www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1866661
Para todos los públicos MasterChef - Programa 10 - 11/06/13
Transcripción completa

Bienvenidos al asombroso mundo del huevo.

Solo podréis utilizar dos huevos para esta prueba.

Hoy está con nosotros Lucio Blázquez,

propietario de Casa Lucio en Madrid.

No está malo y no seré malo contigo porque quizá no te vea más.

Me pega a ajo, fíjate, no podré besar a mi novia hasta...

Bienvenidos al Cielo de Madrid.

Vais a ser los responsables de un cóctel

al que acudirá lo más granado de la sociedad madrileña.

¡Ay, mira, Colate!

Lávalas debajo del grifo, por favor, con cuidado, ¿eh?

Qué disparate, compadre.

¡Maribel! -¡Ay, hola, Carmen!

¿Puedes hablar sin tocarme? Sí, hombre.

Esta noche nos vamos de fiesta. -Sí.

Este jurado ha decidido que quien debe abandonar MasterChef es...

(Sintonía "MasterChef")

El que quiera aprender será bienvenido.

El que piense que lo sabe todo se ha equivocado de lugar.

El plato debe estar lleno de sabor.

poniendo mucho mimo en la presentación.

Partiendo de la tradición,

la creatividad y la mejor materia prima

busco la perfección en la cocina.

(Sintonía "MasterChef")

Buenas noches y bienvenidos a MasterChef.

De los 15 aspirantes que entraron solo seis

siguen compitiendo en estas cocinas.

Es una experiencia única para ellos.

Conviven y aprenden juntos

con un solo objetivo común:

convertirse en grandes chefs.

Los aspirantes visitan cada semana

la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu en Madrid.

Estas clases, junto con los grandes consejos

de todos los cocineros que nos visitan,

y las correcciones que reciben por parte del jurado

son de enorme utilidad para superar los retos del programa

y así convertirse en el primer Master Chef España.

Aspirantes, este programa

es el inicio del sueño que todos queréis cumplir.

Hoy podéis dar un gran paso para conseguirlo.

Eso sí, tenéis que ganar esta prueba de presión.

En esta prueba debéis cocinar un plato

usando todos el mismo ingrediente principal:

El de hoy se oculta bajo este paño.

Tiene un tamaño curioso, ¿verdad?

Parece la caseta de mi perro, pero...

Puede haber cualquier cosa. José David, ¿qué puede haber?

Algún tipo de bicho raro.

Ornitorrinco, no sé. -¿Ornitorrinco?

Maribel.

¿Una caja de alcachofas?

Me gustaría más eso, porque eso negro no me gusta nada.

No lo quiero mirar, no me gusta.

No espero más.

Bienvenidos al asombroso mundo

del huevo.

Jolín, qué bien montado.

Parece una torre egipcia.

Además están superbonitos, ¿eh?

Los huevos es lo mío; huevos fritos, huevos rotos,

eh... tortillas, tortillas desestructuradas,

como familias desestructuradas, de todas clases.

Hago huevos de todas clases.

No sé qué fue primero, si el huevo o la cocina.

Es básico en la cocina por su propiedad espumante.

Como espesante es imprescindible en infinidad de rellenos y cremas.

Gracias a él rebozamos pescados, carnes

y hasta croquetas.

Vamos, está hasta en la sopa.

Y por supuesto, es el producto principal de magníficos platos,

desde unos humildes huevos fritos

a revueltos, pasados por agua,

huevos a baja temperatura

y, ¿por qué no?, una sencilla yema bien aliñada y justo atemperada.

En las cartas de los grandes restaurantes del mundo

hay un plato con huevo

en el que la gran protagonista es la yema.

Un buen ejemplo es este de Martín Berasategui.

Soy Martín Berasategui y estamos en el restaurante

Martín Berasategui de Lasarte en el País Vasco.

Hoy voy a haceros un plato con huevo.

El huevo es superimportante

en las cartas de todos los grandes cocineros.

El plato estrella de huevo del restaurante Martín Berasategui

es el huevo Gorrotxategi

con ensalada líquida de hierbas y papada de cerdo ibérico.

Os lo enseño paso a paso y con sabios consejos.

Aquí tenéis lo que será el brochazo de la base del plato de la ensalada.

Es jugo licuado de remolacha cruda que tenemos que dejar reducir

hasta que coja la textura del jarabe.

Acordaos de que el ingrediente principal del plato es el huevo,

pero el huevo va reposado sobre una remolacha

y una cabeza de jabalí, pero hecha con el cerdo ibérico.

El truco: el tinte de la remolacha

va a tintar bien la cabeza de jabalí hecha con cerdo ibérico.

Y lo ponemos de base, ¿eh?

Bueno, aquí tenéis estos daditos de queso

y esto es lo que estará alrededor.

Cogéis un huevo y separáis la clara de la yema.

Colocáis en el aceite a 40 grados esas yemas.

A los 45 minutos tenéis la yema que será el centro del plato.

Colocamos en el centro, centro.

Otro ingrediente importantísimo en este plato

es la ensalada líquida de hierbas.

Lo que voy a hacer es cortar tocineta.

La metemos dentro de la nata durante dos horas.

La ponemos al fuego para que empape bien.

Otro paso son las hierbas y las hojas de espinaca.

Hojas de perifollo, hojas de perejil, cebollino,

que lo cortaremos por el medio para que entre bien en la cesta.

Las meto en el agua que está hirviendo con sal y bicarbonato.

Y con una cuchara ayudo a que se metan dentro.

Lo voy a tener más o menos minuto, minuto y medio.

Y el resultado del triturado

de estas hojas con la nata, la tocineta ibérica, es esto.

que es la base de la ensalada líquida de hierbas.

También hemos de preparar la papada de cerdo.

Aquí tenemos una mezcla

de azúcar, sal y pimentón de la Vera.

Frotar bien, taparlo bien, tenerlo cuatro horas en el frigorífico.

Y lo metemos en una Roner a cocer a 70 grados

durante 18, 19, 20 horas

dependiendo del tamaño de la papada.

Este es el resultado del plato estrella de huevo de la casa

que es huevo Gorrotxategi con ensalada líquida de hierbas

y papada de cerdo ibérico.

Voy a coger la copita y voy a brindar por vosotros

que vosotros sí que tenéis huevos, pero huevos de verdad.

Él sí que tiene.

Me ha dejado alucinada.

¿Creéis que podéis hacer un plato similar al de Martín?

Se puede intentar. -Sí.

Como nos hagan copiar esto...

Pues esto no... se hace en dos ratos.

Atención, aspirantes, porque hoy está con nosotros

el hombre que tiene los huevos más internacionales de España.

No hay famoso de Hollywood

que no haya pasado por su casa para probar sus huevos,

sobre todo, sus famosísimos huevos estrellados.

Hoy está con nosotros...

Lucio Blázquez, propietario de Casa Lucio en Madrid.

Lucio.

(Música)

Bueno, la presencia de Lucio hoy te hace motivarte más aún.

Eh... bueno, Casa Lucio, el rey de los huevos.

Bienvenido. Gracias por venir a MasterChef.

Gracias a vosotros por invitarme.

¿Qué les decimos a los aspirantes sobre el huevo

y sobre cómo se preparan los huevos estrellados? Cuéntenos.

Pues lo del huevo tiene mucho huevo, ¿eh?

¿Quién me iba a decir a mí, por ejemplo,

que un huevo que era, como digo yo, una tristeza,

ir a comer un huevo en un restorán, este pobre viene a comerse un huevo.

Y se mojaba tres barras de pan por el hambre que había.

Claro.

¿Quién iba a decir que serían los más famosos del mundo?

En el mundo entero me han comido los huevos.

Una pregunta, ¿y cómo los hacéis?

Vente a verlo.

Fíjate si será difícil lo del huevo, cómo los hago,

que lo considero como las angulas.

Fíjate lo que valen las angulas.

Si se pasan un poquitín, no valen para nada las angulas.

Lo mismo pasa con los huevos.

Los huevos míos no son fritos.

Son asados en la sartén, mojada la sartén

con un poquito de aceite y el huevo echado así.

Se le da la vuelta para que se caliente la yema

y no quede en el centro... lo que se queda en el huevo.

para que esté bien.

Yo he comido en su casa. La verdad es que...

piensas que no tiene secreto, pero cuando llegas a casa

y los quieres hacer como él,

como él bien ha dicho, igual no salen.

¿Qué personaje no ha ido por mi casa?

¿Qué personaje?

Reyes, príncipes, condes, duques, marqueses,

premios Nobel, artistas, toreros, de... de...

Todos, por allí no ha dejado de pasar nadie.

Y todos los días me pongo la chaquetilla blanca

y tengo 80 años.

Y cada día, más feliz trabajando.

Un fuerte aplauso para Lucio.

Muchísimas gracias, Lucio.

¿Quién no conoce a Lucio?

Lo conocen, vamos, hasta las piedras.

Lucio es... Todo el mundo ha ido a su restaurante.

Aspirantes, la prueba de hoy consiste en hacer un plato

en el que el protagonista absoluto sea... el huevo.

Tendréis tres minutos para elegir del supermercado

los productos secundarios

necesarios para hacer el mejor plato posible.

Es una prueba perfecta

para demostrar técnica e imaginación.

Partís de un elemento que puede parecer simple,

pero debéis lograr asombrosos emplatados.

Vais a trabajar bajo presión.

Primero, por el tiempo;

contáis con tan solo 50 minutos para cocinar

el plato que os haga ganar este reto.

Y segundo,

porque hoy nos ayudará a evaluar vuestros platos

Martín Berasategui.

No... -No...

¿Qué tal?

Bienvenido.

Pero cuando ya ha entrado Berasategui por la puerta

no me lo podía creer, ha sido como... bestial.

Y me he quedado flipando.

Es que parecía que... que era de mentiras.

Martín.

Bienvenido, maestro. Ya, ya...

No sé cómo empezar a presentar a este hombre.

Más de... o por lo menos, 38 años de oficio.

Todas las estrellas Michelín habidas y por haber.

Mi maestro.

Aspirantes, atención, porque Martín Berasategui

probará, junto con nuestros jueces,

todos vuestros platos

y va a ayudar a elegir cuál es el mejor.

Esa persona será el capitán.

Porque sí, me oís bien,

solo habrá un capitán.

Yo me he quedado desconcertado.

¿Habrá un solo equipo?

¿No hay eliminación? ¿Qué va a pasar?

Martín, los últimos consejos a nuestros aspirantes

antes de que empiece la prueba, ¿qué les dices?

Quería deciros, primero, que os lo paséis bien.

Y luego, eso, que si vais a freír un huevo,

pues echadle un trozo de miga de pan

y eso trozo de miga de pan os chivará, os avisará,

cuándo tenéis que freír el huevo.

Y luego, si vais a echar sal, la sal es agresiva.

Echadla siempre en el último momento.

Y nada, sobre todo, sobre todo pasadlo bien.

Disfrutad segundo a segundo

que esto es un día imborrable. para vosotros y para mí también.

(Jose) Enseguida todos mis sentidos se ponen alertas.

Escucho mucho lo que dice.

Intento asimilar todos los consejos que da y...

Como él, yo creo que en España va a haber solo uno.

Atención, aspirantes.

Solo podréis utilizar dos huevos para esta prueba.

(Juan Manuel) Tener dos huevos,

pues, aún te da mucho más miedo porque dices: "Si la cago,

tengo que poner lo que sea" y entonces, pues, ese es...

el máximo riesgo que tiene el huevo.

Preparaos porque el tiempo comienza...

en tres, dos, uno...

¡Ya!

(Música)

Los aspirantes pueden coger productos de todo el supermercado,

pero solo podrán usar dos huevos para preparar el plato.

El resto se entregará a comedores sociales.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro... Tres,

dos, uno...

Cerezo, apunta tu nombre en los huevos.

No lo he hecho. -¿Dónde está el rotulador?

Ponle algo, tío, para distinguirlos.

Ahí está.

Pues estamos confeccionando un puré

de ajos, leche,

gambitas, que será una crema ligera de fondo

para nuestro huevo

a baja temperatura.

Dos chicos van a hacer el huevo a baja temperatura.

Cerezo, que hace mucho cordero o así y tal

está refinándose mucho. Sí.

No me extraña que se refine; está con la camiseta de la Real,

pero con las rayas al revés, normal.

Vamos a arriesgarlo todo.

Vamos a dar el máximo, el máximo.

Hoy preparo unas islas flotantes.

Lo más difícil es no equivocarme en nada.

Tengo que ir concentrado, tranquilo, pero con brío.

Si me sale todo como quiero que me salga, puede ser mi día.

Cuando he ido a reventar uno, la yema se me ha roto.

Tenía que montar las claras por un lado

y las yemas por el otro.

Las claras no montan con yema.

Así que me he hecho con una cuchara poco a poco,

sacar lo que podía de clara.

(Música)

Intento en todas las pruebas dar todo lo que puedo de mí.

La verdad, me gustaría ser capitán

una vez más antes de irme.

Hay uno zurdo, como yo, uno zurdo.

Buenas, Martín, estoy haciendo...

¿Qué haces? -Quiero hacer una versioncita

de un purecito, pero lo quiero hacer a continuación

con un poco de bacalao al pil pil.

Y luego, el huevo escalfado encima.

Dame la mano zurda, venga. Aúpa, Juan Manuel, venga.

Para mí, a Juan Manuel le falta esa capacidad de crear platos,

de inventar nuevos sabores.

Sus sabores son más... normales, más típicos.

Aspirantes, han pasado los primeros 15 minutos.

Os quedan 35.

Ahí está con la pepita de humo, ahumando no sé qué.

José David, el último, está con la pepita de humo.

Ahí está.

Estoy ahumando un poco la nata

para darle un toque ahumado al plato.

Cocinando en una olla exprés el tocino.

Y el huevo, ahí en la máquina a baja temperatura.

Es arriesgado el plato, porque son componentes

que de normal se cocinan en mucho tiempo.

El tocino, de normal, se cocina en cuatro horas.

Intento cocinarlo en media hora, si la olla exprés hace su función.

Y José David, pues más o menos sigue siendo un gran competidor.

Pero, claro, está anclado en la misma línea siempre,

en ese... concepto de plato tan minimalista...

que a lo mejor solamente los genios lo pueden entender, quizás.

¿Qué nos vas a hacer, Maribel?

Voy a hacer un pisto

y lo voy a... voy a intentar ponerlo así delicadito y bonito.

Y luego haré unas patatitas fritas

y el huevo, por supuestísimo, frito.

Para decirte la verdad, tiene una pinta terrible.

Me encanta. -Más entusiasmo no puedes poner.

Ya, entusiasmo pongo. -A partir de ahí,

te aseguro que saldrá muy bien. -Pensaba hacer otra cosa,

pero lo veía más complicado. -La flor está perfecta de bonita.

Me levanto muy pronto y cuando... no sé qué hacer,

tenía un hilito y digo: "Voy a adornarme".

Claro que sí, cargando pilas para venir al concurso

con garrote. -Sí, y... ¿Con garrote?

No, con garrote, no. Garrote es lo que nos da él.

Con fuerza. -Ah, con fuerza sí.

¿Estos os dan garrote? Ahora les doy a ellos.

Ay, vale, deles, deles. -Les doy yo a ellos.

Gracias por visitarnos. -Venga, campeona.

(Martín) Gracias. -Vale, hasta luego.

Maribel está en su línea. Un huevo frito, puro y duro.

No me lo digas, con un pisto. Sí, un pisto.

Cataclán.

Aspirantes, habéis consumido la mitad del tiempo.

Os quedan 25 minutos.

(Música)

¿Qué nos vas a hacer, Eva? -Se me olvidó el pan,

pero he cogido patata.

Voy a montarlo...

Voy a coger los calabacines y envolveré nada más que la yema

del huevo y luego voy a hacer un aceite de albahaca

Cuidado con Martín, tiene un paladar muy fino.

Sí, hombre, si no lo tiene él, lo voy a tener yo.

Estoy encantado de haber venido y de veros así.

Yo, encantada de verte. -Os veo con alas, nada de anclas.

Con alas, fíjate qué velocidad lleva.

Vámonos. Eva, felicidades y suerte.

Gracias.

Los aspirantes tienen en la casa en la que conviven

el libro de recetas de MasterChef.

Lo que no sé es si recordarán esta receta

de huevos benedictine.

Si queréis hacerla en casa, el libro ya está disponible.

Podréis convertiros en grandes chefs.

Hola, Fabián. Hola, ¿qué tal?

¿Qué haces? Lo que voy a hacer hoy

son unas islas flotantes.

Que la mejor manera de aprovechar un huevo, creo,

es tratando los productos por separado

y luego volviéndolos a unir en un solo plato.

Aquí estoy haciendo ya... claras. -Montadas, sí.

Claras montadas. Las monto a punto de nieve.

Añadiré un pelín de azúcar.

Luego las escalfaré con esta leche.

(Martín) Bien, bien. -Gracias.

Gracias a ti. -Me hace mucha ilusión.

Creo que Fabián...

el concepto con comida...

que no sea repostería todavía no lo tiene muy claro.

(Música)

Hola, José, ¿qué tal? -Hola, chef.

¿Vas bien? -Bien, un poco liado.

Eso es normal. ¿Qué nos preparas?

Quiero hacer espuma de patata con un toque ahumado.

Y luego, lo que quiero hacer es el huevo frito.

Lo cocino a baja temperatura y lo sacaré un poco antes.

¿Sabes hacer espumas calientes? Sí.

Con huevo y demás. Sí, exactamente.

Y lo que quiero hacer es empanarlo

Lo quiero empanar aquí y lo quiero freír, un golpe fuerte,

que quede dorado el pan, pero que quede totalmente crudo.

Gracias, suerte. Gracias, Jose, pásatelo bien.

Gracias.

Y José David... Es el hombre más técnico.

Es de los días que su planteamiento más me ha gustado.

Si acierta, la idea es impresionante.

Con rúcula y demás; el planteamiento es buenísimo.

Cerezo. -Muy buenas, qué honor.

¿Todo bien? -Aquí estamos, liados.

¿Qué nos preparas? Voy a hacer...

El protagonista es el huevo y lo hago a baja temperatura,

de eso no cabe duda, pero he infusionado una leche.

Le he puesto ajo, que lo he dorado nada

para que no coja sabor a quemado.

Lo estoy infusionando con las colas de gambas

y con la leche y luego lo trituraré, lo pasaré por el chino

y será el fondo.

Veo que te estás planificando. Bien.

Es así, porque si no... -Tienes un mérito terrible.

De verdad. -¿Sí?

Es una gozada veros y ver la ilusión que...

Este hombre también tiene... Tiene mucho garrote.

Garrote. Venga, Cerezo.

Gracias. -Ánimo y suerte.

Protagonista: el huevo. -Indiscutiblemente.

Gracias, chefs.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 15 minutos.

(Música)

He tenido que ponerlo en papel sulfurizado

y sobre él poner la yema solamente y darle la vueltecita

y hacer como si fuera ravioli,

sin que se escape ningún líquido

y sin que se rompa la yema, eso es lo difícil.

(Música)

Mierda.

He metido el huevo y estaba frío.

(Susurra) Mierda, mierda...

Ha metido el huevo frío con el aceite frío.

Tenía otro huevo preparado; lo he cogido, lo he abierto,

lo he empanado, lo he frito bien.

Ese estaba perfecto y al sacarlo se ha roto, ha estallado.

Realmente he tenido mala suerte con el maestro delante.

(Música)

(Cerezo) Vamos, chicos.

Vaya, se ha roto este.

Martín, ¿cómo te gusta más comer huevos?

A mí me gusta... el huevo como salsa,

me gusta como pastelería, como helado, como...

un montón de ingredientes, me gusta a baja temperatura,

me gusta el huevo frito y en tortilla de patata.

Por muchos platos de vanguardia, por mucho tal, tal,

qué pocas cosas hay más buenas que un huevo frito.

Desde luego, desde luego.

Aspirantes, últimos dos minutos.

Quiero ver los platos ya emplatados casi, por favor.

(Música)

Cerezo, no tiembles.

Aspirantes, último minuto.

(Música)

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, tiempo.

Manos arriba.

Me gustaría ser el mejor plato;

lo de ser capitán, bueno, también, pero hoy para mí es secundario.

Para mí, que pruebe Martín el plato y que diga que es el mejor

para mí es... lo máximo.

Ahora, nuestro jurado, junto con Martín Berasategui,

va a probar todos los platos.

Os recuerdo que el mejor y solo el mejor será capitán.

El primer plato que va a probar nuestro jurado

es el de Juan Manuel.

(Música)

Pues mi plato se llama huevo escalfado con...

bacalao al pil pil.

¿Cuál era el componente principal? El huevo.

Pues hay que tener un par de ellos

para hacerle a Martín Berasategui un pil pil.

(Música)

Aparte de un par de huevos, es un cocinero impresionante.

Dame la mano, Juan Manuel. Eres un campeón, un campeón.

Me encanta que no hayas puesto mucho perejil.

El protagonista es la textura del huevo.

Y el sabor y la melosidad del bacalao.

Buen trabajo. Gracias, chef.

Buenísimo, eres un pata negra, ¿vale?

La verdad, sí, es muy fuerte que Martín te diga...

que eres un pata negra, es... un honor.

El siguiente plato que va a probar nuestro jurado

es el de Fabián.

(Música)

Hola.

He intentado hacer unas islas flotantes.

Como tú trabajas el caramelo y haces cosas muy bonitas

me gustaría verlo acabado con un nido de caramelo

que le hubiese dado el dulzor que le falta.

Si a esto le añades un caramelo hilado o tal,

ganará un montón; métele un poco de cítrico

y te va a mejorar, pero con 18 años tienes un mérito terrible.

Todos hemos sido novatos. Qué bueno es Martín.

Sí. -Ánimo y adelante siempre.

Muchísimas gracias, chef.

Choca esa mano, fenómeno.

Creo que Fabián es un gran repostero,

pero que tiene carencias todavía...

pues en lo que es platos... salados.

José David.

(Música)

El plato es un huevo a baja temperatura.

Luego lo he empanado.

Luego tiene una espuma de patata asada.

Y nada, un poquito de tocino.

¿Cómo estará el huevo por dentro cuando lo abramos?

¿Cómo crees? Estará bien, creo... creo.

(Música)

¿Así lo querías?

Un pelín más líquido.

Una cosa que es básica. Si el maestro Berasategui

te dice: "Pon una miga de pan" y cuando esté dorando fuerte

es que la temperatura es óptima. Sí.

¿No lo has escuchado=

Lo he escuchado, pero en ese momento...

no se me ha ocurrido. -Los nervios, ¿no?

Sí, un poquito. Hay que gestionarse los nervios,

la tensión, y estar relajado.

Y luego, cosas... muchísimas a favor,

como que eres innovador

que no te conformas con que las cosas te salgan bien,

vas buscando el más allá.

Todo eso está muy bien, pero...

Pero hay un pero. -Ha fallado.

Venga, venga, ánimo, ánimo. Hay que caerse para levantarse.

Venga. -Claro que sí.

Hoy me he caído y me tengo que levantar con más fuerza.

Para adelante y hacer mejores platos.

El siguiente plato que va a probar nuestro jurado es el de...

Maribel. Menos mal.

Ya creía que me quedaba la última.

He hecho un pisto,

y luego lo he triturado mucho, mucho,

lo he emulsionado mucho,

y luego, el pan, le he frotado un poquito de ajo,

lo he frito,

y luego he puesto el huevo frito y le he dado...,

le he quitado la puntillitas con un molde,

y luego, he hecho unas patatitas fritas.

Manda huevos.

¿Qué, mal? -No, ¿mal por qué?

Qué va, ¿quién ha dicho? No, yo digo

que manda huevos para hacer un huevo frito.

Hombre. ¿Lo rompo?

-Rompa.

Mujer...

Trabájeselo usted un poquito.

Pero si he hecho un pisto estupendo.

Si te ven en mi pueblo llamar a esto pisto,

tenemos que salir corriendo los tres, ¿eh?

¿No?

Sí, mujer, lo hubieras mezclado con el huevo,

hubieras roto las patatas y tal,

y haces los huevos revueltos de Lucio.

No quería hacer los huevos de Lucio.

Me quitas, encima, la puntilla al huevo,

o sea, la puntilla te la voy a dar yo.

Pues he quitado la puntilla porque he visto que el pan

se salía por fuera y digo:

"pues voy a darle un toque de distinción",

y veo que tampoco he acertado, es que aquí no hay manera, ¿eh?

-¿Y si te digo que te nombraré "princesa de las cacerolas" qué?

-Pues muy bien, me quedo con él, me quedo con este cambio

pero rápido. -Así es.

Ahí te he visto, Maribel.

Iremos a su pueblo... Venga.

Iremos a su pueblo y le daremos la bronca, ¿eh?

-Venga. -Venga.

-Gracias. -No te desanimes, Maribel.

-No me desanimo, no.

Con esta edad, ¿me tengo que desanimar?

Te vas con cualquiera, ¿eh? Claro.

Como te deje dos minutos... Con cualquiera no,

me voy con Martín. Claro, con un grande, está claro.

Con cualquiera no me voy, me voy con él.

Martín me ha dicho que me iba a nombrar

la "princesa de las cacerolas",

y de lo cual me he sentido supercontenta.

Me pido Martín y me dejo a Pepe.

-Claro que sí, hay que defender tu plato.

-Hombre. -Por encima de todo.

-Claro.

Está buenísimo.

El siguiente plato que va a probar nuestro jurado...

es el de Eva.

Calabacín a la plancha,

para que esté dúctil y poder meterle la yema de huevo,

haciéndole una especie de ravioli vegetal,

luego le he puesto un poco de tocino, también muy fino,

machacado con la maza,

y jamón y un poquito de queso de cabra.

-Te hemos visto con una rapidez, con una elegancia,

moviéndote por la cocina que yo decía: "ésta es profesional",

y me dicen: "que no, que no es profesional".

Oye, pues me he quedado alucinado. -No somos gemelas, soy una,

pero muy nerviosa. -No, no, una, claro,

como tiene que ser, además, en la cocina hace falta nervio.

-Está cremosita. -A ver.

-¿A ver?

Espectacular.

Increíble. Venga, vamos a probarlo.

Impresionante.

Lo único que puedo hacer es felicitarte.

-Muchas gracias. -El que haya gente

con la ilusión que tenéis vosotros de cocinar

como nos estáis cocinando hoy, para la profesión es un orgullo.

Creo que la mezcla de sabores está muy acertada,

aparte, que me imagino que improvisada.

Sí. Porque Eva es así,

en un minuto crea...

En fin, enhorabuena. Muchas gracias.

Creo que, los piropos de Berasategui,

acompañados de los que, algunas veces,

ya me han dicho también el jurado,

me dan aliento, alas y de todo para la recta final.

El último plato que el jurado va a probar

es el de Cerezo.

Huevo a baja temperatura

con una cremita de ajo,

que lleva unas colitas de gamba también

para dar un poco de rock and roll,

y unos costroncitos de pan, que llevan unas setitas también,

y, como base, lleva los tronquitos de las setas,

no, los tronquitos no, el tallito,

pero de la parte de arriba, no de la de abajo,

para que el pan no se humedezca. Cómo son los cocineros modernos,

¿eh, Martín?

-Vienen aquí y el menú, te traen una filigrana,

un taconazo, un esto, ¿eh?

Rock and roll. Rock and roll.

¡Todo! Esto...

-Aquí se aprende rápido.

-Venga.

Bueno, el huevo está perfectamente hecho, ¿no, Martín?

Perfecto, mejor imposible. ¿Comemos un poco de todo?

Venga.

A ver, a ver...

Está rico, está agradable, pero sí es verdad

que, yo creo, tiene un exceso de pan.

-Sí Al final,

si querías meter gambas, si querías meter setas,

pues no son las protagonistas, se pierde con tanto pan.

Y es verdad que la crema de ajo le pega a ajo, fíjate,

no podré besar a mi novia hasta... Pero, bueno, eso se me irá yendo.

En el momento que le cojas un poco de equilibrio a las cantidades,

te mejorará el resultado un montón. -Muchas gracias.

Viniendo de ustedes, incluido el jurado y del maestro,

es un honor.

Cerezo, por favor, con tus compañeros.

(Cerezo) Todo el mundo tiene fallos,

incluso, los grandes chef también cometen fallos.

Están aprendiendo,

siempre están en constante evolución.

Aspirantes,

hecha la cata, nuestro jurado, junto con Martín Berasategui,

tiene que deliberar.

Os va a decir... cuál es el mejor.

Jueces.

Gracias.

(Música de tensión)

Venga, todos al corro de la patata.

Este jurado ha decidido...

que el tercer mejor plato de esta prueba...

es el de...

Fabián.

Muchas gracias.

Muchas gracias.

Yo ya sabía que no podía ser el primero,

pero estar en el podio supone un orgullo increíble.

Estoy contentísimo.

El segundo mejor plato...

de esta prueba...

es el de...

Eva. Gracias.

(Eva) Yo me aplaudo. (Maribel) Aplaude, aplaude.

(Eva) No me sabe a poco el segundo puesto, me sabe a gloria.

Simplemente, con estar ahí

y que te digan la cantidad de piropazos

que me ha dicho Berasategui, que me ha dicho de to',

todito bueno.

(M. Berasategui) Me gustaría deciros

que ha sido un orgullo terrible estar en el jurado de hoy,

que los seis habéis sacao' seis joyas gastronómicas,

y que ha sido impresionante el concurso que habéis hecho,

estoy alucinao',

pero hay uno, entre los seis,

que se ha dao' cuenta que venía un cocinero de San Sebastián,

que ha nacido al lao' de la mar...

Pues, el ganador del concurso de hoy...

es Juan Manuel.

(Aplausos)

¡Dame un abrazo!

-¡Dame un abrazo! -Martín.

(José David) A ver, el plato de Juan Manuel

ha sido un plato menos arriesgado,

pero sí, claro, Martín es de la tierra,

el pilpil estaba bien hecho,

y, bueno, pues le ha encantado.

(Martín) Me alegro mucho.

(Juanma) Sabía que Martín es una persona

que vive en la zona del norte, pero mi plato no lo he hecho

pensando que iba a ser de la zona,

sino que era algo que se ha producido en mi cabeza,

y digo: "voy a realizar esto", y ha sido lo que he realizado.

-Si muchos profesionales sabrían

de la calidad que tenéis vosotros cocinando,

del empeño que tenéis, de la fuerza, de esa energía,

de esa perseverancia que habéis tenido cocinando,

hoy, a la noche, estabais en la cocina de muchos profesionales,

los seis. (Todos) Gracias.

(Martín) Y ánimo, ¿eh? (Eva) Para siempre, gracias, chef.

(Martín) Los seis, unos campeones. (Maribel) Gracias.

(Varios) Gracias, gracias.

Adiós, Martín.

Hoy ha sido el día del amor,

ha venido Martín Berasategui, ha venido Lucio,

ha habido un buen rollo...

Creo que Pepe está estresao', tiene que venir más Martín Berasategui,

y creo que necesita unas vacaciones.

Juan Manuel, enhorabuena,

eres el ganador de esta prueba de presión,

y el único capitán, de momento.

El nombre del segundo capitán...

lo conoceréis en la prueba por equipos,

una prueba en la que os esperan paladares muy refinados

y una gran sorpresa.

Nos vemos en la prueba por equipos.

(Eva) Cada vez que me dicen

eso de empezar a cocinar para gente superimportante,

yo me cago la pata abajo.

Y encima tenemos que ir superarregladitos,

que no tengo ropa pa' ponerme ya,

porque creo que lo arreglao' es lo que llevaba hoy.

(Música)

-El siguiente, por una persona muy trabajadora,

a Cerezo.

-No sé lo que pasa por la cabeza de Juanma.

La forma que ha hecho los equipos tienen pinta que me quiere echar.

Me ha quitado a Eva, a Cerezo...

-Sinceramente,

mientras que pueda hacer mi elección de equipo,

José David no estará en mi equipo.

Una persona que se cree más que nadie, no me cae en gracia.

No puedo trabajar con él. José David, Fabián, Maribel,

vosotros seréis el equipo azul, y vuestro capitán será

quién decida Juan Manuel.

El capitán del equipo azul será...

José David.

(Cerezo) Esto es un Alonso, Hamilton; un Barça, Madrid;

es...

No cabe duda que José David le sobra a Juan Manuel.

Le tiene un poco de miedo y se lo quiere cargar.

Juan Manuel, sé que eres un tío listo.

Yo, si fuese una competición para ganar,

elegiría a Fabián o a Maribel. ¿Sabes qué creo?

Que quieres ganar a José David. Puede ser.

(José) Juanma es más pillo de lo que parece.

Yo creo que tenía muy claro las cosas,

cómo lo quería hacer.

Quiere demostrar que lo hace mejor que yo,

y a lo mejor, por ese motivo me ha dejado como capitán.

Quiero ganar esta prueba para darle a José David un escarmiento.

Aspirantes, hoy por primera vez en MasterChef,

formaréis parte de un equipo de cocina profesional.

¡Guau!

Dirigido por el chef del Casino de Madrid.

Un enorme cocinero que atesora dos estrellas Michelin.

Que ha diseñado el cóctel de esta velada.

Os asignará parte de las tareas

y os supervisará en las cocinas.

Qué bien. -Muy bien.

Fenomenal. Es Paco Roncero.

(Música)

-Bravo. (Maribel) Bravo.

Paco. Bienvenidos de nuevo al Casino.

El otro día estuvimos cocinando juntos,

nos lo pasamos súper bien.

(Música)

Me imagino que ya sabéis qué haréis hoy, ¿no?

Hoy recrearemos las seis tapas que hicimos el otro día,

¿vale? Paco ha repartido las seis tapas

en dos grupos.

Las tapas Cibeles están compuestas por:

una de salmón marinado,

con pepino, piña, ensalada e hinojo.

Otra tapa de espuma de parmesano con gelatina de apio.

La última: un tartar de ostras con tuétano.

Las tapas Neptuno son las siguientes:

risotto de yogurt con toques cítricos.

Bogavante con sopa de aceite y pomelo.

Y la última: "chapizza" de hongos con jamón.

Cada equipo tendrá 90 minutos

para elaborar 40 tapas de cada clase.

Juan Manuel, ser el mejor de la prueba de presión

te da una ventaja, ¿qué grupo de tapas quieres hacer con tu equipo?

A mí me gustaría, y voy a hacer Cibeles.

De las tapas Cibeles, la más fácil de preparar

es la tapa del tartar de tuétano y ostras,

y la más difícil es el salmón marinado.

Dinos qué tapa va a hacer cada persona de tu equipo.

Pues el tuétano con ostras lo hará Cerezo.

El salmón lo hará Eva y el cóctel lo haré yo.

Juan Manuel, has elegido para ti una tapa con dificultad media,

para Cerezo una fácil y para Eva la más difícil de las tres.

¿Por qué le das a Cerezo la más fácil?

¿No confías en él? Sí confío, pero de todas maneras,

al ser tres tapas tengo que dárselas a cualquier persona.

(Cerezo) A pesar de la tapa que me ha tocado,

que tampoco es tan fácil,

estoy capacitado para hacer cualquiera de las dos tapas.

No, cualquiera de las seis tapas. José David,

tu equipo se encargará de las tapas Neptuno.

La más completa es el risotto de yogurt con cítricos

y la más sencilla la "chapizza" de hongos con jamón ibérico.

Para Fabián, la "chapizza".

Para Maribel, el bogavante.

Y para mí el arroz. ¿Por qué te quedas la más difícil?

En este caso, creo que la "chapizza"

la puede hacer muy bien Fabián, que es muy metódico.

Maribel, con los bogavantes creo que se lleva bien.

A mí, los arroces, pienso que se me dan bien.

Entonces, has sido pensando en el conjunto del equipo.

(Maribel) Dice, yo me llevo bien con los bogavantes.

Por Dios, me llevo bien con los bogavantes.

Es dificilísimo. Hay que sacarlo todo con una exquisitez,

que a lo mejor, y no sé si sabré. José David,

¿cómo te sientes con tu equipo? No sería el equipo elegido,

pero me parece muy buen equipo.

(Maribel) Tampoco le hubiera elegido porque es muy suyo,

y con él... he trabajado dos veces

y las dos veces he perdido. Paquito, muchas gracias,

y nos vemos en las cocinas. Nos vemos.

Hasta luego.

Hasta ahora. -Hasta luego.

(Música)

Hoy seremos nosotros, el jurado de MasterChef,

los que vamos a juzgar vuestro trabajo.

Los ganadores tendrán una recompensa,

además de seguir en MasterChef.

Compartirán mesa y menú con el primer cocinero español

que consiguió una estrella Michelin

para la cocina japonesa en España.

Ricardo Sanz os espera en su restaurante Kabuki, de Madrid.

Es un sueño poder estar junto a Ricardo Sanz,

y bueno, a luchar más fuerte aún para intentar estar ahí.

Aspirantes, antes de empezar,

tenéis que descargar el camión.

Debéis ser cuidadosos con las cantidades

porque el proveedor de alimentos de MasterChef

dona el excedente de productos a Cáritas.

Equipo rojo, equipo azul,

los 90 minutos empiezan ahora.

El equipo rojo elaborará las tapas Cibeles.

Su capitán, Juan Manuel, hará la tapa de dificultad media:

espuma de parmesano con gelatina de apio.

A Cerezo le ha asignado la más fácil:

tartar de tuétano de ternera con ostras.

Y para Eva ha elegido la más difícil:

salmón marinado con ensalada, piña e hinojo.

Las tapas Neptuno son del equipo azul.

José David, su capitán, hará la más difícil:

el risotto de yogurt con cítricos.

A Maribel le ha reservado la tapa de dificultad media:

bogavante con sopa de aceite y pomelo.

Y ha asignado la más fácil a Fabián:

la "chapizza" de hongos con jamón.

Veremos cómo se defienden nuestros aspirantes

con lo que les han asignado sus respetivos capitanes.

¿Dónde están los bogavantes?

-Venga, esto va por aquí. Esto va por aquí...

Dame un cuchillo.

Tú haces... -¿Sal gorda no tengo?

¿Dónde tengo mi cacerola? ¿Cómo se le pone más fuego?

José David, Chef.

en esta prueba no sólo tienes que ganar,

es que tienes un rival... Un rival duro.

...que va a por ti. Un rival muy duro.

Juan Manuel va fuerte. A pesar de que Juanma

ha jugado muy bien sus cartas, le voy a demostrar quién soy yo.

Voy a hacer un arroz increíble y hasta voy a ganar.

Para hacer la espuma de parmesano,

lo primero que hay que hacer es cortar el queso en dados.

Después, levantar la leche e infusionar el queso

durante 20 minutos.

Añadir la nata, ponerlo en el sifón,

y dejar reposar en la nevera. Vais bien, ¿no?, chicos.

Para la gelatina de apio

hay que blanquear el apio, licuarlo, y después,

mezclar con las hojas de gelatina para que cuajen las copas.

Además, hay que preparar una mermelada de limón,

únicamente con la piel del limón picada muy fina,

los gajos y el azúcar.

Mezclarlo todo y esperar a que se caramelice.

Es un día para lucirse, para hacerlo bien,

para correr y para decir, yo puedo ganar MasterChef.

Si no... Os dejo a vosotros

que veáis cómo va la coordinación del equipo,

porque me voy fuera con la gente porque así me ocupo de ellos.

Ciao, guapa. Hasta luego.

Hasta luego.

(Música)

¿Sabes qué es lo peor del mundo, Cerezo?

¿El qué, Chef? Comerte una ostra con cáscara.

Sí, sí. Lo importante es que,

una a una, las toques, le quitas la cáscara a todas.

Que no tengo sitio. Maribel, ¿estás contenta

con el bogavante? Me ha tocado lo más difícil.

(Música)

Me estoy liando con la piel. ¿Cómo andas?

Esto no se puede así, ¿verdad? Estás peleándote con la piel.

¿No es más fácil que cojas y de aquí para acá...

y que le puedes dar fuerza... así?

No te lo voy a hacer, pero... No, sí.

Totalmente.

Esto...

¿Qué vas a hacer? ¿Cómo es la receta?

Primero las cabezas. Luego hacer un caldito

y luego con santana, que no es el del tenis,

que es... (Ríe)

No nos riamos que sabes qué me pasó...

-Venga, Maribel, vamos ahí. -Calla, que hablo con el chef

-En una prueba tan complicada como la de hoy,

no entiendo demasiado la actitud de Maribel,

con su forma de desconectar. En mi opinión no hay que hacerlo.

Cuéntame las partes que lleva la receta, exactamente.

Mi receta es el risotto con suero de yogurt y puré de albedo de limón

Lleva un risotto, el sofrito tradicional,

con un poquito de ajete, un poquito de chalota.

Luego se echa el arroz, se rehoga un pelín,

y luego echamos el suero de yogurt.

-Muy buenas, Paco.

Estoy haciendo ahora la infusión de la leche

con el parmesano.

-¿Con esto tendrás suficiente para 40?

-Hombre, yo he echado medio kilo.

-Te van a salir 20, 25 raciones.

-Lo que sí puedo, a lo mejor, rectificarle,

echarle un poco más de leche

y un poco más de pan. -Vas a tener sabor.

Aspirantes, llevamos 20 minutos cocinando,

-Oído, chef. ¿oído?

-Venga, vamos chicos. -Vamos.

-Cago en la mar.

Lo tendría que haber dado pelado.

Te digo una cosa de Maribel... Ha visto...

Maribel, no sé con qué abre el bogavante,

pero le está saltando todo a la cara

y parece que tiene pecas blancas.

Alex, ¿dónde está? Que no lo veo.

Me he picado el dedo.

Necesito un cacito.

-¿Qué tal? ¿Cómo vas? -Todo bien.

Ya están los boletus allí

y pienso pegarle un golpe de calor a esto.

-Para que esté con el aceite... -Con el aceite.

-No lo acumules. -Mejor no acumularlo.

-Hazlo en dos plaquitas mejor, le das un golpecito

y lo controlas mejor. -Perfecto, muchísimas gracias.

(Música)

-A mí me gusta mucho Fabián.

Es más jovencito y me da mucha ternura.

-A mí me gusta Juan Manuel porque es paisano de mi padre.

-A mí se me da bien todo: la carne, el pescado...

-Sobre todo, el tío contó una historia de su padre y tal...

-Mi padre era la persona que más quería,

y es la persona que me está haciendo luchar,

que me dijo, vaya palabras: "Lucha por un sueño

y lucha hasta el último momento".

A ver, Juan Manuel, la espuma. Echo 400 de leche,

400 de parmesano y 400 de nata. Te recomiendo que esto vaya aquí.

De acuerdo, vale. Métele caña.

No sé si podré hacer ganchillo.

Cómo me duele.

No tengo ni fuerza, ya.

Trabajar como hoy, no sé si he trabajado nunca,

porque me han dado la parte más dura.

No puedo hacer fuerza una semana.

-Pero qué actividad hay aquí. (Maribel) Ay, hola.

Hola, Carmen. -¡Maribel!

-No te acerques, mira cómo estoy de sucia.

Estás estupenda, estás guapísima. -No sabes qué ilusión me hace verte

-Quita. Para atrás, por favor.

Estaba partiendo los bogavantes.

En ese momento tampoco estaba para muchas flores,

porque digo, le meto un cate

y le pongo un bogavante de sombrero a la señora.

-Yo soy fan de todos vosotros. -Muy bien.

-Pero tú, Maribel, me tienes loca.

Cerezo, ¿dónde está? A ver. -Aquí estoy, aquí.

-Cerezo, que tú eres un crack, y el rey del puré.

-Y de la tarta. -Bueno, la tarta estaba...

riquísima. Me marcho.

Estamos esperándoos como agua de mayo.

-Venga, venga.

-Seguro. -Venga.

-Hasta luego. -Hasta luego.

(Maribel) Me encantó verla porque pienso,

es una señora que me encanta cómo viste,

me encanta cómo se... cómo se desenvuelve.

Me gusta mucho.

-Venga, chichos, ¿vais bien o qué? -Sí.

-Pongo lo complicadito.

La receta de Maribel

es sopa de aceite oliva con bogavante y pomelo.

La capa de abajo es un aceite de oliva emulsionado

con el caldo de bogavante y ligado con chantana,

que es un espesante.

Encima un taco de bogavante y tres taquitos de pomelo,

que le dará el contrapunto.

Tabasco. -Tabasquito.

Cerezo está preparando un tartar de ostras y tuétano,

y mezclar a partes iguales de ostra picada y tuétano.

El tartar lo aliñará como un stick de carne.

Va a poner: una salsa tabasco, una salsa inglesa,

chalotas, cebollinos, yema de huevo, aceite y bien aliñadito.

Mada. Le quedará muy rico, ¿verdad, Cerezo?

Sí, chef. Oído.

Oído, chef.

¿La salsa no se marina hasta el momento de...?

No se marina esto ni nada.

-Como te lo pone ahí, Cerezo. No sé cómo va eso.

Cerezo me da más miedo que una mona verde.

Es un palto de cortar muy limpio

y Cerezo está yendo algo a lo bruto.

Vale.

¿Te gusta tocarme? ¿Puedes hablar sin tocarme?

Sí, hombre.

Hombre, Maribel, ¿cómo estás? -Ay, hola.

Mira, Colate. -¿Qué tal?

-¿Qué tal? -Maribel, tienes las gafas...

¿Te limpio las gafas? -Algo sucias.

-¿Te limpio las gafas? -Hazme el favor.

Tienes que lavármelas. -¿No puede ser con un papelito?

-No, tienes que... Soy muy exigente para eso,

si no, no veo. Tienes que lavármelas bajo el grifo,

por favor.

Cuidado, ¿eh?, que sin gafas no soy nadie.

Es muy cercano. Es una persona que parecía familia mía.

¿Qué tal estás? -Yo bien.

-Te veo fantástico y muy moreno, ¿vienes de Miami?

-Sí. -Cómo vives, nene.

A Pepe le toca un montón las pelotas que lo cojan...

Vale.

Colate, ¿cómo ves al equipo rojo? Veo al equipo rojo muy concentrado,

muy... muy... Demasiado concentrado,

no te hacen ni caso. ¿Sabéis quién es este señor?

El hermano de Samantha. Aquí tengo enchufe.

Qué calor da, más que la cocina.

No me hagas reírme, estoy sudando aquí como un demonio.

Qué, Colate te trinca y no pasa nada, ¿no?

Veamos, hay demasiado toqueteo en esta cocina.

Estoy sudando aquí... No me...

Os lo pido, por favor. No, no.

Oh.

Gracias por venir a las cocinas de Paco Roncero.

Gracias por venir a MasterChef.

Un placer. Muchas gracias a vosotros.

Bueno. ¡Suerte! Muy bien.

-Gracias, gracias. Oye, ya nos vemos.

Aspirantes llevamos 70 minutos cocinando.

Nos quedan sólo 20 minutos para terminar. ¿Oído?

-¡Oído! -Oído, chef.

-Chicos, ¿cómo vais? ¿Lo llevas tú bien, Eva?

-Necesito que pruebe esto. -Venga, trae para acá.

-Esto es la salsa de yogurt curry. -Perdón, tengo que destrozar esto.

-¿Has echado vinagre? -Sí. ¿Más?

-Está potente de vinagre.

Eso lo tienes que cortar a máquina. Ya puedes correr.

Sí. No llegas. Vuela.

Sí. Nunca había partido tanto jamón en mi vida.

-¿Cuál de ellos preferirías?

-Yo tengo tres que me encantan. -¿Ah, sí?

-Cerezo, porque me hace mucha gracia el personaje.

Fabián, porque me produce mucha ternura

lo jovencito que es.

Y luego Juanma, me parece un tío que se esfuerza mucho.

-Yo tenía unas ganas de este programa de MasterChef.

Digo: "¿Ay! Qué bien, porque así aprendo mogollón".

Aspirantes quedan diez minutos para terminar de cocinar. ¿Oído?

-Oído. -Oído.

-Me cago en la leche.

-Necesito batir. Tú también. -¡Ay! Corre, corre.

-Ahora tengo que poner a calentar esto.

¿Esto es el aire?

No es aún el aire. No le eché lecitina.

Es sólo lo... No es aire ni nada. No te preocupes, no te preocupes.

¿Has probado?

Pero sólo lleva lo que pone en la receta.

Sí, pero antes tienes que probarlo, ¿no?

Sí. ¿Cómo lo ves?

Que le falta sal, pero un huevo de sal.

Falta sal, falta incluso unas gotitas de limón.

Exactamente. Gracias, chef.

-Fabián. Vete marcando los boletus a la plancha...

Fabián. ...en una sartén ya.

-Voy fatal. ¿Qué te queda?

Voy fatal de tiempo. Eso digo, no llegas.

Voy fatal de tiempo. Lo sé.

¿Con estos hongos tenemos?

No, chef. No de verdad que no, chef.

-Venga, Fabián, que tú puedes. -Que lo estoy intentando de verdad.

¿Ya estás cocinando el salmón? Sí.

¿Cuánto nos queda para sacar eso? Ya está.

¿Sí?

Suerte.

Vamos a ver, vamos a ver. ¿Dónde están las sartenes?

¿Las sartenes?

Quedan diez minutos. ¡Joder!

-¡Epa! ¡Torero!

Mucho Pocho, mucho Pocho. ¡Eh! Buenas tardes a todos.

¿Cómo estáis? -Muy bien.

-Por favor. ¿Cómo estás?

Enhorabuena por invitarme. Y gracias por venir a MasterChef.

Qué bien te veo. ¡Qué bueno!

Mi amor, lo haces muy bien. -¡Ay! Hijo.

-Lo haces muy bien. -No lo hago muy bien.

-¿Cómo que no?

Tira pa' delante con todos tus huevos.

-Tengo ovarios, no tengo huevos. -Pues dilo. ¡Olé!

-Venga, Maribel. Vamos. -Calla. Otro.

Venga.

-Hola, chicos. -Hola.

-No, no. -Oye, hago el aceite.

-Enhorabuena por la oportunidad que tenéis en la vida

y lo guapos que estáis en la tele. -Me parto de risa.

-¿Qué, te gusto? -Venga, venga. Vamos.

-Pocholo.

-¿Qué pasa?

-Esta noche nos vamos de fiesta.

-De fiesta, ¿no?

Pocholo está como una regadera.

¡Qué bueno!

-¡Uy! ¡Uy! ¡Uy! Un grito de guerra.

¡Uy! ¡Uy! ¡Uy! (Todos) ¡Uy! ¡Uy! ¡Uy!

-¡Uy! ¡Uy! ¡Uy! -Vámonos de fiesta.

-Fundamental. No, no. -A la guerra, a cocinar.

-Chao. A la orden.

-Cerezo, si va a montar aquí,

por favor, no me dejes tanta mierda.

-Te quiero. -Te adoro.

-Te compro un loro.

-Venga, que tenemos que irnos de cena.

Cerezo.

Yo creo que el aliño es supercañero

¿Ah, sí? y es un aperitivo difícil de comer.

Buenas noches a todos. Es un honor para MasterChef

que nos hayáis dejado formar parte de esta fiesta

que inaugura la temporada de verano madrileña.

Nuestros aspirantes os están preparando un cóctel

que vais a disfrutar en unos minutos

y que de verdad, espero que os guste.

Hoy tenemos en MasterChef

a una auténtica joya de la música británica.

Y hoy presenta su disco en primicia en nuestro programa.

Con todos ustedes, Gabrielle Aplin.

Summer comes and winter fades.

Here we are just the same.

Don't need pressure, don't need change.

Let's not give the game away.

Just please don't say you love me

because I might not say it back.

Doesn't mean my heart stops skipping

when you look at me like that.

There's no need to worry.

Fabián, tienes la tapa más fácil y no llegas.

Voy a tener que pedir ayuda. No, no, no.

Sí, tengo que pedir ayuda al equipo de Paco Roncero,

si no, no llegáis. Lo saben, ¿no?

Lo sé, chef. Lo sé. Lo estoy intentando.

Just please don't say you love me

because I might not say it back.

So please don't say you love me

because I might not say it back.

-Gracias.

-¡Bravo!

-Lo siento, Javi. De verdad que lo siento.

-Venga.

-He tenido un mal día y ya está.

-Venga, tío. Venga, tío.

Cerezo, dame esa salsa, por favor.

Gracias.

¿Lo has probado tú? Sí, por eso te lo digo.

Supercañero. Y pica como un demonio, ¿eh?

Y pica como un demonio. La ostra no existe.

¿Hay ostra aquí? Sí.

Anulado completamente.

Aspirantes, quedan tres minutos para dejar de cocinar. ¿Oído?

(Todos) Oído. -¡Ay! Que me quemo.

Alguno del equipo azul no llega ni por asomo.

Cierto, que si alguno del equipo rojo no ha trabajado bien,

igual tenemos que cambiar el sistema.

Y no que pierda un equipo,

sino las tres peores tapas del día de hoy. ¿Te parece?

A mí me parece genial.

Señores, aquí no os salva el grupo.

Cada uno asumirá sus errores.

Aspirantes, visto como van las cosas,

cambiaremos la manera de penalizar a los perdedores.

Será de manera individual. No, por Dios.

¿Oído? (Todos) Oído.

Fabián debería haber hecho,

porque aún no lo ha acabado, una "chapiza".

Como bien podéis ver esto es la masa de una chapata,

donde vamos a poner el queso y lo vamos a dejar fundir.

Pondremos unos hongos salteados en láminas y un poquito de jamón

y le daremos calor,

pero todavía está incompleta, no ha terminado.

Aquí tenemos la tapa de Eva. Tenemos un salmón.

Lo marinó con pasta de miso,

salsa de soja y un poquito de vinagre de arroz.

Lo ha envasado al vacío y lo cocinó a baja temperatura.

Aquí tiene una ensaladita con pepino, con piña

y una salsita de yogurt, aliñada con curry.

Y lo terminará aliñando con un aceitito de anís.

Aspirantes, último minuto. ¿Oído? (Todos) Oído.

Acordaros, 40 tapas de cada.

En total, 240 tapas.

(Todos) Oído.

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno. ¡Tiempo!

Emplatamos lo que tengamos.

Tres.

-Me cago en la leche. Quita. -Venga, no te pierdas...

-Ya está, ya está.

Esto es una guarrada. Sí, lo estamos repasando.

Es que no me vale. Es una guarrada.

Mínimo dos, es que si no, no llegamos.

(Música)

¿Cerezo? ¿Sí?

Pruébalo.

¿Qué tal?

Potente. ¿Lo has aliñado a ojo?

Lo he aliñado a ojo, pero estaba en las medidas.

Si te dan una receta,

te aconsejo que la sigas porque esto...

a ojos cerrados no dices que hay ostra,

pero ni de aquí a Lima. Es un plato de ostras.

Estaba un poquitín fuerte, pero tampoco era una burrada.

O sea, era una cosa normal. A mí me ha gustado.

-He probado el tartar de ostra

y creo que se han pasado cien pueblos de perry.

Picante. Picante.

Es que a mí el picante. Te gusta.

No tanto.

Lo de la concha de antes no estaba bueno.

No tenía buen sabor, Samantha.

¿No? No.

A ver. Un pelín entero el grano.

Está crudo.

Pero no es incomestible, ¿o sí?

Comestible evidentemente no es. Está crudo.

Aceite, todo el que consumo yo al año está en el arroz.

El arroz lleva todo el aceite, una capa de aceite así.

Pruébalo, por favor.

¿Te sabe como la que hace Paco Roncero?

Pues a mí sí. Has acertado.

Tienes que coger de abajo para arriba,

para coger todos los sabores.

¡Guau! ¡Guau!

¡Guau!

Está riquísimo. Está buenísimo.

Buenísimo.

-Sabe a apio. -Sí.

-Sabe a manzana. -Sabe a queso.

-Queso. -Parmesano.

-Está muy rico, ¿eh?

¡Mmm!

(Asombrada) Es parmesano.

Es mi queso favorito.

El parmesano no me ha gustado.

-A mis hijos les encanta. Se comen como cuatro de estos.

A ver, Fabián tenías la tapa más facilita.

-Ya lo sé, chef. -Te has liado.

-Me he liado de mala manera.

Estoy superarrepentido.

-Lleva cerdo, lleva boletus, lleva jamón.

Está rico, ¿no? Está mala.

El único problema es que no la has hecho tú.

Lo intenté sacar adelante y me lié.

Pongo todo el empeño y todas las ganas,

pero llega un momento que por una cosa, por la otra...

No me llores, ¿eh? No, no, no.

Tú eres de garrote, ¿eh? Lo que pasa es que...

No, oye que intentamos enseñar y formarte

para que te metas caña tú y aprendas.

Y si te aprieto es para que saques mala leche, ¿eh?

No me llores, ¿eh?

Lo intento con todas las ganas y las fuerzas, ¿eh?

No quiero irme a la eliminación

por nada. Falta que te salga de aquí.

Gracias.

¿Está rico?

Sólo he probado esto, pero está bueno.

Pruébalo, por favor.

¿Está como la que hizo, Paco?

A mí me gusta. ¿A ti te gusta?

A mí también. Vale.

Esto es lo que más me ha gustado de todo lo que hemos comido.

-La salsa muy suave, muy bien elaborada.

-Es que me encanta una tapa saludable

y tan sabrosa como esta.

Nueve y diez.

¿Está como la de Paco Roncero? Está parecida.

Me ha encantado el bogavante, tenía un sabor especial

como un poquito a cítrico que me ha gustado mucho.

Para MasterChef y nuestros aspirantes

ha sido un honor que esta velada haya sido inolvidable para todos

y esperamos que el cóctel os haya gustado.

Pero la fiesta no termina aquí, no os vayáis todavía,

porque continúa de la mano

de nuestro Dj invitado, Fonsi Nieto.

Señores, este brindis de MasterChef va por ustedes.

Mucha gracias.

-¡Vamos, Fonsi!

(Música dance)

(José David) Me siento decepcionado con el arroz, salió duro,

un sabor que no era el que quería.

(Cerezo) Para mí ha ido bien. Me han criticado un poco

que estaba subido de tono, pero estoy contento.

(Música)

Aspirantes, tres de vosotros,

independientemente del equipo en el que estéis,

iréis a la prueba de eliminación.

Maribel, has salvado los muebles gracias a un magnífico bogavante.

Si saco este plato perfecto, no sería Maribel Gil

y no sería MasterChef, tendría un restaurante

y tendría tres estrellas Michelin, o sea, que deberían salvarme.

Fabián, lo tuyo no hay por dónde cogerlo.

No puedes estar 35 minutos limpiando dos hongos y cortándolos.

Sí, chef.

José David.

El rey del arroz.

Hoy no.

Te coges el arroz...

pensando que vas a dar la masterclass...y es un fiasco.

Juan Manuel,

has reproducido casi a la perfección

el plato de Paco Roncero.

Y...

tu pulso con este señor lo has ganado tú.

Felicidades.

Es uno de mis máximos rivales y hoy me ha ganado

y, lógicamente, me sienta mal.

A José David esto, dentro de lo que cabe,

le servirá como escarmiento.

Cerezo,

el aliño del tartar de ostra era pésimo.

Lo has hecho a ojo. Tenías una receta milimetrada.

Este jurado es muy exigente y me gustaría verlos a ellos,

es que no les gusta nada, no les gusta nada.

Y Eva, estoy convencido de que tu plato

es el que más ha gustado de sabor.

Aspirantes, por no saber gestionar

y no acabar él su propia tapa,

debe ir a la prueba de eliminación...

Fabián.

Por fallar en el sabor, que siempre es lo más importante,

y por no saber seguir una receta, está en la prueba de eliminación...

Cerezo.

Por una mala ejecución, por un mal sabor,

debe ir a la prueba de eliminación...

José David.

Espero que en la próxima eliminación

que se vaya José David, me gustaría.

Maribel, Juan Manuel, Eva,

enhorabuena a los tres, seguís en MasterChef,

y no sólo eso, sino que también degustaréis un menú

en el primer restaurante japonés de España

que consiguió una estrella Michelin: Kabuki,

y lo vais a hacer junto a su chef, Ricardo Sanz.

Gracias. Enhorabuena a los tres.

Gracias.

(Música)

Hola, ¿Qué tal? Buenos días. ¿Cómo estáis?

-Mucho gusto. -Eva...

-Hola. -Anoche habéis sido los mejores

y habéis ganado un premio, entre comillas,

de venir a ver cómo preparamos aquí, en Kabuki,

un poquito de pescado crudo.

En la técnica de pescado crudo es muy importante el cuchillo.

Son cuchillos japoneses,

necesitan todos los días ser afilados a piedra, ¿no?

Ya sacamos nuestro pescado.

En este caso mirad qué salmonete tan...

tan espectacular.

Entonces, con mucho cuidado y delicadeza,

sacad los lomos, de tal manera que el pescado no sufra.

¿Veis? He sacado un lomo y apenas hemos tocado el pescado.

Nos queda esta parte de espinas de aquí

que con cuidado,

sacamos la espina.

Solamente nos queda la parte de espina del medio.

Con el cuchillo...

damos el corte por el medio.

Y al revés.

Sacamos la espina.

Ahora cogemos nuestro cuarto

y le vamos a sacar la piel.

Y, con cuidado, vamos cortando nuestros filetes.

Solamente estamos contando a contraveta.

Vamos poniendo el pescado sobre el salmonete.

Con cuidado vamos haciendo nuestro plato de sashimi.

Cogemos nuestro nabo,

decoramos un poquito el plato,

lo decoramos con unas algas.

Bueno, aquí tenéis un plato de sashimi de salmonete,

que ahora probaréis.

En nuestra cocina intentamos hacer

una mezcla de cultura gastronómica de cocina japonesa con española.

En este caso, por ejemplo,

tenemos una de las maravillas de la naturaleza,

que es una ventresca de un atún... grande.

Vamos a cortar a contraveta.

Y en este caso le vamos a poner

un poquito de pulpa de... tomate,

un poquito de pan tostado, una punta de sal,

un poquito de aceite de oliva...

y aquí tenéis una versión del bocadillo de jamón español,

pero con jamón del mar, con la ventresca del atún,

que tiene el mismo aspecto.

Al final la cocina es creatividad y rienda suelta de imaginación,

pero siempre con control, respetando el producto,

que es lo más importante,

y estando orgulloso del producto que has comprado

y estás poniendo a tus clientes o amigos.

Muchas gracias por haber venido.

(Sintonía "MasterChef")

Creo que ya estoy acostumbrado a hacer pruebas de eliminación

aunque sea un fastidio porque algo ha fallado antes.

-Hoy quiero demostrar que no quiero abandonar "MasterChef",

que quiero seguir una semana más y que quiero llegar hasta el final.

-¿Por qué tengo que estar nervioso? Lo que sea será.

Eso está escrito, lo que digan nuestros señores.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

La prueba anterior fue un lujo,

pero también toda una responsabilidad

porque formasteis parte por primera vez

de un equipo de cocina profesional.

Los mejores fuisteis: Juan Manuel, Eva y Maribel.

Y tuvisteis el premio de asistir a una clase maestra

con el chef del Kabuki, Ricardo Sanz.

Juan Manuel, cuéntame, ¿qué fue lo que más te sorprendió?

Lo que más la habilidad que tuvo a la hora de despiezar el pescado

porque, prácticamente, ni lo tocó.

Bueno, tú eres un gran cortador. Bueno, pero...

Tú manejas bien el cuchillo. Pero hay gente que sabe mucho más

y... para cortar de esa manera hay que cortar mucho.

Nos hizo una demostración de tres platos buenísimos.

El atún parecía una pieza de jamón ibérico total,

con su pan, el tomate, bueno...

Yo me fijaba más en la presentación que lo que comía,

porque digo, a ver si se me pega algo y a partir de ahora

pues ya me... Pero, muy bien, muy bien.

Eva, ¿tú te ves ya capaz de improvisar comida japonesa o no?

Hombre, lo intentaría, pero no lo haría como él,

vamos, está claro, lo que hizo ayer era increíble.

La habilidad esa con el cuchillo yo no la tengo,

todavía no soy samurái.

Vosotros tres fuisteis los ganadores de la prueba anterior

y podéis subir a la galería

para ver cómo cocinan vuestros compañeros. Enhorabuena.

(Hablan entre ellos)

Hoy os enfrentáis a un ingrediente con el que se pueden conseguir

múltiples matices con el sabor,

desde el dulce al amargo, incluso el picante.

Un ingrediente que muchos asocian con la felicidad.

Pero chicos, es un elemento difícil de manipular.

Os enfrentáis a un juego entre lo sólido y lo líquido.

Llega el momento de las presentaciones.

Abrid bien los ojos,

afilad bien las cucharillas de postre

porque aquí está

el volcán de chocolate.

La verdad que me ha animado bastante

porque es un ingrediente que a mí me gusta mucho

y me gusta trabajarlo.

El chocolate del interior debe estar líquido

y la masa en su punto.

Para que esto ocurra debemos hacer primero

una "ganache" que es una mezcla entre chocolate y nata,

congelarla para luego meterla en el molde

y alrededor la masa de bizcocho de chocolate

que será la que nos sujete a la hora de meter al horno.

¿Entendido? (Todos) Sí, entendido, chef.

Fabián hoy es el favorito,

pero hasta los favoritos caen.

Aspirantes, levantad el paño.

Tenéis: chocolate negro, harina, mantequilla,

huevos, azúcar, harina de maíz y almendras

para hacer este volcán.

Disponéis también de frutos secos,

frutos rojos, hierbas aromáticas,

distintos tipos de chocolate,

ron, yogur y un limón para darle un matiz de sabor

a la masa de bizcocho y preparar una buena guarnición

que complemente el volcán y realce el emplatado.

Aspirantes, la clave está en el tiempo de horneado.

Un minuto de más o de menos

y vuestro volcán será un desastre.

Cuando lo saquéis del horno

tened muchísimo cuidado al desmoldar el bizcocho

porque es muy fácil que se os rompa.

Vuestra aportación personal será decisiva

para que este jurado pueda determinar

quién de vosotros será eliminado.

Aspirantes, uno de vosotros dejará de competir

en estas cocinas y tendrá que decir adiós,

para siempre, a los premios del programa.

Aunque también para los que se van, "MasterChef"

puede ser el principio del sueño que venían a cumplir.

Ya os conté que Efrén y Noé iban a realizar unas prácticas

en el Restaurante ABaC, de Barcelona,

bien, pues Clara, la última eliminada,

también va a realizar unas prácticas

y va a ser en el restaurante de Pepe Rodríguez, en El Bohío.

Me parece genial porque sabes que aunque te vayas a casa,

aún hay algo más después, puedes seguir aprendiendo,

puedes seguir mejorando.

-Al Bohío ya iré, iré una vez al mes si quiero,

como si quiero ir todos los días.

"MasterChef" es solamente una vez en la vida,

prefiero estar en la final de "MasterChef", por supuestísimo.

Atención, aspirantes,

solamente podréis hacer dos volcanes

y presentar el mejor.

Un pelín de miedo por solamente poder hacer

dos "coulants" y que bueno,

que pueda fallar uno y luego con los nervios

el otro también falle y al final... te puedas ir a casa.

Disponéis de 120 minutos para hacerlo.

Y el tiempo comienza

en tres, dos, uno, ¡ya!

(Música)

La repostería ahora es lo mío, mira, he cambiado las tornas.

¿Quién me lo iba a decir a mí?

Hay un puesto de técnico. Técnico.

Tienen que hacer un núcleo que les quede bien congeladito,

una masa de bizcocho bien hecha y que cuando introduzcan

en el molde el bizcocho y el núcleo que quede bien centrado

porque si está descentrado tocará las paredes

y será fácil que reviente y que no quede bien.

Y siguiendo, las ganas es el primer paso

para que el "coulant" salga bien.

Aquí se está fusionando la nata con ralladura de lima

para darle un toque especial.

Lo que me falta para terminar la "ganache"

es poner la nata aquí dentro, se derretirá el chocolate,

y vamos a batirlo con unas varillas

y ya estará la "ganache" lista.

Hoy somos tres contrincantes fuertes, duros y... bueno,

no me quiero ir por nada del mundo.

Madre mía.

Venga.

El problema es que tienen que hacer

un núcleo bien congelado,

y si el núcleo no está duro, lo manipulan mal...

Madre mía, qué nervios lleva el Cerezo.

Aspirantes, habéis consumido la primera media hora

de vuestro tiempo, os queda una hora y media.

Venga.

-He llevado la "ganache", y ahora estoy separando

clara de yemas para hacer el bizcocho.

Se me ha metido un poco de... de yema, fuera.

-Hoy lleva un tejemaneje con las yemas el Cerecito...

Jopelas, con el Cerezo y las yemas.

-Esto es mejor con la mano.

Y aquí... y patapán.

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete.

-Fabián, hoy lo estoy viendo trabajando seguro.

No lo estoy viendo nervioso.

-A ver, es su fuerte.

-Ya, pero que, aunque fuese su fuerte,

estaba más nervioso. Lo veo ahora más...

-Está madurando aquí, el pobre.

-Está madurando, se está haciendo un hombre.

(Música)

Ahí.

-¿Cuánto lo has puesto? ¿Un minuto?

-Ve tirándolo, tío.

Sácalo, comprueba que esté la textura,

y cuando esté listo, pues lo sacas, tío.

Venga, más cosas.

José David, Fabián y Cerezo luchan por seguir en el programa.

Puedes ver sus mejores momentos entrando en la página web.

Y si lo que quieres es compartir y comentar los vídeos del programa,

puedes hacerlo gracias a la aplicación gratuita

de "MasterChef".

Sólo tienes que pulsar "compartir" desde tu móvil o tableta.

Además, podrás ver si tus vídeos

están entre el ranking de los más populares.

Es así de fácil.

Dos...

Él a lo bestia, todo de golpe.

Hala, hala, todo de golpe.

Yo, dentro de los ingredientes, creo que hay unas pequeñas trampas

que a lo mejor cae en ellas,

que es el fruto seco y el chocolate blanco, que sería...

Y la lima, porque una naranja sí...,

Sí. una lima... cuidao'.

Fabián. Hola, chef, ¿qué tal?

Bueno, estoy haciendo un "coulant",

el "coulant" de chocolate, y luego la "ganache"

le he puesto un pelín de ralladura de lima,

infusionada con la vainilla. Pero...

Eres consciente que no todos los cítricos son iguales.

Lo sé, lo sé, lo sé.

Entonces, para la parte de fuera,

va a hacer un coulis de frutos rojos con una crema

que voy a hacer ahora en un momento

con yogur, azúcar y un pelín de ralladura de lima,

por eso la ralladura de lima dentro,

ahí está la conexión.

Voy a hacer un coulis, un brochetazo de coulis,

y luego le voy a poner la fruta fresca

porque quiero también

que se note el frescor propio de la propia fruta.

Entonces le voy a poner el yogur,

una puntita de yogur, y la fruta fresca encima.

Así va a ir... cuatro toques.

El día que transformes toda esa verborrea gastronómica

en talento para cocinar, nene, nos vas a retirar a todos.

No me digas eso.

(Ríe) Jolín, madre mía.

(Música)

Hola, chef. ¿Qué tal, José David?

Aquí me pillas, liado un poco. ¿Sí?

Ya está todo mezclado y ahora falta mezclar con la yema

y con el resto de sólidos.

¿Le has metido algún toque diferenciador o no?

No, el toque se lo meteré fuera, no quiero fallar con el "coulant",

luego el resto ya veremos lo que hago,

alguna locura, pero bueno, en principio el "coulant"

lo quiero dejar tal cual.

¿Y qué tienes pensado para ponerle alrededor?

Quiero hacer un consomé de frutos rojos.

Quiero embasar al vacío

los frutos rojos con un poco de azúcar,

cocerlo lentamente

y conseguir un jugo transparente de frutos rojos.

Luego también estoy infusionando un poquito de especias

para macerar unas fresas,

y por último, lo que haré será ponerle un poquito de yogur

con una ralladura de lima y algo de azúcar.

Uy, uy...

-Con José David ha pasado una cosa curiosa,

y es que los dos hemos hecho la misma salsa.

O sea, los dos hemos hecho

una salsa de yogur con lima y azúcar.

Un poco extraño.

Que puede ser que en algún momento,

mientras yo le explicaba a Jordi el plato que iba a hacer,

pues José David pusiese el oído

y decidiese cambiar algo del plato.

Es que me parece muy extraño que justamente sea exactamente

la misma salsa de yogur, ralladura de lima y azúcar.

O sea,¿que somos tontos o qué?

En una eliminación de tres personas

¿dos personas que hacen la misma salsa?

Algo pasa, aquí no hay casualidades.

José David en postres tampoco es Dios.

O sea, que José David se va a comer un colín.

¿Qué tal, Cerezo? Aquí estamos.

¿Qué tipo de guarnición vas a hacer? Cuéntame.

Voy a hacer un coulis de frutos rojos.

Coulis de frutos rojos.

Voy a añadir alguna frutita más y estoy pensando en hacer,

a lo mejor, algo con un ron con pasas y a poner una base

con algo picadito de pasas, también que tenga algo de...

Pero todo para evaporar el alcohol.

Tienes dos contrincantes fuertes en pastelería.

Sí. ¿Crees que les vas a ganar?

Espero que sí, porque... no me quiero ir a mi casa

ni con agua caliente.

Aspirantes, ya ha pasado la mitad del tiempo,

os quedan 60 minutos.

¿Ves? Ha puesto el horno ahora. Está tonto.

-Bueno, tiene una hora para calentarlo.

Tiene que estar los últimos diez minutos...

-Yo el horno es lo primero que pongo

cuando entro a la cocina, lo utilice o no lo utilice.

(Música)

-Mira el tío ahí que fenómeno.

Qué fenómeno, y las va a juntar las dos creo ya.

Elaborada la masa del bizcocho, se coloca en un molde,

se pone en el centro el núcleo ya congelado

y se cubre hasta rellenarlo.

Una vez montado se le da un golpe de frío

en el congelador antes de meterlo en el horno.

¿Qué ha pasao' aquí? Hoy me parece que se va otro.

Ya tengo el "coulant" en el congelador

con su núcleo dentro,

y bueno, ahora estoy haciendo

lo que son los acompañamientos del "coulant".

Estoy garrapiñando algunos frutos secos

para decorar un poco...

Jolín, qué bueno.

Voy a hacer una salsa de ron con pasas

que voy a poner abajo.

Ya veréis qué chulo y que guay.

Espectacular.

Así lo vamos a dejar, con pepitas y todo.

Vamos a dilatar unas fresitas, les voy a poner un poco de ron...

Un poquito más.

Esto van a ser una lluvia de pistachos.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 30 minutos.

Uf, qué bien huele esto.

Esto va a ir, pero que ya.

¿Los meto ya o no?

(Suspira) -Tranquilo.

-Allá voy.

Voy a fundir chocolate.

El chocolate blanco es para la base de mi "helivolcán".

-¿Qué es eso?

-Ay, por favor, qué susto.

¿Y de dónde ha sacao' los huevos? -¿Por qué lo hace ahí?

-Pero si es que huele a quemado.

-Se me ha quemado. (Suspira)

Por favor.

-Voy a repetir una cosa, se me ha quemado una cosita,

pero no pasa nada...

Aspirantes, últimos 15 minutos.

¿Pero qué quiere hacer ahí?

Uy, uy, uy, él quiere hacer... sin atemperar y sin nada.

-Ah, míralo, míralo, míralo.

-Bueno, tranquilo.

Últimos diez minutos.

Deberíais ir quitando ya el molde para poder emplatar.

(Suspira)

Mira Cerezo qué atrevido.

-Mira.

No. -Me cago en todo.

El primero se ha roto.

-Madre mía.

¡Aspirantes, últimos tres minutos!

Aún veo volcanes sin desmoldar.

(Suspira)

Ahí va... A tomar viento, no pasa nada.

Se la ha jugado todo, se la ha jugado todo a una carta.

¡Ay!

Bien, bien, bien.

Hostias.

Diez segundos.

Venga, Fabián.

Cinco,

cuatro,

tres,

dos,

uno, ¡tiempo!

Manos arriba.

(Aplausos)

Va, Fabián.

-¡Venga, campeón!

Aspirantes, ha llegado el momento de la cata,

como sabéis lo primero que hay que hacer es cortar el volcán

para ver si el chocolate está en su punto justo,

así que, os pido, por favor, a los tres que os acerquéis.

A ver el de Fabián.

Y por último el de Cerezo.

El primer plato que probará el jurado es el de José David.

Los aromas los he puesto fuera,

he hecho un yogur con un pelín de azúcar y algo de lima.

Luego he envasado al vacío unas fresas

con un poquito de pimienta rosa, un poquito de vainilla,

un poco de canela para coger todo el aroma.

Bueno, creo que está claro que de cocción es el mejor.

La proporcionalidad con el núcleo

le falta un poquito más de chocolate en el centro,

por lo demás es un buen trabajo. Gracias, chef.

Creo que está elegante, la pincelada de chocolate,

las fresas un poco como... las flores.

Desde luego de presencia era el más bonito.

Gracias.

Al abrirlo me ha desilusionado un poco,

ya te digo, que creo que hay que arriesgarse,

has ido por lo fácil.

Lo dejo que se haga un poquito más y no me arriesgo a que se caiga.

Entiendes, ¿no? Sí, chef. No se podía romper hoy.

Está rico, sabor a chocolate intenso.

Muy bien. Gracias, chef.

Le va perfecto el yogur,

un poco más de lima no le hubiera pasado nada.

Y con respecto a la cantidad de chocolate, más yogur.

Sí. Soy un vicioso del chocolate.

Sí, yo también.

Por mí te lo puedes acabar, si quieres, no tengo prisa.

Tengo trabajo.

El siguiente volcán que probará el jurado es el de...

Fabián.

Ay, pobre Fabián.

¿Cómo estás?

Decepcionado con mi "coulant".

No creo que por sabor, pero desde luego, por presencia.

Has arriesgado muchísimo con la cocción,

has querido dejar el interior... Que se deshaga.

Muy líquido, que es lo que hacía falta,

te has pasado y se te ha roto.

El chocolate está perfecto de textura,

justamente por estar demasiado líquido.

Me gusta tu emplatado,

me gusta el contraste de rojo con el marrón del chocolate,

que además le aporta frescor al plato.

Creo que podrías haber cocinado algo más,

tenías un montón de tiempo,

porque al final el "coulant" se hace pesado.

Te tienes que comer toda esta roca de chocolate

con algo más que te ayude a tragar, ¿dónde está?

Bueno... ¿Con esto?

Y esto qué pasa,

que se va multiplicando cuando vas comiendo o cómo.

Tienes razón, es verdad.

No te preocupes, torres más altas han caído.

Está rico el chocolate, hasta ahí podíamos llegar,

está bueno.

Fallo técnico,

pero el sabor está bastante bueno.

Gracias, chef.

Está un poco crudo.

Yo creo que te has puesto de acuerdo con José David

en la guarnición,

lo que pasa que él la ha hecho bien y tú la has hecho mal.

Cuántas veces hemos hablado de que tienes energía, potencia,

pero la usas sin control,

y a tu volcán le ha pasado lo mismo,

ha entrado en erupción cinco minutitos más de los debido.

No está malo.

Y no seré malo contigo porque quizá no te vea más.

Esa frase se me ha quedado aquí marcada con fuego,

y no hay manera de que se me quite.

Cerezo, por favor, acércate al jurado, es tu turno.

He hecho un puré de ron y pasas, que va debajo.

Luego he infusionado un poco de chocolate blanco,

que he hecho un coulis de frutos rojos.

Todo el surtido que tenías, lo has mezclado aquí casi.

Ron con pasas,

dos sabores intensos, fuertes, pesados,

que no le van a un plato pesado, y para acabar, frutos rojos.

Popurrí, demasiada información en un plato sin sentido.

Creo que tienes que ordenar un poco las ideas

para crear un plato con sentido. Gracias, chef.

Chocolate blanco, pistacho, orejones, una compota,

frutos del bosque, me dejo alguno, ¿verdad? Faltan dos.

Pero lo he pasado todo lo que son las...

Tus compañeros, chocolate, yogur, lima, algo más.

De cocción, creo que está más crudo incluso que el de Fabián.

De sabor, pesado.

Pruébalo, hazme el favor.

¿Cómo lo ves? Todo espuma, ¿no? Todo crema.

¿Por qué? Porque está crudo.

Cerezo, no sé si a Fabián lo voy a ver,

pero en un ratito me voy a mi restaurante en Barcelona

y quizá me acompañes un trozo.

Yo lo encuentro basto,

es que no has hecho una guarnición, un elemento, que digas:

"Me ayuda a comer más".

Al contrario, le echas chocolate blanco

y estoy ahora mismo asfixiado.

Cerezo, la diferencia entre el que asó la manteca y tú,

es que tú estás en MasterChef.

Vamos a ver, cómo puedes estar media hora

derritiendo chocolate en una sartén.

En un baño María, en el microondas.

Dejándolo temperar ahí, a ver si enfriaba, ¿no?

Sí.

Para luego ponerlo encima de una masa caliente.

No tiene sentido.

Era por un cambio, un poquito del color blanco

sobre negro.

Está claro que Dios tampoco te dio el don de la estética,

no te preocupes.

Te veo sonriente.

Bueno, a ver.

Tienes a los enemigos medio arrodillados.

El que ríe el último, ríe mejor.

No me estoy riendo, pero bueno.

Cerezo, puedes volver a tu sitio.

Este jurado ve matices, pero matices,

no lejanías entre platos, no es un abismo que digas: "¡Oh!"

También le han recriminado un poco a José David,

le han mirado, "Eh, no te crezcas tanto, que para ti también habrá".

Pero ha llegado el momento de la deliberación.

Jueces, por favor.

60% de ese...

(Murmullos)

Este jurado tiene muy claro

que el mejor plato de esta prueba

es el de...

José David.

Gracias.

Tenía muy metido en la cabeza:

tranquilidad, tranquilidad y tranquilidad.

Y la he mantenido desde el principio al fin

y creo que eso me ha hecho hacer un buen plato.

Aspirantes, los dos habéis trabajado bastante bien,

pero... también habéis cometido errores.

Teniendo en cuenta el punto de cocción

y la elección de la guarnición,

este jurado ha decidido

que quién debe abandonar MasterChef es...

Cerezo.

Un placer, señores. Mi casa es tu casa, cuando quieras,

saldrás fino y elegante. Eso es lo que espero.

Sólo una cosa, tu chocolate era infumable.

Yo como no fumo. Gracias por todo.

Algún día tenía que llegar.

Ya sé que suena mal, pero cuando he escuchado que se iba Cerezo,

me ha entrado un satisfacción por dentro increíble,

más que nada porque sabía que yo no me iba.

(Música de piano)

Cerezo, ya estamos en el sofá. ¿En el sofá gafe?

Éste que no te gusta a ti nada, no os gusta a ninguno, ¿eh?

No, no. No sé qué tiene, no sé si el color, los agujeritos.

Mira, tiene el color del volcán de chocolate.

Vaya.

Ese volcán que tan mala suerte te ha traído hoy.

Vaya que si me ha traído mala suerte.

Bueno, tú has luchado, ¿no? Yo sí...

¿Consideras que lo has dado todo en el programa?

Hombre, he dado todo y yo tengo, como todo el mundo sabe,

o no sé si lo saben, dos niños, entonces, tengo nostalgia de casa.

Te acuerdas mucho de ellos. Sí, la verdad que sí.

Porque de dormir con mi mujer a dormir con tres maromos

en una habitación... Hombre, no es lo mismo.

No es lo mismo. Me puedo hacer una idea.

El roce hace el cariño, pero tanto, ¿verdad?

Has añorado muchísimo a tu familia, pero también sé

que has vivido una experiencia muy gratificante

con tus compañeros, ¿no? Sí, sí, ha habido una de cal

y otra de arena, pero sí que..., son unos fenómenos todos

y me los llevo en el corazón y para siempre.

Creo que seremos amigos para siempre.

Oye, Alcañiz. Alcañiz.

Tu pueblo en Teruel, ¿cómo crees que te recibirán?

Hombre, yo creo que como a "Bienvenido Míster Marshall".

¿Sí? Por todo lo alto. Por lo menos.

Si tuvieses que elegir un momento de todos los que has pasado

en MasterChef, el mejor ¿cuál sería?

Las pruebas de exterior, no cabe duda que son lo mejor,

el día de la paella que casi se muere aquel hombre,

ver un tío en el suelo allí...

-Un golpe de calor, si es normal.

Sólo le faltaba que le hicieran el boca a boca.

-Tú, tú. ¿Eso no lo hiciste o sí?

No, eso no lo hago, aunque se muera.

Gracias, ¿eh, amigo? Gracias, gracias.

Los momentos que más recuerdo son esas pequeñas bronquitas

que hemos tenido trabajando en equipo,

pues, por ejemplo, en Burgos o en Marqués de Riscal,

que él me gritaba y yo: "¡Cállate, Cerezo!",

lo recuerdo con mucho cariño esos momentos.

¿Quién pone tiempo a esto? José David, ¿controlas tú eso?

Y le doy la vuelta a la tortilla. -Espera, pongo esto...

-Quince minutos, quince minutos.

Para, para, no te muevas que... -Ya, ya...

-Cerezo. -Con cariño, con cariño.

-Sí, sí, eso digo yo. -Con cariño, todo con cariño.

Me da mucha pena que te vayas.

Y a mí también, si quieres, me quedo.

Me da mucha pena porque nos hemos reído contigo.

Has dado grandes frases a este programa.

¿Ah, sí? Sí, sí, eso que dijiste una vez:

"Como dice OBK, de qué me sirve llorar".

Es que es verdad, para llorar ya están otros, por favor.

Otra cosa que me gustó mucho es cuando entraste en la boda,

que dijiste:

A mí lo que me gusta son las cosas finas y delicadas.

Entonces, para mí ha sido una sorpresa muy agradable.

¿Te acuerdas? Qué malos sois, ¿eh?

¿Te acuerdas de tu tarta de queso? Uf, cómo no.

La más fea de España.

De eso me acuerdo hasta más que cuando nacieron mis hijos.

Porque se caían las fresas por los lados,

pero era un truquillo,

lo tapé un poco con el coulis porque digo:

"A ver si no se dan cuenta".

Pero este jurado es avispado, es lo que tiene.

Se dieron cuenta, sí.

A ver si traen un jurado de segunda categoría para el próximo,

porque a éstos no se les escapa una.

Cuéntame un poco cuál ha sido tu inspiración.

Mi inspiración es que...

yo sí que no he visto una tarta ni en fotografía.

Tu tarta no es bonita. No.

Es fea. Es que es fea de cojones.

El hecho de tirarlo así no ha sido...

Tirarlo.

Ha sido para tapar un poco las fresas para que no...

El toque de Cerezo. El toque de Cerezo.

¿Qué te gustaría más ahora,

¿trabajar de soldador o trabajar de cocinero?

No, no, no, trabajar de cocinero cien por cien.

Vamos, no me lo pienso.

Cerezo, ha sido un placer tenerte en este programa, de verdad.

Me he reído muchísimo contigo.

Espero que sigas investigando en la cocina,

que sigas aprendiendo, para eso, ya sabes,

que nuestro patrocinador de electrodomésticos te regala

todo el material que has utilizado en este programa.

Qué bien. Para que te sigas formando,

y que nuestro proveedor oficial de alimentos te regala

tu compra del mes durante todo el 2013.

Ya tengo ganas... Esto es para ti.

Que no se acabe este año, tengo ganas.

Cerezo, cariño, dame un abrazo.

Muchísimas gracias por todo.

Pero ahora sí, tengo que decirte eso tan duro de:

"Cuelga el delantal,

porque tu paso por "MasterChef" ha terminado".

¡Ese tío!

¡Máquina!

¡Hasta luego, amigos!

Me hubiese gustado, o nos gustaría tanto a José David y a mí,

como sueño o así, que hiciéramos una final los tres, ¿no?

Los tres calaveras.

Al mal tiempo buena cara, como se suele decir.

Hoy para mí, por ejemplo, es el día de la lotería.

Porque tengo salud.

Me voy, pero con salud.

Entonces son chispas, cosas frescas,

porque si no te hundirías en la miseria.

Cerezo se ha ido,

y ya sólo son cinco los aspirantes

a ser el primer MasterChef España.

El ganador, ya lo sabéis, recibirá 100.000 euros,

publicará su propio libro de recetas y recibirá,

junto con el segundo y el tercer clasificado,

un curso en la escuela de alta cocina Le Cordon Bleu Madrid.

Chicos, ya estáis un poquito más cerca de vuestro sueño.

Perseguid vosotros también el vuestro

y sobre todo, ponedle sabor a la vida.

Hasta la semana que viene.

Vamos abajo.

Aspirantes, el ganador de esta prueba recibirá

un delantal dorado.

Este delantal significa ganar la inmunidad.

Hola, tengo el capricho de que hoy me cocinéis un ceviche.

Te dispersas y no terminas ni una tarea.

La estética está perfecta, pero con estética sólo, no compro.

Que pasen las 17 estrellas Michelin.

Les hemos invitado para que prueben vuestros platos.

Ellos decidirán quién es el mejor de la prueba.

Buen nivel, se conoce que Jordi, Samantha y Pepe

han hecho el trabajo bueno.

Sabe a trapo de... a paño.

Creemos que quien debe abandonar MasterChef es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10 - 11/06/13

MasterChef - Programa 10 - 11/06/13

11 jun 2013

El décimo programa de MasterChef arranca con el huevo como protagonista de la Prueba a presión. Un único ingrediente pero con infinidad de posibilidades para crear un plato magnífico. Hay pocas cosas mejor que un huevo en la cocina, "está bueno en todas formas".

Para guiar a los aspirantes en el reto y aportarles conocimientos sobre este gran producto, visitan MasterChef el maestro Lucio y Martín Berasategui, chef con tres estrellas Michelin. 

La Prueba por equipos tendrá lugar en un la terraza del Casino de Madrid, uno de los rincones con mejores vistas de la capital. Los equipos servirán las tapas y cócteles  de un evento muy especial con más de 100 invitados; entre ellos Lorenzo Caprile, Carmen Posadas, Ana García Lozano, Carmen Lomana y Fonsi Nieto. Además contará contará con la actuación musical de Gabrielle Aplin, número 1 de ventas en Reino Unido.

Los aspirantes trabajarán a las órdenes de Paco Roncero, chef del Casino y dos estrellas Michelin. Será la primera vez que los concursantes formen parte de un equipo profesional. Tendrán que dejar a un lado la rivalidad y ser un grupo cohesionado para que el resultado sea un éxito.

El equipo perdedor volverá a plató para enfrentarse a la Prueba de eliminación, en la que elaborarán un volcán de chocolate. Un bizcocho perfecto, esponjoso, con un núcleo de chocolate líquido que seduzca al implacable jurado. 

Tras la prueba, un aspirante será eliminado y solo quedarán cinco. La gran final está cada vez más cerca y la temperatura sube en MasterChef.

ver más sobre "MasterChef - Programa 10 - 11/06/13 " ver menos sobre "MasterChef - Programa 10 - 11/06/13 "
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 491 programas de MasterChef

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos