www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.5.0/js
3398659
Para todos los públicos MasterChef Junior 3 - Programa 2 - 08/12/15  - Ver ahora
Transcripción completa

Hala... Qué chulada.

¿Y esto qué es?

-Atletismo. -¿Seguro?

Buenas noches

y bienvenidos a "MasterChef Junior 3".

Tras la fuerte experiencia vivida la semana pasada

esta noche queremos poner en forma a nuestros aspirantes.

Hemos añadido a las cocinas una pista de atletismo.

Y es que nuestros pequeños cocineros

van a tener que correr y mucho

si quieren seguir aprendiendo en "MasterChef Junior".

-Qué guay. -¿Dónde están las cocinas?

¿Por qué hay una pista ahí de... De correr?

Buenas noches, aspirantes, y bienvenidos

a las olimpiadas de "MasterChef Junior".

Lo sabía.

Empezamos tres nuevos retos

y lo hacemos con los marcadores a cero.

No os asustéis porque esto siguen siendo unas cocinas.

Aunque hoy vamos a empezar de otra manera.

Haciendo un poco de deporte.

Y aprovecho este momento

para decir a todo el mundo que se mueva.

Que haga, como mínimo, 30 minutos de deporte todos los días.

A ver, ¿quién es el más deportista de todos?

¿Quién no hace deporte?

Martu. Yo solo hago deporte

solo en educación física en el colegio.

Porque prefiero el arte, la pintura, la porcelana fría

que es lo que me gusta más.

Yo hago un montón de deporte. Corro, me encanta patinar...

Me encantan las clases de zumba.

¿Qué hacéis? Yo, fútbol, tenis...

Eh... En verano hago surf...

Covadonga, ¿tú, qué haces?

Hombre, a veces bailo zumba.

¿También?

(Música)

A ver si te vas a caer.

Así me gusta, que seáis deportistas.

Tengo una pregunta para ti, Pepe.

¿Tú, qué deporte haces?

¿Yo? Aunque no se me note, hago mucho deporte.

¿Sí?

No te imaginas lo que corro yo

delante de los que me vienen a cobrar.

(RÍEN)

A pesar de haber sustituido

las cocinas por una pista de atletismo,

aquí se viene a cocinar.

Lo haréis para preparar

un alimento lleno de hidratos de carbono.

Perfecto para hacer deporte.

La pasta.

Huy, pues facilito.

Hoy, por primera vez,

vais a cocinar por equipos en estas cocinas.

(SE ASOMBRAN)

Y esos equipos los vamos a formar de manera aleatoria.

-Buah... -Qué chulo.

Xavier, acércame esa caja negra que hay ahí.

Muchas gracias. Esa caja está llena de medallas

y según el color que saquéis, rojo o azul, os colocareis

a un lado o al otro.

Dos de esas medallas marcarán a los capitanes.

Sois trece, así que está claro

que un equipo tendrá un miembro más

y eso es algo que este jurado valorará como es debido.

Y, ojo, será trascendental el color de la medalla que saquéis.

Porque estos equipos serán los mismos

que competirán en la prueba de exteriores.

Lukas, empezamos contigo, adelante.

A ver, sin mirar.

Azul. Bruno.

Equipo azul.

Hugo... Bueno, estrenamos equipo rojo.

Álvaro.

Esta misma.

Pues rojo mismo.

Lauri.

Por fin vas a cocinar con Hugo, con tu hermano.

Martina.

Equipo rojo, también.

Martu.

Equipo azul.

María Querol.

Chloe. Equipo azul, por favor, azul...

No quería ir al equipo rojo porque Hugo y yo

no es que nos llevemos... Muy bien.

Es que me va a tocar...

Bien... Súper, súper...

-¿Te puedes poner capitana?

Capitana... Ah, eres capitana.

Cuando he sabido que nuestra capitana era Chloe

he pensado: "No quiero con este equipo".

He cambiado mi idea, quiero ir al rojo...

A buenas horas. No quiero ser capitana

porque es que no sé mandar y me cabreo un montón...

Cuando mando demasiado. O mando poco o un montón.

Covadonga.

Equipo azul.

María.

Yo quiero el equipo azul, por favor.

Sí... ¡Vamos!

Estoy muy contenta con el equipo azul que me ha tocado

porque tengo allí muchos amigos

y, además, a María que cocina muy bien.

-No os rindáis, no. -Hay que ponerse en positivo punto.

Mauro, Xavi, está claro que los dos vais

al equipo rojo, pero ahora os jugareis la capitanía.

Mauro.

No eres el capitán.

Xavi.

Capitán.

Tenemos pista, tenemos equipos y tenemos capitanes.

Que empiecen los juegos olímpicos

de "MasterChef Junior 3".

(Disparo)

Yo no sabía si había que luchar a por los ingredientes corriendo,

no sabía nada, me quedé impresionado.

Aspirantes, ha llegado el momento más importante para un deportista.

Entrar en la competición.

Y para aconsejaros de cómo hacerlo...

No, Samantha, no te preocupes que no te vamos a preguntar a ti.

Hemos invitado a un deportista que se pasa el día

dando vueltas a un circuito.

Es verdad que es un poquito más grande que este.

-¿Y ese quién es?

El Campeón del Mundo de Moto 3, Alex Márquez.

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

Hala...

Cuando he visto aparecer a Alex Márquez, he dicho:

"No...". ¿A quién le gusta el motociclismo?

A mí...

¿Todos? Casi. Claro que conozco a Alex Márquez.

Es campeón de Moto 3, creo que son las que tienen tres ruedas...

O dos... No sé.

Bienvenido, Alex, a las cocinas de "MasterChef Junior".

Es un honor tener a un prodigio del motociclismo mundial

en este plató.

Campeón del Mundo de Moto 3,

¿cuándo te vamos a ver con tu hermano en Moto GP?

Ojalá, espero que algún día, pero, bueno, el camino es largo

y hay que ir subiendo escalones poco a poco.

De momento, Moto 2. El sueño que tengo es llegar allí

y es por lo que trabajamos cada día.

Seguro que pronto. Espero.

Alex, ¿cuál es la comida de un campeón?

Sobre todo sana, equilibrada, mucha pasta.

Cosas sanas y todas sin salsas ni nada para siempre

estar en forma y mantener un poco la línea

que el peso es muy importante. Importante.

¿Habéis oído, no?

Como deportista, ¿qué consejo les darías?

Bueno, que lo deis todo, que no os rindáis,

sobre todo que disfrutéis que así saldrá todo mejor.

-Vamos a ganar. -Vamos a ganar, ¿vale?

Aspirantes, vuestro reto será cocinar en equipos:

Tortellini de pasta rellena de ricota y espinacas

con salsa de pesto.

Pero para elaborar este delicioso plato,

antes tendréis que competir por unos utensilios

sin los cuales sería imposible hacerlo.

Así que debajo de estos dos paños tenemos dos instrumentos básicos

para elaborar la pasta rellena.

Una máquina de hacer pasta.

El rodillo.

Los dos sirven para hacer lo mismo, estirar la pasta.

Pero no es lo mismo

hacerlo con la ayuda de una máquina...

Que a mano. Por eso es importante poder elegir.

Un aspirante del equipo rojo y otro del equipo azul, correrán

y el ganador elegirá el utensilio que quiera.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

El que más corra, ¿eh?

Chloe, ¿a quién eliges?

Creo que...

A Bruno.

Xavier, ¿a quién eliges de tu equipo?

A Mauro. Atención, aspirantes,

porque a la señal de la pistola tendréis que correr tres vueltas.

Venga... Vamos, Mauro...

El equipo está en tus manos.

Preparados... Listos...

(Disparo) Ya.

-¡Venga, vamos! -¡Corre, corre!

(TODOS GRITAN)

¡¡¡Mauro, corre ya!!!

(TODOS ANIMAN Y APLAUDEN)

¡Bruno!

Bien hecho, campeón.

Bruno, enhorabuena. Gracias.

Ahora tienes que elegir, ¿la máquina o el rodillo?

Elijo la máquina. Venga...

La máquina para el equipo azul...

Y el rodillo...

No... Para el equipo de Mauro.

Perdón.

Gracias. Elegí la máquina de pasta

porque la usé otras veces y el rodillo...

O sea que... Se te puede quedar más gruesa la pasta y cuesta más.

Siguiente carrera.

Un cuchillo.

No... Se necesita mucho movimiento

de muñeca para picar la albahaca que es lo que lleva el pesto.

Un mortero.

Eso es perfecto.

Utensilio clásico, pero útil para hacer un pesto.

Con el mortero sale muy bien. Capitanes, elegid corredores.

Xavi, a mí mejor que no me cojas

porque como me cojas, perdemos fijo.

Te puedes elegir a ti mismo. Yo.

Chloe...

Lukas, confío en ti, please.

Lukas, Xavier... Colocaros, por favor.

-Lukas... -Venga, vamos, Xavi.

Preparados... Listos...

(Disparo) Ya.

(ANIMAN Y GRITAN)

¡Lukas, Lukas, Lukas!

Enhorabuena, equipo rojo porque eres el ganador, Xavi,

así que tú eliges: mortero o cuchillo.

Mortero. Pues mortero...

Que yo quería el cuchillo, iba a elegirlo.

Me da igual haber perdido,

ese era el utensilio que queríamos.

Una picadora.

Sí, sí, sí.

Y aquí... Un rallador de los de toda la vida.

-El rallador.

-Oye... -La antigua escuela...

¿Y qué? Este rallador es muy moderno.

Capitanes, ¿tenéis a los últimos corredores?

María tiene las piernas más largas.

Pues vale, tú. Chloe, ¿quién?

-María Querol. -Martina.

-Venga, María, confiamos en ti.

Preparadas... Listas...

(Disparo) Ya.

¡Martina, vamos!

María Querol.

En las curvas no podía.

Yo es que en la carrera soy más de rectas

no tanto de curvas porque eso parecía...

Un cuenco.

Y tenía que dar muchas zancadas.

-Escoge el rallador.

-Es una trampa... -El rallador.

En "MasterChef" te lo puedes esperar todo.

Martina y María, muy bien jugado.

Pero la victoria la consiguió María Querol para su equipo,

así que tú eliges.

Ralladora. ¿Ralladora?

Sí. Vale, vale.

Aquí la tienes...

Gracias.

Decidimos coger el rallador

porque mi equipo cree

que la picadora eléctrica es una trampa.

¿Tú estás contenta? ¿Lo hubieses elegido?

Sí. Pues entonces todos estamos bien.

Venga, no podemos fallar, tenemos lo mejor.

-Aquí ponemos las espinacas y el queso.

-Espinacas y queso y, después, todo a la manga.

Aspirantes, las olimpiadas han terminado.

Y ahora empieza mi deporte favorito que es cocinar.

Con los utensilios ganados en las carreras

elaborareis cuatro raciones de Tortellinis rellenos

de ricota y espinaca con salsa pesto.

Vale. Para lo que dispondréis

de sesenta minutos.

¿Qué? En nuestro supermercado

tenéis los ingredientes que necesitáis para elaborarlos.

Y, ahora, tendréis tres minutos para entrar a cogerlos.

Aspirantes, este reto es muy importante

porque os jugáis una gran ventaja en la siguiente prueba.

El equipo ganador tendrá diez minutos más

en el reto de exteriores.

¿Preparados para cocinar?

(TODOS) ¡Sí, Eva!

Pues no estáis preparados todavía.

Porque, ¿qué es un cocinero sin delantal?

-Es verdad. -Anda, jolín.

-Gracias. -Lukas con k.

-Todos de rojo.

Los tres minutos para entrar en el supermercado

empiezan en tres, dos, uno... Ya.

Venga, venga, vamos...

-Corre.

-Huevos, huevos. -La harina.

-Chloe, el bol.

-Parmesano, parmesano.

-Cojo esto, ¿vale?

-Uh, perdón. Mauro, cuidado con los cuchillos.

Los huevos, cogedlos.

-Piñones...

-¿Qué falta, qué falta? -Toma, parmesano.

Venga, vamos.

Revisad bien la cesta

porque no podréis volver a entrar en el súper.

Xavi, coge tú el relleno que hay mucho relleno.

-Ajo. -Ajo.

Aspirantes, último minuto.

¡Vamos, vamos, vamos!

No...

-Venga, vámonos ya. -¡Vamos, vamos!

-Vamos, ya. -Algo falta.

-El aceite nos llevamos.

-La masa, Xavi.

-A ver, reparte tareas.

Mauro, tú y Martina os encargáis de blanquear la albahaca...

Y el relleno de espinacas.

-La masa, venga. -La masa, María Querol, María y yo.

El pesto se encarga Bruno y Covadonga.

-Yo nunca hice pesto.

-Yo hice tres misiones... -Vale, tú, tú haces pesto.

-Yo hago lo del salteado...

-Tú la forma del tortellini y tú el salteado.

La están volviendo loca.

-Vosotros dos partís huevos.

-Para la masa.

-Tú y yo nos encargamos de la harina y aceite.

-Venga, corred.

-Lukas, ¿tú qué vas a hacer?

-Te ayudo con el relleno.

-¿Me picas el ajo? -Sí.

-Ahora la clara y la yema.

-Hay que... A ver...

-Que se separa con la mano.

Venga, sepáralo bien y échalo.

Ea, bien. -Échalo.

-Aquí.

Estamos separando la yema de las claras.

Aquí hay un lío... Tremendo.

-Cuidado, pon la mano. -Sí.

Remueve, remueve, corre.

Nooo.

-Venga, chicas.

-Más rápido con la masa que va a la nevera.

-Lukas, corre.

Corre, Lukas, corre, corre.

-Os quiero ver moveros porque llevamos

un montón de tiempo con la masa.

-Lukas, pasa un trapo por ahí.

-Creo que estoy dirigiendo bastante bien.

Como capitana tengo que mandar y cocinar.

Es que si no puede ser: "Venga, chicos",

tendrá que ser a la fuerza.

-Déjame. -Hay que tener fuerza.

-Un chorrito de aceite. -¡No!

-Ahí un poco para remover. -Hugo, por favor.

-Hugo quería hacer de todo y estaban las tareas asignadas

y no podía atender todo.

-Ya. -No, Hugo, trae.

-Por favor, me la dejes a mí, Laura.

-Hugo, que yo no tengo nada ahora que hacer.

-¿Seguro que tiene tres yemas?

-Que sí.

Bueno, ¿qué tal aquí equipo rojo?

A ver, capitán, cuéntame.

No soy capitán. ¿No? Si te veo mandar...

Xavier, ¿eras tú el capitán?

-Sí. Te veo que está Álvaro aquí

mandando y diciendo qué hay que hacer...

Ahora pica. Empezamos por aquí, por allí.

¿Qué pasa al capitán?

Está complicado. Dale, Xavi.

Vale, venga. Álvaro, eres un mandón, ¿eh?

Chef, si no sale pues...

Sé que tengo que controlar mis nervios, pero es que estaba

todo el equipo así...

Entonces yo tenía que... No sé... Ponerle un poco de sangre.

¿Qué tal vais, cómo lleváis los pasos?

Yo salteé las espinacas con sal y pimienta.

Y las voy a meter, junto al queso, para ponerlas en una manga.

Y vamos a poner un poco de ajo

y otro queso para que el rellenito quede bastante sabroso.

Qué suerte que te ha tocado la picadora, ¿verdad?

Así no tienes que andar con el cuchillo.

Pues sí, la verdad. ¿Sabes cómo se usa?

Sí. ¿Te enseño?

Sí, por favor. La ponemos así, fácil y sencillo.

Apretamos aquí, le damos...

Y se... Claro, lo hacemos automático

y no consumimos casi energía.

Qué suerte has tenido, venga, sigue.

-Venga, venga. -Quiero veros limpiar, por favor.

-Hagamos una cosa, esto va a pochar

y luego lo ponemos en un bol, ¿vale?

Y allí lo mezclamos.

-¿Qué tal vais por aquí? -Bien, haremos una cosa.

Vamos a por... -Ya... Venga, dilo rápido.

-Cuando esto poche vamos a ponerlo en un bol

y allí ya vamos a poner el queso.

-Hay que limpiar.

Álex, ¿has visto ya nuestra aplicación?

No, ¿a ver? La aplicación, aquí está,

"MasterChef junior", ¿vale?

Es gratis, te la puedes bajar cuando quieras.

Tienes un montón de herramientas:

Recetas para cuando estás por ahí en el extranjero

que comes fatal, aquí tienes recetas.

Tienes vídeos exclusivos del programa,

tienes muchas de cosas.

Por ejemplo, puedes hacer videollamadas.

Vamos a ponernos. ¿Ves?

¡Eh! ¡Hola! ¿Qué tal?

-Capi, ¿qué hago, eh?

¿Qué hago? ¿Qué hago?

-A limpiar. -A la niña pequeña pequeñita

casi no se le ve, ¿eh? -Rápido, rápido.

-Trae, Xavi, que lo llevo al frigo.

-A ver...

-A Xavi le preguntaba muchas cosas pero después me decía

lo que tenía que hacer y me quitaban las cosas.

-No cabe. -Pero todas así no.

-¿Los piñones están hechos? -Sí.

-Pues los dejamos aquí.

-¡Ya, ya, ya, ya! -Cuatro, cinco...

¿Cómo vais, chicos? Muy bien, chef.

¿Y la capitana Covadonga cómo va?

Eh, ¿capitana? Yo.

¿No es Covadonga? No.

Pues la veo que manda más que Obama.

Toma decisiones todo el rato. Yo estoy mandando,

estoy mandando, ¿no? ¿Cómo haremos el pesto?

Yo nunca he hecho pesto, así que...

Hay muchas maneras de hacer el pesto.

Lo puedes hacer en crudo con la hoja,

en un mortero con aceite, ajo y tal.

Si tienes unas cuantas así blanqueaditas

te dan un verde muy vivo. Vale.

Hay que meter alguna cruda aparte de esas.

¿Y ahora tú qué tienes que hacer? Mandar.

¡Mandar y organizar! Vale.

Hay que poner una hoja fresca, sin freír.

-Vale. -Voy a poner dos porque...

-¡No! ¿Cómo la vas a echar fresca al agua?

-Lo ha dicho el chef. -Pero al agua no.

-Pero al agua no, fresca, fresca.

-A ver, capitán, ¿qué hago? ¡Capitán, Xavi!

-¡Que no estés siempre "qué hago"! -¿Pues yo no hago nada?

-Xavi, escucha a mi hermana. -Laura no encontraba su sitio

y tenía ahí detrás la voz: "¿Qué hago? ¿Qué hago? ¿Qué hago?".

-A ver, Laura, ¿te parece bien limpiar un poquito la cocina?

-Quiero utilizar el mortero. -Haz lo que te diga.

Capitán, tú eres el que manda aquí. -Bueno, pero...

-Laura, eh... ¿Qué hacemos con esto?

-Xavi ha distribuido las tareas pero después cada uno

estaba haciendo un poco de todo.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Quedan 30 minutos.

Por favor, quiero que hagáis ya el pesto. Venga, el ajo este.

Chicos, mirad cuánta espinaca acabáis de desaprovechar.

Esto es horrible, esto es horrible.

Capitana, me gusta mucho que no dejes

que desaprovechen las espinacas, es muy buena acción.

¿Sabes qué otras cosas importantes hace "MasterChef"?

Salvar al mundo.

¿Sabes cómo lo hacemos? ¿Cómo?

A veces con cosas tan sencillas como esto, mira qué fácil.

La del mortero. A ver, déjame a mí.

-¡Martina, que me ha dicho a mí! -¡Pero que lo tengo que hacer yo!

-¿El qué? -El pesto.

-No, déjala, ¿vale? Que vaya chafando.

Tú encárgate de la salsa.

-A mí me han encargado hacer la masa pero al final la hizo Hugo.

Ahora me han encargado hacer el pesto.

Estoy un poco ya cansada de que me quiten todas las cosas.

-Trae, déjame, trae. -¡Pero déjala a la pobre!

-Xavi, ¿qué hago?

-¿Puedo ayudar en algo?

Capitana, ¿qué hago?

Aquí no tengo nada que hacer.

-A ver, vamos a recoger.

-Ponlos aquí, que hay que picarlos.

Corre, id para allí.

Yo no estaba muy contenta viendo a Chloe de capitana.

Había mucho, mucho, mucho caos

y había que poner las cosas en su sitio.

A ver, venimos aquí con el supercampeón.

¡Buenas! -¡Hola!

Mira este chico, oye, mira cómo limpia.

Mira. ¿Te lo llevas a tu equipo

para limpiar el box? Claro.

¿No te dejan cocinar? ¿Por qué limpias tanto?

Samantha, no es mi culpa que no tenga trabajo,

es Chloe que no me lo daba.

Bueno, ¿cómo vais?

El pesto lo están haciendo Martu y Bruno.

María ha hecho el queso rallado

y ha ayudado con la masa.

Lo mismo con María Querol. ¿Y tú qué has hecho?

Lo mismo que María Querol y María, también he blanqueado la albahaca.

Estás agotada, claro. No, no.

¿Esto de ser capitana no te gusta?

¿No? ¿Por qué? -Hay un momento que no sabes

qué hacer y que todo el mundo manda más que tú

y sientes que todo el mundo está contra ti.

Chloe, ánimo. Primero gritaba,

después me calmaba, después gritaba,

después me calmaba y mi equipo estaba en plan:

"Jolín, qué capitana más pésima".

-Hay que echarle agua.

-¡Uhm! -¿Está bueno?

-¡Buenísimo!

Sabe a pesto total.

-Esto ya está. No, tiene algunos grumos.

¡Ah...! -¿Qué?

-Un poquito. -Capi, ¿qué hago?

-O no vale nada. -Cuidado, sale fuerte.

-Un poco. -Espérate, espérate.

-Ya sé cómo se pone, lo he hecho más veces que tú.

-Estoy haciendo la salsa, que es un pesto,

y yo en mi casa lo hago con un túrmix,

lo que pasa es que no hay y estoy removiendo todo el día

para emulsionar la salsa.

-Ya, ya. -¿Cómo lo vamos a hacer?

Es que esto no es salsa. -Porque tiene que tener

más aceite de oliva me parece. -No tanto, ¿eh?

-¡Oh, está buenísimo! -Eso es el pesto.

¿Todo el pesto? -Todo lo que tenemos.

-Pero el pesto es una salsa. -Está muy bueno de sabor, pero...

-No está triturado. -Es que no tenemos túrmix.

-Pero entre que queda aceitoso y la pasta que habéis hecho.

-Yo lo como... Es que en Argentina se come aceitoso.

-¡En Argentina, estamos en España! -Uf...

-Para hacer pasta, la máquina es muy fácil

porque es hacer así hasta que esté fina.

Con el rodillo no, con el rodillo es...

¡Y una vez y otra vez!

Y a mí me duelen hasta los hombros ya.

-Corred, corred, dale a la palanca ya.

-¿Qué tal vais? -Bien.

-Bien, necesitamos espacio.

-¡Vale, vale!

Dale.

-Lo están haciendo rápido.

-Venga, aprieta. -Cambia, cambia.

-¡Otra para masa, otra masa!

-Esto se está secando, esto se está secando,

que alguien me ayude, por favor.

Chicos, mirad el reloj.

15 minutos y aún no hemos hecho el tortellini.

¿Vosotros creéis que llegamos?

-Pero, Chloe, mucho mandar y poco hacer.

Álex, los campeones como tú necesitan energía

y que hay que comer mucho para ganar tanto.

Yo también soy un campeón, pero de otro tipo,

lo sabes tú. Hay que cuidarse.

Y, te digo una cosa, necesito llenar el depósito.

¿Vamos? ¿Qué te parece si les pedimos

a los aspirantes que nos hagan ahí un tentempié?

Tengo más hambre que... Perfecto, yo también.

Así que, venga, vente conmigo que vamos a hacer un tentempié.

No tomes más, oye, por favor.

Esta es la mía, ¿y la de Álex?

(Risas)

¡Ay! Venga, vamos. ¿Puedes, Álex, o qué?

Uno, dos, uno, dos, uno, dos.

-¿Pero esto qué es? Y esta es la mía solo, Álex.

¡Ah! ¡Espera, espera, espera, espera!

¡Oh, pásala aquí a la tabla!

¡Ah! ¡Dios mío!

Uf... ¿Me ayudas a cortar?

Venga. Yo creo que, más o menos,

está equilibrado ahí. ¡Ah...!

¡Ah, dale ahí, dale, dale, dale!

¡Ahora! Vale, vale, vale.

Aspirantes, aquí tenéis un trozo de mortadela

para cada equipo, ¿vale?

Para que nos hagáis una tapa antes de que el reloj marque el tiempo.

¿Entendido todos? (TODOS) ¡Sí, chef!

Bueno, a mí me gusta la tapita así, ¿eh?

Finita, de tres deditos, ¿vale? Así que, venga, dadle ahí.

Que alguien me ayude con la mortadela esta fea.

-¡Otras!

(GRITAN Y RÍEN)

-¡Ah! (RÍE)

-¡Ay, Dios! -¡Ah...!

¡Ay...!

-Parece un culo.

(RÍEN)

-Haremos unas tapitas, la haremos en cuadrados.

-Toma. -¡Ah, tengo una idea, mira!

-Ay...

¡Ah!

¡Ole, ole! -¡Ole!

-¿Así? -Vamos a hacer, yo creo,

una mortadela con quesitos y piñones.

-¿Así? ¿Un salteadito así?

-Un salteado.

-Venga, a hervir ya. -Vale, venga, ya, a hervir.

-¿Cuántos hay?

-Venga, id cerrando esto, id cerrando.

-¿Te ayudo? -No.

-¿Qué hace? ¿La mortadela se hace?

-¿Qué haces? No me preguntes.

No me preguntes.

¿A ver? ¿Puedo probar? -Sí.

-Toma, toma, toma.

-María, mira a ver cómo van. -Toma, prueba.

Le queda un minuto. -¡Hala, hala!

Le queda un minuto. -Dejadme probar, por favor.

-Primero no querían que hiciera la pasta,

pero después la he tenido que estirar,

le he tenido que dar forma,

la he tenido que pasar por la máquina, doblar, cocer

y ya.

A ver esa mortadelita. Tome, tome, tome.

Pero, bueno, ¿esto qué es?

Lo que nos habéis dado.

Pero si te he dado 40 kilos de mortadela y me haces un trocito.

Operación bikini. A Pepe le gusta como la sandía.

¿Eh? Esta es la mía, esta es la mía.

Está buena. ¿Quieres un poquito de sandía?

Está buena. Está bueno, está bueno.

Vamos a ver qué han hecho los rojos.

Creo que están en ello aún, ¿eh? Vamos a ver.

Yo la quiero con quesito, ¿eh? ¡Ah!

¿Está bueno? Está caliente por lo menos.

El queso este está bueno.

Oye, chicos, muchísimas gracias por la tapita de mortadela,

riquísimo.

¡Hombre! Por una una ración a mi altura.

A tu altura. Como la sandía, Eva.

Está buena, ¿eh? Me tiene que durar

toda la temporada entiendo.

(RÍE) Con lo poco que me dais.

Pruebo la pasta.

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

Hay que echarlo ya, hay que echarlo.

-Venga, ponlo a cocer. -¡Ah!

-Que se impregne, tú imprégnalos.

Imprégnalos.

-Voy a hacer un crujiente de parmesano, ¿vale?

-No te compliques, Hugo, tío.

-¿Dónde está la mortadela? Vale.

-¿Qué haces? ¿Qué estás haciendo?

-Por si quieren untar. -¿Qué van a untar?

Si eso va con la salsa pesto. ¡Va con salsa pesto eso!

-Ya lo sé, pero para ponerlo. -No van a untar. Fuera, fuera.

-Venga, venga, venga.

-Que alguien vaya limpiando.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¿Habéis echado parmesano? -¡Dale, rápido!

-¡Papel, papel! -Venga, ve emplatando

con la tapa, la tapa. -Hazlo con cariño, por favor.

-La tapa, ve emplatando. -Mínimas, mínimas.

-Se van a romper las gotas.

-Piñones y parmesano por aquí. -El parmesano por acá.

-¿Qué tal va eso? -¡Hugo, tranquilo, por favor!

Aspirantes, cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, ¡tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos)

A pesar de la capitanía de Chloe y que todo ha sido un poco caos,

estoy muy seguro de que podemos ganar.

-Venga, va. (HABLA A LA VEZ)

-Uno, dos y...

Se nota que los aspirantes en cada reto aprenden algo nuevo

y lo aplican en sus platos.

No solo aprenden aquí, en estas cocinas.

Tenéis harina, ¿eh?

Compartid la harina que tenéis en los boles.

También reciben clases

de la primera facultad de cocina de España,

el Basque Culinary Center.

¿Oído? Donde adquieren formación

a nivel universitario para convertirse

en profesionales de prestigio.

Un fuego vivo.

Por otra parte, empiezo a hacer la salsa.

Separamos claras y yemas, la clara no la usamos.

Aspirantes, el jurado y Álex

están deseando probar vuestras elaboraciones.

El primer plato que probarán será el del equipo rojo.

(APLAUDEN)

Bueno, Xavier, ¿y el nombre del plato?

"Días de primavera".

¿Y el autor del título?

Se lo he puesto a ver si le gustaba y dice "vale".

-Sí, mola un montón. A mí me ha encantado.

-Se me ha ocurrido el nombre de "Días de primavera"

porque tenía colores verdosos de la primavera.

Qué refinado, qué poeta eres. Poeta.

(Risas) Vamos a probar "Días de primavera",

a ver si no llueve o cómo viene la cosa.

Va a llover.

-¡Hala, Pepe!

La primavera viene dura, ¿eh?

No sé si hacer una pompa, como un chicle.

Álex, ¿puedes hablar? (RÍE)

¿Un poco de agua para Álex?

Tiene la nuez que parece que se ha tragado un melón.

Cuando he visto que Álex no podía ni tragar la pasta,

me he quedado como: "Este ya no corre la próxima

porque se le va a atragantar ahí todo".

-A ver, no está mala, pero dura.

Primero, está gorda, hay que estirarla un poco más.

Si tenéis la inteligencia de no estirarla mucho

y la dejáis gorda, hay que cocerla más.

Le falta sal, le sobra ajo, mucho ajo.

El pesto tiene que estar equilibrado,

tiene que tener el sabor a albahaca, a todo.

Y el ajo no es lo más importante en un pesto.

Está muy potente y muy crudo, muy fuerte de ajo.

Aparte, lo que os falta siempre, sal.

Hay que tomar la justa, no hay que tomar mucha sal,

la mínima para que realce el sabor, aquí no lo tenemos.

Hemos echado en el relleno, así que...

Lo que os voy a criticar es la presentación.

Nada más ver el plato me ha chocado de mal presentado.

Está bien la idea de poner un poco de relleno, me encanta,

pero intentad que tengan un poquito más de gracia.

De todas formas, muchas gracias por el trabajo, ¿eh?

Os hemos vito ahí codo con codo y esto es muy importante.

Yo no he cocido la pasta, me he puesto a hacer la tapa

y yo no he sabido nada de los tortellinis,

ni cómo estaban cocidos ni nada.

Equipo azul, vamos a ver esos tortellinis.

Qué estrés.

Chloe, como capitana, ¿cómo ha sido el trabajo de tu equipo?

El trabajo de mi equipo ha sido excelente y...

Sin prisas pero sin pausas, como a mí me gusta.

Anda. ¿Cómo te quedas? ¿Cómo te quedas?

-Yo a mi equipo, vamos, lo adoro

porque me ha podido soportar como capitana, que soy pésima.

¿Cómo se llama vuestro plato?

Se llama "El trueno verde". ¿Y por qué?

No sé, porque... (RÍEN)

-Pregúntaselo a Lukas, el inventor.

-Porque es verde y me gustan los truenos.

(RÍEN) Muy bien.

Como sepa a rayos, ¡pu, pum! (RÍE)

"Trueno verde". Ay...

¿No teníais un mortero?

Solo hemos podido utilizar el cuchillo.

-Y preferimos el cuchillo al mortero,

porque el mortero aplasta. Precisamente.

En el mortero metes la albahaca, el aceite,

lo trabajas como un alioli, emulsionas, emulsionas,

lo aplasta bien, queda bien integrado.

Ahí tenemos el aceite y la albahaca por separado.

Lo que pasa es que ese aceite que hay debajo

al comerlo es un poco desagradable. ¿Veis, eh?

-Chis... -Sabía que quedaría aceitoso.

-Ha sido culpa de todos, ¿vale? -Yo no he echado aceite.

Yo creo que la culpa ha sido de Martu, la salsa,

y lo peor es que todo el rato me manda a callar.

Hay mucho menos ajo en la salsa, aunque parezca una vinagreta,

porque no está perfectamente emulsionada.

Y la pasta está fina. ¿Coincides conmigo?

Sí, la pasta mejor que la otra, y el ajo un poquito también.

Ha faltado hacer perfecta la salsa, pero la pasta y el relleno

y como estaba cocida y tal, muy bien.

Me ha encantado veros trabajar con la máquina, espectacular.

Os he visto "chacachacachá" y lo habéis sacado.

Un poco caótico, pero bueno.

