El talent show de más éxito de la televisión mundial. En MasterChef, los amantes de la cocina demuestran su talento ante un implacable jurado, preparando sus mejores creaciones para los comensales más exigentes. Los concursantes cocinan en las condiciones más adversas para todo un ejército o para las más ilustres personalidades en entornos únicos.

No te pierdas la segunda edición del programa.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.12/js
1911447
Para todos los públicos Masterchef - Programa 13 - 02/07/13 - Ver ahora 02h 07 min
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos

al enfrentamiento culinario del año,

la final de MasterChef España.

Es un gran día, es el día que esperamos todos.

Haced un plato que sorprenda, que nos permita llamaros chefs.

Tú no me has apoyado nunca. -¡Huy, huy!

-Jamás. -Bueno, bueno, bueno.

Pruebo esto y se me cae el alma a los pies.

Oh.

Ha pasado de ser un gran plato a esto.

Las puertas de MasterChef se abren para recibir a...

el mejor cocinero del mundo,

Ferrán Adrià.

(Aplausos y vítores)

El ganador de MasterChef España

es...

(Sintonía "MasterChef")

El que quiera aprender será bienvenido,

el que piense que lo sabe todo se ha equivocado de lugar.

El plato tiene que estar lleno de sabor,

poniendo mucho mimo en la presentación.

Partiendo de la tradición, la creatividad

y la mejor materia prima

busco la perfección en la cocina.

(Sintonía "MasterChef")

Buenas noches y bienvenidos

al enfrentamiento culinario del año,

la final de MasterChef España.

Han sido 12 semanas de competición y muchas emociones

pero, sobre todo, han sido 12 semanas de mucha cocina

y pasión.

Jueces, por fin ha llegado el gran día.

¿Cómo estás, Samantha, emocionada?

Emocionada no, emocionadísima. Yo llevo 12 semanas,

como todo el mundo, esperando este momento

y no sé si están más nerviosos ellos que nosotros mismos.

Jordi, ¿tú cómo estás?

Emocionado y con ganas de conocer al primer MasterChef España.

Pero tengo que reconocer que también tristón,

porque este primer MasterChef termina

y os he cogido un cariño a todos que no podéis ni imaginar,

incluso a ti, Pepito,

que en el fondo, en el fondo tienes un corazoncito

que no te cabe en el pecho.

Bueno.

Qué grande es mi Jordi. ¿Y tú cómo estás?

Pues yo emocionado. Es un gran día,

es el día que esperamos todos. Y además sabiendo

que nuestro ganador accederá a 100.000 euros

como primer premio,

publicará su primer libro de recetas,

su foto aparecerá impresa.

Y obtendrá el trofeo que le acredita

como primer MasterChef España.

Han sido muchos, miles, los cocineros aficionados

que se presentaron al proceso de casting.

Cada uno venía de una ciudad distinta de nuestro país,

pero todos tenían un sueño en común,

convertirse en el primer MasterChef España.

Aspirantes,

bienvenidos a MasterChef.

(Todos) ¡MasterChef!

(Hombre) Entrar en MasterChef sería cambiar de vida.

La emoción es máxima.

(Maribel) Esto es lo que he querido siempre.

(Mujer) Los sueños se cumplen y hay que ir a por ellos a tope.

Adelante el jurado.

¡Vamos!

¡Vamos!

¡Ah!

(Aplausos)

(Siguen los aplausos)

Todos vosotros pasáis a la última fase de MasterChef.

(Todos) ¡Bien!

Aquí demostraréis que merecéis estar

entre estas cocinas.

Al final sólo sobrevivirá uno de vosotros.

(Mujer) Yo prometo esforzarme y aprender y darlo todo.

Tienes minuto y medio para terminar el plato.

¿Y qué hago yo charlando tanto?

¿Quién te ha enseñado a coger el cuchillo?

Internet, la verdad.

A usted le tengo un poco de...

Uf, es que como mira siempre tan serio.

¡Ay!

Creo que tienes talento,

tienes maneras.

Voy a permitir que te subas a ese tren,

estás en MasterChef.

Ya eres un cocinero de MasterChef.

(Aplausos)

(Fabián) Los sueños se cumplen, seguro.

Los 15 mejores aspirantes fueron elegidos

para entrar en las cocinas de MasterChef.

Ahora sólo quedan tres.

Juan Manuel.

Este joven almeriense de 25 años vio como su sueño de ser cocinero

se rompió por una desgracia familiar.

De carácter templado y con gran capacidad de superación

se apuntó a MasterChef para cambiar su suerte.

Vamos al lío.

Si me pidieras venir a mi cocina a trabajar

y a pasar una temporada te dejaría pasar.

(Juan Manuel) El estar aquí en MasterChef para mí lo es todo.

¿Tú crees buena elección llevar al equipo contrario

a gente que se lleva bien, que puede competir mejor

que en tu equipo? Me gusta arriesgar.

¿Qué tipo de cocina crees que se hace en MasterChef?

Alta cocina. ¿Y esto?

En mi zona se trabaja más bien este tipo de...

De plato combinado.

¿Te das cuenta de que puedes arriesgar tu sueño?

Esto no es un juego.

Mi padre era la persona que más quería.

Y a mi madre también.

Y aunque aquí no está sé que dentro de mí va a estar.

Lucho por un sueño

y lucho hasta el último momento.

¿Vamos bien?

El único capitán que he visto mandar,

¡A todo gas! ordenar,

No me gusta cómo está saliendo. con criterio,

¡Superaros un poco más, por favor!

con talento y con orden y disciplina... Juan Manuel.

Estás refinándote.

Yo estoy encantado, Juan Manuel.

Fantástico, un buen trabajo.

Aparte de un par de huevos es un cocinero impresionante, ¿eh?

Buenísimo el trabajo, eres un pata negra, ¿vale?

Pero ese detalle de ayudar a un compañero como es Clara

a hacer lo que ella no podía...

Vemos en ti

mucha más evolución que en otros.

-El mejor de esta prueba ha sido...

Juan Manuel.

Juan Manuel.

Juan Manuel.

Primer finalista de MasterChef, enhorabuena.

Fabián.

Es de Palma de Mallorca y sólo tiene 18 años.

Ser el más joven y no controlar sus nervios

le ha hecho vivir algún que otro momento difícil,

pero su tesón y sus ganas de aprender

le han traído a la final.

¿Cómo te llamas? Fabián.

¿Qué años tienes, Fabián? 18.

Te seguiré muy de cerca y no te lo pienso poner fácil.

Enhorabuena.

(Aplausos) Bienvenido a MasterChef.

-Muy bien, muy bien.

(Fabián) Los sueños se cumplen, seguro.

No nos va a dar tiempo.

Como no le metas control a esa potencia...

¡Ay, madre!

dejarás de estar en MasterChef.

Lo que parecía en un principio una simple merienda...

De ti esperaba mucho más.

se ha convertido en un infierno.

¡Necesita reposo! -¿Qué reposo?

No me llores, ¿eh?

(Fabián) Pongo todo el empeño y lo estoy intentando

con todas las ganas y toda la fuerza.

Está rico.

Éste el Fabián que nos gustaba a nosotros.

La tarta está muy buena.

Bizcochito lo ha clavado. Ven aquí.

Felicidades. Gracias, chef.

Ya era hora de que hiciese algo.

El segundo finalista de MasterChef es...

Fabián.

(Maribel) Los años que cumples.

(Todos) ¡Seguro!

Eva.

De Córdoba, bióloga,

32 años y pura energía.

Destila una pasión y una creatividad

que aplica a cada plato.

Su cocina ha ido mejorando día a día.

Yo soy MasterChef.

¿Estás soltera?

Desde hace una semana. ¡Uh!

Que me los han puesto.

(Aplausos)

El sabor está bien, la cocción está bien,

yo te felicito.

Eres un huracán cocinando, te mueves como pez en el agua,

es espectacular verte. Gracias.

Tienes una marcha que pa' qué.

(Eva) Necesito que MasterChef me cambie la vida.

Y creo que aquí me lo voy a pasar bomba,

voy a aprender y voy a disfrutar.

Esto está de muerte.

¿Sí?

(Aplausos y vítores)

(Todos) ¡Eva, Eva, Eva!

¡Gracias!

(Eva) Pues he hecho una lasaña de verduras.

El sofrito que estabas haciendo de tomate olía desde aquí...

a gloria.

Tienes muy buena mano para cocinar.

Está muy bueno, está buenísimo.

Tiene un gusto...

Qué mano tienes para la cocina, jodía.

Gracias.

-Venga, ¡por la ganadora de MasterChef!

Durante las 12 semanas que ha durado este programa

habéis convivido con 12 compañeros

que se han ido quedando por el camino,

pero que también han cambiado sus vidas gracias a MasterChef.

Hoy, por supuesto, tenían que estar con vosotros.

Que pasen los exconcursantes.

(Aplausos)

(Eva) ¡Ay!

(Fabián) Qué fuerte, qué fuerte. (Eva) Bravo.

(Fabián) Que mis antiguos compañeros del MasterChef

estén hoy aquí pues supone un apoyo enorme

para todos nosotros.

(Eva) Al ver a mis excompañeros he sentido mucha alegría

porque yo con todos me he llevado bien,

entonces ha sido un momento muy bonito,

les tengo mucho cariño a todos.

(Juan Manuel) Diez kilos. -Oye, ¿y a mí?

-¡Ah, hola!

Es que no me había dado cuenta, corazón.

Oh, la alcachofa.

(Eva) Qué fuerte. -Ay, Eva, tía, estás preciosa.

(Eva) María, por favor...

(Juan Manuel) La verdad que me he puesto muy contento

cuando han venido todos nuestros compañeros

y nos han dado ánimos a cada uno.

(Todos) ¡Suerte, mucha suerte!

-A reventarlo, reventarlo ahí, vamos.

Aspirantes, felicidades a los tres. (Todos) Gracias.

Estáis en la final de MasterChef y os habéis ganado

dejar de cocinar con delantales y hacerlo con chaquetilla,

como los chefs.

(Fabián) Me gusta mucho, la chaquetilla me encanta.

Me queda muy ajustada, entallada, me queda perfecta.

Es más, me la tienen que regalar una vez que salgamos de aquí.

Juanma, la pregunta del millón

o de los 100.000 euros en este caso.

¿Piensas que has dejado atrás el plato combinado?

(Todos) (Ríen)

(Juan Manuel) Pues sí, vi que no era la manera más idónea

y fui poco a poco, gracias a vuestros consejos,

me fui refinando y... hasta el día de hoy

sigo refinándome. Fino y elegante.

Fino y elegante, como decía mi amigo Cerezo.

Juan Manuel, ¿qué diría tu madre si estuviera aquí?

Creo que estará muy contenta del cambio que he tenido

como persona y como..., en mi forma creativa de las cosas.

Creo que será fácil comprobar hasta qué punto tu familia

está orgullosa de lo lejos que has llegado.

Porque ellos... están aquí.

¡Ay!

(Aplausos)

-Te quiero mucho.

¡Bien, bien!

(Chica) Después de tanto tiempo sin verlo, verlo hoy ha sido...

Y verlo tan cambiado, tan guapo, tan... No sé, estoy superfeliz.

-Ay.

Por fin conocemos a tu novia, Juan Manuel.

Sí, a la princesa de mis ojitos.

(Todos) (Ríen)

Estoy atacado, ¿eh? (Todos) (Ríen)

Juana, ¿cómo es tu hijo?

Pues como lo habéis conocido, muy bueno,

un crío muy bueno, muy humilde.

¿Por qué merece ganar tu hijo?

Porque ha sido la ilusión de su vida.

Pero ya, como dijo en un principio, su sueño se truncó.

Vino una enfermedad y la enfermedad pues...,

pues se lo llevó al padre. Y entonces pues ya...

¿Qué pensaría su padre de haber llegado aquí,

a una final de MasterChef?

Pues seguramente estaría todo el día llorando,

porque era una persona muy emotiva

y estaría muy muy orgulloso de él.

De hecho si él hubiera vivido él hubiera hecho el esfuerzo,

porque nosotros hemos vivido para darle a los hijos lo mejor,

pero... se truncó en...

(Aplausos)

(Juan Manuel) Tuve que apechugar un poco en la vida

y, bueno, gracias a MasterChef

es como un inicio de una etapa, de un sueño.

(Suspira)

Fabián, ¿estás nervioso?

(Fabián) Un poquillo.

(Todos) (Ríen)

¿Te ves ganador?

Hombre, pues yo lo voy a intentar, eso está claro,

pero para mí llegar a la final es ganar.

-Muy bien, Fabián.

¡Bravo, Fabián!

-Ay, no me quiero emocionar ahora.

Fabián, si te digo que en esta prueba

tienes que elegir a un pinche entre tus excompañeros,

¿a quién elegirías?

Uf. Me quedaría con cualquiera de ellos,

sinceramente, ¿eh? Qué diplomático eres, Fabián.

¿Has visto? No, no, sinceramente,

me quedaría con cualquiera de ellos.

Fabián, tú no te has enterado, amiguete.

No, en serio. Que nos digas un nombre.

Pues, mira, pues elegiría...

Elegiría a Clara, fíjate.

Olé tú. Ole.

(Todos) (Ríen)

(Fabián) Creo que sí, que me sería de ayuda

en esta prueba de hoy. (Clara) Es mi niño pequeño,

hemos ido muy de la mano,

he intentado siempre ayudarle en todo lo que he podido,

él ha sido supercariñoso conmigo siempre.

A ver, Fabián, lleváis muchísimo tiempo

sin ver a vuestros familiares,

los echaréis muchísimo de menos.

Tú eres más joven, o sea que los echarás de menos

de una manera especial. Jolín.

¿Tienes ganas de verlos?

Muchísimas ganas de verlos.

Pues aquí están tus familiares.

Ay, ¿dónde?

¡Ah!

(Madre) Cuando he visto a mi hijo he vuelto a vivir,

bueno, no sé,

creo que después de tenerlo ha sido lo más grande que me ha pasado,

volver a verlo ahora otra vez.

Mari Carmen, estarás orgullosa de que tu hijo,

con tan sólo 18 años, esté luchando como el que más.

Muy orgullosa. Y, la verdad, Fabián de siempre

todo lo que se ha propuesto casi siempre lo ha conseguido.

Y creo que sigue por el mismo camino.

José, la última vez que viniste tuvimos una mala experiencia.

Votaste en contra de tu hijo. Muy mal, lo hice muy mal.

-No.

(Fabián) Pobrecillo mi padre, es que hoy le has vuelto a recordar

que el día del cocido me votó a mí en contra, entonces...

eso quieras que no a él le sigue reconcomiendo

y le sigue ahí afectando.

(Padre) Ay, mi Fabián. -Ay.

(Padre) Es que te quiero un montón. (Fabián) Y yo.

(Padre) Eres grande, eres grande.

-Qué fuerte, madre mía. -Eres grande.

Eva, tú fuiste la última en entrar a la final.

¿Te sientes en desventaja?

No, para nada, me siento igual de ganadora que ellos.

¿Tienes algo que decirle a José David?

Que lo quiero muchísimo, qué le voy a decir.

Yo también.

-Y que me hubiera encantado también estar en la final con él,

porque hemos luchado juntos y ya está.

Eva, ¿tu energía la tienes controlada?

Un poquito más controlada que otros días,

más nerviosa, pero más centrada.

Esa energía, tienes que controlar para cocinar cada día

un poquito mejor, en parte ya lo has hecho,

por eso estás aquí y por eso, en su día

ganaste el premio de ir a visitar a tu familia.

Esperamos que hoy se repita esa fiesta,

pero en esta ocasión quien te visita son ellos.

¡Papá!

A mí ver a mi familia siempre me da fuerza,

y yo creo que al verlos, ya digo:

"Tengo que hacer el mejor plato para que ellos disfruten

y digan mira mi chica, todo lo que aprende".

Rosa, bienvenida. Gracias.

¿Crees que tu hija va ganar?

Yo la veo ganadora, pero no lo sé, quisiera que ganase.

Creo que puede cambiar su vida, espero que para bien, claro.

Antonio, ¿qué consejo le das a tu hija,

aparte de acompañar sus platos con un buen vinito?

Hombre, un vino de Montilla, por supuesto.

Tenemos unos caldos generosos.

El consejo que le daría que el éxito no le nuble la mente.

Francamente,

he visto que mi hija ha venido desde la penumbra hasta la luz.

Y ahora la veo pletórica.

Que nada, tranquilita y suerte.

Vuestros familiares y excompañeros tienen que pasar ahora

al restaurante donde probaran los platos de esta final.

¡Suerte, ahí!

-¡Adiós, guapos!

Juan Manuel, Fabián, Eva,

hoy os enfrentaréis en dos pruebas,

de la primera saldrán dos ganadores,

esas dos personas se enfrentarán en un duelo final

por alzarse con un título del primer MasterChef España.

Por lo que el perdedor de esta primera prueba

tendrá que abandonar la final.

¿Entendido? (Todos) Entendido.

Vais a tener 120 minutos para preparar un plato

que esté a la altura de esta final.

Hacer un plato que sorprenda, que nos permita llamaros chef.

Querréis saber qué debéis cocinar, ¿verdad?

Sí, chef.

Hemos elegido un plato perfecto para que apliquéis

todo lo que habéis aprendido hasta hoy en cuanto a la técnica

y en cuanto al trabajo en una cocina.

Medirá vuestra capacidad de trabajo y vuestra organización

porque debéis preparar 25 raciones,

una para cada una de los familiares y exconcursantes

que esperan en el restaurante, y otra para este jurado.

El plato que os proponemos es...

una caldereta de pescado.

Lo primero que se me ha pasado por la cabeza es: "¡Ay, madre!".

Las calderetas o suquets son difíciles de hacer,

llevan muchas elaboraciones y son complejas.

Debéis hacer un caldo sabroso,

bien construido, que sostenga el plato.

Cada tipo de pescado o de marisco, que añadáis al plato,

requerirá de una cocción distinta.

Tratar con precisión el producto.

Tenéis que emplatar 25 platos y no os olvidéis

que cocináis para vuestros familiares y vuestros amigos,

así que tenéis que hacer un plato espectacular.

Tendréis tres minutos para entrar al supermercado

y coger los ingredientes en la cantidad necesaria

para preparar una fantástica caldereta.

Aspirantes,

los 120 minutos que os acercarán un poco más a la gloria,

comienzan...

en tres,

dos,

uno, ¡ya!

La presión de decidir la receta y los ingredientes

en sólo tres minutos, aumenta el tener que cocinar

para los familiares y exconcursantes

que esperan en el restaurante.

Mi cigala. -¿Ah, tú la quieres?

-Hombre, claro. -No sabía que querías.

-Y 25, listo.

Aspirantes, recordar, son 25 raciones,

calcular muy bien lo que cogéis.

Pero, sobre todo,

porque quien realice el peor plato será eliminado de la final.

Últimos 30 segundos.

Venga, chicos, que tenéis que hacer el plato de vuestra vida.

(Música)

¡Vamos al lío!

Tienen que limpiar el pescado

porque la salsa la harán utilizando partes del marisco o del pescado.

Claro, limpiarlo, para guardar las espinas para hacer...

Dorar la verdurita,

rehogar las cabezas, lo que tengan para dar sabor.

Y hacer un fondo muy rico, muy intenso.

Voy a hacer un suquet con rape, mero, gambas,

un poquito de almeja y mejillones.

Hoy va el homenaje a mi tierra, a la zarzuela querida.

Voy a hacer un suquet, bueno, una caldereta

de rape con galeras, unas gambas arroceras y cigalas.

Esto es muy cruel.

Ahora mismo lo que estoy haciendo es partir las langostas.

Que aquí están.

Me estoy jugando la final y no me da cosa hacerlo, la verdad.

Voy a hacer una caldereta muy típica mallorquina,

es la caldereta de langosta.

Juan Manuel se ha complicado mucho la vida,

muchos pescados y es un emplatado complejo,

y no ha puesto patata.

Fabián tiene un productazo,

pero para él le va a suponer un temazo limpiar

esas cinco pedazo langostas que tiene.

Y quizá, el que veo más fácil es el de Eva,

porque es un pescado que admite una cocción fuerte

con una patata bien guisada.

Y es un plato rápido de emplatar y tiene muchos número de gustar.

Al principio quería matarla con agua hirviendo,

pero he visto que eran 20 minutos lo que tardaba,

entonces he decidido pasar a la opción b,

que es, cortarla directamente.

Ahí, ya no sufres, ¿no?

-Yo a Fabián lo he visto nervioso, bastante nervioso,

sobre todo en estos últimos programas.

-Es que lo ha pasado fatal,

ha habido dos momentos que lo ha pasado fatal,

pero bueno, lo he visto que ha salido adelante con mucho ánimo

y va estupendo.

(Fabián) La verdad que estén aquí mi familia y mis compañeros

supone una presión enorme.

No quiero que me pase como la última vez,

donde mi padre eligió mi plato como uno de los peores.

Aspirantes, acaban de pasar los primeros 30 minutos.

Os quedan 90 minutos.

(Juan Manuel) Cocinar para 25 personas es complicado,

pero todo es ponerle un poco de cariño, amor, paciencia,

y a parte, quiero demostrarle a mi familia lo mucho que he cambiado.

Y espero que les guste.

-¿Os habéis dado cuenta el cambio que ha pegado Juan Manuel?

Yo estoy que prácticamente no lo reconozco.

-Lo veo más seguro,

que ha cogido más seguridad y lo veo fuerte.

(Eva) No me genera más nervios que estén los concursantes

y los familiares, al revés, me tranquiliza.

Prefiero cocinar para ellos.

-Una vez que habló con nosotros,

nos dijo que eras un virtuoso de la cocina.

-Exactamente.

Eras su amigo y su rival.

-Sí, exactamente. Por poco no hemos sido rivales.

Para mí Eva, junto con otras personas más,

ha sido de mis grandes apoyos que he tenido

en algunos momentos duros

que he llegado a casa un poco cabizbajo,

pues siempre ella, bueno, ya la conocéis,

esa alegría 100 por 100, siempre.

(Música)

¡Ay!

¿Y esto de qué es?

Para no variar, cuando me pongo a cocinar me olvido

del resto del mundo,

de hecho me he cortado y no me he dado ni cuenta.

Es que no me he dado cuenta.

Pasión, trabajo y amor por la cocina,

eso se respira en la final de MasterChef,

y si quieres volver a verla

o vivir de nuevo cualquiera de los momentos divertidos del programa,

sólo tienes que entrar en nuestra página web.

Si ves algún vídeo que te guste

puedes compartirlo y comentarlo con tus amigos,

gracias a la aplicación gratuita de MasterChef.

Sólo tienes que pulsar compartir desde tu móvil o tableta.

Podrás comprobar si tu video está en el ranking de los más populares.

¿Y sabes quién tiene ya esta aplicación?

Todas las personalidades que han pasado por MasterChef.

¡"Hepa", toreros!

(Imita a Pocholo) Esta noche nos vamos a ir de fiesta.

-De fiesta, ¿no? ¡A tope!

Hoy tenéis el honor de preparar un menú

para 12 grandes del deporte español.

¡Aspirantes, la reverencia,

estáis ante la reina Isabel la Católica!

Son los súbditos que han de venir hoy para cocinar.

Perdona, ¿los responsables?

¿Los dos tenéis que hacer pato?

Que es broma, que vamos a gastarles una bromita.

¡Almudena, te traigo algo que no tiene pato!

¡Vamos, uh uh uh!

Me ha gustado mucho aquel que tiene chocolate.

Una sabia decisión.

Quiero ser Fernando.

Tendréis que preparar el exclusivo té de las 5 de la tarde

para unos comensales de lujo.

A mí me dijeron que tenía la oportunidad de conocerte.

Y eres una chica que me ha encantado

cuando te he visto en la tele, me ha encantado.

Te he visto guapísima.

Que yo soy fan de todos vosotros, pero tú, Maribel, me tienes loca.

(Música)

¡Tito Valverde!

Si disfrutáis cocinando,

seguro que los demás disfrutaremos comiéndolo.

Maribel, tienes las gafas... -Todas sucias, pero...

-¿Te las limpio? -Pues mira, me harás un favor.

Las tienes que lavar, ¿eh?, si no no...

-Ah, ¿no puede ser con un papelito? -No, si no no veo.

(Música)

Los comensales que se sientan hoy a la mesa de MasterChef

son algunos de los máximos representantes

de las artes escénicas de este país.

¡Saludar a Loles León!

¡Hola!

¡Hola a todos! ¡Hola!

Ainhoa, ¿pasa algo? Le noto que tiene un punto de sal.

Creo que Eva se ha equivocado

y le ha echado sal en vez de azúcar.

He probado el tartar de ostras

y yo creo que se han pasado 100 pueblos de Perrins.

(Música)

¡Bravo!

Entiendo porqué lo mejor ha sido la tarta,

porque tú tienes una cara de dulce...

(Todos) (Ríen)

La verdad que esto de MasterChef

es una cosa que me ha cambiado la vida,

porque yo ya era famoso antes,

lo que pasa que ahora soy conocido en todos lados.

Y me voy a ir a Marbella. -¿A Marbella?

-Con Dani García. -Caray, qué suerte.

-Yo estoy encantada,

porque también he entrado a trabajar con Pepe en El Bohío.

-Qué bien, tía. -Muy bien.

-Enhorabuena.

-Pues nada, chicos, yo estoy nerviosillo,

que mañana me voy con Jordi.

(Todos) ¡Guau! ¡Bien!

-¿Y vas a dejar a tus compañeros de piso solos?

-Sí, ahí se van a quedar otra vez solitos.

-Con lo guapos que son.

(Varias) Sí.

-Algo raro tenéis que tener, ¿eh? -Sí.

-Si ninguno tiene novia... Algo raro, ahí hay gato encerrado.

-Es que somos muy exigentes.

(Varias) Ya, ya.

(Música)

¿Qué tal, Fabián?

Hola, Jordi, ¿qué tal, chef?

Tienes langosta aquí.

Huy, perdón.

Es que le he dado muy fuerte y...

No, no, te estoy viendo, esto parece la matanza de Texas

La matanza de Texas. y no me está gustando nada.

¡No, chacho! Por qué no te coges el cebollero,

te la coges por aquí, le clavas aquí en medio de la cabeza,

zas-zas... Ah, porque esa técnica no la sabía.

Por el otro lado haces lo mismo, dos partes,

y luego con el hacha así. Ah.

Porque como te da miedo le estás dando hachazos

por todas partes y te puedes hacer daño, lo primero,

Vale. Y lo segundo que el bicho

no se merece esa tortura.

Vale.

Voy a poner...

Es el doradito bueno que decías el otro día, pues ése.

Es lo que estoy intentando conseguir,

que quede bien marcado.

Entonces ahí es donde iré mojando con el fumé que voy a hacer,

que lo he hecho con una base de galeras,

poquitas galeras, y le estoy poniendo ahora langosta,

las carcasas de la langosta, la carne de la langosta está ahí,

que mientras se va mojando le sacaré la carne luego.

Y luego ya, pues al acabar pondré los medallones limpios

encima de... ¿Marcados o sin marcar?

No, sin marcar, los voy a poner directamente en la caldereta,

para que se hagan con la caldereta.

No sé si será un error o no, pero lo había planteado así.

Vale. Suerte.

Gracias, chef.

¡Uh, ostras! Te ha vuelto a pasar.

¡Oh!

Bueno, chef... ¿Qué tal, chef? ¿Cómo estamos?

Estoy haciendo un fondo con las cabezas de las gambas,

lleva de todo un poco,

aquí le he echado un poquito de galeras,

todas las raspas del rape, ahora echaré también las del mero...

¿Has dejado el mar sin productos?

¿Y habías hecho este plato más veces?

Pues en casa.

En casa es típico popular, lo hacemos en las Navidades.

El día 1, como se dice, el día de la resaca,

es el típico plato que se hace en mi casa.

Claro, echándole calamar, gamba roja, almeja, mejillón,

rape y... bogavante, o lo haces en Navidad que tienes la extra

o no lo puedes hacer. (Ambos) (Ríen)

Pues sí, la verdad que sí.

A mí Fabián me ha matado.

¿Por qué?

Primero porque le está dando una zumbada al bicho

que no te puedes ni imaginar. Estás triste, sí.

Sí, sí.

Porque esa langosta necesita... Tiene muy poca cantidad por persona

y necesita algo que la acompañe y que le dé cuerpo al plato.

Ya.

Que una patata es perfecta, porque le sirve de base.

Hombre, es verdad que tú, Jordi, como catalán

te gusta echar más patata para gastar menos.

Pero el muchacho, que es de Palma y hay diferencia,

Claro, es una cosa de educación. quiere echar más langosta, déjale.

Yo lo que le veo es bastante retrasado

con respecto a los demás.

Mientras Juan Manuel se ha limpiado los meros pequeñitos que tiene,

los rapes, se ha hecho la salsa y está salteando

el otro solamente ha sido capaz de saltear

las cabezas de la langosta, ¿eh? Cuidado con el tiempo.

Yo te digo una cosa, hay que saber gestionar

cuando eres lento y cuando eres rápido.

Porque Juan Manuel lo que ha hecho es juntarlo todo en una olla,

con cocciones... Y le quedará un caldo flojo.

Y con la materia prima que tiene es un pecado.

Eva, ¿qué tal? Hola.

A ver cómo huele aquí.

¿Y tú qué caldereta vas a hacer? La voy a hacer de rape

y le voy a poner también..., le he puesto gamba arrocera,

para darle sabor al fumé, Sí.

le he puesto galeras, ya me voy aprendiendo los nombres.

Vas aprendiendo, al principio era todo pescado y ahora ya...

Muy bien, Eva, tía.

Estoy hecha una..., vamos... Profesional.

(Ríe) Una profesional.

Jacques Cousteau a mi lado no es nada.

Estás haciendo las 25 porcioncitas de rape.

Sí, pero voy a quitar las porciones más feítas

y hacer las bonitas. También estás aprendiendo,

no repitamos lo que hicimos el otro día con los...

No, no. Chef, ya sabes.

Bueno, está bien que aprendas de tus errores.

No me dio tiempo tampoco. ¿Lo habías hecho antes

o es la primera vez que lo haces? Es la primera vez.

¿La primera vez?

Pero tú no temes a nada, ¿no?

En mi casa no como caldereta, como otras cosas

pero, vamos, me imagino que es parecido a otras cosas.

Vale, lo importante, ya sabes, presentación, sabor,

sabor y sabor. Y sabor y sabor.

Ya sabes. Pues nada, te dejo trabajar.

Venga, gracias. Chao.

(Maribel) José David, te tengo que dar las gracias

por alegrarte de que mis pescado estuviera tan malo.

-No, para nada. -Pero luego también,

cuando el jurado dijo que era el mejor

sentí un poco de pena cuando hiciste esa cara,

así, como de ya me he equivocado. -No.

-Y ahí vi que no te alegrabas tanto de mis éxitos.

-Maribel, yo siempre he intentado apoyarte pero...

-Tú no me has apoyado nunca. (Varios) ¡Huy, huy!

-Jamás. (Varios) Bueno, bueno, bueno.

-Yo creo, Maribel, que no se separa lo que es MasterChef

de lo que es fuera. -Hombre, ya lo creo que lo separo.

-No, creo que no, porque cuando pasó lo de Marqués de Riscal,

que yo en un intento de hacer el bien,

para mí y para mi equipo. -¿El bien?

Que me cogiste y me pegaste una patada a los seis segundos.

-Pensé en mi equipo. Entonces yo vi un cambio

y en ese momento no pensé si eras tú u otra persona.

-No, perdona.

-Perdona, en Marqués de Riscal no te portaste bien,

fuiste y le quitaste a Efrén. Eso no es ser un caballero.

-Y le hubieras quitado hasta al jurado.

-Pero, vamos a ver, puedo decir... -No se trata

de caballeros o no caballeros, esto es un juego

y aquí hay que jugar las cartas porque hay que ganar.

-¿Puedo comentar yo, perdón? Yo con José lo comenté

y le pedí perdón.

-Tú lo pensaste pero no pensaste más que en ti,

no en lo que has dicho antes. -No, pensé en el equipo,

-No, pensaste en ti.

-En ti y en el equipo, en tu equipo.

-Perdona, nosotros éramos... -Yo fuera de casa te quiero.

-Perdona, no. -Y puedes pensar lo que quieras,

pero siempre, siempre te he apoyado.

-Mira, perdona, yo cuando... -Fuera, pero tú siempre

me has tenido apartado por lo de Marqués de Riscal.

-Sí, además te lo dije. -No lo veo justo.

-No, yo lo veo justísimo porque yo tengo que defender

mi terreno y tú el tuyo. -Vale.

-Lo que pasa es que al principio creo que había más

compartir que competir.

-No pasa nada, estoy contento con el resultado.

-Lo ha ganado noblemente. -Yo lo he intentado.

-Ha llegado donde ha podido. -Lo he intentado, he competido

como he podido, he intentado ser legal cuando he podido.

-Lo estamos llevando al terreno personal

y yo creo que no procede.

Él tenía su visión del concurso y cree que los medios que ponía

era para ganarlo. Yo después he tenido un trato normal con él.

(Maribel) Y todos. -Y de hecho lo aprecio.

(Maribel) Y yo la primera, ¿eh? -Lo aprecio

porque yo he considerado que esa parte

era una parte del concurso, no de su personalidad,

que me parece una persona estupenda.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 30 minutos.

(Juan Manuel) Oído.

(Música)

(Eva) Cuando he echado ya la patata entonces la patata

suelta fécula y esa fécula va al fondo,

entonces se suele pegar un poco y entonces tengo miedo

de que ese sabor pueda enmascarar el sabor del marisco

y todo el trabajo que había hecho antes,

el sabor del fumé.

Ay, Dios mío.

Estoy ahora empezando el sofrito y..., nada,

vamos un pelín retrasados,

cinco o diez minutos retrasados por lo normal.

Lo que pasa que, claro, me he entretenido un poco más

con las langostas y he dejado el sofrito un poco de lado.

Pero, vamos, que voy a arreglarlo eso ahora.

(Resopla)

Fabián, vas muy retrasado.

No tienes ni los 25 platos puestos encima de la mesa.

(Música)

Aspirantes,

¡últimos 15 minutos!

(Fabián) No me da tiempo.

Es que no me va a dar tiempo.

Fabián, corre.

(Fabián) Venga, a ver, langosta, hazte.

(Juan Manuel) Esto es lo que viene siendo una caldereta,

hecha y derecha.

Con los sistemas estos modernos...

¿Será posible?

Me está poniendo esto ya hasta nervioso.

Aspirantes,

estáis a punto de entrar en el último minuto.

Diez, nueve,

ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos,

uno, ¡tiempo!

¡Superaros un poco más, por favor!

Aspirantes, ya habéis hecho vuestro trabajo,

y antes de la cata final,

vuestros compañeros y familiares van a probar los platos.

No votarán, simplemente queremos conocer su opinión y,

por supuesto, nuestro jurado valorará

si los 24 comensales comen el plato que se merecen.

(Música de cuerda)

(Eva) Confío en ser la ganadora

y pasar a la próxima prueba

y hacerlo genial.

Familiares, exconcursantes,

ha llegado el momento de que probéis

los platos de nuestros aspirantes.

Este primero es el de Fabián,

y es una caldereta de langosta.

(Música)

(Fabián) Espero que mi familia, cuando pruebe el plato,

recuerde que es una caldereta de langosta

típica de las Islas Baleares,

y realmente les encante y estén orgullosos de mí.

-La salsa está bien. -La salsa está rica.

-Un pelín fuerte a lo mejor. -La salsa.

(Cerezo) La salsa está un poco fuerte,

le falta sal.

Está muy bien el punto. (Maribel) Está muy buena.

(José David) Está muy rica.

Muy rica.

(Maribel) Yo también lo encuentro bueno, mira,

me la como toda.

(Padre) Porque la langosta, si se pasa,

tampoco está buena, entonces la ha dejado al dente.

-Está rica.

¿Qué tal?

(Madre) Está muy buena, muy rica. Bueno, ¿vosotros qué vais a decir?

Claro. Es de vuestro hijo.

(Madre) Buenísima. (Padre) Está muy bien.

(Padre) Pienso que Fabián, con este plato, puede ser vencedor.

-Fabián ha evolucionado

y yo creo que ha aprendido muchísimo.

Creo que puede estar en la final.

El siguiente plato que probaréis es el de Eva,

y es una caldereta de rape y cigala.

(Música)

(Eva) No estoy contenta con mi resultado de la caldereta.

Tengo un poco de miedo de que el caldo, al final,

se haya quemado.

-El de Fabián me olía mejor. -Sí.

-Eh... Clara, esto es que se ha quemado.

-Sí.

-Mi hija siempre sorprendiendo. (José David) La patata muy rica.

(Maribel) A mí no me gusta, no le encuentro el sabor.

(Clara) Está soso. (José David) Ya.

Tienes que mojar la salsa. (Clara) Está soso.

(José David) El de Fabián era más contundente de sabor.

(Maribel) Sí, tenía más sabor.

(José David) Pero tiene más cosas el de Eva.

(Clara) A mí me gusta más el de Fabián.

He notado que sabía un poquito a pegado.

Se notaba un poquito el gustito que deja cuando se quema algo.

Vais a probar el tercer y último plato.

Es el de Juan Manuel y es una caldereta de mero rojo,

rape, gamba roja, almeja de carril y calamar.

(Música)

(Juanma) El secreto de mi zarzuela es el sabor

y espero que a los comensales les guste mucho mi zarzuela.

Tiene mucho sabor.

-Esto es una caldereta al final, esto es una caldereta.

-Muy bueno. -Esto se come con cuchara, joder.

-Está muy bueno, pero ¿el calamar para qué?

(Maribel) Para mí, está perfecto.

-Menudo cambio ha pegado, ¿eh? -Ya ves, quién lo diría.

-Ahora sí estamos hablando de un masterchef.

(Alicia) Se nota que Juanma, desde el principio hasta ahora,

ha evolucionado muchísimo,

y espero que gane porque para él sería un sueño.

Ha llegado la hora de la cata final de los jueces.

Ellos decidirán qué dos aspirantes pasan al duelo final y,

por lo tanto,

quién es el tercer clasificado de MasterChef.

Ahora os pido, por favor, que subáis a la galería.

(Música)

Buenísimo.

(Clara) Me encantó probar la comida que habían hecho

porque, en el concurso, no lo habíamos podido hacer,

y está muy bien probarlo

y saber cómo cocinan realmente ellos.

(Música)

Juan Manuel, Fabián, Eva,

todos nuestros invitados ya han probado los platos.

Ahora serán nuestros jueces quienes evalúen la técnica

y el sabor.

Uno de vosotros tendrá que abandonar...

esta final de MasterChef,

pero no se irá con las manos vacías.

Sólo por ser finalista del programa

tenéis asegurados varios premios:

El complejo turístico Mayakoba, situado en la costa de México,

elegirá a uno de vosotros tres para trabajar en su restaurante

durante un año.

El grupo Bilbao-Berria elegirá a otro de vosotros tres

para trabajar en uno de sus restaurantes.

Y los tres habéis ganado un curso

en la prestigiosa escuela de alta cocina

Le Cordon Bleu Madrid.

(Aplausos)

Esta noche vais a saber qué cursos habéis ganado,

y para comunicaros este premio,

contamos con la presencia del director técnico

de Le Cordon Bleu Madrid,

¡Arnaud Guerpillon!

(Aplausos)

(Con acento francés) Muchas gracias por invitarme,

es un placer para nosotros estar con ustedes,

con este programa porque, al final,

estamos compartiendo el gusto de la cocina.

Aquí, chicos, en este sobre están los premios,

los programas que vais a ganar.

Espero que lo disfrutéis y que disfrutéis su estancia

en la escuela Le Cordon Bleu Madrid.

Atención, aspirantes, porque el tercer clasificado

ganará el siguiente curso:

Certificado de Fundamentos de Cocina Española.

El segundo clasificado ganará el curso

Diploma de Cocina.

Y el ganador de MasterChef España...

realizará el curso Grand Diplome.

(Aplausos)

(Eva) Premiazos que tenemos

en la escuela de alta cocina Le Cordon Bleu.

Contentísimos, porque aprenderemos muchísimo.

¡Genial!

Un aplauso para Arnaud. Suerte a los tres,

mucha suerte.

(Aplausos y música)

Aspirantes,

ya lo veis, hay mucho en juego.

Coged aire,

porque comienza la cata de nuestro jurado.

El primer plato que van a probar los jueces...

es el de...

Fabián.

(Música de tensión)

(Fabián) Es una caldereta de langosta

muy típica allí, en las Islas Baleares.

He querido intentar imitarla,

lo que pasa que he tenido algunas complicaciones

con la langosta.

Una pelea he visto. Una pelea de langostas.

Creo que has hecho 1.500 metros lisos en tu cocina,

has ido, has vuelto, has ido, has vuelto,

sin hacer nada, para arriba, para abajo...

Tienes que canalizar esto

y emplearlo en cocinar.

Bueno, la verdad es que entiendo que los nervios

pueden contigo, siempre han podido, desde el primer día,

te he visto...

pues un poco perdido hoy, la verdad.

¿Qué tal, Fabián? Ahí vamos.

¿Sabes qué dicen por ahí que yo te meto mucha caña?

¿Ah, sí? ¿Te lo puedes creer?

La verdad es que sí.

(Risas)

Pero me parece bien.

Yo no soy el que te mete caña.

Hay tres, antes que yo, que te meten caña.

Una es...

el relojito.

Hoy, si esas cinco langostas se ponen de acuerdo,

te arrinconan ahí...

(Risas)

y te dan de leches que no sabes de dónde se han venido.

Y el tercero...,

eres tú.

¿Primera vez que tienes contacto con el bicho?

Sí.

¿Y no te parece que, para una final,

es un poco hacer el...?

Es un poco arriesgao', la verdad es que sí.

Sí, porque no tenías ni idea.

Has perdido un montón de tiempo

intentando elaborar...

el bicho.

Es verdad. La langosta.

Sí. Has perdido tanto tiempo

que no has podido controlar ese fondo...

El caldo, muy sabroso,

tanta reducción, que el pimiento no está.

Ese punto ahumado...

Y la langosta...

Bueno, te has ido de un lado para otro,

no has sabido bien cómo trabajarla, pero, al final, aquí está.

Fabián, no he conocido a ningún cocinero profesional

que con menos de 25 años sea un crack, es imposible.

Claro que tiene muchos defectos tu plato, muchos.

Pero es normal. Si nunca te has comido una caldereta de langosta

nunca puedes cocinar bien una caldereta de langosta.

Sólo tienes que hacer,

a ese señor que está ahí arriba y a esa señora,

que se gasten la pasta y te lleven a comer caldereta,

porque comiendo se aprende.

Y no hay que comerse una, hay que comerse muchas.

Pero con 18 años, qué te voy a pedir.

¿Demasiado? Te lo digo con todo el cariño.

Ése es el camino, que sigas, que aprendas,

que te caigas y te vuelvas a levantar.

Fantástico. De eso se trata.

Gracias. Muchísimas gracias, chef.

(Fabián) Yo ya estoy contento por estar aquí,

estoy contento por hecer la caldereta,

y creo que la presión la he sabido llevar.

Si esto me hubiese pasado en el Ritz

no lo hubiese contado.

(Música)

Lo has hecho súper bien, hijo, lo has hecho súper bien.

(Fabían) A mis padres los vi muy contentos,

muy felices, y sobre todo, muy orgullosos de mí.

Eso es increíble, eso no se paga con dinero.

El siguiente plato que probarán los jueces es el de Eva.

(Eva) Bueno, una caldereta de rape.

También he puesto gamba arrocera,

cigala y he tenido un pequeño problema,

he notado el sabor agarrado.

Se me ha pegado un poco en la olla, pero ya no podía rectificar.

(Música)

Qué sutil eres, ¿eh?

Se te ha agarrado un poquito.

Se me ha agarrado. Uf.

Está más quemado que la moto un jippie, esto.

(Música)

Este plato te pilla en una prueba de eliminación

y estás fuera automáticamente.

Este plato tiene problemas técnicos.

Gracias, ¿eh? A ti.

(Continúa la música)

Eva. Dime.

Pruebo esto y se me cae el alma a los pies.

Ya.

Pero te juro que yo soy buena.

Tú no puedes presentar un plato así.

No eches este sabor a quemado que lo destroza todo.

Tienes que sacar un plato que se pueda comer, comestible,

y eso es lo más importante, el sabor.

Gracias. Gracias.

(Música)

Ay, no lo pruebes.

(Continúa la música)

Tú cocinas muy bien

y la planificación de tu plato era fantástica.

Ha habido un segundo

en el que has hecho una mala elección

y has pasado de hacer,

seguramente el mejor plato de esta prueba,

a esto.

¿Por qué se te ha agarrado el caldo?

Porque en una olla así has puesto...

has puesto tantas cosas que pesaban tanto,

que se van al fondo y se agarra.

Por ese defectito, ese agarroncito,

ha pasado de ser un gran plato

a esto.

Bueno, gracias.

(Fabián) Ven aquí.

(Eva) Saben que hoy he fallado en eso

y que he tenido, pues un error.

Pero yo creo que ya conocen cómo cocino.

Juan Manuel, es tu turno.

(Música)

(Juanma) Es una zarzuela de maricos

con un poquito de rape, mero,

lleva unas gambitas de mi zona, de Garrucha,

lleva mejillones, almejas

y un poco de calamares.

¿Satisfecho con tu trabajo?

Realmente sí estoy satisfecho con el trabajo que he hecho.

A parte, tengo que decir que este plato me lo enseñó mi madre,

y vamos, creo que he sacado el sabor

que el plato que me enseñó mi madre.

Admiro tu humildad.

Que eso no cambie.

Porque hay que saber gestionar la lucha, como has hecho,

y el éxito.

De acuerdo, chef.

Esto es un éxito.

(Música)

Nos has vuelto a colocar tu zarzuela.

Empeñado. Hay un refrán que dice,

que a la tercera va la vencida, y éste es el momento.

Bien de textura, bien de presentación.

El punto de cocción del pescado es bueno.

Enhorabuena, Juan Manuel.

(Música)

Muy buenas, chef. Muy buenas, chef.

(Continúa la música)

¿Y tú dices que este plato lo has aprendido de tu madre?

Cierto.

Pues te digo una cosa, que te enseñe más platos.

Estás haciendo el fondo,

le quieres colar,

coge un colador más grande.

Estabas intentando colar,

y medio colabas y medio liabas.

Por eso cuando pruebas el caldo...

Sí.

...tienen todavía tropezoncitos que no son buenos.

Has echado casi 1 kilo de pan.

Bien. Con menos también lo ligas.

Yo veo un diamante, me falta ahora pulirlo,

ésa es mi misión.

Pero está muy rico. Muchas gracias, chef.

Enhorabuena.

(Maribel) ¡Muy bien, Juanma, muy bien, muy bien!

¡Muy bien, muy bien!

(Juanma) Estoy contento con los resultados.

Me gustaría estar en el duelo de la final.

Fabián, Eva, Juan Manuel,

el jurado ya ha probado los tres platos.

Ahora tienen que decidir quiénes de vosotros tres

protagonizan el duelo final.

Es el momento de la deliberación.

(Música)

(Fabián) Me encantaría pasar al duelo final.

El premio está ya demasiado cerca como para dejarlo escapar.

(Continúa la música)

Antes de que el jurado diga

los dos nombres de los aspirantes que protagonizarán el duelo final

me gustaría que los familiares bajasen

para escuchar conmigo el veredicto, por favor.

(Música)

Ahora sí ha llegado el momento.

Jueces, por favor.

Aspirantes, antes de daros a conocer nuestro veredicto

os queríamos hacer un pequeño apunte.

Cuando empezó este programa os dijimos en repetidas ocasiones

que para nosotros, para este jurado,

era muy importante

divulgar las virtudes que debe de tener un buen cocinero,

y dignificar nuestro oficio.

Creemos que esas virtudes

se reflejan en vosotros

y nos encanta.

Ese tercer finalista,

desde nuestro punto de vista,

no debe recibir palabras de consuelo.

Desde nuestro punto de vista

será felicitado porque ha logrado algo muy grande,

ser tercer finalista en MasterChef

y ganarse el respeto de este jurado.

Aspirantes,

este jurado...

ha decidido...

que quien ha hecho el mejor plato...

(Susurra) Juan Manuel. ...y debe estar...

en el duelo final...

es...

Juan Manuel.

(Música)

¡Bravo! ¡Bravo! ¡Bravo!

¡Bravo, Juan Manuel! ¡Bravo!

(Juanma) Me siento sin palabras,

muy contento, satisfecho,

súper emocionado... -Campeón.

-Hay, precioso.

Que no he venido a verte.

Esto es un sueño.

Yo no podría nunca llegar a pensar de que llegara a la final.

Ahora, Juan Manuel,

nuestro jurado va a decir quien va a protagonizar contigo

ese duelo final.

Jueces, por favor.

Fabián.

Eva.

Hoy vuestros platos...

tenían prácticamente los mismos defectos técnicos.

Con lo cual, este jurado tiene que valorar

la trayectoria,

quien ha sido mejor en diferentes competiciones...

Por eso...

este jurado ha decidido...

que quien debe estar...

en la final y batirse en duelo con Juan Manuel

es...

(Música)

Eva.

(Música)

(Eva) Me siento pletórica.

Me siento muy contenta.

Un subidón total.

Tengo una alegría. Estoy que me vuelvo loca.

Qué barbaridad. Qué barbaridad, no me lo creo.

Cuando he escuchado que era Eva la finalista

he sentido un poco de descanso de la tensión que había pasado.

Mucha satisfacción, por supuesto, y mucha alegría.

-Venga, muy bien.

(Fabián) No sabéis lo contento que estoy, de verdad.

Voy a dar... Está encantado.

Samantha. Encantado de no estar en la final.

Mira que si me pongo nervioso y la fastidio en la final.

Dame un abrazo, canalla.

Que me has hecho sufrir, que me has hecho sufrir.

Muchas felicidades. Muchas gracias, Jordi, de verdad.

Muchísimas gracias. Eres un tercero muy bueno.

Es muy importante. Me emociono. Me voy ya.

(Fabián) Un tercer puesto es muy gratificante para alguien como yo.

¿Quién me iba a decir a mí, a Fabián,

que era un estudiante de publicidad,

que era un aficionado a la repostería,

que se iba a convertir en el tercer finalista de MasterChef?

O sea, es que no me lo puedo creer.

Enhorabuena, Eva. Enhorabuena a Juan Manuel.

E id preparándoos porque os vais a batir en duelo

ahora mismo por saber quién de vosotros dos

será el primer MasterChef España.

Pero antes Fabián. Bizcochito, vente conmigo.

Mi niño guapo.

Nos tenemos que sentar tú y yo un poquito en el sofá, ¿no?

Pues venga, vamos. Ya para lo que queda.

-Estamos muy contentos, muy orgullosos de él,

porque vamos, esto es impresionante.

-Se ha convertido en una emoción inmensa.

Ay, mi Fabiancito.

18 años y has conseguido llegar hasta aquí.

¿Sabes lo que eso significa? Estar en la final para mí

ha supuesto algo importantísimo,

algo que no se puede explicar con palabras.

¡Madre mía! Sólo de pensarlo. ¿Qué has aprendido en MasterChef?

Creo que he aprendido mucha técnica,

he aprendido a utilizar todo tipo de aparatos,

pero, sobre todo, he aprendido cosas que se llevan dentro.

He aprendido a ser más humilde, a ser mejor persona.

A saber cómo se esfuerza la gente y a saber cómo te esfuerzas

y a conocerte a ti mismo

y eso creo que es mucho más importante.

¿Cuál ha sido tu mejor momento en MasterChef?

Creo que mejores momentos,

todos los que tengan que ver con el equipo.

Me ha encantado trabajar en equipo.

Pero hubo un momento, el día del bizcochito de té verde,

ese día me lo pasé genial y disfruté como un loco.

-La frambuesa sin limpiar. Es un postrazo, ¿eh?

Juan Manuel y Eva van a protagonizar

el duelo final por convertirse en el primer MasterChef España.

Quero que me hables de cada uno de ellos.

Juan Manuel es buena persona, humilde, sencillo, sincero.

Y es que es capaz de hacer 40.000 cosas en una hora,

te lo acaba de demostrar.

Yo creo que son las cualidades que debe tener un gran chef

y que él aunque gane o no gane MasterChef,

creo que ya es un cocinero increíble, vamos.

Eva, mi tocaya. Bueno, Eva.

Eva es bueno, bueno, bueno.

Es una persona que la tengo mucho aprecio,

que me hace reír, me hace llorar, me hace sentirme feliz.

Si tuvieses que quedarte con uno de los dos como ganador.

Pues me quedaba con la mitad de cada uno.

Mójate, Fabián, que es la última vez

que te vas a mojar en MasterChef. Fabián.

Mira quién viene por ahí. Que te mojes.

Ven aquí. Amiguete.

Mójate.

De verdad, no me pongas en un compromiso, ¿eh?

¿Quién crees que va a ganar MasterChef?

Pues mira, sinceramente...

creo que lo deberían ganar los dos, pero creo...

Sinceramente, es mi opinión,

yo creo que lo va a ganar Juan Manuel.

¡Olé, tú!

Se ha mojado. Se ha mojado.

¡Ay!

Felicidades, de nuevo. Muchísimas gracias.

Fabián ya sabes que por ser el tercer finalista de MasterChef

te pertenece un curso en la Escuela de Alta Cocina Le Cordon Bleu.

Tu curso es el Certificado de Fundamentos de Cocina Española.

Me parece un premio increíble. Espectacular, la verdad.

Además nuestro patrocinador de electrodomésticos

te regala todo el material que has usado durante el programa.

Y no sólo eso, sino que vas a poder seguir cocinando

con productos de grandísima calidad,

ya que nuestro proveedor de alimentos del supermercado

te regala tu compra del mes durante todo el 2013,

así que fíjate lo que te queda. A comprar langostas.

Eso, para aprender a cocerlas, ¿no? Exacto.

Ha sido un placer tenerte en este programa.

Sigue así, no dejes nunca de cocinar.

Seguro.

Cariño, ha llegado el momento de que cuelgues,

no ya el delantal, sino la chaquetilla.

La chaquetilla que tiene un prestigio.

Claro.

Bueno.

Encantado.

Ha sido un placer.

Cuélgala pero no te vayas, ¿eh? ¿Ah, no?

No, porque vas a subir a la galería.

A ver a estos dos.

A ver el duelo final. Gracias, Fabián.

(Fabián) MasterChef ha acabado, pero mi vida sigue

y eso es lo más importante.

Realmente MasterChef ha sido el trampolín

y ahora sólo me queda dar el salto final

y estoy seguro de que a partir de ahora

todo va a ser cosas buenas.

¡Ay, Dios! Cuánta emoción.

No sólo a Fabián le ha tocado vivir momentos difíciles.

Todos nuestros aspirantes han vivido una experiencia única.

A todos les mueve la pasión por la cocina

y cuando uno siente pasión por algo ríe, llora,

se emociona, sufre,

pero siempre, siempre trata de aprender.

(Música)

(Gritan)

-Venga, chicos.

Más rápido.

Esto es MasterChef, no la cocina de casa. Corred.

No os oigo. (Todos) Sí, chef.

Más rápido.

En la cocina sólo hablan los capitanes.

Aspirantes, bienvenidos a la Edad Media.

Majestad, puede comer lo que le apetezca.

Cada uno a sus posiciones, por favor.

¿Oído? (Maribel) Sí, chef.

Estás estupendo.

Cuando un chef te habla, escuchas y además obedeces.

Dejamos de cocinar, sólo emplatamos. ¿Oído?

(Todos) Oído.

Sabes cuando nos quedamos sin género, ¿qué ocurre?

Que tenemos que salir corriendo a comprarlo.

Me cago en la mar salada.

Tienes que sustituir la horchata

que te corre por las venas por sangre.

Sí, chef.

¿Dónde están las sartenes?

¿Las sartenes? -El bacalao.

¡Maribel! ¿Qué?

No hables tanto. Calla.

Hoy vais a pescar anchoas

porque hoy va a ser el ingrediente principal.

(Gritan)

Y el tiempo comienza ya.

Aspirantes, el pollo.

Pero ¿hay que matar eso?

El peor de vosotros, será eliminado.

Se me ha enganchado. No puedo quitarlo.

Me entran ganas de llorar.

Queremos creatividad,

queremos que al comer vuestra receta,

se nos dibuje una amplia sonrisa en la cara.

No improvises,

porque como no le metas control a esa potencia,

dejarás de estar en MasterChef.

¡Tiempo! Manos arriba.

(Risa)

¡Ay! Que me muero de la risa.

Te voy a castigar de la manera más cruel que puedo,

que te lo comas, entero.

Creo que hemos vuelto un poquito para atrás.

No me gusta.

Está superbueno. ¡Sorpresa!

Tu tarta no es bonita. ¿No?

Es que es fea de cojones. (Ríen)

El jurado...

ha decidido por unanimidad...

que quién debe abandonar MasterChef es...

Ya está todo preparado para el gran duelo final.

Sólo faltan sus protagonistas,

que pasen Juan Manuel y Eva.

(Aplausos)

(Juan Manuel) La verdad que me siento bastante bien

con ganas de sacar la prueba hacia delante

y espero terminar la prueba con un buen resultado.

(Eva) Eva versus Juan Manuel va a ser

el combate de pesos pesados y espero dejarlo K.O.

¡Guapa!

Eva, ¿por qué mereces ganar MasterChef?

Creo que por la evolución que he tenido,

lo que me he esforzado en cada prueba,

que para mí siempre ha sido la última,

sin pensar en nada más que en hacerlo siempre bien.

Y por las ganas que tengo.

Juan Manuel, ¿por qué mereces ganar MasterChef?

Simplemente desde el comienzo del plato combinado

a la altura que estoy,

he visto que ha habido una gran mejoría.

He sido una persona

que me he esforzado desde el principio hasta el final.

Es un sueño que tengo en la vida

y que me gustaría realmente ganar este premio.

Este jurado espera que hayáis aprendido de nosotros

y de los grandes chefs que nos han visitado.

De ellos habrá sido fácil aprender,

porque por estas cocinas han pasado los mejores.

Amor, cuando tú haces algo con afecto,

pones todo lo que tienes de ti en ese momento.

Recibiremos en MasterChef a los mejores chefs del mundo.

Sergi Arola.

Sólo hay un ingrediente imprescindible

para ser un chef y es la paciencia.

Dani García.

La cocina es una profesión realmente artesana.

Montse Estruch.

Humildad y mucho amor por lo que se hace.

Paco Pérez.

Diego Guerrero.

Trabajo, honradez, disfrutar del camino.

Nacho Manzano.

Cuando buscamos liarla más, el resultado es peor.

Susi Díaz.

Me gusta que los platos tengan ideas concisas.

Óscar Velasco.

Trabajo y, sobre todo, ilusión.

Francis Paniego.

Que salga todo bien y ánimo, campeones.

El mejor repostero del mundo.

Jordi Roca, de El Celler de Can Roca.

Andoni Luis Aduriz.

Acaba de ser nombrado el mejor restaurante del mundo.

Joan Roca.

Quique Dacosta.

Martín Berasategui.

El hombre que tiene los huevos más internacionales de España:

Lucio Blázquez, de Casa Lucio, en Madrid.

El más grande, Paco Torreblanca.

¿Cuánto se tarda en aprender a hacer esa mesa?

Creo que en cinco o diez minutos es posible.

Paco Roncero.

Lleva más de 38 años en esta casa:

Víctor Guerra, chef del Palace.

Esteban Mangudo,

el Jefe de Cocina del Hesperia

que lleva más de diez años

trabajando en hoteles de cinco estrellas.

Jorge González,

que se ha formado en restaurantes de París, de Londres

con estrellas Michelin.

Degustaréis un menú

junto a su chef, Ricardo Sanz.

Tiene el respeto de toda la profesión:

Pedro Subijana.

Aspirantes, esta prueba decidirá

quién es el vencedor de MasterChef España.

Vais a tener 120 minutos

para preparar tres platos que cambiarán vuestra vida:

un delicioso entrante,

un plato principal que asombre a este jurado

y el postre más sabroso que seáis capaces de hacer.

Ahora queda el momento más duro de la historia de MasterChef.

Es una prueba de enorme dificultad.

Tenéis que improvisar el mejor menú posible.

Elegir los ingredientes bajo presión

y cocinar los tres platos en muy poco tiempo.

¡Ay! La última vez que cocino en la cocina de MasterChef

no sé si llorara o reírme.

Este jurado sabe que bajo estas circunstancias,

conseguir la excelencia es muy difícil.

Lograr buenos platos

en semejante nivel de competición es lo que os hace especiales.

Y os ha permitido a todos...

estar en este programa.

No todo el mundo puede entrar en MasterChef,

que quede claro,

porque los 15 sois grandes cocineros

que en vuestras casas

y sin tanta presión,

sabemos que cocináis de maravilla.

Así que felicidades a los 15.

Espero que Eva Micaela gane,

incondicional y toda mi suerte para ella.

Para mí hay uno,

muy preferido que es Juan Manuel.

De corazón, deseo y espero que gane Juanma.

Aspirantes id a vuestros puestos de cocina.

Ha llegado el gran momento

y esto es un duelo.

Quiero que os pongáis frente a frente,

os miréis a los ojos y que con respeto,

os deseéis la mejor de las suertes.

Si tenéis algo que deciros, este es el momento.

(Juan Manuel) ¡Suerte! (Eva) Gracias.

Al final está muy complicada.

Los dos lo pueden hacer fenomenal.

Son grandes personas, grandes cocineros.

Se les ha visto

un compañerismo bestial entre ellos.

Aspirantes tenéis tres minutos para entrar en el supermercado

y coger los ingredientes idóneos para preparar el menú

que os haga ganar el título de MasterChef.

Y el tiempo empieza

en tres,

dos, uno. Ya.

(Música)

Pensar un menú con entrante principal y postre,

escoger los ingredientes

y disponer de solo dos horas para realizarlo,

hace que estos tres minutos en el supermercado

sean los más cortos y decisivos de su vida.

Está en juego ganar MasterChef.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. A las cocinas.

(Música)

Venga, chicos, venga.

-Vamos chavales. Va.

-Venga, tranquilos. -Tranquilos.

(Música)

Yo creo que Juan Manuel tiene bastante idea.

Ha cogido ingredientes arriesgados.

Veo rosas por ahí, veo carne de vieiras.

Y Eva parece que está un poco más clásica quizá, ¿no?

Y como huele aquí a concentración, espectacular.

(Música)

Dios mío, estoy un poco nerviosa, la verdad.

Voy a intentar poner toda la carne en el asador

y hacerlo lo mejor posible.

Quiero ganar MasterChef y comerme a Juanma con patatas.

Ahora mismo con mucha presión.

Ya me ves, sudando, echando la gota gorda.

Yo siempre lo estoy dando todo

y voy a sacar lo mejor que pueda de mí.

Quero ganar. Tengo mucha ilusión,

mucha motivación de ganar MasterChef.

(Música)

Concentración.

Si te fijas, todos esos cuenquecitos

es diferentes verduras que ya ha cortado.

Juan Manuel y Eva están elaborando el menú perfecto

y seguro que tienen en la cabeza las técnicas y consejos

del libro de Recetas de MasterChef.

Todo un éxito que no puede faltar en tu cocina.

(Música)

De primero voy a hacer unas ostras con una crema de almendras.

De segundo voy a hacer unas parrilleras con cuscús.

Y de postre un pastel de chocolate con naranja.

Voy a hacer un gazpacho de vieiras con toques cítricos

con un poco de nueces.

De segundo voy a hacer un bacalao confitado a baja temperatura

con una base de pil-pil, hecho con cocochas.

Y luego para finalizar voy a hacer un tartar de fresones

con infusión de pétalos de rosa y con tempura de pétalos de rosa.

Samantha, buen día hoy. Llegó el gran día.

La final. La final.

Tensión, emoción. Día grande, ¿eh?

Bueno, chicos. Hoy no va a ser una excepción

y va a ser una noche dura, pero cómo nos lo hemos pasado.

Lo malo es que ninguno ha conseguido envenenarte, ¿eh?

Y eso que lo han intentado.

Alguno incluso ha insistido.

Es una pena, Pepín. No me extraña

porque interpretando tus recetas lo tienen más fácil.

Lo hemos pasado bien, ¿eh? Hemos tenido momentazos.

Nuestros jueces tienen que deliberar.

Quien tiene virtud, no tiene la opción de luchar.

Tiene la obligación de luchar.

Dulce de la abuela a los frutos rojos.

Guiso de tu abuela, de la mía no.

El momento tomate con la hojita verde,

que es como de hotel de vacaciones de los años 70s.

Es muy arriesgado.

Le ha faltado una cosa.

Un helado.

Fantástico. Gracias.

¿Los tres contra mí? Estará malo.

¿No tenías que traer un plato con pan?

Sí. Pues está muy bueno.

Uno, dos, tres.

Lo recuperamos. Un, dos, tres. No...

Se nos ha ido.

¡Qué pena!

Cómo molaba.

Que os vea yo a los dos juntitos,

parecéis a "Los bingueros".

Me tienes que hacer un favorcito.

A Pepe le toca un montón las pelotas que lo cojan así.

Así. Con cariño.

Viene lo que viene siendo el arroz,

con un poquito de carne, con un poquito de pescado.

Un abrazo.

No me agarres del cuello.

Estoy sudando aquí como un demonio.

Vete a ver qué está haciendo Jordi.

Vamos de espía, a ver si lo hace bien.

Que te pires. Que te pires de aquí.

Azafrán, que de besos me estás dando hoy.

No me has dado un beso nunca. No, ni te lo voy a dar más.

La chaquetilla, por favor.

Entramos. Yo con pescados,

Pepe con carnes,

porque si no, no lo sacáis, pero volad

porque estamos haciendo el ridículo con la boda y no me da la gana.

A correr.

Se te está trocando el peinado.

Increíble, increíble.

Cuidado que no manche mi traje de Torretta, ¿eh?

Vamos, dale, Maribel. Venga, venga.

Dale, dale, rápido.

Me debéis un traje de Armani.

Me he metido con el traje de Armani a la cocina, ¿lo entendéis?

Jordi. Estás estupendo.

Ahora, corriendo.

Aspirantes, habéis consumido la primera media hora.

Os quedan 90 minutos para hacer un menú perfecto.

(Juan Manuel) Oído. (Eva) Oído.

Eva, ¿tú tienes ajo?

¿Me puedes dar un par? -Claro.

-Obviamente, la presión es tremenda,

puesto que en los 120 minutos va a hacer tres platos,

con lo complejo que es esto

y más la presión de que es la prueba final.

Estoy bastante nervioso, puesto que lo que se juega es mucho.

Veo a Juan Manuel muy ágil,

pero también lo veo algo nervioso.

Se nota bastante la tensión,

porque ya han quedado los mejores

y ahora el trago que tienen es que tiene que salir el ganador.

El orden y la limpieza de Juanma... -Es impresionante.

-Vaya tela.

En el programa, porque en casa...

Qué nervios, madre mía. Juan Manuel, cuéntanos,

¿qué menú tienes preparado?

De primero voy a hacer un entrante, gazpacho de vieiras,

con un toque de nueces, un poco de eneldo, un poco de tomatito,

un poquito... de chili.

Muy creativo estás. Bueno.

Hay que arriesgarse también un poquito,

y es lo que toca.

Es el día de hacer un cambio y tres platos, sobre todo,

que sean perfectos. Lo intentaré, chef.

¿Tienes claro en qué platos emplatar?

Sí, lo tengo... El primero va a ser uno plano, para el carpacho,

el segundo va a ser uno hondito

y el tercero va a ser una pizarra.

Dale caña al tema. Muchas gracias, chef.

(Música)

Bueno, Eva. Hola.

¿Qué tal?

Me pillas un poco liada. Ah, ¿sí?

¿Cómo andas?

¿Qué vas a hacer? El pastel de naranja y chocolate.

Espero que me salga.

El dulce no es lo tuyo, ¿no?

Bueno, algunas cosas sí que he hecho en mi vida, ¿eh?

Pero claro, no comparable a...

¿Cuánto tiempo lo vas a tener en el horno?

Diez minutos. Diez minutos.

Por cierto, tengo que ponerlo.

¿Y con qué lo vas a acompañar?

Con una crema de naranjas que voy a hacer ahora.

Suena bien. Espero que sepa bien,

pero mira, de verdad, lo voy a hacer todo lo bien...

No te desanimes, es la final. No, estoy animada.

pero digo que lo hago con todo el cariño del mundo,

con toda mi alma.

Muy bien, Eva, perfecto.

Venga, Eva, tranquila. -Muy bien, muy bien, Eva.

(Aplausos)

(Música)

"A priori" se supone que el menú de Juan Manuel

es más fácil de elaborar, tiene menos pasos.

En el caso de Eva, es contundente en su propuesta,

en sus menús, sus platos,

tienen más trabajo, puede resolverlos muy bien.

Es más fácil que te equivoques en el menú de Eva

que en el de Juan Manuel, esto es lo importante.

-¡Esa Eva!

(Música)

Paramos el tiempo...

ahora. Pero ¿por qué?

Os tenemos que comunicar una cosa muy importante.

Yo: "¡Uy, que se me quema la carrillera!

Es que tengo varias cosas en el fuego".

Hoy, este jurado va a contar con una ayuda muy especial,

para decidir quién de vosotros dos

va a ser el ganador de MasterChef.

Las puertas de MasterChef

se abren para recibir a...

el mejor cocinero del mundo,

¡Ferrán Adriá!

(Aplausos)

(Adrián) ¿Qué tal? (Juan Manuel) Muy buenas, Adrián.

(Eva) Hola. (Adrián) ¿Cómo estáis?

(Eva) Qué guay, gracias.

(Adrián) ¿Qué tal? (Juan Manuel) Aquí estamos.

-Felicidades antes que nada, porque os he seguido.

Y a todos, felicidades a todos, ¿eh?

(Juan Manuel) Para cualquier amante de la gastronomía,

ver a Ferrán Adriá es algo único.

(Música)

Yo siempre digo que en la cocina siempre llega un momento de nervios,

pero tenéis que disfrutar con la cocina,

y sobre todo, un consejo: no se cocina con las manos.

Sí, se utilizan las manos, se cocina con el corazón...

y con la cabeza.

Tenéis que pensar de aquí a unos minutos qué vais que cocinar.

Y dicho esto, os deseo mucha suerte,

y estoy con los dos. -Madre mía.

Gracias, gracias.

(Aplausos)

Cocinar con el corazón, con el amor y con cabeza,

realmente son los mejores consejos que nos ha dado.

(Eva) Me pongo mala y todo, me pongo casi a llorar.

Bueno, es que es... es lo máximo.

(Música)

-La visita de hoy no podía ser otra, porque ya teníamos...

Ya tenemos el nacimiento: teníamos la Virgen María, que es Samantha,

el niño y teníamos a san José, que es Pepe,

y ahora sólo nos faltaba su padre: Dios

Ha venido Ferrán Adriá.

(Ferrán) La verdad es que he disfrutado mucho,

y es que he estado viendo por varios países el MasterChef,

aunque no he ido nunca a ninguno, porque...

porque la verdad es que creo

que este es el mejor MasterChef que se ha hecho nunca.

Bueno, creo que... vamos.

Y gracias a vosotros.

¿No?

Creo que es la mejor versión,

sinceramente, la mejor versión que ha hecho...

Habéis logrado un nivel bueno de competitividad,

que creo que es bueno.

Hay que ser competitivo, pero...

entrando en el terreno profesional.

Tuve la suerte de conocerlo hace muchos años.

Para mí, hay un antes y un después de ese momento.

Yo dije: "¡Ascuas!

¿Esto se puede hacer con la comida?".

Yo creo que es, como cocinero,

como persona, a mí,

lo que más me ha influenciado en mi vida.

O sea, ha sido el... el espejo, el libro,

donde yo quisiera verme, mirarme y reflejarme.

Si hoy soy algo, que no soy nada, soy mínimo,

es lo poco que he podido aprender

de Ferrán, de su equipo,

de ese efecto Bulli que a tantos nos ha movido.

Yo creo que todo el mundo de la cocina

está orgulloso del trabajo que habéis hecho

y que está sirviendo de cordón umbilical para con la sociedad,

para ver que esto de la cocina es muy duro,

que es muy bonito como un "hobby",

pero al final, para vosotros, que...

Lo que estáis viendo, cuando lo llevas a un nivel profesional,

al máximo nivel, como ellos.

Entonces, pues muchas felicidades

Muchas gracias. -Gracias.

¿Qué consejo darías a nuestros aspirantes?

Disfrutad, sobre todo esto.

Yo creo que lo más importante que hay en la cocina es disfrutar.

Está bien, yo entiendo que está bien,

pero tenéis que disfrutar. -Gracias.

Muchas gracias.

Juan Manuel, Eva,

acordaos bien de las palabras de Ferrán Adriá,

porque hay que volver al trabajo,

en tres,

dos, uno...

A las cocinas.

(Música)

Os quedan 60 minutos.

(Música)

Juan Manuel, Eva, la presión en estos momentos es máxima.

Ferrán Adriá va a probar vuestros platos.

(JUAN MANUEL) Oído.

Está en juego ganar MasterChef.

(Música)

(Juan Manuel) La verdad es que va a ser mucha más presión,

porque probar mi plato, no lo prueba cualquiera,

sino que lo va a probar Ferrán Adriá

y me gustaría que le gustase mi plato.

(Música)

(Eva) He hecho las carrilleras,

que las tengo al fuego para terminar de hacerse,

pero ya abierta la olla exprés.

La crema de...

La crema también la tengo hecha.

(Música)

He visto algo en estos chavales,

en los ojos, con unas ganas, con una pasión,

que me costaba verlo en chavales de mi cocina,

gente que quiere ser profesional. No parecen "amateurs".

(Música)

Aspirantes, acabáis de entrar

en los últimos 30 minutos. Oído.

Los 30 minutos más decisivos de vuestra vida.

Aprovechadlos.

(Música)

¿Qué tal, Juan Manuel?

Pues voy prácticamente a emplatar.

Voy a hacer un carpacho de vieiras,

de segundo voy a hacer una base con... un pil pil con las cocochas,

y luego va a ir el bacalao confitado

y para último va a ser un tartar de infusión de pétalos de rosa

con un crujiente de tempura que voy a hacer con los propios pétalos.

¿Tempura? -Seca en tempura.

Qué idea, ¿no?

¿Has visto? No lo habíamos visto eso, ¿no?

Esto lo hicimos en el año 2001.

Con miedo.

Me vas a dejar a mí. En Bulli lo hacíamos de aperitivo,

no de postre. Sí, sí, lo recuerdo.

Lo hacíamos de aperitivo, fantástico.

(Juan Manuel) No lo llevaba con idea.

Creo haberlo visto en algún libro,

pero no ha sido precisamente a propósito.

-Qué fuerte que está aquí Ferrán Adriá.

Sólo falta Bruce Springsteen.

Por ahí.

¿Qué tal, Eva? -Hola.

Bien, por extraña razón, ando bien. ¿Y qué estás preparando?

Es una especie de salsa de almendra, con un poquito de puerro, ajo,

almendras, leche de almendra... Eva, ¿para ti, qué es una salsa?

Algo con el... un pan.

Es una elaboración, ¿no? -Ajá.

¿Qué sería? -Un... zumo.

Y si te lo plato en plato sopero, ¿qué sería?

Una sopa. -Sopa.

¿En qué quedamos? ¿Qué es?

¿Un jugo? ¿Una sopa?

Entonces, sería nada.

Cuando lo pongo, lo pongo en una copa, se va a tomar un jugo,

cuando lo pongo en un plato sopero, se transforma en un sopa

y si lo uso para salsear, será una salsa.

Exacto. Yo he tardado 30 años en entenderlo.

(Eva) Bueno, pero...

Si me lo explicas otro día, menos nerviosa,

te juro que yo lo entiendo también.

(Aplausos)

Muy bien.

(Eva) A mí me ha empezado a hablar de jugos, salsas,

vasos, recipientes...

Yo he dicho que sí a todo, como buena alumna,

pero después he dicho:

"Ay, explícamelo cuando esté tranquila,

porque ahora mismo no me entero de nada".

Aspirantes, últimos 15 minutos. (Juan Manuel) Oído.

Hay que presentar un emplatado perfecto.

(Música)

-Creo que esta final es una lucha de titanes.

La verdad es que son muy fuertes los dos

y están muy empatados, muy igualados.

(Música)

Es una luchadora.

(Música)

Los dos mejores están luchando a muerte

y seguro que el jurado y Ferrán Adriá lo tienen muy complicado.

(Música)

Sólo tenéis cinco minutos.

Sólo cinco minutos.

(Música)

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno... ¡tiempo!

Las manos arriba.

(Aplausos y vítores)

¡Bravo!

(Juan Manuel) Ya ha acabado todo. (Eva llora)

(Juan Manuel) Vale, vale.

Ven aquí.

(Eva) Me siento genial, ganadora, me siento pletórica, siento que...

He disfrutado tanto, me lo he pasado tan bien...

Juan Manuel, Eva,

enhorabuena a ambos, buen trabajo. (Ambos) Gracias.

Ahora, iréis presentando el menú plato a plato.

De acuerdo. El jurado y Ferrán Adriá

los probarán en el restaurante de MasterChef.

(Música)

(Juan Manuel) El trabajo ya está hecho.

Ahora hay que vender el producto

y a ver si tengo suerte y puedo ganar el MasterChef.

Juan Manuel, Eva,

podéis llevar vuestro entrante al jurado, por favor.

(Música)

Suerte.

Juan Manuel, por favor, puedes acercarnos tu plato.

(Juan Manuel) Es que Ferrán Adriá ha probado mis platos con orgullo,

espero que esté a la altura,

y habrá que absorber las críticas, tanto buenas como malas,

para seguir formándome como cocinero.

(Off) El entrante que ha preparado Juan Manuel

es carpacho de vieira con toques de cítricos y nueces.

Maestro, por favor.

No sé si es una virtud o no el que esté tan poco...

aliñado.

Una buena... es una reflexión.

No nos plantees dudas existenciales.

Yo... No, pero está bien, está bien.

Bueno, Juanma, la evolución de tu emplatado,

parece que estamos en otro siglo

del primer plato que nos presentaste, enhorabuena.

Creo que es un buen trabajo.

Muy evolucionado por tu parte.

Muchas gracias, chef.

Ojo con el chile, ¿eh?

Le da un toco picantito, agradable.

El trabajo es extraordinario, es...

Yo creo que si te pudiera exprimir...

Esta es tu esencia, o sea,

es una evolución que la hemos exprimido hoy como último día

y magnífico lo que concentra.

Es que este es un plato que perfectamente podrían dar

en un restaurante ya de un cierto nivel.

Lo increíble es que cocineros "amateurs", después de...

¿Qué llevan? ¿Tres meses? Sí.

Consigan hacer esto, porque yo, la verdad es que...

está... muy bien, muy bueno.

(Música)

Esos pequeños golpes de sabor que le has introducido,

ese jalapeñito, esa flor de cebollino,

la nuez incluso, es interesante.

Falta algo que le dé... un poquito más de tono.

Para mí, quizá le falta salinidad, algo que nos recuerde más al mar.

Es muy importante, yo creo,

el entender, que es lo que quería yo decir, la cocina es un lenguaje.

Cuando uno va a un restaurante,

sobre todo a uno de cocina más creativa,

lo que tiene que pasar es que haya una conexión

entre el que escucha y el que habla.

Entonces que entendamos, por ejemplo, este plato puede pasar

que si él nos quiere decir que lo ha sazonado poco

para que no notáramos el gustillo yodado, es una cosa.

Si resulta que no nos quiere decir eso y es otra, tal.

Si nosotros no lo sabremos ver.

Juan Manuel, ¿cuál era tu intención con este plato?

La nuez en sí tiene el sabor característico un poco de la vieira,

cuando la masticas, el sabor que deja.

Normalmente, a la parte blanca de la vieira, algunos la llaman nuez.

Sí la llaman. La nuez, la nuez de la vieira.

Podías haber dicho que era un juego entre la nuez de la vieira...

Era otra manera, podíamos cualquiera de nosotros cuatro...

Juego de palabras en el plato. Podría pasar.

A veces, una de las fuentes de inspiración puede ser...

simplemente esto.

Tu plato tiene más discurso de lo que creías.

Pues muchas gracias, Juan Manuel.

De nada, chef.

Eva, por favor, ¿nos acercas tu plato?

Claro.

Aquí, por favor.

Gracias, Eva.

(Off) El entrante que ha preparado Eva

es ostras con crema de almendras.

(Música)

Un plato que perfectamente podríamos probar,

como hemos dicho antes, en un gran restaurante.

A ver, en este plato,

lo más difícil es el equilibrio

entre la cantidad de ostra

y...

y de salsa o sopa.

No teníamos claro si la queríamos hacer de salsa o de sopa.

En este caso, es más si me gusta o no me gusta,

porque técnicamente, creo que es que está...

es que está perfecto el plato. Sí.

Sí, exactamente.

Yo creo que la ostra, la manzana y la lima combinan perfectamente.

Al final, nos salimos un poco del limón.

La manzana verde te aporta cosas parecidas al limón,

menos agresividad, y es interesante.

Una textura crujiente...

Quizá entiendo menos el por qué de la almendra.

Pero está muy bueno.

Tú te has arriesgado con la ostra, que es un sabor complicado.

Me gusta la crema de almendra, creo que suaviza un poco...

esa electricidad que tiene la ostra

Creo que está divinamente ejecutado.

La crema de almendra es para que se te salten las lágrimas.

Gracias.

Es una mezcla entre una crema de almendras y una vichyssoise, ¿no?

Efectivamente.

Está muy bien, felicidades, porque...

Gracias, Eva. Gracias.

Juan Manuel, Eva, podéis ir a buscar el siguiente plato.

(Música)

El día más difícil para nosotros también, seguro.

A mí personalmente mi presentación

la veo atractiva por mis ojos y por cómo la he construido

la veo más bonita, más llamativa que la de Eva.

(Música)

Juan Manuel, por favor, ¿nos acercas tu plato principal?

Lo que he de decir antes de todo

es que se me ha desligado... No te preocupes.

El molde y eso. Sabe bien el pil pil pero se me ha desligado.

Sabemos los tiempos, no te preocupes.

¿Recuerdas en Vitoria?

Me dijeron que nunca, nunca saliera diciendo

lo que dijo este chico.

Es que creo que una cosa ha salido mal.

No se habría dado cuenta nadie. Eso seguro, para muchas veces.

Si no lo dices, no se da cuenta nadie.

El plato principal que ha preparado Juan Manuel

es bacalao confitado con base de pil pil de cocochas.

Lo más difícil es la cocción del bacalao.

(Música)

Transparente.

(Música)

Me he emocionado. Está muy bien la cocción.

Es una versión moderna de bacalao al pisto.

(Música)

Es un plato perfectamente ejecutado.

Un clásico de la gastronomía española.

Pil pil ligado con un pisto al momento y sus cocochas.

Hay algo que... Soy un maniático.

Este puerro tan de moda desde el siglo III antes de Cristo

en un sofrito encima de un plato, ¿lo necesita el plato?

Sinceramente no. Pues se lo quitamos.

No tengas miedo en ponerlo desnudo, porque no necesita más.

Esa valentía también hay que cogerla.

De acuerdo, chef. Muy bueno.

Podríamos debatir el tema del puerro,

pero que sepas que todos hace 15 ó 20 años también lo poníamos.

Esto es una cosa que se puso de moda

a finales de los 80, ¿no?

Entonces, todos los poníamos. Pero es verdad

que estoy viendo que el nivel de los tres platos

No es mucha cantidad. Les habéis...

explicado bien estos programas. Lo intentamos.

Que no por poner más cosas el plato queda mejor.

(Música)

Está bien ejecutado. Yo, quizá, le habría puesto

un plato más llano, porque...

estas verduritas tienen textura,

las cocochas y el pil pil tienen textura.

Te habría dado para napar el bacalao

y hacer un platito, pues,

donde el emplatado luciera un poquito más.

Has hecho un plato muy creativo

Hemos visto una evolución muy creativa

y el siguiente plato... distinto.

Me gusta combinar tradición y modernidad.

Es una tradición revisada y moderna.

Gracias por tu plato. -Gracias, chef.

Eva, por favor, ¿nos acercas tu segundo plato?

(Música)

Gracias, Eva.

El plato principal que ha preparado Eva

es carrilleras con cuscús.

(Música)

Bueno, lo más increíble es el nivel técnico

de los cuatro platos.

La carrillera está perfectamente cocida.

La salsa es correcta, está rica, es un guiso tradicional

con un cuscús que está...

bueno, que lo acompaña.

Es un plato perfectamente ejecutado.

(Música)

Aquí has buscado un ingrediente más...

clásico, más tradicional.

pero con tu toque de creatividad con las hierbas, con el cuscús.

Ya no es... una cosa tan tradicional,

metiéndole las setas,

mucha hierba, sabor, la salsa está increíble

y la textura de la carrillera

en su punto perfecto.

Qué difícil nos lo estáis poniendo hoy los dos.

A mí, personalmente, me gustaría algo más de especias,

más de rocanrol, más de... algo de intensidad.

Aparte de eso, es un plato muy bien resuelto.

Muchas gracias, Eva. Gracias.

Por favor, id a las cocinas a buscar el postre.

(Juan Manuel) De acuerdo, chef.

(Música)

(Aplausos)

Suerte.

Juan Manuel, por favor, ¿nos acercas tu postre?

(Juan Manuel) De acuerdo, chef.

(Música)

El postre que ha preparado Juan Manuel

es tartar de fresones con tempura de pétalos de rosas.

Creo que nos tendrías que explicar este postre

antes de que lo deguste.

para entender si querías mucho o poco aroma,

mucho o poco sabor. La rosa, ¿qué función tiene?

Bueno, al tartar de fresas quería darle un toque...

de aroma con el agua de rosas.

Le quería dar también un sabor cítrico.

Le he echado lima.

También le he puesto un poco de menta.

Y a continuación, con los pétalos de las rosas

he hecho un crujiente de tempura

que lo he aliñado, acompañado con un poco de miel.

Conforme vas comiendo, notas varias texturas.

Se nota el agua de las rosas,

luego vas notando el sabor de la lima, la menta.

Y por último, hay como un toque mucho más dulce

con... con la miel.

(Ferrán) Aquí hay una de las grandes disputas que hay

en cuanto a la rosa.

Si hay que poner mucho aroma, poco aroma.

Esto es... en general, no aquí, no en este plato, sino en general.

Lo que sí te diría, Ferrán,

es que si esta cata fuese a ciegas

o yo estuviese comiendo en vez de aquí, ahí mirándote a ti,

no pensaría que este plato era de Juan Manuel.

Pues no.

Por el refinamiento, por la limpieza,

por la pulcritud, solamente ya en la estética.

Postre fresco, delicado, un postre de matices, de aromas.

Sobre todo para que no se crean: "Huy, rosas, qué raro comer rosas".

Son como las hojas de alcachofas.

Creo que es el plato más pretencioso

de los que tenemos y el más complejo y más difícil.

La primera pétalo de rosa con tempura que yo he visto

fue de El Bulli. Es del año 2001.

Cuando empezamos a hacerlo, lo hacíamos de aperitivo.

Y teníamos el problema de que no tenía gusto a rosas.

Entonces hicimos truco.

Y con agua de rosas, poniéndola al final

casi en el comedor la echabas y la gente decía:

"Qué gusto a rosa tiene esta rosa".

La verdad es que hacíamos trampa porque en verdad es imposible

imposible sin esto que una rosa en tempura tenga gusto a rosa.

Gracias, Juan Manuel. De nada, chef.

Eva, por favor, ¿nos acercas tu postre?

(Eva) Claro.

El postre que ha preparado Eva

es bizcocho de naranja y chocolate.

(Música)

Seguramente esto...

La gente puede ver sólo una tarta, un trozo de pastel,

y esto es más difícil que...

las fresas con rosas, ¿o no? Sí.

Porque si los dos son igual de buenos

y los dos están igual de ricos

y están perfectamente a nivel técnico,

te tienes que plantear, para valorar algo,

cuál es más difícil a nivel técnico.

Esto te lo dejo a ti.

No me metas en tantos apuros, Ferrán, por Dios.

(Música)

Está perfectamente ejecutado. Está muy rico.

Riquísimo. Naranja...

Chocolate, es que está rico.

La verdad es que yo...

creo que es un nivel increíble.

Todo el mundo que participa en el programa

debe estar orgulloso de esto, que el proyecto,

el proyecto de MasterChef en España

haya conseguido lo que... se proponía, ¿no?

Que era acercar la cocina a la gente

y demostrar que en tres meses

alguien amateur se puede convertir casi, casi, casi en profesional.

Eva, no te gustan los postres, no se te dan bien.

Pues ole

a esta no repostera que ha hecho un postre ligero.

Una crema de naranja con un sabor... sabor, sabor.

Refinamiento.

Chapó. Gracias, Samantha.

(Música)

Eva, Juan Manuel,

la próxima vez que nos veamos

será para saber...

quién es el primer MasterChef España.

Podéis volver a las cocinas.

(Juan Manuel) De acuerdo, gracias. (Eva) Gracias.

(Aplausos y vítores)

Quiero ganar MasterChef, quiero ganarlo.

Quiero ganarlo, quiero ganarlo.

(Música)

(Continúa la música)

Juan Manuel, Eva.

Sois dos grandes cocineros aficionados

a los que desde esta noche os podemos llamar... chefs.

Ha sido tanta vuestra evolución,

que os habéis ganado como premio simbólico

el derecho a ocupar este lugar,

el estrado de los chefs.

Por favor, intercambiemos posiciones.

(Aplausos)

(Música)

Eva, Juan Manuel, por haber llegado hasta aquí

los dos tenéis asegurados varios premios.

El primero, un curso en la escuela de alta cocina

Le Cordon Bleu, Madrid.

El ganador va a recibir el curso Gran Diplôme;

y el segundo clasificado,

el diploma de Cocina.

Además, Eva,

el complejo turístico Mayakoba

te ofrece un contrato de trabajo en México durante un año.

(Aplausos y vítores)

(Juan Manuel) Ahí está. -Que me voy por ahí.

(JM) Al infinito, ahí.

(Eva) Voy a poner tierra de por medio.

Juan Manuel, a ti, el Grupo Bilbao Berría

te ofrece la posibilidad de trabajar

en alguno de sus restaurantes

también durante un año. Enhorabuena.

(JM) Ahí, ahí. (Eva) Ay, Dios mío.

(Eva) Ya tenemos trabajo.

Ya podemos trabajar.

Eva, Juan Manuel.

Acabamos de tomar la decisión más difícil

de nuestra vida.

Estamos muy orgullosos de los dos.

Pero como bien sabéis,

sólo puede haber un ganador.

Y ese ganador...

recibirá...

los 100.000 euros del premio,

publicará su propio libro de recetas,

y obtendrá...

el título de MasterChef España.

(Música)

El ganador...

de MasterChef España

es...

¡Juan Manuel!

(Aplausos y vítores)

(Juan Manuel llora)

(Música)

(Eva) De MasterChef me llevo unos amigos fantásticos

Me llevo muchos conocimientos de cocina que no tenía.

Y lo que yo ya llevo no se paga con dinero.

Antes de entregar el premio al ganador,

Ferrán Adriá quiere deciros una cosa.

Bueno, antes que nada felicidades a todos.

(Varios) Gracias.

En todas las conferencias acabo con una frase

que es "no busques el éxito, busca la felicidad".

Esto es muy importante entenderlo.

Si eres feliz, ya vendrán los éxitos y los premios

O sea, yo nunca en El Bulli buscamos ningún premio.

Vinieron solos.

Entonces, yo creo que... que Eva se merece

el ser feliz. Hoy es muy feliz. -Vaya.

(Ferrán) Pero... pues un pequeño... aporte por parte

de El Bulli de Ferrán Adriá.

Esto es el ADN del proceso culinario

que vamos a presentar en enero del año que viene en Nueva York.

Es un primer borrador esta preparación,

pero es para que te lleves un buen recuerdo.

Te lo guardas.

Eres la única persona en el mundo que lo tiene.

Entonces...

(Eva) ¡Gracias! (Ferrán) Hala...

Te lo enmarcas como recuerdo.

(Eva) Lo voy a enmarcar, vamos, en oro.

En oro lo voy a enmarcar.

Ha llegado el momento

de que Ferrán Adriá entregue...

el premio de primer MasterChef de España

a Juan Manuel.

Muy bien, Juan Manuel.

Muchísimas gracias. -Por todo el esfuerzo.

(Juan Manuel farfulla y llora)

(Música)

(Vítores)

(JM) Muchas gracias por todo.

Ya no te digo más.

Y ahora tengo...

(Vítores)

Para mí, realmente, MasterChef ha sido un sueño.

Lo único que tengo que decir

es que cuando una persona quiere, lucha y se esfuerza,

todo se puede conseguir siempre que una persona quiera.

Señores, muchísimas gracias

por acompañarnos en este viaje culinario maravilloso.

Nos vemos en la segunda edición de MasterChef.

Hasta entonces, pónganle sabor a la vida.

Si me pidieras venir a mi cocina a trabajar

y a pasar una temporada, te dejaría pasar.

(JM) Estar en MasterChef para mí lo es todo.

¿Es buena elección llevar al equipo contrario

a gente que se lleva bien y que compite mejor

que en tu equipo? Me gusta arriesgar.

¿Qué tipo de cocina crees que se hace en MasterChef?

Alta cocina. ¿Y esto?

En mi zona se trabaja más este tipo de...

¿Plato combinado?

¿Te das cuenta de que puedes arriesgar tu sueño?

Esto no es un juego.

Mi padre era la persona que más quería.

Y mi madre también.

Aunque aquí no están, sé que dentro de mí estarán.

Lucho por un sueño y lucho hasta el último momento.

¿Vamos bien? El único capitán

que he visto mandar, ordenar. No me gusta cómo está saliendo.

Con criterio. Superadlo más, por favor.

Con talento, orden y disciplina: Juan Manuel.

(Música)

Estás refinándote.

Estoy encantado.

Juan Manuel, fantástico, un buen trabajo.

Aparte de un par de huevos, es un cocinero impresionante.

Buen trabajo, eres un pata negra.

Ese detalle de ayudar a un compañero, como es Clara,

a hacer lo que ella no podía...

(Música)

Vemos en ti mucha más evolución que en otros.

El mejor de esta prueba

ha sido... Juan Manuel.

Juan Manuel. -Juan Manuel.

(Música)

¿Por qué merece ganar tu hijo?

Porque ha sido la ilusión de su vida,

pero como ya dijo en un principio, su sueño se truncó.

Y... es verdaderamente lo que a él le gusta, la cocina.

Admiro tu humildad.

Que eso no cambie, porque hay que saber gestionar

la lucha, como has hecho,

y el éxito.

De acuerdo, chef. Esto es un éxito.

(Música)

Es una evolución que la hemos exprimido hoy como último día

y es magnífico lo que concentra.

Esto es un plato que perfectamente

podría andar en un restaurante de cierto nivel.

Lo increíble es que... cocineros amateurs

que llevan ¿tres meses? Sí.

Que consigan hacer esto, la verdad es que... está...

muy bien. Muy bueno.

El ganador...

de MasterChef España es...

Juan Manuel.

(Música)

Muy bien, Juan Manuel.

(JM) Muchísimas gracias. (Ferrán) Por tu esfuerzo.

(Música)

(Vítores)

Masterchef - Programa 13 - 02/07/13

02 jul 2013

Los últimos 479 programas de MasterChef

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios