Metrópolis La 2

Metrópolis

Miércoles a la 01.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4307658
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Jordi Colomer - ver ahora
Transcripción completa

Nació en 1962 en Barcelona,

donde estudió Historia del Arte y Arquitectura.

A mediados de los años 80 se inicia en la escultura,

que una década más tarde empieza a expandir en el tiempo

mediante el vídeo.

Desde el principio, sus videoinstalaciones

se distinguen por una cuidada puesta en escena,

concebida para involucrar al espectador.

En 2002 cambia el plató por la calle y comienza a elaborar

una larga serie de reflexiones escenificadas

sobre la vida social en las grandes ciudades.

Actualmente expone en la Bienal de Venecia

el proyecto "¡Únete! Join Us!",

donde refleja los primeros pasos de un movimiento urbano

que reivindica el nomadismo como acción colectiva

y potencia el sistema de ciudadanía.

Esta noche, en "Metrópolis", Jordi Colomer.

(Música)

Las primeras esculturas básicamente son...

Parten de la idea de la maqueta, ya en esa época.

Una especie de arquitecturas hechas con objetos encontrados

y creo que lo que es relevante, que ha seguido siempre hasta hoy,

es que había siempre un orden geométrico,

como una estructura muy fuerte, etc.,

en la que siempre se buscaba un pequeño agujero

para distorsionar eso,

para darle una ventana de vida, digamos,

un objeto inesperado, una posibilidad de que el propio espectador

se reflejara ahí dentro.

(Continúa la música)

En paralelo a todo eso, digamos,

hay un factor muy importante, yo creo que en esos años de formación

estuve muy cerca del teatro,

colaboré en alguna obra como escenógrafo,

pero que en mi vida pasaba muchas horas

en torno al teatro, entonces hubo un momento

en el que me planteé...

Bueno, hubo A.B.C.,

que es un vídeo, que es como un travelling nocturno

por una especie de extrarradio infinito,

que era básicamente que yo pasé muchas noches,

como un mes entero montando una ciudad en el suelo,

que desmontada y volvía a montar

para hacer travellings que duraban cuatro segundos,

es decir lo volvía a desmontar y volvía a montar otra ciudad.

Y luego, pensé que lo interesante de esta pieza

en realidad no era tanto el resultado o la imagen de esa ciudad,

sino el propio personaje que era yo mismo,

una persona que se pasa las noches, y durmiendo durante el día,

montando y desmontando ciudades.

Siempre he tenido unas dudas respecto al hecho de que la performance,

tenga que ser el propio artista el que actúe en la performance,

y quizá, por esa influencia del teatro,

pensé que estaría muy bien que hubiera un actor,

o una actriz, en este caso,

que activara, que hiciera de escultor.

Esta actriz es enanita,

mide 1 m y algo,

entonces había este tema de plantear el tema de la escala,

que es algo muy fundamental en la arquitectura, evidentemente,

y el tema de los cánones, "El Modulor" de Le Corbusier.

Simplemente, evidenciar el tema de que vivimos en un mundo

hecho a una escala determinada

y que ese canon vale la pena cuestionarlo.

"Pianito" es un poco al revés,

es como que intenté fabricar un objeto,

una escultura, dije: "No voy a hacer un vídeo,

voy a ver si puedo hacer un objeto que hable por sí mismo otra vez,

sin necesidad de darle tiempo, justamente".

Y construí un piano de cartón

y me di cuenta de que el único sentido que podía tener ese objeto

era justamente el transformarlo,

el propio objeto ya llevaba implícito el hecho del tiempo,

de la música, etc.,

entonces invité a Carlos Pazos, que había hecho una obra mítica

a finales de los 70 que se llama "Voy a hacer de mí una estrella",

en la que hay algunas imágenes de él tocando el piano

y le invité a tocar ese piano de cartón

que estaba lleno de polvo

y que ese polvo, esa música,

dan toda esa idea de cómo el tiempo pasa

por encima o alrededor de un objeto.

(Reloj)

(Piano)

Otro tema que siempre me ha interesado

es esa frontera posible entre escultura y escenografía

u objeto escenográfico.

Me ha interesado siempre la parte de efímera, justamente,

de los objetos, incidiendo en ese tema del tiempo.

Entonces, la escenografía me interesa

porque es algo construido para durar,

para cumplir una función y desaparecer.

(Música)

"Le Dortoir" son 12 departamentos el día después de una fiesta,

en el que todos los objetos están fabricados,

son todo objetos de cartón.

La gente vive en un mundo de ficción, de alguna manera.

Digamos que es eso, es otra vez esa idea

de una especie de escultura,

escenografía en el tiempo.

(Música)

(Interferencias)

Y "Fuegogratis", cuando terminamos de rodar "Le Dortoir",

para el que habíamos construido millones de objetos,

desde discos a todo tipo de...

Camas, neveras falsas, lavadoras, todo tipo de cosas.

Era San Juan, estábamos en las fechas de San Juan

y propuse que hiciéramos una hoguera con todo ese arte.

"Bueno, ya que vamos a hacer la hoguera,

hacemos una pequeña ficción con esa hoguera".

(TARAREA)

Ahí viene. -Cógelo ahora.

Los últimos vídeos así de plató, digamos,

de ficción dentro de la ficción en que todos los objetos

eran falsos, etc.,

hubo un momento en el que producía cierta asfixia.

Yo sentía la necesidad de realmente abrir la puerta,

quemamos en esa fascinación por...

Por purificar ese mundo de la ficción,

primero, lo quemamos todo y el siguiente paso

fue salir a la calle, a la ciudad,

llevándose algún recuerdo de ese mundo de ficción

para ver qué efecto producía esos objetos pobres

en relación a la ciudad

o a la imagen más documental, de alguna manera.

"Anarchitekton" se hizo de una manera bastante singular

porque estuvimos trabajando dos años

con Idroj Sanicne y con Marc Vilaplana,

éramos como un equipo.

Hicimos la primera un verano, mes de agosto,

que no era ni siquiera... Era una prueba.

Es un principio muy básico, digamos,

esa idea de reproducir una arquitectura existente

que tenga un sentido determinado, pero básicamente

es crear recorridos en la ciudad, de poner en relación

dos o tres edificios de una ciudad y cómo eso crea un sentido.

Por ejemplo, en Brasilia, el viaje va del parlamento,

que es un poco la obra icónica de Niemeyer en Brasilia,

la que sale en todas las postales,

pero ese personaje se lleva la maqueta del parlamento

al extrarradio de Brasilia,

que es donde viven cinco veces más gente

y que es la parte de Brasilia que no sale en las postales

ni nadie conoce y a su vez, uno de los edificios del extrarradio,

que podemos encontrar en cualquier otra ciudad,

que podemos encontrar en Barcelona, en París, en Singapur,

la lleva hasta el parlamento.

Digamos que cada ciudad tiene una lógica de este tipo, distinta.

La primera fue en Barcelona, que dijo, fue como una prueba,

y era ver los límites de la ciudad,

a qué se parecía la arquitectura donde uno podía decir:

"Ah, la ciudad termina aquí".

La gracia de "Anarchitekton" es que multiplica las preguntas,

no da una respuesta.

Multiplica las preguntas sobre por qué ese personaje

va con esa maqueta, si está protestando por algo,

o está celebrando algo.

Y tiene las dos partes, seguramente.

Tiene algo de protesta y algo de celebración,

pero sobre todo de hacer visible

algo que es muy visible, pero porque es tan visible

no lo vemos.

Siempre he tenido una fascinación por el cine mudo

y por el cine cómico del cine mudo.

Me parece que es un momento superimportante

que todavía hoy hay que tener en cuenta.

Entonces, "Anarchitekton", seguramente,

consciente o inconscientemente tiene que ver con eso

y muchos otros vídeos

tienen que ver también con esa idea del cine mudo.

Después de "Anarchitekton", me encargaron hacer algo

en la ciudad de Cherburgo que estaba en plena transformación,

que estaban removiendo todo el centro de la ciudad

porque se iba a reconstruir de otra manera.

En los periódicos, en las ciudades pequeñas en Francia,

en España también, pero igual más en Francia,

básicamente hablan de sucesos.

Entonces, me metí en ese mundo

y encontré una noticia que pasaba en Cherburgo,

que intenté reproducir palabra por palabra,

pero un poco bajo el principio de "Anarchitekton",

las palabras se convertían en objetos que la gente llevaba,

o sea, literalmente, cada letra de cada palabra

se paseaba por los lugares donde había sucedido

ese crimen de esa noticia.

(Viento)

La ciudad no es la arquitectura.

Es básicamente los cambios que suceden en una ciudad

y las historias que se cuentan de una ciudad.

Al mismo tiempo, me quedé como un poco incómodo

con el hecho de que el grupo de anónimos que llevaban esas letras,

que era la gente de la ciudad, no se le daba tiempo a verles,

a hacer un retrato de esa gente. Entonces, "Arabian Stars"

está rodada en Yemen en 2005.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

El principio es muy simple también. Es gente que lleva pancartas

con nombres de personajes, que era como la lista

de los personajes superfamosos que todo el mundo conoce.

(Murmullo)

Al mismo tiempo, preguntamos a los yemenitas, digamos,

que nos dieran una lista de personajes

que todo el mundo conoce en Yemen, desde niños a viejos.

Sobre todo, eso, darles tiempo. Cada secuencia,

son secuencias muy largas las que van caminando

y darle tiempo a ver el nombre, pero ver la persona que lleva eso

y ver el paisaje por las calles de la ciudad donde se mueven...

Y darle mucho tiempo a todo eso.

(Tráfico)

Hay como este contraimaginario de la ciudad,

yo creo que es el desierto;

pero, al mismo tiempo, el desierto casi siempre está habitado.

El desierto de Atacama, en el norte de Chile,

pasa por ser uno de los desiertos más secos.

Dicen que llueve una gota de lluvia cada 30 años.

Yo invité a una pareja de estudiantes,

que no se conocían, a un chico y a una chica,

que conocimos en la universidad. Que si querían hacer ese viaje juntos

y, básicamente, eran situaciones en las que improvisaban diálogos.

-¿En qué colegio estudiaste? -¿Yo? En el República de Italia,

Aquí abajo, en Tocopilla. -¿En qué año?

-Hace un tiempo atrás. -Yo igual estudié ahí.

-Oye, ¿sentiste el terremoto? -Sí.

-¿Verdad? ¿Qué hiciste? ¿Arrancaste o te quedaste?

-No, no. Fue fuerte. -¿Quieres caminar conmigo?

-Vamos, vamos.

¿Saliste corriendo en el terremoto, te reuniste con tu familia

y la abrazaste para que no se arrancara?

-No, no hice nada. ¿Sabes qué es la fiebre?

-¿La fiebre? Hum...

Bueno, se puede explicar como el exceso de calor corporal,

pero hay otros contextos.

-El texto apareció como la posibilidad de habitar

el desierto, la única posibilidad de habitar el desierto,

prácticamente, a través de las historias que se cuentan

y de poder dialogar, ¿no? -Es un síntoma clásico de infección.

Cuando tu cuerpo está combatiendo, eleva la temperatura

para que las bacterias, que están en tu sangre

o en los tejidos que estén infectados, se mueran.

Es todo un efecto pirógeno.

-¿Igual me puedo morir yo en el proceso?

-Sí, obviamente, pero nunca se eleva demasiado.

Por eso, cuando ya la fiebre es mayor a 40 °, hay que bajarla.

Pero, generalmente, no se baja la fiebre cuando hay menos...

-¿Te gusta la música? -Sí.

-¿Qué música escuchas? -Los prisioneros.

-¿Los prisioneros? -Sí.

-A ver... Eh...

(CANTAN) "Son hermosos ruidos que salen de la tierra,

atraviesan a la gente y les mueven los pies.

Baterías marchantes, guitarras afiladas,

voces escépticas que cantan de política".

(Viento)

(Golpe)

En el momento peor de la crisis económica en España,

a mí me parecía que, en ese momento, había un paralelismo

con los años 30, con finales de los años 20, ¿no?

Cuando la crisis del 29.

Es el año de construcción de Las Vegas.

Y que Bertolt Brecht escribió "Mahagonny",

que es la idea sobre una ciudad imaginaria,

que es una ciudad de delincuentes en que dicen literalmente:

"Cuando la gente pase por aquí, pescaremos su oro".

Y lo que tiene de muy característico es que se inventan nuevas leyes

para esa ciudad.

(Murmullo)

Hubo un momento en que en Barcelona, Madrid y cerca de Zaragoza,

parecía que se iban a construir unas macrociudades de casinos...

La de Zaragoza era especialmente increíble

y había, no sé, 50 casinos, 80 hoteles,

una historia de la humanidad, un parque acuático...

Todo eso en el desierto de Los Monegros,

Que era un poco como Las Vegas, ¿no? Como no se construyó,

propuse ir a los terrenos donde se iba a construir esa ciudad

y hacer un conato como de construcción de esa ciudad, ¿no?

(Viento)

Lo que sucedió en ese sitio, como en otros vídeos,

el elemento principal es el viento.

De repente, hay un viento increíble, que es el protagonista principal,

que es el que pone todo en su sitio y acaba llevándose las cartas,

las telas, la taquilla... Y vuelve, digamos,

en un proceso entrópico, vuelve al lugar que era antes.

-¿Quién me presta una escalera?

-Para subir al tejado.

-¡Para subir el tejado! -Para que me bajen el gato,

que se me ha quedado allí arriba. -¡En el tejado!

-Exactamente.

-El último periodo de vídeos trata, básicamente,

de las ideas de utopía y de distopía.

"Prohibido cantar" se podría haber como...

una especie de utopía... gamberra o algo así.

Quizá una distopía, no sé. "L'avenir" está directamente basado,

de una forma muy libre, en la idea de los falansterios

de Fourier, que son unidades de 2000 personas

que deciden vivir juntos en un edificio.

Fourier ordenó la vida así, como... de una forma...

como un reloj cósmico en el que había una especie

de armonía de toda la gente que vive allí.

Y nos fuimos a una especie de desierto,

es el delta del Ebro, una parte de tierra

que se gana al mar, que es un lugar que existe y no existe.

Y reunimos un grupo de gente que apareció.

En realidad, apareció una comunidad durante unos días.

Esta es también la idea de los vídeos.

No es tanto representar una cosa como vivirla

durante un tiempo determinado. Intentar crear la situación

de la que hablamos, realmente, durante poco tiempo.

Yo, básicamente, lo que intento es esconderme con la cámara

y robar algunas imágenes de lo que sucede allá.

(Murmullo)

-Termina allí, hombre. -¿Aquí?

-Aquí hay dos.

(Continúa el murmullo)

(Aplausos)

(Risas)

Ay, tu novia... Ay, tu novia...

(A LA VEZ) ¡Olé!

"Join Us!" sigue un poco esta estela de los proyectos

basados en utopías, básicamente... Yo había hecho, previamente,

"X-Ville", que está inspirado en Yona Friedman,

sobre todo, de un libro que se llama "Utopías realizables".

Yona Friedman hizo un proyecto, que es "La ciudad espacial",

que tienen paralelismos con la "New Babylon", de Constant.

Que tienen en común esa idea de una ciudad...

donde la gente es nómada y la ciudad se construye

al mismo tiempo que hay ese movimiento.

La idea de "Join Us!" es... un grupo heterogéneo

de muchos países que viven de forma nómada.

Que encuentran esos huecos, esas partes de la ciudad

que aún no han sido construidas o esos monumentos,

como el Partenón, en Nashville, como lugares de reunión.

De cómo habitar un poco esos agujeros

que pueden quedar en nuestra ciudad contemporánea,

estando en movimiento perpetuo.

Este movimiento lo animan tres mujeres.

Una es Lydia Lunch,

que es una poeta y cantante americana.

(HABLA EN INGLÉS)

Otra es Laura Weissmahr,

que es una joven actriz de Barcelona,

pero que es medio suiza.

Y la otra es Anita Deep, que es una bailarina...

Baila música de Bollywood...

Con la idea de habitar temporalmente, de una forma distinta,

hacer actividades... gratuitas en la ciudad.

Con gratuitas, me refiero a que no tienen

un beneficio económico, ¿no? Y cómo plantearse esa posibilidad

de vivir en constante movimiento, intercambio en reuniones,

contando historias, cantando o bailando...

O, simplemente, trasladándose de un lugar a otro.

Las gradas de ese espejo, digamos, de la bailarina, de Anita,

con la gente que se apunta en ese momento

en sitios perdidos de la ciudad, es el mismo dispositivo

que hay en las proyecciones de la instalación.

Son gradas que, básicamente, es tan cara a cara.

En las que vemos al mismo tiempo las imágenes que hay

en las proyecciones, pero también a la gente

que está en nuestra misma posición mirando esas imágenes.

Explican la idea de...

una cierta conciencia de un grupo, de un grupo que dura un tiempo

en la propia exposición. Es eso, es un tiempo efímero

en el que estamos reunidos socialmente de otra manera

que en el cine. Porque, precisamente,

nos podemos ver. No estamos en el negro

y en el agujero de la ficción, sino viendo la otra gente

cómo se mueve en ese espacio.

Quizá por mis orígenes de escultor, no lo sé...

Para mí, lo que sucede en el plano de la pantalla,

de la ficción, tiene el mismo grado de intensidad

que lo que sucede en la sala donde estamos viendo esas imágenes.

En ese sentido, es lo opuesto a la "black box",

a la sala de cine... museístico,

que hemos visto aparecer en los últimos años en los museos,

en las salas de arte.

Hay una especie de tensión, yo creo, necesaria entre las imágenes

que deben tener, para mí, una cierta fuerza de ficción,

porque tiene ese poder de arrastrarte,

de olvidarte justamente de dónde estás y llevarte a otro lugar...

Pero creo que el espectador ideal, si eso existe,

es alguien que está incómodo, de alguna manera,

viviendo esa tensión entre estar atraído y...

esas imágenes que le llevan a ese agujero de la ficción

y esa conciencia de ser espectador en este momento,

compartiendo ese lugar con otras personas y viendo

qué sucede y ser consciente de tus propios movimientos.

Digamos que toda esa contradicción

es un motor en mi trabajo.

A veces, tira más hacia la ficción o tira más hacia la instalación,

pero esa tensión es un poco el motor de todo eso.

De intentar encontrar lugares de vida

en los agujeros de la ficción

o algo así... o viceversa.

(Música créditos)

  • Jordi Colomer

Metrópolis - Jordi Colomer

15 nov 2017

Formado en los años 80 como arquitecto, artista e historiador del arte, Jordi Colomer (Barcelona, 1962) pronto comenzó a fusionar su trabajo escultórico con elementos tomados del teatro y de la arquitectura. A partir de allí ha ido incorporando el video, la performance y la participación del público para crear reflexiones escenificadas sobre la vida social en las grandes ciudades y su reverso, el desierto. Actualmente participa en la Bienal de Venecia con el proyecto "¡Únete! Join Us!" que presenta los primeros pasos de un movimiento urbano que reivindica el nomadismo como acción colectiva e incluso sistema de ciudadanía.

ver más sobre "Metrópolis - Jordi Colomer" ver menos sobre "Metrópolis - Jordi Colomer"
Programas completos (352)
Clips

Los últimos 368 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios