MasterChef Junior 6 La 1

MasterChef Junior 6

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4919940
Para todos los públicos MasterChef Junior 6 - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Junior".

¿Qué tal?

(GRITAN CONTENTOS)

No te motives, ¿eh? Que se te puede caer todo.

Ay, mira, yo no tengo ganas de cortar más.

Por fuera tiene un aspecto de la leche, hablando en plata.

Gracias. No te puedo decir más.

Buen trabajo. Gracias.

Bienvenidos a Disneyland París.

(GRITAN)

¡Venga, va! -¡Vamos!

Venga, chicos, que uno se ponga a rellenar

y otro a batir el bizcocho.

Dani, ¿puedes mandar un poco ya?

Pero que es lo que estoy haciendo ya.

¡Dani, cuidado con el cuchillo, que casi me cortas!

Huy, qué disperso te veo. Venga, rápido, rápido.

Ya tendría que estar marinando esto.

Vamos, chicos, que no llegamos.

Esto deberíamos tenerlo hecho ya desde el minuto uno.

Todo el mundo a trabajar sincronizado.

Hoy no hay equipo ganador.

Todos os lleváis un punto.

Cambio de cocinero.

¡Quita, quita, venga!

¡Tío, es que no haces nada!

Te lo estás cargando.

Que lo peses. -Déjame, anda.

Los tres aspirantes que tienen que decir adiós

a esta aventura son...

Noa, Izan y Evelyn.

Buenas noches y bienvenidos al primer programa

de "MasterChef Junior" de este nuevo año 2019.

Los aspirantes están a punto de entrar en nuestras cocinas

y enfrentarse a tres nuevos retos.

Buenas noches, jueces. ¿Pero qué os pasado

que os habéis quedado pequeñitos?

¿Pero tú te has visto?

Huy, es verdad.

Está monísima.

Le han puesto taconcitos al Juan Antonio, ¿no?

No, se los han puesto a Jordi.

Ha sido cambiar de año y hemos empezado a encoger.

Parece que estamos en la película

"Cariño, he encogido a los niños".

Samantha, has comido en tu catering algo tan sano

que te ha encogido.

¿Y tú qué has comido en El Bohío?

Pues yo sigo comiendo chorizo,

por eso tengo la misma barriga que siempre.

Lo importante es que los aspirantes no se den cuenta,

porque si no nos van a tomar en serio.

¿Lo vamos a conseguir? -Por supuesto que sí.

Ensaya la mirada de Jordi a ver qué tal te sale.

(RÍE)

Qué maravilla.

Profesional.

Los imitáis demasiado bien. Menuda noche me espera.

Yo como Samantha me voy a comportar muy bien,

muy educada y todo eso.

Y voy a hablar en francés.

¿Cómo se dice hola en francés?

Verás los niños la cara que van a poner.

¡Oh, tío!

¡Ay, son niños!

¡Hala! -¡Juan Antonio!

Hala, pero qué...

Qué mini mini jurado.

Ay, las caras. Están como súper extrañados.

¿Dónde se han metido los jueces?

¡Hola, Mara! -Hola.

Huy, qué mona.

Ha venido una máquina del tiempo o algo.

Porque esto es muy raro, ¿no?

Están muy jóvenes.

Buenas noches, aspirantes.

(TODOS) Buenas noches, Eva.

¿Por qué miráis con esta cara de sorpresa a los jueces?

Son los mismos de siempre pero en vuestro tamaño.

Buenas noches, Pachu. Te veo sorprendida.

(RÍEN)

Cuéntame por qué estás sorprendida.

Pues porque sois muy minis.

Y más yo.

Son minichefs. Es que son iguales.

Juan Antonio el que más.

Mira, igual.

(RÍEN) Mira el otro.

Josetxo, ¿y tú por qué crees que tenemos este batido aquí?

Pues no tengo ni idea.

Pero algo tiene que ver con vosotros.

Aspirantes, vamos a explicar el primer reto de la noche.

Porque si seguimos hablando nos vamos a hacer viejos.

(RÍEN)

(RÍEN)

Hemos decidido hacer una prueba sencilla

que a todos los niños como vosotros les gusta.

Oh.

El reto consiste en...

En... ¡Cha, cha, chan!

¡Chan, chan, chan!

Me da miedo lo que pueda pasar.

¡Yupi! -¡Batidos!

Tenéis que hacer batidos. No uno, ni dos, ni tres,

el mayor número posible en 60 minutos.

¡Oh! -¿"What"?

Qué malos. -Cómo mola.

Y yo que creía que ibais a ser más buenos.

Y lo vais a hacer en parejas. Ahora que hemos visto

que se os da bien el trabajar en equipo lo vamos a afianzar.

(GRITA)

Ay, qué nervios.

Como sé que se os dan tan bien las matemáticas como a mí

veis que sois siete.

Sí. -Ah, es verdad.

Pues uno de vosotros no va a trabajar en pareja.

¿Quién? -Ay, yo.

Va a ser el capitán de los tres equipos.

¡Hala!

Vale, yo no. -Y tendrá que dirigir

y ayudar a las tres parejas.

Ay, ay, ay.

Yo quiero ser.

Yo no quiero ser capitana porque no sé si me van a echar

la culpa porque algún batido salga mal,

o me van a quitar puntos por eso,

que un equipo esté desorganizado

y a mí me van a echar la culpa. No lo sé.

¡Oh! -¡Delantales!

Hay uno naranja, hay uno naranja.

Es el de capitán.

Para saber quién va a ser vuestra pareja en este reto

tenéis que coger cada uno una de estas pajitas.

Ven, Candela.

Ay, ay, ay. -Vamos, Candela.

Candela, venga.

Rojo.

Me ha tocado la pajita roja. A ver a quién le toca ahora.

Como le toque a Paula...

Esta de aquí...

que es el rojo.

Ah, con Candelita, bien.

Qué bien que a Josetxo

le ha tocado la pajita roja, que si me llega a tocar

con doña manipuladora...

Pachu, cuidado con la que coges.

Una, una.

El azul.

Pues el delantal azul.

Cada vez hay más posibilidades

de que te toque la naranja. -Dani.

Ah, verde. Bueno. -Es verde.

Marina.

O me toca con Jaime, o con Paula.

Rojo. -Naranja.

No, no, no, que no quería.

Capitana. Con lo que le gusta mandar.

¿No le gustaba mandar a ella?

A mí me gusta mandar pero lo que no quiero

es tener el estrés de controlar todos los grupos

y que todo salga muy bien

y que los jueces lo tengan difícil.

Sólo quedan dos.

¡Bien!

¡Pachu!

(GRITA CONTENTA)

¡Bien, me ha tocado con Paula!

Chupi.

Jaime, entonces te toca verde y vas de pareja con Dani.

Contentísimo.

Me ha tocado con Dani. #I'm very happy.#

Vamos a petarlo. ¿A que sí? -Claro que sí.

Muy bien. Sí, muy bien.

Vamos a hacer recuento de parejas.

Candela con Josetxo, Jaime con Dani,

Pachu con Paula y Marina capitana.

Tú sola.

Candela, ¿te gusta la pareja que te ha tocado?

Sí, pero no.

¿Y por qué no? -Es sí porque me gusta.

Pero no es porque es muy tranquilo.

¿Cómo? ¿Te gusta de novio?

¡No!

(RÍE) Igual que Samantha. Igual de cotilla que Samantha.

Josetxo, ¿y a ti te gusta Candela?

A ver... -De pareja digo, de pareja.

Pues sí. Está bien.

No de novios. Porque eso que no.

No, no, no. -Eso ni entre en la cabeza.

Es que me saca dos años el tío.

¿Y tú, Jaime, estás contento con la pareja que te ha tocado?

Claro. Estoy muy contento.

No soy gay, pero estoy muy contento.

No soy gay dice.

Marina, ¿a ti te gusta ser capitana?

A mí sí, pero controlar tantos equipos no.

Tranquila, que somos fáciles de controlar.

¿Has decidido la pareja que vas a ayudar primero?

Sí, a Jaime y a Dani.

Porque ellos dos, las parejas, la azul y la roja,

yo creo que son muy buenos en postres.

Y vosotros pues os voy a ayudar.

Ah, vale. Entonces sí. -Ah, vale.

Que son peores, vamos.

Después de estar con la amada Paula,

porque mandaba más que una madre,

yo creo que lo de que me manden ya lo he superado.

(JAIME RÍE) Ya he superado.

Aspirantes, tengo que recordaros

que los contadores vuelven a ponerse a cero.

La pareja que haga el mayor número de batidos

y que estén buenos se llevará 6 puntos.

La pareja que no lo haya hecho tan bien, 3 puntos.

Y un punto para los que lo hagan un poquito peor.

A ti, Marina, como capitana de las tres parejas,

te daremos los puntos dependiendo de cómo

hayas ejercido tu capitanía. -Vale.

Suerte a todos. -Suerte.

Aspirantes, antes de comenzar el primer reto de la noche

tenemos que dar la bienvenida a una persona

que hace muy poquito estaba

en estas cocinas como aspirante.

Y sé que es uno de vuestros "celebrities" favorito.

¡Ah! -¡Mario!

¡Adelante Mario Vaquerizo!

(GRITAN CONTENTOS)

¡"Holi"! ¡Muy buenas noches, amiguitos!

Buenas noches, Samantha. Buenas noches, Pepe.

Buenas noches... Buenas noches.

¡No se acuerda de tu nombre! Jordi. Me llamo Jordi, Mario.

Estás muy guapa con ese traje. -Gracias.

¿Y tú cómo estás, Pepe? Que te veo muy callado.

Está loco.

Yo lo que veo aquí es que hay un batido súper gigante

y a los jueces los veo muy chiquititos.

Sí, es que se han ido.

A ver, faltan los mayores, porque estos son...

No, sólo nos hemos encogido.

Ah, que los habéis encogido. Yo pensaba que yo estaba

en mi paroxismo habitual y no entiendo nada.

O sea, que habéis sido sometidos

a un encogimiento los jueces. -Sí.

Somos los mismos. -Sois los mismos, ¿verdad?

Claro.

No, para nada.

Hoy como el turrón, vuelvo a casa por Navidad.

Estoy encantado de haber venido aquí otra vez

y yo me quiero quedar.

Si tenéis algún día una edición de tercera edad

yo también vengo aquí.

Los que tienen pajita roja hacen los batidos de... fresa.

¡Bien! (MARIO) ¡Muy bien!

La pareja de pajita verde, vainilla.

(MARIO) ¡Bien, la vainilla!

Me vale también.

La pareja de las pajitas azules, chocolate.

(MARIO) ¡Oh!

¿Y ella?

Ella es la capitana.

Ah, tú eres capitana. -Sí.

Menuda responsabilidad ser capitán, ¿eh?

Sí. -Lo que va a hacer esta niña

hoy es complicado, con lo cual os pido también

que la ayudéis mucho y que le hagáis caso.

¿Vale? -Eso, Paula. Eso.

Eso.

Yo creo que Marina va a ser

una fatal capitana para tres grupos.

Menuda impresión.

Los batidos tienen que ser

totalmente idénticos a esos de ahí.

El de fresa con nata y sirope de fresa.

El de chocolate con virutas de chocolate.

Qué morro. -Y el de vainilla

con bolitas de galleta.

Tienen que estar todos riquísimos.

Y todos deben de llevar una pajita.

El que mejor lo haga de los siete

tendrá una gran recompensa. -¿Cuál?

Además de llevarse 6 puntos en este reto

el supermercado de El Corte Inglés le invita

junto a 3 personas más al derbi

entre el Atlético y el Real Madrid.

(GRITAN CONTENTOS)

¡Eso quiero yo! -Yo no.

Yo quiero estar ahí. -¡Yo quiero ir, quiero ir!

Jaime, hay que perder. No quiero ir.

Tío, pero hazlo por mí.

Y si tú ganas, me llevas.

Hombre, claro. -Pues pacto firmado.

Cada uno de nosotros va a animar a un equipo.

Yo me pido el rojo, de fresa.

Tú, Pepe, haces el azul de chocolate.

Y tú, Jordi, irás con el verde que harás el de vainilla.

Yo propongo algo que les va a gustar mucho

a los aspirantes.

¿El qué? -Que el juez que vaya

con el equipo que haga el menor número de batidos

se sumerja en el este batido gigante.

¡Toma ya! ¿Pero qué está diciendo?

Yo quiero, quiero perder.

Entiende que será para los pequeños.

No, no, no, no. No, ya te digo eso no va así.

Yo ahí no quepo.

Equipo verde, como locos a hacer batidos de vainilla

que no quiero despeinarme en esta piscina de batido.

Ni yo. Cómo te ha cogido el rollo.

Y yo tampoco. Ay, no te despeines.

Que me despeinas.

¿Y tú, Mario, con quién vas?

¿No me puedo quedar con los 3? -No.

Hombre, Mario. -Chocolate.

Mario. -Hombre, chocolate.

Soy muy pesado y Jordi demasiado me ha aguantado

en la edición Celebrity número tres. Caballito.

Con lo cual le voy a dejar descansar a Jordi

y entonces me voy a ir con Samantha.

Porque está muy guapa

y esos pendientes me gustan mucho.

Ay, que Mario va con nosotros. Qué alegría.

Pero yo creo que ha elegido a Mara, no a nosotros.

Sí. -Yo creo.

Aspirantes, ¿estáis preparados para hacer batidos?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Sí, sí, tiene arte. Pues el tiempo para hacer

los batidos comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

¡Vamos!

¡Josetxo, corre! -A ver, Candelita, venga.

Coge tú las fresas.

Coged todo, no os olvidéis de nada.

Cógete nata de la nevera. -¿Más leche?

Vámonos. -¿Más leche evaporada?

Podéis entrar tantas veces como queráis en el súper

para hacer el mayor número de batidos.

Ah, vale, bien. Guay. -Me llevo esto.

¿Cómo se hacen los batidos,

que yo tampoco tengo mucha idea?

Es una mezcla del ingrediente que quieras con la leche.

¿Y azúcar? -Ay, que me caigo.

Y azúcar, obviamente.

¿Cuántas has cogido? Seis, ¿no?

Seis. -Vale, venga.

Pobrecita, ¿cómo la deja con la cesta? Si no puede.

Vale, venga. -Vale, venga. Vamos.

Venga, concentración, chicos. Concentración.

Chicos, a ver...

Cuidado, que son las únicas que tenemos.

Qué nervios.

A ver, chicos, vamos a poner esto aquí.

¿150 de cacao? -Sí.

No derraméis el cacao que es lo más importante, ¿eh?

Ponte a picar fresas.

Espérate, primero tendré que ir con la nata, ¿no?

Pesad bien, poned la tara.

Poned la tara. La tara.

¡Jueces! -A ver, ¿qué quieres?

¿Quieres un taburete, cariño? -¡Sí!

Yo ahora mismo te lo doy, cariñín.

Ahora mismito te llevo el taburete.

Las vueltas que da tu taburete. Sí.

Vale, el azúcar. ¿Cuánto era de leche?

Leche evaporada, 500.

Vale. -¿Cuánto era de cada?

750, 750, 80 de azúcar.

Súbete aquí, venga. -Gracias.

De nada. Así.

Equipo rojo, quiero esos batidos súper buenos.

Os dejo, ¿eh? No me dejéis mal, ¿eh?

Tranquilo.

Ya, Jaime, te has pasado. -Ah, vale.

¿Pero le habéis dado a "tare"? -Sí.

150, vale.

Otro batido.

Ay, ya me he pasado de azúcar. -Haces así.

¡Chiquillo!

Creía que había sólo azúcar.

Helado.

Vale, el helado.

Con cuidado, hijo mío, que te veo.

Si eso no cabe...

Sí que cabe, Jaime. Siguiente.

Ahí. -Vale, deja montando 5 minutos.

¿La nata se está montando?

La nata... si no tiene nata dentro.

Pues ponla, Jaime. -Que no, que eso dura poco.

Pon la tapa aquí ya, rápido.

La nata siempre obligatorio que esté fría.

Como esté caliente se corta -Eso es una regla

de cualquier aspirante a chef.

¡Pachu, ya otro! -Bien, Paula.

¡Venga, chicos, vamos! -¡Vamos!

Que tengo mucha sed,

quiero batidos de chocolate, de fresa, de vainilla.

Yo tengo la boca seca. -Cállate.

Oye, que me estáis dejando en vergüenza delante

de 5 millones de espectadores. Antes eran 4, ahora 5 ya.

Oye, pues un batidito de vainilla esa...

Yo me lo tomaba más a gusto...

Vale, fresas.

Hombre, el más difícil es el de fresa

porque hay que limpiar las fresas.

Triturarlo, colarlo. Lo va a tener más complicado.

El helado de vainilla

es muy fácil porque está frío y eso ayuda.

Pon esto aquí.

El cacao en polvo no tiene azúcar.

Y va a depender de la cantidad de azúcar

que esté más o menos rico.

Ve haciendo que yo voy sirviendo ya.

Ahora, que yo le echaba ahí una cucharadita

de helado de chocolate. Claro.

Y ya no le echaba azúcar.

Nadie está sirviendo, y nosotras ya sí.

Sí, vamos muy bien, Paula.

Vamos a ver al equipo azul. Pero mira cómo van.

¿Cuántos lleváis? Uno, dos, tres.

Ah, si ya tienen hasta los vasos y todo.

Oye, ¿lo habéis probado antes de servirlo?

Sí. -¿Sí?

Dame a mí un buchito así.

Mira mis chicas qué bien van de chocolate. ¡Vamos!

Mira, Mario va a probar.

No me puedo esperar. Huy, qué rico, Dios.

Enhorabuena, que está muy bueno, de verdad.

Por aquí limpiad un poco, que no quiero marranerías, ¿eh?

(RÍE) Lo dice Juan Antonio.

Chicos, la nata, por favor.

La nata, Jaime, porfa. -Voy a por ella.

¿Por qué no están llenando vasos estos chicos?

¿Cuánto era de nata? Trae, que lo hago yo.

1.500 y 150 de azúcar.

Voy a por ella.

Marina ya se ha ido con otro equipo.

No, no, sigue con el mismo.

Oye, Marina, perdona que me meta.

Sólo estás con el equipo verde. -Sí, porque son 20 minutos.

Ah, 20 minutos. Vale.

Pero mírate, ¿eh? -A y cuarenta.

¿Y no sería, Marina, que ser capitana tendrías

que ayudar a la vez a todos al mismo tiempo?

¿Puedo ir a las cocinas de ahí?

Sí, tú vete por allí y les dices aunque sea hola.

Marina lleva con el verde todo el rato.

Ahora va a cambiar a otro.

A Mario le habrá parecido

que tiene que ir a otro. Claro.

Este tenéis que hacerlo.

Pero es que estoy con las fresas.

Pues alguien tiene que poner en marcha este batido.

Pero que no tiene nada, no tiene fresas.

Hay que ponerlo en marcha para que se haga a tiempo.

Pero que no tiene fresas.

Parte fresas. Dentro de unos 5 minutos vuelvo.

Muy bien. No, pero no te vayas para atrás.

Tira "palante", niña.

No es el día de Marina. No. Además está enfadada.

Está con el cable cruzado, sí.

No le ha gustado ser capitana y se le nota.

¿Vosotras qué tal vais? -Vamos genial.

Josetxo. -¿Qué?

Hazlo así, que es más fácil. -No.

Josetxo. -¿Qué? ¿Qué pasa?

¡Hazme caso, que así vamos más rápido!

¿La nata qué tal va? -No nos lo coloques.

Nosotras lo tenemos bien.

Paula, tengo que supervisarte. Es muy peleona Paulita.

No, Paulita...

Si digo algo, lo hacéis. -Vamos bien, hombre.

Yo he dicho que a lo mejor no nos haría falta su ayuda.

Paula tiene las ideas muy claras.

¿Cuánto era de nata has dicho? -1.500.

Les veo muy tranquilitos al equipo verde, ¿eh?

La nata. Necesito la nata ya.

Ya me encargo yo. Estoy encargándome.

Chicos, necesito que os organicéis bien.

Venga, Jaime, date un poco de caña, hombre.

¿No estás contento con tu equipito?

Es que podían llenar vasos ya.

A ver, si yo me encargo de la nata,

me encargo de la nata para todo.

Chicos, ¿qué pasa aquí?

¿No habéis sacado más pesadores?

Tenéis aquí uno precioso.

Josetxo, como loco. -Sí.

Equipo azul, ¿qué tal vais?

Muy bien. -Genial.

Mira cuántos batidos.

Vale.

Y tenemos de sobra.

Venga, Pachu, vamos a hacer más nata. ¿Vale?

Hazla tú, yo me encargo de los batidos.

Rápido, el azúcar, que la nata se calienta.

Déjalo así. -141, perfecto.

Guau. -Ya está.

Venga, Jaime, despierta. ¿Y no han llenado ninguno?

Ni uno, van más relajados que...

¿Cómo están estos chicos? Pero si mira qué bien.

¿De qué era este, de plátano? -De vainilla.

Ah. ¿Y qué tal está? -Muy rico.

Bueno, ¿no? -Sí.

¿Estás contento? -Sí, estoy bien.

Me ha tocado con un compañero que lo estamos haciendo bien.

Desde ahí fuera lo estamos bien. ¿Verdad?

Sí, para mí los mejores de momento.

Hombre, porque son los tuyos.

Pero tienen ahí 4 batidoras funcionando a tope.

Sí, pero ya podrían estar llenando vasitos.

Aunque también te digo una cosa,

Marina ha estado aquí mucho tiempo.

La he tenido que mandar para allá.

Marina, ven a ayudarles.

(Risas)

Marina ya ha ayudado mucho a estos.

Tiene que ayudar al rosa o al verde... o al azul.

Que ya no veo, soy daltónica.

A ver. Qué color más bonito este fresquito, mira.

Oye, Mario se está poniendo de batidos...

¿Qué tal? -De rechupete, niño.

Chica esos cinco.

Bueno, está claro que no nos podemos tomar un descanso.

No. Vamos a poner orden.

¿Sí? Y a meter un poco de caña,

que me veo bañándome en batido de chocolate.

Venga, vámonos. Lo estoy viendo.

Candela, ¿qué tal va la nata? ¿Bien?

Súper bien, ya llevo dos mangas.

Jaime, recuerda que tienes que ir mirando la nata.

Está debajo del 4 porque se está haciendo ya casi.

Ve rellenando más.

Vale, y tú los pones.

Huy, es que no puedo.

Esa niña está abrazada a una licuadora.

(RÍE)

Hala, es una jabata. Mira cómo lo ha hecho.

Pero bueno. ¿Qué pasa aquí?

Hombre. Oye, tú, pequeño impostor.

Pero si parece que me esté mirando en un espejo.

Qué barbaridad. Estamos iguales.

Qué guapa.

Mira yo qué doble tengo. Son iguales, Eva.

Iguales. (MARIO) Iguales.

Lo han hecho genial.

Yo quiero tener un mini Vaquerizo también.

Sirve, sirve. Ve sirviendo tú.

Okey.

Oye, la nata no quiero que se pase.

Esta está ya.

Chicos, quiero ver todos los vasos llenos.

Sí, jefa.

No sé si se ha cortado un poco. -¿Qué oigo de cortar?

Chicos. -Nada, nada.

Juan Antonio, cuéntame qué se siente al estar

en la piel del juez más carca de "MasterChef".

Oye. A ver qué contesta.

Ya, ya. -Pachu, es que no haces nada.

Ay, Paula, tú no eres la única que haces cosas.

Yo también me estoy esforzando.

Pues es el más guay en realidad.

Porque es como el más majestuoso.

Es un pelotilla. Manda en toda la pastilla.

Lo ha dicho él.

Jaime, ve echando la nata también, ¿eh?

¿Y tú estar en la piel del juez más chungo?

No, no es tan chungo al final. Claro que no.

No es tan chungo. Claro que no.

Poned el licuado en los vasos, equipo rojo.

Mara no sale de su papel, ¿eh? Sí, está...

Puedo ir de vacaciones ya. Venga, vete.

Te llamo, te vienes y hala. Le gusta, le gusta.

Quito esto.

No. Jaime, se ha cortado.

¿Qué se ha cortado? -La nata.

Chicos, estad un poco atentos.

¿Tengo que estar ahí todo el tiempo?

No pasa nada, Jaime, tenemos de sobra aún.

Oye, chicos, una cosa.

Mini jueces, y Mario. -Sí, dígame.

Ahora en estas fechas tan especiales, tan singulares,

me vendría muy bien una lecciones extra

en la Escuela Online de MasterChef.

Tenemos 250 vídeos maravillosos,

un montón de clases geniales y mucho contenido.

Caballito, tiene que dar clase también.

Fila de cuatro no, aquí. -Ay, perdona.

(AMBAS) Atención, aspirantes, quedan 30 minutos.

¡Olé! (MARIO) Ni Ona Carbonell.

Genial.

Que queda media hora ya.

No pasa nada, no pasa nada.

Que vamos fatal, venga. -¿Dónde hay un tapón de ese?

¿De qué? ¿De qué? ¿De qué me estás hablando?

Por favor, yo ahora no puedo con tonterías.

Muy bien, Josetxo.

Toma, te echo.

Ahí, muy bien. Ahora. Lo estamos haciendo muy bien.

Chicos, ¿cuántos batidos lleváis?

Bastantes. No sé si la palabra muchos es demasiado.

Echa todo, que entra.

Vale. Venga, aquí tienes más.

¡Vamos, equipo azul! ¡Venga, equipo verde!

¡Por favor, no me quiero mojar!

¡Equipo verde! ¡Equipo rojo!

Que lo tenéis fácil. Vamos a cambiar la marcha.

¡Azul, el cacao! ¡Azul, el cacao!

Sí, Pepe, tranquilo. -Cacao, cacao.

¡Ánimo, Candela, Josetxo! -Sí, vamos muy bien.

Oye, Marina no sale del rojo.

Marina, ¿y mi equipo azul? Marina, vente al verde.

Me queda un minuto.

¡Paula y Pachu, venga!

Sí, que ya llevamos cien.

Candela, ponte a rellenar vasos.

Josetxo, tú ponte a hacer los batidos.

Bueno, ¿cómo va mi equipo azul? Genial.

Oye, chicas, lleváis un montonazo de vasos.

Estoy muy contento. Bien.

Chicas, chicas.

Marina, por fin te veo en el equipo azul,

que no te he visto por aquí. Son 20 minutos justos.

Pero es que eso no es ser capitana.

Es que ser capitana es supervisar a todos a la vez,

dar órdenes, mandar.

Es que ellas dos me decían:

"Fuera, que lo estamos haciendo genial."

Te quiero ver organizar el trabajo de los tres.

Pachu, no me quiero meter en esa copa de chocolate.

Tranquilo que no te vas a meter.

Hacedlo por mí y por mi traje. Y por Juan Antonio.

Y por mí. Que mira qué limpitos nos vamos

los dos hoy a Murcia.

¿Dónde está la nata? -Chicos, limpieza.

¿Y la nata? Ah, nada.

Va, rápido, Dani, que vamos los peores.

¿Qué dices? -Sí.

Equipo verde, vamos a cambiar la marcha.

Y vamos a correr un poquito.

Pues venga, ayúdame.

Venga, corre. ¡Jordi es un regañón!

#Apoyamos al equipo rojo.#

¡Viva!

Oye, vamos a animar al equipo verde

o esto va a acabar muy mal. Sí, porque no animáis mucho.

Jaime, que no se corte esta vez. Es lo único que pido.

Vamos a ver una cosita.

Jaime. ¿Qué?

¿Por qué no nos damos caña? Ya.

¿Cuánto lleváis? -No sé.

No me quiero meter en ese batido gigante.

(LUKAS) Ni yo tampoco. No te rías, porque si yo

voy a batido tú vienes detrás.

Vale. Por mí bien. Trato hecho. Y le gusta.

Batidos a cascoporro.

Cambiamos la marcha. ¿Estamos de acuerdo?

Sí. Pues venga.

Vale.

¿Qué tamaño estás haciendo? Qué poco.

Más o menos así, que si no nos quedamos sin.

Pachu, aquí hay otra jarra.

No rellenes tú todo y ponte a hacer batidos.

Ah, vale, lo vas a hacer tú.

Y vigila la nata. -Okey.

Dani, se os ha cortado otra vez.

No me... tío.

Oh. Uf.

Vamos a hacer otra.

Oye, Jordi, te veo a ti dentro de esta copa, ¿eh?

Porque a tu equipito...

Va, va, vamos.

Se le ha cortado ya dos boles de nata montada.

Capitán, ayúdales.

Se masca la tragedia en el equipo verde.

Vale, ¿dónde está la tapa?

Muy bien, mi equipo azul.

Estoy muy orgulloso de vosotras.

Fíjate los batidos de chocolate que llevamos.

Le faltan los toppings. No, lo están poniendo.

Marina, ¿tú no estabas rellenando de batido?

Sí, pero me he cambiado con la nata.

¿Quieres cambiarme? -Vale, yo estaba con la nata.

Primero estás con el batido, ahora con la nata,

y ahora otra vez con el batido.

Bueno, pues soy la capitana, tengo que estar aquí.

Jaime, las pajitas cuando quede un minuto, ¿vale?

Sí, sí. Azúcar... vale.

Josetxo, cuando vaya por el sirope

le metes una pajita. -Vale.

¡Fresa, fresa!

Vamos a inventarnos una canción.

#¡Rojito mío!#

(MARIO RÍE)

#¡El rojo va a ganar!#

#¡Me encanta!#

Jordi, anima a tu equipo.

One, two, three, four...

Dime, dime. Lánzate, tenemos que animar.

Vamos, tío, que vamos fatal.

Zipi, Zape. Zipi, Zape, verde al ataque.

(AMBOS) Mortadelo, Filemón. -Verde campeón.

Verde campeón. Eso es, me va bien.

Chicas, me voy a ir al equipo verde. ¿Vale?

Vale. -Vale.

(AMBAS) Aspirantes,

en 5 minutos daremos el manos arriba.

¡Venga, rojo!

(ANIMAN A LA VEZ)

Tío, Dani, que se nos ha cortado otra vez.

Pero, tío...

Calcular bien los tiempos. -Ayudo a Dani así un poco,

me giro y se corta.

¿Qué tal vais? -Más o menos.

Muy mal. -¿Muy mal? ¿Por?

Yo digo más o menos. Si vamos genial.

Chicos, esto está mal puesto. Son 3 filas, no 500.

¿Cómo que 3 filas? -Una, dos y tres.

Aquí pones dos, aquí tres.

¿Qué, qué? -Jaime, aquí tres.

¿Me entiendes? -Yo la entiendo.

Bueno, pues tú entiéndelo.

¡Los toppings, los toppings!

Yo creo que nos da tiempo a hacer otro batido.

55.000 más. -Venga.

#Esa Candela cómo mola, se merece una ola.#

¡Eh!

#Ese Josetxo cómo mola, se merece una ola.#

¡Eh!

¿Qué tal vais con los toppings? -Bien.

Más vasos. -Tenemos que hacer nata,

no rellenar vasos.

La nata se está montando. ¿Qué quieres que haga?

Rellenar mangas con Pachu.

Te quiero ver midiendo. -¡Que ya voy!

¡No me grites!

Equipo verde he dicho que lo pongáis en tres filas.

¿Qué habéis hecho? Ni caso.

Es que no lo he entendido. -Jaime, hazlo.

En filas, corre. -Tú organiza.

Venga, equipo verde.

Anima al equipo verde que vamos a palmar.

¡Vamos, equipo verde!

¡Vamos, equipo verde, que hay dos perdedores aquí!

(RÍE)

Venga, equipo verde, que no vamos tan mal.

Bien, por fin, una nata.

Bien. Vale, vamos.

Chicos, el topping, la nata y luego la pajita.

Lo habéis hecho mal. -¿Qué?

Habéis hecho mal eso. Ah, no, perdón.

Venga, ve poniendo pajitas. -Vale.

Azul, ¿qué tal vais? -Haz más batido, Marina.

Haz más batido. -Se supone que yo

tengo que mandar, no vosotras a mí.

Pon las pajitas en las que ya lo tienen todo.

Vale.

Oye, ya no tenéis 10 batidos, tenéis 11 o 12 por lo menos.

Al final pueden dar la sorpresa, Pepe.

Lo poquito agrada y lo mucho enfada.

¿Lo has puesto ya en tres? Bueno, están en cuatro,

pero da igual. -Están en tres.

-Estas están en cuatro. -Da igual.

Más batido. -Estoy yo haciendo más batido.

(AMBOS) ¡Aspirantes, último minuto!

(GRITA)

¡Corred! ¡Más batido! ¡Más batido!

¿Dónde no hay nata? -En todos.

-Falta una pajita. -Hay uno que tiene dos.

Josetxo. -Yo no he sido.

¡Vamos, vamos, más rápido!

¡Marina! ¡Yo tengo! ¡Yo tengo! ¡Va!

¡Venga, llena, llena, llena!

¡Rápido, chicas!

Esto no tiene nada de nata.

Me estoy empezando a poner muy nervioso.

"Toppings". Diez, nueve, ocho...

(JURADO) Siete, seis, cinco,...

...cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Te había dicho "pajitas", jopé. -¡No! ¡Jopé no!

-Te había dicho "pajitas". -¡Cállate!

Pero, bueno, Candela, ¿qué pasa? ¿Qué son esos gritos?

Me dice que ponga pajitas. Estoy con nata porque falta.

Yo me estreso mucho y entonces...

Candela tiene carácter. Pase lo que pase,

no quiero gritos en cocinas y no quiero

faltas de respeto. ¿De acuerdo? Sí.

(CANDELA) ¿No estás enfadado? (JOSETXO) No.

-Nosotros nos comunicamos gritando. -Así.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

En la Escuela Online de MasterChef encontrarás

más de 100 nuevas recetas donde podrás convertirte

en un auténtico masterchef.

Encontrarás trucos para sorprender

a familia y amigos con deliciosos platos.

Entra en la Escuela Masterchef.

Bueno, aspirantes, el tiempo ya ha terminado.

Coged los batidos y traedlos delante de cocinas.

Lo llevo yo, como el "room service".

-Cuidado al girar. -Que alguien se ponga a este lado.

Si parece que traéis a la Macarena. ¡Venga!

Más para adelante, chicas. Vaya el equipo azul.

Venga, ponte. -Tenemos menos batidos

que dientes un pato. Venga. -Está reñido esto.

¿Te apetece chocolate, Mario? Estoy un poquito empachado.

Pues ahora sí, jueces, llega el momento

de vuestro homenaje. Adelante.

¿Puede ser que, a simple vista,

haya alguno que tenga menos, Jordi? No lo sé.

A simple vista. Habrá que contarlos.

También veo algunos que son muy feos por ahí.

A mí me encanta el batido de chocolate.

Hombre. Y mejor si está así de rico.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho,

nueve, diez, once, doce.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete.

Noventa y nueve cuento. (GRITAN CONTENTAS)

¡Madre mía, qué atracón! Noventa y nueve.

Enhorabuena. Hay que reconocer que el equipo azul

lo ha hecho muy bien.

De verdad. Muy rico.

Es que lo que hacemos nosotras es gloria bendita.

Mario se va a arrepentir de no habernos elegido.

(AMBAS) Porque vamos a ganar.

Vamos al de fresa. Son bastantes feos, eh.

Yo soy más de catar. Uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis. Uno, dos, tres,

cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez.

Sesenta. Y debajo no hay ninguno.

Setenta y uno. Setenta y uno.

Qué legal es él. -¡Muy bien!

Pues está buenísimo. Setenta y un deliciosos

batidos de fresa. ¿Qué es ese liquidito

que tiene abajo? Oye, no está mal.

Está bueno, chicos. Para ser setenta y uno,

no está mal. Es fresa natural. Lleva más trabajo.

Hay que limpiar las pulpas.

Tiene mucho mérito. Lo habéis hecho espectacular.

Yo creo que tenemos una esperanza.

Sí, porque puede que estén asquerosos

los del equipo azul y los nuestros están

de rechupete y podemos ser los primeros.

No perdáis las esperanzas... -Que podemos ganar.

Que podemos ganar.

Qué bonitos los de vainilla.

Si contamos los que no tienen pajita, si los quitamos...

¿También hay que quitar los que no tienen pajita?

Lo de la pajita no lo entiendo.

Siete, ocho, nueve, diez, once y doce.

¿Pero no habíamos puesto todas las pajitas?

-Habías recontado y estaban todas. -Estaban todas.

-Ha sido por arte de magia. -Nos han robado pajitas.

A mí me sabe muy rico. Está buenísimo.

Tengo que decir una cosita. Cómo ha sido el comportamiento

que han tenido estos dos concursantes

del equipo verde, bien integrados. Lentos.

Se han comunicado muy bien. No han perdido los nervios

y el sabor está bueno. Está muy rico.

Hay 57. Pero mira. Uno, dos, tres, cuatro y cinco

sin pajitas. Con lo cual, se quitan.

Se quedan en 52 porque hemos pedido que todos tuviesen su pajita.

Prefiero que tenga un sabor bueno,

a que haya una cantidad de veinte millones.

Lo siento, Jaime, pero prefiero eso.

Nos lo hemos pasado bien en el cocinado. Es lo que importa.

Como sé que alguien tiene que entrar en esta copita

y mancharse, y nos vamos a manchar nosotros también

porque, a lo mejor, nos salpica,

como somos muy buenos, queremos despedir a Mara,

a Juan Antonio, Lukas y Paula,

que lo han hecho extraordinariamente bien.

Tenemos relevo en "MasterChef", pero os ahorramos este trago,

nunca mejor dicho. Chicos, muchas gracias por venir.

Un placer. Un abrazo. Pepe pequeño. ¡Oh!

Te quiero. "I love you". "I love you".

¡Ay, amo Lukas!

"I love you!" (APLAUDEN)

¡Feliz Navidad! Mario, tú te quedas.

¿No te importará mancharte de chocolate?

¿Me meto en la copa? No. Ahora voy a por Jordi.

¿Estás preparado para meterte en la copa?

Yo no me he comprometido a nada, eh.

¡Sí te has comprometido! ¿Cómo que no?

Esto era un juego. ¿No es así? Ha perdido, ¿verdad?

No. Era un juego entre los minichefs.

Sí. Y entre vosotros. -¡Y entre vosotros! ¿Qué dices?

Me da igual. Me lo voy a pasar bien

si me manchan, porque yo creo que va a ser la única vez

que nos vamos a bañar en batido. -Y a posta.

Bueno, jueces, ahora sí que sí tenemos veredicto, ¿verdad?

Claro que lo tenemos. ¡Ay, mi Jordi!

Sí. (RÍE)

Aspirantes, estamos contentos de haber comprobado

que por fin sois capaces de trabajar en equipo.

Unos más que otros. ¿Verdad, Candela, Josetxo?

Es que nosotros, como somos

tan nerviosos, nos hablamos gritando.

Pero os queréis, ¿no? Sí. Nos queremos en el fondo,

pero como cocineros. Como cocineros.

En el fondo y como cocineros.

Es muy importante. Y una cosa para los dos.

En las cocinas, como todo en la vida,

se habla con mucho respeto. ¿Vale? Sí.

Hecha la cata y el recuento, tengo que decir

que los seis puntos son para un equipo

que no ha parado ni un segundo

y han ido por delante de sus adversarios.

¡Guau! ¿Quién será? Y tanto trabajo

se ha visto recompensado porque han hecho

el mayor número de batidos.

No tengo ni idea de quién es.

Además, han sido los más ricos

y los más bonitos, muy a mi pesar.

Esa pareja es la formada por...

¡Paula y Pachu! (GRITAN CONTENTAS)

(Aplausos) ¡Bien!

Marina, tú también.

¡Enhorabuena, chicas! Que nos ha ayudado.

Los tres puntos son para un equipo

que tuvo que hacer el batido más laborioso

porque han tenido que dedicar parte de su tiempo a lavar

y picar las fresas y han tenido que contrarrestar

la acidez de la fruta sin caer en un exceso de azúcar.

Esos tres puntos son para, muy a mi pesar,

Josetxo y Candela.

(Aplausos) Enhorabuena.

Hubiera preferido ser primero, pero da igual.

Estamos muertos y lo sabes.

Por lo tanto, el punto restante

es para el equipo verde. Qué majos son.

Aplauso.

(Aplausos) Claro.

Estamos muertos. Jaime, Dani, os hemos visto

muy lentos todo el cocinado.

Habéis hecho casi la mitad que mi equipo, el azul.

Pero teniendo a un juez como Jordi,

entiendo que perdáis. No pasa nada.

(RÍEN) Perdona. Están maravillosos.

Hay poquitos pero muy ricos y muy bonitos.

¿Quizás no les has animado bien?

Yo les he animado muy bien. Bueno, bueno, bueno.

La alegría de la huerta.

Pobrecito Jordi. La culpa es nuestra.

En solo una hora, 57 batidos no está mal.

Comparado con los 99 que han hecho otros,

con los setenta y pico que han hecho otros...

Ya. Pero esto se va mejorando.

Marina, capitana, tú también te llevas un punto.

No has sabido ejercer la triple capitanía.

Tu trabajo consistía en organizar el trabajo

de las tres parejas por igual.

Pero lo que has hecho, ha sido estar 20 minutos

en cada equipo dando órdenes

y no de muy buenas maneras algunas.

No pasa nada, Marina. Y cuando te has encontrado

con alguien que no te hacía caso, en vez de imponerte,

pues te has dejado dominar. ¿Verdad, Paula?

Lo que ha pasado es que nosotras lo teníamos bien.

Marina, cuando ha venido, quería hacer todo un lío.

O sea, que teníais el trabajo organizado

y ella venía casi a desorganizar. Sí.

Aunque perdón.

Como os han anunciado los minijueces al principio,

el mejor aspirante va a tener la suerte de asistir

al derbi entre el Atlético y el Real Madrid,

acompañado de tres personas.

Y el mejor de esta prueba ha sido...

Yo creo que Pachu. (IMITA UN REDOBLE DE TAMBORES)

¡Pachu! ¿En serio?

(Aplausos) ¿Contenta, Pachu?

El trato, eh. ¿Qué trato tenéis?

Si a ella le decían eso, pues que ella me tenía

que invitar a mí. Y si no, yo le tenía que invitar a ella.

Entonces, pues ese es el trato.

Ya no hay vuelta atrás. -¡Pam!

Ha llegado el momento más esperado. ¡Jordi!

¡Jordi, para adentro!

Que no me meto en la copa. Jordi, estoy deseando ver

ese pelito mojado. No te rajes.

Te sujeto la escalera. ¿Me puedo quitar la chaqueta?

Ponte como tú quieras. Para no mancharla.

Venga. ¡Ay, que estoy deseando verlo!

(GRITAN CONTENTOS) ¡Jordi!

¡Jordi, lo sentimos mucho!

¡Adentro! Allá voy, chicos. Allá voy.

¡Allá voy! ¡No, no! ¡Ay!

(GRITAN) ¡Venga, tiradle a Jordi!

¡Venid aquí, que hay para todos!

¡A Jordi! ¡Venga, niños, dadle!

(Gritos)

¡Pero eres un traidor!

¡Eh, aquí!

¡No!

¡No veo un pimiento!

¡A Jordi! ¡Jordi!

Tenemos que cambiarnos de ropa rápidamente

porque no podemos ir de esta guisa a nuestra siguiente cita. ¡Vámonos!

Trasladamos nuestras cocinas al recién inaugurado

Motor and Sport Institute.

Un centro único en el mundo destinado a la formación,

el deporte y la tecnología.

Su objetivo es que en el próximo Dakar

compita un vehículo nacido aquí.

(EXCLAMAN) -¡Cómo mola!

¿Cómo estáis todos? -¿Cómo estáis?

¿Sabéis dónde estáis? -En el Motor and Sport Institute.

Es una universidad del mundo del motor.

Un cole del mundo del motor.

-¡Ah! -Aquí es donde estudian, trabajan,

se esfuerzan todos estos ingenieros y mecánicos del futuro.

Y eso es lo que aquí vais a ver en el día de hoy.

Seguidme y vais a ver lo que tenemos aquí.

-Después me contáis. -Vale.

¡Qué chulo! -¡Mola!

Antes, casi todos los que querían ser ingenieros de coches,

se tenían que ir a Inglaterra. Incluso los pilotos

que ya son pilotos vienen a simuladores.

Hoy vais a ser pilotos. -¡Cómo mola!

-A ver de lo que sois capaces. -¡Cómo mola esto!

Menudas curvas que se dan aquí.

Hola, boxes. Necesito ayuda.

Venga, Jaime. Prepárate, que sales.

¡Hacia allí! -Estoy yendo hacia allá.

Has caminado un metro antes de chocar.

(JAIME) Ha sido superdivertido.

Era como todo metido en un coche. Era superguay.

Bienvenidos a la colección del MSI.

Este es el último fórmula 1 hecho en España

por un equipo español. ¿Sabéis las 24 Horas de Le Mans?

Pues hay coches que han ganado esas carreras.

World Rally Car. Carlos Sainz.

Este sitio me encanta. Mola un montón.

Son dos cosas que me gustan.

Me encanta la forma y que puede ir superrápido.

¡Ya están ahí!

(GRITAN CONTENTOS)

Te has cortado el pelo, ¿no?

(UNAI) Ver a mis amigos, a Pepe, a Jordi y a Samantha es

un sueño cumplido de nuevo.

Aspirantes, exaspirantes,

bienvenidos a la repesca de la sexta edición

de "MasterChef Junior". (APLAUDEN)

Es que quiero que entren todos.

Estamos en el Motor and Sport Institute.

El sueño de todo piloto de carreras.

Pero, además, es también

la sede de Ingeniería y Sistemas Industriales

de la Universidad Francisco de Vitoria.

Mola. Vamos a hacer un homenaje

al mundo del motor y a todos los profesionales

que apuestan por que en España tengamos la mejor educación

y los medios más punteros.

(Aplausos) ¡Qué guay!

Por eso entenderéis que el menú de esta prueba

debía ser también de podio. ¿De qué?

De pódium. Y si hay un chef que sabe bien

qué es ganar títulos, ese es Saúl Craviotto.

(GRITAN CONTENTOS) Ganador

de "MasterChef Celebrity II", cuatro veces medallista olímpico

y tres Campeón del Mundo.

(IZAN) Estoy supercontento

porque ha venido Saúl Craviotto y me encanta

porque es superfuerte. -¡Qué guapo!

Y, además, sabe cocinar

y es campeón olímpico de piragüismo.

Saúl, bienvenido. Encantado de volver aquí

a ver a la familia de "MasterChef", a pesar

de la responsabilidad que me habéis dado

de diseñar el menú de la repesca.

¡Bien! Le hemos pedido también

que sea él quien forme los equipos y quien reparta los platos.

¡Sí! Atención, exaspirantes,

porque la primera campana es para vosotros.

(Exclamaciones) Sopa.

Hemos elegido como muestra la sopa thai de pollo.

Pero Saúl ha seleccionado nueve tipos de sopas diferentes,

una para cada exaspirante.

Suerte, amigo.

-Noa, tú harás sopa de ajo. -Vale.

-Ay, madre. -Carlota, tú harás sopa de cebolla.

Evelyn, tú harás sopa de pescado.

-¡No! -Unai, tú te encargarás

de la sopa de verdura. -¡Bien!

Mira qué contento se pone. Le ha gustado.

Enrique, tú harás sopa de cocido.

-¡Toma! -Ferrán, tú vas a hacer

sopa de tomate.

¡Qué suerte!

Blanca, tú harás sopa de tomillo.

Te has portado bien, guapo.

Izan, tú serás el encargado de la sopa miso.

¡Madre mía!

Y tú, Leticia, por último, harás la sopa thai de pollo.

Vale. Atención, aspirantes,

porque el resto de campanas son para vosotros.

Empezaremos por el equipo azul,

que se encargará de elaborar un principal.

Ensalada tibia de carabineros con verduritas.

¡Esa la quiero hacer yo!

Aquí yo creo que lo más importante es el carabinero,

es el producto principal.

Y es tan sabroso y tan bueno que, prácticamente,

no le hace falta ni aderezos. Y un postre.

"Panna cotta" con frutos rojos y pistachos caramelizados.

"Panna cotta" significa "nata cocida".

Bueno, es un postre muy versátil.

Se puede acompañar con muchas cosas.

Y yo he decidido acompañarlo

con frutos rojos y pistacho caramelizado.

El equipo rojo elaborará también dos platos. Un principal.

Rosbif de buey con encurtidos y puré de patata ratte.

Con mi abuela he hecho rosbif.

El rosbif es un producto exquisito. Hay que tener en cuenta

que es un asado y hay que tener cuidado

con el punto de cocción de la carne.

Tiene que quedar rojita por el medio y por fuera doradita.

Hay que tener mucho cuidado con el tiempo de cocción.

Y un postre.

Tarta Tatin. La tarta Tatin es

un postre universal. Parece una tarta sencilla

pero no por ello deja de ser una tarta exquisita.

Aspirantes, el servicio de hoy es tipo bufé.

(EXCLAMA) ¡Bien!

Así que ya podéis esforzaros, si queréis que vuestros platos

tenga éxito, porque además de cocinarlos,

también tendréis que saber venderlos.

Hoy es inevitable que uno de los equipos tenga

un aspirante más. Sois impares. El equipo azul lo formarán

tres de vosotros que habéis demostrado manejaros

muy bien en cocinas y ser firmes y muy resolutivos.

¡Uf! A ver qué nos sale.

Josetxo, Candela.

Y tú, Paula, como me han chivado

que te gusta mucho mandar, serás la capitana.

¡Bien! Por tanto, vosotros, Jaime,

Marina, Pachu y Dani, formaréis el equipo rojo.

Y tendréis que elaborar el rosbif y la tarta Tatin.

Vale. -Marina, demostraste tener

ganas de trabajar y las ideas muy claras.

Por eso, he decidido que seas tú la capitana.

¡Bien, Marina! ¡Bien!

Te voy a decir una cosa, Saúl. Marina fue capitana

en la prueba anterior y estuvo un poquito regular.

Confío plenamente en Marina.

Creo que va a aprender de los errores.

A tope, Marina. Vamos allá.

A ver si es verdad. Muchas gracias.

Aspirantes, exaspirantes, cocinaréis para 50 comensales.

(EXCLAMAN) -Está bien.

Son profesionales del mundo del motor

y algunos de los que han hecho posible

que exista esta maravillosa universidad del motor.

Nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis...

(NIÑOS) A comedores sociales.

Disponéis de 100 minutos de cocinado.

Vosotros, exaspirantes, contaréis con 60 minutos

para preparar las sopas.

60. Eso significa que empezarán

a trabajar los aspirantes y cuando se haya cumplido

el minuto 40, entraréis vosotros a cocinar, exaspirantes.

Vale. Pues ya solo queda que cojáis

los delantales y por ingredientes y a cocinas

en tres, dos, uno...

Vamos.

¡Venga, va! ¡Venga, va! ¡Vamos!

¡Vamos! ¡Vamos, chicos! -Chicos, sitio, eh.

¡Venga va! ¡Va!

Aquí abajo. Qué fuerte me voy a hacer.

Va. Empezamos, Candela. -Yo me voy a poner a cortar

todo esto. -Me pongo con la vainilla.

Va, Josetxo. Ponte las pilas.

Necesito que vayamos más rápido.

Para su primer plato, el equipo azul tiene que cortar

las verduras en juliana y saltearlas.

Después marcarán los carabineros y aliñarán la ensalada

con vinagreta hecha con su jugo.

¡Va! ¡Más rápido, Josetxo!

Candela, necesito más rápido, ¿vale?

Paula, ¿vas a hacer el coulis? -Sí.

Vale. -¡Josetxo, más rápido!

¡Va, chicos! Vamos muy lentos.

¡Ay, Paula!

Candela, ¿qué vas a hacer?

-Estoy midiendo la leche. -Candela, más rápido, chica.

¡Ay, Paula! Que para medir

tengo que estar tranquila. -Está perfecta. Va.

Échaselo aquí. -Al cazo ahora, nata líquida.

Lo primero que hará Candela,

se preparar la "panna cotta" para enfriarla

hasta que se sirva. La acompañará con un coulis

de frutos rojos y pistachos caramelizados.

¡Va! ¡Más rápido! -¡Ya voy, Paula!

-¡Más rápido! -¡Paula, no me des más prisa

porque no puedo más! Me estás agobiando.

No empecemos con las peleas.

Venga, venga, venga. Venga, carne. Carne.

¡Dios! Es que no puedo. -Dani, venga, va. Concéntrate.

Que no puedo. Sois muy listos. Habéis puesto a la persona

más floja de todo "MasterChef" a cortar un filete.

¡Vamos, Dani! Y ten cuidado con las manos.

No te cortes, que perdemos tiempo.

Para su primer plato, el equipo rojo debe preparar

un rosbif de buey. Primero deben hornear la carne

y dejarla enfriar para después poder cortarla muy fina.

La servirán con puré de patatas, salsa y verduras encurtidas.

Es que yo no puedo. Me estoy agobiando con esto.

Si quieres, te cambio el trabajo. Por mí, bien.

Vale. Venga. -Toma.

¡Ay, esa Marina!

Pachu tiene que pelar las manzanas y caramelizarlas a fuego lento.

Una vez hecho esto, las recubrirá de hojaldre

y las horneará unos 20 minutos antes de desmoldar.

Pachu. -¿Sí, capitana?

Me acabo de acordar. Pon las patatas a hervir.

Vale. Sí, capi.

Sí. Es que me acabo de acordar. Lo siento.

-¿Meto todas, Marina? -Todas, todas.

Vale.

Voy a poner un poco de agua.

¡Jolín, la carne! Le voy a dar la vuelta.

¡Ah! ¡Cuánta tierra!

Bueno, compañeros, esto es muy sencillo.

Os sentáis en un simulador y el que más aguante sin chocarse,

gana. Pues a vuestros puestos.

Oye, ¿y el casco? A ti te entra. Te vas a marear.

Te lo tienen que hacer especial. Venga.

El tiempo empieza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¿Dónde está la carretera? ¿Dónde estoy?

No estás en Illescas. Pepe, dale caña.

No vale ir en primera. Yo estoy en sexta.

Pepe. Si no sé dónde estoy.

¡Pepe, que te sales! (RÍE)

Voy al revés. ¿Cómo voy?

(RÍE) ¡Espera, espera! Le estoy viendo.

(RÍE) Acelera un poco, Pepe,

que esto es un rollo.

¡Ya! ¡Jordi campeón, que acaba de adelantar!

La carrera ha terminado. Vamos, compañeros, venid aquí.

Felicidades, Jordi Cruz. Campeón de la carrera.

Y Pepe también. ¡Un aplauso!

Bueno, Jordi, ¿qué equipo quieres? Qué carrerón, Jordi.

Pues mira. Voy a coger...

Está Hamilton nervioso. El azul.

Esto es terrible. Me voy zumbando. ¡Brum!

¡Píllale! ¡Vamos, vamos! Sois unos mentirosos, tramposos.

Pepe, ¿no sabes perder?

No tenéis vergüenza. Claro que no. Así no.

Espérate un segundo, Candela. ¿Ahora qué has echado aquí?

-Vainilla. -Vainilla, la leche y la nata.

-Sí. -Azúcar, 400 gramos.

Te lo voy a calcular. -¡No, Paula! ¡No!

-Paula, sí. -Por favor.

Sí, Candela. Haz caso. Es que no haces caso. En serio.

-A ver. No peleéis, por favor. -El azúcar ya lo tengo.

¡Ay, Paula, que ahí no se echa!

Chica.

¡Que tenía que mezclar esto! ¡Esto!

¿Quieres dejar de chillar?

Es que... -Es que si no sabes,

si no sabes, ¿para qué lo haces?

Pues lo volvemos a hacer, pero no chilles.

Bueno, no peleéis. -¡Uy! El equipo ya tiene...

Son así Paula y Candela. Han hecho el equipo del nervio.

Ponte a calcular la nata ya y eso. Corre, venga.

Ponte tranquila ya. -¡No! Que me ponga tranquila.

Sí, ya. -Sí. Ponte tranquila.

En la cocina pasan errores. Cuando pasan errores, se arreglan.

Ya está. La vainilla aquí.

Ya está. Bueno, no están tocadas las vainillas.

(GRITA) ¡Josetxo, bájalo!

¡Bájalo! (SUSPIRA)

(CANDELA) Paula lo que ha hecho, es que ha echado

el azúcar donde no era. La ha liado.

Le está quedando la capitanía más ancha que larga.

¡Cuánta tierra!

Hay más tierra que en el jardín de mi casa.

(CANTA) #Caminando por el bosque, un monstruo me encontré.#

#Como no tenía nombre, calabacín lo llamé.#

#Ahora es mi amigo y lo cortaré muy bien.#

¡Dani! Que te pongas con las zanahorias.

-Estoy cortando un calabacín. -¡Dani, haz caso a la capitana!

¡Lo conseguí! -¿Lo has conseguido?

-¡Toma! ¡Venga! -Sacar un circulito.

Pico, pato. Pico, pato. Pico, pato.

¡Ostras, tío, cómo lloro!

No llores. Cada vez que lloras, muere un perrito.

-Ya. Lo siento. -Vas a extinguir la raza perruna.

¡Venga, chicos! ¡Dani, rapidez, por favor!

-¡Marina, voy a pelar más manzanas! -Vale.

