Metrópolis La 2

Metrópolis

Madrugada del lunes al martes a las 00.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5410078
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Andrés Duque - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Desde hace quince años,

Andrés Duque entrega película difíciles de clasificar

o de reducir a un solo estilo.

Una obra al margen de la industria nacional,

pero solicitada

en el circuito de festivales internacional.

Andrés Duque

es un cineasta sin agenda.

Su cine surge de experiencias personales

que le embarcan en viajes obsesivos.

Encuentra sus películas grabando personajes

de los que quiere capturar su misterio y su belleza.

Cineasta trans

navega entre soportes, formatos y territorios.

Venezolano afincado en Barcelona con el milenio,

ha rodado por varios continentes

y ahora parece atraído por el mundo eslavo.

Hoy en metrópolis

Andrés Duque nos guía a recorrer el mapa de su obra.

Siempre he tenido afinidad por los cromos.

Por los álbumes de cromos

y cuando su letrada me lo contaba

recordaba yo también perfectamente vivir esos momentos

es decir,

para mí era ...

hacer cine, coleccionar cromos.

Y de hecho,

coleccionaba álbumes de películas

las minas del rey Salomón,

es decir,

cuando se trataba de álbumes de películas,

yo iba a comprarlo y a coleccionarlo.

Esos álbumes que no eran dibujos sino fotogramas,

reproducidos allí,

porque era el cine allí en esencia,

yo recuerdo sentir ese placer,

cinéfilo ya incipiente,

viendo los álbumes de cromos.

Te puedo decir

que cuando Iván me sacó el álbum

de las minas del rey Salomón

y apareció el cromo de la región inexplorada,

yo puse el dedo allí, en el cromo,

sentí algo que a mí me resulta difícil de explicar.

Fue como una especie de ...

corriente eléctrica

que me invadió todo el cuerpo,

fue como cuando ...

supongo que te mueres,

toda la vida comprimida te pasa en cinco segundos.

Yo me transporté a ese momento en que visioné la película

veinte años atrás.

Yo creo que eso fue lo que me hizo cineasta.

Desde el principio

yo tenía un poco este problema

que no alcanzaba a congeniar

por un lado,

me encantaba el documental,

y por otro lado,

me encantaba la experimentación.

Sobre todo,

cuando llegué a Barcelona

empecé a ver mucho cine experimental,

a completar otra parte de mi cinefilia

que desde luego me estaba llamando.

El cine norteamericano para mí es fundamental.

Porque, sencillamente ...

filma la espontaneidad,

filma con una libertad de criterio

es decir,

no sigue ninguna norma.

Hay un espíritu de rebeldía,

que es algo que siempre ha estado en mi obra,

me gusta salir de los soportes tradicionales,

de lo que puede ser un documental, una ficción o experimentación.

Me gusta jugar con todo

y sobre todo

crear una forma

que responda a un deseo honesto

de representar un personaje, un paisaje ...

y que permita pues hacerlo de una forma libre

y no siguiendo ciertos códigos o cánones.

Es bonito descubrir cuáles son estas cosas,

las que de repente van apareciendo,

porque son como fantasmas,

hace rato hablamos de Jun

y yo a Jun le hago mucho caso,

así como era igual un científico-médico cuestionable,

como artista era un gran visionario.

Creo que nos ayuda mucho a entender y a relacionarnos

desde un pensamiento llamaría esquizofrénico el mundo,

pero es una buena manera de reconectar con el mundo también.

La esquizofrenia es un tema presente en mis películas.

Siempre estoy rompiendo con las narrativas,

para mí

el mundo es algo incomprensible,

con lo cual,

tampoco ...

voy a intentar ordenártelo de una forma que ...

... que sea fácil entenderlo.

Son esas complejidades que asumo

pero creo que eso es lo que hace un autor,

al fin y al cabo, ¿no?.

Proponer una visión del mundo

y que la entienda el que la entienda

pero ...

no hay otra vía.

El pensamiento esquizofrénico es algo que ...

... me ha ayudado mucho a reafirmarme como autor.

Cuando a veces hago retratos,

siempre son retratos de personas

que están al otro lado del arcoíris.

Están siempre ...

digamos ...

marginados de la sociedad ...

a veces son considerados locos,

o genios,

o están allí

en la fina línea entre un bufón y un genio,

y para mí

eso es lo que es un artista,

alguien que puede conseguir llegar allí,

a ese punto medio

que es como su estadio más frágil o más vulnerable.

Estos personajes me fascinan.

Yo me descolgué con una historia sobre Blancanieves,

los siete enanitos, la madrastra,

un disparate que anda por ahí

en fin, yo me reí mucho ...

Yo como conocía un castillito que hay perdido por ahí,

eran muchos personajes,

total que a continuación,

le entregué lo del arrebato,

pensando en que alguien me lo corrigiese,

me lo supervisase un poco

porque era un guión para ir sobre la marcha un poco,

todo fue tan impensable

que verdaderamente ...

No se cuánto se tardó desde la idea

a estar ya yendo a Segovia ...

muy poco.

Fue una locura en ese sentido,

estaba claro que había que lanzarse,

de hecho,

el primer día de rodaje se cayó la cámara

rodamos toda la llegada en coche,

el mecanismo no estaba muy habituado,

se rodó mucho material, demasiado,

porque los diálogos eran muy largos

y yo iba en el coche tirado

y no podíamos hablar bien ...

se tiró mucho material

y la cámara se cayó se podía haber jodido entera,

afortunadamente no pasó.

Pero el equipo se horrorizó mucho

los técnicos, eléctricos ...

hubo un conato de huelga el primer día.

Yo conseguí aplacar a base de lo que he contado ahora

seguro que al día siguiente todo iba a ir muy bien,

y que si iba así de mal pues nada,

nos íbamos a Madrid y no había pasado nada.

O sea que en esos términos se planteaba la cosa.

Imagina lo que Iván Zulueta significó para mí.

es decir,

de un cineasta que admiraba,

a convertirse en mi verdadero amigo.

es decir,

los nueve años que le conocí,

estábamos siempre en contacto,

a través de él

conocí también a una generación que me fascinaba,

justamente porque como los cineastas norteamericanos

buscaban pues una espontaneidad,

una libertad y un desparpajo

esa manera casi

de anteponer la vida

ponerla encima del arte

y no atender tanto

conceptos o ideas formales

sino que es la vida

que está ahí en constante diálogo

con la forma como yo produzco arte.

Esto a mí me parece

lo más bello que tiene,

digamos, esa generación.

Por supuesto,

Iván tiene mucho que ver con eso,

Iván trajo todo ese espíritu pop ...

de norte América

y lo introdujo en España.

Así dicho, hogar,

me trae malas connotaciones de entrada.

A mi me ha resultado bien realmente,

un núcleo muy enriquecedor para mí

pero que ...

que estaría un poco en contra en teoría.

La familia la mayoría de las veces,

es perniciosa

y más en este contexto

en el que se ha podido desarrollar la mía,

en la época y todo.

A mí me ha ido muy bien

la idea de perro, hermanos, risas ...

y una estabilidad ...

... una estabilidad relativa.

Me apetece la idea de rodar algo casero completamente.

Pero con guión.

Con la poca familia que tengo,

a es que eso está pegando golpes, un momento.

Y todos estos ...

... cien mil botoncines,

es veneno instantáneo.

Da respeto después de tanto tiempo.

Yo siempre me he sentido como un policía de la realidad,

porque siempre he estado rodeado desde niño

con personas bastante fuera de lo común.

Y en este sentido,

yo siempre era un poco ...

... como esa persona guardiana

que impedía que otros se desbocasen.

Se perdieran demasiado, ¿no?

Y todavía lo sigo haciendo.

Es como algo inevitable.

El cable a tierra soy yo.

Entonces, claro,

igual parezco tranquilo

y por supuesto

creo que tiene que ver

querer explorar ese lado irracional

pues tiene mucho que ver

con mi vida también, ¿no?

Con las personas que quiero y que amo

y que desde luego

me interesa más una persona

que sea desprendido de la realidad

y conecta de repente con la locura

de una forma genuina o creativa

o artística.

Para mí esto es pura dinamita.

Esto ... yo lo tengo que atender.

Cuando conocí a Rouse Mary del paralelo 10

fue inevitable.

Fue un enamoramiento instantáneo,

yo conseguí convencer

-porque estaba trabajando en una productora-

y conseguí convencer a mis jefes

de que me dejasen una hora

para estar con ella

todos los días,

y lo hice por nueve meses,

hasta que ella, finalmente,

decidió hablarme,

decirme: ¿qué quieres?

¿qué quieres de mí?

Y le dije:

tu eres una artista y yo soy tu espectador.

Tu único espectador aquí.

Y a partir de ahí

empezó una relación hermosa

que acabó en ese cortito ...

El cine consiste en mostrar un misterio.

No necesariamente explicarlo.

Esa es mi idea del cine.

Encuentro a veces personajes que me seducen

porque tienen guardado

o intuyo que guardan algo,

que lo protegen mucho,

y que es algo probablemente muy puro, muy bello

y lo he descubierto en Zulueta,

lo he descubierto también en Olec y en Rouse Mary.

Tienen un mundo creado por ellos

que justamente

ese afán de protegerlo es lo que les ha automarginado.

Mi contacto, relación, estrategia,

para poder conseguir grabar esos retratos,

que he conseguido

a personas sumamente inaccesibles, difíciles,

es lo que más disfruto

aunque es cierto que también lo sufro,

es decir,

cómo conectas con una persona que se tiene prohibido hablar.

Pues generas una dinámica de gestos.

Y a mi esto

me parece una invitación a jugar

y allí yo entro.

Con Olec, por ejemplo,

acordamos que la película

iba a ser una película sobre la improvisación.

Él había visto todas mis películas,

y me dijo:

Andrés, eres un cineasta de la improvisación.

Yo soy un músico de la improvisación,

esta película tiene que ser sobre la improvisación.

Y yo dije,

vale, me parece fantástico,

pero enseguida me pregunté:

¿cómo filmar la improvisación?

¿Pones la cámara y ves qué pasa?

No es tan sencillo,

había que crear toda una estrategia antes

para tener a Olec inspirado, que era lo que yo quería,

tenerlo en un estadio elevado, loco, divino,

y entonces, grabar eso.

Que diga y haga lo que tenga que hacer.

En 2009

producto de un accidente,

empecé también

a digitalizar todas mis cintas de vídeo.

Y ese acto de digitalizar

me hizo consciente

del soporte en el que estaba trabajando.

Un soporte además que veía como algo fantasmal.

Y ya eso me gustaba,

es decir,

ya no estoy trabajando con una cinta electromagnética,

de vídeo,

sino que mis imágenes

se habían convertido en algo que no se puede tocar.

Una imagen fantasma -le llamaba yo-.

Y a partir de allí,

quise hacer una película

con esas imágenes

que has ido grabando y acumulando

y que incluso no volvistes a ver más nunca,

pero solo un accidente

te permite el aburrimiento que supone estar en cama,

te hace volver a esas imágenes

y construir un relato muy personal,

que responde más a una idea de

intentar dar una forma o visualizar mi pensamiento,

mi forma de pensar,

y dándole una segunda vida

a imágenes que en principio

no estaban pensadas para hacer una película.

Hago esta película como un colage

bastante abierta,

que de alguna forma

también detona una serie de emociones

una serie de momentos y emociones personales

que continua

hablo de como el perro que huye

continúa con ensayo general para utopía

y una tercera

que se llama primeros síntomas

y que es una película

que de alguna forma

culmina esta especie de trilogía

sobre mi memoria.

Mi memoria concebida

como esas peliculitas

esas ventanitas que están allí

que de alguna forma

tienen toda la intensidad dentro, ¿no?

es tanto espacial como temporal

y generan una cierta nostalgia

y que están allí

abres una carpeta y están allí

listas para jugar con ellas,

para reflexionar sobre ellas,

para asociarlas

y ver qué efecto te producen.

Hay un autor alemán Alexander Kluge

que decía que la suerte es intencionada.

La realidad tiene imaginación.

Uno va predispuesto.

Si voy predispuesto a buscar la magia

e incluso en el lugar más inhóspito la voy a encontrar.

Tardé tres semanas en encontrar esta familia.

Yo estaba buscando la magia de esta región

y ya me habían dicho

que no quedaba nada de esos rituales chamánicos,

esta tradición pagana,

brujos, hechiceros, ya no quedaba nada ...

Pero la encontré.

Es curioso

luego también leí

en Karelia,

parte de su cultura consiste

en que los padres

tienen que estimular la creatividad de los niños,

porque los niños

son los guardianes de la magia ...

y desde luego

eso es algo que estaba allí.

Creo que fue lo que primero llamó mi atención.

Ver que estaba

delante de unos niños

con una mentalidad,

muy muy especial.

Esa manera que tienen

de observar y reflexionar en torno a la vida de los insectos,

y también

están siempre como en un ejercicio

de querer recordar algo que no sale.

Siempre en la película

hay referencia

el padre encuentra unos pergaminos

y está hablando sobre ellos

pero no saben de dónde provienen,

los niños están con los ojos cerrados,

recordando un paisaje

y la niña de repente dice:

hay una guerra,

pero no puede seguir más y dice:

creo que me voy a quedar dormida porque no sé qué viene después.

Yo soy una persona sumamente desobediente.

Me gusta la desobediencia

y creo que es fundamental para el arte.

Mis películas

nunca van a responder a un mercado,

sea el que sea,

mis películas

si tienen que tener dos partes que incluso se oponen,

y que pueden ser un poco molestas,

dialogan de una forma difícil,

disonante,

es porque hay una realidad que estaba viviendo en ese momento.

Una de las cosas que ...

o una de mis primeros grandes descubrimientos

ha sido

mi interés en revelar, hacer visible,

cosas mágicas ocultas en la realidad.

Esto es poner en conflicto

lo que se podría considerar un documental, ¿no?

que busca una verdad,

representar una realidad sin alterarla.

Sin manipularla,

de manera que ya, con paralelo 10, por ejemplo,

me arriesgo

incluyo un final

donde hay un personaje que desaparece,

un cantante en un karaoke que desaparece.

Esto causó bastante controversia

porque en 2005

todavía había como una visión del documental

un poco conservadora,

y nadie entendía

por qué yo estaba utilizando eso como final.

Estaba contando una historia

y luego tengo un epílogo

y un hombre desaparece.

Y entonces,

esto o la gente,

esto no es un documental pero tampoco un vídeo arte,

¿esto qué es?

Y estas son las cosas

que de alguna forma a mí me estimulaban.

. Subtitulado por: María Victoria CEREZO OLIVARES.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Andrés Duque

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Metrópolis - Andrés Duque

15 oct 2019

Hoy en Metrópolis Andrés Duque nos guía a recorrer el mapa de su obra. Desde hace unos 15 años Andrés Duque entrega películas difíciles de clasificar, de reducir a un solo estilo, de encuadrar en un solo formato. La suya es una obra desarrollada al margen de la industria nacional pero solicitada en el circuito de festivales internacional. Siguiendo la vieja formulación de Godard, no busca hacer carrera sino interpelar y trabajar con la imagen en movimiento. Es un cineasta “trans”, porque su obra navega entre soportes, géneros y territorios. De origen venezolano, afincado en Barcelona en el año 2000, ha registrado su obra (en DVCAM o en móvil de alta definición: el soporte no importa) por los más diversos continentes.

ver más sobre "Metrópolis - Andrés Duque " ver menos sobre "Metrópolis - Andrés Duque "
Programas completos (438)

Los últimos 448 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios