www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2954069
Para todos los públicos MasterChef Junior 2 - Programa 5 - 27/01/2015
Transcripción completa

Bienvenidos a la repesca de "MasterChef Junior".

Dos de vosotros volveréis a las cocinas de "MasterChef Junior".

Cocinaréis para fans de un cantante muy famoso.

Venga, daros caña.

-Parad ya de hacer patatas y ponéos a hacer tortillas.

-Es que no llegamos.

-No voy a entrar.

Dos, uno... manos arriba.

Vosotros entráis de nuevo en las cocinas de master chef.

Aspirantes, entramos en la recta final del programa.

¿Y los huevos?

La presentación horrorosa.

(RÍE)

Aspirantes, esta es la última prueba de la noche.

Ha llegado el momento de ver vuestra evolución.

Lamentandolo mucho, los tres aspirantes que no continuan

en "MasterChef Junior" son Ana, Víctor y Junior.

Sabemos que son muy jóvenes, pero aunque vengan en triciclo

no nos va a temblar el pulso con ellos.

En "MasterChef Junior" van a descubrir si de verdad

les gusta la cocina profesional.

Aquí les espera mucho trabajo, un mundo de fantasía

y una experiencia inolvidable.

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Junior".

16 jóvenes aspirantes empezaron esta aventura

con un claro propósito: aprender a cocinar.

Hoy, solo quedan seis,

son Guillermo, Aina, Manuel, Martina, Mauro y Teresa.

Y esta noche se enfrentan en la gran semifinal.

Si quieres ser el primero

en enterarte de qué es lo que van a cocinar

nuestros aspirantes en la última prueba de esta semifinal,

descargate ya la nueva aplicación de "MasterChef Junior".

Aspirantes, bienvenidos a la semifinal

de la segunda edición de "MasterChef".

Me siento superorgulloso por estar en la semifinal

y nunca imaginé que esto iba a pasar.

-Estoy supernerviosa. -Yo sí que estoy nervioso.

Aspirantes, este jurado os quiere dar la enhorabuena.

(TODOS) Gracias.

No solo habéis evolucionado

y lo habéis demostrado en estas cocinas,

también habéis tenido una actitud inmejorable.

Seguid así y llegaréis muy lejos.

Estar en semifinales ya es muy guay,

pero quedarte a un paso de la final me daría muchísima rabia.

Guillermo, ¿esperabas verte entre los seis mejores aspirantes?

Bueno, si tú piensas en positivo, podría ser.

¿Si yo piensen positivo? Sí.

¿Y tú cómo piensas? En positivo.

Entonces te veías. Sí.

Si piensas en positivo, a poder llegar a la final,

o podría ser uno de los 16 mejores, pero siempre pensando en positivo.

Teresa, ¿qué te ha pasado en la mano?

Que me corté en el dedo corriendo en la cinta del gimnasio.

Creía que me vas a decir que era cortando cebolla.

No. Vamos, que te has caído.

Tú has sido la que más puntos ha conseguido

en dos de los cuatro programas.

¿Eso te da fuerzas para afrontar esta semifinal?

A mí me da fuerza, pero también opino que mis compañeros

también son muy buenos y que no me puedo hacer la creída

como si fuera la mejor, porque a lo mejor me voy.

Bueno, ya te fuiste.

Y no voy a volver por segunda vez, que ya es bastante.

Me parece superemocionante y superdivertido.

Vuelvo, me salgo, vuelvo, me salgo.

Martina, ¿cuál ha sido el reto o la prueba

en la que mejor te lo has pasado?

Creo que ha sido la de la tarta o las milhojas,

porque me lo paso mejor haciendo dulce que salado.

¿Cómo lo ves? Creo que está muy bien compensada.

Bien equilibrada, el sabor, suave... Muy bien.

(Aplausos)

Para mí, la mejor fue cuando los trampantojos

porque me encantó lo que me trajo Dani,

y creo que a mis compañeros también les gustó.

A mí me gustó mucho.

Qué bonito, parece una magdalena.

-Lo es realmente, y el papel se come.

Aina, ¿en cuál te lo has pasado mejor?

Lo mejor en lo de las patatas a la riojana, porque vino Mario

y además gané.

Está fuerte, ¿eh? Yo soy muy bestia. ¿Fuerte de qué?

De picante, soy muy bestia.

Están casi más ricas que las que ha hecho él.

Yo me lo he pasado mejor, quizás,

en la prueba de eliminación de los suflados.

La de Elena Arzak. Sí.

Porque ganó, claro.

Esta crujiente, ¿no?

Crujientes, perfectos, el tamaño igual que Elena.

En las últimas pruebas creo que he cocinado muchísimo mejor

y se está notando que evoluciono.

Cuántos recuerdos os vais a llevar de aquí, ¿eh, chicos?

¿Sabéis que os digo?

Que igual, vuestro reto favorito va a cambiar esta noche.

Esta noche la vamos a empezar con un reto especial,

vamos a conocer a fondo uno de los alimentos que más me gusta,

que tiene mejor color, que tiene...

Espera un momento, Samantha, no les des más pista.

Una cosa si os voy a decir,

no os preocupéis por lo que hay detrás de esa puerta,

ni los vais a cocinar todos ni os los tendréis que comer,

que para eso ya está Pepe.

¿Estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

Adelante.

Ay, mamma mia.

-Huele a tomate.

-En mi vida había visto tanta cantidad de tomate,

ni en el supermercado.

-¿Qué es eso? ¿Caen tomates del cielo?

-¿Qué Pasa?

-Nos van a tirar. -Va a caer algo seguro.

(RUGE) Jordi, no metas miedo.

-Va a salir algo.

-¿Quién anda ahí?

-No se veía nada, no salía nadie,

y de repente ha salido el volquete ese raro.

-Toma ya, toma ya.

-¿No teníamos tomates con esto? ¿Me traes más o qué?

Aspirantes, bienvenidos al tomatero gigante de "MasterChef Junior".

Aquí hay exactamente 2500 kg de tomate.

Manuel, ¿sabes cuántas ensaladas de tomate podrías hacer con 2500 kg?

Mil ensaladas.

-1500 o 2000, yo que sé.

Bueno, no, que un tomate no pesa un kilo.

Pues no sé, 2000 y pico, no sé, es que no tengo ni idea.

¿Y litros de gazpacho?

4 litros, 4 por 6, 24 litros de gazpacho.

Hombre, alguno más. De cálculo vais regulín.

Yo creo que son 900 l, más o menos, por ahí vamos.

Qué calculador eres, Guillermo.

Sí, el salmorejo, ya es otra cosa.

A ver, aspirantes, os propongo un juego rápido,

a la de tres me diréis platos que tengan tomate.

Tomate marinado.

(RÍEN)

Una receta más completa.

Salmorejo.

-Sanfaina.

-Gazpacho.

-Tataki de atún con tomate.

-Una salsa para acompañar una carne, de tomate.

-Macarrones.

Con tomate. Hombre...

-El pan "tumaca".

Hay una receta de Pepe que no puedes...

No lo sé.

Algo parecido a la sanfaina que ha dicho Aina.

Hombre, yo no soy tan fan...

¿Cómo que no eres fan de Pepe? Es que no sé.

¿Me has tenido engañado todos estos programas?

No... ¿Una receta de Pepe con tomate?

-Un pisto.

-Para mí, el tomate está en muchos platos míos,

porque toda mi familia es manchega

y mi madre hace muchísimo el pisto manchego.

Aspirantes, el tomate es un alimento básico en nuestra dieta,

se empezó consumir en Europa en el siglo XVIII,

aunque proviene originalmente de Latinoamérica.

Pero estos tomates no vienen de ahí,

nos los han traído directamente de la tomatina de Buñol.

Son tomates tipo pera y se cultivan exclusivamente para esta fiesta,

no están tratados con pesticidas

ni se les aplica la normativa de producto alimentario,

por lo que no podéis ni elaborar una ensalada con ellos,

ni son comestibles.

¿Son para tirarlos? Son para liarla la parda.

Esta fiesta se celebra desde hace años en este pueblo valenciano,

el último miércoles de agosto y congrega a gente de todo el mundo.

Yo lo de la tomatina lo he escuchado en la tele,

que se tiran tomates unos a otros,

y hay gente que pasa en un camión tirando tomates. Es superchulo.

Han llegado a participar hasta 20.000 personas,

y se han llegado a tirar más de 140.000 kg de tomate,

lo que la ha convertido en fiesta de interés turístico internacional.

Y también, hacen una versión infantil.

Para hablaros mejor de estos tomates,

hemos traido a un hombre con un talento innato para hacer reír,

y que además, sabe muchísimo de tomates, José Mota.

Toma, José Mota.

(Aplausos)

José Mota. -Buenas noches.

-El personaje que más me gusta de José Mota es la vieja del visillo,

los gestos que tiene todo el rato, es muy vieja.

-José Mota, yo te adoro. -Eres un campeón, dame un abrazo.

-Es mi cómico favorito y mi actor favorito,

José Mota para mí es lo más.

José, encantado de que estés esta noche con nosotros.

¿Alguna vez habías estado mejor acompañado?

Nunca, seis crack.

José, yo como cocinero estoy acostumbrado

a estar rodeado de tomates, pero creo que los artistas,

y en este caso tú, no me digas que no sabes de tomates.

¿Algún tomatazo te habrán dado alguna vez?

Cuando actuábamos hace años,

solían tirar sandías entre 15 y 20 kg.

En los pueblos de Toledo no se tiran tomates,

se tiran sandías. Y también melón piel de sapo.

-Es que es muy fuerte...

Bromas aparte, sabemos que eres un experto en tomates.

Te lo iba a decir, en el mundo seremos tres o cuatro personas,

y me estoy pillando los dedos, que sepan tanto de tomate como yo.

Dirás tú, Guillermo, el tomate no es mala persona.

-No es un ser vivo.

-A ver, ¿es muerto? -No.

-El tomate que está en la mata, ¿qué es?

-Un ser vivo. -¿Pero está vivo en su tomatez?

-Yo creo que José Mota sabe mucho de tomates,

porque él sabe mucho de tomates y ya está.

-Clases de tomates hay 500.000, Pepe,

te podría decir el tomate canario,

que es el que tiene una pepita menos,

y luego está el tomate tómate lo que quieras, que pago yo.

Ese no es muy usual.

Ese está desapareciendo, queridos míos, futuros 12 estrellas Michelin,

porque claro, a este paso, cuando tengan 35 años,

estas criaturas tendrán 13 o 14 estrellas cada uno.

Pero el tomate no es mala persona, es la sociedad la que lo corrompe.

-Tú verás.

-Yo cojo tres o cuatro tomates, por hacer una muestra.

Este es el tomate conferencia, y tienes para una llamada, dos...

Coges el tomate, haces una llamada y luego lo tiras.

Claro, ¿el tomate es malo?

No, es la persona que lo tiene la que realmente es mala

o no es mala, es decir, si tú coges un tomate,

y de repente le estrujas el tomate a una persona,

¿tiene la culpa el tomate, Pepe?

(RÍEN)

Guillermo, ¿tiene la culpa el tomate?

-La tiene la persona.

-Yo pensaba que se lo iba a comer y hace así...

se lo estrella y Pepe se queda con la cara de "¿qué haces, José Mota?".

Me he traído el traje nuevo, lo único que me quedaba.

Jordi, a mí me parece una falta de galantería por mi parte

que tú no cates esta noche.

Habiendo cata, hay alegría. ¿Entiendes lo que te quiero decir?

Ahora, ¿está bien visto hacerle esto a una dama?

-No. -Cuidado, Samantha.

-Pues no.

¿Ves? Este es canario, tienes una pepita menos.

Eva, que conste que yo no llevo nada ganado.

¿Ves? Es lo que tiene el tomate, la guerra del tomate.

El tomate estaba tranquilo en su mata.

Eva, por favor, en la puntita de la nariz, por favor.

No, la cara no, que es lo único que me queda.

Es un toquecito, plin, te lo juro.

-Tú verás.

(IMITA PAYASO) Hola, buenas tardes.