Zanahorias. (CANTA) #Caminando por el bosque

#un monstruo me encontré.#

#Como no tenía nombre, zanahoria lo llamé.#

Pachu, seguro que las manzanas estarán "pa" chuparse los dedos.

¡Ya! ¡Basta de bromas! Parece que mi nombre es

el personaje de un chiste.

(SILBA)

Candela, ¿ya has calculado? -No. Estoy a medio.

Por favor, no me agobies más.

¿Pero puedes parar de llorar y hacerte la víctima?

No me estaba haciendo la víctima. Es que has estropeado,

con lo que me ha costado. -¡Parad de pelear!

Es que no para. Es una pesada.

Aquí pesado no es nadie. A ver, equipo azul. ¿Qué pasa?

Lo que ha pasado es que la leche...

Te voy a decir yo lo que está pasando aquí.

Estás fuera de control. Están trabajando bien.

Les metes prisa y al final cometemos errores.

Tenéis problemas con el postre. Lo estamos solucionando.

No, no. Solución rápida. ¿Te la doy?

Sí. ¡Samantha! Solucionado.

¿Qué está pasando aquí? Que hemos tenido un problema

con el postre. Paula, vuelve a pasar

lo mismo que la semana pasada. ¿No te fías de Candela?

No. Pero ella también lo ha hecho mal.

Lo hacía bien. Sois un gran equipo.

Tenéis que trabajar juntos. Quédate con tus verduras

tranquilamente, que Candela se ocupe del postre.

De vez en cuando vas a ver qué pasa. Por favor, no chilléis.

O.K. Candela, ¿paz? O.K.

Vale. Os dejo aquí con Jordi, ¿vale?

Vale. Muy bien.

Os presento al señor carabinero. Hola.

Mira, mira. Pellizcamos aquí en el lateral.

Es bueno hacerlo en crudo. Vale.

Así la carne se verá menos tocadita.

¿Qué haremos? Cortaremos aquí.

¿Veis que corto un centímetro por debajo? ¿Sabes por qué?

Para que, al marcarlo, los jugos no se escapen.

Ah, vale. Marcaremos la cola un poco.

Golpecito de horno al final.

Cabecita, lo mismo. Sencillísimo. ¿Sí?

Vale. -Sí. Gracias.

¡A ganar! No quiero discusiones. Quiero caña.

Quiero rock and roll y que salga de diez.

¿Estamos de acuerdo, equipo? ¡Sí, chef!

Buen rollo, equipazo. Va.

Va. Me voy a poner con los carabineros.

-No. Eso al final. -Que no. Tenemos que ir rápido.

¡Chicos, estamos muy dispersos! ¡Venga!

Es que yo no puedo. Esto pesa un montón.

¿Y si lo hacemos como si fuera una tortilla?

-Venga. -Yo lo observaré todo de lejos.

-Esto es así, ¿no? -Sí.

Es que hace mucho que no hago una tortilla.

Haremos así. Una, dos y tres.

¡Dale, Pachu! (GRITAN CONTENTAS)

¿Ha salido? -¡Qué pintón!

¿Cómo va el equipo rojo? Genial.

¿Estas patatas qué pasa, capitana? Las están lavando.

¿Esto está lavado? Sí.

Esto es barro, eh. Ya.

Esto es barro. ¿No tenemos un cubo con agua?

Y le quitamos lo principal.

Y enseguida agua, sal y tapadera.

Marina, estas cosas las tienes tú que supervisar.

Si se queda ahí la tierra y luego no lo peláis bien

y aparece en el puré, hacemos un desastre.

Bien. ¿Qué están haciendo estos dos compañeros?

Pelar para la carne. Vale. Para hacer un fondo.

Y Dani está haciendo formas para lo de las verduras

acompañadas con la carne. Las verduras estas

que van metidas en un vinagre.

Son como encurtidas. Sí.

Pues, Dani, ya puedes correr con esa tarea, ¿vale?

Es muy delicada pero hay que correr que no llegamos.

¿Te organizarás, Marina? Sí.

Tranquilidad y mandando bien. Vale.

Venga. ¿Pongo el vino tinto ya, capi?

Sí. Tú echa. Echa todo.

Tú echa. Echa. -Ya está todo. Es mucho.

Echa, que te estoy diciendo que eches.

Que es mucho. -Esto hay que subirlo

para que se reduzca el alcohol.

¡Venga, va, positividad! ¡Venga, va!

¡Venga, chicos, muy bien! -Qué susto me has dado.

Capitanas, Paula, Marina, está a punto de cumplirse

el minuto 40 de cocinado. Los exaspirantes van a entrar

en cocinas y vienen dispuestos a todo.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Vamos, exaspirantes! ¡A cocinas ya!

¡Vamos, Leticia! -¡Vamos, Izan! ¡Vamos, Blanca!

-Igualmente. -¡Venga, chicos!

Vamos a picar el ajo. Vamos a ver.

¡Venga, chicos, que podemos!

Ahora corto el culo del ajo.

-¡Ay, que no puedo cortar esto! -Eso digo yo.

Esto ya está pelado. -No cabe el alga.

Qué color coge. -Tranquilidad.

Venga, que nos va a salir.

Han pasado como 30 minutos y aún voy por esto.

¿Qué van a pasar 30 minutos,

Unai, por Dios? ¡Rápido, rápido!

(Música)

¡Vamos, vamos, vamos! -Tranquilo, acabamos de empezar.

-Igualmente, hay que espabilar.

-El culito y la otra parte.

-¿Qué tal vas, Blanca? -Bien, ¿y tú?

-Yo, genial. -Me alegro.

-Me falta un ajo por pelar y a pocharlo.

-¡Hay que ir a por todas!

-Venga, que vamos a por todas. -Sí.

-¿Está duro? -Sí.

-¡Evelyn! -Uh, está saltando por ahí.

-Están saltando las escamas. -Anda, ¿no me digas?

-Se va a terminar metiendo en la comida.

-No me tires escamas a mi postre.

-¡Venga, venga!

-Candela, si no te das brío, no llegamos.

-Me voy a poner a hacer los carabineros.

-Lo vamos a marcar, venga.

-Es solo marcar, luego se meten en el horno.

-¿Qué horno? -El horno.

-Jopé con las zanahorias esta de las narices.

(CANTAN) #Un, dos, tres, te doy un beso y estás a mis pies.

#Dime: "un, dos, tres". Lalalalalá, lalalalalá#.

-Los voy sacando, ¿no? -Sí, sí, sí.

-Hala, para afuera. -Vamos muy bien, equipo.

-Candela, sácalo que se te cuaja, ¿me escuchas?

-Como se cuaje... -¿Ya? Voy.

-Pero ¿qué haces?

Candela, soy la capitana, como no lo hagas bien...

Josetxo, la verdura, más caña con la verdura, ¿vale?

-Te escucho, boxes, te escucho. -¡Necesito que vayamos más rápido!

-Vale, capitana. -¿Oído, cocina?

-¡Oído!

-Si me sale uno mal no pasa nada, Paula.

-No, no, todos bien.

-Qué buen trabajo me han dado.

-Te cuidado.

-Es muy difícil cortar estas miniverduras.

-La piel del tomate está pegada. -El tomatito.

-¡Dani, date vida, date vida, más rápido!

-Cada vez que me lo digáis voy a ir más lento.

-Dani, no puedes tardar tanto en tornear verduras.

-Gracias por preguntar si necesito ayuda o algo.

-Esto ya está, lo voy a meter al abatidor, ¿vale?

-¿Aso las manzanas con mantequilla? -Sí, y con un poco de azúcar.

-¿Así de manzanas, capi? -Vale, perfecto.

-Ten cuidado que tarda muy poco. -Sí, tiene que estar muy frío.

-Se está caramelizando...

-Venga, Pachu, dale.

A ver, estas verduras tienen que estar ya al vacío.

-Tened en cuenta que son para cincuenta comensales.

Aspirantes, ¿alguien ha hecho algo de la tarta Tatin?

La estoy haciendo yo.

Huy... Vamos a ir con la segunda.

No, no, no, a ver... ¿No? ¿No está bien?

No está nada bien, al contrario, debe estar lleno de manzanas;

una tarta mientras más relleno tenga, más jugosa es.

Así que vamos a empezar de cero, a ver si aprovechamos esta masa.

¿Esto es lo que has caramelizado? Sí.

¡¿Solo esto?! A pelar manzanas y a caramelizar como una loca.

¡Vamos, rápido! Venga, voy.

Marina, quieres estar en todo pero estáis muy desorganizados,

así que échale azúcar, más mantequilla y a saltear.

Así, bien de fuego, más fuerte. Vale.

No tienes tiempo ni para empezar, ¡a correr!

Y tú, igual. Os dejo trabajar, adiós.

Adiós.

-Ay, vamos fatal... -Claro que vamos mal, Marina.

Si estamos muy desorganizados, ¿cómo no vamos a ir mal?

-Os he organizado, pero hacéis lo que queréis.

-¡Más rápido! -Sí, Flash.

-Esto ya está soltando color. -Yo voy muy bien.

-Me pican mucho los ojos.

-¿Qué tal con la sopa de cebolla? -Mal.

-Yo he metido todo, ¿quieres que te ayude?

-No puedes, tienes que estar a lo tuyo.

-Ya casi he terminado.

-Mira, esto ya está rosa, bueno... carne.

-Pues yo espero que la mía vaya bien.

-¡Venga, venga!

-Hay que enjuagarlas... ¡Perfecto, ya no tienen sal!

-Unai, ¿me lo puedes abrir, porfa? -Sí, claro.

-Es que está superduro.

Ya está, gracias. -De nada.

-Le quito la cola y la cabeza... ¡Qué asco! Oh...

¿Qué tal? Pepe...

Pero ¿qué pasa aquí?

Es que necesito un taburete.

Necesitas un taburete... Jordi, te quito el taburete.

¿Tengo la exclusividad yo? Es el tuyo.

¿Tú juegas en la NBA?

Vamos, que te deja Jordi el suyo. Muy bien, ahí. ¿Llegas ya?

Sí. Fenomenal.

¿Tú estás haciendo la sopa de cocido, la de cebolla o las dos?

Es que como iba muy mal... La estás ayudando.

Fenomenal, esto dice mucho de ti, me alegro.

¿Y la sopa de tomate? Muy bien.

¿Le echaste el vino? No, lo iba a echar ahora.

Un poco de vino oloroso le va muy bien a esta sopa.

¿Ya? Una gotita más.

Ahí está, fenomenal. Perfecto.

Pues, hala, ahí te dejo.

"Arigato", "arigato". "Arigato"

¿Cómo va la sopa de miso? Pues... bien.

¿Has echado la pasta de miso? Hay que echarla ahora.

El éxito está en la cantidad, entre líquido y pasta de miso.

Vale. ¡La sopa thai, pero bueno!

Sopa thai o sopa tom yum, también se llama.

No huele mal, pero le falta algo que me recuerde a Tailandia.

¿Galanga? ¿Tiene "lemon grass"? ¿Hojas de lima?

Ay... el... ¡Claro!

Me falta el olor ese característico,

si no, no es sopa thai, es una sopa de Illescas.

Ahora lo echo. ¿Vale?

Gracias. Suerte.

Candela, ponte con tu trabajo.

Aspirantes, exaspirantes, en 30 minutos cerramos cocinas

y nos vamos al bufé a atender a los cincuenta comensales, ¿oído?

(ALGUNOS) ¡Sí, chef! -En media hora.

-Ay, madre, no me va a dar tiempo...

-Que sí, no te desesperes. Ahí tienes un montón de pan

y un montón de queso. -Vale.

-Pan... pan...

-Aquí hay otro trozo de pan.

No fue buena idea ponerlo.

-Daos vida. -Jo con la de darse vida.

-Es que vas como...

-De momento, soy el único que está terminando,

así que tan lento no tendré que ir, Pachu.

Vale, verduras vaciándose.

-Rápido... más rápido. ¿Os ha quedado claro?

-Sí... Pachu, soy yo la capitana.

-Pero si no haces bien tu trabajo...

-Última bolsa sacada.

Ya están todas las bolsas fuera.

-Ponte a pelar manzanas. -No, les saco el corazón

porque soy un rompecorazones.

-Tú calla, anda.

Estas patatas tardan mucho más, ¿no?

-Marina, ¿echo mantequilla en la sartén?

-Sí, mantequilla y azúcar.

¡Perfecto! Chicos, las patatas ya están.

-El puré de patatas hay que hacerlo ya.

-¿Dejo la tarta? -Sí, porque la haré yo.

-Rápido, rápido.

Equipo Rojo, vengo porque Samantha os veo preocupada con el postre

pero yo estoy preocupado por el rosbif y el puré de patatas.

O pelamos las patatas o no da tiempo de hacer el puré.

Pélalas, Jaime. -Están ardiendo, ¿cómo lo hago?

Soplando. O lo hacemos rápido o no hay puré, vosotros veréis.

Las ponemos aquí, echamos leche, mantequilla, sal

y trituramos con la batidora. Perfecto.

Si no, no llegamos. ¡Madre mía, esto es el caos!

Esto tiene que reducir mucho más. ¡Joder, vaya caos!

Esto tiene que reducir porque lo que necesitamos

son unas cucharaditas y esto es un consomé.

¿Y el rosbif? En el abatidor.

Ya deberíamos cortarlo. Vale, lo corto yo.

Por eso digo... ¿Quién se queda con esto si cortas el rosbif?

Yo no me puedo quedar, no sé pelar manzanas, ¿sabes?

¿Y usted, señorita? Que la veo perdida.

No estoy perdida, estoy haciendo muchísimas cosas a la vez.

Marina... ¿Esto cómo se hace?

Te pareces a Michael Jackson.

Esto es por seguridad, es mejor que lo lleves.

Vale, una bandeja limpia. Aquí está.

¿Vas a ser capaz de hacerlo? Sí.

¿A ver cómo lo haces? Fenomenal, fenomenal, fenomenal.

Eso es, con mucho cuidado. La carnicera del pueblo.

Vamos a tener un rosbif sin puré de patatas, por lo que veo.

Venga, vamos, chavales. Ya no puedo decir más.

Al menos, deséanos suerte, porque vamos a necesitarla.

-Vamos, chicos, vamos haciendo esto.

-Paula, tranquila que tengo la "panna cotta" supercontrolada.

-Candela, vete con tu trabajo. No empecéis otra vez, no empecéis.

-Necesito hacer el almíbar, solo tengo los pistachos.

-Necesitamos las verduras ya, las necesitamos.

Necesitamos una sartén para empezar a sofreír.

-Vamos a hacerlas a la plancha. ¿Dónde hay espátula para quitar...?

-No hay espátulas.

-¿Dónde están las que has usado antes?

-No podemos usar las que están llenas de pescado.

-¡Las limpio!

Aspirantes, exaspirantes, en veinte minutos

cerramos las cocinas y arranca el bufé,

así que quiero veros corred. (TODOS) ¡Sí, chef!

No lo veo nada claro y, por eso, os hemos traído refuerzos.

¡Saúl Craviotto! ¿Qué tal, chicos?

¿Estás preparado para ayudar a Jordi y a Pepe con sus equipos?

Sí, con ganas de ver cómo lo llevan.

Con la chaquetilla estás tan guapo. Vamos allá.

Ven aquí, Saúl. ¿Cómo va, chicos?

-Yo estoy con los pistachos, los tengo que echar

cuando el almíbar esté hirviendo. Candela te lo cuenta todo.

Te enseñaría elaboraciones pero ya están en la nevera;

tiene las "panna cotta"s cuajadas en copitas en la nevera

y la confitura de frutos rojos, también, está en la nevera.

Venga, sigue así. Aquí está el fondo de carabineros.

Qué rico. No pinta mal.

Sí, sí. Son trocitos de carabinero,

las cabezas rehogaditas. Tiene buena pinta, huele muy bien.

Las verduras han decidido hacerlas a la plancha

donde han marcado los carabineros, así cogerán todo el saborcito.

Creo que las verduras ya están. Vale.

Las sacaría y haría con las demás lo mismo.

Al final, un golpe de horno y ya está.

Oye, yo los veo en buena dirección.

Seguro que con el otro equipo encontrarás más pegas.

Vamos allá. -Esos van muy mal, ¿eh?

-Venga, suerte. -Muchas gracias.

-Mira, Noa, qué pinta.

-¿Eso qué es, pan? Es que parece como pollo.

-Creo que es el huevo, que se ha hecho.

-El huevo era al final del todo, cuando lo vayas a servir.

-Ay, que me muero.

-¿Qué te pasa, Blanca? No llores, ven.

-No pasa nada, Blanca, eso va a salir rico, rico.

-Venga, dame un abrazo. -No te preocupes, está bien.

-El huevo se ha hecho y no tendría que ser así.

-Verás que te quedará superbién, hazme caso.

-Claro que sí, hombre. -Que sí.

-Luego lo cuelas y lo metes en el bol que hay allí.

-Sí... -Pues ya está.

-Voy a... voy a colarlo.

Saúl, ¿me acompañas a ver a los ex?

Vamos a ver cómo lo llevan.

¿Ahora qué vamos a hacer? Tengo que saltear las almejas.

¿Ya tienes el caldo del pescado? Sí, está ahí.

Echa ya el ajo. Vale.

Enseguida, echas las almejas, échalas todas, sin miedo.

Que no quiero que salpique. Vale.

Cuidado, esto es el fuego de la cocina.

Madre mía, Pepe. Vamos a esperar a que abran

y se lo echaremos al caldo, tal cual,

porque le subirá el tono a la sopa y saldrá una sopa muy rica.

Vamos a ver la sopa de fideos. Vamos allá.

Una sopita de fideos no es difícil si llegas a ver la olla, al menos.

Menos mal que está Saúl. Tú has comido mucho.

¿Ves el caldo que hay? ¿Has echado ya los fideos?

Sí. Vale, déjalos, ellos solo van.

No sé cómo estará la sopa de Candela pero has estado con ella

más que con tu sopa. ¡¿Candela?!

¡Ay! Cuando veo una niña pequeña la llamo Candela.

Está muy buena, Pepe.

¿Eso ha lleva el queso? Sí, ya se lo eché.

Pues has hecho un mejunje de cebolla y queso.

¿Por qué? Al mover tanto, haces una pasta.

El pan tiene que estar arriba y, luego, el queso para gratinar,

pero si lo mueves todo, haces un potaje.

Igual el potaje de cebolla y queso está rico pero no será una sopa.

Inventará un plato nuevo. Nunca se sabe.

Aquí estamos con Ferrán que tiene una sopa de tomate con un pintón...

Me encantan estas sopas de tomate, son muy de Andalucía.

Te encantan y la mía te encantará, aún más.

-A ver si es verdad. No te vengas arriba, ojo.

Huele bien. Tiene buena pinta.

Gracias, chef. ¿Y la sopa de verduras?

Tengo que deja que se haga.

¿Y esos granillo de por ahí? Es cilantro.

¿Te gusta la sopa de verduras con cilantro?

Nunca la he probado.

Como has innovado... (RÍEN)

Sopa de ajo. Vamos allá.

¿Cómo va esa sopa? Muy bien.

Vamos a probarla. Solo faltan los huevos.

Está muy rica. Sí, sí.

La quitaría del fuego para que no reduzca mucho.

Vale, genial. Así se termina de hacer.

Vale. ¿Y esta mujer?

Hola. ¿Qué le pasa a blanca?

¿Cómo va eso? ¿Qué ha pasado?

Se ha hecho el huevo y se ha fastidiado.

Pero ella ha echado el huevo treinta minutos antes.

Ya, ya. El caldo tiene muy buena pinta,

pero con esto podemos hacer un revuelto, aprovecharlo,

no lo tiramos; cocina de aprovechamiento.

Aquí no se tira nada.

(DANI CANTA) #"One, two, three; one, two, three"#.

-Chicos, daos prisa. -¡Que se quema la manzana!

-¡Sácala del fuego!

-Es que... Dani... -No puedes ser más torpe.

-Dani, vamos, tío, ayuda. Con un pelador no, con la mano.

-No puedo, está ardiendo, tío, no puedo.

-Tampoco me vas a ayudar... -Estoy sofocado, tío.

Es que no puedo, estoy sofocado, me tengo que sentar.

Entre el calor y las "papatas", patatas, ya no sé ni hablar...

-Dani, ¿qué te pasa?

-Cuando estoy nervioso me sofoco, y tengo que parar,

si no, me va a explotar la cabeza.

-Dani, tú puedes, eres un crac. -Tú tranquilo.

-Venga; una, dos y tres. Ya está. -Vamos, Dani.

-Estoy bien. -Dani, tranquilo.

-Ya estoy mejor. -¿Estás bien? Me has preocupado.

-Tranquilízate, eres un crac, claro que puedes.

-Me ha entrado un... este. -Venga, ya.

-Me vine abajo porque... entre el caos que había,

los nervios que me estaban transmitiendo

y el calor de los fogones, que era para que te diera un infarto.

¿Cómo está el patio por aquí?

¿Qué tal, Dani? Dani, ¿qué tal estás?

Ahora bien. Bien, ¿no?

Entre el calor y los nervios me había sofocado.

-Bajo presión es complicado, pero has sabido sobreponerte

y te veo bien, con buen ritmo. -Gracias.

¿Ya estás tranquilo? Relájate porque eres un gran concursante

y un gran chef, así que hazlo bien.

Confía en tus capacidades. Ánimo.

Gracias. -Vamos allá, ánimo.

¿Cómo vamos con las tartas? Creo que vamos bien.

¿Esta está terminada? Creo que sí.

Cuidado, Pachu, cuidado.

Esta tiene un color muy dorado y muy apetecible.

¿Meto esta? Claro, pero veo poca manzana.

¿Poca? ¿Echo más? No, ya está montada

pero te dije que debía llevar mucha cantidad de manzanas.

¿Le damos la vuelta para verla? Vale.

Pon el plato encima. ¿Como una tortilla?

Igual, vamos. Igual.

A ver lo apañada que eres.

¡Bravo, Pachu!

¿Cómo ha quedado? ¡Tará!

¿Qué te parece? Bastante fea.

Muy fea, el hojaldre está quemado pero crudo y pocas manzanas.

A ver qué dicen los comensales porque la tarta no vale mucho.

Equipo Rojo, en menos de diez minutos

cerramos cocinas y no lo veo nada claro.

Venga, vamos a por todas.

-Gracias. -Ánimo.

-Vaya brazacos que tienes.

(Risa de Saúl) -Madre mía...

-Venga, chicos. -La batidora.

-Venga, rápido, vidilla.

¿Cómo los has visto? ¿Preocupado por algún equipo?

Bueno, con uno más que otro, pero va bastante encauzado todo.

Qué buena gente es. Y qué suavidad gasta.

Te veo poco preocupado para el drama que tenemos.

No quiero decirlo yo, para eso estáis vosotros.

Es un placer tenerte en "MasterChef".

Muchas gracias y aquí estaré cuando me llaméis.

Vuelve pronto. (LOS JUECES LE DAN LAS GRACIAS)

-¡Venga, vamos, chicos!

-Vale, ya he terminado, ahora tengo que mezclarlo.

Ahora está todo el calabacín abajo.

-¡No, con esto no! -Sí, con esto sí.

-No, con esto te lo cargas, con un tenedor.

¡Escúchame, con un tenedor!

-Pero... una cosa. -Te lo digo yo.

-Una cosa. -Con un tenedor y punto.

-Es que es muy pequeño. -Con un tenedor.

-Con un tenedor no se puede, hazme caso.

-Soy la capitana y yo mando, con un tenedor.

Que lo he hecho. -Vale.

He intentado que en le cocina haya paz y que no se convierta

en una pelea de boxeo y sacar el cocinado adelante.

-Venga, que podemos nosotros.

-Creo que esto ya está.

Candela, ¿cómo están los pistachos? ¿Cómo los ves tú?

Se han empalizado. Sí.

¡Hala, se han quemado!

Capitana, ¿esto qué es? Una marranada.

No, tampoco, se ha quemado, y se ha empalizado el azúcar.

¿Qué pasa si al hacer caramelo lo hervimos y lo meneamos?

Pasa esto, se empaliza, está a medio camino de una peladilla.

Pruébalo. Cuidado que quema. Lo encuentro rico.

¿Qué haremos? Seleccionar los que están doraditos y bonitos.

Vamos, que tengo que hacerlo.

Paula, no quiero más errores como el del caramelo,

debes controlar al equipo, tener perspectiva.

Ya, pero... es que... ¿Vale? Ni es que ni "esca".

Vale. Oye, una cosita.

Metemos esto al horno, limpiamos y vamos al servicio.

Vale, perfecto. -Vale.

Mira, mira, me encantan. Es que está... Estoy supercontenta.

-¿Y el pescado? -Blanca, ¿qué tal?

-Ábrelo. -Qué poco, es superpoco.

-¿Y qué le hago, Letizia? Si se me ha...

-¿Crees que está? -Sí, tiene buena pinta.

-Esto no puede ser, se me ha pegado.

¡Ay, se me ha quemado la olla!

-No, es de la cebolla, no es nada. -Ay, qué susto.

Aspirantes, exaspirantes, se cierran las cocinas.

Vamos, que se cierran las cocinas.

Diez, nueve... ¿Y lo del horno?

Ocho, siete... ¿Y lo del horno?

Seis, cinco, cuatro, tres... ¡Corre!

-No nos da tiempo. Dos, uno...

¡Por favor! ¡Tiempo!

¡Gracias! ¡Manos arriba!

Os doy un minuto para preparar las elaboraciones

y llevarlas al bufé, ¡venga! ¿Y lo del horno?

Preparando los platos y vámonos.

Mételo. -Vale.

-Esto tiene que reducir y está a tope,

lleva todo el cocinado y no reduce.

-Pachu, el puré de patata, por favor.

-El puré de patata lo voy a picar.

Vamos, rápido; a ver, el puré de patata.

A ver porque esto no se hace así.

No se cocina más. Esto es como un chicle.

¿Tiene sal? Se la acabo de echar.

El puré de patatas está elástico, fatal, pero algo es algo. Vamos.

¿Cómo lo tenemos? ¿Nos podemos ir ya?

Casi. Muy bien. ¿Y las verduras?

Ya están. Íbamos muy bien y vamos tarde.

Aquí están las colas, aquí las cabezas y aquí la verduras.

¿Nos vamos? ¡Sí!

Vámonos, vámonos... ¡venga!

Evelyn, coge la tuya. Vamos saliendo todos.

Vamos cogiendo las soperas, chicos. Venga esa sopa thai.

Equipo Rojo, estáis fuera de tiempo.

¡Por favor, al servicio de bufé! ¡Fuera! Uno, dos, tres, cuatro...

Tarta, por aquí, muy bien.

¡Ay, madre mía...!

Queridos comensales, bienvenidos todos.

En la mesa de bufé encontraréis nueve tipos de sopas distintas,

dos principales y dos postres; así podréis elegir

entre el entrante, el principal y el postre que queráis.

Adelante.

Empieza el servicio. -¡Aquí, aquí!

-Buenos días, tengo una sopita muy buena de pescado,

de la mejor calidad, por favor.

-Yo quiero sopa de pescado.

-Una sopita de pescado; bueno, bonito y barato.

-Hombre, la mejor pinta.

La sopita del año es una sopa de cocido.

Puedes coger el que quieras, si tienes mucha hambre

coges este y si tienes menos, este.

-Espero que esté buena. -Sí.

-La mía es supersana. "I love you, vida sana!".

Eh, es una sopa de verduras, por favor. Esto es supersano.

-Aquí, aquí. -La mejor carne del mercado.

-Venga, a ver. -La mejor carne.

-Qué preciosidad.

-Está bien. -Gracias.

-Que se me acaba. ¡Carabinero del bueno!

¡Venga, venga, que se nos escapa de las manos!

Ahora, por favor, coged este postre, ¿vale?

-La "panna cotta" está riquísima.

Es muy buena para la salud y está buenísima.

Lleva muy poca azúcar y está perfecta.

-Se la recomiendo. Aquí tiene. -Bueno, bonito y barato.

-Mira, esta tarta de manzana. ¡Mira la tarta!

Si le gusta la manzana esto le va a flipar.

-Esta es la mejor tarta del mundo.

¿Cómo va la cosa? Buenas.

Os pillo con la boca llena, es buena señal.

Jaime, tengo mucha curiosidad en saber qué supone

para la Universidad tener unas instalaciones como estas,

porque no hay ninguna en España.

El tener una colaboración con el Motor & Sport Institute

es un privilegio porque nuestros alumnos pueden

desarrollarse desde el punto de vista práctico con soltura.

Eso, antes, no pasaba. No pasaba.

Elena, eres estudiante de Ingeniería.

Sí, de Ingeniería Industrial.

¿Qué has cogido de sopa y cómo estaba?

He cogido la sopa de cocido, estaba un poco densa,

había muchos fideos para la poca sopa que era.

Y veo que has cogido el equipo Azul.

Sí, la ensalada está impresionante, me ha gustado mucho.

Qué buena señal, qué alegría. Sí.

Jaime, cuéntame tú.

Yo he cogido la sopa de pescado y está fantástica.

Ay, qué bien. La carne estaba rica

pero la presentación del plato, a lo mejor...

Un poco mal. Y la "panna cotta" está muy rica.

Qué bien. Está muy rica.

-¡Barato, que es gratis, señores!

-Señores, que me lo quitan de las manos.

-Sopa de miso, sopa de miso, riquísima.

Superrica, te lo digo yo.

-Eh, buenísimo, aquí, señores.

-Señor, le queda muy bien esa corbata. Hay que comprarles.

-Sí, sí, sí. ¡Uoh, rico, rico!

-¡Esta es la mejor sopa de todas!

Recién hecha y calentita.

-Una buena carnecita, ¡eh!, hoy nos ha salido riquísima.

-Que se me va de las manos.

Bueno, bonito y barato; sopa thai de pollo.

¡Mira qué rico! Coge un plato.

Las otras sopas están malísimas, tú no sabes lo malas que están.

¿Cómo va la cosa? Muy bien.

Albert, gracias. De nada.

Gracias por ser en ejemplo de superación.

No hay mucha gente en el mundo que haya corrido el Dakar

en una silla de ruedas. Cinco veces, además.

¿"Cinco"? Eso no lo sabía yo, pensaba que era una.

En África y en Sudamérica.

Eres un hacha en todos los deportes, eso lo sé.

También. ¿Cómo está la sopa de tomate?

De sabor me ha gustado muchísimo.

Genial ¿Y el rosbif?

Del rosbif, no me ha gustado la salsa nada.

Ay... Está insípida.

Se les ha quedado líquida.

Es una lástima porque la carne sí que me ha gustado.

El puré... tiene una textura... Madre, no me lo enseñes.

Una textura un poco delicada.

Teo, muchísimas gracias por abrirnos las puertas

de este maravilloso sitio.

Muy agradecido a vosotros por haber estado aquí.

Al final, vamos buscando el mismo objetivo: formar a los críos;

vosotros desde "MasterChef" y nosotros para que sean

ingenieros y mecánicos. Aquí estamos, contentos.

El carabinero no estaba o estaba muy rico.

Tanto el carabinero como las verduras estaban ricos.

Muchas gracias. A vosotros.

A seguir disfrutando. Gracias.

-¡Venga, vamos! -Esto es lo mejor de lo mejor.

-Venid, venid a coger sopa de tomate.

Prueben esta maravillosa sopa de tomate.

Gracias, me llamo Ferrán, por si te preguntan.

-"I love you, vida sana" -Unai, cambia de eslogan.

No cambio de eslogan, "I love you, vida sana".

-Esta, esta. -No, que está muy mala.

-Esta, la otra está muy mala. -¡Tarta de manzana!

-¡La tarta más rica del mundo, que se agota! ¡Que se agota!

-¿Quién quiere carne?

Rica y sabrosa, además, es gratis, gratis.

-¿Quieres una cabeza de gamba?

-Venga, dame una. -Sí, sí.

Buenas tardes. Me han dicho que en esta mesa hay una Laura,

que serás tú porque eres la única mujer,

que es la encargada de dar las estrellas Michelín, por fin.

No, no. ¿Cómo es esto?

Yo trabajo en Michelín pero... No das las estrellas.

No. Me cago en la leche...

¿Qué sopa has elegido?

He elegido la sopa thai de pollo,

está buena pero no encuentro el pollo.

¡Anda! No sabe mucho a pollo.

¿Y has cogido el rosbif? La carne está buena,

pero el puré de patatas, quizá, un poco gomoso.

¿Qué tenemos por aquí? Sopa de tomate.

¿Qué tal? Estaba buenísima.

Qué bien. La he cogido porque,

si te digo la verdad, Ferrán me ha hecho gracia.

La tarta está buenísima pero no tiene buena pinta.

-Mirad lo que tenemos aquí. -Mirad qué rico.

-Mira, mira qué bien huele.

-¡Mira, mira, mira la tarta! -Mira qué rico.

-Mira qué rico.

-Me dan ganas de comérmela al instante.

-Qué rica está. -Pero al instante, ¿sabes?

-Está buenísima.

-Sí, está buenísima.

-¡Venga! -Es que este es más bonito.

-Más bonito y más bueno.

-Ni caso. -Más bonito y más bueno.

-Pero esto está más rico.

-Mira qué ricura.

-La de ajo es la mejor sopa.

Coge de la mía, que no está fuerte, está superrica.

-Por aquí, la de tomillo.

Corre, que me la quitan de las manos, niña.

-Un poquillo de carne que está riquísima.

-La receta de la abuela.

-Venga, venga, que he sido la capitana, vamos.

-¡Bueno y bonito!

Buenas tardes, Antonio Lobato, el responsable de meter

la Fórmula Uno en el salón de casa, yo creo.

Creo que ha habido otros responsables: Fernando Alonso,

Carlos Sainz, Pedro de la Rosa, Marc Gené...

Yo ya no echo gasolina, yo reposto.

Eso está bien.

¿Qué tal están los platos?

Me han sorprendido. He elegido sopa de pescado

y está muy buena; de segundo he elegido

la ensalada de carabineros y estoy impresionado,

está muy, muy buena. ¿Y la "panna cotta" qué tal?

No soy muy de dulces pero me ha gustado

porque no está muy dulce. Pues casi te la has acabado.

Tengo buen saque, tengo buen saque.

Muchísimas gracias. A ti, Eva.

Bueno, chicos, ¿trabajo hecho? (TODOS) ¡Sí!

¿Todos contentos? (ALGUNOS) Sí.

Vamos a celebrarlo, que estamos juntos.

¿Podemos comer ahora?

Podemos comer pero no nos vea nadie.

¿A comer? ¿Ha dicho "a comer"? -Ya podemos comer.

-Yo quiero eso. -Sí, es para ti.

-Yo no quiero eso. -Este es para Evelyn.

-¡Uoh! -Ay, qué rico.

-Normal que me lo quitaran todo, está riquísimo.

Queridos comensales, espero que los platos hayan sabido

transmitiros el cariño con el que los aspirantes los han hecho.

Quisiera aprovechar el momento para daros la enhorabuena

a Motor & Sport Institute por las maravillosas instalaciones

y que forméis a grandísimos profesionales. ¡Gracias!

Aspirantes, exaspirantes, aunque la venta de platos

no os ha funcionado a todos por igual,

quiero que estéis orgullosos del trabajo que habéis hecho.

Montar un bufé con trece platos distintos

y que ninguno de ellos salga con ningún retraso

eso solo se consigue trabajando muy duro y con mucha pasión.

(TODOS) Muchas gracias, Eva.

También quiero felicitaros por vuestra actitud en el bufet,

habéis defendido con nervio y orgullo todos vuestros platos.

Por cierto, hablando de nervios, ¿qué tal estás, Dani?

Mejor, mejor que antes.

¿Qué te ha pasado? Entre los nervios que me metían

mi genial equipo y el calor que hacía

entre tanto fogón, me tuve que sentar.

Me alegro mucho de que estés mejor, cariño.

Gracias. A mí me gustaría empezar hablando

de las capitanas. Uf.

La motivación siempre es un factor muy importante para que las cosas

salgan bien y a vosotras ganas de mandar os sobran.

De hecho, habéis estado las tres semanas anteriores

dando órdenes en vuestros equipos

y apretando las tuercas a los capitanes.

¿Pero sabéis cuál es el problema? Que cuando uno insiste,

yo sé hacerlo mejor, luego, tiene que ser capaz de demostrarlo.

Y sintiéndolo mucho, vosotras no lo habéis conseguido.

Ya. -No.

Os ha faltado, sobre todo, tener claro cuáles son todos

los pasos de la receta y cómo organizarlos.

Me gustaría que aprovecharais esta experiencia para aprender

y que la próxima vez que os toque poneros a las órdenes

de otro compañero no seáis tan duras con ellos.

Vale, vale, eso sí que lo haré.

-No pienso volver a ser capitana en la vida, vaya.

-A Paula le ha venido la capitanía más larga que ancha.

Me hacía falta el apoyo de un buen capitán y Paula

lo único que me hacía era agobiarme.

A pesar de esa energía descontrolada de Paula,

quiero deciros, equipo azul, que hoy disfruté viéndoos trabajar.

(TODOS) Gracias, Jordi.

Josetxo, tú te has puesto al mando de la ensalada

desde el principio y has trabajado impecable.

Gracias, chef. Tú, Candela, a pesar de los errores

iniciales, no te rendiste en ningún momento y peleaste

hasta conseguir una "panna cotta" con una textura casi perfecta.

Eso sí es verdad. Equipo azul, habéis hecho

un buen trabajo, por eso no entiendo

por qué si todo iba tan bien,

en el último momento, se produjo el caos.

Josetxo removía la ensalada con esto de la plancha

y le dije: "No se hace así porque con esto se rompe".

-Como lo dice Paula no es verdad, así tan tranquila, no,

empezó a chillarle que eso parecía...

-Al principio lo dije bien. -Sí, superbién gritándome.

Tú eres la capitana, si pierdes el control y gritas,

nadie te obedecerá porque se obcecará

y será una discusión de gamusinos

que no llega a ningún lado. Ya.

La ensalada estaba rica,

el carabinero en su punto, que es lo importante,

y la "panna cotta" qué decir, todo bien, objetivo cumplido,

buen trabajo (TODOS) Gracias, chef.

(Aplausos)

Lo hemos hecho bien al final.

Jordi, estoy de acuerdo contigo, el equipo azul hizo un buen postre,

pero no puedo decir lo mismo de vosotros, equipo rojo.

La tarta tatin que servimos hoy

está muy por debajo de vuestro potencial.

¿Qué os ha pasado, Pachu? Es que como estaba yo sola

con las manzanas, pues me puse un poco nerviosa

y nada me ha salido bien.

¿Sabes lo que creo? Que os confiasteis demasiado,

la tarta tatin se hace con ingredientes sencillos

y dijisteis: "Esto está chupado" y no os supisteis organizar.

No habéis brillado con la tarta y tampoco con el rosbif.

El punto de la carne estaba bueno,

pero la salsa era aguachirri, me da pena porque os esforzasteis

mucho, pero con una buena organización, con tres aspirantes,

puede ser suficiente, con una mala organización,

con cuatro o con más incluso, no lo es.

Por todo ello, aspirantes,

el equipo ganador de esta prueba es...

Va a pasar algo.

-Hola. -Hay muchas banderas.

-El equipo azul yo creo. -Rojo y azul, rojo y azul.

-Empate, no puede ser empate.

(GRITAN) ¡Ah!

El equipo azul.

Marina, a lo mejor fue la que más triste se puso

porque ella fue la capitana, pero yo lo que haría si fuera ella,

una sonrisa de oreja a oreja y a disfrutar

porque no todos los días se viene a "MasterChef".

Equipo rojo, no quiero que estéis tristes porque sumáis

a vuestro marcador tres puntos cada uno.

Bien. Equipo azul, enhorabuena,

ganasteis seis puntos cada uno.

Uf, menos mal. Pepe, lo siento, pero te equivocas.

¿Por? Hay uno de ellos

que no se lleva seis puntos. Yo no.

Sino siete. Candela.

-Candela. -Candela, tú.

Candela. Y ese aspirante es...

Josetxo, Josetxo. -Ha dicho ese no esa.

-Josetxo, -Josetxo.

Josetxo.

(GRITAN)

Toma.

Josetxo, además de curar de diez has sido el pilar de tu equipo.

Has aportado calma y ritmo de trabajo.

Gracias.

A mí esto me da muchos ánimos para seguir adelante

y ganar la final si llego.

Atención exaspirantes quiero deciros a todos

que estamos muy orgullosos porque los nueve luchasteis

por ganar con todas vuestras fuerzas.

(TODOS) Gracias, chef.

(APLAUDEN)

Blanca, Unai, Carlota,

vuestras sopas quedaron muy justitas,

así que no volvéis a las cocinas de "MasterChef".

Hay otras sopas que aunque tenían muy buena nota,

no llegaron al sobresaliente.

Y esas tres sopas son...

La del cocido de Enrique, la sopa misó de Izan

y la thai de Leticia.

Os ha faltado sabor que es lo más importante

de una sopa, lo siento.

No pasa nada. Los dos exaspirantes...

Ay, madre mía. Que por tanto vuelven a las cocinas

de "MasterChef Junior" son...

Ferrán. ¡Bien!

Y Evelyn. ¡Ah!

Lo he conseguido, lo que me ha costado la repesca.

Estoy muy motivada e iré a por todas.

-No llores, no pasa nada.

Ferrán, estás llorando, qué pasa, ¿no estás contento?

Sí, estoy muy contento, pero es que...

-Jope. -Chiquillo, cálmate, no pasa nada.

Ferrán, lloras por tus compañeros,

¿pero a que ellos están muy contentos de llegar hasta aquí?

Claro. Evelyn, Ferrán, estos delantales

son vuestros, os lo habéis ganado.

Venid a por ellos.

Vamos, lo he conseguido,

delantal blanco, toma.

A vosotros, equipo rojo, equipo azul, solo me queda

desearos suerte en el próximo cocinado.

No dejéis que la diferencia de puntos os desanime, eh.

(TODOS) ¡Sí, Eva!

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y 16 años, te apasiona

la cocina, la naturaleza y quieres vivir una experiencia

inolvidable, no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los aspirantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más,

el próximo verano campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Hola. -Hola.

-Qué guapa. -Mira, hay campanas.

Los aspirantes regresan a estas cocinas

tras una emocionante prueba de exteriores

donde se reencontraron con los exaspirantes.

Dos de ellos, vuelven a subirse al tren de "MasterChef Junior",

Ferrán y Evelyn. Qué raro, está todo normal.

-No, hay campanas. -Brillante y guapa como siempre.

-Hola. -Hola.

-Hay cuatro campanas. -Va de campanas.

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo, a las cocinas.

(TODOS) Gracias, Eva. Especialmente, a Ferrán y Evelyn.

Habéis sido repescados en la prueba por equipos,

¿contentos? (AMBOS) Sí, mucho.

Volver a las cocinas de "MasterChef" es una experiencia

superguay y siento como un hormigueo, uf.

-Pues a mí me llenó de magia

el cuerpo y es una experiencia muy guay.

Bueno, chicos, antes de comenzar el último reto

de la noche, hagamos el recuento de puntos.

Con 12 puntos, Paula.

Con 10 puntos, Josetxo.

Nueve puntos, Pachu y Candela.

Y con cuatro puntos tenemos a Marina, a Jaime y a Dani.

Paula y Josetxo, sois los dos aspirantes

con más puntos, así que

tenéis asegurada vuestra permanencia

una semana más en "MasterChef Junior"

y además no cocinaréis en este reto.

Vamos.

Ferrán, Evelyn, oye que no os iréis el mismo día

porque tenéis menos puntos que los compañeros,

de hecho no tenéis puntos ninguno

por eso no cocinaréis y os aseguráis la permanencia

una semana más en "MasterChef" vosotros también.

Así que, enhorabuena a los cuatro,

corriendo a la galería.

(GRITAN)

Yo nunca estuve en la galería y ver cocinar

a mis compañeros desde ahí es un lujo, es como si vas

a un hotel de cinco estrellas

donde te pagan una semana más.

-Ay, qué cómodo sin estar de pie.

-Qué cómodo.

Aspirantes, antes de que el jurado os cuente en qué consiste

el último reto de la noche, tengo una noticia que daros.

Vale. Pues resulta que los reyes magos

están a punto de llegar

y vienen muy, pero que muy generosos.

Esta noche, solo dos aspirantes se bajarán en esta parada

de la aventura "MasterChef".

(TODOS) Bien. -Bueno, uno menos.

Al menos no los tres. ¿A que es una buenísima noticia?

Sí, Eva. -Jope, yo quiero estar abajo.

Aspirantes, antes de descubrir qué hay debajo de estas campanas

y en qué consistirá el último reto de la noche,

vamos a recibir a uno de los cocineros

más respetados de su generación.

Premio Nacional de gastronomía 2012.

Desde el restaurante El Portal del Echaurren,

en Ezcaray, en La Rioja, con dos estrellas Michelin,

Francis Paniego.

(Aplausos)

(GRITAN) Francis, bienvenido.

Qué alegría verte de nuevo. Un gustazo, qué tal, cómo estáis.

-Hola. -Buenas noches, bienvenido

al plató de "MasterChef España", espero que se lo pase muy bien

en esta prueba, vamos a sufrir nosotros.

Pero bueno. Te puedes sentar.

Contratado. Ven, ponte aquí.

Ponte aquí.

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Más de 8000 niños se han presentado al casting

de "MasterChef Junior España"

y solo 16 lo han conseguido. ¡Y aquí están!

(Aplausos) ¡Bravo!

¡Bravo, Jaime!

Esperabas que se lo pasen bien.

-Jaime, cuando Eva dimita te presentas tú.

Bueno, aspirantes, ¿sabéis que Francis es la quinta

generación de la familia

dedicada a la hostelería y a la cocina?

Hala. -Hola.

Bueno, Francis, cuéntales a los niños cuáles son

los primeros recuerdos que tienes de la cocina de tu casa.

Pues andando en brazos con mi madre.

Yo estaba cogido en brazos y viendo cómo servía

un corderito en salsa, un pucherito, ibas viendo

qué es esto, la cocina era algo natural.

Y al frente de esa cocina familiar donde diste tus primeros pasos,

tu madre, doña Marisa, que la perdimos hace poquito,

una de las mejores cocineras de nuestro país

además, las croquetas de doña Marisa son consideradas

las mejores no de España, de todo el planeta.

¿Cómo? ¿A quién dejó la receta? Se la robamos, directamente

y yo en los restaurantes siempre pongo las croquetas

que le robamos a nuestra madre

porque es el mejor homenaje,

son maravillosas, tenéis que venir a probarlas.

-Sí, sí, soy fan de las croquetas.

Aspirantes, os enfrentáis a una prueba que han hecho

los adultos, pero nunca probamos con los niños.

Y si ellos fueron capaces, estamos seguros de que vosotros

también lo vais a ser.

Os vais a batir en duelos.

¿Cómo? Es decir, cocinaréis de dos en dos.

La primera persona levantará una campana

y cuando vea el plato que tiene que elaborar,

elegirá a uno de sus compañeros para batirse en duelo.

Qué guay, qué chuli.

El que mejor lo haga de los dos, se situará al lado de Eva

y quien no lo haga tan bien, seguirá cocinando y tendrá

una nueva oportunidad para ser el mejor de la siguiente pareja.

Y así, hasta que se terminen las campanas.

Cuando elaboréis los cuatro platos que hay bajo las campanas,

repartiremos los puntos del reto y haremos el recuento final.

Sois cinco, así que repartiremos puntos de cinco a uno.

"Oh, muy God, oh, muy God".

Y supongo que estaréis deseando saber

quién será el primer aspirante en elegir campana.

(TODOS) Sí.

Pues nosotros también,

lo va a elegir...

El aspirante con más puntos.

Ah, hombre. Paula.

Paulita. Dinos quién va a ser

el primer duelista.

Pues... Marina.

¿Por qué? Porque Marina me cae muy bien

y no quiero que se vaya.

-Gracias. Paula fue muy buena

porque quiere que me quede y me eligió la primera

por si acaso pierdo, tenga más oportunidades.

Marina, te toca elegir campana.

¿Puedo elegir la que quiera? Dime cuál te gusta y la destapo.

Marina, la tercera.

-No le digas nada.

-Qué difícil.

-Venga, esta.

¿Esta? Sí.

¿Segura? Segura

Mazapanes.

Dulce típico de Navidad, sencillo y exquisito.

Vale. Solo lleva tres ingredientes,

almendras, azúcar y huevo. O sea, me tiene que salir...

Ahora dime contra quién quieres batirte en duelo.

Por favor.

Ay, ay, ay, qué nervios.

Marina, por favor.

-Contra Dani.

Dani, muy bien. Muy bien, Marina.

-Bien, lo hizo bien.

-Estoy sacando mi lado competitivo

porque me quiero quedar en "MasterChef".

Estoy haciendo todo lo posible para intentar quedarme.

Si es que me lo veía.

Marina, ¿por qué has elegido a Dani?

Porque quiero quedarme. -¿Me llamas débil?

-No. -Sí.

¿Qué pasa que a Dani le ves fácil para ganarle,

le ves débil? No le veo fácil para ganar

sino que... lo que yo he visto

es que no se le dan muy bien los postres.

-No se me dan bien los postres en equipo.

Bueno, Marina, Dani, tenéis 40 minutos para hacer mazapanes

y tres minutos más para entrar en el súper

a coger los ingredientes necesarios.

¿Entendido? (AMBOS) Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Venga, Marina, venga.

-Va, venga, que solo son tres ingredientes.

A ver, chicos, son pocos ingredientes, eh, los huevos,

harina... Un par de azúcar por si acaso.

-Marina, recuerda los ingredientes.

-Venga, vamos.

-Ale, adiós.

-Vamos. -Ya viene Dani.

-Hala, cuántos huevos, Dani. -Perfecto.

-Quita, Dani. -Va, Marina, no pierdas tiempo.

-Vamos, chicos.

Venga, vamos, chicos.

Harina de almendras, 250.

Venga, venga.

Aquí lo tengo. -Ostras, me pasé una barbaridad.

-Va, Marina, sigue, corre.

¿Cómo hacéis el mazapán? Harina de almendras,

casi la misma cantidad de azúcar glas.

Vale, 200, me vale. Clara o huevo,

mezclada clara y huevo, un huevo entero dependiendo

la cantidad de masa que hagas.

Y ya pues bien trabajada, bien trabajada, la pasta

se queda homogénea, le haces la forma,

pintas con una yemita

para que te quede ese tostadito característico.

Y el puntito de horno.

Vamos, Marina. -¿Echaste ya el huevo o no?

Vale, pues venga. -Pues, vamos, date prisa.

Tenemos tiempo, chicos. -Él ya tiene la masa hecha.

-Pues que la haga. -No la estreses porque si no...

-Luego os doy un mazapán, tranquilos.

Vale, esto ya está casi. Si ahora mismo viendo el programa

se te antoja alguno de los platos que se hacen en estos fogones,

estás de enhorabuena porque puedes vivir una experiencia

en el restaurante "MasterChef", en Madrid.

El único restaurante "MasterChef" en todo el mundo.

Además de disfrutar de ricas elaboraciones,

podrás conocer a alguno de los aspirantes

que pasaron por estas cocinas.

Tienes más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Vale, creo que esto ya. -Vale, perfecto, va, muy bien.

-Extiéndela con el rodillo y da formas.

-Vamos, Dani, que vas muy bien.

-Los mazapanes son muy sencillos,

pero si alguien se pone nervioso...

-Las cosas van a salir muy mal.

Así que, hacerlos sin nervio

que os van a salir genial.

-Tengo que aprovechar toda la masa.

-Haz más mazapanes corriendo. -Pero amásalos igual

por el mismo lado, que tienes un lado gordísimo

y otro superfino. -Yo lo hago así que si no,

media hora que me tiro aquí.

-Venga, Marina, lo haces genial. -Muy bien, Marina.

-Esa Marina cómo mola se merece una ola.

¿Qué tal, Dani, cómo estamos? Bien.

¿Trabajaste bien la masa y todo? Sí, está bien trabajada.

¿Habías hecho alguna vez mazapán? Sí, un día en mi casa

y como me dijeron que estaba muy rico, pues genial.

¿Y entonces por qué dices a Marina que no te eligiera?

Psicología inversa.

Porque como yo era el único que le decía que no

y eso hace que le llame la atención.

-Total. -Y como soy el único que dice

que no, es al único que le dice que sí.

Pero bueno... ¿Cómo te has quedado?

Pues loco, loco. ¿Cómo ves la prueba,

crees que puedes ganar? Sí, y además tengo una estrategia

que ella seguro no tiene planeada. ¿Cuál es?

Pintaré la mitad con claras y la otra mitad con yemas.

Una mitad brillará más y la otra tendrá otro color.

Eso sí que no lo sabía yo. Venga, Dani, suerte.

Gracias, adiós.

¿Qué tal, Marina, cómo vamos? Muy bien.

¿Sí? Lo que sí veo es que están las figuritas iguales

de grosor, ¿no? Sí, eso es muy importante.

¿Hiciste alguna vez mazapán? No.

Oye, te diré una cosa, no veas Dani, es un estratega.

Ya. Tengo que reconocer

que me la colaste. -Hice mazapanes en casa

y puede que tenga un poquito de ventaja..

-Yo no los habré hecho, pero creo que me saldrán geniales

y mejor que a ti. -Uf, ya veremos, ya.

Atención, chicos, últimos cinco minutos.

Hala, para dentro.

Tres minutos. -Venga, va, Dani.

¿Está el horno precalentado? -Sí.

Dani nos contó que pintaría los mazapanes unos con clara

y otros con yema, pues de momento los metió

al horno y no los pintó.

Ole. Que no hay pintado con el huevo.

-Oh. -No se lo digas.

-No lo diré, pero... -No lo pintes con el huevo.

-Jope. -Díselo, díselo.

-No. -¿Por qué no se lo puedes decir?

-No, porque eso es ayudarle.

-No.

Ah, la he liado. -Bien, te diste cuenta.

-Bien, Dani, bien.

¿Se te quemaron? -No.

-No, no. -Sácalo ya, ya, ya.

-¿No están hechos, no? No, no lo están.

Que quedan tres minutos. Venga, Jaime.

Aspirantes, agarraos que vienen curvas.

Acabáis de entrar en los últimos tres minutos,

deberíais empezar a emplatar o acabar de emplatar ya

porque os recuerdo que el tiempo os pisa los talones.

-Bien, Dani, bien.

-Dani, no mojes tanto y mételo al horno, anda.

-Dani, vamos, rápido que tú puedes.

Venga, Dani, no pasa nada.

Venga, para dentro.

Dani tiene un problema, inseguridad y cuando la tienes

pierdes los nervios. Marina va despacito, a su punto.

Se va fijando y va muy bien.

-Lo voy a dejar un poquito más.

Aspirantes, último minuto. Venga, solo queda un minuto, vamos.

Hay que emplatar bonito.

Yo creo que ya están. -Esa Marina cómo mola

se merece una ola.

(TODOS) Eh.

Otra ola. (TODOS) Eh.

(TODOS) Un tsunami, eh, eh, eh.

Una bomba nuclear, boom.

-Vale, ya están.

Eso no está, había que dejarlo más.

-Qué desastre. -Venga, chicos.

-Venga, que vosotros podéis.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno, tiempo.

Manos arriba.

A ver, estarán chuchurridos, pero tienen su belleza interior.

-Yo los veo y creo que lo míos están mejor.

Seguro, seguro, seguro.

-Cuando me digan que están más ricos luego me dices.

-Vale, cuando gane la prueba, me llamas.

Bueno, Dani, qué pasa aquí.

Bueno, el plato en general se llama el huevo

por eso de que están pintados tanto con clara como con yema

además de que hay un huevo frito. Vamos a probarlo.

Bueno, hay una cosa, aparte del sabor que será común

porque trabajasteis, más o menos, la misma materia prima,

la estética y es muy importante en un mazapán, debe ser apetitoso

que te apetezca y aquí unos son más grandes.

otros más pequeños, entonces si cueces uno así

igual que uno así de finito,

uno parecerá una galleta y otro parecerá casi mazapán.

Entonces, hay algunos que se ven crudos,

que les falta un poco más de horno. Trabajaste un poco irregular.

Y el que está más gordito, está un poco más rico.

Claro, Dani, no es bueno pintar un mazapán

una vez lo metas en el horno, empieza a hacer capita

y ves aquí el huevo que está como añadido después

es que no pintamos antes de hornear que es lo que hay que hacer.

Dani, hay que estar orgulloso.

Gracias. Muy bien.

Venga, muy bien, Dani. -Muy bien, Dani, venga, va.

Bueno. ¿Qué tal, Marina?

Bien. Aquí tenemos una gran diferencia

de estética. ¿Tienen nombre tus mazapanes?

Los primeros mazapanes. Los primeros mazapanes.

Mis primeros mazapanes, qué bonito.

Entiendo que son los primeros hechos en tu vida.

Sí. Pues para ser los primeros,

no están nada mal.

¿Qué poco coméis, no?

Claro. Están buenísimos.

¿Quieres un vaso de leche con chocolate?

Están muy buenos. ¿Lo traigo, lo pido?

Vamos. Tú, pide.

Están riquísimos, Marina.

-Muy bien, Marina. -Supebien, Marina.

-Lo has hecho genial, no me arrepiento.

-Estoy contenta con la valoración del jurado

y yo creo que tengo muchas posibilidades de ganar,

pero a lo mejor, puede ganar Dani.

Marina, Dani, uno de los dos,

ha hecho los mazapanes un poquito mejor.

Marina. Estética bonita,

bastante bien horneados, ha trabajado un poquito mejor.

Es Marina.

Y el ganador de este primer duelo es...

Marina. Bien.

-Muy bien, Marina. -Dani, no pasa nada,

tienes más oportunidades.

Enhorabuena, Marina. puedes situarte al lado de Eva.

Bien. Ah.

Ay, que me tiras, qué ilusión, bueno, bien,

¿no, cariño? Sí.

-Dani, Dani. -Elige a Jaime.

-Jaime tiene menos puntos.

-Jaime. -Depende de qué toque.

Dani, lo primero, elegir campana.

Adelante. Elige la tercera.

-La última. -Madre, qué nervios, ¿no?

Dani, dime qué campana eliges.

Pues esta que la tengo enfrente.

Oh. -Hala, qué rico.

Chocolate con churros. Churros, churros.

Tenéis que elaborar la masa de los churros, freírlos

y preparar una maravillosa taza de chocolate caliente.

¿Con quién quieres retarte?

Jaime, ven aquí, anda. Jaime.

¿Seguro? Gracias.

¿Por qué? Porque sé que tanto a Candelita

como a Pachu se le dan muy, muy bien los postres.

Mucha suerte a los dos. Gracias.

-En esta prueba seré más competitivo

que Cristiano Ronaldo porque me quiero quedar

en "MasterChef" todas las semanas posibles.

Tenéis 30 minutos para hacer chocolate con churros

y tres minutos más para entrar al supermercado.

¿Preparados? (AMBOS) Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Venga, vamos. (LES ANIMAN)

Vamos, Jaime, tú puedes.

El chocolate no se puede olvidar.

No. Superimportante.

Jaime, recuerda los ingredientes.

-Y tú también, Dani.

-Va, chicos, id saliendo. -Venga, ya estoy.

-Dani ya ha salido, venga.

-Los churros, harina, agua, harina cogí, ¿no?

¿Harina cogiste? ¿Dónde hay harina?

Ay, Dios mío, menos mal que estoy yo aquí, eh.

Vamos, Jaime, date prisa.

Venga, Dani, que no decaiga segundo cocinado a tope.

Jaime, tranquilo.

Oye, chocolate con churros, no sé si hay algo mejor

para una noche con frío. Uf.

Chocolatito, lo deshaces, una lechecita calentita

aromatizada con lo que te dé la gana

o no, eso va al gusto, canela, vainilla...

Pero esto no da tiempo, tío.

Va, mira ya está, así se queda.

A ver cómo hacen los churros. Mismo volumen de harina

que de agua que no peso, hierves el agua y mezclas

con la harina y haces una masa.

Un poco de sal y esa masa, muy importante, freírla en caliente

si quieres que te queden crujientes los churros.

Todo para dentro, Manuel. -Venga, al microondas.

-Venga, Jaime, date prisa. -Más rápido, corre,

que el tiempo vuela.

-Yo es que me pongo nervioso... -Vamos, vamos, remueve, remueve.

-Venga, vamos, vamos, vamos.

-Eso ya está hirviendo. sale mucho humo.

Los de arriba, solo se anima. No se ayuda.

Vale.

Francis, qué tal se te dan a ti los postres?

Bueno, hacemos lo que podemos. ¿Sí, no? Pues mira lo que tengo

para ti, un regalo espectacular.

"Qué hay de postres", nuestro nuevo libro,

te encantará, hay todo tipo de postres para hacer

con niños, en familia, para quedar que te mueres,

toma que es para ti. Muchas gracias.

Y para tus niñas. Por supuesto.

Esto no amasa.

-No, es que con la varilla no tendría que hacerlo.

-Se le pegará todo. -Venga, Dani, que tú puedes.

-Rápido. -Es que estoy haciendo

el chocolate a la vez. -Date prisa, mira Jaime,

no hizo el chocolate aún y tú vas bien.

-Tranquilo, Jaime.

-Jope, esto no sale.

Ay, Jaime está llorando. Jaime, no llores.

Jaime, no llores. Si lloras, te saldrá todo

muchísimo peor. Jaime, te veo llorar

y no me gusta, qué te pasa.

Que estoy muy nervioso. Mi amor, no estés nervioso.

Tranquilo, respira un poco. Jaime, no estés nervioso

que lo haces muy bien. Mezcla un poco la masa,

fíjate, con el rabo de la cuchara porque tendrás

más fuerza para hacerlo, pero está perfecta ya.

Estate tranquilo, Jaime, eres un gran cocinero.

Tienes que tener mucha más seguridad en ti mismo,

¿vale? Pues te dejamos que no te podemos ayudar más.

Estás muy bien, tío. -Gracias.

-Es que yo creo que es muy duro consigo mismo.

Es muy exigente, ¿verdad? Sí.

-Va, tú, Dani, vas perfecto, vas superbién.

(SILBA)

Cuidado, ostras. -Dani, qué buena pinta

tiene el chocolate. -Vamos, Jaime, tú puedes.

-Vale, muy bien, Dani.

-Ha puesto naranja en la leche.

Eso es una buenísima idea.

Tira para dentro, hombre.

-Mira, mira, cómo lo ha echado.

-¿Pero esa masa está bien?

-Ay, Dani, la que está liando.

No sé echarlo como un profesional, pero creo que es así.

Metido. Bueno, ¿cómo vamos?

¿Tú crees que esta masa se ha trabajado?

Eh... creo que sí. Yo creo que no.

Dale un poco más, un poco más con las manos...

No se puede quitar. Se ve grumoso. Sácalo y trabájala.

Trabaja limpio, eres un poco caótico y, luego,

sabes que te salen las cosas regular por eso.

Quiero ver unos churros de diez. Vale, gracias.

Atención, chicos, Dani y Jaime, últimos cinco minutos.

¡Venga, daos prisa!

¡Muy bien, Jaime, así se hace, apretando y haciendo!

¡Vamos, Dani! -¿Hace churros? Hace churros.

-Jaime está hecho un churrero.

-Ay... pero ten cuidado, que se te va a caer.

-Bueno, está bien.

(Gritos desde la galería)

-¡Venga, Dani, que tú puedes!

-Vale... mi plato van a ser minichurros.

-¡¡¡Hala!!! -¡¡La leche!!

-Ay, ay, ay...

-Vendo churritos, vendo churrito bueno.

¡Vendo churritos!

-¡Vamos! -¡¡Muy bien, Jaime!!

¡Esos churros son superbonitos!

-Mira con forma de ese y todo.

Hasta cuando hago uno grande salen dos pequeños.

La maldición de las cosas pequeñas.

Voy a intentar hacer uno grande.

-Dani, te da tiempo a hacer otra tanda más.

-No... bueno.

No, paso de hacer esto ya, ya tengo muchos.

Tengo que incorporar la leche ya.

-Vale, perfecto.

-No...

-Dani, que no se te caiga nada. -No, no se me va a caer.

¡Oh!

Vale, antes lo digo, antes se cae. Antes se cae...

Mira qué rico, mira qué rico.

-¡Venga, Jaime!

Aspirantes, último minuto.

(LOS ASPIRANTES ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

Ahí... -Está muy espeso.

-Va a estar el chocolate supergrumoso.

-¡Jaime, superguay, superbonito! -Gracias.

-¡Oh, tío! -¿Qué ha hecho?

-Jaime... perfecto, brillante.

-Huy, sí que brilla. -¡Dani, genial!

(ENTRE DIENTES) Bueno, genial... -No le mientas.

Diez, nueve, ocho, siete... ¿Cómo limpio esto?

(TODOS) Seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡¡¡Tiempo, manos arriba!!!

-¡Vamos! Ahora sí estoy feliz.

(JAIME) Ha sido un poco tenso, menos mal que vencí mis supernervios,

porque tengo un montón. El resultado fue bueno al final,

entonces, estoy contento y satisfecho.

¿Qué tal, Dani? Se llama churros minimalistas.

Porque son más pequeños de lo normal.

El chocolate caliente lo veo un poco raro,

es una crema de chocolate casi.

¿Le has echado leche? Sí, pero no me dio tiempo

a echar toda la que debería.

Dani, a mí me parece un churro. A mí también.

Porque lo más difícil vas y lo haces.

Que es hacer churros,

pero lo más fácil que es agregar leche sobre el chocolate...

Y dejarlo ahí y hacer una taza...

Vas y no lo haces, este es el problema.

Vamos a probar. Claro...

Jueces, guardadme un churro, "porfi".

Dani, es una pena...

Con esta masa que te ha salido fenomenal, está crujiente...

Está superbuena la masa.

Que no hayas hecho un chocolate para mojar,

eso es una crema para un relleno de bombón, no para una taza.

Y muy importante, los churros para que sean dulces,

¿qué haces? Una vez fritos, van sobre papel absorbente

y los meto en azúcar muy poco para que la cojan.

Los tuyos no tienen azúcar.

Me he dado cuenta cuando he visto el bote de azúcar.

Has fallado en nada, pequeños detalles.

Nada. La esencia estaba.

El churro está muy bueno, es lo importante y más difícil.

Francis, ¿qué te parece?

Este churro no es un churro. Está bien.

Choca los cinco, está muy bien.

-Gracias. Si yo lo entiendo, que me queráis enseñar.

Sois los jueces.

No somos los jueces, somos tus jueces preferidos.

Mejores que los de algún otro programa.

Gracias, Dani. Gracias.

Gracias, Dani.

Hola. ¿Qué tal, Jaime?

Bien. ¡Oh!

¿Cómo se llama tu plato? Cuéntanos. Churros fresquitos.

Se te ha pasado el sofoco

y para bien. Yo... es que me puse muy nervioso.

Porque yo ya sé que tengo... cuatro puntos

y es eliminación. No pienses en puntos y ganar.

Hay que disfrutar y os lo decimos todos los días,

es lo más importante para que te salga bien.

Muy rico... Jaime. -Gracias.

Los has escurridos en papel. Y con azúcar.

Te gusta el dulce, ¿eh?

Choca los cinco, tío. Y el toque de naranja le va.

Gracias. Jaime, gracias.

Voy a tener que probarlo. Buenísimo.

Gracias, Jaime.

Mis dudas, mi inseguridad, los nervios...

Es mi peor rival en la cocina.

Porque soy así, he nacido así y... intentaré controlarlo un poco.

Aspirantes, nos ha gustado mucho

tomar chocolate con churros después de los mazapanes.

Era la primera vez que los hacíais y se nota.

Pero uno de los dos nos ha dejado mejor sabor de boca.

Estaba mejor elaborado el chocolate

y los churros también.

El ganador de este segundo duelo es...

Jaime.

¡Dani, no pasa nada! Enhorabuena, puedes irte con Eva.

¡Uh, que me tiras! Jaime, tú muy bien.

Pero, Dani, no pasa nada.

-A la tercera va la vencida. Dani, lo has hecho

tú también, cariño.

Daniel...

Te enfrentas a tu tercer cocinado.

Solo quedan dos campanas y dos aspirantes a batirte en duelo.

Dinos... ¿qué campana quieres esta vez?

No tengo ni idea.

Esta misma.

Solomillo de buey en tres puntos de cocción distintos.

Poco hecho, al punto y un punto más.

Muy importante que se diferencien los tres puntos de cocción

y que sean los que hemos pedido.

Poco hecho, al punto y muy hecho. Dani...

Dime con quién te quieres enfrentar en este duelo:

Pachu o Candela.

(DICE UNA RETAHÍLA) Ay, que lo echa a suertes.

Candela. Candela... te tocó.

(PACHU) Para mí ya esa campana, pase lo que pase.

-Venga, va, que podemos... Dani, Candela...

Tenéis 20 minutos para hacer

solomillos en tres puntos de cocción.

20 minutos es muchísimo. Y tres minutos más

para entrar al supermercado.

¿Preparados? (AMBOS) Sí, chef.

Vuestro tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

(TODOS) ¡Venga, vamos! ¡Vamos, rápido!

-Solamente es coger carne, ¿no?

A ver, chicos, que no se os olvide...

¿El qué? ¡La carne!

-¡Va, vamos!

¿Quieres romero? Sí.

Venga, romero, romero... que salga lo malo y entre lo bueno.

A cocinar.

¡Vamos, Candela!

-Yo cogería una sartén grande...

-Sí, una sartén enorme. -Poner todos, ¿no?

Iría sacando unos, luego,

un minuto después sacas otro y otro minuto después los demás.

-O coger dos sartenes o tres como ha cogido Dani.

-Muy buena idea esa.

Hay pocas pruebas que hablen tanto de la gastronomía,

en los restaurantes la tortilla es parte del currículo;

sería lo mismo marcar tres solomillos

en su punto de cocción.

Vamos a salpimentar un poco.

-Va, que el tiempo corre.

¿Qué es importante para hacer bien el solomillo?

Atemperarlo, media hora antes, el grosor regular,

dos centímetros o centímetro y medio.

Una sartén caliente. Dorar bien por fuera

y, a partir de ahí, darle tiempo.

¡Vamos, Candela!

-¡Vamos, Candela!

(Crepitar del aceite) -Esto quema.

-Hala, mira Candela. Candela... el solomillo no mata.

-¿Este cuál será, Dani?

-Poco. -Me caen muy bien los dos,

pero preferiría que gane Dani porque me da pena,

ya lleva el tercer cocinado.

Pues te voy a decir una cosa: Dani se supera a sí mismo.

-¿Este cuál es?

-El muy hecho.

-Vale, es el muy hecho, vale.

-Lo tienes que dejar bastante. -Este ya está terminado.

Este es el poco hecho, está vuelta y vuelta.

-La primera me parece que lo ha dejado demasiado crudo.

-Este será el muy hecho, ahí se queda.

Pues que se ha quedado buena tarde, ¿verdad, Candela?

-Candela va muy mal.

-No le va a dar tiempo. -¡Vamos, Candela!

-Huy, qué bien huele.

Te voy a pedir una cosa, amigo mío,

seguro que vas a acertar.

Deberías hacernos una clase magistral

en la escuela online de esas croquetas

tan maravillosas que se hacen en tu restaurante.

Y si nos mandas un par de docenas, pues se agradece.

Si tú me dices ven, lo dejo todo.

¡Dani, Candela, quedan diez minutos!

¿Diez minutos? Sí, venga, cariño, diez minutos.

Esa es la medio hecha, ¿no? -Sí.

-Vale... -¡Oh!

Esta va a ser la poco hecha.

-Candela está muy nerviosa.

-Esto fuera ya.

-Venga, Dani, que tiene un pintón, huele que alimenta.

-Dani, ¿ese es el muy hecho? -Se nota, se nota.

-Yo creo que esto ya está.

-Ya... lo voy a sacar ya, porque no...

No quiero que se me queme.

Aspirantes, último minuto.

Vamos, Candela, venga, rápido. -¡Vamos, va!

-Eso no se pone así, así no.

-Poco, punto y muy hecho.

-¡Ah... qué buena idea, Dani!

-Venga, corre, Candela.

-¡Venga, Candela!

-¡Oh! Corre, Candelita, que te equivocas.

Diez, ocho, nueve, siete, seis, cinco...

Cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

-Ups... me tengo que sentar.

-¡Muy bien los dos, chicos, muy bien!

-Candela, ¿lo has sazonado? -¿Le has puesto sal y pimienta?

-No. -¡¡¡Oh!!!

-Oh, oh... (CANDELA) Madre mía la sal...

La guerra que me está dando... ¡"Mamma mia"!

-Hola de nuevo. (TODOS SALUDAN)

Dani... Aquí estamos.

¿Tus solomillos tienen nombre? Les he puesto planta que crece.

Porque poco hecho, poca planta; al punto, una planta

y muy hecho... Un plantón.

Claro... Empezamos por el poco hecho,

¿verdad, señor? Verdad.

Lo he salpimentado al principio.

Venga...

Poco hecho está. Poco hecho está.

Trincharlo un poco...

Yo mientras voy abriendo otro.

Si lo parto al centro veo el puntito.

Tenía que haberlo dejado más tiempo.

Eh... hay pocas diferencias, ¿eh?

Ajá... Están bien marcados,

pero creo que... deberías haberlos dejado un poco más,

para que se filtre el calor;

pero al que le gusta poco hecha este es el color

y este es muy hecho. Muy hecho.

Creo que al que le gusta la carne muy hecha,

te lo manda a la cocina y te dirá "pásemelo usted".

Y lo pasamos, porque hay gente que le gusta muy hecho.

Nos hemos quedado un punto por debajo, ¿verdad?

Esto sería crudo... este sería poco hecho

y este sería al punto. Nos faltaría el muy hecho.

Muy bien, Dani, fenomenal. Muchas gracias.

Y qué dice Candela, ¿qué ha pasado? ¿Les has puesto nombre?

Sí, los tres jueces. ¿Quién es el crudito?

Eres tú. Yo soy el crudito.

Tú eres al punto, porque eres muy fina.

Y tú eres... El más hecho, más mayor.

Claro... Bueno, ¿empezamos por el muy poco hecho?

Este. ¿Estás contenta cómo los has hecho?

¿Te ha salido bien? Mira.

Precisamente, al terminar, vienen ellos y me dicen

que si los he salpimentado.

Entonces... pues yo he dicho... No.

Es que los de arriba,

en vez de animar, a veces molestan mucho.

He preguntado al terminar el cocinado.

-Si están sosos, lo siento.

Candela, tiene tan poca cocción que no ha llegado a calentar

la carne y tenemos un problema de temperatura.

Date cuenta de que el solomillo es más grande que tú.

Fíjate qué tocho de solomillo de carne.

Se deja, se hace por un lado, sin miedo, no se le dan vueltas.

Y tú todo el rato, la quito, la pongo...

Y la dejas por el otro lado que se dore bien.

Y por los laterales, sin miedo, no se hace...

Es un pedazo de carne que necesita 15 minutos para hacerla del todo.

Pero como Jordi... crudito.

Vamos con el poco hecho. Samantha.

Bueno... Está al punto.

Le falta ese poquito de... Temperatura.

Sí. Primo hermano del otro, Candela.

Ahí... Esta no soy yo, ¿eh?

Vamos a ver esta de aquí.

El asador nace y el cocinero se hace.

Lo que quiere decir que asar la carne...

Eh... es... no es fácil.

Pues lo comparto. Esto es lo más hecho.

Bueno, mira, ¿ves? Sí está más hecho.

Es verdad...

Esto es al punto. Esto es el punto.

Claro. ¿Y no tiene sal ninguno? ¿Nada?

Ese poco de sal y más hecho,

porque este se supone que es el más hecho.

Lo bueno es que la carne al ser espectacular,

pues siempre está rica.

Pero un poco de sal y esto hubiera estado perfecto

para el punto, los demás... No me valen.

(CANDELA) Jopé... tantos nervios...

Y tanta leche, pues, al final,

la carne ha salido bastante cruda.

Candela, Dani, como ha dicho Francis,

los puntos de la carne no son fáciles de conseguir;

pero es una lección básica en la cocina.

Todavía tenéis que practicar más para lograrlo.

Aún así, tenemos un ganador de este duelo.

Y es...

Por favor, Dani... que me daría mucha pena.

-Yo...

-Dani, por favor.

Daniel. ¡Ay, por fin!

(Gritos desde la galería) A la tercera va la vencida.

-Es que ya era hora. Enhorabuena, Daniel,

te puedes poner con Eva. (DANIEL) Madre mía...

Tres cocinados seguidos,

estoy superfeliz porque quería hacer una cosa

desde que terminé el primero: sentarme.

Solo queda una campana y una duelista.

Así que vamos a descubrir qué plato tenéis que hacer.

¿Qué campana eliges?

Esta. Esta... mira... anda.

(Clamor entre los aspirantes) ¿Carabineros a la sal?

Sí, señorita, así lo ha dicho: carabineros a la sal.

Pachu, por favor, acércate.

Solamente tengo una oportunidad, así que tengo que concentrarme

y hacerlo superbién, porque si no...

Que me voy y no quiero.

Bueno, como ha dicho Candela,

tenéis que preparar unos carabineros a la sal,

en el horno y dejarlos en su punto.

Ni muy crudos ni muy pasados.

Vale... Pues para hacerlo tenéis 20 minutos

Y como siempre... ¿Has dicho...?

Tres minutos más en el supermercado para coger los ingredientes.

¿Preparadas? ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

¡Corre, corre! ¡Venga, va, que podéis, chicas!

-Este me cae. Este te cae bien.

¿Y este cómo te cae? A ver, ese no.

-¿Me puedes dar dos de sal?

-Ten, toma, aquí uno y aquí otro.

-¡Venga, Pachu! -¡Vamos, va!

¿Dónde vas? A por lima.

-Oye, no me copies.

Si son carabineros a la sal, no tienen más misterio.

Para que estén más buenos. -¡Venga, que podéis!

-A ver, vamos. -Venga, vamos.

Bueno, chicos, tiempo justo,

yo calculo que... Hay que meterlos ya.

Un carabinero de este porte

serán unos 12 o 14 minutos, el horno a 180 ”C por ahí.

¿Cuál es el tema? Rápido la sal en un bol,

un poco de agua para que haga amalgama con la sal

y que haga un poco de costra.

Un poquito más, esto hay que cubrirlo bien.

-¡Vamos!

-¡Muy bien, Pachu!

¿Quién creéis que lo va a hacer mejor?

Yo estoy viendo a Pachu y va muy bien, muy rápido

y muy concentrada. -Me parece que mi contrincante

es muy fuerte y lo hará muy bien.

Pero... no mejor que yo. (RÍE)

Bueno, espero, porque estoy haciendo esto

para ser positiva y que me salga mejor.

-Pachu no me da miedo,

creo que los carabineros se me van a dar muy bien.

-¿Cómo vas, Pachu? -Muy bien.

Anda, hola... Aquí tienes a Pachu.

Qué maravilla, qué estás haciendo. -Es zumo de lima,

con ralladura de lima para... porque me parece

que los cítricos van bien con los carabineros.

¿Habías hecho alguna vez carabineros?

No suelo trabajar con carabineros, sí con otros mariscos:

almejas... Percebes, langostinos, gambas...

Langostinos, gambas... cosas así.

-Qué bueno. Jolín, a ver cuándo me llamas

para ir un día a tu casa. Suerte y que salga muy bien.

Muchas gracias.

-¡Pachu! -Yo creo que ya lo voy a sacar.

-¡Pachu...! Aquí venimos a comer, otra vez.

¿Habías hecho carabineros? No.

¿No... seguro? Bueno, sí,

en la prueba de exteriores. Es verdad,

en la prueba anterior también tenían carabineros.

¿Tienes controlado el tiempo? -No.

No, porque no sabía cuánto era. ¿Cómo ves la sal? ¿Está compacta?

Yo creo que está bien. ¿Lo sacas? ¿Sí?

Venga, con mucho cuidado, no te quemas, ¿verdad?

Venga, ahí, tranquilita.

Ahora cógete dos cucharas, si quieres y lo golpeas.

¿Vale? Y vas rompiendo.

Sacúdelo bien, que salga bien limpio.

Así, que vayan muy limpitos. Venga, suerte.

Yo creo que está bien.

-¿Cuál es tu cantante favorito? Alejandro Sanz.

¿Y tu torero favorito?

Cayetano Rivera.

Entonces, vuestro hijo se llama Cayetano Rivera González.

Exactamente. ¡Oh!

Yo me llamo Jaime Pérez González.

¡Toma ya! En serio.

A lo mejor somos primos lejanos. A lo mejor.

Aspirantes... último minuto.

-¡Guau, Pachu!

Qué buena pinta.

-Hala... cuánta sal. -Venga, Pachu.

Te has pasado un poquito, ¿no? -Sí, me he dado cuenta.

Voy a coger otro plato.

Diez, nueve, ocho...

Siete, seis, cinco, cuatro...

Tres, dos...

Uno... ¡tiempo! ¡Manos arriba!

¡Candela! Manos arriba. Candela...

Que no se ha dado cuenta.

(PACHU) Estoy bastante contenta porque me parece

que he aprovechado bien el tiempo y creo

que he sacado un plato con buena pinta.

Yo creo que va a estar bueno.

Muy bien, Candela, Pachu, ya habéis hecho vuestro trabajo.

A ver qué tal han salido los carabineros.

Jueces... Francis, adelante. Vamos.

Oye, si sobra alguno, aquí estamos dispuestos

a probarlo... ¡Por favor, por favor!

-Este... comeos este, porque este está igual

pero no me entraba en este plato.

No te preocupes, déjalo aquí. Déjalo aquí, mujer.

Y... entonces, he preparado un zumo de lima.

Y pues... pues que os guste.

Vamos a ello. Muchas gracias.

Dale. ¿Alguien quiere la cabeza? Lo mejor

La temperatura, ¿cómo está? Pepe, Pepe, por Dios...

(Risas) -¡Morrudo!

¿Hay algo más rico que esto? No, en absoluto.

El resto os lo dejo a vosotros. ¿En serio?

¡Qué rico! Ten... al invitado.

Pero ¿no te tragas la cabeza?

-Está muy bueno. ¿Eh...?

Está muy bien de temperatura.

-Jordi va a lo tradicional y lo normal del mundo.

Está bien de punto, ¿eh? Qué mano tienes para el carabinero.

¿Sí...? Está muy bien de cocción, Pachu.

El presentado es bonito.

Gracias. Está bien que tenga sal,

no mucha para que se vea que es a la sal.

Pero que se pueda retirar cómodamente.

Perfecto hecho, creo que le sobra la lima.

Se agradece que esté, pero no le hace falta.

Vale, está tan rico, tan gustoso... y el punto es muy bueno.

Felicidades, Pachu. No te hemos preguntado

cómo se llaman.

Este se va a llamar... Se llamaban, se llamaban.

Pobrecitos que descansen en paz. Se llamaba Juan y este Pepe.

Muy bien. Es que tenían cara

de simpáticos en el súper.

¿Los carabineros? Sí.

Vale, vale. Vamos a dejarlo ahí, Pachu.

Vale, vale. Muchas gracias.

Cómo se ha enrollado.

-Pachu, tía, cómo te enrollas.

Bueno, Candela, ¿cómo se llaman los carabineros?

¿Hola? Espérate.

Bueno, mientras lo piensas... Eva y Samantha.

Eva y Samantha, ¿por qué?

¿Así? Sí, porque no salía la sal.

Muy saladitas las dos. ¡Hala!

-Cómo gusta comer cabezas aquí... ¡Oh!

¿Qué pasa? ¿Está muy salada? Son muy saladas.

¡Bien, Samantha!

-Jordi con su delicatesen.

Ahí, cortándolo con cuchillo y tenedor.

¿Sabes lo malo, Candela? Cuando tú sacas el...

Carabinero de la sal, encima del plato,

le pasas con el pincelito y lo dejas limpio.

Yo me he comido la cabeza, que es lo mejor del mundo,

pero estoy que no puedo... ¡Agua, por favor!

Agua...

Pues eso, Candela, el único defectillo...

Sí, es la sal. Nos falta más estética.

Poner esa sal gratuita... con solo dos pizcas

de sal que se vean en el plato, ya se intuye que se ha hecho así

y que la has retirado y es más fácil de comer.

Pero de cocción está impecable.

Pues muchas gracias, Candela. Gracias, Candela.

(CANDELA) Madre mía la sal...

Con lo que me gusta a mí la sal y la tarea que me da.

Candela, Pachu, al igual que los solomillos,

cocinar a la sal requiere precisión. Ha habido un aspirante

que ha hecho los carabineros un poco más jugosos que la otra.

Y, también, ha cuidado

un poco más la presentación que es importante.

Hala, ya sabemos quién es. Y esa aspirante es...

Pachu. (TODOS) ¡Bien, Pachu, bien!

-Gracias. -Candelita, no pasa nada.

-Lo has hecho superbién.

(PACHU) Uf, qué tranquilidad; pero bueno, aquí puede pasar

cualquier cosa en cualquier momento.

Aspirantes, los jueces tienen que deliberar

para repartir los puntos;

pero, antes, vamos a despedir a nuestro invitado.

Muchísimas gracias, Francis, por venir.

Un placer estar aquí, un gustazo...

Y un recuerdo muy especial a todas esas mujeres cocineras

que están al frente de sus restaurantes.

Y un beso a vosotros.

Gracias.

(TODOS APLAUDEN) Adiós... adiós.

-Vuelve, Francis.

-Ay... qué miedo.

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Tú no te vas, Candelita.

-Es que Candela es imposible que se vaya.

-Candela no se va a ir.

(LOS JUECES SIGUEN DELIBERANDO)

-¿Cómo se va a ir la persona más mona del programa?

-Adiós, chicos.

-¿Por...?

-Sí, dice que se va, pero no se va.

Venga, vamos.

Aspirantes, sabemos que batiros

en duelo no ha sido fácil para vosotros.

No es sencillo para nadie competir cuerpo a cuerpo,

la exigencia es mucho mayor;

pero lo habéis hecho muy bien, especialmente Dani

que ha cocinado tres veces.

Gracias.

Después de catar los cuatro platos que habéis elaborado

en este reto y teniendo en cuenta la dificultad de cada uno

y los rivales que teníais en frente...

Vamos a repartir los puntos.

Recordad que esta noche solo dos de vosotros

diréis adiós a esta aventura.

Los cuatro puntos son para un aspirante

que ha demostrado que no le asusta el trabajo

y que no se desanima ante las adversidades.

Ese aspirante es... (JAIME) Creo que yo.

Dani.

¡Muy bien, Dani! -¿Qué? Bueno... OK.

Enhorabuena por haber llegado al tercer duelo

con la misma sonrisa que al primero.

¡Muy bien, Dani! -Muy bien, Dani.

Los dos puntos son para un aspirante

que ha tenido una única oportunidad de demostrar su habilidad

y, a pesar, de lo sencillo del cocinado lo ha aprovechado.

Esa aspirantes es...

Pachu. ¡Muy bien, Pachu!

-¡Muy bien, Pachu!

-Muy bien, Pachu. -Gracias, chef.

Los cinco puntos son para alguien

que, a pesar, de que los dulces no es lo suyo

y era la primera vez que hacía ese postre complejo,

lo ha hecho muy bien. Y ese aspirante es...

Jaime. (TODOS) ¡Muy bien!

Se lleva tres puntos un aspirante

que no había hecho nunca el plato que le ha tocado;

y lo ha hecho tan bien que nunca lo habríamos adivinado.

Ese aspirante es...

Marina.

Marina. (TODOS) ¡Bien!

Por tanto, el punto restante es para Candela.

Candela, tranquila, tienes tres puntos.

(ENTRE DIENTES) Por lo tanto, los aspirantes que se van son...

Marina y Dani.

Por tanto, los dos aspirantes

que tienen que decir adiós a esta aventura son...

Dani y Marina.

¡No...! (MARINA SOLLOZA Y LLORA)

-No pasa nada... mujer. -Tranquila.

(Llantos entre los aspirantes)

No pasa nada -Lo has hecho genial.

Felicidades, amigo mío.

Buen trabajo.

No... habéis llegado hasta aquí.

Te lo dije... ¿te lo dije o no?

(Llantos y sollozos) (DANI) Mis lágrimas

son más de alegría que de pena.

Prefiero que gane uno de ellos a que tengan que perder ellos.

Y los amigos es de lo más importante

que se puede hacer en "MasterChef".

Venga, acompañadme los dos.

Que no quiero veros tristes,

que tengo un montón de cosas que contaros

y un montón de regalos que daros.

(MARINA )Para mí "MasterChef"

ha significado la mejor experiencia de mi vida y os recomiendo a todos

que os apuntéis; porque es un experiencia única

y que nunca se os va a olvidar.

Dani, Marina, habéis llegado muy lejos en el programa.

Habéis vivido un montón de aventuras.

Además, si es que estáis entre los nueve mejores,

eso es estar en el top 10.

Nueve de 8000, eso es genial.

Y ese trofeo tan chulo que os lleváis.

Esto significa tanto la amistad como el esfuerzo,

como que puedes hacer, literalmente, cualquier cosa.

Esto... es la vida directamente.

Y, además, tengo un montón de regalos para vosotros.

Os lleváis, cada uno, seis meses de acceso ilimitado

a la escuela online de "MasterChef",

la dirige Jordi Cruz;

pero ahí no os puede decir si os da más puntos o menos.

Eso sí que es bueno. Así que...

Os lo habéis quitado de en medio.

¡Genial!

También os voy a regalar

el juego oficial de "MasterChef Junior".

Además, nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch

os va a regalar un robot de cocina

del color que vosotros queráis. Dani, ¿de qué color?

Morado.

¿Y tú... Marina? Verde.

Y, además, cada uno tiene un regalazo de parte

de nuestro patrocinador el Supermercado de El Corte Inglés.

Aquí hay uno más pequeñito, pero que pesa mucho.

No sé de quién será. Ni idea.

De la guapa...

Una tablet.

¡Hala lo que hay ahí dentro! Un portátil Surface.

(TODOS EXCLAMAN)

¿Te gusta, Marina? Sí.

Y aquí hay otro regalo. Un poco más grande.

Creo que no vamos a poder... ¡Ay, no puedo!

¡Hala... hala! -¡Dios mío!

-Venga, hala, cómo pesa esto. Pesa un montón.

¿Y qué será esto? Es muy grande.

¿Qué será?

¡Un patinete eléctrico! -¡Patinete!

(Gritos y aplausos)

¿Contentos? -Sí.

Oye, tengo una preguntita que ya cuando se acerca

tanto el final, tengo que hacerla.

Dani, ¿tú quién crees que va a ganar "MasterChef Junior"?

Yo estoy entre Josetxo y Jaime.

-Bueno, tú y yo, ¿no? ¿Y tú Marina?

¿Tu amiga Evelyn? Sí.

-¡Hala! Dani y Marina,

quiero que sepáis que estoy muy orgullosa

de vosotros dos, lo habéis hecho genial.

(DANI) Estoy supercontento

porque me he quedado con las amistades, lo aprendido...

Hay que ser superpositivo,

porque he pasado por cosas más duras que fue

la operación de cáncer de tiroides

y de ahí aprendí que si le buscas el lado positivo a cualquier cosa,

acabará saliendo bien.

Y a todos los demás,

quiero felicitaros; porque, ahora sí que sí,

sois semifinalistas de "MasterChef Junior VI".

Aspirantes, ahora más que nunca, tenéis que trabajar con ganas.

(TODOS) ¡Sí, Eva!

Y, antes de despedirme, quiero desearos a todos

que os traigan muchas cositas los Reyes Magos.

Nos vemos en el próximo programa, mientras ya saben...

(TODOS) ¡¡¡Sabor a la vida!!!

Aspirantes, bienvenidos a Palencia.

¡Vamos, equipo! -¡Cuidado, cuidado!

¡Unidad de incendios! Mala suerte en las catedrales.

Todos los desechos de quemados en la unidad de quemados intensivos.

Por si quemáis algo más. Deberíais emplatar la morcilla.

Vais con retraso. Esto no sale.

Ya te lo digo yo, es imposible.

Comensales misteriosos... podéis salir de los biombos.

¿Esas lágrimas de qué son? De alegría.

Tenemos estos sacos llenos de regalos.

¡Mira Jordi! Desde el restaurante Don Giovanni.

¡Italia! Andrea Tumarello.

Sois fantásticos, sois muy buenos.

-El tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡Ya!

-Candela, si no te pones las pilas no terminamos el plato.

-¡Oh! -Espero que este sea el risotto

que me lleve a la final, si no...

Me muero, así...

No es nada apetecible, el resto del plato

no hace falta probarlo

para saber a qué sabe. No me ha entusiasmado,

pero el sabor... creo que no está tan malo.

O sea, esto podría dar de comer a... alguien con hambre.

Los tres aspirantes que tenéis

que decir adiós a esta aventura sois...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4

MasterChef Junior 6 - Programa 4

01 ene 2019

En la primera prueba, por parejas, los aspirantes elaborarán el mayor número de batidos en 60 minutos. Cada juez irá con un equipo y el que pierda se bañará en un batido gigante. El finalista de 'MasterChef Celebrity 3' Mario Vaquerizo les animará. En esta prueba, además, los jueces de 'MasterChef Junior' rejuvenecerán. Paula (ganadora de 'MasterChef Junior 4'), Lukas (finalista de 'MasterChef Junior 3'), Juan Antonio y Mara (aspirantes de la pasada edición de 'MasterChef Junior') se transformarán en la presentadora y los jueces en la primera prueba de la noche.

ver más sobre "MasterChef Junior 6 - Programa 4" ver menos sobre "MasterChef Junior 6 - Programa 4"
Programas completos (6)

Los últimos 74 programas de MasterChef Junior 6

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Miriam

    Me gusta ver estos programas desde los Estados Unidos. Lo que no me ha gustado en estos últimos programas es lo chillones y mal criados que han sido mucho de estos niños. No hay necesidad de que estos niños a esta edad tengan tanto estrés y parecen descontrolados. Muchas partes del programa se ha convertido en una gritería y un caos que a quien le da estrés es a uno. El desperdicio de alimentos en las "food fight" no es buen ejemplo para los niños y la crítica sobre la altura de las personas está completamente fuera de lugar. Se le debe de dar mas elogios a Jaime y Josetxo, se ve que son niños muy bien centrados. Lo mismo con Dani.

    07 ene 2019
  2. Lydia

    Me parece excesivo que siempre hagan alusión a la altura de Jordi. Es un mal ejemplo para los niños enseñarles a discriminar a las personas. Ya sea por altura, anchura o color de la piel u otros.

    06 ene 2019
  3. katherine

    Dani es una muy bella persona.. me enamore de su personalidad tan sencilla!!! Sus padres debe. Estar orgullosos!!

    04 ene 2019
  4. Rosario

    Pues a mi me hubiese encantado que los jueces del jurado tuvieran más incapie en Daniel. Me parece que han estado mal hay personas que le han chillado y hablado mal y no la habéis hecha do.

    03 ene 2019
  5. May

    Me gustaría saber cuantos litros de leche y nata han tirado??? se podrían alimentar bastantes personas. No entiendo como un programa de televisión española se dedica a esto como diversión. Así vamos a enseñar a nuestros "juniors" a no desperdiciar la comida? Me parece fatal.

    03 ene 2019