Covadonga, ¿era la primera vez que usabas la máquina de pasta?

La he utilizado dos veces solo. Se te veía con una soltura...

Lo que está garantizado en este plato

es el registro sanidad, la higiene,

porque con la limpieza que hemos tenido de Lukas

que no ha parado de pasar la bayeta...

Nombrémosle ya limpiador oficial de "MasterChef junior". Ya está.

No quiero ser máster en limpieza,

yo quiero ser masterchef.

Álex, ¿después de esta experiencia cambias los circuitos por cocinas?

No, no, vuelvo al circuito que allí es más mi terreno.

(RÍE) Bueno, también te digo,

puedes hacer las dos cosas a la vez,

eso sí, tendrías que bajar un poco la velocidad,

en cocina las prisas no son buenas.

Álex, ha sido un placer tenerte aquí.

Muchas gracias por tu visita y por los consejos

que les has dado a los chicos.

(Aplausos) Venga, encantado.

Esperemos que siga la racha, la buena racha, y que te veamos

pronto en moto GP. Adiós, chicos.

Gracias. Hasta luego, adiós.

(TODOS) ¡Adiós!

-Pues yo a Álex Márquez lo más gracioso es que lo conocía

por el anuncio de las natillas que hacía con su hermano.

¿Porque el de las natillas era su hermano, no?

Ahora nuestro jurado necesita deliberar

para decidir qué equipo ha ganado.

Jueces, deliberen.

Se han acercado a lo de la tapa...

El plato principal era la pasta y lo hemos conseguido.

-El otro equipo lo hizo mal. -Tienen dos ventajas.

-Vosotros erais uno más y teníais máquina de pasta.

-Te ha faltado cocinar, pero mandaste bien,

has repartido las tareas superbien. -Lo hacíais tan bien

que no tenía nada que hacer. Ah...

-De esto nos ha faltado un minuto.

-Los dos niños chicos que nos han tocado,

tal para cual, haciendo lo que querían.

-Ha sido mala suerte. -A tragar y a tragar

y gente haciendo lo que le da la gana.

Y a tragar y a tragar...

-Vamos allá.

Equipo rojo, erais un aspirante menos

y la suerte no os ha acompañado.

Eso ha provocado que los platos tuviesen muchos defectos

y el principal la pasta.

Estaba muy gorda y estaba cruda.

Sabemos que con el rodillo estirar la pasta es más complicado

que con una máquina, pero teníais la suerte

de tener la picadora por otro lado para hacer un pesto perfecto

y tampoco ha salido del todo brillante.

Xavi, al principio te hemos visto dudando un poquito como capitán,

escudándote detrás de Álvaro.

Las tareas hay que asignarlas a todos y cada uno

de los miembros del equipo.

Laura se ha pasado el cocinado preguntando qué podía hacer

y algunas tareas incluso se las habéis quitado.

El hecho de que sea la más pequeña

no significa que no sepa cocinar, todo lo contrario.

Álvaro, te hemos visto un poquito nervioso,

tienes que controlar esos nervios

que solo te sirven para enfadarte con tus compañeros

cuando las cosas no se hacen a tu manera,

y eso no te ayuda nada. Sí.

¿Cómo no me voy a poner nervioso? La comida era para volverse loco.

Aparte, me gustaría hacer una mención especial para Martina,

que te he visto trabajar muy bien y quiero que sepáis

que vuestra tapa de mortadela estaba espectacular,

la mejor de las dos.

Equipo azul, vuestros tortellinis estaban casi perfectos pero,

claro, si hubieseis escogido la picadora,

pues hubieseis tenido una salsa perfecta

y, entonces, Martu, tú podías haber hecho otras cosas,

no todo el rato dándole.

María, ¿por qué cogiste el rallador?

Porque me dijeron que para el queso era mejor el rallador.

Pero es que con un aparato así podías haber picado el queso

y, aparte, podías haber hecho el pesto perfecto.

Los aparatos de cocina están para mejorar.

Gracias, vale.

Quien más ha mandado en el equipo azul era Covadonga,

que es quien se ha puesto el equipo a la espalda

y ha sacado los platos.

Chloe ha rallado un poco de queso, también ha cortado un ajo

y luego o demás ha sido dar vueltas

y cocinar muy poco.

Chloe, ser capitana consiste en repartir tareas y mandar,

pero la función más importante del capitán en el cocinado

es cocinar el que más, no vale con dar ánimos o presionar.

Ser líder es dar ejemplo.

Espero que esto te sirva para hacerlo mejor la próxima vez.

Estoy de acuerdo con lo que han dicho los jueces,

estoy completamente de acuerdo.

Covadonga, has cocinado todo lo que no ha cocinado la capitana,

además, está genial que pruebes mientras cocinas.

(RÍE) Estaba muy rica la mortadela.

(RÍEN)

Si no, nunca sabes lo que estás cocinando

y así sabes si está bien aliñado o no.

Sí, chef.

Lukas, esto no es un programa de limpieza,

queremos verte cocinar bastante más de lo que has hecho.

Aspirantes, por todo esto que os acabamos de decir,

el mejor plato es el que ha elaborado el equipo...

¡Azul! (GRITAN DE ALEGRÍA)

-¡Chloe, qué bien! -¡Qué bien, chicos!

-Estoy triste por un lado y contento por otro.

Triste porque me han dicho esto de la limpieza

y contento porque hemos ganado seis puntos.

Os lleváis seis puntos y, además, una ventaja de 10 minutos

para el cocinado del siguiente reto.

Álvaro, no se ha salvado ni la Virgen de la Macarena.

Equipo rojo, vosotros os lleváis tres puntos.

Tenemos solo tres puntos y 10 minutos menos de cocinado,

así que ahora hay que ponerse las pilas,

trabajar un montón

y que la gente haga caso del capitán

y el capitán se organice bien.

Covadonga, a pesar de no haber sido capitana,

has trabajado mucho y lo has hecho muy bien.

Gracias. Por eso te vas a llevar un premio.

Vente aquí conmigo. Yo encantada,

yo me voy donde tú me digas.

A ver, ¿a ti te gusta montar en bici?

Sí. ¿Sí? Pues qué bien,

estamos de enhorabuena entonces,

porque tú y yo nos vamos a dar una vuelta.

¡Uh!

En "Masterchef junior" continuamos con el deporte

y lo hacemos a lo grande,

con la Vuelta Ciclista a España.

Estos ciclistas son un ejemplo de superación, valentía y esfuerzo.

Durante las 21 etapas de la competición,

atraviesan el país de norte a sur,

vencen todo tipo de inclemencias

y recorren más de 3300 km a fuerza de pedal.

Hoy nos hemos desplazado hasta Burgos

donde se preparan los corredores

para que dé comienzo la XVII etapa de la Vuelta,

la única contrarreloj individual de la competición

y una de las pruebas más exigentes de toda la carrera.

Covadonga y yo viviremos la experiencia de acompañar

a los ciclistas en esta etapa.

He visto que hay mucha gente aquí.

Hay mucha gente porque esto es la Vuelta Ciclista a España.

¿Has visto? Este es tu premio por haber sido

la que mejor ha trabajado en la prueba de plató.

¿Qué te parece? Es chulísimo.

Tengo mi acreditación de la Vuelta Ciclista.

¡Y también la de Eva!

¡Hola! Quédate con esta cara.

Se llama David Arroyo. ¿Te animas también a calentar?

-Vale.

-¿Qué te parece? -¡Muy alta!

-¿Muy alta? (RÍE)

Es que ellos son profesionales, claro.

¡Vamos, Covi, vamos! (TODOS) ¡Covi, Covi, Covi, Covi!

Lo siento, David, luego iremos contigo,

pero ahora vamos con Covi.

Me encanta la sorpresa, hay un montón de gente,

un montón de bicis. Me parece alucinante.

Mientras disfrutamos de la carrera...

Venga, vamos para abajo. ¡Eh!

El resto de aspirantes está a punto de conocer

la prueba que les espera a pocos kilómetros de aquí.

Aspirantes, bienvenidos a la Vuelta Ciclista a España

que, en esta edición, cumple 80 años.

Me gusta el ciclismo, pero cuando veo ahí

a todos correr por toda España...

A mí me daría algo, es que yo no corro ni 500 metros.

A mí montar en bici me gusta cuando está tranquilamente,

no ahí... no. (RÍE)

Estamos en el hotel Landa,

en el interior del torreón medieval del siglo XIV

con el que cuenta este hotel legendario

de cinco estrellas.

Aquí se hospedará el equipo ciclista

para el que cocinaréis hoy. (SORPRENDIDOS) ¡Oh...!

-No sé quién va a venir

porque no me sé el nombre de uno a uno,

pero cocinar para los de la Vuelta Ciclista

es un reto muy difícil.

Equipo azul, no sé si os habéis dado cuenta,

falta un miembro de vuestro equipo.

(TODOS) Covadonga. Covadonga fue la que más

y mejor trabajó en la prueba anterior.

En estos momentos está disfrutando de su merecida recompensa

con nuestra querida Eva.

(AMBAS) ¡Hola! Mira, Covadonga, él es Eugenio.

Sí.

Pues Covadonga va a seguir toda la carrera contrarreloj

de un gran ciclista desde el coche de apoyo.

¡Adiós! ¡Qué nervios!

¿Covadonga no va a cocinar con nosotros?

Tranquilos, ¿eh? Porque llegará a tiempo

para unirse al equipo y darlo todo en cocinas.

Vamos a hacer 500 metros llanos

y subimos otro repechillo de otros 400 metros suaves.

¡Campeón! ¡Tú puedes!

-¿Quieres animar a David por la emisora?

-¡Sí!

¡Venga, David, cariño, tú puedes!

(RÍE) Yo creo, Covadonga,

lo mismo lo hemos desconcentrado un poquito, ¿eh?

Aspirantes, ambos equipos cocinaréis el mismo menú

y consta de:

Primero, ensalada de quinoa.

Un segundo, trucha asada rellena de jamón ibérico

con patatas panaderas.

Y un postre, tarta de melocotón.

Un menú completo y nutritivo que ha sido supervisado

por el médico del equipo y que contiene

los nutrientes básicos de una dieta de estas características:

Hidratos, azúcares y proteína.

María, ¿qué es lo que más te gusta del menú?

La quinoa. ¿Te parece fácil?

No, pero me gusta. María, ¿qué te pasa?

No paras de sonreír, hablar con tus compañeros, ¿qué?

Estoy muy contenta. ¿Por qué?

Ay, no sé.

Hoy me he levantado supercontenta y feliz.

No sé por qué, hoy la vena de la felicidad la tengo inflada.

Los ciclistas tienen un desgaste diario muy elevado.

Para que os hagáis una idea, en una contrarreloj como la de hoy

tienen que mantener una media de 100 pedaladas por minuto

y, además, conservar un ritmo constante

haga calor, frío o nieve.

Los deportistas para los que voy a cocinar hoy

son como mi ejemplo a seguir.

Se rompen una pierna y siguen caminando

y no se rinden nunca. Es justo lo que tengo que hacer.

La mayoría de los comensales para los que cocináis hoy

son deportistas de élite,

eso significa que se toman súper en serio su alimentación

porque es vital para su rendimiento.

Por eso queremos que los platos que salgan de cocina

tengan la misma cantidad de comida.

Cada ración contendrá 120 gramos de ensalada,

200 gramos de trucha,

de los cuáles, 150 serán trucha, 40 gramos serán patatas

y 10 serán jamón.

Y, por último, 70 gramos de tarta para el postre.

Todas y cada una de las raciones deberán pesar lo mismo

y solo tendréis un margen de error de cinco gramos.

Para conseguirlo contaréis, por supuesto,

con la ayuda de una báscula.

Ojalá yo sea el responsable del peso

porque se me han muy bien las matemáticas

y yo creo que se me podría dar bastante bien.

Chloe, como capitana del equipo azul,

¿qué miembro de tu equipo

quieres que se encargue de esta misión?

Yo en el que más confío es en Bruno.

Bruno, pues, hala, mira qué bien.

¿Yo? En Matemáticas... Un bien.

Xavi, capitán del equipo rojo, ¿a qué miembro del equipo eliges?

A Mauro.

#Acelera, ay, David.

#Pedalea, pedalea.#

-¡Ya llegamos!

¡Venga, va, David! ¡Venga!

Ya se va, se va a la meta, se va a la meta, vamos a ver.

(Ovación y aplausos)

Aspirantes, cocinaréis para el equipo Caja Rural-Seguros RGA,

un total de 50 comensales entre ciclistas,

médicos deportivos, técnicos, directores de carrera

y otras personalidades.

-50 comensales.

Cada equipo hará 25 raciones de cada plato

y contará con 100 minutos para lograrlo.

En el minuto 70, saldrá el primero.

En el 85, el segundo. Y en el minuto 100, el postre.

El equipo azul fue el ganador de la prueba de plató

y contará con diez minutos más que el equipo rojo,

es decir, con 110 minutos en total.

Pero atención, porque las 50 raciones de cada plato

deben salir a la vez. Así que el equipo rojo,

tenéis que correr para cazar el equipo azul.

Puede que ganemos porque tenemos ventaja,

pero nunca se sabe. A lo mejor el otro equipo

se le hincha la vena de ganar y ganan.

Os recuerdo que en el camión

del supermercado proveedor de alimentos

tenéis los ingredientes para elaborar vuestros platos.

Como sabéis, el excedente que no utilicéis,

será donado a comedores sociales.

Aspirantes, ¿estáis listos para currar todos a una?

(TODOS) ¡Sí, chef!

A cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Corre, corre! -Aquí.

-Aquí, aquí. -Reparto.

-De la quinoa se van a encargar Bruno y María.

Del postre me voy a encargar y y Covadonga.

De la trucha se van a encargar María Querol y Martu.

-¿Y Lukas? -Y Lukas.

Mi segunda experiencia como capitana

será mejor que la primera. Voy a estar sincronizada,

voy a estar mandando, chequeando.

Confío mucho en mí y en mi equipo.

(TODOS) Un, dos, tres. ¡Equipo rojo!

Equipo rojo, atención. Vuestro tiempo de cocinado

comenzará en diez minutos.

Equipo azul, vosotros empezáis a cocinar

en tres, dos, uno. ¡Ya!

Los diez minutos que tienen ellos de ventaja,

nosotros los debemos aprovechar para ir asando, ¿vale?

-A toda leche. Cortando. Pero con cuidado.

Los cuchillos cuidado. Si se corta uno, la hemos cagado.

-Venga rápido.

Tú calculas el tiempo, ¿no? -Sí.

Pero hay que ir mirando, ¿sabes?

-¡Olé!

-Mira, ya ha entrado Cova. -Ya ha llegado Cova.

-Qué morro, tío. -Ayúdame a pelar.

Tienes que ayudarme a pelar melocotones, por favor.

-¿Qué platos vamos a hacer? -Una tarta de melocotón.

-¡Oh!

-Una trucha rellena de jamón serrano con patatas panaderas.

-Muy bien. Venga. -Y una ensalada de quinoa.

Ahora mismo, ayúdame con el postre,

que es lo primero que hay que hacer.

-¿Cuántos melocotones? -Eh... Cinco o por ahí.

-Perdimos en plató, así que tenemos que ir a ganar esta.

-Hay que pensar en positivo. -Claro.

Jordi, vamos a elegir equipo.

Siempre me toca el ganador. Estoy harto.

¿Quieres elegir, a ver si tienes suerte?

Me gustan los retos. Tienen menos tiempo y son uno menos.

Me quedo con el rojo. Me quedo con el azul.

Contigo y contigo. Yo con los postres.

Venga. Vale. Vamos a ver qué pasa.

Buena suerte, amigo. Suerte, querido.

¡Ah! Me has dado con jugo en los ojos.

(GRITA)

-¡Chicos, rápido, rápido!

-Capitana, ¿cuántas patatas son?

-Pues...

-¿Eh? -Pues no sé. Creo que cinco.

-¿Cinco patatas? -No sé.

-Puede que a Chloe le pueda la presión,

pero espero que haya reflexionado en cuanto le pasó

en la anterior prueba y que lo haga mejor.

-Venga.

-¿Estamos contando las patatas? -Siete y ocho.

-Son patatas hasta rellenar. ¿Quién me llama?

-¿Hasta rellenar qué? -Hasta rellenar toda la bandeja.

-Si nos tratamos bien, con respeto,

puede que nos salga un plato de diez.

Equipo rojo, sois mi equipo y hoy toca ganar, eh.

Y para ganar, hay que correr y recuperar esos minutos.

Vuestro tiempo empieza en tres, dos, uno. ¡A cocinar!

-¡Vamos! -¡Rápido!

-Con la sal. Coge la sal. -Sí. Venga. Yo te ayudo.

-Quinoa.

-Los melocotones.

-Sí. Ciérralo.

Hoy me voy a encomendar a la Virgen de la Macarena,

porque hoy tenemos... ¡Uf!

-Los melocotones ponlos ahí atrás y ya está.

Así la basura está en medio y lo podemos hacer mejor.

La basura en medio, por favor.

-Va, chicos.

-¡Jolín! Hoy nada me sale bien.

Sé que suena estúpido, pero, por favor,

necesito que me ayuden a abrir este tarro de azúcar.

Está superduro. -¿Abrir qué?

-Este tarro de azúcar. -Ah, vale.

-Vale. Gracias. -De nada.

-Perdón.

-Hay que quitarle esta espina.

-¿Vais bien? -Sí, Xavi.

-Vale. Perfecto. -Xavi, sí, sí.

Bueno, Xavi, cuéntame cómo has repartido las tareas.

Pues a Hugo y a Laura les he puesto a pelar melocotones.

Yo, Álvaro y Mauro nos estamos encargando

de la ensalada de la quinoa.

¿Y las patatas? Las patatas, cuando el Mauro

acabe con los tomates cherry, se encargará de pelarlas.

¿Y cómo harás el pescado?

El pescado, ahora la Martina le está sacando

los lomos a la trucha.

Me preocupa mucho, porque el pescado será

bastante complicado de hacer un buen corte

y que sea la cantidad exacta.

Y será una dificultad añadida.

Quiero que corran, que vuelen. Te quiero serio y disciplinado.

Venga, dale caña. Todos corriendo.

Mauro, cuando acabes los tomates, a la patata.

-¡Ah! -Con cuidadito.

Vale. Bien, Álvaro. -Sal. Venga, echa sal.

-Sal. Corre. -Ya está la sal

El primer plato del menú de hoy es una ensalada de quinoa.

Pondremos una olla con abundante agua,

tres partes de agua por una de quinoa

y la vamos a cocer entre 15 y 17 minutos.

Mientras se cuece la quinoa, tenemos que picar el aliño.

Y luego haremos una buena vinagreta.

El mejor aceite de oliva virgen posible.

Le vamos a echar el zumo de los limones exprimidos,

la ralladura también del limón, sal y pimienta.

Y tendremos una ensalada fantástica.

Bueno, ¿cómo vais? Muy bien.

¿Esto para qué es? Para la truca, las patatas.

La ensalada de quinoa, ¿cómo va?

La quinoa se está cociendo y estamos picando pimientos.

Importante. La vinagreta probadla,

que esté rica. Porque ese es el éxito.

Todos a tope, ¿eh? -Oye, capitán.

¿Lo puedo pelar a golpe de cuchillo?

-No. Mejor con el pelador.

-Yo no voy a ganar tiempo con el pelador, Hugo.

-Ya está. -Que te relajes.

-¡Huy! Chloe, se te está quemando. -Lo sé. ¡Voy, voy, voy!

-Chloe, rápido. Baja el fuego.

-¡Chloe, baja el fuego, por favor!

-¿Quién controla el caramelo? -Chloe, huele a caramelo.

-Venga, venga. ¡Va! Venga. -Ay.

¡Ay, que no la quema!

¿Qué pasa, Chloe? Esto huele a quemado ya.

Estoy un pelín nerviosa. ¿Y eso por qué?

Porque no sé cómo va todo el equipo.

Esto se me está quemando.

¿Este es el caramelo para poner los melocotones?

Sí. Lo primero que hay que hacer,

es tener los melocotones.

Esto se va a quemar y ahora solo tenemos

un trocito de melocotón. O hacemos rápido los melocotones

y luego ponemos el caramelo al fuego.

Si no, lo quemaremos. Sentido común.

Eso ya tienes que irlo pensando.

Uno, dos.

O sea, no. Tres.

-Mira qué lomito. -Martina, ¿vas bien con la trucha?

-Mira. Ya he sacado un lomito. -Vale. Perfecto.

Hugo, ¿vais bien tu hermana y tú? -Llevamos tres.

-Contad, eh. -Cinco llevo, eh.

-Muy bien, Laura. Muy bien. Solo te faltan diez.

-Ay, Dios.

-Capitana, ¿y el caramelo?

¿Lo tiraste? -Sí.

-¿Has tirado el caramelo? -Porque se me había quemado.

-Si es que...

-Casi me corto otra vez. -A ver.

Te ayudo, ¿no? -Sí. Ayuda a Chloe a cortar.

(LLORA)

-Venga, tranquila. Tranquila.

-Se me ha quemado. Me he venido abajo,

porque tengo una mente pesimista en el momento del cocinado.

Pero bueno. ¿Qué te ha pasado?

Nerviosismo. Pero bueno, mujer.

No te pongas nerviosa. Cuando cocinamos,

tenemos que disfrutar. Tenemos que tener

la mente clara para saber mandar, pero disfrutar.

No tenemos que pasarlo mal.

Gracias, chef. Venga, anda.

Me agobio mucho y no hay

otra manera de expresarlo que llorando.

-Las princesas no lloran.

Mírame a mí, que siempre río. ¿Ves?

Las princesas no lloran.

-Venga, ánimo, Chloe. -Muchas gracias.

-Venga, ánimo.

A ver la sonrisita. -Venga. Muy bien, Chloe.

-Qué majos sois todos, por favor.

-¡Ánimo, equipo azul!

-Me ha conmovido mucho que mis compañeros

hayan ido a abrazarme. Me encanta que me den cariños.

-Venga. Pimiento a saco. -Venga. Dale duro.

-Pero todos sin parar, sin levantar cabeza.

-Qué actitud, eh. ¡A tope!

-82, 83. -Hugo, revisa la quinoa.

Yo creo que no está.

-No. No está. Todavía no ha absorbido.

-Ya están los cherrys. -Muy bien.

-Muy bien. -Perfecto, Mauro.

-Cocinar para la Vuelta, pues que yo soy fan, es lo más.

Además, que tienen que llevar una dieta muy equilibrada.

Este menú es muy equilibrado y supongo que lo haremos bien.

-¿Vais todos bien? -A mí me quedan doce. No

Aquí hay doce...

Ocho más cinco son trece.

-Si alguien necesita ayuda, que me la pida, ¿vale?

-Me quedan tres melocotones. -Tres. Vale.

-Yo creo que Chloe falla en organizar a la gente

y que ella tendría que trabajar más e ir ayudando.

-Eso está a puntito. Dame un trocito.

Me sé el punto de la quinoa. -¿En serio?

-Sí. -Venga, chicos.

-¿Desde cuándo? -Desde que he probado esta.

Equipo azul, equipo rojo, os quedan 40 minutos

para que salga la ensalada de quinoa.

¿Oído? (TODOS) ¡Oído, chef!

-Chloe, nos quedan 40 minutos para poner la ensalada.

-Está bien. -Que vamos bien.

-Yo no llego con los pimientos.

-Prueba la quinoa. -Sí.

-Xavi. -No. Esta debería estar más.

-Espérate. Tú, espérate.

-La ponemos. -Xavi, prueba la quinoa.

Tú, que nos faltan 40 minutos. Las pilas ya.

-La clave para ganar hoy es que Xavi ejerza como capitán

y no se deje mangonear por nadie.

-Vale. La quinoa ya está.

-Esto no sirve para nada. -Corre. Pela otro.

-¿Que pele? -Pela otro.

Ella iba más despacio pelando.

Cortando no tenía mucha idea.

Le mandaba yo más a ella, que ella a mí.

-A tope, chicos, eh. Hoy debemos ganar.

Nos la estamos jugando.

-¿Cuántos llevas? -Pues llevo cuatro.

Pero este es el quinto. -Muy bien. Venga.

-¡Uh!

Esta mala.

¡Ah!

-Venga, Lukas, que yo te veo capaz. -¡Ah!

(RÍE) -Con dos manos se puede.

El plato principal es trucha

con patata panadera y jamón ibérico.

¿Cómo la van a elaborar? Sencillo.

Tienen truchas muy hermosas, de kilo y pico.

Sacarán los lomos y cortarán tajadas.

Entre medias, un buen jamón ibérico.

A partir de ahí, patata panadera, cebolla fina,

ajo, sal, chorrito de vino blanco y la cocerán a horno

a 200 grados hasta que esté jugosa por dentro.

Sencillo, pero a ver cómo la resuelven.

Martina, el pescado con mucho cuidado lo tratamos.

-Míralo. -Está perfecto. Pero con cuidado

-Chloe, ¿cómo te tiras esto? -No podemos cortar esto.

-Que no. -Aquí está el hueso.

-El hueso está hasta aquí. No puede ser tan fina.

-Hasta aquí, aprovechas esta parte.

-Yo creo que el problema de Chloe puede ser

que se pone muy nerviosa, se satura y no puede hacer nada.

¡Huy! El hueso se pone profundo, eh.

Mira, mira, mira.

Lukas, ¿qué haces? Melocotón y pescado.

¿Qué te parece que va a ser eso?

El melocotón estaba limpio.

El melocotón estará limpio, ¿pero qué pasará?

¿El pescado tendrá sabor de melocotón? ¿La tarta de pescado?

En la prueba anterior te dijimos que eras el limpiador oficial.

Y te vuelves el guarro oficial.

Quítame el melocotón ese de ahí.

Xavi, organízate. Falta pimiento rojo,

pimiento verde, cebolleta, aceituna y naranja.

Es que falta de todo. Tío, Xavi.

Yo no puedo correr más. -Ya, ya. Vale.

-Tiene que tener más nervio para ser capitán.

"Xavi, que falta todo esto". Y él: "Bueno, sí".

Pero vamos.

Aspirantes. Equipo rojo, equipo azul,

los ciclistas están llegando al hotel.

Están agotados y necesitan recuperar energías.

No quiero fallos. ¿Lo habéis entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

-A ver, Laura. Ponte a esto.

Nosotros tenemos que hacer la quinoa.

Pelar y partir. -Hugo, todo a saco, eh.

-Pero ayúdame, por favor. -No puedo ayudar.

Esto es el postre, Laura. Tiene que salir tarde.

Pela melocotones. Pela melocotones.

Y pela melocotones. -¿Me puedes contar los melocotones?

¿Ahí cuántos hay? Equipo rojo, equipo azul,

en 20 minutos tiene que salir la ensalada de quinoa.

¿Oído? (TODOS) ¡Oído, chef!

-Ay, qué horror.

-Falta el cilantro y aceituna. ¿Con qué me pongo?

-Ponte cebolla. Cebolla.

-Es que falta... -Cebolla. Pica eso.

-Lo que diga el capitán. No tú.

-Pero que faltan las aceitunas.

-Las aceitunas es rápido, macho.

A mí no me gusta mandar,

pero cuando yo me lo propongo,

puedo organizar un equipo muy bien

y capitanear como es debido.

-¡Ah! ¡Cómo lo cojo de los ojos?

(TARAREA) -¡Huy!

Hay una cosa que tenéis que aprender en la cocina.

No hay que estar todo el día meneando las cosas en las sartenes.

Para hacer esta tarta, hay que poner el fondo cubierto.

Ahora colocamos bien,

como en un abanico, las piezas de melocotón.

Tú también. Ponedlas en medio y las colocáis.

Ponéis... Tiene que derretir la mantequilla.

Está derretida. No pasa nada.

Tiene que llevar 20 minutos hecha. Vamos.

La tarta normalmente se hace con manzana,

pero hoy la vamos a hacer con melocotón.

Se coge el molde y se pone primero el azúcar

y mantequilla cortada en cuadraditos.

Y encima se colocan los trozos de melocotón.

Se deja el fuego que haga cho, cho, cho,

hasta que empiece a oler a caramelo.

Se pone el hojaldre bien estirado por encima.

Se mete al horno, más o menos, media hora

hasta que esté lista. Se saca, se le da la vuelta

y se come, que está buenísima.

Bueno, ¿qué pasa? ¿Cómo vamos con la quinoa?

Aquí mismo, chef. ¿Y por qué no lo escurrís?

Quiero ver la vinagreta para poder envolver la quinoa.

¿No habéis hecho la vinagreta?

-Termino con el pimiento y me pongo con la vinagreta.

Capitana, esto no puede ocurrir más, eh.

Ahí nos hemos descontrolado todos.

Y la capitana no ha mandado y se ha quedado quieta.

-Chloe, para hacer la vinagreta, conviene hacerla

con el juego de naranja, así tiene saborcito. Vale.

-No soy Chloe, soy capi. -Bueno, capi.

-Si me necesitáis, gritáis capi. -¡Capi!

-¿Qué? -Este verde no se me va.

¿Qué hago? -¿No se te va?

-Se me ha incrustado en la piel esto.

¿La panceta cómo la mezclo? -Límpiate.

-Que se me ha quedado incrustado.

-Martina con la vinagreta.

Equipo rojo, en diez minutos sale la ensalada de quinoa.

Acordaos. Cada ración tiene que pesar exacto 120 gramos.

Tenéis solo un margen de cinco gramos.

O sea, que hay que clavarla.

¿Vas bien, Mauro, con las naranjas?

-Sí. -Cuando puedas. Como un rayo.

-¡Azúcar!

Bienvenidos a "MasterChef Junior".

Nos sentimos muy orgullosos de poder contar

con un equipo que lleva más de tres décadas

formando parte del ciclismo español.

Es un placer daros de comer hoy.

Pero también es una responsabilidad.

Los aspirantes saben la importancia que tiene

reponer fuerzas tras una dura etapa como la de hoy.

Y están esforzándose muchísimo.

¡Chloe, la vinagreta!

-¡Ay, el azúcar!

Eugenio, a ti ya no te doy ni las buenas noches ni nada,

porque ya somos aquí compadres tú y yo casi.

Gracias por el paseo que nos has dado.

Nos lo hemos pasado genial. Y qué difícil tu trabajo.

Por fuera parece difícil.

Pero por dentro, no tanto. Estamos acostumbrados.

Llevamos 22 años haciendo lo mismo.

Al final, es una rutina.

Oye, pero digo yo. ¿Tú eres tan mandón en todo?

En la cocina, por ejemplo. -En la cocina, malo.

(RÍEN)

-La vinagreta, ¿cómo va, Lukas? -Bien.

Le falta un poquito de azúcar.

¡Azúcar! -Es sal.

-Esto es azúcar. -¿Para la vinagreta es azúcar?

-Sí. El zumo de naranja está más ácido.

-La vinagreta es muy importante.

Una cosita. Se dice y se comenta que han puesto azúcar

en la ensalada, en vez de sal.

No tienes ni idea. Vamos a probar.

Qué dulce es la ensalada, ¿no? ¿Qué ha pasado?

La ensalada dulce. Más sal.

¿Le habéis metido azúcar? ¡Madre mía!

-Se me ha escapado la mano con el azúcar.

Floren, vengo a buscarte porque me han dicho:

"Por ahí está el presi". ¿Cómo uno decide hacerse

presidente de un equipo de ciclismo?

Supongo que porque no lo piensas mucho.

Un día me dijeron que íbamos a hacer un club en el pueblo.

Me metí en el año 78 y hasta hoy.

El club del pueblo ha crecido. Un poquito.

-Que alguien me abra el horno, por favor.

-Échale sal, que no le echado. -Jolines.

Ha estado todo el rato gritando: "¡Chloe, que falta sal!

¡Capitana, capitana!" ¡Ah! Por favor, relájate un poco.

-¿Más? Tú dime cuánta.

-Por la mitad. -¡Yo!

Trae. Abre tú el horno.

-¡Cova! -¿Ya?

-Ya. -Ya está.

Equipo rojo, equipo azul, se acabó el tiempo

de cocinado de la ensalada de quinoa.

Ponte en la báscula. -¡Emplatar!

¡Hala! Plato al suelo.

¡Venga, a emplatar ya! -Sí. Es verdad.

Pruébalo. Está buenísimo, ¿a que sí?

No te queda otra.

-¿Cuántos gramos era la ensalada? -Creo que 120.

-120 gramos. -Vale. Dadme platos.

Vale. Plato.

-Bruno es un chico responsable que lleva las cosas bien

y por eso le he dado una responsabilidad tan grande.

-¡Venga, venga, rápido! Son 120.

141. Para, para, para.

Nos hemos pasado demasiado.

123. 126. No, un poquito más.

No, no, loca.

Sí. Ahora hay que poner gajo de naranja.

Sí, para. 139.

Quitamos. -Ya está.

-Creo que ha habido gente que hubo un momento

que miraba cómo emplataba Bruno,

o sujetándole esto y mirando lo otro.

-Otra vez. Quita.

-Suelta. 102. Pues ya está. Trae.

-Para lo de la tarea del peso, se necesita tranquilidad

y concentración, que él las tiene.

-Quita el molde. Quítalo.

-Vale. Perfecto. -Y hay que limpiar.

-Hay que poner 100 de cuscús y 20 de esto.

-Vale. Para. Quieto. -120. Clavado.

-¡Rápido, rápido!

-Las patatas y la cebolla.

-Ya. Vamos a ello. -Vale.

-¡Otra!

-Ahí. Venga.

Tomate cherry. -Sí. Aquí.

¿Y aquí no falta un poquito de alegría, ingredientes,

un poco de vinagreta y un poco de todo?

La vinagreta está aquí. Ven conmigo.

Llévame estos platos Cógelos, María.

Vente. Chicos, esto no vale para nada.

Vamos a ver. A esto le falta aliño,

a esto le falta gusto. Haced otro bol con vinagreta.

¿Vale? Rápido. ¡Venga, venga, venga!

-¡Oh!

Don Giulano, qué difícil es calcular el peso de las raciones.

Sí. Es difícil. Eso lo has puesto tú.

Sí. A nosotros no nos eches la culpa.

Cuidado, eh, ciclistas.

Que ha sido él. Él ha dicho qué cantidad

de cada comida tiene que llevar.

Pero eso para los chicos es muy complicado.

¡Eh! Una cuchara pequeña. Quita, quita, quita.

-Vale. Ya está.

-Que no puedo hacer nada, capitán. Mándame algo.

-Ordena un poco la cocina.

-Estoy aquí para hacer cosas, no para limpiar.

-Pero limpiar es una cosa.

-Yo he pensado un poco que me ha menospreciado

y me he ido un poco de bajón porque yo creo que puedo trabajar

en la cocina y no estaba haciendo nada.

¿Qué pasa?

¿Qué te pasa? Cuéntame.

No quiero llorar. ¿Por qué?

Está todo el mundo haciendo cosas

y yo ahora tengo que limpiar.

Es su capitanía. Él decide.

Tú no dejarás de ser más buena o menos por eso.

Dice que me ponga a limpiar.

Vale. ¿Y de qué te sirve llorar? De nada.

Pues no te pongas así.

Si le ha sentado mal, pues lo siento mucho.

-Esto es muy poco ahora. -Un poquito más.

-Toma esta cuchara. Va. Rápido.

Como primer plato, os serviremos una ensalada de quinoa,

que según vuestro médico,

es una especie de combustible para el cerebro.

Venga, rapidez, rapidez. Mira los camareros.

Muy bien, equipo rojo. El doble de platos

que el equipo azul y muy buena pinta, muy jugosos.

Xavi, empieza a sacar platos.

Camareros, por favor, adelante.

-¡Oh, chavales! -¡Genial!

-Vamos sobrados. -No vamos sobrados.

Aquí, platos, platos.

Como hemos sacado el primer plato antes que el equipo azul,

todo el mundo se ha puesto: "Vamos a ganar".

Yo les he dicho que queda la trucha y el postre.

Hasta que no esté sacado el último plato,

no se puede relajar nadie.

Comensales, me cuentan desde cocinas

que nuestros pequeños aspirantes están teniendo problemas

con la medición de esas cantidades

que nos ha recomendado vuestro médico.

Los 25 primeros platos de ensalada de quinoa

ya están aquí. Son los elaborados por el equipo rojo.

A los que les toque el equipo azul,

tendrán que esperar un poco más. Gracias.

¿No te importará que empiece ya con él?

No sé cuánto van a tardar los azules.

-No. Empieza. -Tiene una pinta extraordinaria.

-¿Qué tal está? -Está rica.

-Tiene buen aspecto. -No la había comido nunca.

Si quieres, prueba un poco. -No, no.

Yo espero a la mía.

-Un tomate pesa bastante, eh.

Esto es mucho, María. Trae.

-¿Estás bien, Martina? -Sí.

-Lo siento, eh.

-Nueve... -¿Ahora los cambias de bandeja?

-Sí. -Vale. Esto está bien, ¿no?

-Sí. -Vale. Venga, va.

-Es un detalle bonito que te pidan perdón

después de hacer algo. He cambiado el chip.

He dicho: "Venga, a currar".

-Chicos, poneos con la trucha. Martu, las patatas del horno.

-Te ayudo con esta bandeja. Te los amontono en un sitio.

-Hay que poner aceite y sal. -Vale.

Bueno, equipo azul, ¿cómo lo lleváis?

Ya tenemos bastantes emplatados, ¿no?

Venga. Camareros, por favor, podemos ir sacando los platos.

Qué bien. Mira.

Yo creo que me va a gustar más el tuyo, por el aroma.

Lo voy a probar.

Venga.

Oye, que sí. -Más suave, ¿verdad?

Es que tiene pinta de estar... -Está un poco fuerte el vinagre.

A ver las estrellas por aquí cómo van.

Lo primero, enhorabuena por la etapa de hoy,

por esa contrarreloj. ¿Te han llegado nuestros ánimos?

Me han llegado. Espero que hayáis disfrutado.

Nosotros, muchísimo. A ver.

A ti te ha tocado el equipo rojo. ¿Qué tal la ensalada de quinoa?

En general, estaba buena.

-Nada. Yo equipo azul. La presentación ha fallado un poco.

Ya sabes que el plato venía tarde.

Pero lo que es la textura y el sabor agradable,

estaba muy bien.

-Aquí vamos esto... Las pataticas, señores.

-Hasta que no tengamos la trucha, no pasa nada.

Déjalo, Martina.

-Esto ya está, chicas. Para mí, esto ya está.

-¿Las patatas las puedo probar?

Las voy a probar.

¡Uh! -¿Qué pasa?

¿Qué te ha pasado? -Que no se puede comer.

Esto hay que escupirlo.

Martu las ha puesto supersaladas.

Las he probado y las he tenido que escupir.

-¡Eh, escuchadme! Cuidadito con la patata y la cebolla.

¿Le habéis echado la sal? -Sal, pimienta, aceite,

cebolla y patata. -Muy bien, Hugo.

-¿Quién ha puesto sal a las patatas?

-Pero que es mucha sal. He tenido que escupirlo.

-¡No! ¡Lukas! -Pero que ha dicho

que tiene demasiada sal. -Sal. Esto es azúcar.

-¿Para qué echas azúcar? -Para aliviar.

¿Quién me echa la culpa, si están buenísimas?

-Han quedado mucho mejor. A todos les ha gustado, ¿no?

Coge un regusto muy rico.

Vamos a ver qué pasa aquí.

He visto echarles a las patatas azúcar.

El azúcar y la sal son lo contrario.

Que está incomible eso.

Pruébalas. -A la cebolla le da

un puntito caramelizado. Está buena.

Vamos a ver. Arriba saladas.

Ahora saladas y dulces. Como las palomitas.

No digáis en vuestro pueblo que esto son patatas panaderas,

que nos echan. ¡Ay, Dios! ¡No!

-Que las patatas de abajo no tenían sal.

-Sí que tenían. -Jolín, qué asco.

-Comenzó a gritar como si lo hiciese ella todo perfecto.

También se he equivocado. Lo de la sal ha sido ella.

Que se acuerde toda España.

Yo soy el azúcar, pero ella ha sido la sal.

-La trucha creo que se puede sacar ya.

Vale. En diez minutos sale la trucha.

Y en cinco, empezamos a emplatar.

¡Uf! Está todo perfecto.

-Está muy bien. Esto, como está caliente,

nos aguanta la temperatura.

¡Cuidado, que esto quema mucho! ¡Chicos, cuidado!

Vamos a ir partiendo. Alguien con un cuchillo,

cortando trozos. Tenéis que cortar 25 trozos.

¡Venga, Covadonga, tú puedes! Huy.

Casi te la cargas, tía. Casi te la cargas.

Huele a chamusquina esto.

No tienen cortado el pescado. Hay que cortarlo.

Qué bueno cuando todo va bien. En mi equipo.

¿Me dejas comer uno?

Que voy a ver. -Está buena?

-Está buenísima, chavales. -Están muy buenas.

Pero como no salga bien el emplatado...

-Dime que has terminado. -No.

-¡Más rápido! Córtalo ya. Chas, chas.

Se parte por la mitad y después esos trozos...

-Espera. Voy a cortarlos... Voy a cortar los trozos.

-Si quieres hacerlo mal, vale.

Los cortó todos desiguales. Unos así y otros así.

Capitán, yo la trucha la veo cocinada,

la veo para empezar a emplatar.

Yo, por el tiempo que llevamos,

empezaría a emplatar. Vale. Vale, platos.

-Uno, dos, tres, cuatro, cinco.

-Vamos a quitar la piel. -Yo la quito.

-Que sí. Vale. -Tiene que ser...

¿Cuántos eran? -100.

Debe dar 200.

Xavi, pon una patata. -Venga, Covadonga, venga.

Todos. -Mes estoy poniendo

mucho estrés y se me está destrozando.

¿Estrés? Yo más. Soy la responsable

de todo esto. Venga, anda. Corta esto y esto por la mitad

que ya casi lo tienes. Venga, Covadonga, tú puedes.

Me estoy muriendo.

(HABLA EN INGLÉS)

Anabella no hace nada, eh. -Ya, ya.

amos a servir la trucha sola, sin patatas.

Es mejor dar algo que está bien que no algo mediocre.

Venga. Tienes hambre, ¿eh? Tela. Te voy a decir una cosa:

te voy a llevar de jurado a "MasterChef", eh.

Te pareces a mí, te llevas todo el día comiendo.

Anda, estas patatas se pueden aprovechar, ¿no?

205 vale. Sí, sí. Ese margen

Equipo rojo, equipo azul, el tiempo de cocinado

de la trucha ha terminado así que venga, debemos ir

emplatando. Hay que correr. A emplatar.

Bueno, los míos ya emplatan hace ratito, eh.

Los tuyos van muy rapidito hoy, sí. Ya es raro.

Estás encelado, amigo. Se ve que se están fijando

demasiado en mí. Los chavales están aprendiendo mucho.

(RÍE)

Ese pesa muy poco. 88. -Mira 150, esto es un...

Covadonga, has hecho los trozos un pelín desiguales.

Solo un pelín.

Venga, por favor... -Joder.

Patata, Hugo, patata. -Ponle esto aquí.

A ver, uf. -Es que le falta.

Por favor, es que... -¿Qué os jugáis a que se pasa?

Mira

300 gramos, le tenéis que quitar 100.

Ponle un poquito de tomate. -Más tomate no se puede.

Solo habéis puesto una rodaja y habéis partido dos...

Ah, vale.

Pesad esto, por favor. -Por favor. Bien, justo. Vamos.

Laurita, límpialo, "porfi".

¿Te gusta el tomate? -Sí.

Luego si sobra, comemos. -Vale.

Se pasa, se está pasando, se superpasa.

Para, quieta. -Pero se pasan.

Se pasa, que se está pasando. Capitana, ¿qué haces?

¿"Sos vos" la capitana? -Cámbiate el plato.

Venga, va, va, va.

Vale. Lauri, limpia este, "porfa".

¿Cuántas raciones hay ahí? -Hay una, dos, tres y cuatro.

Cinco, cinco.

Vamos, que vamos muy bien pero no os relajéis, por favor.

Vamos, vamos. -Calla.

Está muy bien. -Venga.

200, mira. -Plato, plato, plato.

Equipo rojo, ¿están listos los platos?

(TODOS) Sí. Vámonos, camareros, por favor.

Chloe, la presentación de ellos... Mírala.

Madre mía.

Jordi, te veo muy feliz, ¿no? Te veo sonriente. ¿Qué te pasa?

Han cocinado una ensaladita de 10, el pescadito

ha salido de 10... ¿Está malo lo nuestro? Mira.

Lo único, que sale sin patatas. (RÍE)

Te voy a decir una cosa, este es el daño que hacéis

los cocineritos como tú porque se han puesto

a investigar y echaban sal y azúcar a la patata.

Y lo mismo podían haber sacado algo bueno.

Eva se ha dado una vuelta en coche, Samantha estará

corriendo con la bici de los ciclistas...

Yo me quiero dar una vuelta en borrico.

Quita que pesas mucho, desgraciado.

Dale borrico. (RÍE) Quita que pesas. Ay, que pesas.

(RÍE) Baja de aquí, baja.

Venga, venga. Más rápido, por favor.

Venga, equipo. Camareros, por favor,

vamos a ir sacando platos.

Adelante.

Todavía podemos mejorar con el postre, equipo.

Llega el turno del segundo plato:

trucha asada rellena de jamón ibérico,

una proteína que ayuda a regenerar y fabricar

los tejidos. Disfrutadla.

¿Qué tal, Manolo? ¿Cómo va el pescadito?

La verdad es que está muy bien. Lo han emplatado bien,

la presentación es buena, el sabor es bueno.

Lo que pasa es que esas patatas me están dando una envidia...

¿Quieres una? Venga, coge. -Sé buen, sé bueno.

Una, eh, una. -Exquisita, exquisita.

Ana, espera. Rápido o se cae todo el caramelo.

¡Uh, qué buena pinta! -Hay que cortarla.

Tiene que pesar 70. Muy bien, Martina, ahí.

Postre, postre. Pon los platos aquí, aquí.

20, 21, 22, 23, 24, 25, 26... Bueno, a ver, ¿este equipo

cómo va? Vamos a sacar el postre... Vamos.

A ver cómo ha salido... Qué bonita.

Ha quedado preciosa. Espátula y la deslizáis

sobre la tabla de madera y cortáis las porciones exactas.

Con mucho cuidado y mucho cariño

para que no se estropee, Covadonga. Sin miedo, no, no.

Está perfecto, perfecto.

¿Probar tú? Si sobra, probarás. Pero no puedes, por comer tú,

dejar a tus comensales sin comer.

¿Queréis saber cuál es el secreto para llegar a ser

un buen cocinero? Muy fácil: teniendo siempre a mano

"Grandes recetas para pequeños chefs",

con las mejores creaciones de los aspirantes

de "MasterChef Junior" y "MasterChef Junior 2".

Con este libro os convertiréis en los reyes de la cocina.

Venga, perfecto.

A ver, Cova, por favor.

Venga, rápido, que el equipo rojo ya está emplantando.

Ahora, 130, aquí tienes casi dos raciones.

Ve poniendo aquí. -70 gramos.

¿Cuánto? -87, hay que quitar.

No, eso no. -Sí, que no se nota mucho.

¡Hala! -80.

Venga, muy bien, vamos. Uno más.

Venga, perfecto, Laurita.

72. ¡Vámonos!

73, venga, fuera. Plato.

No sé cuáles he limpiado y cuáles no he limpiado.

Pues mira...

Aquí tanta gente, no. -No toquéis.

-Id cortando la otra. 75. No me toquéis el peso.

Camareros, el postre del equipo rojo está listo.

Cuando quieran.

Este es mejor que el otro, eh. El otro muy feo.

Tenían 10 minutos más y un aspirante más, y nosotros

hemos terminado antes con 10 minutos menos

y un aspirante menos. (TODOS) ¡Equipo rojo!

El equipo rojo acaba de terminar.

Por favor, Covadonga, un pelín más de alegría.

Chloe, me estás poniendo muchísima presión encima.

Lo siento, pero el equipo rojo ya ha terminado.

¡Ay!

Llega el momento más dulce, el postre.

Tarta tatín de melocotón El azúcar ayuda a reponer

el combustible que necesitan vuestro músculos

después del ejercicio. Así que aprovechadlo.

Todo esto, todo esto. -No... Vale.

Mucho cuidado... 68. Llévatelo.

Camareros, podéis sacar el postre del equipo azul.

Hasta luego...

¡Ay!

Hemos probado los cachitos de melocotones que sobraban

y están... Hum... Ricos.

Plato rojo, el postre me parece de sabor muy bien

pero al hojaldre le faltaba algo.

El mío quizás estaba muy caramelizado

pero el postre estaba bueno. Para mí.

¿Qué tal el tuyo? Está bueno, ¿o qué?

No termina de entrar por los ojos

por la presentación un poco... -Me hubiera gustado

más cantidad, pero... El tuyo se ve que era

más grande que el mío porque todavía sigues comiendo.

Soy un poco lento, pero poca cantidad.

Venga, venga, amos aquí. -¿Y las patatas panaderas

que había aquí?

¿Pero qué hacéis?

Sí que estaba un poquito decepcionada porque el plato

no había salido como queríamos, pero cuando me entraba

el hambre cogía una y me la comía.

Eh, venga, venga.

Equipo Caja Rural Seguro RGA, muchas gracias

por haber compartido con "MasterChef"

esta bonita experiencia.

Antes de despedirnos queremos que conozcáis

a los auténticos artífices de esta cena.

(APLAUDEN)

A mí me encanta cocinar para ciclistas.

Yo creía que los ciclistas iban a comidas súper gourmet.

Para nosotros ha sido un gran placer haber degustado

vuestros platos. Os vamos a hacer entrega

de este maillot, uno a cada uno firmado por todos nosotros

para que veáis que la unión, el trabajo y el sacrificio

es lo que hace un gran equipo. -Me ha hecho mucha ilusión

que nos den la camiseta firmada por todos los ciclistas.

A mí me ha hecho ilusión, no me lo esperaba.

Bueno, pues David, estoy segura de que con el ejemplo

que nos habéis dado todos, hemos aprendido bien la lección

de que hay que saber superarse, ¿verdad, chicos?

(TODOS) ¡Sí, Eva! (TODOS RÍEN)

Muchísimas gracias a todos y hasta siempre.

Equipo azul, Chloe era la capitana

y se ha venido abajo en el instante en que se quemó

el caramelo. Minuto uno. Te has colapsado, has dejado

de repartir responsabilidades y has entrado en caos.

Por eso tu equipo ha cometido algunos fallos.

En el fondo ella es una buena líder pero creo

que le pasa un poco lo que a mí, que por no gritar

o enfadarse, se viene abajo.

Se os ha olvidado la mitad de los ingredientes

en la ensalada, algunos melocotones tenían

sabor a pescado... (RÍEN)

Habéis echado medio tarro de azúcar a las patatas.

(RÍEN) Están supersaladas.

Eran incomibles.

Al final nos las hemos comido. -Pero no las hemos sacado.

Pero los que se las tenían que comer, no lo han hecho,

que eran los comensales.

(RÍEN) En fin, menos mal

que os avisé a tiempo.

A mí no me ha gustado nada

que el equipo rojo se riera de nosotros.

Son unos bordes, están amargados.

Ahora que también ha habido un comensal como Covadonga

que no veas. Una cosa es probar, que está muy bien,

y otra cosa es que nos quedemos sin plato.

Ya. Hombre, es que me puse...

He probado las patatas, al final de la prueba

me he comido un tomate como si fuera una manzana...

Equipo rojo, teníais un miembro menos y 10 minutos

de desventaja respecto al equipo azul.

Pero os habéis puesto las pilas.

Sí. Xavi, has sabido imponerte

como te pedíamos y has dicho paso a paso

lo que había que hacer.

Los padres de mis amigos me han ayudado un poco

a cómo mandar pero yo creo que siempre se puede

mejorar un poquito más. Quiero destacar

vuestro esfuerzo y vuestro espíritu de equipo.

Lo teníais todo en contra y, sin embargo,

no os habéis desanimado.

Esa es la actitud que nos gusta ver en "MasterChef Junior".

Aspirantes que se crecen ante la adversidad

y mantienen en todo momento una actitud positiva.

Hugo ha empezado: "Vamos a ganar, no sé qué..."

Y yo creo que eso es chulearse y que eso no está bien.

Le va a sentar mal a los demás que tú digas que seas el mejor

porque a lo mejor ellos son los mejores.

Equipos, la tarta tatín tenía una gran dificultad.

Había que partir muchos melocotones

en muy poco tiempo.

Ninguno de los dos equipos ha hecho la tarta perfecta.

Algunas de las porciones que habéis servido a penas

tenían hojaldre, otras no tenían suficiente

consistencia... Un poquito de batiburrillo.

Pues a mí la tarta me ha gustado

porque también la he probado y estaba rica para mí.

Ambos equipos les habéis puesto muchas ganas pero está claro

que no las suficientes.

Con lo que nos hemos esforzado todo el equipo

creo que mereceríamos ganar.

Pero bueno, tampoco me quiero relajar demasiado

y pensar: "bueno, ya hemos ganado" y tal.

Vamos, no cantar la victoria todavía.

Por su labor de equipo y su afán de superación

el equipo ganador es

El equipo rojo.

(GRITAN EUFÓRICOS)

Yo ya lo sabía porque teníamos menos tiempo

y lo habíamos hecho mejor.

Bueno, un empate. Lo más justo que puede haber

en "MasterChef". Chloe, te veo susurrar

con tu equipo. ¿Estás de acuerdo

con el veredicto? Yo sí, estoy de acuerdo

porque ellos han sacado las patatas panaderas

como estaba mandado en el menú y han estado mucho más

compenetrados que nosotros.

He aprendido que no hay que jugar con lo del azúcar

y estos ingredientes. Estoy a tope para la prueba

de eliminación porque no me quiero ir.

Equipo rojo, cada uno de vosotros obtiene 6 puntos.

Equipo azul, vosotros sumaréis 3 puntos, que está

fenomenal también.

Aspirantes, una cosa más. Este jurado quiere destacar

también la labor de un aspirante

del equipo ganador que ha estado muy centrado

y lo único que le interesaba era trabajar, trabajar

y trabajar. En un momento que ha querido colaborar

para ayudar a sus compañeros en alguna tarea,

y no la han dejado, se ha frustrado rotundamente.

Martina...

Y esa aspirante es... Martina, Martina, Martina...

Martina.

Yo la he visto que hoy ha estado muy concentrada

en la prueba, sabía que era muy importante.

Gracias a ella, y después todos, hemos conseguido

sacar un buen plato. Martina, enhorabuena, cariño.

Gracias. Por ser la mejor de esta prueba

por equipos no vas a tener que cocinar en plató

y verás a tus compañeros desde la barrera.

¿Otra vez? Hugo, ¿qué te pasa?

Que ya lleva dos veces. ¿Te veo un poco de envidia?

Mucho. (RÍEN)

Martina se merecía subir a la galería.

Aunque a mí no me gusta nada que me manden, yo voy a decir

a Xavi porque era el capitán y yo hacía

lo que el capitán me decía.

Así que yo no quiero a nadie triste ni nadie desanimado

porque además quedan muchas sorpresas en plató.

Ahora nos vemos.

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más. Este verano campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

¡Uh! ¿Esto qué es? -¡Hala, qué chulo!

Ay, de viaje, qué guay. -Qué chulada.

"Junior Airlines"

Es que no hay ningún día que sea normal en este plató.

Qué guapa, Eva. -¡Mi madre es azafata!

Me encanta colar porque es guay cuando empiezas

a despegar porque se te echa la cara para atrás

en el asiento y cuando aterrizas...

A ver cuándo sale mi avión. -Hay a Bilbao.

Londres, Hugo.

Bienvenidos a las Aerolíneas de "MasterChef Junior".

Las salidas de emergencia están situadas a los laterales

de las cocinas.

Tenemos dos puertas a los lados por las que entran

los invitados

Un supermercado.

Y lo más importante: la puerta grande

por donde solo entran los pasajeros vips,

como vosotros, los aspirantes a "MasterChef Junior".

(HABLA EN INGLÉS)

Pero digo yo, ¿dónde está el resto de la tripulación?

No sé. -¿Y los jueces?

Es verdad, ¿y los jueces? ¿Dónde están?

¡Qué guapos! -Qué bonito el peinado.

Qué guapos están.

¡Ah! -¡Hala, Pepe!

No me lo esperaba.

Buenas noches, pasajeros. (TODOS) Buenas noches.

Sobrecargo González... Jordi estaba muy guapo

Porque Jordi es fuerte y luego Eva, me encantaba su pelo

que se lo mete por aquí y es como de los 50.

Me encanta.

Aspirantes, os recuerdo que después de las dos pruebas

de esta noche todos tenéis los mismos puntos: nueve.

Martina, tú has sido la mejor aspirante en tu tierra, Burgos.

Así que tienes un premio. En esta prueba vas a ver

a tus compañeros desde la primera clase

de las aerolíneas MasterChef Junior: la galería.

Enhorabuena.

Me hubiera encantado cocinar en la prueba de eliminación

porque he visto todo el plató de "MasterChef"

como un aeropuerto y ha sido superguay.

Pasajeros, abróchense los cinturones

porque despegamos.

Les deseamos que tengan un buen vuelo.

con nuestra aerolínea.

Aspirantes, les habla la tripulación

de las aerolíneas de "MasterChef Junior".

En unos minutos, nuestro avión aterrizará y tendrán

que recoger el equipaje.

Las maletas vienen de lugares muy lejanos,

por lo que contienen comida de todo el mundo.

Fijaos muy bien en ellas para poder escoger

las del país que más os guste.

Yo de cocina internacional no estoy preparada para hacer

todos los países. Los tres que me sé son

Estados Unidos, España y China.

Pasajeros, digo, aspirantes, ya sabéis que como en las cintas

de los aeropuertos las maletas salen todas juntas,

así que yo que vosotros vendría rapidito para coger

la que más os guste. Las maletas

empiezan a salir ya.

La primera siempre es buena. (RÍE)

Yo esta. No, yo esta, Hugo. ¡Hugo, Hugo!

Oye, no os peleéis.

La has cogido solo porque me gustaba a mí.

María quería una maleta con un llavero de calaveras

mejicana porque ella sabía que era Méjico, en plan:

"Anda, Méjico. Voy a por ella". Va Hugo, se la quita

para fastidiar. Eso es de muy mala educación

por parte de Hugo.

¿Qué pone? -La India.

Venga, venga, venga.

Para mí. -Esa para mí.

Uy, qué maleta más grande para una niña tan chica.

Ay. Esto... no pesa.

Creo que esta es la tuya, Mauro.

Gracias. Yo hubiese preferido otra,

me da igual el país, pero me he tenido que quedar

con la que menos controlo, La India, la que quedaba.

Aspirantes, espero que las maletas hayan llegado

intactas. Ahora es el momento de abrirlas y ver qué hay

dentro de cada una. Cuando queráis.

¡Hala!

¡Ah! Bien, bien, bien. -Arroz "Baimati", guindilla...

Te ha tocado lo mismo que a mí. -Qué guay.

Martu, ¿qué lleva tu maleta? Pan de gambas, hay bambú,

que pensé que lo comían los osos panda, galanga,

O sea, que tu maleta viene de Argentina, ¿no?

No, no. De China, China. -Ah, ¿cómo se llama esto?

Nopales.

¿Qué es agua de rosas? -Es agua de las rosas.

Yo quería la maleta mejicana porque se me da mejor.

Hubiera hecho la enchilada, las fajitas...

Leche evaporada. ¿Qué es esto?

Covadonga, qué ingredientes contiene tu maleta?

Hay corvina, leche evaporada, hay langostinos,

harina de maíz, quinoa.. ¿Tú sabes lo que es un cebiche?

Sí. ¿Qué es?

Es una ensalada de pescado crudo.

¿Y de qué país crees que es el cebiche?

De Perú.

Me gustaría hacer cebiche para cenar porque a mí me gusta

y a mis padres el pescado crudo no les gusta.

Mira. Laura, ¿qué misteriosos

ingredientes lleva tu maleta? Leche de coco, guindilla,

cordero, tamarindo, arroz "baimatí"...

¿De dónde viene esa maleta? De La India.

Ah.

¿Has comido comida india alguna vez?

No.

¿Y qué vas a hacer entonces? No sé.

Yo tengo un poco de miedo porque es la prueba

de eliminación y encima no sé hacer la comida india.

Tiene muchas especias y mucho trabajo.

O sea, no me ha gustado nada.

¿Qué es esto? ¿Jalapeños? María, ¿qué tiene tu maleta?

¿Esto? Tomatillo verde, tomatillo.

Sí, pero está pegajoso. No estaba segura qué era.

¿Y estas que parecen latas de conserva

de las que te pones en un bunker y solo comes esto?

Nápoles... Jalapeños... Nopales.

¿Conoces la comida mejicana? Sí, bueno, me gusta.

Me ha parecido superguay porque a mí me encanta

ese rollo de cocina tailandesa, hindú, mejicana, japonesa...

Me encanta. Aspirantes, las maletas

que traíamos en el avión venían de 4 países

con una cocina muy rica en variedad y matices:

la peruana, la china, la india y la mejicana.

Vuestro reto va a consistir en elaborar un delicioso plato

que nos recuerde a cada uno de esos países

con los ingredientes que os ha tocado.

Por si no habéis viajado a estos países

o no lo habéis probado nunca os hemos traído

a 4 expertos cocineros.

Nadeem Mohammed Siraj, Percy Álvaro, Roberto Ruiz

y Roger Chen.

El chino me recuerda Jackie Chan.

Aspirantes, Nadeem es el propietario y chef

del Tandoori Station, un restaurante que representa

a comida india por excelencia.

Roberto Ruiz es el chef del mejicano más famoso

de España, con una reciente estrella Michelín, punto MX

y del salón Cascabel en Gourmet Experience.

Percy Álvaro es el chef de "Astrid y Gastón",

un restaurante peruano de alta cocina,

que ofrece una variedad de sabores espectaculares.

Y Roger Chen, propietario y chef

del restaurante "Asia Gallery" en el Hotel Palace de Madrid.

¿Cuál? A todos, bienvenidos

a las cocinas de "MasterChef Junior".

Nadeem, la gastronomía india es muy variada y tiene

algo muy importante, que son las especias.

¿Cuáles serían los platos más destacados?

Siempre hay currys, los tandooris...

Casi siempre, lo que viene a la imaginación

es que el curry es una especia amarilla,

pero no es así. El Curry siempre es

una mezcla de especias y cada plato lleva

diferente mezcla, depende de vuestra imaginación.

Entonces es importante que nuestros aspirantes tengan

mucho cuidado con la mezcla de especias.

Siempre, tienes que hacer una obra de arte

con las especias. -Me gustaría mucho haber hecho

la cocina india, porque en mi casa comemos

mucho indio. Cuando mi madre estaba

embarazada de mí, mi padre decidió irse

de mochilero a la India y estuvo un mes o por ahí.

Percy, ¿cómo definirías tú la cocina peruana?

Tenemos platos tradicionales, típicos: el ceviche, causas,

el ají de gallina, tiraditos... -Yo prefería México,

porque ya con mis padres y toda la familia había

hecho fajitas y había ido alguna vez,

pero Perú también está muy chulo, eh.

Roger, la cocina china es una cocina muy popular

en nuestro país. Pero, ¿cuáles son los platos

de la verdadera cocina china? Yo llevo aquí 30 años.

Entonces, todo el mundo conoce el cerdo agridulce,

pollo con almendras, rollito de primavera...

Pero hay muchísimos más platos que estos, ¿no? Pato lacado,

la cocina de Sichuan picante, que está ahora muy de moda...

¿Qué recetas tendrían que hacer nuestros aspirantes

para sorprender a tu paladar? Me gustaría que hicieran

platos que ellos suelen pedir cuando acuden

a un restaurante chino, ¿no? Por ejemplo,

ternera con salsa de ostras, un buen arroz frito

a la cantosa, eh. O un fideo chino, ¿no?

Que le gusta a todo el mundo. -¡Fideo chino!

Lo bueno en la cocina china son las sopas, porque, por ejemplo,

ahí echamos pollo, ajos, fideos y ahí todo queda genial.

Roberto, ¿qué tiene la cocina mexicana

que nos gusta tanto? Muchos perfiles de sabores,

es muy potente y tiene un carácter bien definido,

con lo cual, además de ser divertida y ser para compartir,

tiene muchas cosas que la hacen ser especial.

¿Y tú qué les aconsejarías a los aspirantes que tienen

que cocinar mexicano? Que arriesguen,

que es una cocina en la que siempre se tienen

que llevar al límite los sabores.

En la comida mexicana hay que "enchilarse" y hay

que conocer el picante. -En casa hacíamos fajitas,

pero hacíamos cuadraditos de pollo,

triangulitos que sean redondos, fajitas cuadradas...

Aspirantes, vuestro reto consiste en convertir

los ingredientes que os habéis encontrado

en estas maletas, en ricas elaboraciones,

y para eso tendréis 60 minutos.

Pasajeros, tripulación, nos espera

un vuelo lleno de turbulencias,

así que abróchense los cinturones,

porque empezamos a cocinar

en tres, dos, uno, ya.

(AVIÓN DESPEGANDO) ¡Venga, chicos!

A mí no me gusta viajar nada en avión, porque es incómodo,

es pequeñito, las ventanas son muy pequeñas, no te puedes

tirar para atrás, te mareas, no me gusta nada.

¡Venga, vamos! He viajado a Malasia, a Bali,

a Francia, a México... A muchos sitios.

Yo estoy nervioso, porque no sé si el plato me puede

salir bien, salir mal... Tengo que dejar los nervios

para hacerlo todo bien y estar seguro.

No estoy contento con mi maleta porque he comido

muy pocas veces comida india. Voy a hacer un pollo al curry

con cúrcuma, que es casi lo mismo.

Para acompañar, arroz basmati. Tengo miedo a pasarme

con las especias, porque no tengo ni idea

si he puesto mucho, eh.

Ay, por Dios.

Yo he visto una maleta que pensaba que era de México

por las calaveras mexicanas, que me gustan mucho

como llavero, y me parecía muy mona.

Y cuando la iba a coger, me ha dado la sensación

de que solo porque me guste, la iba a coger Hugo.

Y la ha cogido él, entonces yo he esperado otra.

He tenido bastante suerte, porque al último segundo

he visto las calaveras y he dicho: "Esta es mía".

Si no hubiera habido otra maleta de México,

me hubiera molestado lo que ha hecho Hugo.

He robado la maleta a una niña que se llama María.

Justo cuando la tenía en las manos, se la he quitado.

Pero no es que se la haya robado mucho, mucho.

Hugo tiene mucha suerte y siempre le toca lo que quiere.

A ver.

¡Uh!

Un par de segunditos más.

Ya está.

Álvaro, Álvaro.

Álvaro.

(EN VOZ BAJA) ¡Álvaro!

¿Está hirviendo? -Sí.

Ah.

Si disfrutas del programa todas las semanas,

no puedes perderte la revista "MasterChef Junior",

porque además de las entrevistas

y de las recetas de los aspirantes,

contamos todo lo que pasa en la trastienda del programa,

y pasan muchas cosas. Ya sabes, todas las semanas

con tu revista del corazón favorita.

Voy a hacer un wok con gambas, verduras,

fideos chinos... En mi casa, a veces hago salteados

y estas cosas, pero China, China, China, no.

Voy a hacer rollitos de primavera

con relleno de setas, langostino y berenjena.

Y bueno, intentar sacar el plato.

La cocina peruana nunca la había cocinado,

pero si me ha tocado, me ha tocado.

O sea, que voy a intentar hacerlo lo mejor que pueda.

¡Venga, vamos! -Lo que voy a hacer es

como un arroz con carne. La carne va a llevar

un poco de...

(LEE) "Tan-doo-ri ma-sa-la".

Y...

Y después, cuando ya lo tengas dos minutitos, le echas

la leche de coco.

Bueno, Álvaro. ¿Sí?

¿Qué tal? ¿Cómo vas? ¿Qué estás haciendo?

Estoy haciendo el pollo con especias,

como si fuese un curry. Le he puesto también

leche de coco y cúrcuma, para que coja más sabor.

Y después un arroz que voy a poner de guarnición,

aliñado con yogur y aromatizado con un poco de naranja

y un poquito de clavo. -Siempre, lo que digo es

que tienes que equilibrar las especias.

Sí. -No hay que abusar.

Justo el pollo tiene que estar jugoso, tierno,

no lo tienes que cocinar mucho tiempo.

Vale. -Lo estás haciendo muy bien.

Venga, sigue. Sí, sí.

Ánimo. Y termínalo bien,

remátalo bien y ponlo bonito. Sí, sí.

Venga, gracias, Álvaro. Nada.

Oye, la cocina hindú, lo poquito que hemos

podido observar, ¿cómo lo has visto?

Lo que he notado es que tiene mucha imaginación

y está utilizando correctamente las especias.

Por mí, lo está haciendo bastante bien.

Uh, qué bien huele...

Partimos por la mitad...

Voy a hacer unos tacos con ternera picada,

pimiento rojo, pimiento verde y cebolla.

Voy a hacer ahora una salsa con tomate, que he metido

al horno con un poco de chile de árbol,

y creo que me va a salir muy bien.

Mauro..., para Pepe.

(MEGAFONÍA DE INFORMACIÓN)

¡Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo!

¡Quedan 30 minutos!

¡Muy bien, María! ¡Vas bien!

Covadonga, ¿puedes probar, por favor, esto?

¿Está rica?

Pinta bien, ¿eh, Álvaro?

Bueno, Covadonga, ¿qué tal vas? Pues voy un pelín...

no sabiendo lo que hay que hacer,

porque ya tengo hecho esto, que es de langostinos

y ese es de...

(RÍE) ¿Cómo se dice? El pez este.

¿Ceviche? Sí, el ceviche pero el...

¿De corvina era?

Creo que sí, de corvina. ¿Lo habías hecho antes?

No, pero el de langostinos lo vi cómo se hacía

en una revista. Ah...

A Samantha le veo con un lunar aquí, aquí,

de azafata antigua.

Muy importante cortar los pescados en dados

de dos centímetros, echarles sal

para que penetre un poco y luego ya, aparte,

el zumo de limón exprimido. Haces una leche de tigre.

¿Eh? -Una leche de tigre.

Es que no sé cómo hacerla. -Ah, bueno.

La leche de tigre va, este...

Restos de pescados. -¿Cómo?

Trocitos que te quedan del pescado cuando lo limpias.

Y luego harías el zumo de limón, el apio,

la cebolla, un trocito de jengibre, este..., ajos,

y luego todo esto lo trituras. Pero, en este caso,

la cebolla la hubieras echado lo último.

Recuerda que el ácido mata. -Ah...

Bueno. Vale.

Mira, esta gambita está perfecta.

Esta gambita, a Pepe le va a encantar.

Pero bueno, ¿qué nos dice María?

Tengo aquí ya el relleno para mi burrito

y el guacamole, que igual me está saliendo

un poco picante, pero lo estoy arreglando.

¿Poco picante o muy picante?

Eh, un poco más picante de lo esperado.

Ah, de lo esperado. Pero está bueno.

Recuerda que el guacamole tiene que ser un poquito picante,

porque cuando lo pongas acá, se va a equilibrar un poco.

Vale la pena que tengas ahí buen nivel de picante.

No lo voy a mezclar, va a ser de guarnición,

porque voy a hacer unos nachos con guacamole.

En la comida mexicana, se llaman totopos, no nachos.

¿Y esa carne ya la metes dentro de la tortilla?

Sí, voy a hacer un burrito. ¿Y no lo aliñas

con alguna cosita más?

Normalmente llevaría alguna salsa o algo

que le dé más sabor, por eso yo creía

que lo ibas a poner dentro. -Pues vale.

Para que no vaya la carne tan seca.

Es que hay que echarle agua.

No...

La he cagado.

La salsa de guacamole, horrible, muy acuosa.

¿Tienes pimiento? -No, pimiento no tengo.

Mauro... -Remplázalo con algo,

si quieres. -Es que, me... ¿Tienes...?

¿Tienes...? Es que me ha salido muy mal.

La salsa de guacamole la he tirado a la basura.

La he cagado, es que la he cagado.

No sé si es bueno que cojas tanto.

¿Cómo de pique?

Sal. -¿Sal, mucha?

¿O poca? -Le falta sal.

Sal.

¡Jolín, pica! -¿Pica?

(TOSE)

Cuando he probado la leche de tigre,

he sentido un sabor muy picante en la boca.

Pica, pica.

Hola, buenas. ¿Qué estás haciendo?

Pues ahora estoy calentando las tortitas mexicanas.

¿Y alguna salsita no sería bueno para esa carne?

Es que estaba haciendo la salsa guacamole, pero...

he puesto bastante agua y... -¿Te ha quedado muy líquida?

Eso. Es que no lleva agua,

a lo mejor. No, normalmente no.

-¿No lleva? Es una pasta de aguacate

con aceite de oliva, un poquito de limón...

Cebolla, cilantro... Normalmente no lleva agua,

eso lo convertiría en salsa. Pero si te quedó muy líquida

se puede usar como salsa también, eh.

¿La que te quedó la tienes ahí? -No, la he tirado.

Tiene que estar picante.

Está rico, eh.

Cocción.

Bueno, Samantha, Percy, ¿alguna nota que hayas visto?

Hombre, si ha faltado más salsa, menos...

El tema es que le falta un poco de picante

y el tema del pescado, más fresco, ¿no?

Roberto, ¿cómo interpretaban la cocina mexicana?

Creo que la están disfrutando. Habría que tomar en cuenta

que la salsa es muy importante. Todos tenían que tener

una para acompañar el taco. Pero, el guacamole

y todo esto que vimos, iban bien encaminados.

Algunos mejor que otros. Pero no iban mal.

Encaminados sí van.

¡Atención, aspirantes, solo quedan 15 minutos!

¡Venga, chicos! ¡Últimos 15 minutos!

Bueno, Roger, aquí tenemos a Chloe,

que nos está preparando, ¿qué? Un ramen.

El ramen es japonés. No fastidies.

Fideos chinos. -Fideos chinos.

Fideos chinos. ¿Hay fideos chinos, no?

Hay muchos fideos en China también,

pero el ramen, en concreto, es japonés.

Vale. -Yo veo que el caldo es

lo fundamental de este plato, ¿no?

Y el caldo tiene textura, tiene...

El sabor, todo el sabor. Y huele muy bien.

Mucho sabor, sí, sí, sí. ¿Utilizáis aceite de oliva

en la cultura china? Sí, pero menos, menos.

Solo para saltear. Bueno, pues oye, te tienes

que llevar aceititos de "MasterChef":

Picual, Royal y Arbequina. Para que te lleves a China

Pues, muchas gracias. y allí utilicéis con gusto.

Fantástico. -Yo nunca he estado en China,

pero seguro que es un país precioso, ahí,

con los farolillos, precioso, seguro.

¿Hay fideos? -Sí, sí, sí.

Adelante, prueba.

Para mí está un pelín soso.

¿Puedo probar más?

Te ha gustado, te ha gustado. -No, pero de verdad

que está un pelín soso. -Lo sé.

Chloe ha hecho unos fideos, que ha dicho ramen,

que son japoneses, Sopa, sopa.

que hay que probarlos, porque tienen un pintón...

¿Ah, sí? Bueno, bueno. Muy bueno.

(MEGAFONÍA DE INFORMACIÓN) ¡Atención, pasajeros,

nos aproximamos a la pista de aterrizaje!

¡Solo quedan cinco minutos!

¿Qué?

Qué lío...

Yo voy a coger este, porque como tiene salsa...

Estoy un poco nerviosa, pero..., pero bueno,

yo creo que el plato es rico.

(EN VOZ BAJA) ¡No! ¡María, María, María!

¡María, María!

¿Qué pasa? -La torta, la torta,

por la sartén. -¡Ah!

Yo veía que ya estaba poniendo la carne,

pero es que si pones una tortita cruda,

no sirve de nada. Porque la tortita yo creo

que tiene que estar crujiente, que te cruja en la boca.

¡Álvaro!

¡Álvaro, Álvaro, Álvaro!

¡Álvaro!

¡Pero bueno!

¡Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto!

¡Venga, chicos!

¡Cinco!

¡Cuatro!

¡Tres!

¡Dos!

¡Uno!

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Creo que he hecho las cosas con organización.

Lo he hecho bien, tranquilo, no me he puesto a llorar

y creo que me puedo salvar.

Si estas navidades quieres sorprender a tu familia

y amigos con deliciosos platos, entra en la escuela "MasterChef",

una escuela online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender todo lo que necesitas

para cocinar grandes recetas. Además, una vez completes

el curso, podrás obtener tu diploma "MasterChef".

Ya lo sabes, estas navidades regala la escuela "MasterChef".

Aspirantes, se ha acabado el tiempo. Qué pena

que nos tengamos que bajar del avión

y quitarnos el uniforme, con lo bien que me queda

este rollo de comandante.

Pero antes de catar, quiero despedir a estos amigos

que nos han acompañado en este momento tan especial.

(APLAUSOS)

Gracias por venir, un placer. Gracias, Roberto.

Los chefs invitados de hoy, sus nombres eran muy raros,

porque en otros países hay otras culturas

y los nombres no son los mismos.

Aspirantes, los primeros en mostrar sus creaciones

al jurado, serán Lukas y Hugo.

No te caigas, no te caigas.

Se ha movido.

Hugo, cuéntanos.

¿Cómo se llama tu plato? Pues mi plato se llama:

"Enchilada y nachos al estilo Hugo".

Bueno, está claro que lo tuyo es cocina mexicana,

lo que has hecho, ¿no? ¿Y de qué es el relleno?

El relleno es de carne picada, pimiento verde,

pimiento rojo y cebolla.

Igual se me ha ido la pinza un poquito...

Tiene muchísima guindilla. Hugo, ¿me has querido matar?

¿Te he hecho algo? No, como era comida mexicana...

Bueno, ya, pero esto no se puede tomar,

esto es... picante total.

¿Y por qué no has puesto un guacamole?

Porque había puesto agua en el mortero,

cuando no había que ponerlo. Es que no sabías

lo que era el guacamole. Entonces ha cogido el aguacate

y en vez de majarlo con todos los ingredientes

que lleva un guacamole, un poquito de zumo de lima,

el cilantro y tal, le ha echado agua, pensando

que era una salsa ligera. Entonces, lo ha hecho mal

lo ha rectificado, y ha hecho este majado de guindillas,

que claro... Me has matado.

Que puedes echar fuego.

Cuidado. O sea, meter la pata en una receta

que en teoría conoces bien...

Y has metido bastante la pata, amigo.

Es prueba de eliminación

y la verdad es que estoy un poco nerviosete

porque ya hemos hecho el trabajo.

Lukas, ¿cómo se llama tu receta?

"Ceviche catalán". Hala.

¿"Ceviche catalán"? ¿Por qué? Porque soy catalán, ¿no?

Me gusta ese idioma y es un ceviche.

Entonces te tiene que gustar a ti también, ¿no?

Vamos a probarlo.

No es un ceviche catalán.

Es un ceviche peruano.

(RÍE) El pescado está bien cortado,

el sabor es bueno, está sabroso e intenso,

sobre todo de lima y cilantro, como tiene que estar

un ceviche peruano, y yo creo que lo has hecho súper bien.

¿Sí?

Yo le daría una vuelta al nombre,

porque en Cataluña no tenemos muchos ceviches.

Bueno, a lo mejor lo ha dicho porque ha puesto muy poquito

y como allí tampoco sois tan generosos

y gastáis tanto... A lo mejor lo has dicho por eso.

Bueno, yo te diré que está muy rico, eh.

Venga, le vamos a poner una pega: sal.

Es verdad que como vienes de echarle a las patatas

sal y azúcar, a lo mejor ahora te has quedado ahí

con la mano corta, has dicho: "No me quiero pasar".

Vale, el término medio es donde está la virtud.

Le he puesto muy poquita porque la lima ya está

un poquito ácida. ¿Qué tendrá que ver

el ácido con la salazón? No, no, es que la lima está

un poquito ácida y la sal está un poquito salada.

Pero hay que utilizar todos los ingredientes, ¿eh?

(TODOS APLAUDEN)

Laura, Mauro, adelante.

(APLAUDEN)

Tengo un poco de miedo a que me echen, porque es

una prueba de eliminación y la comida india no es lo mío.

Bueno, Laura, ¿qué has hecho?

Eh... Sí.

"La playa de pollo". "La playa... de pollo", claro.

¿Y por qué ese nombre? Porque la salsa es el...

El mar. El agua.

El arroz es la arena... "Mmm"...

¿Y el pollo? Y el pollo...

Las rocas.

Las rocas. ¿Haces mucho a veces arroz?

"Mmm"... No.

¿Nunca habías hecho arroz basmati tú sola?

Ninguna vez.

Esto es lo más difícil de conseguir en un arroz,

que esté perfecto, que esté suelto, que esté...

en su punto.

¿Nunca habías cocinado

cocina india?

Nunca.

(RESOPLA) Hugo, ¿Nunca habéis estado

en algún restaurante indio? Nunca, pero habíamos cocinado

arroz indio en casa. Ah, claro...

Mi hermano, yo no. -Y tú también, conmigo.

Lo había cocinado una vez, pero se nos pasó.

Mi hermano estaba controlando el tiempo y me dijo

que ya estaba y yo dije: "Dos minutos,

dos minutos más". Entonces, al final se nos pasó

y no nos lo pudimos comer.

Pues esos dos minutos más que hiciste en tu casa,

hoy no los has puesto.

Y el arroz está extraordinario.

Y luego el pollo, muy bien guisado,

con salsa alrededor, que te hace apetecible,

que te lo comas todo, muy especiado,

muy rico, muy bueno. Sabe a India.

No sé si entiendes la dimensión de eso,

de que sepa a India, porque es justamente

lo que pedíamos y tú lo has hecho

sin conocer la cocina india. A mí el plato me ha encantado,

como a mis compañeros, pero el nombre...

me ha vuelto loca.

Bueno, Mauro, ¿cómo se llama tu plato?

Se llama Taj Mahal de la India Vegetal.

Porque le he puesto bastante vegetal.

¿Y qué has utilizado para aderezar?

He cogido un poco de agua, leche de coco, cúrcuma,

cebolla picadita y lo he salteado un poco más.

Es un intento fallido, Mauro.

El arroz está pasado, no está muy rico.

El pollo hay una especia que le has puesto a cascoporro

y la cocción no es buena.

Tiene muchos defectos. La berenjena con mucho aceite.

Se me acumulan imperfecciones.

Yo hubiese preferido más salsa.

Porque es muy bueno cuando hay arroz blanco

y acompañas con ese pollo guisado que haya mucha salsa.

Para mojar. Para que puedas mojar

y se integra todo y parece un guiso.

Y entonces eso es lo que echo más de menos.

Vale.

Gracias.

María Querol y Bruno.

Bruno, bueno, cuéntame, ¿qué te ha tocado a ti?

Cebiche Riojano. Ahí va.

Hala. El nombre no tiene que ver

con el plato, es en honor a mi tierra.

Uno catalán, el otro riojano. Tirando para casa, ¿no?

Vamos a probar el cebiche de un riojano.

Lleva de guarnición boniato.

¿Esto para quién es?

Para Pepe.

Cómo sabes, pájaro.

Para ser de La Rioja...

¡Ay, qué asco!

Estáis mirando ahí como si me hubiera comido

algo extraño, la cabeza de un langostino.

Bueno, Bruno,

la verdad es que el plato me sorprende de bonito,

de color: el naranja, el verde...

Está todo con su aliño.

Me encanta que le hayas puesto su mini-vinagreta.

El boniato está divinamente cocido.

Y tiene gracia, es un plato creativo,

con un toque peruano por supuesto.

Pero es una manera divertida

y diferente de presentar un cebiche.

Gracias, chef.

Eso sí, te lo voy a decir, el langostino hay que abrirlo

y esto negro hay que quitarlo, la tripa.

Por lo demás, me encanta que seas creativo.

Gracias, chef.

Bueno, María, ¿cómo se llama tu plato?

Miss Burrito Mexicano.

Ándele.

Tenemos un guacamole muy oxidadito.

No tiene el picantito que te da un tabasco por ejemplo.

Faltan cosas, le falta alma.

Todo se queda soso. Y sobre todo se queda sin jugo.

Aparte, sin gracia, sin sal y sin sabor.

Se queda como seco, falta de cariño, de amor.

Como tú decías antes: rocanrol.

Rocanrol no, mucho rocanrol.

No he tenido mucha suerte, he estado nerviosa

y no me ha salido bien el plato.

Chloe, Covi.

Qué tensión, madre mía.

Chloe, ¿cómo se llama tu plato? Sí.

El mío se llama Homenaje a la Gamba.

Las dos gambas están en una fiesta ahí bailando,

pasándoselo pipa. Y el centro de la fiesta

son los fideos chinos.

Vamos a ver, ahí me he perdido.

Dos gambas fiesteras, tú y yo, con unos fideos en medio.

Tú, que eres un gamba, lo sabemos.

Lo que no sabía es que el fideo

pudiera ser el centro de atención de una fiesta.

Toma, que te vas a manchar.

Pues, Chloe, muy bien. Muchas gracias.

Me quedé ahí dudando en plan: "¿Le gusta o no les gusta?"

Cuando los jueces prueban más de dos veces

es muy buena señal.

Bueno, Covadonga, está claro que es un cebiche.

Sí.

Se llaman Cebiches Distintos.

Pues uno lleva pescado y otro lleva gamba.

Pero luego el aderezo es el mismo.

Eh... sí.

Uf, esto está más seco que la mojama, ¿eh?

¿Tú te lo has pasado bien cocinando este plato?

Sí.

Te he visto muy perdida. Sí.

Muy pendiente de los platos del resto de compañeros,

probándolo todo... en vez de centrarte ahí.

No tienen sabor, no tienen la intensidad que necesitamos

para un plato tan expresivo como es el cebiche.

Y lo que me molesta es que tú puedes dar

mucho más de lo que hay ahí.

Cova, esto no es lo tuyo, ¿verdad?

No. Tú eres más de...

de comida contundente, ¿no?

Sí. Se nota.

En mi casa es fabada, fabada, fabada.

Sobre todo en casa de mi abuela.

Bueno, María, cuéntanos qué te ha tocado

y cómo se llama tu plato.

Me ha tocado México.

Y mi plato se llama el Burrito Sabanero.

Es un villancico, ¿no?

Sí. Pues cántalo.

(CANTA) Mi burrito sabanero va camino de Belén.

Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Qué bien que te has dedicado a la cocina, ¿eh?

Eh, Samantha, tú también. Y yo también, pero bueno...

Hala, pobrecita. -Qué golpe.

Para empezar está verde,

que es el primero verde que vemos.

Hasta ahora uno amarillo y otro marrón.

Le faltaría un poquito de cilantro, por decir algo.

Pero el sabor está increíble.

Pica, pero está muy rica y se puede comer.

Gracias.

¿Martina te ha estado diciendo cosas desde arriba?

No, sólo me ha dicho que se me estaba olvidando

poner esto en la sartén. Y me ha dicho que rápido,

porque si no el tiempo...

Pues en la galería se pasa bien,

pero hay veces que tienes que decir algo y no puedes.

Pero al final te sale, te sale, te sale.

¿Has estado ayudando a tus compañeros?

Un poquito.

¿A maría y a quién más?

Y a Álvaro, que te pillado yo. Un poquito.

Martina no me ha dicho nada más.

Sólo me ha dicho lo de la fajita.

Bueno, Xavier, cocina china.

Rollitos de primavera a la vegetal.

Esta es la salsa agridulce. Sí.

Muy dulce, parece una mermelada.

El relleno me tapo los ojos

y parece el pisto de mi pueblo metido ahí en el relleno.

Me falta identificar un poco más China.

Que parece que estoy ahí más en Tomelloso que en Pekín.

No nos da lo más importante, que es como dice Samantha...

El "sabol" chino.

Terminamos esta cata tan viajera

con Álvaro y con Martu.

Álvaro. Sí.

¿Y eso qué es?

Es el Timbal Hindú.

¿Y estás contento con el Timbal Indio?

Sí.

¿De verdad estás contento? Sí, pero estoy nervioso.

Pues te voy a decir una cosa. ¿Sí?

El sabor del pollo es espectacular.

Vale. El arroz está bien hecho.

Pero lo has mezclado con el yogurt.

Tendrías que haber hecho lo mismo,

pero poner el arroz blanco, el yogurt en un cuenquecito

al lado y el pollo aquí al lado.

Y todo se va comiendo junto pero no se mezcla

el arroz con la salsa como has hecho.

Vale. Es que estaba preocupado por el sabor de...

de todo.

50% de aciertos, 50% de errores.

La parte de arriba es un acierto.

La parte de abajo es un error.

El pollo está bien especiado y tal.

Necesito más salsa porque se me queda muy seco.

Y el arroz está demasiado emplastado.

Martu. Mi plato lo llamé Falso Wok.

Porque se supone que es un wok, pero lo hice en una sartén.

Es un wok. Aunque no hayas tenido el wok,

que es el recipiente, ¿no?

Es una sartén, que te sirve de wok también.

Está muy bien hecho, Martu.

Martu, Álvaro, con vuestros compañeros.

(APLAUSOS)

Aspirantes, ahora sólo queda saber qué valoración

hace nuestro jurado y qué puntos os da a cada uno.

Para eso tienen que deliberar.

Jueces, adelante.

Que no te vas, por favor.

No sé.

(CONVERSAN)

Última vez que te animo.

Te vas a quedar.

¡Ya vienen, ya vienen!

El jurado ya tiene la decisión.

Pero antes de que nos la de me han contado

que os lo pasasteis muy bien viendo la peli "Pesadillas".

¡Ay, sí, fue genial! -¡Superguay!

¿Sí? Lo pasé genial.

Aspirantes, todos tenéis nueve puntos.

Y esto es la primera vez que nos pasa.

Por lo tanto para desempatar iremos dando desde doce puntos

al mejor plato hasta uno al que menos nos ha gustado.

¿Entendido?

Sí, chef.

Yo tengo un poco de miedo de que me vaya.

Porque si me voy yo y mi hermano no

pues me daría un poco de rabia, pero bueno...

El mejor plato de esta prueba, porque ha trabajado muy bien

y yo hacía tiempo que no probaba

un plato en un niño así, esos doce puntos son para...

Lukas. -Lukas.

Chloe.

¡Oh!

¡Gracias, chef!

¡Ay, qué bien!

Para mí haber sido la mejor hoy significa responsabilidad,

felicidad y sobre todo un montón de seguridad.

El aspirante que se lleva once puntos porque a pesar

de no haber comido nunca ese tipo de comida

lo ha hecho espectacular es...

Laura.

Muy bien.

Felicidades, Laura. Gracias.

¿Qué te pasa? Que estoy muy nerviosa.

Me tiemblan las manos.

El aspirante que ha demostrado

tener buenos conocimientos de cocina mexicana

y por ello se lleva siete puntos es... María.

Gracias.

No te veo muy contenta. Son siete puntazos.

No quiero que se vaya nadie de mis amigos. Nadie.

El aspirante que nos ha convencido

con su propuesta de cocina china

y que por lo tanto se lleva ocho puntos es...

Martu.

Hay un aspirante que ha aprobado por los pelos

y se lleva cuatro puntos.

Mauro.

¡Gracias!

¡Olé, olé!

Los nueve puntos se los lleva un plato

con una gran presentación.

Bruno.

Gracias.

Otro plato que ha conquistado al jurado

y se lleva los diez puntos es Lukas.

¡Bien!

Muy bien, tío. -Gracias.

Me he quedado en shock. A partir de ahora

me voy a centrar más, me voy a poner las pilas

y a cocinar todo lo bien que pueda.

El aspirante que se lleva los dos puntos es...

María Querol.

¡No!

De los chicos de "Masterchef" María Querol es mi mejor amiga.

Es simpática, graciosa, guapa y sabe cocinar muy bien.

Los cinco puntos de esta prueba son para Covadonga.

Lo sabía, guapetona.

El aspirante que se lleva un punto es...

Hugo.

(APLAUSOS)

Sólo quedáis dos.

Álvaro, Xavier, el aspirante que se lleva los seis puntos

y por lo tanto se queda en estas cocinas es...

Álvaro.

Xavi, tú te llevas tres puntos.

Aquí en "Masterchef" he hecho un gran grupo de amigos,

que siempre lo seremos. Y hoy me han demostrado

que me querían mucho y yo también a ellos.

Sintiéndolo mucho, chicos,

no continuáis en "Masterchef Junior 3"...

María Querol, Hugo y Xavier.

(LLORAN)

Yo si llego a la final, cuando ya vayamos a casa

pues le enseñaré muchísimas cosas a mi madre, a mi padre

y sobre todo a mi hermano.

Para que podamos hacer nuevas recetas juntos

y recordarnos el momento ese de "Masterchef".

Vamos. Pero bueno, ¿tú sabes lo bueno

que es haber estado aquí y haberlo pasado bien?

No pasa nada, ¿eh?

Pues ahora estoy un poco destrozado,

porque me he ido del programa.

¿Va a haber repesca? ¿Cómo dices, cariño?

¿Que si va a haber repesca?

¿Pero tú sabes que todos

sois campeones en este programa?

Anda, venga, venid conmigo.

Espero ver a María en algún momento.

Porque ella vive en Valencia y yo vivo en Madrid.

¿Vosotros sois conscientes de hasta dónde habéis llegado?

Sí, mucho.

Había 6000 niños queriendo entrar en estas cocinas.

Y vosotros lo habéis conseguido.

Claro. Yo nosotros queremos

que sigáis cocinando. Y por eso nuestro patrocinador

de electrodomésticos os va a regalar

un set completo con todos los electrodomésticos

que habéis usado durante el programa.

¡Oh, hala!

Queremos que cocinéis, pero también

y lo más importante para un niño es jugar.

Y por eso "Masterchef Junior"

os regala un lote de productos muy variados.

Ahí tenéis de todo, ¿eh?

Y algo que por supuesto estas navidades

no puede faltar en las reuniones familiares.

Esto sabéis lo que es, ¿verdad? Sí.

¿Y sabéis quién va a aplastar a todos los contrincantes?

Sí. Vosotros, porque sois

los que más sabéis de cocina.

Y ahora os regalamos las clases,

que a vosotros os gusta un montón.

Ay, Hugo, ¿y si no te la doy qué pasa, y me la quedo?

A mí me hace más falta que a ti.

Porque tú ya sabes cocinar. Yo no tengo ni idea.

Seis meses de acceso ilimitado

a la Escuela Online de "Masterchef".

Gracias.

Volvería a entrar en "Masterchef"

y me volvería a presentar mañana mismo al casting.

Y ahora un regalo que nos trae

nuestro supermercado patrocinador,

para que no olvidéis nunca vuestro paso por el programa.

¿Con quién empezamos? Venga, tú, Xavi.

Pues, Xavi, esto es para ti.

¡Ostras! ¡Otras, una tablet! -Una tablet!

Una tablet, Xavi, qué bien. Muchas gracias.

Para mí "Masterchef" es divertido y apasionante.

Para mí esto ha sido la bomba.

¡Una cámara de fotos, María!

¡Ostras!

Bueno, te toca ya, ¿no? Sí.

¿Tienes ganas? Sí, muchas.

¡Ostras, qué guapo, tío! ¿Te gusta?

Sí, mucho. Pero hay otra cosita.

¡Vamos, Pepe! (CANTA) ¡Hala, Madrid!

¡Hala, Madrid! (LEE) Para Hugo,

con todo mi cariño. Cristiano Ronaldo.

¡Vamos!

Laura, cariño, ven para acá con nosotros.

Yo a partir de ahora quiero

que todas las cosas me salgan bien

y llegar a la final y que haya repesca

para que intente llegar mi hermano.

Ahora están un poquito tristes, pero han vivido dos semanas

en las que han aprendido nuevos platos,

se han montado en la montaña rusa,

se han paseado junto a los ciclistas

más importantes del mundo, han hecho amigos...

Y lo más importante,

han cocinado en "Masterchef Junior".

Sus compañeros les echarán de menos la semana que viene,

que será cuando volvamos a vernos.

Mientras, ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

¡Hasta la semana que viene!

Bienvenidos a la fábrica de chocolate

de "Masterchef Junior".

Nuestro Charlie, Paco Torreblanca.

(GRITAN EMOCIONADOS)

Unos pasteles de gloria, unos polvorones, una naranja...

¡Guau, qué chulada! -¡Qué bueno!

Son de colores. -¿Esperan que hagamos esto?

Ya decía yo...

¿Estáis decididos a dejar un buen sabor de boca

a nuestros comensales? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Aaaah!

¿Y esto? -Yo.

(GRITAN EMOCIONADAS)

¡Hola, chicos! -Es el grupo de chicas para mí

más monas de España.

Hola, jovenzuelos. Qué rápido pasa el tiempo.

¡Mira cómo mola, es una pirámide alimenticia!

Mi plato merece un diez.

Esto tiene una pinta así un poquito...

Puede irse cualquiera.

No continuáis en "Masterchef Junior 3"...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2 - 08/12/15

MasterChef Junior 3 - Programa 2 - 08/12/15

08 dic 2015

Los aspirantes de MasterChef Junior3 tendrán que atarse bien las zapatillas para llegar hasta la última parada. Las cocinas se transformarán en una pista de atletismo, donde se celebrarán los Juegos Olímpicos de MasterChef Junior. Los concursantes tendrán que competir por los utensilios necesarios para elaborar tortellini rellenos de ricotta y espinacas. Además, descubrirán por qué son tan importantes los hidratos de carbono en la dieta de un gran deportista, como es Álex Márquez, piloto de Moto 2 y hermano de Marc Márquez.
La carrera continuará en la prueba exterior con la celebración del 80 aniversario de la Vuelta Ciclista a España. En Burgos, los concursantes cocinarán para uno de los equipos españoles con más historia de este deporte: el Caja Rural-Seguros RGA. El peso de las raciones de cada plato deberá ser exactamente la marcada por el equipo de médicos y nutricionistas.
Cuando aparquen las bicicletas, aterrizarán en la última prueba de la noche. El plató se convertirá en la terminal de un aeropuerto, donde serán recibidos por Pepe, Samantha, Jordi y Eva transformados en comandantes y tripulantes de cabina. En las cintas de equipaje, maletas con ingredientes de distintas partes del mundo: India, China, México y Perú. Para aconsejarles bien, el jurado de MasterChef Junior invitará a cuatro chefs expertos en estas gastronomías.

ver más sobre "MasterChef Junior 3 - Programa 2 - 08/12/15" ver menos sobre "MasterChef Junior 3 - Programa 2 - 08/12/15"

Los últimos 142 programas de MasterChef Junior 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios