1797037
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Masterchef - Programa 4 - 30/04/13

Esto está de muerte. -Muchas gracias, chef. Nos has vuelto a sorprender. Dame un abrazo. Anda. Aplausos. Estamos en el rodaje de la serie de Televisión Española "Isabel". -Haced un esfuerzo, por favor. Confío en vosotros. -¡Sí, chef! -¡Sí, chef! -Me cago en la madre... 42 votos para el equipo azul. Quien debe abandonar hoy "MasterChef" es... Santiaga. El que quiera aprender, será bienvenido. El que piense que lo sabe todo, se ha equivocado de lugar. El plato tiene que estar lleno de sabor. Poniendo mucho mimo en la presentación. Partiendo de la tradición, la creatividad y la mejor materia prima, busco la perfección en la cocina. En este tipo de prueba cocinaréis de manera libre. Está buenísimo. No es que no esté bueno, es que está malo. Hoy tenéis el honor y la responsabilidad de preparar un menú para doce grandes del deporte español. Cuando un chef te habla, escuchas y, además, obedeces. Dejamos de cocinar. Solo emplatamos. ¿Oído? (TODOS) ¡Oído! -¿Está todo? -Sí. -Perdona. ¿Los responsables? El jurado ha decidido que quien debe abandonar "MasterChef" es... Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef". Esta aventura empezó con quince cocineros aficionados. Y hoy ya solo nos quedan doce. Los doce se van a enfrentar a una prueba muy especial. Yo creo que se les van a saltar las lágrimas. Y no precisamente por la cebolla. Bienvenidos, aspirantes, de nuevo a la cocina de "MasterChef". Uno de vosotros será el ganador del programa, el que obtendrá 100 000 euros y publicará su propio libro de recetas. Además, a ese cocinero ganador se le entregará el primer trofeo "MasterChef" España y recibirá junto con el segundo y el tercer clasificado un curso en la escuela de alta cocina más importante del mundo: Le Cordon Bleu Madrid. Aspirantes, hoy os aconsejo que os esforcéis al máximo en la prueba a la que os vais a enfrentar, porque es una prueba muy pero que muy especial. Jueces, por favor. Os enfrentáis a un reto de grandes proporciones. El tema de hoy se esconde bajo esa caja y es algo relacionado con el corazón. La creatividad será la protagonista absoluta. En este tipo de prueba cocinaréis de manera absolutamente libre. Es la primera vez que os enfrentaréis al Reto Creativo. Nosotros solo os daremos el tema y el de hoy se esconde bajo esta caja. (EXCLAMAN) Risas. Exclamaciones. Silbidos. Risas. Risas. -Qué belleza. Exclamaciones. Risas. -Maribel. Risas. (SUSPIRA) Hemos querido volver a los orígenes de todos vosotros. Porque deseamos que aprendáis algo básico que os servirá para el futuro. Debéis cocinar siempre con el corazón y con el alma y poner amor siempre en todo lo que hagáis. El tema del Reto Creativo de hoy es... los sabores de vuestra infancia. Ese primer recuerdo. El plato que siempre estará con vosotros. Yo tengo dos recuerdos básicos. Uno es un olor, que es el olor a perdices escabechadas en mi casa. Recuerdo de crío toda la vida. Y otro, un gusto, un sabor de llevarme la pringada del cocido metida en un piquito de pan al colegio andando. Eso no se me olvidará en la vida. Y de eso he versionado muchos platos en el restaurante. Se trata de elegir una de esas recetas y sacarle el máximo partido. Que le aportéis algo de magia. Tenéis tres minutos dentro del supermercado para coger los ingredientes. Y 90 minutos para preparar el plato. -Tener libertad absoluta puede ser bueno por una parte y malo por otra. Bueno porque tienes muchas más opciones y malo porque te abstraes demasiado y al final no concretas en nada y te puedes ir por las ramas. Tres, dos, uno... ¡Ya! Vamos, chicos. Solo 3 minutos. (NARRA) Los aspirantes entran en el supermercado para elegir los ingredientes con los que van a preparar un plato recuerdo de su infancia. Podéis usar todo el supermercado. (NARRA) Están obligados a hacer una versión actualizada. No os dejéis nada atrás, porque no podréis volver. (NARRA) Los jueces elegirán a los mejores, que serán los capitanes de la prueba por equipos. Id terminando, chicos. -El sabor de mi infancia se basa en una crema de calabacín y zanahoria con unos picatostes. Me sorprende que Fabián no ha hecho dulce. Ha cogido unas zanahorias. José Luis parece que va a hacer unas migas. Sí, pero con migas con mango. Almendras también tenía. Y almendras. Las migas se me escapa algo. José Luis. -Dime. ¿Qué preparamos aquí? -Es una receta muy antigua que la hacía mi abuela, de hecho. Quizá sea un postre... Pesado. Le quieres dar un punto más... -Le quiero dar un punto de frescor. Y hacer un almíbar de mango o una cosa así y ponerlo con... Si quieres frescor, no metas mucho de azúcares. -Bueno, sí. Suerte. -Pues muchas gracias. Primero ha hecho una leche infusionada con canela, vainilla y demás. Y luego ha mezclado la almendra tostada con la intención de que macere. Yo pienso que eso necesita más de una hora para marinar y que te dé sabor. -Voy a hacer una tortilla de de patatas como la hacía mi madre, que si me sale bien y triunfo, se la dedicaré a ella y a todas las madres. Mi madre tuvo un ictus hace cuatro años. No quiero llorar. Ha sido una triunfadora nata, porque mi madre solamente ha hecho trabajar en esta vida. Cuando llegábamos, no tenía tiempo de innovar. Mi madre tenía tiempo de trabajar y de alimentarnos y preocuparse de nosotros y de otras cosas. Mi madre no tenía tiempo de mirar si podía poner el plato así o asá. Yo creo que la tortilla de mi madre es inmejorable. Es la primera. Instrúyenos, Samantha. ¿Cómo pinta la cosa? Bueno, pues Noé, como siempre, le veo un poco perdido. Ha hecho un puré de verduras que lo pasa en la misma olla con una Minipimer. Le da poco de... Gracia. Ya está. Ya he acabado. Maribel. -Hola. Muy buenas. -Buenas. Voy a hacer la tortilla de patatas de mi madre. Receta de siempre que no falla. -La de mi madre no me la juego con nada. Que a lo mejor vosotros decís que no hay para tanto, pero para mí hay para mucho. Mira qué aspecto tiene. ¿La vas a hacer igual o mejor? -Mejor no. Superar a mi madre... A una madre no se supera nunca. Yo he superado a la mía, ¿eh? -Bueno, es que tú eres un gran hombre. Y yo todavía no he llegado... Lo digo sin rubor, ¿eh? -No, ya. Que tú sí, pero yo no. Para mí la opinión de Pepe es muy importante, porque es un gran chef. Y antes lo veía duro, y ahora también lo veo, porque es una persona que parece que sea muy fría, pero yo cuando le miro a los ojos veo que esa frialdad no es tanta. Cuéntame un poquito, José David. -Hola, chef. Pues, bueno, vamos a hacer un cocido madrileño tradicional, el 100% de sabor. Con un punto de salsa de tomate, un poquito de... esto, de cebolleta. Y luego, también, una hojita de hierbabuena para darle frescor. Sabor tradicional 100%. Intentando buscar la presentación más distinta. Bueno, pues a ver si nos sorprendes. -Esperemos que sí. José David, el cocido madrileño de toda la vida, con su bola, con su salsita de tomate. Hemos pedido que hagan algo ellos. Y, bueno, Maribel opta por no adaptar, sino ese sabor puro y duro que ella tiene. No sabe cómo adaptarlo a una cocina moderna. María, que tiene una merluza y le va a poner un puré de patatas con queso, que el queso con la merluza no me gusta nada. Es su versión de lo que tiene en la memoria gustativa. Quiero ver cómo lo presenta. Hay que darle esa posibilidad. Hay tres o cuatro platos que vale la pena verlos terminados para nosotros poder decir ni mu. Aspirantes, estáis en los últimos diez minutos. -Quiero cortar la morcilla para dejarlo bonito para la presentación del plato. Yo creo que el cocido, lo acabo de probar, y está de sabor tremendo. Y, bueno, espero que Pepe, que es el crack de los cocidos, también esté de acuerdo conmigo. Últimos cinco minutos. Daos prisa. -Hoy me gustaría ser capitana. Mira, voy a darle la vuelta. Ahí. Muy bien. Aspirantes, último minuto. 30 segundos. Cinco, cuatro, tres, dos, uno... ¡Tiempo! Manos arriba, por favor. (NARRA) Cada aspirante ha preparado una versión actualizada del plato favorito de su infancia. Los jueces prueban todas las creaciones para decidir quién pasa a la cata definitiva, donde se determinará quiénes son los capitanes de la prueba por equipo. Ser capitán les permite elegir con qué compañeros quieren trabajar. Aspirantes, vuestro tiempo ha terminado. Espero de verdad que hayáis conseguido evocar esos sabores de la niñez que os pedíamos. Ahora me gustaría saber qué habéis hecho cada uno y por qué. -He preparado un cocido madrileño. Es el plato que preparaba mi madre los días especiales. Y, bueno, tengo un recuerdo muy bonito porque nos juntábamos toda la familia a la mesa. E intentado reproducirlo dándole mi toque. Nati. -He intentado darle un aire nuevo a los chipirones en su tinta que hace mi madre, porque es uno de los platos que más me evoca la niñez. Me sorprendió mucho que algo tan oscuro y tan aparentemente feo, supiera tan rico. Maribel. -Yo he hecho una tortilla de patatas, que me recuerda mucho a mi niñez, a mi infancia. Maribel, por favor, ¿puedes traer tu plato? -¿El de mi madre? El del jurado. -A ver si consigo no llorar, joder. ¿Así lo hacía tu madre? -A mí me sabía muy buena cuando la hacía mi madre. A lo mejor la mía no sabe tan bien. ¿Y esa la has probado? -No. Muy buena. Me invitas un domingo al mediodía con unas cervezas y quedaríamos todos encantados. Pero te pido algo más de riesgo. -No me importa nada. Solamente me importa que mi madre está ahí y la tortilla está aquí y es la tortilla de mi madre. Noé. -Pues he intentado recrear el puré de verduras de mi abuela, que a mí no me gusta mucho el puré de verduras, pero el de mi abuela me encantaba. Noé, por favor, ¿puedes traer tu plato? La última vez que hablamos te metí caña. Yo no soy mala persona. Yo te meto caña para generarte una reacción. Esto es un puré de verduras, sin más. Este jurado ve en ti virtud. Y has ido de allá a acá. Pues quien tiene virtud, no tiene la opción de luchar. Tiene la obligación de luchar. Me gustaría que esta noche, en algún momento en que estés solo y tengas un espejo delante, te mires, y hagas así. Y le metas... bemoles al tema. -Sí, chef. El golpe en la mesa lo tengo que dar yo y demostrar que he venido a luchar, no a pasar desapercibido ni a hacerlo mal. O espabilo ya en ese sentido o me quedo atrás. Juan Manuel. -Bueno, yo he hecho lo que es patatas a lo pobre con pimientos y huevo. Es el primer plato que hice con tan solo 6 años. Y también lo he hecho en conmemoración de mi padre, porque fue quien me enseñó este plato. Clara. -Yo he intentado recordaba cómo mi madre desde pequeña me ha convencido de que las verduras son muy importantes. Ahora nos gustaría saber qué ha hecho Fabián y por qué. -Yo he hecho una crema de calabacín y zanahoria. Y la he hecho porque me recuerda muchísimo a cuando era pequeño. Me encantaba la crema y siempre me la hacía mi madre. Fabián, ¿puedes traer tu plato, por favor? ¿De qué dices que es esta crema? -De calabacín y zanahoria. Aunque lleva otras cosas. Dime algo más tú, porque esto no me dice nada. Os hemos dicho: "Plato de la niñez, pero dadle chispa". Esto es un puré de verduras. Esto es "MasterChef". Y yo creo que de pequeño eras mucho más avispado. Le falta sal, le falta textura. Es que no está ni rico. Es la cremita de verduras de mamá. Yo le hecho no sé qué. ¿Le pongo las pelucas estas? Y ahora me lo como. Aquí, la verdad, es que no hay gusto. Confío en que tu madre sí lo tuviera. Y tú no se lo has sabido absorber. Los tiros van por ahí. Me recuerdas a Robinho. El Robinho de "MasterChef". Nos impresionó el primer día con un gran plato que dije: "¡Jo! Un chaval joven..." Muy poca cosa, ¿eh?, para "MasterChef". Muy poca cosa. -Sí, chef. Gracias. Efrén, ¿y tú qué has hecho? -He preparado pulpo a feira, que es importante para mí porque yo de crío no me lo comía. Hasta que un día mi tío me prometió un coche teledirigido si lo probaba. Me llevé el coche y me encantó el pulpo. Eva, ¿tú qué has hecho? -He hecho patatas con costillas, porque yo cuando era chiquitilla, me gustaba mucho ir a mi casa después del cole, no quería encontrarme las lentejas y las judías y me gustaba comer. Cuando llegaba, encontraba las patatas con costillas y me ponía contenta. -Yo he hecho una merluza gratinada con puré de patatas y parmesano. Y lo he hecho porque de pequeña no me gustaba mucho el pescado y mi madre intentó de hacerla de alguna manera para engañarme un poco y me lo hizo de esta manera, me gustó mucho y fue mi plato favorito. Qué infancia. Mira que estropear una merluza, con lo delicada que es. Y estropear un parmesano con todo lo que sabe... Vaya juego de... "a ver cómo te escondo los ingredientes". Y la pifio. En el año 2000, dos grandes cocineros de este país hicieron una merluza con lascas de parmesano en crudo y trufa. Les quedó muy bien, porque la proporcionalidad del sabor era justa. -¿Pruebo? Cuanto termines de masticar, verás que al final tienes como un sabor a amoniaco. Y encontrar un pescado con sabor a amoniaco, es que no es que esté... que no esté bueno, es que está malo. Cerezo, ¿qué has hecho y por qué? -He hecho la fritada de calabacín, conejo y caracoles que hacía mi madre. Y me evoca varios recuerdos. De los 18 a los 19 años, nada más sacarme el carné de conducir, tuve un percance, un accidente y en los hospitales ya se sabe cómo se come. Estaba deseando que viniera mi madre con la fritada. -He hecho sopa de almendras, un postre tradicional de mi familia, que se hacía por Navidad. Y lo he hecho porque me recuerda cuando mi madre lo metía al horno. Incluso un tiempo mi padre tuvo almendros. Y me acuerdo de estar todos alrededor de un tocón en la cocina, con el martillo partiendo almendras. Y es algo típico de mi familia. José Luis, por favor, ¿puedes traer tu plato? Me pilla de noche, me pilla de día... Sopa y un poquito más. Y el mango le va perfecto. Es curioso porque este plato se va del turrón al polvorón y recuerda muchas cosas. Cuando en una buena mesa los comensales se ponen a hablar de cocina, es que están comiendo bien. Como diría Pepe: "Solo le falta un buen helado". Por eso te felicito y te diré que tu plato es el segundo mejor plato de esta prueba y que ya eres capitán. Aplausos. -Gracias. Muchas gracias. Bueno, al final parece que la cosa ha salido buena. Hace tiempo que quería ser capitán. Entonces, he dicho: "Oye, hoy es el día de arriesgar. Pues que salga el sol por donde quiera". Y parece que ha salido por el Este, como debe. Hay siete platos, como podéis ver, que no hemos pedido que vengáis aquí delante. Uno de vosotros es el mejor plato de esta prueba. Nati. El chipirón, cuando lo guisamos con la tinta, es para que el chipirón sepa a tinta. La tinta la has puesto desasociada del calamar. Está separada. No le aporta nada. No se puede estropear un rape de esa calidad para triturarlo y no saber qué es y rellenar un chipirón. Yo no lo consiento. Cerezo. Mira que ibas por el buen camino. Y me gustaría probar el plato de tu madre. El tuyo, por desgracia, lo he probado. Tu plato se parece al de tu madre, como tú a la foto de pequeño. Este jurado ha considerado que el mejor plato de esta prueba... es el de... Aplausos. José David. -No he llorado, pero he estado a punto cuando me ha dicho el jurado que era mejor plato. Es que también me he acordado mucho de mi padre, porque es un plato que me recordaba cuando estábamos todos juntos, y, bueno... Creo que se ve que es el mejor plato que hemos visto esta noche. Indudablemente. El caldo... empieza... a estar bien. Pero puede estar mucho más rico. Y lo más importante, esto podía haber sido sopero. Tu plato es el mejor. Sí. Pero se tiene que pulir. -Sí, chef. Teniendo en cuenta el tiempo que habéis tenido, has sabido elaborar con todos los detalles un cocido y creo que te mereces ser hoy el mejor. -Muchas gracias. Para un plato de restaurante, está perfecta la estética. Para el poco tiempo que has tenido, la sopa está muy buena, está riquísima. Con lo cual, esto me evoca a un cocido. El plato está para echarse dos o tres horitas de siesta. De verdad, con eso, suficiente. -Gracias, chef. Esto quiere decir una cosa, que eres capitán. ¿Y sabes lo que quiere decir ser capitán? -Sí. Estar a la altura de las circunstancias. -Lo intentaré, chef. Vais a ser los capitanes. Ya sabéis que tenéis muchas ventajas. Pero también tenéis una enorme responsabilidad encima. -Y ahora me digo: "Joder, ya eres capitán. ¿Y ahora? ¿Cómo elijo? ¿A quién elijo?" -Lo peor va a ser la elección de grupo. Y ya estoy preocupado con eso. Vais a darle de comer a gente que está acostumbrada a la gloria. -¿A la corte ha dicho? -Pues a lo mejor vamos a un convento a cocinar, porque cocinar para la gloria, a lo mejor vamos a darle al nuevo papa, no lo sé. Pero me tiene superintrigado. (NARRA) Para esta tercera prueba por equipos "MasterChef" viaja hasta La Rioja alavesa. En una de sus más modernas bodegas, nuestros aspirantes servirán una comida homenaje a grandes glorias del deporte español. Es mucha la responsabilidad y los aspirantes vivirán a continuación el momento más tenso en la elección de equipos. Bienvenidos a la cuna del vino. Hoy estáis aquí porque el vino será uno de los ingredientes principales del menú que vais a preparar para homenajear a nuestros gran reserva. Ellos son algunos de los deportistas más laureados de nuestro país. Ya sabéis que los capitanes sois los responsables de los mejores platos del Reto Creativo. José David, ¿qué delantal quieres? -El rojo. José Luis, tú tendrás el azul. Ahora tendréis que elegir vuestro equipo alternativamente. José David, empezarás tú que fuiste el mejor del Reto Creativo. -Por sus ideas originales y porque es muy buena repostera, a Clara. José Luis. -Por su resolución y polivalencia en la cocina, a Efrén. -A Eva. -A Juan Manuel. -Por su entusiasmo por la cocina, a Cerezo. -A Nati. -María. -Por destacar en repostería, Fabián. Ahora solo quedan dos personas, Noé y Maribel. No os han escogido a ninguno de los dos todavía. ¿Por qué creéis que sois los últimos? -Son ellos los que eligen y respeto su opinión. José David, ¿Noé o Maribel? -Por su experiencia, Maribel. -Cuando lo nombraron capitán que él tenía muchas ganas de ser capitán, le dije: "Oye, acuérdate de las personas mayores". "Ah, sí. No te preocupes". "Y no me dejes la última, tío". Es que esto ya es de risa. Y evidentemente, Noé pasa el equipo azul. José David. Ser el mejor siempre tiene una ventaja. Tienes la oportunidad de hacer que tu equipo sea perfecto. Puedes quitarle al equipo rival a su mejor aspirante y cambiarlo por el que creas que es peor de tu equipo ¿A quién del equipo azul eliges? -Efrén. -José David ha demostrado que es una persona muy competitiva. Cuando me lo ha quitado, claro que me ha jodido. ¿A quién consideras que debes descartar de tu equipo? -Descarto a Maribel. Que lo siento mucho, de verdad. -No te preocupes. Me ha dado el beso de Judas. Me ha dado un beso y me ha dado la patada. Como si no me hubiera elegido. Efrén, Maribel, es el momento de intercambiar vuestros delantales y pasar automáticamente a formar parte del equipo contrario. -Enhorabuena. Muy bien. Bueno, aspirantes, vamos a relajarnos un poco. Estamos en el entorno idóneo. Preparaos para disfrutar en una de las bodegas con más solera de La Rioja. (NARRA) En estas maravillosas bodegas de La Rioja alavesa nuestros aspirantes reciben información detallada sobre las cualidades de los mejores caldos y grandes consejos sobre cómo acompañar con estos vinos una buena mesa. Clara, ¿qué te pasa? ¿Cómo estás? -Tengo un poco de lumbalgia. ¿Tú crees que puedes trabajar hoy? -Me veo un poco mal. Es mejor, yo creo, que no participes en la prueba. Vete a descansar, a ver si eres capaz de recuperarte. Si el equipo rojo gana, seguirás en "MasterChef" con ellos. Pero si tu equipo pierde, vas a la prueba de eliminación. Descansa, mejora y a ver si te vemos pronto. Adiós. -Gracias. Lo siento, chicos. Suerte. -Hombre, pues yo creo que Clara es una persona muy importante para el equipo. Y no está. Aspirantes a "MasterChef", hoy tenéis el honor y la responsabilidad de preparar un menú para doce grandes del deporte español. Y están llegando en estos momentos a las bodegas. Son campeones mundiales, como Ángel Nieto. Doce más una veces Campeón del Mundo de Motociclismo. Abel Antón. -Abel Antón, Campeón del Mundo. Fermín Cacho, Oro en los 1500 de Barcelona 92 y Plata en Atlanta. La tenista Conchita Martínez, que en la modalidad de dobles ganó tres medallas en tres juegos olímpicos diferentes. La ciclista Leire Olaverría, que logró el Bronce en Pekín 2008. Juan Antonio Corbalán, base de la Selección Española de Baloncesto en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles. Y el mítico centrocampista Juan Señor, que clasificó a España para la Eurocopa 84, marcando el gol número 12 contra Malta. -¡Gol de Señor! ¡Gol de Señor, el número 12! El montañero Juan Oiarzabal, que ha subido las cimas de las catorce montañas más altas de mundo. Los catorce 8000. Almudena Cid, la única deportista de gimnasia rítmica que ha competido en cuatro juegos olímpicos consecutivos. La esquiadora María José Rienda, que solo en la Copa del Mundo de Esquí tiene seis victorias. Y Sheila Herrero, la patinadora aragonesa que ha sido 42 veces Campeona de Europa. Y un entrenador de altura, Pepo Hernández, que llevó a la Selección Española de Baloncesto a la gloria logrando el Oro en el Mundial de Japón. Estos hombres y mujeres han viajado por medio mundo y han probado infinidad de manjares. Hoy no solo van a probar vuestras creaciones, también nos van a dar su opinión. Bueno, bueno. Ya estáis todos aquí. Muchas gracias. Es un honor para todos los que hacemos "MasterChef" y, por supuesto, para los espectadores, haceros este pequeño homenaje. Brindo por vosotros. Muchas gracias por estar aquí. -Salud. Salud. Cada equipo preparará un menú de tres platos. Los invitados probarán los dos menús. Ambos equipos tendréis el mismo ingrediente principal en cada plato. Pero cómo cocinarlo y con qué ingredientes es una decisión que corresponde solamente a vosotros. -Qué bien, qué bien, qué bien. Muy bien. El ingrediente del entrante son los espárragos blancos. El del plato principal, un fantástico magret de pato. Y para el postre, tenéis que elegir entre melocotón, pera, plátano o melón. Para cocinarlo tenéis que utilizar el ingrediente estrella de esta prueba obligatoriamente. El vino. Dispondréis de 30 minutos para cocinar y servir el entrante. Otros 30 para el plato principal. Y otros 30 para terminar cocinando y sirviendo el postre. ¿Entendido? (TODOS) Sí, chef. Vamos a tener muy en cuenta la opinión de nuestros invitados. No podemos decepcionarles. Pero quien gana y quien pierde esta prueba lo decidiremos nosotros. Por eso, hoy no voy a estar en la cocina. Me voy a sentar con los invitados y voy a probar vuestros platos. -Amigo, pero Pepe va a comer, y comiendo Pepe, ahí lo tenemos negro. Y os aseguro que soy mucho peor como comensal que como cocinero. -Entra Pepe. ¿Qué tal, cómo estamos? -Eh, ¿qué tal? Muy bien. ¿Qué tal? Encantado, me alegro de veros. ¿Tenéis apetito? ¿Estáis bien? -Sí. Por favor, adelante, muchas gracias. Es un menú degustación, vigilad las cantidades y no desaprovechéis nada, todos los productos que estén en buen estado y no hayáis utilizado, los destinaremos a Cáritas. ¡A por los ingredientes del camión! -Bueno, exclusivamente lo que haces es de jurado, es terrible, ¿no? Normalmente estoy de jurado, hoy estoy de anfitrión con vosotros, aquí, acompañándoos. -Pero desde aquí no podrás valorar, tener más ventajas con respecto a los otros, el jurado no... -¿Por qué, por qué? Come como nosotros. -...de lo que ha pasado hoy. No, hoy soy como un comensal. -Come como nosotros. -Había pensado en un plato hondo, cocer los espárragos, ponerlos, por ejemplo, en el centro de pie. -Por ejemplo. -Me toca la presentación. Vale, el espárrago lo ponemos de punta, de punta, que salga un poquito por fuera del plato. -Vale. -¿No es mejor coger el espárrago y cortar y ponérselo a las yemas? Pam, pam, pam, pam... Los 30 minutos para cocinar el entrante empiezan ahora. -¡Vamos! -Venga, vamos. -¡Vamos, vamos! Venga, equipo, ¿eh? (NARRA) El equipo azul se ha decantado por cocer los espárragos blancos acompañarlos de una crema de la misma verdura y aderezarlos con un aceite de perifollo. El equipo rojo, por su parte, cocinará a la plancha los espárragos con una mantequilla de avellana y lo servirá junto a un concassé de tomate, huevas de trucha y sopita de ajoblanco. ¿Es un plato tuyo, José David? -Se me ha ocurrido de momento. -Y la presentación es mía. ¡La presentación de Cerezo! ¡Chararán! -Este plato yo ya lo he... Lo tengo ensayado, yo pongo los espárragos, quedan muy bonitos de punta, en varias alturas, tres esparraguitos y queda muy bien, queda muy chulo. Yo no puedo ser una persona pasiva, no he venido aquí a verlas pasar, yo he venido aquí a... a dar lo máximo. No te toca ser capitán, ¿por qué decides tú el emplatado cuando no es tu gran fuerte. -No decido... -Se lo está inventado, ¿eh? ¿No ha sido él? -Sí, de todos ha sido. -Yo creo que José David a lo mejor se ha acojonado un poco de mi actitud. Que se está echando todas las flores... -Algunas medallas. -No me estoy echando flores. -Quiere ser protagonista porque quizá no se ve viendo entre los mejores y quiere tomar ese protagonismo. Un poquito de mantequilla. -¡Tú, venga, vamos! -Así. -Venga, trae. Trae para acá. -Mira. -Quiero un poco de mantequilla. -Tráemelo de aquí. -Un poco. -Toma, toma. -¿Pero qué quieres hacer con esto? Esto al horno, al horno, esto al horno. -Al horno, al horno, al horno, al horno. -¿Qué vas a...? -Quita, quita, quita... -¿Picarlo? -No, picarlos, si no va a dar tiempo a que se cueza. ¡Aspirantes! Os quedan 15 minutos más. -No, no, vamos a ver. Después empezaremos a emplatar. -Cambia, mira, pon... -Pero, vamos a ver, es que no concentra el calor ni con eso, todo no lo vas a hacer. Una ahí y otra aquí. La están liando ya y José Luis se ha puesto muy atacado. -A ver, ¿los espárragos del horno dónde están? Qué desastre. José Luis. -¿Qué? Ven. ¿Cómo va esto? -Mal. ¿Por qué? -Pues porque no nos hierve el agua, no podemos cocer los espárragos, no... mal. Relájate. -No, no, estoy muy atacado. Bueno, en el primer plato me he venido abajo enseguida, me he venido abajo porque no... veía que no... Era una desorganización, una pelea entre nosotros. -25. -Apunta, apunta, apunta, que te vas a tirar el agua por encima, hostia. -Tranquilo, tranquilo, si podía yo. -Pero no es el plan. -Es más cómodo así, tío. -Venga, va. -Que no se puede. -Sí se puede. -Dame, tío. -¿Pero cómo te vas a tirar...? Que te vas a tirar el agua por encima. Madre de Dios... Coge la bandeja, coge la bandeja, confía en mí, tú coge la bandeja. Coge la bandeja, venga, venga. Yo cuando escogí a Cerezo, eh, sabía lo que había, sé que es un chico que tiene mucho carácter, eh, cuesta domarlo bastante y sé que quiere ser capitán a toda costa. -¡La espátula! -Toma, toma. Tranquilo, tranquilo, ¿eh? Toma. -¡No me los tires, no me los tires, no los tires, no los tires! Ponlos, ponlos en la plancha, en fila. -No me des la mano. -Tranquilo, venga, tío. -En fila, en fila, en fila. -Tranquilo. -A mí no me gusta, sí que no me gusta que me lidere nadie. Mi carácter es así, o sea, yo soy líder por naturaleza. -Los espárragos, sácalos. -Voy. -Esto es igual. Joder... Aspirantes, nos visitan en la cocina. -¿Qué tal? ¿Cómo estamos? -Muy bien. -¿Qué estáis haciendo? -Huy, hola. -Hola. -¿Qué tal? -Lo tenéis todo controladísimo, ¿no? -¿Qué te parece? -Muy bien, muy bien, muy bien. -Me he quedado un poco que... Digo, "¿esta qué es la del catering?". (RÍE) Y al rato digo: "Es Conchita Martínez, que es Conchita". Toma, prueba a ver. ¿Está bien? ¿Está al dente o demasiado...? -Está al dente, quizá un poquito... Un poquitín al dente demasiado... Vamos, así. -¿Te pongo mantequilla, capitán? Fenomenal. -Ah... Hasta luego, gracias. Aspirantes, lleváis 25 minutos cocinando, 5 minutos, salen los platos. A ver... -Esto es así, pensamos nosotros. Aquí... -Aquí... Aquí, la guarnición no la discuto, discuto que está como una piedra, ¿vale? -Ah, eso sí. ¿Qué más vamos a poner ahí? -Aquí la crema de espárragos. Aquí la crema, ¿cómo está? ¿Terminada? -Sabe a crudo. Cuando he entrado Jordi, yo estaba totalmente hundido y veía que aquello no lo podía sacar adelante, vamos, tengo la sensación de que... de que he sido un absoluto fracaso. Venid, venid aquí todos, ¿vale? El perejil con la crema de espárragos queda como una mierda, el espárrago está crudo que te mueres y la crema da pena y vergüenza, o sea, ¿vale? Dos, dos, dos, conmigo, venga. José David, al salón, vamos. -No me caben los platos. Te lleves lo que sea, que te empujen el carro. -María... -Lo llevo en la mano. Necesito 14 como este y 28 como este, venga, rápido, rápido, rápido. -Chavales, ya. (NARRA) Los dos equipos debían salir a la vez para servir los platos, pero el equipo azul no ha llegado a tiempo y el rojo sale en solitario. Este retraso hace que los nervios se disparen. Equipo rojo, por favor. -Tenemos unos espárragos blancos, están cocinados justo en su punto y luego acabados con una mantequilla de avellana. Eh, tenemos un concassé de tomate, unas huevas de trucha y acabamos con una sopita de ajoblanco. Gracias, capitán. -Comemos y luego el otro, podemos hacer todo... No hay protocolo. -¡Venga, la tapadera mismo, me vale la tapadera! -¡La tapadera! -¡La tapadera me vale! -Eh, ¿dónde están...? -Ya voy, ya voy, ya voy, no puedo ir tan deprisa. -¿Qué puedo hacer por aquí? Os dejo un segundo. -Sí, yo le he echado. ¡Aspirantes! -Coge la que hay... ¡Llevo un rato esperando a que salgan los platos! ¿Es normal? ¡Me estáis haciendo quedar fatal! -Perdón, perdón. ¿Os echo una mano? ¿Me cambio y os echo una mano? -¡No, no...! No, chef, no, no, no... Oye, ¿no me habéis escuchado? ¡Quiero los platos en el carro ahora! ¡Los quiero ahora! -Venga, venga... Espabilad y corred. -Venga, crujiente aquí. Rápido. -¡La crema, la crema! Equipo azul, ¿qué ha pasado? ¿Por qué no habéis salido a la vez que el rojo? -Porque no hemos llegado. ¿Un plato de espárragos y no llegáis? ¿Nos explicas, por favor, el plato? -Pues son unos espárragos cocidos y crudos sobre un fondo de crema de espárrago y crujiente de queso. Podéis retiraros, por favor. -Un plato tan sencillo, tan, tan fácil, que he hecho tan montones de veces, pues, a partir de ahí me he venido un poco abajo, me he desesperado. José Luis. ¿Qué te pasa? -Pues que me siento fracasado. José Luis, estar como estás, ¿de qué te sirve? -No, ya sé que no, de nada. Estos esperan que saques las cacerolas del fuego, mínimo sacar el plato... -Pues por eso... ¿Y qué problema tienes? Ahora en vez de pensar que estamos hundidos, estamos en la mierda, piensa: "Haré esto". -Ellos han trabajado de puñetera madre. Ya, pero tú eres el capitán. -Ya, ya, ya... ¿Bien? Aspirantes, plato principal, el magret, tenéis 30 minutos y el tiempo empieza ahora. El equipo rojo va a elaborar un magret de pato a la parrilla con salsa ligera y gajos frescos de naranja acompañado de cuscús. El azul, ha optado por preparar crudo el pato en un tartar con chalotas, orejones y tomates reducidos al Pedro Ximénez con cerezas. -Yo, cuando he oído que ha elegido tartar, yo digo: "Madre mía, yo hubiera hecho una hamburguesa". Yo no sé... ¿Cómo ves lo del magret? ¿Cómo ves lo del magret? -¡Maribel! -Dígame... Estoy hablando con el chef, ahora no puedo hacer nada. El ma... esto yo... tomate no le hubiera puesto, punto número one. ¿Tú no le has dicho a tu capitán que el tomate le va como el culo al...? -Ya ves que yo soy mayor y no sé nada, pues me tengo que aguantar y callar. -¿De cebolla vas bien? -Voy a picar tres más nada más. ¿Y esa montaña de cebolla? -No, le voy a quitar la mitad, la voy a tirar a la basura, pero que no me vean, porque si no les coge un ataque, mira, unas largas, otras cortas... Yo sé poco de cocina, pero... -Del rojo me ha gustado mucho la salsa, estaba muy rica, el espárrago estaba ya un poco más... soso y un poco duro, pero entre el rojo y el azul, me ha gustado más el rojo. -Por el plato del equipo rojo, eh, la textura cocción me ha parecido bien, pero una estaba un pelín dura. Luego han dicho del plato los ingredientes que llevaba, me ha costado distinguir los sabores, el plato azul, eh... Las texturas, las dos me han parecido muy buenas, el crujiente de queso también le iba muy bien. En conjunto, podríamos decir que me ha gustado más el... el plato azul. El magret de pato del equipo azul a mí me pinchas y no me sale sangre, yo creo que no saben cómo resolverlo, su capitán está muy saturado y ahora mismo están en la merde. ¿En la merde? Yeah. -Capitán, ¿lo tapo o no? -Sí, va. -No me hace ni puto caso. -Dime, dime, dime. -Si lo tapo. -Tápalo, tápalo, tío, estoy con Efrén. -Qué bueno. -Precioso, precioso Cerezo. -No se puede ser tan bueno. Está cojonudo. Cuando estamos en la cocina nos transformamos y entonces sale la fiera de dentro y entonces a mí no me para ni Dios. Os quedan 15 minutos de tiempo, así que rápido, volad. -Tiene que destacar más la verdura que la carne. -No, hombre, no, así está bien, ¿no? ¿O qué? ¿O no? -Que Dios nos pille confesados a todos y si Cristo no nos ampara... -Papel, papel, papel, papel. -Joder, que estoy cortando, tío. -Déjalo sobre papel, los cortas y los dejas sobre papel, papel en una bandeja, tío. -Venga, papel aquí, venga, por favor, papel. Os quedan 30 segundos para dejar de cocinar. ¡Vamos, chicos, quiero los platos en las camareras inmediatamente! -Esto los he puesto yo. ¡Vamos! -Venga... ¿Quién manda? -¿Qué? ¿Quién manda? -Dime, yo. Contéstame. -Estoy emplatando, Samantha. No, estás emplatando y contestando, que se puede hacer. -Estoy concentrado con el emplatado. Cuando un chef te habla, escuchas y, además, obedeces. -Si José David ha tenido algún altercado con Samantha o algún punto discordante. Es uno de tus defectos, te lo diré, ya verás. -Creo que esos puntos no deberían perjudicar al equipo. -Ese está ya, ¿verdad? Lo voy a limpiar. -¡Me cago en la hostia! -Cerezo, tranquilo, ¿eh? Tranquilo. -Yo soy así. -Vale, pues tranquilo. -Yo estallo, entonces él es más comedido, entonces hemos chocado y, a lo mejor, él pues se ha sentido un poco que le quitaba protagonismo. Voces. -Venga, vamos, vamos. -¡Va, va, va, va, va! Venga, ¿qué falta? -Eso tendría que haber salido ya. -Con Manuel ha habido un momento en que ha dicho: "Aquí hay que coger las riendas por donde sea y ha habido un momento en que las ha tomado él". -Venga, a limpiar los platos, venga. Se terminó, solo emplatamos, no se cocina nada más. Equipo azul, platos en el carro. -Va, va, va... ¡Vamos, todos al salón, rápido y sacad los platos que queráis! Se ha acabado. -Vete, vete, vete, va, va, va, vete. Equipo azul, por favor. -Bueno, pues el tartar está compuesto de magret de pato. -¿Pato? -Sí. Equipo rojo... -Sí, hemos preparado también un magret de pato. -A ver, ¿los dos tenéis que hacer pato? -Sí. Lo sentimos muchísimo que no te guste. -Es que no puedo comer pato. Podéis retiraros. -Que esto es broma, ¿eh? Vamos a gastarles una broma a los pobres. Los 30 minutos para el postre empiezan ya. -Si alguien necesita ayuda, te pones. -Vale. -Se va a poner con la reducción de vino. -Vale. -Nati derretirá chocolate, yo con caramelo. Aspirantes, silencio y atención, nos visitan en la cocina. -Perdona, ¿los responsables? -Muy buena. -Yo tengo algo personal con los patos, ¿vale? Mi madre tuvo una mascota como pato toda la vida y yo tengo un pato y no me parece normal. Me plantáis el pato. -Señorita, ¿quiere que le hagamos algo? ¿Una tortilla, una ensaladita, una ensaladita? Oye, tú no te preocupes que lo solucionamos... -Bueno, un poco de respeto porque soy muy aprensiva con eso. -¿Una ensaladita? Tranquila, no te preocupes, que nosotros te lo arreglamos. -No me lo como... -¿Quién es? ¿De dónde ha salido esa? -De la mesa. -Pero eso es el metre el que tiene que pedirlo a la cocina. -No. -¿Hay que hacerle algo? Almudena... -Hay que hacerle algo. -Bueno, le voy a hacer una ensalada salteada con salsa de soja y... -Venga, corre, corre. -No habléis. -Que era una broma, que me lo voy a comer igual, que me da mucha pena, ¿eh? -Ah, nada... -Ah, Almudena. -¡Vamos, vamos, vamos! -Y la otra... -Así no llegamos, no llegamos, no podemos hacer una tortilla y ser cinco. Hemos decidido hacerle para ella un plato especia, el equipo azul que era uno más, pues no ha hecho nada. Mira, en los míos tengo a Fabiancito, que me tiene contento Fabián porque él sabe de "postres" y solo hace meter la pata. -Y esto no va a funcionar, pensaba que sí, pero no. Fabián. ¿Qué postre vamos a hacer? -Una especie de banoffee, es decir, caramelo, chocolate y plátano. ¿Y el vino? -Y el vino se lo vamos a añadir a la salsa de chocolate para que riegue todo eso. No, pero es que tú no lo has pillado, el vino es el protagonista, eso suena a potipoti mortal. -No, a ver, por favor, ¿dónde está el caramelo? Uh, se te ha quemado, se te ha quemado, tienes que empezar. -Jamás había probado un tartar de pato. -Yo por este plato en un restaurante, yo no pagaría nada, me tendrían que pagar a mí por ir a comérmelo. -Yo, particularmente, pagaría por el plato azul y no pagaría por el rojo. -Hablando del plato azul, a mí no me ha gustado en absoluto ni la presentación ni la textura, ni... Bueno, en general, me ha defraudado totalmente. -¡Colador! -En una sartén, aquí. -Hola. -Muy buenas. -Buenas tardes, Ángel. ¿Usted conoce mi pueblo, Alcañiz? -Alcañiz... ¿Y ahora de postre qué hacéis? -Vamos a hacer pues, eh, un cremoso de chocolate con peras al vino, pero de una forma un poco distinta. -A mí no me pongas vino. -¿No? -No, yo sin vino. -Es muy poquito, un aroma solamente. -No, no, no, a mí al natural que no me pase... -Tres fuera, ¿eh, chicos? -Oye, tenéis que hacer 12 platos más 1, que somos 14, y uno sin vino. -Muy bien. Mira, Ángel, este es el plato que le ha hecho el equipo rojo a Almudena. -¿Me lo llevo? Pobre, no ha comido nada. -Le dices que lo sentimos, que teníamos que haber preguntado. -Almudena, te traigo algo que no tiene pato... (RÍE) -Perdón, quemo, cuidado, quemo. Todo a menos tres. 10 minutos para dejar de cocinar y empezar a emplatar. -Esto es imposible. ¡10 minutos! -Vamos a simplificar, lo que vamos a hacer es poner la salsa, la reducción de vino tinto, con el caramelo y el plátano. -¡Vino, vino, vino! Primero vino, primero vino. -Tranquilo. -Maribel, un poquito y con soplete. Ahí, eso se hace en el plato. -No sé cómo va esto, ay, a ver si me quemo, tú. Maribel parece MacGyver. En tres minutos dejáis de cocinar y emplatamos y nos vamos para el comedor. -Soplete, soplete. -Venga, va. -¿Dónde está el soplete? -Está allá, por favor, no te vuelvas loco. -¿Pero me lo puedes traer? Te lo estoy pidiendo. -Lo he traído yo. -Venga, venga, venga. -Tapa bien, tapa bien ahí. Cinco, cuatro, tres, dos, uno... ¡Dejamos de cocinar! Solo emplatamos. (GRITA) ¿Oído? (TODOS) ¡Oído! -Esto lo último, lo saco ahí y ya para la mesa. -¡Muy poquito! -Eh, ahí, ¿qué pasa, tío? -Qué tensión. Socio, me has vendido otra moto, me la has vuelto a colar, ¿eh? -No, no, de verdad que... -Yo creo que está bien, pero no nos ha salido. ¿Sí? -Levántalo un poquito... ¡Vamos! Equipo azul, ¿qué habéis preparado de postre? -Un plátano caramelizado, eh, con crujiente de caramelo y una reducción de vino tinto especiada. ¿Y el plato especial...? -El mío sin vino, ¿no? -Sí, aquí está, se lo hemos puesto con un poco de chocolate, en vez del vino tinto, el chocolate. Equipo rojo. -Cremoso de chocolate con peras al vino y hemos ahumado un dadito de pera con... Bueno, hemos ahumado con humo, con qué va a ser, con leña, y creo que nos ha quedado bastante bien. -Me ha gustado el tema el ahumado, lo han hecho muy bien, no tiene luego una trascendencia y un sabor, pero está rico, está bien. -Eh, me ha gustado el diseño. Risas. El diseño, lo que han hecho como decía con Ángel que parece el hotel, pero me ha gustado mucho cómo se ha teñido la pera del color del vino, me parece superoriginal. -El rojo me ha gustado más, pero de sabores, el chocolate le da un sabor más rico, la pera... La pera en puré está muy buena. -Qué bien, qué bien. -¡Vamos! -¡Muy bien! -¡Venga! (TODOS) ¡Eh...! ¡Eh, eh, eh, eh...! -Creo que vamos a ganar, nosotros hemos ido bien de tiempo y ellos que son uno más, ha tenido que entrar Jordi a manejar un poco el equipo. -Lo siento, chicos, os he fallado. -No, hemos fallado todos. -Como capitán he fracasado. -Qué envidia que han acabado todo. Bueno, no pasa nada, otro día acabaremos nosotros. No hemos hecho nada de lo que hemos planteado, se nos ha ido todo de las manos, no podíamos recuperar. -Me he quedado que me daba igual irme a mi casa que... que sentarme en el suelo de la cocina, eh... Y decir: "Paso de todo", ¿no? (APLAUDEN) Tenéis mucha suerte de tener unos comensales tan agradecidos, normalmente en una buena comida, los comensales aplauden, y eso han hecho. Deberíais, primero, pedir disculpas por el tiempo que llevan esperando vuestros platos. -Perdón. -Lo sentimos mucho si les ha sentado un poco... Es que somos primerizos. -Yo estoy enfadado porque entre plato y plato lo hemos tirado todo... Lo que estamos hablando. -Nos hemos podido conocer mucho mejor entre nosotros porque con 45 minutos entre plato y plato, prácticamente hemos hecho una... una nueva amistad. Aspirantes, podéis retiraros. (TODOS) Muchas gracias. (APLAUDEN) -Ahí, ahí... Señores, señoras, ha sido un placer teneros un placer aquí en nombre de todos los que hacemos "MasterChef". Hasta siempre y gracias. Va por ustedes, gracias. (HABLAN A LA VEZ) El plato azul estaba el espárrago templado, perfecto de cocción y el sabor del queso con la textura, con el gusto... Eso lo han hecho ellos. No sé si lo han hecho adrede o no, pero la combinación de los espárragos es para probarla, está muy buena. Creo que ese compañerismo que había la inicio... ya ha desaparecido y esto es una competición, más que una competición, una guerra. ¿Y el equipo rojo? Mucha floritura, como les hemos pedido, pero yo creo que José David se pasa. ¿Y eso que ponía naranja qué era? Pues que ha intentado hacer un aire que como lo vea Ferrán Adriá va a venir y nos llenará la cara de aplausos, eso no era un aire, era un zumo de naranja. Aspirantes, pase lo que pase, valoro muchísimo el esfuerzo que los dos equipos habéis hecho hoy, inevitablemente, uno de los dos equipos ha estado peor que el otro, ese equipo tendrá que enfrentarse a la prueba de eliminación, el jurado tiene la decisión. Quiero que los dos equipos me escuchéis muy bien, tenéis la teoría, pero la mezcla de ingredientes es un sinsentido y la ejecución es mala. Tenéis serios problemas de organización, no controláis el emplatado y tenéis un problema muy grande a la hora de calcular las cantidades. Un capitán no puede hundirse, tiene que sacar el barco a flote siempre. Aspirantes, un 85% de los invitados ha opinado que el menos malo ha sido... El rojo. Y este jurado tiene muy claro que el menos malo de los dos ha sido... El equipo rojo. -¡Ah! Aplausos. -Ah, bien, bien... Murmullo. -Estoy muy nervioso. -Ay... -Estamos pletóricos, qué vamos a decir, no te puedo engañar, hemos venido a competir, hemos hecho bien los deberes y por eso estamos... Estaremos en el balcón de los campeones. -Yo quiero seguir para adelante de todas todas, quiero quitarme esta... esta espina que me he clavado a mí mismo, quitármela y volverme a sentirme como antes. Equipo rojo, enhorabuena, sois los ganadores de esta prueba por equipos y, equipo azul, lo siento muchísimo, os vais a tener que enfrentar a la prueba de eliminación. -A mí no me importa presentarme a las pruebas de eliminación, es una manera de superarnos, pero si estoy en "MasterChef" es porque sé que tengo que aprender muchas más cosas y la verdad es que si no me estoy superando al ritmo que otros, quizá mi tiempo se acaba y no puedo dar más. -Cuando sabes que te salvas es que son dos mundos totalmente distintos, estoy muy contento. Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef", En la prueba por equipos cocinasteis en unas bodegas de la Rioja Alavesa para deportistas de élite de nuestro país, y tengo que deciros que no recibieron el servicio que se merecían. Resumo, trabajo nefasto y actitud pésima. En la prueba en la que disteis de comer en una boda, os ayudamos y todos dijisteis que no hacía ninguna falta, que lo hubierais sacado solos. Por esta razón, decidimos no ayudaros, ¿y qué ocurrió? Un desastre. No hay nada peor que la ignorancia soberbia. 9 000 personas quisieron entrar a este concurso, os elegimos porque sois de los mejores cocinando en casa, pero en un entorno profesional, no dais la talla. Si queréis seguir en "MasterChef", eso tiene que cambiar ya. José Luis. -¿Sí? ¿Sí, chef? ¿Quién fue el mejor de tu equipo? -Yo creo que estuvieron... más o menos al mismo nivel, pero si tendría que decir alguien, quizá Juan Manuel. José David, ¿quién fue el peor de tu equipo? -Bueno, yo creo que no hubo ni el mejor ni el peor. Danos un nombre. -No tengo ningún nombre. Tienes que dar un nombre. -Pues José David. Me parecía injusto nombrar a alguien, no se lo merecían, como yo era el capitán, he asumido yo la responsabilidad y he dicho que yo he sido el peor. Todos lo habéis hecho mal, los dos equipos. El jurado ha estado pensando de qué manera podemos hacer que aprendáis la lección de una vez. Juan Manuel, José David, un paso al frente. La primera decisión de este jurado es... que os intercambiéis los delantales. -Cuando me han dicho que me tenía que cambiar por Juan Manuel, me he venido abajo porque pienso que no me lo merecía. José David, tienes un delantal negro y eso significa que estás en la prueba de eliminación. Juan Manuel, evidentemente tú tienes un delantal blanco y significa que te libras de esa prueba, por favor, ve a ocupar tu sitio con los salvados. Equipo blanco, podéis subir a la barandilla y ver cómo cocinan el resto de vuestros compañeros. Gracias. -Yo creo que... que si hubiera sabido que era para intercambiarse, creo que no se hubiera nombrado como el peor. Bajo vuestros paños se oculta el ingrediente principal de esta prueba, el que hará que uno de vosotros abandone hoy el programa. Aspirantes, levantad el paño. Tenéis ahí a la señorita albacora. La albacora pertenece a la familia de los atunes, de hecho es un atún blanco, pequeño, muy parecido al bonito, también llamado melva. Sus carnes son muy parecidas y el gusto es muy parecido a los túnidos, se diferencian los bonitos de los atunes por la longitud de la aleta. -Cuando he levantado la tela y he visto que era un atún, bueno, o familiar de atún, me quería morir. Lo primero que tenéis que hacer es limpiar el pescado y separar los lomos, os exigimos que limpiéis el pescado entero. Una vez deslomados y retirado las espinas, lo podéis preparar solo con los ingredientes que encontraréis en la isleta central del supermercado. Usad vuestra imaginación para aprovechar la materia prima que tenéis. Contáis con 60 minutos para limpiar y cocinar el pescado y el tiempo comienza... ¡Ya! Aplausos. -¡Va, va, va! -¡Venga! -¡Venga! -¡José Luis! -¡José! -¡Venga, José! -Vamos, José Luis. (NARRA) Los aspirantes tienen tres minutos para pensar la receta y coger los ingredientes del supermercado para elaborar el mejor plato posible, son tres minutos vitales donde hay que tener las ideas muy claras para no olvidarse de nada porque no podrán volver. Está en juego ser eliminado de "MasterChef". Bueno, ¿que haríais vosotros con este pequeño atún? Bah, esto les da un juego... Yo quizá optaría más por un marmitako rápido con una buena salsa y al final marcarlo... Es como más me gusta. Y no cocerlo mucho, no admite una cocción larga. Por eso, yo empezaría, antes que limpiar mi pescado, a hacer mi guisito. Bueno, si no tienen muchas opciones en frío, ¿no? (SUSURRA) Venga, Fabián. -El atún es una cosa en concreto que no había trabajado nunca en mi vida, no... no lo había limpiado nunca y lo había hecho, nada, a la plancha pero poca cosa más y no sabía ni por dónde tirar. Lo que sí veo es que ya, hay algún aspirante que no sabe cómo abrir el pescado. No saben cómo entrarle al pescado. -Madre de Dios, para limpiar un pescado tres años se van a tirar estos. Uf. -Parece que no, pero esto tiene tela, ¿eh? Limpiar esta bestia. -Mira, mira... -¿La ves? ¿La ves? -La ama de su casa... -Sabe latín. -Que venimos de una prueba en la que hemos... en la que no me gusta nada cómo hemos, eh... resuelto, entonces quiero sacarme la espinita, nunca mejor dicho. ¿Este bicho te ha faltado el respeto o algo? -No, yo a él sí. ¿Sí, no? -Sí. Hay saña, ¿eh? -Mira Noé, el pescado lo conoce ya, han intimado. Mi amigo Noé no tiene ni pajolera idea de lo que va a hacer, le ha dado una paliza al bicho y yo creo que hará lo que hace siempre o nos tiene acostumbrados, poco o nada. Minimalismo puro. No, minimalismo puro, no. Mínimo y malísimo. Mínimo... Sí... Habéis consumido la mitad de vuestro tiempo, os quedan 30 minutos. Nuestros concursantes están compitiendo por no ser eliminados, y viendo las caritas que tienen estoy segura de que les encantaría tener en sus manos este libro que tengo yo aquí, el libro de "MasterChef". Está lleno de consejos muy útiles y recetas muy fáciles, por ejemplo, tengo aquí, he estado buscando el tartar de atún con algas. Imaginaos que tuviesen esta receta ahora mismo, les facilitaría tanto las cosas... En fin, ellos no lo pueden tener, pero vosotros en casa sí que podéis, ya sabéis, aquí tenéis disponible ya y a la venta el libro de "MasterChef". Aspirantes, ¿cómo lo lleváis? -Bien, chef. -Regular, chef. No se os ve nada estresados, ¿eh? -Regular. Aspirantes... En la mitad de un servicio de una cocina profesional, en cualquier momento, puede entrar una comanda. Esta será la segunda medida del jurado. -Ya tenía bastante con lo mío, con lo del atún, cuando, repente, sacan cestas enteras... Marcha, comanda. Este jurado quiere que nos preparéis un aperitivo. -Oye... Una tempura será otro plato que acompañará al atún. ¿Entendido? En estas cestas tenéis todo lo necesario para prepararla. -Ya fue suficiente la sorpresa de cocinar hoy, no esperaba más sorpresas. -Es una jodienda, vamos. Me pareció que si había muchos problemas, ahora hay más. -A ver las espinas del pescado. Joder... Que yo me esfuerzo y no me quiero ir. ¿Y la espina del pescado? -Está en el caldo. Ah, en el caldo. -Sí, bueno ahora está colado. He hecho... Aquí está. He hecho un poquito... Le he hervido... y lo he puesto... Es que tantas cosas para hacer que al final nos aturrullamos, como me complicáis la vida con eso de hacer un aperitivo... Oye... Pepe, podríais haber ido al bar a hacer el tentempié. Solos os quedan 15 minutos. 15 minutos. Daos prisa. -Estoy en ello. Yo tampoco haría estas cosas tan modernas. No te creas que hago muchas. -Cómo le da Maribel, la tía. -Cómo de fuerte está. Qué fuerte está. -La más pequeñita... Es que se me cuezan. -No me parece justo estar aquí ahora mismo. José Manuel no se merecía subir, me parece un cocinero genial, pero, bueno... Fueron ellos quienes perdieron el otro día. Y nosotros teníamos una persona menos. Creo que no me merecía estar aquí hoy. Y José Manuel tendría que estar aquí. José Luis... -¿Sí? ¿Qué tal? -Aquí luchando. Luchando... La tempura, ¿qué tal va? -Pues... ¿La hiciste alguna vez? -Sinceramente, no. La he comido... ¿Te sabes la teoría? -No, si me la explicas... Ah... -Digo, a ver si cae esta breva. ¿Os fijáis que no está haciendo nada? Es que no hace, no sabe por dónde cogerlo. No sabe cómo acabar. Hace una cosa ahí... Se me cae un no sé qué... Lo que hace es recolectar boletos para irse a su casa. -Huy, huy... Cuidado... Jo, pelas... Qué rabia. ¿Qué haces, Nati? -Una pequeña guarnición para acompañar al pescado. Un toquecito. ¿Cuál es esa guarnición? -Con higadito, con setas... Cebolla picada... ¿Con el hígado? ¿Es el momento de experimentar? -No, pero tampoco... ¿Vas sobrada de tiempo? -No, no voy para nada. Muy bien. Nati está en su línea. Tengo tres ideas. Si no me funciona, quitaré una y volveré a la otra.... Tampoco tiene tanto tiempo para hacer tantas cosas. No, claro y para dudar... Tienes que ser muy claro. Si está rico y está bueno. Son cosas que no valen. Eso es. -He visto que lo que he conseguido tiene un aspecto horrible, y ha terminado en la basura. Último minuto, tenéis que presentarnos un plato con melva y un plato con tempura. Volad. Cinco, cuatro, tres, dos, uno... Tiempo. Manos arriba. Aplausos. Vosotros habéis terminado vuestro trabajo, ahora es el jurado quien hará el suyo. Para ello probará uno a uno vuestras creaciones. El primer plato que va a probar nuestro jurado... Es el de... Noe. Bueno, intenté hacer... Albacora... En lomo, en forma de tataki. Acompañarlo con una patata confitada... Y quería hacer una reducción de salsa de soja, pero entre una cosa y otra, pues... No... No pude. Después, la tempura que ha ido sobre la marcha. Esto no hay por dónde cogerlo. Le falta todo. Es un plato inacabado. Se te cayeron tres patatas con un cilindro. Te di dos kilos de melva... y me das 50 gramos... Desde luego, ni que lo pagaras tú, coño. Me dejas sin comer. Te ha faltado sentarte encima de la melva. Te veía abrirla... -Sí. Y se saltaban las lágrimas. -A mí, la verdad que casi, también. Yo prefiero lo tradicional rica que una cosa de alta cocina intentando ser buena, moderna y tal... Y sin sentido ni criterio. Y, sobre todo, sin salsa. Esto no hay quien se lo coma. Este plato está muy lejos de tener coherencia. El siguiente plato que probará nuestro jurado... Es el de... José Luis. -Bueno, pues puse unos ajetes frescos a la plancha. Doré el pescado... Y luego he hecho una reducción de agua de tomate y zumo de naranja aliñado con aceite y pimienta y sal. José Luis, quiero que sepas que yo pienso que te queda mucho que aprender, pero veo que aprendiste algo desde que estás aquí que eso está bien. Por favor. -¿Como? Ahora este. -Joder... Qué diferencia. Está mucho mejor este, sí. Este pescado tiene muy poco sabor y tu salsa, por algún azar del destino, está muy bien. ¿La has hecho adrede, te has equivocado, cómo fue? -Pensé en ello y no sé si por suerte o por qué, quería arriesgar, el otro día no estuve a la altura y dije que sea lo que Dios quiera. ¿Pesaste la receta? ¿Cuánto echaste de cada? -Cocino a ojo, no sé. ¿Sabes? Me da pena, porque me tenías que dar la receta montada. La tempura... Hay cosas que no puedo comer. -No me puede salir bien. Ya, ya... Nati. -Intenté hacer un tataki jugando con los volúmenes y... ¿Y la tempura? -Estaba con un aspecto tan horroroso que pensé que no estaba a la altura del programa y... Sabiendo lo que puede significar eso, he preferido... Tirarla. Queremos ver el esfuerzo. -Lo ha habido, pero... Está en la basura. Tu esfuerzo está en la basura. Nati, esto no hay por dónde cogerlo. -Lo siento. Hacía tiempo que no probaba algo tan malo. Esto es... Bueno... Me quedo sin adjetivos, y eso es difícil. Ni sabor... Ni textura... Ni criterio, ni presentación. Ni tempura. El siguiente plato que probará nuestro jurado es el de José David. El plato mola. Has hecho como un tartar, aliñado con una ensalada... Que se acerca al cebiche. Salteado con coliandro par ser más cebiche. Un poco más de rock'n'roll. No está mal. Si... tú eres consciente de las consecuencias de tu elección al peor de tu equipo, ¿Te habías puesto en la palestra? -No. Si supiera las consecuencias, hubiera escogido a alguien de mi equipo. ¿A quién? -A alguien que pensara que tiene posibilidades de salvarse. Cogería a Efrem, por ejemplo. -Yo lo entiendo como una decisión bastante lógica e inteligente porque en una competición lo primero que quieres es salvarte y salvar el culo. La pregunta es muy sencilla. ¿Quién fue el peor en tu equipo? -Es mi primera vez como capitán y pude cometer algún fallo. El siguiente en acercar su plato al jurado será Fabián. -¿Cómo se llamaba el atún? ¿Cómo se llama el pescado? -Albacora. -Albacora. La cocina no es solo postres. La cocina es mucho más. -Entré en MasterChef sabiendo un poquito de todo pero con la idea de aprender muchísimo más dentro. La tempura... -No la hice nunca. No hace falta que lo digas. -Ya lo sé. Creo que, a veces, por equivocación, hacéis cosas que... Tienen criterio... Y es lo que te pasó a ti hoy. Al final no te salió tan mal. Cuando le decías a Samantha que te apuntaste al casting por saber un poco de todo, ¿iba incluido lo de la cocina? -Por supuesto, chef. El último plato que probará nuestro jurado, es el de Maribel. ¿Qué has hecho, Maribel? -Intenté hacer un marmitako. Pero no sé si será... O habré llegado a hacerlo bien. ¿Te comerías esto? -Sí, ¿puedo? Por favor. ¿Lo quieres probar? Probemos la tempura, ¿no? Pruébala. (MURMURA ALGO) Pues sí que está mala. ¿No tenías que traer otro plato más? -No. No tengo nada más. ¿No tenías que traer un plato con pan? Esto está muy bueno, coño. Maribel, sabes que soy de platos más modernos, ¿no? Pero prefiero 1000 veces un plato tradicional bien hecho, que 10 000 platos modernitos sin sentido. A mí me sigue faltando el pan. -No tengo. Lo sé, la próxima vez no me falles, tráeme pan. Maribel... Este jurado, sin deliberar mucho más... Ha decidido... Que subas, directamente, arriba -Bien. -¡Guapa! -¡Bravo! -A ver si la vas a tirar por el balcón... -Déjala que llore. El jurado ha tenido muy clara su decisión en cuanto a Maribel. Pero con vosotros no lo tiene tan claro. Ahora llegó el momento de que se retiren a deliberar sobre quién de vosotros, debe abandonar MasterChef. Jurado, cuando queráis. -Si me fuera hoy, sería... Toda mi vida estaría recordando el momento que asumí la responsabilidad de que fui el peor de la prueba. Y, bueno, sería para mí un trauma. (HABLAN ENTRE ELLOS) -Yo es que le he puesto muchísimas ganas y esfuerzo y me daría pena irme ahora. El jurado ya ha tomado una decisión, ¿no es así? Van a valorar como siempre, la técnica, la creación, la presentación, pero, sobre todo, van a valorar, el sabor. Uno de vosotros ya no podrá optar a ser el primer MasterChef de España. Jueces, por favor. José Luis... Un paso al frente, por favor. José David, por favor... José Luis, te vimos arriesgar con una salsa complicada, diferente a tu cocina tradicional, te vimos emplatar más moderno y nos gusta que evoluciones. -Gracias, chef. José David, tus platos siempre están bien. Pero no te creas que por eso puedes ganar este programa. Tenlo muy claro porque te puedes llevar una sorpresa. José Luis... José David... Podéis subir para arriba, por favor. -Qué bien, José Luis. -Igual hasta valgo para esto. Fabián... Puedes subir para arriba, por favor. Aplausos. (TODOS GRITAN) -Si me fuera hoy me daría mucha pena porque me queda muchísimo por aprender. -Nunca te gusta verte delante del jurado con el miedo de poder terminar el sueño de estar en MasterChef. Noe, Nati, uno de vosotros dos abandonará su sueño. Estáis en manos del jurado. Noe, Nati... Si por mí fuese, hoy estabais los dos en la calle. Por lo cual, le cedo la palabra a Jordi. En su día os dije: Veo virtud en vosotros. En vuestra mano queda demostrarme que podéis estar aquí. Apuesto por vosotros, pero si no respondéis a esta apuesta, yo mismo os sacaré del programa. Abandona las cocinas de MasterChef... Nati. -Enhorabuena. Sabía que mi plato no era digno de continuar aquí. No presenté tempura y eso me pesará durante mucho tiempo. Noe... Enhorabuena. Y sube, porque te veré de nuevo la semana que viene. Vente conmigo y charlamos un poco. -Siento haberos decepcionado. Suerte en todo, Nati. -Para mí, cocinar era todo lo contrario a esto, a correr, a competir... Para mí, cocinar es aislarme, es mi refugio... Y me ha costado mucho. De hecho creo que no lo conseguí y me decepciono conmigo misma. No conseguí vencerme ni superarme y estar a la altura del concurso. ¿Y quién crees que ganará? -Hay mucha gente con muy buenas cualidades. Mi compañera Eva es brillante porque resuelve, rápidamente, es muy creativa... Tu historia es muy especial porque te recuerdo en los castings que dos días después, tenías un billete de avión, tenías una mudanza hecha y la tenías, nada menos, que a Nueva Zelanda. Donde querías montar un restaurante, donde tenías todo planificado. ¿Crees que estás preparada para ese restaurante? -Es que no es un restaurante, yo sé de mis capacidades y limitaciones y por eso jamás pensé en un restaurante. Mi idea es una tienda de delicatesen con una parte, un apartaditos para pinchos. Que yo pueda gestionar, y controlar y no necesite a nadie más. Nati, tengo que despedirte. -Muchas gracias por todo. No sin antes decirte que nuestro patrocinador te regala los electrodomésticos que has usado. No sé si tienes pensado irte a Nueva Zelanda o no. -Pues mis cosas van camino en barco para Nueva Zelanda. Pues diles que se esperen esas cosas y metemos los electrodomésticos y, también, allí puedes usarlos y seguir persiguiendo tus sueños que espero que no lo abandones nunca. Porque eres buena. -Gracias. Que no te venza tu miedo. -A lo mejor al salir me lo empiezo a creer. El sueño de MasterChef acaba aquí, pero no mi sueño de la cocina. Pienso en seguir luchando. Muchas gracias por todo. Lo siento mucho. Que te vaya bien, Nati. Nati es el cuarto aspirante que nos deja. El resto de sus compañeros tendrán que trabajar duro si quieren permanecer en MasterChef. Solo ganará el que más talento demuestre. Si quieres vivir el programa como nuestros concursantes, ver las recetas paso a paso y asistir como uno más a las clases magistrales, descárgate la aplicación MasterChef para móviles y tablets. Y así aprenderás como uno de ellos, porque la cocina es un arte y saber comer bien y sano nos acerca un poco a la felicidad. Así que vamos a ser felices, señores, y, sobre todo, pongámosle sabor a la vida. Hasta la semana que viene Si pudiera cambiar... Los delantales negros por otra cosa peor, lo haría. Y sería que os pudierais comer hoy vuestras obras. En mi cocina en medio del servicio hay alguien partiéndose la caja, y no termina el servicio. En 20 sacamos la tapa. ¡Oído! (TODOS) ¡Oído! -Que vamos de puta madre. Sabes cuándo nos quedamos sin género, ¿qué ocurre? Que tenemos que salir corriendo a comprarlo. -Cago en la mar salá. -¿Estás bien? -Vamos a por el otro. Tienes que sustituir la horchata de tus venas, por sangre. -Sí, chef. -Nos dejamos un papel. -Un pergamino del s. XVII. Le traigo a la responsable de cocina. -Directamente, intocable. El jurado ha decidido por unanimidad, que quien debe abandonar MasterChef es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4 - 30/04/13

Masterchef - Programa 4 - 30/04/13

30 abr 2013

En la primera prueba, El reto creativo, los concursantes tendrán que dejar volar su imaginación para cocinar pero también deberán inspirarse en sus recuerdos. Deberán elaborar el plato de su infancia para tratar de obtener la mejor calificación por parte del jurado y conseguir así el delantal de capitán para la prueba por equipos.

Ya en exteriores, MasterChef rendirá homenaje a algunos de los deportistas más laureados de nuestro país como Pepu Hernández, Ángel Nieto, Almudena Cid o Fermín Cacho. Los aspirantes deberán deleitarles con una buena comida y un vino de excelencia en un entorno incomparable: las bodegas de Marqués de Riscal.Los concursantes que no estén a la altura competirán en las cocinas por quedarse en Masterchef. En la prueba de eliminación, cada vez más complicada, deberán ganarse su permanencia en el programa cocinando la mejor Albacora, un pescado muy espinoso y con una piel muy dura.

 

ver más sobre "Masterchef - Programa 4 - 30/04/13" ver menos sobre "Masterchef - Programa 4 - 30/04/13"

Los últimos 475 programas de MasterChef

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. javi

    Ya era hora que hicieran un programa como dios manda. Creo que el favorito es Juan Manuel, lo lleva en la sangre y quien tendria que salir esta semana es Cerezo, como dice maribel, dejate de petalos de..... Sobre el jurado, me encanta la forma de provar los platos que tiene pepe, es fantastico aunque si tuviera que provar uno de los mios no me gustqria tenerlo a 1 metro de distancia. Felicidades por el programa.

    04 jun 2013
  2. ariketa

    No sé en Burgos pero yo soy del Bierzo (Léon) y nosotros comemos cordero.

    12 may 2013
  3. carlosjav67

    SI es cierto que el peor plato fue el de Efren, es mas cierto aun que el se ha destacado mas que Noe, quien de manera milagrosa ha sobrevivido todas las pruebas y retos. Ha tenido la suerte de que alguien lo ha hecho aparentemente peor. Por mi se hubiese ido. Cerezo presume de un deficiente talento y siempre esta buscando la oportunidad de burlarse en mala onda de Maribel, quien se ha Ganado cada minuto que permanence en el show. Yo, en lo personal pienso que cerezo merece salir antes que Efren. El pulpo a la gallega que hizo hace unas semanas fue sorprendente. Bravo por Maribel! Sigue demostrandole alos niños que no solo las ideas juveniles cuentan!!

    08 may 2013
  4. Marie

    Que master chef este en Burgos y pongan cordero es una autentica BARBARIDAD. En Castilla y Leon comemos lechazo. Nadie come cordero. La morcilla no era de burgos. No se han percatado los chef ? Saludos

    08 may 2013
  5. José

    Jaja el pan de Maribel

    04 may 2013