Metrópolis La 2

Metrópolis

Miércoles a la 01.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4369358
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Antoni Abad - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

Nacido en 1956 en Lleida, estudia Historia del Arte en Barcelona,

pero pronto se inicia en la escultura.

A mediados de los años 90, empieza a trabajar con vídeo

y a investigar las posibilidades de Internet,

convirtiéndose en destacado pionero del Net art.

Desde 2004, trabaja con colectivos estigmatizados

por la sociedad y los medios convencionales

en diversas partes del mundo, ayudándoles a crear

sus propios canales de comunicación.

Este año, ha participado en la Bienal de Venecia

con el proyecto "La Venecia que no se ve",

una cartografía sonora y geolocalizada,

elaborada por un colectivo local de personas invidentes

mediante la app Blind Wiki.

Esta noche, en "Metrópolis", Antoni Abad.

(Música)

(Tráfico)

(Zumbido)

Yo terminé Historia del Arte en el 79.

En esos primeros años, son años en los que experimento

con... no exactamente pintura tampoco, sí que la hay, un poco,

pero experimento básicamente con variaciones, permutaciones

y combinaciones de colores. Un poco aquello que no he estudiado

en la práctica, que sería Bellas Artes,

me lo impongo yo mismo. Pero lo hago desde un punto de vista

aplicando la combinatoria matemática. Así, experimento

cómo se combinan los colores. Siempre hay algo de tridimensional

y siempre hay algo de secuencial ya, desde el primer momento.

La gomaespuma, realmente, yo empiezo con bloques pequeños.

Realmente, compro colchones de gomaespuma y los corto a trozos

para hacer las esculturas, ¿no? Hacer las maquetas, más que nada,

pero son maquetas pequeñas y ahí es donde empiezo yo

a hacer mis primeras pruebas... Me doy cuenta de que aquello

necesita escala, que aquello necesita ser grande

para cobrar sentido.

Me fascinaba de ese material la maleabilidad.

Cómo, a partir de eso, podías conseguir esas piezas

que, como decía, se expandían en el espacio.

Trabajaba con una técnica que era parecida

a la talla tradicional, ¿no? Pero, sin embargo,

no había pérdida del material como en la talla tradicional,

donde siempre quedaban los restos, lo que se despreciaba

de la escultura final al tallarlo. Aquí, sin embargo,

siempre se podía recuperar la forma inicial de esos bloques.

Por primera vez, también se producen las secuencias fotográficas,

donde puedes ver la evolución de esas piezas.

Normalmente, esto se exponía. Se exponía la propia escultura abierta,

expandida y, al lado, había secuencias fotográficas

donde tú veías, a partir del bloque inicial,

hasta como estaba expuesta o al revés.

(Música)

Empiezo a trabajar con el ángulo ranurado,

conocido en el mercado como Mecalux.

Yo parto...

de esa cosa de que es un material que es casi como una cinta métrica,

cintas métricas que aparecen después. En ese momento,

yo todavía no lo pensaba, pero... que reproduce una norma.

Hay allí un patrón que se reproduce cada 2,5 centímetros

y, a partir de eso, se puede construir cualquier cosa.

(Música)

Sigo con eso hasta que incorporo otros materiales,

sobre todo objetos, que en sí ya contienen

el concepto de movilidad o de movible,

como son sillas plegables...

Un poco el mecano, en ese momento, se convierte en una especie de cola

que sirve para unir esas sillas y crear otros objetos escultóricos...

que siempre mantienen esa cualidad de movibles,

esa cualidad de poder cambiar de forma en el espacio.

Llega un momento en que, buscando elementos plegables,

aparecen las cintas métricas.

Primero, realmente, fueron esos metros de madera,

esos metros colapsables, vamos a decir...

O no sabría cómo definirlos ahora mismo,

qué adjetivo utilizan... Con esos metros,

construía esculturas que podían recuperar

su forma inicial.

Pero ahí, esa idea del patrón que venía de Mecalux,

esos 2,5 cm, en los metros, ya no eran solamente objetos...

plegables o que tenían en sí, implícita, esa idea de la movilidad,

sino que además contenían algo muy potente,

ese patrón que nos ha servido para entender o para medir el mundo.

Y me planteo, en ese momento, tratar de entender esa realidad

que me sobrepasa,

que no acabo de poder abarcar,

de medirla con cintas asimétricas, ¿no?

De medirla con el patrón métrico.

Hago todos estos experimentos hasta que me doy cuenta,

y esto sucede ya en el Banff Centre for the Arts,

en Canadá, donde llego en el 93, como "artist in residence".

Entonces, ahí me enfrento, cuando yo llego con mis ideas del metro...,

me encuentro con que no saben qué es un metro.

Saben que existe ese sistema, pero me encuentro

con el sistema imperial, el sistema británico,

basado en las pulgadas y en los pies, que es una medida mucho más próxima

a nosotros mismos y, por tanto, es mucho más asequible.

Se entiende de manera mucho más fácil.

Yo mido a palmos todas las acciones que realizo en un día.

Naturalmente, estando en Canadá, la siguiente medida eran los pies.

Estamos con el sistema imperial.

Entonces, inmediatamente, a los pies, cuando me planteo

hacer esa medida con pies, inmediatamente me viene

la imagen del funambulista.

(Jadeos)

Un poco ese desasosiego en el que vive ese funambulista

que no llega nunca a decidirse a lanzarse al vacío,

sino que sigue con esa lucha encima y con ese día a día...

Durísimo día a día que representa caminar

en ese infinito equilibrio sobre la cuerda...,

sobre la cuerda floja.

En "Sísifo", ese desasosiego toma otra...

otra cara cuando ese mismo personaje, de hecho, es la misma persona

la que lo grabó, al proyectarse en una pared,

que se refleja en el espejo que está en la otra pared...

Eh...

Da ese movimiento simétrico en el cual ese personaje

lucha infinitamente contra sí mismo.

(Nana)

La versión de "Sísifo", en este momento,

está dividida en dos servidores.

Uno está en Barcelona, servido al Internet del MACBA,

y el otro está al otro lado de la Tierra,

precisamente en la antípoda barcelonesa,

que es Wellington, en Nueva Zelanda.

Entonces, digamos que todo esto hoy en día nos parece muy normal;

pero, en aquel momento, estar sirviendo

en un mismo navegador dos partes, una estaba en la antípoda

y otra estaba en Barcelona. Y, en una parte, estaba el "Sísifo"

de aquí y, en la otra, la imagen-espejo

al otro lado de la Tierra, era un poco lo que sucedía.

También nos daba la metáfora de que, quizá, lo que había

entre esos dos extremos era una cuerda que era casi

el diámetro virtual de la Tierra, ¿no?

Si lo viésemos de una manera tratando de que fuese algo todavía

en el entorno físico y no en el entorno de Internet,

que era donde actuaba.

A mi regreso de ese paraíso que representó Banff,

como artista en residencia, financiado...

Era magnífico y maravilloso. Entonces, me veo obligado

a ir a vivir a un sótano en un barrio de Barcelona

y paso allí un par de años así.

En ese sótano, en un momento dado, una noche escucho un ruido

y salgo a ver qué es, pensando que quizás sean ladrones,

y me encuentro con una rata que ha entrado en el estudio.

En ese momento, yo pensé: "Bueno, ahora ya has tocado fondo".

Esto no puede ir peor, ¿no? O sea, no puede ir a peor,

en todo caso, lo que puedo hacer es mejorar.

(RÍE) Que es lo que afortunadamente pasó.

Entonces, yo me pregunto: "¿Y esta rata quién es?

¿Tú quién eres? ¿Qué has venido a hacer aquí?

¿Quiénes son las ratas?".

Y ahí descubro todo un mundo en el cual vemos

que las "Rattus norvegicus", que es la rata que habita

en todas las ciudades del mundo, es una rata con un diseño biológico

increíble. Se adapta a lo que sea, al frío o al calor.

