www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3408878
Para todos los públicos MasterChef Junior 3 - Programa 3 - 15/12/15 (1) - Ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a MasterChef Junior 3.

Ay, no, cajas sorpresa, no.

Se hacen su propia tarta de cumpleaños.

Y en la carta a los Reyes Magos piden, en lugar de juguetes,

utensilios para cocinar.

Son nuestros pequeños aspirantes que, una semana más,

vienen dispuestos a revolucionar las cocinas.

Bienvenidos, aspirantes. (TODOS) Buenas, Eva.

Entramos en la tercera semana de concurso.

Habéis cocinado carne con la hamburguesa gigante,

pescado con Ricardo Sanz,

ya sabéis cómo se hace un buen plato de pasta

y habéis aprendido un montón sobre cocina internacional.

¿Qué os gustaría cocinar hoy?

-Bizcocho. -Repostería.

-Comida tradicional. -Una tarta.

Bueno, cada uno, una cosa. Chloe, tú.

Repostería. Porque a mí antes no se me daba bien

y estaba estudiando y ahora es... Creo que lo que mejor se me da.

Si le pones esfuerzo, te sale. Bien, me gusta tu actitud.

-Ojalá me toque cocinar algo tradicional

en plan que hago en casa o típico de España

como, no sé... Chipirones en su tinta.

Aspirantes, en este primer reto de la noche

vais a disfrutar mucho.

Ahí dentro os espera

un mundo con el que todos hemos soñado alguna vez.

¿Me acompañáis? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues vamos.

(GRITAN) ¡Ahhh!

Bienvenidos a la fábrica de chocolate de MasterChef Junior.

-¡Qué hambre! -¡Ahí hay chuches!

-Rico... Mira los regalines.

-¿Es real? -No... No es real.

-Que sí que es real. -Es real.

-¡Qué bueno! -Es chocolate en polvo.

Casi me da un ataque al corazón.

Es que no me lo creía, pensaba que era de mentira.

-¡Cómo mola!

-¡Ahhhh, golosinas! -¡Regalices!

-¡Ay, qué rico, qué rico!

¿No dejáis nada para nosotros?

Pero, bueno, Covadonga.

-Ah, yo quiero eso.

-Yo quiero la... La... -Los ositos, los ositos...

-¡Qué bueno! -Aquí hay chuches.

-¡Cógelas! -¡Qué bueno!

El escaparate me ha encantado.

No habrá escaparate así en... Cinco mil años.

Metes un chupa chups aquí en chocolate y te lo comes.

Disfrutad de este paisaje mágico porque está hecho

de las cosas que más os gustan.

Árboles de chuches, plantas de caramelo...

Y un lago con 2000 litros de auténtico chocolate.

¿2000?

¿Nos dan un tupper?

Un tupper de 2000 kilos.

A mí me encantan todos los dulces y el chocolate

y me bañaba ahí ahora mismo.

En esta fábrica de chocolate

falta lo más importante, nuestro Charlie.

El hombre que todo lo que toca lo convierte en dulce.

Considerado uno de los mejores reposteros del mundo,

presentó en estas mismas cocinas el postre más complicado

que jamás han elaborado nuestros aspirantes.

¿Os acordáis de la croquembouche?

(TODOS GRITAN)

Desde Elda, Alicante...

Paco Torreblanca.

(Aplausos)

Paco...

Bienvenido, de nuevo, a nuestras cocinas.

¿Qué te parecen nuestros precoces aspirantes?

Una maravilla y estoy emocionado porque me recuerdan

un poco lo que yo era cuando me marché a Francia.

Doce años, once años...

¿Cuándo supiste que los postres eran lo tuyo?

Me mandaron a París, mis padres, a trabajar con el mejor

pastelero, Jean Millet.

Me inculcó esta pasión,

ahora soy un profesional y mirad qué maravilla.

Yo soy feliz, feliz, feliz, con esta profesión.

Paco, seguro que nuestros aspirantes

están deseando saber qué les has traído esta vez.

Bueno, creo que para verlo, pasamos a cocina.

Claro que sí. Pues venga.

Venga.

Lo que más que encantó, requetechiflada de todo el bosque,

ha sido el lago de chocolate.

Si quieres, te pones ahí con una tumbona hinchable,

con un vaso y te vas cogiendo

chocolate, te lo bebes, coges chuches...

A la bartola.

¿Habéis visto cómo mola nuestro escaparate?

Pues si quieres bucear en él como si estuvieras aquí mismo

entra en la aplicación de MasterChef Junior

y vive este mundo de fantasía como han hecho los aspirantes.

Vamos, no pierdas el tiempo y descárgate gratis

la aplicación de MasterChef Junior.

Bueno, Paco, cuéntanos, ¿qué nos has traído?

Bueno, un surtido de productos típicos de navidad.

Lo primero que os he traído es un panettone.

-Me encanta.

¿Esto está fluido por dentro?

Oh... Guau.

Esto hay que verlo.

Ay, qué morro.

Eso no vale.

Buah...

Paco... No puedo hablar.

¿Qué es un panettone? Una especie de bizcocho

que es una masa de levadura y chocolate,

mucho chocolate muy bueno y un poco de especias.

¿Una magdalena gigante y súper etérea?

Exactamente. Y buenísima.

¿Nosotros, qué?

En la siguiente campana os he traído...

Unos pasteles de gloria.

Están hechos con almendra y están hechos con yema.

Es muy tradicional aquí en nuestro país.

Es extraordinario, no puede faltar en navidad.

Los dulces típicos de navidad en mi casa son:

las yemas de Santa Teresa de Calcuta de Ávila

porque mi madre es de Ávila y las comemos...

En navidad. -En la siguiente tenemos...

Unos polvorones de almendra y avellana, que, también,

es de Navidad, pero, a la vez, fijaos.

Qué fácil es de comerlo. -Qué bueno.

Toma. Oh...

Y di... Pamplona.

Entero, Jordi, entero.

Venga, venga...

Complicado, ¿eh?

Pamplona.

Aquí tenemos una naranja.

-Eso yo sé hacerlo, ¿eh?

-La podemos partir y veréis que es muy jugosa por dentro.

-Parece un tomate amarillo.

-Un turrón de torta imperial de Alicante.

-¿Eso cómo se hace? -No sé.

-Como a cada uno nos asignen uno...

-Esto está hecho con almendras marconas,

miel y clara de huevo.

Esto no puede faltar nunca en la navidad en las casas.

Buah...

-Ahora veréis turrones que hemos hecho de diseño.

-Buah, qué chulada. -Qué bueno.

-Son de colores.

Parece una ballena.

-Y nos... ¿Y nos piden que hagamos esto?

-Los dos turrones llevan chocolate y trufa negra.

-Ay, qué bueno.

Yo tengo ganas de verlo, a ver, ábrelo que esto parece una piedra.

Yo más que de verlo, de comerlo.

Buah...

Paco, ¿se puede probar? Claro.

Mira esto qué cosa más rica.

¿Sabes qué haría?

Por si quieres alguna idea. Un postre nuevo.

¿Eh?

Pan con chocolate.

Pero, Pepe,... Vaya pan con qué chocolate te lo comes.

Madre mía.

Cómo está esto, Paco.

¿Y nosotros?

¿Qué? ¿Os gustaría probarlo?

(TODOS) Sí. Pues venid para acá.

Esto está buenísimo.

Son como chuches.

Maestro. Chloe, ¿te gusta?

-Gracias.

Uf, me he hecho daño en los dientes.

Le di un mordisco en el diente que se me movía un poquito

y cuando lo mordí...

Se mueve... Madre mía, ahora se mueve mucho, ¿eh? Mira.

Ahí.

Se pega cada viaje esto...

Paco, ¿crees que nuestros aspirantes

pueden hacer todas estas elaboraciones?

Las pueden hacer perfectamente.

Están capacitados.

Pues, también, creo que pueden hacerlo.

Yo es que vamos, me muero si tengo que hacer los seis

porque no acabamos en todo el día.

Una pena no tener el tiempo necesario

para hacer las seis.

Así que sólo podemos elegir una.

Y esa elaboración es la que tenéis

debajo de la caja misteriosa.

A la de tres quiero que levantéis la caja.

Una...

Dos...

Y tres.

¿Qué es esto?

What is this?

Los ingredientes que hay en la caja son:

praliné de almendras, un limón, canela en polvo,

miel de flores, manteca de cacao,

granillo de almendra y un molde rectangular.

Martina, ¿qué crees que vais a hacer con todo esto?

Turrón de almendra.

Bien. Muy bien.

Aspirantes, en MasterChef Junior queremos que estéis preparados

para la llegada de la Navidad

y que este año podáis hacer vuestro propio turrón en familia.

Pero es la noche del chocolate, así que haréis una versión especial

de turrón con manteca de cacao.

Joder...

Y para eso dispondréis de setenta y cinco minutos.

¿Por qué me hacéis esto, MasterChef?

Paco, explícales a nuestros aspirantes, cómo deben mezclar

los ingredientes para que les salga

un delicioso turrón.

Mirad, lo primero que hay que hacer es poner el praliné en un bol,

la ralladura de limón, la canela, la miel, todo junto,

pero, pero, lo más importante es la temperatura

de la manteca de cacao

que tenéis que fundirla,

pero no ponerla demasiado caliente dentro del molde

porque si no, no se os despegará.

Cuando nos enseñan los platos y hay que cocinarlos,

me pongo un poco nervioso y me pierdo,

pero a la mitad me pongo las pilas y me despierto.

Viendo todo el chocolate que tenemos hoy aquí,

sería una pena no aprovecharlo.

Pues sí.

¿Qué tal si durante el reposo del turrón

nuestros aspirantes preparan algo más?

Deberíais de hacer unas empanadillas

de chocolate con fruta.

Durante el reposo del turrón,

elaboraréis empanadillas rellenas de chocolate y frutas.

En el supermercado tenéis todos los ingredientes necesarios.

Así que antes de poneros a cocinar, tenéis que pasar por él.

¿Preparados para cocinar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo para entrar en el supermercado

comienza en tres... Dos... Uno... ¡Ya!

¡Vamos, chicos, vamos!

-¿Esto qué es? -Guindas.

-Ay, no.

-Estoy temblando. ¿Por qué, estás nerviosa?

-¡Mucho!

-Es una fruta que se corta... -Yo la cojo.

-Ah, huevos. Aspirantes...

Solo os queda un minuto.

-Yo juntaré dos chocolates, juntaré dos chocolates.

-Huy... -Dame la leche.

-Esto es típico de Argentina, ¡qué guay!

Cinco...

Cuatro...

Tres... -Esta.

Dos... Uno... ¡A las cocinas!

¡Vamos!

-Suerte, chicos. -Suerte.

Veo los componentes del turrón de Jijona,

pero no es al uso un turrón de Jijona.

No es al uso porque el de Jijona lleva

almendra, azúcar, lleva miel,

puede llevar algo de canela y clara de huevo.

Lo que pasa es que hemos hecho una variante para que el tiempo

que tienen, endurezca rápidamente.

Y hemos puesto manteca de cacao.

-Bruno, Bruno. -¿Qué?

-¿Hay que rallar este medio limón entero?

-Yo.. Es que me ha quedado así.

-Ohh...

Ya decía yo que olía.

Un poco más que si no...

Es la primera vez que preparo

algo navideño, estaba nerviosa pero después...

Me relajé un montón

con los trucos que nos dijo el maestro.

-Se acerca la Navidad y al no poder estar en casa,

echo de menos a mi tía y abuela porque en Navidad

me lo paso muy bien con ellas.

-Estoy mezclando el praliné

con las almendras tostadas,

la canela

y la ralladura de limón.

Estoy yendo tranquila porque si me pongo más nerviosa

sé que me saldrá mal.

Este turrón que nos traes, sustituimos las claras

por manteca de cacao y así enfría más rápido.

Efectivamente, y en un tiempo más corto,

50 o 60 minutos,

tenemos un turrón a punto

porque si no, necesitaríamos, casi dos días.

Este año todos haciendo turrón en casa con los niños.

La verdad es que en navidad no solemos hacer postres,

pero sí hago la cena...

Familiar con mi tío Jorge.

En casa de mi abuela lo que se come es lechal.

El de Burgos porque somos de ahí, pues comemos el lechal.

A pesar de que mi padre es de Estados Unidos

no hacemos ninguna cosa tradicional de allí

porque estamos en España.

Se engancha todo.

¿Se te ha enganchado todo?

En Navidad suelo cocinar, que le gusta a mi familia,

es el solomillo Wellington.

-Le das a este y te sale un láser. -Ah...

-Así controlas la masa.

¿Qué temperatura es la ideal de cada cosa?

Si la ponen a 28 grados, o 29, incluso 30,

Sólo el movimiento va a hacer que cristalice.

Creo que dejarán clavado.

Yo creo que va a salir porque le estoy pillando el truco.

Y vamos adelante.

Yo la Navidad la vivo cantando villancicos.

(CANTA) #La virgen se está peinando

entre cortina y cortina#

Los pequeños de la casa cantamos villancicos

que nos enseñan en el cole y todo.

(CANTA) #Los cabellos son de oro

y el peine de plata fina#

Pasamos con la... Con un gorro y nos dan dinero.

El último año recaudé sesenta y cuatro euros.

(CANTA) #Pero mira cómo beben los peces en el río

miran cómo beben por ver a Dios nacido#

¡Feliz Navidad!

Yo en Navidad vendo lotería de un centro de monjas

y de las hermandades que yo estoy,

pero no creas que la gente compra mucho porque con esto

de que no toca nunca, ya no me compran.

Bueno, Paco, aquí está Covadonga.

-¿Cómo vas, Covadonga?

-Voy a acabar de alisar y lo meto ya a enfriar.

-¿Crees suficiente esa cantidad?

Hemos visto lo mismo.

-Pondré más cantidad.

-Tienes que hacerlo como a ti te guste.

-Pues un poquito más.

¿Lo has probado? -Sí.

¿Sí? -¿Y qué tal?

-A mí me gusta. Tienes mucho tiempo

que es muy bueno, así el turrón cristaliza

y se pone duro rápido,

pero con ese tiempo que tienes

esas empanadillas serán milagrosas.

¿Qué harás con ellas? -Pues quería hacer unas...

Un chocolate que está aromatizado con lima y limón...

-¿Y qué chocolate pondrás? -Chocolate con leche.

-¿Crees que el chocolate con leche con los cítricos... Va bien?

-Hombre, a mí me gusta.

Bueno, Covadonga, buena suerte. Gracias.

Aspirantes, habéis consumido ya los primeros 45 minutos.

Os quedan por delante aún, treinta.

Ya sólo quedaban veinte minutos...

Y... O sea... Estaba cagada.

Algunos trabajaron por encima de la temperatura

y se ha fundido la grasa y no está tan bien ligado.

Si no lo han hecho bien al cortar el turrón,

veremos que la masa no es homogénea.

Y algunos, si se han pasado y no cristalizó,

puede que estén blandos y no lo puedan sacar del molde.

Ay, Dios.

¿Me abres la esta, por favor?

Ya te puedes ir.

Las empanadillas las rellenaré de chocolate negro

igual con un poquito de con leche...

Y naranja.

-Bruno...

Bruno... ¿Había que...?

Al chocolate ponerle la canela, el limón y eso, ¿no?

-Como quieras. -Para las especias digo.

-Yo le puse un poco de menta.

-Echo en falta a María Querol

porque éramos muy amigos y estábamos juntos.

Y me ha dado mucha pena que se haya ido

y voy a intentar hacer un buen turrón

y las empanadillas por mí y por ella.

Los aranditos.

¿Cómo hago las empanadillas de chocolate y fruta?

Bueno, pues haciendo una ganache.

Y haciéndola, es una mousse de chocolate.

Cogen sus empanadillas y se rellenan con naranja.

¿Sabes cómo...? Y el chocolate con pera.

Y manzana, también.

Como coger una trufa de chocolate y meterla dentro de la empanadilla.

Exactamente.

Mira...

Yo quería hacer una salsa de frutos rojos.

-Copiota.

-No, vaya, que no. -Cogeré la cazuela.

Laura, ¿cómo vas?

Ya tengo el turrón metido en el frigo.

Esto lo acabo de poner al baño maría.

-¿Y esto qué es, Laura?

-El chocolate. -¿Fundiéndolo?

-He puesto chocolate negro y chocolate con leche.

¿Quién ha inventado esta creación de mezclar dos chocolates?

Un día lo hicimos en casa.

¿Con tu hermano? Sí.

¿Le echas de menos? Bueno, un poquito.

Es la primera vez que paso la Navidad sin mi hermano

y le echaré de menos.

-¿Tienes azúcar?

-¿Glas o normal? -Normal.

¿Tienes un poco? -Sí.

Caramelizaré las fresas.

Estoy viendo que os estáis prestando cosas.

No sé si sabéis que eso está, totalmente, prohibido.

¿Lo sabéis?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Bruno me ha dejado un poco de azúcar,

pero antes de que el chef dijera que no se podía.

¿Qué tal, Martina? Muy bien.

He hecho aquí como una salsita

de frutos rojos con un poquito de canela,

una ralladura de lima, nueces...

Y con cerezas, moras, frambuesas...

¿Y no echaste nada más?

Sí, dulce de leche para que espesara y estuviera...

Cremoso. -¿Y tu turrón, qué tal?

-Yo no sé si está bien.

Creo que está un poquito blando.

-¿Y qué harías para que se endurezca?

-Meterlo en el frigo,

pero lleva un cuarto de hora o veinte minutos.

Pero el frío no le irá mal. Un poco de más no irá mal

-Vale. -Una cosa, Martina,

que nadie se entere. En cuanto lo saques del frigo

tienes que hacer algo muy importante

si no, no lo podrás hacer luego.

Quitarlo del molde.

-Vale. -No te lo chives.

-Vale. Al frío, rápido.

Mi punto débil es perder los nervios rápidamente.

Pero me di cuenta que los nervios no sirven para nada,

tengo que estar tranquilo

y hacerlo bien.

Muy bien, María.

-¿Adónde has ido? ¿Dónde está...?

-A la batidor. -¿Adónde?

-A la batidor. -¿Qué?

-Para ponerlo más duro.

-¿Dónde está la batidor?

-Allí.

-¿Dónde está la batidor, Cova?

-Allí, es esa máquina.

-¿Esta máquina?

-Mira aquí abajo. -No se abre.

-Más rápido, por favor.

-No, no, no... No caben más, se caen.

La batidor nos ayudará, ¿no? Claro, siempre.

-No cabe más.

-No, lo siento.

-¡Ah, cómo quema!

Ay, el cuchillo.

Estoy un poco decepcionada...

Porque me he esforzado muchísimo, muchísimo.

Mi tabletita de turrón está menos dura

de lo que debiera estar

y está un poco más duro que un bizcocho.

(Música)

(CANTA) #No te quieres enterar,

yeah yeah, que te quiero de verdad...

Covadonga con su tranquilidad habitual.

Ella va catando según cocina, así le sale rico, seguro.

-Qué buena imaginación, acabo de ver lo que llevabas.

-Gracias.

-Siempre hay que pensar en positivo y pasártelo bien en la cocina

porque si no te lo pasas bien, no sé qué narices estás haciendo.

Para decorar, quería hacer una idea de lo que había dentro

y entonces decidí hacer una fresa...

De chocolate.

Aspirantes...

Acabáis de entrar en los últimos quince minutos.

No llego, no llego, no llego.

Pues eso, eso es.

El relleno de mis empanadillas para que fueran algo diferentes,

las hice con moras dentro.

-¿Qué tal, Bruno? Buenas.

Tus empanadillas son muy particulares, ¿eh?

-Gracias. -Hay creatividad.

Mucho cuidado porque, si sale el chocolate por aquí,

ocurrirá que te manchará todas las demás empanadillas.

Pégalas un poco más, dale ahí media vueltita.

Bruno, suerte. Muchas gracias. Hasta luego.

Me da miedo la masa de empanadilla en el horno.

A mí también me preocupa. Tú vas a cerrar la empanadilla,

lo que tiene dentro es algo que no permita que

con el calor no se funda mucho. Si no cierran bien, lo que dices.

(MURMURA)

¿Pero qué?

-Quiero que los jueces me digan que mi plato no está de 10,

sino que está de 100 y que tiene sabor.

-Venga, venga, tira. -Hasta luego.

¡Oh...!

Frío. Ah...

¡Ah! A Covadonga se le ha caído

casi el turrón. Uf...

Ah... No se me cayó.

-Dejadnos a nosotros que nos va a quedar ahí una pasta.

-¡Ah! ¡Ay, gracias!

-Debería haberlo puesto en la batidora antes,

no tanto tiempo en la nevera.

Porque en la nevera se ha quedado un poco blandurrio.

El turrón me cansa mucho, yo a veces me como

la pastilla esta de kilo y medio... Oh, Pepe...

Y, luego, ya, sí, acabo de turrón...

Después de verte comer el trozo de pan con turrón...

Oye, te he dado una idea, está riquísimo.

¿Y esto ahora cómo se desmolda? Bueno, preguntá.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos cinco minutos.

¡Ay, Dios mío! No voy a llegar.

"MasterChef" es como una montaña rusa de emociones:

Primero felicidad, tristeza

y nerviosismo.

-Se me salió en el horno algo de chocolate.

Lo intenté arreglar y me han quedado bonitas.

-¡Uhm!

-Creo que este es el mejor emplatado que nunca hice,

Esta es mi primera Navidad en España,

entonces extraño a la familia que quedó en Argentina,

que es la parte de papá,

y a mis amigos del cole.

-¡Ay, qué mono! (RÍE)

Supercuqui.

-Es que no está hecho el turrón.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¿Queda un minuto?

-Está blando todavía el mío.

No sé qué estaba pensando que he sacado

en el último momento el turrón...

Ya, ya... No me da tiempo.

¿Cómo lo saco yo de aquí?

Diez, nueve... ¡No, por favor!

Ocho... ¡No!

Siete, seis... Vale.

Cinco, cuatro... Es que no me da...

Tres, dos,

uno... ¡Tiempo!

¡Manos arriba!

Ay, espero que sean buenas.

-No me ha dado tiempo, entonces, estoy enfadado.

Si lo hubiera sacado 10 segundos antes,

creo que lo podría haber emplatado bien.

Aspirantes, el jurado y Paco Torreblanca

están ya salivando.

Así que llega el momento de la cata.

Vamos a empezar por Covadonga.

Maestro.

El turrón está muy bien, tiene buena textura,

bien equilibrado. Yo creo que ha hecho

una buena mezcla de la manteca de cacao.

No hay grasa por aquí. La empanadilla está bien

pero para mi gusto está un poco gruesa

y le falta algo de relleno.

¿El relleno de las empanadillas de qué es?

Pues de fresa con chocolate. ¿Tú estás contenta?

Sí. (RÍE)

Ha faltado un poco de chispa. Sí, eso sí.

Te lo tomas con tranquilidad, que está muy bien,

pero si a esa tranquilidad le añades rock and roll,

mucho mejor. Vale, chef.

No me gustaría ser capitana porque cuando hay descontrol me...

Me pongo a mandar de una manera tremenda.

No puedo mandar perfectamente.

Lukas, vamos a ver qué has hecho.

Yo creo que me ha salido bastante bien.

¿Y de qué son las empanadillas?

Esta es de... Un poquito de menta,

fresas y frambuesa.

Fresas y frambuesa con fresa.

Y chocolate siempre. Chocolate siempre.

El sabor está muy bueno, aunque está ese grano

un poco de amargo, porque se ha tostado demasiado,

a mí me encanta.

Y la empanadilla está muy bien. A mí me gusta tostadita.

Y la empanadilla bien rellena, está muy rica, con frutas.

Chico, me gusta. Lo que no sé es cómo se llama esto.

Tú que lo sabes, anda, dímelo. Tampoco, la llamo fruta estrellada,

el nombre no sé cuál es. -Lukas, carambolas.

-Carambolas.

¿Sabes que es una fruta tropical?

No. ¿No? Pues ya lo sabes.

Está muy bonito todo. ¿A que sí?

Muy bien presentado. Doradita la empanadilla,

todo colocadito, con su toque de personalidad

y, además, un poquito navideño, la estrella, la bola. Muy bien.

Gracias, chef. ¿Sabes que el chocolate

se utiliza para la belleza en mascarillas?

¿Te has hecho alguna? No.

¿No lo has probado? No.

Me lo pongo sin parar, ya estás tardando.

(RÍEN)

Laura.

¿Habías hecho turrón antes?

Con mi abuela y con mi madre.

¿Ah, sí?

Esta niña venía ya preparada, se nota, ¿no?

Así es más fácil.

Está un poco blandito.

Oye, lo que están es superbien hechas tus empanadillas.

¿Qué les has metido?

Chocolate, fresa, frambuesa y... Uhm...

Esta cosa. Moras.

Moras. Sí.

¿Y por qué? Porque me encantan.

Un pelín crudas. Un poquito, un poquito.

Por decirte un defecto, ¿eh?

Laura,

¿puede ser que haya dos chocolates?

-Sí. -Pues has conseguido

que esa mezcla no sea muy agresiva

y con los frutos rojos, Laura, te ha salido muy bien esta mezcla.

-Gracias. Si esto lo haces ahora

que no llegas casi a la mesa,

cuando midas lo que Jordi el año que viene...

Que no es mucho más. ¿Qué vas a hacer?

(RÍEN)

Chloe, a ver qué has hecho.

En el turrón, Chloe, me parece que la temperatura

se te ha ido un poquito alta, ¿no?

¿Ves estas manchitas blancas? -Sí, es la grasa de la manteca.

-Muy bien.

Vamos a probar cómo está de sabor,

porque a veces... Vamos a probar.

Vale. Dame un trocito, Paco.

La masa es muy fina. Las empanadillas están de 10.

El relleno de los frutos rojos está extraordinario.

Sí, tenemos dos elaboraciones, una que está bastante bien,

que son las empanadillas. (MURMURA)

¿Cómo? Y otra que es mediocre.

Mira lo que pasa con equivocarte en una cosa

que es un poco más de temperatura:

La grasa se va para arriba o abajo...

Un trabajo, bueno, mitad y mitad.

Exacto.

Paisano, vamos a ver qué has hecho tú.

La presentación, ¿quién te ha enseñado?

A mi abuela le gusta mucho poner los platos finos,

que esté bien...

No como si le diera de comer a las gallinas.

(RÍE) ¿Has pensado mucho en ella hoy?

Bueno, sí, se le echa de menos. ¿Sí?

Sí. Mándale un mensaje y dedícaselo.

Para Mari Carmen, mi abuela,

que la quiero mucho y le dedico este plato.

Yo le voy a meter mano al turrón, ya no puedo más.

Un poco blandito, pero la textura buenísima.

Y el sabor, uhm... El sabor buenísimo.

Muy buena la textura:

Suave, cremosa...

Me alegro. La empanadilla tiene buena pinta,

muy doradita... Buena pinta no, está buenísima.

Está muy buena. Está muy rica.

-Gracias, chef. Como siempre te veo nervioso,

que siempre estás nervioso, siempre pareces un flan,

hoy te he visto como que has trabajado relajado.

¿Y eso por qué? Aparte, a mí la repostería,

el dulce y eso, se me da mejor que... que guisar, comida india...

(Risas)

Es un trabajo estupendo, felicidades.

Gracias, chef. -Muy bien, Álvaro.

(Aplausos) Martina, es tu turno.

Pues no lo quería poner como entero porque,

como había dicho antes Paco con los polvorones,

se tenía que comer de un bocado.

Lo he cortado y lo he puesto... Lo he puesto así.

¿Y esa forma de empanadillas que parece eso un churro?

Vamos, parece una porra. (RÍE)

Pues es que lo decidí hacer así

porque le puse el huevo para que queden brillantes

y, entonces, como me costaba mucho ponerlo del otro lado,

lo he puesto así. -Está bien que sean diferentes,

tú las has hecho así alargadas y has aportado algo diferente.

A mí me gusta, Martina, que tengas creatividad.

-Gracias.

Eso no parece un turrón, parece una crema, parece un chicle.

Chicle de turrón. Y la empanadilla muy tostada,

poco relleno...

Quien ha estado dos días seguidos ahí arriba

porque lo ha hecho muy bien,

en la siguiente prueba no puede hacer eso,

tiene que brillar siempre.

No puedes sacrificar la estética por el sabor,

lo más importante, acuérdate siempre, es el sabor.

Hoy no es tu mejor día, ¿eh?

Y hay un último apunte después de verte el delantal.

¿Sabes quién era la Mari la Cochina?

Sí. ¿Has visto cómo dejaste la cocina?

Hombre, hay compañeros, como Lukas,

que dejan la mesa limpia, limpia, limpia.

Eso quiero ver de ti. Vale.

Bruno.

Bruno, ¿cómo te has visto en la prueba?

Pues al principio un poco nervioso

porque yo repostería no hago mucha.

Pero, a la medida que lo estaba haciendo,

me he ido confiando más y estoy contento con el resultado.

¿Qué tipo de masa has utilizado?

La de hojaldre creo que era.

-Ah, yo creía que la masa estaba cruda.

-Las empanadillas están crudas.

El relleno también es un poquito escaso porque,

como ves, mira, todas estas partes de aquí

no tienen absolutamente nada.

Luego, del turrón, si hubieras puesto tus fresas boca arriba,

no te habrían dejado el zumo ahí ni habrían reblandecido tu turrón

que, al paso de unas horas, se quedará líquido.

De sabor está bueno, pero todos esos detalles cuídalos.

Tienes que practicar más, que la repostería no es...

Hoy no es lo tuyo. Muchas intenciones,

pero no está bien ejecutado.

Gracias.

(Aplausos)

María.

Bueno, María, uf...

¿Cómo me salvas ese plato? A ver...

Estaba justita de tiempo

y lo he emplatado pues como he podido

y está hecho un... desastre.

Lo siento.

La taza, esta es de Mari la Cochina también, ¿eh?

Pero, mira, María, cuando saques una cosa caliente del horno

nunca hagas esto. -Ha sido sin querer.

-Ya lo sé, pero mira. ¿Lo ves?

Se te pega encima el turrón y te lo fundes.

La ejecución y el resultado es bastante malo.

Vale, es la primera y, bueno, vamos a tener un poco de suerte,

pero esto ocurre en la última y alguien se va para casa.

(Aplausos)

Mauro, adelante.

Bueno, aquí falta algo, ¿no?

Sí, el turrón.

¿Y dónde está?

Pues yo lo había hecho bastante bien.

Y lo tenía en el cuchillo para emplatarlo,

pero habéis dicho... Tráelo para acá.

Gracias. Espero que el jurado pueda valorar

lo que he hecho bien y, bueno, por lo del turrón

no creo que me dé seis puntos, pero yo qué sé,

por lo menos más de uno espero que sí me de.

Vamos a probarlo a ver qué tal está de sabor.

Hay que tener en cuenta que no te dio tiempo a emplatar,

todos lo han emplatado, teníais tiempo.

Perdón.

Yo lo que veo... El mayor defecto es el turrón, ¿no?

Es una pena por todo el trabajo que ha podido haber,

pues que se haya... Que haya sido fallido, ¿no?

Y...

La empanadilla en sí está muy bonita,

está dorada, está brillante, apetecible,

pero luego la leche condensada debajo...

Eso guarrea mucho.

Una cosa que tienes que pensar siempre,

es eso, mira. Mira mis manos.

Si yo la cojo con la mano, de la leche que has puesto debajo,

me pongo todo pringado. Y, cuando comemos,

debemos de ensuciarnos las manos lo mínimo posible.

Lo que dicen todos, Mauro, hay un trabajo, muchos errores,

pero, en este caso, piensa que estás compitiendo

y, si no lo hacemos muy bien,

seguiremos los pasos de María Querol.

¿No la echarás de menos?

Sí, un poco. Se nota.

Pues este... Este es el camino para el reencuentro, amigo.

Yo espero que el jurado lo pueda entender porque, bueno,

me ha faltado Xavi, que era un buen amigo,

y María, que éramos superamigos y, bueno, estábamos siempre juntos.

Entonces, ojalá no la hubieran echado

y ojalá, si hay repesca, que la cojan, por favor.

Martu, cariño, solo quedas tú.

Cuéntanos, ¿cómo te has sentido en la prueba?

Bueno, empecé nerviosa, después me tranquilicé

porque sabía que los nervios juegan en contra.

Pero después me puse nerviosa.

Nervios, tranquila, nervios...

¿Y de qué has rellenado las empanadillas?

De chocolate negro, naranja, ralladura de limón y de lima.

-Bien, el turrón me parece que la textura está muy bien.

La empanadilla, creo que, aunque está bien cerrada,

pero le falta algo, ¿no?

Noto que el interior del relleno es demasiado agresivo.

La empanadilla, al ser argentina, pensaba:

"Esta niña hará una maravilla". ¿Qué te ha pasado?

No estoy acostumbrada a la masa, esta se me quebraba un poco,

y en Argentina no se te quiebra tanto.

Ah, entonces tenemos que ir a grabar "MasterChef" a Buenos Aires.

Buenas ideas, la presentación está bonita,

pero es verdad que el sabor no... Nada te dice nada.

Me gustaría bastante ser capitán.

En el cole dicen que soy muy mandón y buen capitán

y ahí me he inspirado en ser capitán de "MasterChef"

si pudiese serlo.

Paco, ¿quién crees que es el aspirante que va a triunfar

estas Navidades con su turrón y sus empanadillas.

Yo creo que por el conjunto del trabajo,

por la presentación y el resultado final.

-Laura, Laura. -Laura.

-Creo que va a ser Álvaro.

(Aplausos)

Enhorabuena. Gracias.

¡Qué guay!

-Estaba deseando ser capitán. Paco, vente aquí conmigo.

Ha sido un placer tenerte en nuestras cocinas.

Para mí sabes que es una ilusión estar aquí,

con estos chicos y estas chicas.

Me parece que es una maravilla y tienen un futuro espléndido.

Gracias por todo. Paco Torreblanca.

(Aplausos)

Me ha encantado que haya venido Torreblanca.

Su turrón estaba muy bueno.

Está rico, ¿eh?

Aspirantes, ya sabemos que Álvaro se lleva

los seis puntos de esta prueba, pero todavía falta por decidir

quiénes son los aspirantes que se llevan los demás puntos,

para eso, nuestro jurado tiene que deliberar.

Tiene mucho trabajo, pero no estaba bien hecho.

Como nos den un punto, lleguemos al equipo perdedor

y hagamos el peor plato de la noche de la eliminación,

se acabó "MasterChef". -Ya te digo.

-Como Laura sea capitana esto va a ser un caos.

(MURMURAN)

-Ya verás. -Que vienen, que vienen...

Aspirantes, van a dar un paso adelante:

Chloe. ¡Bien!

Lukas.

Laura.

Y Covadonga.

Con cuatro puntos yo estoy muy, muy contenta,

porque no soy capitana

y eso es lo que quiero, no ser capitana.

El aspirante que se lleva dos puntos es...

Chloe. Gracias.

(Aplausos)

El aspirante que se lleva los tres puntos es...

Covadonga.

(Aplausos)

El aspirante que se lleva los cinco puntos

de esta prueba es...

Lukas. ¡Ay!

(Aplausos) (RÍE)

Por lo tanto, Laura, tú te llevas cuatro puntos.

(Aplausos y murmullo)

Me he sentido alegre porque quería ser

el capitán desde el principio.

Al principio estaba nervioso pero salió muy bien.

Álvaro, Lukas, enhorabuena

porque seréis los capitanes de la prueba por equipos.

Pero si pensáis que esto se ha terminado ya,

estáis muy equivocados.

Queda la sorpresa más dulce de la noche.

Veis ahí el lago de chocolate, ¿verdad?

(TODOS) Sí. Pues yo voy a tirar

todos estos tubos de grajeas de chocolate,

pero solo uno lleva la letra M de "MasterChef junior".

¿Hay que meterse en chocolate?

(RÍE) El que lo consiga,

se llevará un premio en la prueba por equipos.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, Eva!

-Vamos, que me dejen ahí bañarme ya, por favor.

-¡Yo me quiero tirar al chocolate! -¡Qué guay!

(Risas) -¡La madre que me...!

¿Preparados? (TODOS) ¡Sí, Eva!

¡Todos a nadar!

(GRITAN)

¡Lo he encontrado! -¡Lo encontré!

¡Bien!

(GRITAN Y RÍEN)

¡Pero, Lukas...!

¡Que te ahogas!

Me encanta.

El sabor.

Sabe a mí.

Estoy que me como. (RÍE)

(GRITAN Y RÍEN)

-Oye, que hay que divertirse en el trabajo

porque, si no, dice papá que nunca te va a gustar el trabajo.

(GRITAN Y RÍEN)

-Oh, se me pegan los párpados.

(GRITAN Y RÍEN)

¿Qué haces, loco?

(GRITAN Y RÍEN)

¡Ah, estoy toda feliz!

¡Y tengo un subidón de azúcar que no me lo creo ni yo!

(GRITAN Y RÍEN)

Pues era de prever, estaba clarísimo

que la cosa iba a terminar así.

Bruno tendrá su regalo en la prueba de exteriores

y nos vamos a la ducha que lo necesitamos.

Es la primera vez que me baño en chocolate.

Cinco segundos de diversión y cinco días oliendo a chocolate.

-Buenos días, chicos, bienvenidos.

-Bienvenidos a bordo de este vuelo Air Europa 10-93

destino a Ámsterdam.

Una especial bienvenida

a los aspirantes de "MasterChef junior".

-¡Ah, qué bien!

Nos hemos trasladado hasta Ámsterdam,

conocida como la Venecia del Norte por sus más de 75 km de canales

que vertebran la ciudad y que son considerados

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Esto parece el País Vasco, todo el día lloviendo.

(TODOS) Hello!

Aquí conviven más de 700 000 habitantes

en un entorno multicultural plagado de viviendas flotantes,

mercados de flores y museos tan importantes

como en Van Gogh o el Rijksmuseum.

El color de Holanda es el naranja

y la reina es Argentina.

Creo que es Máxima o algo así.

Que yo de política y esas cosas mucho no... no me va.

Un entorno abierto y urbano donde nuestros pequeños aspirantes

se enfrentan a la prueba de hoy. ¡Esto mola cantidubi!

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Aspirantes, bienvenidos a Ámsterdam,

una de las ciudades más románticas de toda Europa

que hoy habéis podido recorrer en barco, ¿no?

¿Cómo ha sido el viaje? Superguay.

-A mí el paseo en barco me ha encantado

porque hemos visto muchas cosas, hemos visto patos,

las casas no tienen cortina, son muy grandes,

tienen ventanas grandes. Hemos visto gente en bicicleta.

Me ha encantado.

Nos encontramos en el Room Mate Aitana

que abrió en 2013, un hotel diseñado

por el reconocido interiorista Tomás Alía.

Y con la garantía de pertenecer

a una de las cadenas hoteleras españolas

con más éxito internacional.

Tenemos a los mejores anfitriones posibles,

los artífices de esta revolución hotelera,

Quique Sarasola y Carlos Marrero.

¡Oh!

(Aplausos)

Hola, chicos.

El hotel tiene muchas ventanas y las habitaciones son superlujosas.

Gracias por haberos embarcado en esta aventura

e invitarnos a vuestra casa.

Es un placer, somos fans de "MasterChef" y, sobre todo,

"Junior", somos papás y a nuestra hija le encanta.

Empezasteis abriendo vuestro primer hotel

en el centro de Madrid en 2005.

¿Entonces pensasteis que podíais llegar a tener

21 hoteles repartidos por todo el mundo?

La verdad es que ha sido un sueño hecho realidad,

nunca pensamos que íbamos a poder llegar a tener

tantos hoteles y en tantos sitios.

Se ha pasado el tiempo volando.

¿Qué consejos le darías a nuestros pequeños aspirantes

que empiezan, como vosotros, desde cero,

y sueñan con convertirse en grandes chefs?

No tengáis miedo a que hagáis algo mal, ¿sabes?

A que os equivoquéis, porque en toda equivocación

aprendéis algo nuevo para, luego, hacer algo más grande.

Carlos, ¿creéis que vuestra hija Aitana tiene vocación de chef?

Hasta ahora está demostrando vocación de comensal,

porque tiene buen... Le gusta comer.

-Lo más importante es que nuestra hija decida

lo que quiere hacer, sea feliz, y eso os digo a vosotros:

Haced lo que queráis, pero sed felices.

Quique y Carlos, gracias por estar con nosotros.

Esperamos que los aspirantes le pongan las mismas ganas

y el talento que ponéis a todo lo que hacéis.

Muchas gracias. Gracias por acompañarnos.

Gracias. -Hasta luego, suerte.

-Muchas gracias.

-Pobre Quique que, con tantos hoteles,

tiene mucho trabajo.

Aspirantes, el reto que afrontáis hoy

requiere comunicación, organización y estrategia.

Que te pasa, Martina. Que mis compañeros y yo

tenemos listo el consejo de la semana para tener

una vida sana. Si no lo digo ahora se me olvida.

(RÍE) Pues nada, es el momento. Me gusta que hagáis los deberes.

(TODOS) Cinco porciones al día.

#Cinco porciones al día de fruta, ta.

#Disfruta, ta. Come fruta, ta, ta.

#Piña, melón, sandía, uva, melocotón,

#tienen vitaminas, ay, que ricas son.

#Cinco porciones al día de fruta, ta.

#Disfruta, ta. Come fruta, ta.

#Pera, manzana, lichi y maracuyá.

#Come gominolas, ay, qué buena está.

#Cinco porciones al día de fruta, ta.

#Disfruta, ta. Come fruta, ta.

#Para toda la vida y cualquier edad,

#la fruta es muy sana y tú la debes tomar.#

(Ovación) ¡Bien!

(APLAUDEN)

Una recomendación muy sana: Comer fruta a diario.

Espero que estéis igual de coordinados

después de hacer los equipos.

Álvaro, Lukas, fuisteis los mejores en el reto de plató,

así que hoy seréis los capitanes

y los encargados de formar los equipos.

Álvaro, tu plato fue el mejor de los dos,

¿qué color quieres? El rojo.

-Yo creo que como capitán lo podría hacer muy bien,

tengo bastantes puntos fuertes y malos, pero malos no sé ninguno.

Competiréis divididos en dos equipos

de cinco miembros cada uno.

Y a uno de ellos pertenecerá Mauro,

que está malito y no ha podido viajar aquí.

Correrá la misma suerte que el equipo al que pertenezca.

Para decidir qué capitán tendrá Mauro en su equipo

y, por tanto, contará hoy con un miembro menos en cocinas,

tenemos esta maceta con dos preciosos tulipanes holandeses.

Elegiréis uno y, el que saque el tallo más corto,

se queda con Mauro.

Qué nervios.

Álvaro, tú fuiste el mejor en plató,

así que tienes la suerte de elegir tulipán.

Me voy a quedar con el blanco.

El blanco, pues para ti el otro.

Los cogéis en tres, dos, uno, ¡ya!

¡Ah! Álvaro.

Tampoco estoy triste porque me haya tocado el tulipán.

Tengo un miembro menos y, si yo saco los platos mejor que,

el equipo azul, tengo más mérito y me dan puntos con facilidad.

Por primera vez en "MasterChef junior"

vais a tener la oportunidad de elegir directamente

a los miembros de vuestro equipo.

Lukas, ¿a quién? A Martina.

Aunque me caiga un poquito mal,

creo que puede ser buena compañera y cocinera

y creo que podremos ganar.

Álvaro. Covadonga.

Lukas, tu turno.

María.

-A Martu.

-A Bruno.

-Tengo confianza en que Lukas sea un buen capitán,

que sepa dirigirnos y que va a cocinar más que Chloe.

Álvaro, ¿Chloe o Laura?

Laura.

-Yo pensaba que me iba a quedar la última en elegir porque...

No sé, al ser la más pequeña...

Chloe, tu equipo es el equipo azul,

así que, venga, colócate con ellos.

Yo me he puesto bastante triste

porque pongo parte de mí en la cocina.

Pero tampoco he querido ahí patalear, gritar y llorar.

Lukas, en la prueba por equipos anterior lo pasaste mal

con las patatas, el azúcar y todo lo que pasó.

Y prometiste que, si alguna vez eras capitán,

te ibas a vengar de tus compañeros. Sí.

Chloe y Martina me metieron caña a mí, ¿no?

Y ahora les voy a dar caña a ellas cocinando a tope.

Aspirantes, hoy tendréis la gran responsabilidad

de cocinar para Quique Sarasola y su familia.

Pero, además, lo haréis para invitados muy especiales,

españoles afincados en Ámsterdam que llevan años fuera de España.

Me siento muy identificada con los comensales

ya que son de España y viven en Ámsterdam,

y yo soy Argentina y vivo en España.

Con los platos típicamente españoles

que traemos hoy queremos acortar los más de 1700 km

que les separan de casa.

Un menú consta de un primero, pimientos rellenos;

un segundo, chipirones en su tinta con arroz blanco;

y un postre, bizcocho de la abuela con compota de piña.

Y el otro menú consta de un primero, tortilla guisada.

Un segundo, ternera a la jardinera.

Y un postre, manzanas asadas con nata montada.

Álvaro, tú hiciste el mejor plato de la prueba anterior.

Dinos qué menú quieres. El segundo.

(EXCLAMAN) ¡Oh!

-He elegido el menú de la carne jardinera, la tortilla

y la manzana porque tiene menos problema y es más fácil.

Lukas, entonces, a ti te tocan los pimientos rellenos,

los chipirones en su tinta con arroz blanco

y ese bizcocho de chocolate de la abuela con compota de piña.

¿Estás contento? Sí, sí.

Y nos ha tocado el menú que nos gustaba.

A pesar de que Álvaro eligiese, ha elegido el más difícil.

Aspirantes, hoy queremos poneros a prueba.

Por eso, durante este reto vamos a restaros

un miembro a cada equipo.

Durante el cocinado, en el equipo rojo no podrá haber

más de tres miembros en cocina.

Y en el equipo azul no más de cuatro.

El capitán elegirá quién empieza a cocinar

y quién se queda esperando en el banquillo.

Si me deja en el banquillo, me voy a empezar a cabrear.

Porque, ¿me eliges la última y me dejas en el banquillo?

Cuando el capitán decida, podrá sacar a uno

y meter a otro o hacerlo con él mismo.

Tened en cuenta que lo importante es saber leer el partido

para que cuando os toque salir,

sepáis cómo reforzar a vuestro equipo.

¡Uh! Nosotros tenemos uno menos

y ahora tenemos que tener otro menos.

Bruno, en el plató vimos cómo te rebozabas

hasta las orejas de chocolate para conseguir una ventaja.

Contarás con un comodín de cocinado.

El comodín congelator.

En el momento que tú decidas, mostrarás el comodín

al equipo contrario y todos sus miembros

quedarán inmediatamente congelados.

¡Qué guay!

Dejarán de trabajo durante cinco minutos.

Tengo el poder en mis manos.

Y lo tengo que saber aprovechar.

-Lo del comodín congelator es un poco tontería.

En verdad, cinco minutos no se nos puede quemar nada.

Al revés. Se nos puede confitar la patata,

se nos puede caramelizar la verdura.

Vamos, nos va a venir hasta bien.

Contáis con 125 minutos en total para elaborar

30 raciones de cada menú.

Los comensales probarán el menú de cada equipo

y nos darán su opinión. Quienes deciden

qué equipo gana y qué equipo pierde seremos nosotros.

Medid bien las cantidades.

Nuestro supermercado proveedor de alimentos

nos ha enviado hasta Ámsterdam los ingredientes necesarios

para cocinar. Ya sabéis que el excedente

que no utilicéis, será donado a comedores sociales.

¿Estáis decididos a dejar un buen sabor de boca

a nuestros comensales? (TODOS) ¡Sí, chef!

Rápido. A cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Venga, vamos, chicos!

-¡Vamos! ¡Corre, corre, corre!

Venga, al reparto.

-Covadonga y yo para la tortilla.

Y Martu con la cebolleta.

Luego te pondrás con la salsa de la tortilla.

El pimiento lo haces tú, yo y tú, ¿vale?

Después, tú te encargas de la tinta, ¿vale?

Los chipirones. Tú te encargarás

o de los pimientos o de la tinta.

-Un relevo, empezaremos con la carne.

Laura se pondrá con el postre.

Estoy tranquilo porque tengo más puntos

y puede ser que me quede una semana más.

Pero quiero luchar por que la gente de mi equipo

no se vaya. Hay gente que tiene un punto, dos.

(TODOS) ¡Equipo rojo! Álvaro, ¿quién empieza sentado

en el banquillo y por qué? Va a ser Laura

porque la quiero poner con otras tareas. Pero será poco.

Lukas, ¿quién va al banquillo? Chloe.

-No es todo mi culpa. Yo intento ayudar siempre,

pero me echan a otro sitio.

Vuestro tiempo empieza en tres, dos, uno. ¡Adelante!

¡Venga, chicos!

-Una cazuela. Hay que cortar 50 patatas, eh.

A trabajar duro.

-¡Venga, chicos!

-¡Venga, chicos!

Pepe, en la anterior prueba de exteriores

te di un gran repaso. Tampoco fue para tanto.

Hoy, mira, para que veas, te dejo elegir otra vez.

Me quedo con el equipo azul. El que tiene más miembros,

el que tiene el comodín congelator. Sabes elegir.

Me gusta, me gusta. Ha sido sin pensar, al azar.

Covadonga, ¿cuántas llevas?

-Con esta van cinco. -Yo ya llevo diez.

-Venga, hay que correr. Hay que volar.

Álvaro, ¿crees que están bien repartidas las tareas?

Hay muchas cosas que deberían avanzarse

para que hagan chu, chu, para el guiso.

La tortilla cuando se ponga a confitar esta en la sartén,

empezaremos con las tareas de la carne.

¿Y por qué tengo a Laura, con lo apañada que es,

en el banquillo? Porque me interesaba tenerla

para la carne o para los postres.

Venga. A darle caña.

¿Has visto? Hay que darse rapidez.

-¿No te ibas a encargar de hacer la carne?

-Pero primero vamos a ponernos todos con esto.

El primer plato del equipo rojo es asequible,

una tortilla guisada. Primero, la tortilla.

Patata, pimiento, cebolla. Tortilla gruesa.

Dejarán enfriar para cortarla bien.

A partir de ahí, un ajo picado, cebolla.

Pocharemos y añadiremos cucharada de pimentón,

un brandy y un poco de agua.

Chu, chu. Un majado de ajo y perejil

y meteremos dentro la tortilla.

Cinco minutos de cocción y reposar para esos sabores.

A ver, el capitán, ¿tienes claro cómo está todo distribuido?

Sí. ¿Tienes al equipo ordenado?

Pues venga. Yo quiero cocinar.

-La leche ya está hervida. -¿Le habéis puesto harina?

-No. Todavía no. ¿O sí? ¿La harina no es

cuando esté todo mezclado?

-No. A ver, ¿qué estás haciendo?

-Martina, ayúdale porque se está liando.

-Déjalo ahí que se caliente un poquito, pero poco.

La cebolla que se poche. -Cambio a Chloe por Bruno. Venga.

-Venga, lávate las manos. Ponte a picar cebolla.

-Mis ojos, por favor.

-¡Venga, equipo rojo! -Como no corramos, no da tiempo.

¿Quieres impresionar a tus amigos y a tu familia

estas Navidades? Pues lo único que necesitas es este libro.

"Grandes recetas para pequeños chefs".

Los mejores platos de los aspirantes

de "MasterChef Junior" y "MasterChef Junior 2"

contados de la manera más divertida.

Álvaro, me aburro. -Cambio a Martu por Laura.

-Venga.

-Venga, Laura, eh.

-Dale un pasada, que está muy grande.

Venga, que ya casi terminas una cebolla. Venga.

-Laura, corre o te cambio. -Álvaro, ponla a hacer otra cosa.

-¿El qué? Si es lo que hace falta. -Ya voy.

-Córtala por la mitad, así la pelas más rápido.

-Álvaro no organizaba tan bien, entonces,

me tuve que meter yo a mandar porque si no, no lo sacábamos.

-Venga, venga. ¿Qué tal vamos? Quiero que lo hagas bien.

El primer plato que hará el equipo azul son pimientos rellenos.

Los rellenamos de gambas. Vamos a derretir mantequilla.

Vamos a pochar la cebolla picada.

Cuando esté pochada, echamos las gambas y harina.

Lo trabajamos y echamos leche caliente

para que no nos haga engrudo.

Es una bechamel clásica. La dejamos enfriar.

Cuando está fría, rellenamos los pimientos.

Haremos una salsa de pimientos del piquillo.

Es calentar pimientos del piquillo, nata,

trituramos y hacemos una salsa roja con sabor a pimiento,

que se la echaremos a los pimientos rellenos.

¡Atención, atención! Os anuncio que además

cocinaréis para un grupo musical de chicas españolas

que acaba de ganar el MTV European Music Awards

al Mejor Artista Español. ¿Sabéis quiénes son?

(TODOS) ¡Sweet California! ¡Sí!

¡Qué guay!

-¡Venga, venga! ¿Cuántas van?

-Dos.

Voy a cambiar a Martu por Laura.

Lo del banquillo será un lío tremendo.

Podíamos ser más personas cortando la verdura, más rápido.

Aquí tenemos a Quique. Hola, equipo azul.

Tú eres el que puedes congelarlos

a todos los del otro equipo. -Sí.

-Seguid cocinando así y con mucha pasión.

-¡Hola! -¿Cómo vais, equipo rojo?

Capitán, ¿les pones firmes? -Sí, sí.

-Bueno. Qué rico. Pero un poquito lentos van.

-Vamos a empezar con el segundo.

Ya deberíais haber empezado. ¿Tú eres de tortilla?

Bueno, lo que más. Chef, que quede poco hecha.

Os veo muy bien.

-Pero tira cantidad. A cascoporro.

-No te preocupes.

Bueno, pues esto huele que alimenta.

-¿Por qué está hirviendo la leche? -Está hirviendo.

-Martina, ¿lo has encendido? -Yo no lo he encendido.

-Mueve la leche. -Que está encendido al máximo.

-Es que Martina lo ha encendido. -Se ha equivocado de fogón.

-Bueno, da igual. Todos tenemos errores.

-Sí, pero es que si no... Ahora esto quema.

-Lukas gritaba mucho y se le ha ido un poco de las manos.

Lleváis 35 minutos de cocinado.

En 60 minutos, tienen que salir los primeros platos.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

-Cambio a Covadonga por Laura.

Laura, coge pimiento y pon. De cebolla está bien.

-Hay que hacer muchísima cebolla ya para los chipirones.

-Los chipirones tienen que salir.

-¿Qué tal vas con la cebolla? ¿La metes aquí?

-He picado yo más que tú en menos tiempo.

-Cambio a Bruno por Chloe. -Venga, va.

Bruno, vete a picar cebolla. -Pica cebolla.

-¡A toda pastilla! ¡Va, va, va!

-Corre. Venga, ponte.

-¿Dónde tengo mi M? -¿El comodín? ¿Dónde está?

-¡Fíjate! Que por ahí nos ponen el comodín.

-Lo van a poner. -¡Álvaro!

-Bueno, da igual. Lo utilizamos luego.

-¿Apago la cebolla? -Luego, luego.

Lo van a poner luego. -Cambio a Covadonga por Martu.

-¡Ay, Dios mío!

Álvaro no sabía qué hacer. Iba para acá, para allá.

-Muévelo, que no se te pegue.

-Ya, ya. #Mayonesa.

#Se bate como haciendo mayonesa.#

Cómo duele.

-¿Qué?

¿Cómo va esto, María? Tiene buena pinta la bechamel.

Sí. ¡No hay grumos! No hay grumos, no.

Está bastante fina y bien.

Hay que hacer más calamar. -Más calamares.

Yo haría uno más. Ha dicho que hagamos más calamares.

-¿Por qué tengo que limpiar los calamares?

He estado todo el tiempo. -Lo hago yo.

El segundo plato del equipo azul son chipirones en su tinta.

Lo primero que tenemos que hacer, es limpiar los chipirones.

Los reservamos. Partimos pimiento, cebolla, ajo y tomate.

Y vamos a hacer un buen sofrito.

Cuando lo tenemos bien sofrito, echamos los calamares,

una gota de vino blanco, dejamos rehogar,

echamos las tintas, algo de caldo.

Sacamos un poco de la salsa

con pan frito y lo vamos a espesar.

Y se lo volvemos a echar. Luego haremos un arroz blanco.

Agua, laurel, aceite de oliva y sal.

Hervimos nuestro arroz 20 minutos, que nos quede seco.

Y lo pondremos de acompañamiento.

¿Cómo vas? ¿Ya le echaste pimiento? -Casi.

-¡Vamos! ¡Vamos, que podemos!

¡Venga! Hola, llamando

a Álvaro desde la Luna. -¿Qué?

Estoy viendo un error garrafal en esta cocina.

Este vidrio, ¿qué pasa? Que no tiene que estar aquí.

¿Dónde tiene que estar? En el contenedor de reciclaje.

Ponte a cortar cebolla, ¿vale?

-La carne no es vuelta y vuelta a la plancha.

Necesita cocción. Venga.

Venga, métele caña, Laura.

Bien picadito, eh. -Te lo prometo que no puedo.

-Que no puede, Álvaro.

-Si haces un cambio y se enfada.

Voy a cambiar a Laura por Martu.

Llevaba tres minutos fuera y decía: "Capitán, me aburro".

Hacía el cambio. "No puedo hacer esto".

¿Por qué dijiste que te cambiase?

¡Ojo! Lleváis 60 minutos cocinando.

En 35 sale el primero. ¿Podré llegar?

(TODOS) ¡Sí, chef! Pues venga. Vamos.

Oye, ¿qué tal van esos chipirones?

Que se van a hacer unos y los otros se van a quedar crudos.

-Por favor, ayuda. Rápido.

Están unos blandos y otros duros. Te voy a cambiar Bruno.

Te he estado dando una oportunidad.

No me defraudes más. Y tú, María, lo mismo.

Cambio a María por Chloe.

Te pones con la salsa. Déjala a ella.

-Mejor me pongo a cortar cebolla.

-O sea, no os podéis enfadar, porque os cambie, eh.

Que no se repita esto, eh.

-Yo confiaba muchísimo en él y ha empezado bien,

pero luego se ha derrumbado y ha habido un caos total.

-Ya hay pimientos. Ponte con los tomates.

¿Tú qué tal vas? -Voy bien.

-Bien cortado, sí.

Hubo momentos en que he perdido los papeles

porque me estaban poniendo de los nervios todos.

Se estaba quejando. No lo hicimos muy bien.

Lukas, ¿el postre dónde está?

¿Todavía no habéis empezado? No.

¿Y la compota? Ahora la haremos entre todos.

Tendría que estar ya hecha.

Que esté en marcha y se deja

cho, cho, que vaya cociendo, si no, no te da tiempo.

¡Venga! Unas invitadas muy especiales

están a punto de entrar en cocina.

Hola. ¿Cómo estáis? (GRITAN DE JÚBILO)

-Hola. -Hola, chicos.

-Me encanta vuestra música.

-Me ha hecho mucha ilusión cuando han entrado

las Sweet California porque hay algunas canciones

que me gustan muchísimo de ellas y son muy guapas.

No os cuento lo encantado que estoy de cambiaros por Pepe.

Es otra cocina llena de color, maravillosa.

¿Qué tal? -Bien.

-Sois unos profesionales, eh. Tengo ganas de probarlo ya.

Os gusta cocinar, ¿verdad? -¡Uf! Nos encanta.

-Pues ven a mi casa y cocíname.

-Qué flipada, vamos.

-Hola, equipo azul. -Hola.

Creo que entre el equipo azul hay una supermegafan.

Hola, guapísima.

-Hola. -¿Cómo estás?

-Muy bien. -¿Cómo lo lleváis de tiempo?

-Creo que justillos. -Bueno, pues muchísima suerte.

-Muchas gracias. Me encanta vuestra música.

Quiero que os organicéis y deis un buen servicio

porque la Sweet California

están muy hambrientas. -Adiós.

-Es el grupo de chicas para mí más monas de España.

Comensales, gracias por estar aquí.

Sabemos que Ámsterdam cuenta con un montón de atractivos,

entre ellos, restaurantes de excelente calidad.

Pero si uno ha viajado sabe que cuando

se está fuera de nuestro país,

lo que más se echa de menos son los sabores de casa.

Por eso, hoy queremos homenajear a todos los españoles

que, por un motivo u otro, han probado suerte

fuera de nuestras fronteras.

Nuestros pequeños aspirantes están trabajando muy duro

para aplacar un poquito toda esa nostalgia.

Esperamos de corazón que os guste. Gracias.

No podemos. -Martu, ¿nos ayudas a darle

la vuelta? -Tenéis que hacer

un movimiento firme. Así. Uno, dos y, ¡tras!

(GRITA) ¡Ah!

-Cuando vi la tortilla en el suelo,

ahí me quería matar.

¡No! ¡No! No veía justo, ahora que estamos regulín

de tiempo, que se nos viene a caer una tortilla.

-¿Qué ha pasado? -Que se nos ha caído.

-¿Entera? -Sí.

-Por favor. -A esta hay que darle con cuidado.

Venga, tres personas. Vamos a darle la vuelta a esta.

-Una, dos y... Imposible. No podemos.

Es que se me resbalan las manos. -Cova, no.

-Ah, bien. Menos mal. Menos mal.

-No, bien no. No puedo yo sola.

Oye, ¿qué ha pasado aquí? Se nos ha caído una tortilla.

¿Qué te pasa a ti? ¿Te has quemado o algo?

Te has quemado.

Tuve que repetir la tortilla, me quedé

y ahí fue cuando me empecé a estresar

y empecé a llorar porque no podía más.

Capitán, pide el cambio.

Voy a hacer el cambio por Laura y Covadonga.

A ver. Es superficial y no pasa nada.

¿Vale? ¿Te has puesto nerviosa?

Yo creo que estás más dolida por lo que te ha pasado,

que por la quemazón esta. ¿A que sí?

Vamos a hacer una cosa. Te vienes conmigo,

te doy una cremita. Y lo tenemos en dos minutos.

Cambio a Bruno por María.

-¡Venga, chicos!

-60 pimientos tenemos que rellenar.

Bueno, ¿cómo vais por aquí? Bien.

¿Todos los ingredientes ya? Estoy tirando los huevos.

¿Y qué más has echado? La margarina.

Deberíais hacer muchos bizcochos como estos,

llenos de margarina, porque la margarina que habéis utilizado

es la que comían tus papás cuando eran pequeños.

Te dejo con el bizcocho pero ponlo corriendo.

¡Vamos, equipo, a tope! ¡Muy bien, muy bien!

-Cambio a Chloe por Bruno.

-Ponte a rellenar pimientos, ¿vale?

-Ya se les ha quemado la tortilla.

Huele a quemado, tío.

-Se les ha quemado la tortilla.

Huele a tortilla chamuscada, eh.

Huele mucho a tortilla chamuscada. ¿Le das la vuelta?

Le veo muchas lagunas a esto.

Como no pongamos tortillas a hacer velozmente,

esto no tira para adelante ni de broma.

Me tengo que ir a poner una chaquetilla

y echaros una mano, porque no lo sacamos ni de coña.

Jordi ha entrado porque ha querido,

porque creo que lo tenía todo controlado.

Martu, necesitamos ayuda para darle la vuelta.

-¿Dónde está? -Ahí.

Esta, esta.

-¡Ah! Le pude dar vuelta, eh. -Bien. Menos mal.

Ay, mejor.

A ver, equipo rojo, en diez minutos sacamos el plato.

Oye, tienes mano tú para girar tortillas.

Muy bien. Enhorabuena. Eres buena girando tortillas,

no como el capitán, que le vi torpón.

Nunca, pero nunca hice una tortilla.

Y no sé cómo fue eso de, ¡huy!, que le di vuelta. Me impresioné.

Muy bien, muy bien. Covadonga.

¡Ay, Covadonga! ¡Bien!

-Venga. Una, dos y tres.

-La otra.

-¡Uh! Venga, equipo rojo.

Yo creo que se puede, si nos damos cera.

¡Equipo rojo, congelados!

Congelada. Muy gracioso tú, eh,

congelando al personal.

Cinco minutos. En cuando pite, os aviso.

A mí no me has congelado. ¡Eh! He dicho equipo rojo.

¿Tengo cara de equipo rojo? Yo soy juez.

Os he quitado la tortilla para que no se os queme,

pero aquí os quedáis congelados.

¡Congelator! Y nos hemos quedado todos.

Hola, chicas. Hola.

Muchas gracias por estar aquí.

Creo que habéis revolucionado a los chicos en cocina,

porque ellos son superfan vuestros.

Fans nosotras de ellos. Hemos alucinado con la cocina.

Es muy fuerte, con lo pequeños que son.

Sé que muchos tienen el libro que habéis escrito.

¿Qué contáis en ese libro? Nuestra infancia,

que no lo habíamos hablado nunca.

Lo que pasó hace dos días, quieres decir.

Sí, bueno. Más o menos.

Ha pasado poquito tiempo, pero bueno.

Todas nuestras fotos desde chiquititas, de bebés,

hasta justo antes de entrar aquí.

¿Y cómo os conocéis? Con esto del Internet

se conoce hasta de otro mundo.

Y, bueno, la productora decidió unirnos,

a ver si sonábamos bien.

Estuvimos un par de semanitas ensayando.

Viendo también si nos caíamos bien, que es importante.

Y nada, del tirón decidimos que sí.

Os tengo que pedir una pinceladita de lo último, por favor.

(CANTAN EN INGLÉS)

-Echa las nueces.

-Se ha roto es pimiento.

-Es que tienes que hacerlo con cuidado.

-La piña, por favor. No te quiero estresar.

(Suena el timbre)

-¡Bien!

Martu, apaga eso y ponte conmigo a cortar la tortilla.

-Pero no lo voy a apagar, si no, no se va a cocinar.

-Bájalo. -Va a quedar crudo.

Van a hacer una ternera a la jardinera.

¿Cómo se hace? Cebolla picada fina, ajo y sofreímos.

Tenemos la carne a tacos que enharinaremos

y la sellaremos en una sartén con aceite caliente.

A esa cebolla añadiremos tomate, que reduciremos,

un vino blanco o coñac, que también reduciremos.

Y añadiremos zanahoria que rehogaremos

hasta que esté cocinada y la carne.

Cubriremos con caldo y guisaremos.

Rectificando de sal y pimienta

y añadiendo unos guisantes que cocinen,

tendremos una carne rica, jugosa y un plato estupendo.

Lukas, ¿dónde está la piña? -Aquí.

Hay que pasarla por minipimer.

Bueno, ¿qué pasa aquí?

¿La compota dónde está? Que no la veo.

Aquí. Vale. ¿A qué llamáis compota,

a triturar simplemente piña? No.

-Sí. Azúcar y agua, ¿no?

Eso es un puré. Piña nueva. Venga.

Equipo azul, no vais bien. En cinco minutos,

deberían estar saliendo los piquillos. ¿Qué ocurre?

Que me voy a poner la chaquetilla

y así vais a ir empatados con el equipo rojo.

No. -Chloe, no sacamos platos si no.

-Al final todo el mundo ha pasado de mí.

No sé ni cómo hacen las cosas.

Entonces, Pepe nos tuvo que ayudar.

Comensales, me toca pediros disculpas.

Nuestros pequeños aspirantes parece que están teniendo

algunos problemillas en las cocinas.

Así que os pido paciencia. Gracias.

A ver, cámbiame, Lukas.

-Cambio a Chloe por la Martina.

-¡Pero saca la tortilla! -Sacad la tortilla.

-Que se va a hacer.

-Que casi se te quema. -Ya está. Espérate.

-No puedo más, mami. Estoy hambrienta.

Equipo azul, no sé si sabéis que los comensales

llevan 20 minutos esperando.

Lukas, me has fallado al final, eh.

Mira que ibas bien. Rápido.

Vamos, venga. Pepe, Jordi, ¿quién necesita ayuda?

Yo toda la del mundo. Voy para allá.

¡Venga! Pero cámbiame. -¡Que no puedo! ¡Ostras ya!

Que te esperes. -Que no te pongas nervioso.

-Pues espérate. Cambio a Bruno por Martina.

-¡Voy, voy, voy! Ponte ya con la compota de piña.

-Lukas se ha puesto un poquito nervioso

y no me gusta mucho esa actitud,

porque si no capitán se pone nervioso, no hay solución.

-Como a ti se te da eso regular, voy a hacer un cambio contigo

por Covadonga. Hago un cambio de Laura por Covadonga.

-Tienes que dar giros.

Hago un corte para ver dónde voy a meter el descorazonador.

Y aquí.

Esto lo vamos a meter al horno, chicos. ¿Vale? Venga.

¿Cómo vais? ¿Qué necesitáis? Mal. Fatal.

A ver, Lukas. ¿Esto qué es?

Bizcocho líquido. Bizcocho líquido.

¿Era bizcocho líquido? Era un superbizcocho esponjoso.

¿Esto sabes dónde va a ir? A la basura.

Vuelve a pesar la harina, la margarina, los huevos, azúcar.

Mira, mira. Todo lleno de grumos. ¿Qué habéis hecho aquí?

Me he equivocado en las medidas

y el azúcar glass no sabía si era harina.

Compota de piña. ¿Pero no escucháis?

No se tritura. Y ahora volvéis otra vez y lo trituráis.

Esto y la anterior, lo mezclas y a que reduzca.

Y reza a ver qué sale de ahí.

Tenemos ya los pimientos en el horno

Y tenemos la salsa hecha. Sí.

Podemos ir emplatando. Pues venga.

Vamos a emplatar, que los camareros los tenemos esperando.

Vamos, Chloe. Fenomenal. Eso es.

Comensales, por fin buenas noticias.

Salen los primeros. Eso sí, solo los del equipo azul.

Los pimientos rellenos. Los del rojo, habrá que esperar.

¿Alguien que pueda ir limpiando los bordes? Chicas. Vale.

Vamos. Venga. Lo tenemos ya.

El primer plato del equipo azul puede ir saliendo.

Bien, chicos. Primer plato terminado.

La presentación está genial. -Sí.

-Yo nunca he hecho una presentación tan bonita.

-Yo no como pimientos que no sean de lata.

-¡Hum! -Está bueno, eh.

-Y no me gustan los pimientos.

Ahí. Chas y adentro, ¿vale?

Canela. Ahí. ¿Y qué haces con esto?

Al horno. Venga.

Cova, postre en el horno.

¡Ay! Está fuerte.

El postre del equipo rojo es un postre bien sencillo.

Se hace con manzanas, azúcar, vino blanco,

canela y un poquito de margarina.

Lo primero que haremos, es coger las manzanas.

Dejándole la piel, vamos a sacarlas, descorazonarlas

y echamos un buen chorro de vino blanco,

un buen chorro de canela, un buen chorro de azúcar.

Luego ponemos cuadraditos de margarina

para que esté bien jugoso y lo metemos al horno.

Lo sacamos. Dejamos que se quede templado

y lo emplatamos con un poquito de nata montada.

Estará buenísimo.

Capitán, vámonos.

Jordi, la salsa ya está. Muy poca salsa hemos hecho.

Muy poquita salsa. Abre este horno.

A emplatar esa tortilla en cero coma.

Está todo acabado aquí. Es un desastre de tortilla

con mínimo jugo. Pero no está mala.

Lo que me tiene preocupado...

¡Ostras! Que no guisa ni para atrás.

Yo creo que Pepe me va a zumbar. Como él ahora está dubitativo

de si lo ha hecho bien o mal, le haré la pelota.

Le voy a regalar un tulipán de la paz

para que luego no me zumbe mucho.

Se ha hecho de rogar, pero por fin está aquí

el primero del equipo rojo. Tortilla española.

Bueno, ¿se lo pueden llevar?

Los que tienen cebollino, sí.

A ver, capitán, ¿has comido tortilla guisada?

Sí. ¿Dónde está el caldo?

Se llama guisada porque se mete en un guiso.

Estaba tan bueno, que la tortilla lo chupó.

Ahí está la tortilla. Gracias.

¿Un poquito de tortilla, mi amor?

¿Está rico? ¿Más?

-Me gusta el sabor, pero está un poco desecha.

-No me convence. -No. Está un poco seca,

un poco quemada por aquí y un poco desecha.

Hacemos una cosita. ¿Qué te parece el tulipán de la paz?

Hacemos las paces. Qué bonito.

Mira. Son muy bonitos. Vale.

Ahora, acepto los tulipanes, pero tienes que aceptar una cosa.

Vaya guarrada de tortilla que habéis hecho. Dilo.

¿Por qué te piensas que te doy el tulipán de la paz?

Para que no te cebes demasiado.

Bueno, ¿cómo vamos aquí, chicos? Nueces.

Sin miedo.

Los ingredientes para hacer un bizcocho de chocolate

son harina, margarina, huevos, azúcar, cacao,

perlas de chocolate, nueces y, por supuesto,

levadura en polvo para que suba.

Primero cojo en un bol grande y mezclo la margarina

con el azúcar. Voy añadiendo poco a poco los huevos.

Voy mezclando en otro bol la harina con la levadura en polvo.

Y luego, ya lo voy metiendo todo en la batidora

que se vaya mezclando y lo divido en dos partes.

En una dejo el color amarillo que tiene el bizcocho.

Y la otra le voy a añadir polvo de cacao

para hacer el color más oscuro de cacao.

Metemos en el molde capa de blanco,

capa de negro, nueces. Y por encima,

las perlitas de chocolate para que esté bueno cuando suba

lleno de chocolate, esponjoso. ¡Hum! Qué buena pinta.

Cambio a Chloe por la Martina.

-No, no. No te pases.

¿Los cuatro bizcochos están listos?

Vamos, todos para adentro.

Chicos, vamos a emplatar los chipirones.

Venga, por favor. Once, doce.

Vamos. Venga, eso es. Todos iguales, más o menos. ¿Vale?

Sí, chef.

Venga, venga.

Vamos, vamos.

Cuidado los que ponemos,

que si no, no llegamos, ¿eh? Vale.

Comensales, seguimos en la misma línea

y parece que el equipo azul

va bastante más adelantado que el rojo.

Por eso van a degustar ahora

los chipirones en su tinta con arroz.

Para la ternera a la jardinera tenemos que esperar un poco.

Gracias.

Camareros, por favor. Muchas gracias.

Vamos retirando el segundo plato del equipo azul.

¡Chipirones!

El chipirón está fantástico.

Tanto el chipirón como la salsa. Espectacular.

Me encanta tiene un sabor exquisito.

Para mí el arroz está soso y está un pelín pasado.

Hola, Quique. Bueno, por favor, hay que coger a esta niña

cómo se está comiendo los chipirones.

Es una maravilla.

Muy bien, Aitana. Muy bien.

He terminado. Ha terminado.

Muy bien, muy bien.

(RÍEN)

Es maravillosa, Quique. Tienes una hija maravillosa

y un hotel maravilloso. Muchísimas gracias, mi amor.

¿Te ha gustado la comida?

Sí. Sí, estaba buenísima.

Te han gustado los chipirones a ti y a toda tu carita.

Voy a cambiar a Laura por Martu.

Venga.

Creo que os habéis despreocupado mucho del guiso.

Se ha puesto tardísimo.

A esto le falta mínimo mucho rato para estar tierno.

¿Qué prefieres, sacarla y que se encuentren

esta carne dura o no sacarla?

Sacarla. ¿Sacarla?

En casa no se sirve nada que no esté correcto.

Y te vuelvo a preguntar.

¿Sacamos esta ternera guisada? Sí.

Añade el guisante que le falta. Vale.

Guisar cinco minutos y sacamos. Vale.

"En mi casa cuando un plato no está bien pues no se saca."

Pero eso de que estaba mal...

si estaba buenísima.

Cambio a Chloe por María.

¡La compota! Equipo azul, ojo, cuidado.

Mientras el bizcocho está en el horno

lo que tenemos que hacer es ir emplatando la compota.

Así, así, pero no lo aplastes.

Vaya suerte que hemos tenido al final, ¿eh?

Equipo rojo, a emplatar la carne.

Capitán, ¿cómo hacemos?

Capitán. ¿Sí?

Tengo a Laura cansadísima de montar nata. Yo haría algo.

Hago un cambio de Laura por Martu.

¿Qué pasa con la nata? Que le falta montar.

Álvaro. -Hija, ¿qué hago?

No sé, ¿un poquito más de cuidado?

Camareros, platos listos, pueden salir. Gracias.

Justin Bieber.

For you.

Comensales, ha tardado en llegar, pero por fin

el equipo rojo tiene preparada la ternera a la jardinera.

Disfrútenla.

Prueba, prueba, prueba.

Está tieso como un garrote.

Yo ya le he dicho a él que no lo saque.

Intenta no mancharlo.

Pues se limpia con el papel, que para algo está.

La ternera muy rica de sabor, pero durilla un poco, ¿no?

Un poco dura. -¿Qué te ha gustado más?

Yo los chipirones, de verdad.

A mí también, los chipirones.

-Está muy rico de sabor, pero la carne está muy dura.

¡Ahí va!

¡Oh! Se han reventado.

Estas manzanas se nos han deshecho.

Vamos a tener que hacer un poquito de Tetris.

Pero lo vamos a arreglar, vamos.

Yo creo que han sido unos exagerados

cuando han dicho: "Se han explotado."

Yo me quería morir, pero cuando he visto

que se habían explotado 5 ó 10 no era tanto, tanto, tanto.

Esto no monta, ¿eh?

Voy a cambiar a Martu por Laura.

Si Álvaro estuviera en el banquillo

las chicas hubiéramos estado superbien.

La nata al final no se ha montado,

se ha quedado espesa. Hemos puesto manzana asada

sobre nata espesa azucarada, que está que te mueres, ¿vale?

Las manzanas estaban ricas,

pero de presentación estaba mal.

Y justamente la nata no nos montaba.

Nos quedó yogurt de nata.

Laurita, te quiero ver emplatar manzanas como una loca.

Y los platos ahí. Vamos, rápido.

Vais a sacar el postre antes que el equipo azul.

Rápido, que todavía tenemos esperanzas.

This is for "servit".

Ay, mi Alvarito, cómo habla inglés

este niño de Sevilla. Madre mía, qué arte tiene.

This ya finish.

The apple... Take apple.

Take apple. Muy bien, muy bien.

Y por fin llegan los postres. Parece que en esta última curva

el equipo rojo ha tomado por fin ventaja al equipo azul.

Por eso van a degustar antes

las manzanas asadas con la nata montada.

Para el bizcocho de la abuela tendremos que esperar.

Un pelín ácida. No sé si hay que echarle

algo de dulce. Pero estaba muy rico.

Sobre todo me ha gustado mucho la crema.

Sí, la mezcla. Muy blandita. -Muy blandita.

-Muy blandita, pero ácida.

Hum, Aitana, está muy rico.

Cambio a Martina por María.

Hecho, mira, ya lo tengo sacado yo.

A ver, ¿cuántas tenemos que hacer?

Lo ideal sería cortar 10 en cada, porque así serían 30.

Pero con este. -A ver, uno, dos...

A ver, ¿cómo va este equipo? ¡Ahí va!

¿Qué os parece? Preciosos.

¿Qué os decía yo? Perfecto.

A ver, bizcocho número uno.

¿Cuántos tenemos? Cuatro.

¡Está super esponjoso, como queríamos!

¡Olé! El equipo azul ha logrado

lo que quería. Señoras y señores,

esto es una maravilla. Venga, vamos, corre.

Venga, equipo, que falta poco

para acabar ya nuestra victoria.

Sale ya el último postre,

bizcocho de chocolate de la abuela

con compota de piña.

Lo ha preparado como sabéis el equipo azul.

Este, ponle ahí.

Por favor, ya podéis sacar los platos.

Antes muerta que sencilla.

¿Cuál te ha gustado más de los postres?

Me han gustado los dos.

Pero si tuviese que decidir, evidentemente el de la manzana.

Qué difícil elección, ¿eh? -Muy difícil.

Yo creo que al final en conjunto

un poquito más el azul, ¿no? -El azul, ¿verdad?

¡Ea!

Todo el día comiendo.

Hum, está dura, ¿eh? -¿Pero está bueno el sabor?

De sabor está buenísima. -Te lo puedes tragar.

No puedo masticar.

Esto está más duro que el turrón.

Si hubiera sido capitana no hubiera sacado la ternera.

Porque casi se me rompe el diente

de lo dura que estaba la ternera.

Chicos, felicidades por el trabajo.

Veremos cómo termina, ¿vale?

Cocina impecable, venga.

Y a comer después, que os veo, ¿eh?

Vale. Que sois unos "Ñampa Zampas".

¿Hemos sacado todos los platos, chicos?

Sí, chef. Por fin, ¿eh?

Menos mal, menos mal. Dadme un abrazo,

que me lo he ganado. Me vais a quitar la afición,

la afición me vais a quitar.

Oye, enhorabuena, ¿vale? Sí.

Comensales, ha sido un auténtico placer

compartir con vosotros este almuerzo tan familiar.

Los aspirantes lo han dado todo en cocina.

Pero son conscientes de que no todo ha salido perfecto.

Por eso los capitanes han querido venir hasta aquí

para pediros disculpas.

Vaya día, compañero.

Qué desastre hemos cometido a la hora del cocinado.

Porque aquí en Ámsterdam se come super pronto

y se cena super pronto.

Se cena a las seis.

Entonces, claro, les estábamos dando la cena casi.

Perdón porque la falta de tiempo que os lo hemos dado

más tarde y claro, estaba bastante pastoso.

(RÍEN)

Yo también quiero dar las disculpas porque ha salido

nuestro plato retrasado y la carne estaba un poco dura.

A lo mejor es verdad que ha salido con retraso.

Pero que empiecen a comer a la una de la tarde

yo tampoco lo veo normal.

Bueno, quería dar las gracias a Quique y a Carlos.

Ha sido un verdadero honor tener a unos anfitriones

de vuestra talla en vuestra propia casa.

Esperamos que continuéis siendo los embajadores

de nuestro país conquistando mundo con hoteles

tan acogedores como este. Por supuesto.

Muchísimas gracias y a todos, hasta siempre.

Muchas gracias.

(APLAUSOS)

Aspirantes, tengo que felicitaros

por haber cocinado con tanta ilusión.

Sea cual sea el veredicto quiero que sepáis

que os habéis superado.

Y eso es lo más importante. Gracias.

Os recuerdo que cada miembro del equipo ganador

recibirá seis puntos, mientras que los aspirantes

del equipo que pierda recibirán tres.

Aspirantes, somos muy conscientes

de que el reto que os habíamos puesto hoy era enorme.

Lukas, tenías muchas ganas de ser el capitán, de mandar.

Has empezado muy bien.

Pero, chico, cuando han empezado a surgir

los problemas ahí ya te has dispersado,

te has vuelto loco, has empezado a gritar,

a hacer cambios sin ton ni son y ya no pensabas en el equipo,

nada más que cambiar por cambiar.

Y eso no lo puede hacer un entrenador.

¿Estamos de acuerdo? Sí, chef.

Es complicado ser capitán y no voy a juzgar nunca más

a los compañeros por lo difícil que es.

Martina, tú has limpiado los chipirones muy bien.

Pero ha llegado un punto donde yo te he dicho:

"Yo creo que deberíamos echar alguno más."

Y te has hecho así un poquito la remolona y has dicho:

"Que lo limpie otro."

Tienes muy buenas formas,

y cocinas muy muy bien, te lo digo yo.

Pero en la cocina también hay que hacer otras cosas.

Y es lo que te gusta y lo que no te gusta también.

Los chipirones al final han salido buenos.

Yo estoy bastante contenta perdamos o ganemos.

A pesar de todo lo que os he dicho

los piquillos estaban muy buenos.

La bechamel estaba riquísima, suave, untuosa.

La salsa ha quedado bien y los chipirones, riquísimos.

Y el bizcocho, a pesar de salir tarde,

ha quedado con la textura que pedíamos.

O sea, estaba muy bueno.

Resumiendo, tenéis hoy un sobresaliente en sabor.

Pero hay un suspenso en organización

y trabajo en equipo.

Estoy contento, porque nos han dado

un diez en sabor. Pero no estoy tan contento

de la organización que hemos hecho.

Equipo rojo, vosotros contabais con un miembro menos.

Y además habéis sufrido la congelación de 5 minutos

por parte del equipo azul.

Y justo en el momento más complicado.

Justo cuando las tortillitas estaban en el fuego.

Eso es lo que queríamos hacer.

Si os paramos cuando estáis haciendo la carne

sería mejor para vosotros, porque cuanto más tiempo

se hace la carne, mejor.

Si tenéis razón, pero hay que pensar en los comensales.

Cuando estábamos haciendo

las tortillas nos han congelado.

Pero menos mal que teníamos a Jordi.

En la presentación os decíamos que un capitán

tiene que saber transformar esos obstáculos en ventajas.

Sin embargo, Álvaro, te falta nervio, decisión,

empuje y lo más importante, creértelo.

Vale. Te cuesta mucho que los demás

se responsabilicen de las tareas.

Y llega un punto en que te pones a hacerlo todo tú.

Pero cuando has visto que las tortillas

darle la vuelta se te complicaba

no has tenido ningún problema en coger el marrón

y pasárselo a Martu, que ha dado la vuelta

a la mayoría de tortillas.

Claro que Martu ha tenido la paciencia y el cuidado

para hacerlo muy bien. Así que, Martu, enhorabuena.

Muy bien. -Gracias.

Menos mal que Martu nos ha salvado de la tortilla,

porque si no, no llegábamos.

Covadonga, tú no has tenido tanta suerte, ¿eh?

Aunque hayas tenido un percance con la primera tortilla

has puesto de tu parte para que saliera bien.

Y eso es lo importante. Gracias, chef.

Álvaro, hemos tomado malas decisiones pequeñitas.

Pero muy grandes en algunos casos.

Por ejemplo, ¿cuánto tarda en hacerse una tortilla?

No sé. Mucho menos que un guiso

de ternera, porque tarda un buen rato en guisar.

Yo tampoco siento que haya sido un superstar de capitán.

Pero yo creo que los jueces

se han pasado un poquito con el veredicto.

Vuestra tortilla no era un tortilla,

era patata chascada dura con huevo.

Ya. Y además ha faltado salsa

para que guisase un poquito más.

La ternera tenía un sabor muy rico,

pero nos ha faltado todo ese tiempo de guiso normal

para que esté tierna y jugosa.

Vosotros en el postre habéis acertado más

que en el resto de platos. Pero tengo que deciros

que aún tenéis que aprender a planificaros muchísimo mejor.

Si yo no hubiera intervenido creo que el plato no sale.

Aspirantes, por todo esto el equipo ganador

de la prueba de hoy es...

el equipo azul.

(GRITAN CONTENTOS)

Aspirantes, un momento.

Este jurado considera que un capitán

no puede gritar ni generar caos en una cocina.

Ni tampoco desentenderse

y no organizar bien a su equipo.

Un capitán tiene que tener paciencia, concentración

y ser un ejemplo para el resto de sus compañeros.

Por ese motivo vamos a quitar un punto a los dos capitanes.

Álvaro, Lukas, tenéis un punto menos.

Estoy de acuerdo en que el juez me haya quitado un punto,

porque me he puesto a gritar y me he puesto nervioso.

Y esos puntos se lo vamos a dar a dos aspirantes

que han sabido trabajar en equipo como nadie.

Martu. Te lo he dicho.

Eso de que a mí me quiten

un punto para dárselo a Martu tampoco me parece muy justo.

Porque ella le haya dado una vuelta o dos a la tortilla

ya le han dado un punto más.

Y, María, tu trabajo con la bechamel

y los pimientos rellenos ha sido fabuloso. Enhorabuena.

(GRITA CONTENTA) Mola.

Y mi equipo ha ganado.

Tengo felicidad doble.

Equipos, pensamos que hoy lo habéis dado todo en cocina.

Y eso se tiene que premiar.

Os vais al parque temático Madurodam en La Haya.

¡Cómo mola! ¿Qué es eso?

Ojo, la ciudad en miniatura más famosa del mundo.

Una ciudad liliputiense

en la que bien podía estar Jordi también.

O el Godzilla de Pepe haciendo: "¡Gaurrrr!"

¿Os apetece sí o no? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues vámonos a La Haya, venga.

¡Mira qué cosa tan grande! -¡Qué guay!

¡El barco! -¡Qué guay!

¡Cómo mola! -¡La furgoneta!

¡Qué guay! -¡Qué cosa más chuli!

¡Mirad la parte esa! -¡Hala, qué guay!

¡Mira, estaba ahí!

¡Mira, Álvaro, feria!

Es como "Alicia en el País de la Maravillas".

O sea, esto es enorme.

¡Ah, mira el barco, que sube!

¡Qué guay, mira, tiene bajada!

¡Mira, mira, lo de la guerra, lo de la guerra!

¡La guerra, es verdad! -Estados Unidos, Canadá...

¡Mira, un molino! -¡Qué guay!

Es más grande que yo. -Se supone que es en miniatura.

Todo es pequeñito, es perfecto.

Parece que midieron cada cosa, que se fijaron cada centímetro

y lo hicieron tal cual.

Vuelven los campamentos "Masterchef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además convivirás con los concursantes

de "Masterchef Junior".

No lo pienses más,

este verano Campamentos Masterchef.

¡Ven a los Campamentos Masterchef!

La pirámide de los alimentos. -¡Hala!

¡Ay, qué guay! Ay, por favor...

Y no hay jueces ni nada.

(VOZ DE ANCIANA) Mis aspirantes me están esperando.

¡Huy! Y yo con el reúma que tengo.

Que es que no llego, ¿eh?

Ay, qué susto.

Cuando he oído la voz así me ha entrado un escalofrío.

Ay, madre del amor hermoso.

Ay, Dios, que está ahí. -¿Qué?

(RÍEN)

Hola, jovenzuelos.

(RÍEN)

What? ¿Qué tal estáis, chicos?

Muy bien.

Tenía el pelo blanco y negro,

después tenía por aquí la cara arrugada.

La veía como una bruja.

Esperemos que de mayor no sea tan fea.

Bienvenidos de nuevo a estas cocinas.

Parece que han pasado unos minutillos, ¿verdad?

Pero como veis para mí han pasado años.

Yo no me preocuparé mucho por cómo voy a ser en el futuro

porque ahora mismo estamos en el presente.

Oye, ¿y esa pirámide tan grande qué es?

La pirámide alimentaria. -Alimentaria.

Qué listos que sois, chicos.

Huy, ¿pero y los jueces?

No sé. -No sé.

Pero que digo yo que habrá que llamarles, ¿no?

(TODOS) ¡Jueces!

¡Pepe, Samantha, Jordi!

Imagínate que ahora aparece Jordi con el chupete.

O tal vez vienen disfrazados de patatas.

¿Eh?

(RÍEN) ¡Toma ya!

(VOZ DE ANCIANO) No corras, Samantha.

(RÍEN)

¿Dónde está Pepe?

(VOZ DE ANCIANA) Hola, chicos. Hola.

¿Qué tal? Bien.

Hola, sinvergüenzas.

Vayas gamberretes estáis hechos.

Me ha recordado un poquito a mi abuelo.

Porque la chaqueta esa de lana la suele llevar él.

La boina siempre se la pone para protegerse del sol

y para que tampoco se le vea todo eso.

Digo yo, ¿eh? Digo yo.

Samantha, qué mal te ha tratado la vida.

(RÍEN) Qué mal te ha tratado la vida.

La que más vieja he visto ha sido a Samantha

porque tenía como una chepa aquí que le ha salido

como una viejilla. Como una señora mayor, perdón.

¿Qué tal, Eva, maja?

¿No me ves? Estupendamente.

¿Y el marido cómo está?

Ay, está con sus achaques el hombre.

Ya te dije que te equivocabas. Qué jodío eres.

(RÍEN)

Oye, ¿y Pepe?

Ha muerto. -Pepe ya ha muerto.

Es que a Pepe hay que gritarle más porque tiene el aparato

que no le funciona muy bien. Llamarle, llamarle.

(GRITAN) ¡Pepe!

¡Ay!

(VOZ DE ANCIANO) ¡Ay, ay!

¡Hola! ¡Míralo!

(RÍEN)

¡Hola!

Ay, qué rápido va esto.

Ay, qué rápido va esto, Eva.

¡Ay!

Me he quedado alucinada cuando he visto a Pepe

ahí en su motocicleta temblando,

que es que parecía gelatina.

Hola.

Pepe en chándal es muy raro,

la barriga que tiene.

Amigos, qué rápido pasa el tiempo.

Hace unos minutos estabais en la flor de la vida.

Y mira ahora. Ya ves, Pepe, ya ves.

Directos a la tercera edad.

Pepe. Dime.

¿Luego me vas a dejar la moto para ir a dar una vueltecilla?

No, no, no, la moto es mía. Que te mareas seguro.

Ya sabía yo que ibas a ser

igual de cascarrabias que cuando medio joven.

Yo de mayor no me veo tan viejo como ellos, ¿no?

Porque ya desde pequeño hago deporte, como sano,

me pongo mi champú, mi mascarilla.

¿Esta cara cómo va a tener arrugas?

Yo de mayor no voy a estar así.

(VOZ NORMAL) Vamos a ponernos serios.

Menos mal que a vosotros el viaje de vuelta

no os ha afectado y estáis exactamente igual.

Mauro, tú no pudiste cocinar porque estabas enfermo.

¿Cómo estás? Bien, sí, ya mejorado.

Rehabilitado total. Sí.

Tú formabas parte del equipo rojo,

por lo que al igual que tus compañeros

sumas tres puntos.

Y ahora sí vamos ya con la clasificación.

Con cuatro puntos tenemos a Mauro.

Con cinco puntos, Martu.

Con seis puntos está Covadonga.

Siete puntos tienen Bruno, Martina y Laura.

Con ocho puntos, María, Chloe y Álvaro.

Y con diez, Lukas.

Pero estos puntos todavía pueden variar

porque queda una última y definitiva prueba.

Creo que en esta me salvo aunque tenga cinco puntos.

Ojalá me lleve el puntaje máximo.

No quiero ser agrandada, ¿eh?

Pero igual voy a estar triste porque tres compañeros se van.

(VOZ NORMAL) Aspirantes, como veis

el túnel del tiempo nos ha cambiado mucho.

Bueno, a algunos más que a otros.

Estamos más viejecitos, pero si hemos llegado

hasta aquí es porque tenemos una salud de hierro.

¿Y sabéis cómo lo hemos conseguido?

Con alimentación sana y equilibrada.

Y para explicároslo tenemos aquí

una espectacular pirámide nutricional.

La pirámide alimentaria la conocía.

Pero no tan alta y tan grande,

encima con alimentos de verdad.

Yo la vi por primera vez en el cole,

cuando estábamos dando una clase de conocimiento.

Esta pirámide gigante nos sirve para ver de forma simple

la manera y la cantidad en la que hay

que consumir los alimentos para tener una buena salud

y llegar hasta los 100 años, como Pepe.

Qué bien llevados, qué bien llevados.

El deporte, Pepe. Yo, de mayor, no sé

si tendré canas, no sé si tendré arrugas posas,

pero sí sé que voy a seguir bailando... ¡Zumba!

En la base, están los hidratos de carbono y cereales:

el pan, las patatas, el arroz. De los cuales hay que tomar

entre tres, cuatro raciones diarias.

Después tenéis las frutas y las verduras,

que ya sabéis que tenéis

que ingerir unas cinco porciones al día.

Más arriba encontramos las proteínas,

en forma de carne, pescado huevos y legumbres.

Son aconsejables unas dos, tres raciones diarias.

Y productos lácteos, entre tres y cuatro piezas al día.

Nos quedaría la parte de arriba,

en la que están los frutos secos

y el aceite de oliva. Y arriba del todo,

lo que más os gusta a vosotros y a mí:

los dulces y el embutido.

Está... Te hace sacar la pancita

el bollo preñado,

el chorizo, el jamón, la chuche, la patata frita...

Podemos comerlo, claro que sí, pero no todos los días,

solo de vez en cuando. ¿Quién prefiere una lechuga

a un bollo preñado? Yo lo que haría

con la pirámide, ¿no? Es así, pues yo lo que haría

es darle la vuelta a la tortilla. ¡Pum!

Aspirantes, ya habéis visto la materia prima,

ahora tenéis que cocinar un plato que sea sano

y equilibrado. Y para eso, os vamos a dar

una herramienta fundamental para elaborarlo.

Por favor, abrid el primer cajón

de vuestras cocinas.

Ay, madre.

¡Ay, una tablet!

Una tablet. -¿Una tablet?

No entiendo nada, eh. -¿Pero esto qué es?

¿Para qué lo necesitamos? Digo, supongo que será

para buscar alguna receta en Internet.

Seguro que Pepe piensa que lo que habéis

sacado del cajón es una tabla para cortar el jamón,

pero no, es una tablet. ¿Eh?

La herramienta más importante para elaborar vuestro plato,

porque os va a permitir comunicaros con una persona

muy especial para vosotros, la que os ha inculcado

el amor por la cocina. Ah, ah...

¿Quién es? -La abuelita o la tata.

¡La abuelita, la abuelita! Venga, Lukas, que sé

que tienes un montón de ganas.

¡Abueli! -¡Uy, cariño!

¿Qué tal? ¿Cómo estás? -"Bé".

Estás muy guapo. Oye, qué importante eres

ahora ya, ¿eh? -Sí.

Bien, todo está bien por aquí, esperando verte.

Oye, tienes que cocinar hoy. ¿Qué vas a hacer hoy?

La merluza esa al vapor que hacíamos.

Cuidado con lo que hagas, eh. Acuérdate que la sal, que...

Tú así con la sal, das un poco de miedo, eh.

Vale, venga, "adéu". -¡Muchos besos!

Adiós. -Adiós.

María, ¿preparada? Ah, sí.

Pues dale al clic. Voy.

¡Hola! -¡Hola, tío!

¿Qué tal están las primitas? -Pues muy bien,

la verdad es que muy bien, ya en el cole y muy bien todas,

muy contentas. Y viéndote, lo bien que lo estás haciendo,

que lo estás haciendo fenomenal, ¿vale?

¡Mira cómo mola! Es una pirámide alimenticia.

¿La ves? -Sí. ¡Hola a todos!

(TODOS) Hola. -Ahí están los jueces, Eva,

que se han vestido de ancianitos.

¿Y qué tengo que cocinar? -Hoy vamos a hacer

un papillote con verduras y frutos secos, ¿vale?

Y nada, que te queremos un montón, que seguro que vas

a hacerlo estupendamente. -Gracias. Dile a las primitas

que las quiero muchísimo y a la tía Adriana

que la requete amo. Te quiero, tío, adiós.

¡Disfrútalo! ¡Chao! -Adiós.

¡Adiós! -De mi tío Jorge he aprendido

que en los platos tienes que tener un cuidado

muy especial al emplatar para que te salga

un plato extraordinario.

¡Hola, Martina, hola! -¡Hola!

Me acuerdo mucho de ti. Ay, llegar donde has llegado,

esto es importantísimo. Ya sé que esta noche vais

a tener una cena y los ingredientes, puedes

poner una merlucita al horno con verduritas,

que... queda muy bien, y después le das un toque,

que nos gusta a todos muchísimo.

Vale.

Para mí, mi nana es muy buena cocinera,

me quiere un montón, yo la quiero más a ella

que nada en el mundo.

Para mí, la familia es lo primero.

Me vas a hacer llorar.

¡Abrazo!

(LLORA)

Laurita, ¿quién esperará tu llamada?

Hola.

Hola, brujita, cariño. Lo estás haciendo

muy bien, reina. -¿Y Hugo?

¿Hugo? Hugo está bien, está en el cole.

Mi abuela Alicia está cuidando a mi hermano.

Lo que más echo de menos de mi abuela es cuando juega

con nosotros y cuando vamos a su casa a comer.

Puedes hacer una crema de calabacín,

que te sale a ti muy bien. Si quieres, puedes coger

unos trocitos de pan, los fríes y se los pones luego

adornando por encima. -Vale.

"Muá". -"Muá".

La comida que más odiaba cuando era chico

era la crema de calabacín, porque la veía ahí, blanca,

ahí, "aggg", me daba asco. Me escondía debajo de la mesa,

pero mi madre me encontraba y me decía: "Dos, no sé qué".

Y al final me acababa tomando la crema de calabacín.

¡Álvaro! -¡Hola!

¡Precioso! Cariño, ¿cómo estás? ¡Qué guapo estás, hijo!

Cuánto te quiero y cuánto vales, hijo.

Disfruta mucho. Mira, hijo, te voy a dar una receta

de las que hacemos nosotros en casa, eh.

Vale. -Vamos a ver si a ti te gusta.

Pollo del corral a la andaluza. -Vale.

Ten mucho cuidado que no se te pegue.

Y tú ves el pollo, cuando esté la cebolla transparente.

Vale. -¡Ay, Álvaro!

Hijo mío de mi alma, ¡Cuánto te quiero!

¡Cuánto te quiero! ¡Cuántas ganas tengo de verte!

Te quiero, Álvaro, te quiero. -Adiós.

Hijo, dime algo. ¿Tú me quieres?

Sí, te quiero también. (RÍE)

¡Adiós, precioso! -Adiós.

Adiós, precioso.

Venga, Bruno, vamos a ver quién espera tu llamada.

Hola. ¡Tía!

Hola, mi vida. ¿cómo estás, hijo mío?

¿Qué tal estás, mi cielo? (LLORA) -Muy bien.

Venga, sonríeme un poquito, cariño, venga.

Ya sabes lo importante que es la comida sana

para nosotros y te quería decir que prepares los abanicos

en salsa de naranja que tan buenos te salen.

Estoy contento con el plato que me ha dado mi tía

y espero que con estos abanicos de la familia pueda aguantar

una semana más. -¿Tienes todo claro?

Sí. -Venga, pues disfrútalo

y pásatelo muy bien. Te quiero mucho, mi amor.

Ah... ¡Hola, tío! -Hola, Chloe.

Hola. ¿Qué tal estás? -Bien. ¿Y tú?

Tú te lo pasas pipa ahí, eh. -Sí.

Vamos a ver, tienes que hacer el famoso cuscús de Chloe.

No te oigo. ¿Puedes hablar un pelín más alto, por favor?

Tu cuscús. ¿Qué te parece? -Sí, perfecto.

Pues nada, guárdame un poquito, ¿vale?

(RÍE) Aúpa, campeona. -Muchas gracias.

(LLORA)

Para mí, mi tío significa un montón,

significa media vida mía.

Siempre me está animando cuando tengo

esos momentos tristes y me encanta ese tío,

es mi favorito. Martu, ¿tienes ganas de llamar?

Pues dale al botón.

Hola, Martu. ¿Cómo te va? -¡Hola!

¡Es mi abuela! -¿Cómo estás, bonita?

Feliz de verte, orgullosa de que hayas llegado

hasta aquí, hasta este lugar, a estas alturas del programa.

Ay, gracias. -¿Estás emocionada?

Y Bueno, no te pongas mala, así podrás trabajar bien hoy.

¿Qué tienes para preparar? -Mira, tengo

todos estos ingredientes. -A ver.

¡Uy! Bueno, mira, yo te diría que, ya que te sale tan lindo,

que hagas el pollo al curry con la guarnición del arroz

con los frutos secos. Que el arroz te quede

en su punto, que no se pase. -Sí. ¿Cómo anda "Titu"?

Bien, bien. Está un poco resfriada, pero bien.

(Teléfono) Pobrecita.

Sí. -Abuela, te están llamando.

Anda a atender.

Te quiero mucho. -Yo también.

Te quiero mucho, mucho, mucho, pelusa.

Mi abuela María es italiana, pero vivió mucho, mucho tiempo,

desde que tenía dos años en Argentina.

Entonces, se le pegó ese acento y entonces ahora estamos

todos juntos en San Sebastián: mis tías, yo, mi familia...

Es mi abuela. -¿Me oyes bien?

Sí, sí. -Lo estás haciendo muy bien.

Eres un campeón. -Gracias.

Estoy aquí para ayudarte en la prueba de esta noche.

Merluza confitada a baja temperatura

y mejillones. -Vale.

¿Te acuerdas de este plato? -Sí, sí. Lo hice parecido

en el casting. -Prepara la mayonesa con lima,

poco ajo y cebollino. -Vale.

¿Lo has entendido? Adiós, mi vida, un beso.

Te quiero, un beso.

Hola, Covadonga. Nosotros estamos contentísimos

de verte así, donde tú querías tanto estar.

Y yo creo que debías de hacer milhojas de berenjena.

Oh... -Que se te dan muy bien

y a todos nos gusta mucho cuando nos las haces.

Aprovéchalo, aprende, disfruta y pásalo bien, cariñín.

Tu abuela te quiere mucho y todos te queremos mucho.

Adiós.

Ay, mi niña.

Claro, como hacía mucho tiempo que no la veía,

pues, entró...

la lágrima.

Uf.

¿Por qué lloras, Cova?

Yo a mi abuela la quiero mucho porque es muy cariñosa,

da muchos besitos y me cuida muy bien.

Y me deja comer a veces lo que quiero.

(RÍE)

Ya está.

Aspirantes, como siempre os han dicho, tenéis

que hacer caso a los mayores, pero ahora más que nunca.

Seguid los consejos que os han dado

vuestras abuelas y tíos y así seguro que os sale

un plato buenísimo. Tenéis 60 minutos para elaborar

un delicioso plato que sea sano y equilibrado,

pero sin olvidarse del sabor. Tenéis tres minutos

para coger los ingredientes, y los podéis elegir

de la pirámide. Para eso, tenemos preparada

una escalera. También podéis ir

al supermercado y terminar de llenar la cesta.

¿Preparados para cocinar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

¡A ver, jovenzuelos, cuidado!

¡Ah!

(CHILLA) "Oh my God".

Tomate. -Uh...

A mí, lo que más me gusta de la pirámide es la carne,

el pescado y la fruta. Y así, espero no envejecer tanto.

¡Mantequilla! -Oh, qué blanda.

¡Ay! ¿Me coges el queso?

Lo que más odio, los huevos. No los puedo soportar.

Si los como... No me gustan, me entran náuseas.

¿Dónde está el lomo? -No, es con esta crema...

Pues esto. ¡Jovenzuelos, último minuto!

¿Un poquito de cidronelas para adornar?

¿Cómo los cojo, con la mano? Mira.

Mira para qué utiliza mi garrote.

Mira para qué vale esto, eh. Para lo que vale esto.

Patatas y zanahorias, que eso lo mueves y perfecto.

¡Queda poco tiempo!

Ay, los dientes. Ay...

Me he dejado los dientes. Tu chupa como un Chupa Chups.

Jordi, ya lo de la tableta... Ya no te cuidas como antes.

El chorizo no puedo ni verlo porque una vez comí mucho,

vomité y ahora... no puedo ni verlo.

Ay, qué nervios.

Voy a hacer una merluza al vapor, con verduritas.

Brócoli, pimiento, cebolla y calabacín y zanahoria.

Suena muy bien. Muy saludable.

Estos catalanes, son todos súper modernos.

Jordi, de joven. ¿Te acuerdas lo moderno que era?

¿Te acuerdas cuando venía con las especificaciones?

En cambio, Samantha está como ayer, eh.

No ha envejecido, está igual. Samantha está igual.

No pasa el tiempo por ella.

Con mi abuela hago muchas cosas cuando me recoge

cuando vengo del cole. Hacemos platos juntos,

como este, y me salen bien. Yaya, te echo de menos

y también echo de menos el pescado que cocinas,

que está muy bueno.

Tiene que estar muy limpito todo.

Vamos a ponerlo por aquí...

¡Ah!

¡Ah!

No sé yo, estos jovenzuelos...

Lo conseguí.

Vale. -Quesito, quesito.

Voy a hacer milhojas de berenjena.

Y bueno, mi abuela habrá escogido este plato para mí

porque sabe que me sale muy bien y que está muy rico.

Mi abuela para mí es lo mejor que hay en el mundo

y lo que más quiero.

Hay que ver la de cosas tan curiosas que tiene

esta revista, oye. Mira, las recetitas...

¡Uy! Los aspirantes, que cuentan sus cosas,

los cotilleos de los jueces... Hay que ver, eh,

el Jordi como acaba... (RÍE) Qué interesante todo.

Pues mira, me la voy a comprar todas las semanas, oye.

Tengo yo un entretenimiento. Y vosotros, también deberíais.

Todas las semanas, con vuestra revista

del corazón favorita. (RÍE) Voy a seguir.

Este plato es pollo al curry

y se puede hacer con pata, con pechuga...

Yo lo hago con pata porque queda más jugoso.

Yo veo bastantes grasas, veo bastantes mantequillas.

Creo que la más equilibrada por el momento es Martu.

Creo que como bastante sano y a veces no,

porque algo graso, patatas fritas y bueno,

y eso un niño no lo puede evitar.

Bueno, Mauro. Hola.

¿Qué tal jovencito? Muy bien.

¿Qué estás preparando? Pues voy a hacer

una merluza confitada a baja temperatura.

Merluza confitada a baja temperatura.

¿Y eso qué es? Coges el lomo y lo tienes

que meter en aceite, pero no aceite muy caliente.

¿Y eso es equilibrado? Bueno, luego si lo secas

y con las lechuguitas que voy a hacer

y los frutos secos, sí. Vale.

¿Sabes qué otra forma buena hay de hacer eso?

¿Cómo? Tú coges la fuente del horno,

pones papel de aluminio, Vale.

aceite, sal, el gratinador y en la parte más baja,

colocas el pescado, con muy poquito aceite.

Vale. Pues si lo haces así,

te quedaría igual de tierno, muy tierno, pero sin tener

que hacer ese baño de aceite. ¿Con papel Albal?

Sí, pero sin nada, eh. Vale.

Eso te iría muy bien, pero bueno, tú hazlo

como te ha dicho tu yaya, que seguro que te quedará rico.

Vale. ¿Vale? Oye, que te vea yo...

Fuerte, ¿eh? Garrote. (RÍE) Vale.

¡Aspirantes, habéis consumido casi la mitad del tiempo!

¡Tenéis un poco más de media hora por delante!

No me lo voy a poder comer.

Se me había amargado un poquito, no estaba buena.

Yo ya me tenía esto olido, entonces he dicho:

"Venga, me da tiempo. Voy a repetir la merluza".

Y he repetido la merluza.

Martina, pues ha hecho una merluza, se ha equivocado,

se ha pasado de cocción, pero ha rectificado, eh.

Los pasos de la receta de la merluza en papillote son:

Cortar todas las verduras que quieras utilizar en juliana

y cerrarlo súper bien con la merluza y se va al horno

durante 15-20 minutos. Y una vez que sale del horno,

se le quita la piel y ya está.

Y lo voy a dar todo por mi familia.

Bueno, Bruno. Hola, buenas.

¿Qué te veo preparar por aquí? ¿Qué haces?

Voy a hacer una receta de mi abuela,

que se la enseñó una tía suya. En nuestra familia

lo llamamos "Abanicos", que... Abanicos.

¿Y por qué lo llamamos abanicos?

Porque al cortarlo se queda con la forma de un abanico.

Es lomo de ternera relleno de huevo duro y panceta.

Con una salsa de zumo de naranja

y un puré de patatas. Una reducción.

Ahí tienes bastante... grasita, eh.

Mucha grasita, eh, cuidado. Tú no nos pongas mucha grasa

que no tenemos el cuerpo para esas fiestas, eh.

Igual mi plato no es del todo sano,

pero el puré, que es patata y aceite, y zumo de naranja,

eso lo compensa perfectamente.

El cuscús es el plato favorito de mi familia

y se lo preparo a frecuencia. Así que si sale bien,

se lo dedico. Chloe está haciendo

un engrudo con cuscús. Demasiado cocido el grano,

con un aliño, ahí, a última hora,

que si le echo limón, que si sí, que si no,

y le va a salir regulín, regular.

¡Aspirantes,

últimos 15 minutos!

Lo que he llevado a la nevera es el cuscús,

porque la ensalada tiene que estar fría.

Yo creo que me va a dar un buen, buen, buen resultado.

Y tengo muchas posibilidades de quedarme a ganar.

No, los mejillones...

Mierda. Ay, Dios mío, estos jóvenes...

No pinta nada bien. Me he olvidado los mejillones.

Mi abuela me había dado ese truco para decorar un poco,

pero vamos, yo creo que me va a seguir saliendo bien.

Yo se los quería poner, pero bueno...

Covadonga, ¿qué tal? Eh, bueno.

¿Qué estás haciendo? Cuéntame. Ahora voy a hacer un puré.

¿Un puré de qué, de patata? Sí, pero ahora...

¿Dónde está la patata? Aquí.

¿Eso es todo lo que tienes? Eh... No, tengo otra,

pero no sé si es... ¿Eh?

Vamos, a la patata. Pélala y, en la misma tabla,

con el tenedor, la vas picando. Vale.

A ver, ven.

Ay, ay, qué moza.

Mi abuelita me enseñó a cocinar y gracias a ella

puedo estar en MasterChef.

Estás muy poco concentrada, Covadonga. ¿Por qué?

Porque hace mucho que no veo a mi abuela.

¿Sí? La quiero mucho y tenía

muchas ganas de verla. ¿Y te has emocionado

con sui mensaje? Sí.

Pues ahora quiero que la emociones tú a ella

con tu plato. Vale.

Qué velocidad coges, hija mía.

(IMITA UN DERRAPE)

Mi abuela para mí es como mi segunda madre,

un ejemplo a seguir.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco...

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

¡Oído, Eva! -Eva.

No se han cocinado las verduras, no sé por qué.

No entiendo. Igual, no he cerrado bien el papillote,

porque me ha quedado crudo. Lo que pasa es que no le mete

nada de liquidito, un poco más de aceite para...

Una humedad para que se cocine. Para que se cocine un poco más.

La verdurita se ha quedado un poquito más crudita,

la merluza se ha quedado más hecha, de régimen total.

Mi nana me ha sugerido este plato porque es un plato

que tiene mucho sabor, aunque a veces el punto

de la merluza es bastante difícil.

Pero con práctica, con práctica y con práctica,

al final te sale el punto perfecto.

Estoy bastante nerviosa porque solo tengo seis puntos,

soy de las que menos tiene. Y entonces, espero

que este plato me salga muy bien, porque si no,

para la calle.

Un ganador, si falla en el programa tres,

no es un ganador. -Los nervios no sirven

para nada y estoy tranquilo ahora mismo.

¿Qué tal vas, Bruno? -Pues... Pichí pachá.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

(TOSE) Pepe no llega, eh.

Oh, Pepe yayo.

Gracias a mi abuela y al plato de mi abuela

voy a hacer un farol y me voy a quedar.

Abuelita, te dedico este plato que te quiero mucho.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno.

Tiempo. Manos arriba.

Yo en la prueba me he visto muy centrada,

muy, muy centrada y el plato me ha salido precioso.

El emplatado creo que Samantha va a decir que el emplatado

era increíble.

Muy bien, jovencitos. El tiempo para cocinar

ya ha terminado. Ahora, nos vamos a volver a meter

en el túnel del tiempo y veréis qué jóvenes y lozanos

volvemos a la cata. Pepe, ¿me llevas?

Venga. Venga.

No corras, Samantha, que no estás para estos trotes.

Ay. Ay, venga. ¿Subes? Claro, hombre. Encantada.

Espera. Espérate. (RÍE) ¡Pepe!

Tú siempre fuiste buena moza, tuviste buenas piernas.

Las tuve, las tuve. Ahora estoy fatal.

(RÍE) ¡Pepe!

¡Qué malo! ¡Pepe!

Vieja gruñona, qué voces me pegas.

Los abuelos deportistas como Pepe en la moto esa típica

yo los suelo ver más en América por las películas y las series.

Y aquí en España pues... abuelo de chapela y al sofá.

Si estas Navidades quieres sorprender a tu familia

y amigos con deliciosos platos, entra en la escuela MasterChef,

una escuela online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender todo lo que necesitas

para cocinar grandes recetas. Además, una vez completes

el curso, podrás obtener tu diploma MasterChef.

Ya lo sabes, estas Navidades regala la escuela MasterChef.

Aspirantes, el jurado ya está preparado, y bastante

más joven, para catar vuestras elaboraciones.

Así que vamos a empezar ya por Martina y Álvaro.

Yo tengo una mente positiva, así que creo que los jueces

me pueden decir algo bueno del plato.

Bueno, Martina, ¿cómo se llama tu plato?

(RÍE) "Martina's pupillote". Oh, "magnifique".

He tenido que repetir la merluza ya que

se me había pasado un poquito de punto y la quería dejar

al punto, y al final me ha dado tiempo.

Yo estoy contenta con el resultado.

La cocción del pescado está superbién, las verduritas,

en este caso, incluso se admite este punto crujiente porque

le va bien y... Es que yo en mi casa

las dejo crujientes. Nos sirve de ejemplo para todos

cuando empezamos haciendo algo que nos sale mal, el poder

seguir para adelante, corregirlo, y hacerlo no bien,

muy bien, porque es justo lo que pedíamos.

Bien ejecutado y está muy rico. Felicidades.

Felicidades. Gracias.

Estoy muy contenta ya que he tenido que repetir

algunas cosas pero ha merecido la pena.

Álvaro, ¿cómo se llama tu plato?

El corral de Maricarmen.

Carmen es tu abuela, ¿no? Sí.

Y así, a simple vista, con el emplatado,

¿estás totalmente satisfecho con tu plato?

Yo creo que sí, que me ha salido bien.

Bueno, de entrada tiene un defecto que se ve

a simple vista. Mira, amigo. Si solo pongo la cuchara

encima de la salsa lo que me llevo es aceite

y hablamos de cocina equilibrada y lógicamente

cocina lo más sana posible.

¿Cómo ves el emplatado? Tú, que eres tan fino

cuando quieres.

Yo lo veo bien. ¿No lo ves un poco basto?

Demasiada salsa, los muslos ahí medio pelados, un poco secos...

Un platito, mucha menos salsa, el husito cortado,

o a lo mejor limpiada la pechuga.

El concepto no está entendido. Vale.

Me ha matado un poco que me digan

que el emplatado estaba basto porque no vas a poner

un pollo seco con dos gotitas de salsa, ni tampoco

vas a poner toda la cazuela que me ha sobrado,

pero eso, mira, le da sabor.

María y Chloe, por favor.

Mi plato se llama Volver a nacer. Representa

un árbol que ha sido cortado por la mitad y la hierbita

de menta es el brote que vuelve a salir, así que

va a seguir así el resto de la vida.

¿Cómo te has quedado? Pues me he quedado loco

ahora mismo. Ay, Dios.

Claro, como nos ha visto tan mayores hace un rato

cuando estaba cocinando, pues ha dicho "estos necesitan

volver a revivir porque si no..."

A ver qué le contamos de este cuscús.

Mi plato merece un diez más grande que toda la galaxia

que hay alrededor de nosotros.

Esto tiene una pinta un poquito asquerosilla.

¿Has hecho alguna vez cuscús? Hoy lo he hecho diferente.

Primero he puesto aceite, después, ajo.

Y cuando el aceite ha cogido el sabor del ajo,

le he puesto agua, leche y cuscús. Pero debería

haber medido primero el cuscús porque me he pasado

de líquidos. Esto está muy empastado.

Con esto podemos hacer croquetas.

¿Quieres probarlo? Es que está poco apetecible.

Para ver los defectos. Muy poquito para que veas

que está demasiado pasado, ¿vale?

¿No ves que está demasiado pasado?

Si tú pruebas el cuscús de verdad está el granito

más entero no así tan pasado que no sabes bien lo que es.

Cuando dices grandes cosas, muy imaginativas, generas

una expectativa al que se lo va a comer. Y buscaré

lo que me has dicho, buscaré ese árbol cortado y me lo voy

a intentar imaginar. No lo voy a ver. Voy a ver

muchísima menta. Y hay que pensar que eso

se tiene que comer.

Puedes generar filosofía en torno al plato

pero que se entiendo y que no sea un sueño imposible.

Estoy muy sorprendida conmigo misma y un pelín

decepcionada por el plato que he hecho.

María, ¿qué tal? Hola.

¿Cómo se llama tu plato? Súper sano papillote.

¿Lo has cocinado en papillote? Sí.

¿Cómo está el pescado?

Lo veo bien, ¿no?

Está crudo. Totalmente crudo.

Creo que ha habido un problema de saber hacer el papillote.

Porque ya cuando metes las verduritas y el pescado,

lo tienes que salar, echarle un poquito de aceite,

un pelín de caldito y como tapas así el papel

de aluminio y lo metes en el horno, ahí se cuece.

He puesto el pescado al horno. (SE LE QUIEBRA LA VOZ)

Sí. Con el caldo de cocción

del brócoli... Pero María, por favor.

No pasa nada. Que estamos enseñando, no pasa nada.

Tú cuéntanoslo que no pasa nada.

(LLORA) He puesto la merluza al horno y le he puesto aceite

y agua de la cocción de los brócolis.

Algún agujerito, se ha ido el líquido, se han quedado

las verduras un poco crudas, las has salteado luego.

Y el pescado te ha quedado crudo, ya está.

Piensa lo que te he dicho para aprender otra vez

a hacerlo y ya está.

Creo que he fallado a mi tío José haciendo

la merluza al papillote cruda.

Lucas y Covadonga.

Lucas, ¿cómo se llama tu plato? La sabana explosiva.

La sábana explosiva. La sabana.

¿No será sábana? Que parece que tienes la cara dormida

con los pelos así que te acabas de levantar.

¿Seguro? ¿Es sabana?

Es una explosión de sabores.. Tiene una vinagreta, ¿no?

Sí. ¿De qué es?

Aceite, vinagre, dos gotitas de lima y cilantro picado.

Me sorprendes cada día más, Lucas.

Y puede ser una versión moderna de mezclar verduras

con pescado, con una forma estética, una forma sana

y equilibrada de comer.

Pescadito al vapor, verdura justo al dente hecha,

una buena vinagreta aliñada, ¿qué más quieres?

Está muy bueno.

Muy bien, Lucas. Gracias, chef.

Mi abuelo me ha pedido que haga este plato porque

justito antes de venir aquí a Madrid hice este plato

para toda la familia y me dijeron

que me había salido superbién.

Covadonga, cuéntenos usted. He hecho un milhojas

de berenjenas con tomate y queso. Y luego he hecho

un puré de patatas.

Vale, yo ya desde aquí intuyo errores.

¿Notas cuál puede ser el defecto?

No sé.

Más, menos bien presentado. Más, menos grasa.

Más, menos crudo.

No sé.

La verdura cocida no suena, eh.

El puré no tiene ningún problema.

¿Y la verdura? Está cruda.

Sí, esto está crudo.

¿Has visto la película Ratatouille?

Que es la misma forma es una capa de milhojas

que va haciendo verduras como si fuese un pisto

pero ¿qué te ha ocurrido a ti? Que tú has empezado a ver

la peli de Ratatouille 20 0 25 minutos más tarde.

Que es lo que le falta a esto de horno.

Y aquí se ha quedado todo crudo.

Un poquito más de queso, un poquito más de aceite

de oliva virgen, un poquito más de hierbas,

un poquito de pimienta... Un poquito más de sabor,

un poquito más de amor. Cova, flojito. Muy flojito.

¿Vale? Yo es que gestionar el tiempo

me cuesta mucho. Hoy estoy en la cuerda floja,

por eso estoy bastante nerviosa.

Laurita y Bruno.

Laura, empezamos por ti. Sí.

¿Cómo se llama tu plato? Crema de calabacín de la yaya.

Bueno, pedíamos una receta equilibrada donde el uso

de estos ingredientes fuese variado y coherente.

Vale. Cumples, es un plato

bien ejecutado, está rico. Le falta lo de siempre:

sal o pimienta o un hilito de aceite en crudo, algo

para realzar el sabor. Pero está bien ejecutado.

Me falta ese poquito de chuletón.

Le falta el cochinillo aquí. Para mí puede ser

hasta aburrido, porque le falta la proteína.

Yo con un chuletón de kilo, no tiene por qué ser más grande

al lado... Y unos pimientos al lado

y una botellita de vino. Bueno, pero eso ya

para entrar en calor. Por lo demás está muy rica

y está muy bien hecha. Gracias.

Pepe, estamos hablando hoy de pirámide alimenticia

de equilibrio. Que me encanta la pirámide,

pero yo la quiero empezar por el vértice.

Tú empiézala por dónde quieras. Bueno, chicos, cada uno

que la empiece por donde quiera pero lo sano es por abajo, eh.

Y lo rico por arriba.

Bruno, ¿cómo se llama tu plato? Se llama Abanicos de la abuela.

Lo he hecho en la olla que tenía un poco de la grasa

que ha soltado la panceta. Has pensado en mí, y ya está.

Dilo.

Para mí que se me queda un poco seco.

Esa carne bien guisadita con el huevo, con el lomo,

con el tal... O lo hago muy poco, para que quede

más jugoso, o lo hago mucho y lo guiso.

Y yo creo que está un poquito intermedio, se me queda ahí

un poquito chiclosa. Has hecho como un medio guiso,

con una carne que no estás acostumbrado.

Un lomo de cerdo, si lo asas bien y justo ya le das

el color blanquito, se puede comer.

Esto no. Esto hay que cocinarlo y te ha faltado tiempo,

más o menos lo que pasó en la prueba de exteriores.

que al guiso le falta cocción. Tía, no te preocupes

por haber sacado mal los abanicos que sabes que yo

los hago genial y siempre van a ser nuestros.

Cerramos la cata de esta noche con Mauro y Martu.

Bueno, Martu, ¿cómo se llama tu plato?

Pollo al curry con arroz y frutos secos.

El otro día te dijimos que tenías muy buenas ideas

pero que no acababas de ejecutarlas bien.

Pues me alegro de haberte dicho eso porque has prestado

atención. Esto es el ejemplo de un plato muy bien terminado.

El arroz está perfecto. El pollo está perfectamente

guisado. (RÍE)

Pequeño defecto: un poquito más de salsita y mojamos pan.

Un poquito más de salsita y, madre mía, me lo como entero.

Gracias.

Mauro, ¿cómo se llama tu plato?

Mar y tierra en la boca.

Tú lo has dicho, el título está bien puesto:

Tierra en la boca.

Sí, sí. Tierra en la boca vas a tener sensación porque

hay tanto fruto seco...

Que... Mira, si yo cojo esto y lo pongo aquí y esto

lo aliño con separado y lo dejo aquí,

el resto me sobra.

Vale. ¿No te gusta más así?

Sí, es verdad. En un plato más pequeño así.

La cocción está bien. La poquita salsa

entiendo que es para que la picada de frutos

se quede encima del pescado. Hay un pequeño problema:

el pistacho le va bien, la almendra y la avellana.

Ese maíz tostado,

que en muchas recetas puede quedar muy bien porque es

un sabor añadido interesante, en este caso es tan fuerte

que nos esconde un poco el sabor de la merluza.

Te has atrevido pero a veces os pasáis. Es un poco

lo que os pasa, que no sabéis hasta dónde ir.

Eso sí, la cocción del pescado está muy bien.

Ay, señor. (RESOPLA) Yo de la eliminación

no sé porque hoy se puede ir cualquiera y estoy nervioso.

Aspirantes, ahora solo queda saber la valoración

de nuestro jurado y los puntos que os lleváis cada uno.

Suerte a todos. (RESOPLA)

Jueces, a deliberar.

María, no llores. No llores. Que no te vas a ir.

Que tienes 8 puntos y yo tengo 6.

Hoy se puede ir cualquiera.

Suerte. (CANTA)

¡Ah! Espera, que vienen, que vienen ya.

De todos los platos que hemos catado hay cinco

que queremos destacar.

Mauro, Martina, Laura,

Lucas y Martu.

Los dos puntos de este reto se los lleva...

Laura.

Los tres puntos son para Mauro.

Y los cuatro puntos se los lleva...

Martu.

El mejor plato y por lo tanto el aspirante que se lleva

los 6 puntos es...

Lucas.

Martina, tú te llevas cinco puntos.

Tengo que agradecer a mi abuela el haber entrado

en MasterChef, que me lo enseñó todo al cocinar,

igual que mis padres.

Como siempre, el resto, os lleváis un punto cada uno.

Aunque me vaya de MasterChef me llevo mucho recorrido

y muchos recuerdos. Y, bueno, no pasa nada.

No continuáis en MasterChef Junior 3...

Bruno. ¡Ah! No.

Mauro. ¡Oh!

Y Covadonga. Tranquilo, hombre.

Covi, Covi, Covi...

No me quería ir. -Que no pasa nada.

Que la vida sigue.

Lo he pasado superbién, ha sido lo mejor

que me ha pasado en la vida. MasterChef es mejor

que un pollo preñado.

Habéis sido unos fantásticos aspirantes, se nota

que os gusta cocinar, que disfrutáis aprendiendo.

Así que el consejo de este jurado es

que la ilusión que habéis demostrado todas estas semanas

la mantengáis en casa.

Y para que no os olvidéis de vuestro paso

por estas cocinas os merecéis esto.

Siempre he pensado que el día de mi Comunión era el mejor

y, bueno, ahora ya no. Ahora es el segundo mejor

porque esta vez todo ha sido increíble.

Me voy un poco triste pero a la vez orgulloso

de mí mismo porque no todos hemos llegado hasta aquí.

Y me voy con dos de mis mejores amigos aquí en el programa,

que creo que los tres nos lo hemos tomado bien.

Habéis vivido unas semanas increíbles, lo habéis pasado

bomba cocinando. Así que para que eso no pare,

nuestro patrocinador de electrodomésticos os regala

un set completo de pequeños electrodomésticos.

Qué guay. Pero no todo en la vida

es cocinar. Cuando os canséis de estar en la cocina podéis

jugar con este lote de productos MasterChef Junior.

Y si lo que queréis es demostrarle a todo el mundo

lo que habéis aprendido aquí, que es mucho, os regalamos

el juego de mesa de MasterChef Junior.

Y ahora algo que sé que os hace especial ilusión:

los seis meses de acceso ilimitado a la escuela

de MasterChef online. Gracias.

¿Y qué creéis que habrá por estas cajas?

Regalos. Regalos.

(RÍEN) Regalos de nuestro

supermercado patrocinador.

¡Ah! Cova. Ahí.

¡Una cámara! Qué chula. Bueno, por aquí tengo otro

que no sé lo que será. Pero se parece bastante, no sé.

Gracias.

Ah, otra cámara. Ay, gracias. -Otra cámara.

Lo primero que voy a hacer con la cámara es hacerme fotos

con todos esta noche para tener un gran recuerdo

de ellos. Yo creo que esto

es otra cámara. (RÍEN)

Gracias.

Hala, cómo mola. Qué guay, gracias.

Pero aquí hay otro. Y yo creo que es para mí.

¿Lo abro? Vale.

No, es para ti también, Mauro. Gracias.

Hala, la equipación. ¿La equipación de qué?

¿Del Betis? No, del Real Madrid.

Anda. Hombre. ¡Qué guay!

¡Oé! ¡Hala Madrid! ¡Qué guay! ¡Es de James!

Con una firma... Qué bonita, Mauro.

Bruno, Covadonga y Mauro han disfrutado de tres semanas

en las que han desarrollado más que nunca su creatividad.

Se han esforzado en ser los mejores en cada prueba

y nos han dejado momento maravillosos.

(CANTA) #Como una bola me puse en estos días.

#Como una bola de comer golosinas. La Coca-Cola

#me la quitó la endocrina como una bola.#

Nosotros volvemos la semana que viene con muchos retos,

y alguna que otra sorpresa. Mientras, ya saben: Pónganle

(TODOS) ¡Sabor a la vida! Hasta la semana que viene.

Que se abre, que se abre, que se abre...

(TODOS GRITAN) Con tres estrellas Michelín,

Carme Ruscalleda.

Hemos hecho una versión del besugo.

Aspirantes, bienvenidos al Teatro Romano de Mérida.

Estatuas, quitaos las máscaras. (TODOS GRITAN)

(GRITA) Es increíble.

Bomba, adjudicado.

Hay que probar las cosas siempre.

Esto no nos lo puedes presentar.

Los tres aspirantes que no continúan cocinando

en MasterChef Junior 3 son...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3 - 15/12/15 (1)

MasterChef Junior 3 - Programa 3 - 15/12/15 (1)

15 dic 2015

Este martes abrirá la Fábrica de Chocolate de MasterChef, un paraíso con árboles de chucherías y un lago de chocolate. Para adentrar a los aspirantes en este mundo mágico, el repostero Paco Torreblanca ejercerá de Willy Wonka y les enseñará a elaborar un turrón. La prueba de exterior tendrá lugar en Ámsterdam, donde cocinarán para un grupo de españoles y la última prueba será guiada por unos Pepe, Jordi y Samantha centenarios, que les hablarán de la importancia de una alimentación sana y equilibrada.

ver más sobre "MasterChef Junior 3 - Programa 3 - 15/12/15 (1)" ver menos sobre "MasterChef Junior 3 - Programa 3 - 15/12/15 (1)"
Clips

Los últimos 143 programas de MasterChef Junior 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Romina Fernández

    Hola soy de san luis Argentina, e visto todas la ediciones de masterchef, pero esta última me resulta imposible verlo, traten de arreglarlo xfavor.

    06 feb 2016
  2. heylyn trujillo lloret

    Porque no se puede ver como antes el programa completo fuera de España?

    27 ene 2016
  3. Daniel Babia

    Mmmmm. Embarraditos de chocolate.

    18 dic 2015
  4. Káren MSC Gonçalves

    Não consigo ver pelo celular jajaja

    16 dic 2015
  5. Agie Valero

    Santa Teresa de Calcuta de Ávila?!?!? jajajaj ¡Que crack!

    16 dic 2015