Llega a Televisión Española 'MasterChef Junior', un programa emocionante, positivo e inspirador para los amantes de la cocina más pequeños. Tras el éxito de MasterChef, TVE prepara la versión de niños para encontrar a los mejores mini-cocineros de España. En 'MasterChef Junior', los niños de entre 8 y 12 años demostrarán que en la cocina no importa la edad. Talento, trabajo en equipo, pasión por la cocina y ganas de aprender serán lo más importante. Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha repiten como jurado.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
2285869
Para todos los públicos  MasterChef Junior - Programa 4 - 06/01/14 - ver ahora reproducir video 02h 02 min
Transcripción completa

Esta primera prueba consistirá en una caja misteriosa,

pero a esta caja le falta un ingrediente sorpresa.

Esto se mueve.

¡Lucía Gil, actriz y cantante!

Bienvenidos a Disneyland París.

Hoy cocinaréis para los visitantes del parque.

¿Hay alguien español?

Empiezan a entrar los comensales. ¿Oído?

¡Sí, chef!

Quiero rapidez. ¡Me falta mango!

Esta noche cocinaréis pasta.

Aspirantes, os presento al cocinero Remy.

Ha venido a MasterChef para ayudaros con vuestro plato de esta noche,

que supongo que ya habréis adivinado.

(TODOS) Ratatouille.

Cristina, Aimar, Pau, Marina...

Tenéis mucho talento, no dejéis jamás de cocinar, por favor.

Sabemos que son muy jóvenes.

Pero, aunque vengan en triciclo,

no nos va a temblar el pulso con ellos.

En MasterChef Junior van a descubrir si de verdad les gusta

la cocina profesional.

Aquí les espera mucho trabajo,

un mundo de fantasía y una experiencia inolvidable.

Esther, Ana Luna, Mario y Juan lucharán

por los 12.000 euros de premio y el trofeo que les acredita

como el primer MasterChef Junior España.

Tendrán que enfrentarse a tres pruebas,

dos de ellas clasificatorias,

y solo los dos mejores cocineros llegarán a la gran prueba final.

Este es su momento, por el que se han dejado la piel,

el que llevan esperando

desde que se presentaron al primer casting

y por el que lucharán esta noche.

Bienvenidos a la gran final de MasterChef Junior España.

(Música)

Hace tres programas,

16 jóvenes aspirantes de entre 8 y 12 años

se embarcaban en MasterChef Junior.

Chuchelandia.

La versión juvenil

de la competición de cocina más importante del mundo.

¿Estáis preparados para empezar a cocinar?

(TODOS) ¡Sí, chef!

(Expresiones de asombro)

¡Cambio de pareja!

¿Qué estás haciendo?

Echa sal, que no eché.

450 platos.

He hecho una merluza en salsa verde

con unas pocas almejas.

Oh, ya quisiera Samantha hacerlo.

Está crudo, y yo no creo que en este país nadie se lo coma.

Cómo te gusta comer. Si es que disfruta y todo.

¿Qué les hace falta? Rock and roll.

Crec, crec, crec.

Tú te has rendido. Sí, chef.

Y el plato no da la talla.

12 expulsados.

Cristina, Marina, Pau.

Aimar, Jacobo.

Dani.

Alba, María.

Remei, Noa,

Rodrigo y Carlos

no continuáis en las cocinas de MasterChef Junior.

¡Corre!

Durante este viaje, nuestros aspirantes

se han enfrentado a grandes retos.

Auryn.

Hola, chicos. -Qué guay.

Esta canción para MasterChef.

Han cocinado para cientos de personas

en escenarios increíbles.

¡Nos vamos a Disney!

Empiezan a entrar los comensales, ¿oído?

¡Sí, chef!

¡Quiero rapidez! ¡Me falta mango!

Han sido valorados por sus ídolos.

¡Dani García, del restaurante Calima,

dos estrellas Michelin!

¡Christian Escribà!

¡Guau!

¡Mario Vaquerizo!

¡Buenas noches!

¡Lucía Gil!

¡Águila Roja!

¡Eduardo Casanova!

¡"Buah"!

Y han descubierto ingredientes

con los que nunca antes habían cocinado.

Las alcaparras. Nunca lo había probado.

¿Qué es este bicho? Apionabos...

Todo ello con la ayuda de nuestro jurado

del que han aprendido

que el mundo de la cocina no es fácil.

No te quiero ver llorar porque me rompes el corazón.

Y que para ser el mejor solo hay una vía: el trabajo.

Tu evolución durante las cuatro semanas ha sido espectacular.

Eres finalista de MasterChef Junior. ¡Enhorabuena!

Nuestros aspirantes llegan a Faunia en Madrid,

pensando que esta primera prueba clasificatoria

será por equipos, pero se equivocan.

Obtener una plaza en la final

les costará mucho más esfuerzo del que imaginan.

Estar en la final son palabras mayores,

así que yo voy a ir a por todas y a esperar conseguirlo.

(VARIOS) Mira, mira.

(ANA LUNA) Voy a luchar.

Todo lo que tenga dentro lo voy a sacar todo para ganar.

Voy a darlo todo.

(MARIO) MasterChef es lo más.

Creo que le falta un pequeño empujón para llegar a la final.

(ESTHER) Voy a luchar por estar en la final

del 1 al 100, un infinito.

Aspirantes, bienvenidos a la primera prueba

de la gran final de MasterChef Junior.

Ganar no va a ser un camino fácil.

Hoy os vais a enfrentar individualmente

a todas las pruebas.

¿Qué? ¿A todas?

(JUAN) A estas alturas ya tienes que dejar

de estar arrastrado por tu equipo y tienes que demostrar

lo que puedes hacer tú solo como individuo.

En esta primera prueba el que consideremos

que ha sido el mejor en cocinas,

se clasificará directamente para la gran prueba final.

Madre mía.

Yo creo que sí que puedo estar en la final.

En vuestro primer reto

cada uno vais a cocinar un plato diferente

con un ingrediente estrella en común, las legumbres.

Bah, es un horror de prueba con las legumbres.

Esther, ¿qué te pasa?

Legumbres, es que no suelo hacer muchas.

Mi madre me hace unas lentejas una vez al año como máximo...

Vais a cocinar un menú completo para diez personas.

Para el entrante tendréis que utilizar:

garbanzos, los podéis acompañar de codorniz,

pimentón dulce, limas,

hierbabuena o pan de pita, entre otros.

Para el primero, vuestra legumbre será la alubia pocha.

Es una variedad de alubia blanca que se consume antes de su madurez.

Además, en este caso, contáis con: merluza,

cebolleta, berberechos,

vino blanco y verduras de temporada.

El plato principal contará con otro tipo de alubia, la pinta.

Podréis acompañarla de: papada de cerdo, puerros,

zanahorias, naranjas de mesa, citronela y melocotones.

Por último, la legumbre para el postre será el cacahuete.

Aunque mucha gente piensa que los cacahuetes son frutos secos,

en realidad son legumbres.

He flipado cuando me han dicho que era una legumbre.

Para esta plato contáis con: chocolate, nata, mantequilla,

azúcar glasé, huevos, curri, hojas de gelatina y puré de coco.

Para decidir el orden de elección de los platos

nos vamos a basar

en vuestra trayectoria a lo largo de todo el concurso.

Hemos sumado todos los puntos que habéis ganado hasta ahora

y este es el resultado:

Ana Luna, eres la cuarta con 29 puntos.

Esther, eres la tercera con 31 puntos.

Mario, estás en segundo lugar con 36 puntos.

Y Juan, en cabeza, con 37 puntos.

Por tanto, serás el primero en elegir.

Yo elijo las alubias pintas.

Los elementos combinan muy bien juntos

y yo creo que es un plato para lucirse.

Mario, ¿por cuál te decantas?

Yo elijo los cacahuetes.

El postre. Esther, te quedan dos opciones:

los garbanzos y la alubia pocha.

Me quedo con los garbanzos.

¿Qué más me da?

Si las dos son legumbres y se me dan horrorosamente mal...

Ana Luna, te ha tocado la alubia pocha.

Si hubiera sido la primera, hubiera elegido lo que me ha tocado.

Aspirantes, vais a entrar en la cocina de forma escalonada,

con diez minutos de diferencia entre uno y otro.

Y por este orden: Esther, Ana Luna, Juan y Mario.

En el camión de nuestro proveedor de alimentos

están los ingredientes que necesitáis.

Recordad que el excedente de producto

se entregará a comedores sociales.

Cada uno tendréis 90 minutos para cocinar.

De esta forma, los comensales

recibirán los platos en su punto y en orden.

Seremos nosotros los que tomemos la decisión

de quién se convierte

en el primer finalista de MasterChef Junior

tras esta prueba.

Hoy vais a cocinar

para los cuidadores de los animales de Faunia.

Y atención, si quedan satisfechos,

vais a tener un premio extra y excepcional:

nadar entre osos marinos.

Por cierto, aspirantes, ¿sabéis dónde están las legumbres?

No. ¿No?

¿Veis aquella roca?

Detrás de esa roca tenéis cuatro saquitos

con vuestros ingredientes principales.

¡Recogedlos y a cocina!

¡Vamos!

(Alboroto)

¡Cómo molan!

(Risas)

¡Ayudadme, chicos! -Cuidado.

¿Cuál será el de quién? -Coged uno.

-Estos son los cacahuetes. Son los cacahuetes, toma.

-Parecen Aimar.

(ANA LUNA) Todos echábamos mucho de menos a Aimar

y como hemos visto unos pingüinos que eran como de su altura,

muy pequeños, pues hemos dicho:

"Mira, es Aimar, es Aimar, es Aimar".

Y había cientos de Aimares.

-Ay, que se lo había comido. -¡Mirad qué chulo!

-Llévatelo.

¡Qué bonito!

(ESTHER) Nos han dicho que hay un pingüino que adivinaba el futuro.

Entonces nosotros le hemos preguntado:

¿Seré yo quien gane esta edición de MasterChef Junior?

¿Va a ganar ella MasterChef Junior?

No lo sabe. Eso es que no lo... no.

-¿Y yo? -Ha dicho que sí.

Creo que ha dicho que voy a ganar.

-Ah, yo. -Que voy a ganar yo.

¡Adiós, pingüinos! -Adiós.

¡Gracias por las legumbres!

Esther, tienes 90 minutos

para cocinar un entrante con garbanzos.

Venga, Esther, vamos.

¿Y cuál te parece el más...?

El más difícil tal vez es el de Johnny, ¿eh?

¿Y el más fácil cuál crees que es? Yo creo que el tuyo o el mío.

Hombre, yo creo que el mío...

Venga, Esther.

Esther, ¿qué entrante vas a hacer con los garbanzos?

Cuéntame. Los garbanzos los voy a cocer,

voy a hacer un mousse y lo aliñaré con tahima...

Sí... Lima...

Sí...

Sal y aceite. Y codornices con escabeche.

¿Crees que vas a ser la finalista? Yo quiero ser la finalista

y me voy a esforzar al máximo. ¿Te vas a esforzar?

Sí. Vale.

Me da como que a Esther no le va a dar tiempo.

Tiene que anudar las 12:00.

Está haciendo el doble nudito con el cariño...

Ah, dos minutitos me faltan.

Esther va hacer unas codornices con un humus.

Primero tiene que escabechar las codornices,

para ello, va a hacer un sofrito con la cebolla,

el ajo y la zanahoria. Cuando esté pochada,

añadirá el doble de aceite que de vinagre.

Se introducen las codornices y se deja más o menos

media hora a fuego lento.

Ya, no te queda nada. -Ya lo sé, ya estoy nerviosa,

cuando voy a entrar. Ay.

Esther, llevas diez minutos cocinando.

Ana Luna, entras en cocina ya, adelante.

Yo a Ana Luna la veo muy nerviosa.

Puede que demasiado.

Ana Luna, cuéntame el plato.

Voy a hacer una merluza en salsa verde

con berberechos y las alubias.

Ana Luna va a hacer una receta

que es la combinación de dos grandes de la cocina vasca.

Por una parte, unas pochas con almejas,

que en este caso, van a ser unos berberechos.

Y por otra, una merluza a la vasca.

Luego va a realizar la salsa, que es muy sencilla.

Con las espinas hará un buen fumet,

un ajito dorado, una cucharada de harina,

como si se tratara de una bechamel

y en vez de leche, va a meter ese fumet de pescado,

la típica "boluté". Al final, perejil, y en ese perejil

guisará las pochas y los berberechos.

Uh, ya ha entrado... -¡Ay!

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete...

(ESTHER) Lo más difícil para mí va a ser hacer el humus.

Tengo que tener especial cuidado con la sal del humus,

porque se me puede quedar muy salado.

Es el momento de que entre Juan

y que nos cocine su plato con alubias pintas. Adelante.

Esta ya es una prueba para que quien gane, entre a la final

y entonces ya es una presión muy grande.

(ESTHER) A mí me gusta la sal en mi comida.

Yo me voy a echar la sal que a mí me guste,

el resto de la gente que se la eche a su gusto,

porque cada uno tiene su gusto.

Voy a hacer la papada con el puré de alubias

y un aceite de citronela. Juan, y este plato,

que es aparentemente el más complicado, el más difícil,

¿lo haces para demostrar que eres un campeón?

A mí me gusta elegir las cosas difíciles.

Y si te caes con todo el equipo, ¿qué ocurre?

Eso no va a pasar, chef. Voy a hacer todo para evitarlo.

Creo que Juan tiene posibilidades de pasar y quitarme a mí el puesto.

Juan quiere hacer una receta de puré de alubias pintas,

papada de cerdo glaseada, aceite de citronela...

¿Qué es lo que tiene que hacer?

Cocinar unas alubias pintas a la manera tradicional

y mientras, ponemos a cocer en abundante agua

nuestra papada de cerdo con un poco de vino tinto

y las especias que nos gusten.

Y el tercer paso, que es hacer el aceite de citronela.

Y para ello es coger aceite de girasol,

meter la citronela machacada en ese aceite de girasol

a una temperatura de 60 grados

para que infusione y coja todo el aroma.

Ah.

Ana Luna, se te ha caído un poquito, ¿no?

Sí. Pues has tenido suerte,

porque tienes un montón de agua y poco pescado.

Y te falta alguna verdurita más.

Dale rock and roll al fuego, ¿eh?,

Que si no, eso no va a hervir en la vida.

Esther, llevas 30 minutos cocinando.

Ana Luna, tú llevas 20 minutos ya.

Es el momento de que entre Mario a cocinar su postre con cacahuetes.

Tengo muchos nervios

y lo primero que me pasaba por la cabeza es:

"Y si tengo un fallo, ¿qué pasa? ¿Si no llego a tiempo?"

¿Qué postre vas a hacer? Cuéntame. Voy a hacer una mousse de chocolate

con cacahuetes garrapiñados y con curri y un granizado de coco.

Pinta muy bien.

Para el granizado de coco calentaremos el puré,

añadiremos una hoja de gelatina y lo meteremos a congelar.

Vamos a garrapiñar los cacahuetes, cortándolos primero por la mitad,

tostándolos en el horno y después, los introduciremos en un caramelo

hecho con la misma cantidad de azúcar que de cacahuetes.

Este caramelo se hace derritiendo azúcar en una sartén

con un poquito de agua.

Uy, ¡si se me ha olvidado echarle sal!

Están las codornices con el vinagre,

el aceite y tal y he dicho: "Ay, Dios mío, qué nervios.

No echarles la sal”.

He cogido la pala, la he llenado y he hecho: "¡Zaca!"

Ay. ¿Qué te pasa?

Que se me ha roto un trozo de la yema...

No pasa nada. ...y no va subir.

Escucha, ¿vale?

Mira, coges una así... Mira, mira, ¿ves?

Más fácil así, una por una. ¿Ves? ¿Has visto qué fácil?

Con mucho cuidado, ¿ahora ves? ¿Ves cómo se quita bien la clara?

Sí. Ya has aprendido un truco.

Aprovéchalo, ¿vale? Vale, gracias.

Se ha quemado, ¿no? Juan, ¿cómo vas?

El primer aceite que hice se me ha quemado.

¿Por qué? Porque estaba muy fuerte.

Bueno, pero ¿y no estás pendiente? Tienes dos cosas solo en el fuego,

no se te puede quemar. Ya, fue un error terrible,

pero ahora lo voy a arreglar.

¿Te dará tiempo a acabar? Me dará tiempo a acabar,

pero voy a tener que trabajar muy duro.

Ya puedes correr, porque te estás jugando la final.

Gracias, chef. Vamos, vuela.

Hazlo a fuego flojo, porque lo anterior que tenías,

que hacía pló pló pló era el aceite.

-Sí.

Juan y yo somos rivales, pero hasta cierto punto.

Cuando él ha necesitado algo de ayuda,

yo le he ayudado y él me ha ayudado también.

Esto todavía más, ¿no? -Sí, yo creo que sí.

¿Son claras? -Sí.

-Pues sí. -Juan es un rival,

pero creo que si hay que ganarle, le ganaré,

pero no poniéndole las cosas más difíciles.

Aspirantes, está en juego una plaza para la gran final.

Recordad que en MasterChef Junior estamos comprometidos con el planeta

y reciclamos todos los embases. Ya sabéis, nada de excusas,

el vidrio al contenedor verde.

Fuera.

Tengo las codornices hechas y el puré de garbanzos lo tengo.

-Esther, ¿cómo vas? -Bien, ¿y tú?

-Más o menos. Juan, ¿cómo vas?

-Bien, tirando. -¿Lo tienes hecho ya todo?

-No.

De hecho tengo todo por hacer. -Ah.

Las avispas se estaban comiendo mi merluza.

He tenido que tapar, se quedaban dentro

y me he puesto a llorar, pero aunque yo estaba llorando,

seguía haciendo las cosas.

¿Qué pasa?

Las avispas me están poniendo Supernerviosa

y ahora estoy cortando la cebolla para sofreír un poco las alubias

y que les dé un toque más... No tan secas.

Bien.

Se han comido mi pescado. Se te han comido tu pescado...

Malditas avispas, yo les zumbo y aquí no queda una avispa.

Ana Luna, hay una historia que yo tengo para las avispas,

que es esto, mira. ¿Sabes por qué lo utilizó?

Porque no hay cosa más pesada que este tío.

Esto lo hago yo todos los días. Ana Luna, si no te funciona,

yo tengo otro truco que es genial, es genial.

¡Dale!

¡Ah, oye! (RÍE)

No me des más.

(ANA LUNA) Era muy divertido cómo Pepe corría de Jordi

y Jordi estaba buscándole para darle con el trapo.

Bienvenidos, muchas gracias por aceptar nuestra invitación.

Podéis tomar asiento...

Esther, empezamos a emplatar en tres, dos, uno...

¡Ahora, venga, rápido!

Nuestros cuatro finalistas han cocinado un menú

en el que la legumbre es la reina de todos los platos.

¿Queréis saber por qué hemos elegido este alimento?

Pues para explicar su importancia hemos invitado

a la nutricionista y chef Ada Parellada,

¿qué tal, Ada? Muy bien,

muchas gracias por invitarme.

¿Por qué son tan importantes las legumbres en la alimentación?

Tienen todos los nutrientes: proteínas, hidratos, minerales...

Es como si te comieras una píldora de nutrientes,

de manera que tenemos que ir tomando estas píldoras de la vida,

que le llamo yo a los niños para que se animen a comer legumbres.

Venga, Esther, rápido, rápido,

que te lo juegas todo en esta prueba. Rápido.

En MasterChef siempre insistimos

en que es bueno que los niños aprendan a cocinar

para que aprendan a comer. Cuanto más sepan cocinar,

más apreciarán los alimentos, porque ven todo el proceso.

Lo entienden desde la base. Lo entiendes, ¿no?

Esther, en un minuto sacamos los platos,

estén como estén. Sí, chef.

Estas recetas que estáis preparando son ideales,

porque le dais otra dimensión a la legumbre.

Muchas gracias por venir, Ada, y muchas gracias por tu explicación.

Esther, 30 segundos. Corre, el sprint final, venga.

Es que no me da tiempo. ¡Que no me da tiempo!

Cinco, cuatro, tres...

Y pun, pun, pun con la salsa, el último segundo,

manos arriba.

Terminé por los pelos.

En primer lugar, vais a degustar el entrante que consiste en:

codorniz escabechada con humus de garbanzo,

pan de pita y hierba buena.

Me encanta. -Buenísimo.

Tiene una vinagreta bastante potente, ¿eh?

-Sí, pues fíjate que me parece que se ha pasado.

-Demasiado vinagre, sí. -Me parece que tiene...

-Porque mata un poco el sabor, ¿verdad?,

del humus y de la codorniz.

¿Estás lista? Sí.

Porque en un minuto emplatas.

Bueno, vaya éxito, ¿no? Me lo he comido todo. (RÍE)

¿Y qué tal? Estaba buenísimo.

Quizás a lo mejor la cebolla

sabía un poquito demasiado a vinagre,

pero el resto del plato, delicioso.

Me parece alucinante que hagan estos platos.

(ESTHER) Antes de cocinar creía

que tenía un 2% de posibilidades de ganar

y ahora creo que tengo un 15% de posibilidades de ganar.

Ana Luna, a emplatar. Te he cogido esto, ¿vale?

Gracias. Que no se te caiga...

¡Corre, corre, que no llegas!

Estamos en la final, he tenido un montón de nervios,

pero voy a darlo todo, voy a seguir luchando

para ganarme la plaza de ir a la final.

Corre, corre, que no vas a terminar. No vas a terminar.

Juan, te quedan los últimos diez minutos de cocinado...

¿Diez minutos?

...y empezamos a emplatar, ¿oído? De acuerdo.

Y no te veo nervioso, te veo demasiado tranquilo.

Perdona, chef.

Tres, dos, uno... Ana Luna, manos arriba,

dejamos de emplatar.

Da fuerte.

He tenido momentos buenos, momentos malos, pero al final...

al final me lo he pasado bien, he disfrutado la prueba.

Relájense.

Ana Luna ha cocinado el primer plato, que consiste en:

merluza en salsa verde con alubias pochas

y verduritas de temporada.

¿La decoración?

-Es algo raro, porque te choca un poco

un plato con merluza y berberechos.

-Me gusta, me gusta la combinación.

-¿Mejor el pescado? -Sí, me ha gustado.

Y eso que más de carne,

me ha gustado mucho más el pescado que la carne.

¿Qué le ha parecido el plato? La verdad, que espectacular.

Me ha gustado muchísimo la combinación del berberecho,

que tenía el sabor de mar,

con la merluza y con la legumbre de fondo.

(ANA LUNA) He disfrutado la final,

porque al principio no era de las que más sabía

y creo que he evolucionado un montón aquí,

con todo lo que hemos aprendido.

(JUAN) Estoy en la final

y soy una persona que siempre tira más.

Así que ahora estoy intentando conseguir esa carta

para entrar entre los dos mejores.

Y desde allí, a ganar.

Venga, venga, no puedo relajarme ahora.

Juan, vamos a empezar a emplatar ya.

Venga, ahí.

Ahí.

Ahí. Venga.

Juan, vuela.

Venga, todos iguales.

Seguimos, seguimos. Seguimos.

Rápido, rápido. Eso es. Eso es.

Venga, rápido, rápido.

Vamos, terminamos. Venta, venga, venga.

Tiempo.

Ahí está.

(OFF) Como plato principal,

Juan ha elegido una crema de alubia pinta con papada de cerdo glaseada,

naranja y melocotón caramelizado

y citronela.

Me huele a postre.

De aspecto no entra por los ojos.

La presentación... -La presentación...

Yo creo que ganaba... Estaba mejor...

La merluza tenía mejor combinación. -Tiene peor pinta según lo ves.

Póntelo aquí o abajo. Cuidado.

Que todo el papel chupe toda la grasa que pueda.

¿Qué te ha parecido? Pues bueno,

me ha parecido, en presentación muy poquita cosa,

pero la salsa me ha gustado bastante

porque no parecen que sean judías.

(JUAN) Entré en Masterchef porque quería demostrar a España

que tenía dotes culinarias y que sabía cocinar,

y yo creo que lo he conseguido.

Mario, venga, ¿lo tienes todo preparado?

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, ¡tiempo! El curry,

no me dio tiempo a echarlo. Vamos a la mesa de emplatado.

No puede caerse, ¿eh? No puede caerse.

Eso es. Bien, bien, bien.

Muy bien. Además muy frío, las copas. Fenomenal.

Vale, lo ponemos aquí. Tengo ahí la rúcula,

tengo que coger... ¿Llevará rúcula también?

Sí. Eres un chef muy moderno.

Ese es el daño que hace escuchar a Jordi.

Tanto cocinerito moderno de postín.

Venga, rapidez, Mario. Rapidez.

Poco. Eso es.

Vamos, mira los comensales, mira cómo están.

No puedo mirarles. ¿No puedes mirarles?

Pero venga, están esperando tu postre.

Vuela.

Venga, rascando. Eso es.

Venga, muy bien. Muy bien.

Hacer un plato exquisito

no es suficiente para estar en la final de "Masterchef",

hace falta cuidar los detalles.

Vamos, vamos.

Cinco,

cuatro,

tres,

dos,

uno,

¡manos arriba! ¡Tiempo!

Bien, Mario, bien.

Choca ahí la mano, campeón.

Fenomenal.

Y de postre vais a saborear una mousse de chocolate

con cacahuete garrapiñado al curry y granizado de coco.

Solo me gusta el coco. Este ya, cero.

Este, además, lo odio. Como me dé un toquecito a coco...

-Está muy rico, ¿eh? -Muy determinado.

Está buenísimo. Tengo un señor aquí,

que le veo, que él me decía que se tomaría el coco.

Te tomaste todo el coco. Me lo comí todo.

Ciertamente me ha sorprendido gratamente.

Te gusta desde hoy. No acaba de gustarme,

pero no sabe tanto a coco

como yo esperaba, y me lo comí todo.

El postre, ¿qué te ha parecido? Espectacular.

Espectacular.

Yo creo que tengo posibilidades

para que la plaza para la final sea mía.

Hoy os han cocinado

los cuatro finalistas de "Masterchef Junior".

Adelante los aspirantes. Vamos, chicos.

¿Qué os ha parecido? -Espectacular.

A mí, es un plato que tomo habitualmente, no mousse,

pero jamás se me ocurrió combinarlo con codorniz,

o ponerle la hierbabuena,

para darle ese sabor tan especial.

A mí, la merluza, me ha gustado mucho.

Las alubias, en la decoración, estaba estupendo y muy blanditas,

que es como a mí me gustan. -Gracias.

Yo que no soy de texturas, así de cerdo,

me ha encantado.

Olores, aromas, texturas, sabores...

Me ha impresionado. -Muchas gracias.

A mí, la mousse me ha parecido que estaba riquísima.

Los cacahuetes me hubiera encantado que me echaras algunos más,

porque estaban deliciosos. -Gracias.

¿Habéis quedado satisfechos?

¿Les invitáis a que nacen con osos marinos?

Sí. -Sí.

Sí, por supuesto. ¿Sí?

Claro que sí.

Ya tenemos aquí, donde todas. Fijaros.

Estaba chulísimo, y empezaba a aplaudir,

y saltaban encima de nosotros. Ha sido superguay.

¡Joe, cómo mola!

Cantaba y todo. Estaba chulísimo.

(TODOS) ¡Mimo, canta!

Justamente tenía que cantar, y de repente empezó a salpicarnos.

(ESTHER) Hoy ha sido uno de los días

más alucinantes de mi vida. He nadado con osos marinos.

Mírale como...

Me encanta cómo corre. Es más gracioso.

Eran muy cotillas.

Se ponían...

Uy, mira. -Oh.

(ESTHER) Ha sido un día muy divertido, muy bonito,

pero estoy bastante nerviosa porque estoy dentro o fuera,

y me gustaría estar dentro.

Aspirantes,

hoy os he visto más entregados que nunca.

Cuidando cada paso, mimando cada detalle,

con limpieza en las cocinas.

De verdad que da gusto ver

cómo habéis evolucionado todos. (VOZ BAJA) Gracias.

Sin embargo,

en esta prueba solo hay una plaza

para la gran final de "Masterchef Junior".

Jueces,

adelante.

Si dicen que seré el ganador de la prueba

será una euforia total. Me encantará.

Será lo mejor que me ha pasado en la vida.

Habéis cocinado

como auténticos chef profesionales, de verdad.

Sin embargo, solo uno de vosotros

pasará, directamente, a la gran prueba de la final.

Porque se ha superado,

porque no ha dejado que los problemas impidan sacar su plato

y porque la evolución que ha tenido en "Masterchef Junior"

ha sido increíble,

el primer finalista de "Masterchef Junior"

es...

Ana Luna. ¡Ah!

De 10.000 niños que se presentaron

yo estoy en la primera finalista de "Masterchef Junior".

No sé, es una pasada. No tiene palabras decirlo.

Gracias.

No llores, cariño.

No era la que menos posibilidades tenía de estar en la final.

Enhorabuena. -Enhorabuena.

Esther, Mario, Juan,

vosotros tres todavía tenéis una oportunidad.

Os enfrentaréis a un nuevo reto

en el que saldrá el rival de Ana Luna

para la gran prueba final.

Yo lucharé por esa plaza cueste lo que cueste.

Con muchos nervios,

pero todos esos nervios los transformaré en energía.

Yo espero...

batirme en duelo con Ana Luna.

Estoy nervioso porque ya es la última oportunidad

y quiero pasar a la final.

Aspirantes,

bienvenidos de nuevo a estas cocinas.

Es el momento de seguir luchando.

Todavía tenéis una oportunidad, y tenéis que ir a por todas.

Ana Luna, eres la primera clasificada para la gran final.

¿Quién es para ti el rival más difícil?

Puede que sea Mario, porque también lo hace muy bien.

Ana Luna, tú,

en la siguiente prueba no cocinarás,

así que puedes subir a la galería y esperar para saber

quién será tu contrincante.

Enhorabuena, guapa. Gracias.

Suerte. -Gracias.

Os enfrentáis a la "Prueba de presión".

Aspirantes,

en vuestras cocinas tenéis un paño.

Debajo hay un elemento primordial

para el plato que cocinaréis a continuación.

Quiero que lo levantéis muy despacio.

(ANA LUNA) ¿Qué es?

¿Qué es?

Esa figura juega un papel muy importante

en el alimento que vais a cocinar en esta prueba.

No es comestible,

pero puede cambiaros la suerte si te tropiezas con ella.

Lo que vais a cocinar a continuación

es un alimento muy especial.

Para presentároslo os hemos traído a una persona

que para nosotros también lo es.

Estuvo en estas mismas cocinas aprendiendo,

como vosotros,

y nos conquistó con su dulzura,

tanto la persona como la que ponía en sus platos,

un fuerte aplauso para...

Fabián. ¡Ah!

Bizcochito. ¿Qué hay?, ¿cómo estamos?

Qué ganas de verte.

Bienvenido a tu casa. Muchas gracias.

Jordi.

Como Fabián es el más joven,

la mayoría de los niños

nos vemos, como reflejados en él.

Mucho gusto verte. Samantha.

Qué gran invitado.

¿Puedo bajar?

Que baje.

Corre, dale un abrazo. Venga, ven.

No tengo muchos posters en mi habitación,

pero no me importaría tener uno de Fabián.

Tú eras el más joven en "Masterchef",

pero creo que aquí no puedes decir los mismo.

La verdad, que no. ¿Cómo se ve todo desde aquí?

¿Más tranquilo? ¿Mejor? Si te digo la verdad,

estoy más nervioso que de aspirante.

Menudo peso el del jurado.

Me parece que es un repostero increíble.

Me gustaría tener sus dotes para la repostería, definitivamente.

Hoy os he traído un regalo muy especial.

Además será el alimento con el que hoy tendréis que cocinar,

¿qué tal si lo vemos?

Venga, chicos, venid. Venga, vamos.

Se trata de un dulce muy característico de estas fechas,

el roscón de reyes.

Ya sabéis para qué sirve la figura

que habéis encontrado debajo del paño.

Tenéis que elaborar un roscón de reyes

como el que os ha traído Fabián.

Bueno, en versión más pequeña, como vosotros.

Pero eso no es todo.

Está en juego una plaza para la final,

así que tendréis que elaborar una auténtica merienda de reyes,

que consiste en un roscón, chocolate a la taza aromatizado

y galletas de navidad decoradas.

En este escaparate tenéis todos los ingredientes necesarios

para elaborar ese roscón.

Además, en el supermercado,

podréis encontrar todos los productos

para elaborar las galletas y el chocolate.

Ana Luna necesita un compañero con quién enfrentarse en la final,

y lo buscaremos en esta prueba

para la que tenéis 90 minutos.

¿Estáis listos?

(TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en: tres,

dos,

uno, ¡ya!

Coger todo.

(OFF) Nuestros aspirantes deberán preparar,

cada uno, una merienda de reyes compuesta por:

un chocolate caliente aromatizado,

un roscón, que deberán decorar, hornear y rellenar,

y galletas navideñas de mantequilla.

Aspirantes, habéis consumido 1 minuto

y debéis ir al súper. Venga, vamos.

Vamos corriendo.

Vamos, chicos.

(OFF) En nuestro supermercado van a encontrar todo lo necesario

para aromatizar el chocolate,

como vainilla, guindilla,

clavo, canela...

También encontrarán azúcar glass, huevos,

y aquello que crean necesario para una perfecta merienda de reyes.

Ay, cuidado con los huevos.

Buenos reflejos, Eva.

Está todo, ¿no?

Tres,

dos,

uno, a las cocinas.

Johnny, venga.

El roscón que está encima y suena.

Maneja muy bien los chuchillos. Mejor que tú.

Hombre...

Sí, sí.

Os recomiendo que empecéis por decorar el roscón,

luego lo metéis en el horno

y después podéis seguir con todo lo demás.

Venga, Esther.

Yo creo

que hecho de meter la figurita debajo

es importante no manipular mucho el roscón,

porque puede bajarse en cualquier momento.

Claro.

¿Tú le has puesto haba a tu roscón?

Pues sí, he puesto tres.

Una para cada uno de vosotros. A ver si lo encasquetamos a Pepe.

En Barcelona, si puedes escaparte de pagar, mejor.

Exacto. No le ponéis ni haba.

Tengo ganas que te toque para soltarte,

que nunca me has invitado a nada.

(JUAN) Mi abuela, todos los años,

va a la mejor pastelería de A Coruña

y compra roscones.

Así que, yo nunca he tenido que hacerlos,

y nunca los he hacho,

pero a partir de ahora seguro que sí.

Ay, Mario, por favor.

Hago un concurso de roscones, cada año, en mi pueblo.

¿Ah, sí? Sí.

Tuve un hijo llamado Roscón, así que soy bastante...

De esto sabes. De esto sé.

Hoy estoy más tranquila.

Siempre, el día de reyes,

comemos roscón y nos reunimos toda la familia,

y me gusta mucho.

¿Esther, cómo vas? -Bastante bien.

(OFF) Para cocinar el roscón

lo introducimos en el horno a 200 grados

los primeros 5 minutos.

Después

bajaremos la temperatura a 180

para dejar que se hornee

otros 20 o 25 minutos.

Entonces estará listo para su relleno.

Ay, Esther, que no lo ha metido todavía al horno.

Luego también tenemos el tema de la nata, montar la nata.

Tiene que echarle azúcar sin pasarse...

El punto justo de azúcar. ...para que sea nata dulce

y que no sea una nata demasiado dulce tampoco.

(ANA LUNA) Venga, Esther.

Ay, por favor.

(ESTHER) Esto del roscón, en mi vida lo he comido.

En mi vida he probado el roscón ni lo he comido ni nada.

En mi casa no se come.

Nosotros comemos polvorones, porque soy muy ricos,

y encima en reyes.

Mira qué rápido va con la máquina.

Tú puedes, Esther.

Gracias, Ana Luna.

Ahí, zasca. Bien dulce, Mario.

Creo que se está calentando Mario

y está echando azucarito para aburrir.

Dejarle, dejarle, no le pongáis nervioso.

No, pero que Pepe está delicado y tanta azúcar, tanta azúcar...

Gracias por mirar por mí. Por supuesto, Pepito.

¿Está buena?

(FABIÁN) Juan hizo una cosa que está superbién,

que fue poniendo el azúcar y probando.

Si se queda corto puede añadir.

Mario, si ya está muy dulce...

No.

Esther, ¿le has echado el azúcar? -Sí.

A mí no me dejabais hacer eso.

Ana Luna, que te estoy viendo.

¿Qué he hecho?

No vale darle instrucciones a tus compañeros.

Ay, Dios mío.

Qué buena pinta tiene, Juan. -Gracias.

(JUAN) Oficialmente sé montar nata, ¿no, Ana Luna?

Que la meta en la nevera. Ana Luna...

¿Quieres preparar unos ñoquis de queso con caldo de trufas?

¿O unas sardinas en escabeche de fresón y queso?

Pues lo tienes muy fácil,

en esta libro encontrarás todas esas recetas,

y muchísimas más,

además de los trucos y secretos de nuestros tres chef.

Ya sabes, deja a tu familia con la boca abierta

y prueba nuevos sabores, los encontrarás todos aquí,

en "Sí, chef".

(FABIÁN) Ya tienen la nata los tres.

Aspirantes,

acaba de pasar la primera media hora.

Os quedan 60 minutos.

(JUAN) Estoy intentando hacerlo todo...

todo lo rápido y bien que puedo

para, nada, conseguir ese puestecito en la final

que queda todavía.

Uy. -Me daré más prisa

porque quiero conseguirlo y ese puesto para la final será mío.

Ese puesto va a ser mío. -Yo quiero una final de chicas,

porque si no...

Venga, Esther, tú puedes.

Gracias, Ana Luna.

Creo que ella también quiere una final de chicas.

Lo estoy dando todo de mí

porque quiero ser quien compita con Ana Luna

en la final.

Ana Luna ha dicho que le gustaría competir conmigo

porque sí cocina muy bien.

Y creo que soy algo bueno, para mí.

Este "Masterchef Junior" lo gana una chica, seguro.

(OFF) Para elaborar la masa de las galletas de reyes

usaremos 300 gramos de mantequilla,

2 huevos,

5 tazas de harina y 1 de azúcar.

Tras amasar bien la mezcla

daremos forma a las galletas con distintos moldes.

Mientras, nuestros aspirantes sacarán los roscones del horno

y los dejarán enfriar para poder rellenarlos.

Una vez que tenemos el roscón,

tienes que dejarle enfriar un poco, ¿no?

Porque si ponemos la nata montada caliente,

se viene abajo. Se baja y se corta.

(MARIO) Qué buena pinta, ¿no? -Mario, te ha quedad muy bien.

Gracias.

Venga, Esther, tú puedes, y tú, Johnny,

y tú, Mario.

Se nota que no le quieres en la final.

Que no.

Mario, hemos visto tu roscón.

¿Y qué tal? Pues buena pinta.

Es muy bonito. Tiene buena pinta.

¿Qué tal vas con...? Te vemos luchando.

Sí, peleándome aquí con la masa.

¿Y el chocolate? Luego lo haré...

creo que le pondré vainilla.

Cuéntame que no nos oye nadie, ¿te ves finalista en esta prueba?

Bueno, creo que sí puedo.

Depende de cómo lo hagan los demás. Te dejo trabajar

para no desconcentrarte más, que te veo supermetido en tu papel.

Vale. Adiós.

Adiós. (FABIÁN) Hasta luego.

Ah.

Se le ha caído.

(ANA LUNA) No pasa nada, tienes otro trozo.

(FABIÁN) ¿La masa de las galletas?

Bien, se cayó al suelo ese trozo, así que no puedo usarlo.

Querías hacer muchas cosas

y ahora tienes menos masa para hacer tantas cosas.

Sí, bueno.

¿Y el chocolate con qué tienes pensado aromatizarlo?

Un poquito de canela, ralladura de naranja

y quizá un poco de guindilla para que le dé más picante.

Guindillita, que pique un poco. Sí.

Para Pepito. Para Pepito. Le gusta mucho la guindilla.

¿Con qué harás el chocolate, con leche, con agua...?

Con leche, pero me la he olvidado,

así que esperaré que algún compañero me deje un poco.

No te quitamos más tiempo. Gracias.

Gracias, Juan.

Amásala bien, porque si no te dará bien para poco.

Mejor poco muy bueno, que mucho muy malo.

Esther, ¿qué figura vas a hacer?

Haré el muñeco, el copo

y el árbol.

Ha perfecto. -Las veces que me dé la masa.

Estoy muy, muy nerviosa.

¿Recuerdas cuando veías a Fabián en la tele?

Él estaba muchísimo más nervioso que tú.

No puedes hacerte una idea. Tú tranquila.

Además que sí. -Que va.

Que no, dice. ¿Esther, y el chocolate?

Lo aromatizaré con la guindilla

y vainilla. Con la guindilla.

Cuidado con la guindilla. Me gusta el picante.

Esther, una preguntita, entre tú y yo,

¿te ves ganadora en esta prueba?

Quiero ganar, porque quiero conseguir ese puesto en la final.

Anda, la mar.

Te lo ha dejado bien claro, ¿eh?

Lo que me ha sorprendido más de Esther

es que hará el chocolate con picante.

Le encanta el picante y lo hará con guindilla,

lo aromatizará con guindilla.

Le dicho que tiene que ser muy sutil, cuidado.

(FABIÁN) Como se pase.

Aspirantes,

habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Os quedan 45 minutos.

De momento, vamos a hornear estas.

Venga.

(ESTHER) Estoy "restrozando", porque se me han roto dos figuras,

y voy a volver a hacerlo.

Ay, pobrecita.

Me veo un poquito lejos de la final.

(MARIO) Buah, esto se me va a romper.

Se me están rompiendo las galletas.

Como la masa es muy blandita,

pues se me está rompiendo. Qué mal.

Venga, vamos.

Venga, Mario, no pasa nada.

Muy bien, Esther, ¿eh?

Gracias.

Al final te ha salido.

Ascuas.

Va a estar picantito, ¿eh?

Para Pepito.

Venga, Esther, vamos.

(ANA LUNA) Venga, Mario.

(MARIO) Ha quedado un poquito espeso.

Me habías dicho, ¿cómo era? (BALBUCEA) y el chocolate espeso.

¿Cómo era? Las cosas claras.

Yo digo: "No queréis las cosas claras y el chocolate espeso."

Justo lo que no me gusta, el chocolate espeso.

Me gusta más ligero.

Tiene que ser el punto suficiente. (JUAN) ¿Tienes leche?

Sí. -¿Me echas un poquito ahí?

Puedes echarte más, si quieres, ¿eh?

Con que me dejes un cuarto de botella me llega.

Gracias.

¿Sabe mucho a picante? -No.

Está bueno.

Aspirantes,

acabáis de entrar en los últimos 20 minutos.

Juan, parece Nocilla.

(ANA LUNA) Mario, que está saliéndole muy bien el chocolate.

Juan ha tenido un problemilla con el chocolate,

que estaba muy pastoso, que parecía nocilla,

pero a mí me gusta la nocilla.

Veo peligrar, un poco, la final de chicas,

porque Esther, el chocolate está muy negro,

o sea, peligra.

El mejor regalo de reyes sería entrar en la final.

Ni tablets ni ordenadores ni consolas,

yo quiero estar en la final.

Yo no sé quién pasará de los tres,

creo que estamos todos muy igualados.

Últimos 10 minutos, chicos.

Uy.

Ah. -(SUSURRA) Se me ha roto la cabeza.

Ah.

Dios.

Mierda. Otra. -No pasa nada, ¿eh?

Es que no me pasa la cuerda.

Último minuto. Venga, venga.

Ay.

30 segundos.

9, 8, Venga, venga.

7, 6, Rápido.

5, 4, Venga.

3, 2,

1, ¡tiempo!

Manos arriba.

El primero en llevar a nuestros jueces

la merienda de reyes será Mario.

La prueba, estaba yo muy contento,

me salió bastante bien hasta que se me rompieron las galletas

y tuve esos problemas.

Bueno, Fabián, ¿haces los honores?

Venga, vamos a partir el roscón.

Justamente me ha tocado... Ha tocado premio, ¿eh?

Y ha sido totalmente casualidad.

Qué suerte. Ya sabemos quién lo pagará.

Tiene muy buena pinta.

Vamos a probar. (FABIÁN) Venga.

Vamos a ver.

Bueno, la cocción es muy buena.

La almendrita y la fruta escarchada muy bien repartida.

La forma es perfecta. Sí, coincido contigo en el roscón,

es decir, el roscón tiene muy buena cocción.

Falta nata. De sabor está buenísimo.

El chocolate.

¿Qué le has puesto para dar aroma? Vainilla.

Podías haber puesto un poquito más, porque se percibe poco.

Es un buen chocolate a la taza.

Quizá tu punto más flojo fueron...

Las galletas. ...las galletas.

Mario,

estabas nerviosete, ¿eh? (ASIENTE)

¿Qué ha pasado?

Que no podía ponerles el lazo y se me ha roto una,

y las otras...

han quedado como han quedado. (FABIÁN) Tampoco quedaron tan mal.

Quizá un pelín menos de mantequilla,

pero bueno,

como ha dicho Jordi, es un buen trabajo.

Mario, elije una de tus galletas

y tráemela, por favor.

Muchas gracias.

Juan, por favor, acerca tu merienda a los jueces.

Yo estoy dando guerra para estar en la final.

Será difícil entrar ahí, pero voy a por todas.

¿Cómo te has sentido en la prueba? Bien.

Creo que he ido cocinando

y me gusta el resultado.

Aunque ahora toca juzgar.

Te lo parto grande, ¿verdad? Sí, por favor.

No. Así.

Ese es para ti y ese es para mí.

(FABIÁN) Hale.

¿Cómo lo ves?

Genial.

Creo que está perfectamente cocido, ¿no?

Tiene cantidad suficiente de nata,

la estética es buena. Está fantástico. Fantástico

Está muy bueno.

Sabe a lo que tiene que saber, a roscón.

Bueno, pues probamos tu chocolate.

Está picantón. ¿Cómo?

Picantón, como te gusta.

¿Lo pruebo o no?

Chocolate a la mejicana.

Le has echado el bote de guindillas.

Se me han caído.

Joer.

Yo creo que con meterle media guindillita

para el chocolate en general no estaría mal como matiz,

pero ocho no.

Está buena, ¿no? (ASIENTE)

Está bien de mantequilla, bien de azúcar.

Gracias.

Juan, por favor, coge una galleta y acércamela.

Esther, es tu turno.

Yo quiero demostrar

que cocinamos tan bien las chicas como los chicos.

¿Cómo te ha ido la prueba? Estaba bastante nerviosa

a la hora de montar la nata. Creo que la dejé poco montada.

El chocolate no ha cogido mucho aroma y se me han roto...

Hice cuatro galletas y se me han todo dos.

Eres muy consciente, siempre, de tus errores.

A mí me sorprende, ¿verdad?

No es fácil. No, para nada.

Yo le diría igual que a tu amigo Mario,

es que quizá le falta un pelín de nata.

Cuando empecé a echar nata

cometí un pequeño error de no sujetarla bien por arriba

y se me cayó nata por encima de la manga pastelera.

Es muy importante saber trabajar bien con la manga pastelera.

Cogerla bien de arriba,

ir apretando, poco a poco. Además es una cosa divertidísima.

Vamos con el chocolate. (FABIÁN) A ver.

No sé si cogerlo con cuchillo y tenedor.

(FABIÁN) ¿Tú serías capaz de beberte todo esto con esta textura?

Creo que no. -Claro,

eso hay que pensarlo al hacer un chocolate a la taza.

Está muy amargo. Tiene un sabor muy fuerte a chocolate.

El toque de guindilla me parece que está perfecto,

y tu error ha sido la falta de leche.

La galleta está muy buena. Está perfecta. No está muy dulce.

Tiene ese toque de mantequilla que se deshace en boca.

Muy buen trabajo, Esther.

Esther, por favor, tráeme tu galleta.

Qué bonita.

Aspirantes,

antes de que nuestro jurado tome una decisión,

¿qué os parece si le pedimos a Fabián

que os ayude a colgar las galletas en el árbol?

¿Esa de quién era? (FABIÁN) ¿Dónde lo ponemos?

Ahí.

Perfecto.

Qué chula te ha quedado, ¿eh?

¿Aquí? -¿Ahí, sí?

Han quedado chulísimas.

Está precioso, chicos, muchas gracias.

Muchas galletas, pero nunca de este tipo para colgar en el árbol.

Fabián, estoy encantada de volver a verte por estas cocinas.

Pero antes de que te vayas,

¿qué merienda te llevarías a Mallorca?

Normalmente no me mojo, lo sabe Jordi,

pero hoy...

Hoy, el Día de Reyes, me llevaba la de Mario.

Mario. Gracias.

Si los reyes me regalan el pase a la final

prometo portarme muy bien.

Fabián, supongo que a ti "Masterchef" te cambió la vida,

¿no es así? Sí, totalmente.

¿Qué consejo les darías?

Mientras sigáis divirtiéndoos en la cocina,

y sobre todo, mientras lo tengáis como hobby,

mientras sea lo que realmente os gusta,

creo que no tendréis ningún tipo de problemas.

Pues, Fabián, muchísimas gracias por haber estado aquí.

Me debes una tarta, no se me olvida.

Pues nada, cuando quieras. Un aplauso para Fabián.

(FABIÁN) Hasta luego. Mucha suerte.

Ha llegado el momento

de que el jurado diga cuál de vosotros tres

acompañará a Ana Luna en la final.

Pero para eso antes tiene que deliberar.

Jueces, por favor.

Los roscones parecían bastante buenos todos,

así que no sé si la decisión será el chocolate

y me preocupa que esté demasiado picantón.

Lo tenemos bastante claro. Lo tenemos muy claro, ¿no?

¿Coincidimos los tres? Sí.

Pues vamos.

Por favor, por favor, que entre en la final.

Aspirantes,

estamos muy satisfechos con vuestro trabajo.

No solo en la merienda de esta noche,

sino en todas y cada una de las pruebas

que habéis realizado

desde el primer día estas cocinas.

Pase lo que pase,

a todos, enhorabuena.

Por los conocimientos que ha demostrado,

por su forma de trabajar

y porque parece un cocinero en ciernes,

el aspirante que merece ganar esta prueba

y debe acompañar en la final a Ana Luna

es...

Mario.

Mario.

Qué bien.

El corazón me iba superápido, estaba supernervioso.

No me lo creía. Me eché las manos a la cabeza

y estoy superfeliz.

Dale un abrazo a Ana Luna.

Ana Luna y Mario,

sois los dos finalistas

de "Masterchef Junior" España.

Juanito, Esther,

es todo un orgullo para nosotros

haber tenido aquí a dos cocineros como vosotros dos.

Además no podréis dejar de cocinar.

Nuestro proveedor oficial de electrodomésticos

os regala un set con productos

para que continuéis con vuestra formación.

Bueno, Esther,

no quiero verte triste.

Mira hasta dónde has llegado.

Creo que serás una gran chef.

Le diré a mis padres que he llegado muy lejos,

y además

ellos estarán muy orgullosos de mí.

Juan,

¿qué puedo decir de ti?

Eres inteligente,

voluntarioso,

currante,

generoso.

Todas estas virtudes

te han acercado a estas cocinas.

Si tú quieres,

pueden ayudarte a lograr cualquier meta

en tu vida.

Quedarte aquí.

Falta tan poco, tan poco...

que ya...

Bueno, ¿no vas a darme dos besos?

Jolín, me dejas así solo.

Me dejas solo.

Qué tío más grande.

De "Masterchef Junior" me llevo una gran experiencia,

muchísimos amigos,

y bueno, he venido a aprender cocinar mejor.

Nuestro proveedor de alimentos no quiere que os vayáis tristes,

y yo tampoco quiero,

aquí tenéis estos regalos. Esther, ¿empezamos contigo?

¿Qué es esto?

Esto es una caña de pescar.

Me encanta pescar.

¡Ay va!

Una red...

Madre mía, qué montón de cosas. ¡Esto para las truchas!

¿Para meterlas ahí?

Yo seguiré cocinando.

Voy a pescar con mi caña nueva,

y bueno, quiero pescarme una escuela de cocina en Ponferrada.

¡Guau!

¡Un móvil! Sí.

¡Pero bueno!

Después me das tu número.

La final estará muy difícil,

porque, tanto Ana Luna como Mario,

se lo merecen.

En unos minutos Ana Luna y Mario

cocinarán el último plato.

Solo uno puede ser el ganador del concurso culinario

más importante del mundo.

Un momento que ninguno de los ganadores

de "Masterchef Junior", de todo el mundo,

han podido olvidar.

Australia, Reino Unido, Italia, Filipinas,

Israel, Estados Unidos,

ellos ya tienen su ganador de MasterChef Junior,

ahora ha llegado nuestro turno.

Lo tenemos todo preparado, solo nos falta lo más importante,

los cocineros.

La primera finalista es malagueña y tiene 11 años,

es habladora, simpática y con mucho carácter.

Semana a semana ha ido conquistando al jurado con su desparpajo

y su capacidad de superación,

ella es, Ana Luna.

Hola.

Ana Luna, enhorabuena por llegar a la final.

Gracias.

¿Qué está pasando ahora por tu cabeza?

Muchos nervios, demasiados.

De todas las cosas que has vivido aquí,

qué momento recuerdas como el mejor.

El de Disney y conoceros a vosotros y a los compañeros.

¡Yo soy MasterChef Junior!

Yo empecé a cocinar a los ocho años,

mi abuela hacía la comida y un día le dije:

"Abuela, ¿puedo ayudarte?".

Empecé a cortar, a hacer tortilla, espaguetis.

-Ana Luna, ¿cuántos pimientos llevas?

-Uno verde y uno rojo... -¿Has puesto ya las patatas?

-Ni siquiera me ha dejado terminar la frase.

-Ya empiezan las broncas.

-Yo tengo carácter para mandar,

poner a todos firmes y se van a cagar conmigo.

¡No!

¡Busca, busca!

Qué feo es mi huevo.

Me estoy poniendo supernerviosa.

¿Te hago un bocata?

Cómo te gusta comer,

si es que disfruta y todo.

Mete la mano, mete la mano.

Que me ha chupado.

Qué asco.

¡Madre mía!

La idea es buena,

el concepto de presentación es bueno,

y sobre todo, lo importante, está muy rico.

Esto es un buen desayuno con todo lo que tiene que tener.

¿Has probado el puré?

Para mí está malo porque a mí no me gusta el puré.

Y me lo das a mí. Hay diferentes gustos.

El primer finalista de MasterChef Junior es...

Ana Luna.

Cuidado, que Ana Luna ha llegado a la final de MasterChef Junior.

Nuestro segundo finalista tiene solo un año más, 12,

y es de Logroño.

En MasterChef Junior ha demostrado ser un cocinero metódico,

ordenado y creativo,

él es, ¡Mario!

Bienvenido a la final de MasterChef Junior.

Gracias.

¿Cuántas veces has soñado con este momento?

Muchas veces.

Siempre veía en la tele a los mayores y pensaba:

"Qué guay sería estar en el plató con los jueces delante",

y más ya llegar a la final.

Pues aquí lo tienes.

Está bueno.

Me llamo Mario, tengo 12 años,

soy de Logroño y voy a primero de la ESO.

Yo empecé a cocinar con siete u ocho años,

cuando mi madre se rompió la pierna,

entonces, yo la ayudaba hacer la comida y la cena y eso.

¿Sabes que tenemos una anécdota parecida?

¿Sabes cuándo empecé yo en esto de la cocina?

¿Cómo? Mi madre estaba enferma

y yo con siete años le cociné unas judías con patatas.

Me dijo: "Tú serás cocinero", y hasta hoy.

¿Quieres que te corte yo la cebolla por si acaso lloras?

-Sí.

-No puedo, tío, estoy llorando más.

Me he ahumado las gafas, o sea que no veo.

Tú eres Clark Kent en pequeñín

y dentro tienes a Superman.

(TODOS) ¡Mario, Mario!

-Aquí, lo tengo.

-¡Lo tiene!

-Yo no puedo cocinar ahora eso.

¡Venga Super Mario, Super Mario que tú puedes!

Estoy sin brazo, tío.

Esto es un trabajo limpio,

al final le ves metódico y tal, y todo se refleja en el trabajo.

Gracias, chef.

Hay un ganador,

este jurado ha considerado que debe llevarse los seis puntos

es Mario.

Mario. Mario.

Mario.

Yo voy a ser el ganador de MasterChef Junior

y tengo que ir a por todas en la final.

Mario, Ana Luna,

hoy termina un viaje que comenzó hace tres paradas

y en el que habéis aprendido mucho sobre cocina.

Nuevos sabores, productos, incluso técnicas,

pero además también habéis conocido nuevos amigos,

habéis aprendido a trabajar en equipo,

y lo más importante, habéis descubierto un secreto,

que me encanta comerme las cabezas de las gambas rojas.

Os hemos visto cocinar grandes platos

siendo vosotros muy pequeños,

sois jóvenes, pero habéis demostrado pasión

por convertiros en chefs de primera.

Sois el futuro de nuestra cocina,

quizás las próximas estrellas Michelin.

Por eso, aunque esta aventura termina hoy aquí,

tenéis que seguir aprendiendo y disfrutando de la cocina.

Ana Luna, Mario, esta es la última vez

que vais a cocinar en las cocinas de MasterChef Junior.

Es la última oportunidad que tenéis para demostrarnos

que sois uno de los nuestros,

no la desperdiciéis.

Mario, Ana Luna, el duelo final está a punto de empezar,

pero antes, ¿no os parece que estamos un poquito nerviosos

y que estamos muy solos aquí? (AMBOS) Sí.

¿Queréis que pasen todos vuestros compañeros?

(AMBOS) Sí.

Adelante todos los aspirantes a MasterChef Junior.

Carlos, Rodrigo, Noa,

Remei, María, Alba,

Jacobo, Dani, Marina,

Cristina, Pau, terremoto Aimar,

Juan y Esther.

¿Qué traes? Una pancarta.

¿Ah, que vas con Ana Luna?

(ANA LUNA) Ha sido superemocionante

porque me estaba animando

y se veía mi pancarta con mi cara y con todo, ha sido buenísimo.

(Música melódica)

Oye, chicos, ¿qué pasa, que no nos saludáis?

Muy bien las campanadas, ¿eh?

(ESTHER) Cuando he entrado en el plató

tenía ganas de ponerme a cocinar.

He visto a Mario y a Ana Luna y me han dado una envidia...

Muy grande.

Noa, ¿nos has echado un poquito de menos?

Sí.

¿Y las cocinas? Sí.

Oye, Aimar, que si...

Aimar, que digo yo, que después del oso punki,

¿has hecho alguna creación así más a destacar?

No, todavía no, pero se me ha ocurrido hacer una cosa.

¿El qué? Un perro con otra cresta,

como si fuese un dinosaurio. Ah, vale,

así un híbrido, ¿no? Sí, más o menos.

Carlitos, sé que a ti te gustó mucho conocer a los Auryn, ¿no?

Sí.

¿Qué les has contado a tus compañeros del cole?

Cuando se lo dije se murieron de envidia todos.

¿Sí? Pues para que veas las cosas que se viven en MasterChef Junior.

Chicos, vosotros también habéis sido protagonistas

de este MasterChef Junior,

pero esta noche lo vais a vivir todo mucho más tranquilo,

más relajado. ¿Sabéis desde dónde, no?

(TODOS) Sí. ¡Todos arriba!

(OFF) Sé que además de haber disfrutado de la cocina,

a nuestros niños les ha gustado mucho eso de estar en un programa

de televisión, han conocido a un montón de gente,

han viajado con ellos, han compartido momentos inolvidables,

atención, porque los Reyes me han dejado un regalo para ellos

y para toda la familia que hace posible MasterChef Junior.

-Dale, dale. -¿Lo veis todos?

Claqueta.

(The Wannadies "You And Me Song")

¡Foto!

Esta maleta pesa.

Di que me pasen la Nintendo.

("Mrs. Robinson")

¡Prevenidos,

acción!

-Cuando quieras, Samantha,

hablando despacito, tranquila.

("Mrs. Robinson")

Con el reciclado estamos co...

Qué bolazo me has dado, desgraciada.

A ver si acabamos, que me duelen las piernas.

¡Uy!

¿A ti te gusta la nata? A mí me encanta la nata.

Toma nata.

¿Y por qué te pones tacón entonces?

Para estar más mona para ti.

Hombre, Pepe, si vas a sacar fuego por los ojos.

("Mrs. Robinson")

Esto no lo saquéis, ¿eh?

Aspirantes, esta final va a ser un momento que nunca olvidaréis,

por eso queremos que además de compartirlo

con todos vuestros compañeros,

lo hagáis con las personas que más os quieren,

vuestras familias.

(Música)

Enhorabuena a las dos familias.

Gracias. -Gracias.

Sonia, ¿estáis orgullosos del niño?

Sí, muy orgullosos, sí,

porque ha sido una experiencia muy bonita y muy positiva para él.

Jesús, el otro día comentaba con Mario que tuvimos inicios

en la cocina parecidos,

mi madre también se puso enferma y le cociné mi primer plato.

¿Qué te parecería si mañana te dice:

"Papá, quiero ser cocinero"?

Le apoyaríamos en todo

porque Mario es un niño que lo que se propone lo consigue.

Entonces, sería un buen cocinero.

¿Sabes que es Superman? Es Super Mario.

Vale.

Hervie, tú que eres la madre,

¿qué consejo le darías a Ana Luna antes de empezar?

Le diría que estuviera tranquila

y que lo va a hacer muy bien.

Yo estoy aquí con la madre de Juan y el padre de Esther,

vuestros hijos también son protagonistas de esta gran final,

por eso, por favor si queréis todos,

tenéis un sitio privilegiado junto a los niños

para ver la gran final.

(Música melódica)

Ana Luna, Mario, ¿estáis listos? (AMBOS) Sí, chef.

Pues empieza el gran duelo de MasterChef Junior.

Aspirantes, todos los cocineros del mundo tienen un plato especial,

un plato que además de tener un sabor único,

tiene algo fundamental,

historia.

Y eso es lo que os vamos a pedir esta noche,

que nos cocinéis vuestra mejor creación,

el plato que mejor os define.

(ANA LUNA) Voy a hacer magret de patoporque en Navidad

se come mucho en mi casa, entonces, lo hago para la familia.

No hay caja misteriosa, no hay paño, no hay sorpresas,

este es un plato muy importante y por eso queremos que sea

una creación vuestra de principio a fin.

Tenéis total libertad para preséntarnos vuestro plato.

He decidido hacer cocochas porque a mi madre y a mi abuela

les gusta hacerlo en ocasiones especiales,

y hoy es una ocasión especial.

Vais a elaborar una receta que conocéis a la perfección,

eso es una gran ventaja, pero será la única,

por primera vez cocinaréis como si estuvierais en un restaurante.

Para llegar a ser el primer MasterChef Junior de España

tenéis que demostrar que podéis soportar la presión

de una cocina real.

Para eso tenéis que elaborar vuestra mejor receta en solo...

25 minutos.

Eso de tener 25 minutos me ha parecido muy difícil

sacar un buen plato adelante.

Es como cuando estáis en un restaurante y elegís un plato.

El chef solo tiene 25 minutos para elaborarlo

mientras se sirven los aperitivos.

Esta noche vosotros nos servís la cena.

Y ojo, ya me conocéis, estoy hambriento.

Organizaros bien,

pensar en los ingredientes y en los tiempos de cocción.

Carne o pescado, cada uno necesita un tiempo y una elaboración.

¿Tenéis todo en la cabeza para el plato principal de esta noche?

(AMBOS) Sí, chef.

Ahora tendréis dos minutos para entrar en el supermercado

y coger lo que necesitéis.

Después, 25 minutos para cocinar la creación

que os puede convertir en el primer MasterChef Junior España.

Pero antes de entrar en la competición,

Mario, Ana Luna,

¿tenéis algo que deciros?

(AMBOS) Suerte.

El punto fuerte de Ana Luna

es que tiene mucha movilidad en la cocina,

cocina muy rápido y lo hace muy bien.

Mario creo que ha tenido más confianza en sí mismo,

entonces, a lo mejor eso le puede hacer tener más puntos para ganar.

El duelo final de MasterChef Junior

comienza en tres,

dos,

uno,

¡ya!

¡Vamos, Ana Luna!

Venga, con tranquilidad, tenéis dos minutos.

Ay, se me han caído.

¿Dónde están?

¡Vamos!

Tranquilidad, que os queda tiempo.

¡Vamos, Mario!

Cuscús, perejil...

Chicos, os queda un minuto.

¡Vamos!

(ANA LUNA) Yo creía que estaba muy segura

y de repente me he vuelto un poco loca porque no sabía qué hacer,

si me daba tiempo,

madre mía, me he venido un poco abajo.

No lo encuentro. Queda poco tiempo, chicos.

Últimos 30 segundos.

Azúcar, azúcar.

¿Qué quieres? Azúcar.

Salta.

Ya está.

¡Vamos Ana Luna!

Hala, que ha empezado el tiempo.

Bueno, chicos, la gran final.

Mario va a hacer pescado.

Son dos recetas, que una es extremadamente sencilla,

pero a la vez muy técnica,

no es nada fácil hacer un buen pilpil.

Una receta que si te sale bien es un plato de 15.

Y Ana Luna, receta de magret compleja, muchos ingredientes,

muchos componentes, pero a la vez un plato muy completo,

que también si te sale bien... Se valorará.

(Música)

Me he cortado.

Se ha cortado Ana Luna.

(ESTHER) Ostras, se ha cortado.

No pasa nada, guapa, venga.

(ANA LUNA) Que no me va a dar tiempo.

Tenía claro que me iba a pasar algo

porque mis nervios son muy traicioneros.

No pasa nada. -Venga, Ana Luna.

(MARIO) Venga, Ana, que tú puedes con todo.

Fue muy bonito,

Mario me ha ayudado y toda mi familia.

¡Muy bien!

Hola, chef, ¿cómo va usted?

Regulín.

Ana Luna, mírame.

Es que con los nervios me he cortado el dedo.

¿Se te da bien el plato?

Mírame, mírame,

olvídate de mí, de Pepe, de Samantha,

de que estás en la cocina de MasterChef, disfrútalo.

Pero de tiempo... ¿Se te da bien la receta?

Sigue haciéndolo.

¿Qué nos vas a hacer?

Voy a hacer un cuscús con perejil,

naranja, dátiles,

lo añadiré donde lo voy a cocer para darle sabor.

Y después voy a hacer magret de pato,

que después pondré una salsa por encima de frutos del bosque.

Relájate y a disfrutarlo.

(Música)

¿Qué tal, chef, cómo va usted? Bien.

¿Qué nos vas a hacer, Mario?

Unas cocochas al pilpil con almejas.

¿Y las cocochas son de...,

de merluza, de bacalao? De bacalao.

Ah, de bacalao.

Bueno, un plato clásico muy del Norte.

Sí.

Como tú eres de Logroño y te pilla cerca.

Lo hacía mi madre y mi abuela.

¿Y llevan algo de verde para darles color o simplemente...?

Sí, un poco de perejil.

Pero ¿eso es un homenaje a Aimar o ...?

No, no.

Pues muy bien, Mario. Vale.

Que vaya todo bien. Gracias.

Suerte.

Lo he pasado fatal, con unos nervios de muerte

y no sabía lo que hacer,

se me apagaban los fuegos, me cortaba, es que era...

desesperación.

(AIMAR) Está perdiendo tiempo. (MARINA) Ay, mi niña.

Bueno, ¿qué tal? ¿Cómo están por aquí los papás de Ana Luna?

(MADRE) Es que ella cuando se hace cualquier heridita,

como cualquier niña lo pasa mal.

Claro, es que se nos olvida, pero es que son niños.

Pero ya la veo recuperada y la veo bien.

Pues vamos ahí a darle ánimos.

(Música)

Durante esta semana nuestros aspirantes

nos han demostrado que son verdaderos talentos en la cocina,

pero además nos han enseñado que pueden llegar a ser espías,

cantantes e incluso promesas de la pastelería de vanguardia.

Noa, ¿de dónde vienes? De Málaga.

¿Y qué es lo que más te gusta de Málaga?

Los boquerones.

Noa nunca olvidará el momento en el que Pepe le pidió

que fuera de espía dentro de una caja.

¿Ves?

¿Ves?

-Ahí hay una caja.

Oye, Aimar, vamos fatal, se nos está quemando todo.

(Música de intriga)

Pepe... ¿Dónde está mi espía?

Dice que se le ha pasado el arroz, dice que vamos a ganar.

¡Pues venga, vamos a por ellos!

(TODOS) ¡Bien!

A la mitad, no, no, a la mitad, así, unas rodajitas.

Me cagoen...

Sin duda lo que más le ha marcado a Aimar

ha sido decorar su oso punki a la hora de decorar las tartas.

He hecho un oso con una guitarra y pelo punki.

Se me había ocurrido ponerle unas esposas atrás

y la guitarra ahí al lado, como si le hubieran arrestado.

¿Por qué? Porque robó la guitarra.

¿Tú esto lo vas pensando mientras vas trabajando?

Sí.

Es una pasada, verte trabajar ha sido una gozada.

Mira, estoy alucinando.

Otra tortilla.

-¿Qué somos? (TODOS) Equipo rojo.

-El mejor momento de mi hija en su paso por el programa

fue cuando entró en las cocinas de MasterChef y conoció al jurado.

(Música)

¡Bienvenidos a MasterChef Junior!

Enhorabuena, aspirantes.

¡Mierda!

Jope, es que se nos rompe.

¡Oh!

¡Hala!

Hay nervios.

Ves que están echando agua al cazo y lo ha tirado.

Estoy fino, fino, con el agua.

Mario tranquilo, que puedes.

(MARIO) Como necesitaba uno de los fuegos de la vitrocerámica,

he tenido que cambiar el agua para abrir las almejas,

la he tenido que cambiar a otro plato

y entonces se me ha caído y ha sido un poco desastre.

Le ha dado la vuelta muy rápido. Ya.

La piel no le ha quedado muy crujientita.

Sí bueno, tenía...

Le ha dado la vuelta otra vez a la piel

y ya está más doradita.

Pero hay que dejarle a menos potencia,

que suelte más la grasa y que es más bonito.

O sea, que la piel te...

Pero al final va a tener un poco de suerte, yo creo.

(Música)

Aspirantes habéis consumido los primeros 15 minutos,

os quedan solo diez minutos.

Oye, Juan, tengo yo una pequeña duda

y una cosa que confesarte. Sabes que Pepe se ha tomado

un litro de agua después de haber probado tu chocolate con el chili.

Pero ¿qué querías hacerle? Nada.

Venganza. Venganza, ¿por qué?

(RíEN)

Estoy viendo aquí a la parejita Aimar, Noa,

que al principio como que os costó un poquito arrancar.

Y ahora os cuesta.

Pero creo que ya habéis formado una pareja muy bonita,

que os podíais incluso casar. ¡No!

¿No? No.

¿Por qué? El banquete lo daba un conejo.

¡Ay!

Mira, en el banquete no, como dice Juan,

podríamos poner conejo.

Yo podría ser la madrina, ¿qué os parece?

¿No hay pareja? No.

No. -Ni para atrás.

(Música)

Hola.

En el horno para terminarlo.

El cuscús.

Mario porque es mejor.

Mario muy bien, todo muy organizado y muy bien.

Saben que dejarlo reposar...

En la práctica, meterlo al horno tampoco es malo.

Sí, tienes que controlarle la temperatura.

Yo creo que se tiene que hacer.

Si lo tienes controlado, me refiero.

Tiene que reposar y en sitio cálido.

Cada uno tiene su técnica. Todas llevan al mismo sitio.

Ha puesto el horno fuerte.

Me imagino que ella ese plato de...

(Vítores)

Voy a apagar ya esto.

Quemarte. -Vamos, Ana Luna.

Qué bien, despacito que tienes tiempo.

(Música)

Un poco más.

Aspirantes habéis entrado en los últimos cinco minutos.

Mario corre.

Sin prisa, pero sin pausa.

El pato, Ana. -El pato.

-Tranquilo.

Para no cortarte, muy bien, muy bien.

Perfecto. -Perfecto.

Chicos mucho cuidado con el emplatado,

que ya sabéis que los platos también entran por los ojos.

Tiene que ganar Mario.

Tiene que ganar.

Antes hemos visto cuáles han sido

los mejores momentos de Noa y de Aimar.

Pero si hubo un momento especial y emotivo para todos los aspirantes

fue cuando tuvieron que cocinar

para unos dinosaurios muy especiales.

El mejor plato, María.

María es una niña supersensible, por eso no pudo evitar emocionarse

al ver a su profe debajo de la careta de dinosaurio.

Jamás, jamás lo olvidará.

Contad conmigo.

(TODOS) Uno, dos y tres. Caretas fuera.

Sácalo, dentro de ti.

Venga.

Pau siente devoción por su abuela y quería reflejarlo en el programa,

así que el suquet de peix lo acercó a Jordi,

que es su ídolo, a través del sabor de la abuela.

He hecho un suquet de pescado que lleva merluza y rape.

Porque nos ha demostrado que sabe aprender,

algo difícil que son los platos de la memoria

y los platos del cariño.

Capitana, ¿qué hacemos?

No me hables, por favor.

El momento que Carlos no olvidará en su vida fue

cuando conoció a los Auryn

y sobre todo, cuando le llamaron con su nombre

y le dedicaron una canción.

Hola, chicos. ¿Qué tal?

¿Esto para mí?

Muchas gracias.

Seguro que está bueno, ¿no?

Está más bueno que los del rojo, ¿eh?

¡Eh, Carlos!

No te desmayes, ¿eh? -No no, no me desmayo.

Esta canción, "Heartbreaker" para MasterChef.

Let's keep on moving don't let your feelings get down.

You're not the only one, heartbreaker.

(CANTA CARLOS)

Aspirantes, últimos dos minutos.

(TODOS) ¡Vamos!

(Música)

¡Ay! -Muy bien.

Está muy bien. Se ha venido arriba.

Ha cambiado la cara, ¿eh?

Venga, Mario.

Vamos.

Aspirantes, último minuto.

(Música)

No le he echado sal, es verdad.

Diez,

nueve,

ocho,

siete,

seis,

cinco,

cuatro,

tres,

dos,

uno. ¡Tiempo!

Manos arriba. (GRITAN) ¡Bien!

Muy bien, chicos.

(MARIO) No, tío. (ANA LUNA) ¿Por qué?

(MARIO) He puesto berberechos, en vez de almejas.

¿Y eso qué pasa? (MARIO) Son distintos.

(ANA LUNA) ¿Y qué es lo marrón? (MARIO) Guindilla.

(ANA LUNA) ¡Ah!

(MARIO) Dios...

Mario, Ana Luna, enhorabuena a los dos

porque ya habéis hecho vuestro trabajo.

El jurado se va al restaurante a esperar vuestros platos.

Jueces, por favor.

Allí los catarán y os harán una valoración,

primero a uno y después al otro.

El primer finalista en presentarle su plato al jurado será Ana Luna.

Suerte, guapa.

(TODOS) ¡Bravo! Vamos.

Vamos.

¡Qué nervios!

¿Qué tal, Ana Luna? ¿Cómo te has sentido?

Muy nerviosa. Muy nerviosa.

Sí, pero contenta por llegar a la final.

Muy bien. ¿Cuál es tu plato que nos has hecho?

He hecho un cuscús

que le he puesto dátiles, hierbabuena, zumo de naranja

y después he hecho magret de pato con salsa de frutos del bosque.

¡Ajá!

Tengo que decir a tu favor que la presentación es fantástica.

¿Esto qué es, como una florecitao...?

Sí, va a ser una especie de flor con el magret

y después ponerle la hierba,

pero bueno, me ha salido una especie.

Pero está muy bonito.

Por decirte una cosa, creo que la proporción de cuscús

está un poco demasiado grande con respecto a la de magret.

Vale.

Tiene mucho mérito el haber hecho tú misma la salsa.

(Música)

¿Qué proporción has puesto

de agua y de sémola al hacer el cuscús?

He puesto un poco más del cuscús para que lo cubriese

y después que lo chupase, por eso. Pero en proporción,

mides la misma cantidad de cuscús que de líquido,

¿eso lo sabes?

Lo he hecho a ojo, creo. Si llenas este vaso de cuscús,

lo quitas y luego llenas este vaso de agua.

Yo no soy nada fan del cuscús.

Felicidades por tu plato, Ana Luna. Gracias.

Muy bien, Ana Luna,

pues vamos a ello, vamos a probarlo.

Bueno, a mí lo que me parece es escasito,

con el hambre que tengo. Lo he puesto así, muy fino.

Me hubiera comido el magret entero.

No, pero ya solo ver el punto,

a simple vista es que está muy bien cocido,

está muy bien hecho, está perfecto.

Además, está muy bien marcada la parte de la piel,

que sabes que tiene mucha grasa y es bueno que lo marques mucho

para que te lo puedas comer a gusto,

que sea como un tropezón.

Está muy sonrosadito, como debe ser.

Sí a lo mejor el cuscús, un poquito más suelto.

Venga, por no decirte que todo lo haces tan bien,

es que lo haces todo tan bien que...

Y de sabor, pues te lo digo ahora mismo.

Está muy bien aliñado.

¿Qué le habías echado, especias o algo, hierbas?

Le he echado hierbabuena,

un poco de zumo de naranja y dátiles.

Pues le va perfecto.

El trabajo es impecable, verdad. Muchas gracias, ¿eh?

(Música)

El cuscús, un poquito pasado,

pero está sabroso.

Muy importante la sazón.

El cuscús creo que estaba mal

porque no le he echado mantequilla y esta le reblandece y le da sabor.

Yo destacaría la cocción del magret,

que es muy buena. Un dorado perfecto.

Has filtrado la temperatura bien.

Quizá, como observación, yo había servido

una pieza un poquito más gruesa

para que sea el cliente quien lo corte.

Así se pierden menos jugos, perdemos menos temperatura,

tienes que manipular menos.

Tienes que manipular... Se te enfría.

La salsita cuando está liquidita, hay que sacarla un poquito antes

porque al sacarla y emplatas, se enfría

y queda un poquito más espesa

y te cuesta más salsear.

Hay que dejarla un poquito más ligera.

Aparte esto está muy rico.

Y otra cosa que te voy a decir,

me encanta, es buenísimo,

porque en la final de los mayores se cortaron casi todos.

Te has cortado al principio, ha sido una faena.

Mucha gente habría caído como una piedra

y tú te has venido para arriba con un carácter y un talento,

que es un ejemplo. Te felicito. Gracias, chef.

(TODOS) ¡Vamos!

Bueno, Mario, cuéntanos. ¿Qué nos has preparado?

He hecho unas cocochas al pil pil,

que iban acompañadas de almejas, pero al final en el supermercado

me he equivocado y he cogido berberechos,

pero bueno, también está bueno. Anda, la mar.

¿Y te has sentido cómodo haciéndolo?

¿Has estado a gusto? ¿Has disfrutado?

Sí, al principio estaba muy nervioso,

pero luego ya cuando he empezado a cocinar,

ya estaba tranquilo.

Veo que has hecho una porción para cada uno.

Sí.

Cosa que me parece bastante inteligente,

porque si no ya sabes que Pepe nos lo quita lo nuestro.

Cuéntame un poquito qué lleva cada capita.

Primero lleva una base de un sofrito de cebolla.

Después lleva la cococha, el berberecho,

un trocito de ajo y un trozo de guindilla.

Voy a probar a ver qué tal.

(Música)

Todos estos elementos unidos en boca es una explosión de sabor

que no te esperas porque tiene el picantito,

tiene el ajo, tiene la almeja, el aceite de oliva,

quizás un poco fuerte.

El perejil, el toque de sal... Es un plato redondo.

Muchas gracias, chef. Enhorabuena.

Yo hay una cosa que me da miedo,

siempre cuando utilizamos ajo y guindilla.

Sí me gusta utilizarlo en el aceite,

pero luego lo quito. Te he visto cocinar,

en el aceite has echado ajo y luego lo has retirado, ¿verdad?

Sí, para que el aceite cogiera sabor a ajo.

Eso, fantástico. Eso es justo lo que hay que hacer.

Pero luego colocarme aquí el trozo de ajo, cuidado, ¿eh?

Que luego tengo que besar a las chicas, entonces...

Y con la guindilla me pasa igual.

Si no la domino demasiado,

a lo mejor cuando me lo llevo a la boca...

me recuerda al chocolate de tu amigo.

La presentación está muy bien, ¿eh?

Además me parece magnífico. El pil pil está muy bien ligado,

pero este ajito, cuidado, ¿vale?

Porque puede tener demasiada potencia.

Está muy bueno. Además se nota el berberecho

que da el saborcito de mar.

Y como una recomendación, no para ti,

sino para todos los que nos vean,

cuando hago cocochas al pil pil o en salsa verde,

no solo las hago con aceite de oliva virgen extra,

me gusta mezclar un poco del común,

porque el oliva virgen extra tiene mucha potencia

y a veces se come el sabor del producto.

Si mezclas los dos aceites, funcionará siempre mucho mejor.

Gracias, chef. Un trabajo muy bueno. Felicidades.

Gracias.

(Música)

Lo que dice Pepe, ese ajito, si el aceite está bien aromatizado,

quítale porque le quita sabor al bacalao.

Hay mucho, demasiado ajo.

La proporcionalidad del sabor es muy importante.

Buenísima la técnica que has utilizado, la ligazón,

como lo has hecho, fantástico.

Es un plato genial.

Está buenísimo. Gracias, chef.

Te felicito, Mario.

Mario un detalle que yo me he perdido.

Cuando has ligado las cocochas, los berberechos o las almejas,

lo que hubieses echado, en este caso ha sido berberechos,

pero me da igual el molusco que utilices.

¿Lo has abierto en la misma cazuela o lo abres aparte?

No, lo he abierto aparte.

Bueno, pues yo como profesional

te digo, ábrelo dentro, no tengas miedo.

Si es muy bueno el molusco y no suelta tierra,

el agüilla que tiene, te lo va a echar ahí.

Te sirve para ligar,

te da un poquito más de finura a la salsa.

Enriquece el sabor. Sí, chef.

Buen trabajo. Gracias.

Mario da gusto, lo mismo que a Ana Luna.

A estos dos palmos de cocineros hablarle de tú a tú, genial.

Felicidades. Gracias, chef.

Mario, delante de las cocinas, por favor.

Enhorabuena, guapo.

Enhorabuena. -Gracias. Igualmente.

Aspirantes, el jurado ya ha probado vuestros platos.

Ahora tienen que deliberar para tomar la última

y más importante decisión,

la de elegir al primer MasterChef Junior España.

Jueces, por favor.

(Sin audio)

(Música)

(Sin audio)

Para mí, el ganar el MasterChef Junior no sé...

Sería lo más, no sé.

No sé cómo explicarlo.

Aspirantes, ahora sí que sí.

Ha llegado el momento de la verdad,

así que chicos y familiares, por favor, todos aquí

a apoyar a los finalistas.

Bueno, chicos, imagino

que nos echaréis un poquito de menos, ¿no?

Tengo una sorpresita para que sea menos así.

A partir de hoy mismo,

tenéis seis meses de curso en la Escuela online de MasterChef.

Oye, para que sigáis aprendiendo,

para que estéis al día, para que evolucionéis.

Hoy es el último día en las cocinas de MasterChef Junior,

pero eso no significa que termine vuestra formación,

porque ya sabéis que gracias

a la Escuela de Cocina online de MasterChef,

podéis seguir aprendiendo con cocineros de prestigio

y con más de 160 vídeos diferentes.

Entra en www.escuelamasterchef.com y regala cursos de cocina.

Este es el trofeo que acredita al ganador de MasterChef Junior.

Finalistas,

tenemos una noticia buena y otra mala.

La buena es que a pesar de haber tenido solo 25 minutos

para elaborar el plato, lo habéis bordado.

Enhorabuena. (AMBOS) Gracias.

Ana Luna has elegido una receta para nada sencilla,

te has complicado la vida. Eres una persona valiente.

La cocción perfecta,

el sabor niquelado. Gracias.

Y lo más importante, en una cocina profesional

siempre hay incidentes como el que te ha sucedido a ti,

siempre los hay. No se pueden evitar.

Lo importantes es saber gestionarlos

y tú lo has hecho divinamente con una actitud estupenda.

Felicidades. Gracias, chef.

Mario, a lo largo de todo el concurso,

hemos visto una actitud impecable,

un orden y disciplina en el trabajo maravilloso,

un conocimiento de las técnicas increíble

para un niño como tú.

Nos has sorprendido a todos, creo que toda España

está alucinada con verte tan sereno trabajando,

con la variedad de productos que has elaborado.

Hoy parecía que estabas bailando

con tu olla, ha sido maravillosa. Te felicito de todo corazón.

Gracias, chef.

Bueno, ya habéis oído la buena noticia.

La mala es que solo uno de los dos

puede ser el primer MasterChef Junior España.

Ana Luna, Mario,

el día que entrasteis por esa puerta,

solo eráis unos niños aficionados a cocinar.

Después de este viaje y de todo lo que habéis aprendido

y de todas las pruebas,

nos habéis demostrado que los dos sois uno de los nuestros.

Por eso queremos que estéis donde os merecéis, en este lugar,

donde los MasterChef, así que subid que nos vamos a intercambiar.

Mario, Ana Luna,

¿estáis preparados? (AMBOS) Sí.

Que diga mi nombre, que diga mi nombre.

El finalista que se lleva 12.000 euros

para seguir con su formación y un trofeo

que le acredita como el primer MasterChef Junior España es...

Mario. (GRITAN)

¡Bien!

Soy el ganador de MasterChef Junior.

A los padres de Mario este choque de 12.000 euros

para que Mario puede seguir con su formación.

Mario, enhorabuena, cariño. Muchas gracias.

Campeón. ¿Dónde está Ana Luna? Aquí.

¿Despedimos el programa? ¿Lo hacéis conmigo?

Sí. Pues venga, vámonos.

Pues Mario es el primer MasterChef Junior España.

Este viaje tan emocionante se termina hoy,

pero muy atentos, ¿eh?

Queda muy poquito tiempo

para conocer a los nuevos aspirantes

de la Segunda Edición del Concurso de Cocina

más importante del mundo, MasterChef.

Mientras volvemos, señores, póngale...

(TODOS) Sabor a la vida.

Muchas gracias.

Campeón.

Quiero decirle a todo el mundo que quien quiera mi oso punki,

una masterclass de ello, que me llame.

El número aparecerá aquí abajo.

Está bueno.

Me llamo Mario, tengo 12 años,

soy de Logroño y voy a 1 de la ESO.

Yo empecé a cocinar pues con siete, ocho años,

cuando mi madre se rompió la pierna

y entonces siempre le ayudaba a hacer la comida

y la cena y eso.

¿Sabes que tenemos una anécdota parecida?

¿Sabes cuándo empecé yo en esto de la cocina?

¿Cómo?

Mi madre está enferma, yo con siete años

le cociné unas judías con patatas.

Me dijo: "Tú serás cocinero" y hasta hoy.

¿Quieres que te corte la cebolla por si acaso lloras?

Sí.

No puedo, tío, estoy llorando más.

Me he ahumado todas las gafas, o sea, que no veo.

Tú eres Clark Kent, en pequeñín

y dentro tienes a Superman.

(GRITAN) ¡Mario! ¡Mario!

Aquí, lo tengo.

¡Uy! Está vivo.

Yo ahora no puedo opinar de eso ya.

Venga, superMario, que tú puedes.

Una mierda no, ¿vale?

Estoy sin brazo, tío.

Es un trabajo limpio, creo que al final se le ve

metódico y tal y todo se refleja un poco en el trabajo, ¿no?

Gracias, chef.

Hay un ganador, que este jurado ha considerado

que debe llevarse los seis puntos es Mario.

Mario.

Mario.

¿Qué te parecería si mañana te dice:

MasterChef Junior - Programa 4 - 06/01/14

06 ene 2014

Los últimos 147 programas de MasterChef Junior

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios