MasterChef Junior 4 La 1

MasterChef Junior 4

Martes a las 22.05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.8.0/js
3843839
MasterChef Junior 4 - Programa 2 - 25/12/16 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "MasterChef Junior 4".

Lo primero que quiero es daros la enhorabuena a todos

porque todos sois ganadores.

Pero debemos elegir quiénes empezarán a llevar

su delantal bordado en esta cocina.

(Música)

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

Este delantal es para Miguel.

(Aplausos)

Abel.

Kaitin.

Paula.

Aspirantes, bienvenidos a Valencia.

Cocinaréis para 50 comensales.

Nos faltan tareas a mogollón.

Nos tenemos que poner las pilas y correr.

-Estás haciendo lo que te da la gana. -No empieces a comer.

Hay que correr. No pasa nada, eso se soluciona enseguida.

Señores, me obligáis a ponerme la chaquetilla.

A partir de ahora mando yo y vosotros a correr como balas.

Lo que yo diga va a misa.

Tres de vosotros os bajaréis en esta primera parada del programa.

¿Alguno de vosotros sabe conducir?

Que se abra el escaparate.

¡Vamos, Estela! ¡Vamos, José!

Le falta tiempo. Tu masa está cruda.

Los tres aspirantes que esta noche dejan las cocinas del programa son:

Loreto, Javier y Alejandro.

(Música cabecera)

(Música navideña)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Junior".

Ya ha llegado la Navidad.

Como veis, hemos montado el árbol con sus bolas, luces, figuritas...

Y están a punto de entrar 13 geniecillos

que nos van a maravillar con el mejor de sus regalos:

El talento que tienen para la cocina.

Por cierto, Sammy, Jordi, estáis muy guapos, ¿eh?

Gracias, el campo también te sienta de maravilla.

Yo así estoy en mi salsa, me encantan las granjas.

Con su huerto, sus animales... Todo natural, como yo.

Naturales como pueden ser los niños.

Están deseando empezar la aventura de hoy

y demostrarnos que lo suyo es cocinar.

Así que adelante los aspirantes a "MasterChef Junior 4".

(Música)

¡Hala! ¡Qué guay!

-¿Por qué van de granjeros?

¿Granjeros?

-No le pega a Jordi estar en el campo.

Pero oye, a lo mejor tiene madera.

-¡Qué mono! -Qué guapa Samantha.

-¿Dónde está Pepe? -¿Y Pepe?

-¿Y Pepe? -Se ha escondido.

(Gallo)

Como hayan traído gallinas.

Ahí adentro hay animales. Ahí hay cerdos.

(Gallo)

(INTENTA IMITAR GALLO)

Me sale un caballo. No me sale.

Aspirantes, bienvenidos.

Empezamos tres nuevos retos

y los marcadores se vuelven a poner a cero.

Estáis alucinando por cómo vamos vestidos, ¿no?

-Sí. -Un poquito.

Sí, bastante.

Jefferson, ¿has estado alguna vez en una granja?

Una en Inglaterra. ¿Y qué animales había ahí?

Cerdos, pollos... ¿Pollos?

Vacas. ¿Has visto ordeñar vacas?

Sí.

-En la granja de mi abuelo yo ayudaba en el huerto.

He esquilado una oveja, pero nunca he ordeñado una vaca.

Muchos niños de ciudad nunca han visto ordeñar a una vaca.

Algunos se creen que la leche nace en los briks del supermercado.

Pero vosotros ya sé que no.

Y digo yo, ¿nadie se ha dado cuenta de que falta Pepe?

-Sí. -Claro.

Estará con los gallos, digo yo.

No sé dónde está Pepe.

-Yo creo que Pepe la está liando.

Está haciendo alguna de las suyas, eso seguro.

Igual está dando charla a otra bella granjera.

Puede ser. Puede ser.

Más bien se estará comiendo todo lo de la granja.

Eso también. Pobre Pepe.

Vamos a llamarle todos. Vamos a llamarle.

¡Pepe!

¡Gallinas!

¡Soy el gallo de este corral! ¡Quiquiriquí!

(Risas)

Que te vas a llevar una gallina.

Bienvenidos a la granja.

(BALA)

Hola, gallina.

(Cacareos)

¿Qué tal estoy?

-Estás superguapo. -¡Guapísimo!

¿A que estoy muy bien?

-Al mirar los huevos me he sorprendido mucho

porque eran muy grandes.

Y detrás estaba Pepe vestido de gallina amarilla.

Me ha hecho gracia.

Te sientan los leggins, te hace figurín.

(Risas)

Soy un gallo de corral.

Pobrecito, esa era su intención.

Se ha quedado más bien en un pollo.

(CANTA) "Un pollito pío, un pollito pío".

"Un pollito pío, un pollito pío".

Eres primo hermano de la Gallina Caponata.

Quién te ha visto y quién te ve, Pepito.

Estás perfecto para preparar un pollo a la toledana.

(CACAREA)

Aquí están todas las gallinas de los huevos de oro

que hemos podido encontrar.

Son capaces de poner estos huevos gigantes.

Sí, ya lo vemos.

Este huevo gigante, además, está relleno.

Tiene una cesta con huevos normales.

Tantos como aspirantes.

Pero ¿son de verdad?

Pero estos huevos no son como los que tenemos en casa.

Por dentro son diferentes.

Cuatro son azules, cuatro verdes, y cinco rojos.

Por equipos.

Cada uno vais a romper un huevo

y el color que salga será el de vuestro equipo.

Para romper los huevos necesitáis una superficie dura y resistente.

-¡El pico! -¡Un martillo!

La cabeza de Pepe nos puede servir. ¿Os parece?

-¡Sí! -Sí, sí.

Pues no le veo la gracia. No, qué va.

(RÍEN)

Aspirantes, tened cuidado,

porque mi cabeza no puede sufrir ningún daño.

Que le tengo mucho cariño, lleva toda la vida conmigo.

¿Preparados? (TODOS) ¡Sí!

Virginia, vente aquí conmigo, serás la primera.

Con cuidadito, Virginia. Cómo te lo vas a pasar.

Y a la cabezota de Pepe.

¡Fuerte! Pero dale fuerte.

Ay, que no le quiero hacer daño.

¡Ah! ¡Dale, dale!

¡Ah!

Pero cáscale bien. Dale fuerte, hombre.

¡Ah!

¡Azul! Azul.

-No quería hacer daño a Pepe, entonces lo he hecho flojito.

Ha costado un poco de cascar, pero bueno, se lo he cascado.

Cuidadito. Bien fuerte en la cabezota.

¡Hala!

¡Con una mala leche! Qué envidia me estás dando.

Oye, despacito, despacito.

Dale fuerte.

¡Es azul! ¡Dale fuerte, José Enrique!

¡Toma ya!

Abel, te toca.

(Risas)

Equipo rojo. Qué pena.

Despacito, ¿eh?

Ay, qué tocado tan mono para una boda.

¡Venga, dale fuerte!

Equipo azul. Paloma, te toca.

(TODOS) ¡Hala!

Con cuidado.

¡Toma!

Kaitin, adelante.

¡Toma!

Equipo rojo. No se lo ha pensado dos veces.

¡Rojo!

Ha molado romperle el huevo en la cabeza a Pepe, la verdad.

Muchísimo.

Pobre Pepe, le hemos dejado hecho un desastre.

Ahora me da pena. A la ducha que va.

Lo habéis hecho muy bien. Me he quedado con las caras.

Pepe, lo hemos hecho con amor.

-Lo hemos hecho con cariño.

Bueno, pues ya tenemos los tres equipos formados.

Coged vuestros delantales.

-A mí el equipo que me ha tocado me gusta mucho

y sé que con ellos me llevo muy bien la cocina

y que lo voy a hacer bastante bien.

Chicos, ya podéis ir a cocina.

Jueces, con estas pintas no tenemos credibilidad ninguna.

Sobre todo él. (RÍEN)

Hemos construido una puerta mágica

que al cruzarla se consigue lo que se quiere.

Por ejemplo, que aparezcamos en un segundo

limpios y relucientes, que falta nos hace.

Pepe. Qué ganas.

No me puedo resistir.

-¡Ahí te veo!

Hala, vámonos. Venga, a la marcha.

(Música)

¿Te ayudo, pollito?

-No te escapas.

-Pollito pío. -¡Gallina!

Eva, ¿esta puerta es fiable?

La podemos estrenar.

Yo entro la primera, que no tengo miedo a nada.

Si pasa algo que te pase a ti, ¿no?

Así perdemos menos.

Anda, que con perderte a ti...

Oye, que si no volvemos avisad a nuestras familias.

¡Vale!

(Sonido mágico)

¡Hala!

¿Voy bien?

(Aplausos)

¿Habéis visto lo bien que funciona este invento?

Lo que te ahorras en lavandería. Cierto.

Yo quiero tener eso en casa.

-Yo la quiero para que me peine, me lave los dientes.

Yo entro así en pijama y me hace todo.

Y ya me voy para el colegio.

Aspirantes, vais a luchar por los primeros puntos.

Ya sabéis que los tres con menor puntuación

al final de las tres pruebas os bajaréis de esta aventura.

Para acompañaros en este reto y daros los mejores consejos

tenemos un invitado cuyo nombre nos remite

a la excelencia en la cocina.

Desde el restaurante Martín Berasategui, en Lasarte,

con ocho estrellas Michelín...

El propio Martín Berasategui.

(Aplausos)

Garrote. Garrote.

Vamos a hacer un plato de estrellas.

Buenas noches, tenéis una cara de buena gente terrible.

Que te lo diga Pepe si somos buenos o no.

Ya te contaré yo cómo son.

(RÍEN)

-Madre mía, yo me he quedado flipando.

Además, es majísimo.

Es uno de los grandes y encima es modesto.

Me cae genial.

Martín, es un placer tenerte de nuevo en estas cocinas.

Eres una estrella del rock and roll.

Fíjate los fans que tienes tan entregados.

¿Notas que los niños y jóvenes

están cada vez más entregados a la cocina?

Está superclaro que viene un cambio de ciclo

con gente lista como vosotros.

Venga, a hacer trabajo de medalla de oro olímpica en la cocina.

-¿Sí o no? -Sí.

Con garrote, ¿eh?

Martín, ¿cómo sería la cocina sin el huevo?

Hombre, no existiría.

Porque el huevo es algo que tenemos durante todo el año.

Está al alcance de todos los bolsillos

y, sobre todo, es una joya gastronómica para disfrutar.

Y este país siempre ha tenido huevos.

(Risas)

Martín, seguro que nos has traído una receta con huevo

que nos va a deslumbrar.

¡Madre mía!

Este es un huevo a baja temperatura con unas migas crujientes,

brotes de verduras,

y lleva una sopa de bocadillo de jamón.

Vamos a coger la sopa de bocadillo de jamón

y vamos a echar alrededor.

Un plato con mucho garrote.

Ya, ya.

-¡Garrote! -Qué hambre.

Vuestro primer reto de hoy

es preparar la receta tan sabrosa de Martín.

Kaitin, como vasca y paisana de nuestro invitado,

¿serías capaz de hacer un plato así?

Yo sola lo dudo porque tampoco lo he hecho nunca.

Yo sé hacer un bocadillo de jamón, pero no sopa de bocadillo de jamón.

-Cuando ha abierto la campana y ha dicho que lo teníamos que hacer,

casi me muero.

Tranquilos, porque no vais a tener que hacer exactamente

la misma receta que este monstruo de la cocina.

Ay, menos mal.

Vais a cocinar una de las recetas más tradicionales y populares

que se hacen también con este producto: huevos rellenos.

-¡Vale! -¡Bien!

¿Rellenos de qué?

¿Rellenos?

Los huevos se rellenan en el recetario más común

con atún, tomate, la yema, y luego se cubren con mayonesa.

Como cocináis por equipos, recomiendo dividir bien las tareas

para que cada uno aporte lo mejor de sí mismo.

Queremos calidad y cantidad.

Debéis hacer el mayor número posible de huevos rellenos en 60 minutos.

¡Ah, vale! ¿Entendido?

Sí, chef.

El mejor equipo de este reto se llevará seis puntos.

El segundo, tres. Y el tercero, un punto cada uno.

Además, el mejor aspirante tendrá una ventaja muy importante

en el siguiente reto.

El capitán, y a otra cosa.

Ese no será el único reto al que os enfrentéis.

Porque habrá un cuarto equipo en la competición.

¿Qué?

Vais a competir contra Pepe y Jordi.

¡No!

¡Venga!

Van a intentar hacer más huevos que vosotros.

¿Ellos también se pueden llevar los seis puntos?

No os preocupéis, no luchan por vuestros puntos.

Vale, vale.

Vamos a darlo todo,

pero como vosotros sois más por equipos, no abuséis.

Si no tendremos que llamar nosotros a Martín.

Nuestro supermercado patrocinador

os ha facilitado todos los ingredientes

que necesitáis para elaborar los huevos rellenos.

Y como siempre, tenéis tres minutos que comienzan en tres, dos, uno...

¡Vamos!

Madre mía, me dais miedo. Vamos a ello.

Esta para mí. Yo cojo la de huevos.

Yo ya estoy, no me falta de nada.

Natalia, coge aceite.

-Aceite ya hay ahí. -No, coge de aquí.

Dos botellas, por si acaso. Y aceitunas.

A ver, los equipos que se repartan las tareas.

Voy a hacer mahonesa como para una boda.

Chicos, no podréis volver al supermercado,

así que os aconsejo que miréis bien las fechas.

-Mira, aceite de girasol. -Ya tenemos mucho.

¡Últimos diez segundos!

¡Ya hay huevos de sobra!

Ocho, siete... Poneos aquí, voy a distribuir tareas.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¿Me pongo con los huevos yo?

-¿Yo qué hago? -Yo hago el tomate.

Tú con los huevos, a quitar la piel.

Tú con el relleno, tú salsa de tomate y yo mostaza.

Tú picas aceitunas, tú haces mayonesa.

Tú, huevos a cocer.

Cualquier cosa me preguntáis, ¿vale?

Se nota que nuestros aspirantes aprenden algo nuevo en cada reto

y lo aplican en sus platos.

Pero no solo están aprendiendo aquí en estas cocinas

sino que también reciben clases

de la primera facultad de cocina de España.

El Basque Culinary Center,

donde adquieren formación a nivel universitario

para convertirse en profesionales.

¡Capitana! ¡Paloma!

Quita, quita, quita, quita.

Natalia, ¿el limón cómo lo corto?

-¿A rodajitas? -No, por la mitad.

Es para la mayonesa.

¡No, no!

Óscar, te he dicho "poner los huevos".

Vale, pero...

Ahora que Pepe y Jordi nos han dejado solos,

este plato me lo tendré que comer yo.

Hombre, claro. Menudo planazo.

Un plato con esta sopita de jamón...

¿Quieres probar?

No, no. ¿Seguro?

Me lo como yo sola. Toda para ti.

¡Hum!

Sacad esto. Meted todos los huevos aquí.

-Y que no se rompan. -¡Vamos, Miguel!

-Abel. -¿Qué?

Ponte a cortar el pimiento, yo el tomate.

-Abel. -Voy, voy.

Trae, que a ti se te da superbién cortar.

-Voy.

Pepe, Jordi. ¿Sí?

El nuevo jurado de "MasterChef", ¿qué os parece?

Pepe, que no te doy puntos hoy, ¿eh? Y ya estás en la calle.

Está graciosa las "miss". Está muy graciosa.

No ha cogido un cuchillo en su vida.

Imagínate que le hacemos cocinar a Eva,

y cocina y lo tenemos que probar.

¿Y si nos envenenamos? No, déjalo así.

-Paloma. -¡Paloma se llama Paloma!

Poneos a hacer lo que tenéis que hacer.

Aquí mando yo.

José no quería mandar

y un pequeño no creo que tenga suficiente manera para mandar.

Yo creo que mi equipo es el que menos ventaja tiene

pero lo vamos a hacer superbién.

A Miguel y a Jefferson los voy a tratar bien

porque son niños que valen mucho y lo van a hacer muy bien.

Vas a estar contenta.

-Pues emulsiónalo más. -¿Qué le pongo más?

Un huevecito.

-Negras, quedan guay, ¿no? -Sí, pero tienen hueso.

-¿Ahora qué hacemos? -Poneos a picar el relleno.

Óscar a las olivas y al atún.

Nos estamos organizando bien.

Yo con los huevos, Paula con la mayonesa,

Estela con la salsa de tomate

y Virginia está picando el atún y las aceitunas.

Venga, va.

-Qué asco, así no. -Es una manera que quiero yo.

¿Con esto tendremos salsa de tomate? Yo creo que sí. ¿Algo más?

He puesto huevos a cocer como para una boda.

Tapa, tapa.

Martín, ¿cuál es la complicación que tú ves a los huevos rellenos?

Hay que cocerlos perfectos.

Nueve minutos, ni un segundo más ni uno menos.

Cuando haces el huevo,

me suele gustar echarle en el último momento

un picadito de anchoas... Sí.

O meterle un filete de anchoas en el último momento.

A la mayonesa, como la vinagreta de la salsa César.

¿Y sabes qué le va muy bien? ¿Qué?

El queso tipo quesito.

Si lo mezclas en la mezcla que haces con la mahonesa...

Para darle cremosidad.

Te da una textura distinta a la que estamos acostumbrados.

Este no quiere perder nada.

Le da igual que sean niños, mayores, le da igual lo que sea.

Va a ganar.

Es el chef y tiene a Pepe de pinche.

¡Jordi! Dime.

¿Qué tal pinche es Pepe? Es un pinche de diez.

Cómo me trabaja, cómo me corre, cómo me suda, cómo todo.

¿Te dice "sí, chef"? Oye, Pepe, una cosita.

Se dice "sí, chef". (RÍE)

"Oui, chef".

Me estoy riendo porque estoy viendo

que los aspirantes más cantarines y una servidora

nos hemos grabado cantando un villancico.

No tiene desperdicio, ha quedado...

Bueno, ha quedado.

Si queréis ver este vídeo y mucho más contenido exclusivo,

recetas y un montón de cosas,

ya sabes, bájate la aplicación de "MasterChef Junior".

Porque es gratis.

Pero qué asco, ¿qué le pasa a esto?

-El peor momento, que lo he pasado mal,

ha sido cuando, yo tan feliz estaba haciendo mi mayonesa,

tres huevitos y tal...

Empiezo a batir, y aquello queda más líquido que una sopa.

Venga, otra vez.

Aceite. Este es de oliva, ¿no?

Desespuma.

-Claro. -Con la desespumadora.

-¿Cómo va la mayonesa? -Bien.

Pica esto un poquito.

Poquito, ¿eh?

-¿Así? -Más.

Un poquito más.

Más.

Bueno.

No hemos guardado huevos para la mahonesa.

Qué pena, no se puede entrar al súper otra vez.

(Cosas cayendo)

Corre, aprovecha el ruido.

Pero ¿qué pasa ahí? Pero ¿qué hacéis ahí atrás?

¡La vais a liar!

¿Qué haces? ¡Fuera!

Que no, que no, que no.

Hombre, por favor. Se lo he dicho.

Hasta ahí podíamos llegar.

Querían volver a entrar en el súper.

Aspirantes, ¿os importa que vaya a buscar un par de huevos?

No, no, no.

-No queremos. -Nos importa y mucho.

Vale, vale.

¿No nos dejáis entrar a por huevos?

No. Ateneos a las consecuencias.

(RÍE)

¡Eh! ¡Nos han cogido un huevo!

¿Quién te ha cogido un huevo a ti? Pepe.

Pepe no te ha cogido ningún huevo. ¡Tramposos!

Venga, toma, te doy. Anda.

En el fondo soy buena gente.

Son más malos que la tiña. Muy malos, sí.

No nos han dado nada. Hay que quitarles más puntos.

No nos quitan el aire porque no pueden.

Sí. Sinvergüenzas.

No son generosos. Nada. Malos, mala gente.

Odian al jurado. Normal. Porque eres malo.

Menos mal que me he dejado cuatro huevitos aquí

que yo quería ver lo generosos que erais.

Estos no son buenos ninguno.

Ese déjalo hervir, porque no estás hirviendo nada.

-Paula, Paula. -Tranquilo.

Lo he hecho mal porque tenía que haberlo echado todo.

No pasa nada. A esto le falta agua.

Está liderando Paula, en teoría.

El capitán no nos fuerza a hacer las cosas.

Que controle un poco, pero ya está.

Esto ya está hirviendo.

-Que alguien revise los fuegos. -Venga, echemos los huevos.

Nadie había mirado cómo estaba el fuego

y cuando he mirado, resulta que estaba así.

Creo que le voy a sacar el aire.

Le voy a dar suavecito al principio.

Bien, venga. Montadita.

Aspirantes, habéis consumido la mitad del tiempo.

Quedan 30 minutos.

Sal.

Pepe, Jordi, os veo bastante lentos.

En media hora hacemos huevos para un regimiento.

Va muy deprisa.

Ese atún ya vale, desmigajarlo un poquito ya.

No, tío. No, no, no. "Stop".

Desmigajar es coger y hacer esto. ¿Entendéis?

-¿Está bueno? -No os lo comáis.

-¿Le has puesto también el ajo...? -Todo, todo.

Bien.

Mezcladlo con la cuchara, con la mano no, ¡qué asco!

Yo creo que en mi equipo solo cocinamos dos.

Miguel y Jefferson están ahí de paseo.

-¿Está bueno? -Buenísimo.

-Óscar, para de comer ya. -No estaba comiendo.

Ese huevo no vale.

Venga, esto ya está.

¡Eh, para de comer! ¡Como me han dicho a mí!

Vale, ¿ahora qué hacemos? Pero tío, deja atún.

Jefferson, ¿qué has hecho?

¿Has hecho huevos o te los has comido?

No lo he hecho. ¿No has comido nada hoy?

¿Nada? Menos un poquito de atún.

Toma, mira. Para que se te pase el hambre.

No te lo rellenes de atún, es para que te comas el pan.

Vale.

Si no, no acabáis y tu equipo perderá por tu culpa.

Vale.

-Cuando estoy cocinando me viene el hambre

porque veo toda la comida y digo: "Eso parece delicioso".

Y pruebo un poquito, y me gusta mucho,

y pruebo más y más.

Y...

Lo tengo.

Vamos. Aquí atrás lo llevan fatal.

No te preocupes.

Si no somos capaces de hacerlo mejor que los niños...

Tú al Abac y yo al Bohio.

No salgo de Illescas en mi vida.

Así de claro. Te quitan la estrella Michelín.

Que yo ya creo que te la van a quitar

cuando Michelín te vea vestido de pollo.

Cuando me vean de pollo. (RÍE) Cuando te vean de pollo...

Qué programa. Me están apeteciendo

una tortita o unos huevos en bolita.

Lo tengo metido en la cabeza. Pues vaya.

(RÍEN)

Ábrelos y mira cómo están.

Espera, miro uno. A ver cómo está.

Bien, bien. Perfecto, genial. Están perfectos.

Los vamos partiendo y abriendo en una bandeja.

Vamos.

Vamos, chicos. Bien, bien.

¿Qué tal vais por aquí?

A ver, ¿dónde está la mayonesa? ¿Está hecha o no?

no, se está cortando. Vamos.

Ah, vale. Gracias, Samantha.

No hace falta ni mezclarlo ni nada.

Poco a poco se va ligando el huevo entero con el aceite.

Luego se aliña con un poquito de sal y un chorrito de vinagre o limón,

y no mover para nada para que se ligue todo bien

y quede una mayonesa superespesa.

Escúchame, Miguel. Ayuda a Paloma.

Que Paloma se ponga contigo a hacer eso.

Está pelando cebolla y me ha dicho: "Ven aquí hasta que termine".

La cebolla la estoy haciendo yo, Miguel.

-Paloma no es que sea muy buena capitana.

Es que si me tiene que decir algo tengo que terminarlo

y después otra cosa, no dejarlo a medias.

-Toma, toma, el orégano.

Paloma, le quito esto. Mira cómo me ha quedado.

¡No! Tienes que partirlo por la mitad.

-No se puede. -Lo has destrozado.

Oye, Pepe. Dime.

Me tienes la cocina hecha unos zorros.

Ahora la culpa es mía. De Mari la cochina que ha venido.

-¿Es así? -¿Se puede rellenar?

El problema es la cantidad, que igual no nos llegan.

Bueno, ¿qué tal vais?

-Bien, ¿no? -Muy bien.

¿La mayonesa?

En la nevera.

¿Está todo hecho? Sí.

Muy bien, muy organizados. Vais mejor que Pepe y Jordi.

Pero mucho mejor, les vais a ganar por goleada.

Vamos.

-A ver, céntrate, por favor.

Déjala, Paula. Está haciendo su trabajo.

-¡Jefferson! -No, no, no.

-Mira los trozos que hace. -Jefferson ni nada. Déjalo ahí.

-Una cosa, ¿le doy más o lo tiro? ¿A ver?

Hay que echarle mucho aceite porque cada yema...

Casi con dos huevos te haces una jarra de estas.

-Cuando no le salía, ha ido con los jueces.

Y claro, cuando tú pides algo a los jueces

y ellos ven que vas muy mal,

pues lo cuentan como que no lo hemos sabido hacer.

Yo no echaría más mayonesa a esto.

Hay que echarle más. ¿Un poquito más?

Sí.

¿Y para qué la mezclas con la buena? Es que esa no es la buena.

¿Y para qué has mezclado ahí esa?

¿Esa es buena? Es la que te acabo de hacer yo.

54, 55...

-¡Llevamos 55! -56.

¡Genial!

Atención, aspirantes.

Acabáis de entrar en los últimos diez minutos.

Oído.

Cinco huevos más y paramos.

Lo de parar lo diré yo que soy la capitana.

-Sigue haciendo huevos. -Tenemos muy pocos huevos.

¡Que te pongas a pelar huevos!

No me hace ni caso.

Me parece que Paloma se ha confundido de concepto.

Ha dicho "yo soy la capitana", y aquí no hay capitanes.

Simplemente tenían que distribuir la tarea.

-Somos todos a una.

Hay tantos huevos que no se pueden rellenar.

Al principio pensaba que podíamos sacarlo adelante.

Pero cuando he visto el caos que había... ya está.

-Me pongo a limpiar. -No, a rellenar como un loco.

Tenemos que montar un restaurante. ¿Te parece?

Bar restaurante "Los balas".

Bar restaurante "Los balas", ya piensan en abrir un negocio.

Cañita bien tirada... ¿Cómo lo íbamos a llamar?

Te he dicho el nombre y todo.

"Metralleta y petardo".

"Los balas". "Los balas".

Vamos corriendo por la cocina, vamos rapidísimo.

Tenemos muy pocos huevos.

Este sí.

Es que tenemos muy pocos.

No hay más, no hay más... Ya no hay más huevo.

Mira el relleno que hay.

-Ya se han acabado los huevos.

Ah, me caigo. ¿Y si haces eso con una manga?

¿Tú crees? No lo creo, lo sé.

Cógete una manga. No.

¿Cómo que no? Es el doble de rápido. Tradicional.

-Hay que rellenar más. -¿Más? ¡No hay más!

No...

-A ver, ¿quién ha hecho esta guarrada?

Todos, ¿no? Pues lo tenemos que presentar.

-No está mal. -No le echemos tanta mayonesa.

No sé cómo lo harás tú, pero esto lleva mucha mayonesa.

Yo he dicho de hacerlo con manga. Vamos a perder tiempo.

Pero ganarás el doble en rellenar.

Esto no se puede presentar, es una guarrada.

Si me dicen que es una guarrada, yo lo entiendo.

Esto es una guarrada en palabras máximas.

Jordi. Mira a Martín Berasategui.

Con las manos en los bolsillos, podría echar una mano.

¿Qué tal lo hago, Martín? Increíble.

¿Das el aprobado? Tienes un don celestial.

Para los huevos, como tú para tocarlos.

No es una recriminación.

Podrían ser más bonitos, eran tan feos como pegarle a Snoopy.

Oye, vamos a ver.

Un relleno y la mayonesa, no nos podíamos recrear...

Una manguita con una boquilla con cierto...

Bonito, fino y elegante. ¿Eh? Bien.

Qué cansino. Eran feos.

-A limpiar, tío. -No, pela huevos.

Vamos muy mal.

-¡Cinco minutos! -No, vamos de sobra.

¿No ves que ya están todos rellenos?

No... ¡Eh, tío! Para de comer y rellena.

Los que no estén muy rellenos, rellénalos, no comas, hombre.

Paloma, si ves que estoy muy mandón, quiero decir más de lo normal,

es que he intentado ayudarte un poco.

-Hubo un momento que he dicho: "Me muero".

Y gracias a José que ha cogido un poco las riendas.

Aunque fueran cinco minutos.

Eso me ha ayudado a pensar y a decir: "Vamos a hacerlo bien y lo acabamos".

Gana el rojo y vencemos nosotros.

-Paula, yo lo hice lo mejor que pude. -No, ya lo sé.

Una cosa es que el tomate no saliera bien.

-Pero es que... -Que no pasa nada, dejémoslo.

Hemos hecho lo mejor que hemos podido.

Pues ya está.

Pero hay gente que no sabe reconocer lo que hemos hecho.

-Se me ha puesto a llorar.

Claro, yo tampoco quiero que se pongan a llorar.

Es un poco caos.

O yo mando de verdad...

o tenemos que... por las buenas.

¿Te parto?

No, vete poniendo mayonesa.

Espera, yo te parto y tú rellenas. Venga.

Venga, dale.

Dios, cuántos huevos.

Menos mal que Jordi y Pepe no participan, porque mira.

Estoy sudando, Jordi.

Es que no currabas tanto desde el Paleolítico superior.

He asado al diplodocus en la era, ¿te acuerdas?

Aspirantes, último minuto.

¡Último minuto!

Vamos a poner un poco más en los que tengan menos, como este.

-Tenemos 78. -Pero hazlos bien.

No lo hagas rápido, hazlo bien, capitana.

53.

Yo he contado 83.

-Bueno, pues 83. -¡Toma!

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro, ¡Vamos!

tres, dos, uno...

¡Manos arriba!

Pepe, manos arriba.

(Aplausos)

Si me dicen que tengo que hacer otra prueba en equipo

y con el mismo equipo,

y me voy corriendo del plató.

Pepito, lo has hecho muy bien. Vamos ahí.

Martín, vamos a probar los huevos de Pepe y de Jordi.

Te vas a relamer, garrote. (RÍE)

Pero ¿cuántos habéis hecho? ¿Qué tal?

Pues yo te diría que unos 200 huevos.

Yo he contado 195 huevos.

Aquí hay 200 huevos. 195 o 200.

Viendo a la velocidad que ibais, he dicho:

"Estos sí que tienen huevos". (RÍE)

-Ha sido flipante que en una hora hayan hecho tantos huevos.

todos perfectos...

Flipante.

Habéis sudado, estamos muy orgullosos de vosotros.

Hay garantías, no te preocupes que está todo rico.

Nosotros somos cocineros profesionales, Martín.

No puede hablar, está emocionado. Le embarga la emoción.

Se le saltan las lágrimas. Lágrimas de placer.

Me han invitado a dar con la misma. Efectivamente.

Esto es vanguardia.

(RÍEN)

Es para daros un aplauso.

Gracias. Hay motivo.

¡Vamos! Hay motivo.

(Aplausos)

Han quedado bien, estaban ricos. Estoy orgulloso de nuestro trabajo.

Les vamos a levantar el castigo, ¿qué te parece?

-No, no, no. -¡No!

Veniros a catar. Levantado 50 años.

50 años.

¿Y los huevos que han cogido? ¿Qué huevos?

Que os los hemos devuelto, mozalbetes.

Pero si ha ido ella... Ahora me toca a mí.

Qué mal perder tenéis. Deja, no dejaré que hagan bolilla.

Martín, porfa, nos deben dos huevos.

Vamos a ver esto. Vamos a ver.

Sinvergüenzas.

Chócala, chócala, chócala.

Qué pinta más mala tiene. Mala.

Lo habéis hecho superbién. Vamos a contar.

Sin probar, ya no me gusta nada. A mí tampoco.

El emplatado está feísimo.

Tenían pinta de incomibles.

Aquí hay unos 70 huevos. Sí, 72.

Más los dos que nos habéis quitado.

75 huevos, atención. ¡Olé!

-El relleno está perfecto. -Pues lo hemos hecho entre dos.

-Yo y Jefferson. -No, no, no.

El relleno lo hemos hecho todos.

Venga, vale. Ya está. No seas chivato.

-Lo habéis hecho superbién los cuatro.

Habéis perdido, pero muy bien perdido.

A mí no me vaciles, niño.

¡Uf! Vaya desastre.

Mucha almeja pero poco huevo veo.

Oye, una cosa. Antes de que probéis, escuchad.

Han tenido unos pequeños problemas con la mayonesa.

¿Pequeños solo?

Hicimos una mayonesa buena pero la han mezclado con la de antes

que está el huevo sin ligar con nada.

Que no, hombre, que no estéis tristes.

Una presentación bochornosa. La presentación buenísima.

No te calientes, son feos a rabiar. Qué van a ser feos.

Casi tanto como Pepe.

¿Que ellos son feos o que los huevos son feos?

La mahonesa cortada mezclada con la buena.

Vaya desastre.

La mahonesa tiene una pinta superbuena.

¿Te lo vas a comer? Qué hígado tienes, Marín.

-A mí si me ponen delante esos huevos rellenos

no me los comería.

53. (A LA VEZ) 54.

50 huevos y malos.

Nosotros 200. 200, y buenos.

50 huevos pero con garrote.

Garrotito.

Hemos sacado una cosa que daba asco.

Hala, aquí os quedáis. No es la cantidad, es la calidad.

Tenía yo ganas de deciros las cosas ahora.

¿Eh, Toni?

La conclusión de este reto es que ha sido un desastre total.

Lo has hecho muy bien.

¿Yo? No me han hecho ni caso.

Paula primero repartió muy bien las tareas.

Después nosotros estábamos muy nerviosos

y hemos hecho un poco lo que queríamos.

Paula, Paula, Paula.

Tranquila, ya.

Puede que no haya mandado lo suficiente.

O sea, he mandado pero no me hacían caso.

Hacían lo que les daba la gana.

Uy, qué cantidad de huevos, qué maravilla.

(A LA VEZ) ¡Garrote!

¡Garrote! ¡Garrote!

Martín, aquí sí que hay presentación.

Han decidido poner la mayonesa encima,

no la habéis mezclado con el atún.

Pensamos que así iba a quedar mejor,

y así la mayonesa se podía conservar mejor en la nevera.

-He pensado que si lo poníamos encima iba a quedar más bonito que mezclado.

Y el grupo, ya se les había ocurrido a ellos.

Lo que pasa es que se habían callado y yo lo he dicho.

A ojo de buen cubero, yo cuento unos 83 huevos aquí.

83.

La decoración, la mayonesa por encima,

el toque cebollino.

Aquí hay un poquito de glamour.

¡Vamos!

No están mal, Jordi. No están malos.

Lo que más me fastidia es Álex,

que se le ha ido a la cabeza lo de ganar.

Ya.

Míralo, está ahí y seguro que después no ha hecho nada.

Habéis hecho 83. Menos de la mitad que nosotros.

Pero vosotros tenéis estrellas Michelín.

Martín y yo deberíamos haber concursado contra vosotros.

Martín come más que Jefferson.

Oye, están buenos, bien presentados, mucha cantidad...

Vamos a ir a deliberar.

¿De verdad hay que deliberar? Si hemos ganado Jordi y yo.

Hemos dicho bien claro que vosotros no participabais.

Veníais aquí porque me apetecía que nos hicieseis unos huevos.

Claro. Una duda antes de irnos.

¿Quién era capitán? Es evidente que ha habido.

-Ella. -Ella.

-Pero henos mandado todos. -Eso es verdad.

Igual soy la capitana en la sombra

porque los huevos estaban por un lado y la gente a su rollo.

Vigilarlos se nos había pasado un poquito.

Cada uno tenía una tarea diferente.

Pero tú partías el bacalao. Está limpia la cocina.

Más o menos.

-Como todos los capitanes he hecho lo mejor que he podido.

Pero es verdad que Kaitin ha intentado manejar por encima.

Si yo no me pongo las pilas, esta semana me voy.

La cago. Vamos.

Aspirantes, la cata ha terminado.

Ahora el jurado necesita deliberar

para decidir qué equipo es el ganador

y cómo va a repartir esos puntos.

Así que, jueces, cuando queráis.

Y vosotros, chicos, delante de cocina.

(Música)

(CUCHICHEAN)

Un horror nosotros, tú lo has hecho perfecto.

Sí, perfecto...

¿Entonces por qué nos echas la culpa a nosotros

de que no te hemos hecho caso? -Porque no me habéis hecho caso.

Ya, pero tú también habrás hecho algo mal.

Ya está, ¿no? Me he equivocado yo. Perdón.

Perdón, chicos.

Aspirantes en esta prueba,

queríamos comprobar cómo trabajabais en un equipo reducido

y cómo os compenetrabais para conseguir un trabajo óptimo.

Equipo azul, ha habido una descoordinación absoluta.

Paula, tú has intentado organizar pero no te han hecho ni caso.

No.

El resto habéis estado un poquito desaparecidos.

La mayonesa os la hemos tenido que hacer Martín y yo.

La habéis mezclado con la que teníais cortada.

Y para más inri, habéis hecho pocos huevos

y de bastante mala calidad.

Estela.

¿No estás contenta con el resultado?

No. Cuéntame qué piensas.

Hubo mucha desorganización.

Paula al principio lo organizó bien

pero después nosotros hicimos lo que nos dio la gana.

Entonces, pues eso.

Tampoco es tan grave, es la primera prueba.

No es la prueba de eliminación.

Poneos las pilas, aprended de lo que habéis hecho hoy mal

para la siguiente prueba. ¿Vale?

-La valoración me parece justa

porque no lo hicimos bien.

Pero hay que mejorarlo porque lo hicimos un poco mal.

Jefferson, Miguel, os habéis pasado toda la prueba zampando.

Como es habitual en vosotros.

Y aquí se viene a cocinar.

Y a vosotros os gusta...

El atún, que ha sobrado un poquito.

Estabas amasando el atún y comiéndote la mitad.

Relamiéndote.

Los dos, Jefferson y tú.

-Solo me he cogido un poquito de atún de los dos

y probar cuando estaba todo.

Y me dice que he comido.

Soy el que más cosas ha hecho.

Paloma, José Enrique, habéis trabajado muy bien,

pero, a pesar de vuestro esfuerzo, solo habéis hecho 75 huevos

y la presentación reguleras.

Eso sí, mejor que el azul.

¿Qué dices, Paloma?

Le he dicho a Jefferson mil veces que dejara de comer

y que se pusiera a hacer lo que yo he dicho y no me ha hecho caso.

Luego, Miguel, le he dicho: "Ponte a pelar huevos". Ni caso.

Si te dijo que te lo pongas, hazlo.

No me hacía nadie caso.

Solo José y ya.

Miguel.

A ver, que te tapas la cara. ¿Qué pasa ahí?

Tú te estás riendo, ¿eh?

Pero no te pongas así, machote. ¿Qué pasa?

A ver, manitas.

Cuéntame qué te pasa. Nada.

No te veo una sola lágrima. Eres un actor.

Seguro. A ver, amigo mío,

tienes que escuchar a Paloma, que es la mayor.

Si os dice: "A currar y tal",

es mejor poneros a currar que lamentarlo ahora.

Los huevos quedaban 4 minutos y tenía yo...

También tienes la costumbre de poner muchas excusas.

Lo que hay que hacer es currar

y así no tendrás ni que lamentarte ni que poner excusas.

Y no te enfurruñes, que no sirve para nada.

Hay que luchar para ganar y así no te lamentarás nunca.

¿De acuerdo? Que sí.

¿Sí? Pues yo me alegro de se enfade

por el huevazo que me ha dado.

Lo he intentado todo y es que él no está contento.

Pero yo más no puedo dar.

Equipo rojo.

Habéis trabajado de forma ordenada y metódica.

De sabor, vuestros huevos hay que decir que estaban muy buenos.

Ha sido una pena que no hubieseis cocido más huevos

porque os ha sobrado tiempo.

Pero es verdad que todos los componentes de este equipo

habéis estado a la altura.

Kaitin, tú has destacado sobre el resto de tus compañeros

porque has estado muy pendiente de la cocción de los huevos

y de la elaboración de la mayonesa.

Enhorabuena. Gracias.

Me da bastante alegría cuando me dicen he sido la mejor de la prueba

porque, hombre, ¿a quién no le gusta eso?

Así que, por todo eso,

el equipo que se lleva los 6 puntos es...

El equipo rojo.

Muy bien, chicos. Venga, que lo hemos hecho muy bien.

Los 3 puntos son para el equipo verde.

Y por tanto, el equipo azul se lleva 1 punto cada uno.

Lo he hecho fatal, lo he hecho fatal.

En la siguiente prueba lo voy a dar todo

para que los jueces vean cómo cocino yo

porque con los equipos y todo no...

No lo he podido demostrar del todo.

Como os hemos dicho al principio,

íbamos a destacar el trabajo de uno de vosotros

que tendrá, además, una ventaja en la prueba de exteriores.

Y ese aspirante es... Kaitin.

Kaitin siempre va a por todas.

Y quiere resaltar encima de los demás.

Que seas la capitana

y que te digan que otra persona estaba más pendiente, molesta.

Bueno, Martín, creo que has traído algo para el equipo ganador.

¿No es así? Sí, he traído,

pero primero me gustaría deciros a todos

que habéis hecho un trabajo fantástico.

Que todos tenemos margen de mejora y vosotros también.

Yo he traído aquí unos regalos para los que habéis ganado.

Sacamos la bandeja, ponemos así...

-Qué morro.

-Y tenemos cinco chaquetas que bien merecidas habéis ganado.

Pero acordaros, el equipo verde y el equipo azul,

que lo habéis hecho superbién.

-No me lo puedo creer.

-Ánimo y hasta la victoria siempre. Garrote.

-¡Garrote! -A garrote.

Muchísimas gracias por venir,

por acompañarnos una vez más en "MasterChef".

Sabes que esta es tu casa.

Siempre serás bien recibido y vuelve cuando quieras.

Chicos, un aplauso todos para Martín.

¡Garrote!

Aspirantes, ¿estáis preparados para el siguiente reto?

(TODOS) ¡Sí! -Eva.

Vais a vivir algo muy especial, os lo seguro.

Una experiencia que va a ser muy emocionante para todos.

¿Para todos?

(Música)

Aspirantes, nos encontramos en el Vall d'Hebrón Barcelona,

Campus Hospitalario.

El complejo sanitario más grande de Cataluña

y uno de los más grandes de España.

Posee un equipo de casi 9000 profesionales.

Practica unas 45000 intervenciones quirúrgicas al año.

Y está capacitado para tratar enfermedades de alta complejidad.

Un centro sanitario capaz de atender a pacientes

en cualquier etapa de su vida, incluso antes de nacer.

En la barriguita. (MIGUEL) ¡Ostras!

Pues sí que son buenos.

Hoy queremos rendir homenaje a todo el personal sanitario,

a pacientes y familiares del hospital,

por su valentía, dedicación y espíritu de superación.

Además, estamos de cumpleaños.

El Materno Infantil cumple 50 años

y queremos celebrarlo a lo grande, como se merece.

(MIGUEL) Sí que lleva años.

¡Madre mía!

-50, más que mi padre.

Trabajaréis como un único equipo,

bajo la dirección de un único capitán

y por un objetivo en común.

Kaitin, fuiste la mejor de la prueba de plató.

Así que, serás la capitana del equipo.

Quiero concentración máxima en la cocina

y, capitana, organización. Sí.

Me gusta el reto,

pero no sé muy bien, tengo miedo.

Kaitin, recuerda que como capitana,

serás la última responsable de que todos los miembros de tu equipo

funcionen como un reloj.

Ya sabes, todo gran poder, conlleva una gran santidad.

Eso va a ser difícil, ¿eh? Menos mal que no soy yo.

He pensando que pobrecita

porque yo con siete no pude,

así que me he imaginado que Kaitin

con los 12 era imposible.

Aunque formáis un equipo, os vamos a valorar individualmente.

Así que, sacad todo el talento culinario que guardáis

y tened presente que trabajando unidos

es mucho más fácil obtener mejores resultados.

¿Lo tenéis claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Eso espero.

Puede ser un caos.

Entonces...

Tampoco estoy tan tranquilo.

Aspirantes, hoy cocinaréis un menú diseñado por un chef

que busca siempre el equilibrio

entre la cocina tradicional y la cocina innovadora.

Con más de 35 años de experiencia

y ganador de un estrella Michelín en Can Jubany,

Nandu Jubany.

Qué guay.

Nandu, bienvenido.

Es un placer contar con tus consejos

para el menú que deben elaborar nuestros aspirantes.

¿Cuál es para ti el secreto

para aunar tradición y vanguardia en la cocina?

Estos días lo que he buscado es hacer un menú entrañable.

Recuerdos a los abuelos que no están. Los recuerdos de la infancia.

Lo que haces tú en tu casa,

que no puedes pasar sin rebanar el pan.

Pues vamos a desvelar el menú que nos has traído

y que tienen que elaborar nuestros aspirantes.

Capitana, es cocina moderna.

El primero consta de tres platos.

Un primero: canelones de pollo de caserío.

¡Canelones! -Qué rico.

Bueno, Nandu, esto es un clásico de la cocina catalana

y de tu cocina, de tu casa.

¿Cuál es la clave de este plato?

Son de aquellos platos

que hará 21 años en nuestra casa y no lo podemos dejar de hacer.

Una vez que prueben esto, no querrán otra cosa. Te lo aseguro yo.

Un segundo.

¿Qué es eso?

Solomillo de ternera a la brasa con salsa de vino tinto.

Y para terminar, un postre. Flan de cielo.

¿Cuál es el toque más importante de este plato?

Estamos con la piña caramelizada con un poco de miel,

nata un poco especiada con vainilla,

buscando estos toques que nos apetece en estos días.

Qué pintón.

Cocinaréis para 80 comensales.

Médicos y personal sanitario del hospital,

expacientes que han finalizado sus tratamientos

y familiares de todos ellos.

Queremos darles todo nuestro apoyo en su lucha diaria

ofreciéndoles alegría y sabor. (TODOS) Sabor...

No tienes ni idea. A ver, conmigo.

Uno, dos, tres.... (TODOS) Sabor.

Aspirantes, espero que seáis tan buenos cocineros

como imitadores de Samantha,

porque contaréis con 150 minutos

para elaborar 80 raciones de cada plato.

240 platos.

-La prueba es complicada porque son muchos comensales

y será muy difícil. Tenéis que cocinar con control

y medir bien las cantidades.

Ya sabéis que nuestro supermercado proveedor de alimentos

donará el excedente que no utilicéis a comedores sociales.

Aspirantes, tenéis que ponerle mucha fuerza, coraje e ilusión

a la prueba de hoy,

como hacen día a día todos en este hospital.

¿Estáis preparados para estar a su altura?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues coged vuestros delantales y a cocinas.

Venga, en tres, dos, uno, ¡ya!

(Música)

Venga, voy a repartir las tareas.

Jefferson, tú picas. Paloma, tú picas también.

Las verduras. -Vale.

-Arnau, tú el postre. Paula, bechamel.

Estela, la calabaza. -Vale.

-Natalia, bechamel también.

Álex, parrilla y me ayudarás con el pollo.

Toni, nos ayudas a desgrasar el solomillo.

Abel, picas. Miguel, tú parrilla.

José, tú con el pollo también.

Y Virginia, tú con la solomillo.

¿Vale? Venga, chicos.

(TODOS) ¡Se nota, se siente, "MasterChef" está presente!

-Kaitin va a tener una prueba dura dura de pelar.

-Vamos a dejarlo aquí. -¿Cuántas cebollas picamos?

-Dos, ¿no? -¿Dos? Vale.

(Música)

Nada más que hay que partirlo por la mitad.

Vaya pieza, ¿eh?

-Somos destripadores de carne.

(Continúa la música)

Oye, ¿sabéis dónde están los rondones para el caldo?

-No sé.

(Continúa la música)

Eh...

-Estas piezas que sobran... -Es para el caldo.

-No. -Sí.

Estas tiras son para el caldo.

Entonces, que alguien tenga un rondón preparado para ponerle eso.

Kaitin lo está encontrando y no lo encuentra, por lo que parece.

(Música)

Kaitin, lo dejo aquí, ¿eh? -Vale.

La espina... -Este es mío, cógete otro.

Kaitin, cógete otro.

Si no, no llegamos, no nos podemos parar.

-A ver, José, no digas que no llegamos, acabamos de empezar.

-No, ya...

Yo a Kaitin la he visto como desaparecida y supernerviosa.

Y, entonces, las cosas se han empezado a descontrolar.

Capitana.

Primer plato, canelones, es lo más importante avanzarlo.

Pondremos dos buenas cazuelas a asar el pollo.

Cuando esté doradito, meteremos cebolla, ajo,

haremos un asado rápido rápido.

Mojaremos con leche y pan, que guise un poco,

y tendremos la farsa.

A partir de ahí, la bechamel y la pasta.

Vale.

Estamos en un hospital,

queremos que sean unos días entrañables y que coman bien.

Hay que sacarlo, ¿eh? De acuerdo.

Pues venga, caña.

Esto ya está, lo parto por la mitad, ¿no?

-Sí, y me la das a mí. Échala.

Pero vigílala, ¿eh?

Eso tiene que durar porque es una pieza grande.

-Con la lengua mejor.

-Si ya está, ya la hemos estado toda.

-¿La cebolla dónde está? -Ahí.

Pero tienes que dejar primero que se derrita la mantequilla.

¿Así está bien de cebolla para...?

-Puedes volver con lo del...

-¿Para el pollo está bien o es poco? -Es un poco poco.

-Esto se pega.

Hay que darle grasa, había que darles grasa.

-Lo tienes que mover. -Se está pegando.

-Solo vuelta y vuelta. -Sácalo, sácalo.

-Que aún se tiene que hacer por adentro.

-Que se está pegando. -Mira lo crudo que está.

-Tú, parrillero, toma. -No, espérate.

-Si haces así con un poco de grasa...

-Se necesita dos personas para sacar.

Id a por otras pinzas y encargaos de esta, y yo de esta.

-Verás como no se te pega tanto. -Aún está crudo.

-¿Qué pasa?

-Pues que me estoy quemando y no me ayudan.

Solo no le puedo dar la vuelta a todos, se me va a quemar.

Natalia, Paula, ¿habéis hecho bechamel en vuestra vida?

(AMBAS) Sí. -Muchas veces.

¿Muchas veces? Me parece muy bien. Es que con tanta leche no.

Vamos a tener que echar la rus encima de la leche.

No. Esto, mira...

Ahora, cocinamos la harina y lo pararemos un momento.

Cuando esté caliente la leche, con un cucharón, con un cazo,

que hierva, coja densidad, sal pimienta y nuez moscada.

La tenemos, a otra cosa. Vale.

Gracias, chef. -Genial, está sin grumos.

-¿Ayudo? -Ven.

Ayúdanos a cortar pollo. -Venga, va.

-¿Cómo vas? ¿Bien?

¿Vas bien, Abel? -Sí.

-Esto en brunoise, ¿no? -Pero picadito, picadito.

(Música)

¿Cómo van mis solomillos? Bien.

Vamos a hacer una cosa.

Cuando tengamos los trozos iguales, nos ponemos a asar.

Esto no es lo mismo. Uno más gordo, el otro más fino.

Los trozos pequeños con los pequeños,

los trozos grandes con los grandes. Vale, chef.

-¿Qué tal va la bechamel? -Que te cagas.

-Muy bien, vamos a la máquina y ayúdame a picar esto.

-No hemos acabado. -Da igual, necesitamos esto.

-Entonces, necesitamos esto, es el primer plato.

Yo no puedo. -Vale, venga.

-Escúchame, si hay muchos picando,

coge a uno que esté picando y lo pones a hacer eso.

-Estela, necesito que me ayudes. Necesitamos esto para picar.

-Hay que coger un poco las riendas, si no... Kaitin está un poco...

-Si pierde la cabeza Kaitin, alguien tendrá que ponerse al mando.

Porque es difícil. -Yo hoy estoy ayudando.

-Porque es difícil, yo lo entiendo.

Kaitin, al principio, estaba bien organizada,

pero cuando hemos empezado a cocinar, ha perdido un poco el control.

Había un poquillo de caos.

Kaitin, vamos a ver.

¿Solamente está Miguel limpiando? Sí, porque Toni estaba y se ha ido.

Pero bueno, esto... Porque he acabado.

¿Están los solomillos limpios? Ya estaban todos mis solomillos.

Pero hay que limpiar más, tenemos muchos más.

¿Todavía más? Claro.

Kaitin, organízame bien aquí porque esto es un lío.

Y si alguien tiene que limpiar, que limpie.

Si alguien marca, que marque. Organízame bien eso.

Kaitin, ponte tú a estos. -Vale.

-Que sea rápido.

Y el pan, alguien tiene que estar quitando la moya del pan.

-Para el fuego.

-Está muy bien espesa. Ahora solo lo echamos ahí.

-Y mezclar.

-Si quieres lo hago, lo puedo hacer sola.

Tú puedes ayudarle.

-Ve quitando azúcar hasta que te quede 2560.

-Mira, no.

Esto tiene que cambiar a 2. -Ya lo sé.

Virginia, ¿tú vas a hacer el fondo de la carne?

Sí. ¿Sabes hacer el fondo de solomillo?

Rehogar toda la carne, el solomillo, todos los recortes...

Primero, con aceite y luego con agua.

Igual que esto, pero con la carne de solomillo.

Sí, eso. ¿Vale?

Dale un poquito más de fuerza.

¿Dónde está Abel? Aquí.

¡Ah! Qué susto me he dado. ¿Qué estás haciendo?

Picando el ajo. ¿Picando el ajo?

¿Cómo le vas a picar si no le ves?

No sé si ponerte encima de un plato,

encima de alguna cosa que busque por aquí.

Mira, Abel,

esto te va a venir al pelo. Vamos, sube ahí.

¿Cómo lo ves ahora mejor? Bien.

Hombre, no vas a ser Pau Gasol, pero mucho mejor, ¿no?

En esta prueba voy a dar todo. aunque sea de los pequeños,

voy a demostrar a los jueces que valgo para cocinar.

-Ayúdame, que no puedo con esto, pesa muchísimo.

-¿Dónde lo dejo? -Ahí, échalo ahí.

Una, dos...

Se sale.

Da igual, ahora lo recogemos.

(Música)

Solo 200 más.

Estamos muy cerca, un poquito más.

¿Alguien se está ocupando del postre por aquí?

Sí, nosotros. ¿Vosotros dos?

Yo estoy en la bechamel, pero lo he ayudado.

A ver, ¿qué estás haciendo, Jefferson?

El almíbar. ¿Lo has hecho alguna vez?

Sí. ¿Qué es?

Es el caramelo del...

La parte dulce, una cosa con azúcar.

Ahora, exactamente la misma cantidad de agua.

Sí, más o menos.

Ahora, remuévelo bien.

Y te vas a una inducción y lo metes a calentar.

Tienes que hacer que se diluya todo el azúcar.

Vale.

-¿Voy a picarlo? -Sí, vete a picar.

Vete a picar que hay un bol ya. -Cuando ves que haya mucho, picadora.

-Hay un bol puesto, tranquila. Hay un bol de carne.

-Este es para llevarlo picado y el otro...

-Tranquila, un bol de carne, vete a picarlo.

-Estoy tranquila. -Eres tú la que está nerviosa.

-Lo sé, me lo decía a mí lo de tranquila.

Ser capitana es más difícil de lo que creía.

Ya sabía que era difícil, pero es muy complicado.

(Música)

¡Kai! ¿Las cortamos en cuartos?

-¿Las cortamos en la mitad o así? -En cuartos, ¿no?

-O sea, así, así. Así, yo creo. -En cuartos igual.

-Voy a ayudarte

mientras va el almíbar. Arnau, ¿cómo vamos?

Estoy separando las claras de las yemas.

¿Cuántas yemas llevas?

Ahora llevo 72 y necesito 96.

Cuando tengáis un fuego libre,

os ponéis con el caramelo para cubrir el fondo de las placas.

Tienes mucho tiempo de horno, tenéis muchas elaboraciones.

Limpiar todas las piñas, así que os quiero ver volar.

Venga.

Superpoco le falta.

-Kaitin.

Kaitin, haz algo.

¿Cuánto llevas sin hacer nada?

-No, no, estaba haciendo con ellos el pollo salteador.

-Tú tienes que estar haciendo algo.

-Sí, sí, están haciendo eso.

-Vas, miras toda la cocina y te mueves.

Como veía que Kaitin no podía,

he intentado ser un segundo capitán y poner en orden las cosas.

Siempre que hay alguien danzando por ahí,

si no está haciendo algo, ponle a hacer algo.

-Vale.

-Kaitin, vamos a poner la calabaza para meterla al horno.

-Venga, más rápido que queda mucha carne. Venga, va.

-¿Laurel? -Sí, un poquito.

Unas poquitas hojas.

-Kaitin, ya tenemos la calabaza. -Esto ya está.

-¡El caramelo y el almíbar! ¿Quién lo está haciendo?

-El almíbar está allí, ahora nos ponemos con el caramelo.

Aspirantes, mucha atención. Lleváis 40 minutos cocinando.

En 80 salen los canelones de pollo.

Y no quiero retrasos, fallos ni nada. Tienen que salir.

(TODOS) ¡Sí, chef! Venga.

¡Venga, va, va!

-¿La carne ya está picada?

-El relleno aún no ha salido, díselo a la capitana.

Esto es una tontería, simple y llanamente.

Esto no sirve para nada. ¿Por qué no?

Doras bien los huesos, doras bien la verdura,

y cuando está todo bien dorado, está asado.

Aquí tengo un pollo medio cocido blanco.

Grasa para aburrir y, como máximo, voy a hacer un caldito de pollo.

Kaitin.

Si quieres que salga, escúchame, es muy importante.

Otro rondón, otra cazuela como esta. Si no queda.

¿No te queda cazuela, dices?

Mira, magia potagia.

Ya tienes cazuela.

Queremos que se dore bien. Vale.

Cebolla y ajos.

Eso hará que se despegue ese dorado y que le dé sabor.

Mojaremos con leche, meteremos pan y que guise un poco.

Cuando esté espeso, a la máquina. Vale.

-¡Más pollo! Los que estén haciendo el pollo, más pollo.

-Aquí hay más pollo.

-Si alguien no tiene nada que hacer, que me ayude, por favor.

-Vale, te ayudo.

Las remolachas las coges, le quitas esto

y las dejas aquí. -Vale.

(Música)

Ahora, tenemos que poner 24 huevos enteros.

-Vale.

Voy echando. -24.

Espera, echa primero aquí por si caen cascadas.

Aspirantes, atención.

Nandu Jubany ha vuelto para comprobar en persona

si estáis aplicando sus consejos.

Espero que hayáis estado atentos y que no cometáis muchos errores.

¿Entendido, chicos? (TODOS) ¡Sí, chef!

Vamos a ver cómo van con los canelones, que me tiene preocupado.

¿Esto para qué es? Para los canelones.

-Aquí tendrías que poner el cerdo. ¿Dónde está?

La panceta.

Iba con la panceta. Pero bueno...

Mira, la tienes allí olvidada. Virginia, la panceta, mujer.

Tenemos que cortarla ya.

El canelón es de pollo, pero lleva trozos de panceta de cerdo.

Pero bueno, Virginia, estabas despistada.

Los canelones, ya.

Kaitin, escúchame.

Escúchame, haz así. Respira hondo.

Los canelones hay que sacarlos.

Tienes que agilizar el pollo y poner la picadora.

Tú no necesitas nada, pon orden. -Voy.

-Capitana.

Importante es empezar con lo que tarde más.

Si no ponemos el cerdo aquí, no vamos a tener el canelón hecho.

-Me he sentido mal. Todo el mundo me preguntaba qué hacer,

se les había olvidado echar la panceta,

los canelones creía que no iban a salir...

Me ha superado un poquito un momento.

-Oye.

¿Qué te pasa?

-Que no me está saliendo bien.

-Te tienes que organizar.

Kaitin, ven.

Tranquila, vamos a mandar bien. Venga, va.

Como dice Martín, siempre con garrote, vamos.

-A Kaitin le he dicho que no se preocupara,

que no se pusiera nerviosa, pero que tenía que chillar,

tenía que decir las cosas bien claras porque esto no avanzaba.

Es muy difícil, yo ya lo sé, ¿qué te piensas?

Pero tienes que ir con más morro.

Si a una persona le has dicho que haga eso, que lo haga.

-Ahora tendríamos que caramelizar con un poco de azúcar.

Échale un poco de azúcar.

Tira de azúcar.

Sin pasarte, está bien. Ahora, mezclas bien.

Y luego echas Oporto, coñac y vino tinto.

Dejamos reducir y luego el agua. -¿Y la soja ahora?

-Ahora. Moviendo bien, Kaitin.

Para que nos dé color. Más, más, más.

(Música)

¿Le queda mucho a la bechamel? -Ni idea.

-El caramelo se está quemando. -Quietos, quietos, quietos.

¡Arnau! ¿El caramelo?

Estira las bandejas, que se nos queman.

Échame aquí.

Un segundo, un segundo.

Vamos, Arnau, hay que estar más vivo, ¿eh?

Muévelo, muévelo. Vamos a dejarlos ahí.

¿Ya está? Nosotros vamos a salir.

Gracias por los consejos. Lo mismo tenemos que entrar otra vez.

Hazlo un poco más pequeño, que mira qué grande es.

-¿Cómo más pequeño? ¿De largo? -Mira, mira, mira.

-¿Qué estáis haciendo?

-Estamos echando el almíbar a las yemas.

-A ver el almíbar.

-Está bien. Mira, échalo así.

-Vale, vale, ya lo entiendo.

-Vino rancio, un buen chorrito, pero sin pasarse.

-Ahí.

-Un poquito más. -Cuidado. Tanto no.

Te has pasado.

Déjame eso, que si no, no le doy bien.

Necesito dos cosas, déjamela. -Sí, claro. ¿Y yo qué?

-¿Va bien, Natalia?

-Yo qué sé. Ni idea.

-Y el mío no, ¿no? El mío se queda parado.

-El tuyo, hasta que no se ponga... -Dale una espátula, venga.

-Gracias, hijo.

-Es que si no, no se puede.

-El pollo tienen que estar ya. -¡Capitana!

-¿Cuántos llevamos? ¿Estamos contando?

-No. -Pues hay que contarlos.

-Cuando esto no huela a alcohol, se quita.

-No toques nada, ya lo dejamos.

-Sí, pero cuando no huela a alcohol, hay que sacarlo.

-Yo lo sacaré y lo picaré. Ahora, ponte con otra cosa.

-Una tú y una yo. -Espera, espera.

-No, tú lleva la caja.

-¿Te ayudo? -No, que no pesa.

Soltad, que no pesa, coge la caja.

(Música)

Vigila, cuidado.

-Álex, ¿me pongo?

-No, tranquila. -Ya lo tenemos.

-Corre, mueve.

(Música)

Casi ya estamos.

-Miguel, no lo pongas en el suelo.

No lo chafes.

Gastas más queso de lo que estoy rayando.

Hala, ya está.

Capitana, en 30 minutos salen los canelones.

Vamos muy retrasados. Lo sé.

-Hay que triturar esto. Vale, quiero pan.

Pan.

Pones unos dados de pan y leche, que guise un poco,

y el pan ya se va guisando

y va dando densidad. No lo sabíamos.

Vamos a guisar cinco minutitos y a la máquina.

Vale.

-Venga, siguiente. -¡Siguiente!

Necesito la pasta cortada para ayer, Miguel.

Tengo que hacer láminas contigo.

¿Qué hay que hacer?

Aquí no cabe.

Aquí.

-Miguel. -¿Qué?

-¿Por qué lo destrozas, hombre? -Que yo no lo he destrozado.

-¿Quién lo está poniendo aquí?

-Yo he puesto esta solo.

-Sí... -Sí.

-Miguel es estresante.

Porque como es el rey del mundo, hace lo que le da la gana.

-Quita.

-Estás incordiando mucho, Miguel. -Pues anda que tú...

Venga, levantamos...

Y ya tenemos la bechamel. Necesito pasar al relleno.

Acaba de colar.

¿Hemos puesto más leche aquí? Sí.

Vamos a poner un poquito de bechamel...

Cuidado. Cuidado, me la estás tirando mucho de aquí.

Ya está, venga. A ver, Kaitin.

Hay que ir a la picadora porque si no, mal.

Yo hago lo que quieras, no tengo nada que hacer. ¿Qué hago?

-¿Me ayudas a picar? -Te ayudo a picar, venga.

-No te preocupes, que llegamos.

La bechamel iba fatal.

La he sacado al final.

Da igual, lo vamos a sacar porque lo digo yo.

A ver, Kaitin.

Es muy importante, ahora mismo olvídate de todo lo que te digan.

Ahora estás saturada.

Es normal. Todo el mundo te habla y es un jaleo.

Lo que tienes que hacer es evitar que te saturen.

Estás siendo muy buena capitana.

Yo quería ser capitana y ahora lo estoy haciendo todo mal.

¿Por qué lo haces mal?

Tú vas a sacar el primer plato como yo me llamo Jordi Cruz.

Vale.

El problema será si ahora te vienes abajo. Lo tenemos casi todo.

Solo hay que correr y hacerlo, ¿vale?

Vale. Lo estás haciendo muy bien.

Ahora mismo estás así y no nos sirve de nada.

Que tú eres buena y valiente.

Si te dan mucho la lata, les dices: "¡No me des la lata!

¿Vale?" ¿Ves qué fácil?

Vale. ¿Vale? ¡Al lío!

Mira, eso ya está. Vale, estamos pasando ahí...

Oye, vamos bien, vamos bien. ¡Venga!

Sí que voy a esforzarme mucho porque el mayor fracaso para mí

sería no dar de comer a estas personas que lo dan casi todo

por los niños de aquí y que se queden sin comer.

-Es que hay mogollón, de todas formas.

-¿Cómo va eso? -Bien, triturándose.

-No entra. El tocinito este no entra.

(Música)

Fina, ¿no? -De dos deditos.

Los filetes, 2 cm. Esto es 1 cm, Toni.

-Sí, porque no hay mucho.

Y son tres para cada uno.

-Ponemos dos grandes y un pequeño. -Vale, vale.

-Muy buena.

Falta un poquito de sal.

-Mira que la he salpimentado entera.

-¿Seguro?

Si yo era la capitana, digo que falta un poquito de sal.

-¿Un poquito o un "muchito"? -Muy poquito, pero falta sal.

-Esto está mal cortado.

-La verdad es que no está muy bien, pero venga.

-Lo ha cortado Paloma. -Da igual quien lo haya cortado.

Aspirantes, muchísima atención.

En 10 minutos salen los canelones.

Y en 5 minutos tenéis que empezar a emplatarlos.

Y os veo bastante mal.

Así que quiero veros correr. ¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

-La bandeja allí. Todas.

-¿Cuántas tenemos? -140.

-No, hemos añadido nuevas.

-151.

Arnau, cuidado con tus dedos, ¿eh? Vale.

(Música)

Comensales, bienvenidos a "MasterChef Junior".

Para nuestros pequeños aspirantes es un placer,

pero también una enorme responsabilidad,

cocinar para vosotros.

Ellos saben del coraje y las ganas que ponéis día a día

en vuestros trabajos, pero también en vuestras vidas.

Y por eso quieren homenajearos con sus platos.

Se están esforzando muchísimo en cocinas

para elaborar un menú que ha diseñado el chef Nandu Jubany

y que ha supervisado el equipo de nutricionistas de ese hospital.

Así que, espero que os guste. Gracias.

(Aplausos)

Esto está muy espeso, necesita un poquito...

De leche. De amor.

Lo haremos como lo hacían las abuelas antes.

Metedle un poquito de bechamel, que esté más amoroso.

Haremos una cadena, como las cosas bien hechas, en cadena.

En trabajo en equipo. Venga.

-Sí, chef. Mirad.

Cogemos relleno.

Poned poquito relleno para que sea más fácil trabajar.

Vais aquí. Mirad.

Rellenado. ¿Vale?

Qué guay. -Qué chulo.

Coloco aquí.

A mí me dejas hacer el último.

(Música)

¡Aleluya!

(CANTA) "Cantará aleluya".

-Y el azúcar.

(Música)

Lo hago en peque, ¿vale? -Espérate, voy a hacer una mediana.

¿Mediana o peque? -Mediana.

-Peque. -Peque.

-Media.

Grande. -Pequeñín.

-Gente que coja manga pastelera y rellene.

-Yo relleno, no te preocupes.

-Echa un poco más. Con esto se van a quedar...

-Dime una cosa, ¿estos los partimos por la mitad?

-Los más gordos. Este sí, este no.

Este sí, este no. Este sí.

-Vale, perfecto. -Venga.

¿Cómo vamos con esos canelones? Vamos con un poco de retraso.

Pero, ojo, no nos podemos descuidar del solomillo y del postre.

Paloma, ¿cómo vas? ¿Qué estas haciendo?

Estoy vigilando esto. ¿Cómo va con la piña?

Va bien. -Y la remolacha.

-¿Está cocinada?

-He apagado el fuego, pero la dejo aquí.

Vale, perfecto. Ya está bien.

Está perfecta. ¿La has apagado? Sí.

Fenomenal. ¡Pepe!

Voy metiendo canelones al horno. Vale, 10 minutos de horno y fuera.

Vamos a poner los trocitos y así comerá la gente.

Vale, fenomenal, chicos.

Lléname esta última, por favor, y ya lo tenemos.

Venga, venga. ¿Cómo vamos con el postre?

¿Esto es la nata montada? La nata y ya.

Corre, porque como me hagas la nata montada como el caramelo...

¿Cómo vas, Estela?

Rapidez, que tiene que salir todo a la vez ya.

Cuidado, que no se os corte.

Nandu, muchas gracias

por tus consejos y por este menú que nos has traído

tan representativo de estas fechas. Estoy aquí para lo que haga falta.

Gracias por todos tus consejos,

pero fuera de aquí porque te vas a dar el servicio tú solo.

Hola, buenas. Meritxell, vengo directa a por ti.

Supongo que para ti este es un momento muy especial.

50 aniversario del hospital

y, además, tú has sido paciente y tus hijas también.

Pues yo llegué aquí con mi primera eco

y me dijeron que era un aborto.

Y la doctora Carreras me dio la oportunidad de seguir adelante.

El motivo del aborto era que mis hijas venían unidas por el abdomen.

¡Ahí va, siamesas! Sí.

¿Las niñas nacieron? Nacieron.

Las operaron también aquí

y el primer caso aquí con éxito de siamesas.

¿Cuántos años tienen? Cinco.

Que vienen... ¡Bueno!

¿Estas son las separadas al nacer?

Oye, ¿y si os ponéis cada una al lado mía

y me dais un beso fuerte, una aquí y otra aquí?

Así, sí.

¿A vosotras os gusta "MasterChef Junior"?

¿Sí?

Pues genial. Espero un par de años más o tres

y os espero en el programa, ¿os parece?

Les da vergüenza. Regular.

Venga, un beso cada una y me voy. Va.

A criarlas con salud, Meritxell. Gracias.

-10... 11...

12, 13, 14... 15. Hay 15.

-Cuidado, que quemo.

Esto es para el postre. A ver. Voy, voy, voy.

Caliente, caliente, quemo, quemo.

Venga, cogedlo con cariño,

que no manche. ¡Pam! al centro.

Soplete. Lo puedo hacer.

Tú no que tienes más peligro que una caja de bombas.

Pero yo sí, ¿verdad? Tú sí.

¡Oye! Qué morro tiene. -¿Y yo?

-Yo lo quiero hacer. Muy poquito, ¿vale?

¿Yo puedo? Muy poquito.

(Música)

Pasa, pasa.

-Vale, ya vienen los camareros.

(Música)

Muy bien, camareros, por favor.

Los que están emplatados y gratinados, puede salir.

Estos también están. Pues "avanti, avanti".

Estos también.

(Música)

Empezamos ya con el primer plato.

Son unos canelones de pollo de caserío.

Una clara apuesta por el producto de esta tierra.

Buen provecho.

(Música)

Quemo, quemo. -¡Paula!

-Perdón.

A ver...

-¡Mierda, mierda! -¡Madre mía!

-¡Apaga el fuego!

-¡Al agua, al agua!

-Jo, macho, madre mía.

-¿Por qué me lo coges? -No es un juguete, tío.

-Que no te lo he cogido. ¡Lo has quemado tú!

-Tendré yo la culpa ahora.

-Sí, Paula, tienes que aprender a admitir cuando es su culpa.

-Es que no he hecho nada.

-Me lo has cogido, entonces, he hecho así.

-Eso también está.

¡Fuera!

-Yo creo que tenía razón Paula porque es la que tenía el soplete,

la que tenía que hacerlas hervir.

Entonces, Paloma no tiene porqué coger el soplete

y hacer los canelones. Entonces, tenía razón Paula, para mí.

-Paloma, Paloma. -No, déjame.

En serio, no pasa nada. -¿Estás llorando?

La gente no llora por nada. -Gracias.

Paloma estaba supersensible

porque ha sido una cosa que ha pasado en la cocina y punto.

En ningún momento he querido que ella llorase

ni que se sintiese mal ni nada.

Buenas tardes. ¿Tú eres catalán? Sí, soy catalán.

O sea, que de canelones entiendes. Un poquito.

Pues cuéntame qué tal estos. La verdad, muy buenos.

Me han gustado. Quizás mucha pimienta, pero bueno.

Tú fuiste es paciente del Vall d'Hebrón

y luego has estado mucho tiempo en contacto con ellos

porque había que hacer las revisiones oncológicas.

Yo llegué a los cuatro años aquí al hospital

con un diagnóstico complejo,

pero tras dos años de tratamiento, quimioterapia y quirúrgico,

me he curado y estoy muy bien,

y actualmente, esta experiencia

me ha motivado a ser actualmente estudiante de medicina.

¡Anda!

Mi familia ha iniciado la Fundació Albert Bosch,

que ayuda en la investigación sobre el cáncer infantil.

Yo, como persona que estoy en mi casa,

estoy viendo en estos momentos "MasterChef Junior",

y digo: "¿Cómo puedo ayudar a esos niños, a salvarles la vida?"

Económicamente, es una muy buena manera.

Y las donaciones pueden hacerse tanto a nivel particular,

que son pequeñas cantidades,

o a nivel de empresa o de grupo.

Pueden ser cantidades más importantes.

Este dinero va destinado a la investigación.

La investigación de hoy será la medicina del futuro.

Pues nada, todos a colaborar un poquito

porque entre muchos granitos de arena,

haremos una gran montaña,

sobre todo de satisfacciones y de curaciones a los niños,

que es lo más importante de todo.

Vamos emplatando la guarnición. Emplatamos con las cucharas.

Con eso no lo vamos a hacer nunca.

Oye, el más limpio de todos Miguel. Me está repasando los platos.

Vamos, que tenemos a los camareros.

Bien, esto se hace así. No con una mano, con dos.

Una... Ah, vale.

Otra... Venga.

Tú detrás en todos los platos. Mira.

Y me vale.

Camareros, por favor, pueden sacar platos ya. Gracias.

¿Qué te pasa?

Vamos ya con el segundo plato.

Es un solomillo de ternera a la brasa con salsa de vino tinto.

Que aproveche.

(Música)

¿Qué tal vais?

Pepe. Vamos con ello.

Lo hemos sacado. ¿Tú o ellos?

Les he echado una mano, pero han emplatado entre todos.

Chavales, tenemos 15 minutos para poner el postre.

Vamos, limpiad todo, recoged.

Empezamos a sacar platos y a contar.

Vengo en busca tuya, Raquel.

Tú tienes una historia detrás que me llama la atención

porque has pasado de ser tú la prematura

a ayudar a los prematuros.

Todo fue...

Nacer antes de tiempo,

luego estudiar la carrera en este hospital.

Tener como profesor a Félix.

Cuidó de mí cuando yo era prematura. No me lo puedo creer.

¿De verdad?

Este hospital, lo que veo es que atrae.

Naces en él, te crías en él, vives en él.

Realmente, es como una comunidad maravillosa

y con grandes profesionales.

-Ahora mismo se están tirando adelante

niños de 24 o 25 semanas.

Cuando antes era inviable.

Qué barbaridad, 25 semanas es nada. Son 500 g.

Madre mía. Un entrecot.

¡Un entrecot!

Además, nunca mejor dicho, casi lo que te acabas de comer.

Por cierto, ¿cómo estaba? Riquísimo.

¿Sí? Buenísimo.

¿El punto de la carne qué tal? Perfecto.

Nada que decir, increíble.

-¿Dos de piña o uno? -Dos.

(Música)

Cuidado. Escuchadme una cosa.

Quiero que los platos estén lo más parecido los unos a los otros.

Y no estoy viendo que sean muy iguales.

Los camareros están en posición, están esperando.

Tengo aquí una fila interminable de camareros

y vais muy lentos, muy desorganizados.

Intenta que esté bonito.

-Venga, aquí hay que coger dos.

Lo han puesto un poco mal, pero da igual.

Se coge dos y punto.

Pasad por aquí platos para que vayan poniendo nata.

Espero que hayáis dejado hueco,

porque ahora llega la parte más dulce, el postre.

Es un flan de cielo. Buen provecho.

(Música)

Buenas.

Por aquí habéis terminado con todos los platos.

Vengo a por ti, María, porque me acaban de contar una historia tuya

que es alucinante.

Casi cuando te acabas de enterar de que estás embarazada,

también te enteras de que tienes cáncer de mama.

¿Cómo te enfrentas a esa situación?

Estaba de cinco semanas cuando me enteré que estaba embarazada.

Entonces, tuve que esperarme a estar de 12 semanas

para darme tratamiento.

Mira, se me ponen los vellos de punta, María.

¿Y el niño?

Está precioso, lleno de vida y es la alegría de nuestra casa.

Bueno, chicos, equipo,

hemos conseguido sacar el postre más o menos bien.

Ahora, no podemos trabajar en estas condiciones de desorden.

De todas maneras, felicidades. Gracias.

Vamos, chicos.

Buenas, ¿cómo va la cosa por aquí? ¿Cómo van los postres?

Muy bien. ¿Bien?

¿Te está gustando? Sí.

No estoy yo aquí por casualidad.

Tú eres Didac, ¿verdad? Sí.

A mí me han dicho que hay un superhéroe por aquí.

Y yo digo: "Pues este tiene una cara de superhéroe que te mueres".

¿Es así?

Con un año cogí una enfermedad

y me tuvieron que amputar la pierna.

Y ahora hago de todo, fútbol, esquío...

Y me lo paso muy bien en el cole también.

¿Qué es lo que más te ha gustado de los tres platos?

El primer plato, los canelones, me han parecido muy buenos.

Yo tengo muchas ganas de probarlos,

pero no me has llamado ni para decirme:

"Eva, ven, que te voy a dar un poco".

Ya hablaremos tú y yo.

Campeón, vamos allá.

Comensales, la alegría y fuerza que se respira

entre pacientes y personal del hospital,

es una muestra de la energía positiva

y las grandes dosis de optimismo,

que son fundamentales en el proceso curativo.

Muchas gracias por vuestra sonrisa

y por haber aceptado la invitación de "MasterChef Junior".

Deseamos que nuestro pequeñito homenaje os haya llegado al corazón

como nos ha ocurrido a nosotros con vuestras historias

llenas de valentía, esfuerzo y superación.

Gracias de corazón.

(Aplausos)

Y ahora, los que realmente han dado el callo en cocinas,

no querían dejar pasar la ocasión de deciros unas palabritas,

así que, por favor, con vosotros los artífices del menú de hoy,

los aspirantes.

(Música, aplausos)

Bueno, Kaitin, como capitana,

¿quieres decir algunas palabras a nuestros comensales?

Sí, yo os quería decir que, además de haber cocinado los platos

que espero que os hayan gustado, hemos aprendido a no rendirnos jamás,

porque vuestro espíritu de superación

es un ejemplo a seguir para todos nosotros.

(Aplausos)

Todo el disgusto que he tenido durante el cocinado se me ha quitado

cuando he visto las caras de felicidad de los niños

que han estado ahí.

Nos queda una sorpresa más.

Como recordareis, estamos de cumpleaños,

se cumplen 50 años de vida

del Hospital Materno Infantil de la Vall d'Hebrón

y no podíamos dejar pasar una fecha tan señalada

sin hacer algo especial, por eso, ha venido a sumarse a este homenaje

un pastelero inigualable,

alguien que cree que la pastelería debe sorprender, emocionar

y ser capaz de crear un momento único e irrepetible.

No puede ser otro que nuestro Christian Escribà.

("Cumpleaños feliz")

¡Madre mía! Pedazo tarta.

Si se nos cae eso...

(Continúa la música)

La tarta de Escribà me ha parecido una burrada y una locura

porque Escribà me parece uno de los magos del postre.

Bueno, Christian, bienvenido una vez más a "MasterChef Junior".

Siempre dices que tus creaciones tienen que tener magia

y siempre he pensado

que lo que los mayores llamamos creatividad,

es la capacidad que tienen los niños de imaginar.

¿Cómo haces tú para hacer esas creaciones

y tener ese espíritu de gamberrete que tienes, que lo sabemos todos?

Para mí, es bastante fácil y el sistema siempre es el mismo.

Esto lo hago por la noche,

me pongo en la cama, apago las luces, cierro los ojos y me pongo música.

¡Hala! Y a partir de aquí, ya sale solo.

Antes de ponernos las botas con esta tarta,

queremos deciros que, desde "MasterChef"

y gracias a la ayuda de nuestro patrocinador,

el Supermercado del Corte Inglés,

hemos traído unos regalos para el Hospital Materno Infantil,

pero también para los pacientes y expacientes

que estéis presentes hoy aquí.

Queremos premiar vuestra alegría, vuestra valentía

y vuestra lucha constante.

Partimos la tarta y repartimos regalos. ¿Vamos a ello?

¡A por ello!

(Música)

Venga, va, que tenemos mogollón de regalos.

¡Vamos!

A ver, por aquí, y aquí.

Para que aprendas a cocinar todavía mejor de lo que haces.

¿Me puedo llevar un beso?

¿Ves qué buena idea?

Mi brazo... Este señorito...

Hala, que lo disfrutéis.

Uy, qué guapa. Qué guapa.

¿Qué tal, Katarina? Bien.

Te hemos traído un regalo, que te ha traído aquí, la chef.

¿Cuánto tiempo llevas aquí? Cuéntanos un poco.

Llevo enferma un año, sin salir del hospital.

¡Uf! Eso es duro, ¿no?

Un poco.

¿Cómo se entretiene una en esos momentos?

Yo me entretenía con la tele, viendo "MasterChef".

Ah, qué bien. ¿En serio?

Sí. ¿De verdad?

Sí. Ay, qué ilusión.

¿De quién eres más? ¿De Pepe o de Jordi?

De Pepe, di la verdad. (RÍE) De los dos.

-Tiene una hermana superfán. ¿Una hermana?

Sí, me enganchó mi hermana.

Toma, esto para ella. ¿Sí? Gracias.

Y tú, coge ventaja, coges ventaja... Y tú, a coleccionar recetas.

Te traigo un regalito, te traemos un regalito.

Nos han dicho que eres una campeona, te portas fenomenal,

entonces, te traemos un regalo, ¿lo quieres?

Pues hala, todo tuyo, cógelo. Para ti.

Eres guapísima.

Adiós, princesa. Chao.

¿Qué pasa, Alan? Hola.

¿Cómo estás?

Te gustan las motos para aburrir. Sí.

Dale el regalo, anda, que te lo vas a quedar.

Soy más de quedármelo.

Bueno, que lo disfrutes, ¿vale?

¿Puedo hacerme una foto con nosotros? Hombre, ¿cómo no? Una foto y 33.

Llevo muchos años queriendo ir a "MasterChef"

y, bueno, que hayan venido aquí me ha emocionado mucho

y me lo he pasado... Ha sido increíble.

Hola, ¿tú eres Sergio? Buenas, sí.

¿Qué tal? Bien, aquí estamos.

Te hemos traído... El libro de "MasterChef Junior",

para ti, para que aprendas a cocinar.

¿Te gusta "MasterChef"? Me encanta.

¿Lo ves? Sí, bastante.

¿Qué plato te sale mejor?

Yo creo que los de mi tierra, la patata a la riojana.

¿Nos invitarás a comer en tu casa un día?

Cuando queráis. ¿Cuando salgas de aquí?

Sí.

¿Vamos a La Rioja a comernos las patatas a la riojana?

Y hechas por mí, ¿eh?

Hombre, claro, sino no tiene gracia. Sino, no vamos.

He disfrutado de Samantha y Eva.

Me han dado muchos ánimos para empezar a cocinar cuanto antes,

para ser buen cocinero. Me ha animado mucho.

Buenas tardes,

doctor Carlos Rodrigo, jefe de Pediatría,

Ana Ochoa, directora asistencial

y Joan Comella, director de investigación.

Ha sido un placer poder ver todo el trabajo que realizáis

día a día, poder verlo un poquito desde dentro.

De verdad, muchísimas gracias.

La verdad es que ha sido un placer teneros aquí un día

porque para los niños es importantísimo.

Para ellos, es un día muy muy muy especial.

Y nos hemos enterado que aquí,

en el Materno Infantil de Vall d'Hebrón,

vuestros pacientes hacen manualidades, trabajos,

que merecen ser expuestos, de alguna forma.

Desde "MasterChef" os queremos hacer el mejor regalo posible,

que es una gran vitrina

para que estén expuestos como se merecen.

Muchísimas gracias.

Además, nuestro patrocinador el Supermercado del Corte Inglés,

nos va a dar todo tipo de videojuegos, consolas

y juegos de mesa para que estos niños,

además de estar contentos por vernos,

que sigan estando contentos jugando y que lo pasen lo mejor posible.

Que estén como en su casa.

Con que ellos se hayan llevado

la mitad de lo que nosotros nos podemos llevar hoy de ellos,

no vamos felices.

(Música)

Aspirantes, hoy era un día de celebración para todos

y sin vuestro esfuerzo, no hubiese sido posible.

Buen trabajo, chicos.

(TODOS) Gracias.

Os recuerdo que hoy, aunque habéis trabajado en equipo,

se os va a valorar individualmente.

Los cinco mejores recibirán 6, 5, 4, 3 y 2 puntos,

mientras que el resto se llevará 1 punto.

Pepe, ¿habéis tomado una decisión? Sí, Eva,

y hoy ha sido uno de los días más difíciles.

Sabemos que trabajar en equipo no es fácil,

pero es fundamental para conseguir los objetivos marcados.

Hoy habéis llegado a conseguir sacar todos los platos que os pedíamos,

pero no gracias a vuestra organización.

Hoy se ha producido el caos.

Kaitin, el cocinado ha sido un auténtico desastre.

Ha faltado capitanía, ¿qué te ha pasado, Kaitin?

No sé, que yo no... No soy buena para ser capitán.

Yo creo, Kaitin, que tienes talento para liderar,

porque has empezado bien,

pero es verdad que la situación te ha superado, mujer.

Estoy un poco triste

porque no lo he hecho todo lo bien que quería

siendo capitana,

porque podría haberlo hecho muy bien, y lo he hecho mal.

La culpa de esta desorganización no es solo de Kaitin, ¿eh?

Las responsabilidades hay que repartirlas

entre todos los miembros del equipo

y más, cuando no escucháis lo que os dice la capitana

y tratáis de hacer la guerra cada uno por su cuenta.

José Enrique, has tratado de coger las riendas del equipo

en algún momento y liderar, incluso, a la capitana,

pero que hubiese dos personas tratando de organizar,

te aseguro que ha sido peor,

porque el resto no sabía a quién hacer caso.

Al final, el uno por el otro, las tareas se quedan sin hacer.

Yo creo que lo he hecho bien, en parte,

solo que creo que he mandado más de la cuenta

y tendría que haber ayudado a Kaitin,

pero tampoco sin desorganizar las ideas que tenía ella.

A pesar de todo esto, tenemos que deciros

que algunos sí habéis sabido ayudar a vuestra capitana.

Paula, que incluso ha animado a los más pequeños

cuando ha visto que ellos necesitaban apoyo.

Paula, ¿te has quitado el disgusto ya de la prueba anterior?

Sí, sí. ¿Sí, sí?

Mi sueño es ganar "MasterChef" y estoy viendo

que todo lo que estoy haciendo lo estoy haciendo bien.

Eso me está animando mucho.

Estoy supercontenta.

Aspirantes, el primer plato que habéis preparado,

los canelones de pollo al caserío, ha salido con muchísimo retraso.

Realmente, si no es porque os echamos una mano,

creo que aún estaríamos cocinando.

Por suerte, a los comensales se les ha olvidado la espera

cuando los han probado,

porque han dicho que estaban riquísimos.

Enhorabuena. (TODOS) Gracias.

El segundo plato, el solomillo a la brasa con salsa de vino tinto,

ha quedado espectacular.

La carne estaba en su punto exacto y, por eso, os tengo que felicitar.

A Álex y a Miguel.

Enhorabuena. Gracias.

Habéis hecho muy buen trabajo con el solomillo.

Miguel, ¿estás contento?

¿Sí? Por una parte, sí, por otra, no.

¿Y cuál es la que no?

Pues que, al principio, cuando he empezado con el solomillo,

se me había pegado a la parrilla...

Si es que te venía grande la parrilla.

Ya lo sé yo.

Si la semana pasada dije que los postres

no estaban a la altura, hoy vuestro postre,

aunque, Arnau, has quemado el caramelo,

la verdad es que ha estado espectacular.

Gracias.

De nuevo, enhorabuena.

(Música)

Por todo esto, hemos llegado a la conclusión

de que los 2 puntos son para...

Álex.

Los 3 puntos son para...

Estela.

Enhorabuena. Gracias.

Los 4 puntos son para...

Miguel.

A partir de ahora, me voy a esforzar mucho más

e intentar quejarme menos,

bueno, intentar quejarme menos un poquito...

Pero... voy a esforzarme mucho más.

Los 5 puntos son para...

Paloma.

Enhorabuena. Gracias.

-Los 6, para Paula.

Entre el resto de aspirantes está el que mejor ha trabajado hoy

y que, por tanto, se merece los 6 puntos

y ese aspirante es...

Paula.

¡Gracias!

Enhorabuena. Gracias.

El resto de aspirantes recibiréis 1 punto.

Da igual.

-Que me den 6 puntos me ha animado mucho,

porque es la máxima puntuación, entonces, me ha animado un montón,

porque solo tenía 1 punto, entonces estoy supercontenta.

Aspirantes, habéis superado un nuevo reto,

pero aún os quedan muchos más

con los que podréis seguir aprendiendo y ganando puntos

para coronaros como un auténtico MasterChef Junior.

Suerte en la próxima prueba. (TODOS) Gracias.

-En estos momentos, tengo, un poco, ganas de llorar,

por rabia, más que otra cosa.

En la prueba de eliminación lo daré todo e intentaré no irme.

Pero lo que me fastidia es esta prueba.

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior"

No lo pienses más, este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven a los campamentos "MasterChef"!

(Música)

Qué guay, regalos. Oh, es el de "MasterChef IV".

-Ha venido Papá Noel.

-Qué chulo. Hay regalitos.

(Continúa la música)

Aspirantes, bienvenidos de nuevo.

Después de la visita al Hospital Vall d'Hebrón,

que nos ha marcado a todos, toca la última prueba,

la que decidirá quiénes de vosotros se bajan de este tren maravilloso.

Para mí, estar aquí significa muchísimo.

Estoy haciendo muchísimos amigos,

estoy aprendiendo más de cocina de lo que pensaba.

Si pudiera, repetiría todos los años en el de niños y en el de adultos.

Kaitin, fuiste la capitana del grupo,

porque ganaste la primera prueba, pero te vimos un poquito superada,

¿estás un poquito más tranquila? Sí.

¿Has pensado un poquito ya en todo lo que pasó?

Sí. ¿Y a qué conclusión has llegado?

Que debería haber organizado un poco más. No estuve muy bien.

¿Pero te gustaría ser capitana o no? No, no, no.

¿Nunca más? Jamás. No, no.

O sea, que no te gustó nada la experiencia.

Estaba un poquito superada, así que... mejor dejarlo.

Bueno, pues hay que volverlo a intentar, ¿eh?

Y luchar por volver a ser capitana para remendar los errores.

Sí, pero dentro de... Dentro de unos días.

Bueno, ahora mismo los puntos están así repartidos.

Con 8 puntos están Álex y Paloma.

Con 7 puntos, Kaitin, Arnau,

Natalia, Abel, Miguel y Paula.

Con 4 puntos están Jefferson, José Enrique y Estela.

Y con 2 puntos, Virginia y Toni.

Álex, Paloma, sois los que más puntos tenéis

después de las pruebas que hemos hecho hasta ahora.

Estáis salvados, pase lo que pase,

así que este último reto lo vais a ver desde la galería.

¡Suerte, chicos!

-Qué morro tienen.

-Para mí, es un alivio estar en la galería.

Me dará pena cuando se vayan los tres.

Ya hay como una pequeña familia,

pero bueno, se tienen que bajar de este tren.

Bueno, chicos, como hoy tenemos seis aspirantes empatados,

en este reto, el reparto de los puntos será del 1 al 10,

siendo 10 para el mejor.

De los que tienen 7 puntos,

el jurado quiere salvar a uno de vosotros,

al aspirante que mejor ha cocinado en la anterior prueba

y ha estado claramente por encima del resto.

Paula, te ha tocado. Enhorabuena. ¡Gracias!

Bueno, le ha tocado, no, se lo ha trabajado y mucho,

así que, enhorabuena, Paula, a la galería.

A mí me parece bien que los jueces hayan salvado a Paula,

porque, al fin y al cabo,

fue la que mejor lo hizo en la prueba por equipos

y creo que se merecía estar ahí arriba.

Aspirantes, la lucha por seguir en "MasterChef Junior"

la continuáis vosotros. Muchísima suerte.

A las cocinas. Gracias.

(Música)

Aspirantes, tras acabar la desastrosa prueba de exteriores,

tuvisteis el placer de probar

uno de los dulces más exquisitos que se puede probar en España,

una tarta del gran Escribà.

Espero que como grandes aficionados a la cocina que sois,

mientras disfrutabais,

estuvierais pensando en sus ingredientes

y en su elaboración. Repostería...

Creo que estáis ahora mismo pensando

que esta última prueba va a ser muy dulce.

Hay dulce. -¡Madre mía!

Abel, ¿qué crees que hay dentro de las cajas misteriosas?

Repostería. (RÍEN)

A ver, si es dulce, repostería, pero ¿qué?

Cupcakes.

Natalia, ¿tú también crees que hay cupcakes?

Pues... Yo que sé. Como estamos en Navidad...

Un roscón o...

Unos dulces navideños. Puede ser.

Que se acabe el misterio,

a la de tres, levantamos las cajas misteriosas.

Uno, dos, tres. Adelante.

Hala, qué guay.

-¡Soy yo! En la caja estoy yo.

Es monísima, yo no sé quién lo habrá hecho,

pero madre mía lo que ha trabajado.

Está igual, hasta la goma del pelo es igual.

-¡Cómo mola!

-Creo que soy yo, ¿no? En teoría.

-Mira, con el pelo punki. Tiene el pelo pincho.

Efectivamente, sois vosotros mismos en forma de figuras de azúcar.

Un regalo que os hace "MasterChef Junior"

por lo dulces que sois.

(TODOS) Oh... -Gracias.

-Gracias. -Ay, qué mono. Gracias, hombre.

Virginia, están hasta los brackets, ¿eh? A todo detalle.

Sí, sí, con los pendientes y todo. Está muy chulo.

Yo tengo mi propia caja misteriosa, pero para abrirla necesito ayuda.

¡Yo, yo!

Me he traído este detonador,

pero necesito un ayudante para apretarlo.

Paloma, baja aquí conmigo.

Me he puesto supercontenta

cuando me han elegido para detonar la bomba.

Porque cualquier cosa que te eligen,

o para hablar o para cualquier cosa en "MasterChef", pues mola.

Paloma, espérate,

antes de que detones, me falta un cablecito.

Jordi, con mucho cuidado, por favor. Yo no sé si era el azul arriba...

o esto abajo, ¿eh? Venga, que tenemos que cocinar.

No me metas prisa, que podemos salir por los aires.

No vayas a liar alguna.

Que no quiero morir. No me pongáis nervioso.

Soy muy guapa para morir. Estoy sudando, ¿eh?

No, no, espérate que... A mí estas cosas me dan mucho miedo.

Jordi, Jordi, ¡cuidado! Que estas armas las carga el diablo.

¡Ay, ay, ay! No me pongáis nervioso, por favor.

Cuidado. ¡Ay, ay!

Que voy yo, Jordi.

-Me da mucho miedo porque ya no sé qué está pasando,

o sea, a ver si explota el plató, no sé qué va a pasar.

No toques el otro polo... ¡Cuidado!

¡Ya, ya, ya! ¡Ya, ya, ya!

Oh, qué bien.

Bueno, Paloma, a la de tres quiero que actives el detonador.

¿Preparada? Sí.

¡Cuidado, cuidado! Una...

Dos...

¡Tres!

(Música)

Pero, pero, a ver...

Es lo más interesante que me ha pasado en la vida.

Vas hablando con alguien: "¿Qué te ha pasado hoy?",

y le dices: "Que me han llovido nubes del cielo".

-¡Comida gratis!

(Continúa la música)

Paloma, eres buena gente.

Aspirantes, este era uno de mis sueños de niño,

una lluvia de chuches. ¡Y el mío!

"MasterChef" hace los sueños realidad.

Un día soñé que llovía un montón de chuches por la calle

y todos nos volvíamos locos.

Antes de empezar el reto,

quiero presentaros a alguien muy importante en mi vida.

Alguien de quien he aprendido casi todo lo que sé.

Está en el supermercado dando los últimos retoques, y es...

mi madre, Sabine.

(Música, aplausos)

¡Qué bonito! -Ay, qué chulo.

Ay, qué bonita te ha quedado, mamá.

Cuando la he visto, he pensado, lo primero: "Es bastante joven",

y lo segundo: "Menuda tarta que se ha hecho",

porque llevaba una tarta gigante.

Bienvenida, mamá, a "MasterChef Junior".

Para nosotros es un superorgullo que hayas podido venir aquí

para verme trabajar, que no paramos, ya sabes.

Trabajar dice... (RÍE)

Sabine, lo primero que quiero es darte las gracias

por habernos traído al mundo a Samantha.

(RÍEN)

Sin ella, es verdad que todo esto sería mucho más aburrido.

Desde luego, estoy totalmente de acuerdo contigo.

Oye, cuéntanos, Sabine, ¿cómo era Samantha de niña?

Hace tanto tiempo... ¿Era muy golosa?

Muy traviesa y muy golosa.

-Samantha muy traviesa, ¿eh?

-Lo que pasa es que a mí me preocupaba un poquito sus gustos.

De postre, por ejemplo,

le gustaba un plátano envuelto en una loncha de jamón.

(RÍEN) Y eso me preocupaba mucho.

Yo estaba deseando hacer tartas y postres de chocolate y ella, nada.

Era una vanguardista ya entonces.

Para que veas, ni Ferran Adrià. Ya me cuadra todo.

¿Estaba bueno? Buenísimo.

Es un poquito asqueroso para mí.

Yo nunca he probado plátano y jamón, pero nunca quiero.

Bueno, Sabine, aparte de ese plátano,

¿qué tartas le gustaban a Samantha? El brazo de gitano.

Ah, ya... Qué enrollada.

Pero ella ha hecho un par de concursos de repostería, ¿no?

Cuando estuvo en Bocuse,

ganó un premio de pastelería con una tarta de chocolate.

No sé, había 300 alumnos.

300 chicos franceses, era la única chica española.

La única chica española que ganó el premio

con la tarta de chocolate. Ole.

Pero ese no es el premio más importante,

el premio más importante fue el que ganó en el concurso de tartas

de las fiestas de Pedraza con el brazo de gitano.

(RÍEN) Esa sí que es buena.

Ese sí que era importante.

Pero bueno, mamá,

que no has venido a contar mis secretos de infancia, no sigas,

que me estoy echando a temblar.

Yo creo que las madres,

para que un niño empiece a cocinar, son esenciales.

Los que hayan aprendido a cocinar,

siempre han tenido un vínculo con su madre.

Cuéntame, un poco, qué has traído.

Hemos traído una tarta que hacen todos los niños discapacitados

de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce.

Los niños hacen esta tarta, la venden por toda España

y es superbonita, ¿o no? (TODOS) ¡Sí!

Y es solidaria, que es lo más importante.

Yo recomiendo que compren esa tarta.

Si vas a comprar una,

pues ya que es solidaria, compras esa.

Es una forma muy bonita de ayudar a la gente.

Aspirantes, es vuestro turno.

Y está en juego, nada más y nada menos,

que seguir en las cocinas de "MasterChef Junior"

una semana más.

Vuestro reto consiste en elaborar y decorar una tarta

al estilo de esta, con tres pisos, rellena de nata,

decorada con nubes y gominolas

y antes, tenéis que haberla cubierto de fondant.

Hala...

En el supermercado encontrareis todo lo necesario, ¿oído?

(TODOS) Sí, chef. (JOSÉ ENRIQUE) Sí, Eva.

Ay... (RÍEN)

Sí, Eva... Gracias. (RÍEN)

60 minutos para demostrar el artista ese que lleváis dentro

y tres para recoger todo en el supermercado.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Venga, chicos! -¡Coged de todo!

-Despacio, que se me rompe.

Ay, Abel, pobrecito, si no puede...

Abel, trae, que te ayudo, ¿dónde está tu mesa? Yo te la llevo.

-Ahí, segunda.

-Corre, Jefferson, que no se te caiga.

¡Corre, Jefferson, déjalas! Corre.

Mira lo que hago...

Tenéis que coger cantidad suficiente para cubrir toda la tarta, ¿eh?

Y son tres pisos.

Vamos, "people".

Vamos, a dos manos. ¡Coged chuches!

Esto sí me gusta.

Jefferson, ¿qué estás comiendo? Uno.

Deja alguna para la tarta, ¿eh?

Ha sido muy chulo el supermercado,

porque hay todos los chuches del planeta.

¡Mirad lo que hay aquí! La copa del mundo de las nubes.

¿Quién quiere? ¿A quién le echo? ¡Yo, yo, yo!

-¡A mí!

-Venga, chicos. Que queda poco.

Últimos 30 segundos. ¡Echa, echa!

-Hacen falta más chuches. ¡Aquí tengo un montón!

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno... ¡tiempo!

Buena suerte. -¡Muy bien, Estela!

-¡Venga, chicos! -¡Venga, chicos!

-Vamos, aquí.

A ver si me ha quedado claro, tienen bizcocho, hay que rellenar,

luego, estirar el fondant, cubrir cada piso

y, con todas esas chuches,

luego hacer una cobertura fina y elegante, bonita y divertida.

Se trata de eso, sí. ¿Sí?

Sí.

-Se me ha roto. -Se me está partiendo.

(CANTA)

Estando mi madre hoy aquí,

la decoración tiene que ser superbonita, super...

Qué exagera, oye, no. No, pero que esté bonito,

que esté equilibrada, que los colores peguen...

Es una cosa más de manualidades que de cocina en sí.

Hombre, hay que hacer bien las capas para que quede rectito,

pero luego hay que tener mucha habilidad y mucho gusto

para ir poniendo colores, alturas... Sí, pero no te creas,

no es tan difícil. Hacerlo armónico.

(Música)

Poco azúcar, ¿eh?

-Pero cuando ya he empezado a batir, ¿no?

-Paula, tía, no digas nada. -Que no estoy diciendo nada.

-Paula estaba bastante pendiente de mí

y se lo agradezco mucho, porque es muy amiga mía.

¿Y cómo pegamos las chuches ahí? Porque el fondant no...

Pues con unos palillos.

-A tope, Toni, que sino, no te monta.

La dificultad, ¿dónde la tenemos?

Lo más complicado va a ser que rellenen de nata.

Tendrían que haber empezado por montar la nata,

meterla en la nevera, para que se ponga fría

y que se pueda rellenar.

Y luego, poner fondant, que también...

¿Qué? El fondant. Somos francesas.

Me gusta más como lo pronuncias tú que como lo pronuncia Samantha.

No, no. El fondant.

Habéis dicho: "Poner el fondón", digo: "Será Pepe el fondón", pero...

Me he quedado ahí. Yo estoy estoy fondón.

(RÍE) Yo estoy fondón.

Salta mucho.

-¡Ole esa Natalia!

Muy bien, Natalia.

(Música)

A quien no le espesa es a Toni.

-Ha echado mucho azúcar de golpe, me parece.

-Va, un poquito más.

-Estoy ahora montando las tartas, acabo de acabar de montar los moldes.

Tengo preparada hacer una tarta rosa.

De pequeña pequeña, lo ponía todo rosa.

Mi madre siempre decía: "Vives la vida de color de rosa",

entonces, voy a representar cómo quiero vivir la vida,

de color de rosa.

-Muy bien, Natalia.

-También le voy a poner frambuesa y virutas y perlas...

Yo creo que me está saliendo bastante bien. Estoy tranquila.

-Creo que la nata la he montado bastante bien

y está muy buena.

Mi idea de tarta es una especie de el mar y tierra más dulce,

con unos peces que he cogido y un poco de menta,

con las nubes y todo. -Muy bien, Kai. Muy bien organizado.

No, no le des tanto.

-Bien.

-Le voy a poner como una rodajas de plátano

y luego voy a cortar la fruta

porque quería que la tarta tuviera un toque más sano.

-Qué guay los colores, Kai.

¿Qué tal, Jefferson? Bien.

¿Qué haces? Una tarta.

-¿Qué tienes que poner aquí? -En cada piso, necesitas poner nata.

-Aquí tienes que poner el fondant.

¿Te doy un consejo? Pones un fondant.

Si esto quieres que no esté sucio,

dale la vuelta y usas la parte de abajo.

Un fondant. Esto, lo mismo,

le das la vuelta y usas la parte de abajo. Otro fondant.

Esto lo juntas como un sándwich y otro fondant.

¿Así?

Y limpias bien la mesa cuando acabes de trabajar el bizcocho.

Con toda la cantidad de chuches que has cogido,

que son más grandes que tú, ¿qué queremos que haga?

Tapar con la rosas y con las blancas grandes.

-¿Las blancas? -Sí.

La parte más grande, con las más grandes

y las más pequeñas, para la parte de arriba.

Es un truco,

pero no le digas a nadie que te lo hemos dicho, ¿vale?

Parece yogur.

-¡No! -¿Qué te ha pasado?

-Que esa no la tenía que poner. -Bueno, no pasa nada.

Qué fallo más tonto. -Kai lo ha hecho igual.

-¿Ves? Ella sí que lo está haciendo bien, una capa.

Hala, Virginia...

Se le ha desmontado. -Esto no es fácil.

-No es fácil, pero te tienes que organizar bien.

-Oh, qué bonito, Natalia. -Muy bien, Natalia.

Hola, Virginia. Hola.

¿Qué tal? Bueno, bien, se me ha roto un poco.

¿Por qué se te ha roto así? ¿Qué has hecho?

Pesaba mucho, lo he cortado y se me ha roto.

Tienes unos maravillosos utensilios para coger el bizcocho

y ayudarte para levantarlo y usarlo.

Tenéis sitio, pero, claro, mira el caos que tienes aquí

y te lo he dicho desde el primer día.

Lo que tiene que ser tu habitación. Bueno, mi hermana la ordena un poco.

Tú no puedes vivir sin tu hermana.

Lo que te falta aquí, ¿qué es? Loreto.

¿La echas muchísimo de menos? Sí.

Limpia esto, no trabajes nunca el fondant encima de estas migas.

Vale, vale. ¿Vale? Ánimo.

No, no, Toni.

-Tenía que haber puesto la base, primero, de fondant

y no ponerlo todo primero y poner el fondant por alrededor.

-Ahí...

-Hola, Miguel. ¿Cómo vamos?

Pues... Más... -Pues aprieta más fuerte.

Te diré una cosa, Sabine... No puedo más.

Lo que mejor hace, yo creo, que no es cocinar,

yo creo que se ha equivocado de programa.

Tendría que estar en un programa de música,

porque no veas cómo canta. ¿En serio? ¿Cantas cocinando?

-A veces.

¿No le vas a cantar nada a la mamá de Samantha?

¿El qué? Algo que se te dé bien.

Trae, ¿quieres que te lo extienda un poquito? Trae. Ven para acá.

Mientras yo extiendo, tú catas, ¿vale?

(CANTA) "Para muleta la de Manzanares,

y es que no se puede aguantar.

¿Para qué te lo voy a explicar? No sabes lo que te pierdes.

Esto es arte de verdad".

¿Cómo te has quedado? Bueno, bueno...

Sabine, ¿cómo te has quedado? Mira cómo estoy.

Los pelos de punta. Así estoy yo, igual.

Yo le cantaba a la madre de Samantha y Pepe me hacía lo del rodillo,

chantaje emocional.

Te voy a decir una cosa,

a ver si nos cambias un poquito el repertorio, macho.

Ah, vale. Porque nos has cantado

seis veces ya la misma. Es que me gusta mucho.

La próxima te espero con otra, así que vete...

Vale, chico, vas a ver lo que puede hacer un riojano.

¡Anda, la mar! Lo que puede hacer un riojano...

Esa es la actitud, sí, señor. Dale.

Me gusta, me gusta. Vale, vale, bien. Vale, vale, vale.

Bueno, Arnau. ¿Qué tal, Arnau?

-Mira, estoy haciendo la tarta.

La capa de encima la voy a hacer naranja

y la de arriba del todo la voy a hacer blanca.

Luego, lo decoraré con frutas y nubes.

Lo tiene bastante planificado todo, organizado...

A ver si te puedes lucir. Vale. Gracias.

-Muy bien, Arnau.

-Venga, José.

-El fondant lo estoy haciendo muy pequeño, no me da para la tarta.

Con la decoración, a ver si se camufla un poco.

Mira, mamá, el nuevo libro de "Las recetas más molonas".

El libro de "MasterChef Junior" con un montón de postres

como el que están haciendo los aspirantes.

Mira esa tarta de piña

que la vamos a hacer este fin de semana en Pedraza.

Invitadme. Además, muy fácil.

Te lo regalamos, para ti. Muy fácil.

-Natalia, a decorar, corre. -¡Ya voy!

-Hola. -¿Qué tal vas?

-Un poco mal porque la fondant me ha quedado muy mal.

Un poquito desastre, ¿eh? Sí.

¿Por qué no trabajas en la tabla, estiras fino, fino ahí...?

La capa entera. -Ah, vale.

Lo pones por encima... Y cubres todo.

-Sí. Venga, dale.

-He ganado.

-Oh, Nata, qué bonita.

-Vaya lío... Vaya caos...

-Venga, Jefferson.

-Qué bonito.

-Vale, ya... -Tranquila, Kai.

(LLORA) Estela, ¿qué pasa?

Que estoy muy nerviosa.

Porque la tarta... está un poco... mal.

Mírame, Estela, ¿sabes de qué te sirve pensar eso?

De nada. La tarta tiene algunos defectillos,

¿tienes cosas para taparlos, esos defectillos?

Pues tengo gominolas y nubes.

Esas nubes largas que tienes por ahí, no las cortes,

sin tocarlas mucho, que queden bonitas...

Y lo tapas. Pero...

No creo que me vaya a dar tiempo. Vente arriba

que, hasta que no termine, hay que luchar, no llorar.

Vale, gracias. Venga, dale.

Muy bien, Estela.

-Ahí...

-Venga, bien, Toni, bien.

Aspirantes, en 15 minutos esas tartas tienen que estar listas.

¡Venga, chicos! -¡Venga, Estela!

(Música)

Chuches...

Bueno, mamá, que se está haciendo tarde.

Que nos vamos a despedir. Sabine, un placer.

Gracias por ese buen gusto que nos traes siempre

para decorar, mujer. Muchas gracias.

Por cierto, chicos, que se va nuestra invitada.

Que gane el mejor.

-Adiós. -Muchas gracias.

-¡Adiós!

-Es mi primera prueba de eliminación y tengo un poquito de nervio,

porque nunca he hecho uno antes.

"MasterChef" es increíble y es que... No me quiero ir.

-¡Venga!

Bueno, bueno, bueno... ¿Qué está pasando aquí?

Que tengo que ir un poco más rápido, porque se va acabando el tiempo.

Yo creo que te estás recreando.

Yo, en mis cumples, siempre, con mi tía,

hacíamos, cada año, una tarta de gominolas diferente y...

Ya lo he hecho varias veces. Se te nota. Juegas con ventaja.

(RÍE)

Yo tengo una escuela bastante chula, que se llama Escuela de MasterChef,

online... Ya.

Vamos a hacer un capitulito de tartas

y te tienes que venir a enseñar cómo haces tus tartas,

porque esto es de 10. ¿Te atreverías?

Pues claro. Yo la veo todos los días. ¿Sí? Se te nota escuela.

(RÍE) Me encanta. A ver si lo hablamos,

que eso es de un 10. Hay que enseñar cómo lo haces.

Vale, muchas gracias, Jordi.

-Con la nata no he tenido ningún problema,

porque he metido el bol antes a la nevera

y lo he sacado del curso de "MasterChef" online,

y eso hace que no se te corte la nata y que se monte más rápido.

-Ay, Toni...

-Estela, ¿te echo una mano? -No, no, gracias.

-Pero que sí, hombre, que no pasa nada.

-Que no, que no.

Bueno, yo estoy contento porque Estela se había venido abajo

y la visto muy calladita y que no se atrevía,

y se ha venido para arriba.

Estas pruebas me divierten, me hubiese gustado concursar.

Era tu prueba, Samantha. Claro, me gustan.

(Música)

Chocolate negro, qué rico. Voy a echar un poco más.

Atención, aspirantes, últimos tres minutos.

¡Venga, chicos!

Parece una prueba fácil, pero les está costando.

Toni ha disimulado

lo que no ha podido disimular Virginia,

que es la inclinación de la torre de Pisa.

La tenía caída para un lado

y entre todos los pegotes que le ha metido ahí,

que parece que lo han lanzado con un dardo, ¿eh?

Ay... Perfecta.

-¡Hala, Natalia! Qué bonito, Natalia. -Gracias.

-Un poquito de chuches por aquí y por acá.

-Venga, Kai.

(Música)

Primero he puesto toda la decoración sin pegarlo,

así que siempre se estaba cayendo y todo.

Mejor es pegarlo todo con chocolate o algo.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¡Venga!

-¡Venga, chicos! Rapidez.

-Muy bien, Arnau.

-Esto se me puede caer.

-Venga, Abel.

-Venga, José, que queda poco.

(LOS TRES) ¡Venga, chicos!

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro, tres,

dos, uno... ¡tiempo! Manos arriba. Muy bien, chicos.

-Vamos, chicos, aplaudid.

-Me he equivocado al poner las chuches,

porque para estas tartas es mejor hacer como una serie

que intentar dibujar algo, que es lo que he hecho yo.

Si quieres aprender

todo lo que necesitas saber sobre cocina, tenemos una novedad,

en la escuela online de "MasterChef"

vas a encontrar más de 100 nuevas recetas,

donde podrás convertirte en un auténtico MasterChef.

Además, encontrarás nuevos trucos

para sorprender a tu familia y amigos

con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Venga... A mí, esas caritas, no, ¿eh? Sonriendo.

Aspirantes, llega el momento de que mostréis

vuestras creaciones al jurado, así que, venga,

cada uno que coja su tarta y la ponga sobre esta mesa.

Con cuidado, ¿eh?

No me gustaría nada que se fuera ni Kaitin ni José

ni Estela ni Natalia...

Bueno, en realidad, no quiero que se vaya nadie.

Sí, sí, una cosa loca. Por favor...

Toni,

cuéntanos tu obra de arte.

Se llama El mundo 'tudicolor', porque tiene muchos colores.

¿Cómo la definirías? ¿Bonita, fea, abstracta...?

Abstracta. Tiene cosas buenas, cosas prácticas,

que pongas frutita, así pinchadita, se agradece,

yo, que no soy muy de chuches.

Bonita no es

y el trabajo del fondant podía ser mejor

y creo que lo podías haber hecho un poquito mejor.

No costaba nada intentar hacer ese trabajo de cubrirla entera.

He visto que nata, la tenías mal montada,

estaba muy liquidita.

Ay, mi Toni...

¿Por qué no recubrimos cada capa con fondant

y luego las ponemos encima?

Tú empezaste a pegar como un Tetris

y, claro, por eso se ven esos bordes ahí,

unos de 1 cm, otros de medio, otros de tal...

En fin... Vale, gracias.

-Vamos, Toni.

Vamos a ver qué tarta nos ha hecho Jefferson.

Se llama el Pegachoc,

porque para pegar las cosas que no tienen brocheta,

he usado chocolate. Hay varias cosas que destacar aquí.

Me gusta la estética, bastante armónica.

A lo mejor, el trabajo del fondant sí que te ha costado estirar

para poder tapar y dejas ahí algún huequito...

Pero tiene mucho mérito, porque luego tienes la habilidad

de tapar todos los defectos de fabricación

con una estética bonita. Gracias.

Yo pensaba que no la ibas a acabar, porque te he visto trabajar...

No de espacio, pero eres mu chiquitín,

y el trabajo con el fondant no es fácil.

Poquito a poco, poquito a poco, has ido... terminándola

y, en poco rato, al final,

has logrado hacer una decoración que está bien.

La combinación de colores, el azul y el blanquito,

el rojo, rosa, es bonita, es sencilla,

pero, a veces, las cosas sencillas son muy bonitas,

porque son sencillas. Gracias.

-¡Muy bien! Kaitin.

Mi tarta se llama Los dos caracoles de mundo,

porque las antenas parecen los ojos del caracol

y porque aquí está el agua, aquí el campo y aquí el sol.

El fondant no es lo tuyo, ¿no? No.

¿Lo habías hecho antes? Eh... no.

¿Qué os parece?

Bueno, un poco caótico sí que está el trabajo, ¿eh?

Aunque me cuentes lo del caracol, lo del sol, lo del agua...

El agua viene turbia,

porque si trabajamos en una mesa que está muy sucia

y encima de las chuches paso el rodillo y le echo azúcar

y se me cae el chocolate, me mancho con la mano,

pues hacemos un trabajo un poquito... justillo.

¿Tú te has sentido a gusto con esta prueba?

Uhm... bueno.

Con el fondant un poco perdida porque no sabía muy bien trabajarlo.

Y es un trabajo un poquito deficiente.

(Aplausos)

Muy bien, Kaitin.

-Vamos, Kaitin.

-No llores, ¿eh?

-Pero si no está llorando.

-No le digas: "no llores", porque aún va a llorar.

Abel.

Cuéntame. ¿Cómo se llama tu tarta?

(SUSPIRA) La fiesta de las chuches.

Los peces así que en línea, los palitos...

Le pega con el fondant.

A ver, tenemos un fondant...

muy grueso.

Difícil de comer.

Y si no me puedo comer la tarta porque tiene poquita nata,

que has puesto poca nata, encima el fondant es muy grueso

y voy a por las chucherías... Me has puesto cuatro chucherías.

Está muy cuarteado el fondant

porque no lo has trabajado bien.

Fíjate todos los parchecitos que se ven

porque has ido pegando, pegando, pegando tozos,

haciendo ese Frankenstein.

Ves que aquí te faltan trocillos, que a lo mejor

había que haberlo tapado más para ver menos defectos,

y entonces te había quedado... más o menos bien.

Necesita mejorar, pero tiene mucho mérito, ¿eh?

Sí, sí, sí. Vale.

(Aplausos)

Muy bien, Abel.

Bien, Abel. -Que lo has hecho muy bien.

-Muy bien, Abel.

(Música melancólica)

No he hecho yo una tarta así con ocho años en la vida.

Ni con... Ni ahora.

Con la edad de Abel, nunca.

La prueba de hoy no me ha parecido difícil

a primera vista, pero luego hacerla, sí.

-La he llamado...

Eh... Diversión en acción.

Qué buena idea.

Diversión en acción. Le he puesto muchas cosas

porque quería que además de que tuviera chuches,

también he puesto frutas.

¿Te gusta tu tarta?

Eh... bueno, me gustan estos dos pisos.

Estos de aquí son un poco... El piso de arriba...

Es que siempre en los áticos, ahí arriba pega un aire que...

El piso de arriba, además, se va inclinando un poquito.

No se ve porque como está todo ahí hecho un amasijo,

pues no vemos que la tarta está un poco torcida hacia un lado.

Y ¿qué ocurre cuando se pone fruta en las tartas?

Que a mí me encanta, pero acaba secándose

y el plátano se pone feo y las mandarinas se ponen lacias.

Siempre que se hace fruta en una tarta

se suele pasar por una gelatina, para que quede brillante

y nunca se seque.

Virginia, hemos hablado de defectos

que tienen las otras tartas y virtudes.

El problema es que tu tarta suma muchos defectos.

Si en la tarta de Toni había frutos secos

que se podían coger muy bien, tú tienes el hilito

que aguanta el chocolate, que te vendrán y se van a caer.

Pegote chocolate, tampoco se puede comer.

Aparte de que no se ve nada limpia.

Se ven muchos dedos...

Una tarta tiene que apetecer y la tuya...

está lejos.

Imagínate que la ves y dices: "voy a coger algo".

¿Te la comerías?

Pues en la tienda, igual compraría otra.

Bueno, me vale. Ya me has contestado.

(Aplausos)

José Enrique.

Por favor, explícanos un poco tu tarta.

Pues, al principio tenía una idea

que era hacer dos mitades de mis dos grandes aficiones,

una la cocina y otra el fútbol. ¿Al final qué ha pasado?

Pues que se ha descontrolado todo y no ha salido.

Vale. Dos grandes aficiones,

una tarta dividida en dos, 3 alturas bien hechas,

un fondant bien colocado,

y aquí, al contrario de las otras tartas,

tenemos una estética regular por fuera,

pero el trabajo del bizcocho, de la nata

y del fondant, ha sido bueno.

Aquí hay un 50% de bueno y un 50% de malo.

Un 50% de muy buen trabajo, fíjate que liso está el fondant,

más o menos bien trabajado, más o menos las capas bien montadas,

bien hechas. Sin embargo la estética, amigo,

eh... ahí a lo mejor hay que leerse algún librillo

o irte con la mamá de Samantha y te dé dos clases,

que tiene un gusto extraordinario. Eso también se estudia

y se trabaja, la estética. No creas que todos los cocineros...

A veces cocinamos muy bien, pero no tenemos un don estético.

¿Orgulloso de tu trabajo?

Bueno, pues antes no, pero ahora...

pues, lo que me has dicho, más o menos. 50-50.

Pues ya está.

(TODOS) Muy bien, José.

-Yo no me lo esperaba, ¿eh?

-Ah, nunca se sabe.

-José, guapísimo y Natalia, guapísima.

Ya hemos preparado la boda y todo.

Paloma es la madrina yo el "madrino"

y... Kaitin la que lleva los anillos.

-Álex empezó a liar

y me están volviendo loco, porque ya no sé ni a quién quiero.

Yo ya... me retiro.

-Pues mi tarta se llama Vivir la vida de color de rosa,

porque es toda Rosa.

Se la dedico a mi tía porque yo de pequeña

en todos los cumpleaños hacía con mi tía,

bueno, la hacía mi tía, yo la destrozaba,

(RÍE) tartas de gominolas

y... gracias a ella yo estaba más tranquila

en esta prueba. La nata la has hecho perfecta,

el bizcocho está divinamente cortado,

la selección de chucherías y la colocación,

porque no es fácil colocar una a una todas estas nubes,

habiendo puesto primero las sandías. Me da pena que se haya ido mi madre

para no haberte visto acabar la tarta. Muy bonita.

Pues sí. ¿Cómo se llama tu tía? Conchi.

Pues dile a Conchi que tiene que estar muy orgullosa

porque has hecho una tarta maravillosa,

porque antes de empezar con la estética,

que es poner todos los chuches, la tarta era ya un 10.

Perfectamente hecha. Felicidades.

Muchas gracias.

Muy bien, Natalia. -Te lo dije. Te lo dije.

Arnau, pregunta obligada, ¿a quién le dedicas tu tarta?

Yo también se la dedico a mi tía porque me ha enseñado a hacer

postres y tartas.

Yo estoy orgulloso de lo que he hecho y espero que os guste.

Y comparada con la de Natalia, ¿cómo la ves?

Yo las veo muy igualadas,

lo que pasa que ella ha puesto muchas chuches.

Yo he querido preservar un poquito la estética del fondant

y he puesto grosellas, arándanos...

Muy buen trabajo.

Hombre, hemos dicho cositas,

como que las cositas muy tocaditas, mal,

y esta fruta cortada por la mitad se ve un poquito demasiado tocado.

Dicho esto, está muy bien hecho. Gracias.

Y es que la tarta está muy bien hecha, muy fina,

has trabajado muy limpio, muy pulcro, y eso da gusto

en un niño de esa edad, verle con esa forma

tan bonita y tan maravillosa de hacerlo... Y es muy bonita.

Muchas felicidades, Arnau. Gracias.

(Aplausos)

Yo estoy contento con mi resultado

porque ha sido chulo y ha destacado sobre el resto.

Estela, ¿cómo se llama tu tarta?

Pasito de chuche.

Es como en el recorrido que yo hice para llegar al programa.

Esto era como el primer casting,

después, este, el segundo, después, este, el tercero

y después, ya aquí, que estoy aquí.

Oye, ¿y para ti qué es lo más importante

que has aprendido hoy?

Que no hay que rendirse

cuando todavía no es el resultado final,

cuando todavía no te han dicho si está bien o si está mal

y... intentar mejorarlo para tener un resultado...

bueno.

Eso es justamente lo que quería escuchar,

porque tu tarta era un desastre, habías tirado la toalla,

y solo con dos palabritas que tú has dicho:

"Tienes razón, ¿qué me cuesta darlo todo?

Si pierdo, pierdo, pero yo, hasta el último momento,

lo voy a dar todo". Te he visto sonreír, y disfrutar...

Si te llevas eso aprendido es mucho mejor que la tarta 10

que puedas comer. Vale.

Creo que la tarta está bonita, me gustan los colores,

está bien trabajada, me encanta que pusieras tu muñeca.

¿Sabes qué me ha encantado? Tu historia.

Me encanta que los niños tengan historias, que sigan una idea

y que haya buena actitud, que es lo importante.

Gracias.

Muy bien, Estela.

Vamos, Miguel.

¿Cómo se llama tu tarta?

Tarta a la española.

Porque es roja y amarilla.

¿Pero eres muy patriótico tú o qué?

Sí. ¿Sí? ¿Te encanta?

Bueno, tiene mucho mérito, ¿eh, Miguel?

Fíjate la capa de arriba, maravillosamente bien hecha,

bien cerrada, que es lo mejor. Lo que has ido tapando

con la bandera, ahí ya hay más defectos.

Y la estética, a lo mejor, hay que mejorarla un poquito más.

Sí. Te ha quedado muy bonita.

A mí, te diré que el tema... (TRISTE) Sí, bonita...

¿No te gusta?

Para ser la primera vez, me ha quedado...más o menos.

Nunca estás contento con lo que haces.

Tienes que creer más en ti. Eso es lo más importante.

Tienes que cambiar. Llegar con una sonrisa y creyendo en ti.

Siempre pienso que voy a hacer algo mejor, y me sale peor.

Oye, no me lo digas entre llantos, que no me los creo.

Quiero que estés fuerte como un toro

y que me des lo mejor de ti, que puedes darlo.

A ver, me cuesta confiar en mí.

Me cuesta bastante.

-¿Sabes por qué te han dicho cosas malas?

Porque tú has empezado con esa actitud.

Y te han dicho cosas de tu actitud, no de la tarta.

Aspirantes, nuestro jurado ya ha visto vuestro trabajo.

Ahora tiene que deliberar

para decidir a quién otorga cada punto.

Jueces, a deliberar.

Yo creo que la gente que lo tiene más complicado

son los que menos puntos tienen.

Virginia y Estela, creo yo.

Y la estética, asombrosa.

Vale, vale, vale. Tranquilo.

Ya llevamos un par de pruebecitas y ya vamos viendo cómo cada uno...

Jurados, ¿lo tenemos?

Calla, calla.

Me hace...

Aspirantes, la competición avanza y cada día queremos que nos deis

algo más de vuestro talento para la cocina.

Hoy queríamos descubrir vuestra imaginación

a la hora de dar forma y colorido a una tarta.

El aspirante que se lleva los 10 puntos

es el que mejor trabajo ha hecho.

Natalia.

Natalia.

Enhorabuena. Gracias.

-¡Eh! Muy bien.

El aspirante que se lleva 9 puntos ha trabajado de manera concienzuda,

limpia y consiguiendo un muy buen trabajo.

Y ese aspirante es...

Arnau. Gracias.

A pesar de sus dudas, de alguna lágrima,

el aspirante que merece 8 puntos es...

Estela. Bien.

El aspirante que se lleva 7 puntos es...

Jefferson.

Ole.

Los 6 puntos se los lleva...

Toni.

Los 5 puntos se los lleva

uno de los que mejor ha trabajado del fondant,

aunque la elección de sus colores no ha sido la más acertada.

José Enrique.

Pero es que no sé si me voy o no.

-Tienes 9.

-Muy bien. -Muy bien, José.

Siempre esperamos lo máximo de este aspirante,

pero hoy no nos ha dejado el mejor sabor de boca.

Los 4 puntos son para...

Miguel.

Los 3 puntos de la prueba son para un aspirante

al que hemos visto trabajar con dudas...

Kaitin.

El resultado final de su tarta estaba muy lejos

de la que tenían que imitar, por eso, los 2 puntos van para...

Virginia.

Y por último,

1 punto se lo lleva...

Abel.

Muy bien.

Muy bien, Abel.

-Vas a ver, no pasa nada.

Por tanto, los tres aspirantes que no pueden seguir cocinando

en "MasterChef Junior 4" son...

Virginia,

Qué pena. Toni

y Abel.

¿Estás bien, Abel?

-Lo siento mucho.

-Abel, para la repesca te quiero ver, ¿eh?

Virginia, Toni, Abel, ahora mismo estáis un poco decepcionados

por no seguir en "MasterChef Junior",

pero seguro que cuando lleguéis a casa

y penséis en lo que habéis hecho aquí estas dos semanas,

os alegraréis.

Porque lo que habéis vivido

es un privilegio al que muy pocos pueden llegar cada año,

y este premio os lo recordará siempre.

¡Al más grande! Gracias.

¡Al más grande!

Ven, tío. Lo has hecho superbién.

Llegar hasta aquí es un éxito Lo has hecho superbién.

Y el trofeo mola mucho. ¡Jolín! Claro que mola.

A mí me ha gustado mucho "MasterChef" porque me ha enseñado a...

ponerle sabor a la vida

y los niños tienen que experimentar esta aventura.

Bueno, ¿cómo están los ánimos por aquí?

(TODOS) Bien. Bien, ¿no?

Sois geniales los tres y quiero que os vayáis de aquí

con una gran sonrisa, porque de "MasterChef"

nadie se puede ir triste.

Y si por casualidad alguien se va poco triste

se pone a jugar con el juego de "MasterChef Junior" y se quita.

Y si os quedase algo por aprender de cocina

tenéis seis meses

en la Escuela online de "MasterChef", ¿vale?

Para que os pongáis ahí las pilas,

y os espero a todos en el de adultos, ¿eh?

¿Qué os parece?

Voy a seguir practicando,

y que si hay repesca o lo que haya, me apuntaré en la lista.

¿O no hay lista?

Y ahora el regalo que estáis deseando,

el regalo de nuestro patrocinador, el Supermercado de El Corte Inglés.

A ver, aquí hay uno que es pequeño, que digo yo que será

para el pequeño. Hombre, no sé.

No, es para Toni.

¡Guau! ¡Una tablet!

¡Una tablet! ¡Qué chulo!

Desde ahí puedes ver "MasterChef".

Lo sabes, ¿no? Ya.

Y bajarte nuestra aplicación, que es gratuita.

Este que tengo por aquí...

¡Uh! ¡Uy!

¡Es que pesa mucho!

¿Es para mí? Es para ti.

¡Guau!

¡Una cámara de fotos!

¡Qué chulo! ¿No?

Bueno, y este que está aquí es para mi princesa.

¡Esto es un ordenador portátil!

¡Uh! (RÍE)

¿Qué? Contentos, ¿a que sí? Hombre.

Ha sido una experiencia maravillosa estar en "MasterChef".

Y yo tengo que deciros que ha sido maravilloso conoceros

a los tres,

y que aquí tenéis vuestra casa.

Le recomendaría a los niños de toda España

y de todos los países que se presentaran aquí,

a este concurso de "MasterChef".

Es superguay... y mola mucho.

Esta semana nuestros aspirantes

han vivido experiencias inolvidables,

pero seguro que ya están pensando en todo lo que tendrán que luchar

la semana que viene en estas cocinas para ganar "MaterChef Junior".

Diez niños que saben como ponerle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Hasta la semana que viene, señores.

Aspirantes, bienvenidos a Ávila.

Quiero veros volar, ¿oído? ¡Sí, chef!

Vamos, rápido. Hay que quitar los intestinos.

-Pues quítaselos. -¡Irte!

Los comensales no pueden esperar más.

Camareros, por favor, nos vamos.

Tenía pocas expectativas y me están encantando.

¿Apio, pescado, carne, huevo? ¿Qué es eso? Dibuja.

-¿Pelo las gambas?

-Lo pongo, ¿a quién?

-¡Ay, que me caigo! ¡Madre mía!

Se ha roto.

-¡Mírame! ¿Sabes la forma que tiene?

-¿Ensalada de algo?

Yo que sé.

Y al verle crudito, es un desastre total.

Confío muchísimo en ti, pero hoy no ha sido tu día.

Parecía que la cocción estaba mejor. Está terrible.

Está prácticamente incomible.

Los tres aspirantes que no continúan en "MasterChef Junior" son...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2 - 25/12/16

MasterChef Junior 4 - Programa 2 - 25/12/16

25 dic 2016

La Navidad llega a MasterChef Junior. El jurado y Eva González sorprenden a los aspirantes convirtiéndose en granjeros. Incluso transforman el escaparate en un auténtico corral que tendrá a Pepe Rodríguez Rey como 'polluelo'. El chef Martín Berasategui (ocho estrellas Michelin), el único cocinero español con dos restaurantes con tres estrellas, trae una receta cuyo ingrediente principal es el huevo. El reto de los aspirantes no es copiar al chef, sino elaborar una de las recetas más tradicionales y populares de nuestro país: los huevos rellenos. Divididos en equipos, deberán hacer el mayor número en 60 minutos y, además, competirán contra el jurado porque Pepe Rodríguez y Jordi Cruz también se pondrán manos a la obra.

ver más sobre "MasterChef Junior 4 - Programa 2 - 25/12/16" ver menos sobre "MasterChef Junior 4 - Programa 2 - 25/12/16"

Los últimos 84 programas de MasterChef Junior 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. manar

    yo creo que va a ganar Paula

    22 ene 2017
  2. Jana

    Creo que ganara Jefferson

    09 ene 2017
  3. David

    Yo Paula

    02 ene 2017
  4. nerea

    Paloma,me encanta!!Ánimo tu puedes ganar!!¿¿ Y Natalia, pero se fue!!¿¿

    02 ene 2017
  5. Cristopher

    Estela ba bien encaminada Me gusta mucho

    28 dic 2016
  6. ROCIO

    Marisa Peña Roldan tienes que darle a las dos c (CC)

    27 dic 2016
  7. Marisa Peña Roldan

    Por favor SUBTITULOS

    27 dic 2016