Conmigo se ha portado bien, ¿eh?

(Aplausos)

¿Te quedas un rato? Quédate un rato, no te vayas.

No, yo me voy yendo, me voy alejando y ya volveré.

Aspirantes, ya habéis visto qué ha dicho el experto en tomate,

estos no sirven para comer pero son perfectos para estrujarlos

y sacarles el jugo, y eso es justo lo que haréis en esta prueba,

tenéis que hacernos unos buenos zumos de tomate.

Para eso, cada uno se tiene que colocar detrás de su recipiente

y estrujar con las manos el mayor número de tomates que pueda,

el que más zumo exprima, se llevará tres puntos,

el resto os llevaréis uno.

Tenéis 2500 kg a vuestra disposición y 15 minutos.

¿Qué?

¿Estáis preparados para exprimir?

(TODOS) Sí, presentadora.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno. Ya.

¿Cómo estrujo yo todo esto?

-Qué asquerosidad, por favor.

Martina, ¿qué te pasa en la cara?

Dios, no veo ni papa.

Vamos, muy poca fuerza veo yo aquí, ¿eh?

Es que me da mucho asco.

-Me estoy quedando sin muñecas.

A mí me encanta estrujar tomates, porque haces así

y de repente sale todo el jugo. Es muy divertido.

El tomate entero, no.

Eso es, esos trozos fuera, Guillermo. Lo que es zumo.

Venga, que pasa el tiempo. Qué asco.

Venga, dentro, cuanto más dentro, más rico.

Martina...

A ver, vamos a tener un problemita aquí.

Oye, por aquí veo muchos maduros.

De los que han descargado del carro están más blandos.

Pepe, no des ideas.

No, vosotros al juguito, no la líes parda.

Vais a perder, tomate que nos tiréis,

tomate que no ponéis. Os quito puntos a todos.

Os quedan solo 10 minutos.

Ah, me estoy quedando sin muñecas.

Esto va a acabar fatal.

Aina, ¿me prestas uno? -No, hombre, esto es un concurso.

Veo que Mauro va muy bien, Aina va muy bien también.

Teresa, ¿qué pasa? Veo muy poco líquido ahí.

La verdad es que lo que a mí más me gusta hacer con el tomate

es partirlo por la mitad y hacerlo relleno con pechuga de pavo, jamón,

y están buenísimos.

A mí me da igual mancharme, por "MasterChef" lo que sea.

De verdad, es que no soporto esto.

Guillermo, venga, vamos.

-Guillermo. -¿Qué?

-¿Prefieres perder, Guillermo, tú, o qué?

Corre, Guillermo, que no tienes nada ahí.

Vamos a ver, tienes un chupito de tomate ahí.

¿Un chupito?

Muy bien, Teresa, pero corre.

Venga.

Muy bien, Teresa.

¡Qué asco!

(Risas)

¡Vaya culetazo que te has metido!

(Risas)

-¡Teresa, no pierdas el tiempo, tía! -¡Yo que quieres que le haga!

-¡Ala, mis zapatos! -¡Pues yo que quieres que le haga!

Bien, bien, Aina, muy bien. Vamos Mauro.

-Nos estamos dejando la piel aquí.

Sí, sí, sobre todo tú.

-Si es que no puedo... -Jopé, ¡qué asco!

Hay cosas que están muy ricas que tienen tomate.

Pero no mola hacer zumos de tomate.

-Ay, por Dios.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

-Vale, vale jefe.

-¿Quién me ha tirado un tomate? ¡Ay, que me caigo!

¡Qué asco! ¡Qué asco!

¡Aaaah!

Oye Guillermo, ¿el tuyo tiene un agujero o qué?

Te veo muy flojito.

Guillermo, ¡coge tomates maduros!

¿Qué pasa, que te muerde el tomate?

No, que me da asco.

Veo a cuatro muy igualados.

Sí, sí, hay cuatro en cabeza ahí. Venga, venga, venga.

Cuatro en cabeza. Venga, Martina, que vas muy bien.

¡Me duelen las manos!

¡Y a mí las muñecas!

Guillermo, estrujador no eres, ¿eh?

-No. Para tomate no.

-Dale, dale, dale, Martina, dale, que puedes, vamos Martina.

Aspirantes, último minuto.

Vamos, rápido, hay en juego 3 puntos.

5, 4, 3, 2, 1.... ¡Tiempo! Manos arriba. Tiempo, tiempo.

-¡Ay, me escuece el dedo! -¡Ay, Dios de mi madre!

-Después de terminar esta prueba, el tomate lo odio mucho más.

-Me pican los ojos. -A mí las heridas de las manos.

-¿Alguien ha perdido los zapatos por dentro?

-Sí, yo.

Bueno, aspirantes, vamos a ver quién de vosotros

ha ganado a exprimir más jugo de tomate.

Pero primero, una rondita para evitar que hagamos trampas.

A ver esos tropezones gordos.

Bueno, bueno, alguna cosita pero poco. Vale.

A ver, Teresa. Teresa bastante bien.

Mauro, no está mal, Mauro.

Martina, ahí va, Martina.

A ver, Aina. No está mal, está bastante fino esto.

¿Dónde vas? Dame uno de esos anda.

Yo he sido consciente de que me estaba jugando 3 puntos,

pero como me daba asco el tomate no he exprimido tanto el zumo.

Después de la limpieza de Jordi, vamos a ver quién tiene más.

Manuel lleva los 3 litros, Mauro los pasa un poquito,

Martina también y Aina casi llega a los 3 litros y medio.

Guillermo nada.

Tienes más en la cara que en el cacharro.

No puedo ni respirar, tengo que respirar con la boca.

El aspirante que más zumo tiene es Aina que te llevas 3 puntos.

(Aplausos)

Muy bien, Aina, felicidades.

Hemos estado muy igualados Aina, Martina y yo, y Manuel.

Pero Aina lo ha hecho genial.

Aspirantes, ya sabéis que los demás os lleváis 1 punto.

¿Qué pasa contigo? Esa frase es mía, ¿no?

¡Ahora sí, ahora sí!

(Risas y gritos)

Aunque ha sido una alegría ver a José Mota, ya le vale,

el próximo día que nos traiga un trozo de carne

para que la hagamos a la plancha.

(Risas)

(Gritos)

Cuidado, Eva.

Hemos cogido el traje de Pepe y lo hemos puesto en el suelo

con el zumo de tomate.

Pepe toma, tu chaqueta.

-Pepe, tu americana.

-Guillermo, corre.

-Ya no me hace falta ir a la tomatina,

ya la he tenido aquí.

(Risas y gritos)

-No pensaba nunca que íbamos a manchar a Eva.

Ha quedado la pobre llena de pepitas y parecía ya un tomate.

No veo nada.

Directamente, desde la tomatina de "MasterChef", nos vamos de carrera.

Ay Dios mío, yo no puedo con esto.

Nuestros seis aspirantes están a punto de entrar

en un mundo lleno de emociones y pasión.

Los traemos a conocer uno de los circuitos más avanzados

para practicar karting, el Carlos Sainz Center de Madrid.

Pero esto no será lo único que impresionará

a nuestros aspirantes, porque desconocen que van a cocinar

de manera individual y no podrán escudarse en el equipo.

-Guau, ¡cómo mola! -¡Qué chulo!

-¡Cómo mola! -¡Qué guay!

-Estoy alucinando con el circuito, las luces, lo grande que es,

es impresionante.

Aspirantes, bienvenidos al karting de Carlos Sainz.

Su creador es el máximo exponente del automovilismo nacional

y el único español Campeón del Mundo de rali.

Antes de ir a cocinas se me está ocurriendo una cosa:

¿Qué os parece si os dejo conducir un kart?

¡Sí! ¿Seguro?

Pero ojo, porque en la pista no vais a estar solos.

Como en toda buena carrera vais a tener competidores.

En la pista va haber más pilotos que, por supuesto,

van a intentar adelantaros.

Los aspirantes no lo saben pero en la pista van a competir contra:

Aspirantes, 3, 2, 1 ...¡Avancen!

Yo soy una conductora de karts prudente,

prefiero ir despacito y llegar más tarde

que mis compañeros.

¡Vamos, chicos!

¿Preparados, chicos?

3, 2, 1 ... ¡Adelante!

¡Vamos, Guillermo!

¡Venga, Teresa, que tienes formada una...!

Yo voy despacito, despacito pero segura,

no vaya a ser que me estampe contra una pared.

Y he creado un tapón de narices.

¡Vamos Martina!

-Las gafas no me cabían en el casco

y entonces iba un poco a ciegas,

pero bueno. Iba bien, bien.

Teresa ha abandonado la carrera por exceso de velocidad

la han parado y ha tenido que abandonar la carrera.

Yo de mayor no me veo conduciendo, fíjate que yo me cojo el taxi

y ya está.

¡Pero bueno! ¿Es Aina, no? ¡Muy bien!

Los primeros puestos se están disputando entre Mauro y Aina.

-El circuito es chulísimo.

Está todo muy iluminado, todo es de colorines

y estoy flipando con los kars.

Aspirantes, tres, dos, uno, ¡final!

Pues esta emocionante carrera ya ha terminado

y el resultado ha sido el siguiente.

En primera posición, Mauro. Segunda, Aina.

Tercero, Guillermo. Cuarto, Manuel.

Quinta, Martina y sexta, Teresa.

Os tengo que contar que la más rápida de todas

en dar una vuelta ha sido Aina.

Ahora, chicos, venga, arriba, se acabó la diversión.

Los jueces os están esperando.

-Yo sí había montado en kars antes y me encantan.

Es superdivertido, te sientes

superchulo manejando el volante.

-Hola. Hola, qué tal.

-Muy bien.

Aspirantes, madre mía, qué manera de conducir.

Alguno de vosotros parecía que habíais manejado kars toda la vida.

En cambio, otros...

Teresa, me alegro de que no tengas todavía

la edad para sacarte el carnet porque vaya lío que podrías montar.

-Aquí donde hay que correr es en las cocinas,

que los kars

se los queden los otros.

Antes de comenzar quiero que sepáis que uno de los pilotos misteriosos

contra los que habéis competido en la pista

es uno de los mejores en la historia del automovilismo español.

(TODOS) ¡Hala!

Alguien que cuenta con dos campeonatos del mundo de rali.

-Carlos Sainz. Efectivamente, Carlos Sainz.

Y también habéis competido, sin saberlo, contra Carlos Sainz Jr,

Emilio de Villota, Andy Soucek, Carmen Jordá y Fonsi Nieto.

(TODOS) ¡Hala!

(Aplausos)

-"MasterChef" me da la oportunidad de hacer cosas

como competir contra el hijo de Carlos Sainz en una carrera.

Yo eso en mi vida no lo voy a hacer.

Pero el reto de hoy será diferente

y mucho más exigente que los anteriores.

En esta ocasión vais a cocinar de manera individual.

(TODOS) ¡No!

¿Qué te parece, Martina?

-No me gusta porque prefiero cocinar en equipo.

-Pues yo prefiero equipo.

Tú estarás contento, Guillermo.

-A veces me gusta en equipo y a veces, no.

Cada uno de vosotros va a cocinar un único plato

con un ingrediente común, arroz.

(TODOS) ¡Toma!

-Manuel tiene un poquito de ventaja por ser valenciano

porque yo creo que los valencianos

siempre, todos los domingos hacen paella.

Mi abuelo es valenciano

y ya me ha dicho que en su casa,

siempre tomaba los domingos paella.

Elaborareis seis tipos distintos.

Uno por aspirante y, cuidado,

cocinar arroz es una de las tareas más difíciles en cocina.

Cada una de estas campanas esconde un arroz,

escogereis una de las campanas que tenemos en estas mesas

sin saber qué contienen.

¿Os imagináis el orden en que vais a elegir?

-Primero, el de la carrera.

El que ha quedado primero en la carrera.

Por la llegada a meta.

Mauro, bidón y campana.

-Yo cojo el de Jordi y el de la derecha.

-Yo también quería ese.

Aina, tu turno.

-Yo escojo el de Samantha y el de la izquierda.

Guillermo.

-Pepe, mi izquierda.

Manuel. -Como quiero un plato hondo,

Pepe, derecha. ¿Y eso?

-Se me da mejor lo que es un poco más melosito que lo seco.

A lo mejor es una trampa.

-No creo. Martina, tu turno.

-Samantha, derecha.

Speedy González, Teresa.

Fuiste la última que llegaste a meta,

así que la campana que te ha tocado es la que queda.

-A ver qué es.

Aspirantes, estos son los arroces que cocinaréis hoy.

-¿Qué es esto? -Ay, Dios.

Guillermo, tu cocinarás

arroz con verduras.

-¡Qué suerte!

Manuel, te has equivocado. -¿Cómo?

Tu cocinarás arroz de marisco.

Y no es caldoso ni meloso. Seco.

-Jolín, yo quería caldoso en vez de seco,

con lo bien que se me dan

los caldosos.

Aina, arroz de carne y pollo.

Martina. Arroz a banda.

-No sé ni qué es.

-He llegado a pensar hasta que había que poner lavanda al arroz.

No sabía ni qué era ni lo había comido, no tenía ni idea.

Teresa, arroz negro con sepia.

-Teresa, te ha tocado arroz negro.

-Arroz negro, se hace con la tinta del calamar.

-Ah, vale.

Mauro, arroz caldoso con bogavante.

-¡Me cachis!

-¡Qué tengo que matar el bogavante!

Cada uno de vosotros va a cocinar arroz para cuatro comensales

y para ello contaréis solo con 60 minutos.

-¿Esto no es muy justo? 60 minutos un arroz...

Atención, además de cocinar para pilotos de élite

lo haréis para periodistas del mundo del motor

como Jesús Álvarez, Miguel Sanz.

En total, 24 comensales, cuatro por aspirante.

Os recuerdo que en el camión de nuestro proveedor de alimentos

tenéis todos los ingredientes necesarios para elaborar

vuestros platos.

El excedente que no utilicéis será donado a comedores sociales.

Tendremos muy en cuenta la opinión de nuestros comensales

pero seremos nosotros quienes decidamos cómo se distribuyen

los puntos que repartiremos hoy.

¿Listos para la competición?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a pisar el acelerador y a cocinar en tres, dos, uno... Ya.

-Vamos, vamos.

Si te gusta la cocina y tienes entre ocho y 16 años

no puedes perderte el campamento "MasterChef".

Cocina y diversión en entornos naturales.

El verano que viene, campamento "MasterChef"

-Teresa, ¿me atas?

-Hoy lo tengo chungo, chungo.

¿Cómo voy a hacer algo que no he hecho nunca,

que no tengo ni idea cómo hacerlo ni sé cómo sabe?

-Venga, chicos, suerte.

-Manu, que cómo es el arroz a banda.

-Primero se hace un caldo con todos los pescados,

guardas unos trozos después para decorar el plato.

Se hace un sofrito con los ajos y luego se tritura y se echa al caldo.

-Pues gracias.

-Vale, hasta luego.

-La pobre Martina estaba un poco perdida

pero espero que mi consejo le sirva.

-Lo más complicado de mi plato

es que el arroz a banda lleva muchísimas cosas

y lo tengo que cortar todo en menos de 60 minutos.

-Mira, mira, el pulpo creo que es más grande que yo.

-Yo creo que a Manuel y a Aina

van a ser a quienes mejor se les va a dar el arroz

porque creo que Aina es muy inteligente

y lo va a hacer genial y Manuel, como es valenciano,

le va a salir muy bien.

-Yo creo que mi arroz es de los más difíciles

y, bueno, como todos los arroces es difícil pillarle el punto justo.

-Manuel sabe hacer arroz, sabe cómo tratarlo y tiene esa ventaja.

-El arroz se lo voy a dedicar un poco a mi tierra, de verdad.

Bueno, arroces. ¿Cómo lo veis?

El negro no es nada fácil de hacer y el de Mauro, el de bogavante,

tiene que manipular un bogavante;

para él tampoco va a ser tarea sencilla.

Para mí, es más fácil es el que no sea seco,

el que sea meloso porque puedes ir tocándolo.

El seco, sabes que ya no lo tocas y lo tienes que tener muy probado.

El arroz no tiene al dente, a la que está cocido...

O está hecho o es otra cosa. ...A la que está hecho,

como máximo un reposo y a comerlo.

La gran pega que le veo a todos es que ya sabes que cocinan muy rápido,

no tienen paciencia y un buen arroz o un buen caldo

necesita que la verdura dore, que esté bien sofrito.

Y no tienen paciencia. Ese caldo que es importantísimo...

Perdona, una de las pruebas más difíciles de cocina.

-Esto huele...

-Hubiera preferido hacerlo en equipo porque si uno se equivoca

los otros le pueden ayudar.

¿Cómo vamos, Guillermo? -Bien.

¿Qué arroz te ha tocado? -Con verdura.

¿Y qué verduras le vas a echar a tu arroz?

-Pues para el caldo, pimientos rojos, las capas

de las alcachofas, sal, aceite...

¿Y qué verduras le vas a poner de guarnición?

-Le voy a poner unos espárragos, unos cuantos brotes y la alcachofa.

Bueno, pinta bien.

Vamos a ver cómo acaba esto.

¿Y este arroz tan ácido que estás haciendo?

-No, no, es para abrir las clóchinas.

Ah, ¿vas a abrir un millón de clóchinas?

-No, menos limón, ¿verdad? Con esa cantidad,

tienes más que de sobra, Manuel. -¿Sí?

Sí, sí. Un poquito de agua, una poquita.

-¿Agua para las clóchinas?

Sí porque ayuda al vapor. -Vale.

¿De qué era tu arroz? -De marisco.

¿Y qué marisco le vas a echar?

-Tengo gambas y nécoras.

¿Y con qué estás haciendo el caldo?

-Con las cabezas de las gambas, un poco de puerro...

¿Lo vas a rehogar? -Un poco.

Jamás haréis un buen arroz si no tenéis un gran caldo.

De ese caldo, de esa intensidad dependerá el resultado final.

¿Cómo lo elaboramos? Primero con un buen fondo,

unas buenas verduras que vamos a sofreir,

que tengan intensidad y dorado.

Ese dorado nos dará color y nos dará sabor.

Añadiremos la materia prima las partes no aprovechables

de los mismos ingredientes que utilizaremos para hacer el arroz.

Para mojar el arroz dependerá del tipo de arroz

y dependerá de la elaboración. Si hacemos un arroz seco,

dos partes y media. Un arroz meloso, tres partes,

y para un arroz caldoso, cinco partes.

-¡Jopé, que viene huele! ¿Sabes lo que es arroz a banda?

-Sí. Es un arroz que se sirve como en una montañita

y al lado le pones lo que lleva.

Es un arroz ciego, se llama.

Sin nada dentro, el resto te lo comes por separado.

¿Entonces qué vas a hacer? -Voy a sofreír la sepia

con la cigala y luego voy a reservarlo,

y luego lo añadiré al arroz que haya hecho.

¿Reservar? Hija, tienes una terminología ya de profesional,

Martina, no lo puedo creer.

-Tápalo, tápalo, tápalo.

-No puedo taparlo, estoy en una cazuela, tío.

Teresa, ¿Cómo vas? -Muy bien.

¿Lo tienes todo claro? -Sí, lo tengo todo claro, muy bien.

¿Sí? -Sí.

¿Has hecho muchos arroces negros en tu vida?

-No, ninguno.

Si tienes alguna pregunta que no sepas, pregúntamelo,

que yo te lo digo encantado.

-Vale. ¿ Para el caldo solo echo las cigalas y punto?

No. No. Todo lo que le puedas echar de producto que no vayas

a aprovechar para el arroz, aquí. -Vale.

-Yo soy muy de arroz y lo hago mucho,

entonces hago mucho arroces con verduritas, entonces me viene fácil.

Cuando hacemos lo que estás haciendo, que está bien,

es muy importante que el agua esté hirviendo.

Si no tiene la temperatura, no lo cocina rápido

que es lo que queremos.

La cabeza la habría sacado yo un poquito para que dé más intensidad.

Así te va a quedar un fumet de bogavante muy triste.

¿Qué tienes que hacer? Como mínimo, un buen sofrito aquí.

Cebolla, ajo, dorarlo bien, con tomate.

-Vale.

¿Cómo van tus aspirantes?

Cuéntame algo de Mauro. Mauro va...

No ha hecho nada. O sea, un caldo que ha puesto

a hervir el bogavante casi entero. ¿No lo ha sofrito ni nada?

No, ha hecho un fumet muy básico, perdido y anulado.

Pues a mí me pasa lo mismo con Manuel que con Mauro.

Fíjate, tienen las cabezas de las gambas con las nécoras

y no las rehogado.

Ha echado el agua. Me tiene preocupado.

Y Guillermo, aparentemente ha hecho un caldo de verduras

que olía muy bien... Pero lo hace muy rápido.

Sí, lo hace muy rápido y sin pararse.

Si se parase un poquito a pensar, lo haría perfecto.

-Ya he hecho el caldo.

Ahora voy con el sofrito, ya voy casi terminando.

Pienso que el arroz va a salir muy bueno.

10 minutos de reposo y ya está.

Lo más importante para mí es el sofrito,

el sofrito hecho de cebolla, ajo, tomate y pimiento verde normalmente.

Lo importante, en la sartén chof chof, chof...

Que la verdura coja color. Es lo más importante,

que no se quede cruda.

Eso es lo que le dará tu paella todo el sabor.

-¡Cómo salta! Me cachis.

-No. Se me ha quemado la cebolla, he cogido la paella,

lo he tirado todo a la basura y, de nuevo.

Pierdes cinco minutos que valen mucho la pena.

-Manuel, ven, ven. -¿Qué tal?

-Bien.

-¿Esto lo dejo un poco?

-El caldo huele muy bien.

-Yo creo que está superbien.

-Vale, gracias.

-¡Qué poquito sofrito!

-Si no llega a ser por la ayuda de Manuel,

menos mal que me ha echado una mano.

Este caldo hierve rápido. -No, le tengo que subir un poco.

Y si vas a hacer el sofrito ahí,

cuidado que tienes aceite para aburrir.

-Vale.

Mauro, te veo muy perdido, amigo.

Tienes poco tiempo y te faltan un montón de cosas

que tendrían que estar marchando. -Yo prefiero cocinar en equipo

porque cuando estoy con un compañero y yo estoy un poco perdido,

él puede coger el mando y yo

hacer una cosa que no sea clave.

-La sal, claro. Es lo único importante que hay.

Aspirantes, llevamos 30 minutos cocinando.

¿Oído? -Oído.

Nos quedan solo 30 minutos.

-¿Solo?

-Se me quema, se me quema.

¿Cómo vas? ¿Ese es el sofrito? ten cuidado con eso negro.

-Ya lo había visto.

¿Cuánta cantidad de arroz vas a hacer?

-500 g.

¿500 g de arroz para cuatro personas?

-Sí. Van a comer bien.

-Sí, muy bien. Me alegro.

¿Y cómo va el caldo?, levanta la tapadera que no lo veo.

-Muy bien.

¿Cómo huele? -Muy bien, la verdad.

Bien, huele bien. Me gusta el olor de la verdura.

Vamos a ver qué ocurre al final.

El tiempo de cocción de los arroces es muy parecido

en todas las variedades. Entre 17 y 20 minutos.

¿Cuándo está el arroz cocido?

Cuando el interior está perfectamente cocido,

gelatinizado que decimos los profesionales.

No me gusta el arroz al dente, el arroz tiene que estar hecho,

cocido, ojo, no pasado.

¿Y cómo hacemos un arroz seco?

Pues muy fácil, caldo hirviendo, lo echamos sobre el arroz

y nunca lo movemos para que nos quede suelto y seco.

Si lo removemos tipo risotto, nos va a quedar tipo meloso

porque va a ligar el almidón que suelta el arroz.

Así de fácil es.

-Esto no lo puedo cortar.

Te voy a echar una mano porque eso está más duro...

que la cabeza de Pepe.

Ya te había dicho que tenías mucho aceite.

-Y le he quitado.

Le has quitado pero tiene el triple de lo necesario.

Tomate, tomate, Mauro, tomate que te veo un poquito flojo, triste.

Escúchame, ahora mismo estás bloqueado, escúchame.

Escúchame, escúchame.

Lo tienes complicado pero si me escuchas lo vas a sacar.

Tienes que hacer arroz para cuatro, son pocas raciones.

Tienes suficiente aquí.

Mira el sofrito, si pones dos cucharadas más

de sofrito y lo reduces con caldo.

Deja hervir eso a tope, que coja sabor.

Y preocúpate que ese bogavante esté dorado en una sartén

y al final lo pones.

Lo puedes sacar si te centras y vas al lío.

-Vale.

-Estaba agobiado y no sabía qué tenía que hacer

porque es una semifinal y aquí me juego mucho.

Por eso me he puesto a llorar.

¿Cómo va mi amigo Manuel? -Mal.

¿Mal por qué? -Porque me va a faltar tiempo.

¿Este es el sofrito? -Sí.

¿Y las verduras? ¿No has echado ningún tipo de verduras?

-Ajo, es que lo demás se me ha olvidado meter ahí todo lo demás.

Bueno, pero esto es el caldo, pero el arroz necesita un sofrito.

¿Dónde está? -Es que no sé qué necesita

un caldo de mariscos. No sé qué echar.

Bueno, esto sabe por lo menos a lo que es.

Muy importante, que se haga pero que no se queme.

¿Habías pensado echarle algo más a las verduras?

-En casa le pongo siempre curry. Pues échale un poquito.

-Me he permitido el lujo de arriesgarme porque estamos

en semifinales y he decidido que en vez de azafrán le ponía curry.

-Está muy duro.

¿Cómo vas, Guillermo? Pues voy bien.

Vas bien... ¿Y este arroz era caldoso o seco?

Era arroz seco.

Le falta mucho... Soso como un demonio.

Vamos a ver, Guillermo. Aquí cuece, y aquí, no.

Esto se hará y esto estará duro.

¿No es así? Sí.

¿Y dónde están las verduras?

Las estoy haciendo aquí, los espárragos, una alcachofa...

Guillermo, pensaba que solo lo ibas a poder sacar,

pero en equipo, como te escabulles y te pones detrás de alguno...

Aquí no puedes escurrir el bulto.

Creo que he perdido un poco la sal, un poco el punto del arroz,

pero lo demás, bien.

-¿Qué tal? Bienvenidos, comensales.

Es un honor para "MasterChef" recibir a pilotos y periodistas

relacionados con el mundo del motor, sobre todo en un momento tan dulce

como el que atraviesa ahora el panorama español,

así que muchas gracias por aceptar

la invitación de "MasterChef Junior".

Carlos, a ti te tengo que dar un agradecimiento especial

porque nos has dejado cocinar en el circuito.

Hombre, qué menos.

Somos todos grandes seguidores que "MasterChef".

Este es un sitio donde los niños disfrutan

y espero que disfruten también cocinando.

Carlos, eres el mejor en tu categoría. ¿Eso cómo se hace?

Te tiene que gustar lo que haces,

tienes que tener pasión por lo que haces y, luego,

pelear por lo que te gusta.

¿Qué consejo les darías para que hagan una buena carrera?

Lo primero, seguro, que escuchen a los expertos de cocina,

y luego creer que son capaces de poder dedicarse a su sueño.

Pues Carlos, muchas gracias, porque desde luego eres un ejemplo

para los que están cocinando, pero para nosotros, los adultos, también.

Estáis en vuestra casa y encantados de que hayáis venido.

Gracias. Y a vosotros, comensales,

deciros que los niños están como locos

por que probéis sus creaciones.

Hoy están cocinando individualmente

y han preparado seis tipos de arroces distintos,

así que espero que os gusten. Podéis pasar al comedor.

Por cierto, Carlos,

¿te vienes conmigo a la cocina, ¿quieres verlos?

Perfecto.

Vamos.

¿Qué tal? Hola, Carlos.

¿Qué tal? Hola, Samantha.

Hola, Carlos. Aquí los tienes, son los que están cocinando el arroz.

Te veo agobiada. -Mucho, mucho, mucho.

-¿Qué pasa, cuéntame? -Es la primera vez que hago arroz.

-¿La primera vez?

-Porque normalmente lo hago con mi padre.

Con mi padre voy mucho más segura, pero bueno...

-Tú, tranquila, que los nervios se pasan rápido.

-Vamos, vamos, vamos.

-Martina, vas muy adelantada, ¿no? -No, no te creas.

-Vas muy bien de tiempo. -Es que no se me queda amarillo.

-¿Lo puedo probar? -Sí, puedes. Esto es un desastre.

-Te voy a decir un secreto.

Allí hay dos personas que son alérgicas al arroz.

Ten cuidado a quién se lo sirves.

-Qué dices... -No, es broma, no te preocupes.

Aspirantes, llevamos 40 minutos cocinando.

En 20 minutos dejamos de cocinar y empezamos a emplatar.

Esto está blanco. Esto tiene que reducir un montón.

No me de tiempo... (LLORA)

-¿Teresa, te ayudo, quieres que te ayude?

-A ti si te reduce, y a mí, no, mira, lo acabo de echar y no...

Me va a salir un arroz caldoso. (LLORA)

-Teresa, yo no he echado ni el arroz.

-Venga, Teresa, va, va.

-Yo, cuando me agobio mucho, grito un poco, lloro,

y al momento vuelvo a estar más tranquila y sigo.

No sé qué me pasa, es mi manía.

-Mira, mi arroz no está negro todavía.

-Sí. Y yo no he echado ni el arroz.

¿Cuanto tiempo tarda un arroz en cocer más o menos?

Pues 20 minutos.

¿Y cuánto tiempo nos queda? Nada.

¿Y entonces, qué pasa? Es que hay muy poco tiempo.

Ya deberías ir echando el caldo para que cueza,

es que si no, no vas a llegar a tiempo.

Ahora voy.

Voy a tener que ponerme las pilas, porque tengo muchas cosas que hacer.

Vamos, vamos, Martina. Venga, va... Al menos esto huele que alimenta.

El arroz es muy, muy complicado de pillarle el punto.

Si lo haces un minuto más ya está pasado y quemado.

Si lo dejas un minuto menos, está duro.

-¿Está bien?

Está bien, está bien mal. ¿Cómo has acabado antes de tiempo?

Increíble. No sé, ¿lo dejo..?

Eres una máquina.

Te faltan verduras, te falta sal, te falta gusto.

Te faltaría que todo estuviese igual

para que no hubiese trozos más hechos y menos hechos,

a ver si eres capaz en los 15 minutos que quedan

de arreglar alguna cosa. Sí, lo voy a arreglar.

¿Vale? Vale.

Yo siempre quedo satisfecho con mi plato,

pero eso ya depende de los jueces.

Hola, chicos, bienvenidos.

Carmen, otra vez sola con tanto hombre.

Sí, como casi siempre.

¿Se acostumbra uno o no?

Al final, sí, ya desde los 12 años

la verdad es que me he acostumbrado un poco.

Bueno, tú empezaste en un circuito de karts con 10 añitos, ¿es así?

Sí, porque mi padre era piloto y cuando encontró su kart antiguo

nos lo dio para mi hermana y para mí.

A mi hermana no le gustó mucho y parece que a mí me salió la vena.

Y la temporada, ¿qué tal, Carmen?

Muy bien, muy viva en la GP3, así que, bueno, luchando.

-Mira, ya se me está reduciendo, ya se me está poniendo negro.

-Qué bien.

-Espérate. No te preocupes, el tuyo es caldoso,

no tiene que reducir mucho. No te preocupes.

Un poquito, sí, pero en cuanto reduzca un poco lo quitas y ya está.

-Pero me tiene que reducir.

Carlos, estamos encantados, nos estáis tratando de lujo,

y quiero compensarte de alguna manera.

Yo sí que estoy encantado.

¿Te apetecería entrar en cocina a echar un vistazo,

a ver cómo va la cosa?

Seguro que aprenderé yo más que ellos de mí.

¿Qué tal, caballero, cómo vas a hacer el arroz?

-Lo estoy haciendo con verduritas. -Qué bueno.

-Te dejo el espárrago para que lo pruebes.

-Perfecto. Un poquito de sal. -Vale, gracias.

Fan, fan, fan, yo no soy fan de Carlos, pero un poco fan sí soy.

-¿Tú cuál vas a hacer? -Un arroz caldoso de bogavante.

-¿Sabes que en mi mesa creo que me ha tocado que tú me des el arroz?

Ya te puedes lucir, estoy seguro de que va a salir genial.

¿Lo has hecho antes o no? -Yo de bogavante no lo había hecho.

Normalmente lo hago de gambas y sepia.

-Bueno, pero algo se parece, seguro.

-Es un poco responsabilidad que Carlos Sainz pruebe tu plato.

Además, como a mí me encanta el motor, los rallies y eso,

pues me he quedado un poco bloqueado cuando me lo ha dicho.

¿Carlos, cuándo empiezas tú? Claro, teniendo de padre a quien tienes...

Cuando tenía tres o cuatro años me gustaban muchísimo los coches

pero no era consciente de la figura que podía llegar a ser mi padre,

y yo sin parar le pedía a mi tío que me llevase a los karts a entrenar

porque me encantaba, y luego ya a partir de los 10 o los 11 años

ya fue cuando me empecé a dar un poco cuenta de todo

y fue cuando ya me quise dedicar profesionalmente a ello.

Oye, aquí huele a agarrado. Voy a intentar salvarlo.

Esto huele a quemado. Sí, es verdad.

¿Sabes cuál ha sido tu problema?

Le has echado demasiado tomate, y al echar demasiado tomate,

el tomate se agarra. Es que ya... ¿Entonces qué hago, dejarlo ya?

Me he derrumbado. Jolín, ¿qué hago, qué hago?

Por favor, ¿ahora qué hago? No tiene solución...

Tráeme una sartén, esa de ahí. Vale, vale.

Saca lo de arriba por lo menos y échale un poco de sal,

que está muy soso, y no llores. Venga, Manuel.

Bienvenidos. Compañero, ¿qué tal? Bien hallada.

Me vas a permitir, pero es que estoy alucinando

porque tienes a una niña sentada al lado.

Se llama Marta, tiene 17 años y compite en karts.

Así es.

Cuéntame un poquito cómo va esta parte de los karts.

Estamos empezando a competir ya a nivel bastante más alto,

internacional, y en los años atrás hemos corrido en nacional.

Pero si tienes 17 años y no tienes ni carnet de conducir.

¿Cómo puedes competir en un coche? Eso dicen.

¿Estamos en un momento muy dulce para el motor en España?

Estamos en la edad de oro del deporte español,

y luego tenemos, fíjate, qué futuro tan prometedor tenemos con Marta,

con todos los que nos acompañan hoy, con el propio Carlos Sainz Jr.

En fin, que creo que el futuro es más que prometedor.

Quiero hacerte una invitación si la aceptas.

¿Te quieres pasar por la cocina a ver a los chicos?

Hombre, claro, encantado.

Cuando quieras, muchas gracias. A ti.

-¿Manuel, cómo va? -Mal.

-¿Manu, qué pasa, te ayudo? -Que no, que no, Martina.

-¿Seguro? -Seguro.

-¿Necesitas arroz? -No, ya está.

-¿Qué tal, cómo vas? -Bueno, bien.

Se me ha quemado el arroz, pero bueno...

-¿Se te ha quemado el arroz? Pues yo lo veo como muy buena pinta.

Vamos a ver si se te ha quemado o no.

-Yo lo veo bien. -¿Sí? Gracias.

-A mí me gustan mucho las paellas. -¿Sí?

-Te puedo decir que esta no pinta nada mal.

-¿No? Menos mal, tío, gracias.

-Pues nada, que tengas mucha suerte. -Gracias.

La verdad es que gracias a Jesús Álvarez me he aliviado,

lo he visto todo más claro y, bueno, me he subido un poco arriba.

Bueno, ¿y esto que tenemos aquí? -Arroz negro, con sepia.

-Esto tiene una pinta bárbara

¿Cómo lo has hecho para que el arroz salga negro?

-He puesto tinta de sepia.

-Pensaba que ibas a decir tinta de bolígrafo.

Tiene una pinta chula. -Gracias.

-Si se pega no pasa nada, porque como es negra no se enteran.

-Pero puedes poner lo de arriba si se pega un poco.

-Pero está Pepe por ahí y esos no pasan una.

Aspirantes, quedan dos minutos.

No llego, no llego.

No conocía ni el tipo del arroz a banda, ni nada.

Al final lo he probado y estaba bastante bueno.

-Creo que al final lo he salvado

y espero que sea uno de los mejores platos.

Manos arriba.

A partir de ahora solo emplatamos. Rápido.

Cuando he terminado, limpio la cocina y me espero.

Comensales, ha llegado el momento de degustar los arroces.

Cada mesa degustará un tipo de arroz distinto

y los seis arroces son...

Camareros, por favor, id retirando los platos.

Está bueno.

-Está durito, no está caldoso. -Me faltaba caldo.

-A mí el caldo no me cogía sabor. Entonces le he echado pimentón, sal,

laurel... Así todo el rato.

-Carmen, tú que eres valenciana, ¿qué opinas?

-Creo que el arroz tiene una buena textura.

-Está muy bueno.

-Creo que le vamos a dar buena nota a nuestra "MasterChef".

-Creo que se la merece. -Nos ha conquistado.

A vosotros os ha cocinado Teresa. Teresa tiene nueve años.

¿Sería un arroz de una niña de nueve años

el que os habéis comido?

Desde luego que no. Lo estábamos comentando.

¿Hay talento para la cocina?

Ni ahora soy capaz de hacerlo, imagínate con nueve años.

¿Tú haces arroz, Fonsi?

Yo voy a algún sitio a que me lo hagan.

A casa de mi abuela normalmente.

No eres nada cocinillas, ¿verdad?

Me gusta, pero nosotros que viajamos tanto

y nos hemos visto en todo tipo de situaciones,

pues te tienes que buscar la vida.

-El arroz está en su punto.

Además a mí lo que me ha llamado la atención es la decoración

que le ha hecho Aina.

Lo ha puesto todo ahí muy bien puesto con un molde.

-De presencia es muy bueno y el arroz de sabor también.

Y luego con el caldo que lo ha hecho está muy bien

porque tiene un sabor muy bueno.

-Para que tuviera un toque un poco más interesante

he puesto un poco de curry

porque en mi casa le ponemos mucho curry a las cosas

porque nos gusta muchísimo.

-Creo que se le ha quemado un poco porque está demasiado fuerte

y pastoso.

Ahora es la mesa de arroz con verduras.

Aquí tenemos a otro experto cocinero y además valenciano.

Lo nuestro es delito ¿Hemos acertado?

Un pelín enterito... Creo que ha puesto un pelín de sal

después porque como la verdura es traidora

y endulza, luego le ha puesto sal

pensando que se le ha quedado un poco soso.

-Creo que ha sido la prueba más difícil que hemos hecho.

-El de Teresa tiene una pinta estupenda.

-Que te salga un arroz bueno es complicadísimo.

Comensales,

espero que los arroces hayan sido de vuestro gusto.

Muchísimas gracias por aceptar nuestra invitación.

Y pilotos, mucha suerte. Hasta siempre.

Yo espero que mi plato le guste a todo el mundo,

ganar los seis puntos

y salir de aquí como la campeona que soy.

Aspirantes, hoy os enfrentabais a un reto muy complicado,

pero ya sabéis que lo más difícil viene ahora.

Habéis cocinado de manera individual y por eso,

vais a recibir los puntos individualmente también.

En la carrera he quedado segunda.

Espero que mi plato quede igual que en la carrera o incluso mejor.

Guillermo, cuando estás en cocinas parece que todo da igual.

Eso sí, controlas como nadie la cocina creativa

porque has hecho un arroz de verduras sin verduras.

Poco color, poco sabor. No tiene sal.

¿Sabes cómo lo habrías mejorado?

No.

Si hubieses pensado un poquito más antes de empezar a cocinar, pero no,

¿qué ocurre? Que cocinas como conduces,

a lo loco. Eres muy conformista.

Tenías tiempo de sobra para poder haber hecho algo más.

Yo he puesto dos espárragos en cada plato

y una judía en cada plato. Creo que ha salido un poco ajustado,

pero creo que ha salido bien.

Manuel, has empezado bien hasta que le echaste el kilo y medio

de tomate al arroz.

Resultado, si te gusta el arroz muy torrefacto,

el tuyo era el ideal. Eso sí, por lo menos había actitud.

Y te diré otra cosa, eres el mejor compañero en cocinas.

¿Verdad, Martina? Sí.

-La verdad es que para mí ha sido muy satisfactorio ayudarte.

-Gracias.

Teresa, tú has hecho bien todos los pasos,

pero ha habido un momento en el que te has precipitado al vacío

y te has venido abajo. Por suerte,

has dejado las lágrimas a un lado y has terminado el trabajo.

Se te ha agarrado un poco, pero el arroz estaba bastante bien.

Gracias.

La sepia te diré que estaba un poco dura.

Mauro, tú tenías el arroz quizás más fácil

y con el producto más importante, el bogavante.

No has realizado ninguno de los pasos más importantes como se deben.

Sofreír, hacer un buen caldo, sacar partido al bogavante...

Lo único que celebro es que cuando te has venido abajo,

te lo he dicho y has terminado el trabajo.

Pero nos ha quedado un arroz sosito y muy flojo.

Martina, a pesar de haber echado las cigalas enteras

y no los restos. Y de servir el arroz algo pasado,

el resultado ha sido más que comestible.

Yo creo que el arroz me ha salido bastante bien

para no haberlo hecho nunca

y más aún para no conocer ni el tipo ese de arroz a banda.

Aina, da gusto verte cocinar. Cocinas con calma,

nunca pierdas los nervios. Has hecho el sofrito de nuevo.

Mantener la cabeza fría en cocinas es fundamental.

Tu arroz tenía el sabor y el punto perfecto.

Las palabras de Samantha me han hecho superfeliz

y me han llegado muy adentro.

Consideramos que quien debe recibir la menor puntuación,

es decir, un punto, es...

...Mauro.

En esta prueba ha sido en la que peor lo he pasado.

Si no llega a venir Jordi a ayudarme,

no saco el plato

y el bogavante tampoco lo puedo cortar.

Los dos puntos se los va a llevar...

...Guillermo.

Mi plato era bastante malo para que esté el primero.

Un día malo lo puede tener cualquiera.

Creemos que esta vez los tres puntos se los merece...

...Manuel.

Los cuatro puntos van para...

...Martina.

Gracias, porque si no yo creo que no lo hubiese conseguido hacer bien.

Tú me has ayudado, muchas gracias. -De nada, para eso están los amigos.

Aina y Teresa,

entre vosotras se encuentra la que recibirá la mayor puntuación.

Seis puntos que van para el marcador de...

...Aina. Gracias.

Teresa, recibes cinco puntos. Enhorabuena a todos.

Martina, Teresa, Aina, este podio es vuestro.

Así que venga, ocupadlo. Aina en el número 1, 2 Teresa

y el bronce para Martina. Gracias.

Mujeres al poder.

Aunque en este programa tenga la mayor puntuación,

no me pienso relajar. Iré a por todas.

Eso sí, antes la amistad y el compañerismo que ganar.

Estoy yo pensando que ya que estamos aquí

nos podíamos dar una carrera. Lo han hecho los niños,

¿no lo vamos a hacer nosotros? Encantado.

Pero Pepe, a ti con la edad que tienes,

¿todavía te dejan conducir?

(RISAS)

Perdona, con Pepe me meto yo y os estáis pasando un poco las dos.

Se soluciona fácil. Una carrera de chicos contra chicas.

Chicas al poder.

El equipo perdedor, es decir, vosotras descaradamente,

nos lleva a caballito durante una vuelta al circuito,

¿aceptáis?

Pero luego no os quejéis del lumbago.

Ahí lo dejo.

A mí esto de los coches no me gusta.

Me gusta cocinar, jugar al escondite,

pero los coches no.

(NIÑOS) Vamos, vamos.

(Ánimos)

(Ánimos)

Muy bien, Samantha.

(GRITA)

No tengo palabras para este tongazo. No tengo palabras, no.

Jordi, eres un fullero. Ya ves tú...

Esto se trababa. Grande, campeona.

No, no, no. ¿Me llevas al vestuario?

Bueno, de llevar a alguien prefiero llevarte a ti.

Jordi está muy cachas que va al gimnasio.

#Corre, corre caballito.

#Corre por la carretera.#

Después de la tomatina

y de cocinar en los Karts de Carlos Sainz,

los aspirantes vuelven a estas cocinas

para enfrentarse al último reto.

Pero antes, vamos a ver cómo está la clasificación de momento.

Cuando he entrado en el plató de "MasterChef" yo sola

me he asustado mucho. He dicho, ¿qué va a pasar ahora,

qué me harán hacer? Hola.

Bienvenida de nuevo a las cocinas de "MasterChef Junior".

Gracias.

Ya veo que llevas un collarín y es que me han dicho

que te has hecho daño jugando con tus amigos.

¿Duele mucho? Me duele un poco, pero estoy bien.

Nosotros te vamos a dar mucho cariño,

no te preocupes. Sí, gracias.

¿Te imaginas por qué has entrado tú sola en las cocinas?

No tengo ni idea. Pensaba que podía tener una ventaja,

podría escoger mi plato o alguna ventaja de esas.

Aina, eres la aspirante que más puntos tiene

sumando las dos pruebas anteriores y eso tiene un privilegio,

pero también tiene una misión.

El privilegio es que hoy no vas a cocinar

y que por lo tanto,

te conviertes en la primera finalista de la segunda edición

de "MasterChef Junior", enhorabuena. Gracias.

Me he quedado sin respiración, no me lo creía.

He tenido suerte

y no me ha cogido un "yuyu" de la emoción.

No me lo podía creer.

Estoy en la final de "MasterChef Junior".

Pero antes de subir a la galería tienes una misión muy importante

que cumplir ¿Te imaginas cuál puede ser?

No sé. Veo cuatro campanas. Cuentas mal.

Cinco, perdona. Me faltaba la última.

Acércate a las campanas.

Aina, ¿quieres saber qué hay debajo de estas campanas?

Hombre, claro.

Codos al pesto. No tiene nada que ver con mis codos.

Hombre, ya. Yo los pongo en la sopa de Navidad

y los llamo galets.

Y la salsa de pesto, ¿la has comido alguna vez?

Sí, pero a mí no me gusta.

¿Sabrías cocinar la pasta al pesto? No, la verdad es que no.

Vamos a levantar la siguiente campana.

¿Sabrías cocinarla tú? No, eso no es lo mío.

Espirales "vongole". Tiene buena pinta.

¿Sabes lo que lleva? Almejas...

Olorcillo a tomate y vino blanco ¿Lo has comido alguna vez?

Nunca.

Suerte que no te ha tocado cocinar hoy,

porque lo de la pasta... Cuarta campana.

La carbonara.

Sí señorita, tallarines carbonara.

Esto sí que lo habrás comido alguna vez por lo menos.

Bueno, mis amigos.

¿No te gusta la pasta? La pasta sí, las salsas no.

Pero si la salsa es la vida de la cocina.

¿Tampoco la has hecho? He visto como la hacen.

Has visto como lo hacen.

Yo no me atrevo a levantarla de lo que me gusta.

Quizás es el segundo plato que cociné cuando tenía tu edad

o un poco más chico. Espagueti boloñesa,¿sabes cocinarla?

Yo haría el tomate por una parte,

saltearía la carne y luego lo juntaría todo.

Me acuerdo cuando lo cociné porque mi madre

me hizo entender que la cocina es lógica,

es conocer lo que va sucediendo. Me dijo, la carne hay que rehogarla.

Yo la puse toda en una sartén con el tomate, la cocí

y me quedó una albóndiga gigante cruda.

Después me explicó, hay que asarla un poco

para que esté cocida y tenga sabor.

Y entendí que la cocina era un paso a paso que tienes que entender.

Aina, como has podido comprobar, aquí hay cinco platos de pasta

con cinco tipos de salsa diferente. Desde la más fácil a la más difícil.

Tu misión es elegir la salsa

que va a cocinar cada uno de tus compañeros.

Vale.

¿Qué salsa quieres que cocine Teresa?

La boloñesa. A Teresa le gusta.

¿Hacerla o comerla? Comerla.

Más que hacerla, seguro. Pues nada, asignada para Teresa.

Espero que no se enfade.

En la tercera cocina está, ahora lo vamos a ver.

Supongo que no se enfadará.

¿Qué salsa quieres que cocine Manuel?

La "vongole". ¿Pero le quieres ayudar?

Sí, claro. Es muy amigo mío.

A ver, para Manuel la "vongole". Ya verás que sorpresa, Aina.

A Manuel lo veo más de "vongole". Lo ves tú más con aires marinos.

Sí.

¿A Mauro qué salsa le hacemos elaborar?

Al pesto.

La más fácil ¿Le hacemos un favor?

Sí, sé que Mauro esto lo puede sacar bien.

Mauro tiene menos puntos.

Vamos a ponerle una cosa más sencilla

y a ver así si le animamos un poco.

¿Pero Mauro te cae bien

o quieres que esté contigo luchando por ser "MasterChef Junior"?

Somos buenos compañeros y hay muy buen rollo.

Para mí que lo está haciendo más con el corazón que con la cabeza.

Sí.

Aina, nos quedan dos, Guillermo y Martina.

¿Cuál le damos a Guillermo?

A Guillermo le damos la putanesca

porque a Martina le encanta la carbonara.

¿Sabes sus gustos bien?

Hombre, siempre que vamos a un sitio y hay pasta,

lo primero en pedir es carbonara.

¿Y Guillermo pide la putanesca? No, Guillermo lo pide sin queso.

¿Y cómo crees que le va a salir la prueba?

Porque la putanesca tiene su... Espero que les salga bien a todos.

A Guillermo no se la he dado por fastidiar.

Le he dado la putanesca por descarte.

¿Quieres subir a la galería? Claro.

Vente aquí. Cuéntame,

¿qué le parece a una ser la primera finalista?

Es muy chulo. Estoy nerviosa.

Porque no todos los días se es finalista de "MasterChef Junior".

¿Lo vas a disfrutar? Hombre, la más.

Te tienes que mejorar, Aina,

para cocinar al 100% la semana que viene.

Seguro. 100 no, 200. Sube a la galería.

Pues ahora ya sí que lo tenemos todo preparado.

Que pasen el resto de aspirantes.

Qué bien, Martina, traes un montón.

Ya casi lo hemos conseguido, casi.

Venga, suerte, chicos.

¿Manuel, te imaginas por qué Aina ha entrado antes?

Porque es la que tiene más puntos de todos.

Teresa.

Es que no lo sé, iba a decir lo mismo que Manuel.

Aspirantes, esta es la última prueba antes de la gran final.

Dos de vosotros os bajaréis en esta parada

y los otros tres serán, junto con Aina,

los finalistas de la II edición de "MasterChef Junior".

Yo desde el principio del programa he dicho,

Aina va a ser la generadora de "MasterChef Junior", y mira,

ya es finalista, ya queda poco para que gane.

Hoy como veis no hay campanas en el atril.

¿Por qué creéis que puede ser?

¿Cada uno tendrá que cocinar un plato de esos?

No vas muy mal.

Guillermo, a ver si rematas la jugada, ¿por qué puede ser?

No sé, porque creo que va a ser en pareja y uno, individual.

¿Cómo?

Que creo que va a ser en pareja y que... No lo tengo claro, no sé.

¿Y quién va a cocinar individual, tú?

No, no lo sé.

Aspirantes, hoy os vais a enfrentar a un reto creativo.

A la de tres quiero que levantéis el paño. Uno, dos y tres.

-Pasta... -Pasta...

-Tío, yo esta máquina no la sé manejar.

-Carbonara. Vamos, venga...

Cuando he levantado el paño y he leído "Salsa carbonara"

me he puesto muy contenta porque ya la había hecho más veces.

-¿Qué es "vongole"?

Las salsas que tenéis cada uno no están puestas al azar.

Las ha elegido vuestra compañera Aina.

Si hay alguna reclamación, a la ventanilla de Aina.

No veas, tía.

-(RÍE) No veas, dice.

-Que nadie me mate, por favor, os pido eso.

-Yo no te mato, a mí me gusta lo que me ha tocado.

¿Guillermo, qué salsa te ha tocado? "Putanesca".

¿La conoces? Nunca la he oído.

¿Y cómo lo ves, se te dará bien?

Yo creo que me ha puesto la salsa más difícil de aquí.

¿Por qué lo crees?

Ella no me ha cogido cariño y me ha puesto la salsa más mala.

-No, Guillermo, no.

A Martina sé que le encanta la carbonara.

A Manuel lo veo más con las almejas, y a Teresa,

pues, como me dijo un día que no había hecho nunca pasta,

he pensado que la boloñesa era muy típica.

Mauro, porque lo veo mas así con las hierbas

y Guillermo, por descarte.

(RÍEN)¿Ves cómo te ha ayudado?

Como te quiere mucho, la "putanesca" para ti.

Yo conozco todas menos esta.

Manuel, Aina nos ha dicho que se te da genial la "vongole",

y tú preguntabas qué es. ¿La "vongole" qué es?

"Vongole", pasta, tomate, almejas, vino blanco...

¿Almejas? Sí.

¿De dónde has sacado que se me da bien?

Yo creo que el reparto de las salsas Aina lo ha hecho con todo el corazón

y que no buscado ninguna estrategia para hacer que nos vaya mal.

Bueno, espero que se me dé bien.

Martina, ¿qué te parece la decisión de Aina?

Por mi parte, muy buena, porque siempre me pide

espagueti a la carbonara.

Te ha hecho un favorcillo bueno. Sí.

-Era lo que intentaba.

-Quiero dar las gracias a Aina

porque me ha asignado una salsa que me gusta.

Pero la salsa no es la gran dificultad de la prueba.

En este reto tenéis que elaborar pasta fresca y añadirle esa salsa,

pero no vais a hacer una pasta como la que soléis comer.

El plato que vais a elaborar es especial,

y para contaros cómo lo tenéis que hacer

os hemos traído a un experto en la materia.

Lo único que sé yo es que el invitado que venga

no puede tomar gluten.

¿Por qué lo dices? Porque la harina es sin gluten.

Demos la bienvenida al finalista de "MasterChef II", Mateo.

(Aplausos)

-Mateo. -Yo pensaba que era más alto.

Es muy bajito. Se nota que le han echado

cuatro kilos de maquillaje, porque vamos,

tenía la cara como de porcelana.

Buenas noches, Mateo. ¿Estás nervioso por volver a estas cocinas?

La verdad es que estoy muy contento de estar aquí hoy,

sobre todo de conocer a estos pequeños chefs que, bueno,

nos dan mil vueltas.

¿Qué es lo que más echas de menos?

O a lo mejor no nos echas de menos ni a nosotros incluso.

Después de salir del programa he estado pensando mucho

en todos los platos que he hecho

y todas las pifias que he clavado en estas cocinas,

y sí que os echo de menos, sí.

Bueno, Mateo era nuestro junior en la edición de adultos,

aunque aquí te hiciste mayor en muchos sentidos. ¿Cómo va la cocina?

Ahora, con la formación de la beca y, bueno,

muy contento por lo que el programa me ha brindado.

Imagino que te habrás venido a vivir a Madrid.

Sí, estoy viviendo con Cristóbal.

¿Ah, sí? Sí, hombre, con el crack, sí.

Pero si decías que era un desorganizado, un cafre,

que roncaba... No, no. Hombre, roncar, ronca.

¿No se le ha quitado?

No, pero igual que él se hizo a mí, porque yo hablo por las noches...

-A mí me encantaba Mateo porque era muy majo,

cocinaba muy bien y ayudaba mucho a los compañeros.

Mateo, además de ser nuestro Justin Bieber, tenías algo especial.

Lo demostraste con ese postre que nos hiciste en la final

de bizcocho de anís con helado de albahaca.

Hasta Jordi Roca, el mejor repostero del mundo, nos lo dijo.

Pues la verdad es que para mí fue un subidón...

Te salió muy bien. Sí, salió muy bien.

De todos modos esta noche no has venido a hablarnos de postres.

Cuéntales un poco qué has venido a hacer.

Pues he venido a contar cómo es el proceso

de la pasta fresca sin gluten.

La carencia del gluten hace que sea una pasta muy quebradiza,

que se seque más rápido,

y entonces la idea es aumentar un poco la cantidad de huevo

para que quede más elástica y no se seque a la hora de trabajarla.

Ya habéis oído al maestro.

Vais a elaborar pasta fresca pero sin gluten.

No es fácil, pero si seguís sus consejos os saldrá muy bien.

Cuando he visto que había que hacer la pasta sin gluten he pensado,

madre mía, la que nos ha caído a todos encima,

porque justamente ninguno de nosotros es celiaco,

y entonces he pensado, oh, Dios mío.

Para elaborar la pasta y la salsa tendréis 75 minutos.

¿Estáis preparados para cocinar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues los tres minutos para entrar al supermercado

comienzan en tres, dos, uno, ya.

¡Venga, chicos!

Revisad todo bien.

Aspirantes, último minuto.

-Quita, Guillermo, por favor. -¿Dónde hay cilantro?

Cinco, cuatro, Teresa, vamos. Tiempo.

Venga, chicos.

Bueno, Mateo, cuéntanos, tú que eres el especialista en pasta sin gluten,

¿cómo afrontamos esta prueba?

Pues el proceso puede ser parecido al de la pasta normal,

con los huevos en la harina y trabajarla poco

para que mantenga la humedad,

y sobre todo en esto tenemos que tener cuidado

porque se te puede secar aún más.

-Ostras, han salido dos de un mismo huevo.

-Para hacer la pasta necesitas sal, una cucharada y media de aceite,

cuatro huevos, harina para celiacos, 250 g, y después ya lo mezclas todo,

lo envuelves en papel film y lo metes en la nevera media hora.

¿Debemos batir los huevos? Mejor batirlos, porque así luego...

Se integra mejor. Exactamente.

¿Y queda igual que la que conocemos y hacemos?

Para un celiaco te digo que es como el paraíso.

Claro.

Es un poco más difícil de hacer, yo creo, de trabajar y todo,

pero luego de sabor está rica, sobre todo hecha casera.

Exacto.

-Venga, Mauro.

-Estoy muy nerviosa porque creo que me puedo ir,

pero voy a darlo todo para estar en la final.

Me está saliendo esto fatal.

No he calculado muy bien las medidas de los huevos,

no sé si he puesto tres o cinco, y si me ha quedado muy, muy,

que no sé, no se ponía compacta.

-Venga, Martina.

-A mí hacer pasta sin gluten me parece horrible,

porque hay que ponerle así,

y la pasta con gluten es un huevo y harina.

-Venga, Martina.

-Yo, tranquilo, yo me veo bien.

Tranquilo, no, pero tenemos 75 minutos, creo que da de sobra.

Yo creo que me veo en la final, pero eso no se sabe.

Eso, como Dios quiera.

-Se me está pegando ahí.

-Venga, Mauro.

-Cuando amasaba la masa de la pasta, se me rompía.

Me voy a ir, porque me veo muy mal.

Me he bloqueado. Tenía los piñones, el ajo, el parmesano,

el "piccolino" romano y la albahaca, pero no sabía qué hacer con ellos.

A lo mejor no hago ni la salsa, porque no tengo ni idea.

-Mauro, yo que sé, invéntate algo.

-Sí, pero no sé qué hacer.

-Venga Mauro.

-He tenido que repetir la pasta fresca

porque me ha salido fatal y no podía hacerlo bien,

y me he pillado con esta masa tan asquerosa.

He perdido muchísimo tiempo con la repetición de las masas

porque veía a todos con sus masas, todos perfectos

y todos en las neveras y hacía 10 minutos.

-Para los espaguetis boloñesa, lo primero que hay que hacer

es la masa, que ya la tengo hecha.

Después el sofrito que lleva tomate, apio, zanahoria y cebolla.

Se pica todo y lo vamos poniendo en la sartén para sofreir.

Con respecto a las salsas,

¿si tuvieses que concursar hoy, cuál sería la más fácil para decir

"paso a la final"?

¿La más fácil? Sí.

Hemos puesto como más fácil la del pesto.

¿Es la más fácil? Sí, porque no requiere sartén...

Fíjate que todas las salsas tienen su aquel,

la más sencilla, que es el pesto, a mí no me gusta que esté muy cortado,

me gusta que esté ligeramente emulsionado,

después tienes que mirar si el piñón esté tostado o no,

si lleva queso, cuando emulsionas, si la albahaca está cruda o no ...

Tiene muchas historias que conocer para que te salga un buen pesto.

Es como la carbonara, que todos le metemos nata,

y a mí me horroriza la carbonara.

-Supongo que las más fáciles son la boloñesa y la carbonara.

La verdad es que la salsa vóngole no la había oído en mi vida,

pero espero hacerlo bien.

Voy a darlo todo para estar en la final, como supongo que todos,

y voy a intentar hacerlo lo mejor posible.

Me parece un poco difícil porque es una salsa muy italiana,

se hace en las casas de Italia, de Nápoles, de Bolonia y, claro,

yo nunca he hecho eso.

Si quieres saber todo lo que pasa en estas cocinas,

no te pierdas la revista "MasterChef Junior".

En ella encontrarás los platos de los aspirantes,

entrevistas con ellos y los trucos de los jueces.

Además, te enterarás de todo lo que pasa

en la trastienda del programa de cocina más visto

de la televisión.

Cómpratela cada semana con tu revista del corazón favorita.

Mauro le veo yo, que decías que era muy fácil el pesto,

pero tiene una pasta marrón de piñones y queso,

sin casi albahaca...

y una pastarela que no sé si le va a servir.

-¿Cómo vas, Mauro? ¿Vas bien?

Me alegro.

-¡Venga, Mauro! Ya verás lo bien que te quedará.

Mauro me da un poco de miedo porque ha tenido un bajón.

-La salsa pesto era de las más fáciles pero me he bloqueado.

-Huele a vino blanco.

Así me gusta, Guille, rapidito.

Manuel, ¡qué olorcito, Manuel!

Aspirantes, habéis consumido ya 45 minutos.

Tenéis media hora aún por delante.

-¡Alá, si ha crecido! -La mía no ha crecido.

-La mía sí. -Bueno un poquito, pero no mucho.

-La harina sin gluten, al hacer pasta se abre más,

se agrieta y es un foco fastidioso.

¿Qué tal, Manuel? Yo creo que la harina ...

¿Qué tipo de pasta estás haciendo?

Depende el tiempo que tenga voy hacer tallarines o raviolis.

¿Te das cuenta de que son más listos los pequeños que los mayores?

Siempre tienen un plan B. Nos dan unas vueltas que no veas.

Hago esto pero, si no me sale, hago lo otro que voy más rápido.

Y la salsa ya está hecha. ¿Y la salsa qué era?

Es que no me acuerdo cómo se llama. Vóngole.

Pues supongo que la he hecho bien, aunque nunca la he hecho.

Bueno, pero apunta buenas maneras, ¿no?

Huele bien, huele bien.

Yo te digo una cosa, a mí no me importa que eches

alguna almeja más ...

Pero es que para un plato solo... Pero luego somos muchos a probar.

Piensa un poco en mí, Manuel. Vale, vale.

Vale. En cuanto tenga la masa hecha, si me da tiempo, pongo más.

Suerte. Muchas gracias.

-Suerte.

-Esto no vale.

Teresa se está peleando un poco con la masa.

¿Qué te pasa? ¿Cómo lo llevas?

-Es que la pasta se me rompe.

Cógete la mitad, si quieres, porque tienes mucha,

y estirarás más fácil. Con menos cantidad es más fácil.

¿Qué pasta vas a hacer? -Voy a hacer espaguetis.

¿Y la salsa, la boloñesa? -Ya tengo aquí la cebolla sofrita.

¿Y la carne? ¿Por qué no la has juntado en la sartén?

¿Tú no sabes que la boloñesa, el ragú, la carne que interviene,

tiene que guisar cuanto más? Y tú la tienes aquí parada.

Tendría que estar ahí chup chup, chup chup.

Vale. A fuego lento.

Bueno, Teresa, no te molestamos.

Venga.

Suerte. Suerte.

-Venga, Mauro.

Hola, Srta. Martina. -Hola.

Buenas, ¿qué tal? ¿Qué haces? -Unos raviolis a la carbonara.

¿Y de qué los vas a rellenar?

-Le voy a poner una mezcla de dos quesos,

también le voy a poner alguna hierba y ya veré qué le pongo.

¿Y cómo es la carbonara tuya? Cuéntanos.

¿Tienes algún truco especial?

-Bueno. Voy a hacer los que hace mi madre.

Primero sofríe la cebolla, después, cuando ya está dorada,

le pone el baicon y un poco de vino blanco.

Lo deja que reduzca y después le pone la nata,

lo mueve todo un poco, lo probamos y ya está.

¿Conocías a Mateo, Martina? -Sí, claro.

Claro que lo conocía, si llegó a la final.

Si es casi tan pequeño como tú. -No, creo que tiene 20 años.

21 ya, 21.

Cuando quieras aprender a hacer pollo al chilindrón,

es un profesional. Tiene una receta ... Clavada.

-Como tengo el libro de Vicky, también la tiene.

Ya la he leído un par de veces.

Cierto.

-Pero mejor que me lo expliques tú.

Cuando quieras.

Cuando yo veía el programa, decía, "quiero un autógrafo de tal",

pero es mejor conocerles, claro.

-Me estoy peleando con la masa.

Yo con la masa, lo amasaba primero, lo pasaba así

y siempre se me hacían agujeros y se me rompía.

¿Cómo lo llevas?

-Pues la masa la he intentado pasar por la máquina pero es que ...

Se cuartea, ¿eh?

La pasta sin gluten es el problema que tiene,

por eso os he dicho que hay que trabajarla rápido.

-¿Ves? Es que se me rompe.

La tienes muy húmeda, aún, tú la tocas y se pega,

La idea es que no se pegue. Al pasarla intenta echarle

un poco de harina, pero muy poco.

¿Y el pesto qué tal?

¿Cómo va el ajo? ¿Crudo o cocido?

Crudo, lo he puesto crudo.

El piñón cómo va, ¿crudo o tostado? Tostado.

¿Va queso o no va queso?

Sí, lleva picolino romano y parmesano.

¿Y de qué color es el pesto, Mauro? Verde.

Esta marrón. Entre un verde y marrón.

¿Y por qué esta marrón? No sé.

Porque la cantidad de queso y piñón necesita más albahaca.

Mauro, no vamos muy bien de tiempo, corre.

Ya, ya.

Aspirantes, últimos 15 minutos.

Hay que ir dándose prisa ya.

-Mauro, venga, Mauro.

-He decidido echarle harina y estoy terminando ya con la salsa,

Entonces voy bien. -Muy bien.

-¿Qué salsa tenías? ¿Puttanesca?

-Sí. ¿Qué has hecho?

-He frito primero el tomate y el ajo, después he añadido

un poco de cebolla con anchoas y después las alcaparras.

Y después las aceitunas.

¿Picante? Picante no.

¿No ha supuesto una cayenita ni nada de eso?

No. ¿No te gusta?

¿Y la pasta cuánto tiempo la vas a dejar?

La pasta tiene que estar durita y así lo haré.

¿Al dente? Sí, al dente.

Pasta fresca al dente. Sí.

-¿Está un poco gruesita, no?

Tiene que ser un poco más fina la pasta.

Pruébala.

-A mí me gusta.

Bueno, pues ya has visto a nuestros aspirantes.

La de Teresa la hemos encontrado un poco seca, la pasta,

la de Mauro un poco húmeda. Hay que encontrar el punto medio.

Yo he estado viendo a Martina y a Manuel y están pasando bien

la pasta por la máquina. Martina tiene traza, vamos.

La ha pasado por la máquina y la ha bordao.

La de Guillermo está un poco dura pero él ha dicho: "a mí me gusta".

-Soy una crack.

-Mauro, venga.

-Que no voy a sacar el plato, porque esto se me rompe cada vez

que lo paso por aquí. No he terminado ni la salsa todavía.

Le he echado más harina pero es que sigue rompiéndose.

Sé que me estoy jugando quedarme o irme del programa

y por eso estoy tan nervioso ahora.

Ha sido un placer tenerte en estas cocinas,

enseñarnos y enseñar a nuestros aspirantes

todos los secretos sobre la pasta sin gluten

y otros más que te guardas.

Gracias por venir a tu casa, "MasterChef",

Un placer. Un placer tenerte aquí.

Y yo creo que, el año que viene, tienes que sustituir

al guapo del programa, a Pepe, y ponerte tú.

Te quedaría bien la chaqueta de negro,

¿y te pondrías tan serio como yo?

No sé si me saldría, no sé si me saldría.

Actitud y carácter. Gracias, Mateo.

Gracias por venir, te esperamos. Un placer tenerte aquí.

Mucha suerte. Muchas gracias.

-A mí, de Mateo me gustaba mucho su actitud.

Y como pensaba: "Qué no me sale eso? Pues rápido a hacer lo otro."

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 10 minutos.

-¡Qué velocidad, Manu!

-He decidido hacer unos ravioles rellenos de queso

por qué hay quien está arriesgando más

y quiero demostrarle al jurado que valgo.

-Venga, Martina.

Martina, ¿la pasta qué tal?

-No sé yo. Me está saliendo esto una chapuza.

Como se nota que no miras lo que tienes que ver.

Escuela online. Ah, vale.

Tenemos un curso entero sobre pasta.

Serías ahora una maestra de la pasta, como Mateo.

Tienes que saber que aquí sobra harina, pequeños detalles.

-No se cierra.

-Los espaguetis al final me han salido,

no se me han apelmazado,

pero creo que no van a estar muy buenos.

-Venga, Martina.

-Venga, Mauro.

-Martina, venga, no llores.

-Solo me han salido dos, falta uno.

Aspirantes, en 5 minutos el jurado quiere los platos perfectos.

-Martina, no llores, Martina, que está muy bien.

-Sí claro.

-Vamos, Martina, ánimo.

-Martina, con la carbonara no puedes fallar.

-Ya están.

No me da tiempo.

-Martina, sí que te da tiempo.

-Eres el mejor, Manu, eres el mejor.

Aspirantes, último minuto.

-¡Venga, chicos!

10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1 ... ¡Tiempo!

Manos arriba. -Muy bien chicos.

-Estoy un poco preocupada porque he tenido bastantes problemas

a la hora de cocinar. Creo que si no te arriesgas a perder

nunca tendrás la oportunidad de ganar.

Si quieres aprender a cocinar desde cero,

o lo tuyo es la cocina profesional entra en la escuelamasterchef.com.

Una escuela de cocina online, con más de 160 cursos

donde podrás aprendertodo lo que necesites saber

sobre cocina.

Tenemos a los cocineros más prestigiosos

y algunos de nuestros "masterchef" que te ayudarán a potenciar

toda tu creatividad. Entre la escuelamasterchef.com

y prepárate para cocinar.

Aspirantes, los 75 minutos en cocina han terminado

y ahora llega el momento de la verdad.

Comienza la cata.

Y vamos a empezarla hoy con Guillermo. Adelante.

(Aplausos)

Venga, Guille, ánimo. -Venga, suerte, Guille.

Guillermo, presenta tu plato.

He hecho unos tallarines con salsa a la puttanesca.

¿Nunca habías hecho salsa puttanesca?

No, nunca.

¿Y qué te ha parecido, te ha gustado?

Sí, muy fácil.

¿Muy fácil? Sí.

¿Qué lleva la salsa puttanesca?

Lleva tomate, ajo, yo le ha añadido un poco de cebolla, pero no lleva,

anchoas y alcaparras.

¿Y ya está? Sí.

Vamos a probarla.

¿Yo? ¿Comérmelo?

Claro, mientras probamos nosotros, tú ve probando esto.

Pica mucho.

Mastica, mastica. Pimienta negra.

La salsa puttanesca tiene que picar,

pero no me eches la pimienta en grano, échala molida.

Y hay un ingrediente que te falta.

Si te has fijado en la muestra que había, había aceitunas,

y aquí no las veo, y tampoco me has dicho que las hayas echado.

Se me ha olvidado.

Y has echado cebolla, que decías tú que no llevaba,

pero el toque tuyo.

Mmm.

Pepe, prueba los tallarines, por favor.

Como me quieres, ¿eh? Sí.

Gracias.

¿Qué ocurre?

El problema está en la masa, está demasiado cruda,

no ha cocido bien, se te hace una bola,

no has echado las aceitunas

y has echado la bola de pimienta entera.

Tengo la boca ahora mismo... ardiendo.

En fin, Guillermo, luces y sombras.

Estoy muy bien, muy contento.

Mauro, adelante.

He hecho unos espaguetis con salsa pesto.

¿Estás contento con tu plato?

No, no estoy contento porque no he trabajado bien

y no me ha salido muy rico, creo.

¿Qué te ha pasado? Estaba un poco perdido.

Y estaba muy descontrolado, no estaba tranquilo.

Buh, buh.

¿No estás ahora mismo como si te hubieses comido una tostada

de pan con ajo? Tiene ajo para aburrir, Mauro.

Yo no puedo quedar ya con nadie hoy en todo el día.

Evidentemente, se ve que no has puesto mucha albahaca.

A mí lo que me molesta es que te lo he dicho,

que lo que hace especial el pesto es que tiene mucha albahaca.

Por eso es tan verde y tiene tanto sabor a albahaca.

Y no hay albahaca, amigo,

y estoy convencido de que tienes madera para sacar un pesto

mucho mejor que ese desastre.

En la última prueba te dije, "Vente para arriba, métele ganas."

Continuar en MasterChef depende de las ganas que le metas,

y esas ganas no las he visto....

La salsa, puedes pensar que es muy fácil,

pero luego hacerla en una semifinal cuesta.

(Aplausos)

Muy bien, Mauro, no pasa nada. -No pasa nada, Mauro.

Teresa, ¿preparada? Sí.

Vamos allá.

He hecho unos espaguetis a la boloñesa,

y a la salsa le he puesto apio, cebolla morada, zanahoria y tomate,

y carne picada de cerdo.

¿Estás satisfecha con el resultado? Más o menos.

Vamos a probar, ¿no?

Hombre, lo más complicado era la masa,

porque es muy compleja de trabajar, y tu masa está suelta,

está muy bien trabajada.

Fina, muy bien hecha.

Increíble cómo has hecho la pasta.

Sin embargo, la salsa se ha quedado un poco más...

La salsa también está buena.

Es verdad que le falta un punto de sal,

pero a mí me ha sorprendido para bien.

Gracias.

Estoy contenta con mi plato, ya tengo más posibilidades que antes.

Manuel, el jurado está esperando tu plato.

Venga, Manu.

Manuel, cuéntanos que nos has hecho.

La pasta fresca como todos, con una salsa que sí llama a la vongole,

así se llama el tomate, y vino blanco, perejil y ajitos.

¿Cómo lo ves? Bonito.

Ven aquí.

Tú no lo ves, directamente.

¿Lo ves mejor ahora? Sí, bastante mejor.

Mi plato está rico, y además me ha quedado bonito,

intento siempre ponerlo muy bonito, y espero quedarme.

Y esta presentación que has hecho, ¿de dónde la has sacado?

No sé, me la he inventado. ¿Te la has inventado?

Es de un estilismo, no sé, espectacular.

La presentación es exquisita, Manuel.

A simple vista, la estética está muy bien.

Ahora, abrir 27 almejas para traerme una... eso no te lo puedo perdonar.

Vale, lo sé para otro día.

Hay un defecto que tenéis casi todos, y es normal con la edad,

el punto de sal.

Ya.

Pero está muy rica la salsa.

Lo que es genial es que el sabor de la vongole está ahí.

Y no sabías cómo se llamaba y has conseguido sacar el plato,

fíjate qué mérito tiene.

Buena estética, bastante buen trabajo.

Trabajazo.

(Aplausos)

Muy bien, Manu.

Estoy contento, la próxima vez una bandeja de almejas para Pepe.

Martina, tú cierras la cata de hoy.

Ánimo, Martina. -Ánimo.

Martina, presentanos tu plato y cuéntanos cómo lo has elaborado.

Son unos ravioles rellenos de queso parmesano

y lleva una salsa carbonara.

Primero he sofrito la cebolla, después he puesto el bacon,

un poco de vino blanco,

cuando ya ha reducido, he puesto la nata.

¿Estás contenta con tu trabajo? Más o menos.

Vamos a verlo.

Teniendo en cuenta mi esfuerzo y mi creatividad,

no sería justo que me fuese hoy, pero si el plato está malo,

entonces me tengo que ir por narices.

Muchas gracias, Martina.

Callaos, callaos.

Me he venido abajo porque he pensado que era una ruina, que estaba malo,

yo no paso a la final.

-Ya verás, ya verás.

-Solo con cortarlo estaba gordísimo. -Martina, no llores.

-Cállate, por favor cállate porque el tuyo estaba muy bien.

No me agobies.

Aspirantes, ya sabéis que hoy,

dos de vosotros os bajaréis en esta parada

y es la última antes de la gran final.

Jueces.

Martina, a lo mejor lo han dicho para disimular,

a lo mejor es el mejor plato de todos.

(SUSURRAN)

Si claro, me da los seis puntos y me tiro por el suelo.

(SUSURRAN)

¿Qué te ha dicho? Y Jordi...

-Puede ser de "qué bueno".

Es el paraíso en un restaurante 40.000 estrellas Michelin...

-Ya vienen.

Aspirantes, antes de empezar con los puntos,

este jurado quiere que sepáis que sí habéis llegado hasta aquí,

es porque durante todos los programas habéis demostrado

muchísimas cualidades.

Os habéis enfrentado los problemas y habéis aprendido de los errores.

Después de deliberar,

hemos decidido que el aspirante que esta noche se merece llevarse

el premio al mejor plato, y por lo tanto, los seis puntos es...

Manuel.

Venga, Manu. -Manu, felicidades.

-Eres un crack.

-La salsa no era la más fácil,

pero no era tan complicada como pensaba al principio,

y me ha salido bastante bien.

El aspirante que se lleva cinco puntos

por haber hecho el segundo mejor plato es...

(SUSURRA) Teresa.

Teresa.

(Aplausos)

El aspirante que se lleva cuatro puntos

por haber hecho el tercer mejor plato es...

Martina.

¿Ves?

(LLORA) -Ha sido un ataque de nervios, pero mira, al final bien.

El aspirante que se lleva tres puntos

por el cuarto mejor plato es...

Guillermo.

Y por tanto, Mauro, tú te llevas dos puntos.

Vuestros platos estaban bastante justos, tirando hacia abajo.

¿Sois conscientes de ello? (AMBOS) Sí.

Puede que en vez de haber hecho el peor plato

puede que haya hecho el sexto mejor de toda España,

y eso ya es bastante.

De esta manera, y viendo la clasificación,

los tres aspirantes que pasan a la final de la segunda edición

de "MasterChef Junior"

junto a Aina son Manuel, Teresa y Martina.

(GRITA) Soy finalista de "MasterChef Junior II".

(Aplausos)

-Estoy tan contenta de haber pasado a la final

que voy a darlo todo para sorprender a los jueces.

Guillermo y Mauro, habéis sido dos grandísimos aspirantes,

ojalá pudierais llegar todos a la final, pero es imposible.

Aquí tenéis nuestros regalos.

Venga, chicos.

Desde que llegué hasta que he salido,

he hecho la evolución que no me la creo ni yo.

Aquí están los cuatro finalistas, pero yo,

de verdad que no quiero que estéis tristes,

os habéis bajado en la penúltima parada,

casi llegáis al final del trayecto.

¿A que habéis vivido las mejores semanas de vuestra vida?

Sí.

¿A que nunca nos vais a olvidar? No.

-Voy a echar de menos al jurado,

a mis compañeros y toda la experiencia que hemos hecho.

-Ve con cuidado.

-A ver a quién me toca abrazar ahora.

-Adiós.

Oye, como que adiós, tú te tienes que venir conmigo y Mauro también.

Yo volvería repetirlo, por mí toda mi vida,

todos los días de mi vida estaba aquí.

Aquí tenemos el juego de mesa de "MasterChef",

para que demostréis a todo el mundo que sois unos sabios en esto.

Mira Pepe qué raro.

Es que Pepe sale feo siempre, las cosas como son.

Aquí tenemos también la escuela de cocina seis meses,

para aprender online.

Y para que demostréis a todo el mundo lo mucho que sabéis,

os regalamos también,

de parte de nuestro patrocinador de electrodomésticos,

un montón de electrodomésticos, la batidora,

el robot de cocina... eso sí, tenemos que hacer un trato.

¿Me vais a invitar a cenar un día? Sí.

¿Vais a cocinar vosotros? Sí.

Y seguro que también estáis deseando saber que os regala

nuestro proveedor de alimentos.

Mauro, este es para ti.

¿Qué es eso? La equipación del Madrid.

(LEE) Para Mauro con nuestros mejores deseos, un abrazo.

Con todo, bueno, bueno... el número de Modric con tu nombre.

Qué chulo.

Modric es mi jugador favorito del Madrid,

y que me la haya firmado él es la leche.

¿A ver tú?

Pero si tenéis lo misma. De Ramos.

Anda, de mi paisano.

(LEE) Para mi amigo Guillermo, con afecto.

Aquí tienes tu nombre con el número de Sergio.

Guillermo, Mauro, también os vais a llevar un set de productos

de "MasterChef" para que no os olvidéis nunca de nosotros.

Hay libretas, bolis... de todo.

A partir de ahora es centrarme en los exámenes

y en la escuela de cocina, la cocina no la voy a dejar.

Quédense bien con sus caras,

ellos son Manuel, Aina, Teresa y Martina.

A ellos y a nosotros, todavía nos queda una última cita,

y será la próxima semana,

la gran final de la segunda edición de "MasterChef Junior".

Eso será la próxima semana, mientras, ¿qué hay que hacer?

(TODOS) Ponerle sabor a la vida.

(Aplausos)

Bienvenidos a la final de la segunda edición de "MasterChef Junior".

Sois los finalistas del concurso de cocina infantil más duro

y prestigiosos del mundo.

Tres, dos, uno... ya.

Ay, como se hacía.

-Creo que de momento tiene buena pinta.

¿Tú lo comerías?

Para una final, nos falta un poquito más.

Próxima parada, Vicente Calderón.

Cocinaréis parar titulares del Atlético de Madrid.

Con este reto, asumís la mayor responsabilidad que ningún aspirante

ha tenido el "MasterChef Junior" hasta ahora.

Se nos está cayendo el cielo.

Esto es una final como Dios manda.

Esto es un postre que puede hacer un niño en 120 minutos,

si no te veo trabajar y hacerlo, no me lo creo.

Esto es el 10 absoluto.

Lo tiene todo. Felicidades de verdad.

Ahora, el jurado tiene que tomar la decisión más importante

desde que empezó el concurso.

El finalista que se lleva este trofeo que le acredita

como el nuevo "MasterChef Junior" de España es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5 - 27/01/2015

Programas completos (6)
Clips

Los últimos 152 programas de MasterChef Junior 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos