www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3419295
Para todos los públicos MasterChef Junior 3 - Programa 4 - 22/12/15 - Ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a MasterChef Junior 3.

La Navidad ha entrado de lleno en todos los hogares

y, también, en nuestras cocinas.

Para que nuestros aspirantes no echen nada de menos,

hemos preparado un programa muy especial

porque nos visitan seis antiguos aspirantes

y, sobre todo, porque esta noche

gracias al espíritu de estas fiestas,

dos aspirantes vuelven a cocinar con sus compañeros.

Para mí, MasterChef es mágico porque es vivir

en un sueño durante 6 semanas.

Amigos nuevos, aprendes un montón

y es muy guay.

Aspirantes, bienvenidos y feliz Navidad.

(TODOS) Feliz Navidad.

Os esperan tres nuevos retos, así que como siempre

empezáis todos con los marcadores a cero.

María, ¿en tu casa se cantan villancicos?

Eh... (CANTA) #Campana sobre campana.

(TODOS CANTAN) Y sobre campana una.

Saca la pandereta, Jordi. (CANTAN) Asómate a la ventana,

(CANTA) verás a Pepe en la cuna.#

Menos mal que cocináis bien, menos mal.

Una de las cosas que me encanta en Nochevieja es que cuando

termino de comer las 12 uvas,

doy un paso al frente con el pie derecho

y digo: "Por favor, que este año sea súper guay".

Lo hice el año pasado y mira dónde estoy ahora.

Álvaro, a ver, sonríe.

Más.

¿Cómo harás para comerte el turrón? Se te cayó un diente.

Con el otro lado.

¿Te gusta el día de la Lotería? Por una parte sí y por otra, no.

Por la que sí, ¿por qué?

Yo qué sé, porque están los niños cantando...

11 497...

(TODOS) Mil euros.

Ah... ¿Lo teníais ensayado o qué?

La parte que no te gusta es que no te toca, seguro.

Ni la pedrea.

Yo vendo Lotería de Navidad

a mis amigos, a gente que me lo pide.

Señores, hay que comprar la Lotería que si no, no toca,

además es para una buena causa.

Aspirantes, no queremos que echéis de menos nada de lo que hacéis

en vuestras casas en estas fechas.

Por eso, MasterChef Junior os prepara una auténtica Navidad,

llena de paz, amor y unos duendecillos

muy traviesos que seguro que conocéis bien.

(SUSURRAN ENTRE ELLOS)

-Los duendes de Papá Noel. -Igual sí.

Los duendecillos de Papá Noel.

Igual vienen a ayudarnos a cocinar.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

-¿Quién está? -La Navidad aquí, qué bonito.

(GRITAN)

Cuando se abrió la puerta del escaparate,

vi a Mauro, Mendicuti y me impresionó.

(TODOS HABLAN)

-¿Y tú, qué edad tienes? -Ocho, ¿y tú?

-Yo, doce.

-Pero Martu, ¿de qué viene? -De Martina.

-Ah... -Conocía a Aina,

Mauro a Mendicuti...

Porque los veía en Argentina en el Canal Internacional.

Aina, qué fuerte, ¿no?

-Hola, Chloe, ¿qué edad tienes? -10.

-Hola, Álvaro, ¿de dónde eres? -Sevilla.

-Qué guapa. -Gracias.

-Qué guapa. -No creo que seáis reales.

Para mí, los nuevos aspirantes de MasterChef son súper cariñosos

porque vinieron enseguida a abrazarnos

y me ha parecido muy guay.

Qué bonito, Martina, has iluminado nuestra navidad.

Aspirantes, ¿veis qué salón más elegante?

(TODOS) Sí. Es un salón navideño

que hemos traído gracias a El Corte Inglés

para celebrar estas fiestas como si estuviéramos en casa.

Papá Noel, por favor, quiero un sofá para casa

que me requetechiflan, por favor.

Lluc, ¿qué te ha pasado?

Pues jugando en el patio con mis amigos, me resbalé.

A ti que te gusta ir a nuevos restaurantes,

¿a cuántos fuiste?

Uno fue al Abac. Cuéntalo, Lluc.

¿A que no te gustó nada?

Estaba súper rico todo, el Bohío, también.

Gracias. El de Pepe menos, ¿eh?

Igual de bueno.

Martina, ¿qué recuerdos te traen estas cocinas?

Ha sido la mejor experiencia de nuestras vidas

y verlos a ellos pues... No sé, me emociona mucho.

Pero, bueno, Martina...

Ahora lloro yo, también. Mi niña.

Volver a las cocinas de MasterChef ha sido súper emocionante...

Es como un sueño.

Mauro, ya... Que te estás hinchando.

Me gustan mucho.

Desde que te vi, no has parado.

Practico para las campanadas, como las uvas.

Estos seis duendecillos que hemos traído

no están aquí porque sí.

Tienen una misión muy importante.

Cada uno tiene un mensaje que os dará pistas

sobre el plato navideño

que cocinareis en este primer reto de la noche.

Llega la Navidad y tenemos muchas cosas que celebrar.

Deja de pensar en el turrón

y hazme una cena con mucha imaginación.

El plato que le apetece a mi paladar

me gusta porque viene del mar.

Tiene los ojos saltones, me mira un montón

y en su lomo tiene rodajas de limón.

Sírvelo con patatas, verduras y mucho amor

y al punto de salazón.

-Besugo. -Si ya sabes qué hacer

esta navidad, date una vuelta y ponte a cocinar.

¿Sabéis el plato a cocinar?

Besugo.

Merluza.

Ha dicho que viene del mar.

Ah. Ojos saltones, merluza.

Cocochas al pil pil. Besugo al horno.

Del mar, con limones en el lomo, vamos, claramente,

besugo al horno.

Besugo. Besugo al horno, ole.

Bueno, chicos, muchísimas gracias por habernos hecho

esta maravillosa visita

en una noche mágica como la de hoy.

Ah... Y feliz Navidad.

(TODOS RESPONDEN) Gracias.

Nosotros volvemos a las cocinas porque llega la Navidad

y la hora de cocinar.

Venga, que hay hambre. Venga.

Mucha suerte, chicos.

(TODOS) Gracias.

Volver a estas cocinas me encantó.

Feliz Navidad a todos los que veis MasterChef Junior.

Ya sabéis que tenéis que cocinar un besugo al horno tradicional.

Pero este plato, tan típico de estas fechas,

tiene muchísimas posibilidades.

Y para que las aprendáis aquí, os traemos a la mejor

cocinera del mundo.

Ruscalleda.

Ella, junto a su hijo, otro gran cocinero,

no han querido faltar en esta noche de Navidad.

Ruscalleda, Ruscalleda.

Desde el restaurante Moments, en Barcelona,

con dos estrellas Michelín, Raúl Balam.

Y desde el restaurante Sant Pau, en San Pol de Mar,

con tres estrellas Michelín,

Carma Ruscalleda.

(GRITAN)

A mí me gustaría ser de mayor Carma Ruscalleda

porque tiene 7 estrellas Michelín,

la denominaron la mejor chef del mundo mundial.

Muchas gracias. ¿Qué tal?

¿Cómo estás? Hola, Carma.

¿Qué tal? -Sabía que era la mujer

que mejor cocinaba del mundo

y me súper impresioné.

Bienvenidos a nuestras cocinas.

Es un placer teneros aquí con nosotros.

Carma, tres estrellas en el Sant Pau, de San Pol,

dos en el Moments, de Barcelona

y dos más en el Sant Pau, de Tokio.

Siete estrellas en total.

Alguien que comenzó en la charcutería

de una familia humilde,

¿cómo se ha convertido en la mujer más importante

de la gastronomía mundial?

Creo que me he convertido por un equipo que me abriga,

por una ilusión de dar lo mejor de ti misma,

por buscar buen producto, por no entretenerte cómo lo cocinas

y, evidentemente, hacerlo esto tanto con el mismo rigor

a mediodía y por la noche.

Pero una cosa a tener en cuenta, no son siete estrellas,

las estrellas son de cada establecimiento

que suda la camiseta

cada servicio. No te quites mérito.

No, pero es el punto de partida, solo.

Raúl, me dicen que tu madre te metió en cocinas

porque, como Pepe, no aprobabas una.

(RÍEN) Je, je.

Y ahí encontraste tu vocación.

¿Pero qué es lo más importante que aprendiste de ella en cocina?

El rigor de trabajar cada día.

O sea, el levantarte cada día con ilusión

y el ponerle en todo muchas ganas.

Madre mía, Carma Ruscalleda,

la mujer con más estrellas Michelín del mundo.

Y su hijo, madre mía es que los dos son tan profesionales.

Hoy celebramos la Navidad y por eso hemos pedido

que trajerais tres versiones de un plato con besugo.

Carma, dinos, ¿qué habéis traído?

Hemos hecho una versión del besugo.

Evidentemente, que el besugo está horneado

lo que pasa es que es muy importante

un pescado tan delicado, sabroso, elegante, tan magro,

no pasarnos de la cocción. Por esta razón es importante

el lecho que lo recibe de la patata y cebolla,

que sude, que suelte jugo de cocción.

La gracia está en que sea tan importante la cebolla

y patata como el propio besugo.

Pero, además, lo vestimos de Navidad.

Le pusimos el punto tradicional del cítrico

y creamos esos dados, pusimos oro 24 quilates,

la Navidad se lo merece,

con el punto de limón y, además con una cebolla

trabajada con vinagre y con frambuesa

creamos casi como el punto navideño de un enebro.

Si este es el tradicional, madre mía.

¿Quieren que lo hagamos?

Después de un plato tradicional como el anterior,

hemos hecho nuestra versión mediterránea.

En vez de hornear el pescado, lo hacemos a la plancha, sin piel.

Lo acompañamos con productos mediterráneos,

como un tomate confitado, challot escaldada

marcada a la plancha,

luego, un calabacín y recreado con aceitunas.

Unos daditos de aceitunas negra de Aragón.

Hicimos unas caneles de un queso mató a las finas hierbas

y unas gotitas de aceite del mismo que suelta el pescado

y unas de albahaca.

Tiene una pinta extraordinaria.

Lo que se hace cada sábado.

(RÍEN) Ja, ja, ja.

Bueno, Carma, ¿qué tenemos en la última campana?

Influencia asiática

de tomarlo no crudo, pero sí curado.

Curado ya de forma como los japoneses,

lavando primero el filete en agua de mar para desangrarlo,

hidratándolo con saque y alga combu

que este alga sabéis que es casi una cosa muy seca

casi como un papel cartón,

así que el cartón se hidrata con el pescado

ya que ha estado 48 horas en la nevera

y queda hidratado, curado, ya no es crudo es muy sabroso.

Le hemos hecho un lecho, también, con aliño japonés,

con crema, con una soja blanca o con setas enoki con zanahoria

y con shiso para que le da ese punto perfumado

y casi que cítrico.

También, una mayonesa con el mismo shiso

y el ito to karachi que es ese picante

que lo tomaremos a cucharadas.

Es casi un guiso, podría ser un guiso de lentejas,

pero con mentalidad japonesa, fresco, frío...

Tibio, como más os apetezca.

-Madre mía. -De los platos había cosas

que no entendía, eran palabras muy raras.

Si tengo que hacer eso, no lo hago ni en una hora.

Aspirantes, estos tres tipos de besugo

son inalcanzables para vosotros.

Gracias.

Ay, Dios mío. Por eso os pediremos

un plato mucho más sencillo.

Ese es uno normal.

Esto es un besugo al horno tradicional.

Ya puedo vivir en paz.

Pero no sólo cocinaréis el besugo.

Mientras el pescado está en el horno,

para abrir boca, elaborareis una ensalada de cigalas.

Y todo en 75 minutos.

Nunca cociné en mi vida cigala.

Yo no conocía la cigala, nunca las probé

y nunca las había visto,

pero, más o menos tenía la idea de que era como un langostino,

pero un poco más grande.

Ya sabéis que, como siempre, nuestro supermercado patrocinador

nos trae el mejor producto.

Así que primero, iréis al supermercado

para coger todos los ingredientes.

¿Preparados para cocinar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... Ya.

(Música)

Ostras.

Al rico besuguito.

Ah... Pesa mucho.

Uno, dos.

Aspirantes, último minuto en el súper.

Lechuga romana.

Últimos diez segundos.

¿Pil pil?

Cinco, cuatro...

Tres, dos...

Uno... ¡A las cocinas!

Ay, ay... Cómo pesa.

Jolines, sí que es duro.

Tengo mil escamas.

Mi ojo.

Van saltando todas las escamas todas de...

Pues nada.

Aspirantes, estáis escamando y es difícil escamar

sin cortar, previamente, las aletas.

Como es Navidad, las cortamos.

Ale, gracias, chef.

¿Cómo quieres el corte, te corto el pelo?

No. ¿No? Mejor quitamos las aletas.

Venga.

Muy bien, una y ahora le damos la vuelta...

Bueno, va muy bien desescamado, va fenomenal.

Vamos a ver, amiga.

Gracias.

Ah, mi ojo. Vale.

Ahí, qué duro.

Clac, clac, como un alicate.

Ay, jolín, pobrecito.

Anda...

Besugo, como no... Me dejes sacarte las escamas...

Bueno, si tenemos que hacer una receta de besugo tradicional,

¿cuál sería si es que hay alguna? O sea, este es el besugo original.

La cocina siempre ha sido una técnica en constante evolución

sin perder las raíces, ni la identidad ni la cultura.

Creo que hay una tradición que viene de la pieza entera

y, también, hay una evolución de buscar ese punto

que no esté pasado.

O incluso en casa podéis prepararlo entero

sacándole la espina,

entrando primero el centro y, después, agregando

las partes más finas.

La misma pescadería te prepara y saca el filete.

-¿Qué tal vas? -Bien.

-¿Ya lo escamaste? -Sí, lo terminé.

-¿De los dos lados? -Sí

(Música)

(CANTA) #Navidad, Navidad ahora es Navidad#

¿Pero cuánto tiempo llevamos con este pescado?

-Ya estoy.

En mi vida había cocinado besugo e intentaré sacarlo

porque Ruscalleda probará mi plato y quiero que alucine.

Os daré la receta que hacía mi madre del besugo

que yo creo que estaba extraordinario.

Era con esas patatas típicas, un poco de ajo, cebolla cortada

encima ponía el besugo, lo cortaba en rodajitas,

metía ahí los limones y ponía hojas de laurel rotas,

un poco de salsa de tomate, pero muy poquito,

ajo picado por encima, dos chorretones de vino blanco

y adentro. Carma, en casa de Pepe

le metían ajo hasta en el biberón de Pepe.

Bueno, pero es la cultura del ajo, vinagre, de provocar...

La suerte de las familias es que a unos les gusta jugoso

y a otros más pasadito.

Sí, sí, sí.

Muy bien, muy bien.

¿Has visto qué escaparate

y qué invitados tan especiales tenemos hoy?

Ellos ya nos contaron

cuál es su plato favorito de la Navidad.

Y ahora queremos saber cuál es el tuyo.

Si haces el pescado, la carne o los postres.

Para eso, bájate gratis la aplicación

de MasterChef Junior y envíanos las fotos

de tus mejores elaboraciones.

Bien, lo conseguí.

Uf... Por fin. ¿Ahora acabas?

-¿Qué? -Yo ya acabé

-Madre mía, no veas el tiempo que perdí, no me lo creo.

En mi casa, en Navidad, solemos hacer pavo relleno,

consomé, cochino,...

En Navidad cocinamos toda la familia

porque hacemos una sopita familiar con muchas verduras

y trabajamos todos en pelarlas, cortarlas en cuadrados

y así hacemos nuestra comida.

Nosotros en Navidad en casa o solemos hacer un buen asado

o un pollo al horno con varias ensaladas...

Como esta es mi primera Navidad en España,

extraño mucho a mi familia, a la parte de mi papá

que está en Argentina.

-Hola. -Hola.

Oye, muy bien. El buen chorro de aceite de oliva virgen extra

que el de MasterChef es buenísimo porque tiene royal,

arbequina y picual.

Es lo que mejor le va a un buen pescado, me ha gustado.

Le he echado un poco de vinagre, un chorreón de vino blanco

para que le de ese puntito a mar.

Y, ahora, lo meteré al horno.

Cuarenta o cuarenta y cinco minutos, más o menos, ¿no?

-A parte del tiempo, a media cocción.

-A media cocción, mirarlo -Echar un ojo.

-Mirarlo, levantarlo un poco

del estómago y ver de dentro cómo va.

Vale, vale, gracias.

Martina como una auténtica chef, con un habla y una terminología...

Me chocó que le puso muy poco patata al besugo, ¿lo visteis?

Los márgenes, es importante ese margen, llenarlo bien

porque es donde le horno actúa.

Tiene que ser una buena cama Una buena cama que no puso.

Creo que las patatas fritas

como no son tan sanas como el besugo

y la Navidad es para empacharte de turrón

y cosas así...

Pues hago unas patatas fritas que son más... Más...

Más de gordo.

Aspirantes, ya han pasado los primeros 45 minutos.

Aún tenéis por delante 30 minutos.

El besugo, en este caso, admite muchas preparaciones,

pero la ensalada que les proponemos, también.

¿Cómo la haríais? Yo haría una buena vinagreta

con sus cabezas, salteadas con la sartén

y estos jugos los aprovecharía para una vinagreta

que, a lo mejor, no le pondría ni vinagre.

Laura. Hola.

¿Cómo va ese besugo? Bien.

Está en el horno.

¿Por qué has pasado el pescado por el agua, por la pica?

Por si quedaba alguna escama.

-Muy bien. Pues lo has hecho muy bien.

Un pescado que va al horno, Sí.

limpiarlo muy rápido, no puedes limpiarlo mucho

porque pierde el sabor, pero un agua rápida,

aparte de que lo limpias, tiene humedad

y en el horno se cuece mejor. Lo has hecho muy bien.

Fantástico. Oye, las cigalitas,

¿cómo las vas a limpiar? Con la mano.

¿Tienes una tijera por ahí, Laura?

Las cigalas tienen un caparazón que es como una armadura,

y hay que abrir la armadura sin estropearla.

¿Ves? Tienes que cortar por donde van estos puentes.

¿Ves que parecen puentes esto? -Imagínate que lleva un corsé,

un corsé muy duro y cerrado, y tú vas abriéndolo.

A ver, vamos a ver si quitas bien la tripita.

Mira, hasta el final. ¿Sabes que puedes hacer?

Pones un poquito de agua caliente del grifo

y, aparte, agua muy fría. Y haces "plá", "plá",

y verás que se ponen muy crujientes.

Vale. Venga, Laura, mucha suerte.

Mucha suerte.

¿Veis cómo trabajan nuestros aspirantes?

Semana a semana, ellos van aprendiendo,

pero no solo lo hacen aquí, en las cocinas.

También lo hacen en las clases del Basque Culinary Center,

la primera facultad de gastronomía de España,

pionera en formación e investigación,

donde los aspirantes asimilan nuevos conceptos y técnicas

para convertirse en el futuro en auténticos profesionales

de la cocina.

Buenas, Lucas. -Hola.

¿Cómo estás? ¿Qué, qué...? -Aquí, no sé si...

Las cigalas las hago sin esto, ¿no?

¿Están cocidas ya, o están crudas?

No, a la plancha. Ah, están crudas.

Las va a hacer a la plancha. Le quito esto, ¿no?

Sí. -Sacas la cabeza

y luego, al pelarlas, cortas con unas tijeras,

que es muy fácil, sin cortar esto.

Cortas la cabecita así, te irá mejor para saltearlo.

Ten en cuenta, Lucas, que el marisco tiene una salsa

en la cabeza maravillosa. Aplasta el jugo de la cabeza,

que es su propia salsa. -Vale.

Bueno, Lucas, tú eres un chico muy limpio

siempre en la cocina, pero además de ser limpio,

hay que tener otros gestos, el reciclado del vidrio.

¿Y qué se hace con la botella? Tirarla al contenedor verde.

Bueno, Chloe, ¿qué pasa? Estoy haciendo la vinagreta

y la ensalada. Vaya ensalada con esas lechugas

que me has cogido, eh... Ay...

¿Por qué no buscas el corazón de la lechuga?

Fíjate, fíjate. -Sí que lo tienes.

Ahí tienes lo mejor de la lechuga.

Pero no la quiebres, no, fíjate.

Fíjate, sí. Si haces así, te vas directamente al corazón

y ahí tienes la joya de la corona,

que tienes aquí unas hojas, bueno, maravillosas.

Venga. Muchísimas gracias, por favor.

(RÍE) A ti.

Uf...

Uy, qué sofoco.

¡Aspirantes, últimos diez minutos!

Ah...

Ay, uh...

Sí, sí, cuidado que te quemas.

Sí, a mí me ha dado un sofoco en la cara... que me he cagado.

¡Cómo pesa!

¿Te ayudo?

No puedo.

Ay, no...

¿Cómo lo sacas, el pescado? -Así, mira.

Una... Le calas por la cola, otra por la parte de cabeza

y levantas. Fuerte, fuerte y llega hasta el final.

¡Uh!

Oy, oy, oy... No, se lo va a cargar.

Lo va a destrozar, se le va a caer.

No puedo...

¡Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos tres minutos!

¡Aspirantes, ahora sí, acabáis de entrar

en el último minuto!

¡Ay, ay, ay!

No puedo...

Diez, nueve, ocho...

Mira, mira, mira, mira.

¡Oh! Qué bien.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno, ¡tiempo! ¡Manos arriba!

Me ha pillado el toro.

Yo espero ser uno de los mejores platos,

porque está muy bien decorado, muy verde y lo he probado

y está bueno.

Recuérdame,

(IMITA ABRIR UNA CAJA SORPRESA)

(IMITA TOCAR LA BATERÍA)

ahora que ya decidiste irte.

Mi ensalada es una dieta,

no lleva pescado.

Aspirantes, el jurado y nuestros invitados

están deseando catar esos besugos.

El primer aspirante en presentar su plato será...

Laurita.

¿Cómo llevo la ensalada? -¿Te ayudo, Lauri?

(RÍEN) -Vale.

Gracias, Mari. -De nada, Lauri.

El besugo es más grande que ella.

(RÍE) Sí, es tremenda. Es tremenda esta foto.

Ah...

¡Oh! Ay... Bueno, Laura, ¿cómo ha sido

cocinar un pescado que casi es más grande que tú?

Al desencamarlo era difícil, porque las escamas

están muy duras. Hemos pedido una ensalada

que fuese creativa. ¿Cómo la llamas?

"Ensalada de cigalas". El aliño viene aquí, ¿verdad?

¿Y qué lleva la vinagreta? El zumo de limón, aceite,

vinagre y caldo de las cigalas, de la cabeza.

Eh, está fuerte, como tú, está rico.

Mira, me gusta. Uy, mira.

No se veía tan sencillita, eh. -Sí, sí, es por sorpresa.

Es con sorpresa, eh. -Pero abajo pasan cosas.

Abajo lleva patata y cebolla. Ah, patata y cebolla.

Mira. Bueno, bueno, bueno.

Mira, me gusta. Uy, mira.

El pescado está bastante bien, bastante correcto.

Las patatas de abajo, bastante bien.

Y la ensalada, perfectamente aliñada.

Que sepas, que soy una maniática de las ensaladas

y los aliños, que está buenísima, espectacular.

Gracias. -Yo he quedado sorprendido,

de cómo se ha desenvuelto en la cocina, con las ganas.

Y a mí, el detalle este de haber lavado el pescado,

es que me ha llegado al corazón.

Y algo que ha dicho Carme que es muy importante.

Besugo al horno es la unión del pescado con unas patatas

bien guisadas, con la cebollita,

todo bien cocido. Y que así, al final,

una cosa tiene el mismo valor que la otra.

Y tú eso lo tienes aquí. Gracias.

Yo estoy muy, muy orgullosa de los dos platos.

Del besugo sobre todo.

Laura, ¡uh, uh!

¿Vas a ser capitana, eh? -Qué divertido será

verte de capitana. (RÍE) Súper.

¿Es que cómo puse la vinagreta dentro?

No me lo creo, fui estúpida. -Pero al menos tú le has puesto

la cigala en la mesa. "Ensalada poco cigala".

(RÍE) El problema ha sido

que en vez de poner el aliño en un botecito,

se lo he puesto directamente encima,

entonces pues también la he liado.

María.

Olé.

Gracias. -Suerte.

Yo a este plato le he querido llamar "El mar navideño".

Es un besugo, que en vez de tener patatas panaderas,

le he puesto patatas fritas. Porque en mi casa,

la Navidad es de empacharse. ¿Y por qué no lleva

esas rodajitas de limón que hemos pedido?

Porque se me han olvidado. Y le has hecho los cortes así.

Eh, a lo largo. Sí, pero es porque he querido.

Porque has querido tú, vale. Los cortes que hacemos,

siempre hay que favorecer la forma natural del pescado.

Porque si cortas así, los jugos del pescado

se escapan y es fácil que nos quede seco.

Además, de esa forma entra el calor y lo perjudica.

Y otra vez, seguramente que le darás ese enjuague

para sacar sangres, para controlar las escamas,

y ese jugo sería mucho más limpio.

Gracias. -Porque la gran cocina empieza

con la higiene, siempre. Con un buen producto,

naturalmente, pero muy limpio.

Esto... habría que enseñártelo. No echéis el aliño

en la ensalada, porque se quema.

Poner una jarrita al lado y lo aliñaremos nosotros

al momento. Yo siempre cuento que mis profesores de cocina,

cuando estaba en Francia, en la escuela, me decían:

"El volumen en la ensalada". Hojas verdes, frescas,

que estén crujientes, es importantísimo

para que una ensalada tenga buena pinta y sea apetecible.

Esto, desde luego, no te apetece... mucho.

Gracias.

Estoy decepcionada porque no esperaba

que me dijeran tantas cosas malas

y también esperaba que me dijeran algo bueno.

Que no ves.

(RÍEN)

"Ensalada dieta cigala".

Martu.

Suerte.

¿Qué tal trabajando con el besugo?

Un poco pesado. Esto de las escamas...

¿No lo habías hecho nunca? No, nunca, porque en Argentina

mucho pescado no se come, se come carne.

(RÍEN) Ah...

¿Y la vinagreta de qué es? Uy, tiene un montón de cosas.

Cilantro, jugo de lima, el jugo del tomate,

el juguito de las cigalas...

"Mmm"...

Uy, el aliño...

Ay... ¿Está rico el aliño, eh?

Está rico, está rico. Tiene fuerza.

Muy vistosa, la lechuga está bien crujiente,

que interesa, ¿no? Que hay muchas texturas, ¿no?

Lo que es el marisco, la lechuga, el tomate...

Y el besugo está bastante correcto.

Las hendiduras, las justas, para que no se seque demasiado.

Yo creo que el punto de cocción ha sido bueno. Pues chica,

pues hay buen trabajo. Gracias.

(Aplausos)

Álvaro, Álvaro,

¿estoy bien?

Lucas, acerca tu besugo y la ensalada, por favor.

Bueno, el besugo. ¿Qué tal? Complicado, a la hora

de desescamar. Sí, ¿no?

Porque hay bastante capa. Oye, ¿y el pescado

de la ensalada? Yo es que no lo veo.

¿Dónde están las cigalas? Me las he dejado en la tabla.

Hay que concentrarse. Sí.

Ha habido un momento que te he escuchado,

"ah, me las he dejado", con una sonrisa en la cara.

Te puedes olvidar, pero regodearte de ello

es sinónimo de que no te lo tomas en serio.

Y aunque seas peque, quiero que te lo tomes en serio.

Cuando me pongo nervioso, siempre me río,

me sale la sonrisa. ¿Qué quieres que haga?

El punto es bueno. No está mal, eh.

Es bueno. Perfecto, perfecto.

Le faltaría un poco de la sal de la vida, eh.

De limpieza, sobre todo. Le falta mucho aliño

en el pescado. Sí, la sal.

Ese brócoli tan verde está muy bien,

lo malo es que la patata también está verde.

Está un poquito cruda la patata.

Y a la ensalada, nos falta lo más importante.

La cigala.

¿Y lo del parche en el ojo del pirata con cara de malo?

Porque no me gustaba la cara que tenía

y se lo he tapado con brócoli. -El ojo puede impresionar,

pero es un manjar, no para todos los públicos,

estoy de acuerdo. Claro. También se comen, eh.

Pero, digo, ese vamos a ser el paso "B".

¿Te lo saco? Por favor, Carme.

Sí, hombre, sí. Venga, por favor,

prepárale este platito que me va a encantar verlo.

(TODOS) Oh...

Pero, si parece un huevo.

No puedo verlo.

(ASQUEADA) Qué asco.

No sabía que se comían.

Solo es un manjar. Rápido, rápido, rápido.

Eso es un manjar. Rápido, rápido, rápido,

que lo perdemos. ¡No!

¡Aquí, aquí, aquí, aquí!

"Up". Ah... Ay...

¡Qué asco! -(RÍEN)

No... Es gelatina. -Ay, uf...

Bueno, es que ahora veo mejor. (RÍEN)

Mira, ahora veo mejor, ya lo veo mejor.

Jolines.

Yo por este ojo no veo muy bien, pero por mucho WEBVTT

que mejoren la vista el ojo de los besugos,

yo no lo voy a probar. -¡Ay, por favor!

Lucas,

delante de cocinas. (RÍE)

Mucho ojo, Lucas. (RÍE)

Bueno, me muero del asco. Desde ahí no has visto

el caparazón, era duro. Ay... -Bah...

Mira, mira.

(RÍE) Oh, no, por favor.

Chloe, adelante.

Se llama "Besugo".

(RÍE) "Besugo al horno" y "Ensalada de cigalas".

Besugo al horno a secas, como puedo ver.

Sí. ¿Las patatas?

Y me he olvidado por completo de las patatas.

Y se le podía llamar "Ensalada de cigalas

al estilo Carme", porque ella fue

la que te dijo que utilizases el corazón.

Eso depende. Si está malo, claramente no es

el estilo Carme. -(RÍE)

Ah, bien, vale. Como te defiende.

Sí, sí, sí, sí. -(RÍEN)

Yo creo que el aliño está demasiado fuerte.

Bueno, venga. A ver.

Olé. ¡Hala! De un botijo, un porrón.

Oye, te diré que está bueno el aliño, eh.

El doble, hija, que lo pago yo. Ay, el vinagre, "joé",

que se me va. Ahora, el besugo, así,

a simple vista, no. ¿Qué le pasa al besugo,

que tienes el ojo claro? Eh, Jordi,

¿no has escuchado nunca eso? Sí, sí.

Sí que lo tiene claro, eh. (RÍE)

Eso es del exceso de cocción también.

Bueno, el sentido común de ese lecho de patatas

es como un abrigo que además le va dando,

le va manteniendo la humedad. Lo has puesto a pelo

y se ha quedado el pobre seco. Claro.

Álvaro, vamos a ver tu trabajo.

Eso es precioso.

Cuéntanos. Eh... ¿"Besugo a la sevillana"?

Bueno, yo le he puesto "a la tradicional",

porque es a la tradicional. ¿Y esa ensalada?

Tiene tomate, tiene cigalas, cebolla, zanahoria

y tiene limón. Bien. Yo el besugo lo veo

bastante bien. La ensalada tiene defectillos.

Vale. Aparte de la presentación.

Esas dos orejas, ahí, de limón a los lados...

Y si ya le has echado la vinagreta, no lo necesita.

Vale.

Pero yo veía fino las dos rodajas de limón.

Bueno, está jugosito.

¿La aliño?

"Mmm"...

Solo que lo hubiera retirado antes,

diríamos: "Guau". -Vale.

No está seco, porque mantiene esas gelatinas,

pero ostras, qué rabia, ¿no? De haber cortado un poco...

Ese puntito, ¿no? Pero eso ya son comentarios

de profesionales. Incluso la presentación,

merece en una mesa navideña. -Sí, sí, sí. Lo es, lo es.

Que una Carme Ruscalleda, con tres estrellas Michelin,

te diga: "Este pescado está a una raspadita

de ser un "guau", Sí, sí, sí, sí.

te puedes ir más que contento para casa.

Tan seguro, sí, sí. Muy bien, Álvaro.

Delante de cocinas.

(Aplausos)

Como sea otra vez capitán, me muero.

Yo me cuelgo del patio. ¡Ag!

Martina, adelante.

¡Cuántos kilos tiene este besugo!

(RÍE) ¿Qué tal el trabajo

con el besugo? Me ha costado un poquito

desescamar, como a todos. Este crujientito, de escamas...

Ya... La parte del fondo,

esa patata, esa verdura, ¿cómo lo has hecho?

Pues primero la he salteado un poquito en la sartén

y he puesto el besugo. Lo que dices es realidad.

Esa verdura la has salteado un poquito.

Que al saltearlo un muchito, pues sí nos puede

quedar durita. Has sido creativa,

patata violeta. Eh, ha utilizado otro tipo

de patata, efectivamente. Claro.

Bueno, ¿y a esa ensalada cómo le llamas?

"Ensalada de cigala morada". ¿Y el aliño?

El aliño tiene bastantes cosas. Tiene como un polvo

de frutos secos, lima, vinagre, sal y aceite.

Está sabroso, el vinagre pica. (RÍE)

Ya...

Está dura. La patata violeta, muy bien,

pero está bien cuando está cocida.

Y la ensalada, ¿por qué no un plato llano,

un poquito más de...? Cuando emplates,

sabes que tienes que imaginarte que estás montando un cuadro.

Y un cuadro tiene ese paspartú alrededor,

está centrada la pintura y alrededor respira.

Un plato también tiene que respirar.

Vale. -¿Sabes qué me gusta

de esa vinagreta? Que tiene ese punto

de la picardía de la pimienta. Sí, sí, tiene chispas

y detalles muy agradables. Picardía, picardía.

Yo ahora me conformo con quedarme una semana más

y luego ya que surja lo que surja.

Llega el momento de la deliberación.

Así que jueces, Carme, Raúl, por favor...

(SUSURRA) ¡Qué nervios!

Quiero ser capitana.

¿Quieres ser capitana? Ay, qué mona.

Como seas capitana, te vas a cagar.

¿Ser capitana no es tan fácil, eh?

¿A que no?

Adelante.

Que vienen, que vienen.

Yo en la prueba quiero conseguir, como máximo,

cuatro puntos. ¿Por qué? Porque es la puntuación máxima

sin ser capitana. Bueno, Carme, Raúl,

no estamos en un restaurante de lujo, pero es verdad

que hemos visto alguna joyita. Sí.

¿Cuál sería el plato que presentaríais

en vuestra cena de Nochevieja? Hay un trabajo

que yo lo he encontrado épico,

porque ha sido realmente David y Goliat.

Goliat era el besugo. (RÍE)

Y David ha podido con él. Bueno, impecable esa limpieza,

esa presentación y esa ensaladita,

que parecía realmente un mar de bonanza,

de esas hojitas impecables y las colitas enteras.

Por lo tanto, Laura, me has llegado al corazón.

El mérito lo tienen todos, pero me quedo con Laurita

por el guiño este de la limpieza.

Laura, eres el ejemplo de lo que buscamos aquí,

en MasterChef Junior. A pesar de que el besugo

de este reto puede pesar lo mismo o más que tú,

has podido con él. Así que Laura, sigue así.

Muy bien, Laura.

Carme y Raúl, ha sido muy bonito veros juntos,

compartiendo vuestros conocimientos

con los pequeños cocineros. Espero que esta experiencia

sea solo la primera y que repitáis pronto,

porque estamos encantados de teneros aquí.

Muchísimas gracias por venir. Al contrario, a vosotros.

Gracias. Un aplauso, eh.

A ellos. Un aplauso a ellos.

Cuando sea grande, me encantaría ser como Carme,

tener tantas estrellas Michelin,

ser tan importante y tener un trabajo así.

Y Feliz Navidad. (RÍE) ¡Feliz Navidad!

Encantada. Igualmente.

Volved pronto, eh. Aquí estamos.

A vosotros. -Hasta luego, "adéu".

Me encantaría ir al restaurante de Carme,

porque yo vivo al lado. Si me invitase,

me encantaría, porque quiero ir a ver lo que cocinan y todo.

Aspirantes, ya tenemos el mejor plato, el de Laura,

que se lleva los seis puntos de esta prueba.

Pero queda todavía saber quién se lleva el resto

de puntos, así que jueces... Es una noche especial,

por eso os hemos traído invitados de lujo

y por eso queríamos ver elaboraciones

con algo diferente. Comprobar que además

de pasarlo bien, también estáis aprendiendo.

Y sinceramente, lo hemos visto y saboreado especialmente

en platos como el de Laura y en cuatro más.

Martu.

Muy bien, Martu.

Lucas.

Martina.

(APLAUDEN) -Ah...

Y Álvaro.

El aspirante que se lleva los dos puntos es...

Yo...

Lucas.

(Aplausos) Gracias.

Me han dicho que no me lo tomo en serio.

Me ha dolido. No sé lo que me pasa,

no me concentro y todo me sale mal.

El aspirante que se lleva los tres puntos es...

Martina.

Y el aspirante que se lleva los cinco puntos es...

Álvaro. ¡Oh!

¡Qué subidón!

Martu, tú por lo tanto sumas cuatro puntos.

María, Chloe, vosotras sumaréis un punto.

Lo que voy a hacer es esforzarme al máximo

en la prueba por equipos para en la prueba final

esforzarme también aún más y ser la mejor.

Aspirantes, en Navidad todo es posible. Así que venga,

cerrad los ojos.

Pedid un deseo porque igual hasta se puede cumplir

en la prueba por equipos.

Quiero que venga mi familia, que venga Papá Noel,

ser capitana y ganar MasterChef.

Son muchas las sorpresas que esperan

a nuestros aspirantes en esta prueba por equipos.

Por eso, hemos querido trasladarnos a la ciudad

que ostenta el título de la capitalidad

iberoamericana de la cultura gastronómica 2016: Mérida.

Fundada hace 2000 años por el emperador

Octavio Augusto, llegó a ser la localidad romana

más importante de Hispania.

Esta pequeña Roma española nos ha dejado un legado

inestimable. Y el ejemplo más claro es

su majestuoso teatro romano.

Es el mejor conservado de Europa, y por eso, Mérida

es, desde 1993, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Un marco excepcional donde nuestros pequeños aspirantes

se batirán en duelo en la prueba de hoy.

¡Hala! -Ay, Dios.

Ay, no, no. Les tengo terror. No puedo, no puedo.

De repente entro y veo las estatuas y digo:

"Ay, qué miedo". Me entró pánico, horror...

Eran horribles.

Aspirantes, bienvenidos al Teatro Romano de Mérida,

un escenario único que este 2015 cumple 2000 años.

(TODOS) ¡Hala!

Yo no me creo que este teatro tenga 2000 años de antigüedad

y esté como tan nuevito.

Aquí se celebra cada año el prestigioso Festival

de Teatro Clásico de Mérida, uno de los eventos

de mayor relevancia para las Artes Escénicas

de este país. Qué guay, ¿eh?

Aspirantes, como veis no estamos solos.

Hoy nos rodean las estatuas milenarias del pasado

y algunas de ellas siguen tan vivas como entonces.

Ay, me da miedo.

Quietas ahí, me daban un poco de miedo, con la careta y todo.

Martu, ¿quiénes serán? Ay, no sé, pero me da miedo.

No las puedo ni ver. ¿Por qué estarán aquí?

Revivieron. ¡Qué sé yo!

En las películas de terror siempre hay uno con máscara

esa musiquita: "chan, chan", y me da un miedo...

Álvaro, tú fuiste el segundo mejor plato.

¿A ti te gustaría ser capitán? Bueno, por una parte sí,

y por otra parte no. La parte buena es que estás

trabajando, si te sale bien es bueno para tu equipo.

Pero si te sale mal pues mal para ti,

mal para tu equipo... Y mal. Antes de conocer vuestra misión

tengo que deciros que por primera vez

vais a trabajar como un solo equipo y a las órdenes

de un solo capitán. Yo no, yo no.

Laura, tú fuiste el mejor plato de la prueba anterior,

por lo tanto, serás la capitana en la prueba de hoy.

¿Estás preparada? Bueno...

Estoy un poco nerviosa pero voy a demostrar

a los jueces que aunque tenga 8 años puedo ser

una buena capitana, lo voy a dar todo

y voy a hacerlo lo mejor posible.

Álvaro, en la prueba anterior dejaste a Laura

casi todo el tiempo en el banquillo.

Hoy es tu capitana, ¿la vas a obedecer?

Sí, la voy a obedecer porque todo el equipo "tende"

de un hilo y haremos lo que ella diga.

Yo espero que trabajéis todos como un equipo.

A mí me encanta Laura como capitana porque

es responsable, no chilla nada y sabe mandar como es debido.

Aspirantes, ser un único equipo significa que en este reto

seréis valorados individualmente.

Los jueces repartirán puntos del 1 al 6 en función

de lo bueno o malo que sea vuestro trabajo en cocinas.

Aspirantes, espero que sepáis cómo invocar a las musas

porque las vais a necesitar.

El menú que os traemos hoy está basado en la gastronomía

tradicional extremeña. Una cocina sencilla,

donde predomina la calidad de su materia prima.

Este menú consta de un principal:

conejo al estilo Mérida. ¿Qué es eso?

A mí el conejo no es que se me dé muy bien,

y encima al estilo Mérida. No sé si quieren que le ponga

chile, tomate... Ay, señor. Ay, señor.

¿Y cómo se hace eso? -Pues un conejo.

Y el siguiente plato, un postre: flores de miel.

Bien. -Bien.

Las flores me encantan.

Me encantan las flores porque es un trabajo muy delicado

y tienes que tener mucha precisión para hacerlo.

Pero, un momento. Aquí falta un plato muy importante.

El alimento pastoril típico de la dieta pacense.

Unas buenas migas con mucho pringue,

con su chorizo, su panceta, sus pimientitos...

Aspirantes, vosotros ya tenéis mucho trabajo.

Creo que deberíamos implorar a los hados para que obren

con su fuerza desconocida sobre estas estatuas

que llevan cientos de años siendo solo piedra.

Y así las conviertan por fin en humanos de carne y hueso.

¿Y esto cómo se hace, rezando un Padrenuestro?

Ha llegado el gran momento. Estatuas, acercaos.

¡Ah! No. -Dais mal rollete, ¿lo sabíais?

Soy muy joven para morir.

Estatuas, quitaos las máscaras.

(GRITAN EUFÓRICOS) ¡Ostras!

(GRITAN)

¡Lucas!

A quien más ilusión me ha hecho ver es a mi hermano porque

hacía tiempo que no le veía, ya quiero estar un ratito

con él y a ver si lo cogen.

Al que más ilusión me ha hecho volver a ver ha sido a Álvaro,

porque teníamos una compenetración...

Como que siempre nos estamos contando chistes, risas...

(GRITAN EUFÓRICOS)

Echaba de menos a todos pero echaba más de menos

a María Querol porque es una gran amiga.

Exaspirantes, la última vez que nos vimos estabais tristes

porque os pudieron los nervios y no lograsteis hacer

el plato que os pedíamos. En la cocina, como en la vida,

quien no aprende de sus errores no avanza. Por eso este jurado

quiere daros la oportunidad de hacer mejor las cosas.

Hoy dos de vosotros volverán a las cocinas

de MasterChef Junior y recibirán 6 puntos cada uno.

Qué chollo, ¿eh? No os podéis quejar.

Ya quisiera yo, que tengo 5.

Me parece buenísimo que los compañeros vuelvan

a cocinar de nuevo, pero me parece mal porque

me siento un poco amenazada porque ahora me puedo ir yo.

Para conseguir esos dos delantales

que os lleven de vuelta a la competición tendréis

que cocinar el entrante del menú de hoy.

Prepararéis cuatro platos de migas como este cada uno.

Vale. -¡Toma!

Le he visto muchas veces hacer a mi abuela migas

y las hace con chorizo, panceta, pimiento verde,

pimiento rojo... Y le sale luego superbuenas.

Pablo, qué contento te veo. No he hecho migas en mi vida

pero creo que me pueden salir mejor que todos los platos

que he hecho aquí. Covadonga, ¿cómo estás?

Tirando. (RÍE) ¿No te ves capaz de hacer...

...cuatro platos de migas? A mí me gusta mucho no pasar

las migas ya al papelito ese que las absorbe.

A mí me gusta ya de la sartén al plato y luego rebañar...

Rebañar la salsita con un trocito de pan.

Aspirantes y exaspirantes, contáis con un total

de 85 minutos para elaborar el menú. En el minuto 65

saldrán las migas. ¿Qué?

En el minuto 70 saldrá el principal y en el 85

el postre. ¿Lo tenéis claro? (TODOS)¡Sí, chef!

Vais a cocinar para unos comensales muy especiales.

Quizás los comensales más críticos y exigentes

a los que os hayáis enfrentado hasta ahora.

¿Queréis saber quiénes son? Pues mirad hacia la grada.

Ostras. Aún no os vamos a desvelar

de qué comensales se trata. Lo sabréis a su debido tiempo.

¿Qué? A mí me da un pelín de "yuyu" cocinar para estatuas

con túnicas marrones y una máscara de asesino

que a lo mejor quieren sangre con persona y...

Bueno, ni idea.

Tendremos en cuenta la opinión de estos misteriosos

comensales pero quienes decidiremos qué aspirantes

han hecho el mejor plato y qué exaspirantes vuelven

a la competición seremos nosotros,

el jurado de MasterChef.

Os recuerdo que en el camión de nuestro proveedor

de alimentos tenéis los ingredientes necesarios

para elaborar vuestros platos. El excedente que no utilicéis

será donado a comedores sociales.

¿Estáis listos para que empiece el espectáculo?

(TODOS) ¡Sí, chef! Pues a cocinas en 3, 2, 1, ya.

(GRITAN)

Por aquí. -No me dejéis la última, porfi.

Va, va, va. -Venga, mi "armas",

que hay que hacer el reparto de tareas.

Con el conejo te pones tú. Con las setas te pones tú

y Martu. -Álvaro y Martu.

Venga, suerte, eh. -Y después las flores

las hace Martu y yo. -Empezamos con el pan.

(A LA VEZ) ¡Equipo blanco!

No llego.

Quita, quita, quita.

Te lo cojo yo, no te preocupes.

Aunque todos seamos muy amigos y me caigan genial, he venido

a ganar y a llevarme un puesto en las cocinas.

¿Tú has terminado de pelar todo tu pan?

Sí. No lo peles tanto. Así, así está bien.

¿Está bien? Gracias. -Pasa a lo mejor esta parte...

Yo creo que te has llevado medio pan por delante,

no lo sé pero a mí me da esa sensación.

Yo quiero ganar el delantal blanco, y si lo gano va a ser

un supersubidón. Hoy voy a ir a por todas.

Ole. Bueno, hoy es un día complejo,

tenemos a los aspirantes haciendo dos platos, conejo

bien guisadito... El guiso a mí no me da miedo

¿Pero qué me decís de la fritura de la masa

en el aceite hirviendo? Hombre, es una fritura

importante, pedazo de flor, mucha temperatura...

Las flores de miel, la masa... Y los nuevos que vienen

que tienen que hacer 4 platos de migas, y hacerlas buenas...

Nosotros no hemos hecho buenas migas y llevamos

un montón de programas, así que...

No os digo nada de dónde viene el nombre.

Me preocupo por tu salud y me quedo con los exaspirantes

viendo las migas. ¿Has traído vino?

Es lo que te iba a decir. La miga le tira vino de bota.

Tú estás acostumbrado a la bota y yo soy más señorito,

más de vino de alta cocina, pero te iré enseñando,

poco a poco, quedan muchos programas,

venga, guapos.

(CANTA)

Capitana, ¿me pongo con el perejil de Lucas?

Sí, sí. -No, déjame a mí.

cinco, seis, siete y ocho. Aquí están las ocho.

Vale.

Cuidado, una avispa. -Martina, ¿qué tal vas...

...con el conejo? ¿Martina? El conejo trabaja avispas.

¡Ole!

¿Qué? ¿Se va ya la avispa?

Yo no puedo trabajar con avispas.

Martina, el conejo es lo principal y no está hecho.

Capitana, cámbiale la tarea a Martina porque no puede

trabajar con avispas. -Sí, Martina.

Cambio. -¿Pero por qué?

Si estoy con el conejo. -Has perdido mucho tiempo

con las avispas y a mí no me dan asco.

(LA IMITA) ¡Avispas! Ah, avispas.

Pero que no pasa nada. Martina ha tardado

con un conejo media hora porque le daba miedo.

Le haces así y punto, no ¡ah!.

Cómo cuesta esto, ¿eh?

Hugo, si termino te echo una mano, que veo que vas

un pelín mal. -No hace falta. ¿Un pelín mal?

A ver, tío, concéntrate en lo tuyo.

Aunque estábamos separados en cocinas, a mí, Pablo,

durante el cocinado, me estaba volviendo loco.

Si alguien tiene que coger algo, me lo puede pedir, ¿eh?

Vale, no hables tanto y trabaja más.

El plato que tienen que preparar

nuestros exaspirantes son unas auténticas migas

extremeñas. Lo que hay que tener es un buen pan

de pueblo, un pan bien asentado de 2 o 3 días.

Lo vamos a cortar en cuadraditos y lo vamos

a remojar con el pimentón y la sal. Lo dejo reposar

un poco y voy haciendo el sofrito.

Aceite de oliva, empezamos a dorar los ajos,

un poco de panceta, de chorizo, que suelte bien de pimentón

y así, si me he quedado corto me lo da ya el aceite

con el pimentón del chorizo. Y con el justo aceite echo

las migas. Voy removiendo y voy viendo lo que me va

pidiendo, si un poco más de grasa o humedad.

Echamos los tropezones hasta que pierda la humedad.

Es fundamental que no queden grasientas.

El punto justo de sal. Y a mí como más me gustan

es con mucho tropezón.

Ramón, voy fatal. Solo voy por la primera mitad de pan.

Toma pan, Cristina, toma pan. -Ah, gracias.

Si Ramón no hubiera echado pan yo creo que si llegaría

perfectamente pero ha sido muy majo de él porque pensamos

que si nos ayudamos unos a otros más puntos nos darían.

Ay, que viene.

A ver... -Qué duro está.

El primer plato del equipo de los aspirantes, el conejo

al estilo de Mérida. Es sencillo: primero, trocear

el conejo. Lo doraremos en una cazuela amplia

con un poquito de aceite y lo retiraremos. En ese aceite

tostaremos unas láminas de pan, un ajo con una hojita de laurel

y rehogaremos unas setas, el gurumelo. Retiraremos

y desgrasaremos con un vino blanco. Colocaremos el conejo

en la cazuela de nuevo. Con ese pan, el ajo y

un poquito de perejil haremos un majado que también

lo meteremos. Las setas, cubriremos con un poquito

de agua, la justa, y cocinaremos 40 o 50 minutos

hasta que tengamos un guiso bien tierno, sabroso

y que quede perfecto.

Bueno, ¿cómo vamos por aquí? ¿Este pan para qué es?

Para el majado. ¿Y cómo va a ser el majado?

Que yo no sé lo que es. Un sofrito de pan, ajo

y perejil. ¿Y eso se lo echáis al guiso

de conejo? Sí.

Esa es muy buena idea. Gracias.

Dejamos esto menos gordito. Un poquito de desigualdad,

que eso es lo que mola en los pueblos.

Hola, Jordi. ¿Cómo estás?

Bien. ¿Cómo que en los pueblos

mola la desigualdad? Desarróllame eso.

A ver, en la cocina tradicional de los pueblitos chicos

pues mola que un dado esté más grande otro más pequeño...

Que los tamaños no importan tanto como en la cocina

de L'Abac. ¿Qué le pasa a la cocina

de L'Abac exactamente? Nada, que cuidáis mucho

la presentación. Que la estética no es

importante, ¿no? Tiene que estar muy rico

y ya la estética es secundaria. Sí, muy bien.

La estética hay que cuidarla pero para mí es secundaria.

Que no te escuche Samantha decir eso porque es

la más tiquismiquis de Europa en el tema estético.

Ya lo sé.

Tampoco voy a discriminar la cocina de Jordi

ni la de Samantha pero yo digo que la mejor para mí

es la de Pepe.

Covadonga, ¿vas a meter bien embutidito, que esté...?

Ahí cargado. Pero no aceitositas que...

Ya sabes que... Vale.

Voy a hacer todo lo posible para volver a entrar

en MasterChef Junior 3.

(GRITA) Bueno, vamos a ver.

¿Qué pasa aquí? Pero bueno, aquí hay cien mil avispas.

Hay que llamar a Samantha que venga y nos eche una mano.

¡Samantha! ¿Dónde está Samantha?

¿Qué pasa? Mata estos bichos que a mí

me da... Hay que decir todos:

"Mañana es miércoles, mañana es miércoles..."

(TODOS) Mañana es miércoles. Mañana es miércoles...

Muy bien, así cuando veáis una avispa y se va.

Una cosa, se han ido todas las avispas, ¿eh

Aquí no hay ninguna. Es algo de toda la vida.

Lo de "mañana es miércoles" para espantarlas es

otra tontería como lo de morderse la lengua.

Mañana es miércoles, mañana es miércoles...

Venga, chicos, vamos a meter caña,

estamos a unos 30 minutos, hay que correr, ¿vale?

Dale así para que se haga por todos los lados

el pimiento. -Mañana es miércoles.

Mira, un consejo, Cristina. Echa, más o menos,

un dedo de aceite. -Mañana es miércoles.

Ya, ya. Te veo un poco nerviosa, ¿no?

Súper. Vale, ¿qué tardan las migas

en poner a tono? 20 minutos o por ahí.

Corre. Pues estaba bastante agobiada

con el tiempo, se me veía en la cara un poco.

Tengo un minirosario en mi bolsillo, entonces

lo voy tocando y me va dando como esperanza.

Mañana es miércoles, mañana es miércoles.

Hala, una. Mañana es miércoles...

Hala. Ya me he cargado dos. Yo me quedo aquí espantando

a las avispas, no os preocupéis.

Gracias, gracias. -¿Qué estás haciendo?

Hay que sacar el conejo ese. -Pues se saca.

¡Yo soy alérgico y soy el que tiene menos miedo

a las avispas!

Hey. Los ajos que hemos cortado

al principio, ¿dónde están? -En el pan.

Pero que hacía falta ajo para el conejo.

¿Dónde está? -Aquí.

Son ocho. Hay ocho dientes.

Pues tienen que ser otros ocho. -¿Para esto?

No, para el conejo. -Son dos por cabeza.

Para el conejo los estoy cortando yo, tranquila.

Capitana, por mí no te preocupes.

Eso hay que empezar a dorarlo ya.

¿Quién es el capitán aquí? Yo.

¿Seguro? Está dando voces y está ordenando más que tú.

Es que como le veo a él más nervioso... Álvaro,

¿diriges tú las cocinas? No, yo no estoy dirigiendo.

Ah, tú no estás dirigiendo. Ahora te quitas del medio.

Por mucho que digan mis compañeros que yo he sido

capitán yo creo que no. A lo mejor he mandado

lo que me han dicho pero no he sido capitán.

Capitana, hay que organizar aquí, eh.

¿Quieres que te ponga así de alta y pegas las voces

desde aquí? Venga, da las voces desde aquí. ¡Vamos!

¡Álvaro! -¿Qué?

Que pongas eso ahí. -Venga, perfecto.

Aunque Pepe me ha dicho que tenía que mandar más

yo creo que lo he hecho bien porque si yo gritase

al final no te hacen caso.

Bueno, bueno, bueno... Covadonga, sofrito bien hecho,

tamaño perfecto, ese chichi que se escucha es

de una buena y lenta fritura como Dios manda y si aprieta

un poquito le van a salir unas migas de diez.

No digo más. ¡Ah! Estoy contenta.

No te vengas muy para arriba, ¿eh?

Vale, vale.

A ver, ¿un bol?

A Hugo le falta temperatura en su sartén, no se le van

a hacer en la vida. Pero tiene unas migas

muy bonitas, muy chiquitinas que dudo mucho que le llegue

para cuatro. Es que yo la he liado.

No puedo, que no llego. -Hugo, tranquilo.

Ay, tío, cuidado. Parte de mi cocinado,

Pablo me estaba poniendo supernervioso porque

iba con el aceite para allá cuando lo tenía caliente.

Y es que casi me quema.

¿Esto está hecho?

Están blanditas. -Las hago un poco más, ¿no?

Les das un toquecito.

Es imposible revolver.

Oh, qué bien.

Todas las migas tienes bastante buena pinta. Hay un error

que todos están cometiendo: estamos añadiendo

embutido, chorizo... a media cocción en vez de haber hecho

un sofrito generoso de vicio.

Venga, tira, tira. -Espera, espera.

Para hacer la receta de las flores de miel coges

un bol muy grande, echas los huevos y los bates

muy bien. Añades la harina, la leche, sal, la cáscara

de naranja y los granos de anís. Lo bates bien,

que no haya grumos. Hacemos la salsa con miel

y limón, y en una fritura con aceite muy caliente

y con el hierro para hacer las flores, vas friendo

una a una y luego las escurres bien y las decoras

con la miel y el limón y estará buenísimo.

A ver qué falta. -La pizquita de sal, el anís...

Mata uva. -El anís.

¿Qué es eso? -Mata uva...

A ver, enséñale a la pobre capitana qué es la mata uva

que no tiene ni idea. -¿Esto? ¿Mataluva?

Mataluva. -Esto.

Es como un anís en polvo.

Échale un poquito más que esto tiene mucho.

Que sí. -Vale, perfecto.

¿Me dejas un segundo, Martu? -Ah, vale.

Es que yo iba a hacer el postre contigo.

Vale, venga. -Yo iba a hacer el postre

con ella. ¿Entonces qué hago yo?

Haz esto, coge otra naranja. -Más ajo.

Lucas. -¡Lucas, más ajo! Cómo pica.

Que rulan, que ya van.

Voy todo lo rápido que puedo.

Cuidadosamente.

Cuidadi... Cuidadosísimamente se pone el huevito frito

encima. ¡Muy bien! -¡No!

¡Bien! ¡Yupi! ¡Yuhu!

No, me ha vuelto a pasar.

Sí. ¡Nooo...!

¡No!

¡No, era mi último huevo!

Ex-aspirantes, en 15 minutos salen las migas.

En 10 estamos emplatando.

Yo en vez de huevo frito

estoy haciendo un huevo revuelto.

Pero el huevo revuelto se bate antes.

No. -Sí. Esos serán huevos rotos.

Ay, sí, huevo roto.

Bienvenidos a Mérida y muchísimas gracias

por ser cómplices de esta fantástica sorpresa

que le tenemos preparada a nuestros pequeños aspirantes.

Ellos no tienen ni idea de para quién van a cocinar.

Ni saben tampoco que los que estabais en la grada

con las máscaras y las túnicas erais vosotros,

sus mejores amigos.

Bueno, ¿cómo lleváis ese emplatado?

Bueno, tengo aquí al experto en migas.

Lo que me gusta juntarme con los profesionales.

Sabes hasta de migas ya.

Esto es lo último ya.

Un catalán a un manchego haciendo migas ruleras.

¿Me vas a enseñar tú?

Esto sería lo último.

No, tengo clarísimo que tú de migas sabes un rato.

Aquí de migas hay un porrón. No tengo yo comidas.

No te voy a discutir eso.

Así me pongo yo, mira, de gordo.

Si las de María tienen exceso de grasa...

Las de Mauro andan ahí primas hermanas.

Demasiada grasa y quizá demasiada temperatura, ¿no?

Es como un tostado aquí. Hay que hacerlas

tranquilamente las migas, rehogar tranquilo.

Vamos a ver Ramón. Dale, Ramón.

Ramón ha hecho poquitas para que te gusten más.

Para que le encuentres el gusto.

Está buena de sal, está todo bien, pero...

Crudas, sin el sabor del ajo.

Un papel y busca quitarle grasa a eso, hazme caso.

Covadonga no las va a pasar por papel

porque le ha puesto la grasa justa y ha dicho:

"Ya están de diez."

Y ahora si quieres podemos pasar al revuelto de migas,

que esta es otra versión.

Diferencia entre un huevo y un revuelto, ¿cuál es?

Pues eso, que has roto el huevo y has hecho un revuelto.

Y no has puesto aceite, por eso se te ha pegado.

Venga. Claro. Hugo, aceite ahí.

Si a mí los huevos fritos me salen.

Pero es que yo quería hacer una versión más original

y que quería hacer huevos revueltos.

¿Y estas migas de quién son?

De Pablo. Mías.

Él ha dicho que la cocina tradicional, desigual.

La estética en la cocina tradicional

nunca ha importado tanto como en la...

¡Uh, se me ha caído una cáscara!

Como en la alta cocina. Como en la alta cocina,

como en la de Jordi, diría yo.

Es que Pepe hace una cocina muy tradicional

con sus toquecillos modernos.

A ver si de una vez hoy...

Apuntas maneras. No te diré que seas cocinero.

Pero crítico gastronómico, cuidado, ¿eh?

Alguna vez iré al Bohio a verte.

Y me harás esa valoración y ese análisis.

Hazme el favor, tú ve al Bohio primero,

empieza por abajo y luego ya cuando sepas vienes al ABaC.

El buen comer no me lo quita nadie.

Y el criticar un poquito los platos

tampoco me lo quita nadie.

Chicos, esto es rehogar todo el tiempo.

Déjame un poquito también para que...

Más ajo. -Toma, toma.

Señorita, tengo una cosa muy importante que decirte.

¿Vienes conmigo? Vale.

¿Sí? Martu, ¿te pones mientras

de capitana tú? -Sí, vale.

He dejado a Martu como capitana porque confío mucho en ella,

es muy buena compañera, hace todas las cosas muy bien.

Laura, lo de ser el mejor plato de la prueba anterior

de plató tiene un premio muy bueno.

Vas a ser la primera en descubrir la identidad

de los 32 comensales misteriosos.

¡Oh!

¿Vamos? Sí.

Vamos, corre.

A ver, ¿cómo vamos?

Aquí, bien. Se tiene que marcar bien.

Muy bien, Martina.

Comensales, os traigo una sorpresa.

Puedes quitarte la máscara. Espera, que te ayudo.

¿Quién es? Mi mejor amiga.

¿Y qué hace aquí tu mejor amiga?

¿Conoces a alguien más?

Ah, sí, a Marcos.

Es el mejor amigo de mi hermano.

¿Y entonces qué deduces con todo esto?

A ver, hay platos...

Que son los comensales.

Bueno, ahora ya conoces el secreto

de los comensales misteriosos.

No puedes decir nada de nada

de lo que has visto aquí. Vale.

Un momentito, Samantha. Ve yendo tú que tengo yo

que hablar una cosita con Laura.

¿Vale? Vale.

Luego la acompaño yo a cocinas. Pues yo me voy sola.

No te preocupes. Hasta luego.

He pensado que hoy no vamos a hacer

caso ninguno a los jueces. Esto queda entre tú y yo.

Se lo puedes decir a uno de tus compañeros.

¿Okey? Choca. Okey.

Hala, corre, a cocinas.

Ay, que se me cae el gorro.

Capitana. Huy, ¿dónde está? -Yo soy.

Fíjate si alcanza para 37 personas el majado.

Sí llega.

Venga, venga.

Venga, chicos, bien marcadito. -Martu, por favor.

¿Qué? -Diles que quiten un fuego.

¿Podés esperar? -Vale.

Martu como capitana mandaba mogollón,

pero no trabajaba.

Se estresaba y no sabía lo que hacer.

Martu, te tengo que decir una cosa.

¿Qué? -No se lo puedes decir a nadie.

El secreto lo he compartido con Martu,

que es mi mejor amiga de aquí,

y se ha puesto muy contenta cuando se lo he dicho.

Tiene harina, está bien mezclado.

La mezcla esa está bien, no la toquen más.

Ex-aspirantes, el tiempo de cocinado ha terminado.

Vamos a emplatar las cuatro raciones de migas. ¿Oído?

Oído, chef.

¡Huy!

Qué torpe soy.

Es que no tengo...

(GRITA)

Cogí la sartén, la puse debajo de la mesa,

tan fuerte que el aceite saltó.

Y entonces empecé a saltar. Pero no lloré, ¿eh?

Qué dolor. -Ah, pobre Cova.

Es increíble lo de Cova.

Me he asustado bastante cuando a Cova se le ha caído

el aceite y espero que los jueces sepan valorar

que su plato tenía mucho mérito.

Ojo, tened cuidado. El aceite caliente,

pero hay que ser prudentes.

Se nos ha quemado un poquito Covadonga.

Pero es una gotita de nada.

La estamos curando y enseguida va a venir a emplatar.

Yo con el aceite tengo un cuidado exquisito.

Sí, super.

Ahí estamos.

Va, corre, corre.

Hay más seta, ¿no? -Sí, ahí abajo.

Sí, pues ve echándote más seta.

El majado hay que echarlo ya,

porque el conejo está casi hecho.

Álvaro estaba mandando más que yo.

Y eso me parece un poco injusto.

Si necesitas tanto ayúdanos un poco, por favor,

que somos muy pocos. -Lukas, no grites.

Cuando salga este plato nos podríamos

poner todos con el postre,

si no a ver qué hacemos los demás.

Venga, los hígados. Hígados, venga, echo.

Sí, echa un poquito de aceite.

Ex-aspirantes, los camareros ya están llegando.

¿Puedo dar la orden de salida de los platos?

Sí, chef.

Venga. Camareros, por favor, vamos cogiendo platos.

Me dicen en cocinas que ya está todo listo

para que salga el primer plato.

Son unas migas extremeñas

preparadas por los ex-aspirantes.

A disfrutarlas.

Bueno, aspirantes, os traigo a Cova.

No ha sido nada, la tenemos curadísima, recuperadísima.

¿Estás bien? Chicos, un aplauso a Cova.

Venga. Oye, le vamos a dar tres minutitos para que emplate

esas cuatro grandes migas.

¡Venga, Cova, tú puedes! ¡No te preocupes!

Venga, hijo.

¡Huy, qué bueno! -Claro.

En 10 minutos empezamos a emplatar.

Venga, rapidez, no quiero fallos.

No la muevas.

Esta tiene... ya, cierra.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4 - 22/12/15

MasterChef Junior 3 - Programa 4 - 22/12/15

22 dic 2015

Eva González y el jurado prepararán una espectacular cena de Navidad a la que invitarán a seis antiguos concursantes del programa. La cena será besugo al horno y ensalada de cigalas. La chef Carme Ruscalleda y su hijo Raül Balam les enseñarán los trucos para cocinar este pescado.
El teatro romano de Mérida abre sus puertas a MasterChef Junior. Los exaspirantes lucharán por volver a la competición cocinando migas para sus mejores amigos. ¿Quién regresará a la competición?
En la última prueba, cocinarán a contrarreloj. Los aspirantes pujarán con tiempo en una subasta de alimentos.

ver más sobre "MasterChef Junior 3 - Programa 4 - 22/12/15 " ver menos sobre "MasterChef Junior 3 - Programa 4 - 22/12/15 "
Clips

Los últimos 143 programas de MasterChef Junior 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Hadil Ahmidan

    Pobre chloe

    07 jun 2016
  2. Maria

    Pobre Chloe¿¿

    01 jun 2016
  3. Iraia

    Teneis que arrastrar rl punto hacia alante luego volver al principio y te deja verlo

    03 ene 2016
  4. Iraia

    A mi si me deja verlo

    03 ene 2016
  5. Maria

    porque cuando quiero ver el programa 4 tarda en cargarse con un circulito que da vueltas

    29 dic 2015
  6. Helga Maria

    Porque no se pueden ver los videos desde fuera de España? Cuando le doy al play el reproductor avanza directo hasta el final. Los de la pasada edición si que se pueden ver. Alguien de RTVE seria tan amable de contestar? Gracias

    29 dic 2015
  7. Alvaro

    Eso alguien lo sabe? P

    27 dic 2015
  8. Noelia

    Alguien sabe si chloe tiene un canal en YouTube?

    27 dic 2015
  9. Juan Maldonado

    Pepe le dice a Laura "tú no tenías porque saber que él udon TIENE que ir en un caldito", y ahí se equivoca. Una de las formas de comer udon es en caldo (kake udon ), pero también está el yaki udon, udon cocido y después salteado con verduras y/o carne o gambas, que es lo que ha hecho Laura. De hecho cuando vi el udon, y pensando en el gusto español, que no es muy de soya sauce (ingrediente principal del caldo para udon), pensé en yaki udon y me pareció una buena elección de Laura.

    25 dic 2015
  10. William Reuben

    No se puede ver el programa 4. Que la burocracia de TVE se mueva para encontrar una solución

    24 dic 2015