Puede alimentarse de lo que está en una piscifactoría

porque aprende a nadar si es necesario.

Puede pasar por una cañería, que es una quinta parte

del volumen de su cuerpo. Puede hacer infinidad...

En fin, es una resistente total al igual que los humanos,

que también se adaptan a todo.

Vive a unos metros bajo nuestros pies y reproducen mucho

de lo que nosotros hacemos también.

(Chillidos)

Un poco utilizo la rata como metáfora de lo que pasa encima.

O cómo pretendo que lo sea.

Entonces, por ejemplo, ahí es donde aparece "Ciencias Naturales".

"Ciencias Naturales" es esa invasión de ratas

que invaden... un museo.

Por ejemplo, el Reina, donde estuvo en el Espacio Uno.

O invaden una iglesia, como fue la Sala de Verónicas,

en Murcia.

(Música)

Bueno, "Ego"...

Quizá pasar por "Ego" porque es una época

en la que no es vídeo. En realidad,

son programas informáticos que se proyectan.

En el caso de "Ego", son unas moscas virtuales.

Al iniciar el programa, en realidad,

se acercan a una especie de panal de rica miel.

En realidad, es en la frase:

"Yo y yo. 'Me and me'...".

Entonces, esas moscas se sienten atraídas por esas letras invisibles,

que están, pero no se ven, y conforman con sus cuerpos,

al irse posando sobre esas letras que, como digo, no se ven,

van conformando esas frases, esas palabras, "yo", "y", "yo"...

Entonces, esas moscas, como tienen que realizar esa acción

cada vez, cada vez se posan sobre las letras

de una forma distinta. Con lo cual, no podía ser un vídeo,

sino que tenía que ser un programa informático.

También porque un poco reproducía la vida de las moscas

que nunca van a volar de la misma manera

o en los mismos sitios. Entonces, un poco "Ego"

y esos programas de esa época, como digo, son programas informáticos

en un territorio, como decía,

de una especie de vida artificial muy primitiva.

(Música)

En cualquier caso, estoy ahí con las moscas y...

me planteo, después de esa experiencia

que había representado "Sísifo" o algún otro proyecto

que había pasado en medio, como "Un millón",

que eran esos besos que se repetían infinitamente...

Pues llego a ese proyecto de las moscas en Internet,

un proyecto que se llamaba "Z.exe" o "Z".

Se llamaba así porque era un programa informático

que se manifestaba en forma de mosca y que solo se manifestaba

en el ordenador cuando este se conectaba a Internet.

Y esa mosca no estaba en un navegador,

sino que estaba encima de cualquier cosa que tú hicieses

en tu ordenador. Estaba encima de tu programa de escribir,

estaba encima de tu navegador también,

estaba encima del escritorio...

Y se movía por esa pantalla y era totalmente inalcanzable.

O sea, tú, con el ratón, con el "mouse",

intentabas acercarte para matarla, pero no lo conseguías

porque siempre se escapaba del ratón. Había un laboratorio genético

dentro de la mosca y tú podías producir

el comportamiento de tu propia mosca, incluso podías cambiarle los colores,

podías manipularla... Podrías construir tu propia mosca,

eso sí, nunca la podías matar. Entonces, podías intercambiar

ese código genético con otros usuarios de la comunidad.

Porque esas moscas estaban relacionadas con las otras.

O sea, el proyecto no existía si los usuarios no instalaban

esas moscas, es decir, era una comunidad de moscas virtuales

detrás de la que había usuarios.

Estamos hablando de 2001, ¿no?

Era un claro precedente de las redes sociales,

donde los usuarios tenían, además, la potestad,

además de intercambiar los ADN de las moscas

y el comportamiento, tenían la potestad o la facilidad

de poder chatear entre ellos. Cada vez que había

una presentación pública de la mosca, que fue diversas veces

en el MACBA, The Real Royal Trip, en Nueva York...

Lo que propuse es parasitar las redes analógicas.

Quedamos que era un parásito de Internet y que había que tratar

de poner parásitos en las redes, entonces, analógicas.

(Música)

A finales de 2002-2003, un día navegando por Internet,

me topé con el primer móvil que reunía dos características

por primera vez en la historia de tecnología

en un mismo aparato. Además, un aparato que te podías poner

en un bolsillo.

Por un lado, que tenía cámara integrada,

con lo cual permitía, no en un primer momento,

pero un poco después ya tuvo una actualización,

permitía grabar vídeo. Es decir, permitía realizar

registros de la realidad a través de vídeo, de fotografía,

de audio y añadirle texto. Y sus combinaciones.

Con lo cual, era una especie de cacharro que te podías poner

en el bolsillo y que te permitía hacer producción audiovisual.

Pero lo más relevante, yo creo, era que ese teléfono

tenía conexión a Internet por primera vez.

(Música)

Luego, inmediatamente, pensé que esto podía servir

para que esos grupos en riesgo de exclusión,

esos grupos vapuleados por los medios de comunicación

o esos grupos que padecen discriminación en la sociedad

puedan expresarse sin tener que esperar a que les toque turno,

cosa que quizá no llegue a pasar nunca.

O que les hagan caso desde los medios de comunicación

y también como crítica a los medios de comunicación.

(Continúa la música)

(Tráfico)

(Claxon)

El primer proyecto tiene lugar en Ciudad de México.

Había experimentado esa cosa que te decían en aquella época

en México, que creo que ya no es así o, al menos, las últimas veces

no me lo han dicho, que me decían: "Si viajas a México,

no siendo mexicano, la primera cosa que tienes que tener en cuenta

es que no tienes que subirte a un taxi solo porque te puede pasar

cualquier cosa".

Eh, te pueden secuestrar, te pueden robar,

te pueden, incluso, violar...

Sin embargo, la gente olvida que de los 120 000 taxis

que circulaban en aquella época en la Ciudad de México,

la mayor parte son padres de familia que trabajan 12 horas al volante

para poderse alimentar a sus familias y poder seguir con su día a día.

Entonces, se trataba de dar voz a esos taxistas.

Que fuesen ellos los que se organizasen...

Se creó un grupo a través de un anuncio en prensa,

pusimos un anuncio en "El Universal", si no recuerdo mal,

en el periódico "El Universal", y aparecieron 12 taxistas.

Fueron los que respondieron a la convocatoria.

-Soy como un taxista-reportero porque voy tomando fotos.

Voy prácticamente informando, tomo una foto.

En un semáforo, en un descansito, cuando me paro a tomar un refresco

o me paro al baño. Hago la foto, pongo su texto

y la mando, así que prácticamente voy informando.

Gracias a otros taxis, a la gente que está en Internet...

-Tenemos una avalancha de publicaciones.

Esos taxistas se entusiasman con el proyecto,

a pesar de que teníamos problemas técnicos,

pero se entusiasman con el proyecto y publican, publican y publican.

En canales organizados por temáticas que ellos deciden los sábados.

Los sábados, cuando nos reunimos en el centro multimedia,

nos explican lo que han hecho durante la semana,

proponen nuevos temas, nos enseñan posibles nuevos temas

y se van creando esos canales temáticos

donde explican, como decía, ese momento de esa sociedad.

(Tráfico)

(Música)

Al garrotín, al garrotán...

A la vera, vera, vera de San Juan.

Al garrotín, al garrotán...

A la vera, vera, vera de San Juan.

(PERET CANTA EN CATALÁN)

(ORDENADOR) "Venga, señoras, a 5 euros el deportivo".

(Música)

¿De qué?

Me va a decir algo de qué.

Me dice que me dice de qué me va a decir.

Tienes que estar así...

y así.

Y así.

De nuevo, aguantas.

-Yo no podría hacer esto, no.

-Sí, no llegará.

(Música)

(VOZ EN OFF) "Así se divierte Rosa tirando la orgánica broza".

Son varios canales.

El principal es Canal Accesible,

que es donde van a parar todas las fotografías

de las barreras arquitectónicas con la dirección debajo,

que es muy importante para que después, al lado,

se cargue el mapa, donde se marca el punto justo

donde se ha hecho esa fotografía.

(HABLA EN CATALÁN)

Primero, querría aclarar una cosa.

Esto no son redes sociales, sino que son redes ciudadanas, ¿eh?

Es muy distinto. No se trata de crear grandes comunidades

de millones de personas, sino que son pequeños grupos

que se expresan al resto, ¿eh?

Las personas que participan aquí se conocen personalmente.

Esto cambia, quizá, un poco con Blind Wiki,

el proyecto posterior; pero, en principio, es eso.

No se pretende crear redes sociales.

(Música)

En el momento de llegar a Blind Wiki, que sé que me lo planteo como un reto

y el primer intento es en 2010, aunque realmente hasta 2014

no consigo desarrollarlo como Dios manda

o de manera más meticulosa.

Se plantea un reto.

¿Es posible hacer eso con personas que no tienen visión?

¿O que tienen poca? ¿Es posible llegar a enseñar

la ciudad tal y como la perciben esas personas?

¿Es posible dar un salto adelante también

y poder recuperar esos mensajes en la calle?

Es decir, una especie de realidad aumentada,

donde no solo las propias personas con diversidad visual

pueden disfrutar del dispositivo, sino que las personas con visión

pueden percibir andando por la calle cómo es la ciudad

para las personas que no tienen visión o tienen poca.

(Música)

(Pitido)

(HABLA EN ITALIANO)

(Continúa la música)

(Pitido)

(Música)

(Pitido)

(Agua)

(Chirrido grave)

(VOZ EN OFF EN ITALIANO)

En Venecia hemos aprendido muchas cosas.

Y ha representado... un poco la cristalización

de los proyectos anteriores.

Ahora sabemos que un proyecto así necesita bastante tiempo.

Allí hemos estado mapeando desde febrero hasta mayo

y se sigue mapeando, pero digamos que cada semana

nos hemos reunido y, cada semana, se ha hablado

y, cada semana, se ha mapeado un barrio distinto.

Es decir, hay una masa de publicación haciendo que Venecia

sea una ciudad visitable con los teléfonos

desde el punto de vista de la ceguera o la baja visión.

Veo que...,

desde mis inicios como escultor,

he tenido la suerte, la ocasión, de trabajar

con distintos materiales. En el fondo, muchos materiales,

quizá no tantos, pero está la gomaespuma,

el mecano, las cintas métricas, las navajas, las sillas...

Todos esos materiales, ¿no?

Y llega el vídeo.

Los programas informáticos...

O sea, se van desmaterializando.

Pero llega un momento en el que el material

al que trato de dar forma, el que trato de modelar,

por utilizar un verbo escultórico, el que trato de modelar, en realidad,

son las redes para que sirvan a esos colectivos

con los que tengo la suerte y el honor de trabajar.

-Muy bien.

-¿Vale?

(RÍE)

(Música créditos)

  • Antoni Abad

Metrópolis - Antoni Abad

13 dic 2017

Metrópolis dedica un programa monográfico a Antoni Abad, artista que se inició en la pintura y la escultura en los años 80. A mediados de la siguiente década empieza a trabajar con el video e Internet, convirtiéndose en uno de los pioneros del net.art. Desde 2004 ha trabajado con colectivos estigmatizados por la sociedad y los medios convencionales en diversas partes del mundo, ayudándoles a crear sus propios canales de comunicación. Este año ha participado en la Bienal de Venecia con el proyecto La Venecia que no se ve, una cartografía sonora y geolocalizada elaborada por ciudadanos invidentes.

ver más sobre "Metrópolis - Antoni Abad " ver menos sobre "Metrópolis - Antoni Abad "
Programas completos (367)
Clips

Los últimos 383 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios