MasterChef Junior 6 La 1

MasterChef Junior 6

Domingo 22.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4927541
Para todos los públicos MasterChef Junior 6 - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos

al primer programa de "MasterChef Junior".

Si seguimos hablando nos vamos a hacer viejos.

¡Mario Vaquerizo!

¡"Holi"! ¡Muy buenas noches, amiguitos!

Te quiero ver midiendo. Venga, Candela.

¡Qué ya voy! ¡No me grites!

Parte fresas. -Muy bien.

Pero no vayas "patrás", vete "palante", niña.

¡Venid aquí, que hay para todos!

¡Eh, aquí! ¡Jordi!

¡Pero eres un traidor! ¡No veo un pimiento!

¿Qué haces aquí, compañero?

Bienvenidos a la repesca

de la 6“ edición de "MasterChef Junior".

Dani, ¿qué te pasa?

Cuando estoy nervioso me sofoco.

Como no pare me explota la cabeza.

Vamos, ex aspirantes, a cocinas.

Me encanta esta sopa de tomate. Te encantan.

Y te encantará aún más la mía. Ferrán, no te vengas arriba.

¡Aquí! -¡Aquí, aquí!

I love you vida sana. -Unai, cambia de eslogan.

Vuelven a las cocinas de "MasterChef Junior"...

Ay, madre mía. Ferrán y Evelyn.

Os vais a batir en duelos.

Oh, my God. Oh, my God.

Ostras, me pasé la barbaridad.

"Padentro". Tres minutos.

No ha pintado con el huevo.

No. Ah, la he liado.

Los dos aspirantes que tienen que decir adiós son...

Dani y Marina. Y Marina.

¡No!

Buenas noches y bienvenidos

a la semifinal de "MasterChef Junior".

¿Qué tal se han portado los Reyes Magos con vosotros?

Yo la verdad es que no puedo quejarme.

Debe ser que he sido buenísima este año.

A los que no sé si les habrán traído algo es a los jueces.

Esta temporada me están dejando muy sola en las cocinas.

Menos mal que este corderito, Antonio, me acompaña

y que lo aspirantes están a punto de entrar.

Pues yo no sé qué pasa

pero parece que los niños tampoco vienen.

Huy, espera, parece que se oye ruido por ahí

en la sala de juegos.

(Ronquidos)

Si parece que aquí haya alguien.

Pero qué raro, está la puerta cerrada. A ver...

(Ronquidos)

¿Hola?

(Ronquidos)

Pero bueno, ¿pero qué hacéis aquí durmiendo?

¿Quién es? -Un poquito más, por favor.

Un poquito más.

Cinco minutos más.

(GRITAN CONTENTOS)

Ay, ¿puedo verlo? -¡Qué mono!

Pero bueno, ¿qué hacéis aquí durmiendo?

Que aunque hayan venido ya los Reyes Magos

creo que aún os queda

alguna que otra sorpresita que recibir.

Cuántas sorpresas. Esto es demasiado, ¿eh?

Bueno, chicos, ¿y qué os parece que otra vez

me han dejado sola los jueces?

Ahora vendrán con un camello. -¿Te imaginas?

Oye, por cierto, ninguno tiene puesto su delantal.

Es verdad. Venga, coged los delantales.

Ponéroslos. Venga, vamos.

Seguro que los jueces están dentro de un regalo gigante.

Y van a salir vestidos de Reyes Magos.

Eso sería ya alucinante.

(TODOS) ¡Pepe, Samantha, Jordi!

¡Huy, se abre el escaparate! ¡Corred, corred!

¡Ay, Antonio qué bonito es!

¡Hala!

¡Guau, qué chulo!

Ahí va, pero si es un desierto. Qué chulada.

Cuánta arena. -Mira, hay pisadas.

De camello. Oye, ¿y se habrán perdido los jueces

por aquí por el desierto? A lo mejor.

Vamos a llamarlos otra vez a ver qué pasa.

(TODOS) ¡Pepe, Samantha, Jordi!

(Risas) ¡Ahí va!

Pero bueno... Eh, mi regalito.

¡Hala!

¡Mira a Jordi!

(Risas)

Se ha torrado demasiado.

Buenas noches. Perdonad el retraso

pero es que estábamos preparando los últimos regalos

para vosotros.

(GRITAN CONTENTOS)

Pachu, ¿qué te gustaría que hubiera para ti?

A mí me gustaría que hubiera un perrito.

Pero creo yo que no va a haber un perrito.

Yo quiero una chaquetilla, hombre.

La chaquetilla te la tendrás que ganar.

Aquí no regalamos nada.

Pues para descubrir qué esconden estos regalos

que os hemos traído tendréis que abrirlos.

Cada uno tiene que elegir un regalo.

¡Bien! -¡Huy, qué guay!

Así que venga, Candela, para acá.

Oh, my God. -Oh, my God.

Vale, no lo abras todavía. Vuelve a tu sitio.

Ay, qué ilusión abrir regalos.

Me encanta ese sonido de "cruc".

Josetxo, ¿qué rey quieres?

Pues Baltasar es mi preferido. Coge un buen regalito.

Bueno, este es normalito. Eh, bonito regalo.

Vamos, Paula. Yo quiero de este, hombre.

Venga, coge aquí un regalo que traigo para ti.

Ferrán, te toca.

Pues yo de Baltasar, va. Tengo los mejores regalos...

de Oriente.

Muy bien. Pachu.

Vale, yo voy a coger a Baltasar.

Claro que sí. Pues me voy a coger esto.

Ay, qué pequeño. Que no sé qué es,

pero parece un reloj.

Jaime, te toca, vamos. Voy a coger a Melchor

que es mi favorito. Pues muy bien.

Coge uno grande. -No, he cogido uno pequeñito.

Evelyn, te toca. Yo me voy contigo.

Muchas gracias.

Oh, qué chulo.

¡El mío es el más grande, bien!

Pues ya todos tenéis vuestros regalos.

Sí. Llega el momento ansiado.

¡A abrirlos!

No puedo. -¡Hala!

Ay, que se cae. -¿Y esto?

¡Chocolate! -¡Tabasco!

Champiñones.

¿Qué es esto?

¡Puerros! ¡Que vivan los puerros!

Candela, ¿qué es lo que tienes?

No tengo ni la menor idea.

Bulbo de hinojo. Me encanta el hinojo.

Josetxo. Un chocolate.

Qué suerte.

Y, Paula, ¿tú qué tienes? Paula.

¡Puerro, lo que yo pedí!

Ferrán. Frambuesas.

Frambuesas. Y, Pachu, tú no sabes lo que es, ¿verdad?

Pues no, no tengo ni idea. A mí eso me encanta.

Lemon grass o citronela.

Nunca más elijo a Jordi.

Jaime. Mi poción mágica

para haceros picar la garganta. Tabasco.

¿Y Evelyn?

Yo tengo setas o champiñones.

Champiñones. Champiñones.

Como estáis viendo cada regalo es un ingrediente.

Todavía tenemos más regalos.

Aún podéis abrir algunos más hasta que se acaben.

¡Bien! -Gracias. Gracias.

¡Jordi! Pero atención, debéis incluir

todos los ingredientes que encontréis

en un plato libre.

Pero tened en cuenta que cuantos más ingredientes

descubráis más difícil será el plato,

porque todos los ingredientes

deberán estar integrados en vuestra elaboración

y compartir protagonismo en el plato.

¿Alguien quiere abrir más regalos?

Yo. -Venga, va. Me apunto.

Candela, adelante.

No me quites mi caja, por favor.

Abre tú y coge. Este.

A ver qué es.

Jengibre. -Jengibre.

Jengibre. Josetxo, te toca.

Como te toque algo salado me voy a reír.

Perfecto, justo lo que quería. No sé lo que es esto.

Ñoquis con chocolate. Rico.

Vamos, Paula. Quiero mi caja.

Es esta preciosa.

Pues venga, abre. Y ahora es cuando no me gusta.

Manzanas. -Qué suerte.

Ferrán, tu turno.

Oh, qué suerte. Berberechos.

Pachu.

¡Ah, arroz! Arroz, hombre.

¿Por qué no me ha tocado a mí eso?

Coge. Uh, qué bonito.

Verás como te trae suerte.

Ojalá fuera un solomillo.

¿Qué es esto? Lomo de cerdo.

¡Lomo, bien! Evelyn, te toca.

¿Arriesgas? Yo sí arriesgo.

Pues vamos. Abre, abre, abre.

Ay...

¡Pues son gambas!

¡Hala, qué suerte!

Bueno, champiñones y gambas.

¿Alguien más quiere regalo? ¡Yo sí!

Candela, coge el mío último, hombre.

Ahí. Oh, esto pesa.

A ver, Candelita, qué tienes tú por ahí.

¿Qué es eso? -Mejillones.

¡Mejillones, guau!

La he liado.

Pues vamos a hacer el recuento.

Candela: hinojo, jengibre y mejillones.

Qué bueno.

Josetxo: ñoquis y chocolate.

Paula: manzanas y puerros.

Ferrán, tú tienes frambuesas y berberechos.

Pachu: citronela y arroz.

Jaime: salsa picante y lomo de cerdo.

Tú tienes lo mejor.

Evelyn, tú tienes champiñones y gambas.

Aspirantes, eso son los ingredientes que tendréis

que incluir en vuestro plato obligatoriamente.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Muy bien, pero antes nosotros

tenemos que pasar por la puerta mágica.

Aspirantes, a vuestros puestos de cocina.

Venga. Venga, vamos.

A mí me encantaría atravesar la puerta mágica

para convertirme yo en un buen chef

y tener completamente diferentes ingredientes.

(Música)

Buah. Hello.

¡Hala! -Hala, menudo cambio.

Qué gusto. Estoy como en chándal.

Qué paliducho me he quedado. Por fin, qué bien.

Mucho mejor.

Aspirantes, os recuerdo

que de nuevo los contadores se ponen a cero.

En esta prueba hay un montón de puntos en juego:

6 para el mejor y 1 para los menos buenos.

Además, los Reyes Magos le han traído un maravilloso

regalo al que consiga la mayor puntuación.

¿Qué regalo? Luego sabréis en qué consiste.

Ay, madre mía, que me muero. Aspirantes, por si no habéis

tenido suficientes regalos con los que habéis encontrado

en el escaparate también tenéis un paño que esconde

algo clave para triunfar en este reto.

Josetxo, ¿qué crees que puede haber? ¿Más ingredientes?

Espero que no sean más ingredientes

porque yo con los que tengo tengo demasiado.

Pachu, ¿y tú qué crees que puede esconder ese paño?

No tengo ni idea.

Pero a mí me gustaría que hubiera un perrito.

Di que sí, hombre. No hay que perder la esperanza.

Padres de Pachu, quiere un perrito.

No sé si lo habéis pillado. Por favor.

Bueno, sólo hay un forma

de averiguar qué esconden esos paños.

Uf. A la de tres quiero

que lo levantéis todos a la vez.

Uno, dos y tres.

¡Hala! ¿Y eso qué es? -¿Pero qué es?

¿What? ¿Qué es esto?

Una máquina súper rara.

¿Podemos emplatar aquí?

Qué guay. Jaime, ¿qué pasa?

¿Qué te tapas por si salpica?

Esto es tan moderno que a ver si va a explotar.

Sí, tápate, tápate. Venga, Casper.

Ferrán, ¿para qué crees que eso que tenéis delante?

Pues yo viendo lo que pone en la pantalla

está haciendo formas, así que a lo mejor puede ser

algo que haga formas con comida.

Pues casi casi, Ferrán.

Es una impresora 3D de alimentos.

¡Guau! -¡Oh, cómo cola!

Me gusta mucho.

Es una herramienta de cocina

que quizá ahora se vea como futurista,

pero cuando nos acostumbremos a tenerla en nuestras cocinas

empezaremos a imprimir comida.

¡Cómo mola! -Yo quiero imprimir de todo.

La mejor forma de que lo entendáis

es viendo cómo funciona.

Y para eso vamos a recibir a una persona

a las que las nuevas tecnologías le encantan.

Adelante Santiago Segura.

¡Oh!

Pero bueno, Santiago. ¿Qué tal?

Y con chaquetilla.

Yo esperaba que vinieras con el delantal rosa.

Yo lo que me han dado aquí. Yo soy un mandado.

¿Qué tal? ¿Cómo estamos? Hombre, qué ilusión.

Estoy muy contento de haber vuelto a "MasterChef"

y tener una chaquetilla.

Los psicólogos me dijeron que era bueno volver

para que se me quitara el trauma.

Y por eso aquí estoy viendo a los niños sufrir en mi lugar.

Bienvenido a "MasterChef". Gracias.

Una placer tenerte aquí.

Oye, ¿cómo va la gira esa de "Dos tontos y yo"?

Lo hago con Flo y con Mota y la verdad es que donde vamos

hay localidades agotadas. El sueño del cómico.

Santiago, los aspirantes acaban de descubrir

una impresora 3D para alimentos.

¿Qué me dices? ¿La habías visto alguna vez?

No, pero yo el otro día pensé que deberían hacer

una fotocopia de alimentos. Eso sería la bomba.

Viene a ser lo mismo. Como la prueba de exteriores

que te dicen: "Para 60 comensales."

La fotocopia. Pollo, lo metes...

(Risas)

Santiago, te voy a hacer una demostración

de cómo funciona la máquina

y qué se puede preparar con ella.

¿Te parece? Me parece estupendo.

Qué alucine. Mola un montón.

Ya querría yo tener una de esas en mi casa.

Me gustaría hacer el escudo del Atleti.

Molaría un montón.

Bueno, pues aquí la tienes. Impresora 3D. ¿Qué haces?

Pantallita, todo digital. Y tienes diferentes dibujos.

Y a partir de ahí la máquina dentro tiene...

¿Ves estos tubitos? Sí.

Son como pequeñas mangas pasteleras. ¿Vale?

Cada uno tiene diferentes agujeritos

para hacer diferentes calibres.

Y puedes hacer cosas con volumen, sin volumen.

¿Quieres un ejemplo práctico? Sí, por favor.

Qué guay. Yo tengo cinco cilindros.

Y el primero lleva yogur.

Se utilizan ingredientes frescos siempre.

Si quieres hacer algo que tenga altura

tiene que ser un puré espeso

para hacer como un castillo de arena.

Cogemos este copito de nieve.

Le damos al botoncito e imprimir.

Ponemos la máquina y la veremos trabajar.

Que lo bonito es que esta misma masa si la meto

en un tapete de silicona la puedo hornear y secar.

Si aquí meto masa de pizza, tomate, albahaca,

podrás pintar una pizza que después la podrás hornear.

¡Qué guay!

Esta masa es buena porque la puedo secar

50” o 60” unas horas y tendré un crujiente.

Esto es alucinante. -Es que mola mucho, ¿eh?

Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad.

Si nuestros aspirantes tienen que hacer esta prueba

es muy importante que el puré que elijan hacer

tenga la densidad justa. Claro.

Tiene que tener una textura muy cremosa y mucha densidad

para poder crecer y aguantar la estructura que dibujéis.

No es lo mismo un puré de verduras,

que un humus o un guacamole.

¡Ah, ya ha terminado!

Qué bonito, madre mía.

Buah, está perfecto.

¡Hala!

¿Quieres que te monte un platito con esto?

Hombre, por favor. -¡Hala!

Vamos a reproducir un momento del año que me encanta,

que es justo cuando las nevadas se acaban

y tenemos aún esa nieve en deshielo que empiezan

a asomar las hierbecitas y las flores.

Haremos algo parecido a eso.

Aquí tengo un bizcochito de yogur.

Simularemos esa nieve. Tengo una tierra,

que es una galleta crujiente. Tomad nota, niños.

Qué rico.

Un helado hecho con flores. Qué arte.

La famosa quenelle, niños. La quenelle.

Tengo una espumita de yogur.

Unos arándanos. Hombre.

Yo flipo con lo que está haciendo Jordi, por favor.

Tengo un candy que está hecho con un licor de sauco,

piel de limón confitada

y esas florecitas que te decía del deshielo.

Es precioso. Por favor, qué plato más bonito.

Muy bonito. Esto, niños, con las pinzas.

Un polvo de yogur que simulará esa nieve en deshielo.

Guau. -¡Guau!

Eso es un postre idílico, niños.

Y terminamos con esa textura crujiente que también

reproduce ese copo de nieve.

¡Ay, qué guay!

Flipamos con Jordi.

Estaba todo súper colocado y era precioso.

Yo quiero ser como él a la hora de emplatar.

Pues espero que hayáis tomado buena nota de la clase

que os hemos dado porque el reto consiste

en hacer un plato libre con los ingredientes

que habéis conseguido en el escaparate

y utilizando la impresora 3D.

Para ello tenéis 75 minutos.

Queremos ver platos espectaculares,

dignos de esta semifinal de "MasterChef Junior".

Sí, chef. -¡Sí, chef!

Tenéis además 3 minutos para entrar al supermercado

y completar la lista de alimentos para preparar

vuestro maravilloso plato.

¿Estáis listos? (TODOS) ¡Sí, chef!

Prestadme atención, porque como ha dicho Eva

los Reyes Magos han traído

un regalo para el mejor en este reto.

Aparte de llevarse la máxima puntuación

ganará un fantástico premio.

¿Cuál? -La máquina

La máquina. Ojalá, ojalá.

Una comida o cena en el Restaurante MasterChef

en Madrid acompañado de sus padres y hermanos.

(GRITAN CONTENTOS) ¡Qué guay!

Voy a llevar a mi hermano.

Santiago, ¿quiere darles el tiempo usted?

Me haría mucha ilusión. Por favor.

Y el tiempo para entrar

en el supermercado comienza en...

tres, dos... uno, ya.

Vamos. (RÍE)

Le has dado mucha más emoción que Pepe.

¿Qué cojo de carnecita?

No pasaría nada si a este le echamos y te pones tú aquí.

Mira, quítate. A ver. Ah, qué jurado.

Esto es un jurado serio.

¿Cómo quedaría esto? Quedaría terrible.

Es que no sé qué coger. -Yo ya.

Hala, Jaime. -Que no sé qué hacer.

He cogido todo el supermercado.

Si es que yo no sé qué hacer. Nos vamos a cocinar, chicos.

Sí, ya voy a cocinar. Ya me voy.

¿Qué hago? -¿Es que no sabes qué hacer?

Si es que yo no sé qué hacer.

¿No sabe qué hacer? -No, ha cogido de todo un poco.

He cogido pasta, arroz, he cogido vino, verduras.

¿Y yo qué hago ahora?

¡Taburete, por favor, Jordi!

¿Taburete? Hoy te dejo el de Pepe, ¿vale?

Te cojo tu taburete.

Es que no se puede cocinar sin saber lo que haces.

Jaime, ¿no sabes qué hacer? -No.

Amiga. Gracias.

(RÍE)

Ahí estamos.

Pues voy a hacer un humus.

Están pegados.

A ver cómo pelo esto.

¿Por qué lo pela? Que lo corte, ¿no?

Déjale, que está pelándolo a lo Lomana.

Sí, totalmente.

¿Ya sabes más o menos, Jimmy?

Voy a empezar por el humus primero.

Pues venga.

Evelyn, ¿cómo vas? -Bien.

¿Qué os parece esta prueba? Porque es bastante complicado

el tema de las texturas para los niños, ¿no?

Muy complicada. Doble dificultad.

La combinación de los elementos que ya son complicados.

Y el trabajo con esa máquina que es muy complicado,

porque es un ordenador que tienes

que meterle un parámetros.

Y la textura del puré que tenga la densidad exacta.

Porque si metes una crema líquida la presión

no será la correcta y no sale el dibujo seguro.

Y otra dificultad que tiene que cómo casas el dibujo...

Con el berberecho. Que te salga bien con el puré.

¿Sabes qué va bien siempre? La "m" de "MasterChef".

Jopé, qué duro.

Haznos una galleta con el logo de El Bohío.

Venid conmigo y lo hacemos. Venga, vale.

Buscamos la "m" de "MasterChef".

Qué le gusta un gadget y una cosita, ¿eh?

Me gustan estas cositas. El niño está pelando

el aguacate ahora bien.

Debe habernos oído o algo.

Mira cómo suena, un poco a las galaxias.

Qué chula. La máquina sabe cuando

se ha equivocado y vuelve atrás y corrige.

¿Ah, sí? Sí. No suele equivocarse.

El error siempre es humano.

Guau. Qué chula, ¿no?

Hala, la galleta. Ahora la cogemos.

Impactante. Está chulo, ¿eh?

Hombre, habrá que hornearla. Sí, claro.

Te cojo ese horno un minuto. Vale.

180 grados. Maravilla.

Ah, el ojo.

Yo voy perfecta. -Yo también.

Por ahora, no quiere decir que luego vaya mal.

¡Ah!

Vamos a ver...

Aúpa.

Ven aquí.

Hala, tu "m". Mira, soplada con cariño.

El premio de consolación.

Es una masa muy sencilla, y en casa muy facilona.

Para los peques es una maravilla.

Esto se está saliendo.

Está rica, ¿eh? Está muy buena.

Está muy buena. Tiene el dulzor de la leche.

Y el cariño con el que ha hecho la masa

y cómo la ha horneado justo en su punto.

Porque está doradita pero no está cruda.

(PROTESTA) Tendré que limpiarlo.

Lubinita, lubinita.

Ahora se me sale la pasta.

Pero bájalo, bájalo.

Me ha pasado lo mismo con los mejillones.

Candela, bájalo.

¿Qué es esto? Sale moquillo.

Ah, qué asco.

Voy a hacer un puré de patata

para después ponerla en la máquina 3D.

Tengo aquí dorada, un cachito. La voy a poner a la plancha

y después lo voy a poner al horno para que se haga bien.

Yo es posible que sea la mejor aspirante de esta noche

porque me gustaría mucho ir al Restaurante MasterChef

con toda mi familia.

Ah.

A mí lo más complicado de esta prueba me parece,

aparte de utilizar la máquina 3D,

mis ingredientes, incorporar el chocolate,

porque me han tocado ingredientes súper guais.

Yo soy semifinalista

y lo voy a hacer lo mejor que pueda.

Y eso significa hacerlo súper bien.

No puedo tardar tanto.

(PROTESTA)

¿Está bien o no?

Sí, es que pensaba que me iba a quemar, jolines.

Vamos, purecito. Hazte rápido, por favor.

(PROTESTA)

Me ha entrado en el ojo.

Santiago, como te gusta la tecnología

y eres un zorrete, y vas a ir a por la máquina

nada más salir del plató,

me preparas un taller para la Escuela Online.

Yo quiero hacer algo en la Escuela Online.

¿Qué clase impartirías en la Escuela Online?

Me gustaría enseñar cómo atemperar chocolate.

¿Hacer la bola? Las esferas.

Será un placer tenerte en la Escuela Online.

Es un plus. Y a los doscientos y pico

de vídeos que tenemos añadir el tuyo atemperando chocolate.

Uh, esto ya e puré.

Huy, se me ha caído.

Venga ya.

Ferrán ha hecho una crema de guacamole si no me equivoco.

Sí, de aguacate. Sí.

Creo que ya está imprimiendo.

Si lo hace tan pronto se le va a oxidar.

En 40 minutos hecho el dibujo con guacamole...

No ha pensado en ello.

Una pregunta, ¿eso es un problema estético sólo

o el sabor también se altera?

Sí, se va oxidando y afecta al sabor.

Evelyn, ¿tú has utilizado alguna vez xantana?

Una me parece, pero no me acuerdo para qué.

¿Qué tal, Ferrán?

Pues "regulín, regulán".

Ferrán, tienes berberechos y frambuesas.

Sí. Las frambuesas las voy a utilizar como decoración.

Y voy a hacer los berberechos a la sartén.

Berberechos a la sartén. Sí.

¿No has cogido nada del supermercado?

Sí, las setas y el guacamole. ¿Y el resto del plato?

¿No has pensado? No mucho.

Estás imprimiendo ya, ¿no? -Sí, estoy ya imprimiendo.

Te queremos decir una cosa, como quedan todavía 40 minutos

dicen los chefs que se puede oxidar el guacamole.

Vamos a verlo. Ven, Santiago.

Hala, qué chula. Es una lagartija, ¿no?

Sí, la lagartija del monte.

Lo que no entiendo es por qué no es verde

si lo has hecho de Guacamole. ¿Qué más le has echado?

Tomate y cebolla. Me extraña un poco el color.

Pero ya veremos, a lo mejor luego está riquísima.

Bueno, ánimo, Ferrán. -Gracias.

Aspirantes, ya han pasado 45 minutos.

Os quedan 30 minutos.

¿Os habéis enterado todos? (TODOS) Sí, Eva.

En 30 minutos no me da tiempo.

Ay, macho. -¿Qué te pasa?

Es que no baja. -¿Puré de patata?

No. -¿Qué es?

Puré de pasta.

Y encima estaba súper espero y por eso no me baja.

Candela, si no te pones las pilas

no terminamos el plato.

No me puedo relajar.

Paula tenía puerros normales y manzanas verdes.

¿De qué es el puré, Paula? -De coliflor.

¿Qué diseño has elegido? -Bueno, quiero hacer algo

que tenga relación con el mar porque como es pescado

lo que voy a hacer y tengo aquí unas gambas,

porque como sé que os gustan mucho.

Qué bien huele esto, ¿eh?

Pues voy a hacer parte salsa y parte de "acompañación".

"Acompañación". Acompañamiento.

Es como vuestro "emplatamiento".

Estamos dando unas patadas al diccionario importantes.

Oye, no te pares. Vamos a ver qué vas a hacer.

Ya, tengo que poner esto.

Cómo mola.

Guau. ¡La caracola!

Mola mucho. Además tiene hueco para meter cosas.

Y tiene sentido, porque quiere hacer algo con gambas y tal.

Suerte. Gracias.

Candela, ¿cómo lo tienes?

Ahí está con el pimiento a tope, ¿no?

Sí. Tengo las almejas ahí, que no están encendidas

porque ya están hechas.

¿Aquí está el pimiento y qué más?

Setas, calabacín, berenjena y mi cebolla tan rara.

El jengibre lo voy a rallar encima en la sartén

para que coja su sabor.

¿Y la pasta que has hecho para la impresión de qué es?

De pasta fresca.

Puré de pasta fresca. La idea está bien.

No parece una mala idea. ¿Y qué diseño vas a hacer?

No sé, de los que haya elegiré uno.

¿Qué te parece? Pues suerte.

Gracias.

Qué bonito.

Toma ya, qué chulada.

Es que el castillo no tengo tanto. Jopé...

Como no llegue es que me voy a morir.

¡Aaah!

Es que salta mucho.

¡Ah!

Ah, ya tengo una idea.

Ja.

Así no me salta.

Print... y se está haciendo.

¿Qué tal, Pachu? ¿La impresora la has utilizado?

Estoy en ello, porque...

porque es que ha habido un problema.

El castillo que lo iba a hacer pues tenía poco puré.

El puré que tú has hecho no era suficiente

para meterlo en la impresora.

Ven, Santiago, vamos a ayudarla.

Es que estoy muy nerviosa.

Hala, qué chulo este diseño.

¿Qué tal está el puré? ¿Lo has probado?

Sí, está bien. Le he echado mucha sal

porque lo veía muy soso.

¿Y ahora cómo lo ves? -Ahora lo veo bien.

Muy bien. -Ni muy salado, ni muy soso.

Como esto está en marcha

céntrate en el arroz y las gambas.

Muy bien, Pachu. -Vale, gracias.

Se están abriendo, qué bien.

(CANTA) #Y lo nuestro es ilegal y no lo puedo negar.#

Está muy bien, ¿no? -Sí, bueno.

Es que humus con carne no lo veo.

Y el reloj pasa y yo sigo sin saber qué voy a hacer.

Y el tiempo me pisa los talones,

por no decir que ya me ha adelantado.

A ver si Jimmy me dice algo.

Aspirantes, en 5 minutitos damos al manos arriba.

Sí, chef.

Ups, ¿he dicho "sí, chef"?

Sí, has dicho "sí, chef". Cachis. Lo siento, Eva.

Jengibre, cae, cae...

Está cayendo.

¡Ah!

Qué susto.

Que se me ha deformado.

Que se me ha deformado en la nevera.

Se me ha deformado.

Que se me ha deformado. -A ver, a ver.

Se me ha deformado en...

¡Hala!

Vendo una langosta. Vendo langosta.

Jaime. ¿Cómo estás? -Hola.

Acabo de sacar esto de la nevera y está deformado.

Porque la consistencia que tú has hecho

no es suficientemente fuerte como para agarrar

ese volumen 3D de no sé cuántos pisos.

Un derrumbe que no afecta al plato, solo a la estética. Eso está bien.

¿Te gusta? Claro, lo está tapando.

Si no lo cuentas, nadie sabrá que se ha hundido.

-Solo vosotros. -Yo no diré nada.

Pero ayúdale un poco con alguno más. Venga.

-Qué guay que vengan los jueces.

(Música de tensión)

-Esto ya está. Chupi.

Al final, no merecía la pena llorar.

(Música de tensión)

-Ahora pongo las setas.

(Música de tensión)

Aspirantes, último minuto.

Esto ya está. Perfecto.

-A ver, qué bonito, tío.

(Música de tensión)

-Sí que sabe a jengibre...

-¿Te gusta el mío, Ferrán? -Sí.

-No sé si estará rico pero yo lo veo bien.

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

Estoy un poco nerviosa porque creo que pueden pensar

que mi plato es cutre. A ver si el sabor lo mejora.

Yo lo he probado y estaba rico pero...

No sé qué van a pensar.

Si quieres aprender todo de cocina, tenemos una novedad:

en la escuela "online" de "MasterCher" encontrarás

más de cien recetas para convertirte en un masterchef.

Además, encontrarás nuevos trucos para sorprender a familia y amigos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo ha terminado, los jueces y Santiago Segura

van a probar vuestras elaboraciones.

A ver qué tal han quedado esos dibujos en 3D.

Pachu, Josetxo, empezamos por vosotros. Adelante.

Suerte, Pachu, está superbonito.

-Gracias.

-Hola.

¡Guau!

¿Qué te pasa, Pachu?

-Que no sé si mi plato os va a gustar.

-A mí me va a gustar, ya te lo anticipo.

A ver, ¿el dibujo es feo?

A lo mejor, pensáis que es cutre.

Ja. ¿Qué es cutre?

Mujer, ¿cómo va a ser cutre?

Te doy un consejo para la vida: espérate a que pase algo;

si, luego, te dicen que es cutre, llora, pero mientras, sé feliz.

¿Cómo se llama el plato?

"Plato no espachurrado"

Estéticamente, tu plato me encanta.

¿Sí? Superbonito.

Me encanta el naranja, el mandala, el arroz al lado,

puedes usar la salsa de calabaza para comerla con el arroz...

Muy bien, Pachu. El arroz está muy sueltecito.

Muy bien, me ha gustado. Gracias.

El arroz está, sorprendentemente, sabroso.

Aparte, está montado con lógica; el dibujo es estético

y el arroz al lado para hacer el contraste de beicon y calabaza.

Muy buen trabajo. Sí.

Bueno, Josetxo, ¿qué pasa? Cuéntame, ese bogavante.

Le llamo el bogavante falso porque tiene forma de bogavante

pero no sabe a bogavante. ¿De qué es el puré?

He puesto gamba roja, los picos de la lubina,

verduras y, luego, le he puesto ñoquis para que tenga consistencia.

Hemos destrozado el bogavante. Sí.

¿Está bueno? No creo que lo hayas hecho tú.

¿No está bueno?

Me parece tan inteligente haber cogido los ñoquis.

Uf... Espérate, que no he acabado.

Me parece inteligente coger los ñoquis para hacer la salsa

y mezclarlo con el marisco; esa vuelta de tuerca

de cocinero, un poco, formado.

¿Está bueno? Está espectacular.

Uf...

Respira, porque hay un trabajo muy bien hecho, sobre todo,

muy inteligente. Has dicho: "¿Cómo no estropeo el bogavante?

Rallando chocolate, aparece el amargor,

y al resto le doy protagonismo". Con lo cual, muy bien.

Gracias, chef.

La estética está muy bien, me lo ponen

en el restaurante MasterChef y digo: "Muchas gracias".

Si mi plato llega al restaurante MasterChef Junior,

no me lo creo hasta verlo en la carta.

Candela, cuéntanos el nombre de tu plato.

"Verduras más picantes que el plato de Jaime con salsa picante".

¿Por qué? Porque me he pasado de jengibre.

No he caído, estaba rallando y cuando lo he probado...

Saben mucho a jengibre y están superpicantes.

¿Se puede tomar o no? Sí.

A lo mejor, no lo catamos.

Tomadlo, que no vais a morir, no pasa nada, yo lo he probado.

Oye, estéticamente es muy bonito. ¿De qué es el puré?

De pasta fresca. Qué buena idea.

Sí, pero lo he probado y está muy soso,

aunque le he echado muchas veces con el rulo de la sal.

Lo he notado muy soso.

Después de probar el plato, a lo mejor, no le das

muchas vueltas a la rosca con esas manitas...

Es verdad que le falta ese poquito de sal,

pero el salteado de los elementos está curioso.

No se nota mucho el jengibre. Gracias, chef.

Has aprovechado el contenedor muy bien, el marco de espejo,

es como un cuento de Blancanieves o algo así, ¿no?

El sabor está muy bueno, te falta el punto de sal, si no, perfecto.

Sí, chef.

Jaime, dime el nombre de tu plato.

"Lomo de cerdo con sofrito de verduras,

ensalada de cilantro y humus".

Algo te está pasando.

Con lo creativo que eres ese nombre no me paga nada,

así que... Jimmy, Jaime, ¿qué te pasa?

Estoy... apurado.

¿Por qué? Podría haberlo hecho mejor.

Lo que veo es que tus colmenas son grandes y no las has usado

para integrar tu plato en tu diseño.

Están un poco blanditas, entonces, me daba miedo

de que se derramara, que quede feo y se estropee la colmena.

El diseño es para rellenar con comida, quizá había un problema.

No sé.

Sí que sabes. No sé.

Un pequeño problema de consistencia debajo de la hojita...

¡Oh! Tapa el defecto con las hojas.

Dijiste que no lo ibas a decir.

-No se fíes nunca de un juez.

Yo soy totalmente honesta con mis valoraciones

y lo que hago es enseñarte...

Honesta conmigo no has sido. Tienes toda la razón.

Yo soy testigo. Le has dicho: "No se lo decimos a nadie".

Y, ahora, vas y lo cascas.

Jaime, esto lo hago para que aprendas y lo hagas mejor.

Tienes un problema de consistencia en tu puré

pero, a lo mejor, está muy rico de sabor.

¿Tienes el nombre ya? "La traición de Samantha"

(RÍE) Qué duro es eso, Sami.

Bueno...

El picante no está, el humus no está muy bien aliñado

y todo se basa en que has tenido un primer problema de consistencia,

lo has visto y te has derrumbado, como tu puré.

Ven, amigo mío. No me gusta el humus.

No te gustan los insectos, no te gusta el humus...

Un cocinero debe probar las cosas.

Le falta tabasco.

-La verdad es que la estética no me ha entusiasmado

pero de sabor creo que no está tan mal.

Jaime, me da pena porque podrías haber hecho un plato mejor.

-Le dedico este plato tan malo que he hecho a Samantha.

"La traición de Samantha". Esta se la guardo.

Bueno, Ferrán.

He llamado al plato "Vámonos al monte".

¿De qué es el puré?

Es de guacamole. Ha ido del verde al marrón.

No sé por qué se puso de ese color, parece un humus.

Te lo voy a decir, si no le echas cítricos, el aguacate se oxida

y si, encima, lo metes en la máquina 3D en el minuto tres

en vez de diez minutos antes, ha estado todo el rato oxidándose.

Pero hay algo que me preocupa más, el resto de ingredientes.

Tu plato no era fácil: frambuesas, berberechos...

En principio, la frambuesa chirría un poco, ¿no?

Sí. Veo un dibujo

y cosas tiradas por fuera. Me falta el acabado del plato.

Es una lástima, el dibujo es bonito pero el resto

del plato no hace falta probarlo para saber a qué sabe

por la poca manipulación que tiene.

Había más soluciones para hacer de tu plato un gran plato

y lo que he visto es que durante mucho rato...

Has estado así.

Vamos a probar.

Te hemos dicho esto antes de probar y después de probar,

te volveríamos a decir lo mismo. Efectivamente.

Santiago, ¿qué te parece?

Cocinar es divertido, es creativo... pero es difícil,

y cocinar con presión me parece más difícil.

Cierto es.

Dicho esto, al guacamole le falta un poquito de sal

y menos limón, está muy ácido.

Ferrán, amigo... Te veo que estás sensiblón.

No tenías ingredientes fáciles, era una prueba complicada,

no seas tan exigente contigo y permítete el lujo

de cometer errores porque de los errores se aprende.

Ya, pero Josetxo, también, tenía cosas difíciles

y, aún así, lo ha hecho muy bien.

¿Y qué? Una mala tarde la tenemos todos.

Una mala tarde se dice en el argot taurino, ¿eh?

De todas formas, a las chicas les gustan los chicos sensibles.

Vas a triunfar... Estás quedando muy bien.

-¿Está llorando o riendo? No sé si llora o se ríe.

-Vamos a destrozar a Paula y... Igualamos todos.

Muy bien, Paula.

Tengo que decir algo. Di algo.

Está muy junto y, a lo mejor, podéis pensar que estoy tapando

el producto o algo, pero es que es parte del emplatado.

De la magia. ¡Sí!

¿Cómo se llama tu plato?

Mi plato se llama "Explosión de narvales".

¿Qué es eso? "Narvales"

-Es un delfín que tiene un cuerno de unicornio.

¿Esas ballenas antárticas que tienen un cuerno larguísimo?

Sí. ¿Eso son narvales?

Sí. Lo vi en un documental.

He hecho una salsa con verduras, le he integrado el ajete,

un poco de manzana y el puerro.

Las gambas son para ti, Pepe.

¿Está rico?

Rico increíble... hum.

La mezcla del puerro y la manzana, la manzana no se nota

pero el puerro está en un puré sabroso; lo único que me gusta

es que has hecho un trabajo con la máquina que está bien

y que casa con ese entorno marino. Vale.

Sin narvales que te has inventado.

Yo me quedo con la estética. Lo que pasa es que, es verdad,

que es una pena que no se noten ni la manzana ni el puerro.

Debía haber productos protagonistas y no lo son.

Evelyn, cuéntanos.

El plato se llama "La fiesta de la gamba",

porque parece que la gamba está bailando con las patitas,

y ha invitado a un amigo que es la dorada.

Por un lado, están de fiesta las gambas

y, por otro, el champiñón está de funeral.

(RÍEN)

Son dos fiestas diferentes, no creas que se han invitado;

han aparecido ahí y los otros han dicho:

"Estos son unos amiguetes, fíjate qué mal lo están pasando".

Evelyn, sí que hay una fiesta en tu plato:

la fiesta de la pimienta.

Las gambas están así por la pimienta que tienen.

Sería más lógico unas patatas con gambas y nada más

que ese adjunto de pescado pasado con setas tristonas

y que no acaba de hacer que el plato tenga sentido.

Hay dos platos: uno es el del puré con la gamba, que está bien,

y otro es el champiñón soso con el pescado muy hecho.

Son dos fiestas, totalmente, diferentes, a diferente hora,

una era de noche, la otra ha sido de día...

Como nos gustan las fiestas, al haber dos, es positivo.

(RÍEN)

No me parece un plato desechable, podría dar de comer

a alguien que tuviese hambre. (RÍEN)

Bien, Santiago. Bien.

Lo han arreglado muchísimo.

El día que Pepe se ponga malo, que está al límite,

te pones aquí y no pasa nada.

¿Todo dicho, jueces? Chicos, delante de cocinas.

Muy bien todos.

-Te ha salido superbién.

Es que tenías ingredientes básicamente imposibles.

-Mis ingredientes no tenían mucha conexión entre sí

pero ya he aprendido y a la próxima no me pasará.

Aspirantes, vuestra aventura 3D ha llegado a su fin.

(TODOS) ¡Oh! Nuestro jurado tiene

que deliberar para repartir esos puntos que están en juego.

Santiago, ha sido un placer tenerte en las cocinas,

espero que hayas disfrutado. ¿Cuántos puntos me llevo yo?

Tú eres un puntazo.

Tú quieres comer gratis en el restaurante MasterChef.

Eso cuando quieras, hombre.

Quiero decir cosas emotivas como: niños, sois el futuro.

Estoy emocionado de haberos visto trabajar, me ha avergonzado

haber sido aspirante. -Qué va.

-Sois una máquina, lo hacéis muy bien, estoy orgulloso de vosotros,

vuestros padres más, para eso son de la familia.

Quería decir algo bonito pero no me sale.

(RÍEN) -¿Qué es lo que ha dicho?

-Te lo explico; que eres el futuro y que confiamos en ti.

(RÍE) Ponemos el mundo en tus manos.

-Vale.

-¡Bravo! Adiós, Santiago.

Bueno, volveré, volveré. Adiós, Santiago.

Ahora sí, jueces, toca ponerse serio.

Vamos a ello. A deliberar.

Qué nervios.

Aspirantes, se nota que estamos en la semifinal

porque la complejidad de las pruebas va aumentando.

Os habéis enfrentado a una impresora 3D,

que muchos cocineros profesionales nunca han tenido en sus manos;

de hecho, el único que la había usado de nosotros, era Jordi.

Vosotros lo habéis hecho sin miedo y, además, habéis conseguido

platos, en general, bonitos y algunos, además, ricos.

Los cuatro puntos son para un aspirante

que tenía una de las combinaciones de ingredientes más arriesgada;

en parte, porque se lo ha buscado, no dejaba de abrir regalos.

Afortunadamente, ha sabido resolver bien esa mezcla de sabores.

Candela.

Ese aspirante es...

Candela.

Te lo he dicho.

-Sí, ya, pero es que...

Los dos puntos se los lleva un aspirante que ha sido prudente

abriendo regalos pero no ha sabido sacarle partido

a una de las mejores combinaciones de ingredientes.

Soy yo.

Ese aspirante es...

Evelyn.

Los tres puntos son para un aspirante

que ha incorporado muy bien sus tres ingredientes

y ha sabido sacarle partido a la impresora 3D

porque ha conseguido integrar su figura con sus ingredientes.

Y ese aspirante es...

Paula. ¿Ves? Te lo he dicho.

Los seis puntos y, por tanto, se lleva el premio

del restaurante MasterChef, son para un aspirante

que tenía la combinación de ingredientes más difíciles.

(GRITAN)

Además, ha sido muy ingenioso a la hora de emplatar

en una base muy bonita y sabrosa, hecha con la máquina 3D.

Si no lo sabes.

-Pero...

Enhorabuena... ¡Josetxo!

(GRITAN ALEGRES)

Josetxo, ¿a quién te vas a llevar?

A mis hermanos, a mi madre, a mi padre...

A mí. A mí.

Me voy al restaurante MasterChef, me voy al restaurante MasterChef,

¡MasterChef!

El aspirante que se lleva cinco puntos,

no lo ha pasado bien durante el cocinado,

pero ha reaccionado y ha resuelto los inconvenientes técnicos.

Ese aspirante es...

Pachu.

Gracias.

Por tanto, Jaime y Ferrán, os lleváis un punto cada uno.

Ferrán, había muy poca cocina en tu plato,

tenías un supermercado lleno de ingredientes

y te has limitado a usar los que habías encontrado.

Tengo un punto, no pasa nada.

Lo daré todo en exteriores y en la eliminatoria

para quedarme esta semana.

Y tú, Jaime, no has conseguido una buena figura con la impresora

por algún problema en el puré. Lo siento.

Pero quedan dos pruebas por delante para sumar muchos puntos,

así que... esas caras de alegría que me gusta ver. Esas son.

Además, hay motivos. Nos vamos a visitar un lugar espectacular,

a pesar de ser la tercera catedral más grande de España es una gran

desconocida y nosotros tendremos el privilegio de visitarla.

(Canción pop)

Viajamos hasta Palencia para ver esta coqueta y apacible ciudad.

Sus calles están llenas de tesoros arquitectónicos,

pero entre todas estas joyas, destaca, imponente, la catedral.

Se la conoce como la bella desconocida porque la austeridad

de su fachada no deja ver la grandiosidad interior.

(Música pop)

Aspirantes, bienvenidos a Palencia.

(ASPIRANTES) Gracias, Eva.

Estamos en el edificio más grande y majestuoso de la ciudad,

la catedral de San Antolín.

Estoy supercontento en esta catedral superguay y superbonita,

mola mucho. Me pregunto cuánto habrán tardado en hacerla.

Es supergrande.

Competiréis divididos en un equipo y con un capitán.

Josetxo. -Te vas a...

¿Sabéis qué significa eso?

No. -Mucha responsabilidad.

Que la valoración de vuestro trabajo será individual.

¡Bien, bien, bien, bien, bien! ¿Por qué estás tan contenta?

A veces, lo que pasa por equipos es que si una persona lo hace mal,

todos se llevan la culpa, por eso quiero aprovecharlo y hacerlo bien.

No os equivoquéis, los siete formáis un único equipo

y, por tanto, la responsabilidad de que el servicio sea perfecto

es de todos vosotros.

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Josetxo, por haber sido el mejor en la prueba anterior

te corresponde ser el único capitán del único equipo de este reto.

Os voy a mandar bien, ¿eh?

-Lo vas a hacer superbién.

Estamos en una tierra con productos de gran calidad,

entenderéis que es obligatorio hacer un homenaje

a las recetas tradicionales de la zona.

Pero ¿vosotros conocéis cuál es la esencia

de la gastronomía palentina?

¿Qué? -No.

Pues, no os la voy a explicar yo, lo hará un gran chef

que se ha formado en templos de la gastronomía

como El Celler de Can Roca, Akelarre, El Ermitaño o Nerua.

¡Roberto Terradillos!

Hola. ¿Qué tal, señor?

¿Qué tal, Roberto? Muy bien.

Qué ilusión. Ha trabajado con Jordi y Joan Roca.

Roberto, bienvenido. Muchas gracias.

Oyendo todos los genios con quien has trabajado,

me da que eres un aventurero y que buscas nuevos retos.

El mundo de la gastronomía te marca nuevos retos

y, sobre todo, nuevas metas. Desde hace, a penas, un año

me he incorporado al restaurante Tierra en Valdepalacios, Toledo.

Soy el responsable de la oferta gastronómica y jefe de cocina.

Me encantaría que explicases cuál es la esencia de esta gastronomía.

La esencia de la gastronomía de esta tierra son sus productos;

contamos con un recetario amplio de guisos y de potajes,

pero siempre respetando los sabores clásicos de todas las casas.

-¿Habéis entendido algo? -Yo sí.

Estoy deseando ver el menú que nos has traído.

Como veis, se compone de cuatro platos y consta de...

Un entrante; morcilla de Villada, huevo, migas y caldo de legumbre.

Qué bien. -Qué rico.

-Hemos confitado y frito un huevo, lo hemos ensamblado

con el puré y la morcilla para obtener la misma textura

y lo terminamos con caldo de garbanzo para darle untuosidad.

Continuamos con un primero;

tartar de trucha, crema de trufa, miel de saúco y oloroso.

¿Qué?

Has traído tu ingrediente fetiche que es la trucha de la montaña.

Así es, en este caso, hemos hecho un tartar

sustituyendo los ingredientes tradicionales del steak tartar,

la yema y la alcaparra, por otros que aportan matices terrosos,

como son la trufa, el nabo y la mostaza.

Qué buena pinta. Muchas gracias.

El segundo consiste en...

pechuga de pato asada, cacao, berza y castaña.

Hemos seleccionado la pechuga de pato y la hemos curado

durante veinte días en su propia grasa.

Acompañamos de toques navideños como la berza, la castaña

y un mole de alubia y castaña.

Y para rematar, un postre.

¡Bien! -Ya está.

Queso de oveja, miel y membrillo.

Oh... el membrillo.

-Tenemos una crema de queso fresco edulcorada con chocolate blanco,

encima de la crema un helado de queso y una teja de frutos secos.

Como veis, Roberto ha realizado un maravilloso menú

usando algunos de los mejores productos locales

como la morcilla de Villada, la trucha ahumada o el queso.

Todos ellos vienen avalados por Tierra de Sabor,

garantiza que la calidad de los productos es máxima.

Un menú que ha diseñado Roberto lo veo muy difícil porque...

Aspirantes, atención, hoy cocinaréis para 22 comensales

exigentes y perfeccionistas,

Pero, también, muy misteriosos.

Tanto que hasta el final del cocinado no descubriréis

el secreto de su identidad.

A saber quién es.

Estoy muy nervioso porque puede ser un familiar

o una persona importante como un presidente o un rey...

No sé pero estoy muy nervioso.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos,

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donaré lo que no utilicéis... (TODOS) A comedores sociales.

Disponéis de 120 minutos para elaborar los platos del menú.

¿120? Organizaos bien desde el principio

porque hoy no admitiremos retrasos. ¡Sí, chef!

Preparaos, arranca la prueba de los comensales misteriosos.

Venid a por los delantales y pitando a cocinas en...

Vamos. ¡Gracias! En tres, dos, uno; ¡ya!

Gracias. Que los tiráis.

Que los tiráis. ¡Gracias!

-Vamos. -Vamos.

-Que me matáis, chachos.

-Venga, va. -Venga, vamos.

-Vamos, chicos.

-¡Vamos! -¡Vamos, equipo!

-Chicos, voy a distribuir tareas. -Venga, organiza.

-Con el entrante os vais a poner Evelyn y Ferrán, ¿vale?

-Venga, sí. -Vale.

-Con la trucha se pone Pachu, que ya tienes práctica.

-Sí, vale, ya me ha tocado dos veces...

-Candela, tú la ayudas, que sabes hacer de todo.

Con la carne se pondrá Jaime. -Vale.

-El postre para Paula, que se te da bien.

-Bien. -Vale, perfecto.

-Venga, gorros, gorros.

-Chicas, el gorro.

-Jolines, no me lo puedo poner. Vale, perfecto.

-Josetxo, ¿cómo corto los filetes?

-Mira, a ver... Espera, me pongo esto.

-Qué miedo, tío. -Cógela, con dos narices.

-Que no, cógemela tú, que hay un montón de avispas.

-Tío, con dos narices.

-Da... dale con el trapo.

-¡Fuera, fuera! -¡Josetxo, ¿puedes venir?!

-Jo con las avispas. -¡Josetxo!

-¿Qué? -¿Cómo corto la carne?

-Ahora voy, Jaime. -Lo primero que tengo que hacer

es la masa para hacer el crujiente.

-Primero, el chocolate. -¡Josetxo!

-Espera. -Se escaquea.

-Y el membrillo hasta aquí. -¿Cómo corto la carne?

-Ahora voy, Jaime. -Esto es para el membrillo, ¿no?

-Sí, hasta aquí. Empieza y ya está.

-¡Josetxo!

-¿Qué? -¿Cómo corto la carne?

-Mira, esto se va haciendo así: hacemos así, ¿vale?

-Vale, ya lo pillo. -Cortamos un poquito.

-Te pillo. -Y, luego...

-Gracias. -¿Quién necesita ayuda?

-Los huevos están perfectos, déjalos ahí y ponte con otra cosa.

-Me pongo a pelar patatas.

-Vamos, rápido, equipo.

-Jopé, esto es más grande que mi cara.

Siempre me toca el menú de pescado y tengo que hacerlo.

-No puedo con el nabo, está durísimo.

-Venga, Candela. -Esto está más duro que una piedra.

-¿Quieres que cambiemos? -No, ya puedo.

-Candela, tía... -Que puedo.

-Qué duro está esto. (GRITA) -Más duro está el nabo.

-Tampoco me grites.

-Paula, ¿qué tal vas?

-Bien, perfecto. Chocolate a cascoporro.

Samantha, no veas la pena que me da no tener que repartir equipos,

con lo divertidos y nada amañados que son tus juegos.

Efectivamente, pero como están trabajando en dos grupos

creo que deberíais repartiros los platos.

Me parece bien.

¿Quién se viene conmigo a supervisar el postre?

Yo. Perdona.

¿Lo vais a amañar todo? No os peleéis por mí, por favor.

Dame un día y... Peleaos, me hace ilusión.

El postre me da igual, quiero trabajar a tu lado.

Convencedme y yo decidiré. No he trabajado con una top model.

¿Quién te da más cariño? Eres un pelota y se te nota.

Me sale del corazón. Mentiroso.

Si no tienes corazón. ¿Lo ves? Que os den morcillas a los dos.

Mira qué buena pareja. Adiós...

Chicos, vamos a ahumar ahora. Hola, ¿qué tal estáis?

¿Puedes usar el soplete? No quiero quemar la catedral.

Cuando veo a un aspirante con fuego detrás de una catedral

se me ponen los pelos de punta.

Cuidado, sí, ponte así.

A saber, con cuidado, vale, vamos a hacer el ahumado.

A ver.

Mira, quemamos, ¿vale? No tengáis miedo, no.

Bueno, ya sé cómo hacer las barbacoas en casa.

Con esto ya suficiente. También creo que es suficiente.

Ponemos la rejilla, ¿vale?

Ya se empieza a ahumar y tapamos. Cinco minutos, ¿vale?

-Vale, perfecto.

Chicos, si ahumáis más pato, me avisáis, quiero más fuego

en las catedrales. Venga, a trabajar.

Vale, voy a poner todo esto aquí. -Ahora, vamos con la morcilla.

-Hay que cortarle, creo, las dos puntas.

-Se le quita la piel.

-Vale, es fácil. -Vale, bien, perfecto,

mira, sí, es verdad.

-Venga, va, Candela. -Pachu, intenta no manosearlo tanto

para que no se quede el sudor de tus manos.

-Yo no estoy sudando y no lo manoseo.

-¿Cómo vais, Pachu? -Muy bien.

-Ah, lo difícil es el nabo.

-¿Cómo va esto? -Paula, ¿vas bien,

me echas de menos? -No.

Tranqui. -¡Josetxo, dime tarea!

-Haremos la salsa de café, nata, azúcar,

agua más, más, nata, azúcar, agua y café, ¿vale?

-Vale, cuánta nata. -No sé, un poquito.

-Venga, va, Candela.

-Ay, está durísimo, no puedo con el nabo, macho.

-¿Cómo vais vosotros? -Acabo esto

y me pongo con lo que quieras. -Vale.

-Gracias. -Josetxo, dime cuánta cantidad

y estate pendiente de los demás.

-Te ayudaré, Paula. -Que no.

-Que te ayudo, Paula. -Josetxo, que te digo que voy bien,

tú, tranquilo que no necesito ayuda, te lo digo yo.

-¿Ayuda en algún sitio? -Sí, necesitamos tu ayuda.

-Jo, tío. -Venga, a ver.

-Remueve, remueve. -Que sí, que sí.

¿Para qué me llamas? ¿Qué pasa por aquí, cómo vamos?

-Estamos con una salsa de cacao y café

y no me acuerdo cuál era la otra salsa.

-La otra era de castañas con mantequilla y castañas con...

¿No era berza? Sí, berza.

¿Y esto cómo no se ha levantado antes, Jaime?

¿Qué? ¿No estás pendiente del pato?

Sí. Es que si lo ahumamos en exceso,

tendrá un exceso de ahumado y no nos interesa,

tiene que ser un toque justo.

¿Cuánto te dijo el capitán que tenía que estar?

Unos cinco minutos. -Cinco o diez minutos.

De cinco a diez es el doble, claro.

Hay un exceso de humo que luego, el pato pierde el sabor

y todo sabe a ahumado. Sabe demasiado a ahumado.

¿Quién lo saca, quién lo hace? Venga, saquemos los trozos.

Vale, una bandejita. -Capi.

Capitán, te llama Candela, ve para allá,

Jaime, hay que estar más pendientes de las cosas.

Lo siento, estaré más concentrado. Venga, dale marcha a esto.

¿Qué pasa? -Que no puedo con el nabo

que está muy duro. -Tampoco lo está tanto.

-Ya lo verás.

-Ahora, Candela, acabo esto y te ayudo corriendo.

¿Esto para qué es? Para el puré.

El puré que lleva el huevo, vale, ¿la morcilla?

La morcilla la tenemos tapada. Vale, fenomenal, y este pan,

¿para las migas? Pan duro que rallamos, ¿no?

Sí. Bueno, me fio, y aquí tenemos

los huevos a baja temperatura. Sí, y pusimos dos más

por si acaso se nos rompe alguno. Claro, y si pones cuatro

o cinco más no pasa nada. Chicos, fuerza, ¿vale?

Vale, gracias, chef. -Gracias.

¡Josetxo, capitán!

-¿Qué? -El chocolate, ¿lo dejo

un poco más que se terminen de fundir estos grumos

o lo saco ya? -Creo que ya está esto, sácalo ya.

-Vale, lo paro. Voy con otra cosa.

Helado, nata. -Paula, ¿cómo vas?

-Yo voy perfecta.

Esta ya. -¿Te parece si está así bien?

-A ver, una vuelta. -Vale, dale una vueltita.

Ya le di bastantes. -Se nota, está muy bien ya.

Josetxo. -Ya está, venga, toma, toma.

-Josetxo, dime una tarea. -Tarea, pues otra salsa

y seguir moviendo, hay que seguir moviendo.

-Otra salsa. -Castañas con mantequilla.

-Vale. -Y sigue removiendo.

-Vale, pero Josetxo, es que no sé qué lleva la salsa.

-Castaña y mantequilla. -¿Sólo?

-Sí. -¿Seguro?

-Que sí.

Las morcillas, ¿dónde están? -Tapadas, luego las rehogamos.

-¿Y por qué no lo rehogáis ya? -Porque se queda frío,

tienen que estar calientes y se hace al final.

Mira si las patatas están bien. -Necesito que me digas

los ingredientes de la salsa. -No llego, no llego aquí, no llego.

-Necesitamos el taburete de Jordi. -Josetxo.

Me estoy poniendo nervioso porque estoy solo,

tengo que hacer muchas salsas

y Josetxo, entiendo que tiene que estar con todos,

pero necesito su ayuda y le llamo y no viene.

-Venga, chicos, que podemos.

Muy bien, bueno, Candela, te veo dándolo todo aquí,

pelando, cortando, cómo lo llevas. Bien.

¿Lo has hecho tú sola? Porque esto es duro de pelar.

Sí. -Ya acabé esto, a la nevera, ¿no?

¿Tienes suficiente? Sí, ya te lo digo yo, a la nevera.

Vais bien, pero no quiero retrasos,

quiero ritmo y que demos una lección

de rapidez, organización y de sacar un plato maravilloso.

Jordi, qué está pasando aquí, a ver.

No está pasando nada, va superbién, lo que has hecho

me ha gustado mucho, qué pasa aquí, qué falta, qué hago, pim, pam.

¿Sabes eso cómo se llama?

Iniciativa, amigo. Vale.

A darlo todo, ¿vale? Venga. Venga, aspirantes, caña,

mucho ritmo y rock'n'roll aquí. Vale, venga, chicos.

Paula, cómo vas. -Perfecta.

Jolines, no puedo coger ninguna, están muy al fondo.

¿Y si cogemos uno grande, un cuchillo grande?

-Vale. -Venga, ¿no lo pones más fuerte?

-No. -Josetxo.

Josetxini. -Ahora voy, Jaime.

-Necesito la ayuda de Josetxini.

-Ya voy, esto no está marcado. -Sí, lo está.

-Y por aquí no se marca. -Ya, es un error, pero sobran.

Esa no la marqué aún, creo. -Jo, se me escapan.

-Las que están dadas la vuelta y no tengan piel, no, ¿vale?

Y ahora, dime los ingredientes de la salsa.

Josetxo, ¿me dices los ingredientes?

-Tienen que quedar así, tostaditas.

-Así me quedaron, ¿me puedes decir

los ingredientes de la salsa, por favor?

-¿Qué salsa? -La de mantequilla y almendras.

-Mantequilla y castaña, mira, así tienen que quedar todas.

-Josetxo, por favor, dime qué lleva la salsa,

-¿Qué pasa, Jaime? Te lo he dicho mil veces, castaña y mantequilla.

-¿Sólo? -Sí.

-¿Sólo? -Que sí.

-Esto está ardiendo. -Ay, madre mía.

-Unidad de incendios, unidad de incendios, paso.

-Cuidado, debajo del horno, ponlo debajo del horno.

-¿Cuánta mantequilla?

Evelyn, cuánta mantequilla lleva la salsa.

-No lo sé.

Oye, esto qué es, ¿hacéis señales de humo o qué?

Madre mía, de verdad, que mala suerte tengo

en las catedrales, chicos. No me dejéis sin agua las ollas.

A ver, que voy. Venga, rápido que se te quemará

porque es muy fio y se habrá quemado ya.

Míralo, mira la sartén, mírala. Vale.

¿Qué ocurre? Que se quemó.

Que se quemó. Esto es más suave, una gotita de aceite y una vuelta,

eso hay que repetirlo porque mira las migas

A la unidad de quemados intensivos, venga.

Vale, todo los deshechos de los quemados aquí, ¿vale?

Venga, más pan, rallando y haciendo.

Pepe, una pregunta. ¿Qué pasa?

Que Josetxo no me... La salsa.

Josetxo. Josetxo, dime una tarea.

-Sí, te la he dicho, la de berzos, cogemos esto.

-Vale, berzos, castañas.

Eh, el capitán lo tiene claro, el que no lo tiene eres tú.

¿Qué hago, salsa o marcar? -Marcar.

-Vale, marcar pues cojo una sartén.

A ver, Jaime, Josetxo, venid aquí

que me haréis un lío de mucho cuidado.

Jaime, tranquilidad porque te noto nervioso.

Es que me lío, no sabía si hacer esta salsa

o esta o marcar y entonces ya...

Ya lo tengo claro, lo siento. Josetxo, Jaime está nervioso,

vigílamelo porque ni hace la salsa ni marca el pato.

Vale, a ver, Jaime, marcas el pato y hasta que no termines

no me hables, poco aceite y ya. Fenomenal.

Vale. Venga, os dejo.

Ah.

¿Qué estás haciendo, el postre? -No, no es un postre.

-¿Qué es? -Es el gel de vermú.

-¿Le tenías que echar azúcar? -Sí.

Paula, cómo vas. Muy bien, ahora estoy haciendo

el queso. La crema de queso.

Yo sé que eres muy capaz que confío en ti y lo harás bien,

así que, choca esos cinco, vale, te dejo sola.

Vale, gracias. -Venga, chicos.

-Pachu, cómo lo ves.

-Lo veo muy bien, huy, qué rico, que crack, oye.

Jaime, corta zanahorias cuando termines con eso.

-Vale. -Ahora le pondré puré

de castañas, venga, una.

Evelyn, quita ya los huevos. -Los huevos, ¿no?

-Sí, ya, ya. -Ay, es que queman.

-Como se te caigan, la liamos.

Que no se te caiga, vale. -Josetxo, cómo rehogo la morcilla.

-Un poquito a fuego lento.

-Josetxo, Josetxo, ya está. -Espera.

A 800, ¿vale? Un poquito y ya está, voy a verlas cómo están.

-Hice todas así, básicamente. -Perfecta.

-¿Bien? Es que estoy muy nervioso.

-Más o menos, bien. -Gracias, Josetxo.

¿Qué tarea me pongo? -Zanahorias.

-Al vacío, vale.

-Avellana molida.

50 gramitos.

-Paula, ¿tenías que hacer eso en el postre?

-Sí. -¿Qué es eso?

-Avellana molida. -Vale.

-Capi, que Candela no tiene qué hacer.

-Sí, ya voy, Candelita, ¿estás haciendo esto, no?

-Espérate que esto, espera que se haga.

-800. -No, Josetxo.

-Sí, 800. -Josetxo, no que se...

-No me grites, ¿vale? -Vale.

-Venga.

Oye, una cosa, capitán el velo de leche

es lo más complicado de la elaboración.

Pues Candela lo sabe hacer seguro. Hay que hacer una infusión

de leche con cardamomo, extenderla con agar agar

para que gelifique, cortar los discos,

eso se quema en un soplete y lo estamos dejando para el final.

Vale, Candela, tú haces la leche. -Sí, sí.

-Me voy con ella, ¿vale, chicos?

Venga. Agar agar, mira, este bol.

Venga, Candela, mete caña a esto.

Esto aquí, ¿no? Sí.

Todo, todo, todo, cardamomo, infusión

y gelificamos, queda un velo de 10

que es lo que remata el plato, Candela.

Sí. Me voy.

Josetxo, hay que avanzar mucho esto.

-Ah, parece una fuente de las fallas en Valencia.

-Venga, dale ahora con harina. -Primero voy a poner todos.

-Vale, ten mucho cuidado. -Tengo dos huevos de más,

pero no me puedo confiar. -Mira cuánta nata está...

-Espera. -Josetxo, esto ya está.

¡Josetxo!

-Sí, voy. -A ver, voy a echarte esto, ¿vale?

Bueno, mejor échamelo tú a mí que no te quiero quemar.

Por favor, cuidado.

Aspirantes, está a punto de entrar en cocinas

el chef que diseñó este menú,

así que, adelante, Roberto, por favor.

Qué tal. Qué tal, señor.

Muy bien, encantado de estar aquí con vosotros.

Vente, a ver cómo van. Hola, chicos.

(TODOS) Hola. Bueno, tienen el pato ahumado

que en vez de cinco minutos lo tuvieron 15 o por ahí,

estará un poco más ahumado. Más potenciado.

Más potenciado, ¿qué más elaboraciones

hiciste, Jaime? Me encargo del pato y la salsa

de berzos está aquí. De berzas.

De berza. Esto debería estar como más puré.

Un pelín más ligado, pero tiene muy buena pinta.

¿Vale? Señores, me faltaba otro puré para el pato, ¿no?

Chicos, ¿el mole de castaña?

-El mole... Ya, solo queda la mantequilla y castaña.

-Terminamos de echar esta castaña aquí

poco a poco al fuego y lo homogeneizamos.

Vale. A ver aquí lo que me preocupa

porque este huevo es el que sale ahora rápido. Tiene buena pinta,

ahora hay que freírlo, darle un toque superrápido.

¿Vale? Para no perder que la yema se quede líquida.

¿Y de patatas, cómo vas? Ya está a punto.

-Esa es una tanda y la otra está ahí.

-Vale, lo importante es que le echéis el chorrito

de leche poco a poco y en caliente ayudará a homogeneizar

la pulpa de la patata, mejor.

¿Estáis escuchando, queda claro? Sí, gracias.

Venga. Estaremos un poco justos,

pero creo que lo echarán todo, venga, chicos.

-Candelita, esto te lo dejo aquí

para que hagas el puré. -Sí.

Veamos cómo está el equipo. La parte del salmón te la cuento

porque lo tienen hecho y en la nevera reposando,

los geles, hecho, falta texturizar el vermú,

pero se está enfriando. Perfecto, me las llevaré a tierra.

Les falta el puré de nabo, a eso solo trufa.

Solo trufa. -¿Rallo por encima la trufa?

-Yo la trituraría porque lo importante

es que tenga un sabor muy terroso el puré de nabo para potenciar

el sabor de la trufa. Dos, tres trufas.

Perfecto, vamos al postre.

¿Cómo lo llevas? Bien, es que...

Aprovecha al chef si tienes defectos.

Dale, mi capitán. Aquí, qué pasa.

Sí, que hay que meterlo aquí, lo sé.

Creo que faltan muchas cosas aquí.

¡Sammy, Sammy! Voy, voy, ¿qué?

Veo lagunas aquí a cascoporro. Lagunas, no, esto es una maravilla.

No quiero flores aquí. No, están superorganizados,

con Josetxo estoy supertranquila. Una cosa, tengo que hacer

las bolitas para ponerlo ahí,

pero no me acordaba de cómo se hacía.

Esta es toda la masa que hiciste para las 22 galletas,

vale, pues como una avellana. Eso es.

¿Está fría o no? Sí.

Pues, hala, cógelo con una cucharita.

Josetxo, por favor, necesitamos ayuda o no llegamos.

-Samantha, me voy un segundo que me llaman.

-Josetxo. -Me llaman y no puedo...

Vete a cumplir, vete a cumplir.

Así, no más. Así va perfecto.

Ten en cuenta que esto luego estira porque es la masa

de la galleta, cuando acabes le pones por encima el otro.

Y aplasta bien con la palma de la mano para que sea

una galleta perfecta y todas iguales y a triunfar.

Muy bien, chicas. -Gracias.

Los huevos, por favor, ayúdame, que no puedo.

-¿Por qué no puedes? Esto es freír unos huevos.

Es que no está caliente el aceite.

-Oh, qué buena pinta. -Buena pinta, no.

De buena pinta nada. -Más harina.

-¿Qué dices más harina? -No se rebozan bien.

Bueno, Roberto, gracias por tus consejos,

es la primera vez que vienes a "MasterChef",

pero espero que no la última. Yo tampoco.

Ya eres de la casa. Muchas gracias.

Nos vemos en Toledo. Claro que sí.

Vamos.

Es que no puedo, no puedo.

Es que no puedo, Josetxo.

-Me pongo con el membrillo.

Aspirantes, muchísima atención, en 15 minutos arranca el servicio

ya tendríais que estar emplatando la morcilla

Hay que estar emplatando... ¿Oído, capitán, Josetxo?

(TODOS) Sí, chef. Quiero 22 raciones de morcilla,

absolutamente, perfectas.

Esto tiene que estar ya.

Qué alegría veros a todos aquí.

Abuelos y abuelas de nuestros queridos aspirantes,

bienvenidos todos a "MasterChef Junior".

Me gustaría comenzar esta comida haciendo un brindis por vosotros

y por todos los abuelos, y como os merecéis lo mejor,

brindaremos con este maravilloso

vino blanco Denominación de Origen Rueda.

Por vosotros, por los abuelos.

Membrillo, agua y me falta aceite de girasol.

-Yo es que necesito ayuda, que alguien me ayude, no puedo.

-Te ayudaré, ¿vale? Evelyn, tranquila, Evelyn.

No pasa nada, venga, va, espera un poquito, a ver.

-Evelyn, tranquila, tranquila.

¿Qué pasa aquí? Oye, qué te pasa.

Intento hacerlos y nadie me ayuda.

Bueno, tranquila, cómo que nadie te ayuda,

estamos aquí para ayudarte, tienes primero a Josetxo aquí.

Sí, pero están todos fatal. Uno, dos, tres,...

Aprovecharemos pocos aquí. Ya.

Pepe, deberíais estar emplatando la morcilla, vais con retraso.

Tenemos un problema aquí

con los huevos que no se frieron bien.

Qué desastre de huevos. En cinco minutos

debería estar servido en mesa. En cinco no salen.

Ya te lo digo yo porque es imposible.

Fríe los huevos como Dios manda, eso es un desastre.

A ver, cómo vais por aquí. A ver, Josetxo, equipo,

¿planteamos el emplatado, os saco un plato

y os dejo montarlo tranquilamente? Sí.

Platos a la mesa de emplatar, venga.

¿Ves? Sí, perfecto, gracias.

Ya está, ese nos vale, todos así, ¿vale?

¿Alguien que le eche una mano? Capitán, organízame el emplatado

a ver cómo lo haremos. A ver, venga, va.

Venga, os dejo. Ya me robó el capitán Pepe.

Vale, hacemos así, uno con la patata,

otro con la morcilla y otro con los huevos, ¿vale?

-Sí. -Que no se deforme el timbal,

que no se deforme. -Morcilla.

-Vale.

Un poco de morcilla. -Huevo.

-Ya está, bien, ya me salen.

Ya me salen, más o menos.

¡Josetxo! Sí.

Vamos a hacer una cosa, chicos, os hago un emplatado,

solo quiero que lo veas y ellos que se encarguen.

Lo veo, venga. Esto va aquí, mirad.

Tenéis que meterle hasta la mitad, un poco más,

o sea, nos queda perfecto. Qué bonito.

Ahora, puntito, puntito.

¿Vale? Vale.

Otro y otro.

Otro y otro, polvito de piñones.

Cubrís un poco los puntitos, dos, tres hojitas, cogéis un brote

y con mucho cariño. ¿Qué nos faltaría

para estar terminado? Sencillo, el velo

que cuando esté todo terminado lo cortaremos, pondremos encima

un poco de soplete y se va. Vale.

Quiero con calma, con rollo, lo quiero, exactamente, igual.

Vale, ok. ¿Vale?

Bueno, qué pasa aquí, cómo vamos con ese emplatado.

Aquí estamos. No diremos que son los huevos

más bonitos del mundo. Pero están ricos, seguro.

¿Seguro? Sí, mira, esta yema que no estará líquida

será una crema, esto mira qué aspecto tiene.

Este está perfecto, pero claro, uno de seis.

Son irregulares. Muy regulares, venga,

otro más ahí, vamos, unas migas por encima, ¿verdad?

Sí, unas miguitas.

Ahí estamos, venga, poniendo más. Chicos, estamos sacando

este plato de huevos con mucho retraso.

Teníamos que haber corrido un poco más, venga, uno más.

Venga, estas son las jarras de la salsa que preparasteis,

pues, hala, camareros, llévense las salsas que prepararon.

Muy bien, fenomenal.

Queridos comensales aunque con un poco de retraso,

ya podemos dar paso al entrante de este menú

y es morcilla de Villada, huevos, migas y caldo de legumbre.

Buenas tardes a los dos. Hola.

Ustedes son María y Juan,

abuela de Candela y abuelo de Pachu.

De Pachu. Lo primero, enhorabuena

porque tienen unas nietas espectaculares.

Candelita es un amor de niña, además me contó una vez

que usted es la responsable de que esté en el programa,

¿cómo es eso? Resulta que le gusta mucho

la cocina y se viene a mi casa y entonces ella prefería

que yo le enseñara. Y le enseñó usted un plato.

Típico de Chinchilla de la Sierra. El atascaburras

con el que entró en el casting de "MasterChef".

Exacto. Es maravillosa Candelita

y qué le voy a decir de Pachu si es un amor de niña.

¿Usted le enseñó a cocinar? Me enseñó ella a mí.

¿Cómo es eso? Pues hace unos meses

me dijo que le ayudara a hacer una pella en su casa.

Ah, que usted es más de los que

se ponen el delantal para la foto. Exacto.

Para que parezca que lo ha hecho. Pero estaba muy bueno el arroz.

¿Reconoce la mano de Pachu en ese plato o no?

No lo sé. Que parece que le gusta

porque el huevo ya se lo zampó. No, no me tocó huevo.

¿Cómo es eso? No venía de fábrica.

¿Pero lo demás estaba rico? Muy rico, sí.

Muchas gracias y sigan disfrutando. A ti, gracias.

Perfectas.

Aspirantes, cómo tengo esto. Bueno, bueno, bueno.

Que te lo has cargado.

Josetxo. El plato de morcilla

salió con retraso, a esto le falta el velo

y emplatamos, Josetxo, soplete y a correr.

Venga, equipo, venga, que nos queda muy poquito, va.

Si lo ve el chef, lo verá muy parecido al suyo.

Sí, superigual ¿Cómo lo veis, está terminado?

¿Sí, sacamos platos? Sí, los que ya tienen...

El chef quedaría muy satisfecho

con estos emplatados.

Listo, camareros, por favor, adelante.

La verdad, hoy es un gozo los tenemos todos emplatados,

muy bien, muy bien.

Vamos con el postre, os envío a Samantha y a rematar.

¿Vale? Venga, va.

Continuamos con una maravillosa

receta de pescado, tartar de trucha,

crema de trufa, miel de sauco y oloroso.

Espero que esté bueno.

Buenas tardes a los dos, Francisco, que es el abuelo

de Paula y Amparo que es la abuela de Ferrán.

Efectivamente. Que estaréis en casa

contentísimos, volvió a entrar en el programa.

Sí, quién me lo iba a decir.

Él no esperaba llegar a que le seleccionaran,

hacer un programa, otro y cuando lo recogieron otra vez

fue increíble. Francisco, Paula es una niña

espectacular, en la cocina, ¿quién le enseñó a cocinar?

Porque cocina de maravilla. Un poco su madre,

pero ella es intuitiva. ¿Y reconoce la mano de Paula

en ese tartar? Quién sabe, es difícil.

¿Pero está o no está rico?

Está muy rico. -Riquísimo.

Muchas gracias a los dos. A ti, a ti, guapa.

Bueno, cómo van mis chicos. Mucho mejor.

¿Dónde está el pato? Al pato hay que darle

un golpe de horno. Vamos a meterlo, tres minutos.

Tres minutos. -Que no se nos queme.

Hombre, claro, venga, cerramos con cuidado

y siempre mirando, eso es vale.

Venga, vamos aquí, mira.

Salsa de cacao.

Salsa de cacao. -Me encanta.

-Ay, qué bonito.

¿Vale? Puré de berzas.

Venga, en un lado, ¿vale? Vale.

Jolín, es que salen muy gordas.

Dos minizanahorias. Dos zanahorias, chicos.

Dos, esto va a dar igual, ¿vale?

Y un poquito del jugo del pato. Vale.

Ah. -Aquí, Josetxo, aquí.

-Qué frío está, macho, esto.

-Venga, limpiad vosotros que nosotros tenemos

el postre terminado, chicas, porfa.

Que para algo yo he creado todo. -Pues ya lo ha arreglado.

-Candela, Pachu, venid, se hace así, jarra medidora,

cogemos aquí, ponemos más.

Vale, esto ahora, hacemos así, mira, ponemos.

Helado listo. Josetxo, cómo va la cosa.

Bien. A ver, esta galleta está quemada.

No, pero hice más. ¿Tenéis suficientes?

Hice más. -Me voy con ellos, chicos.

Están superbuenas, no tiene nada que ver

la que está quemada con un sabor amargo.

Hay 26. Crema de queso.

Aquí tengo la crema. ¿Es la crema de queso?

Sí. -¿Está rica?

Buenísima, tienes cantidad, falta un plato por salir,

en cuanto salta el plato, emplatamos, Paula, una cosa,

has hecho un buen trabajo, hiciste el postre sola

y tienes mucho mérito, así que relájate,

organízame un emplatado de 10. Ahora, todos completando

todos los platos, venga, vamos.

¿Estos ya los pintamos todos, Evelyn?

Sí, todos. Venga, corramos con las zanahorias.

Vale, escúrrele más ahí y cógete dos o tres

y ponemos. Vale, voy, venga.

Rapidez. Se pueden llevar

los de la zanahoria. Los tenemos, ¿vale?

Venga, sí. Estos están,

las zanahorias, los purés, las salsas, vale, con cuidado

porque si no, vamos manchando. Camareros, por favor,

sacamos el plato de pato.

Gracias.

Vamos ahora con la carne,

os serviremos una pechuga de pato asada, cacao,

berza y castaña, espero que esté bueno.

Buenas tardes, Enrique, abuelo de Jaime.

Sí, señora. Y Josefina, abuela de Josetxo.

¿No es así? Enrique, cuénteme un poquito de Jaime,

¿cuándo empieza él a cocinar?

Sabía que me lo preguntarías. ¿El qué es eso?

Una foto de Jaime con tres años y medio o así.

¿Pero qué hace con ese delantal? Qué pequeñito.

Oye, Jaime es un niño muy especial. ¿Le conoces ya?

Hombre, que si lo conozco, casi mejor que usted,

no sabe la de horas que pasamos juntos.

Josefa, cuénteme un poquito de Josetxo, ¿usted cocina con él?

Pruebo sus platos. Ah, catadora.

Catadora, yo catadora. Usted, como el jurado

de "MasterChef". Sí, sí.

¿Cómo están los platos? Buenísimos.

¿Sí, está rico, lo habrá hecho Jaime,

ve la mano de su nieto por aquí? No, no tiene ni idea de hacer esto.

¿Y esto lo pudo hacer Josetxo, estaba rico o no, Josefina?

Sí, fuerte, pero rico.

Pues me alegro muchísimo,

felicidades por los nietos. Vale, muchas gracias.

Más bonito, esto está quedando fatal,

tenéis que hacerlo así, bien, no así al aire

porque si lo hacéis al aire entonces, queda mal.

Escuchad a Paula. Yo lo hago bien

y no me sale el churrito. Quiero todos los platos iguales.

Venga, iguales. Sácame el helado de la mantecadora,

mira ese helado cómo sale, mira qué pinta.

Si lo ha hecho Paula. Pruebo el helado.

Quiero probar. -Aquí hay para repetir.

Hum.

Qué bueno.

Hum. ¿A que me ha salido rico?

Superbueno, está muy bonito el postre.

Paula, te salió espectacular. -Me salió exquisito.

-Rápido, se emplata rápido. -Chicos, más rápido y todos iguales

que si no, parece que uno se hizo en China y otro en Japón.

-Perfecto. -Los veo desigualados.

-Es que si no, no nos da. -Galletita.

Camareros, por favor, los postres con crujientes,

salen, mirad qué bonito está,

vamos, muy bien, vamos, Josetxo.

Queridos comensales, ponemos el punto dulce del menú

aprovechando los riquísimos quesos de esta tierra.

Les serviremos queso de oveja, miel y membrillo. Disfrútenlo.

Buenas tardes, la mesa de los abuelos de Evelyn.

Una mesa muy internacional, ¿no? Sí, porque ellos son de Suiza

y yo pues soy abuela por parte de madre.

Malagueños. Malagueños.

(HABLAN EN INGLÉS)

Es buena señal que los platos estén vacíos.

A mí me han encantado. ¿Crees que lo hizo Evelyn?

Este no. ¿No se le da bien la repostería?

Sí, pero este no es de ella.

¿Pero usted le enseñó a cocinar? Pues sí, he cocinado con ella,

también sus padres hacen mucha repostería

porque en Suiza hacen repostería buenísima

y, la verdad, parte de uno y parte de otro.

Bueno, pues muchísimas gracias.

(HABLAN EN INGLÉS)

Estoy deseando ver el reencuentro, ya queda menos.

A ver, aspirantes, salió el último plato de postre

y llegó el momento de saber quiénes son los comensales.

Por fin. Para los que lleváis

dos horas cocinando, ¿queréis saber quiénes son?

Sí. Pues corred conmigo, vamos.

Encima vamos con ellos.

Vamos, Jaime, cómo estaba el halado, eh, vamos.

Uf, ya terminé de cocinar, nervios fuera, todo fuera,

que vamos a ver a los comensales misteriosos.

(SUSPIRO) Nervios otra vez.

-Ay, qué nervio. -A lo mejor son nuestros amigos.

-Ay, qué ganas.

-Veo todo amarillo.

Aspirantes. (TODOS) Qué.

Que soy yo, que soy Eva. Ah, vale.

¿Estáis listos? (TODOS) Sí, Eva.

Antifaces fuera.

No hay nadie. -Hay gente.

Veis unas siluetas, ¿quiénes creéis que son?

Mis amigos. ¿Pero tienes amigos tan altos?

Yo tengo amigos altos, eh. Comensales misteriosos,

podéis salir de los biombos.

Ay, madre mía, ay.

(LLORA)

-Ay, qué guapa que estás.

(LLORA)

-No llores.

-Ay, es que me emociona.

Y yo. Sonríe.

-Que no nos esperabas aquí.

(LLORA)

Candelita, cariño, esas lágrimas de qué son.

De alegría.

Me dio mucha alegría ver a mis abuelos

porque hacía muchísimo tiempo que no los veía.

(GRITA CONTENTA)

¡Abuela!

Corazón. -¿Qué has hecho tú?

-Yo he hecho el tartar. -La abuela se lo comía loca.

¡Hola! -¡Cariño! ¡Tesoro!

Eva, ¿por qué estás llorando? (RÍE) ¡Uy!

¿Sabes por qué lloro? Porque tenéis mucha suerte

de tener a vuestros abuelos. Muchísima suerte.

Así que venga, ve y abrázala fuerte.

¿Dónde está mi cosa guapa?

¡Ay, cosita guapa!

¡Abuelo!

Que no, macho, que me tiras.

¿Qué pasa, macho?

¡Abuela!

He sentido mucha emoción

al ver a mis abuelos. porque era superguay,

sobre todo, mi abuelo que es supergracioso.

Me he puesto muy contenta de verlos porque me hacía mucha ilusión.

Comensales, muchas gracias por mantener viva

la cultura gastronómica en estas nuevas generaciones.

Todos nosotros hemos aprendido de nuestros abuelos

y de nuestras madres. Sois el pilar

sobre el que se sostiene nuestra educación culinaria.

Muchas gracias por vuestro amor incondicional.

Gracias de corazón y hasta siempre.

(Aplausos)

Aspirantes, sé que la visita sorpresa de vuestros abuelos

os ha llenado de fuerza

y de ilusión. (ASPIRANTES) ¡Sí, Eva!

Demasiada. Pues así quiero que sigáis

cuando termine este veredicto. Ya veremos.

Josetxo, el reto de hoy ha sido especialmente complicado para ti.

Súper. Dirigir a seis aspirantes

y ser el máximo responsable de todos los platos

era un desafío solo apto para valientes.

Y tú has sido muy valiente.

Gracias. -Muy bien, Josetxo.

Te hemos visto correr de una cocina a otra

supervisando elaboraciones, marcando tareas

y detectando errores. Lástima que no hayas podido

mantener esa buena energía hasta el final.

Sí. He fallado un poco al final.

El porqué de tu caos tiene nombre propio.

Jaime.

Yo. Jaime, no sé si eres consciente

pero tus nervios han afectado mucho al trabajo de capitán.

Jaime, has estado tan inseguro desde el principio,

que has abusado de la ayuda del capitán en todo el cocinado.

En consecuencia, pues no ha podido ayudar como es debido

al resto de tus compañeros ni detectar errores.

Lo siento. Sí que es verdad que me he puesto muy nervioso.

No pasa nada porque estáis aquí

para aprender. Saquemos lo positivo.

Por todo ello, sintiéndolo mucho, no podemos darte hoy

más que un punto.

No pasa nada. No llores. -Jaime, no llores.

-No pasa nada. -Jaime, no llores.

Tengo dos puntos. Yo quería hacerlo bien.

Lo has hecho lo mejor que has podido, Jaime.

Jaime, si no tuvieses talento, no habrías llegado

hasta la semifinal. Tienes que estar orgulloso.

En esta prueba te han podido los nervios.

Eso le puede pasar a cualquiera, a mí.

Venga, va. No llores.

(JOSETXO) Es mi amigo, mi compañero. Y yo era su capitán.

Me ha dado un montón de pena.

Menos mal que tú, Josetxo, eres muy rápido

entendiendo las situaciones.

Y a pesar de que Jaime te ha absorbido,

en cuanto has visto la chapucilla de entrante que habéis servido,

te has puesto las pilas y has recuperado de nuevo

el control las cocinas. Sí.

En conjunto, creemos que has hecho

una muy buena capitanía. Gracias.

Por eso, Josetxo, te has ganado cinco puntos.

(EXCLAMA) (APLAUDEN)

(JOSETXO) Ahora que estoy a un minipasito de la Final,

estoy con alegría, nervios, todo mezclado aquí dentro.

Evelyn, Ferrán, ¿sabéis cuál ha sido vuestro problema?

Ser poco previsores.

Sabiendo que es la primera vez que cocináis un huevo

de esta manera, no podéis apurar y meter solo 24 huevos al Roner,

porque luego pasa lo que pasa.

Han salido varios mal y ya no había repuesto.

También habéis sido un poco tacaños con las patatas,

porque de puré hemos ido justitos.

Sí. Los dos habéis cometido errores.

Pero además, Evelyn, has estado un poco superada

por la presión. Por ello, Ferrán, tú recibes dos puntos

y tú, Evelyn, un punto.

Candela, Pachu, Paula, una de vosotras ha conseguido

seis puntos.

Paula. -Sí.

Vosotras lo tenéis claro y nosotros también.

La ganadora de los seis puntos es...

Di Paula.

Paula. Enhorabuena.

(Aplausos) Ay, gracias.

Enhorabuena, Paula.

Gracias. Paula, el postre de hoy era,

sin duda, la elaboración más compleja.

Josetxo ha decidido ponerte a ti sola al frente de este plato

y lejos de asustarte, te has puesto manos a la obra

y has ido elaborando cada paso con serenidad y mucha seguridad.

Todos te damos la enhorabuena. Felicidades.

Gracias.

Es que no me lo creo. Con lo que he sufrido

en el cocinado, lo mal que lo he pasado.

Pero, al final, ha merecido la pena.

Pachu, Candela, estoy muy orgulloso de vuestro tartar de trucha.

Trabajar el pescado nunca es sencillo

y más cuando va acompañado de tantas elaboraciones.

Habéis trabajado como un tándem ganador y habéis luchado

con cada elaboración con uñas y dientes.

Es verdad. De hecho, Candela, has estado

20 minutos peleándote con el nabo sin rendirte.

Al final, habéis conseguido

que se sirva un tartar de trucha impecable.

Por todo esto, os lleváis, tú, Candela, cuatro puntos.

¡Gracias! Y tú, Pachu, tres.

Bravo. Gracias.

Lo habéis hecho genial. -Es que os lo he dicho.

Os estáis jugando el pase a la Final.

Y ahora, más que nunca, tenéis que mostrarle al jurado

el ganador que hay dentro de cada uno de vosotros.

(ASPIRANTES) ¡Sí, Eva!

Suerte a todos y nos vemos en la próxima prueba.

(Aplausos)

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te apasiona la cocina, la naturaleza y quieres vivir

una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los aspirantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

El próximo verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a campamentos MasterChef!

Nuestros aspirantes regresan a estas cocinas

todavía emocionados de haber podido conocer a fondo

una de las catedrales más bonitas de nuestro país.

Otra sorpresa no. Pero hay tres.

Y afrontan la recta final de este quinto programa

con la ilusión de convertirse en finalistas

de la sexta edición de "MasterChef Junior".

Dos de ellos ya lo son, pero todavía no lo saben.

¿Por qué hay tantas cajas?

Están huecas. Como nuestra cabeza.

Hueca. ¡No!

-Cocinan cinco. -Solo cinco.

Bueno, chicos, bienvenidos de nuevo a casa.

(ASPIRANTES) ¡Gracias, Eva!

Josetxo, tenías muchas ganas de ser capitán.

Sí. Y lo has sido y, además,

por partida doble. Sí.

¿Dirías que se te da mejor capitanear dos cocinas

que un equipo de fútbol? Más o menos igual.

¿Igual de bien? Sí, hombre.

Paula, enhorabuena porque te hiciste cargo

tú sola del postre. ¿Contenta de haber conseguido

la máxima puntuación? Sí. Estoy muy contenta

porque lo veo de una forma de que el trabajo

que he hecho, estaba bien y que he hecho caso a mi capitán.

Que era lo más difícil, claro.

Tampoco tanto, eh. -Me hizo caso, pero le costó.

Bueno, aspirantes, os recuerdo que os estáis jugando

el pase a la Final.

¡Madre mía! Cuatro de vosotros lo conseguiréis,

pero tres tendréis que bajaros en esta parada

de la aventura "MasterChef".

Jo, tío. Y antes de cocinar

en este último reto, toca hacer recuento de puntos.

Con dos puntos, tenemos a Jaime.

Tres puntos tienen Ferrán y Evelyn.

Ocho puntos, Pachu y Candela.

Nueve puntos tiene Paula.

Y con once puntos, Josetxo.

(Aplausos) El superganador de hoy casi, eh.

(JOSETXO) Mereció la pena porque me esforcé mucho

para mis queridos puntos, que os quiero.

Paula, Josetxo, sois los dos aspirantes con más puntos.

Así que tengo que anunciaros... (EXCLAMA) ¡No!

¡Que sois los primeros finalistas de la sexta edición

de "MasterChef Junior VI"!

¡Josetxo, que me matas!

Así que no tenéis que cocinar

en este reto, chicos. ¡Bien! ¡Bien! ¡Bien!

(PAULA) ¡Madre mía! Estoy supercontenta

porque soy finalista.

No estoy asimilando lo que me está pasando

porque es como... magia.

Josetxo, tú querías volver al hotel de cinco estrellas,

que es como tú llamas a la galería.

Pues mira, en este reto no tienes cinco, sino seis estrellas

porque vas a subir en calidad de finalista.

¿Qué sientes al saber que ya estás en la Final?

Pues ilusión de cocinar. Pero si no cocinas en este reto.

Bueno, pero en el siguiente. De cocinar en la Final.

Sí, eso. Ahí le has dado. ¿Y a ti, Paula?

¿Qué te pasa por la cabeza? Estoy muy contenta

porque nunca pensé que llegaría hasta aquí.

Ni nosotros. "Ni nosotros" dice.

¡Qué malo! Es una bromita con cariño, hombre.

Josetxo, Paula, ¿nos vamos al hotel de...?

¿Cuántas estrellas? Siete.

¡Pues venga, para arriba! Primero te damos un beso.

Enhorabuena a los dos. ¡Gracias!

¡Gracias! ¡Adiós! -¡Adiós!

(JOSETXO) Estar ahí arriba es un lujo.

Es como un hotel de siete estrellas

que te dan una semana. Una gozada.

Aspirantes, aún quedan dos plazas libres para la Final

y quiero que peléis por ellas con uñas y dientes.

(ASPIRANTES) ¡Sí, Eva! A vuestros puestos de cocina.

La verde: verdura. La roja: carne.

Y la azul: pescado.

(FERRÁN) Voy con todas las ganas

porque soy repescado. Sería lo más ir a la Final.

¡Candela, que te he dicho que te pongas

en tu puesto de cocina! ¿Dónde estás?

¡Aquí! A ver. Levanta los brazos.

(RÍE)

¡Ah, vale, vale! Ya te veo.

¿Quieres un "tamburete"? Sí. "Tamburete".

Jordi, préstale el tuyo, anda. Venga, chiquitín, no te enfades.

Jordi es el bajito, hombre.

(Risas) ¡Ja! Eso te ha dolido.

Como a mí antes eso. Tu taburete.

Necesito un "tamburete", que si no, la cámara

no resplandece en mi favor.

Aspirantes, como estáis viendo,

tenéis tres cajas misteriosas cada uno.

En ellas está la clave para convertirse en finalista

de "MasterChef Junior VI".

No me lo creo. Ya sabéis que no hay otra forma

de descubrirlo, que levantándolas. ¡Sí!

Pero os estaréis preguntando cuál tenemos que levantar.

Para que veáis que estamos generosos,

no lo vamos a decidir nosotros.

¡Bien! Lo vais a decidir vosotros.

Vale. Yo la roja. Pensadlo bien.

Voy a coger... Uno, dos y tres.

¡Un risotto! ¡Se me da superbién!

¡Me alegro!

No me digas que es otra sopa de verduras.

¿Por qué siempre me toca lo que no me gusta?

En Chinchilla no hay sopa de verduras.

En Chinchilla hay de carne buena.

Evelyn, ¿qué plato había debajo de tu caja?

Pues creo que son unos raviolis rellenos con una salsa de tomate.

Es un ravioli fresco relleno de ricota y yema de huevo

con salsa de tomate. Qué bueno.

Los orígenes de la pasta rellena se remontan a la Edad Media.

Algunas fuentes aseguran que la llevó a Italia

Marco Polo desde China.

¿Tengo que hacer la pasta yo?

Pachu, ¿tú qué tienes? Yo risotto.

Esta tiene una suerte... Yo quiero un risotto. Qué bueno.

Yo también un risotto. Tenéis un risotto

de champán y trufa. Se utiliza un arroz corto

de alta calidad que se caracteriza por absorber

el líquido en el que se cuece y liberar almidón,

ofreciendo una textura cremosa.

Tendréis que probar el champán.

-¡Ay, yo me emborracho! Pero tú vas a evaporar

el alcohol, lo vas a cocinar. Vale.

Jaime, ¿tú qué tienes? Tengo como un caldo de verduras.

¿Y tú, Candela? Otra sopa de verduras.

Sopa minestrone, que es una sopa elaborada

con verduras. Se consume durante todo el año,

adaptando los ingredientes a la temporada.

Oye, pues huele genial.

Jaime, ¿qué crees que tienen en común los platos?

¿Son de temporada? No.

¿Que todos tienen verduras? No.

¡Italia! ¡Exacto! Son todos platos

típicos de la cocina italiana. ¡Ah!

¡A mí me encanta la cocina italiana!

Para mí, la cocina italiana solo tiene una palabra

para describirla: exquisita.

Os estoy viendo un poco agobiados con los platos que tenéis

y esto lo vamos a solucionar recibiendo a una persona

que tiene todas las claves para que triunféis en este reto.

Desde el restaurante Don Giovanni, referente de la cocina italiana

en Madrid, Andrea Tumbarello.

(Aplausos)

Andrea, pero estás más delgado y todo.

¡Yo le conozco! ¡Hala!

Estás guapísimo. ¿Y tú qué?

(JAIME) Andrea es superchef.

Yo soy muy fan suyo porque ya le conocía.

Le he visto en muchos sitios.

Me encanta la cocina italiana y él.

Estoy muy contento de que venga.

Buenas noches, Andrea. Bienvenido.

Qué maravilla. Nuestros pequeños aspirantes,

a pesar de su edad, ya tienen claro

su pasión y vocación por la cocina.

Sin embargo, a ti te costó más decidirte para ser chef.

Explícales qué te hizo tomar esa decisión.

¿A mí? Una rubia.

¡Madre mía! -Vine aquí a vivir

porque me he enamorado de ella. -¡Oh, qué romántico!

Es mi mujer ahora. Y la culpable también es una carbonara.

Yo fui a comer a Don Giovanni y me dieron una carbonara mala

y compré el restaurante. ¿Sabéis cómo le llamamos?

¿Cómo? El rey de la trufa.

Del "tartufo". Explícales, Andrea.

"Tartufo" es un hongo. Es un objeto misterioso

que crece sin raíces. La trufa blanca existe

solo en Italia y no se puede cultivar.

-¿Por qué? -Crece así, sola.

En su restaurante huele a trufa. Hay trufas por todos lados.

Te la pone por todos lados. Huele desde Illescas.

Me da el olor y voy como un perrito.

Pasaba por casualidad, ¿no?

Yo la trufa sé lo que es, pero cuesta demasiada "money"

para que yo cocine con ella.

Bueno, Andrea, nuestros aspirantes tienen que elaborar

tres platos diferentes de la gastronomía italiana.

Raviolis rellenos de ricotta y huevo,

sopa minestrone y risotto de champán y trufas.

¿Les puedes dar algún consejo?

Para hacer un buen ravioli, ¿qué hay que hacer?

Hacer la masa lo más fino posible y cocinarlo lo justo.

¡Uf! Qué difícil se ve. ¿Y para hacer

una buena sopa minestrone? Toda la verdura cortadita

en juliana, daditos, como quieras.

Hacemos un caldo bueno. Muchas veces echamos también

unos tortellini. Pero aquí se trata solo

de una sopa de verduras. Y, Andrea, ¿para hacer el risotto?

Un poquito de mantequilla, de champán.

Y el punto de cocción, importante. No puede estar muy hecho

ni tampoco demasiado al dente. Tiene que estar en su punto justo

y eso requiere pericia. Exactamente.

Aspirantes, tenéis 60 minutos para elaborar el plato

que os ha tocado. ¿Me dará tiempo la masa?

Ya habéis escuchado los consejos de Andrea,

así que queremos platos maravillosos

que os den el paso a la Final.

Tenéis tres minutos para entrar al supermercado a coger

todos los ingredientes necesarios.

¿Entendido? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Candelita, venga! -¡Vamos, Candelita!

¡Vamos!

¡Que alguien me pase una trufa! Gracias.

¡Candela, date prisa!

¿Tantos huevos necesitas? Me llevo estos por si acaso

Creo que ya tengo todo. -¡Vamos, Pachu!

(ACENTO ITALIANO) ¡Vamos, Ferrucho! ¡Daos prisa, chiquitos!

¡Vamos, Candela! ¡Candelita!

¡Por favor, no me metas prisa!

Me pone supernerviosa que me metan prisa.

Y, encima, se me olvidan los guisantes.

He cogido la berenjena, que no me hacía falta.

Es que estoy como estoy.

(PAULA) ¡Vamos, Evelyn!

¡No! ¡La zanahoria!

Llevamos menos de tres minutos. ¡Ah, tres minutos!

-Tranquila, Pachu. -Que yo quiero ir a la Final.

-Todo el mundo quiere ir. -Lo sé. Pero yo más que nadie.

Pachu finalista. Qué bien suena, ¿no?

O: Pachu duelista. Eso sí que suena bien.

O: Pachu ganadora. Eso es lo que mejor suena.

¡Hum! -¡Vamos, Giacomo!

Ya acabamos con el rollo italiano.

Vamos con el español. ¡Venga, Jaime!

El olor me recuerda a la crema de calabacín que me hace mi madre.

-¡No te cortes, Jaime! -Vale.

-Que son muy bonitas tus manos. -Gracias.

¡Vamos, Evelyn! -El huevo.

No me voy a poner muy nerviosa como a veces me pongo yo,

porque yo ya hice una sopa de verduras y no tenía sabor.

Para darle el toque de sabor, le voy a poner cebolla, apio,

puerro, zanahoria y nabo.

Esta noche lo voy a dar todo para demostrar a la gente

que los pequeños también pueden

y a la gente que está ahí arriba.

-¡Vamos, Candi! -¡Venga, Candela!

La dificultad de estos platos, ojo,

prefiero que me toque la sopa minestrone.

No es cualquier cosa, pero es más fácil.

Luego, el risotto. Me parece más sencillo hacer

un risotto, que un arroz del Mediterráneo,

porque vas moviendo poco a poco

y vas viendo la textura. Más fácil que un arroz seco.

Siempre que esté cremoso

y en su punto... Meloso.

Estoy contento con el plato

porque yo soy valenciano y se me dan muy bien los arroces.

Pero nunca he hecho un risotto de champán.

Lo más complicado del risotto es encontrar

el punto de cocción del arroz.

Ese risotto en tu casa, que empiezas a echar trufa

y digo: Andrea, ¿dónde está el plato?

Todo bañado de trufa que no veo el plato

y lo tengo que meter todo dentro. ¡Oh!

Me ha tocado hacer un risotto y yo estoy contenta

porque se me dan bien los arroces.

Pero, por otro lado, estoy un poco mal

porque me estoy jugando un puesto en la Final

y estoy un poco asustada

porque esto no lo puedo volver a repetir

y me gustaría aprovecharlo al máximo.

Jaime, ¿tú tienes la sopa? -"Yes".

-¿Bien, Jaime? -¿Alguien me ha dicho algo?

-Que si está bien. -Ah, bien. Sí.

¿Tú cómo vas? -Bien, con la masa.

Difícil para mí, el ravioli.

Todo lo que sea hacer pasta fresca, me quita la vida.

Hay que dominarla, estirarla muy bien,

que no se te rompa. Y encima el añadido aquí

de la ricotta, una yema de huevo para que cueza perfectamente

y no se te rompa. Aquí lo tiene difícil.

Yo creo que me ha tocado el plato más difícil

por eso de hacer la masa y que te quede bien

y cocerlo, que no se te deshaga.

Yo voy a por toda porque quiero

ser la mejor en esta prueba y no me quiero ir.

Yo nunca he hecho raviolis, sobre todo, con la masa fresca,

pero voy a poder y creo que me va a salir muy bien.

La maestra amasadera te voy a llamar.

¡Jolines! Que se incorpore la harina.

Al final, esta prueba tenía un poco de azar,

porque la minestrone y el risotto es muy fácil.

Que medio le salga bien el plato de pasta

porque es más complicado. Y la minestrone la tiene que hacer

muy bien para lucir. Cortadita y rica en sabor.

Vamos a analizar qué es fácil y difícil.

Hay que reconocer que el ravioli tiene un mérito.

Qué caliente está esto.

Caliéntate, caliéntate.

El amarillo me gusta. -¡Jaime, más rápido, venga!

Como me enseñó mi padre, hacerlas por la mitad. Ahí.

Se corta por la otra parte. No se corta por esa parte.

Por esa se va a cortar.

Pam.

¡Ay! -¡Ay, madre mía, Jaime!

Pobre Jaime. -No puedo mirar.

Me he venido un poco abajo porque me he cortado.

Y estoy nervioso porque quiero llegar a la Final.

Hay muchos nervios. ¿Sabes el hormigueo

ese de las montañas rusas que te pasa cuando bajas?

Pues eso me pasa a mí, pero todo el rato.

Bueno, ¿qué tal? Bien.

Estás cortando las verduritas perfectas, iguales.

¿Habías hecho alguna vez la sopa minestrone?

No. Dejo la cebolla para el final para no llorar.

Tú es que eres muy sensible. Sí.

-Te has cortado, ¿no? -Mira cómo lo cojo.

Perfecto. Oye, ¿y el caldo?

¿Echo el agua ya? Claro. Ponlo.

Para que tu minestrone tenga más sabor,

tienes que hacer dos cosas. El sabor de las verduras

pero, por otro lado, vas a hacer tú un caldo en agua.

Y esa agua ya tiene un poquito de sabor.

Más el sabor que le añadas tú con el queso.

Y la corteza de parmesano al final. -Mis padres fueron a Venecia.

-¿Sí? -Sí. El año pasado.

¿Tú no fuiste? No. Pero me trajeron

pasta de Venecia y la hice. Hice una boloñesa.

Y estaba rica. Bueno, Jaime, vas muy bien.

Vale. Gracias. -Muy bien.

Voy a ponerle parmesano. Venga.

Y ahora un poquito de hojitas de orégano.

Candela va duro. -Que no falte sabooor.

¡Candela!

Candela, ¿cómo vas?

¡Candela! -Paula, me desconcentras.

Una cosa es animar y otra cosa es preguntar.

Bien parmesano. Que no falte.

¿Todavía no habéis ido al restaurante MasterChef

en Madrid? ¿A qué esperáis?

Viviréis una experiencia gastronómica única.

Y viendo el nivel de los aspirantes más jóvenes,

no descarto que alguno de esos platos estén dentro de nada

en la carta del restaurante.

Además, podréis conocer a algunos de los aspirantes

que han pasado por estas cocinas.

Tenéis más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Ahora le echo un poquito de vermú blanco.

¡Muy bien, Pachu! ¡Muy bien!

Vamos, Candela, que la coliflor es más grande que tú.

"Ciao", Candela. ¿Cómo vas?

Bien. Estoy haciendo aquí el caldo. Ah, mira.

Pedazo de caldo. (RÍE) Fantástico.

Huele a verduras.

-Hombre. ¿Te gusta la verdura?

Sí. Tomo muchas veces bechamel con espinacas.

-¡Qué rico! ¡Crema! -De lo que tengo miedo,

es de que el caldo me pase lo que me pasó

en la prueba anterior, que se me quedó sin sabor.

Tienes que tener un paladar refinado.

Y si le falta sal, le echas sal.

Un poco de pimienta siempre le viene bien también.

Y vete probando y que esté bien sabroso.

Que dices: ¡Hum! ¿Vale? Vale.

Toma. Esto es más sano para ti. Me quiere poner a régimen.

Adiós. Adiós.

Es la primera vez que hago esto.

No sé si lo hago bien. -Jaime, no te pares.

Casi se me caen todas las verduras cortadas.

Se me va a romper. Es muy fino.

¡Atención, aspirantes! Ya ha pasado

la mitad del tiempo. ¡Jolines!

Quedan 30 minutos. Parece el potaje de una bruja.

(RISA MALVADA)

¿Cómo lo llevas, Pachu? -Bien. ¿Y tú?

Yo bien. Estoy ya poniendo el arroz con las setas.

¡Hala! Yo llevo con esto como diez minutos.

¿Qué tal lo llevas, Evelyn? -Bien. Con la masa aquí.

Le voy a añadir el champán. ¡Toma ahí! Que no falte.

¿Cómo vas, Evelyn? Pues bastante nerviosa.

¿Sí? ¿Nerviosa? Pero voy más o menos bien.

Esta es la salsa de tomate, ¿no? Sí.

Oler, huele muy bien. Solo hace falta que te quede densa,

muy ligadita. Tiene la ricotta preparada.

Y ya nada más que rellenarlo. Un rectángulo grande así.

Corta otro más o menos igual. Pones un poco de ricotta.

Ahí tienes que meter la yema de huevo.

Tapas perfectamente y es cuando cierras con el molde.

Vale. Los moldes bien cerrados

para que no se abra. Ojo a la hora de cocer.

Y ahí es donde viene la dificultad. Se nos puede romper la yema ahí.

Evelyn, suerte. Me gusta

cómo estás trabajando. Gracias.

Jaime. -¿Qué?

-¿Qué tal vas? -Bueno. Más o menos.

-Venga, que el tiempo vuela. -Ya.

Aún no he hecho el sofrito.

(ACENTO ITALIANO) Voy a bajar el fuego. Reduce mucho.

"Amore", hazte ya.

¡Venga, vamos, Evelyn! -¡Oh! ¡Me ha salido!

Mira. Parece un huevo frito. Un huevo frito.

¿Habéis visto qué bien está trabajando?

Evelyn, maravillosa. La pasta fresca, fina,

bien estirada. Ahora el problema es cerrarlo y cocinarlo.

En cuanto toques un poco la yema, se te va a romper.

Y luego, cerrar el ravioli.

Qué difícil es esto.

Pachu, te traigo al maestro Andrea,

que te eche un ojo a ese risotto. Qué rico.

¿Te gusta el risotto? -Sí.

Lo he hecho unas tres veces. -Entonces, ya lo dominas.

Bueno, yo lo he hecho de setas.

¿Y por qué le echas el caldo a poquito?

Yo creo que es mejor echarlo poco a poco.

Exacto. Esto es un risotto, no un arroz.

-Exacto. -El risotto se hace así.

El arroz se pone el agua necesaria y que se vea seco.

En cambio, en el risotto... Lo vas añadiendo.

Al final, mantequilla, más queso. Parmesano le voy a poner.

Estupendo. ¿Esta crema sabes qué es?

Esto es el almidón. -Eso es bueno, ¿no?

Sí. Es muy bueno. ¿Sabes en qué punto estamos?

El que me lo llevo para que no te lo haga él.

Dile que lo estás haciendo tú.

(ACENTO ITALIANO) Lo estoy haciendo yo, "amore".

¡Gracias! "Amore". Reduce ya, "per favore".

Y viene todo el sofrito.

Es que es muy difícil, jolines.

Se me rompe la yema. (JOSETXO) ¡Vamos, Evelyn!

A ver. Voy a intentar hacer otro.

Candela aún no ha sofrito la verdura.

Candela, ¿y tu verdura?

Esta me va a salir perfecta porque lo digo yo.

(JOSETXO) ¡Vamos, Evelyn!

Que se rompe la yema. -Jopé, Evelyn.

Es que se rompe. No se puede.

Andrea, como sabes, en un restaurante

no se pueden descuidar los postres.

porque hay que dejar buen sabor de boca a los comensales.

Por si acaso, tengo este libro: "¿Qué hay de postre?".

Aquí vas a encontrar dulces para todos,

desde las recetas más tradicionales

de madres y abuelas a recetas adaptadas

a las intolerancias alimentarias. ¿Cuidas a los celiacos?

Yo en mi casa sí, así que toma...

Con esto... tienes postres italianos para disfrutarlos.

Muchas gracias.

-¡Venga, vamos, Pachu!

(PACHU) Hazte ya...

(JORDI HABLA EN ITALIANO)

Métele un caldito ahí que se está friendo el arroz.

¿Sabes qué pasa? Si reducimos tanto como tú haces

y no está el arroz hidratado con un caldito,

nunca se va a cocinar. Y es muy clarito el caldo.

Sí, es clarito, ¿lleva champán? Sí.

Oye... ¿pero qué le has puesto? ¿Una gota?

No quiero emborrachar mucho a los jueces.

-¡Ah, claro! Pero si se va el alcohol.

Si lo quieres añadir, ¿sabes qué tienes que hacer?

¿Qué? Cazo aparte y reducir.

Y este caldo, amigo mío... Métele una corteza de parmesano.

Un cachito de queso, sí, hombre. ¡Chis!

No me ha visto nadie. Me llevo a Andrea que ayuda mucho.

No, no, lo está haciendo fenomenal.

Atención, chicos, entramos

en los últimos cinco minutos. No me da tiempo.

¡Venga! Venga, Evelyn, tú tranquila.

-Vale, bien.

-Este...

-Espero que este sea el risotto que me lleve a la final, si no...

Me muero, así. -Ferrán, ¿cómo vas?

-Bien, aunque un poco apurado con el tiempo.

Está un poco crudo aún.

-Evelyn, la pasta, corre.

Bien, Evelyn, bien.

Qué feos, por favor...

-Que no le falte sabor...

A la vida.

-Es que no me da tiempo.

Ya está...

-¿Qué tal vas, Jaime?

-Es que el caldo... estoy un poco apurado.

Esto no coge color.

Coge color, vamos.

-Eso es agua, casi no tiene sabor.

-En su punto.

Jaime ha hecho un salteadito medio, medio...

Lo ha puesto en el caldo y lo va a mojar con caldo.

No será una sopa minestrone, no es la forma de hacerlo.

Es otra cosa... caldo rana que digo yo.

Son verduras con caldo.

Es que mira... no puedo, se me está saliendo la yema.

-Uf... -Por favor, qué mal.

Aspirantes, último minuto. ¡Último minuto!

¿Que queda un minuto? -Sí, Jaime.

-Va, Evelyn, queda un minuto.

-¡Vamos, Ferrán!

-¡Vamos, Pachu!

-Vamos, Evelyn...

-Me ha salido uno, más o menos.

-¡Vamos, chicos!

Diez, nueve... (TODOS) Ocho, siete,

seis, cinco, cuatro...

Tres, dos uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Candela, ¿está rico? Manos arriba.

Este plato se lo voy a dedicar a mi dedo.

Creo que el cocinado

no lo he hecho con el Jaime bueno, lo podría haber hecho mejor.

Solo que cada semana se va complicando

y te pones, aún, más nervioso.

No das todo de ti.

Aspirantes, vuestro tiempo a la italiana se ha terminado.

Llega el momento de la cata.

Empezamos por las sopas minestrone de Candela y Jaime.

Cuidadín, no se caigan, ¿eh?

Sí, esto está a tope.

-Ten cuidado, no te caigas.

-Uy, que se cae, que se cae.

-Uf... uf... uf...

Se me va a caer, pero eso se mueve más que un flan.

¿Cómo se llama tu sopa? Sopa... el nombre que era...

No me acuerdo.

Sopa minestrone...

Creada por Candela.

¿Cuál es la diferencia entre la minestrone original

y la minestrone creada por Candela?

Porque la mía...

No lleva guisantes.

Y, también... lleva albahaca.

Orégano. Era orégano, no albahaca.

Te he visto yo. Tranquila, la sopa minestrone

puede llevar verduras de temporada,

con lo cual no tiene por qué llevar guisantes.

Si está rica... pues queda bien.

Lo que tengo miedo es que el...

El caldo no tenga sabor. Candela... que tuvimos un problema,

cuando te expliqué lo que era un caldo ranas.

¿Lo habremos mejorado?

Yo lo he probado, a mí me ha gustado

y tenía sabor a muchas verduras. -Mira...

El color... precioso. El sabor seguro que está bueno,

si tú lo dices, ahora, yo lo voy a probar.

Vamos a probar. Venga.

Oh... qué nervios.

Parece que está rica.

-Está muy rico. -Gracias.

-La verdurita está al punto, justo cocinada,

no está demasiado hecha... buena textura.

Un pelín de sal más... -¡No le vendría mal!

Yo creo que el problema de la sal

es que con este chisme tan raro que tenemos aquí,

no calculo bien la sal.

Yo echo con la mano... como en mi pueblo, vamos.

Te lo comes todo porque está muy rico.

Bueno, nos vamos acercando con respecto a aquel caldo ranas.

Este está más gustoso,

un poco más de reducción... no pasa nada.

Pero me gusta que esté el tomate,

porque le da sabor y el color que decía Andrea.

Me gusta el orégano, todos los aromas

que has metido con las verduras me parece muy bien hecho, de verdad

Gracias, chef. Yo creo que voy a ser...

Finalista, me he esforzado al máximo

y creo que lo he hecho bien.

Jaime... Hola.

El nombre de tu sopa.

Sopa minestrone. ¿Sigue siendo una sopa de verduras

o una sopa de dedo? De verduras.

No ha caído dedo por ahí.

No. No...

Vale, según te he visto trabajar, hay algún error.

¿Qué ocurre con el minestrone?

Pues se pone el caldo, picamos las verduras

y todo cuece en el caldo.

Y tú estabas haciendo un pochado de verduras

que lo has puesto en el plato y lo has añadido.

¿Hay alguna diferencia? Bueno, pues si el caldo

está rico y tus verduras también, el plato estará rico.

Pero, es verdad, que la sopa minestrone

se hace cociendo todo.

Lo siento, no lo sabía.

No pasa nada, fue tu manera de hacerla.

-El caldo de verduras tendrá poco sabor, yo creo.

-¿Le has echado apio?

Jaime, me falta intensidad en el caldo;

pero es un problema de que sois pequeños...

Y, a veces, no probáis las cosas.

Si las probaseis,

veríais que la sopa... Necesita más reducción o de sal.

Entonces, está un poco sosita; pero las verduras

están muy bien hechas, muy ricas, las has pochado y tiene mérito.

Si el caldo hubiese estado fantástico,

lo habrías bordado.

¿Sabe mucho a agua? Sí, has puesto tarde el caldo,

no preparaste muchas verduras...

Se te ha quedado soso el caldo.

Voy a intentar hacerlo yo el minestrone.

Mejoraré el caldo, pero el punto de la verdura está brutal.

-Gracias, chef. (JAIME) A ver...

Jaime y Jimmy nos hemos quedado bastante tristes,

pero también estoy satisfecho con mi trabajo; porque...

Yo miro las cosas en positivo.

Bueno, Pachu, ¿cómo está tu risotto?

Yo creo que está rico, porque lo he probado

y, tampoco, sabe muchísimo a champán, pero...

Tenía su regustín. ¿Y lo sigues llamando

risotto con champán y trufa o le has puesto un nombre exótico?

Pues lo voy a llamar Sol, porque mi hermana se llama Sol

y siempre vamos a un restaurante con mis abuelos

y, siempre, se pide un risotto, entonces, se lo dedico a ella.

Pues tu risotto Sol, aparentemente,

tiene lo que tiene que tener que es aspecto de un grano cocido,

lo has trabajado poco a poco metiéndole caldo

y el almidón ha hecho su trabajo: dar cremosidad al conjunto.

Yo lo que haría es probarlo.

Andrea, a mí me parece que está muy bueno.

No sé si se puede mejorar.

Sí, claro, como todo. -Siempre.

Conociendo a Andrea, ya lo sé. Yo también.

¡Caramba! ¡Tiqui, tiqui, tiqui!

¡Hala, eso sí es una trufa!

Parecía un aguacate, uf... Era... era así.

(TODOS EXCLAMAN) ¡Hala, hala, hala, hala!

Ponle, ponle, ponle...

No pares, no pares. Sin miedo, sin miedo.

Sin miedo, Andrea, sin miedo.

Yo pensaba que me había pasado con la trufa.

¿Lo quieres probar, Pachu? Vale.

-A ver qué tal, qué te parece.

(Tarantela) Vamos a ver si mejora.

Andrea, ya estaba rico. Ya... la trufa lo mejora, sí.

(Tarantela) -Pues está rico.

-¡Oh, está buenísimo ahora!

Antes estaba buenísimo, ahora buenísimo buenísimo.

Está todo bien hecho, la técnica la conoces

y la haces bien, como pega: tenéis un problema con la sal.

Y lo que decimos siempre, no tiene que estar salado,

pero sí tener la sal justa para que el sabor se realce.

Vale. A parte de eso, está rico.

Es delicado, tiene lo que tiene que tener, buen punto de cocción...

¿Qué más se puede pedir? Pues más trufa.

-Un poquito más de parmesano. (PACHU RÍE)

Da gusto verte hacer arroces, la verdad, te he visto

hacer tres arroces en "MasterChef"

y los tres estaban buenísimos, el risotto de hoy me convence.

Eres una crac. Gracias.

(PACHU) Yo creo que con esta valoración

podría ir a la final, pero...

Nunca se sabe lo que va a pasar.

Ferrán, tu risotto, ¿cómo se llama?

Lo he llamado risotto Valencia, porque soy valenciano

y he decidido llamarlo así.

¿Y estás contento con el resultado?

Tenía que poner más champán, Jordi me dijo

que lo hiciera en un cazo aparte para que reduzca el alcohol.

Y como me quedaba un minuto, he decidido echarlo y emplatar.

Lo he probado y creo que sabe un pelín demasiado a champán.

No has reducido el champán antes. Sí.

Oh... Tampoco está mal.

(RIENDO) Tampoco está mal si sabe a champán.

Oye, increíble que niños tan pequeños

consigan hacer un arroz con el punto espectacular

pero sin sal.

¿Por qué no le echáis sal a la comida? ¿Sois muy salados?

Es que... le eché sal, pero siempre me falta sal.

-También, siempre, os falta parmesano.

-Sí, es que... estaba apurado de tiempo y se fundía en la...

En la olla, fuera del fuego...

Pero no se llegó a fundir bien.

Es que hay que rallarlo. -¡Rallarlo...!

Le has puesto muchas ganas, le has puesto mucha actitud;

pero te faltaba más controlar la técnica.

El amalgamado, ese mojarlo con caldo

que esté siempre con caldito;

porque si no tiene caldo el arroz no se cocina.

Y había momentos en que, incluso, el grano se freía, estaba muy seco.

¿Sabes cómo lo tienes que hacer? Cuando termina la cocción,

bajas el fuego y le pones una nuez de mantequilla,

rallarle mucho parmesano, moverlo, taparlo otra vez...

Dejarlo un minuto tapado y, luego, emplatarlo.

Comer, comer, comer y comer... y la trufa.

Trufa. Y, luego ya trufa.

Generoso de trufa. (FERRÁN) A ver...

Soy valenciano...

Y en el punto del arroz no podía fallar.

Bueno, Evelyn... nombre de tus raviolis.

Explosión. -Explosión...

(Risas) Sí, directamente.

Porque yo iba muy bien...

Y justo cuando colocaba la yema y la cerraba

para que no se saliera...

Se me explotaba.

Lo he intentado varias veces, pero no hay manera.

-Normal... te lo han puesto muy difícil.

Tenías solo una salida que hubieras hecho el ravioli

y le hubieras puesto la yema fuera.

(Risas) O si no, te doy un truco:

antes de meter la yema, le pasas un poco el soplete

para que coja textura

y un poco de protección y, luego, de forma delicada

poner la parte de arriba más ancha como que nadaba.

Eso que dices es para otro nivel.

He hecho lo que he podido. Tenía el plato más complicado.

Exacto... Más difícil.

Porque hacer la pasta fresca ya es complicado,

encima tienes que hacer un ravioli con yema consistente,

después de cocer... Eso es para cocineros

y cocineros virtuosos... y te diré algo:

tu ravioli no está perfecto.

Pero sí es perfecto cómo has trabajado.

Gracias. Da gusto verte trabajar en cocina.

Con ese rigor, con esa paciencia, has hecho uno, dos...

Has hecho los que te hicieran falta, hasta conseguirlo.

Solamente eso ya es perfecto.

Gracias. Así que estamos orgullosos, Evelyn.

Muy orgullosos.

Y, ahora, habrá que probar a ver qué pasa.

Caray... La yema se le ha quedado...

Líquida. ¿Eh...?

Está perfecta. ¡Guau!

¡Oh! Esto se mejora en casa de Andrea.

Claro... pero lleva 13 años ya cocinando pasta. Fíjate.

Sí... es que eso se nota.

El tomate está espectacular, la salsa de tomate...

De una cocinera de toda la vida que hace tomate sin parar.

Verte trabajar da gusto,

has estado a punto de perder los nervios, incluso,

se te ha saltado una lágrima; pero tú misma has podido,

has seguido, lo has hecho, lo has conseguido y está riquísimo.

Felicidades. Gracias.

Te lo voy a decir: has sido muy profesional, hija.

Felicidades por tu... actitud. Y es un orgullo ver

a alguien con la entereza que has demostrado.

Con tu actitud puedes llegar donde quieras.

-Gracias.

Me ha sentado superbién que me digan eso.

Me ha dado mucha motivación y he sentido como un calor...

Así que... no sé si ha sido superespecial.

Aspirantes, la cata ha terminado y los jueces, ahora,

van a repartir los puntos; pero antes...

Andrea, ha sido todo un placer tenerte de nuevo en cocinas,

ven cuando quieras,

tú y tus trufas. Hasta siempre.

(TODOS SE DESPIDEN) Adiós... adiós.

(EVELYN) Me ha encantado que haya probado mi plato,

además... es un chef...

Muy simpático, gracioso, a mí me ha caído muy bien.

Muy bien, jueces, ahora, sí toca deliberar

y repartir esos puntos que hay en juego.

Hay dos plazas para la final.

Pensadlo bien. Muy bien, Eva, a eso vamos.

Bueno, suerte a todos, chicos, yo no tengo posibilidades.

Bueno, si me dan nueve puntos, a lo mejor sí.

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Yo no me quiero ir.

-Tú no te vas. -Puede que sí...

-No se sabe. -Sí se sabe... sí se sabe.

-No... -Se sabe.

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Ay, qué nervios. -Lo tienen, lo tienen...

(MURMULLAN EVELYN Y FERRÁN)

Aspirantes, sabemos que la comida italiana es de vuestras favoritas

y la de los niños de toda España; pero, aparte del risotto,

ninguno habéis hecho nunca... ni pasta rellena ni minestrone.

Encima, os habéis estrenado jugándoos el pase a la final.

Sois unos valientes.

(TODOS) Gracias, chef. Se nota que estamos

en la semifinal, habéis trabajado concentrados

y con controlando, en todo momento,

las distintas elaboraciones de cada receta.

Todos lo habéis hecho muy bien.

Y si de esta prueba dependiera el pase a la final...

Ahora mismo estaríamos hablando de una final a siete.

Gracias, chef. La diferencia la va a marcar,

sencillamente, la suma de puntos.

Estamos muy orgulloso de lo que habéis aprendido

en estas cinco semanas.

Y, pase lo que pase, queremos felicitaros a los cinco.

Vamos ya con el reparto de puntos.

Suerte a todos, chicos. -Suerte a todos.

Los tres puntos son para un aspirantes

que ha trabajado muy tranquilo, incluso le sobró tiempo para comer.

¡Candela! ¡Muy bien, Candela!

Los cuatro puntos son para un aspirante

que salió dispuesto a hacer un plato que lo llevara a la final.

Sabía cómo hacer el que le ha tocado y le salió bien.

Ese aspirante es...

Por favor, por favor...

Decid mi nombre, si me dan uno me muero.

Pachu.

(Aplausos) ¡Muy bien, Pachu!

Los cinco puntos se los lleva

un aspirante con el plato más complicado

y lejos de lamentarse y derrumbarse por ello,

lo hemos visto pelear hasta conseguir

unos raviolis perfectos.

Así que enhorabuena, Evelyn.

¡Muy bien, Evelyn! -¡Te lo he dicho!

(TODOS LA FELICITAN)

Dos puntos son para un aspirante que, aunque ha tenido

un pequeño percance en la cocina,

no se ha venido abajo y ha trabajado para sacar

adelante su plato.

-Jaime... Jaime.

Jaime.

Ferrán, no pasa nada.

-Ferrán, lo has hecho genial. Y, por tanto, el punto que queda

es para Ferrán.

Estabas contento con el plato que te había tocado,

pero quizá has sido el que más inseguro empezaste

y eso se ha notado en el risotto.

Los tres aspirantes que tenéis

que decir adiós a esta aventura sois...

Ferrán, Jaime y Evelyn...

(Aplausos) ¡Lo habéis hecho muy bien, chicos!

Venga, Ferrán...

Lo has hecho muy bien.

(Llanto de Ferrán)

Jaime... ¡tachán!

Estás encantado. No te quiero ver así a ti.

Eres grande... ¿eh? (TODOS HABLAN Y ANIMAN A FERRÁN)

Cierro los ojos y veo todas las cosas bonitas

que hemos pasado en el programa.

A todos mis amigos...

Y... uf...

Voy a echar mucho de menos... a "MasterChef".

Necesito una malagueña guapa con el pelo muy largo.

¿Te vienes conmigo, Evelyn?

Sí... Jaime, vámonos.

Ferrán... ¡uy! Que no se separa Candelita de ti.

Estoy flipando en colores.

¿Soy finalista? En serio, ¿soy finalista?

¡¿En serio?!

Evelyn, Ferrán y Jaime,

estoy muy pero que muy orgullosa de vosotros.

Jaime, nos has enseñado muchísimas cosas y, sobre todo,

a no rendirnos nunca y a ser siempre positivos.

Gracias. ¿Tú cómo te lo has pasado?

Yo superguay, he ido a Disney,

me ha tocado un viaje y, encima,

hemos hecho una guerra de chocolate.

Me ha encantado de "MasterChef" todo, que se apunte la gente

a "MasterChef Junior VII" porque...

Va a pasar los mejores momentos de su vida, seguro.

Bueno, ahí veis a los cuatro finalistas.

¿Os pongo en mucho compromiso si me decís quién va a ganar?

Mira, yo veo que va a ganar Josetxo,

porque me cae muy bien y es un rival fuerte

para los demás.

Y querer, quiero que gane Pachu porque es mi mejor amiga.

Lo que está claro es que aquí habéis aprendido un montón,

habéis cocinado un montón...

Nos habéis dejado lo mejor de vosotros mismos: inocencia,

vuestra risa y vuestra actitud.

Muchísimas gracias, chicos, porque hemos aprendido

de vosotros un montón. Gracias.

La experiencia de "MasterChef" ha sido increíble,

yo nunca voy a olvidar mi paso por aquí.

Ahora tengo muchos regalos, bueno, Ferrán y Evelyn

ya los tienen todos. Pero todo esto que tengo aquí

es para mi Superjaime.

Lo primero, la escuela online de "MasterChef"

con seis meses de suscripción gratuita.

Aquí tienes un montón de recetas, además,

dirigida por Jordi que yo sé que te gusta mucho.

(RÍE)

¿Tienes hermanos, Jaime? Uno de 14 años.

¿Tú crees que querrá jugar contigo? Sí...

A veces no os lleváis muy bien. Eso son cosas de mi vida privada.

(Risas)

Bueno, pues nada, si en tu vida privada

ves que, en algún momento, tu hermano y tú podéis jugar,

jugáis, porque es el juego oficial de "MasterChef Junior"

con el que te lo pasarás genial.

También, nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch

te va a regalar un robot de cocina del color que quieras.

Y, luego, tenemos aquí... ¡Oh!

El regalo de parte del patrocinador Supermercado de El Corte Inglés,

que pesa muchísimo.

Yo ya sé lo que es.

¿Qué es eso? ¡Oh... un patinete eléctrico!

(TODOS) ¡Bien! -¡Bien!

Qué chulada. (TODOS HABLAN A LA VEZ)

Disfrútalo mucho, Jaime, cariño. Gracias.

Pachu, Paula, Josetxo... y Candela.

Ellos son los cuatro finalistas de la edición de "MasterChef"

y uno de ellos se convertirá

en el ganador en muy poquito tiempo.

Nos vemos en el próximo programa, mientras, ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Estáis a punto de cocinar

en uno de los restaurantes más importantes del planeta.

Cocinaréis para los 14 aspirantes

de la última edición de "MasterChef Celebrity".

(TODOS) ¡Sí, chef! Bien, ya lo tenemos.

¿Sí? ¿Te echo una mano yo?

No, va muy bien. Nos tiene que salir,

no hay que hundirse, hay que tirar para delante.

Venga, seguimos cocinando, seguimos, no nos cansamos.

¡Vámonos!

-¡Boris, qué tal! -Qué rico, por favor.

¿Qué tal está? ¿Está bueno? Está superbueno.

Bienvenidos a la gran final de "MasterChef Junior VI".

Con tres estrellas Michelín, Ángel León.

Vamos a ir poquito a poco. -¡Un minuto!

-¡Esto no se abre! ¡Vamos, Ángel!

¡Coraje, coraje! Venga, Ángel, ánimo.

En este duelo final nos va a acompañar Joan Roca.

¡Mi chef preferido!

(ROCA) La idea, la ejecución, la presentación...

Realmente... impecable. Enhorabuena.

El ganador de la sexta edición de "MasterChef Junior" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5

MasterChef Junior 6 - Programa 5

06 ene 2019

En el programa de este domingo, los Reyes Magos dejarán en las cocinas diferentes cajas con ingredientes. Los aspirantes podrán abrir tantas como quieran, pero obligatoriamente cocinarán con todos los productos que descubran. Santiago Segura, aspirante de la pasada edición de 'MasterChef Celebrity', les ayudará a hacer emplatados divertidos usando una impresora 3D.
Junto a la Catedral de San Antolín, en Palencia, trabajarán reproduciendo un menú del chef Roberto Terradillos (una estrella Michelin). Rendirán un homenaje a las recetas tradicionales de la zona. Los platos serán catados por los abuelos de los aspirantes.
Y en la última prueba se enfrentarán a tres cajas misteriosas que esconden platos típicos italianos. El chef Andrea Tumbarello les ayudará a ser finalistas de la sexta edición del talent culinario.

ver más sobre "MasterChef Junior 6 - Programa 5" ver menos sobre "MasterChef Junior 6 - Programa 5"
Programas completos (6)

Los últimos 74 programas de MasterChef Junior 6

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Patricia

    Hola buenas tardes Mi nombre es Patricia y soy madre de un niño de 7años al que le gusta mucho su programa. Durante las vacaciones lo estuvimos siguiendo y resulta que la final se retransmite un domingo a las 10.05 de la noche... Esto nos crea un conflicto familiar de intereses, como es normal mi hijo quiere verlo hoy, y como es normal, yo quiero que descanse para mañana estar a 100% en el colegio... Es una cuestión que ya se me planteó en otras ocasiones, pero al ser más pequeño no trascendió demasiado... ¿Como puede ser que este tipo de programa se emita tan tarde, teniendo además una duración de 2h? Y sí, ya se que en este canal puede ver la repetición de la final, no le queda otra... Aunque seamos honestos, no es lo mismo ver algo en directo, que verlo cuando algún compañero más "afortunado" te adelantara el nombre del ganador... Gracias, espero pueda tenerse encuentra para futuras ediciones. Un saludo

    pasado domingo
  2. alfred

    Ankela yo si he visto mukeres chefs y mukeres reposterasy rekuerda ke la kurado samanta valleko es chef repostera y gerente de katering que deberian ser mas de las son y salen pos tambien no lo diskuto pero ke sepas que haberlasd hay y de salir pos salen

    pasado sábado
  3. Ángela

    Digo yo que, ¿no hay chefs invitados Mujeres?. Siempre son hombres. En los demás máster chef, también. Incluso En el último máster chef celebrity iba un tren lleno de chefs Andaluces, hombres!! (si había alguna mujer, no salió). Salió alguna pero era jefa adjunta del chef o algo así. No creo q no haya grandes mujeres chef. Porq la cocina siempre ha sido cosa de mujeres

    07 ene 2019