www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.1.0/js
3427890
Para todos los públicos MasterChef Junior 3 - Programa 5 - 29/12/15  - Ver ahora reproducir video 02h 10 min
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a la semifinal

de MasterChef Junior III.

Álvaro, Covadonga, María, Martina, Lucas y Laura

se han convertido en los seis mejores aspirantes

de esta edición. Pero saben que el camino no termina aquí.

Aún queda lo más importante: pasar a la gran final

y convertirse en el nuevo MasterChef Junior España.

Pero antes deben pasar tres retos nada fáciles.

¡Ay! -¡Qué bonito!

¡Qué mono!

Yo no sé para qué será ese cerdito porque puede ser

que abramos la hucha y tenga algo para ir a un viaje

o dinero para comprar algo... María, eres semifinalista.

¿En qué piensas después de haber llegado hasta aquí?

Pues en muchas cosas porque los pensamientos vienen

a mi cabeza en plan "fiu, fiu". (RÍE)

Quiero ganar, pobrecitos mis compañeros los que

se han ido, qué haremos hoy, qué ilusión, cómo emplato...

Bueno, que mis venas de creatividad han estallado.

(RÍE)

Álvaro, ¿has pensado ya en la final o lo tuyo

es ir partido a partido? Hay que ir pensando pero vamos

a hacer bien esto y ya veremos la final.

Laurita, ¿qué es lo que más te gusta de todo

lo que has aprendido en estas cocinas?

Cuando vinieron los concursantes de la segunda

edición de MasterChef Junior. Covadonga, ¿cuál ha sido

para ti el mejor momento? Cuando nos tiramos todos

a la piscina de chocolate.

(RÍE) Es que ese fue muy divertido.

Lucas, ¿te has hecho algún tratamiento de belleza

especial para esta semifinal? No. Que quede en cuenta

que no soy metrosexual. Yo es que te he visto la piel

tan tersa, tan suave... Para que me lo pases.

Muy bien. Y vayamos los dos así bellos.

Sí. (TODOS RÍEN)

Martina, ¿qué sientes? Mucha felicidad porque creo

que ninguno de nosotros pensaba que iba a llegar tan lejos.

Pero yo no solo me conformo con esto, voy a por la final.

Aspirantes, antes de presentaros el primer reto

de la noche este jurado quiere deciros algo muy importante.

Ya me están sudando las manos.

Enhorabuena! Habéis escuchado, aplicado, fallado y aprendido.

Y todo siempre con una sonrisa. No os podemos pedir más.

Primero fuimos 6000, después 16, y de 16 llegar

hasta ser 6 ha sido muy difícil.

Aspirantes, para vuestro primer reto de la noche

os hemos traído seis bonitos cerditos en forma de hucha

en homenaje al cerdo mayor del reino.

Luego sabréis por qué. (RÍEN)

Estos cerdos tienen una sorpresa en su tripa.

A ver, chicos, ¿quiénes tienen el cerdo rojo?

¡Azul!

¡Yo! Martina y Laura sois

el equipo rojo. ¿Quiénes tienen el azul?

Yo. Lucas y María, sois

el equipo azul, y Álvaro y Cova sois el equipo blanco.

Mi "machupichu".

Pues aspirantes, ya tenemos tres equipos.

Somos el equipo perfecto. -Vamos a ganar.

Seguro. -Estoy contento de trabajar

contigo. Dame un abrazo. Y yo.

Como veis, en este reto vais a trabajar en pareja.

Y lo haréis para cocinar algo muy peligroso

que se esconde en esta cesta.

Algo que solo un gran encantador puede sacar.

Ya verás, ya verás. Vamos.

Uy, la flauta. Encantador dice. (TOCA LA FLAUTA)

Esto no es encantador. Esto es desagradable.

Deja, ya la saco yo porque se va a morir el bicho

aquí dentro con tu flauta. De verdad... ¡Ah!

(GRITAN) ¡Hala!

Eh, tiene temperamento el bicho, eh.

Yo no cocino serpientes. Aviso. -Ya cocinaste cocodrilo,

qué más te da. (TOCA LA FALUTA)

Se está enfureciendo, eh. Se está enfureciendo.

Y el que tiene que meter la mano soy yo.

¡Ah! -Ah, sí es morcilla.

Os presento a nuestra cobra de butifarra.

¿Qué? -Yo pensaba que en la cesta...

...iba a haber un cerdito. -No, porque ahí se moría,

no había oxígeno. Además, con la flauta de Pepe

lo ahogaba. En esta prueba queremos

que apliquéis todo aquello que habéis aprendido

en la fábrica de embutidos de Trujillo. Y para hacerlo,

os hemos construido la fábrica de embutidos

de MasterChef Junior.

¡Oh! (GRITAN ENTUSIASMADOS)

Los jamones se secan.

Oh. -Cuando yo he visto

los jamones, el salchichón, la caña de lomo y el olor ese

que te da en toda la cara... Uf, yo estaba en la gloria.

¡Qué rico es eso! -Madre mía.

Cómo mola. -Mira esto. Lo pones aquí

y vas tirando.

¡Nunca ha olido el plató así! Caña de lomo...

Jope, menudo aroma. ¡Cómo apetece!

Se ven todos los embutidos en el techo que da unas ganas

de coger un jamón, cogerlo, abrazarlo, darle un beso

y comerlo. Aspirantes, bienvenidos

al paraíso. ¡Ah!

Esta noche vamos a celebrar un acontecimiento gastronómico

ancestral del que soy fan absoluto: la matanza del cerdo.

Por eso os hemos traído todo lo necesario para que podáis

hacer vuestro embutido. Puf...

Yo quiero uno. La carne que vais a usar viene

avalada por Interporc y es la del cerdo de capa blanca:

una carne saludable y de bajo contenido en grasa.

Tenemos la carne picada, la grasa y la tripa.

Y para darle ese toque especial os hemos dejado todas

las especias necesarias. Ajá. Madre mía.

Lo que vosotros tenéis que hacer es lo que comúnmente

se llama la prueba, que es la mezcla de todos

estos ingredientes. Después, tenéis que meterlo

en la máquina, embutirlo en la tripa y atarlo.

¿Atarlo? Para que salga perfecto

os hemos dejado un corcho lleno de alfileres con los que

deberéis pinchar la tripa para que salga el aire

y la ristra salga compacta y se cure bien.

Por Dios.

Vale. Pero no todos vais a hacer

el mismo embutido. Destapar las campanas.

Longaniza. -¡Toma!

¡Qué guay!

Chorizo. Toma, toma, toma. -¿Y el chorizo cómo se hace?

Todos los sábados me pongo a hacer chorizo en mi casa.

¿En serio? No, no. Es una broma.

El equipo azul hará salchichón.

El equipo rojo, chorizo. Y el equipo blanco, salchichas.

En Sevilla es: nos tocaron "sarchichas" frescas.

"Tocáronnos" salchichas frescas.

¿Eso dónde? -En Asturias.

¡Ah! El reto consiste en elaborar

muchos metros de ristras de embutidos. No vale con hacer

una salchicha o un chorizo gigante porque se romperá.

El equipo que más metros tenga recibirá una ventaja

en el cocinado. Los de ciudad no sirven.

No sirve Martina, no sirve Laura, no sirve Lukas,

no sirve María. Somos los dos únicos de pueblo.

Aspirantes, tenéis 45 minutos para darle al embutido.

Quiero grandes collares para regalárselos

A Samantha y a Eva, eh.

El tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Mezcla esto. -Pimienta blanca, venga.

Un poquito. -La sal primero, ¿no?

Pero muy poco, muy poco. -Pimienta. Poquita.

Ahí, ya.

¡Qué guay! -De arriba a abajo.

En mi casa no se ha hecho nunca pero sí lo hacía una vecina.

Para mí era normal ir a la matanza con mi padre...

Claro, es que es muy bonito...

Hay mucha gente que se piensa que la longaniza sale

del supermercado ya hecha. Luego cada uno dice

que su chorizo es el mejor. Es como el gazpacho,

que cada uno tiene... Bueno, el chorizo de mi madre,

o el de mi tía... La matanza en mi casa,

los chorizos son los mejores. Ah, bueno, ya, sí.

Y la prueba, esto que se llama la probatura.

Vamos, María, ahí fuerte. Garrote, garrote.

Cuando me he puesto a amasar la carne costaba un poquito.

Y después me he puesto como loca a saltar, a brincar,

para que quedara todo bien concentrado, todo así junto.

Está rica. -Un poquito más de sal.

¿Sí? Hay que ser "salao" en la vida.

-Ay, por Dios. A parte de esta mezcla bestial

de especias ya aliños, cada una de estas elaboraciones

tiene alguno que es más singular.

Por ejemplo, los pimentones del chorizo. En mi tierra

que somos muy de salchichón o longaniza, meterle

pimienta molida o en grano también está muy rica.

Puaj. -Yo le... Un poquito más

de especia. -Pues venga, vale.

Esto lo salteabas un poquito en la sartén y vas viendo

el gusto que tenía. Para cocinar...

Imagínate, un huevo frito que se caía, las miguitas...

Una fiesta de las que te gustan a ti.

Y siempre como aquí, en invierno.

Venga, vale. Ya nos ponemos. Pero reparte.

¿Qué pasa aquí? ¿Cómo va mi choricito?

Bien. ¿Habéis hecho alguna vez

embutidos o no? ¿No? ¿Lo habéis probado ya?

No, lo íbamos a probar ahora. ¿Y por qué no lo probáis?

Lo hemos probado y está buenísimo, ¿verdad?

Sí, yo no me atrevía a comer carne cruda

pero al final lo he probado y me ha gustado.

Ah... ¿Sabes cómo se llama

a las mujeres que hacen esto? Mondongueras.

(RÍE)

Oye, vuestra mezcla para el salchichón, ¿qué lleva?

Pimentón dulce, un poquito. pimentón picante, también

un poquito. Sal fina, un poquito. Bueno, un poco más.

No un poquito, porque aquí hay muchísima carne.

A ver si con tanto poquito... No, no, no.

¿Lo has probado? No, ahora voy.

A ver, ¿has mezclado bien? Porque tú con esas manitas...

El salchichón es picante. Al menos en mi casa así.

Oye, aliñad esto bien que aquí no hay nada.

¿Mucho más? Esto sabe a carne solo.

Está bien. ¿Qué le habéis echado?

Nuez moscada, un toque de comino, ajo en polvo,

sal y pimienta. Oye, ¿habéis ido a una matanza

alguna vez? Nunca.

¿Nunca habéis estado en una? Pues parece que no habéis hecho

otra cosa en vuestra vida, eh.

Venga, mete las manos ahí. Sí, sí. Es que está...

A ver... Ah... ¡Ah!

Hum, qué bueno está, eh. Nunca me había comido yo

un dedo de chorizo y está bien rico.

Empezamos con las tripas. Cómo mola.

Tenéis que meterlo hasta dentro. Bien, eso es.

Para que no se te rompa. Ahí ya empezaría yo a darle

vueltas. Mira, lo que tenéis que hacer

es que uno aguante aquí y cuanto más tripa pongáis aquí

más larga va a quedar. Uno va tirando, y recogiendo

la carne. Venga, María.

Venga, venga, venga. Dañe, dale, dale. Llénale más.

Vamos, rápido. Vamos, Álvaro.

¿Cómo vamos? Bien, perfecto.

Últimos cinco minutos y veo que mi collar de chorizos

no va a quedar muy largo, eh.

Yo no voy a hacer collares con salchichones porque

luego se me queda el olor.

¡Venga, Lukas! Pero ve apretando

al mismo tiempo. Es importante, ¡vamos! Rápido, chicos.

Hace falta tener mucha fuerza para sacar el chorizo

porque la manivela es muy fuerte y, claro,

tengo el brazo muerto.

Vamos, vamos. -Tú sigue, eh.

Vamos, vamos. Ya.

Cova, dale más.

Bien, Lukas.

Venga, venga. Va, va, va. Si veis alguna burbuja de aire

tenéis unos alfileres para pinchar, eh.

Cinco,... ¡Vamos!

cuatro, tres, dos, uno... ¡Tiempo!

Me falta oxígeno. -No sé si vamos a ganar

o a perder. -Hemos dejado el pabellón alto.

Pues ahora vamos a comprobar si podemos hacernos

una pulsera, si podemos hacernos un collar o podemos

empapelar la casa de Pepe con vuestros embutidos.

Ojalá. ¿De acuerdo?

Vamos a empezar a medir aquí. Mirad lo que tengo.

Equipo blanco...

Vamos a ver cuántos metros hemos hecho.

No midas de más, eh. Hasta aquí hay 1.28.

Me supera a mí de alto, tía. Y hasta este 1.17.

Y 90. 3 metros y 35 centímetros de salchicha fresca. ¡Muy bien!

Más alto que Pau Gasol. Más que Pau Gasol.

Pero mucho más. Vamos a ver al equipo rojo.

Ayúdame, Martina. Sujétame. Y vamos hasta aquí...

Tenemos 1.25.

Hasta este 1.10. Eh, espera ese...

Y 67.

3.02 de chorizo. No está mal para una merienda, cuidado.

Ay, madre mía, el salchichón. Está un poco blando,

ese salchichón, eh. Sí...

¿Blando? Primera calidad. Vamos con 1.33. y 1.36.

Y esta pequeñita... No llegamos a los 3 metros.

Doce. 2.81 en total.

No está mal para ser salchichón, eh.

La pareja que ha conseguido más embutido ha sido

el equipo blanco, Covadonga y Álvaro.

Después el quipo rojo y finalmente el equipo azul.

Ahora, lo habéis hecho muy bien todos, eh.

Pero se notan las manos de pueblo.

¡ole! Eso sí que es verdad.

Y ahora os vamos a contar por qué era tan importante

hacer tantos metros de embutido. Pero eso será

en las cocinas, así que venga, coged los restos de la prueba

que estamos en la semifinal y hay que cocinar.

Ah. Anda, trae, ya voy yo.

Yo creo que nuestra ventaja puede ser que ganamos

o perdamos nos dan 6 puntos y subimos a la galería.

Tú quieres subir a la galería. -Yo quiero subir a la galería.

Aspirantes, debajo de estas tres campanas están los platos

que vais a elaborar cada equipo con las sobras

de vuestra prueba. Vale.

¡Ah! Con la prueba del salchichón

tenéis que hacer rollito de col relleno de carne de salchichón,

hojas de menta, "brunoise" de verduritas y un caldo corto

de cerdo de capa blanca.

Nuestro plato es un poco complicado pero yo creo

que Lukas y yo hacemos un gran equipo y lo podemos

hacer bien.

Con la prueba del chorizo, haréis patata asada,

rellena de carne de chorizo chantarelas, chalotas

y hojas de espinaca.

Hala. -Lo mejor del equipo rojo es

que somos las mejores cocinando y nos llevamos

muy bien. Aunque en otras pruebas

por equipos nos hayamos enfadado un poco,

queremos ganar y ya somos muy amigas.

Con la prueba de la salchicha haréis albóndigas

con salteado de setas, ajetes y chalotas

al aceite de trufa blanca.

Aspirantes, como veis son tres platos en los que

el ingrediente fundamental es la carne de cerdo

de capa blanca. Y así nos evitamos ese colesterol

que es tan malo.

Vuestro reto consiste en reproducir estos 3 platos.

Pero vais a tener suerte porque para que os ayuden

os hemos traído a un experto en la materia. Un cocinero

que con el cerdo hace auténticas obras de arte.

Arguiñano. Desde el restaurante Atrio,

en Cáceres, con dos estrellas Michelín, Toño Pérez.

¡Toño Pérez!

¡Uh!

Qué suerte que haya venido Toño Pérez porque es un hombre

de Cáceres que sabe de carnes de cerdo y puede que nos dé

buenos consejos. Bienvenido a las cocinas

de MasterChef Junior. Sabemos que eres un auténtico

fan de todo lo que tenga que ver con el cerdo.

Así que supongo que para ti todo esto que tenemos

aquí detrás, como para mí, es el paraíso.

Es como estar en casa. Toño, estos son los platos

que deberán cocinar nuestros aspirantes por equipo.

¿Qué te parecen? Bueno, la verdad es que tienen

una pinta fenomenal, eh.

Hemos invitado al chef Toño porque es un gran experto

en la materia y queremos que os ayude en el cocinado.

Pero no os va a ayudar a todos por igual.

El equipo blanco, que es el que más metros ha elaborado,

se llevará dos grandes consejos de Toño.

Vale que tengamos dos "toñoconsejos" que nos puedan

ayudar, pero yo me esperaba subir a la galería

y no cocinar.

El equipo rojo, se llevará un "toñoconsejo".

Y el equipo azul se llevará toda nuestra simpatía y cariño

pero ningún "toñoconsejo". (RÍE)

Qué amables... Tenéis 45 minutos para cocinar

estas elaboraciones.

En 45 minutos hacer un superplato...

Eres un negativo.

Como siempre, nuestro supermercado patrocinador

nos ha traído el mejor producto. Así que antes

de empezar tenéis 3 minutos para entrar y coger todo

lo que necesitéis para vuestra elaboración.

Aspirantes, ¿preparados para cocinar?

(TODOS) ¡Sí, Chef! Pues el tiempo para entrar

en el súper comienza en 3, 2, 1, ya.

Cógete una. -¿Qué cojo yo?

Esto es nabo, ¿queremos? -Cebolla...

Cojo un nabo. -¿Cogemos más para especiar

la carne? -Sí, coge.

¿Ponemos un toquecito de curry? -Venga.

Martina, cojo ajo picado. -Vale, coge, coge.

Covadonga, la verdura. -¿Cojo tomillo, Martina?

Aspirantes, último minuto. Mira, ya tengo la leche

y el pan. -Lima, lima.

Ya he cogido lima. -Más setas para hacer

un salteadito de setas. Cinco, cuatro, tres,

¡Las patatas, Martina! dos, uno, ¡a cocinas!

¿Calabacín tenemos? Eh, calabacín.

Eh, eh, eh. ¿Ya no se puede?

Vamos.

Pero no tenía calabacín. Es la col, lo que tenía.

Ah, es verdad. -Vamos a ir poniendo esto.

Vete poniendo esto al micro. -¿Cómo las corto?

Corta la verdura... -¿En juliana?

Sí, es un salteado.

Que no se rompa, no se rompa.

¡No! -Pan Bimbo con la leche.

Así no era... -¿Qué más da, Covadonga?

No empieces.

Vale, vale, vale.

¿Justo esto para un rollito? Sí, ¿no?

¿Qué? No, es que queremos hacer cuatro, Lukas.

Vale, vamos a hacer un salteadito.

¿Te parece bien? -Vale, perfecto.

Venga. -Mira.

Pero hazlo bien. O sea, no... -Es que cuesta mucho.

Pero da igual, lo hago yo si quieres.

Estamos nerviosos, pero tampoco tanto

como si fuera una prueba de eliminación,

porque es la primera prueba y está para divertirse.

La verdad es que somos bastante conscientes

de que nos estamos jugando un pase a la final

de MasterChef Junior. -Primero tenemos que probar

a ver si queda bien la salsa, eh.

Ya, ya, ya. -Porque si no, la retiramos

y no la ponemos directamente. -Vamos a hacer una salsita

de acompañamiento. -Sí.

Y luego, pues, haremos el salteado y lo rellenaremos

con la patata ya cocidita y, pues, ya lo tenemos.

Y pon este poquito, pero ya está.

Si hay alguien que nos pueda hablar

del tema de la matanza, Toño, ese eres tú.

Suele ocurrir en diciembre, enero, y en una época del año

en el que hay una organización perfecta del día

que se va a matar, están pendientes del tiempo.

Si te llueve, se han llegado a suspender matanzas,

sale todo fatal. ¿Ah, sí? Fíjate, qué curioso.

La humedad, la humedad... Bueno, en los cobertizos

hacían los fuegos y tal, pero no es lo mismo.

Entonces la gente dice: "Dan lluvia. No, vamos a ponerla

a la semana siguiente". -¿Echaste las especias?

Sí. Venga, Covadonga, hombre. Que hay que sacar el plato.

Quiero sacar un buen plato porque me gustaría estar

en la final y aquí nos jugamos todos los puntos.

¡Date prisa, por favor! Que esto es muy difícil...

Mateo, que sé que lo tienes en tu cocina.

Muy bien preparado, ha hecho el training aquí de...

Un máster, un máster. Un máster, ¿no? De decir:

"Oye, Mateo, te queda un minuto, ¿no?".

(RÍE) Y entonces esas cosas se notan.

Es que... Es que no puedo cortarlos.

Álvaro, ayúdame, tío. -Venga, ponte...

Ponte a calentar la sartén aquí.

El aceite caliente para hacer el salteado,

porque si no... -Necesitas más, ¿no?

Covadonga, tú ponte con el salteado.

Por favor, no, no...

Oye que no puedo. Ya he dejado ahí

las dos únicas buenas. ¿Te vale con dos?

Porque no tengo más.

Para hacer el rollito de col relleno,

primero hay que cortar las verduras

para hacer un caldo aparte, blanquear la col,

que es la parte de fuera de la carne,

para hacer el rollito.

Esta no se puede.

Vale. -Hazle la forma,

no las metas así. Redondéalas también un poco

antes de meterlas y cuidado que no se quemen.

O que no me queme yo. (RÍE)

Si estás pensando en cómo vas a pasar

este año la Nochevieja, la aplicación

de MasterChef Junior te da un montón de ideas

para que pases una noche alucinante.

Además, tenemos una lista de canciones para que no pares

de bailar. Bájatela gratis y empieza el año a lo grande.

Mira, y hacemos uno mini. La madre, el padre y el hijo.

(RÍE) -Vamos a llamarlo "La Familia".

Así está, yo creo, que de verde, ¿no?

No, de verde un poco más. ¿Para qué hemos picado tantas?

Así, así, así.

Pero venga, ve blanqueándolas. Tú blanqueas.

Ve contando 20 segundos. Uno, dos...

Cuidado con las albóndigas, Covadonga. Has dicho

que tú te encargas de esto, no tengo que ir yo detrás

como un niño chico.

Señores, una prueba de matanzas sin pegarle aquí

a las delicias del cerdo... Degustación.

Fatal, fatal. Con ese escaparate

que tenemos ahí detrás, ¿no, Toño?

Vamos. Ya estabas tardando, Pepito.

Voy echándole ajo picadito.

Uy, uy, uy... -Creo que le he echado

más agua, ¿no? -Sí.

Pues espera, que le añado más de esto.

Bueno, que luego le vamos a echar espinacas,

por si te acuerdas, eh.

Mirad chicos lo que he traído, eh.

Oy... Comer chorizo sin pan, eh.

Me cago en la mar. Es que también es

una cosa triste. Eso no, no.

Eso no procede, eh. Voy al súper, voy a ver

si encuentro algo por ahí. Venga, esperadme, eh.

No empecéis. No te preocupes.

Bueno.

¿Cómo estás, Abraham Mateo? Muy bien, súper contento.

No sabía yo que a ti te gustaba el tema del pan.

Me gusta mucho la cocina. ¿Sí?

Me encanta. ¿Sentadito o de los de cocinar?

No, cocinar. Ah, vale.

Me gusta mucho. Has venido al sitio indicado.

No veas lo contentos que se van a poner los chicos.

¿Me echas una mano? Claro que sí.

Esto es un bocadillo serio lo que vamos a hacer ahora.

¡Hala, hala, hala! ¡Mira, mira!

¡Ah! ¿Es Abraham Mateo?

¿Es Abraham Mateo? -(RÍEN)

¡Ay! ¿Qué tal?

¡Abraham Mateo! -¡Hola!

¡Hola! -¿Bien o qué?

Qué bien huele. -¡Qué guapo!

¿Quién me va a enseñar a cocinar a mí?

Ven, ven. (RÍE)

Has traído una rebanadita, ¿no?

Bueno, es que me gusta de una capa solo.

Sí, ¿no? Voy a coger la de abajo.

¡Me ha guiñado el ojo!

(RÍEN)

Abraham Mateo me ha saludado.

Ya soy feliz.

Le ha guiñado un ojo.

Abraham Mateo me ha guiñado un ojo. Ah...

¿Dónde pongo esto? Que si no, nos vamos a...

Covadonga, es que tienes menos iniciativa...

Más. Abraham, cuéntanos

cómo va tu nuevo disco. Lo hemos sacado en noviembre

y muy contento y muchos proyectos.

Ahora viajes a Brasil, a Latinoamérica...

Estoy nervioso. Cuando te vea mi hija María, verás.

(RÍEN) Madre mía.

¿Cuáles son las setas? ¿Estas? -Pon primero las blancas,

que son las más bonitas. -Los champiñones.

Sí, los champiñones.

¿Los has lavado? -No.

Álvaro, tío, ¿nunca has lavado un champiñón?

Hija, ¿y tú qué?

¿Es que lo tengo que hacer yo todo?

¿No puedes hacer tú algo? -He tenido que contar hasta 10

para no ponerme histérica, porque él me trataba como...

"Tú hazlo". Como pinche, me tenía como pinche.

El salteado de setas va a ser escaso, eh.

(RÍE) ¿Por qué? -Porque tenemos pocas.

(RÍE)

Échale un poco de agua. -Esto ya está. A ver, pruébalo.

Espera.

¿Te gusta?

¡Jo, qué picante está, Dios! -¿Sí?

Hola. ¿Qué tal?

Queríamos un pequeño consejo, porque... Tú solo pruébalo.

Es para que le dé un toque de color al plato.

-A la patata. ¿Cómo que al plato?

A la patata. -Está picantito.

¿Está picante? ¡Oh!

Bueno, esto lo vamos a dejar ahí al lado, porque creo...

No es el momento, ¿vale? Mira, te voy a contar una cosa.

¿Sabes por qué se llama prueba? -¿Por qué?

Porque esto era una receta que se hacía

antes de hacer los chorizos y se veía realmente

el punto de sal, pimienta... Le falta un poquito de sal

porque le habéis echado azúcar. (AMBAS) ¿Azúcar?

¿Le habéis echado azúcar allí? Tiene un punto dulce.

No. Os he visto.

Cuando habéis echado las especias, al principio,

le habéis echado azúcar. Hemos echado sal.

Y azúcar. Tiene un punto dulce.

Nos hemos confundido con el azúcar.

Habéis echado azúcar, lo he visto.

Habéis echado un montón, por eso sabe dulce.

Tiene azúcar.

A ver. Deja, deja. Sé generosa, a mí me encanta el aceite.

Bueno, este "Toñoconsejo" es elevado al cuadrado.

No podéis tener quejas. Mira, mira.

Ya, Toño. Vámonos, estás haciendo el plato, vámonos.

Vamos, Abraham. Dale por ahí. ¿Te apetece?

¿Este? Sí.

A Jordi no se lo voy a pelar,

que se lo pele él. ¿Que no lo vas a pelar?

Le faltan dos minutines para poner el agua.

Toma. ¿Cuánto quieres? -Pues mucho.

Pero no hagas bola, que es un "coso", así.

Hombre. -(RÍE)

De verdad, cómo te gusta zampar, eh.

¿Te cuento un consejo para lo de la salsa?

Va.

Hola. -A ver, cuéntame.

Tenemos las albóndigas y estamos salteando

lo de las setas para emplatar. La salsa es pasando

las verduras "pochás" por un chino.

Muy bien, a la hora de elaborar las albóndigas,

¿le habéis metido un poquito de pan?

Sí, pan mojado en leche. -Muy bien, perfecto.

Bueno, eso es importante porque nos queda la albóndiga

mucho más jugosita. ¿Los níscalos los habéis

echado así, o los habéis lavado un poquito?

Sí, sí, están lavados. ¿Lavados cómo?

En agua... -Estos no.

Sí, sí. -¿Los has lavado en agua?

Sí. -¿Para qué me dices que no?

Aquí tiene tierra. A ver, las setas hay

que pasarlas con un cepillito, Importante, eh.

un pañito húmedo, pero no meterlas en agua

porque son como una esponja. Límpialo, porque te va

a arruinar el plato, eh. -Le dice al jurado

que ha limpiado las setas, pero no es verdad,

le ha mentido.

Bueno, Samantha, Toño, ¿qué habéis visto?

Álvaro y Covadonga van bastante bien,

tienen los níscalos sin limpiar, pero bueno,

las albóndigas las tienen bastante bien hechas.

Van bien. Sí.

Martina y Laura nos han dado a probar

una cosa con la que iban a marinar un poco la patata,

con ajo crudo, repugnante. Vale.

Nos queda poco tiempo, así que voy a subir el caldo.

Cuidado, eh. Venga, trituro yo esto.

Ponte tú con la sartén. -No, ya lo trituro yo.

Covadonga, que las setas están sin hacer.

Bueno, chicas. Hola.

Hola. -¿Qué tal?

¿Cuántos años tienes tú? -Ocho.

¿Ocho años solo? Laurita es una princesita.

Y lo que hace, tela. Chicas, ¿habéis terminado ya?

Sí, estamos limpiando. A estas recetas, hemos añadido

una parte saludable. Y este plato tiene grasa

a cascoporro. Aprovechad el tiempo que os queda

para meter algo de verde, algo que le dé "alegriíta"

y que nos recuerde que este es un plato

que no necesariamente tiene que ser muy para ceporrones.

Venga, a correr. Venga, suerte.

Mira, vamos a cambiar lo del aceite

y vamos a poner aquí un poquito de verde, ¿ok?

Aspirantes, últimos diez minutos.

¿Está bien, verdad?

Déjalo, déjalo que guise.

Cova, este sí que es guapo. Bueno, a ver. ¿Qué tal?

Vosotros, ¿cuánto tiempo lleváis cocinando?

Eh... Llevo cocinando desde los ocho o siete años.

Ocho o siete años, madre mía. ¿Tú eres andaluz?

Sí. -Sí, ¿no?

Yo de Andalucía también, soy de Cádiz.

¿Te escurro esto aquí? -¡Es que se te está cayendo!

Covadonga, tiene que caer salsa.

Os veo muy serios a los dos. ¿No os habréis peleado,

enfadado o alguna cosita? No.

(RÍE) Yo los veo ahí... Hay un resquemorcillo ahí,

ha pasado algo y no me lo quieren contar.

Nada, que ha habido un roce. Que ese roce no pase a mayores.

Que no pasa nada, hombre. -Madre mía, qué bien huele.

No me puedo creer que huela así.

Son unos máquinas.

Es que mira todo este aceite... -Es la grasa.

Qué fuerte. Espérate, Espérate, espérate.

¡Ay, que se me destroza!

Y no se han cerrado ni nada, que se tenían que quedar así.

María, Lukas. Hola.

María, Lukas, ¿cómo va? ¡Hola!

¿Qué es esto? ¿Qué estáis haciendo?

El caldo para los rollos. ¿Esos son los rulitos de col?

La col se nos ha destrozado. No, la col se os ha destrozado

y se os ha olvidado cocinarla. ¿Tenemos que volver a hervir?

Eso está crudo y lo que no tienes encima,

¿sabes lo que es? Tiempo.

Rehógalo con un poquito más de agua.

Ahora verde, Martina. -Ya, es que no sé

si tenemos verde. -Sí, sí, las espinacas.

Ah, pues eso, venga.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos tres minutos.

Ah, muy bien. -¡Jo, que no da tiempo!

Venga, pon las albóndigas.

Así queda verde... y mono.

Tampoco te metas ahí tanto, Covadonga.

Tiene que tener un poco de salsa.

Es que eso no es salsa, es grasa.

Hija, Covadonga... -(RESOPLA)

Ya he podido conseguir el rollito.

Con poca carne se consigue.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

¿Qué? -Ponlo aquí, ponlo aquí.

¿El qué? -Solo.

¿A qué te ayudo, Martina? -A nada, lo tengo ya.

Ven aquí. -Dame, dámelo, dámelo.

Da gracias a que no estamos en una prueba de eliminación.

¡Que no pongas piñones! -¡Que sí!

Te dije que no pusieras piñones.

¡Que este está crudo!

¿No has dicho que estaba bien? No, te he dicho que está crudo.

Cinco, cuatro, tres, dos,

uno, ¡tiempo! ¡Manos arriba!

Hoy Álvaro se ha sentido como el capitán,

y entonces sabiendo cómo se portado conmigo

y cómo me ha tratado, pues cogería a cualquier pareja

y no quisiera nunca que me volviera a tocar con él.

Falta verde. Bueno, cuéntame, a ver.

¿Qué te han parecido los pequeños cocineros?

Pues impresiona verlos. Son como personas mayores,

en cuerpos minis, ahí cocinando.

Y me ha gustado mucho, son unos cracks.

Bueno, yo espero que hayas disfrutado mucho la experiencia

Muchísimo. Y los chorizos.

Eso. -Ahora el flequillo se lleva.

María, ¿tú crees que mi pelo mola más

que el de Abraham Mateo? -No.

Oh... -Que es bromi, ¡que sí!

Tengo aquí una sorpresa. No te puedo contar

lo que es, pero espero que lo disfruten mucho.

(APLAUDEN)

Suerte.

Hasta siempre. Hasta siempre.

Abraham Mateo es guapo, canta bien,

es un chico muy majo, muy simpático

y también me ha gustado el top que llevaba.

Aspirantes, ahora nuestro jurado y Toño Pérez

pasan examen. Ay, por favor...

Y empezarán por el equipo rojo. Martina, Laura, adelante.

Venga, Martina.

Se llama "El Huerto... de Patata-chori".

A ver, el huerto porque yo os lo he dicho.

Porque... (RÍEN)

Laura, cuéntame qué ha pasado.

Que había mucho rojo y nos ha dicho

que le teníamos que dar, pues un toque de verde.

Y tenía mucha grasa, mucho aceite...

Luego habéis colocado las hojas de espinacas

y os habéis quedado tan anchas.

Sí. ¿Cómo lo ves, Toño?

Eso qué era, ¿un "Jordiconsejo"?

Efectivamente. Tiene buen aspecto, eh.

Vamos a probarlo.

"Mmm"... "Mmm"...

Está cocida.

Está bien de punto, ¿no?

Le falta un poquito de sal.

Claro, porque tiene azúcar. El problema es

tiene ese punto dulce, que no le va mal, eh.

Hay muchos embutidos que se les echa algo de azúcar,

otra cosa es que lo hayas hecho por error

y "en vez de sal, echo azúcar, y como es blanco todo,

me equivoco y tal". Por lo demás,

está muy bien cocida, que era el miedo mío

de la patata. Le va muy bien el rellenito, muy agradable,

pero ahí lo verde me ha fallado un poquito.

Es un poco como ajeno al plato. Yo creo que al final,

cuando utilizamos un elemento en un plato,

tiene que estar integrado, tiene que ser parte del plato.

Y ese relleno, quizás no hacía falta

tanto rehogarle. Porque si nos queda

un poquito menos hecho, lo tenemos un poquito

más cremoso, más amable. Es un buen trabajo,

pero con alguna cosita... Sin querer,

al chorizo le echamos un poquito de azúcar.

Nosotros creíamos que era sal, pero ha sido un error

de las dos por no mirarlo bien.

María y Lukas, equipo azul, adelante.

Venga. -Venga, chicos.

Se llaman... "La Familia...". -Sopera.

Sopera. -Porque uno es más grande

que el otro... -Mira.

La madre, el padre y el bebé. -Y la salsa, que es mucho,

que es una sopa. Salsa-sopa. -No es una sopa, es un caldo.

¿Por qué me da la sensación de que nos la están colando

con queso? (RÍE) No, no, no.

Toño, por favor. Vamos.

Yo lo que veo es que está bastante sosita esa carne.

Está todo un poco... ñoño. Un pelín. Y yo creo, Samantha,

que nos ha quedado ahí, un poquito cruda, ¿no?

UN poquito cruda, no muy aliñada.

Está sin hacer. Pero también os tengo que decir

que estaban muy monos hechos los rollitos, eh.

Sí, sí, sí, sí. La idea de lo de la familia

tiene su cosa, eh. Oye, sin paños calientes,

de los peores platos que habéis hecho.

Ya. María, más o menos, pero tú...

No te lo has tomado en serio. Os jugáis estar en la final.

¿Estamos de acuerdo? Sí.

Lukas, y en tu actitud, ¿qué ha fallado?

Todo. Hace dos programas te dije:

"Lukas, céntrate que eres bueno pero te dispersas".

Y hoy, en la semifinal, me vuelves a hacer lo mismo.

Y yo solo exijo a los que valen.

Te quiero ver luchar por estar en la final.

¿Estamos de acuerdo? Sí.

¿Lo vas a hacer? Sí.

¿Dejaremos de hacer el bobo? Pues házmelo, ¿vale?

Te diré otra cosa, Lukas. Que a mí me gusta

muchísimo más tu flequillo que el de Jordi,

que el de Abraham Mateo. Ahí lo llevas tú ganado

de sobra. Y no te quiero decir a mí.

(RÍE)

Yo no he notado que Lukas haya tenido peor actitud.

Creo que ha sido culpa de los dos, no solo suya.

La primera prueba como...

Estaba crudo. -Fatal.

Equipo blanco, solo quedáis vosotros.

Así que venga, adelante.

Hablas tú. -Sí.

¿Y lo dices tú? -Sí.

Bueno, chicos, no os voy a preguntar qué tal

os ha ido la prueba porque... ¿Qué ha pasado?

Álvaro. Que había que...

Los champiñones, había que pelarlos y yo le he dicho

que esto era un equipo, que también ella,

aparte de decirlo, que si lo podía hacer,

que lo hiciese.

Este es el momento ideal, amigo mío,

para corregir esa cosita. Perdona.

Nada. -Nada.

¿Te ha llegado al alma?

Un poquito. Porque... no fue solo los champiñones,

fue también la organización, de quién hacía esto,

quién hacía lo otro... -No os preocupéis, eso pasa

en las mejores cocinas, eh. Las tensiones en los servicios,

bueno, hay que aprender. -Hoy estoy muy triste

porque ha sido la peor prueba desde que estoy en MasterChef,

porque me he sentido como desvalorada

por mi compañero. Bueno, lo más importante.

¿Cómo se llama vuestro plato? "Arte Abstracta".

Porque es arte nuestra, pero... -Porque las albóndigas

no son iguales. Unas son de un tamaño...

Es que eres un perfeccionista. Toño, por favor.

Vamos.

Toma, Pepe.

Creo que tiene una cosa muy buena.

Habéis sazonado bien y metido condimentación.

He puesto curry.

Está espectacular el plato. Lo único que le sobra,

digamos, un pelín de grasa. Samantha, aquí lo que le falta

es una "pepe-rebanada" de pan. Totalmente.

Te hemos pedido el pan que yo sé cómo te gusta.

(RÍEN) -Qué educado.

Una rebanadita. Ah... Vamos a ver,

¿sabéis cuál es el éxito del plato?

Que ya venía bien desde el principio.

El aliño que habéis hecho de la prueba era muy bueno.

Está perfecto de sal, está perfecto de especias.

Cuando ya eso lo tienes, lo fácil es

poderlo guisar bien. Esa grasita que ellos dicen,

eso es lo mejor del plato. Toma, anda.

A ver. -(RÍE) Dame un poco.

(RÍEN)

Muy buen trabajo. Gracias.

Lo que sí les pasaba a las albóndigas,

y que yo tenía razón, que tenían grasa.

Pero es que una albóndiga sin grasa, no es albóndiga.

Que mucho que decían que estaban más grasientas,

pero vamos, que ahí bien que han mojado el pan.

Equipos, os recuerdo. El mejor equipo se llevará

seis puntos, el siguiente, tres y el último, uno.

Jurado, a deliberar.

Cova...

Aspirantes, en los tres platos que os trajimos

había ingredientes delicados,

ideas de vanguardia y emplatado de nivel,

el reto de igualarlos no era nada fácil

y algunos lo habéis hecho mejor que otros.

Para mí, el mejor plato ha sido el del equipo blanco.

Creo que hicisteis muy buen trabajo y lo habéis bordado.

Enhorabuena, os lleváis seis puntos.

Uh... Estoy súper contento porque son seis puntazos

los que nos llevamos y seis puntos son muchos.

-Yo, también. -Ah, vale, creía que no.

El segundo mejor plato y, por tanto,

el que se lleva tres puntos...

Es el del equipo... Rojo.

Nosotras nos discutimos y los otros equipos sí,

entonces no lo veo muy justo

porque por eso igual tendríamos que haber ganado nosotras.

Lukas y María, os lleváis un punto cada uno.

Todos podemos tener un día malo e intentaré hacerlo mejor

en la prueba por equipo, intentaré superar esta piedrecita.

Yo, también, sé que me equivoqué, pero no pasa nada

porque intentaré mejorar mucho en la prueba por equipos.

Aspirantes, los puntos que os dimos

premian los platos que elaborasteis.

Pero me gustaría destacar el trabajo de una persona

que, desde el principio, tuvo dificultades

pero ha sabido superarlas y presentar un muy buen trabajo.

Covadonga.

Toño, hoy estuvimos muy lejos.

Viniste, además, el día perfecto a disfrutar

de lo que más te gusta, el cerdo.

Ha sido todo un orgullo que cocinéis un producto

tan extremeño y conmigo.

¿Cómo te lo pasaste? Fenomenal y con ese artistazo

que tuvimos y, bueno, ha sido un lujo.

Espero que vuelvas muy pronto, un aplauso a Toño.

Gracias.

Feliz Año, Toño.

Feliz Año a todos y hasta pronto.

Hasta pronto.

Me gusta mucho el chef porque vino en MasterChef 2

y hubo una prueba de dejar el cerdo cocido con calamares o algo así

y lo hice en mi casa. Estaba buenísimo.

Aspirante, Abraham me dejó este sobre.

Es para el mejor del reto.

Covadonga.

Hombre, menos mal que te ríes.

Na, ya pasó.

Te dejo encargada de este sobre.

Es una sorpresa para los seis,

pero no lo puedes abrir hasta que recibas instrucciones, ¿vale?

Estarás contenta, te dieron tu premio especial.

No sé qué será porque lo haremos en la prueba de equipos.

Pues puede ser, no sé, ir a la casa de Abraham Mateo.

Oh... Vale.

La semifinal aún no ha terminado, hay más puntos en juego,

así que hay que ir a por ellos...

Lejos... Muy lejos.

(Canción "Want to want me")

Nuestros pequeños aspirantes llegan ilusionados al aeropuerto.

Todavía no saben al destino que se dirigen hoy,

pero están a punto de descubrirlo.

(RADIO) Vale por un día

disfrutando en el mayor parque acuático de Tenerife

el Siam Park. Gracias por volar con Iberia Express,

esperemos que su vuelo sea de su agrado.

(GRITAN) ¡Ahhh!

¡Viva!

(RADIO) Buenas tardes, señoras y señores, habla el comandante.

Como comprobarán tuvimos unas pequeñas turbulencias

meteorológicas y emocionales,

estas últimas debidas a que los aspirantes

de MasterChef Junior

acaban de descubrir que van a Tenerife de relax.

Les agradezco su atención, colaboración, comprensión

y les deseo un feliz vuelo.

¡Viva el comandante!

(TODOS) ¡Vivaaaa!

¡Y toda la tripulación!

(TODOS) ¡También!

(Canción "Cállame a besos")

Nuestros aspirantes viajan hasta la isla de Tenerife.

Un destino familiar donde vivir miles de experiencias.

Desde relajarse en la playa, asomarse a sus acantilados,

ascender al tercer volcán más alto del mundo

o disfrutar de su variada y rica gastronomía.

Me encanta Tenerife, sus plátanos, me encanta todo.

Para mantener una vida saludable y un corazón fuerte

os recomendamos realizar 30 minutos de ejercicio al día.

Vale todo, caminar, correr, nadar,

pero, si encima, los aspirantes pueden aplicar este consejo

mientras disfrutan de las atracciones acuáticas...

Mucho mejor.

Así, el deporte se convierte en lo que debe ser...

Una diversión.

(Canción "Pasarlo bien")

Por eso, les tramos hasta Adeje, al sur de la isla de Tenerife,

en donde se encuentra Siam Park,

considerado el mejor parque acuático del planeta.

(Canción "Pasarlo bien")

Es un parque de atracciones que me gusta mucho

porque en Tenerife hace mucho, mucho calor.

Entonces está bien venir de vez en cuando a refrescarte.

(Canción "Pasarlo bien")

Es súper chulo porque primero hay una bajada cortita,

luego hay una más larga y la última es... ¡Pum!

Susto a tope.

(Canción "Pasarlo bien")

(MEGAFONÍA) Aspirantes de MasterChef Junior 3,

reúnanse con la presentadora en la salida de la atracción.

Rápido.

(GRITAN) ¡Ahhhh!

Saliendo del agua, vamos, es una emergencia.

Vamos, Martina. ¿Qué pasa?

¡Ahh!

Uno de los restaurantes

más exóticos y exigentes de Siam Park, os necesita.

Así que corred, coged las toallas y a cocinas.

A mí me gusta mucho los toboganes y todo eso,

pero no me importa,

aunque me lo pase bien, que me llamen para cocinar

porque quiero ganar y hay que trabajar y ganárselo.

Aspirantes, Siam Park es un parque acuático

que ha logrado, en su séptimo aniversario,

más de catorce premios

y casi cinco millones de visitas.

Os llamamos, precisamente, porque hoy el parque alcanza

tal número de visitantes

que el restaurante donde nos encontramos,

tuvo que abrir una cocina extra.

Pero con las prisas, no pudieron avisar a su personal,

así que seréis vosotros

los encargados de preparar la comida.

Toma ya.

¿Para todo el parque?

No hay tiempo que perder,

así que los equipos los elegimos nosotros.

Martina, Cova y Lukas, equipo rojo.

Laura, María y Álvaro, vosotros sois el equipo azul.

Con Álvaro no es que esté muy cómoda trabajando,

así que me puse contenta al no haberme tocado con él.

Os dividimos por equipos para que funcione mejor el trabajo.

Pero os valoraremos de forma individual.

No habrá equipo ganador o perdedor, si no que dependiendo

de vuestro trabajo en cocinas,

recibiréis 6, 5, 4, 3, 2 o un punto.

Vaya. Tampoco habrá capitanes,

así que tendréis que organizaros como consideréis.

¿Está claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Si cocináis bien, además de la satisfacción personal

del trabajo bien hecho,

tendréis una merecida recompensa a la altura de vuestro esfuerzo.

Yo haré mi trabajo, trabajaré para mí

y sacaré los platos los míos

y me desentenderé de lo demás porque quiero seguir aquí.

Haréis las comandas como se hace en un restaurante de verdad.

Eso significa, cocinar con rapidez y concentración.

Nosotros os cantaremos los pedidos de los clientes

y lo tendréis que sacar a la altura del Thai House.

Pero, eso sí, tendréis sólo

30 minutos para preparar cada pedido.

Es un poquito agobiante porque son muchos pedidos a la vez

y solo hay 30 minutos para hacer un pedido.

Intentaré tomar las riendas

del equipo para que funcione todo muy bien.

Aspirantes, recordad que el camión de nuestro

supermercado proveedor de alimentos tenéis lo necesario para cocinar

y el excedente que no uséis será donado a comedores sociales.

¿Estáis decididos a enfrentaros al reto

más duro de MasterChef Junior?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a cocinas en tres, dos, uno... Ya,

Venga, ponedlas aquí.

Esta por aquí, va.

¿Quién lee la comanda?

-Tú. -Vale.

-Hoy hay que estar rápidos.

-Tenemos que... -Y hacer las cosas...

Sí. -Que aunque nos valoren

por separado, seguimos siendo un equipo.

-¿Quién lee la comanda?

-Tú... -No, mejor, tú.

-¿Yo? -Sí.

-Vale, yo. -No te estreses

con los platos, no.

Equipos, atención, yo supervisaré el trabajo del equipo rojo.

Jordi, el trabajo del equipo azul.

Y, Samantha, el de ambos cuando hagáis los postres.

(TODOS) ¡Equipo azul!

(TODOS) ¡Zipi, Zape rojo al ataque!

¡Mortadelo, Filemón, rojo campeón!

¿Nunca cantaste la comanda en un restaurante?

Oh... No soy cocinera, tengo 11 años.

Te enseñaré yo la primera, ¿vale? Te la canto.

Marcha vale: cinco sándwiches vegetales con huevo duro.

Una pizza prosciutto y dos ensaladas césar.

¿Oído? ¡Oído!

¡Cinco sándwiches vegetales con huevo duro!

¡Una pizza prostituco y dos ensaladas césar!

(RÍE) Je, je.

Fantástico, solamente, una pequeña aclaración, el léxico.

Pizza Prosciutto.

Pizza Prosciutto.

Perfecto.

Martina, iré rascando parmesano.

-En rascas, sí.

-Cova, después ponte a tostar pan, ¿ok?

Como no hay capitán, el que querrá la voz cantante

va a ser Lukas.

Marcha vale:

Cinco sándwiches mixtos con huevo frito.

Y cuatro ensaladas de manzana reineta

con almendras de Tenerife.

¿Oído, cocina? (TODOS) Oído.

Muy bien, ahora tenerlo claro, tenéis 30 minutos de reloj,

así que os quiero ver volar, venga.

Vamos a ponernos con la ensalada.

-Vale.

¿Os traigo un bol? -Sí.

Toma, chico.

(ESTORNUDA)

Venga, haced las ensaladas, ¿eh?

Chicos...

Covadonga... ¿Qué haces?

¿Cómo estás...? Esto tiene que estar en láminas.

¿Qué hago?

Eh...

Laura, ven. ¿Qué?

Ve untando mantequilla aquí por delante y por detrás.

¿Cómo por delante y por detrás?

-Por los dos lados. -Sí...

Pero, también, por abajo.

Qué familia tan grande que pidió...

Todo.

La manzana.

¿Y las ensaladas?

-Aquí estaban... -No te encargues de...

De las ensaladas ahora.

-Había que pelar la manzana, ¿sabes?

Señores, esto no puede ser.

Aceite achicharrado nada más empezar la prueba...

Es de no estar concentrado y no estamos en lo que estamos.

Yo puse el aceite para los huevos, hacía falta ayuda en la ensalada,

ayudé y no me di cuenta del aceite.

Covadonga...

Ponte, después de eso, a tostar pan.

Esto es difícil, ¿eh?

Covadonga lo hizo mal porque no hacía caso.

Reconozco que mando mucho al principio porque me estresan.

Ale.

Álvaro, ya tengo los diez panes.

María, ponte a dorar pan.

¿Tienes ahí la última?

Esto no se queda durito, ¿eh?

Dorado, tiene que estar, solamente, dorado.

Ya, pero se queda blando.

Ok...

¿Eso es sándwich mixto? Sí.

Tenéis mantequilla a cascoporro.

Repetimos esto... Hay que correr, sacarlo perfecto y en tiempo.

A moveros, venga. Laura, ponte otra vez con esto,

pero poca mantequilla.

Poca mantequilla... Ven, Laura. -Vale.

La culpa de que los sándwiches

tuvieran mantequilla por ambos lados

ha sido, creo, que de Álvaro porque me dijo que lo hiciera así.

Aquí no hay lechuga.

Yo voy haciéndola. Covadonga, deja de quejarte.

Si no hay que ser manitas.

A Covadonga la vi dispersada, hizo sus cosas, pero pasó de todo.

Oye, pero bueno, ¿esto qué es?

Ensalada César.

Pero con lo que comes, ¿te comerías una ensaladita así?

A ver, ¿dónde hay un bol para aliñar bien?

Ahí. Venga.

Ahí echamos todos los ingredientes,

los aliñamos con las manos muy limpias...

¿Vale? Y lo ponemos en un platito más grande, ¿no?

Sí, ¿te ayudo con las ensaladas?

Sí, mira... Ven.

A ver, que va...

Martina, el pan está.

¿El pan está? Sácalo y mete otros dos.

Ese huevo va dentro de un sándwich, ¿verdad?

Pues papel, que tenga la mínima expresión de aceite, ¿vale?

Y eso no es un huevo frito, es un huevo duro cocido en aceite.

Lo repito.

Quita todo el aceite y haces el huevo sin ese aceite, sobra.

Yo intenté esforzarme mucho

y hacerlo lo mejor posible, por ejemplo...

Me quedé con los trabajos que nadie quería.

¡Quema muchísimo!

Equipo azul, atención, en siete minutos,

sale el primer pedido.

No me lo creo.

Pon bien el pepino.

Con el esfuerzo... Ahí.

Pepino.

Pepino.

Lechuga. Yo con Lukas me entendí muy bien

porque me hacía caso, luego le hacía caso a él...

Y Covadonga iba a su rollo.

Esto fuera de aquí, no nos gusta esto.

Vale. Esto no nos gusta.

¿Faltan tres sándwiches? Faltan tres en cinco minutos.

No pasa nada, llegamos, venga.

Tiene que tener más cantidad.

¿Cuántos huevos llevas, María?

Uno, dos, tres, cuatro, cinco...

Este, no, este, no.

No... Uno, dos, tres, cuatro...

Este cógelo, Lauri, y tíralo a la basura

Me da rabia un poco que Álvaro igual intenta trabajar...

Eh... Él solo para ganarse más puntos...

Y se le olvida que tenemos que trabajar como un equipo.

De sándwiches estamos, ¿no? Sí, estamos.

Venga, venga. -La pizza.

-La pizza, mírala.

¿Está hecha? -No sé, yo no entiendo la pizza.

Covadonga pasa un poco yo me vi muy bien, pero mandón.

Cortadita, hacedle el cortadito por arriba.

Sin cortar, solo la silueta.

Ya está, ya está.

Camareros, por favor, cuando quieran.

¡Sale todo, primera comanda!

Hola, buenas tardes.

Buenas. No se asusten.

Creo que no tienen ni idea, pero lo que comen,

lo prepararon nuestros aspirantes.

Guau, fantástico.

¿Qué le parece?

Muy bien, solo que para mí está fuerte de anchoas.

Te veo rodeada de un montón de niños, ¿son tuyos?

Todos casi míos.

¿Cómo que casi tuyos?

Sí, soy la directora de un colegio

y hemos venido a disfrutar del parque

y nos encontramos con esta sorpresa, ¿verdad?

¿Cuánto de importante es la alimentación en la educación?

Fundamental, hay que ir al colegio bien desayunado para poder rendir,

hay que estar bien alimentado, alimentación equilibrada,

hacer ejercicio y son los ejes fundamentales

de la programación del centro.

A ver, equipo azul, salió el primer pedido del equipo rojo,

¿cómo andamos?

Solo falta marcar el sándwich.

Tendría que estar saliendo y ese sándwich es un desastre.

Podemos hacerlo más rápido, mirad, lo ponemos todo cuadradito.

Genial, cojo un huevito.

Mira... Pongo el huevito aquí...

Ta, ta, ta, ta, ta... Pillo la tapita...

Chicos, Jordi ha hecho uno, aprended.

Pa... Pa...

Vamos a ver esto, equipo rojo, señorita, cántelo como siempre.

¡Tres escalopes con papas de Tenerife!

¡Cinco perritos!

¡Dos ensaladas de pollo, manzana reineta con salsa de rosa

y almendras fileteadas!

Salsa rosa has dicho, ¿no? Sí, salsa rosa.

Tenéis otros 30 minutos para hacer este pedido, ¿entendido?

(TODOS) ¡Sí, Chef! Pues venga, marcha, chicos.

-Que alguien se ponga con las manzanas.

-Yo, con las patatas.

Yo mecho en la sartén.

Lukas...

Ole, la próxima vez te acercas.

Pon bastante huevo.

Pero no lo pongas ahí, porque ahí no cabe.

Estoy en otra...

Allí.

Hazlo desde el principio ahí.

Eso digo yo, pero bueno.

-Oh, shit. -Cógela, Covadonga.

-Ahora. -Ahora, no, Covadonga, ya.

Cuidado, que estaba ahí abajo.

¡Necesito el pan de arriba! El pan de arriba que se os oliva.

Ah, vale. Equipo azul...

Llevamos 10 minutos de retraso,

ni uno más, ¿eh?

¡Otro sándwich, por favor!

Álvaro...

Aparte que la manzana se oxidó...

Esto es el corazón de la manzana.

Sí. ¿Sólo había corazón?

Esto no va. Vale.

¿Vale? No va el corazón en la ensalada.

¿El resto lo hemos puesto? Sí.

Esto no puede ser, la manzana se corta al final para no oxidarse.

Vale. ¿Vale? Básico.

¿Lo tenemos? Sí, está todo.

Camareros, por favor, adelante.

Venga, limpiad. -María...

María... No, por favor...

No sé vosotros, pero me gustó el sandwich.

A mí, también, lo único que el pan estaba algo seco.

Es harina, huevo y pan.

Harina, huevo y pan rallado.

Que no empanes aún.

Acabo de hacer este que ya lo metí.

No, que se enfría.

Así que no, déjalo así.

Déjalo donde estaba.

Buenas tardes, Carlos Alonso,

presidente del Cabildo, ya casi de la familia.

Un placer. Les gustó venir

porque repitieron, ¿no?

Es que en Tenerife se está muy a gusto.

Cuéntame un poco qué te pareció lo que hicieron los aspirantes.

Usaron productos típicos de aquí como la manzana reineta,

¿crees que está bien utilizada?

Sí, le dieron el toque adecuado. La manzana es un punto ácido

que hay que saber combinarla bien. Tiene muchos usos,

incluso de bebida ya que la usamos para hacer una sidra especial

que yo recomiendo porque es de las mejores sidras de España.

Qué buena. Así que un producto estrella.

Me debes una botellita.

Ya te la hacemos.

Equipo azul, Álvaro.

Tu segundo pedido.

Vale. Marcha vale.

¡Tres raciones de nuggets de pollo!

¡Tres bagels de queso crema y salmón!

¡Y cuatro ensaladas César!

¿Oído, cocina? (AMBAS) ¡Oído!

-Rápido, vente tú conmigo para la ensalada.

-Venga, suerte, equipo azul.

-Que paso, que paso, que paso.

-¿La ensalada de pollo qué llevaba?

Ensalada, vale, el pollo...

Deja, Covadonga. -No, no, ya me pongo yo.

-No, no... -¡Que así no se hace, Covadonga!

¡Se tiene que partir ya!

Partir por la mitad ya.

Yo estaba haciendo las lechugas, centrifugándolas, decía:

"Yo quiero hacer esto", solo porque es chulo.

Y se ha emperrado en secar lechuga.

-Chica, sácala rápido, ¿eh?

-Rápido, ¿sabes? ¡Yo estoy con el bagel!

-Lo tenemos hecho un asco, tío.

-Ve cortando y partiendo.

Súbete en el taburete. Hay que ir más rápido, Laura.

¿Te gustaría ser el próximo aspirante?

Lo primero que debes hacer es practicar

y con este libro lo tienes muy fácil.

"Grandes recetas para pequeños chefs",

con las mejores recetas de "MasterChef junior"

y "MasterChef junior II". ¿A qué esperas

para divertirte cocinando?

Atiende, mira. Tira de aquí, ¿vale?

Y te sale entera. -Vale.

-Lo blanco lo ponemos aquí que... -O sea, así.

-Claro, lo que no sirve.

Y, ahora, esto lo troceas con las manos y ya

es ponerlo en la escurridora. -Vale.

Gracias. -Venga, Laura.

-A mí no me importa que me manden, y a veces no me importa ponerme.

-¿Cuántos escalopes eran? ¿Tres? -Sí, tres.

-No, esto no es. -Sí, ¡tres!

-Vale. -Covadonga, había que hacer

cosas importantes y ella estaba a su bola.

¡Corre, corre, que las tengo en las manos!

-Tengo que limpiarlas, o sea que...

-Lo siento, Lukas, ¿eh? Me pongo nerviosa, lo siento.

-Tranquila lo tengo todo controlado para las papas.

¡Papas "arrugás"!

-Voy a cortar los escalopes a la mitad porque son muy grandes.

¡Dios!

-Sal. Ya, ya, ya, ya. -¿Cómo que ya?

No le he echado ni... nada.

Hay que limpiarlo, Álvaro, es que si no...

-Venga, dale.

-A ver, venga. -Ahora le hace falta la salsa César

y el queso parmesano.

-¿Chicos, cómo vais? -Los nuggets están

y de la ensalada solo falta aliñarla.

-¡Ahora estamos yendo rápido! -¡Ahora!

-¿No está el escalope aún? Necesitamos ya fuera eso.

El aceite para los perritos, ¡que son cinco perritos!

O sea, id preparando las salchichas.

¡Cinco perritos!

-Más este.

#Divina, estás programada para el baile.#

-¡Oh!

¿Sabes qué te pasó cuando has echado tantas?

Tenía mucho aceite y, al echar mucha patata, se salen.

Pero has estado lista y bajaste la temperatura.

Entonces se va pochando tranquilamente.

Cuando ya esté pochado lo subimos a tope para que fría.

Que salga como el primer pedido. ¿Oído?

¡Oído, chef! -¿Pero tú no has oído a Pepe?

-¿Qué dijo? -Que se tienen que pochar

y, cuando estén pochadas, ¡fu! Se sube el fuego, ¿O.K.?

-María, los nuggets ya están fritos.

-Eh, gra... Eh, bien, eh... ¡Solo me falta un bagel!

-¡Venga, perfecto, vamos perfectos! -Laura, emplata una ensalada.

¡Hola, chicos!

¿Cómo va por aquí la cosa?

Que he traído una sorpresa. ¡Efecto Pasillo!

¡Qué guay!

#Y yo subo escalón a escalón,

#quiero tocar el cielo azul,

#el cielo azul.#

-¡Qué guay! -¿Puedes tocar una?

A ver si te la sabes. Una que sacasteis.

¿Cómo se llama? -¿Cuál es? A ver...

"Cuando me siento bien". -¿"La tortilla"? ¿Te gusta?

Nos salió redonda y perfecta. La del último disco,

"Tiembla la tierra". #Qué suerte tenerte...#

¡Vamos, Cova! #Amanece y me dices "te quiero".

#Qué suerte tenerte.

#Cuando amanece me dices "te quiero".

#Quererte tan fuerte...#

-Covadonga se ha puesto a bailar y yo estaba con los perritos.

Y me he aguantado.

No todos los días se da de comer a Efecto Pasillo.

Venga, ¡aprovechad! ¡No perdemos tiempo!

¡Cada uno a su cocina y nosotros a la mesa!

¡Nunca le he dado de comer a Efecto Pasillo!

-Venga, que hemos perdido tiempo con la canción.

-Pero no todos los días se da de comer a Efecto Pasillo.

¡Yo jamás he dado de comer a Efecto Pasillo!

-Yo tampoco.

-No sé lo que está pasando. Covadonga, no estamos para jugar.

Ponlo ya, Covadonga, venga, vamos. -Esos escalopes hechos.

-Vale, sí. -Patatas, va.

¿Lo tenemos, chicos? (TODOS) ¡Sí!

Camareros, por favor, cuando queráis, muy amables.

¿Qué te pareció, Lucía, el perrito?

-Está muy bueno pero, a lo mejor, está un poquito picante.

-Marta, tú sí te lo comiste todo.

Oye, tu plato se quedó vacío, ¿eh?

¿Te gustó?

¿Sí? -Lo que más me gustó

fue la ensalada. -Por ponerle un pero,

yo le ponía un poco más de sal, nada más.

¿Estás viendo lo que yo? ¿Qué?

O sea, ¿un envase de vidrio vacío y sin tirar?

Un vidrio como este se puede reciclar al 100%

y no perder sus cualidades, ¿no sabes tú eso ya?

Sí. Anda, cógelo, tíralo al contenedor.

Que me haces todo bien menos eso.

¿Cuántas eran de ensalada? A ver...

-Ensalada, ahí lo tienes. -Cuatro.

-Pues cuatro platos de ensalada.

Equipo azul, acaba de llegar un pedido, un pedido de postres.

Vale. Por favor, rápido, impecable todo.

Siete banana split, cuatro batidos de plátano de Canarias

y cinco plátanos de Canarias salteados con miel de Tenerife

y acabado con crumble.

-Toma. -Laura, ¿te pones con los batidos?

-Me tengo que poner con la ensalada.

-Me pongo yo con los batidos.

-Recoged, esto fuera ya. -Venga, esto fuera.

A ver, equipo rojo, equipo rojo,

último pedido. Rápido.

Seis bananas split,

cuatro granizados de plátano de Canarias

y seis helados de plátanos de Canarias con crumble.

-Oído, cocina. Tenéis 20 minutos

para sacar este pedido, ¡no quiero un fallo!

¡O.K.!

-La salsa, ponle mucha salsa.

Esto está listo, ¿eh?

Equipo azul, ¿tenemos el pedido terminado?

¿Puede salir? Sí, puede salir.

Camareros, por favor, adelante.

A ver qué opinas.

-Muy bien el aliño.

-Saladito. -Salado, bien.

-Se tiene que encargar ella del batido.

-Le estoy pelando plátanos para ir con trabajo adelantado.

-¿Tú qué quieres hacer? ¿Banana split o las...?

-No, el banana split lo hago yo, ponte tú con el salteado, ¿vale?

-Le pongo una galletita entera, ¿vale?

-¿Dos? ¿Así? Dos y una más.

-¿Una más? -Ya está, ya está.

Pongo caramelo por encima.

-Otro, va. -Aquí.

-Venga, corre, que no llegamos.

-Sí que llegamos. -Sí llegamos,

pero se derrite el helado. -Los helados se derriten,

los meto al frigo. Ponte con el crumble.

Yo no puedo ahora.

-Tres cubitos.

¡Y más azúcar!

-Laura, da igual que lo machaques,

porque se va a machacar, no lo cortes.

-Hay que cortarlo para hacerlo antes.

-Bueno, Laura, pierde tiempo.

Creo que Laura se da cuenta de que no llegamos,

pero como es tan chica lo hace a su ritmo.

Mételos enteros, es que te llevas media hora...

-Sí, sí, pero... -Llevas media hora con el cuchillo.

-Una cosa, esto no se puede tomar. -Pero lo quitas y lo pones.

-Jolín, pues vale.

¿Habéis probado la miel de Tenerife?

No. Pues es una de las mejores mieles

que hay en el mundo. Está espectacular, pruébala.

Laurita... ¡Ah!

A mí es que me encanta la miel, es supersana y hay que tomar mucha.

Mira, María. ¡Qué buena!

¿Lo sabíais o no lo sabíais?

No. Pues ya lo sabéis.

Está buenísima. Está superrica.

-No me sale. ¿Cuántos granizados eran, Martina?

-Cuatro. -Aquí tienes la comanda.

Es que esto montarlo a mano...

-Hay que correr, que queda poco.

¡Ah, por Dios! Se ha cortado.

María, se me ha cortado, voy a repetir, ¿vale?

La hago rápido. -¿La hago yo?

-Lo hago rápido, lo hago rápido. -Álvaro intenta trabajar solo

para ganarse más puntos, y yo quería ayudar

pero no me dejaba.

-Pues se está montando, ¿eh?

-¡Ah!

-Esto está destrozado.

Es que se deshace.

Me he llevado un disgusto bastante grande

con lo de la banana split porque se me deshacían los helados

pero también el equipo debería haber ayudado.

Lukas me ayudó un poco, pero es que Covadonga no me ayudó.

#Vamos a un hostal, me siento bien,

#me huele a primavera, merengue, Pachá.#

¿Cómo lleváis el tercer pedido? Cuéntame, ¿qué te pasa?

Pues que se está deshaciendo. Pues hazlo rápido, mételo en hielo,

toma, no sé, precauciones.

Poner helado en Canarias donde hace calor...

Porque, claro, esto está muy blando.

"Barrio Sésamo", los colores.

-No te rías porque estamos en crisis.

-¡Ay, qué cosquillas me hace, tío!

María. -¿Qué?

-¿Le quito la piel a las uvas? Para que no queden tropezones.

-Inténtalo, pero date prisa.

Mira, ahora mismo termino...

-Y me ayudas. -Y te ayudo.

Covadonga, ¿te has tomado alguna vez un granizado en un bol?

¿Dónde se toma un granizado?

En un vaso.

¡Pues cámbiamelo de sitio! Esto es para un helado.

Un granizado con una pajita, mono,

decoradito. Vale.

-Venga, María y Álvaro, que vosotros podéis.

-Oh... ¿Qué hacéis?

No me monta. A ver, anda.

Anda, anda...

Alvarito...

¿Para qué es? ¿Dónde lo pondrás? Con el banana split.

Y luego los tres sabores de helado. ¿Lo pones con manga pastelera?

Sí, con manga pastelera. Vete preparándote la manga.

Si no os ayudo, los postres no salen, rápido.

Por favor, esta nata está ya bien. Vale.

-Álvaro se ha equivocado en algunas cosas

y, cuando montaba la nata, se le he cortado y dije:

"¿La monto yo?" y me dijo que no.

Quiere hacerlo todo para que le den más puntos.

-¡Venga, uno, uno, Álvaro, toma!

¡Álvaro! -Espera, no puedo estar en todo,

ponlo aquí.

Los camareros ya están preparados para empezar

a sacar los platos. ¿Podemos sacarlos ya?

Algunos sí. Los que estén los sacamos,

cuida la decoración, que esté bonito, bien.

Vamos, bonito y bien.

¡Qué cuqui!

-¡Helado, toma! Ponle nata, corre, Martina.

-¡Oye, no dos abasto! ¿O.K.? -Banana split.

-¡No doy abasto!

Lo estoy dando todo. -No tenemos más nata. Toma, coge.

Martina se estresa con los helados porque están derretidos.

Covadonga ha pasado un poco y Martina y yo nos ocupamos más.

-Llevaos este, llevaos este. -Rápido, por favor, camareros.

Y no os caigáis a la hora de limpiar.

-¡Oh...! ¡Fresquito!

-Oye, ¿qué te ha parecido el plato?

-La verdad es que a mí me parece rico.

Oye, Martina, ¿qué te pasa?

El helado no ha salido bien. De esto tenéis que aprender,

la próxima vez una mise en place con bol de hielo

y el helado dentro que se quede duro.

Luego, montar todos los bananas split y, luego,

"Tac, tac, tac", bolas de helado a última hora.

¿Oído? Sí, oído.

Bueno, pues hala.

Bueno, está listo esto. ¿Te ayudo?

Era importante que trabajáramos

en equipo aunque nos valoraran individualmente.

Pero al final ha habido un poquito de descontrol.

¿Qué tal? Bien, emplatando ya.

Que sepáis que el equipo rojo ya ha sacado el postre.

Llamaré a los camareros, los comensales no pueden esperar.

Camareros, ¿podéis ir sacando los postres del equipo azul?

Cuando me toca en un equipo con Laura la cago,

menos mal que valoran individualmente.

Me han chivado que tiene mucho que ver con el plátano de Canarias.

Ahora tienes por delante un plátano guisado del equipo azul.

¿Qué te ha parecido? Probé los dos

y este me gustó más que el batido.

¿Si tuvieses que elegir un equipo? El azul.

Hola, chicos, ¿qué tal? ¿Qué tal la experiencia en cocinas?

Muy buena, es una delicia ver a los niños a tope.

Le habéis dado una inyección de ánimo y habéis destensado un poco

todo eso que pasa en cocinas que el ritmo es vertiginoso.

Habéis podido comer de los dos equipos,

tanto del rojo como del azul.

Impresiones. Yo me quedé encantado,

me ha sorprendido mucho después de estar en cocinas

y ver quiénes son esos enanos que están dándolo todo.

Ahora me estoy comiendo este plátano canario aquí...

Eso te iba a decir, hay que tener cuidado,

sois canariones y de esto entendéis mucho.

¿Lo han hecho bien o no? Con helado y que salga a tiempo

y que salga en buen estado es muy complicado,

así que yo encantado. ¿Rojo o azul?

Yo soy muy dulzón, me quedo con el rojo.

El rojo por aquí. Muchas gracias, chicos.

Limpiad, ya que no corrimos para cocinar, corremos para limpiar.

-Tú tampoco corriste. -Lo he sacado todo.

-Yo también muchas cosas y tuve el postre que nadie quería.

-¿Cuántos puntos crees que te llevarás?

-Espero que más de tres porque, si no, me voy.

-Yo espero también.

Antes de comenzar el veredicto, quiero daros una muy buena noticia

Turismo de Tenerife quiere recompensar

a los mejores aspirante por su esfuerzo y talento.

¡Hala! Y regala a los cuatro finalistas

de "Masterchef junior 3",

y a los dos acompañantes que ellos elijan,

un fantástico viaje a Tenerife con todos los gastos pagados.

(GRITA) Con la colaboración de Siam Park

y Loro Park. (GRITAN DE ALEGRÍA)

-Yo haré lo mejor que pueda hasta la final.

Me encantaría ir a Tenerife con todo pagado,

al hotel, me encantaría.

Ahora vamos con lo más difícil, el veredicto.

Primero haré una valoración general y luego iré uno por uno.

Ay, no por favor.

Equipo rojo, se nota que estamos en la recta final

y venís pisando fuerte.

Hoy he visto en cocinas ese nervio que tanto nos gusta

y que tanto echábamos de menos.

Habéis corrido para que las comandas salieran a tiempo,

como si fuese una cocina profesional,

y eso es lo que pedíamos.

Lukas, nos has sorprendido para bien.

Se ve que te hace falta que te echemos un buen rapapolvo

para que te pongas las pilas. Todo el rato en el cocinado

he pensando en las palabras que me dijo Jordi

y me he estado centrando y mandando poco a poco.

Hoy estabas en todos los sitios donde tenías que estar.

Desde el primer momento has cogido las riendas del equipo

y has sabido reaccionar a tiempo. Por ejemplo, metiendo los helados

en la nevera para que saliera como tenía que salir.

Y, lo más importante, te has entendido bien con Martina.

Juntos os habéis organizado a la perfección

para que no hubiera caos, eso sí,

no habéis sabido contagiarle ese espíritu a Covadonga.

Lukas me parece que está demostrando ser

un buen cocinero y Covadonga era "paso de todo".

Cova, hemos echado en falta la iniciativa de otras veces.

Estabas, no sé, cómo decirlo, como si tuvieses las pilas agotadas,

por eso has cometido algunos fallos.

Eso de rascar el filete empanado que se ha quedado

como si fuera una tostada... Pues no se hace así.

Te faltaba esa energía que es tan necesaria

en un servicio como este.

Reconozco que hoy he estado un poco a mi bola y de bajón

porque no tenía un buen día y,

entonces, no salió como yo quería especialmente.

Equipo rojo, vuestros postres han salido a tiempo,

ricos y sacando el mejor provecho al plátano de Canarias,

que es una fruta deliciosa.

Por cierto, quiero que sepáis que yo a los Reyes Magos

siempre les dejo un plátano, les encanta,

y te traen muchísimos regalos, muchos más.

Lo llevo haciendo toda la vida, o sea, que ya sabéis.

Equipo azul, lo vuestro ha sido un caos desde casi el principio.

Chicos, si en una cocina no hay comunicación

es imposible que ningún plato salga.

Además, tampoco escucháis.

Os he tenido que explicar cómo se hacía el sándwich tres veces.

¿Sabéis cómo llamo yo a eso? Perder el tiempo.

Bueno, no pasa nada. Álvaro, te has proclamado capitán,

a Laura la tenías frita, sin embargo,

tú has cometido más fallos que Laura y María juntas:

Estornudar sobre la lechuga, meter el corazón de la manzana

con las semillas en la ensalada, se ha cortado la nata dos veces,

te ha faltado poner el chocolate en el banana split. ¿Sigo?

Lo que quiero decir es que la culpa no es siempre de los demás,

admitir errores es el primer paso para aprender en las cocinas.

Yo hoy sí que me he visto bien cocinando y eso,

así que creo que me merezco los cuatro y los seis puntos.

Laura, te tratan como si no supieras cocinar.

Que te tomen en serio depende mucho de tu propia actitud.

Así que ponte las pilas.

Yo creo que a Laura la menosprecian un poquito porque,

al ser pequeña y tal, da imagen de que la va a fastidiar.

Pero creo que puede hacer mucho más porque

es muy buena cocinera. María, has querido poner

un poquito de orden en medio de tanto caos

y lo has conseguido pero a ratitos aunque, eso sí,

eres la que mejor ha trabajado de tu equipo.

Gracias.

Por su iniciativa y la energía que insufla al equipo,

quien se lleva cuatro puntos es... María.

María.

(APLAUDEN)

-Estoy un poco triste porque,

aunque haya tenido los cuatro puntos ahora,

sigo siendo la que tiene menos puntos.

Pero me voy a esforzar como no me he esforzado

nunca jamás de los jamases para conseguir muchos puntos

en la prueba de eliminación y no irme.

Por su trabajo y su tesón, quien se lleva tres puntos es...

Laura.

Por su trabajo, su organización y su autoexigencia,

el aspirante que se lleva cinco puntos es...

Lukas.

Martina. ¡Bien!

(Aplausos)

Con todo este subidón que tengo, voy a aprovechar un montón

para convertirlo en energía y poder llegar a la final.

¡Y ganar, claro! ¡Ganar!

¡Ganar!

Por su falta de energía y su pasividad,

el aspirante que se lleva dos puntos es...

Covadonga.

Álvaro, Lukas, entre vosotros dos el que mejor ha cocinado hoy,

y también el que se ha quedado sin capacidad de reacción.

Los seis puntos son para... Lukas.

Lukas.

(Aplausos)

Álvaro, tú hoy estabas más concentrado

en regañar a los demás que en hacer bien las cosas,

por eso te llevas un punto.

No estoy enfadado pero yo creía que mi trabajo sí que estaba bien.

Yo no he hecho de capitán, pero a mí me han preguntado

cómo se hacían las cosas, entonces yo le decía,

pero yo no he dicho: "Tú, limpia eso o te mato". No.

Equipos, pensamos que hoy

os habéis puesto las pilas más que nunca,

se nota vuestra evolución y vuestras ganas de aprender

y eso es lo más importante.

Por eso creemos que estando en esta tierra tan maravillosa

no podemos dejar de conocer una finca de plátanos de Canarias

situada al norte de la isla. ¡Qué bueno!

-¡Qué chulo! Pero eso no es todo,

además visitaréis el observatorio astronómico del Teide

a 2300 metros sobre el nivel de mar.

¿Queréis ir o no?

(TODOS) ¡Sí, Eva!

Pues aquí tengo conmigo estas mochilas que os regala

Turismo de Tenerife donde tenéis todo lo necesario

para disfrutar de la naturaleza de esta isla.

¿Las queréis o no?

¡Sí, Eva! Pues venga, venid a por ellas.

Me encanta que nos vayan a llevar a una finca

llena de plátanos. Y también me hace super ilusión

ir al observatorio de al lado del Teide a 1500 ms.

Ahí seguro que no hay oxígeno.

Nuestros aspirantes disfrutan aprendiendo todo

sobre el plátano de Canarias, el único del mundo

que ha conseguido el reconocimiento europeo

de indicación geográfica protegida.

¿Cuántos árboles creen que hay aquí?

500.

Tú. -937.

No hay ni un árbol.

Son hierbas gigantes.

Yo no sabía que los plataneros eran hierbas gordas y grandes.

Yo pensaba que eran árboles, palmeras.

¿Quieren saber por qué

los plátanos de Canarias son únicos?

Los plátanos aquí están madurando más de 6 meses.

Sin embargo las bananas de otro sitio en 3 meses

salen ya las bananas y están listas.

Es comida rápida. Y esta es la comida hecha

con cariñito, con cuidado. -La comida de la abuela.

Ah, ahí está.

Qué bonito.

¡Qué bueno!

¿Están buenos? -¡Muy bueno!

A mí me gustan mucho los plátanos.

Y ahora que he probado estos de Canarias

me los voy a comer todos los días,

pero sólo los de Canarias.

A nuestros aspirantes aún les queda energía

para visitar uno de los mejores observatorios del mundo,

el Observatorio Astronómico del Teide.

Hola. -Hola, buenas noches.

Qué sorpresa teneros aquí.

A mí me encanta mirar las estrellas y mirar el cielo.

Ya con mi abuela tenemos un telescopio

y miramos por la noche. Pero ahora uno más grande

y el más grande del mundo, pues me encanta mucho más.

¡Ostras!

¡Cómo mola!

¡Veo cosas raras!

Era como estar en la Luna pisándola y que se movía.

¡Ay, soy Godzilla!

Nuestros aspirantes regresan a las cocinas para vivir

uno de los momentos más emocionantes

desde que llegaron.

Ellos todavía no lo saben, pero ya tenemos a los dos

primeros finalistas de "Masterchef Junior III".

¡Oh!

¿Y esta cocina? -Está al revés.

María, estoy nerviosa. -Yo también.

Ay, yo también, muchísimo.

Buenas noches, aspirantes.

Muy atentos, dos de vosotros ya estáis en la final

de la próxima semana de "Masterchef Junior III".

Los dos aspirantes que han conseguido

el mayor número de puntos, ocho, y que por tanto pasan

directamente a la gran final son...

Martina y Covadonga.

(Aplausos)

¡Ay! -¡Ay, madre!

Y siempre había soñado con esto.

Y además me voy a Tenerife.

Finalistas, disfrutad mucho de este momento

porque os lo habéis merecido.

¿Preparadas? Sí.

¡A la galería!

Hay Covadonga para un rato.

Porque yo quiero ganar y entonces voy a sacar

una fuerza y una energía que va a reventar

todas las cocinas de "Masterchef".

Ya llevo tres veces en la galería.

Yo dos. -Yo tres.

Álvaro, María, Laura y Lukas.

Sólo quedan dos billetes para la final.

Yo quiero el billete para la final

porque lo voy a conseguir sí o sí.

Os los vais a jugar en un reto muy complicado.

Ah.

Un reto al que sólo se han enfrentado

los aspirantes sénior.

¿Pero esto qué es? Puede ser cualquier cosa

que hayan hecho los mayores.

Entonces estoy nervioso

porque no sé qué nos puede tocar.

¿Quién cocinará "alante"?

(CANTA) Qué pasará, qué misterios habrá,

una caja misteriosa.

Aspirantes, cuatro cajas y cuatro cocinas.

Pero sólo dos de vosotros pasaréis a la final.

Mira cómo tengo la piel. -Y yo de gallina.

Uno de los billetes de la final quiero que sea mío.

¡Lo quiero, lo quiero, lo quiero!

Vuestra labor en este último reto

no está al alcance de todos.

Vais a cocinar, pero lo haréis siendo la sombra

de un maestro para todos.

Ay, Dios.

Es el padre de la cocina vasca

y uno de los mejores cocineros del mundo.

Por lo que está diciendo sólo puede ser

o Martín Berasategui o Pedro Subijana.

Desde el Restaurante Akelarre en San Sebastián

con tres Estrellas Michelín, don Pedro Subijana.

¡Subijana!

(Aplausos)

Ese bigote sólo es de Pedro Subijana,

uno de los grandes.

Vosotros, vosotros, a vosotros.

Me he emocionado porque que esté Pedro Subijana

en las cocinas ha sido... ¡oh!

Pedro Subijana en la tele parece supermajo.

A ver si es en la vida real.

Bienvenido, Pedro. ¿Qué te parece este elenco

de futuras estrellas de la cocina?

Me parece que desde tan pequeñitos tener

tanta constancia, tanta formalidad,

aprender tan rápido y hacer la evolución que han hecho,

pues vamos, fantástico.

Don Pedro, has dado clases

de Tecnología de la Cocina en San Sebastián,

miembro del Instituto Vasco de Nuevas Profesiones,

en Euro-Toques y ahora también

asesor en el Basque Culinary Center.

¿Por qué es tan importante para ti la enseñanza?

Porque es la base de un país,

en nuestra profesión y en cualquier otra.

Cuando se da una buena formación a todos en general

el país puede progresar muchísimo.

Y detrás de cada líder puede ir un montón de gente

bien formada a cualquier parte.

Bueno, Pedro, esta noche estos cuatro aspirantes

están deseando saber qué van a cocinar.

¿Desvelamos qué hay dentro de esas cajas?

Algo muy navideño.

Cordero, cordero. -Cordero.

Pavo relleno.

Aspirantes, a la de tres quiero que levantéis la caja.

Uno,

dos

y tres.

¡Oh!

¿Qué es esto?

Cordero, ¿no?

Que va a ser cordero, es pollo.

Es pollo. -Es pollo.

Cuando he abierto la caja y he visto todos

los ingredientes he pensado: "Qué plato tan difícil

vamos a tener que hacer."

En la caja tenéis manteca de cerdo, pan,

vinagre de sidra, una cabeza de ajos,

cebolla roja, zanahorias, castañas, puerro, apio,

bouquet garní, que es un atadillo

de hierbas aromáticas.

También tenéis coñac, vino blanco, oporto,

terrina de foie, limón, patata, tabasco,

aceite para freír y lo más importante: pato.

¿Pato? -¿Pato?

¡Cuac! ¡Cuac!

Pato. -Pato.

Conocía varios ingredientes de la caja.

Sé lo que es un pato, sé lo que es una patata.

Y el bouquet es un ramo de flores de novia.

Estos ingredientes son los que se utilizan

para hacer esta magia.

Un plato muy de estas fechas.

Pato barberí con castañas y nube de patata.

¿Cómo se hace eso?

Es que yo no quiero que me salga un churro.

El pato barberí debe ser un pato así de grande.

Aspirantes, no os preocupéis por la dificultad.

Porque vais a tener al mejor profesor.

El mismo Pedro Subijana va a enseñaros cómo hacerlo.

¿Eh? ¡Ah! Pero no lo hará con consejos,

sino cocinando al mismo tiempo que vosotros.

¿Al mismo tiempo?

En realidad vosotros al mismo tiempo que él,

si podéis.

No.

En este cocinado hay que estar super avispado.

Porque te pierdes un paso que hace Pedro y estás muerto.

Esto es como si estuvierais tocando en un concierto.

Vosotros sois los músicos y tenéis que seguir

al director de orquesta.

Mucha atención a cada paso y al ritmo de cada elaboración.

Tened los instrumentos bien afinados,

porque quien se pierda lo pasará muy mal.

¡Señor!

Yo soy capaz de hacer un plato

tanto de Pedro Subijana como de Jordi Roca,

porque voy a estar en la final de "Masterchef Junior".

En este reto no hay tiempo.

Menos mal. -Ah, va.

El ritmo lo va a marcar el maestro Subijana.

Pero no valen preguntas ni interrupciones.

Cuando él termine os dejaremos un minuto para emplatar.

Don Pedro, ¿está el director de orquesta preparado?

Listo. Pues cuando quieras, por favor.

Allá vamos.

Tengo todo preparado para seguir al director de orquesta.

Así que lo voy a hacer todo superbien.

No vayas muy rápido.

No, va bien. -Que yo me pierdo pronto.

¿Estáis preparados? ¡Sí, chef!

El tiempo para cocinar

comienza en tres, dos, uno, ya.

Primero que tenemos que hacer: sacar la cazuela.

La cazuela, encender el fuego.

Vamos a sazonar con sal y con pimienta.

Por todas partes, por arriba, por debajo...

Venga, chicos.

Cogéis la manteca y untáis cada uno de los trozos.

¿Cuál es la manteca?

Y los vais colocando en la cazuela.

Bien "sobaos".

Mirad bien los trocitos, porque tienen que dorarse,

pero no tienen que quemarse.

En este momento lo más importante de todo

es mimar mucho la pechuga, porque la pechuga

es la que menos tiempo va a estar cociendo.

María, ¿esto se mete ya? -¿Qué?

¿Esto se mete ya? -Hace un rato.

Yo la he metido con todo.

¿Tenéis un color bonito ya? -Sí.

¿En todos los trozos?

Pues venga, lo metéis al horno 15 minutos.

Mientras se doran

vamos a preparar las verduras en mirepoix.

La mirepoix es una combinación

de verduras cortadas en pequeños dados.

Y al agacharme pues sonó un "crujgh".

He fingido como que no ha pasado nada.

Porque yo llego a la final con pantalón roto

o sin pantalón roto,

como si tengo que ir a secas, sin pantalón.

Cebolla, zanahoria, puerro, un par de dientes de ajos.

Eso está muy bien. Si cortas la zanahoria

primero a lo largo, no te rueda

y tiene menos riesgo de cortarte los dedos.

Lo estáis haciendo muy bien.

Vais a coger el pan duro y vais a frotarlo

con un diente de ajo pelado, para darle gusto.

Qué bueno. -Ay, qué rico está eso.

¿Qué tal va vuestra cazuela de pato?

Bien. -Bien.

A ver si está doradito.

Cuidado de no quemaros, ¿eh?

Coged la cazuela con el trapo bien doblado.

Lo dobláis en una, en dos y en tres para no quemaros.

Qué bien huele, chicos.

Y el último toquecito de la pechuga,

con la pechuga hacia abajo.

¡Ah!

El problema ha sido que se me ha olvidado

ponerme la protección. La cazuela estaba muy caliente

y entonces al moverlo me he quemado.

¿Vosotros tenéis la pechuga así de doradita, del pato?

Sí. -¿Está así de doradita?

¿Te has quemado?

Venga, Laura.

Venga, campeona, vamos.

Ya la podéis sacar y colocarla en la bandeja.

Y la tapáis, bien tapadita.

Cuando he visto la carita de Laura, que se ha quemado,

no me he podido quedar con los brazos cruzados, ¿no?

La tenía que ayudar porque si no, no podía seguir.

Vamos, Laurita. Vamos, muy bien, Laura.

Venga, Lauri, que tú puedes. ¡Vamos!

¿Qué habéis hecho? -Quitar la pechuga grande

de la cazuela y enrollarla con papel albal.

Se la he quitado yo. -Te la quitado Lukas.

Vale, gracias, Lukas.

Laura, no te preocupes. Ya sabes que todos

los cocineros nos hemos quemado y nos hemos cortado.

Tú tranquilamente.

Laura, ¿puedes seguir cocinando?

Sí.

Es una campeona, ¿eh? Tiene coraje.

Tiene coraje. No tira la toalla.

Yo creo que se ha quemado

porque era mucha tela para ella.

Era un plato complicado para mí,

entonces era complicado para ella también.

Y ahora vamos a conseguir hacer un bonita salsa

con todos los huesos del pato, pero también al mismo tiempo

vamos a guisar ahí dentro

todas las partes del pato que son más duras.

Tenemos los cuartos de limón, que los metemos enteros.

Y el pan que hemos frotado con ajo.

¿Habéis frotado con ajo el pan? -Sí.

Tenemos estas castañas en la bandejita.

Las vamos a poner con una gotita de aceite.

Ay...

Otra gotita de coñac.

Enciende, ¿puedes? -No.

Y otra gotita de oporto.

Gracias, Lukas.

Vamos, Laura, campeona. -Venga.

Y esto lo vamos a meter al horno.

Ayudando Lukas.

Eso que está haciendo Lukas es una cosa muy bonita

que hay que verla siempre con buenos ojos,

es el echar una mano al vecino, al compañero,

aun cuando estés en competencia, no importa.

Lo que ha hecho Lukas ha sido un detallazo,

que yo no puedo seguir a un maestro

como Pedro Subijana sólo con una mano.

Pero sin pasarse, ¿eh? -¡Ah!

Venga, Laura, aguanta un poco. Laurita.

¿Qué pasa, no puedes cocinar?

Me pica mucho, me escuece. No te preocupes.

Porque lo que tienes que demostrar

ya lo has demostrado.

Vamos.

Laurita.

Te está doliendo mucho cuando estás trabajando.

Pues te quedas aquí con nosotros mejor.

Que sepas que eres la primera que se viene con los jueces

de todos los "Masterchef" que ha habido.

¿Cómo va vuestra cazuela?

Bien. -¿Bien?

Vamos a echar como así de coñac.

¿Ya estás mejor?

Ahora vamos a pelar las patatas, ¿eh?

Y ahora estas patatas las vamos a licuar.

La patata la cortamos en varios trozos.

Le damos marcha.

No sale.

Grifo hacia afuera.

El bol, dame el bol. -¿Qué bol?

El bol para ponerlo, el líquido.

Ah, el bol, el bol. Gracias.

Ahora.

Me ha parecido muy bien que Lukas ayudara a Laura.

Y no sólo a Laura, también ha habido un momento

con las patatas que me ha ayudado un poco.

¿Te gustaría subir conmigo ahí arriba con tus amigas?

Pues vamos.

¿Las castañas tenéis ya?

¿Qué tal estáis aquí?

-Bien. ¿Sí?

Ahora. -Qué ricas están las castañas.

Sí, ¿no?

Las guardáis así tapaditas y calientes.

Ahora va siendo momento de echarle un poco de agua

al fondo de la salsa.

¿Todo o poco a poco? -Todo, todo.

Está hecho ya casi todo. Esto está ya casi hecho.

Ahora vamos a hacer la nube de patata.

Ponéis una sartén al cuatro.

Y entonces vamos a coger el tabasco y le vamos a echar

dos gotitas al zumo de la patata.

En el fondo hay fécula. -Sí.

Arriba está el líquido.

Hay que estar revolviéndolo cuando lo vamos a utilizar

porque en el fondo siempre se va a hacer el depósito ese.

Pero además enseguida.

Vamos a colar y conseguimos ya tenerlo listo y limpio.

Esto es un clásico de Pedro Subijana,

esa que llamaba patata gelatina al dente.

Esto es patata licuada, tienes el agua, la fécula.

El agua se va evaporando, se queda la fécula hecha.

Y ahora lo fríe y es una patata frita.

Lo ha tuneado con una gota de tabasco para que te recuerde

a una patata brava y te de un picante.

Una cosa extraordinaria.

Es una guarnición muy divertida sólo elaborada con patata.

Ahora tenéis que pintar el fondo de la sartén.

Tenéis que procurar repartir bien.

Se queda "pegao".

Yo quiero que en la final estén María o Martina.

Porque no quiero que sean el chico y la chica.

Porque eso pasó de moda hace un año.

Vamos a sacar los muslos de la salsa.

Sí. -Y los alerones.

La salsa ya está para pasarla.

¡Ay, por favor, cómo pesa!

Que me pesa muchísimo.

Seguir a Pedro Subijana ha sido complicado.

No sabía dónde colar, quitar, me he liado un poquito.

Pero al final ya he... ¡piu!

No se me seca la teja entera.

-¿Habéis sacado la teja de la sartén?

-Mi teja ya está. -Sí. Vas muy bien.

Ahí, ahí, ahí. -María, muy bien.

-Qué buena la de María.

-Tienes que echarla en el aceite y sacarla.

Corre. Rápido, rápido. Rápido.

Ya está, ya está. Papel, papel.

Muy bien. Meter transparente y sacar.

¿Qué nos queda? Terminamos de hacer el fondo.

Lo vamos a sazonar con un poquito de foie.

Tú no sazonas con cualquier cosa. Claro.

Ya está. Y le pones bien de foie.

Sí. Don Pedro, ¿cuánto tiempo

de elaboración nos queda? Nos quedan diez minutos.

-Me gustaría enfrentarme en el Reto Final con Lukas,

porque quiero una final con mucho nivel.

-Ahora vamos a quitarle el hueso a los muslitos. Tenéis el muslo.

Que ya se habrá templado, ya no quemará.

Aspirantes, ¿habéis escuchado al maestro?

Creo que vais un pasito perdidos. No.

Y es muy importante. Tenéis que coger el muslo

por la parte final.

Vais a buscar el hueso con la puntilla.

Una vez que encontréis el hueso, le rascáis por un lado

y por el otro y le cortáis así toda la vuelta,

para poderlo soltar.

Y vais de esa esquina a la otra esquina,

que veis la otra punta del hueso.

-El peor momento ha sido deshuesar el muslito,

porque se resistía. He cortado por la mitad y listo.

-Ahora vamos con la pechuga.

Tened en cuenta que la pechuga de pato es muy plana.

Y tenéis que seguir el hueso de la pechuga

del medio a un lado y del medio al otro lado.

Pero en la parte de aquí tenéis una horquilla,

es un hueso así, que tenéis que rozarlo por encima.

-¿Cómo tiene que quedar, más o menos?

-No lo sé. Nunca lo he hecho.

-De forma que tenéis la pechuga sin hueso.

-El pollo lo deshuesaba como Sally.

-¡Oh! Lo hice.

-La salsa, una vez que está terminada y a punto...

-La mía no está. -Cuando tenéis que ligar una salsa,

porque se ha quedado muy líquida,

no conseguís la consistencia adecuada,

hay una fórmula, el beurre manié,

que es mantequilla y harina en crudo.

Es lo que vosotros tenéis ahí ya hecho, en esa bolita.

Si veis que está un poco ligera vuestra salsa,

cogéis unas puntitas nada más y le añadís a la salsa.

-Ah, sí, sí. Mucho mejor ahora.

-Qué bien huele, ¿no? -Esta salsa tiene

una consistencia que napa, quiere decir

que cuando caiga sobre la carne, va a quedar un poquito encima.

-¿Y tiene espuma? No se puede preguntar.

En el cole, soy un preguntón.

Y aquí he hecho lo mismo. Con eso, no mata, ¿no?

-Y ahora, hay que terminar de volver a pasar esta salsa.

-Yo eso lo haga encantada. Tú sí, ¿no?

Atención, aspirantes.

El maestro Subijana está empezando a emplatar.

La pechuga, vais a cortar así a lo largo, muy finito.

La primera vais a desecharla, porque va a ser todo piel.

Y aquí, lo mismo. En el caso de la pata,

el primer filetito no lo ponemos, porque tiene más piel, más grasa.

Bueno, ahí está.

Vamos a salsear solo la pata.

La pechuga la vamos a dejar limpia.

Y luego, la nube de patata se la ponemos

casi tapando todo el plato.

Vamos, Laurita. Me voy abajo

Bueno, don Pedro, tenemos el plato ya.

Esto está terminado. Pues, aspirantes,

tenéis un minuto para emplatar. Y el tiempo comienza ya.

Cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba. ¡La teja!

-La verdad, no sé quién va a pasar a la final,

pero yo he hecho todo lo posible para ser uno de ellos.

Si estas navidades quieres sorprender a tu familia y amigos

con deliciosos platos, entra en la "Escuela MasterChef",

escuela online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender a cocinar grandes recetas.

Una vez completes el curso, podrás obtener tu diploma.

Ya lo sabes. Estas navidades regala la "Escuela MasterChef".

Bueno, aspirantes. Ahora nuestro director de orquesta,

el chef Pedro Subijana, junto con nuestro jurado,

pasarán a ver vuestras elaboraciones.

¿Y Laura cuándo lo hace?

Vamos a ver, Álvaro.

Aquí tienes tu plato.

Bueno, don Pedro, ¿cómo lo ves? Veo que tienen mérito,

porque yo a esa edad no sabía hacer ni la mitad de la mitad.

Yo creo que has puesto todos los elementos.

La nubecita tenía que ir encima,

pero no pasa nada por eso. No para nada por eso.

Bastante mérito habéis tenido de seguir el ritmo,

de hacer todas los pasos para llegar hasta el final.

-Cocinar con Pedro Subijana enfrente dándote las indicaciones,

daba un poco de impresión.

Entonces, ha sido un poco... ¡guau!

-María, ¿qué tal?

-Se me ha olvidado la nube. -Pues ponla así, mujer.

Yo no lo he visto. Tú no has visto nada.

-Gracias. Ha tenido piedad y me ha puesto

la nube en el plato. Porque si no, hubiera muerto.

¡Te quiero, Pedro! ¡Gracias, gracias!

Ha puesto la salsa aparte. La ha puesto en una jarrita

para que el cliente se sirva. Vamos a ver a Lukas.

Lukas, ¿el plato qué tal? ¿Te ha salido bien?

Sí, ¿no? -Pero es que le he puesto salsa.

-A la pechuga. Bueno, no pasa nada.

No pasa nada. Si está buena la pechuga y buena la salsa...

¿Está buena? Pues ya está. Muy bien.

-Estoy preocupado con mi salsa,

porque la de mis compañeros estaba mucho más espesa

y la mía me ha quedado bastante más líquida.

Don Pedro, ¿tienen futuro en la cocina?

Tienen futuro en la vida. Se dediquen a la cocina,

o se dediquen a lo que se dediquen,

porque tienen una actitud fantástica,

tienen garra y mucha ilusión y ponen coraje.

Además, son muy buenos compañeros.

En lugar de decir quién es el mejor...

Eso déjalo para nosotros. Eso lo dejo para otros,

porque yo no quiero saber nada.

Quisiera que viniesen aquí los tres,

más la cuarta, que también ha sido encantadora

y que lo ha hecho fenomenal, hasta que, como todos,

alguna vez nos hemos quemado.

O sea, que me gustaría que os acercaseis aquí.

Laura, baja. Tú también, cariño.

Yo os he traído un delantal de Aquelarre

y os quiero regalar uno a cada uno.

Cuando hayáis terminado el concurso,

porque tenéis que llevar el de "MasterChef,

podéis usar en vuestra casa este.

-¡Hala! -¡Cómo mola! Y lo llevan

los cocineros de ese superrestaurante.

¡Y lo tengo yo! ¡Ah!

-A ver. Vamos a empezar por ti.

Porque te has quemado y querías continuar.

Este para ti, que te has portado muy bien y lo has hecho bien.

Otro delantal. -¡Huy, pinchas!

-¿Pincho? (RÍEN)

-Has hecho un trabajo muy bueno

y tienes mucho futuro en la vida.

-No pincha. -Me ha pinchado.

El bigote es muy guay. Pero pinchar, pincha un rato.

-Es suave. Pedro, tú mismo lo has dicho.

No quieres responsabilidades en cuanto a elegir

a los dos finalistas ni nada. Así que te dejamos libre.

La parte dura para ellos. Muchas gracias por tu visita.

Oye, Lukas, tienes razón. Pincha, eh.

Sí. Muchas gracias, Pedro. Vuelve cuando quieras.

Gracias. (APLAUDEN)

A mí no me ha parecido que pinche.

A mí me ha parecido suave como un osito.

Aspirantes, el jurado ha visto vuestras creaciones.

Pero ahora llega lo más importante, catarlas.

Así que empezamos ya.

Lo vamos a hacer por Lukas. adelante.

(Aplausos)

No pasa nada, que seguro que está muy bien.

-¡Vamos, Lukas! -Vamos.

Lukas, ¿qué te pasa?

Me ha salido mal.

Cuéntanos qué te pasa. ¿Por qué piensas eso?

Porque la salsa se ha cortado.

En este programa, empezamos que yo te di cañita por tu actitud.

En la prueba por equipos, tu actitud mejoró mucho.

Y en esta prueba, tu actitud ha sido ejemplar.

Porque has seguido los pasos como Dios manda.

Porque has sido compañero y solidario sin pedir nada.

Eres un crack, amigo. ¿Vale?

¡Hum!

Lukas, tu plato está bueno.

Lo único es que has echado la parte más grasienta de la salsa.

Y se te ha quedado abajo en tu olla

toda la parte buena de la salsa,

que es la que hay que pasar por el chino.

Pero no está cortada. Tú salsa está muy rica.

De haberlo colado entero, solo tienes que quitar la grasa

y tenías un buen jugo. Date cuenta que a veces

los pequeños errores, porque es minúsculo,

pueden tener consecuencias grandes.

Pero todo lo que has hecho, está bien hecho.

Pero esos errores habrá que ver si son

lo suficientemente importantes y grandes, en función

de lo que hagan sus compañeros. Es una semifinal.

Para mí, pasar a la final es muy importante.

Y por eso me he emocionado un poco.

María, vamos a ver qué has hecho tú.

Venga, Mary. -Venga, María.

¿Cómo lo has pasado haciéndolo?

Por una parte, superguay seguir a ese ídolo de la cocina.

Pero por otra, un poco complicado.

¡Hum! Esto me lo voy a comer entero.

Está buenísimo. Y, además, lo has hecho la que mejor,

la primera. Está entera, doradita y muy bien.

Y esa salsita, ¿por qué no la has echado

como ha hecho don Pedro? Porque cada uno tiene sus gustos.

Igual a alguien le gusta con más salsa o con menos.

¿Está mal?

Bueno. Esta salsita está un poquito...

Está demasiado ligada, demasiado reducida

y demasiado producto para que se quede demasiado gorda.

Aun así, el pato tiene buena pinta.

Lo has cortado un poco más gordo.

Me quedo más con la manera de cortarlo de Lukas.

Vamos a ver, María. ¿Cómo lo ves? Bien.

¿No lo ves un poquito crudo?

Has metido el pato en el horno un poco más tarde que el maestro

y lo has sacado a la vez.

Te ha quedado un puntito por debajo de cocción.

Y lo que dice Pepe. La salsa, la ligazón

era un poquito, demasiada ligazón.

Tiene mucho mérito con algún defectillo,

pero tiene mucho mérito. Gracias.

Cuando hacemos pato en mi casa, la salsa es espesita, no líquida.

Entonces, para mí hoy ha salido

como tiene que quedar. Para mí, espesita.

Álvaro, es tu turno.

¿Cómo ves el pato? Un poquito crudo.

¿Te apetece? No.

¿Por qué? Porque... No sé. No...

No. Lógicamente, mira, cuando la piel del pato

está tan blanquita, en la boca seguro que comerlo

es complicado. Vale.

Tenemos el corte del plato. Él lo ha hecho de otra forma.

Y lo complicado, es que te ha quedado muy crudo.

Y si la teja, que es crujiente, tú la pones debajo y la salseas,

claro, se queda que pierde el crujiente y pierde la gracia.

¿Qué ocurre? Que la salsa está muy bien hecha,

porque sabes hacerla bien.

Te he visto cuando lo del pollo a la andaluza, a la sevillana.

Ese fondo lo tienes bien cogido. Ahí aparece.

Lástima que el resto del pato no esté a la altura.

Vale.

Yo pensaba que el pato no estaba crudo.

No sé. Puede que le faltase un poco de cocción,

pero ya está. No ha sido grave.

Laura, cariño, baja, porque tú también tienes

que someterte al veredicto de los jueces.

Guapa.

-Ven aquí.

Aspirantes, ahí arriba ya hay dos finalistas.

Queda saber el nombre de los otros dos.

Para eso, nuestro jurado tiene que deliberar.

Así que, por favor, jueces, adelante.

Me voy a ir yo.

-Que vienen, que vienen.

Aspirantes, este reto era muy complicado para vosotros

por muchísimos motivos.

El más importante, es que teníais delante a un monstruo de la cocina

como Pedro Subijana y seguir a este chef es muy difícil.

Aspirantes, yo estoy muy contento con todos vosotros.

Era una prueba muy compleja.

No os habéis rendido en ningún momento

y eso es lo más importante. Lo único malo es que esto es

una competición y algunos lo han hecho mejor que otros.

Laura, eres la aspirante más pequeña en llegar tan lejos

en "MasterChef Junior".

Hoy, simplemente, has tenido mala suerte.

Y como gran cocinera que eres, has sufrido los gajes del oficio.

Créenos que lo sentimos mucho.

Pero estas cosas, a veces,

pasan en las cocinas profesionales también.

Para nosotros, eres una campeona.

(APLAUDEN)

Álvaro, María y Lukas.

Este jurado está muy orgulloso de vosotros.

Enhorabuena a los tres por vuestros platos.

Pero ya sabéis que solo podemos elegir dos.

El tercer finalista de esta edición

de "MasterChef Junior" es...

Lukas. (APLAUDEN)

Pasar para mí a la final es mucho.

Que llevo aguantando tanto, que haya aprendido tanto.

El cuarto y último finalista

de "MasterChef Junior III"

es...

¡María! (APLAUDEN)

Lo siento. -Da igual.

-Me ha costado muchísimo llegar hasta aquí.

Ahora, quiero ganar con todas mis fuerzas.

Lo voy a desear mucho mucho mucho.

Álvaro y Laura, enhorabuena a vosotros también.

Habéis sido unos grandes cocineros y unos grandes compañeros.

Señorita, felicidades. Gracias.

Ha sido un sueño llegar hasta aquí.

Yo creía que a la primera semana o a la segunda, me echaban.

Y he llegado hasta la semifinal y yo ya me siento ganador.

¿Estás contenta?

Yo estoy muy triste por no haber seguido estando

en las cocinas de "MasterChef" y no haber llegado a la final.

Álvaro, Laurita, habéis llegado tan lejos.

Os habéis quedado solo a las puertas de la final.

Pero tenéis que pensar que sois unos privilegiados.

Habéis pasado el casting, las pruebas,

habéis llegado lejísimos. Y todo esto tiene un premio.

Bueno, tiene un montón de premios.

El primero, un maravilloso set de pequeños electrodomésticos

que os traen nuestro patrocinador de electrodomésticos.

Ahí vais a poder seguir cocinando en casa todo lo que queráis.

Y a ti, que te tengo cerquita, paisano,

supongo que me invitarás a comer. Cuando quieras.

También tengo el regalo estrella de las navidades.

Ya sabéis cuál es, ¿verdad?

El juego de mesa de "MasterChef Junior".

Con este, podréis demostrar a todos

que sois los que más sabéis de cocina del mundo.

Además, os lleváis a casa todos los juguetes

que están bajo el árbol. Pues eso es para vosotros también.

Pero esto no ha terminado.

Quiero que ese talento que tenéis para la cocina,

lo aprovechéis al máximo.

Y para eso, qué mejor de seis meses de acceso ilimitado

a los cursos de la "Escuela online de MasterChef".

Y por último, ¿qué nos habrá dejado nuestro supermercado patrocinador?

Hay un regalo más pequeño y otro más grande.

Supongo que el más grande será para el más grande

y el más pequeño, para el más pequeño.

Ah, vale. Ay, no. Aquí nada es lo que parece.

Álvaro, este es el tuyo.

Qué guay. Una tablet.

Me voy. Pero ha sido la experiencia más bonito que he vivido.

Si yo sé que me puedo volver a presentar,

lo hago desde el minuto uno.

¿Qué es esto? Una...

Sí, sí. Una tele. Una tele.

-Qué morro. Una tele más grande que ella.

¿Qué vas a ver en esta tele? Pues "MasterChef".

Siempre llevaré a "MasterChef Junior" en mi corazón.

Laura y Álvaro han luchado hasta el final.

Por eso, saben que todo lo que han vivido

y los amigos que se llevan son para siempre.

Ahora nos preparamos para vivir una final espectacular,

protagonizada por cuatro estrellas de la cocina:

Martina, María, Lukas y Covadonga.

Os deseo una muy feliz entrada en el año nuevo.

Y os espero aquí la semana que viene para conocer

al nuevo MasterChef Junior España.

Mientras, pónganle... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

¡Feliz año nuevo! ¡Feliz año!

¡Feliz año a todos! ¡Feliz año!

Bienvenidos a la final de "MasterChef Junior III".

Qué guay. El aspirante que haga

la mejor elaboración será el primer finalista

del Gran Duelo de "MasterChef Junior III".

¡No saltes, no saltes! ¡Loco!

Aspirantes, bienvenidos a un lugar donde nunca antes

había entrado un programa de televisión.

Venga, concentración. El prestigio de este jurado

y de "MasterChef Junior" están en juego.

¡Vamos, corre! David Muñoz.

¡Hum! Huele rico.

El sueño casi lo podéis tocar con la yema de vuestros dedos.

Me parece absolutamente mágico que una persona de tu edad

sea capaz de hacer un plato así.

El aspirante que se lleva este trofeo

que le acredita como nuevo MasterChef Junior España es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5 - 29/12/15

MasterChef Junior 3 - Programa 5 - 29/12/15

29 dic 2015

Llega la semifinal de MasterChef Junior. Seis aspirantes entrarán a las cocinas dispuestos a conseguir el pase a la gran final del talent culinario más seguido de la televisión. Para empezar, el jurado propondrá a los aspirantes un pequeño juego: elaborar ristras de embutidos. La pareja que gane tendrá una ventaja en el cocinado. El chef Toño Pérez, del restaurante Atrio (dos estrellas Michelin), les descubrirá todos los secretos que un profesional debe conocer del cerdo. Además, el cantante Abraham Mateo visitará a los aspirantes para darles una gran sorpresa.
Después de tanto trabajo, los aspirantes obtendrán una recompensa. Viajarán hasta Adeje, al sur de la isla de Tenerife, donde se encuentra Siam Park, el mejor parque acuático del mundo. Uno de sus restaurantes más exóticos necesitará la ayuda de los aspirantes en pleno servicio. Tendrán que concentrarse y trabajar en equipo para ofrecer la comanda en 30 minutos. Los dos mejores de la prueba serán proclamados finalistas de la tercera edición de MasterChef Junior.
Los últimos billetes a la final serán para los dos aspirantes que brillen cocinando en una de las pruebas más duras de MasterChef. No todos los adultos han superado esta prueba: cocinar pato barberie asado al mismo tiempo que el padre de la cocina vasca, Pedro Subijana (tres estrellas Michelin).

ver más sobre "MasterChef Junior 3 - Programa 5 - 29/12/15" ver menos sobre "MasterChef Junior 3 - Programa 5 - 29/12/15"

Los últimos 142 programas de MasterChef Junior 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Eva

    Siempre que un niño se ha cortado o quemado les han dado otra oportunidad o más tiempo, no es justo que a Laura no se le haya dado nada... Igualmente Lukas el mejor!

    15 ago 2016
  2. carmen gomez dorado

    Me gustaría participar en mascheste junior y contactar con los que no han pasado y con los ganadores

    03 ene 2016
  3. Carmen gomez dorado

    Yo lo que quiero decir lo primero es felicitar a los ganadores y darle la enhorabuena a Laura y a Álvaro por perder pero era una prueba muy dificil pero estoy segura de que a la próxima lo consigan también quiero felicitar a los. Chesf que muy pronto se mejore Laura de los dedos por haberse quemado OS felicito a todos cuando he visto él vídeo de lukas ayudando a Laura ha sido muy bonito me gustaría probar la cocina y conocer al jurado y dale un beso muy fuerte a eva y al jurado Un saludo Carmen Gómez dorado 13 años

    03 ene 2016
  4. Maria

    Solo quiero felicitar a los organizadores del programa. Me encanta! La interaccion entre los jueces es genial. Me gusta que sean extrictos con los niños. Les ayuda a aprender y madurar. La presentarora, excelente. Un programa muy bien hecho, de muy buena calidad. Esperaba que Laurita ganara. Esa pequeñita sorprendia con sus platos. Es ganadora en nuestros corazones. Lukas conquisto con su actitud y personalidad! Espero que gane. Desde Inglaterra muchas gracias por permitirme ver este programa. Otra fanatica de vuestros masterchefs. Helga, intenta youtube. Con suerte quizas ño puedes encontrar.

    03 ene 2016
  5. MistWDraco

    Me he emocionado con como ha ayudado Lukas a Laura sin importarle que estuviesen en la semifinal y respecto a Laura... es admirable como ha intentado darlo todo a pesar de la quemadura. Para mi ella es la gran ganadora de esta edición. Muchos adultos tendríamos que aprender de ellos.

    31 dic 2015
  6. Mica Maradona

    Lukas dios mio lo que hizo no lo haría nadie en ningún concurso, es algo admirable! Y mori con la parte de "Y que la fuerza te acompañe" . Ojalá hayas ganado! Saludos desde Argentina!

    31 dic 2015
  7. Helga Maria

    Señores de RTVE, los videos no se pueden ver. En el momento en que se da al play el reproductor avanza directamente hasta el final del video. Pasa en varios browsers: Safari/Chrome/Firefox. La incidencia se produce en varias plataformas: desktop y mobil. Pueden pasar la incidencia al departamento técnico? Gracias

    31 dic 2015