www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
3374138
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Arte entrometido - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Los artistas que reúne este capítulo de "Metrópolis"

están interesados en generar un tipo de arte

que afecta a la realidad cotidiana.

Con este objetivo, realizan obras que sobrepasan sus límites

y se expanden más allá de los museos,

propiciando relaciones, impactos y secuelas

en el curso de la vida diaria.

Las formas de aproximarse a lo real son múltiples

tanto a nivel formal como en el grado

en el que repercuten en la sociedad.

Algunas de estas piezas pasan desapercibidas,

pero su alcance geográfico es prácticamente ilimitado.

Otras tienen mayor visibilidad y van dirigidas

a un grupo determinado sin ser personalizadas.

Por último, hay trabajos cuyo interés se centra

en individuos concretos sobre los que recae la acción.

Esta noche en "Metrópolis", arte entrometido.

Los temas con los que suelo trabajar están relacionados

con medios de comunicación, con comunicación en general,

control social y lo definiría como un trabajo

sociopolítico y estético,

es como una posición ante lo que me rodea.

Suelo partir siempre de cosas que me afectan a nivel personal

y luego doy una respuesta.

He realizado proyectos que han incidido

en lo real de una manera muy directa

como es el caso del vídeo que se presenta aquí,

y me resulta muy, muy interesante porque es una forma

para que los artistas

salgamos del marco institucional, museístico.

Eso para mí es fundamental, porque así consigues infiltrarte

en el territorio urbano, consigues llegar a un público

que no es el público que normalmente asiste al museo,

a la institución.

Este proyecto nació en 2011, con el comienzo del movimiento 15-M

y todo lo que se fue generando después

a nivel de manifestaciones y peticiones populares.

Elegí 20 consignas que exigían algo a los poderes

y lo que dice fue, por un lado, eliminar monedas de uno y dos euros,

las imágenes que aparecían,

en el vídeo aparece la imagen del rey,

las borraba, las lijaba y posteriormente grababa

estos mensajes que había recogido en las manifestaciones en la moneda.

La idea fundamental aquí era cambiar un poco el punto de vista

al que estamos acostumbrados hoy en día

de que las personas están al servicio de la economía

cuando debería ser al revés.

La economía debería estar al servicio de las personas.

Se llama "dammatio memoriam",

porque esta es una locución romana, de la antigua Roma,

que es condena al olvido.

Simbólicamente, lo que he hecho es condenar al olvido

a toda esta basura de sistema económico.

Por una parte, estoy devaluando simbólicamente

esa imagen de las monedas;

por otro lado, estoy insertando un mensaje

de petición y demanda a la gente;

y por otro lado lo estoy reinsertando dentro de un circuito ideológico

que para mí era muy interesante.

Con todas estas monedas, realicé 200,

las metí en circulación por diferentes medios.

Por un lado, en bancos;

por otro lado, en máquinas expendedoras,

dejándolas en el suelo.

La idea era que estas monedas fluyesen

para que las pudiese encontrar cualquier persona

y se generara como un flujo y abrir la obra.

-Hola, venía a pagar el impuesto.

-Mi trabajo lo defino como cattalizador.

Me gusta crear situaciones respondiendo a un contexto

que exista o pueda responder a unas preguntas,

crear unas situaciones de respuestas a preguntas

a un cierto contexto.

Los temas que trabajo yo normalmente son la resistencia, la coreografía

y siempre hay una especie de utopía y de fracaso.

-(HABLA EN INGLÉS)

-Es un proyecto que hice este año en la ciudad de Londres.

En Londres hay dos barrios; Maryland y la City,

que son colindantes, y la City es la zona donde están los bancos,

las grandes industrias, y al lado está Maryland,

que es un barrio obrero.

Ya de por sí es una zona que tiene tensión de contraste

y es bastante apetecible el trabajar sobre ese territorio

y revisitar, cómo está estructurado y cómo se conviven en esos barrios.

Lo que me ayudó a acelerar el proceso para intervenir allí

fue una página web.

Tú pagabas "X" cantidades de dinero, que era bastante,

y te llevaban en un autobús para ver el éxito del capitalismo

en la City y hablar con los banqueros

y luego ir a ver el fracaso del capitalismo

y vas a Maryland.

A mí esa noción de fracaso me interesa mucho,

porque trabajo mucho con ella.

Quería ver qué tenía que decir el fracaso sobre eso,

y si para ellos el fracaso eran ellos

o es el otro sistema.

-(HABLAN EN INGLÉS)

-Hay una línea recta que es Whitechapel Street

y yo quería ir andando por esa calle y recoger con mis movimientos

y con mi cuerpo, con mis gestos, la diferencia de arquitectura,

urbanística, de gente que fuera encontrándome.

Como los gestos que hacía era fuera de la norma

de lo que se supone que un viandante tiene que hacer,

causaba curiosidad a la gente local.

Vino Graham, que él es un hombre de 50 años,

muy activo políticamente, local del barrio.

Entonces yo le conté lo que estaba haciendo,

todo el proyecto, y cuando acabamos de conversar

le dije que le acompañaba a donde quería, a donde tenía que ir.

Me decía que iba a clase de baile.

Fue una casualidad muy buena.

Dije que él tenía que hacer ese proyecto.

Si yo hubiera hecho el baile por la calle

reinterpretando con mis movimientos, no dejo de ser una chica de este país

que está hablando de una situación concreta.

Si esos gestos los hace una persona local,

ya tienen otra carga, y tiene una parte que a mí me interesaba,

que es la parte de la resistencia,

de qué coreografía tiene la resistencia en Maryland.

Sus movimientos son más orgánicos y relajados

y se mueve de una forma con interacción

con la gente del barrio, con la gente del mercado.

Cuando llega a la City, los movimientos que él hace

son de una forma más naif, más infantil cómo se resuelve,

pero esa inocencia y tosquedad de su cuerpo

ya da otras lecturas, ya no es un bailarín

con una noción de danza, es una gente y una persona

adquirida en la zona, interfiriendo

no solo en los que luego vean la pieza de vídeo

sino cómo las personas que circulaban ese día por la calle

que se encontraban con él haciendo esos movimientos.

-Somos un colectivo que empezamos a trabajar en esto

hace más de diez años.

Trabajamos principalmente en intervención, registro,

apropiacionismo y manipulación de vídeos.

Siempre decimos que solo tiene sentido

en nuestro tiempo de ocio.

Había una frase interesante de Francesco Careri

que decía que es necesaria preservar

el tiempo no productivo del poder para construir

nuevos espacios de libertad.

Es en ese sentido en el que nos movemos.

-Desde el colectivo trabajamos conflictos urbanos,

nuevas formas de organización, nuevas identidades,

todo lo que tiene que ver con las transformaciones

y conflictos derivados de la globalización

y sus consecuencias.

En ese sentido, tiene que ver con modificar,

en la forma en que estos conflictos se perciben,

facilitar la circulación de resistencias

a estos conflictos ya existentes, crear soporte para el análisis

o la incidencia que puede tener el trabajo que hace el colectivo

no es tanto sobre la realidad en sí, sino sobre la forma

en que esta realidad es percibido.

Crear posibilidades, soportes o dispositivos

para facilitar esta transformación social,

si bien entendemos que esta transformación social

tiene que ser provocada por esta multitud,

es decir, hay una responsabilidad que sale del papel del artista

para entran en el papel de ciudadano.

-Este proyecto se genera en torno a la convicción

de que la construcción de la identidad

y de la relaciones sociales actuales están cada vez

más universalmente mediadas por objetos de consumo.

De alguna forma, vemos como lo que es identidad

se está transformando poco a poco en idéntico.

Lo que hacemos en el proyecto es partir de un elemento

de un ideario folclórico de una comunidad en concreto

que es del sur de Salamanca, de un pueblo que se llama Béjar,

y generamos nuestro propio icono mediático.

En concreto hacemos el paso de leyenda

a un mito contemporáneo incluso convertimos este ideario

en un personaje.

Lo que hicimos es llevar a este personaje

a una gran urbe como fue Madrid y hacer una pequeña intervención

en el espacio público, en concreto, en la Plaza Mayor,

donde intentamos convivir como hombre de musgo

y nos pusimos a convivir con otra serie de personajes,

que como todo el mundo sabe, están en esta plaza.

(Música)

El próximo trabajo lo entiendo como historias de vida.

Lo que hago es crear situaciones en el día a día,

siempre en contextos específicos, con la voluntad

de convertir las relaciones de poder impuestas.

Utilizo siempre como tres recursos diferentes.

Una es la confección con diferentes aliados,

lo otro es usando los privilegios de la institución artística,

y finalmente el coqueteo con las instituciones.

De alguna manera, son colaboradoras de mis proyectos.

Muchos de los proyectos donde se presentan

es en su contesto real.

En el espacio público o diferentes situaciones,

pero que la gente no tiene conciencia que se está relacionando

con una obra de arte, porque no es el lugar por excelencia.

Lo que busco con el espectador es interpelarlo,

que delante de la obra él se sienta interpelado,

se sienta comprometido, en una palabra,

intentar provocar momentos de interrogación ética al otro.

"54 milímetros" es un proyecto que hice con un artista cubano.

Empezamos a pensar en este proyecto cuando el Ministerio de Interior

quería hacer una reforma en el Código Penal,

que es la Ley Mordaza de ahora.

Nos parecía heavy, porque lo que estaban planteando

era la realización de un Estado sumamente represivo y fascista

que no tiene otra palabra.

El proyecto consiste en que creamos un simulacro para la Policía

les llamamos y les decimos que en una plaza pública

había un grupo de gente que parecían que se iban a reunir en la plaza.

-(HABLAN EN CATALÁN)

-Todo eso lo documentamos con una cámara oculta.

Este vídeo resultante con diferentes medios

sobre el papel de la Policía en la sociedad

lo colgamos en un foro de debate de la Guardia Civil.

Lo que interesaba era apelar a la responsabilidad del policía,

pero no como policía, que también, sino como persona, sujeto,

como apelar a su conciencia, porque de alguna manera,

al cabo de 2-3 años se les pediría aplicar ese código

que es la ley mordaza.

Algo que nos parecía interesante era que fuese una alerta,

que trabajó antes de tiempo,

profesionalmente se ha terminado cumpliendo.

-Trabajo con cosas que me rodean, con la realidad misma.

Con cosas sociales,

trabajo con ideas que luego represento con distintos formatos

como puedo ser el vídeo, la performance, instalaciones.

Lo importante es la idea y a partir de ella surge,

digamos que utilizo un material u otro.

(Disparos)

Esto es un proyecto que hice

para el Espai Contemporáneo de Castellò.

En la performance inaugural, las personas que acudieron al curso,

que yo llamo contadores, lo que hacían era

a partir de un diseño expositivo que yo les daba

de las piezas que iban a estar en la sala,

cada uno de ellos elaboraba un guion

hablando sobre cada una de las piezas.

Lo que ocurría en la performance era una trasmisión oral de las obras.

La sala estaba completamente vacía, y cuando el público entraba,

se encontraba distintas personas en distintos puntos

cada uno hablando sobre un tema diferente.

Hay tres objetos en la sala,

que yo los llamo generadores de acción,

que son una pieza que se llama arma muerta,

una escopeta de caza transformada en una flauta travesera,

otra pieza que se llama instrumento, que es una frase escrita en la pared

hecha con una tipografía de agujeros y está taladrada en la pared

y luego tres lemas en papel, en la que un policía

dispara 900 disparos sobre los bloques de papel

escribiendo una frase que se atribuye a Chejov.

Dice algo así: "En el primer acto aparece una pistola,

en el segundo acto se tendrá que disparar".

Hay un momento dado de la performance que entra un flautista,

coge la escopeta, la saca de la pared,

y empieza a tocar la marcha fúnebre.

Este flautista empieza a tocar la flauta

y estos contadores que están distribuidos por la sala

van caminando de espaldas a un punto de la sala

donde está escrito en la pared con agujeros la palabra "closed".

Él toca la marcha fúnebre, como digo,

y cuando el baja el tono de la melodía,

ellos soplan a los agujeros que están en la pared.

Estos agujeros están introducidos en cada letra de la palabra "closed",

un diapasón con una nota de la escala musical.

Entre todos ellos soplan a la palabra

y se oyen todas las notas al mismo tiempo.

Cuando estos contadores están en la pared soplando,

se puede ver la palabra "Acto I" a sus espaldas,

que yo previamente he pintado en su ropa.

¿La segunda vez qué se hace?

Termina de soplar a la pared,

y en ese momento entran seis policías de la Policía Nacional.

Esto no estaba hablado con nadie de la sala.

Los únicos que lo sabíamos era la directora del centro,

el comisario y yo.

Entran estos seis policías y dicen al público

que tienen que abandonar la sala.

En el momento que están abandonando la sala,

uno de los policías se queda en la parte de atrás de la sala

y empieza a disparar sobre el papel

como dice la frase de Chejov.

(Disparos)

Mi trabajo cuestiona

la virabilidad del espacio, no sé, una búsqueda,

un observar algo del entorno cotidiano

y del espacio que me rodea.

A partir de ahí, buscar o provocar una historia,

que luego acabará siendo un proyecto

para medios muy diferentes.

Es un trabajo que se basa en observar la realidad

y en entender el entorno cotidiano.

También me interesa mucho cómo lo entienden los demás.

Me interesa siempre que se produzca un diálogo o una negociación,

es cómo así veo el mundo, pero también quiero entender

cómo lo ven los demás, y a partir de ahí

es cuando ocurre algo.

"Esta piedra contiene un viaje" es un proyecto

que fue ocurriendo poco a poco.

Realmente comenzó, yo estaba en Madrid

y tenía esas ganas de hacer esa acción,

regalar un viaje a gente que no conocía.

Entonces, recogí una piedra durante un paseo

y escribí sobre ella "esta piedra contiene un viaje".

También una dirección de mail.

Durante otro paseo la dejé en la calle.

Mi padre vivió durante 20 años en Lekeitio y ya no vive ahí.

Tenía esas ganas de volver, pero no sabía cómo.

Iba allí porque mi padre vivía y ya no vivía.

De alguna manera tenía un conflicto de cómo vuelvo a ese lugar,

qué va a ocurrir y decidí que quería que esa gente,

a la que yo había invitado a hacer un viaje,

que ese viaje iba a ser allí.

Yo invité a una pareja, me contactó una chica

diciendo me había encontrado esto, no sabía lo que era

pero quería saberlo.

Fue muy a ciegas, porque solo tuvimos una relación por mail.

De repente, cuando cuadramos unas fechas,

les dije que había reservado un hotel en ese sitio.

Ellos aparecieron.

Yo quedé con ellos en un sitio muy específico

quedé con ellos y otra persona.

Quedé en una fábrica que ahora está abandonada, no funciona,

que era donde mi padre trabajó durante 20 años

y era el sitio donde quería volver, pero no me atrevía.

Entonces, quedé con ellos allí, y quedé con una persona

que trabajó durante 40 años allí.

El proyecto en sí es que se encuentra en mi mirada

la mirada de alguien cuya toda su vida ha estado ligado

a ese espacio y la mirada de alguien que ha acabado en ese espacio

de una manera completamente azarosa.

-Hago cosas y hago situaciones

y hago muchas cosas

que son un intermedio entre cosas y situaciones,

objetos que son el resultado de una acción

o contienen algún tipo de temporalidad.

Mi trabajo es partir de lo cotidiano,

trabajo sin grandes producciones,

suelen ser cosas poca virtuosas, normalitas,

y tienen mucho sentido del humor.

Intentan normalmente tocar cosas,

intentar tocar muchos sentidos de la realidad,

de la ciencia empírica, la historia, la política.

Creo que aquí dentro creo que hay una.

No sé si te suena una película de Burt Lancaster

que iba de piscina en piscina. -Algo me suena.

-No entiendo ni palabra.

-¿No alguien más? -El encargado de la finca soy yo.

-Hay una película "El nadador" de Burt Lancaster

que está basada en un libro.

Yo la había visto de muy niño y me dejó bastante impactado

porque la película es como un producción de Hollywood,

pero muy extraña.

El protagonista está en una casa con piscina,

todos bebiendo ginebra, una cosa entre lujo y decadencia,

y se da cuenta que se forma una línea recta de piscinas.

En la película se va descubriendo

cómo aspectos de su vida que parecen real,

en cada casa hay una historia,

tiene una pequeña vinculación con su pasado,

y vamos haciendo un recorrido por su vida en cada una.

Con los años, cuando existió Internet,

pude buscarlo y volver a ver la película,

leer el cuento,

y después se alertaba que los jóvenes estaban usando Google Maps

para localizar piscinas de la periferia de Londres y tal,

y cuando las localizaban con el satélite,

y no estaban los dueños, montaban fiestas dentro.

Este cuento está contando algo de aquel momento

en el que la piscina era ese edén dentro de casa,

el lujo privado, algo muy hacia dentro,

y esto otro de repente hace una mirada pornográfica

de ver las casas y las mansiones de gente en ciertas ciudades.

Lo que decidí hacer fue cruzar España haciendo una línea recta.

Mis padres viven en Pamplona y tienen una piscina.

Hice desde el extremo sur de España hasta la de mis padres,

lancé una línea recta usando Google Maps

y con el satélite fui localizando todas.

Hice ese viaje un poco,

con la impresión de que en el fondo

es algo del hijo del siclasionismo

y de lanzar otras derivas por el mundo

poniendo otras normas.

Provocar esa tensión de llamar a la puerta

y decir quiero nadar en tu piscina.

Me daba la impresión que iba a ser muy interesante el viaje

y provocar un poco, metiéndome en cada piscina,

igual que en el otro esa especie de narrativa

son cada capítulo son una piscina,

en este viaje cada capítulo iba a ser sabe Dios qué.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Arte entrometido

Metrópolis - Arte entrometido

22 nov 2015

Metrópolis presenta, bajo el título Arte entrometido, a una serie de artistas españoles interesados en generar un tipo de arte que afecta a la realidad cotidiana. Con este objetivo, realizan obras que sobrepasan sus propios límites y se expanden más allá de los museos, propiciando relaciones, impactos y secuelas en el curso de la vida diaria.
Las formas de aproximarse a lo real son múltiples, tanto a nivel formal como en el grado en el que repercuten en la sociedad. Algunas de estas piezas pasan desapercibidas, pero su alcance geográfico es prácticamente ilimitado; otras tienen mayor visibilidad y van dirigidas a un grupo determinado sin ser personalizado; por último, hay trabajos cuyo interés se centra en individuos concretos sobre los que recae la acción.

ver más sobre "Metrópolis - Arte entrometido" ver menos sobre "Metrópolis - Arte entrometido"

Los últimos 266 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios