www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3854565
Para todos los públicos MasterChef Junior 4 - Programa 4 - 03/01/17 - ver ahora
Transcripción completa

¡Buenas noches y bienvenidos otra semana a "MasterChef junior"!

Solo cocinará un aspirante de cada pareja.

El otro aspirante tendrá que dar órdenes desde su cocina

dibujando o por mímica. Conmigo cuidadito, Paloma.

¿Pero qué es eso? ¿Apio? Conejo, la cabeza de un conejo.

No. ¡Puerro! Pescado, ¡carne!

¡Huevo! ¿Qué es eso? ¡Dibuja! Ah, de China.

Aguacate. ¿De China?

(RÍE) Esto se deshace.

Está maravillosa, riquísima. Muchas felicidades.

¡Vamos, vamos! -¡Venga!

Quiero veros volar, ¿oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

-Está ya. -Haz lo que quieras.

-Chiquilla, somos los adecuados. -Mira, me estresa mucho este niño.

-Quita los intestinos. -¡Quítaselos!

-¿Qué dices? Los comensales no pueden esperar.

Tenía pocas expectativas y me están encantando.

José Enrique, tu misión aquí es muy simple:

vas a entregar estos feos pescados a cada uno de tus compañeros.

El tiempo para el segundo plato ha terminado.

No tengo hecho nada.

No, no, no, no. Se ha roto.

-¿No está bueno? Está prácticamente incomible.

Es un desastre total.

Has tenido mala suerte,

porque el pescado que te tocó era terrible.

Los tres aspirantes que no continúan

en "MasterChef junior" son:

Arnau, Jefferson y Natalia.

(Canción pop en inglés)

(TODOS) ¡Oh! -¡Mangas pasteleras!

-Pasteleras. -¡Cómo mola!

Yo no quiero mangas pasteleras, se me da muy mal.

-Mira, una encima de cada juez. -¡Hala!

(RÍE) ¡Qué guay! Cuando he entrado

había unas mangas pasteleras gigantes sobre el jurado.

-¡Ay, pizarras! -Pizarras.

-Mangas pasteleras. -Me da miedo

tras la prueba de dibujar. Aspirantes, bienvenidos

(TODOS) Gracias. Miguel, está muy cerquita

la noche de Reyes, ¿tú has mandado ya tu carta?

Sí. ¿Y qué has pedido?

Llegar a la final y que venga toda mi familia.

No quiero que me traigan

el trofeo MasterChef, eso me ocupo yo de ganarlo.

Que se ocupen de traerme otras cosas.

Paloma, ¿qué regalo te haría más ilusión que te trajesen?

Yo siempre pido muchísimas cosas y luego los Reyes eligen.

Pido un perrito de verdad, pido a lo mejor ropa.

Ah, y libros, que me encanta leer.

Álex, en mi casa le dejamos comida a los camellos,

supongo que tú le dejaras algo como muy de alta cocina.

Qué va, yo le pongo galletas, leche y, para los Reyes,

una copa de vino. Para que vayan ambientados, ¿no?

Agua y zanahorias, de toda la vida.

Aspirantes, ¿sabéis qué pedí yo? ¿El qué?

Paz y felicidad para todos. Ah, sí.

Y que los platos sean un poco más grandes.

(RÍEN) No aguanto un año más comiendo

trocitos minúsculos de comida. Pepe quiere una ración grande.

Kaitin, sois siete aspirantes y hay 11 campanas.

Jopé. ¿Qué crees que va a pasar aquí?

Yo creo que igual cada uno elige un plato y, lo que haya dentro,

lo tienen que cocinar. ¿Y el resto? ¿Las que sobran?

Las que sobran ahí se quedan.

Bueno, además, estaréis alucinados

por lo que tenemos sobre las cabezas.

(TODOS) Sí. -Es algo que no se ve cada día.

¿Para qué crees que son?

Para que caiga y os metáis una ducha un poco especial.

(Risas) Agradable.

No estaría mal, ¿eh? Sería divertido.

Aspirantes, ya veremos qué pasa con esas mangas.

Por el momento, yo os doy mi regalo propio

de una reina maga de "MasterChef junior",

poner vuestros marcadores a cero.

Sigue la competición y esta noche, al final del programa,

tres de vosotros dejaréis las cocinas.

Para empezar a sumar puntos,

la primera prueba se pone en marcha. Suerte.

(TODOS) Gracias.

Esta es una época en la que gastamos mucho en comida

para las diferentes celebraciones.

Pero la cocina no es derrochar.

Una de las virtudes de un buen cocinero

es aprovechar al máximo cada ingrediente.

Tener conciencia del precio de lo que usamos en cocina

forma parte de los conocimientos que debéis poseer.

Huy, huy, huy... José Enrique, cuando vas

al supermercado con tus padres, ¿te fijas en el precio?

A veces, porque me aburro y miro el precio.

¿Y tú, Paula, te fijas en el precio de las cosas?

Qué va. Si eso lo lleva mi madre. Claro, como no lo pagas tú.

¿Nadie se fija en el precio? Sí, yo.

A ver, cuéntame. Yo voy con mi madre

y siempre tardamos un millón. Vamos a comprar la mantequilla.

Compramos la mantequilla que sea más barata,

porque si compramos grandes cantidades, mejor barata.

Pero nunca que sea mala. -Yo es que directamente no voy.

Y, cuando voy, no me fijo.

Bueno, Paloma, tú que estás tan enterada de los precios,

a ver si me dices qué precio tiene...

Huy, qué miedito. -Lentejas.

¿Qué precio tiene este maravilloso cupcake?

¡Huy! -Qué rico.

¡Ah! Vale, bueno, yo he comprado cupcakes.

Estoy entre 3,75 a 2,75. Paloma, escucha,

para daros una pista de lo que cuesta el cupcake,

aquí están los ingredientes para su elaboración.

¡Madre mía, qué locura! Mantequilla, por ejemplo.

¿Cuánto dijiste que cuesta el kilo? ¿Kilo?

A ver, kilo no compro. Pues calcula. ¿Cuánto compras?

Eh... 250 gramos.

Sí. 75 céntimos. Según tus cálculos,

un kilo de mantequilla son tres euros.

Pues un kilo de mantequilla cuesta...

¡Ah! ¿9'80? -Carito, ¿no?

Más caro de lo que pensabas.

Es exagerado, ¿no? -Imposible.

-Esto es una locura. Yo los hago en casa,

pero me he quedado en plan: "¿Hola?".

Otro ingrediente que lleva el cupcake: azúcar.

¿Qué cuesta un kilo de azúcar? ¿El kilo? 10.

¡Ahí va! Pues mira lo que vale: 0'70.

(RÍEN) Mira qué caro lo compraste tú.

Me he rayado. Estela, ¿cuánto cuesta...

el azúcar glas? ¡Ay, madre mía!

El kilo... ¿2'30?

Dos. Yo te contrato ya para comprar.

30'32 euros. ¡Jolín!

-¡Qué bestia! -¡30 euros!

El cupcake sale por un pastizal.

A ver, siguiente, Miguel, azúcar avainillado.

Es todo muy caro. 120.

17'78. Lo sabía.

Pero es que está todo supercaro.

¿A cuánto crees que está el colorante alimenticio?

13 euros. ¿Quién cree que cuesta más?

A ver, Kaitin, ¿cuánto más? ¿20 el kilo?

-No, mucho más. Ay, 20, más o menos.

Le pones un nueve delante y lo habéis clavado.

¿920 euros? -¿Qué me estás contando?

-Por eso yo compro el... -¿Pero dónde compras tú?

Siguiente campana, Álex.

¿Qué cuesta un kilo de esencia de fresa?

140. No, 170. ¡Huy!

Estaba ahí, sí, señor. 46. Casi, casi.

Estela. ¿Yo?

Harina de repostería. ¿Cuánto cuesta un kilo?

Seis... -Es muy cara.

-52 el kilo.

Qué ruina la barra de pan, por favor.

¡Un euro! Un kilo de harina.

¡Un euro! -Nos habéis puesto las expectativas

tan altas... Paloma, una muy facilita.

Un litro de leche. Uno...

-65 el tetrabrik. -75.

¿Qué leche tomas tú? ¡Madre mía!

¿Leche de búfala? La leche está a 1'20.

Muy bien. Venga, a ver, otra fácil.

Huevos. ¿Qué cuesta una docena de huevos?

1'50. -Cinco euros.

-Huevos de oro. ¿De qué tomas tú la tortilla?

Mira, 2'15 una docena de huevos, chicos.

La levadura, Kaitin. ¿Qué cuesta un kilo de levadura?

Eh... cinco. ¿Cinco por ahí? ¿Más o menos?

(Risas) Eh, ¿más?

Eh, no lo sé. ¿10? ¿10?

21'72. No me imaginaba que

la repostería era tan cara. Pues, con todo estos datos,

queremos que nos digáis lo que puede costar este cupcake.

2000 euros. -15.

Lo que cuesta su elaboración, no lo que se paga en una tienda.

Tened en cuanta el precio de los ingredientes

y la cantidad que usamos de cada uno de ellos.

"Los tres que más se aproximen a su precio justo, sin pasarse",

como se decía en un antiguo concurso de esta casa, de TVE,

tendrán una ventaja en la prueba. ¡No fastidies!

-¡Jopé! ¿Entendido?

¡Hala! (TDOSO) ¡Sí, chef!

¡Pues a jugar!

A escribir el precio en las pizarras que tenéis ahí detrás.

Y sin copiarse. 21, 72, 2'15...

-Pero calcula por dentro. -Me siento como en clase.

30, un kilo. Cinco euros.

Se acabó el tiempo. ¿Lo tenéis todos?

Qué bonito. (TODOS) Sí.

Pues vamos a comprobar lo que verdaderamente sabéis

del precio de los alimentos.

Paloma, ¿cuánto crees que cuesta? ¿8'60? Muy bien.

José Enrique. 23'48.

-¡Uf...! (RÍE)

Estela. 5'48.

Miguel. 178'15.

(Risas) Este lo ha sumado todo y ya está.

¿Cuánto, Miguel? Estaba un poco a todo.

Como eso el kilo valía 920 euros, puse 100 gramos

y se ha quedado en 100 euros.

Paula. 5,50.

Álex. 5,20.

5,20. 7,53.

7,53.

Como para irnos todos los días a merendar.

Y el precio de este cupcake, elaborarlo, cuesta:

1'07. ¿1,70?

(Risas) "Oh, my godness!".

Hemos pedido el precio justo, sin pasarse,

pero como todos os habéis pasado,

los que más se han acercado han sido Álex, en primer lugar.

¡Oe...! Estela en el segundo.

Yo no. Y Paula en el tercero.

Gracias. -¡Qué morro!

El más pequeño el que peor lo ha hecho.

Aspirantes, esta prueba va a ser por equipos.

Álex, como ganador de la prueba, tienes la ventaja de poder elegir

a un compañero, ni Paula ni Estela. José. José Enrique.

¡Lo sabía! Y ahora me quedo yo marginado.

Estela, ¿a quién eliges tú? A Kaitin.

A Kaitin. Y, por último, Paula, ¿a quién eliges tú?

A Paloma. A Paloma.

¿Me quedo solo? No te preocupes,

tú vas a tener equipo, y será el equipo de Álex que,

como es el ganador del precio justo,

en su equipo va a tener la ventaja de tener tres aspirantes, ¿vale?

No me parece bien que me hayan elegido el último,

aunque será porque soy el más pequeño de todos.

Sé hacer las cosas igual que los mayores, o mejor.

Álex, también podrás elegir el color de tu equipo:

¿rojo, azul o verde? Azul.

Álex, capitán del equipo azul. Estela, ¿qué color eliges?

Verde. Verde. Y mira Paula

qué contenta está, le ha tocado el equipo rojo.

Claro. Además, cada equipo va a cocinar

con una crema diferente: El equipo rojo con crema de fresa.

El equipo azul con crema de chocolate.

Y el equipo verde con crema de vainilla.

¡Oh! -Qué rica.

Aspirantes, podéis ir a cocinas. Cada equipo a su fila.

Yo, cuando he trabajado con Paloma, no me ha gustado su actitud.

Pero le voy a dar otra oportunidad, a ver qué tal.

Ahora ya sí podemos desvelar

el secreto de las mangas pasteleras.

En la manga que tiene Samantha sobre su cabeza,

hay crema de fresa. (AMBAS) Uhm.

Sobre la de Pepe, chocolate.

Y sobre la de Jordi, crema de vainilla.

(RÍE) -Les pegan los sabores que tienen.

O sea, que el equipo de Samantha será el rojo.

¡Vamos con Samantha! El de Pepe del azul.

Qué grande, Pepe. Y, el de Jordi, el verde.

(RÍEN)

Chicas al poder.

¡Pinkie! Samantha no se moja hoy.

Que va muy mona con el traje de terciopelo.

que le queda... -Que sí.

El terciopelo cuesta lavarlo, que no se manche.

Aspirantes, para acompañarnos en esta prueba,

hemos invitado a un pequeño diablillo

que es experto en repostería,

el finalista de "MasterChef junior III".

¡Lukas! (AMBAS) ¡Ah!

(Gritos de sorpresa) ¡Pero, bueno!

No tiene el pelo punki.

¡Estás guapísimo! Un cambio de look.

Sí. Qué bonito, es como Jordi.

Además, aplanado, ¿no?

Qué guay. Está más mayor, ¿eh?

(RÍE)

Lukas, todos nos acordamos de tu buen hacer en las cocinas

y de lo mucho que cuidabas tu aspecto.

¿Sigues aficionado a las cremas,

aunque no sean pasteleras? No tanto ahora.

¿Por qué? Ahora estoy más con el pelo:

si me lo tiño, no me lo tiño.

(Risas) ¡Qué loco!

Disfrutaste mucho en "MasterChef junior"

y que sigues cocinando. ¿Cuál es tu plato estrella?

La pasta. ¿También te gusta la pasta?

A Jordi también. Cuántas cosas tenemos en común.

Estoy haciendo "show cookings"

por Tarragona, Barcelona, Reus... bueno, Madrid.

Vivimos contigo grandes momentos en estas cocinas,

espero que hayas seguido aprendiendo y cocinando mejor.

¿Qué tal se te dan los cupcakes? Bien, bastante bien, los controlo.

Los cocino con mis amigos, les invito y cocinamos juntos.

Bueno, son un poco complejos.

Aspirantes, bajo la atenta mirada de este jurado y nuestro invitado,

vais a preparar el mayor número de cupcakes en 90 minutos.

Queremos que estas cocinas se llenen de este rico dulce.

Ah, qué guay. Cada equipo elaborará los suyos

con la crema que le ha tocado

y dispondrá de cuatro hornos para trabajar a todo rendimiento.

¿Cuatro hornos? Esta prueba va a tener

un solo juez, Lukas. ¡Toma!

-¡Hala! Él, como gran experto,

decidirá cuáles están preparados correctamente

y desechará los que no lo estén.

¿Entendido, todo el mundo? (TODOS) ¡Sí, chef!

-Grité mucho, ¿no? -Sí, un poquito.

Además, el equipo que más cupcakes prepare, atención,

salvará a su miembro del jurado de un baño de crema pastelera

de la manga que tiene encima. Pues tenemos que perder.

Tenemos que ganar, que se mojen los chicos.

El traje es nuevo. Tenéis que perder, verdes.

-¡Hay que perder! Espabilad los tres.

Se va a dar un buen baño. Lukas, estamos en tus manos.

Sí. Pero creo que ganarán mis chicas.

Vamos a ganar, tranquilo. Mi equipo son reinas del cupcake.

Lo vamos a dar todo y vamos a ganar.

(AMBAS) Claro. Tenéis tres minutos

para entrar en el supermercado

y elegir los ingredientes para vuestros cupcakes.

Los tres minutos comienzan en tres, dos, uno, ¡ya!

¡Vamos, chicos! ¡Corre, corre, corre!

-Yo pillo el bizcocho, el bizcocho. -¡Yo los huevos!

A ver, lo del bizcocho en tu bandeja, ¿vale?

-No, no, no. -Sí, no es buena idea separarlos.

Venga, ya habéis visto los ingredientes del cupcake.

Que no se os quede ninguno aquí. ¿Has cogido el azúcar?

Sí, cogí cuatro de azúcar. Me faltan tres de harina.

Ahora sí que te puedes ir, corre.

-¡Oh! -Voy yendo, gordi.

-Vale. -¿Has pillado de todo?

-Sí. -No, la leche, la leche.

Pesa mucho, pesa mucho, corre.

¿Ya los tenéis, equipo rojo? Sí.

-Ay... ¿Lo tenéis?

¡Le leche, la leche! -Es para la buttercream.

Venga, aquí me pongo yo. Tú ponte ahí.

-Voy a derretir el chocolate. -Sí.

Venga, vámonos.

¿Todo listo? Sí.

Os ha sobrado hasta tiempo.

Miguel, saca... -A pones, vale.

Una a una, no del mogollón.

Ayúdame a este, que no puedo.

Así, 20, ¿vale? En una bandeja. E intenta no romperlos.

Tranquilo, hombre, que esto es mi especialidad.

-Me pongo con los primeros, ¿vale? -De acuerdo.

El bizcocho lo primero, ¿vale?

-Deben caber 20 en una bandeja. -17, 18, 19 y 20. Vale.

Mantequilla.

He elegido a Paloma porque quedaban Paloma y Miguel.

Y prefiero cocinar con ella antes que con Miguel.

Aunque no es la mejor pareja, nos vamos a llevar superbien

y lo vamos a hacer de 10 y vamos a ganar.

Tuvimos un choque, pero lo hemos superado, ¿a que sí?

No somos las mejores amigas.

Pero somos amigas. -Sí, mucho. Y cada vez más.

-Álex, ya tengo 20. -Pues la otra bandeja.

Tienes que hacer cuatro bandejas de 20.

¿y eso lo puedo a hacer? -Lo estoy haciendo yo, Miguel.

Yo es que lo voy a hacer antes, y esto es más fácil que esto.

No es más fácil Lukas, vamos a hacer cupcakes.

Que esto es como una magdalena, pero modernizada.

¿Cómo empezamos a hacer la masa de este cupcake?

Pues cogemos mantequilla y le ponemos azúcar.

Y vamos removiendo, que coja aire.

Vamos echándole huevos, uno a uno.

Ajá. A partir de ahí, le mezclo

la harina con la levadura. Sí.

Y la leche con el azúcar avainillado.

En el molde, meto la masa y meto al horno precalentado,

a 180-200 grados, 20 minutos más o menos, ¿no?

Y ahí tengo esa magdalena modernizada que dice Pepe.

Lleva arriba una crema. Buttercream.

Buttercream. ¡Buttercream! ¡Ah!

Mantequilla, azúcar glas y montamos.

Y el saborizante que le queramos dar:

Lleva azúcar avainillado y colorante, en este caso.

Añadimos un poco de leche, el colorante, gotitas de fresas,

terminamos y ahí tenemos el cupcake.

Y seis, vale. Ya está, ya puedes seguir tú los pasos.

Yo me pongo a separarlas. -Voy a ver el chocolate.

¿Os gustaría preparar unos cupcakes como los que hacen los aspirantes?

Pues bajaos gratis la aplicación de "MasterChef junior".

Y en ella encontraréis un tutorial donde se explican

todos los pasos, de principio a fin.

Eh, Álex, tengo una tableta de chocolate derretida.

La meto en la nevera, ¿vale?

Lukas, ¿tú con qué equipo vas? Con el mío, ¿verdad?

No sé, hay muchos equipos. Lukas, mójate, ¿con qué equipo vas?

Conmigo, jolín, conmigo. Sí.

Ay, Lukitas. Yo te invito a comer, lo sabes.

No sé, vale, vale, vale. Voy con mi catering a tu colegio.

Yo una semana te invito en El Bohio.

Equipo verde yo no me quiero manchar.

Y, si caigo yo, caemos todos. Nos pringamos los tres.

Zipi, Zape, ¡verde al ataque! Mortadelo, Filemón, verde, campeón.

¡Ole, este es mi chico! Di que sí.

-Álex, ponte a hacer esto, que me cuestas mucho, por favor.

Ya que esto, ve ordenando, ¿vale?

(AMBOS) Equipo rojo, cómo mola, se merece una ola. ¡Uh...!

Pero va a ganar el verde, ¡uh...!

Miguel, vamos, ¿eh? ¿Quieres que me mande o qué?

No, ya he terminado. A ver si vas a perder a posta.

Ya he terminado. -¿El qué?

-Ya he terminado. -Ayúdame, ven.

Ve poniendo los boles. Mezcla la leche,

mezcla estos dos boles, quito...

-¿Qué? No te entiendo. -Coge un bol.

-¿Y qué? Y echo leche en cada uno. -Sí.

-¿Toda? -Toda.

¿Echo esto aquí? ¿Todo?

Sí, todo. Está cerrado, Miguel.

Equipo azul, Miguel, ya tenemos vuestra canción para animaros.

José Enrique, escuchad.

Azul marino, no me importáis ni un pepino.

¡Ole! (AMBOS) ¡Bien...!

Oye, que es mi equipo. ¡Pero bueno!

¿Cómo se quita esto? Ahora.

(Risas) ¡Bien! ¡Crack!

¡Muy bien, Miguel!

¿Qué ha pasado?

(RÍE) ¿Está buena la masa?

-¿Qué estás haciendo? -Que me acabo de manchar.

¿Está rica?

Eh, abre la manga pastelera.

Las tareas que me han mandado no son muy importantes.

Hasta el momento he puesto donde vamos a echar los cupcakes

y remangar las mangas pasteleras.

Me gustaría que se manchara Pepe

para ver la cara que pone y perder a posta.

Miguel, Álex, José Enrique, ¿me oís?

¡Sí, chef! A ver si me voy a pringar

de chocolate por vuestra culpa, que sois uno más en el equipo.

(CANTURREA)

Vamos un poco retrasadas,

pero si nos damos prisa podemos llegar.

-Pon la mano, corre. -La manga, dirás.

La mano con la manga.

Miguel, cuenta cuántas hay en cada bandeja.

En cada bandeja debe haber 20, en las que he hecho yo hay 20.

(CANTA) #Y así seré, nunca cambiaré.#

Bien rellenitas, ¿eh? Más de la mitad.

Relleno yo también, ¿no? Tío, pero intenta que no se salga.

-Da igual, ¿no? -No, tío, queda feo.

Miguel, ve abriéndome mangas. -Espera.

Estoy haciendo esto. -Mira, Álex.

Qué loco, echa menos, nos va a llegar.

Sí que nos llega.

-Al horno. -¿Está la bandeja? Méteme esa.

-Yo creo que está bien más o menos. -Mira, allí va José rellenando.

-Pero que yo quiero rellenar eso. -Pues ahora rellenas.

-¿Aprovechamos lo que queda? -¿Sabes rellenar? Mira, hasta aquí.

-Claro que lo sé hacer. -Pero hasta aquí.

-Estaba viendo a José. -Sueltas, te sale.

Hasta aquí, cortas, aprietas. -Llena estas y lo meto al horno.

Venga, ahora cogemos cada una una manga y rellenamos una bandeja.

Si te parece, tú con esa.

Venga, Paula, que vamos bien.

¿Qué pasa aquí, equipo azul? ¿Cómo vamos?

Todo correcto. ¿Tú eres el rellenador oficial?

Más o menos. Todas deben estar llenas igual.

¿Tus compañeros te dejan trabajar? Más o menos.

¿Más o menos? ¿Por qué menos? ¿Qué pasa?

No me dejan hacer nada y ellos hacen lo mejor.

Y yo estoy haciendo lo peor. ¿No te dejan hacer la masa?

¿No se fían de ti? No.

Estas dos bandejas al horno, José. Fenomenal, venga.

¿Al horno? Vale. ¿Qué te parece? ¿Cómo los ves?

Se están pasando un poco de... ¿De cantidad?

¿A lo mejor sube ahora demasiado? Sí.

Y no están iguales, deben estar justos.

Lukas va a ser el juez, así que ojo.

Y ponte las pilas, que no me quiero manchar.

Hazlo muy bien. Tranquilo.

No estoy tranquilo estando tú aquí. Vale, vale.

Venga. Va, esta está terminada.

-Voy metiéndolos en el horno. -Vale.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Venga, daos prisa, está en juego el honor de nuestros jueces.

Y otro hacia arriba. -Los he metido en el horno.

-O.K.

Perfecto. Ya está, ya hemos acabado la masa.

Bandejas para allá.

Bueno, Lukas, aquí está mi equipo.

La masa tiene buena pinta.

Hazle un agujero más gordo a eso. Sí, porque así no...

-Se te está cayendo todo. Lleváis un ritmo un poco lento.

No. Una cosa, tenéis que meter la crema

dentro de los moldes, ¿eh? Estáis haciendo una marranada.

Estela, ten cuidado. ¡Madre! -Ya, ya.

Que caiga dentro es muy importante. ¡Hala, hala, hala!

Daos cera, que aquí hay mucha masa y quiero muchos cupcakes.

Muchos y que estén bien, haz el favor.

Si no, yo voy a pillar. ¿Te parecería bonito?

No. No te creo nada, ¿eh?

Yo tampoco.

Qué asco.

(NARRA) Para la elaboración de la buttercream,

batimos azúcar glas, mantequilla en pomada,

azúcar avainillado y leche.

El equipo va a ganar. -Sí, va adelantado.

Aquí en este... no pasa nada. Vale.

¿Qué pasa, compañeras? ¿Cuántas magdalenas tenéis hechas?

40... -Un, dos, tres...

Tres hornos llenos y aquí hay uno con cinco cupcakes.

Vale. Si no nos sale bien

y nos salen, no sé, unos 50 u 80,

y nos descartan la mitad, ya la hemos cagado.

Paula, hacedle la pelota a Lukas, es muy importante,

quien decide quién gana es él. Eres muy guapo, me gusta tu pelo.

Pero molaba más punki, hombre. ¿A que está mejor así?

Le falta que se lo tiña de azul. O de rosa con lo que nos sobre,

que es tan barato el tinte que tenemos.

Superbarato. Si haces que ganemos las chicas,

te teñimos el pelo con lo que sobre de colorante rosa, ¿te gusta?

Vale. -Yo tuve una mecha azul,

pero no me dejaron más. O sea, es punki como tú.

Bueno, Paula, ¿a que no queréis que yo me manche?

No, tienes que quedarte como una princesita.

Bueno, que tengáis mucha suerte. Gracias.

(RÍE)

Estos ya están. -Hay que añadirle el chocolate.

Limpia un poco, Miguel, corre. -El chocolate.

Mira qué sorpresa, cáscaras de huevo. Perdón.

(NARRA) Dependiendo de las diferentes

cremas de mantequilla, añadiremos chocolate fundido,

esencia de fresa y colorante o azúcar avainillado.

Venga, voy a ir haciendo la buttercream.

No, no, no, todavía no, Kaitin.

Dame leche.

No, venga, ese ya está.

José Enrique, por favor, dale vueltas a ese chocolate

que lo tengo que echar ya.

Miguel, coge la bandeja quemarte

y las colocas y pones en fila. -Me tengo que lavar las manos.

-Y la leche. -Y el azúcar avainillado.

Sí, ya lo he puesto. -Capitán, ven, esto ya está.

No, esos son los últimos que hemos puesto.

No, Miguel, a limpiar, vamos. (CANTA EN INGLÉS)

-Estos no, no, todavía nada. -¿Y estos?

Estos tampoco.

-Ya, para de pinchar. -No, es que hay que pinchar.

¡Boquilla, boquilla, que queda mejor!

-Miguel, limpia esto. -Estoy haciendo esto.

Encima de la vitro no los vamos a poner.

¡Ostras, qué calor, Dios!

José, ve rellenando, que no llegamos.

Ayúdame, que no puedo, ayúdame que... ¡oh!

¿Con esto?

-Había que poner boquilla. -No me he dado cuenta, lo siento.

-No puedo. -Que sí puedes.

Qué monas, qué hambre.

Atención, aspirantes, últimos 15 minutos.

Vamos a ver, equipo azul, se pone una boquilla en la manga

para que quede bonito. Se nos olvidó.

-Se lo he dicho, pero... ¿Y por qué no se la pones?

¿Tú la has puesto? Me ha dicho que no.

-¿Por qué no la pones ahí? -Te dije: "¿Pongo la...?".

En esa no se puede poner, no se puso dentro.

En esa al principio sí. No lo entiendes.

Os vais a pringar. Me voy a ir quitando el traje.

Kaitin, cambio. Rellénamelo, porfa.

Kaitin, Estela, estiradlos todos, dejad espacio para que se enfríen.

Y rellenad rápido. Ponla en línea, ¡en línea!

No vamos bien. No, lo tienen todo.

Campeones, campeones...

Mira qué bonito me ha quedado, Álex.

-Va, tira. Precioso, Miguel. -Gracias, hombre.

-¿Puedo ponerlos yo, por favor? -Vale, venga, pero rápido.

No sé. Eh, Kaitin, Kaitin, sigue tú, porque a mí...

Sácalos del horno.

-Eh... ¿El guante? -Aquí.

Ay, qué bonito.

Princesitas, sois un amor. Muy bien.

¡Gracias!

Rellena un poco más, anda, Kaitin.

Estela, ¿que no tienes manga? Sí, está ahí.

¿Quieres rellenar, por favor? Está rellenando Kaitin.

No, rellenad las dos, ¡por el amor de Dios!

Que me veo de crema hasta arriba. ¡Uf...!

-Estela, esto no tiene boquilla. -Ponla.

-¿Cómo la pongo? Si está relleno. -Sin boquilla, da igual.

Estela, la boquillita va al revés. Ya lo sé.

Dale la vuelta. ¿Te gusta la crema, mona?

Sí. ¿Sí? ¡Te vas a hartar!

Kaitin, ¿me puedes poner esto? -Ay, madre, ¿cómo hago esto ahora?

-Corta. -Me lo has dejado al revés.

-Sí, corta y da la vuelta. corta y da la vuelta.

Corta y da la vuelta. -¿Cómo lo voy a hacer?

Estela, no se pueden hacer las cosas mal desde el principio.

-Es que lo hice sin querer. -Madre mía.

Imposible. Todavía tengo fe.

Sí, la fe.

Ya está. fuera. -¿Ya está?

Me parece que no nos vamos a pringar.

José Enrique. -¿Qué?

-Rellena. -Lo está haciendo, déjale, tío.

Dame eso. -No, no.

Lo hago yo. -Estela, lo necesitamos,

que no da tiempo. -Acabé.

Cuenta cuántas tenemos, José.

-En total, 130.

Venga, rápido. -Lo hago yo, lo hago yo.

-Venga, hay que darse prisa.

Tienen que estar rectos.

-Esto está torcido.

¿Puedes dejar de limpiar y poner crema o no?

-Vale. -Si no, no llegamos.

-¿Qué hago, capitán, lo que me dijo José?

-Rellenar, tío, rellenar.

-Claro, tío, es que no.

-Miguel, sí nos ha ayudado, vino bien un par de manos más.

Aspirantes, último minuto.

No de tiempo, Estela, rellena, rápido.

¿La boquilla?

Corre, corre.

Venga, ponte a limpiar.

Las tijeras.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, tiempo.

Manos arriba.

Ay, qué asco.

Estamos supercontentas, sacamos muchos cupcakes y bonitos.

La masa está... -Yo probé uno y estaba...

825.

Miércoles.

¿Estás contenta?

Yo, también.

Está rica.

Ay, que pares ya de comer.

Aspirantes, los 90 minutos han terminado

y Lukas, nuestro juez especial en esta prueba,

pasará por cada una de las cocinas para hacer el recuento final

de los cupcakes que él considere que son válidos.

Pues, nosotros, cero.

Seré bastante duro, a nosotros nos lo hicieron pasar mal,

nos vamos a divertir.

Lukas, adelante.

Hola, Lukas.

-Hola. -Hola.

Bueno.

-Ay, me comería uno.

-Están casi perfectos todos.

-Hombre. -No puedo quitar casi ninguno,

a ver, este, a lo mejor, fuera.

-Oye, está perfecto. -Paula.

Voy a probar este.

-Qué bueno.

Lukas, ¿cómo está mi equipo?

Están muy buenos. -Toma.

Impresionante, ¡uuh!

¡Chicas al poder!

-Así me gusta. -Samantha ganará con nosotras.

-Sí, y quedará como una princesa. -Se van a enterar los chicos.

-Las chicas lo valemos. -Sí.

A ver, Lukas, ¿abriste el cupcake y está superjugoso?

Sí, esponjoso, sí.

Lo huelo desde aquí.

Pepe, la hemos liado. -Menudo olfato.

Lukas, que no te los tienes que comer todos, ¿eh?

Venga, al equipo verde.

Están perfectos.

Ya, claro.

Qué dice.

¿Puedo hacerlo al revés y coger las buenas?

Ese comentario no me gustó, Lukas.

A mí, mucho. Eso si hay alguna buena.

Pepe, no te rías.

Confío en vosotros.

Lukas, ¿encuentras alguna buena?

Estoy buscando.

Mira, esta, hay una, hay una.

Creo que es la única. -No, no.

Pues prueba esa. Que hay más, hay más.

¿Cómo está la magdalena? Un poco dura.

¿Quieres una sierra para abrirla?

No te dejes los dientes que eres muy joven y guapo.

Voy a probar. ¿Es una galleta o un cupcake?

¿Te quieres callar? Hablo con Lukas, déjame.

Ahora, sí.

-Si quieres vomitar, puedes hacerlo.

Lukas, dame una buena noticia, ¿cuántas salvas?

Bueno...

¿Cómo que bueno?

¿Están ricas o no?

Espera, que me atraganto.

¿Cuántas has salvado de ahí?

Dos. ¿Dos?

Ya está todo dicho.

Lukas, que nos llevamos bien, que soy pequeñito,

tengo 9 años.

Las mejores están allá.

Espera, ¿qué podría decir de esto?

Lukas, sálvame 8 o 10 por lo menos.

Allí, allí. -Mira qué bonitas.

-Mira, Lukas, como a ti te gusta.

Esta está chula. -Te diré las chulas.

No pruebes ninguno que te envenenas.

Lukas, ¿cuántas crees que se salvan?

Una, a lo mejor.

¿Eh?

¿Cómo que una?

A lo mejor, otra, sí.

Pepe,

por allí están bonitas.

Tío, por allí están bonitas.

A ver, pruébala, oye, que lo mismo...

Le pasa como a la tarta de Cerezo.

Tiene buena pinta, está bonita una, está bien, de 70.

Es que es tan grande.

Somos el equipo de Pepe, tiene que estar grande.

Pero, está muy rica, ¿verdad?

Buenísima.

Buenísima.

Yo haría...

Lukas, aparta las que tú crees que se pueden salvar.

Las estoy viendo desde aquí, venga.

Bueno, una de esta.

Allí veo una bonita que veo yo. -Esta es hermosuna.

-Allí hay una bonita que veo yo. -Dos.

-¿Y esta?

Oye, a ver, Lukas, tiene que haber ahí con manga bien puestas.

Creo que dos podría salvar, estas dos.

¿Solo dos? ¿Y la que te has comido?

Mira, por allí. -Bueno, diría que tres, tres.

Están hechas, mira, esta, a lo mejor, también.

Toma, no hemos perdido.

Pero, Miguel, ¿cómo puedes estar contento

de que te salven cuatro cupcakes

de 160?

Que no hemos perdido, por lo menos.

No tenéis vergüenza, equipo azul.

Lukas ha sido un poquito exigente

porque en el lado del grifo están todos bien

y había más de 20 bien.

Lukas. Hemos ganado.

¿Tienes un veredicto? Sí.

Pues, a pastilla con los jueces y se lo cuentas.

Es obvio, ganáis.

Que no.

Y algunos están muy dulces para mí.

Y, mira, esta, Miguel, ¿quién la ha hecho?

Yo.

Da igual.

Ya sé el veredicto.

Ay, qué miedito.

Para mí, el mejor regalo de reyes fue llegar a la final

y creo que a ellos, también, les gustaría este regalo.

El equipo que mejor cupcakes

ha hecho y que, por tanto, se lleva seis puntos

es el equipo...

El equipo rojo.

Así me gusta, gracias. -Chicas al poder.

Hemos ganado, ha sido superguay

porque la decoración de los chicos era pésima.

El equipo que se lleva tres puntos es el equipo azul.

Por tanto, el equipo que se lleva un punto

es el verde.

Muy bien.

Aspirantes, este jurado os dice que dos de vosotros

pinchasteis en el reto,

no trabajasteis como como el resto del equipo

y se notó en el resultado final. Creemos que os falta motivación

por eso pensamos que lo mejor

para sacarla es apostar más por vosotros

y daros mayores responsabilidades.

¿Como qué?

¿Darle al botón? Y esos aspirantes son...

Miguel

y Estela.

Tranquila, Estela.

Miguel, Estela, seréis los capitanes

en la prueba por equipos.

No os pongáis así. Toma.

Qué morro. ¿Tú estás contento, Miguel?

Yo quería ser capitán.

Bueno, al fin podrás mandar y que te hagan caso.

Es el día más feliz de mi vida.

Te vas a enterar.

Nunca hace caso a los capitanes

y ahora querrá que le hagan caso a él.

Yo sé lo que es que él mande porque he ido de pareja con él

y te aseguro que es lo peor, lo peor de lo peorcito.

Gracias.

Miguel, vaya tela tus compañeros

qué poco creen en ti.

¿Te apetece ser capitán o no?

Ay, cariño mío.

Pero, no llores.

Oye, que eres capitán. No quiero ser capitán ni nada.

¿Por qué? Si has dicho que era el día más feliz de tu vida.

Claro, hasta que dijeron cosas malas.

¿Sabes qué te digo? Que te entre por un oído y por el otro te salga,

demuestra que eres un buen capitán, choca.

Es verdad que nos pasamos un poco diciendo que no queremos ir con él,

pero, es que es verdad, nos da... -La pura verdad.

Un equipo estará compuesto por cuatro aspirantes

y el otro equipo estará compuesto por tres.

¿De acuerdo? Cada color

ya tiene asignado un menú.

Y os voy a echar una mano ahora que no me escuchan,

el rojo es un poco menos complicado.

Miguel, a pesar de lo que piensan tus compañeros

de los dos, el jurado te ha visto un poco menos perdido a ti.

Así que elegirás color y compañeros de equipo.

Primero, el color.

El rojo, si es el menos difícil.

Chico listo y, ahora, compañeros de equipo.

Elegirás a tres.

José Enrique,

Álex,

y Paula.

Miguel, de capitán,

creo que no va a estar muy acertado,

que irá como pollo sin cabeza

y es que será una locura eso, será un caos.

Pues, tu equipo, Estela, será formado por ti, evidentemente,

Kaitin y Paloma.

Venga, bien.

Vais a ganar.

-No, no digas eso. -Es que lo veo.

No estoy preparada para que Miguel me mande,

creo que acabaré haciendo más o menos de capitana.

Ahora llega el momento más dulce de la noche.

(TODOS SE ALEGRAN)

Va a ser la lucha más golosa de vuestra vida.

Efectivamente. Estamos muy solos aquí.

Oye, me tendré que ir, ¿no? ¿Yo?

Y yo, y yo.

Equipo azul, aquí, conmigo.

Oye, yo me iré, ¿no? No, tú te quedas

que eres jueza y tienes que estar en la pastilla.

Pero, si no va a salir.

No, pero, da igual. Pues, chicas, conmigo.

¿Todo bien?

No. Ven aquí, mozalbeta.

No, no, si es para ellos.

Lukas, haz los honores conmigo.

A ver, yo te aviso, ¿eh?

¡Todos a la vez, todos a la vez!

Lukas, esta te la guardo.

Vamos, Lukas. Tres,

dos,

uno.

¡Ya!

(GRITAN)

Ah, tío, qué asco.

Tío, ¡ah, mi pelo!

¡Mi pelo!

¡Pepe!

(GRITAN)

¡Ah, qué asco!

Pensaba que no nos mojábamos y han pulsado.

-Han pulsado, Eva y Lukas se la tenemos jurada, ¿eh, Paula?

Aunque sea muy divertido.

No, no, no.

(RÍEN Y HABLAN ENTRE ELLOS)

No, no, no.

No, no, porfa.

Ponle una capita a Eva, hombre, que está muy limpia.

¡No!

(GRITAN)

A mí no me gusta mancharme

y mira cómo me han puesto, encima,

como una patata podrida.

¡Qué frío!

¡Pepe!

Me ha encantado darme un baño con todas esas cosas

ha sido superdivertido y la guerra, también,

hemos manchado entero a Lukas.

Lukas, cariño, tu visita ha sido maravillosa,

vuelve cuando quieras.

Y vosotros, aspirantes, poneos guapos

porque vamos a ir a una ciudad

donde los niños sois los que mandáis.

Podéis conducir incluso, dirigir un banco,

a ver si así me dais un crédito

que no tengo para salsa de estas.

Aspirantes, como capitán de este crucero,

os damos la bienvenida al barco con destino

a la prueba de exteriores de "Masterchef Junior".

Me complace contar con una tripulación

tan especial como vosotros

en este viaje, donde recorreremos la única ciudad

en miniatura de toda Europa,

Micrópolis.

Una miniciudad donde podréis ser adultos por un día

y, además, vivir como bomberos, policías, médicos o marineros

y hasta ganar vuestro propio dinero.

¿Está claro?

(AMBAS) Sí, primera oficial Samantha.

Aspirantes, soy la jefa de bomberos González.

Hoy queremos rendir homenaje a los más de 20000 niños

que a lo largo de estas cuatro ediciones de "Masterchef Junior"

han pasado por el casting.

Por eso, hoy cocinareis para 50 comensales

de entre 8 y 12 años.

Me da más miedo cocinar para niños

que a mayores porque somos más tiquismiquis.

Pero no entraréis a cocinas sin antes rescatar

a vuestro capitán que está en este edificio en llamas.

¡Ayuda!

¿Estáis preparados?

(TODOS) ¡Sí, bombero, Jordi!

¡Equipo rojo, al rescate!

(PIDE AUXILIO)

¡Ayuda!

¡Ayuda!

Hoy, cada equipo cocinará un menú compuesto por tres platos.

Vosotros, el equipo azul, haréis de primero

perritos con patatas fritas,

de segundo, tacos de ternera.

Y de tercero, minihamburguesas.

Vale. ¿Está claro?

(TODAS) Sí, primera oficial, Samantha.

El menú, a priori, parece fácil, sencillo, pero, en "Masterchef"

hay que estar alerta

porque no sabes qué puede pasar.

¡Socorro, ayuda!

Atento, equipo rojo, si conseguís salvar

a vuestro capitán del incendio,

elaboraréis un menú compuesto de un primero, sándwich club,

un segundo, fajitas de cerdo,

y un tercero, fingers de pollo con sala de miel y mostaza.

¡Socorro!

Corre, corre, apaga.

-¡Ayuda, por favor!

Ambos equipos tendréis que hacer los postres.

Bueno, menuda complicación, primera oficial,

eso ya lo hacen siempre.

Pero, es que aún no he terminado.

No podréis empezar a preparar

los postres hasta que nosotros os demos la señal.

Capitana, ya puedes organizar bien a tu equipo

porque en cualquier momento deberéis abandonar vuestras cocinas

para centraros en los postres, ¿entendido?

(TODOS) ¡Sí, capitán Pepe!

¡Ayuda, por favor!

¡Ayuda, auxilio!

¡Socorro!

¡Ayuda!

¡Auxilio!

¡Bien!

¡Bien!

(SE ANIMAN ENTRE ELLOS)

Buen trabajo, equipo rojo.

Espero que en el cocinado lo hagáis igual de bien

porque hoy los platos de ambos equipos saldrán a la vez.

¿Qué? Así, los comensales,

comprobarán vuestras elaboraciones.

Madre mía.

Cocinad con control y medid bien las cantidades,

ya sabéis que nuestro supermercado proveedor de alimentos

donará el excedente que no uséis, a comedores sociales.

Contareis con 150 minutos

para hacer 50 raciones de cada plato.

Recordad, los postres no los prepararéis

hasta que nosotros os lo digamos.

¿Está claro, equipo rojo? (TODOS) Sí, bombero Jordi.

Eso espero porque las cocinas están que arden.

¿Pero, todavía no salimos del puerto?

Venga, avante a toda máquina.

Estoy deseando llegar a puerto e ir a las cocinas

que es donde mejor me desenvuelvo

y a por todas.

Qué mono, el super. -Qué guay.

Supermercado. -Supermercado, sabes leer.

Bacon, chavales, bacon

Déjame ver los ingredientes.

-Venga. -Pan de perrito.

Mira, coge tres.

Cebolla roja

-Coge antes esta que es más sana. -Lima.

Pavo braseado.

-Pavo braseado.

Queso cheddar.

Tortitas de trigo.

Azúcar moreno está ahí.

Venga, corre, corre. -Vamos a cocinar, venga, venga.

-Venga, dale, rápido.

-A ver. -Venga, chicas.

-A ver. -José y Álex,

vosotros con los burritos. -Vale.

-Paula y yo con los sándwiches. -Vale.

De los perritos se va a encargar Kaitin.

De los tacos de ternera me voy a encargar yo

y de las mini hamburguesas te encargarás tú, Paloma, ¿vale?

Y cuando nosotros terminemos os ayudamos a terminar

vuestro plato y nos ponemos todos con el postre.

-Mejor con los fingers.

-¿Qué postre? -Ay, los fingers, eso, perdona.

(TODAS) Chicas al poder, vamos a ganar, nortera.

(TODOS) Se nota, se siente, equipo rojo está presente,

con las manos unidas, jamás serán vencidas.

-Venga, vamos. -Va, a cocinar.

Las patatas, Kaitin.

Las patatas ponlas aquí, ponlas aquí.

Las bandejas con el pan, corre, coge pan.

-Cuidado, que voy. -¿Corto cebolla?

-Mucha cebolla pica mucho.

-Me pongo aquí.

(DICE ALGO EN BAJITO)

Ponle bien de aliño. -Sí.

-A ver.

-Aliño.

Hay que cortar verduras rápido.

Tú, date caña,

que el burrito es mucha elaboración,

es hora y media, pero, el tiempo vuela.

Cuando terminéis, primero rellenar

y, después, a cortar verduras. -Calla y trabaja.

-Oye, no me mandes en lo que tengo que hacer.

¿Es que me tienes que mandar? Pues no.

Creo que Paula quería ser capitana

pero, no le tocaba a ella, me tocaba a mí,

se puso a mandar y me dijo qué tenía que hacer,

así que no creo que eligiera bien.

Tendría que haber elegido a Paloma.

Bueno, Jordi, toca elegir equipo.

Estamos en una zona hecha a la medida de nuestros aspirantes

y, también, a la tuya, así que, aquí pueden ser

cualquier cosa que imaginen.

La elección de equipo debe estar a la altura

de este lugar, ¿qué te parece?

Debería, miedo me dan tus ideas.

Qué se te ocurrió, lumbreras, suelta.

Elegirá equipo el ganador de la mayor carrera de quads

de la historia de Micrópolis.

Estás perdido, soy el Fernando Alonso

de la gastronomía, más rápido que tú comiendo migas, ¿vale?

Venga, vale, valiente.

Ponte con el tomate cuando termines.

Vale, pero, necesitamos mucha cebolla.

Con dos cebollas está bien.

¿Tú estás loco?

Son 50, ¿eh?

-Miguel, son 50 personas. -¿Ves?

-Paula, termina con mi cebolla que lloro mucho, por favor.

-Ah, y yo no lloro, ¿no?

-Por favor.

-Madre mía.

-Un poco más de frijoles

que hay mucho caldo, pero, pocos frijoles.

¿Como cuántas patatas hago?

-Haz quin... -¿Veinte?

-Haz veinti...

23. -Capitana,

¿así están bien las hamburguesitas? -Si las haces todas

de ese tamaño, me va muy bien.

Vamos, si una te sale un milímetro más grande, no pasa nada.

Pero, esto pica mucho.

Ah, chaval, quién te viste así.

Jordi Suco.

¿Te has creído que vas a ganar con ese cacharro?

No lo creo, lo sé.

Pues, que el mejor elija equipo, o sea, yo.

Jordi Suco, ese es un chulito de coches de choque.

Ja. Ah...

Sandy, no te preocupes, no merece la pena,

yo me ocupo de él.

¿Has visto cómo se ha enfadado su chica?

Acelera como tú sabes.

Jordi Suco.

Hoy no existen las reglas, vamos a vivir al límite.

Bueno, el primero que llegue a la meta, gana.

Venga, dale.

¡Vamos, Jordi Suco!

¡Vamos, mi amor, vamos!

Hala, vámonos.

Tírate de la moto. Ni lo sueñes.

¡Arranca!

(Canción "Grease lighting")

¡Vamos, Jordi Suco, vamos! Ganaré por ti, Sandy.

Cómo te gusta hacer trampas, ¿eh, macarroni?

¡Dale, Jordi Suco!

Jordi Suco, por aquí, no, por ahí.

Cariño, vamos.

¡Yuju!

Jordi Suco, siempre pierdes todo.

Qué ordinariez.

Aquí y en las cocinas, mando yo, ¿quién es el ganador?

Yo.

He perdido esta carrera,

pero, en las cocinas, lo voy a machacar.

Pienso elegir al equipo ganador

me quedaré con mi equipo azul.

Pues, el rojo, me parece bien.

Ya que no vales para las carreras, a ver si vales para cocinar.

Yo con el rojo.

Déjalas un poquito más.

-Que no. -Déjalas un poco que se doren.

-Si se queman, no me digas nada.

-Dos minutos, Paula, cuando termine de cortar el pimiento.

-Que sí, que sí.

-¿Dejamos en un bol la esta, la verdura para el burrito, no?

-Sí.

-De verdad, yo lo saco ya.

Miguel, las saco ya.

-Espera, sí, sácalas, Paula. -Se van a quemar.

Hombre, no, es que...

-Pero, te lo tenía que haber dicho yo.

Yo las doraría un poco más, pero... -¿Más?

¿Cómo están las tres chicas más guapas del equipo azul

cómo estamos, cómo va mi capitana?

Bien, ya tengo la carne macerando para los tacos.

Ah, la carne de los tacos, bien, ¿y eso, qué son?

Las hamburguesitas. Fenomenal.

¿Y Kaitin? Yo estoy haciendo patatas

para las patatas pajillas.

-Pajas.

-Patatas paja, pero, le digo pajillas.

Cuidado cuando uses esto

al cortarlas, cuidado con los dedos.

Bueno, Miguel.

¿Cómo lo llevamos?

Esto está muy tostado, ¿eh?

No sé por qué.

¿Por qué? Porque he querido yo.

(SUENA A PAN DURO)

¿Tú te has comido un sándwich con el pan tan seco?

¿Te gusta? A mí me gusta el pan tostado,

pero, un sándwich donde van tres capas así,

luego, para cortarlo es un rollo, está seco;

el cerdo hay que poner a marinar cuanto antes

y el pollo tiene que ir cortadito bien.

Hay que hacer la pasta para freír el pollo, ¿qué lleva?

Para freír el pollo

tiene que llevar ajo... ajo, aceite.

Cerveza, harina, como una tempura

Vale. Pero, con cerveza.

Dejé a Pepe ganar en los quads, pero, ahora, tengo que ganar.

Vale.

Ponte las pilitas. Lo haré lo mejor que pueda.

No, lo mejor, no, superbien, mete caña.

Capitana, aquí hay 18 patatas.

-18.

¿Y de cada...? -De cada patata,

¿cuánto se sacarían?

-Creo que de cada patata saldrá 10.

-¿10 raciones?

¿Seguro? -10 patatas, 10 patatas.

-Patatas, vale. -No.

-Muchísimas más, capitana.

-Sí, eso está bien, está bien. -De acuerdo.

Me voy a poner a cortar el pan.

-No, hay que montar el sándwich y, después, lo cortas.

Primero, se monta, después, se corta.

-Madre mía. -No, lo que tú digas.

-Sigue, sigue, sigue.

-Es que estoy intentando ayudar. -Ayudaré a los otros,

a ti te falta esa cebolla y ya está.

Venga, Paula, vas bien.

-Lo corto, ¿no? Que nos pilla el toro.

Miguel, ¿qué estás haciendo?

Cortar el cerdo.

Pero, ¿no estabas con el sándwich?

-Sí, pero, ya lo hago yo. -El sándwich lo primero, Miguel.

-Está casi acabado.

-Sé lo que hago, está casi acabado.

-Claro, claro.

-Vamos a empezar a montar. -¿Sabes cómo cortar esto,

sabes cómo cortarlo? -Sí.

-Vale, pues, empieza. -No, hazlo tú.

-Tengo que terminar de ayu...

A ver, pero, hazlo tú un poco. -¿Sabes cortarlo?

A ver, los fingers, ¿cómo son?

-Paula, ¿Cómo va el sándwich?

-Paula, no he cortado en mi vida un finger.

Yo no he hecho fingers. -No, qué va.

-No los he hecho. -¿No hicimos?

-Motín, vale, hay que empezar ya.

-Voy a cortar.

-Que no puedes cortarlo, hay que montar todo.

-Sí, ¿y qué tengo que hacer ahora? -Miguel, si no sabes

qué tienes que hacer ahora, te vamos a desterrar.

-Te cambiamos, tío. -No puedes.

-Teníamos pensado hacer un mini motín,

pero, nos ha dado miedo que los jueces lo interpretan mal

y que nos echaran la bronca y que por eso nos perjudicara,

entonces, al final, no hemos hecho mucho.

Equipo azul, equipo rojo, en 50 minutos salen los primeros,

perritos con patatas fritas y sándwich club, ¿oído?

(TODOS) Sí, chef. Pues, venga.

Ve cortando los sándwich que así vamos con ventaja.

¿Sabes cómo cortarlos? -Sí, en cuatro.

No, así y así, en inclinado.

Voy a poner mejor las salchichas al horno, así se hacen a la vez.

-¿Al horno? -¿Al horno, estás segura?

-Que sí, que sí. -Déjame, vuelve a tu plato

que estará muy atrasado. -Ya, pero, esto es lo primero.

-En ese momento lo teníamos bien,

teníamos ya todos los perritos y todo,

pero, el otro equipo

iba más avanzado con una persona de más.

Cuidado, no te quemes, no te quemes.

-Vale, esto ya está al horno. -Perfecto.

Ve con cuidado

que lo estás reventando esto, madre mía.

-Si no tienes que hacer nada, ayúdame a poner esto.

-No, no hago nada, se rellenan solo los sándwich.

-No, me refiero que si por un rato,

no tienes que hacer nada ponte a hacer esto.

-Miguel lo que pasa es que mandaba mucho

y, después, él hacía cosas que,

en realidad, no aportaba nada al grupo.

A ver, equipo azul, ¿vamos retrasados por aquí?

Sí. Ahora, sí necesitamos

que estas bandejas estén en otro sitio, ¿vale?

¿Por qué? Porque necesitamos poner las sartenes

para los perritos, ¿tenemos los panecillos?

Pues habrá que abrirlos, esta bandeja, allí.

A medida que avanzaba y cocinando, pues, la organización

se iba ya un poco dispersando.

Me puse un poco agobiada

estaba todo por hacer.

Cuidado con las patatas, chicas.

Las salchichas ya están.

Chicas. -Sí, voy.

-Deja eso, Kaitin, no las toques, las acabas de echar.

-Se pegan todas. -Ayúdame a sacar...

-Se van a quemar.

-No, yo las vigilo que yo estoy aquí.

-Ayúdame. -Está muy caliente.

-Coge, coge, coge.

Baja, baja, baja.

Perfecto, muy bien.

Huelen bien, ¿eh?

-Las patatas.

Patatas churruscaditas.

-¿Cómo?

-No, a ver, están tostaditas. -Vale, sácalas.

-Las que conozco son así, tostaditas.

Comensales, gracias por acompañar a "Masterchef Junior"

aquí, en Micrópolis,

la única ciudad de Europa

construida, específicamente, para vosotros.

12000 metros cuadrados de pura diversión

con más de 30 espacios tematizados.

Vosotros sois una representación de las edades de los niños

que se presentan a nuestro casting cada año.

50 invitados de 8, 9, 10, 11 y 12 años,

entre los que estoy viendo alguna que otra celebridad.

Estoy viendo por ahí a los hijos de Pepe,

a María y a Jesús.

Estoy viendo también a los hijos de Samantha,

a Roscón y a Cloe.

Veo también a Ana, que es la sobrina de Jordi.

Y por ahí veo también a dos personitas

que yo conozco y muy bien.

Una es mi ahijada, Lidia, y la otra su hermana Laura.

Y a todos os digo que empiece la fiesta.

¡Bienvenidos a "Masterchef Junior"!

(Aplausos)

Chicos, a emplatar. Dejad de hacer esto.

Sí, venga, dejar de hacer esto y ya está.

¿Me hacéis caso? -sí, te hago caso.

Pues venga, a emplatar.

Sí, ¿dónde emplato? -Ponte a limpiar aquí.

Los platos pequeños, chicos. -A limpiar.

Yo sigo haciendo mi sofrito que lo necesito.

A limpiar, Álex. -Esto está tieso.

Vamos a limpiar.

¡Que me ayudes a limpiar!

Sí, pero me dices emplatar...

Emplatar es lo primero. -Limpiar para que emplate.

No. -Que mando yo.

No, si tiene razón. Solo que no me diga emplatar

y limpiar, que no sé hacer dos cosas a la vez.

Alguien que me ayude. Tú. -Yo.

Ayúdame. -Yo estoy con esto.

Ah, claro, ahora estás con esto.

Llevo todo el rato cortando esto.

Hija de mi vida... -Es que también hay que dejarle

el espacio a Miguel. -Sí, perdón.

Álex, ponte a ayudar un poquito por favor.

A ver, emplata o ayuda. -Espérate.

Que pesada que eres. No, tú sigue emplatando.

Y tú, Paula, por favor...

¿Yo qué? -Paula, escúchame.

Tranquilízate un poco.

Es que me pone muy nerviosa este niño.

Ahora le voy a poner las patatas.

Que el pobre podrá comer patatas, ¿no?

¿Cómo va mi capitana del equipo azul?

Pues ya estamos emplatando perritos.

Hay que llenar patatas para todos.

¿Tú crees que van a llegar? Sí, creo que sí.

Pues venga. Yo creo que no, pero bueno...

Pero pon menos.

Porque es que si no, no llega. -A ver, pero la gente...

Bueno, unos van más llenos, otras van menos llenos.

No vamos a tener patatas suficientes para todos, ¿eh?

Madre mía, un poquito desorganizado esto

a la hora de salir.

Cuando ha llegado el momento de emplatar

ahí ha sido el descontrol y eso ya ha continuado.

¿Las hamburguesas las meto al horno?

No, a la sartén. -¡No!

Equipo azul, equipo rojo, mucha atención.

Ha llegado la hora de empezar con los postres.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Bastante tenéis con sacar adelante los platos salados.

Y como no queremos que pase lo de la semana pasada

que dejasteis a los comensales sin postre

he decidido pedir refuerzo.

Así que, que entre el refuerzo.

(Risas)

¡Eeeeeh!

(GRITAN CONTENTOS)

¡Oh! -Capitán, ¿eh?

¡Eeeeh!

¿Qué pasa?

¡Ay, mi niño!

Genial, me ha encantado que haya repesca

para que otros compañeros que son amigos míos

puedan volver y seguir el programa con ellos.

Ex aspirantes, bienvenidos.

Tenéis una nueva oportunidad para demostrar

todo vuestro talento culinario.

Hoy dos de vosotros volverán a las cocinas

de "Masterchef Junior".

El reto de hoy no es fácil.

Cada uno de vosotros

cocinará un postre diferente del menú de hoy.

Tendréis que elaborar 10 raciones de cada plato

y contaréis sólo con 60 minutos para elaborarlos.

No desaprovechéis la oportunidad de volver hoy

a las cocinas de "Masterchef Junior".

¿Estáis listo para cocinar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Yo hoy quiero volver a entrar en "Masterchef",

porque es lo mejor del mundo y porque un mal día

lo tiene cualquiera, pero hoy vengo con fuerza

y tengo muchísimas ganas de entrar.

Virginia va a elaborar una tarta de manzana

mientras su hermana Loreto prepara brownie

con helado de nata.

Alejandra ya está con la masa

de sus crepes de chocolate y plátano.

Yo estoy convencida de que voy a ser

una de las afortunadas que puede repescarse.

Jefferson está haciendo

el zumo de frutas para su macedonia.

¿Por qué hay una mandarina en el suelo? ¿Es tuyo?

¿Qué? No. -¿Qué hace ahí en el suelo?

Pues no es mío. -Que tiene que ser tuyo.

¡Del suelo no, tío!

Abel ya tiene todos los ingredientes

para la masa de sus gofres con nata.

Natalia ha empezado a derretir el chocolate para su mousse.

Y Arnau prepara la mezcla

para su minitarta de frutas del bosque.

¡Uh!

Por su parte, Tony mezcla los huevos con el azúcar

y el queso para su tiramisú.

Y Javier tiene que triturar las galletas y los cacahuetes

para su minitarta de queso y miel.

Tony. -¿Sí?

Aquí la mantequilla con no sé qué.

¿Mezclo todo esto y esto?

Es que no sé tu plato.

Ay, madre mía.

Los gofres es un postre complicado

porque tienes que poner muchas cosas, menear y todo.

Y eso cuesta bastante.

¡Ay, Dios!

Venga, que ya tenemos el primero.

¿Corto así? -Sí, en tiras.

Pero no las corte tampoco muy gordos.

Mira, este es gordísimo.

Capitanes, Estela, Miguel,

por favor aquí con nosotros ahora mismo.

Venga para acá. Capitanes, la prueba se complica.

Hoy además de cocinar también tenéis que servir

a nuestros comensales.

Necesito que elijáis a un miembro de vuestro equipo

como responsable de servicio.

¿Y se puede el capitán? Puede ser el capitán.

Se puede ir quien tú quieras.

Ah, pues yo. -Va, yo.

La decisión está tomada.

Así que volvéis a vuestras cocinas.

Y, ojo, en menos de 10 minutos salen los primeros platos.

Tengo que servir a los comensales.

¿Qué hago con esta carne? -Sigue ahí cortando.

Necesito ayuda, una bandeja.

Por favor, Estela, ayúdame, que se me van a pasar.

Eso no está hecho. -Sí.

Se tiene que fundir el queso. -Ay, de verdad...

Paola se queda al mando. -¿Pero para siempre?

No, dentro de un rato,

que yo me voy a servir a los camareros.

Ay, me voy a servir a los comensales.

Vale. -¿Oído?

Sí. -Pues, ea...

He decidido ser camarero.

Es que estaba harto ya, no quería discutir más

y que el equipo perdiera por eso.

Cuidado, Miguel.

Venga, vamos. -La cerveza fría.

Que ya la tenemos.

¿Dónde? -Aquí.

Me echas y remuevo, rápido. -Y harina, harina.

Ya está. Es que me pones nervioso.

Como si fuese la masa de tortitas.

La salsa de miel. -La están haciendo ellos.

Eso es la tempura, no la salsa de miel y mostaza.

Creo que ya está.

No, un poco más.

José. -¿Qué?

Rebozo esto y me pongo a emplatar contigo tacos.

Bueno, es que yo estoy haciendo la salsa de miel y mostaza.

Vale, no importa, cuando acabes y yo acabe.

¿Cómo vamos?

Bien.

Cuando Miguel ha elegido ser camarero

se ha quitado la tarea de en medio.

Yo no lo veo normal de un capitán,

no se puede ir y dejarlo todo a la borda.

¡Paloma! -¿Qué?

¿Dónde está el queso? -Aquí.

Échaselo, por favor.

Gracias. Perdona por gritarte,

pero es que me estoy poniendo un poco nerviosa.

Vamos a ver, equipo azul, en menos de 5 minutos

tienen que salir los primeros. ¿Vale?

Ponerlo todo en bandejas. Venga, eso es.

Y así bandeja a bandeja al bandejero y a servirlo.

Capitana, que te veo ahí un poco retrasada.

Mientras tanto en la cocina de los postres

los ex aspirantes continúan con sus elaboraciones.

Esto cansa.

¿Te has cortado? ¿Quieres que te ayude en algo?

No, está bien.

Muy bien, equipo rojo, ¿tenemos los primeros?

Pues vamos a salir. Quiero 5 fuentes como esta.

Un minuto y nos vamos. Ayudarle, ayudarle.

Quiero 5 fuentes de sándwiches. Venga, que nos vamos.

Pónmelo ahí.

Vamos.

¿Lo tienes todo ahí? Sí.

Capitán y camarero. Vale, al lío.

Hala, despacito, ¿eh? Que no se caiga.

Camarera del equipo azul, a comensales.

Chicos, ahora sí que sí empieza el festín.

Empezamos ya con los primeros platos.

El equipo azul os va a servir unos perritos con patatas.

Y el equipo rojo unos sándwich club.

¿Tenéis ganas de comer?

(TODOS) ¡Sí!

¡Pues a comer!

(TODOS) ¡A comer, a comer!

Pero bueno, qué camareros de lujo tenemos hoy.

Tampoco es para tanto.

Adelante, buen trabajo.

¿Tenéis mucho hambre?

Sí, mucho. -Pues ya se nota.

Aquí tenéis.

Equipo azul, equipo rojo, ya han salido los primeros.

¿Y eso qué significa?

Que en 15 minutos salen los segundos.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues venga, tenemos que correr. Vamos a toda pastilla.

Venga, chicos.

Hazme sitio aquí. Hazme sitio, porfa.

Creo que habéis picado poca verdura.

El capitán vuelve a su posición.

¿A eso le has echado cilantro? -Sí, a todos.

Paula, muy bien. -Voy bien.

Tú vas de miedo. -Íbamos superbien.

Vamos de miedo.

Chicas, rápido, guacamole.

Guacamole. Pero dije...

Hacer la mayonesa ya de chipotles, ¿eh?

Estoy en ello.

Tienes que coger con la mano...

Que ya sé lo que hay que hacer, coger así.

No, ¿ves? Tienes que sacar

toda la salsa posible y lo metes.

Y con esto vigilas que no se pase.

Va, rápido, ¿eh?

¡Venga, vamos, chicos!

Bueno, chicas, casi me tengo que reverenciar ante vosotras.

Bueno, ¿qué tal? Contadme.

A mí me ha encantado el pepito. Me lo he terminado entero.

El sándwich tampoco es que me haya gustado mucho.

A mí me gusta más el perrito.

El sándwich no me gusta mucho.

Aparte de que no me gusta la lechuga.

Vaya dos juezas más duras, ¿eh?

Casi que prefiero vuestros padres.

Hala, seguid comiendo. Adiós.

¿Seguro que puedes?

Muy bien, Óscar. Genial, ¿eh?

¿Quieres que...? Trae, que te ayudo.

Se te está torciendo.

¿Te lo hago? ¿Quieres?

Sí, vale. Gracias.

Ex aspirantes, os veo muy relajados.

En 45 minutos salen todos los postres a la vez.

¿Me habéis oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues no gritéis tanto "sí, chef"

y poneos a cocinar más rápido, por favor.

(TARAREA)

Movimientos envolventes.

Ay...

¿Qué estás haciendo? Estoy haciendo la nata montada.

¿Para qué? Para ponerlo en el gofre.

¿Y el gofre? ¿Ya está hecha la masa?

Sí, ya está hecha, pero está reposando.

Vale, te dejo pero que esté bien montada la nata,

que tiene que estar bonita. Sí.

Señorito Jefferson, está usted muy ocupado.

Oye, esto está muy bien cortado, ¿eh?

Vale. ¿Lo has hecho tú solo?

Sí. ¿Dónde has aprendido a cortar

la fruta así de bien?

Pero si túlo hacías todo en trozos muy grandes.

¿Y ahora que te has ido a casa has aprendido o qué?

¿Has estado practicando? Sí.

Para mí volver

a "Masterchef Junior" significa...

¡pum!

Es que significa muchísimo para mí.

Vamos a verlo, chicas de mi equipo azul. ¿Cómo vamos?

¿Cómo van esos taquitos de ternera?

Pues de momento un poco atrasados.

Oye, jolín, parecen solomillos, ¿no?

Lo hemos hecho un pelín grande

porque son muy pequeños para las tortitas.

El pimiento está un poco crudete.

Yo no estaba aquí. -¿Le pongo un poco más?

Pero ya está con la carne.

Ya lo vas a guisar todo, ya no da tiempo.

En 5 minutos tienen que salir los tacos de ternera, ¿vale?

Un finger.

No puede ser, Miguel, esto. ¿Qué?

No, no, párate. Párate.

¿Cómo vas a freír con esto aquí?

No puede ser, es una...

marranada, vamos, dicho fácil.

Pero se están quemando, Miguel.

Fingers nuevos. ¡Que no!

¿Cómo que no? Oye, guapo, yo llevo

muchos años en la cocina para que me digas que no.

Y lo pones a puñados, con mucha masa

y están quedando esto como buñuelos, no como fingers.

Mira, lo metes encima del otro. Para, no puedes hacer esto.

¿Sabes lo que quiero? Tú eres el capitán camarero.

Preocúpate de que eso salga. Al carro.

Venga.

¿Esto también es para el taco? Sí.

Pues una pone el taco y otra pone la salsa.

¿Vale, chicas? Venga.

Vamos deprisa. Kaitín, no llenes más.

No llenes demasiado que no llegamos.

Venga, no quiero discutir. Quiero una cadena.

Yo no puedo estar aquí aguantando.

Cógeselo de la mano.

Tengo otro en la mano, no puedo.

¿No puedes hacer así? Tac, tac y a él.

Vale, pero tenía otro en la mano.

Eso es una cadena.

¿Sabes hacer esto, que es más fácil?

¡No, no, no! Haz esto. No, trae.

¡Eh, eh! -Déjamelo un momento.

¡Paloma, que no hay tiempo para que me des una lección!

Ah, y va con la salsa y todo y se nos empapa la torta.

Ya, chicas, no discutáis. Tú echas...

Nada, se rompen, están muy duras.

No, porque si le quitas la salsa no se rompe

porque no se mojan.

Kaitín, venga, rápido. ¡Venga, chicas!

Estela, tranquilízate. -Es que no nos da tiempo.

Sí, sí nos da. -La mitad.

No nos va a dar. -Si nos da.

Tenemos 30 puestos. Subiendo ya, venga.

Chicos, a la que baje le damos los 10 que faltan.

¿Vale? Vale.

Y vamos zumbando a por el pollo.

Ya deberíamos sacar algunos.

¿Qué pasa, que ha sacado

el equipo rojo ya los suyos y nosotros no?

Sube los que tengas, ¿vale?

Y vuelves a bajar a por el resto.

Venga, Estela, vamos.

Saliendo, que vamos muy retrasados.

Venga, vosotras mientras rellenándolo.

Pero pensando también en la hamburguesa ya.

Lo vamos a dar a todo un golpe de horno,

para que salga caliente.

¿A la hamburguesa también? Sí. ¿Vale?

Es el turno de los segundos.

El equipo azul ha hecho unos tacos de ternera.

Y el equipo rojo unas fajitas de cerdo.

Necesitáis mucha energía para recorrer

todas las calles de Micrópolis, ¿eh?

Así que comed bien, que lo mismo alguno

de vosotros se convierte en alcalde.

Son con guacamole, ¿vale?

Toma, pasad estas para el otro lado.

Huele a gofres quemados.

Bájalo un poquito yo creo, porque igual si no se te quema.

Huele un poco a quemado.

¡Ay, madre!

Ex aspirantes en menos de 30 minutos

tienen que salir todos los postres.

No quiero ninguna excusa. ¿Oído?

(TODOS) ¡Sí, chef!

(TARAREA)

¿Qué tal? Un poquito nervioso.

¿Por qué estás nervioso? No sé, porque pienso

que no me va a dar tiempo a...

Te veo. ¿Pero qué estás haciendo? Cuéntame.

Una tarta de queso con miel.

Ten cuidado con el tiempo, que es oro.

Y aquí luego a última hora os ponéis a correr

y os volvéis locos, ¿vale? Vale.

¡Hum, qué buena!

¿Tiramisú? Sí, he hecho ya unos 7.

Los he puesto allí para después ponerlo aquí y no tener...

Y si hubieses puesto de uno en uno,

haber puesto todos a la vez los 10.

Ya, lo he pensado así. Como te he enseñado 20 veces.

Porque lo que os digo os entra por aquí

y os sale por ahí, ¿no? Mucho más limpio y ordenado.

Que veo que no has aprendido.

Mucho estudiar pero poco limpiar.

Huy, aquí veo todo lo que me gusta a mí,

orden, disciplina. ¿Está todo acabado?

Sí, están ya las mangas en la nevera.

¿La mousse la vas a emplatar

con la fresa y la yerbabuena? Sí.

¿Pero tú si no entras en "Masterchef"

te vendrías conmigo a mi catering?

¿De verdad? A mí me gusta la gente

que trabaja así, ordenado, limpio,

con tiempo, organizado.

¡Ay, madre mía! -Tranquilo, Javi, vas muy bien.

Ya, es que estoy muy nervioso.

Equipo rojo, equipo azul,

en 10 minutos salen los terceros.

Los segundos han salido con retraso.

En estos platos no quiero ni un segundo de retraso.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues venga, a correr.

Cinco, seis, siete, ocho...

¡Auh!

¿Qué pasó? -Se me ha caído aceite

y me ha salpicado la mano. -Vete, vete.

No, es que ahora no puedo. -Vete a...

Hay que sacar esto enseguida. -Va, lo hago yo.

Aquí es que este aceite está quemando.

Venga, corre, vete. Vete.

Venga, lleva, lleva.

Muy bien, chicos, lo estamos haciendo fenomenal.

Pero bueno, ¿y esto?

¿Qué? ¿Qué pasa aquí?

Esto está abrasando. Cuidado, chicas.

Es que a Kaitín se le ha caído el aceite.

¿Pero aceite ahora para qué?

Para hacer el beicon y la grasa ha hecho eso.

¿Un poquito? Tres dedos.

El beicon no necesita aceite, se hace sólo en la sartén.

Ha sido Kaitín. Sobre la sartén.

Yo no he sido. Madre mía, de verdad...

Miguel, me estás cogiendo las bandejas del suelo.

No puede ser.

De ahí nos vamos al carro.

No me la líes. Las han dejado aquí.

Yo no estaba. Pero tú eres el capitán.

Y el que estaba cogiendo las bandejitas del suelo

eras tú, que te he visto yo.

Estaban ahí. Ya, pero tú tienes que decir:

"Oye, dámelos a mí." Si los veo ahí, están aquí.

De aquí a aquí, y de aquí al carro.

Tenemos el carro casi lleno. Nos podemos ir en dos minutos.

El equipo azul está que no saben qué hacen.

Venga, te voy ayudando. Es que si no no llegas.

Vale, gracias, Pepe.

Chicas, en menos de 10 minutos

tiene que estar servido en la mesa.

Venga, vamos.

Buenas, vengo a por una rubia peligrosa.

Ana, ¿cuál te ha gustado más,

el del equipo rojo o el del equipo azul?

Me ha gustado más el del equipo rojo.

Porque el del azul picaba.

Ah. Tenía algo picante.

¿A ti cuál te ha gustado más, el rojo o el azul?

El rojo, porque estaba más rico.

Pues no tiene que haber más explicación.

¿Por qué me gusta el rojo?

Porque estaba más rico, punto. Sí.

El beicon ya está todo.

Coge un cuchillo y abre hamburguesas.

No, y corta el beicon, ¿o no? -Corta el beicon.

¿Dónde está la parte de arriba de este? Aquí, ya está.

Venga, equipo rojo, el equipo azul tiene

una bandejita en el carro.

Nos podemos avanzar tela. Venga, rápido.

Si te esperas 5 minutos te doy más.

Es que necesito una bandeja, Paula.

Una y me voy.

No tenemos tiempo y el equipo rojo está sacando

ya su último plato.

Anulamos beicon, por favor.

Anulamos el beicon, ponemos la hamburguesa

tal cual está, fría.

Vamos.

Hasta luego.

Venga, aquí tenemos que correr, chicas.

Salsa, salsa, salsa.

Venga, no podemos parar.

Vamos a servir ahora unas minihamburguesas

que han hecho el equipo azul y unos fingers de pollo

con salsa de mostaza y miel que han hecho el equipo rojo.

Qué caras estoy viendo por ahí. ¿Os gusta o no?

(TODOS) ¡Sí! Pues venga, a comer.

¿Cómo vamos?

Retrasadas.

Retrasadas. O corremos un poquito más o esto no llega.

Van a salir antes los postres que las hamburguesas.

Ahora, aquí hay un problema. Sale helado.

Ya. Ya.

Es que dije: "hay que meterle un golpe de horno."

Pero no nos daba tiempo. Sí daba tiempo.

Chicos, estamos muy bien. Somos unos cracks.

Ha salido el último plato. Cocinas limpias.

Hemos terminado. Enhorabuena. Gracias.

¡Toma!

Yo creo que lo que no ha funcionado en el equipo

ha sido el capitán. Porque Álex, José y yo

hemos trabajado muchísimo.

Y yo creo que él ha sido el problema del grupo.

Vamos, venga, rapidez. Hola, Kaitín.

Venga, ponemos ya encima de las bandejas

y así vamos más deprisa.

¿El tomate? ¿No queda más tomate?

Pues sin tomate.

Ha sido un lío al final, hemos sacado como hemos podido,

sin beicon y sin nada. Pues me ha dado rabia.

Madre mía. Bueno, ha salido ya vuestro último plato.

Se nos ha ido de las manos un poquito.

Os ha faltado coordinación y correr un poquito más.

¿Tienes? Toma.

Ex aspirantes, en 15 minutos salen los postres.

Espero que esté todo en orden para emplatar

y las cocinas impecables.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Tony. -Un poquito más.

Este sobre todo.

Bien, Alejandra, te da tiempo, te da tiempo.

No, si tiempo me da tranquilamente.

Lo que pasa es que tengo miedo de que me salga crudo.

Prueba ahora. -Okey.

Jefferson, suerte.

Y a ti también, ¿eh?

¡Ah, qué bien, ha quedado recto!

¡Me ha quedado bien, no me lo creo!

¿Cómo vas, Alejandra? -Mal.

¿Por? -Voy fatal.

Porque esto no sé cómo enrollarlo.

Ponlo a la mitad.

Hay crepes que se ponen a la mitad.

Es lo único que se me ocurre, pero así queda bien, ¿no?

Uno. Venga, bien, bien.

¿Qué plato te ha gustado más, la hamburguesa o los fingers?

La hamburguesa. -¿Por qué?

Porque los fingers me picaban un poco.

Los fingers no sé, también estaban buenos.

Es que no sé qué elegir.

A ver, Jefferson, ¿cómo vas? -Bien, ¿y tú?

¿Ya has terminado? -Me falta poner la nata

y el chocolate por encima.

¿Y sólo eso? -Ya está.

Pues vete a hacerlo.

Ex aspirantes, el 5 minutos salen los postres,

con lo cual quiero que todos

empecéis a emplatar ahora mismo.

¿Esto qué es? Eso el queso.

Es que me he equivocado.

Pero eso tiene que ir dentro de la tarta.

Le estoy poniendo esto para solucionarlo un poco.

¿Y cómo se te ha olvidado echar este queso?

Estaba super estresado.

Es lo que le da sabor a queso a la tarta, hijo mío.

¡Uno! Ya tengo un plato. ¿Dónde lo dejo?

Es que no ha enfriado.

Rápido.

Madre mía, madre mía. No ha enfriado a tiempo.

Esperemos que tengas suerte.

(TODOS) ¡Queremos el postre!

¡Queremos el postre!

¡Queremos el postre!

Bueno, bueno, bueno, bueno.

Un poquito de tranquilidad, ¿eh?

Que ahora llegan los postres.

Pero no llega uno, no, llegan 9 postres.

(TODOS) ¡Bieeeeen!

Ex aspirantes, se os acaba el tiempo.

¡No, no! ¡No!

Es que no he terminado.

Diez, nueve, ocho, siete... ¡Es que no termino!

seis, cinco, cuatro... ¡No, no termino!

tres, dos, uno...

Manos arriba todo el mundo, por favor.

A servir los postres inmediatamente,

que los comensales están esperando.

Rápido, sacar los postres.

¿No has acabado? No.

¿Cómo que no has acabado? No, mira los que me quedan aún.

Pues lo que esté lo sacas. Lo que esté se saca.

No vale hacer nada de cocinar. Lo que esté se saca.

Arnau.

No. Jo, no te pongas a llorar,

mi amor, que me voy a poner triste yo.

¿Pero qué pasa?

(LLORA) ¿Pero qué te pasa?

Sacad lo que tengáis, que no pasa nada.

Oye, que a lo mejor está rico.

Ya, pero es que...

¿Que qué?

He llorado porque "MasterChef" es mi sueño

y yo quería volver a entrar.

Entonces si no lo consigo pues me pongo a llorar.

Vamos, todo el mundo fuera con los postres.

No quiero ver a nadie aquí trabajando.

Arnau, te he dicho

que se saca como está, por favor.

Una...

Yo quiero que me repesquen porque aunque haya hecho poco

yo creo que estará bueno.

Pero no sé.

Cada uno de los postres está hecho por un ex aspirante

que se juega la posibilidad

de volver a entrar en el concurso.

Así que disfrutad de la parte más dulce

de "MasterChef Junior".

(TODOS) ¡Bien!

Por aquí, toma.

Para ti.

Pues este para ti.

Es una macedonia de frutas.

Venga, otro.

Esto es una tarta de yogurt y frutos rojos.

Esa tiene galleta.

Tarta de queso con miel.

La miel me ha faltado.

A ver, ¿cuál te ha gustado más?

Porque aquí veo que te has comido tres postres.

Anda que vaya día llevas hoy, ¿eh?

El que más me ha gustado ha sido la macedonia,

porque está muy bien cortada y se puede comer muy fácil.

Y porque es sano.

Anda, sí, es muy sano. Es verdad, es muy sano.

Buenas, chicos. Buenas.

Vengo aquí con dos hombretones a que me digan cuál ha sido

el mejor postre, aunque yo creo

que viéndolo yo ya puedo adivinar algo, ¿eh?

El mousse. El mousse.

La mousse de chocolate, ¿no?

¿Y qué le pasa a la tarta de manzana?

No sé, es que no me ha gustado mucho.

Al cogerla con la cuchara estaba como un poco dura.

Ay, se les ha quedado un poquito seca.

Sí. Bueno, pero con la mousse

lo hemos solucionado, ¿no?

Sí. Me alegro.

Yo quiero entrar yo por encima de todo, eso está claro.

Pero si no entro yo me gustaría que entrara o Abel,

porque lo ha hecho muy bien, o Jefferson,

porque se ha esforzado al cortar las frutas.

Ex aspirantes, no sabéis la alegría que me ha dado

teneros de nuevo entre nosotros.

Lo habéis dado todo y los comensales han disfrutado

con vuestros postres muchísimo.

Pero sólo dos de vosotros conseguiréis regresar

como aspirantes de pleno derecho

a las cocinas de "Masterchef Junior".

Yo pase lo que pase hoy

si me echan me volveré a apuntar.

Si me echan otra vez, pues otra vez.

O al de adultos ya.

Equipo azul y equipo rojo,

habéis luchado como jabatos hasta el final.

Se nota que tenéis muchas ganas

de seguir en esta carrera por coronaros

como el Masterchef Junior de esta cuarta edición.

¡Hombre!

Pero no todos pueden ganar. Por eso hoy el equipo

que mejor lo haya hecho se llevará 6 puntos

y el otro equipo se llevará 3.

La suerte está echada para todos.

Así que, suerte.

(TODOS) Gracias, Eva.

Pepe, cuando quieras.

Equipo azul, vuestro menú era aparentemente sencillo.

Pero se os ha ido complicando.

Vuestra mayor dificultad que era sacar los platos

en tiempo y con las cantidades que os pedíamos

pues al final no ha sido así.

Habéis empezado con mucha fuerza y no parecía

que eso os fuese a frenar.

A medida que avanzaba el tiempo, os habéis ido relajando,

hasta tal punto, que algo tan simple

como cortar la ternera en taquitos, más o menos, finos,

pues se os ha pasado, os lo he tenido que recordar

y luego, ya se han cortado trozos que parecen solomillos.

Estela, la organización de tu equipo

no ha sido la mejor, desde luego que no.

Se ha notado que erais uno menos.

No habéis calculado bien las cantidades

de las raciones y os habéis quedado cortas

con las patatas de los perritos.

Y las hamburguesas salieron frías.

Necesitaban un golpe de calor, que yo os lo dije.

Meterlas al horno para que salgan calentitas. No.

Con un poco más de organización, las ideas claras, también,

y escuchando los consejos de los chefs,

pues seguro que hubiese salido todo un poco mejor.

De hecho, he cancelado el bacón de las hamburguesas

porque lo estabais friendo en tres dedos de aceite,

que el bacón ya tiene su propia grasa,

no hace falta echar más grasa.

Solo, en una sartén, se tuesta.

Las últimas hamburguesas, unas salían con cebolla,

otras con mucha lechuga, con tomate, sin tomate.

En definitiva, habéis puesto de vuestra parte

y os habéis esforzado, pero es verdad

que el cocinado ha sido un poco caótico.

Podíamos haberlo hecho mucho mejor.

Podíamos haber, los platos, sacado a tiempo.

Estamos un poco así... tristes.

Equipo rojo, en general, habéis hecho un buen trabajo.

Los platos han salido todos

y los comensales los han disfrutado.

Aunque los fingers se parecían más a unos buñuelos.

Miguel, hoy eras tú el encargado de liderar el equipo,

pero no has empezado con buen pié.

Has tratado de tener a tus compañeros firmes,

al principio, pero dabas órdenes sin ningún tipo de coherencia.

Eso te ha llevado a tener más de un encontronazo

con Paula y con el resto de tus compañeros.

Por primera vez en la historia de "MasterChef",

un equipo se ha querido amotinar

en conjunto, todos. ¿Verdad, José Enrique?

¿Contra el capitán? Sí.

No me parece mal, si el capitán no está tomando

decisiones adecuadas y el equipo tiene que reaccionar

para que los platos salgan a tiempo.

Lo que pasa, es que, al final, ninguno os habéis atrevido a asumir

la responsabilidad del capitán.

Miguel, tú, directamente, te has quitado de encima.

Has empezado a mirar para otro lado, a buscar excusas,

en vez de buscar soluciones.

Y cuando tus compañeros pedían tareas, no hacías ni caso.

Por no hablar de que las que tú tenías,

las descuidabas también por completo.

Has estado friendo los fingers con restos de rebozado quemado

en el aceite y llegó un punto que te daba igual

los consejos que te diésemos, porque te entraban

por un oído y te salían por el otro.

¿Qué me dices, Miguel?

¿Qué te voy a decir? Si has dicho todo.

Vamos, que tengo razón.

Aspirantes, nuestros consejos son para ayudar y que aprendáis,

no para molestaros o generar problemas, al contrario.

Y esto parece, Miguel, que no lo tienes muy claro.

¿Qué dices, Miguel? No te escuchamos.

Que creo que me van a echar y que no he podido disfrutar.

Tú no sabes lo que va a pasar

al final del programa. No lo sabemos ninguno.

Es más, depende de ti mismo lo que pase.

Reconozco que he estado bastante perdido.

Porque para ser mi primera vez y no saber hacer

los dos segundos platos,

pues ha sido un desastre.

Por todo esto, concluimos por unanimidad

que el equipo ganador del reto de hoy es...

El equipo rojo.

Miguel. -Sí, seguro.

Estela, lo hemos hecho muy bien.

Hemos hecho lo que hemos podido. Tranquila.

Oye, ¿por qué no estás contento?

Hombre, hemos ganado.

Que no.

Yo creía que si no nos hubiéramos organizado

y hubiéramos hecho caso a Miguel,

hubiéramos perdido la prueba.

Equipo rojo, os lleváis seis puntos.

Pero no todos. Uno de vosotros, por su actitud y dejadez,

se llevará cinco.

Y ese aspirante es...

Soy yo. Miguel.

Da igual. Cinco está muy bien, Miguel.

Sí. Son dos más que nosotros.

-Te los cambio. -Mejor que nosotros.

Es que siempre te pones a llorar, tío.

Es que no valora lo que tiene.

No lo valora. -Qué pesados.

Yo creo que Miguel se merecía que le quitasen un punto,

porque tiene que aprender

de lo que ha hecho. Y lo ha hecho muy mal.

Ex aspirantes, aunque todos os habéis esforzado,

algunos no habéis conseguido terminar vuestros postres.

Es el caso de Arnau, Abel o Javier.

Otros habéis hecho unas elaboraciones casi perfectas,

como Jefferson, Loreto o Toni.

Y otros, habéis tenido tiempo para vosotros

y para ayudar a los demás, como, por ejemplo, Natalia,

que ha terminado de las primeras con su postre,

ha ayudado a Alejandra con el tuyo

y, encima, su mousse de chocolate ha sido un auténtico éxito

entre los comensales. Gracias.

¡Natalia!

Yo quiero que entre Abel y Natalia.

Porque Natalia es mi mejor amiga y Abel es que me encanta.

Tiene que haber un pequeño,

si no, no hay chispa. Tiene que haber un pequeño.

La decisión ha sido complicada,

porque cuatro de vosotros habéis estado a un nivel muy alto.

Pero, lamentablemente, no todos podéis continuar.

Los dos aspirantes que vuelven a las cocinas

de "MasterChef Junior" son...

Natalia. -Natalia, Natalia.

Jefferson y Natalia.

(APLAUDEN)

Ahora yo siento muy muy contento conmigo.

¡He vuelto!

Enhorabuena, Natalia.

Volver a "MasterChef Junior"

es la mejor sensación que puedes sentir,

es top, top. Es precioso. Alucinante.

Ex aspirantes, os aseguro que este es el momento

al que ninguno de nosotros quería llegar.

Habéis sido unos grandes aspirantes

y ojalá pudieseis volver todos al programa,

pero ya sabéis que eso es imposible.

El camino de vuestros compañeros hacia la meta debe continuar.

Así que despedíos de ellos

y seguid luchando siempre por vuestros sueños

(APLAUDEN)

(LLORA)

Pero dame un abrazo, tío.

Lo habéis hecho muy bien.

"MasterChef" ha significado una aventura muy buena

y, bueno, he aprendido mucho a cocinar.

Para el resto, los retos continúan.

En plató, descubriréis quiénes

de vosotros se enfrentarán a la próxima prueba.

No va a ser nada fácil, eh, así que suerte.

Gracias, gracias.

La prueba de eliminación, la afronto con nervios.

Lo intentaré hacer lo mejor que pueda

para no irme y, bueno, pues quedarme otra semana más.

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

Este verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

Semana a semana y prueba a prueba,

los aspirantes a "MasterChef Junior" demuestran

que sus conocimientos y técnicas de cocina van mejorando.

Gracias a las clases que les imparten

en el Basque Culinary Center, estos niños están recibiendo

una formación de nivel universitario.

Quién sabe si, en el futuro, se convierten

en grandes profesionales de la cocina.

Eh, Jordi ha echado un poquito de panza, eh.

Mola, eh. Eva, Pitufina.

-A Jordi no le pega nada. -No.

No te pega nada. Jordi, ¿no estás "happy"?

-Pepe parece Gargamel. -Parece de verdad.

(Risas) No tiene dientes.

Aspirantes, soy Eva Pitufina.

Nos hemos pasado por el país de los pitufos

y nos hemos quedado así.

Qué guay, ¿no?

Le sienta bien el azul.

A mí me gustaría ser el pitufo Fortachón.

Un poquito cachas, como yo de guapo y acaba casándose

con Pitufina. Los demás sin "singles".

Jefferson, Natalia, bienvenidos de nuevo a las cocinas

de "MasterChef Junior". Gracias.

Jefferson, lloraste de emoción cuando los jueces te dijeron

que volvías a las cocinas.

Es que he sentido tan... ¿Tan qué?

¡Puf! Tan ¡puf!

Y ese "puf", era de muchísima alegría, ¿no?

Sí. Natalia, ¿a quién

has echado de menos esta semana?

Pues a todos. ¿A los aspirantes?

A todos los aspirantes. Ah. ¿Y a nosotros no?

Sí, pero es que se les echa muchísimo de menos.

A ver, yo entiendo que no eches de menos

a los jueces, ¿pero a mí?

A todos, a todos. Pues vamos a repasar

la clasificación hasta el momento.

Con doce puntos, Paula.

Con nueve puntos, Paloma, José Enrique y Álex.

Ocho puntos tiene Miguel.

Natalia, Jefferson, sumáis seis puntos,

los mismos que los aspirantes que ganaron la prueba por equipos.

Y con cuatro puntos, Kaitin y Estela.

Natalia. -Yo estoy contentísima

con los seis puntos y los voy a aprovechar.

Miguel, en la prueba de exteriores,

los jueces te quitaron un puntito por dejadez

y casi abandono en tus funciones de capitán.

A ver. ¿Tú qué has aprendido?

Pues que, la próxima vez,

no tengo que rendirme tan pronto, pero...

¿Pero? Quiero que me toque

otra vez de capitán. ¿Otra vez?

¿Seguro? ¿Por qué no?

Yo no quiero en su equipo. Para Paloma, Paula, José Enrique

y Álex, tengo dos muy buenas noticias.

Una: no tendréis que cocinar

en esta prueba. ¡Qué morro!

Y la segunda:

que estáis clasificados para la Semifinal

de "MasterChef Junior IV". Enhorabuena.

(Aplausos) ¡Me voy a la galería!

Estoy en la Semifinal. No me lo creo. Semifinal.

Y ya es la Final. ¡Madre mía!

De estar en el casting, a estar en la Semifinal, es mucho.

(MIGUEL) Qué morro tenéis.

-Venga, chicos. -No tienen morro. Se lo han ganado.

No me lo creo. -En la Semifinal. ¡Dios!

Qué morro, no. Me lo gané.

Me gané subir a la galería. No me lo saqué de la manga.

Si él no trabajó y lo hizo fatal,

que se quede abajo. No es mi problema.

Para tres de vosotros, la suerte no va a ser la misma,

porque os tendréis que bajar

en esta nueva parada de "MasterChef Junior".

Algunos compañeros se alegrarían

que yo me fuera. Pero no quiero irme.

Yo quiero esforzarme y quiero hacerlo

lo mejor que pueda en estas cocinas.

Hola, aspirantes. Soy Papá Pitufo.

(RÍEN) El hombre más sabio de la tierra.

(TARAREA "LOS PITUFOS")

Estela, ¿cuál es tu personaje favorito de "Los Pitufos"?

Pitufina. ¡Ay, qué ilusión!

Como veis, ya no soy el simpático y bonachón Pepe,

sino el temible Gárgamel.

Cuidado, que si me enfado, os preparo una pócima

que no volvéis a cocinar jamás.

¡Oh, no! (RÍEN)

Jefferson, ¿prefieres que sea bueno o malo?

Malo. Malo. Malo.

(RÍE)

¿Pero cómo ha hecho eso?

Natalia, ¿qué pitufo crees que soy?

Gruñón. Odio cuando lo aciertas.

(Risas) Pues sí. Siempre estoy enfadado.

Pero no con vosotros, eh. Con el mundo.

Bueno, y contigo. Me caes fatal. Te odio a ti.

Odio a tu gato. Azrael.

(MAÚLLA) (RÍEN)

El personaje que más me gusta,

es Gruñón, pero porque es el más gracioso.

Miguel, ¿sabes qué comen los pitufos?

Gato, el de Pepe. No tienes ni idea.

La mejor manera para descubrir la suculenta gastronomía pitufa,

es viajar a su maravilloso mundo.

(EXCLAMAN) Adelante.

Qué chulo.

-¡Qué guay! -Una tartita.

¡Hala! ¡Qué guay!

¡Qué guay! Yo quiero ir. Cómo mola.

Es igualito a mí. Tiene los ojos azules y todo.

Qué cuquis las sillitas.

Me pareció superguay, porque me encanta la película

y me encantaba su aldea y las setas, las casas.

Chicos, bienvenidos al país de los pitufos.

Gracias. -Qué guay.

Oye, pues a mí me parece un lugar maravilloso.

Chalé privado con vistas, jardincito, vecinos amables.

¿Eh, Kaitin? ¿Te quedarías a vivir? Yo, perfectamente.

¿Quiénes sois vosotros? ¿Sois de la Aldea Escondida?

Me habéis despertado de mi sueño.

Es que somos de "MasterChef Junior".

Sentimos haberle despertado, eh.

Es que estábamos aquí Papá Pitufo, Gárgamel, pitufo Gruñón

y una servidora. ¡Yo soy pitufo Gruñón!

¿Quién se hace pasar por mí?

Soy yo. Soy Jordi, jurado de "MasterChef".

Era una broma. No pretendíamos reírnos de usted, señor pitufo.

Estás ridículo, que lo sepas.

Pero estás de suerte. Siempre he querido ir

a "MasterChef Junior". Si vosotros me dejáis ser parte

del programa, yo os dejaré

que permanezcáis aquí, en la Aldea Pitufa.

Adelante, adelante. Lo que usted quiera, pitufo Gruñón.

Lo que quiero, es que la gente no se coma nuestras casas.

Querría presentar el programa. (CARRASPEA)

Bienvenidos a "MasterChef Junior",

un programa especial muy pitufo.

Aspirantes, esta va a ser una prueba muy dura para vosotros,

pero, sobre todo, recordad algo. ¡No os paséis con las setas!

Bueno, pitufo Gruñón, ¿satisfecho? ¿Podemos seguir?

Yo nunca estoy contento. Seguid por aquí

y empezad ya a cocinar. Buena suerte, niños.

Ya lo ha dicho el verdadero pitufo Gruñón.

En este reto, vais a cocinar

algo parecido a una comida de pitufos.

Su dieta está basada en productos frescos de la huerta.

Los pitufos no solo comen la comida natural, sana,

porque he visto en el pueblo que uno de los pitufos tenía

una tarta, así que no todo es sana.

Aspirantes, vuestra misión ahora es localizar y recoger

cinco tipos de verduras que se esconden

en este pequeño poblado.

Hay una verdura para cada uno.

Adelante, a buscar.

Huy, Jefferson. ¿Ya la has encontrado?

Ajá. Venga. Ponte aquí.

Miguel, corre, que te quitan las verduras.

Busca en el jardín. Ya he encontrado.

¡Olé!

Hay una para cada uno. Yo no encuentro la mía.

Ya la tengo.

Anda, muy bien, Miguel.

Kai, vamos, que tú puedes. Pero, bueno, Kaitin, ¿qué pasa?

No encuentro la mía. Pues busca.

Busca, busca, busca.

-¿Qué hago yo con esto? -Aquí.

Remolacha. Qué guay.

Bueno, pues ya, cada uno, tiene sus verduras.

Kaitin, tú tienes remolacha. Estela tiene espárragos.

Zanahorias tiene Natalia. Berzas tiene Jefferson.

Y Miguel, que tiene guisantes.

Jefferson, ¿has comido berzas? Nunca.

¿Nunca? Miguel, ¿y tú, guisantes?

Los he comido, pero no los he cocinado.

Mi madre me decía de hacerlos, pero me da pereza.

Y a ver qué hago yo con los guisantes.

Aspirantes, este mundo azul es maravilloso,

pero los buenos cocineros preferimos estar

donde más disfrutamos, así que, venga, a las cocinas.

Venga, chicos. Venga. ¡Venga, chicos!

Y nosotros, a la puerta mágica a cambiarnos.

Aunque este color me favorece,

pero, claro, así no estamos nada serios.

Odio la puerta mágica. La odio. Y a ti.

Qué lástima, porque yo, de Gárgamel, me veo estupendo.

Y mira Jordi y Samantha. Me divierte todo.

Venga. Para adentro.

Te odio. ¡Uh!

¡Ahí va! Qué diferencia. Qué maravilla, eh.

¡Olé! Menuda diferencia.

¡Madre mía! ¿De qué voy ahora? ¿De Brad Pitt?

(RÍEN)

Me gustaría entrar en esa puerta.

Entrar con un delantal y salir con mi chaquetilla

y mi trofeo de ganador de "MasterChef".

Aspirantes, para este reto hemos invitado a un cocinero

que ha convertido su local en una prolongación

de la maravillosa naturaleza

que le rodea, utilizando, sobre todo,

productos de la huerta de su tierra gallega.

Con una Estrella Michelín, desde el restaurante Culler de Pau,

en O Grove, Pontevedra...

¡Javier Olleros! Javier Olleros.

(APLAUDEN)

Javier, encantada. Bienvenido. ¿Cómo estáis?

A ese lo conozco. ¿Qué tal? Muy bien.

¿Qué tal? ¿Qué pasa, Pepe?

-Lo conozco. -Javier, ¿la conoces?

¿Le conoces o qué? Sí.

Él tiene el restaurante donde yo veraneo

y fui a sus cocinas. ¿Estuviste en sus cocinas?

Para ver cómo cocinaba. ¿Aprendiste algo?

¡Madre mía! Allí pasan un calor.

Pero yo probé una torrija que hizo él y está...

Tienes que poner un poco más alto al aire en la cocina.

Sí. Vienen en verano. No cuentes todos los secretillos, Paloma.

¿Y qué tal se portó Paloma? Bien, bien. Vino dos días.

¡Anda! Dos días en la cocina. Lo disfrutamos nosotros también.

Así se le nota la mano que tiene.

Javier, tu trabajo en Culler de Pau es sorprendente.

Cuéntanos en qué se basa la cocina.

En nuestra cocina, tiene peso el producto de la huerta.

Y ya no tanto el producto de la huerta,

sino las personas que hay detrás de cada producto,

que hay que respetar. Tenemos que intentar,

que no se rompa esa cadena.

Los aspirantes quieren ser profesionales.

Has trabajado duro toda tu carrera,

desde que empezaste con tu padre, tu maestro.

¿Cuál es el secreto del éxito?

Es confiar en uno mismo. Y después, tratar de disfrutar

cualquier cosa que hagas.

Aspirantes, debajo de cada una de estas campanas,

hay un plato elaborado por Javier, cuyo ingrediente principal

es cada una de vuestras verduras. Acercaos, por favor.

Bueno, Javier, vamos a por tu primer plato.

Cuéntanos. El primer plato,

le llamamos zanahoria en texturas.

Queremos destacar, sobre todo, el sabor de la zanahoria

y, después, el juego de texturas que aporten

algo interesante a la hora de meterlo en la boca.

Muy bien. Segundo plato, Javier. Vamos.

¿Qué es eso?

Cuéntanos. Son guisantes

en un caldito de mejillón con punto dorado.

Con las vainas, hacemos un licuado y lo mezclamos

en ese jugo de mejillón. Es muy sencillito.

Sí. Y, encima, me toca a mí.

Bueno, vamos con tu tercer plato, Javier.

¿Qué tenemos aquí? Una menestra de verduras.

Lo que hacemos, es utilizar las verduras

que nos ofrece cada temporada y cada estación.

La cocción de cada verdura,

en su punto justo.

Y, después, lo regamos con una sopa de queso San Simón,

que es un queso gallego que tiene un ahumado maravilloso.

¿Pero este cuál es? ¿El de la remolacha?

Seguramente, el espárrago.

El tuyo.

Yo ahora me comería el de la zanahoria.

Yo me los comería todos.

-Tiene buenísima pinta. -¿Qué es eso?

El siguiente plato es un canelón de berza.

Lo que tratamos, es hacer un canelón

utilizando tres variedades de berza.

Un grelo, una berza rizada y otra lisa.

El queso, que parece queso rallado, es castaña rallada.

-Ahora toca el mío. -Imagínate que es un postre.

No, por favor. Más postres, no.

-Parece terciopelo. -¡Tachán!

La remolacha. Esto me preocupa.

Nos gusta utilizar los vegetales en postres, por la frescura

y porque pueden jugar con menos azúcar.

-¡Qué bueno! -Utilizamos remolacha.

Veréis que está en dos texturas. Una está cocinada en almíbar

y la otra es una crema inglesa con remolacha.

El postre. Te lo dije.

Madre mía. Odio que tenga razón.

Aspirantes, como os imagináis,

en este reto debéis reproducir los platos de Javier Olleros.

Queremos poner a prueba vuestro talento en la cocina,

trabajando con productos muy sensibles

a los tiempos de cocción

y cuyas texturas son tan importantes.

Para que solo os tengáis que centrar en el cocinado,

nuestro supermercado patrocinador os preparó estas cestas

con los ingredientes necesarios para las elaboraciones.

¿A quién le toca la menestra? A Estela.

Gracias. -Te toca a ti.

Bueno, chicos, tenéis las cestas, las ganas de cocinar

también están, ¿no es así?

(TODOS) Sí. Pues a las cocinas.

Es que pesa. -Venga, quita.

¿Y qué hay en las cajas esas de "MasterChef"?

Minicaja misteriosa.

Como veis, cada uno tenéis una pequeña caja misteriosa.

No la podéis destapar hasta que os lo digamos. ¿Entendido?

(NIÑOS) Sí, chef. El aspirante que prepare

el mejor plato, sumará seis puntos,

el segundo, cinco; el tercero, cuatro;

el cuarto, tres puntos; y el último, dos.

Para elaborar vuestro plato, disponéis de 60 minutos.

Javier, ¿algún consejo antes de empezar?

Empezar a ver las verduras como veis el rodaballo, la carne.

Con tranquilidad, respetad el producto,

las cocciones y os saldrá muy bien.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos! -¡Venga!

Tira los rabos, que estará más líquida.

Un segundo.

Aquí está mi berza.

Te vas a cortar.

Bueno, Samantha, tú, que has podido probar

los platos de nuestro invitado. Los conozco y son increíbles.

Espero que nuestros pequeños chefs sepan reproducir tus platos

porque no son nada fáciles.

Los procesos no son tan complicados.

El postre es casi unas natillas. Es cortar en dados la remolacha

y cocerla en almíbar. Tampoco es mucho lío.

Las zanahorias, son purés. Jugar con las texturas.

Javier, no te calientes. Hay que tener mucha mano

para hacer esos torneaditos, ese licuadito.

Hay que hacer una cosa que ha dicho antes.

Hay que quitarse el miedo a las verduras.

Y de tratar igual que tratas una carne con una nobleza

y un pescado con un mimo, la verdura requiere lo mismo.

Es una manera de que los niños se acerquen a las verduras

con otra manera de tratarlas y otra mirada.

Van a hacer una interpretación de tu plato.

Vamos a ver lo que se acercan.

Pues estoy un poco nerviosa, porque me han puesto una receta

de un cocinero prestigioso, entonces, claro,

que te digan que lo tienes que reproducir, es complicado.

Tú tienes que hervir.

A ver, Miguel, va, rapidez.

A mí me gustaría callarles,

demostrarles que puedo seguir,

que nunca he subido a la galería y estoy aquí.

Esto yo... ¡Hala!

Venga, Natalia. ¡Olé, olé, olé!

Olé.

Madre mía. A ver. ¿Cómo se hace?

-Enchúfalo. -Está enchufado.

¡Qué guay!

Pon la otra remolacha, ahora.

-Esta no me cabe. -Que sí. Tú ponla.

¡Venga, Estela!

Óscar.

¡Que vigiles con el cuchillo! -¡Chis!

-¿Es nata esto? -Sí.

Pues estoy muy contento que he vuelto a las cocinas,

porque he echado de menos a mis compañeros y todo.

No me gustó mucho cuando Jefferson entró.

Me quita el protagonismo, la gracia, me quita todo.

15, 16, 17,

18, 19, 20.

¡Venga, chicos!

Javier, yo pensaba que traerías unos platos más sencillitos

y pensaba poner una cajita al lado que encierra un ingrediente más,

para ver cómo lo incorporan. Me tienes en vilo.

En un ratito, lo sabremos. ¿Ah, sí?

Hala.

-Ay, Kaitin. -Pero déjame en paz.

¡Vamos, Kaitin! ¡Vamos! Rompe la yema, hija.

Que sí, que estoy rompiendo. -¿Y si las bates en el bol

y las echas ya? -Sí, mejor.

Dos más.

Kai, remueve con la cuchara mejor,

para que... -Ya lo sé.

Estela, venga. Corta bien el nabo.

Córtalo a pedacitos, que es muy grande.

Kai, hazlo con la espátula. -¡Jolín! A ver si os aclaráis.

Haz lo que tú puedas.

Ah, vale.

-Qué buena pinta. -Qué buena pinta, Kai.

Qué color más bonito.

Precioso el color. Quiero ropa con ese color.

Javier, ¿en tu restaurante, trabajas con productos

de los productores cercanos? Tenemos una pequeña red

de paisanos y de gente que nos traen productos,

a la cual respetamos y escuchamos mucho para aprender de ellos.

No es lo mismo una zanahoria bien cultiva, con respeto,

en su temporada, que una que coges del manojo.

Tiene agua a cascoporro, no sabe a nada.

El sabor. A partir de ahí,

las verduras se convierten en excelencia.

Jo, qué dura está esta vaina.

Va a hacer espuma. Va a hacer espuma.

Es verdad. Con sifón.

¡Venga, Jefferson, venga!

Ya ha pasado quince minutos, tío.

Vale. Una sartén.

Venga, Kaitin, que ya, que ya.

Oye, los de arriba se pueden callar un poco también

y dejar a Kaitin en paz.

Madre. -Ahora, gira un poco.

Y sácalo para arriba. Muy bien, Kaitin.

Las está poniendo enteras.

No le ha salido nada. Miguel da problemas,

a veces, pero tampoco

estaría mal que pasara.

Dentro de la caja, creo que hay como una herramienta

que puede ayudar en esta prueba.

Pero ni idea. Tengo muchísima curiosidad de levantarla.

Ya ha pasado casi media hora.

Yo voy a meterla así.

Mira toda la mantequilla que había puesto.

¡Ay! ¿Cómo hago yo esto?

Jefferson, Miguel, yo creo que no tienen

tanta capacidad, igual, para las recetas.

A ver, Miguel, saltea. Va, saltea. Con más fuerza.

Bien, Kaitin. Pero con una puntilla

lo podrías hacer mejor. Hazlo a rodajas

y después, con la puntilla... -A rodajas se me escurre.

¡Vamos, Jefferson! ¡Venga!

Más pequeño, más pequeño.

¿Más pequeño que este? -¿Es para emplatar?

Es para mezclar con almíbar y todo.

Va, pues hazlo. -Corta, corta, corta.

Vamos, Kaitin. -Es que me distraéis.

¿Hola? ¿Qué hace? -Es mantequilla.

Javier, en "Las recetas más molonas"

hay unas recetas para que los chavales

disfruten comiendo verduras, que sabes que les cuesta,

y son extraordinarias y sanísimas.

Unas chips de zanahoria y remolachas espectaculares.

Las voy a hacer esta noche a mis hijos,

que les gusta mucho. Tengo dos niños

y te voy a copiar la idea. Les va a encantar.

Venga, Estela.

¿Está eso, Natalia?

Hum, qué bueno. Está buenísimo.

Eso está congelado.

Deja esto, déjalo. -Pero que no lo entendéis,

esto va con el zumo de manzana. -Ya, pero no lo toques.

Había un momento que estaba muy agobiada

porque no sabía que el almíbar era para el jugo de manzana

o para la remolacha.

Y estaba ahí que no sabía qué hacer.

Aspirantes, a la de tres quiero que levantéis

la caja misteriosa. ¿Cómo?

Uno, dos y tres.

¿Ajo?

¿Ajo?

En cocina muchas veces hay que improvisar.

Y queremos ver como añadís el ajo a vuestras recetas.

De una forma creativa y sumando sabor.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues adelante.

Carameliza el ajo. -¿Lo corto o lo pico?

Como quieras.

Con azúcar.

Ya ha acabado Jefferson.

¡Ole, Jefferson!

AH, ya sé. Ya sé.

¿Qué te pasa? -Normal. No sabe

qué hacer con el ajo.

Creo que los demás en esta parte

lo tenían más fácil porque sus platos eran salados.

Pero en un postre lo tengo más complicado.

¿Qué tal? ¿Cómo vas, Kaitin? ¿Te veo de bajoncito?

¿No? No.

¿Lo terminarás? Sí.

¿Seguro? Sí.

¿Lo del ajo cómo lo vas a hacer?

He pensado en caramelizarlo. ¿Se te ha ocurrido a ti sola?

Pero estoy pensando otras ideas.

Yo no sé si decirte que te fíes de ellos o no.

Lo que si te digo es que como alguien abra la boca

le daré 10 minutos para hacer el postre.

Y si no lo hace... ¿Os parece?

Pues a animar, nada más.

Tengo la crema de remolacha en la nevera.

¿Es esa que vemos en el cazo? ¿Puedo probarla?

Eh... Sí.

¿Está bien? Un poquito sosa.

Un poquito nata. Mucha nata. Espésalo todo muy bien

y que haya los mínimos errores posibles, ¿vale?

Vale, gracias. -Suerte, Kaitin.

Se le ha caído todo.

Ha hecho... Ha subido mucho y se me han caído

unos poquitos.

¿Por qué hay cuatro guisantes ahí nada más?

Se me han caído estos.

Vaya cocina que tienes, madre mía.

¿Y esto? He echado el ajo ahí.

Pero están muy abiertos, han perdido el caldo,

está reduciendo, nos quedamos sin caldo

¿y con qué mojamos los guisantes?

El caldo sí lo tengo. ¿Dónde está el caldo?

Ha perdido mucha agua. ¿Qué tienes que hacer entonces?

Echarle. Venga, anda. Termínalo.

Y limpia esto, guarrete.

¿No serás tú el hermano de la Mari, la cochina?

No. ¿No? Vale. Venga.

Suerte, Miguel.

Natalia ha hecho aceite de ajo.

¡Cómo huele a ajo!

Se me olvidó lavarlos. (RÍE)

Igual están limpios así.

¡Venga, Jefferson, perfecto! ¡Muy bien!

No tiene nada que ver con el plato.

¿Qué está haciendo?

Mira esto. Y mira esto. No hay ningún mejillón ahí.

(CANTURREA) "Me voy, hasta luego..."

¿Qué harás con el ajo? -Echarlo en el almíbar

para darle un toque dulce. Caramelizarlos

con el sabor de la remolacha. -No tiene ni idea

de lo que está haciendo ahora mismo.

¿Qué tal, Jefferson? -Creo que muy bien.

Tienes que probarlo.

¿Los habías hecho antes? Nunca he probado

ni cocinado la berza.

No puedes olvidar lo importante que es probar las cosas.

Esa es mi cosa preferida. Probar, sí.

No te preocupes que él probar, prueba.

Bueno, mucha suerte, Jefferson. Gracias.

Que sigas bien, Jefferson.

Atención, aspirantes. Acabáis de entrar

en los últimos 5 minutos.

No tengo tiempo para cocer los guisantes

y no sé qué voy a hacer.

¿Qué haces, Kaitin? ¿Qué haces?

Ojo Miguel, ¿eh? No había visto tu plato.

Ahora que lo ha visto lo va a mejorar.

Le había puesto kilos y medio de mantequilla encima.

Qué guay. -Ole, Natalia.

Estoy muy contento con lo que he hecho.

Creo que voy a pasar. Pero no sé si otros

lo han hecho mejor que yo.

Pero seguro que va a gustar lo que he hecho.

¡Olé!

Venga, Kai.

Estoy muy contento con mi plato.

Creo que me van a dar, como mínimo, 3 puntos.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Madre mía, Natalia. -Natalia, de 10.

A no ser que esté delicioso...

Pero si se va a derretir.

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno,

tiempo. ¡Manos arriba!

Yo creo que el emplatado está como el del chef

pero el sabor no creo que esté como el del chef

porque él tiene una Estrella Michelin

y yo no tengo ni media.

Javier, ha sido un places que hayas venido a vernos.

Te vamos a ahorrar el peor rato de la noche.

Hemos aprendido mucho de ti y de tu manera tan original

de trabajar. Un placer. Vuelve cuando quieras.

Muchas gracias. Un abrazo amigo.

Gracias a ti.

Gracias.

Ole.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

En la escuela online de "MasterChef"

vas a encontrar más de 100 recetas

donde podrás convertirte en un auténtico MasterChef.

Además, encontrarás nuevos trucos para sorprender

a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes: entra en la escuela "MasterChef".

(CANTA EN INGLÉS)

(CANTA) "Tienes que ser un león,

sacar lo que llevas dentro".

Aspirantes, llega el momento de que el jurado compruebe

si habéis hecho bien o no los platos

de nuestro chef invitado.

La primera en pasar será Natalia.

¡Venga, Natalia!

Espero que a los jueces les guste mi plato

porque tengo unas ganas, no te lo puedes imaginar,

de pasar esta prueba...

Es precioso el plato.

Qué bonito, qué bonito, qué bonito...

Es una crema de zanahoria que tiene diferentes texturas.

Tiene pomelo y unas flores para que pique un poco.

Son muy parecidos. Estéticamente

casi no hay diferencias y no sé cuál

está mejor de los dos. Bueno...

Vamos a probar. Pues sí.

En tu caso se acaba mucho antes diciéndote los defectos

que las cosas bien hechas, porque defectos tiene pocos.

Seguramente el que podemos mencionar porque es más lógico

es que tenía que haber menos puré

y algunas zanahorias más para que la zanahoria sea

realmente la protagonista, por la forma, la textura...

Lo has reproducido muy bien y tiene mucho mérito.

Sobre todo la actitud en cocina.

Gracias. Está espectacular de sabor.

Tu presentación no sé si me gusta más o menos

que la del chef, y esa es la actitud que queremos

cuando alguien se va y vuelve lleno de energía,

con ganas de ganar y de triunfar.

Gracias. -¡Muy bien, Nata!

Yo estoy orgullosa de cómo me ha salido el plato.

A mí me ha gustado. He estado tranquila

y me he esforzado mucho.

Miguel, es tu turno.

Mucha suerte.

¡Vamos, Miguel!

La verdad es que no se parece mucho.

Pues con las ganas que tenía de probar este plato...

Prueba todo lo que quieras. Claro que lo voy a probar.

Quizá lo has hecho a posta. No, qué va.

Qué bueno. Ese no es el mío, ¿eh?

La mantequilla, la menta, el sabor del caldo

del mejillón... Ese no es el mío.

Qué bueno. Muy bueno.

A ver, Miguel. ¿Y estos mejillones aquí?

No sabía que había que quitarles la cáscara.

La cáscara y el mejillón. Si te has acercado a verlo.

Pero mejillón sí llevaba, ¿no? Llevaba el caldo del mejillón.

Hay que escuchar, Miguel.

No lo he hecho parecido.

Pero le he dejado la cáscara

de los mejillones porque es más original.

Aquí tenemos el bicho. Y aquí hay un potaje...

¿Qué es este potaje? Son los guisantes,

la mantequilla... Bien de mantequilla, ¿eh?

Y menos mal que viniste a verlo y le quitaste

ese pegote que había de mantequilla.

¿Por qué no se derrite?

Porque está perfectamente puesto.

Perfectamente guisado, con sabor de caldo de mejillón.

Estos mejillones están guisados media hora,

se te redujo el caldo, tuviste que echar agua...

Con lo cual sale ahí un caldo que es el caldo ranas.

(RÍEN)

Y ese caldo ranas se lo hechas a los guisantes,

que habías perdido la mitad por la cocina, y sale esto.

¿Has probado los guisantes?

Lo he probado al final del todo.

¿Y cómo están? Para mí no están malos.

Si te gustan los guisantes duros, estaban buenos.

Tienes que tener cuidado con la mantequilla

que has echado al plato. Nunca pongas a un plato

pequeño un trozo de mantequilla grande

y lleno de hierbas...

Mira la delicadeza con la que trabajan

los cocineros que os traemos. Tenéis que aprender de ellos.

Hay algo que está bien: las ganas que le has puesto.

Otra cosa es que el resultado no ha sido el mejor.

Es verdad que copiar un plato de alta cocina tan fino

siendo uno tan pequeño tampoco es tan fácil.

Pase lo que pase, siempre tienes que estar

superorgulloso de lo que has hecho.

No estoy muy contento con mi plato

porque me juego mi puesto en "MasterChef"

y yo quiero ir a la semifinal.

¡Miguel, lo has hecho genial!

¿Tú crees que lo he hecho bien?

Gracias. -Es lo más importante.

Estela, ¿estás preparada? Bueno...

Venga, vente para acá. Buena suerte, Estela.

Gracias. -Tranquila.

Qué nerviosa estoy.

Bueno, Estela, cuéntanos. Pues es una menestra

de verduras con salsa de queso.

¿Y qué verdura fue la que te encontraste

en el poblado pitufo? Espárrago, pero no hay mucho

espárrago en el plato.

¿Todo esto blanco es espárrago? No, es nabo.

Es que confundí nabo y espárrago, y pensaba

que había puesto más espárrago que nabo.

O sea, el único trozo de espárrago que tenemos

en el plato es este.

Yo creo que no sabías si estaban bien

y no los has puesto por eso.

El espárrago, algunos estaban más crudos y otros más hechos.

Entonces, como el nabo, había mucha cantidad

y como es tan grande, lo corté un poco más grande.

Te estás enredando mucho y lo has cortado

muy parecido al espárrago.

Corté un poco por la mitad el nabo para hacer creer

que era un poco espárrago.

Esto está cortado "esparragueando" un poquito.

Disimular.

Bueno, vamos a probarlos. Aunque hay poco espárrago

o no hay casi nada, que era el elemento principal

de tu plato... Y la esta está un poco espesa.

Se supone que es una sopa fina de queso, ¿vale? Mira.

Y esto parece requesón.

Sí.

Mi crema es una porquería.

Hacías así y no se caía de la cuchara.

Y el ajo lo hiciste con las setas, ¿verdad?

Sí.

Uf, el ajo me lo acabo de comer yo.

Bueno, el mérito es cortar todas las verduritas,

cocerlas por separado y dejarlas al dente.

La sopa de queso no existe. Y para integrar el ajo

has puesto trozos muy grandes con las setas y ahí aparecen.

Y al que no le guste demasiado el ajo...

Pensaba que si lo cortaba muy pequeñito

no iba a estar en el plato entonces me pasé

un poco de grande. Sí, sí. Gracias.

Cuando se utiliza el ajo hay que ser muy sutil.

A mí me viene muy bien para mi dieta este plato

porque como no tiene nada... Ni sal ni aceite.

Ya. Pero te voy a decir una cosa

muy a tu favor: Estela, emplatas muy bien.

¿Sí? No tiene nada que ver

con el emplatado del chef pero tu plato era muy bonito.

Gracias. Muchas gracias, Estela.

Tengo crudo pasar a la semifinal

con mis verduras.

Es que estaban crudas.

Jefferson, te esperan los jueces.

Cuando lo he probado pensaba: "Hum, soy bueno".

Creo que a los jueces también le va a gustar.

Vamos a ver. Jefferson...

¿Por qué siempre me hablas en inglés?

Pues yo te hablo en español.

Si eres un inglés y es la primera vez que vienes

pues eres un guiri.

Y yo no soy guiri nada más.

Antes sí era un guiri, ahora español.

Yo no sé las palabras en inglés.

¿Qué te pasa en la boca? (RÍEN)

(INTENTA HABLAR EN INGLÉS)

(INTENTA HABLAR EN INGLÉS)

Ya hemos conseguido que Pepe hable un poquito inglés.

Muy bien, Jefferson.

Bueno, explícame un poco cómo es tu canelón de berza.

Tiene un relleno de... En inglés que lo traduzco.

Es que... las minicebollas. Chalotas.

Lo he hecho con chalotas y con... ¿Qué más?

Es que me olvido.

Dilo en inglés, no pasa nada. Todo el mundo te entiende.

No, es que he olvidado qué he puesto.

Ah, no es que no lo sepas decir es que no sabes lo que lleva.

Bueno, mientras piensas lo podemos probar.

Sí. Vamos a probar.

Chalota y....

Es que lo sé, pero he olvidado cómo se llama.

¿Perejil? -Lechuga.

Es esto. -Cilantro.

¿Col? ¡Col! -Son hojitas que he cortado

y picado. ¡Aah! -¿Espinacas?

Berza. No, otro tipo de "ojo".

De hoja. -Cilantro.

Perejil. Ojo, no. Hola.

No es perejil, es algo más grande.

¿Lechuga? -Es que... ¡No! No pasa nada.

Acelga. No me acuerdo, creo que sí.

¿Y la bechamel cómo la has hecho?

Leche, nata y harina.

Muy bien. Sal y ya.

¿Y esto marrón qué es? En vez de castaña

he puesto trufa porque es difícil quitar la piel.

Tengo que probar el del chef para comparar si no... Claro.

No sabría cuál está mejor o no.

Pepe ataca.

Se ha comido el canelón entero. -Ya. Le gusta.

Te voy a decir una cosa.

No sé por cuál decidirme.

No sé si el que tiene castaña o el que tiene trufa.

Está muy bueno.

Está perfectamente cocida, la bechamel es fina.

Está buena. Y encima le añades trufa

que no lo ha hecho Javier.

Con esto me has demostrado que mereces estar aquí

más que nadie. Lo has hecho muy bien.

Me da rabia que Jefferson lo haya hecho bien

y no como yo, que seguramente me echen.

¡Yo no quiero! Me quiero quedar.

¿Qué culpa tengo yo?

¡Perfecto! Kaitin, vamos a ponerle

el punto dulce a esta cata. Adelante.

¡Vamos, Kai! Que tú puedes.

Kaitin, a simple vista no parecen muy iguales.

Cuéntame. Yo había hecho la crema

y la había dejado en la nevera y se me ha quedado luego

toda roja... Ese no es el problema.

El problema no es de color. El problema es

de maneras de hacer.

La espuma no tenía consistencia

y por eso se ha bajado tan rápido.

Se ha quedado hecho una sopa.

Tengo una intriga. Sí.

¿Dónde está el ajo? ¿No lo has notado?

Por ejemplo, esto es ajo que está caramelizado

en almíbar. Es que no he cogido.

Toma, Samantha. No, no...

Sí, hombre. Hay ajo aquí. Ajo...

Qué barbaridad.

Yo he tenido bastante suerte porque tenía un plato salado,

pero Kaitin no sé cómo puede meter alguien

un ajo en un plato dulce.

Tu plato es terrible, Kaitin.

Creo que te has puesto nerviosa.

Creo que has escuchado demasiado a esos bandidos

de ahí que no paran de decirte cosas.

Ya sé que lo hacen porque quieren ayudarme

pero creo que al final me desconcentraba más

porque estaban preguntando, diciendo cosas

que no tenían nada que ver con la receta

y yo no sabía qué hacer.

Tenemos remolacha muy pasada,

una espumita que no es espuma...

Flojito, Kaitin.

Estoy contenta porque son mis amigos,

me alegro por ellos, pero me parecería injusto

si yo me fuera porque que me vaya yo y que se quede

uno que ha estado en su casita no me pone muy contenta.

Aspirantes, llega el momento de que los jueces deliberen

para saber cómo van a repartir los puntos que hay en juego.

Así que jueces, por favor... Muy bien.

Padre nuestro que estás en los cielos,

santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino...

Yo creo que se quedan Jefferson y Natalia.

Sí, pero puede ser. Si Jefferson y tú

sois los que mejor lo habéis hecho...

Es que lo has hecho perfecto.

Kaitin y Miguel lógico que se van.

Kaitin se va hoy. Creo que se van Estela y Kaitin

porque son las que menos puntos tienen.

Y Jefferson porque es más pequeño.

Que viene, que vienen, que vienen.

Mucha suerte, chicos. Muchísima suerte.

Kaitin, venga.

A ver, madre mía...

Aspirantes, llegados a este punto

de "MasterChef Junior" no es fácil tomar decisiones.

Por favor, por favor... En los cinco platos

hay esfuerzo, capacidad de trabajo y ganas

de conseguir un buen resultado.

Pero las ganas no son siempre suficientes.

Las recetas de Javier Olleros que debíais reproducir

eran una ocasión estupenda para valorar

vuestro nivel de cocina actual.

El aspirante que se lleva 6 puntos es

el que ha realizado el plato más similar al de Javier.

Ha trabajado de manera tranquila y segura.

Incluso cuando ha tenido que añadir

el ingrediente sorpresa a mitad del cocinado.

Jefferson.

Muy bien, Jefferson. Muy bien.

¡Jefferson!

Qué guay. Ha habido un aspirante

al que hemos visto pelearse con la receta

prácticamente todo el cocinado.

Trabajar con crispación

provoca desconcierto y el resultado final falla.

Por eso se lleva tres puntos. Ese aspirante es

Kaitin.

El aspirante que se merece los 4 puntos

ha elaborado un plato muy similar al de Olleros.

Pero con un defecto importante: Apenas hemos percibido

el ingrediente principal de su elaboración.

Estela.

Muy bien, Estela. -Muy bien, Estela.

El aspirante que se lleva 5 puntos ha hecho

un magnífico trabajo y es un gusto verla

de nuevo en estas cocinas: Natalia.

Gracias.

¡Muy bien, Natalia! Miguel, es verdad que hoy

tu actitud ha sido muy buena.

Pero el resultado no es el que esperábamos

a estas alturas del programa.

Y por eso te vas a llevar dos puntos.

Bien, Miguel.

Lo he hecho bien aunque me haya quedado mal

el plato. Me merecía los 4 puntos.

Y podía haber ganado a Natalia y a Jefferson.

Los tres aspirantes que se bajan en esta parada

de "MasterChef Junior IV" son:

Kaitin,

Estela

y Miguel.

¡Venga, chicos!

Lo habéis hecho genial.

No pasa nada.

No pasa nada.

Aspirantes, haber llegado hasta aquí es algo maravilloso.

Debéis salir de aquí pensando que todos tenéis

los mimbres para ser grandes cocineros.

Solo tenéis que trabajar un poco más.

Tengo que seguir intentándolo.

Y, sobre todo, nunca rendirme. Seguir intentándolo siempre.

Venga.

Campeona, que eres una campeona.

Eh, tío grande. ¿Lo has pasado bien?

Mucho. Pues ya está, eso es lo bonito,

que lo hayas pasado bien con nosotros.

Mi paso por "MasterChef" me ha encantado, pero a mí

me apetecería llegar a la semifinal.

Llegar donde están los seis no los nueve.

Nos vamos al circo que está lleno de regalos.

Así me siento como una reina maga.

Adelantamos un poquito la noche de Reyes.

¿Qué estás diciendo, Miguelito?

Que no sirve llorar para nada. Claro que no.

Hay que superarse y seguir cocinando

porque además sois fantásticos cocineros.

En el de mayores me vas a ver aquí.

¡No me digas!

Oye, pero hacemos un trato. Te vienes al de mayores

pero sin ser gruñón. Vale.

(TODOS RÍEN)

Habéis llegado hasta el cuarto programa.

Y además os vais a ir cargaditos de regalos.

Por aquí tengo el juego de "MasterChef Junior".

Este para mí. ¿Para ti?

Y las chicas también tienen.

¿Sí? ¿Teníais ganas de tener el juego oficial?

Bueno, ya es vuestro. Y, además, seis meses

de acceso gratuito a la escuela online

de "MasterChef". SI te lo aprendes todo,

seguro que vienes al de mayores.

Chicas, para vosotras también. Gracias.

¿Cuántos años hay que tener para apuntarse al de mayores?

18 años. Para estar en el de mayores

me voy a ver lo de los 6 meses de cocina, me voy a ver todo.

Me voy a ver recetas, todo. Y voy a ir

al Basque Culinary Center para aprender a cocinar.

Bueno, tengo también un montón de regalos

de nuestro patrocinador el supermercado

de El Corte Inglés. Por aquí hay un regalito

que creo que es para mi rubia favorita.

El móvil. Un móvil.

Me llamarás, ¿no, rubia? Si me das tu número.

Pues claro que te lo doy. Pero también tengo

otro por aquí que yo no sé esto de quién será.

Es un balón de fútbol. ¿Has pedido un balón de fútbol?

Yo no. En la carta que me escribisteis

de los Reyes Magos ponía esto.

¡Un casco para la nieve! Pero tengo más cosas para ti.

¿Me quedo yo esto?

Esto para mí. ¿Esto para ti?

Esto sí es un balón de fútbol. No puedo, ayúdame.

Ya sé lo que es entonces. Pero vamos a hacer una cosa.

¿Me cantas algo y te lo doy?

(CANTA) #Siéntate a mi vera, coge la guitarra, compadre.

#Que la noche es larga, vamos a cantar por Huelva

#para animarla#.

¿Así o sigo más? Bueno, lo podremos mejorar

con el tiempo. Claro, es que no me lo sé.

Si ya te he visto yo que de fandango no iba.

Esto ya sé lo que es.

¿Qué es? -¡Lo que yo quería!

¡Mi patinete!

Ahí va. Qué morro.

Hala. -No me digas...

Yo veo que aquí las caras han cambiado un poquito.

Ahí están los seis aspirantes que se van a jugar el pase

a la final la semana que viene.

Hasta entonces, ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida! Ah, y feliz noche de Reyes.

Aspirantes, bienvenidos a Córdoba.

Contaréis con 135 minutos para elaborar

doce raciones de cada plato.

¡Vamos, chicos!

Vamos, vamos, vamos.

La primera vez que he salteado.

Mezcla, mezcla, varilla, varilla.

Ahí, rápido, rápido.

Sale el entrante. Rapidez, que los tengo aquí.

¿Las tenías en los morros y se te estaban quemando?

Tenemos a los camareros esperando. Venga, Jefferson.

Me estoy mareando.

A mí me gusta todo.

Cuando venís a estas cocinas se convierten

en un lugar mágico donde todo puede pasar.

(CANTAN) "Oh, oh, oh, oh...

¿Cómo te atreves a volver?

No, no, no..."

Este reto está dedicado a los abuelos.

Quinita, ¿el huevo se le echa a la leche?

No, el huevo se bate solo. -Vale, abuela, adiós.

Como te he dicho, no te he reconozco.

Y me alegro porque es no es positivo,

es en extraordinario.

¿Qué te pasa? Que lo he hecho fatal.

Y estoy asimilando un poco que me voy a ir hoy.

Uno, cuando ha perdido, tiene que asumir

que ha perdido. Pero hasta ese momento,

uno tiene que darlo todo.

Os jugabais el pase a la final y a algunos

os ha podido la responsabilidad.

Por tanto, los dos aspirantes que no continúan

en "MasterChef Junior" son...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4 - 03/01/17

MasterChef Junior 4 - Programa 4 - 03/01/17

03 ene 2017

Los aspirantes, organizados en tres equipos, competirán para batir un récord: elaborar el mayor número de cupcakes en 90 minutos. Lukas, finalista de MasterChef Junior 3, será el encargado de catar y elegir al equipo ganador. Los perdedores, con su juez correspondiente, se darán una deliciosa ducha de crema.

Las cocinas se trasladarán a Micropolix, una auténtica ciudad en miniatura donde mandan los más pequeños. El jurado aprovechará para contagiarse del entusiasmo de los aspirantes y se disfrazarán de bomberos para un simulacro. Incluso parodiarán la famosa carrera de coches de la película Grease.

El jurado de MasterChef Junior dará una segunda oportunidad a dos aspirantes eliminados para reincorporarse a la competición y deberán darlo todo en la repesca. Entre los comensales se encontrarán algunos de los hijos de Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera.

En la última prueba, los Pitufos visitarán las cocinas de MasterChef Junior, el jurado y Eva González se transformarán en Pitufina, Papá Pitufo, Pitufo Gruñón y Gargamel. Para salvarse de la eliminación, cada aspirante deberá reproducir un plato del chef Javier Olleros (una estrella Michelin)

ver más sobre "MasterChef Junior 4 - Programa 4 - 03/01/17" ver menos sobre "MasterChef Junior 4 - Programa 4 - 03/01/17"

Los últimos 83 programas de MasterChef Junior 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Avatar de Maríadelmar Anglada Maríadelmar Anglada

    Me he registrado y no puedo ver el programa, ni ningún programa! No carga.

    10 ene 2017
  2. karen

    Hay que tener ego y creer en uno mismo siempre, pero Miguel tiene de sobra para repartie a todos y de los pretextos que ponia para cada cosa que le salia mal ni hablar, cocinaba bien pero su actitud arruinaba todo

    10 ene 2017
  3. jurdi

    subtítulos en TODOS los capítulos por favorrrr!!!

    08 ene 2017