Medina en TVE La 2

Medina en TVE

Domingos a las 9:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4556087
Para todos los públicos Medina en TVE - Un diálogo llamado paz - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

¿Quién de nosotros no consideró esta cultura de sálvese quien pueda

un día de su vida?

Esta reflexión alcanzó un nivel raramente experimentado antes.

Promueve el antagonismo entre los individuos

y entre las sociedades.

Este antagonismo conduce

a conflictos políticos, sociales y medioambientales

que aumentan el miedo.

Queridos amigos, saludos y bienvenidos.

El miedo que hablamos al inicio es el miedo al otro,

miedo del futuro, miedo a lo desconocido,

miedo a los desconocidos, miedo de lo diferente,

miedo a la pobreza, miedo al cambio.

Los miedos alimentan la individualidad.

La individualidad aumenta la inseguridad.

La inseguridad acrecienta la intolerancia,

pero aquí, en este espacio, con todos ustedes,

no tememos al miedo y no lo promovemos.

Lo combatimos con el diálogo y la convivencia.

(Música árabe)

Es cierto que algunos abogan por enfrentar el miedo con miedo.

Ellos reclaman su lugar en el mundo con la violencia.

Otros, por la exclusión, excluir al diferente,

mantener su espacio para sí mismo, mandar al otro a su casa,

favorecer la homogeneidad, restringir su mundo a lo conocido.

Todas estas son malas soluciones.

Al igual que con otros fundamentales derechos humanos

como el de la vida misma,

directamente amenazados por estos miedos del otro,

el derecho a la libertad religiosa en sí y por sí mismo

debe ser sostenido, protegido, defendido como el que más

por todos, es decir, por las personas, por los estados

y por las organizaciones internacionales

y no menos por todas las confesiones religiosas

y no solo por aquellas cuyos fieles padecen estos hechos de rechazo.

(Música árabe)

Entrevistamos en el programa de hoy a Said Bensellam.

Buenos días y bienvenidos, compañero.

Buenos días, muchas gracias por la invitación.

Eres sociólogo y politólogo e investigador

en la Universidad Complutense en materia de ciencias políticas,

experto en temas de inmigración y convivencia.

Eres también profesor de árabe, traductor

y el presidente de Sufi Alawiyya (AISA) de la España.

Bienvenido de nuevo, compañero.

Entonces, hoy hablamos de diálogo.

¿Qué opina usted sobre el diálogo interreligioso en España?

Yo creo que en España el diálogo interreligioso

está bastante avanzado,

pero esta también estancado en algunos aspectos

como el concentrarse solamente en aspectos muy de dogma,

en vez de ir más allá

a cuestiones bastante más culturales y de convivencia común,

pero yo creo que cada vez se están dando más cuenta

de que el diálogo interreligioso debe cambiarse

y a abrirse hacia cuestiones no religiosas,

hasta el punto de que se debería llegar a llamar

diálogo no religioso,

en el sentido de que todo lo religioso

es un aspecto de vida muy individual, de cada persona y de cada religión,

y debe ser respetado y justamente dialogamos

sobre cuestiones que compartimos

y no solo lo religioso lo compartimos.

Es decir, lo que compartimos dentro de la religión,

sobre todo, los valores de cada religión.

Eso es lo que interesa.

Entonces, se puede compartir o hablar de diálogo cultural, ¿no?

Sin ninguna duda, porque el diálogo interreligioso antiguo,

por ejemplo, la época

de la persona famosa de hacer diálogo con los cristianos,

siempre se basaba en el concepto

de hago un diálogo contigo para convencerte

de lo que tienes es erróneo, es malo y el mío es bueno.

Eso ya es imposible y ya no es obvio hoy en día,

porque se critica siempre al cristianismo

del tema de la cruz,

todas las diferencias que tienen con el islam,

pero hoy en día ya se respeta de una forma bastante más clara

que cada uno mantenga lo que tiene,

pero sí que estamos

en una sociedad bastante abierta y libre

y debemos vivir juntos y convivir en paz.

Por eso se busca un código universal de derechos humanos,

de respeto mutuo, donde todo el mundo esté de acuerdo,

incluso los no religiosos. Sí.

Las relaciones entre las religiones, perdón,

como bien has dicho, son en el presente

mucho más fluidas y cordiales y la convivencia,

el conocimiento mutuo está más estrecho, ¿verdad?

Sin ninguna duda.

Es lo que nosotros estamos reivindicando,

sobre todo, en cuestiones de sociedades que van cambiando,

incluso personas que cada vez se están alejando de las religiones

por el mucho daño que se hizo en la historia

a través de guerras por nombre de Dios,

tanto las Cruzadas, el cristianismo,

o el tema del terrorismo reciente con Al Qaeda, Daesh y todo eso.

Es decir, la religión, si no es válida para dar valores,

para que la gente conviva, esa religión no nos interesa,

porque va a ser un veneno para la sociedad

y va a ser una droga maligna para la convivencia.

Al revés, cogemos de la religión lo que nos interesa a nivel de valores

y lo que no nos interesa se queda entre individuos,

personas que pueden practicarlo.

Tienen libertad total de creer en lo que creen,

pero a la hora de comportarse con el otro,

ya no tiene esa libertad,

ya no puedes pegar a tu mujer,

ni casarte con cuatro, ni pegar al perro,

ni maltratar el medio ambiente, no, no, no.

Tú haces la libertad religiosa en tu casa, en tu mezquita e iglesia.

Pero cuando sales fuera, tenemos un código a respetar todos.

Y ese código está basado

en el articulo 16 de la libertad de dogma,

pero, sin ninguna duda, el respeto mutuo es fundamental

para no llegar nunca a un punto de choque

entre religiones o entre culturas en general.

Escucharnos y escuchar, ¿por qué nos cuesta tanto?

No es fácil.

Una persona es hijo de su sociedad, de su familia,

de su ambiente cercano

y se agarra a lo que conoce

y cree que lo que lleva es la verdad, es lógico.

Pero una persona cuando hace contacto con el otro, que es el diferente,

cuando viaja, cuando emigra, cuando haces turismo,

cuando lee libros de otra cultura, cuando se acerca,

lleva muchas sorpresas que el universo

es todavía más amplio

y la verdad no puede llevar ni una persona ni una cultura.

La verdad la compartimos todos los seres humanos,

porque solo hay una verdad que es nuestra existencia.

Los musulmanes se dan cuenta y se hacen una reeducación para los hijos

y les dicen que Dios no está en el cielo,

sino está en cada persona, tenga la religión que tenga,

está en cada animal, cada planta...

Sí que vamos a tener una convivencia sana real,

porque tú ya respetas al otro, solamente por ser criatura de Dios,

el Dios que tú creas o el Dios del otro, nos dará igual.

Es bastante interesante este enfoque, pero, claro,

si tú estás hablando de que Dios está en el cielo

y tú rezarás para tu Dios y maltratarás al resto,

porque quien te salvará es ese Dios, aunque maltratas a la humanidad,

eso es un error, eso es lo que lleva al terrorismo,

al radicalismo, a la violencia.

Tú pegas a tu mujer y luego te vas a tu Dios

a pedir perdón.

Yo tengo el islam y tú tienes el cristianismo.

Lo de pedir perdón por hacer errores garrafales.

Tú pides perdón por errores personales,

porque no has rezado o porque tienes un problema personal,

pero si tienes un problema con el otro,

tú no puedes pedir ningún perdón a ningún cura, a ningún imán

y ningún rezo.

Tú tienes que pedir disculpas a la persona que le hiciste daño

y devolverle su derecho, pero hay gente que está equivocada.

Va pidiendo a Dios el paraíso y rezando mucho y ayunando.

No te ibas a salvar, te olvidas. Es verdad.

En este sentido, ¿dónde reside la paz?

Exacto, la paz está en cada uno de nosotros,

pero esa paz tiene que desarrollarse al exterior,

y para desarrollarse, tenemos que luchar contra el ego.

El sofismo, desde la perspectiva espiritual del islam,

siempre luchaba contra el yo.

Sigmund Freud, el psicólogo, es la misma perspectiva

de que el yo es el malo, es el dominante

y tenemos que reducirle para que tenga esa cercanía con el otro

y que haya una disolución en Dios.

Por eso, el sofismo habla de que, realmente,

cualquier ser humano su único esfuerzo en esta vida

es acercarse a Dios a través de las virtudes.

Y las virtudes están en las personas, está en la realidad,

no solamente en las mezquitas. Al revés, está en el exterior.

La verdad y las virtudes están en cada uno de nosotros,

están en tus hijos, está en los animales,

está en comportarse como los demás como hijo de Dios,

pero es una perspectiva bastante más adelantada para muchas personas,

que todavía no pueden aceptarla. Sí.

A partir de ese ángulo y según su experiencia,

se puede actuar y siempre desde la humildad, ¿verdad?

Entonces, si hablas con ellas, sin juzgarlas,

las personas se abren, te cuentan.

Si eres compasivo, por naturaleza, eso se palpa, ¿verdad?

Sí, sin ninguna duda, y aquí está el factor del miedo.

El miedo es muy importante,

porque yo donde vivo es difícil, todo el mundo me dice:

"Tú no eres como los demás, tú eres muy bueno,

tú no eres un moro cualquiera".

Les digo: "Solamente porque me conocéis, no soy el mejor".

Es que el conocerse, el tocarse con la mano,

el tener la cercanía, intercambiar regalos, comidas,

la vecina del pueblo me regala comida.

Ese es el acercamiento básico,

no es un diálogo interreligioso entre los papás

y los grandes, no.

En la realidad, en el barrio.

Solamente puedes convencer al otro de tu comportamiento bueno,

aunque el Estado español ponga una ley

donde dice: "Aquí vamos a integrar a todo el mundo,

aquí todo el mundo tiene derecho...".

Lo entendemos, pero tienes que actuar como tal en el barrio,

no hagas ruido, tienes que convivir, no emborracharse a tales horas,

no odiar al otro, acercamiento.

Yo digo por las dos partes, tanto por la sociedad acogedora.

Aquí, como las personas vienen de fuera,

es interesante saber que cada uno tiene un derecho y un deber,

pero lo común nuestro es la convivencia en paz como objetivo

y siempre ponerte en el lugar del otro.

Entonces, ¿qué recomendaría usted para descartar el odio

y/o el extremismo que tantas veces nos acompaña

en nuestra vida cotidiana?

Una única palabra es la educación. La educación y la educación.

Sin ninguna duda, lo hemos dicho siempre,

estamos bastante desesperados con generaciones que ya tienen

50-60 años, es difícil cambiar la mentalidad,

pero tenemos esperanza, sin ninguna duda,

en los chavales que están en la escuela,

que a pesar del color, la cultura, la religión,

se entienden, juegan juntos, no hay separación de ningún concepto.

Apostamos para que a estas personas les inculquemos

valores de convivencia, valores de vivir con el otro en paz,

y a través de guías escolares, formando primero a los profesores,

porque hay profesores que también tienen problemas

de ver al otro como de otro planeta,

y no es un camino fácil, pero la formación y la educación

para la convivencia a través de inculcar estos valores en los niños.

Tenemos una sociedad de ensueño, una sociedad bastante más soñadora

para la paz en el futuro.

Educar y formarse, sí, señor, ese es el lema.

El diálogo es una excelente oportunidad

que no debe ser desaprovechada,

porque es el único camino que producirá

las condiciones necesarias para alcanzar

la tan ansiada paz y justicia que anhelan

en lo profundo de su alma la gran mayoría de los miembros

de la familia humana.

Said Bensellam, gracias por este debate apasionante

y tan instructivo. Muchísimas gracias a ustedes.

Queridos amigos, nos despedimos de ustedes.

Muchas gracias por elegirnos.

Les deseo un domingo muy feliz y que la paz les acompañe.

"Salam alaikum", adiós.

(Música)

  • Un diálogo llamado paz

Medina en TVE - Un diálogo llamado paz

08 abr 2018

El diálogo y la convivencia se sustentan en la esperanza de que la otra parte comparta esta misma solicitud y responde recíprocamente.

ver más sobre "Medina en TVE - Un diálogo llamado paz" ver menos sobre "Medina en TVE - Un diálogo llamado paz"
Programas completos (130)

Los últimos 130 programas de Medina en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos