www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4826540
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Manu Arregui - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Manu Arregui es una de las figuras del audiovisual español.

Pionero de la aplicación de la animación 3D

a sus trabajos de videocreación y escultura,

su obra pone el foco en la reflexión sobre las políticas del cuerpo

y la apuesta por las identidades no normativas.

Siempre desde un cuestionamiento crítico, sus piezas,

cargadas de lirismo, funden virtuosismo y experimentación.

Sin dejar de lado la ironía,

el artista analiza la progresiva virtualización de nuestras vidas

y el futuro del arte en esta era poscontemporánea.

Esta noche, en 'Metrópolis', Manu Arregui."

(Viento)

(Tecleo)

Realmente, sin proponerlo,

el cuerpo está como eje en cada uno de mis trabajos.

Siempre hay un cuerpo.

Al principio, de una forma muy ingenua,

como un acercamiento muy primitivo.

Y luego, sí que con el tiempo, he ido sofisticando ese discurso,

intentando que todas esas ideas políticas

estuviesen explícitas en el trabajo.

La pluralidad de los cuerpos,

que estuviese la teoría feminista aplicada

y también todas las vertientes de la teoría feminista,

como puede ser, la teoría "queer".

(Música)

El 3D es muy exigente.

Como trabajo, necesita muchísimas horas,

por parte de la persona que lo hace.

Cuando lo practicas de forma individual, además,

necesitas una cantidad de conocimientos ingente.

Porque tienes que pasar por conocimientos de modelado,

tienes que pasar por conocimientos de animación, de texturizados,

de iluminación, etc. Es una disciplina muy compleja.

Y normalmente, cuando se trabaja con ella de forma profesional,

hay muchas personas

que están a cargo de cada una de las disciplinas.

En mi caso, estaba yo solo, y, bueno,

lo que me ha obligado a estudiar muchísimo.

Pero llegó un momento en que ya me sentí cómodo

con los conocimientos que tenía

y, verdaderamente, desde hace muchos años,

ya no necesito estar tan al día en cuanto a software

y en cuanto a hardware.

De hecho, aunque parezca lo contrario, soy bastante...

Economizo mucho los recursos tecnológicos.

Soy muy resistente a cambiar de equipo,

precisamente por plantar cara a toda esa obsolescencia programada.

Y lo mismo sucede en cuanto al software.

(Música)

No había interés en mi familia por las artes específicamente.

Vengo de una familia obrera de la transición.

Y, realmente, la suerte que tuve es que me llevaban mucho al cine.

Y doble suerte porque no interesaba demasiado

que fueran contenidos específicamente para niños,

con lo cual, veía películas para adultos

y eso ha sido decisivo en mi formación.

Recuerdo un cuartito que había, un cuartito pequeño,

en la biblioteca de la Facultad de Bellas Artes,

en el que había un video VHS y una televisión.

Y allí sí que estuve un montón de tiempo revisando

la colección de VHS que tenía la universidad.

De todas formas, creo que el paso por la universidad para mí,

ha sido esencial, porque es una forma de tomar posiciones,

tanto posiciones académicas como posiciones en vitales.

Y fue muy importante el contacto con un grupo de amigos que hice,

que me inspiraron y me envalentonaron

a vivir mi vida al margen de los convencionalismos.

(Música)

(Música)

Había que posicionarse.

Yo tenía un aspecto muy particular entonces.

Recuerdo una anécdota en la que salí a la calle

con el diseño de una camiseta que ponía "Stop sida".

Y recibí el insulto de sidoso en varias ocasiones,

simplemente por llevar esa camiseta.

Algo que es profundamente doloroso porque me podía poner en la cabeza

de alguien que realmente estuviese enfermo de sida

y recibir ese odio cuando lo que necesitas es un apoyo social.

Sobre todo, distingo en mi carrera dos etapas.

En la primera etapa,

sí que tengo esa fascinación por los mundos paralelos,

por toda la hiperrealidad.

Todos esos conceptos se han ido mutando

y sí que me interesaban mucho todas esas imágenes que estaban

en equilibrio entre lo natural y lo artificial.

Y crear diálogos también

con toda esa tecnología que tiene tanto peso en los videojuegos

o en la creación de mundos alternativos,

como puede ser "Second life".

"Mamá me dijo que si me concentraba lo suficiente,

podría ser lo que yo quisiera.

Pero es mentira.

Estoy cansado de esperar que pase algo.

Me voy a quedar muy quitecito hasta que se acabe todo.

Voy a mirar a la pared y no voy a decir nunca nada más.

Me esfumaré y no dejaré ninguna huella."

En la segunda etapa,

he sido mucho más consciente de la realidad política,

creo que a todos nos ha llegado, en esta última década,

se nos ha echado encima toda la situación política,

en muchos aspectos.

(Música)

A medida que han pasado los años,

sí que he ido incorporando en mis audiovisuales elementos

que realmente están en la forma de consumir audiovisual en el presente.

Todas esas pantallas de chat, que solapan, que añaden contenido,

de repente parar una película para buscar información en Internet,

es algo que sucede en nuestros hábitos de consumo.

A medida que se iba sofisticando

el prototipado de objetos con las impresoras en 3D,

sí que me fue dando alas para incorporar esos modelados

que yo hacía virtualmente en la galería.

Con la idea, además,

de que el modelado original no estaba en la propia galería,

sino que era un modelado virtual

que se había hecho real a través de una técnica.

Y las primeras esculturas que hice

tenían una inscripción con una dirección URL,

que al teclearla en un navegador de Internet,

provocaban que ese modelado original se descargase.

Después, en las esculturas posteriores,

en algunas de ellas,

he seguido incorporando esa dirección URL como un sello,

sobre todo, para que siempre esté ahí esa reflexión

de que el modelado original está,

es virtual y que lo que realmente tenemos delante

es una copia.

(Música)

Realmente el mercado del arte es muy conservador.

Y, además, precisamente, en los últimos años,

hay una tendencia a omitir todo el mundo digital.

O sea, el arte tecnológico normalmente se relega

a un submundo dentro de las artes

que no goza del estatus del arte contemporáneo.

Y veo muchos artistas muy preocupados

porque no haya una huella contemporánea en su trabajo.

(Música)

"Otra vuelta más, hijo mío.

Ya estamos aquí otra vez.

Para volver a decirte que crecerás sin padre,

sin patria, sin religión.

Puede que te conviertas en un inadaptado social,

un mendigo,

un inseguro, un farsante,

traumatizado, fantasioso, alucinado.

Un perdedor incapaz y dependiente.

Puede que no sepas quién eres,

que no sepas ni cómo te llamas,

que vivas en la oscura noche

como un enfermo melancólico.

Pero, cariño, mira tras el decorado.

¿Sientes el frío de esta nieve de mentira?

Entiende que bajo estos trapos, no hay nada

y mis manos no son manos."

Hay locuciones en muchos de mis trabajos.

Yo he trabajado, además,

con actrices con unas cualidades melodramáticas muy buenas

y les he dado, he puesto palabras en esas voces

que interpretan tan bien los textos y dramatizan tanto

que me parece imprescindible que haya un tono de humor.

Porque no se pueden subir tanto las tintas

sin atrapar un poco al espectador con algo gracioso.

En "Querer sin recompensa" y "Sed de infinito",

trabajé con Elsa Fábregas, una actriz ya fallecida.

Que era de la última generación

de las dobladoras de los años del Hollywood dorado.

Esas voces melosas que entraban

en todos los hogares en nuestra infancia.

"Unas notas de música, 's'il vous plaît'.

(Música)

Solo una vez, pedí de rodillas ante el emperador y bajé los ojos.

Nunca quise contentar a ningún señor,

porque he estado muy honrada en ser pobre.

Y da más pena cuando mucho sobra que cuando falta.

He visto almas tan enfermas

y mostradas a estarse en cosas exteriores,

tan empapadas en las rentas, que no hay remedio.

Ni parece que puedan entrar dentro de sí.

La costumbre en las vanidades

y el ver que todo el mundo trata de esto lo estraga todo.

Está tan muerta la fe, hermanas,

que queremos más lo que vemos que lo que ella nos dice,

aunque no veamos sino desgracia

en los que se van tras estas cosas visibles."

Fue frustrante al principio encontrarme con una actriz

que ya era muy madura,

que había hecho muchísimos papeles y que no tenía,

tenía ideas muy claras de cómo tenía que interpretar el texto

y no estaba dispuesta a negociarlo conmigo,

que era el artista que la contrató para hacer el trabajo.

Y con el tiempo,

me di cuenta de que hizo un trabajo extraordinario.

O sea, me regaló una profesionalidad y una madurez

que no hubiese conseguido sin haber trabajado con ella.

Pero no con la actriz que yo quería,

una dobladora jovencita

que ponía voz a Scarlett de "Lo que el viento se llevó",

sino con esa mujer octogenaria que me encontré,

con toda su experiencia.

"Un peldaño más, amigas mías, que ya no sé lo que decía,

pero estoy disfrutando mucho.

Importa tanto el amor de unas con otras

que nunca querría que se nos olvidase.

El amor da fuerzas a los cuerpos más delicados.

No está la cosa en pensar mucho,

sino en amar mucho y entendernos

porque de andar mirando en las otras,

unas naderías, quitamos la vista sobre lo que de verdad importa."

Durante casi todo el siglo XX,

diferentes estrategias coreográficas

han servido para crear un entorno antisexual,

donde no se hablase

de lo que estaba presente realmente en el mundo de la danza,

pero la homosexualidad es algo muy importante, ¿no?

Sin embargo,

fue nuevamente a finales de los 80 y principios de los 90,

con la crisis del sida,

donde sí que hubo coreógrafos realmente valientes

que promovieron la visibilidad de ese mundo.

(Música)

"Cálmate, no tengas miedo.

Queda espacio arriba, más arriba.

Subamos a las cumbres, que no te dé vergüenza.

Coge mi mano.

Y ven conmigo."

(Música)

Hay una cita de Ingmar Bergman que me chifla,

dice que en el montaje todo consiste en el ritmo.

Lo único que tienes que hacer es dejarte llevar,

que el ritmo te dicta cómo tienen que ir montadas las cosas.

Y, en mi caso, sucede también con las esculturas.

Siempre, para modelar, animo las esculturas.

Normalmente, cuando modelo algo, están girando todo el rato.

"Bonita melena.

Bonitos bebés.

Bonito mundo.

Irresistiblemente bonito."

La idea era subvertir todos esos mensajes

para llevarlo a un terreno donde determinadas ideas éticas

y políticas estuviesen implícitas, ¿no?

Sobre todo, en torno a subvertir el orden heteropatriarcal

que ha sido un poco la idea que acoge todos mis trabajos.

"Fantasía digital

un tanto retorcida

para uso popular."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Manu Arregui

Metrópolis - Manu Arregui

05 nov 2018

Programa monográfico dedicado al videocreador y escultor Manu Arregui (Santander, 1970. Vive y trabaja en Bilbao). En su trabajo explora las políticas del cuerpo, las identidades no normativas y las tensiones entre la imagen real y la virtual.

Siempre desde un cuestionamiento crítico, sus piezas, cargadas de emotividad, presentan un estilo característico que funde el virtuosismo y la experimentación, sin dejar de lado la ironía y el análisis de las herramientas digitales que incorporan a nuestra cotidianidad.

ver más sobre "Metrópolis - Manu Arregui " ver menos sobre "Metrópolis - Manu Arregui "
Programas completos (401)

Los últimos 419 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios