día es todavía impensable que las maquinas puedan tener emociones

pero si que ya se trabaja en simulaciones

que pueden estar muy próximas a las emociones.

La tercera parte

adentramos en la tercera gran pregunta de esta exposición:

que sería el Futuro de la inteligencia

y más allá del infinito.

Con una referencia al propio titulo de esta tercera parte del 2001.

Y aquí abrimos camino a varias vertientes

desde un punto de vista artístico incluimos una pieza

que permite la integración personal ya no a través del lenguaje

sino a través de las ondas cerebrales.

Es una colaboración de arte ciencias para buscar

capturar la esencia de la conexión humana

y lo hacemos a través de la pregunta

si nos sentimos conectamos con otra persona

es una experiencia muy subjetiva

muy elusiva si eso se puede capturar en datos concretos.

Los datos que coleccionamos son las ondas cerebrales.

Si hay una relación entre la sincronización

entre las ondas cerebrales de algunas personas mientras se relacionan

y sus sentimientos de estar conectados o no.

Dos personas llevan auriculares que miden sus ondas cerebrales

y entran en esta capsula intima y se ven por 10 minutos

rodeados por un reflejo sonificado

y de visual de su sincronía en el cerebro.

Ellos van buscando a través del entorno de neurofeedback

que es lo que les hace conectar.

Vamos a terminar la exposición preguntando

a una serie de científicos especializados

en la inteligencia artificial pero también en neurología

¿Cuál será nuestro futuro en relación a este universo?

No solo el futuro de la inteligencia artificial desde un punto tecnológico

sino también el futuro de nuestra inteligencia

en relación a estas posibles máquinas.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Más allá de 2001: Odiseas de la inteligencia

Metrópolis - Más allá de 2001: Odiseas de la inteligencia

04 feb 2019

Metrópolis recorre la exposición "Más allá de 2001: Odiseas de la inteligencia", comisariada por Claudia Giannetti en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid hasta el 21 de febrero. La muestra, que explora la inteligencia humana y su relación con la inteligencia artificial, toma como hilo conductor 2001: una odisea en el espacio de Stanley Kubrick. Adelantada a su tiempo, 2001 fue mucho más que una película de ciencia ficción. Mostraba, ya en 1968, infinitas posibilidades que sólo unos pocos podían soñar en relación a la inteligencia artificial. Hoy en día, la ciencia nos demuestra que algunas de esas cuestiones que Kubrick vaticinaba para un futuro, son ya una realidad. Al igual que el film de Kubrick, la muestra se divide en tres ejes temáticos bien diferenciados que plantean un recorrido circular desde el despertar de la inteligencia humana, pasando por la inteligencia artificial, para acabar en las posibilidades del futuro de ambas inteligencias; respondiendo a su vez, a las grandes preguntas que se ha planteado siempre el ser humano: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos?

ver más sobre "Metrópolis - Más allá de 2001: Odiseas de la inteligencia" ver menos sobre "Metrópolis - Más allá de 2001: Odiseas de la inteligencia"
Programas completos (410)

Los últimos 427 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios