Medina en TVE La 2

Medina en TVE

Domingos a las 9:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4814651
Para todos los públicos Medina en TVE - Cómo hablar a los niños de xenofobia - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Piel blanca o negra, pero lacio o rizado, feo o guapo,

¿y qué importa cómo es nuestra apariencia?

Damos por hecho que todos somos diferentes en muchos aspectos

e iguales en otros.

Y que todos somos importantes, ni mejor ni peor.

Ni más ni menos.

Ese es el mensaje que siempre tenemos que pasar a nuestros hijos.

Señoras y señores, muy buenos días.

Tenemos que enseñar a los niños que no importa el color

o la nacionalidad que tenga una persona,

y sí sus buenas virtudes y actitudes,

porque creemos que los niños no nacen racistas.

¿Quién los hace así?

Las personas que conviven con ellos.

"El hecho de hablar sobre las diferencias raciales

no es hacer racista, es lo correcto, y es importante.

Desde pequeños es posible que los niños

tengan preguntas sobre las diferencias raciales,

y los padres deben estar preparados para responderlas.

Sin embargo,

es importante tener en cuenta la etapa evolutiva de su hijo.

De esto nos hablan los psicólogos.

Los niños aprenden sobre las diferencias

y los prejuicios raciales desde una edad temprana,

y aprenden de sus primeros maestros, sus padres,

a lidiar con estas diferencias y reaccionar ante ellas."

Nos acompaña Miriam González Pablo,

es psicóloga y trabaja en el ámbito de las emergencias con menores

y colabora en entornos multiculturales.

Gracias, Miriam, por estar con nosotros

en los estudios de Radiotelevisión Española.

Muchas gracias y buenos días.

Miriam, ¿cómo aprenden los prejuicios raciales los niños?

Te diría que me encanta que me hagas esa pregunta, y es verdad,

porque ninguno nacemos racista. Ninguno.

Ninguno.

Nacemos con una mente que podemos ir creando,

y que se va llenando de las cosas que nos van llegando, entonces,

cómo se construye.

A través de nuestra familia, a través de nuestra comunidad,

a través de lo que yo creo que yo soy y el otro no es.

Entonces, cuando yo voy poniendo valores en positivo, y negativos,

voy construyendo esos muros,

que me van haciendo, iban dando lugar,

me van produciendo una idea de que el otro es menos,

el otro es sucio,

el otro es feo, el otro es alto,

que yo soy una raza pura o el otro es una Rafael impura.

Entonces,

todo esto es un constructo que se crea culturalmente.

A los niños,

si tú pones a un grupo de niños,

los ponemos aquí en el plató,

y los dejamos que interaccionen entre ellos,

ellos pueden ver la diferencia

y les puede llamar la atención la diferencia de color,

porque se miran.

Además, te hablo de niños muy pequeñitos,

que como están descubriéndose, ellos mismos, sus partes,

"mi pierna, ¿esto soy yo, no soy yo?",

hasta que integramos todo lo que es nuestro cuerpo

pasa bastante tiempo.

El ser humano es un animal que tarda tiempo en ser autónomo

como ser independiente.

Si les ponemos a jugar,

se van a mirar y les puede llamar

la atención por la diferencia de color,

la diferencia de pelo, la diferencia en los rasgos físicos,

pero no van a verlo como algo negativo.

Esas etiquetas negativas de prejuicio

o del estigma van a llegar más tarde.

Y los padres deben afrontar sus propios prejuicios

antes de hablar a sus hijos.

Los padres deben hacer un análisis y un balance

de lo que van a transmitir a sus hijos.

Porque como padres y como madres

vamos a transmitir el mensaje de nuestros valores

y de los que creemos y opinamos los demás.

Y siempre hablamos del tema, por ejemplo, del racismo,

como algo negativo, pensando que el otro es malo.

Pues hay un racismo también, que es racismo,

y no es que el otro es malo,

es que el otro a lo mejor me da pena.

Sí.

Y yo eso lo he oído, en personas que me dicen,

con persona de raza negra: "Es que a mí los negros me dan pena".

¿Pena por qué?

¿Por qué te transmite pena una persona

que lo que tienes un color diferente al tuyo?

Pues esto es también que se ha creado

a través de todo este mensaje cultural,

social, que ha llegado y que ellos tienen menos recursos,

ellos necesitan nuestra ayuda,

ellos no son autosuficientes para...

Entonces, claro,

cuando tienes contacto con personas que no son de tu color y dices:

"Pena ninguna, son igual que yo,

tienen las mismas inquietudes que yo, las mismas expectativas",

y puede que haya gente con más o menos recursos,

pero igual que pasa en cualquier lugar del mundo,

independientemente del color que tengamos

de la raza étnica a la que pertenezcamos.

Con los niños hay que tener muy claro

que el mensaje que nosotros tengamos en nuestra casa

se que les va a llegar,

y esa realidad es la que vamos a construir

¿Qué pasa con el tema del racismo y la xenofobia?

Es políticamente incorrecto decir "yo soy racista".

Entonces,

nadie se va a etiquetar a sí mismo de racista o de intolerante,

porque predicamos la tolerancia.

Yo soy muy tolerante, siempre y cuando lo mío lo primero.

Entonces, la tolerancia tendríamos también que estudiarla, y saber...

Y revisar un poquito...

Revisar nuestras posiciones,

y es muy importante que en los planes educativos se incluyan,

los programas de formación en valores,

para explicar qué es la tolerancia,

porque la tolerancia no es

simplemente que yo acepte al otro o el otro a mí,

tenemos que ir un paso más allá.

Tengo que aceptar, integrar, comprender.

A lo mejor no tengo porque compartirlo, pero sí respetarlo.

La tolerancia, el respeto, están unidos, íntimamente ligados.

Cuando yo respeto a otra persona, la voy a tolerar, la voy a aceptar,

pero no tengo porque compartir, a lo mejor, sus creencias,

o su forma de relación, o su rito, pero si yo muestro respeto,

voy a evitar tener violencia, voy a evitar tener estigma,

voy a evitar tener prejuicios, voy evitar tener racismo.

En este sentido,

¿cómo se les puede explicar a los niños

y cómo evitar que crezcan con prejuicios?

Lo mejor, la mejor vacuna... La mejor vacuna.

Metiéndoles en entornos en el que puedan

estar en contacto con personas que puedan ser diferentes a ellos.

En contacto... En el cole, por ejemplo...

En colegio, en el barrio...

Cuando tú tienes contacto con alguien que es diferente a ti,

tienes esa posibilidad de acercamiento,

es cuando puedes conocer.

De la otra manera, el mensaje te llega sesgado,

y conoce llega sesgado, la idea ya no es tuya.

Por eso, estamos hablando de niños, si hablamos de adultos,

una de las mejores vacunas es viajar.

Cuando tú viajas, conoces,

y al conocer muchas realidades que tú dabas por presupuestas,

es que no son así,

que han sido construidas a través de una idea o de una creencia,

pero cuando las estás viviendo,

cuando tenemos las cosas piel con piel,

cuando la sentimos y tocamos, nuestra realidad cambia, entonces,

aceptamos al otro de una manera diferente.

Es decir, abrir más espacios al niño.

Hay que abrir más espacios al niño,

hay que hacerle partícipe de la diferencia,

y nuestro entorno cada vez es más multirracial y multicultural,

o sea, ya no solamente por los medios tecnológicos,

sino por las posibilidades que los medios de transporte nos han dado.

Hace 50 años que alguien utilizase un avión

y se moviese era algo muy caro y eran grupos de élite

o temas de negocios,

pero ahora mismo lo raro es que alguien no viaje

y no tenga un contacto con otro entorno.

Entonces, no hace falta tampoco que a lo mejor nos vayamos,

porque con que salgamos a la calle

vamos a ver que nuestro entorno es diverso,

y que incluso nuestro mismo bloque de vecinos,

mi familia es diferente a la familia de la puerta de al lado.

Pero estas pequeñas diferencias no les prestamos atención.

Porque lo tenemos normalizado, y estamos bajo...

Tendríamos que hablar de un concepto de cultura,

que utilizaría dos C, una C y una c,

que una sería contexto cultural macro, el de mi país,

y el otro sería el contexto cultural de mi familia, de mi entorno.

Entonces, cuando yo no me dé cuenta

de las diferencias con mi vecino de al lado,

es porque estoy utilizando la C,

de contexto cultural relativo a mi país.

Si yo tengo un vecino

que su procedencia es de otro país voy a decir: "Claro, es que el...".

Y también se genera conflictos vecinales. Son ellos y yo.

Ya hemos creado dos grupos.

Cuando al final somos nosotros compartiendo el espacio.

Y esa posibilidad de compartir nos da la posibilidad de conocer.

Se pregunta a veces qué hay detrás de esta actitud de xenofobia

miedo a nuestra reacción, miedo a la reacción del otro...

Es tan complejo. Es complejo.

El tema de la xenofobia es complejo,

pero es verdad que cuando yo pertenezco a un grupo,

veo que ese grupo va quedándose difuso,

se ve, desde la psicología social,

que lo que necesito es crear mi identidad,

y para crear mi identidad me tengo que separar del otro,

porque necesito mi valor diferencial, el valor añadido,

y ahí es cuando empiezo a poner al otro cosas negativas.

Que para mí puede ser negativo... No sé, cosas tan...

Tontas, si me permite la expresión,

como "es que su comida es, porque huele..." porque huele diferente,

porque en España cocinamos más con ajo,

por ejemplo y en otros lugares se cocina con otras especies.

Entonces, ¿eso es malo? No.

Eso es diferente.

Pero mi desconocimiento hace que yo vea ahí un temor

o algo que me hace apartarme, porque como es desconocido...

Al final vivimos en una zona de confort,

y salir de esa zona de confort nos cuesta.

Tenemos que abrir esas ventanas para conocer

lo que es diferente a mí,

y eso es un ejercicio de autoconocimiento,

y es un ejercicio de afrontamiento de una realidad diferente.

Y de tener una voluntad de hacerlo.

Y tener una predisposición, que muchas veces, claro,

te cuesta modificar tu día a día, tu rutina, y entonces,

al final se tira de un continuo en nos quedamos ahí.

¿Y los medios de comunicación ayudan, la televisión, ayudan, uno,

a que los niños entiendan

que no hay diferencias entre los seres humanos?

Depende.

Depende del medio, depende de cómo se trate,

porque se puede utilizar para eso,

pero también a veces que nos llega el mensaje contrario.

Entonces, somos diferentes, sí somos diferentes,

la diferencia existe, pero que la diferencia sea mala,

eso es lo que hay que decir, la diferencia no es mala,

simplemente es diferente.

Yo soy...

Nosotros somos diferentes, ¿eso es malo?

No, porque aportamos ideas diferentes,

aportamos soluciones diferentes ante un mismo problema,

o ya no soluciones, no vamos a irnos a un problema,

aportamos formas de ocio diferentes, formas de diversión diferentes.

Vamos hablar en positivo, que también lo tenemos.

Entonces, desde los medios de comunicación

se puede hacer mucho más trabajo del que se hace.

Estamos también en un momento convulso en el que sabemos

en el que se están radicalizado las sociedades occidentales,

y bueno, las no occidentales.

Al final hay un movimiento global de radicalización,

y en el que tenemos que intentar invertir,

porque si seguimos en ese movimiento radicalización,

tenemos la historia, que ya nos dice qué pasó,

y parece que lo estamos repitiendo porque se nos olvida.

A veces hasta memoria histórica es muy corta.

Olvidamos...

Una última pregunta,

consejos sobre cómo hablar de las diferencias raciales,

de la convivencia y del diálogo con los niños.

¿Cómo hablarlo?

Unos consejos.

Hablar, sí, de cómo conocerlo, a través del juego,

con adolescentes, llevarles a entornos multiculturales,

pero como familia también,

participar de sus entornos diferentes, para conocer,

y no juzgar, vamos a intentar evitar el juicio.

Cuando juzgamos, estamos etiquetando.

Si queremos conocer, no juzgar.

Tenemos que ir con una mente abierta para recibir,

y luego decir lo que a nosotros se nos puede adaptar o no,

porque claro, venimos de esa C que hablábamos,

de cultura macro y de nuestra familia,

que tenemos también que encajar qué cosas podemos aceptar

y qué cosas no.

Para crear una cultura inclusiva,

todos debemos reconocer nuestros propios prejuicios

y reflexionar sobre ellos para poder hacer algo

sobre aquellos que sean injustos

o que puedan causarles daños a otras personas,

como los prejuicios raciales y xenófobos.

Comprender cómo se sienten y cómo se comportan las personas

respecto a aquellos que están fuera de su propio grupo

puede ayudar a las comunidades a dialogar

y vivir en paz, sobre todo.

Miriam, muchas gracias por haber aceptado nuestra invitación.

Muchísimas gracias por compartir este tiempo.

Muchas gracias, Miriam.

De ustedes también nos despedimos.

Señoras y señores, os deseo un feliz fin de semana.

"Salam aleikum". Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cómo hablar a los niños de xenofobia

Medina en TVE - Cómo hablar a los niños de xenofobia

28 oct 2018

Programas completos (166)

Los últimos 166 programas de Medina en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios