www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2952529
Para todos los públicos MasterChef Junior 2 - Programa 4 - 20/01/2015
Transcripción completa

En vuestras cocinas tenéis cada uno una caja misteriosa.

(ASOMBRADOS) ¡Ah! Vais a cocinar juntos,

pero no al mismo tiempo. ¡Cambio de cocinero!

-Tiene que hacerse 20 minutos. -¡Mauro, aligera!

-¡Rápido, rápido, rápido! -Si no, no llegamos.

Es como un Frankenstein de... -Exacto.

-Esto es top-secret, es un regalo para todos vosotros.

(GRITAN DE ALEGRÍA) (TODOS) ¡Disneyland París!

Bienvenidos al mundo de la magia.

La tapa es el símbolo de identidad de nuestra gastronomía.

-¿Y la leche? -Tío, no me fastidies.

-¿Dónde está? -Cuando se echa aquí, no se toca.

-Ya está. Martina manda más que tú.

¿No eres el capitán? -Se quemó, míralo.

Eh, señorito, mira.

Eh, con esto. Con esos fallos imperdonables,

ninguno de los dos equipos debe ganar la prueba de hoy.

Bienvenidos a la granja júnior de "MasterChef júnior".

¡Cogedla, cogedla, la cabra!

Vais a elaborar un plato que contenga cereales.

¡Ramón Freixa! -Libertad, sabor y gusto.

Que hagas tradición me parece muy bien,

pero la masa me queda un poco aceitosa

y el pimiento solo me queda un poco pesado.

Te ha faltado pensar el plato.

Me falta intensidad en el plato y en ti.

Marta, Mendicuti, Lluc, os vais habiendo realizado

un sueño para muchos niños.

Sabemos que son muy jóvenes

pero, aunque vengan en triciclo,

no nos va a temblar el pulso con ellos.

En "MasterChef júnior" van a descubrir

si de verdad les gusta la cocina profesional.

Aquí les espera mucho trabajo, un mundo de fantasía

y una experiencia inolvidable.

Bienvenidos a la repesca de "MasterChef júnior".

(TODOS) ¡Las cocinas son nuestras!

Esta noche, "MasterChef júnior" viaja a Sevilla,

la ciudad de la luz.

Conocida por su Semana Santa, su Feria de Abril

y por ser el santuario de la tauromaquia y el flamenco,

pero el verdadero tesoro que esconde esta ciudad

se encuentra hoy en el Parque de María Luisa.

Aspirantes, bienvenidos a Sevilla.

(TODOS) Gracias. Lo primero que vamos a hacer

son los equipos, elegiremos los capitanes al azar

ya que, a esta prueba, por ser la primera,

todos llegáis con el marcador a cero.

En esta bolsa hay siete flamencas,

dos de ellas llevan una banda de capitán;

los dos aspirantes que las escojan se convertirán

inmediatamente en capitanes de equipo.

El resto descubrirá el color de su flamenca

y se unirá con su capitán.

Como sois impares, un equipo contará

con un miembro más:

El azul estará integrado por cuatro aspirantes

y el rojo por tres.

Pues, vamos, manos al saco.

Víctor, no vale mirar. -No he visto nada.

Hala, pues Víctor es un capitán.

-Hala, soy capitán.

Soy capitán por azar.

No he visto nada, estaban las manos y no he visto nada.

A ver... ¿Quién es el otro capitán?

-Capitán. Ay, qué bien, ¿no? ¿Contento?

-Azul. -¡Vamos!

¡Otra vez! -Qué bonita la flamenca.

Estas flamencas son las que tienen mi abuelo y mi tía sobre la tele.

-Guille es la tercera vez capitán.

Es preciosa. Los capitanes son Víctor,

del equipo azul,

y Guillermo, del equipo rojo.

-Yo hubiera cambiando a Guillermo por Manuel,

Manuel es un excelente capitán.

Aspirantes, vais a preparar

un bufé compuesto por... -Qué miedo.

Un gazpacho con fresas

y brocheta de rape y langostino.

Y otro compuesto por

tortilla de patatas king size, o sea, supergrande,

y cazón en adobo.

-Gazpacho. -Gazpacho.

Capitán rojo,

como tienes un integrante menos,

te vamos a dar la ventaja de elegir primero.

-El gazpacho y... La brocheta de rape y langostino.

El gazpacho con fresas y la brocheta de rape y langostino.

-Hubiese preferido tener gazpacho y tortilla,

si hubiese podido elegir así; a la gente le gustan esos platos,

es lo que más se suele pedir.

Víctor, tu equipo cocinará tortilla de patatas supergrande

y cazón en adobo.

-Vale. Muy bien, muy bonito,

¿siempre os olvidáis de mí o qué?

¿Los postres qué?

¿En un bufé como este no hay postres o qué?

Pepe... Tú. ¿Y ahora qué hacemos?

¿Os parece bien este menú sin postre?

(TODOS) No. ¿Entonces...?

-No sé yo, no sé yo... Que entren los reposteros.

-¿Los reposteros? -¿Eh?

-¡Ahí están!

-¡Ah! ¡Ah, son todos!

-Son los eliminados. -¡Ah...!

-Menuda faena, ahora toca repesca.

-¡Mendicuti!

-¡Ay...!

-¡Bien! -¡Oh, Dios, Marta!

-A mí, que entren dos compañeros más me parece bien

porque nos lo pasaremos mejor al ser más

y, aunque sea repesca, tampoco los veo como rivales

porque han estado mucho tiempo fuera.

-¡Hola, chicos!

-¡Marta! -¡Dios!

-¡Es que yo no me lo creo, han venido todos!

Me puse a llorar porque he visto a Marta,

a Claudia, a Rocío, a Marcos...

Muy bonito, muy bonito.

Ex aspirantes, os he llamado

porque creo que podéis ayudarnos en este reto

pero, sobre todo, porque este jurado quiere daros

otra oportunidad.

-¡Ah! -Dios, Dios, Dios, Dios, Dios...

-Yo he venido aquí a disfrutar

de la Macarena y de la Semana Santa,

¿eso de la repesca de qué?

-¡Ay! ¡Dos, dos, dos, dos, dos, dos, dos!

-Hay dos. -Son dos, son dos.

¡Dos! Dos...

-¡Ay! ...de vosotros volveréis

a las cocinas de "MasterChef júnior".

-¡Tío, mi tesoro!

(CHILLA) -Los que pensabais que

os habíais librado de mí porque era pequeñita,

eso no; yo vuelvo aquí y me llevo un delantal seguro.

Ex aspirantes, hoy cocinamos para un catering y vosotros

os vais a encargar de los postres.

-Bueno... Vais a cocinar crepés dulces,

nueve distintos,

uno por ex aspirante. -Los crepés son como tortitas.

-¿Y cómo se le llama...? Ah, pero sin levadura, ¿verdad?

Sí. -Yo aquí voy a ganar

y a volver a entrar.

El tiempo que estuve fuera, he estado con

la escuela MasterChef estudiando.

En esa bolsa hay nueve castañuelas numeradas del uno al nueve,

cada número corresponde a un tipo de crepé.

Será el azar quien decida qué postre vais a hacer cada uno.

-Venga. -A mí me da igual,

no sé hacer crepés de ninguna manera.

Ex aspirantes, abrimos castañuelas.

-El uno. -El tres.

-El seis. -El cinco.

-Soy el sheriff.

Marco, crepé de nata y fresa.

Claudia, de nata, chocolate y nueces.

Marta, crepé de cacao y plátano.

-Qué buenos. Yo necesito entrar,

yo daría todo lo que tengo en mi vida para

poder entrar en "MasterChef" y estar con Aina.

Lluc, crepé de café y queso mascarpone.

Lucía, crepé de macedonia de frutas

y dulce de leche. -Ah, vale.

Dani, crepé de manzana salteada, canela y nata.

-Vale. Rocío,

tu crepé será de pera caramelizada con cardamomo.

-Yo creo que me merezco ese delantal

y voy a ir a por todas para conseguir uno de ellos.

Teresa, crepé de nata, vainilla, frambuesas

y hojas de menta.

Mendicuti, tú tienes crepé de chocolate blanco y arándanos.

Vais a cocinar para 41 comensales.

-Ostras... Eso significa que vosotros,

aspirantes, tendréis que servir sobre la mesa

nueve litros de gazpacho,

10 tortillas supergrandes,

41 brochetas de rape y langostinos.

-¡Peta, macho! Y ocho kilos de cazón en adobo.

-¡Uh...!

Y, vosotros, ex aspirantes, 180 crepés.

-Me encantaría que entrara Mendicuti porque

cocina muy, muy bien y es uno de los mejores amigos.

Cada detalle del catering ha sido diseñado

por Samantha de España.

Chicos, por favor, no me decepcionéis hoy.

(TODOS) Vale.

Cocinaréis para fans de un cantante muy famoso.

-¡John Lennon! Que ha liderado

todas las listas de éxito

y se ha convertido en el artista español

que más discos ha vendido en la última década,

acumulando la friolera de 35 discos de platino.

-¡Dios! -Buah...

-Ojalá que venga Manolo Escobar porque le gusta mucho a mi padre

y lo quiero ver en persona.

Si quieres saber antes que nadie qué sorpresa dará

a nuestros aspirantes este cantante famoso,

abre la aplicación "MasterChef", allí encontrarás, además,

todas las recetas, vídeos y secretos del programa.

Descárgatela ya, disfruta de "MasterChef júnior" a tope.

Contaréis con 120 minutos para cocinar este bufé.

Los dos ex aspirantes que, con sus crepés,

nos convenzan de que merecen una segunda oportunidad,

volverán a ser aspirantes de "MasterChef júnior"

y recibirán, automáticamente, seis puntos cada uno,

igual que el equipo que gane esta prueba.

El equipo perdedor recibirá tan solo tres.

-Madre mía... -Pero si no...

-¿A ti te parece justo esto? -Que entren, bueno,

pero que entren, que es el regalo de entrar,

y, encima, seis puntos; que tengan tres y entren

con el equipo que pierda. -Encima pues que nosotros....

...hemos estado ahí trabajando, sufriendo cortes,

prueba de equipos... (AMBAS) Quemaduras...

-Y ellos han estado en su casa relajados pudiendo practicar

todo el tiempo y, encima, vuelven a entrar dos...

O sea, es que me parece fatal.

Os recuerdo que en el camión de vuestro proveedor de alimentos

tenéis los ingredientes necesarios para elaborar vuestros platos.

El excedente que no utilicéis será donado a comedores sociales.

Equipo rojo, equipo azul,

ex aspirantes, ¿queréis cocinar?

(TODOS) ¡Sí, chef! ¿Pues a qué estáis esperando?

En tres, dos, uno, ¡vamos!

Nuestros aspirantes y ex aspirantes se dirigen a cocinas.

El equipo rojo cocinará gazpacho con fresas

y brochetas de rape y langostinos;

mientras que el equipo azul hará cazón en adobo

y tortillas extragrandes.

Están en juego seis puntos para el equipo ganador,

los mismos que conseguirán los dos ex aspirantes

que vuelvan a las cocinas de "MasterChef"

por haber hecho los mejores postres.

-Bueno, chicos... -A ver, organización.

Tú te vas a encargar del cazón. -Uno al adobo

y el otro limpia el pescado. -Yo limpio el pescado.

-Mientras tanto, tú y yo hacemos la mise en place

de la tortilla, ¿vale? -No, pelad la patata...

-La mise en place es eso, ¿vale? Pues ya está, todo decidido.

-Vosotras hacéis el gazpacho y yo hago la brocheta.

-Guillermo, importante, no gritar, ¿vale?

-Vale. -Sobre todo, y la cocina limpia.

-Confío mucho en Guillermo como capitán.

Creo que ya tiene la lección aprendida

de que no hay que gritar y no hay que perder los nervios;

lo va a hacer superbién.

-Yo tengo muchas ganas de volver a entrar en el programa

para volver a estar con mis amigos y para ganarlos.

Si no entro, me llevaré una decepción y una alegría

al haber llegado hasta aquí y haber tenido esta oportunidad.

-No me llega. -¿Dónde lo enchufo?

-¿Puedo desenchufar este y pongo el mío?

-Eh, no, es lo voy a usar...

Bueno, espera, por ahora sí, por ahora sí.

-Lo voy a echar aquí y lo voy a batir aquí

porque es que yo no puedo batirlo.

-Me voy a dejar la piel para trabajar a tope y volver.

Yo creo que también tengo un poco más de ventaja

por el hecho de haber estado más tiempo

y haber podido aprender más que gente que, por ejemplo,

se fue en la primera gala y no ha podido aprender.

-¿Quiero yo ahora...? Sí, quiero.

400.

-Me voy a esforzar mucho porque quiero volver a entrar

y, como falle, pues me han dado otra oportunidad

y no la voy a malgastar.

-Perdón, Lucía, ¿me dejas tu cazo?

-¿Eh? ¿Qué cazo? -Tu cazo.

-Es que a lo mejor lo... -Te lo traigo ahora mismo.

-Vale.

La receta de los crepés es bien sencilla,

cogemos la leche, le añadimos la mantequilla derretida,

echamos la harina, los huevos, el azúcar

y una pizca de sal. Mezclamos muy, muy bien

con la túrmix hasta que quede una masa homogénea.

Los crepés que tenemos son nueve variedades diferentes

de sabores, hay que ver cómo hacerlo para que el relleno

esté apetitoso; eso deben saber hacer:

Saber rellenarlos para que estén buenísimos.

-¡Que no me funciona!

¡A ver, que no me funciona esto! -¡Teresa, relájate!

Teresa es que se toma las cosas muy a pecho.

Yo la tenía al lado y era mi oído: "Pi, pi...".

A ver, a ver, qué pasa aquí, a ver, a ver, ¿qué es esto?

¿Estás nerviosa o qué te pasa? -Mucho.

¿Pero por qué? -Vale, me tranquilizo, ya está.

A ver, ¿sabes hacer un poquito de relajación?

-Vale. (AMBAS) Oooom...

-Ya está. ¿Ya?

-A ver. Ya está.

-Gracias. Vale, déjala.

-Me lo voy a intentar pasar bien y a tope para... para ganar.

-Revísalo, ¿eh? Toma. -Aquí está lleno de espinas.

-Coge un cuchillo y le pasas el cuchillo

y, ya, con el dedo, tiras, y eso sale.

Pero no te cargues el pescado, ¿vale?

Equipo azul, receta sencilla: Cazón en adobo.

¿Qué lleva el adobo? Pues 50% es agua,

un 30% sería vinagre y un 20% sería vino blanco.

A eso añadiremos un ajo bien, bien picado,

comino, orégano y pimentón dulce.

Y este cazón, después de media hora,

tres cuartos, incluso, una hora de marinada,

sacaremos una buena harina, una fritura,

que quede doradito y no muy hecho. -¿Cuánto de vino?

-4000 mililitros, para aclararse. -Es que esto va por peso.

-0,4 gramos. -Echa 400 gramos, que serán 400.

Échalo.

Lo que digo yo va a misa y, aunque no me haya tocado todo

como yo quería, si gano, tendré mucho más mérito.

¿Cómo vamos, chicos? (TODOS) Bien.

¿Todo bien? -No queremos que entres.

¿Eh? ¿Ah, sí? Vale, vale... -A ayudarnos, a ayudarnos.

No, no os pienso ayudar, claro que no, ya sois mayorcitos,

creo que podréis. ¿Estáis cociendo el tomate?

-No, si está apagado. Me habías asustado.

¿Es fácil la receta? -El gazpacho es fácil,

pero hay que hacer un montón.

Estamos en Sevilla y lo único que me apetece

es esta receta: Un gazpacho con fresas.

¿Cómo lo hacemos? Muy sencillo:

Quitamos el corazón a los tomates, los partimos en cuartos,

pelamos los pepinos, cortamos y troceamos,

pelamos pimientos, los cortamos. Todo en un robot.

Lo trituramos y añadimos el aceite de oliva virgen extra,

sal, vinagre y el diente de ajo. Lo pasamos por el colador

y, de guarnición, unas buenas fresas

cortadas en trozos, un chorro de aceite de oliva y servimos.

-Guillermo, estás destrozando la gamba.

-No la destrozo, le quito la piel. -Él es tozudo.

-Guillermo, yo te he dado un consejo,

si te los quieres cargar, no lo sigas.

-Madre mía, la tenemos clara hoy.

Oye, ¿cuál es el calabacín?

-Ese. -¿Este?

-Guillermo, tío, termina una cosa

y empieza con otra.

-Con una gamba tenemos ya...

-Con una gamba tenemos una brocheta, una.

-De una gamba se pueden sacar tres o cuatro trozos.

-Dos. -Te puedes poner tú

con las gambas a cortar... -Aina, ponte con las gambas.

-Es que yo no lo aguanto, no puedo con él, no puedo,

te juro que no puedo.

-Oh, qué bien huele el adobo, chicos.

¿Sal lleva bien? -Sí, ¿no?

-Está sosito, sotito.

-Un poco más. Yo no lo veo muy fuerte, ¿eh?

Lo mínimo de sal; sal falta, seguro.

-Sosito. (RÍE)

-Mueve... -Para las patatas, ¿no?

-El hijo... (RÍE) A ver...

-Víctor, ¿esto es para las patatas?

-Vamos, equipo, que podemos.

Aspirantes, ex aspirantes, llevamos 20 minutos cocinando,

en 100 dejamos de cocinar, ¿oído?

(TODOS) ¡Oído!

Mira qué crepé, ¿esto a qué se parece?

-Bueno, yo nunca he visto un crepé. ¿Nunca habías visto un crepé?

¿No? ¿Y tú de qué te alimentas?

Yo te digo una cosa, a esta masa no le has echado

la suficiente harina. -Le he echado tres puñados.

¿Lo has pesado o has puesto al tuntún?

-Ah, no, le he puesto tres puñados.

¿Al tuntún? Claro, cómo quieres que la masa

del crepé esté bien, si has puesto tres puñados

de harina. ¿No lo has pesado? -No.

¿Pero por qué?

Si te gusta la cocina y tienes entre ocho y 16 años,

no te puedes perder el campamento MasterChef,

cocina y diversión en entornos naturales.

El verano que viene, campamentos MasterChef.

Échalo. Ya.

Es mejor que te... ¿Vale? Ahora córtale un poquito aquí.

-¿Con este palillo? Sí.

No, no, no, no... No, hombre, que le cortes esto aquí

para que... -Ah, vale, para que no... Vale.

Hala, a ver si aprovechas. -Gracias.

Lo mejor de los crepés es que sean muy finos.

¿A ver, Teresa? Teresa está siendo una kamikaze.

Una, dos, tres, cinco, seis... Muy bien. Fenomenal.

-Oh...

-¿Cuántos crepés llevas? -Dos.

-Yo uno que creo que está crudo.

-¡Hala! Bueno, Lluc, ¿cómo vamos?

-Bien. ¿Tienes ganas de volver?

-Sí. ¿Sí? ¿Estás nervioso?

-Un poquito. ¿Sí? Mira lo que hay ahí.

No te puedes olvidar de reciclar todos los tapones que veas,

mira, míralos. Porque con un tapón como este,

se puede hacer mucho por los demás.

-Muy bien. Pues toma, a reciclarlos.

Bueno, ¿cómo vamos? Esto, cuanto antes lo trituremos,

mejor, ¿vale? Eh, ponemos a punto de sal

y al frío corriendo, ¿vale? Vamos con ello, chicos, rapidez.

-Vale.

Y, después de nuestro gazpacho, pues vamos a hacer una brocheta

de langostinos con rape y calabacín.

Limpiamos los langostinos, quitamos las cabezas,

dejamos las colas; el rape lo hemos limpiado,

cortado a taquitos del tamaño del langostino.

Luego, cortamos el calabacín del mismo tamaño.

Insertamos todo en una brocheta, marcamos en la plancha

una gota de sal y otra de aceite. ¿Que queremos añadirle una salsa?

Pues un poquito de yogur con una pizca de curry

y nos queda fantástico. -¿Puedo hacer las brochetas?

-Guillermo, ve a limpiar el rape. -Por favor.

-Vale, voy a limpiar el rape. -Eres tú el capitán,

no nos tienes que consultar a nosotras.

-Guillermo, ¿sabes limpiar rape? -No,

no sé limpiar el rape. -Ponte con los langostinos.

-Guille lo único que hacía era pasearse de un lado a otro

por la cocina, a ver pasaba Dios o algo, le tocaba la cabeza

y le enseñaba a ver qué tenía que hacer.

-Guillermo, los langostinos. -Los corto.

-Espabila. -Espabílate con los langostinos.

-Vale, pero los voy a cortar aquí en la sartén

porque no tengo más opción.

-Te juro que estoy súper, súper, superenfadada con Guillermo.

Yo es que no lo encuentro normal.

Guillermo, ¿ya lo tienes todo limpio?

-Ay, por favor, tía, para de quejarte.

-No, Guillermo, no me estoy quejando, quiero que salga.

-Ofú, es que... ¡No puedo más!

¡Es que no puedo más con Aina Martín, no puedo más!

-Esta prueba no la vamos a perder. -Bate, bate, bate, bate.

Ya, ya, ya, ya, ya, ya.

(SILBIDO)

-¡Huy! ¡Miércoles! Cayó, cayó, cayó, cayó...

El equipo azul, receta sencilla: Tortilla de patata con cebolla.

Pelarán patatas, cortarán en tajadas de medio centímetro

y confitarán en aceite sin llegar a freír.

Añadirán juliana muy fina de cebolleta,

lo justo para que queda cocinada. Esa patata con cebolla

la mezclarán a huevo batido, en su misma cantidad

para que cubra una sartén. Cuajar, que quede doradita,

dar la vuelta, doradita, salpimentar y hacer

10 grandes tortillas, que no es fácil.

-Víctor, Víctor... -Sale un poco.

-¡Víctor, tío! -No pasa nada.

-No, sí pasa, sí pasa. Coges una cuchara y lo echas.

-Si tengo que ensuciar la cocina, pues la ensucio,

para ganar todo vale. ¡Aspirantes, ex aspirantes,

llevamos 45 minutos cocinando, quedan 75 para dejar de cocinar.

¿Oído? -¡Oído!

(TODOS) ¡Sí, chef!

-Ahí no hay casi tortilla, falta patata y falta huevo.

-¿Qué... qué... qué...? ¿Qué es esto?

-Cáscara de huevo. -¿Cáscara de huevo?

-Jopetas. -El huevo está lleno de cáscaras.

¡Por favor, colad el huevo!

Si no llego a ver que había cáscaras en la tortilla,

tenemos tortillas crujientes.

-Que no me sale.

-¡Bien! ¡Mola!

Me la estoy jugando y estoy intentando hacerlo

lo mejor que puedo y yo, la verdad,

es que nunca he hecho crepés, pero creo que

me están saliendo muy bien.

¡Ah!

A volver a repetir.

Vaya crepé fino y bueno que has hecho.

Vamos, ahora esto, ¿sabes lo que hay que hacer? Mira.

-¡Ah! ¿Has visto? Vamos.

-Voy a empezar a hacer la brocheta.

-No tienes los langostinos. -Corta.

-¿Ya le has quitado la tripa? ¿Lo has cortado todo?

-Sí. -Mira, te juro que me

estás poniendo de los nervios.

Mira, a esto quítale las tripas, Guille, tío.

No hagas las cosas con desidia.

¡Es que Guillermo es un cenutrio, es que lo cogería y...!

-Hay que hacer 22, ¿verdad? -Hay que hacer 22 crepés.

-¡Ah!

¡Es David Bisbal!

-¡Ese es Bisbal!

¿Es Bisbal?

-¡Ay! -¡Calla, calla, que sí, que sí!

-¡Hostias!

¡Ay, Bisbal!

-¡Niña! -¡Ostras!

-¡Ay!

-¡Es David!

-¿Qué tal, campeón?

¿Estás bien o qué? -Sí.

Yo soy el fan número uno, ¡el fan número uno! Así.

(CANTA) #Cocinero, cocinero, enciéndeme la candela.#

Bueno, ¿qué? ¿Lo pruebo o qué?

-Sí, vale. -Venga, voy a probarlo.

Tiene... Está bueno, ¿eh? Está buenísimo, ¿eh?

-Le falta el frío. -Claro.

-Ese es el problema. -Le ponemos hielo

y ya está. -Ahora lo vamos a poner.

-¡Bien! A Bisbal le gusta nuestro gazpacho.

-Venga, dale ahí fuerte al rape. -Gracias.

-Qué maravilla... -Qué fuerte, tío, no veas.

-¿Ya lo tienes todo limpio? ¿Le has quitado las tripas,

lo has cortado? -Sí.

-Teresa, mira para el lado.

-Sí, ese se llama Bisbal, pero no es Bisbal de verdad.

-¿Qué pasa, muchacho? ¿Cómo estáis?

(HABLAN A LA VEZ) -Estás haciendo crepés, ¿no?

-¡Dios! -¡Que te has manchado!

-Estoy flipando. -Cuando he visto a David Bisbal,

me iba a dar algo. ¡Dios mío, es David Bisbal!

-¿Tú cocinas crepés? -Todos los días, vamos, sí.

-¿Y te salen buenos? -Me salen regularcillos.

-¿Me quieres ayudar? -Venga, vale.

-Tienes que cortarle el culo, bueno, la parte de abajo.

-Está bien, te he entendido. Venga, vale, claro.

-Cuando lo cortes, aprieta fuerte.

Mira, ya vas aprendiendo, te salen bien.

-Ya voy aprendiendo. (RÍE)

-No, no, no, no le des la vuelta tú, Víctor,

que eres un kamikaze. ¡Víctor!

-Que pesa mucho, tío.

Yo con esto no puedo, chaval. -¿No le das las vuelta?

-Que no puedo. -¿No puedes?

Que lo haga Bisbal. -Jolín, Mauro,

qué empeñado con Bisbal. -Es mi ídolo.

-Qué lujo, ¿no? -¿Quieres uno con chocolate?

-Vale. ¿No te importa sacrificar uno de tus crepés?

-No, no me importa. -Va por ti.

¿Vale o qué?

Ah... -¿Está bueno?

-Está buenísimo, ¿eh? -Gracias.

-¿Cómo has hecho el chocolate? -Nada, al baño María.

-¿Al baño "Ave María"?

¿Tengo chocolate?

-No. Está perfecto.

-Qué chulo. Huy, huy, huy...

Mira qué concentrada estás tú, ¿no?

Mírala a ella qué chula.

¿Cómo te llamas? -Teresa.

-Oh, Teresa, ¡por favor!

Sí, señor. -Si viene Bisbal,

si viene mi madre, ¡si viene nadie!

¡Yo estoy cocinando y sigo haciéndolo!

-A ver, los gorros azules. Huele un poco a quemado aquí.

-Sí, la tortilla. -Pero no importa.

-¿Tú sabes darle la vuelta? -Ah, no.

A ver, venga ahí, Víctor, campeón, tú puedes.

Venga ahí. ¡Olé!

-Está tostado, pero le he dado la vuelta.

-No importa, se pinta y ya está.

-¿Tú sabes cocinar? -Bueno, hombre, a ver,

si tengo un apuro, lo hago pero, vamos, que soy más catador.

-Pues espero que te guste esto. -Hombre, por supuesto que sí.

¿Qué te parecen nuestros aspirantes?

Te he visto comer, ¿traías hambre? -Sí, bueno, he desayunado tarde,

venimos de conciertos y conciertos, pero bien, todo perfecto.

Hoy tienes concierto aquí. -Vamos a hacer uno en Sevilla,

estamos terminando la gira. ¿Cómo verías que los niños

vayan a tu concierto? -Fantástico.

¿Te gustaría? -Los invito a todos, claro.

Invítales, díselo. -¡Niños!

Chicos, aspirantes. -Niños, vais a venir

a mi concierto esta noche.

(GRITAN DE ALEGRÍA) -Ay, Dios, que vamos a ir

a su concierto. (GRITA)

-¡Ay, qué chuli! -Vamos a un concierto de Bisbal.

-David, ¿es broma? -No, no es broma.

Aspirantes, la ración número 41 con especial cuidado,

es para David antes de cantar, que lo vais a ver vosotros.

-La invitación de que vayamos a su concierto

es superguay, tenemos todos un montón de ganas.

Bueno, David, muchísimas gracias por atendernos,

por venir a vernos a estas cocinas.

-Un placer. Una cosita, una cosita, David,

es que Pepe no te lo dirá, pero lleva toda la semana en

el camerino, ensayando tu vuelta. -Venga, Pepe.

Te tengo que ver a ti, si no, no soy capaz.

-Ya no me acuerdo, ¿eh? Es un poco así.

-¡Eh...! Me cago en la mar salada.

Gracias, David. -Gracias a vosotros.

Gracias por venir. Hasta luego, chao.

-Es que se dice pronto, es que David Bisbal.

¡David Bisbal! (GRITA)

A ver, aspirantes, ex aspirantes,

en 40 minutos dejamos de cocinar y a emplatar, ¿oído?

(TODOS) ¡Sí, chef!

(SUSPIRA)

¿Cómo va la cosa por aquí? -Fatal.

¿Fatal por qué? -Que no, Aina, no va fatal,

no digas eso. ¿Y eso? ¿Fatal por qué?

-No va fatal. A ver, ¿no hay un capitán

que manda y lo tiene organizado? -No.

Guillermo, ¿qué es exactamente lo que has hecho?

Yo ya me he perdido. -Pues yo lo que estoy haciendo

son las brochetas. ¿Tienes las 40 brochetas hechas?

-No. ¿Y qué has estado haciendo?

-Pues ayudando... -Ir de un lado a otro

y mandándonos a que hagamos las cosas,

y él sin hacer nada. Guillermo, eh...

Esa no es la actitud.

-Es una mentirosa porque a mí no me dejan hacer nada

y me dicen todo el rato: "Guillermo, haz esto,

que no haces nada". Eso es injusto.

-Mira, mira qué me hace.

-¿Qué es eso? ¿Qué hace? Lluc, páralo.

-Está parado. -¡Quítalo del fuego,

quítalo del fuego! Retíralo, toma,

se te va a quemar.

-Puñetera crema de café.

Te odio.

A ver, ¿qué pasa, Lluc? ¿Qué es esto?

-Pues la crema de café.

Bueno, muy bien, muy bien, hijo, muy bien.

Está perfecta, dale bien. -Gracias.

Para que no te cuaje más. Dame un bol, dame un bol

para cambiarla, corre. -La he sacado y ha empezado

a hacer "paf, paf, paf, paf, paf".

Vale, ya está. A ver, ¿has probado el sabor?

-No. ¿No has probado el sabor?

-¡Ah, ah, ah...! Te has quemado.

Chúpalo, corre, chúpalo, chúpalo, chúpalo.

A ver, ven aquí. -Está rico.

¿Cómo está? -Rico.

¿Rico o riquísimo? -Rico.

¿Sí? Ponte a hacer crepés como un loco,

que esto se enfría. Vamos.

-¡Teresa! -¿Eh?

Ya lo sé.

Aspirantes y ex aspirantes, ¡15 minutos!

¡Venga, dadle caña!

-¡Ah! -¡Mierda!

-¡Ay, ay, ay, ay, ay!

¡Dios, Dios, Dios, Dios! Vale, vale.

-Jolines, no podemos seguir tirando tortillas.

-Ponte a hacerlas, me encargo de la freidora.

-Ya llevamos dos tortillas en la basura.

-¡Parad de hacer patatas y haced tortillas!

¡Dije que pares y pongamos las tortillas!

No le digas que pare, no te llegan las patatas.

-Tuve que tirar dos tortillas, se me obnubiló la cabeza y ya

me tranquilicé y le dije a Manuel:

"No es el capitán, déjame hacerlo".

¿No le hacéis caso al capitán?

-Yo sí. -Entre Manu que, en vez de dar

yo las órdenes las da él, tú que te dije que colaras

el huevo y no lo has hecho... Víctor, los reproches

ahora no te sirven para nada.

-Jordi... -Que me hagan caso.

-Creo que Víctor debía haber dicho las cosas

que tenían que hacer; la tortilla tenía pocas patatas

y cebolla, era un desastre la cocina de sucia.

Aquí tenéis una de huevo que da miedo,

tenéis la cocina muy sucia. -Lo tiró Víctor.

-Chicos, a limpiar. Venga, chicos.

-Sí, pero no todo es culpa mía. A ver, por favor,

os pido que alguien limpie.

-Voy a pasar de los nervios, voy a ir a tope

y voy a conseguir quedarme.

¿Tienes todas las brochetas hechas? -¿Todas?

Hombre, Guillermo supongo que me las ha hecho todas.

Dime que las has contado, Guillermo,

porque, si no, te juro que me coge algo.

¿Cuántas? -29.

29, nos faltan 13 ó 14 ó 15 por hacer, ¿eh?

Ya podéis correr, no os da tiempo.

-Guillermo es un vago y no ha contado ni los palos

de las brochetas. Flipo contigo, Guillermo.

-Quilla, hazlo tú, pero es que no quiere.

(LLORA) No, Guillermo, da igual,

que da igual. -¡Aina, ponte tú!

¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? -Que, mira...

A ver, ¿qué te pasa? -Espera un momento...

Se me ha cuajado el huevo. Claro. Vamos a repetirlo

porque esto no hay quien lo recupere.

Nunca directamente la yema al calor,

al baño María, siempre; se va a cuajar,

e incorporas chocolate. -Muchas gracias.

-Te está haciendo muchas cosas Samantha.

Rocío, mírame, ¿estás llorando? -Sí, la crema estaba buena,

pero las peras no me dio tiempo a caramelizarlas.

Si no entro estaría triste, pero orgullosa porque, fíjate,

he vuelto a tener una oportunidad.

Aspirantes, ex aspirantes, en cinco minutos dejamos de cocinar

y emplatamos, ¿oído? -Cinco minutos, ¿vale?

-Guillermo, dime que están las brochetas.

-Muy bien, me va muy bien.

-"Sí, vamos muy bien" dice el tío.

Qué morro. -Tienes un morro que te lo pisas.

Corre. -Oye, estoy corriendo.

-Que no llegamos. -Que no soy una máquina.

-No llegamos. -Que no soy una máquina.

Míralo, está rojo como un tomate, sudando calamares

y, míralo, cómo le da caña a la fritura. ¡Ole, Manuel!

Ese cazón tiene muy buena pinta, ¡al fin!

Mira, suerte vamos a tener que el cazón está espectacular.

-¿Sí? Tres tortillas más, venga,

a ver si las sacamos. -Tres tortillas, vamos.

¡No! -No, espérate, Ana.

Espérate, que la voy a... -¡Ya le había echado!

Es que yo no le echo tanto, yo le echo poquísimo.

-Si le echas poco... -No, tiene razón Víctor, Ana.

-Ahí, perfecto.

-Voy a entrar, ¡yo voy a entrar!

-Lluc, no me va a dar tiempo, ¿a ti?

¿Esta princesita cómo va? -Fatal.

Tengo, uno, dos, tres... (MURMURA)

Córtalos en trocitos chiquitinos como tú, sacas,

por lo menos, 10 ó 12. -Dos, cuatro, seis, ocho...

Equipos, en dos minutos dejamos de cocinar, ¿oído?

-Nos da tiempo.

Esto no... -No, si esta es ya la última.

No son coladores lo que queremos, son crepés, ¿eh?

-No, pero es que, luego, como

es de las que se sirven enteras y

se doblan por la mitad... Vale, perfecto.

Vale, pues ponlo bonito, vamos. -Samantha, gracias a ti

he sacado el plato adelante. ¿Sí? Vale,

lo vas a cortar en tres y es una solución inteligente,

una persona lista como tú del Norte. Chicarrón, vamos.

-Muchísimas gracias.

-¡Me están quedando muy llenas!

-27, 28, 29...

-Ya está. -Esto ya, quitad las sartenes

del fuego y limpiad, por favor.

-Vale, brochetas fuera.

-¡Bien, venga, ya está!

Ya tenemos todas las brochetas, genial.

-Una, dos y... ¡Tres! Confianza, Víctor.

-¡Vamos! -¡Qué grande eres, tío!

-Pues 12, 14...

14... -Teresa, eh...

(GRITA) ¡Perdón, rápido, ya me has cortado la cuenta, tía!

Que es la quinta vez que los cuento

y siempre me interrumpes.

Aspirantes, diez, nueve, ocho... -¡Que no llego, que no llego!

Siete, seis, cinco... (CHILLA)

Cuatro, tres... -Teresa ya está llorando.

Dos, uno. ¡Manos arriba!

Dejamos de cocinar. (CHILLA)

A partir de ahora, a emplatar, rápido.

-¡Ah, a emplatar! ¡Qué guay!

¡Tío, no me sorprendas, que me da...!

(LLORIQUEA)

Cuando han dicho "a emplatar" yo llevaba la mitad emplatado.

He dicho: "Pero si tengo tiempo hasta para hacer así".

Queridos fans de Bisbal,

bienvenidos a "MasterChef".

Nuestros niños llevan cocinando dos horas sin parar

para que el concierto de David de esta noche

os sepa aún mejor.

-Que se vayan llevando este primero.

Camareros, por favor, podemos empezar a llevar

los platos al salón. Gracias.

-Está muy rica, Jordi, ¿eh?

No está mala. -Coge un trozo bonito

para Bisbal. Poned 10 u 11.

-Este precioso par Bisbal. Camareros, por favor.

-Espera, un momento, hay que echar cebollino.

No, no, no, no hay tiempo, ¿eh? Por favor, vámonos, vámonos.

-Ya está el de Bisbal. Ya no se espera a nadie,

el tiempo se ha acabado.

-Espera, que no los he cortado, que no los he cortado,

los tengo que cortar a la mitad.

¡Oh...!

Bueno, bienvenidos todos. -Gracias.

A ver, vengo en busca de ti porque me han dicho que eres

de las fans, fans, fans, de póster en la pared.

-Y de besitos que le daba. Es alguien para mí que...

Todo. Es la persona, las canciones, todo.

Esta noche irás al concierto, ¿no?

-A darlo todo. Espero que te lo pases muy bien

y que disfrutes mucho de la comida. -Gracias.

-David es lo más: La simpatía que tiene,

lo humilde que es, siempre agradece

un montón a sus fans todo y...

En la vida hay que ser agradecido al 100% y, la verdad,

es que nos tiene a todas ganadas. (RÍE)

-Aquí tenéis. -Aquí hay otra más.

-Gracias. -Para llevar.

-Aquí... -Allí hay otra tortilla,

hay otra tortilla aquí, ¿eh? -Falta...

-Vale, chicos, la suerte está echada.

-Lo hemos hecho muy bien. -Yo creo que también,

pero nos hemos organizado... -Mal.

(TODOS) Una, dos y tres. ¡Equipo rojo!

Veo tanta juventud y, de repente, os veo a vosotras como fans

también de Bisbal y me sorprende un poco.

-Desde que empezó en "Operación triunfo" lo seguimos.

¿Qué os llama más la atención de él?

-Que es muy humilde, muy sencillo...

-Muy simpático. -Simpático, muy cercano.

Nuestros aspirantes han logrado con éxito acabar sus platos,

ahora falta saber cuál será

el menú que más gusta a los comensales pero, sobre todo,

cuál de los nueve crepés hace que dos

de nuestros ex aspirantes se acerquen un poquito más

a sus sueño de volver a las cocinas de "MasterChef".

Comensales, el bufé está preparado, así que, cuando queráis.

El equipo rojo ha hecho 40 raciones de gazpacho con fresas

y brochetas de rape y langostinos.

El equipo azul ha elaborado tortilla de patatas king size

y cazón en adobo.

Además, un tercer equipo es el encargado de los postres:

Crepés dulces. Disfruten.

Siempre me gustó colarme en las filas.

Uhm...

El gazpacho está bueno.

Bueno, contadme un poco, a ver, el gazpacho del equipo rojo,

¿qué os ha parecido? -Exquisito.

-Buenísimo. Y aquí entendemos de gazpacho.

¿La tortilla está bien cocina por dentro?

-La cebolla un poquito cruda. ¿Qué le pasa?

-Un poquito. Bueno, y a las pequeñas,

¿qué les ha parecido? Porque veo ahí un plato vacío.

-Yo me lo he comido. ¿A ti qué te ha gustado más?

¿El equipo rojo o el azul? -El azul.

-Eh, quizá con el rojo. Bueno, bueno, aquí veo yo

paladares distintos, ¿eh?

-¿Qué te parece la tortilla? -La tortilla está jugosa

y me encanta jugosa, me gusta.

-El equipo rojo me ha gustado mucho y,

sobre todo, que es algo un poco diferente;

el gazpacho me ha encantado.

-¿Te gusta el cazón? -Está bueno, ¿y la tortilla?

-La tortilla yo creo que está un poquito seca.

¡Hola, chicos! -Hola.

Veo por aquí un plato rojo, ¿has probado el equipo azul?

-Sí, también. ¿Y qué te ha gustado más?

-El rojo nos gustó más. -Gazpacho superrico,

sabor a fresa, la brocheta superbuena.

-El más bueno es el de fresa con nata, 100%.

Oye, ¿y mis crepés no los probáis?

Este es de pera con cardamomo, ¿no?

El es de Teresa. El de Teresa, ¿no?

Abro la boca para que me des en plan romántico.

Ya voy, ya... Está rico el de Teresa.

¿El qué? Ah...

(RÍE) ¿Quieres comer, Samantha?

No tenemos todo el día, que comas.

(RÍE) ¡Uhm...!

-Yo creo que nos quedamos entre Mendicuti y yo,

solo que no estoy muy segura porque a Mendicuti le ha tenido

que ayudar mucho Samantha,

a lo mejor lo valoran como la otra vez.

Aspirantes y ex aspirantes,

cocinar delante de un cantante de la talla de David Bisbal

no debe ser nada fácil, y vosotros lo habéis conseguido.

Enhorabuena a todos. (TODOS) Gracias.

Pero ha llegado el momento más difícil,

el del veredicto.

Os recuerdo que cada integrante

del equipo ganador recibirá seis puntos,

mientras que los miembros del equipo que pierda,

obtendrán tres.

Los dos repescados recibirán seis puntos cada uno.

¿Entendido? (TODOS) Sí.

-Yo voy a por todas, yo quiero ganar, yo quiero...

Me dan igual los dos repescados, yo quiero ganar.

Equipo rojo, Guillermo,

tres veces capitán y no te has lucido en ninguna.

Ser capitán significa ser el jefe en cocinas,

ser el primer en ponerse a trabajar y el último en marcharse,

justo lo contrario de lo que haces tú.

Por ese motivo, Guillermo,

este jurado te quita un punto.

-Sí, estoy de acuerdo con el jurado,

mi error es que lo podría haber organizado mejor

y no hubiera dado tantas vueltas.

Gracias que tenías a tu lado A Aina y Martina,

que han cocinado entre las dos tela;

un gazpacho equilibrado con el punto de fresa justo

y una brocheta muy sabrosa.

(TODOS) Gracias.

-Hoy sí que rezaría a la Virgen de la Macarena.

Equipo azul, Víctor, tantas ganas que tenías

de ser capitán y, cuando al fin te toca,

en vez de dirigir, te pasas la mitad del tiempo discutiendo.

Menos mal que Manuel ha tenido la actitud

que se tiene que tener en cocina.

Aún así, a la tortilla le faltaba patata,

estaba sosa...

El cazón, en cambio, muy bueno;

el adobo con mucho sabor, con mucha intensidad.

Por eso pensamos que el punto que hemos quitado a Guillermo,

sin duda, se lo damos a Manuel,

porque trabajar como un campeón. -Enhorabuena, Manuel.

(APLAUSOS) -Gracias.

Es un puntito más que, al final, te puede salvar.

Por todos estos motivos, el equipo ganador ha sido...

¡El equipo rojo!

(GRITAN DE ALEGRÍA)

-Gracias a Martina y a mí han salido los platos,

si no, aún estamos cocinando y con la primera brocheta.

Equipo rojo, seis puntos para vosotros,

excepto para Guillermo, que ya sabemos que tiene uno menos, cinco.

Equipo azul, tres puntos para cada uno de vosotros,

excepto Manuel, que tiene cuatro.

-Me voy con un sabor agridulce porque,

aparte del punto que me han dado,

me gustaría haber ganado para que mis compañeros

también tuviesen puntos.

Y ahora vamos con los ex aspirantes y con los postres.

-No sé si voy a entrar, todos nos merecemos entrar.

Teresa, tú te has organizado tan bien

y has cocinado tan concentrada,

que ni siquiera te has inmutado

cuando ha entrado David Bisbal en tu cocina.

-Hoy lo primero era cocinar y ganar.

Lluc, de tus crepés no ha quedado ni uno,

eso significa que has puesto mucho alma

y has estado más atento que nunca. -Gracias.

Daniel, cómo se nota que has estado practicando

en la escuela online de MasterChef,

sigue así. Teresa, Lluc, Daniel,

un paso al frente.

Dos de vosotros sois los merecedores

de estos delantales blancos.

Y el primer delantal blanco es para...

Lluc.

(APLAUSOS) -Gracias.

¡He vuelto a entrar y no se van a deshacer de mí tan pronto!

Ex aspirantes, solo queda uno.

-No llores, Teresa. (LLORA)

Y este delantal blanco es para...

¡Teresa!

¡Ah! ¡Póntelo!

Enhorabuena.

(CANTA) #¡MasterChef!#

Teresa, Lluc, vosotros entráis de nuevo

en las cocinas de "MasterChef"

y cada uno con seis puntos. -Gracias.

-La verdad es que los platos de Teresa y Lluc

tenían muy buena pinta y creo que ha sido justo.

Ex aspirantes, no quiero ver ni una lágrima, chicos,

lo habéis hecho todos genial.

¿Qué os parece si nos vamos de concierto?

(TODOS) ¡Sí! ¿Nos vamos al concierto de Bisbal?

(TODOS) ¡Sí! ¡Vámonos, uh...!

-Vamos a ir al concierto de Bisbal y me quedaré sin voz de cantar,

voy a bailar y estaré con mis compañeros.

-¡Hombre! Niños, ¿qué pasa?

(RÍE) ¡Qué arte!

Unos minutos antes del concierto de Bisbal, nos acercamos

hasta su camerino para entregarle el menú

que elaboraron los aspirantes. Tenemos la fortuna de conocer

todos los secretos que un cantante de éxito tiene

para que todo salga a pedir de boca.

-Estaba terminando de firmaros un disco, os he traído un regalo

ya que veníais al concierto. A cambio, te dejamos

la tartera con la comida que han hecho los niños.

-¡Guau! ¿Tú cenas antes de un concierto?

-Después. Ah, pues genial.

-Lo que sí hago es que meriendo porque

siempre suelo llegar al concierto con tiempo

de antelación para probar sonido, para ensayar un poquito...

-¿Te preparas tú la comida que meriendas y cenas luego?

-No, me ayudan. Nosotros tenemos nuestro cocinero,

el que prepara la comida a todos los miembros del equipo.

-Te quería preguntar que cuál es tu comida favorita.

-Echo de menos la paella de nuestra tierra;

y me gustan las comidas de cuchara. Unas buenas lentejas...

-Lentejas, habichuelas... Un puchero.

-Exactamente, un cocido. Un potaje.

-¿En tu casa quién cocina? -En mi casa cocina mi madre.

(RÍEN) -Es una chef fabulosa.

Yo, de hecho, le he dicho: "Mamá, si es que tienes

que presentarte a 'MasterChef', por Dios".

-Cuando vas al supermercado, ¿tiene que estar todo

lleno de guardaespaldas? -No.

(RISAS)

Sinceramente, en España no he ido al supermercado

pero, por ejemplo, en otros países más tranquilos,

sí he ido y me encanta, y me encanta.

-Porque no te conocen porque, por ejemplo,

en Liechtenstein no te conocen. En Liechtenstein.

-Aquí eres famoso en España. -Exactamente, yo fui ahí una vez

y no me conoció nadie, ahí compré absolutamente de todo.

Oye, que digo yo, tenemos que dejar a David

que se tiene que preparar.

-Os vais a quedar, ¿no? (VOCEAN Y APLAUDEN)

-¡Esta noche voy a pasarlo genial en el concierto!

(TODOS) ¡Bisbal, Bisbal, Bisbal, Bisbal, Bisbal!

(OVACIÓN Y GRITERÍO)

(CANTA) #Tú y yo

#con nuestro atardecer.

#Pues solo tú y yo

#sabemos huir del dolor,

#somos fugitivos,

#ya lo ves, aún seguimos vivos.

#Tú y yo, oh, oh,

#juntos al final#.

(TODOS) ¡Bisbal, Bisbal, Bisbal!

-¡Hola, mi Sevilla!

(OVACIÓN) Un saludo muy fuerte también,

muy importante, para mis amigos de "MasterChef júnior"

que he estado con ellos. Para todos mis niños,

espero que tengáis muchísima suerte.

¡Gracias, os quiero mucho!

(OVACIÓN)

(CANTA) #Ave María, ¿cuándo serás mía?

#Si me quisieras, todo te daría.

#Ave María, ¿cuándo serás mía?

#Ave María...

#Si me quisieras, todo te daría.

#Te daría... Ave María, ¿cuándo serás mía?

#Ave María...

#¡Ave María...!#

(CANTA) #Si tú quisieras, todo te daría...#

(CANCIÓN) #Ave María.#

Los aspirantes vuelven a las cocinas después

de haber cocinado en una de las ciudades

más bellas del mundo; y lo hacen con una novedad,

dos de los aspirantes que fueron eliminados

se ponen de nuevo el delantal para intentar convertirse

en el próximo MasterChef Júnior España.

¡Guau, Ana! ¿Qué me traes?

Qué bien.

¿Cuántos llevamos ya? Más de 14 kg.

Teresa, Lluc, enhorabuena,

bienvenidos de nuevo a estas cocinas.

(AMBOS) Gracias. ¿Nos habéis echado mucho de menos?

-Sí. Lluc, ¿tienes ganas de volver

aquí a cocinar o no? -Sí, muchas.

Teresa, te llevaste un disgusto muy grande

cuando te fuiste, ¿se te ha pasado?

-Se me pasó hace mucho.

Lo necesito ahora porque es que me encanta,

y ahora vengo a ganar.

Aspirantes, entramos en la recta final del programa,

cada vez, las pruebas son más exigentes,

el nivel ha subido y os vamos a pedir todavía más.

-Uf... Se nota que quedamos los mejores,

la final ya está a la vuelta de la esquina

y no tengo ni idea de quién se puede enfrentar en ella.

Manuel, ¿tienes miedo por tener tan cerca la final?

-Bueno, supongo que sí,

todos tenemos un poco de miedo. Prepárate.

(TORMENTA)

(TRUENO)

(MURMURAN) -Aquí pasa algo.

(GRITAN DE MIEDO)

-¡Sale humo! -¡Está saliendo humo!

-¡Sale humo! -'Ah, me cago!

-Yo soy una niña con miedo a la oscuridad

y he conseguido quitármelo.

Tú, te tumbas en tu cama y, cuando ves al monstruo,

te disfrazas de bailarina.

¡Y te partes de risa en vez de tener miedo!

-Jordi y Samantha tienen cara de película de miedo.

-¡Ah...!

(AULLIDOS) (GRITAN)

(TORMENTA)

-Teresa, aunque me caes mal, ha sido un placer conocerte.

-Esperaba que aparecieran lobos

y cosas de esas, leones...

Estas cosas que te pueden comer y matarte.

(TORMENTA)

(SORPRENDIDOS) ¡Eh! -Aspirantes, bienvenidos

a esta noche de misterio de "MasterChef júnior".

(AULLIDO) -¡Ay, Virgen!

(TORMENTA)

-¿Cómo estáis? (TODOS) ¡Bien!

-¿Estáis asustados o no? Venga, hay que romper

un poquito ahí. ¡Todo bien, bien!

Oye, os he traído un juego muy especial de magia,

muy misterioso: Acercaos a la caja para comprobar

que, realmente, es fuerte. Golpead las paredes.

-¡Ah, ah, ah, ah...! -¿Cómo lo podríamos atravesar?

Yo soy muy bruto, rompería fuerte, ¿no?

-Sujétalo un poco así porque lo voy a intentar, fijaos, mirad.

¡Ahí va! -¡Es imposible!

Aunque uno quiera, ¿queréis probar?

(TODOS) ¡No! -No, no, no...

Esto es parte del juego. También tenemos una pieza

importante, una camisa de fuerza.

¿Sabéis qué es una camisa de fuerza?

(TODOS) Sí. -Yo voy a ponerme

esta camisa de fuerza y vais a tener

que atarme y apretar al máximo. -¿No te haremos daño?

-No, estoy preparado para esto.

Ponemos un brazo por aquí, otro por aquí,

me daré la vuelta y, así, por detrás podéis ir abrochando

de arriba hacia abajo apretando fuerte,

pero que no me pueda escapar. -¿Y tú cómo te sales?

-Es prácticamente imposible para un ser humano poderse

quitar una camisa de fuerza. Esto lo hacía Houdini,

¿Habéis escuchado hablar de él? -Sí.

-Era un mago escapista, escapaba de cualquier lugar.

Esta camisa a Pepe le puede ir de cine.

-Me introduciré en ella y voy a intentar quitarme

esta camisa dentro de la caja. Entregamos un martillo

a Jordi y a Pepe. ¿Podemos clavar fuerte?

-Fuerte y todo lo que queráis. No te escaparás ni con palanca.

-Vamos allá. Uh...

Adelante. Ah...

Amiguete, ni con palanca te escapas.

-¡Ahí va! ¿Te ayudo con las cadenas?

-Que no, que no va a salir de ahí.

¿Queréis clavar alguno un clavo? (TODOS) ¡Yo...!

Cuidado, no os hagáis daño con el martillo.

Cuidado, a ver si le claváis en la cabeza alguno.

-¿Qué tal por ahí? -Voy bastante bien,

pero no puedo quitarme la camisa, es muy complicado.

-Me da claustrofobia ver la caja.

(MADERA CRUJIENDO) -¡Ah!

-Oh...

-Que no sale.

¿Qué hace?

¿Quiere tocar alguno?

-¿Puedo tocarla? -¿Podemos?

-Y con este no le cubre, me da a mí.

-Sí, sí es, sí es, porque es peligroso,

porque es peligroso.

-Ahora, de repente, sale por el otro lado.

-Ah, ah... Ah, ah...

-¿Qué? -¿Qué de qué?

-¿Esto es normal?

-Ahora, de repente, hace "¡pum!".

-¡Ah...! -¡Hala, hala, hala, hala, hala!

-Venga, sal de ahí.

Tú sales de ahí, chico.

-¿Cómo os quedáis? -¡Ah, ah!

-¡Ah, hala, hala! -¡Ahí va!

(GRITAN SORPRENDIDOS)

(APLAUDEN)

¿Está cerrado? -Míralo.

-Espera, sí, que está bien cerrado. -A ver si esto se quita.

-Me he quedado... Con la boca abierta.

Aspirantes, Yunke es campeón de España de magia y, además,

tiene premios en los campeonatos mundiales.

Es capaz de hacer posible lo imposible,

un poco como vosotros.

Yunke, nosotros somos de un mundo completamente diferente,

pero a veces también hacemos algo de magia.

-Lo sé, lo sé. ¿Cuál ha sido el truco

más imposible que has hecho? -Yo creo que escaparme a ellos,

a sus ataduras, lo han clavado y lo han hecho todo muy bien.

Ha sido un reto poderme escapar de sus manos.

Yunke, nos has dejado a todos con la boca abierta,

muchísimas gracias por venir.

(APLAUDEN) -¡Gracias, muchas gracias!

Os veo desde casa, os veo desde casa, gracias.

Gracias. -Adiós.

Yo pensaba que saldría por debajo

y que saldría por detrás y entraría a las cocinas

por la puerta grande.

Aspirantes, la noche de misterio

de "MasterChef júnior" no termina aquí,

en este cementerio hay enterradas nueve recetas;

cada una de ellas lleva escrito uno de vuestros nombres,

tenéis que encontrarlas y, cuando las tengáis,

volver a donde estáis. -¡Tío!

-Me da yuyu.

(RÍEN) -Estoy cagándome.

-Me estoy cagando viva. Empezamos en:

Tres, dos,

uno...

(RALENTIZADO) ¡Ya!

-¿Aquí dónde está...?

-Al lado de la calavera tampoco.

-¡Hala, Lluc, qué bestia! ¡Te la has cargado!

-Estaba ya rota, que es que...

-Yo he visto las de todos menos la mía, ¿lo sabéis?

-He encontrado la de Teresa, la de Lluc, la de Mauro,

la de Ana... Las encontré todas, menos la mía.

-¡Aquí la tenemos!

¡Uh...! -Vale, ya la tengo, por fin.

¡La encontré! -Hala, cómo pesa esto.

-Eh, bien, Ana. (TODOS) ¡Bien!

Bueno, chicos, habéis encontrado todos vuestras recetas,

estáis sanos y salvos pues, hala, podéis leerlas.

-Milhojas de crema y nata con fresas más sorbete...

-Milhojas de crema y nata con fresitas del bosque

más sorbete de fruta. -Sorbete de frutas.

-¡Postres, genial! -Ay...

-Milhojas de crema, nata y lichi.

Es que me ha impresionado lo del lichi un mogollón.

Aspirantes, contra el miedo no hay nada mejor

que endulzarse la vida. -Muy bien.

En este reto vais a cocinar milhojas de hojaldre rellenos

de crema, nata y frutas.

Lo único que cambia de una receta a la otra

es el tipo de fruta. Cada uno tenéis una diferente.

Además de este milhojas, tenéis que preparar

un rico sorbete de frutas, la que vosotros queráis.

Las milhojas de hojaldre son un postre tradicional

de la pastelería española: Primero, hay que elaborar

la crema para que repose en la nevera;

después, preparar el hojaldre, estirarlo bien,

pintarlo con huevo, ponerle azúcar

y pincharlo para que no se hinche.

Y, por último, montar la nata.

Mucho cuidado con el montaje de los pisos,

no quiero que parezca que ha habido un terremoto.

Aspirantes, para elaborar este postre disponéis

de 60 minutos, en el supermercado tenéis

todo lo necesario, desde las masas de hojaldre,

frutas, leche, huevos y hasta hielo para el sorbete.

Ya no podréis compartir ingredientes,

os tendréis que arreglar con

las cosas que llevéis en vuestra cesta.

-Vale. Cuidado con la selección

de ingredientes, no sea que os llevéis algún susto.

Aspirantes, los tres minutos para entrar en el supermercado

comienzan en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Ah..!

-Uno... -Nata.

-Seis, siete...

-¿Llevas ya los siete huevos?

-¿Qué más tengo que ponerle?

Aspirantes, último minuto. -Es que me da miedo

que esto no tenga gusto a fresa.

Mirad que no os falte nada en las cestas.

-¡Ostras, aquí la llevo!

-Ah, es que me falta algo, fijo.

-¿Las barras de canela?

-¡La masa de hojaldre que se me olvida!

Cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

¡A las cocinas!

-500.

-Ah... Eso es.

-Creo que la prueba está bien, aunque nunca había hecho

ningún milhojas, pero, bueno, siempre hay

una primera vez para todo. La fruta que me ha tocado

ha sido la mora, estoy contento,

algunos compañeros han tenido una fruta más difícil.

-Me ha tocado para los milhojas el lichi,

que no lo he comido en mi vida, el lichi.

-A mí me encanta hacer postres, es lo que mejor se me da.

Me ha tocado la cereza,

me gusta mucho la fruta que me ha tocado.

Los postres son muy cuadriculados, muy preciosos

y es cuestión de que sigan bien la receta,

de que tengan los pasos bien hechos

y que lo ensamblen con criterio y les quede bonito.

-A mí la prueba de hoy me gusta porque me encanta la repostería,

pero es complicado porque hacer nata y crema pastelera

muy fácil no es; la nata sí,

la crema pastelera tiene su trabajo.

Para hacer una buena crema pastelera, al final... ¿No?

Yemas, leche, azúcar

y algo de maicena, ¿no? Una harina de maíz...

Y vainilla o canela, lo que quieras meterle.

Y algo que le quieras infusionar.

-Para hacer las milhojas voy a empezar primero

por la crema pastelera, es: Azúcar, leche,

se le pone un poco de vainilla y, en este caso,

yo le he puesto naranja y lima para aromatizar

y se pone a hervir.

Mientras tanto, se preparan 45 gramos de maicena,

100 gramos de leche y cuatro yemas,

como para espesarlo.

-Estoy convencido de que va a salir muy buena.

-¿Y los huevos?

Si los he cogido.

¡Ostras!

Creo que Víctor se ha dejado los huevos en el supermercado.

Uh.

-¿Qué te pasa, Víctor? -He cogido los huevos del súper;

fui a coger la hierbabuena y se me olvidó

volver a cogerlos. Estoy sin huevos.

No te puede pasar, y menos en los postres

que son cuadriculados; como te falte algo,

es como un edificio sin la mitad de los...

Me sorprende, es un tío que está concentrado

en su prueba... Se ha dejado los huevos.

Ya, pero los nervios de llegar a la final...

"Voy a construir una casa y me dejé el cemento".

-Voy a ver cómo lo hago para espesar la crema pastelera,

puedo poner más maicena y así queda como un poco más espesa,

pero no sé si funcionará.

-La crema tiene que quedar homogénea y no está quedando,

voy a mirar si le añado un poco más de harina,

a ver si queda más compacta.

-Bien, está espesando, vamos, vamos.

Ha hecho una crema, que se ha pasado de almidón

y tiene una textura horrenda.

Va a dar una textura harinosa. Harinosa.

Los aspirantes están cocinando milhojas de crema, nata y fruta,

esta receta, y todas las del programa,

las puedes encontrar aquí, en la revista MasterChef Júnior.

Si quieres saber más, encontrarás también entrevistas,

trucos para tu cocina y todo lo que pasa

en la trastienda del programa.

Cómprala cada semana con tu revista del corazón favorita.

-Los postres no son lo mío, pero voy a intentar

sacar uno de los mejores platos. Tengo que batir y ahora

la tendré que poner en un bol que tengo que secar

y, después, tendré que extender el hojaldre,

pincharlo y meterlo al horno.

Qué listos, en vez de montar la pieza y cortarla después,

han cortado el hojaldre directamente.

Eso es lo suyo. Más fácil.

Lo que me gusta, en las casas no se hace mucho,

se estira el hojaldre, se pinta de huevo

y dejas que suba. Me gustan los pasteleros,

esos caramelizados, con azúcar entre medias.

Y no dejas que suba. Eso es, lo pinchas,

no sube mucho, pero está caramelizado.

Lo pones en la placa del horno. Muy crujiente y caramelizado.

Concentrar el sabor con una crema pastelera densa,

sabrosa, hojaldre fino muy dorado y, al final,

caramelizado por encima.

¿Qué tal vas, Manuel? -Yo creo que va bastante bien,

tengo la crema pastelera y estoy metiendo

el hojaldre en el horno. ¿La crema pastelera dónde está?

-La crema está en la nevera. ¿Te salió bien? ¿La probaste?

-Sí, me ha gustado, estaba muy buena.

¿Sí? -Le puse un poco de naranja,

porque se me ha olvidado coger el limón.

Pero te he visto con un pomelo rosa, ¿no?

-Eh, ¿pomelo? Enséñame lo que has rallado.

¿Esto qué es?

-¿No es una naranja?

Pomelo rosa, pero creo que te has equivocado a bien.

-Pues mejor, quería pomelos

y no había pomelos, pensaba que no había.

Te dejo con tu postre. -Gracias.

Que tengas mucha suerte. -Gracias.

Aspirantes, habéis consumido ya la mitad de vuestro tiempo.

Quedan 30 minutos.

-Se me ha reventado el paquete de azúcar

y pensaba que no importaba hasta que pensé: "La nata".

Necesito el azúcar para hacer la nata, claro.

Para hacer la nata montada,

incorporaremos en un bol 50 gramos de azúcar,

500 mililitros de nata y mezclaremos

con una varilla eléctrica hasta que adquiera volumen.

-Así. Uhm...

Bueno, Lluc. -Hola.

¿Qué tal vas? -Bien.

Se podría decir que voy bien. ¿Qué pasa con tu azúcar?

-Cuando fui a cogerlo, se quedó la tapa abajo

y he perdido el azúcar. Vas a hacer el postre sin azúcar.

¿Habías echado azúcar a la crema pastelera?

-Sí. Bueno, es un punto importante.

-Como tengo azúcar glas, voy a intentar hacer la nata

con azúcar glas. ¿Lo tienes para decorar?

Apáñatelo. ¿Qué fruta te ha tocado?

-Milhojas con manzana. ¿Qué vas a hacer con ella?

-Pues la voy a cortar a trocitos, la voy a poner aquí

y, por aquí, voy a poner crema y nata.

Bueno, te dejo trabajar.

-Estas...

-Mi sorbete va a ser de melón y fresa

porque, en mi casa, mi madre me suele hacer ese sorbete

y a mí me encanta porque está buenísimo.

Es una mezcla superrica y lo suelo merendar en casa.

-Así.

Hola, Teresa. -Hola.

¿Qué fruta te ha tocado para el hojaldre?

-El lichi. Ah, el lichi...

-Yo nunca había comido lichi. ¿Y el granizado de qué?

-De uva, lima y... y plátano.

¿Pero has probado esa combinación?

-La he probado y queda bien. ¿Estás contenta

de volver al programa? -Yo estoy muy contenta

de volver al programa. La crema la tengo enfriando.

¿Sí? ¿El hojaldre está en el horno?

-El hojaldre está en el horno con el azúcar glas.

¿Y las limas son para el granizado? ¿Con piel?

-La piel supongo que se quedará, ¿no?

Teresa, no metas los dedos nunca en el robot, ¿eh?

Que me asustas a mí y asustas a medio pueblo.

Uf... Aspirantes,

acabáis de entrar en los últimos 15 minutos.

-En mi zumo, lo primero que puse fue el melocotón

y he puesto el hueso.

Y el aparato pues ha empezado a hacer:

"Cra, cra, cra, cra, cra, cra...".

Qué pato que llevo, qué pato.

¡Ah!

-Ay... Es que nunca he hecho milhojas,

¿cómo se hacen? He puesto el horno más alto,

quería que se hicieran rápido y se me han hecho muy, muy rápido.

Se me ha quemado el azúcar glas.

Se la he ido quitando y, cuando ya se la he quitado,

le he echado más y lo he vuelto a tostar un poquitito.

Bueno, Guillermo. -Hola.

Te veo muy tranquilo, ¿no? -Ya tengo el hojaldre

en el horno; la crema pastelera, la nata

y la limonada en la nevera. ¿Limonada?

Entiendo que harás un granizado de limón.

-Un zumo de limón. ¿Y el hojaldre qué tal?

-El hojaldre va bien. ¿A verlo?

-Yo lo he mirado y va bien. Muy hinchadito.

¿Lo quieres tan hinchadito? -Eh, sí.

¿Sí? -Sí, a mí me gusta más

ese tipo de... de hojaldre. Muy bien.

¿Cuál será tu toque... especial?

-El zumo de lima, que le voy a añadir un poquillo.

¿Por encima lo vas a regar? -Pero muy poquito, muy poquito.

¿Saldrá bien? -Sí.

¿Sí? -Sí.

Ya lo veremos. -Vale.

Guillermo es que no tenía nada ahí encima.

Bueno, me ha explicado un milhojas convencional,

dice que lo terminará con un chorro de lima,

eso no lo entiendo. Le dices: "¿Seguro?".

Y dice: "Le echo poco". A ver qué hace.

-No, no, no, no, no...

Está saliendo humo del horno de Lluc.

-¡Ah...! ¡Se me han quemado!

No...

He empezado a oler a quemado, me he asustado,

he abierto el horno y estaba negro.

Pero negro, negro.

Se había puesto a 220.

Lluc tiene un problema

con los electrodomésticos. Total.

-¿Qué te pasó, Lluc? -No tengo ni la nata montada.

No tengo hecho nada. Y no tengo ni diez minutos.

O sea, que, o me pongo, o me voy para casa.

No he parado el fuego ni lo he sacado.

Como aún estaba caliente, ha seguido haciéndose

y se me han quemado más.

Se me han quemado. ¿Y a ti? -No.

Perfectas. -Se me han quemado.

-¿Pero mucho? -Negras.

-Son negras. Pero negras, negras.

-Pues ponle mucha crema.

-Hombre, es lo que voy a hacer. Y tirarlas.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

¡Vamos! Hay que emplatar ya.

-Mi milhojas va a ser capa de milhojas, crema,

otra capa de hojaldre, nata,

capa de hojaldre y cerezas.

La dificultad está en que la crema pastelera

no te quede muy trabada. El montaje, que quede perfecto.

La crema debe enfriar y debe tener su textura

para que tenga la milhojas. Si la haces muy clarita,

al final no hay relleno. Puedas cortar y quede perfecto.

Alguno veo que quiere hacer como diez pisos,

el Empire State, y, entonces, puede ser que se te caiga.

Kamikaze está montando la Torre de Pisa.

A Aina le ha visto muy bien. Muy seria.

Superbonito. La verdad es que trabaja muy bien.

Muy concentrada, muy a lo suyo. No se desvía, no se dispersa.

Aspirantes, último minuto.

-¡No puedo, tío! No me da tiempo.

-A mí tampoco me da tiempo. Es que no llego.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos,

uno. ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

-Mi sorbete ha quedado en una olla.

Sin hielo y sin nada.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado.

Tendréis que presentar al jurado la milhojas

y el granizado de frutas.

Los primeros serán... Un segundo, Eva. Un segundo.

Antes de empezar con la cata, quiero comentar una cosa

que hemos visto hoy aquí en las cocinas

con vosotros, aspirantes.

-¡Uf! Está hecha un asco la mía.

Esto no se puede consentir.

Esto hacéis una película vosotros tres

que se llamaría "Los tres cerditos".

No se puede dejar todo así al retortero, ¿no?

Un poco más curiosos, más limpios.

El día que montéis un restaurante,

¿cómo lo vais a llamar? ¿Donde Mari la Cochina?

Manuel, recoger no es quitar todo

y meterlo en una caja.

¿Quedó clara la cosa? (NIÑOS) Sí, chef.

Vale. La próxima vez quito algún puntito, ¿eh?

¿Vale? Venga, guarretes.

-Es un asco esto.

Ahora sí, empezamos con la cata.

Lo vamos a hacer primero con Víctor, Martina y Guillermo.

La primera milhojas que vamos a probar,

es la de Guillermo. -He hecho tres pisos.

La primera de la crema y después de la nata.

He hecho un granizado de limón

y de pasas y de frambuesas y le he añadido

un poco de hierbabuena.

Está ácido para aburrir, amigo. Mira que me gusta ácido, ¿eh?

-Malo. Regodéate.

-Un poco ácido. Ácido, ácido.

Mola la acidez en la boca, pero luego

en el estómago, cuidado, ¿eh?

¿Y la milhojas qué? Mientras yo lo pruebo,

tú me traes un cazo que tienes ahí con esto.

¿Qué es? -La crema. Se me ha pasado mucho.

Se puede cortar un poco. Las elaboraciones que llevan

huevo, se pueden cortar. Pero lo suyo es quitarlo rápido,

que no se pegue. Y si queda cortado, que es normal,

un robot de cocina y lo dejamos homogéneo.

La crema es terrible, ¿eh? ¿Quieres probar un poco?

-Es un desastre. El hojaldre.

Me gustan más caramelizados, más apretados

para estas elaboraciones.

Y que la proporción entre crema y hojaldre,

haya más crema. Entiendo que con esta crema,

has puesto poca, porque la crema es un desastre.

En general, es un trabajo muy flojo.

Y de ti espero más, ¿eh?

-Yo creo que, o cambia de actitud,

o se marcha de este programa.

Muy bien. Pues vamos a ver el trabajo de Martina.

-Mi granizado es de pomelo, naranja y lima.

También le he puesto una hoja de menta, que se ha hundido.

Está rico. Un poco ácido.

A lo mejor le falta azúcar.

-Es lo que he pensado, porque al final de la prueba,

digo: "¡Ostras, el azúcar!"

Me viene bien para el aliento este que tengo yo fatal.

¿Y el milhojas? Cuénteme usted. ¿Qué lleva?

-Lleva la primera capa de crema.

Después le he puesto otra capa de hojaldre, la nata y cerezas.

Te diré que la estética está muy bien.

Cuadriculado, como si lo hubiese hecho un pastelero profesional.

Bueno. -Me lo ha destrozado.

Cómo come. Pues mira. El hojaldre está

muy caramelizado. Con lo cual, está muy bueno.

La crema está perfecta. Está muy rico.

No está empalagoso. Está bueno.

¿Te enseñaron de pequeña que en el plato

no hay que dejar nada? Eso lo llevo a rajatabla.

Sobre todo, cuando está bueno. -Gracias.

Un defecto.

El plato es demasiado pequeño.

-Vale. Un nueve.

-Gracias. El siguiente plato

que vamos a probar, es el de Víctor.

-Estoy contento con mi plato.

El hecho de acabarlo sin usar huevo, ya es un reto.

El granizado es de frutas del bosque y caqui.

Le he puesto unas hojitas de hierbabuena.

El azúcar está bien, pero le falta personalidad.

Queda un poco plano. -Vale.

Vamos a ver tu milhojas. O tu "unihojas".

Ha quedado muy mono, ¿eh? Pero no es lo que pedíamos.

-Yo quería hacerlo con más pisos,

pero no me daba tiempo, porque me he olvidado el huevo.

¿Cómo has hecho la crema sin huevos?

-Para espesarla, le he puesto un poco más

de almidón de maíz y más aromas

para que tuviera más consistencia.

Has encontrado la respuesta más o menos

que había que encontrar, pero sin huevos

una crema pastelera no tiene significado.

Y le falta dulzura, le falta un toque de lima,

algún cítrico que aporte algo más a esta nata

y a esta crema, que se han quedado bastante pobres.

No has tenido suerte hoy, Víctor, ¿eh?

Bueno, lo siento.

-A veces, ser muy valiente, te lleva a hacer cosas

que la lías parda. -Víctor, lo has hecho muy bien.

Que sin huevos está muy bien.

Mauro, Teresa, Lluc.

-La única forma de salvarme es que esos tres lo hagan fatal.

Vamos a ver, Lluc. -No me ha dado tiempo

de ponerlo en el vaso. Y para presentarlo,

pues lo he puesto en la olla.

¿Esto no te lo ha enseñado Jordi? -No.

Es de tu cosecha. Lo mismo es un emplatado que se lleva ahora.

-No. No se lleva ahora.

La presentación horrorosa.

Y cuéntame cómo se llama esta marranada.

-Melocotón, uva, fresa y manzana.

(RISAS)

-Coge la olla y se bebe el zumo así.

Sabe a hueso de melocotón.

(RÍEN) Todavía me huele a chamusquina

del petardo que ha podido pegar la licuadora.

¿Eh? Has metido el melocotón entero, como diciendo:

"Venga. Como soy del campo, aquí me zampo".

-¿Eso quiere decir que está rico o está malo?

Pues mira, viendo el milhojas, te diré que esto está muy bueno.

-Gracias. Por lo menos, no se te ha ido

la olla. No es poco eso.

-No voy a ser uno de los mejores platos.

A no ser que me salve la crema.

Ahora, esto ya...

Esa manzanita cruda...

El hojaldre negro. ¿Es una versión moderna,

nueva de la alta cocina? -No, no.

Que se me ha quemado. Se te ha quemado.

¿Y me lo tengo que comer yo?

Lo voy a probar.

Está un poquito regulín. ¿Eh?

Te deja ese sabor así a... -¿Quemado?

A quemado. Casi que es mejor lo que hay en la olla.

Hay que correr un poquito más,

porque si no, el trabajo es bastante mediocre.

¿Vale, Lluc? -Vale.

Cuéntame, Teresa. -Pues el zumo he cogido

muy poca fruta, porque yo quería que con un racimo de uvas,

iba a salir más, pero solo ha salido esto.

No es un granizado. Es un granizadito.

-Granizadito. Ahí le has dado. ¿De qué me has dicho que era?

-De lima, plátano y uva.

Está bien porque el plátano está muy suavecito

y está fresquito. Pero sabe a plátano.

Vamos a ver el milhojas. -Primero le he puesto el milhojas,

que se me ha quemado un poquito, pero le he quitado.

Está un poquito... -¡Dios!

Ha metido el pelo en el plato.

Una cosita. ¿Vas a meter la cabeza en el...?

(RISAS) -Ah, vale.

Muy bien. El hojaldre está muy bien.

Por ahí lo hemos salvado.

Y tu fruta es el lichi, ¿no? -Sí.

Te sabe más a frutos secos que a lichi, ¿no?

Claro. Has puesto almendra tostada.

Es muy sabrosa. No veo el lichi. Brilla por su ausencia.

-Hoy he conocido el lichi. Y el lichi para nada.

Se acabó la relación con el lichi.

No me gusta ni para atrás.

El hojaldre está bien, caramelizado.

Tienes suerte de que al abrir el horno,

ha salido el humo y se ha quemado.

Pero se ha quemado lo del alrededor.

El hojaldre está muy bien. -Más o menos.

Teresa, has vuelto aquí para brillar.

Tú puedes hacerlo, ¿eh? -Vale.

Creía que no lo iba a presentar y lo he presentado y bien.

Y me ha dado tiempo de hacerlo todo. Estoy muy contenta.

-La próxima vez no metas el pelo en el plato.

-Vale.

Mauro. -He hecho un granizado de piña.

Piña solo. -Sí.

Te has quedado tan ancho. -Le he puesto lichi.

Solo he cogido dos. No me ha sacado nada de jugo.

No te has complicado la vida. Pero está rico.

Tu milhojas. -Primero le he puesto

una capa de nata, luego de crema

y las fresitas por encima.

Parece de una pastelería de primera calidad.

La crema está rica.

El hojaldre está divinamente horneado.

Quizás, un poquito más de azúcar. -Vale.

Los tres últimos son Ana, Aina y Manuel.

-Suerte, chicas. -Suerte.

-Suerte. -Gracias.

Le toca a Aina. ¿El granizado de qué es?

-De piña y fresa.

De piña y fresa.

Está muy rico.

El sabor a piña y a fresa está por igual. Muy bien.

Milhojas. -Edificio de cuatro pisos

con ático. ¡Ahí va!

¿El ático es el kiwi? -El kiwi con la nata.

¡Ahí va!

¿Me has visto tú estreñido? -¿Por?

(RISAS) Hay kiwi para aburrirse.

Mira.

El hojaldre tostadito, crujiente.

La crema densa, sabrosa. Superbién.

Nata, bien montada. Pero encima,

lo que quiero destacar, es cómo has trabajado.

Organizada, la que has sido más seria.

Te felicito. Chapó por tu trabajo.

(APLAUSOS) -Gracias.

-Muy bien, Aina.

-Como no la líen parda Manuel y Ana,

estoy perdido.

Cuéntame, Manuel. ¿De qué es tu granizado?

-Mi granizado es de pomelo rosa, piña y caqui.

Está compensado. La acidez y el amargor

está compensado. La presentación es bonita. Es fina.

-Me encanta el sabor amargo. No sé por qué.

Porque se te queda la boca luego así

y me encanta la lengua rasposa.

Vamos a probar el milhojas,

que lleva de fruta... -Mora.

Bueno. Esto suena bien. Suena crujiente.

¿Podemos probar? ¿Queréis probar?

Tiene un pintón desde aquí. Los envidiosos.

¡Hum!

Crujiente, rico, suave, no está dulzón.

Esto es un plato de nueve.

-Gracias. Lo único que me molesta,

es el plato.

Todos habéis pecado de lo mismo.

No me podéis poner un plato justo.

Un poco más ancho. Hay más platos

además de las pizarras, que son bonitas.

-A mí me encantan. ¿Vale?

Por lo demás, fantástico.

Vamos con el último trabajo de la noche, el de Ana.

-Mi granizado es de melón y fresa,

porque mi madre me suele hacer esto

para la merienda y me encanta.

Está muy bueno. Cuéntame un poco

cómo va tu milhojas. -Es una milhojas de fresa.

La nata creo que me quedó...

No me daba mucho tiempo y me quedó un poco líquida.

Le falta bastante azúcar a tu crema pastelera.

La nata está apenas montada.

A la masa de hojaldre le falta dulce,

haberle puesto un poco de azúcar encima.

Quiero que sepas que eres una kamikaze.

No solo que no piensas las cosas y las haces.

A veces te equivocas por eso.

Pero eres muy rápida cocinando.

Puede ser una virtud para trabajar en una cocina.

Pero deberías pensar un poco más las cosas.

Entre la pizarra y el pimiento rojo, nos estáis dando

el "Masterchef júnior", ¿eh?

-Ana está siendo demasiado kamikaze en las últimas veces.

Se está esforzando menos esta semana.

Nuestro jurado ya ha hecho la cata.

Ahora, ya sabéis. Tiene que deliberar para ver

cómo reparte los puntos de esta prueba. Jueces.

-Es la mejor.

-Si no consigo ningún punto, tengo cuatro.

Con que tú tengas dos... -Yo a las finales fui con tres.

En una con tres y en una con cuatro.

-Y luego más... Bueno, chicos.

Ahí lo tenemos. Vamos.

Este jurado ha decidido que el aspirante

que se lleva dos puntos y su trabajo queda en quinto lugar,

ha sido Teresa.

(APLAUSOS) -Te lo dije.

-Teresa, un abrazo.

-Tengo una actitud mucho más fuerte.

Vengo a por todas y voy a ganar.

Los tres puntos para el cuarto mejor plato de esta prueba,

son para...

(APLAUSOS) Mauro.

-Te lo dije. -Enhorabuena.

El aspirante que ha quedado en tercer lugar en esta prueba

y se lleva cuatro puntos, es...

(APLAUSOS) Aina.

-Muy bien.

Martina, Manuel, un paso adelante.

Vuestros milhojas no solo han sido deliciosos

y exquisitos, sino que encima vuestra actitud

es justo la que este jurado quiere ver.

Pero uno de los dos ha hecho un trabajo mejor que el otro.

Y quien se lleva seis puntazos,

es...

(APLAUSOS) Manuel.

-Felicidades. -Gracias.

No he tenido mucho tiempo para emplatar,

que es un poco presión.

Aun así, creo que lo hago bastante bien

Martina, enhorabuena por tu plato. -Enhorabuena.

(APLAUSOS) Te llevas cinco puntos.

-Yo estoy muy contenta igualmente,

porque hacer el segundo mejor plato, ya está muy bien.

El resto ya sabéis que sumáis cada uno un punto

a la clasificación general.

Que no está nada mal, ¿eh?

-He fallado. He fallado con el hojaldre.

Me he despistado. No he cogido el huevo y he fallado.

Aspirantes, ataos bien el delantal,

porque la noche aún no ha terminado.

Queda un reto. La última prueba.

Donde vais a tener la suerte de conocer

a una invitada que cocina de miedo.

-Mucha gente cocina de miedo. Mi madre cocina de miedo.

Aspirantes, esta es la última prueba de la noche.

Pero antes de que levantéis la caja,

vamos a hacer un repaso, a ver cómo está

la clasificación general de momento.

De abajo a arriba tenemos a Ana, Víctor,

Mauro, Guillermo,

Lluc, Teresa,

Manuel, Aina.

Y arriba del todo a Martina.

-Estoy muy contenta, porque ahora ya creo

que tengo menos posibilidades de irme.

Aspirantes, a la de tres, quiero que levantéis la caja.

Uno, dos,

tres.

-Me he asustado cuando he visto tantos ingredientes.

¡Madre mía! ¿Qué nos van a hacer?

-Martina, no tengo nada.

Manuel.

Martina, Aina, Manuel, vosotros no tenéis

nada debajo de la caja. -No.

¿Qué creéis que significa? Aina.

-O que tenemos que ir al supermercado

o que subamos a la galería.

-Bueno, ir a la galería significa que estás salvado.

Pues os lo sabéis perfectamente bien.

Así que venga, corriendo los tres a la galería.

(APLAUSOS) Enhorabuena.

-He estado dos veces en la galería. Esto es un rollo.

Estoy muy contento. Pero Mendicuti y Marta

también estuvieron en la galería

y al siguiente programa se tuvieron que ir.

-¿Qué tienen que hacer?

-No había visto los ingredientes aún.

Llevamos un mes aprendiendo y entrenando.

Ha llegado el momento de ver vuestra evolución.

Debajo de cada caja tenéis 400 gramos

de lomos de buey,

sémola de mandioca, caldo de cúrcuma,

caldo de huitlacoche,

aceite de oliva extra virgen,

vinagre de Jerez, salsa de soja,

pasta de sésamo negro y sésamo negro entero.

Además, aceite de cacahuete,

jugo de trucha, yogur natural,

azúcar y brotes de germinados.

-Huitlacoche. ¿Qué es eso?

Cuando lo he leído, era como un trabalenguas,

que siempre te equivocabas.

Como habéis podido comprobar, en este reto

vais a cocinar un plato más elaborado.

Algo que no podría estar en cualquier restaurante.

Esa creación está debajo de esta campana.

Y la ha traído, nada más y nada menos,

que una de las mejores cocineras del mundo.

Desde el restaurante Arzak, en San Sebastián,

con tres Estrellas Michelín, Elena Arzak.

(APLAUSOS)

-¡Oh!

-Si ya te dan una caja con tantos ingredientes

y luego viene Elena Arzak,

algo difícil vas a tener que hacer.

Bienvenida, Elena. Te estrenas

por primera vez en nuestras cocinas.

-Estoy muy contenta de estar hoy con vosotros.

Y quiero daros la enhorabuena a los que estáis,

porque cocináis como los ángeles, de verdad.

Y me tenéis impresionada por todo lo que hacéis,

por lo que os gusta la cocina.

Pero os quiero ver en acción, eso también.

-Gracias. Elena, en 2012 te designaron

como la mejor cocinera del mundo. ¿Cómo se lleva eso?

-Fue, de verdad, una maravilla.

Tuvo mucha repercusión y, bueno, fue una felicidad.

Y, además, estoy al lado de Pepe, que él también

ha recibido premios. Y tuve la suerte de recibir con él...

Es verdad. El Premio Nacional de Gastronomía.

Nos los dieron a los dos el mismo año.

-En el año 2010. Lo contentos que estábamos. Y fue para mí

un honor estar con él.

Para mí también. -¡Ay, qué chuli!

Elena, seguro que te criaste en los fogones con tu padre.

¿Pero a qué edad sentiste esa pasión por la cocina?

-Como tú has visto, porque Samantha estuvo

con nosotros en el restaurante haciendo prácticas

hace muchos años. Es una gran cocinera.

Muchísimas gracias. ¿Y tú cuándo empezaste?

-Bueno, mi padre la adora. Es que es genial.

-Sí. Bueno, empecé muy pequeña.

Yo creo que alrededor de los ocho o nueve años

también hacía cosas en casa.

Y hacía soufflé, salados, dulces.

Me empecé a dar cuenta de cómo me gustaba,

de los feliz que era yo en ese ambiente.

Y poco a poco, hasta el día de hoy.

Ya ves. -Empezó con nueve años.

Puede ser que tenga nivel. De mayor que tenga

tres Estrellas Michelín como ella.

Nuestros aspirantes están asustados

con todos los ingredientes que hay bajo la caja.

A ver, cuéntanos. ¿Qué van a cocinar?

-¿Qué es eso? -¡Uh! Setas.

-¿Qué es? -Es un vacuno que va asado

con sal y pimienta. Luego, veis aquí,

hay unos suflados, que son unos suflados a base de sémola.

Luego, acompañamos con una vinagreta de sésamo.

Y luego, un yogur que va

con una vinagreta de trufa y brotes.

-Cuando lo he visto, yo he pensado:

"¡Por Dios! ¿Pero qué es esto?"

Yo sabía que era carne. Lo demás, ni idea.

Para elaborar un plato de estas características,

lo mejor es que lo veáis. Así que, acercaros.

-¿Pero qué es esto?

-Esto no lo había visto en mi vida.

Fijaros cómo lo ha dispuesto ella, cómo lo ha puesto.

La estética. -¡Dios, qué rico!

-Eres una artista. -Muchas gracias.

-¿Qué es? Es como una bolsa.

Por dentro no tiene nada y por fuera...

-Se llama sémola suflada.

-Ah. Hinchada.

-Pobres. Este plato es muy difícil.

Aspirantes, un plato de tres estrellas.

Nada sencillo y con algún paso muy laborioso.

Por ese motivo, Elena os va a hacer una máster class

de cómo suflar mandioca para que os quede

exactamente como en su plato.

-Calcar un plato de Estrella Michelín, no.

Pero hacerlo igual,... puede ser.

Bueno, Elena, enséñanos. -Aquí a trabajar, ¿eh?

Aquí tenemos ya la masa de la sémola de mandioca.

Tenemos dos colores. Una amarilla que lleva

un caldo de cúrcuma. La cúrcuma es

uno de los ingredientes del curry.

Y aquí tenemos el negro, huitlacoche.

El huitlacoche es el hongo que proviene del maíz.

Y tiene un sabor muy especial.

-En Málaga no hay huitlacoche.

Lo típico es el pescado. En las montañas,

en Mijas, se coge jabalí, pato, codorniz y se come.

-Vamos a hacer varias bolas.

Y ahora, se pone el plástico.

Y esto hay que hacer fuerza.

Tiene que quedar lo más fino posible.

Ahora ya está el aceite preparado.

Alrededor de 200-220 grados para freír.

Y enseguida empezáis a hacer movimientos circulares.

Y esto nos va a ayudar a que sufle. (EXCLAMAN) ¡Hala!

-Así de gusto. Una profesora como Elena, es genial.

Lo que le ha faltado, es decir:

"Os lo hago 40 veces más".

Ya ahí nos enteramos todos al pié de la letra.

Muy bien. -Qué chulo, ¿eh? ¿Verdad?

Le dais la vuelta. Lo dejáis un ratito más.

Y ya está. Lo sacáis. Y, por supuesto,

todas las frituras bien escurridas.

¿A que no es tan difícil? ¿Verdad?

Una vez que se aprende la técnica, no es tan difícil.

-Asusta un poquito. Yo no sé cómo voy a hacer esto.

Cada vez hay que ir un paso más adelante.

Y este plato está a la altura de este programa.

Este plato requiere de varias elaboraciones,

un poco de paciencia y conocer perfectamente

todos los ingredientes a utilizar.

Por ese motivo, todos contaréis con la receta completa.

Aspirantes, seguid los pasos de Elena y triunfaréis.

Para elaborar este plato, disponéis de 60 minutos.

Tenéis todo lo que necesitáis encima de la cocina,

así que no se puede ir al supermercado.

¿Algún último consejo a nuestros aspirantes?

-Organizaros. No os pongáis nerviosos.

Que la carne no se os pase de punto, eso es importante.

Aspirantes, ¿estáis preparados

para cocinar? (NIÑOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

-¡Vamos!

-Venga, chicos.

Bueno, Elena, ¿cuál es la dificultad de este plato?

-Para mí, hacer carne es bastante difícil.

Que no se pase de punto. Y a mí me gusta que tenga

un poco de costra de sal.

Que luego la sal se la quitas.

Otra dificultad que tiene este plato,

claro, hay que hacer el suflado un poco antes que la carne.

-En este plato, la mayor dificultad es la masa de la cúrcuma

y de la...

Huil... "Huilcochoque".

Entonces, no sé, si me queda

la burbuja abajo, arriba o no se me sube,

pues no sé qué va a pasar.

-Venga, vamos, Mauro.

Dale, dale.

-Para hacer el plato de Elena,

hay que mezclar la sémola con el caldo.

Y amasarlo bien.

Lo mismo hacemos con la negra. Y lo dejamos reposar.

Una. -Venga, Ana, muy bien.

Amasa bien eso. Dale, Ana. Dale.

Más caña.

-Lluc, dale, dale. Sin miedo. Sin miedo.

Amasa sin miedo. -Dale caña.

-Muy bien. Venga, Teresa. Muy bien.

-Estoy tranquilo. Mirando la receta.

Sabiendo lo que tengo que hacer. Y ya está. Listo.

-Ya está. -Si te fijas,

a todos les ha quedado mejor la amarilla que la negra.

-Venga, Anita. Lo siguiente. Vas muy bien.

-¿Cuánto la vinagreta? 100 gramos de aceite de oliva.

-Para hacer la vinagreta, primero mezclar

aceite de oliva, vinagre de Jerez,

pasta de sésamo negro y sésamo negro,

una pizca de sal y pimienta.

Y después, se le da bien y ya está.

-¿Qué más? ¿Qué más?

Salsa de soja.

-Ahí. Perfecto. Ahora ya la he terminado.

-Estoy sorprendida, porque están muy bien organizados

y tienen una soltura... Jugo de trufas.

Les parece lo más normal.

-Es un plato que es bastante complejo

por las cosas que hay que hacer,

pero yo creo que cada vez hay que ir a más.

Ya estamos en el cuarto programa

y estamos a la altura de hacer este plato.

-¿Por qué mueve tanto? -No me lo había acabado de leer

y me faltaban ingredientes. -Venga, va.

No te desconcentres.

-Este plato me va a quedar gourmet.

-Ana ya está con el yogur. Va superavanzada.

-Me voy a poner a hacer el yogur. A ver.

Para hacer la salsa, mezclaremos

azúcar, yogur y una pizca de sal.

Y lo serviremos con una ensalada de brotes

aliñada con vinagreta de trufa,

que se elabora con aceite de cacahuete,

vinagre de Jerez y jugo de trufa.

-Qué bueno. ¡Jopé!

-Le ha puesto pimienta y sal al yogur.

-Este plato Michelín no se me va a resistir.

-¡Venga, Víctor! -Va, Víctor. Va.

-Víctor, ¿qué tal lo llevas? -Lo llevo muy bien.

-¿Sí? ¿Y ya has hecho el yogur, la vinagreta?

-El yogur lo voy a hacer después, porque es solamente remover.

Prefiero hacer primero los soufflés para que me bajen.

Te veo tranquilo. -Si voy a cocinar nervioso,

me tranquilizo, me relajo

y pienso lo que hago. -Así se hace.

-Si no piensas... ¿Cómo voy a ir,

como una cabra loca corriendo?

-¿Qué es lo que te ha parecido lo más difícil?

-De momento, no lo he hecho, pero cuando empiece a suflar,

lo más difícil va a ser suflar.

-¿Te parece más difícil que hacer la carne?

-La carne tiene su punto. Vamos a ser muy exigentes

en el punto de la carne. -Vale.

Yo la voy a dejar como a mí me gusta.

Me gusta marcado solo. Por fuera que esté dorado,

pero por dentro rojo. Rojo.

-Bueno, Víctor, sigue así. -Gracias.

-Hasta luego. -Adiós.

-Les quedan 40 minutos a todos.

-Anita va muy bien. -Anita sí.

-Ahora mismo estoy bien, porque ya tengo todas

las salsas hechas y la masa también.

Ahora estoy a punto de hacer el soufflé.

Tengo la sensación de que, de momento,

lo estoy haciendo bien

y de que podría quedarme.

(TARAREA)

Hola, Teresa. -Hola.

-Te pillamos en el momento... -En el momento clave.

-Eso. Bien.

-Voy muy bien. Me han salido finitos

y la masa está bien. -¿Qué color te gusta más?

-Me gusta más el negro, pero voy a hacer la presentación

con un toque original, pero más o menos igual que la tuya.

-Pero si cambias algo, no me importa.

-Sí, sí. La voy a hacer con un toque original.

-Me ha gustado lo limpio que tienes todo.

Eso sí, ¿eh? -Gracias.

Es que a veces me toca darles un toque con la limpieza.

Porque dejan esto...

Me tengo que poner serios con ellos. Gracias.

-Adiós. -Gracias.

-A ver, que va a freír.

-No se ha suflado bien, pero bueno.

-Estás haciendo más. -No te lo puedes decir, Manuel.

-Que esté bien calentito. -Vale.

-Muy bien. -Le faltan 20 grados.

-Mira el de Ana.

-Que yo no he visto el de Ana.

Estaba ya suflando y yo he dicho: ¡Uf!

-Venga, muy bien, Tere.

-Teresa, ¿estás bien? -Sí, estoy bien.

-Ay, como se queme...

-Venga, muy bien, Tere.

-Martina. -Se salió.

-Qué bien Mauro. Mira Mauro, qué pasada.

-Al que mejor le están suflando, sinceramente.

Muy bien, Víctor. -Ya me he suflado uno.

-Bien. A por los otros.

A Teresa le están saliendo mejor que a Ana.

Porque las ha hecho muy calientes. -Claro.

Aspirantes, habéis consumido ya

la mitad de vuestro tiempo.

Quedan 30 minutos.

-Va, Ana. -Anita, no pierdas los nervios.

-No se me sufla el otro lado. -Muy bien, Ana.

Movimientos circulares.

-Bien. Se suflan.

-Vamos, Guille. -Guille y Lluc

no han freído ni una.

¿Cómo va la receta de Elena? -Ya he terminado las vinagretas

y el yogur. Entonces, voy bien.

Vas a freír, ¿no? -Sí. Voy.

Ese aceite no está listo. Echa humo para aburrir.

Dale, a ver cómo te sale.

Mucho cuidado. No te quemes. Sin miedo.

Acércalo sin miedo, si no, te va a salpicar.

No desde muy arriba. Más cerca. -Vale.

-Le das vueltas con el mango, suave, con cuidado.

Ahora, dale la vuelta con la espumadera.

Vuélvelo a probar, porque este

no ha suflado mucho. -Sácalo ahora.

-Tengo que... Otro, mejor.

-Sí, pero tienes un montón para hacer.

Tú haz como...

solemos hacer. Haces unos cuantos

y hay algunos que no salen.

-Ah.

-Yo a este niño le conozco.

¿A que tú me conoces a mí también? -Sí.

-Ha estado en el restaurante. ¿Ah, sí?

-¿Me dejas contar? Le trajo un regalo a mi padre,

porque mi padre colecciona juguetes.

-Sí. Y le dejé una dedicatoria. -Una dedicatoria bien bonita.

-Me ha hecho ilusión que me haya reconocido,

porque he pensado que tiene mucha memoria.

-Acuérdate que tiene que estar muy finito.

¿Vale? Porque así te suflará mejor.

-¿Así está bien? -Cuanto más fino, mejor.

Venga, suerte, Lluc. -Gracias.

-Este sí. Ah, mira qué fácil.

Bueno, Elena, ¿cómo has visto a los aspirantes?

-Su preocupación era si suflaba o no suflaba.

Viendo esto, dices: "Qué bien, los niños

que están aprendiendo". No sabemos si saldrán

algún cocinero. Seguro que sí. Te lo digo yo.

En nuestro oficio hay grandes maestros

que han marcado tendencia o que representan una época.

Hay uno que se llama Arzak, que es tu padre. ¿Cómo está?

-Es un entusiasta. Sigue con mucha ilusión.

Ese carácter que tiene. Esa personalidad.

Es el tío más genial. Esa frase que cuenta,

que hay que mirar la cocina como un niño.

Y él, con su edad, que no es un niño,

es esa grandeza que tiene un gran cocinero

que cualquier cosa puede aprender. -No se me hinchan.

-Las negras no se me hacen.

-Las negras también me ha pasado eso.

Tienes que esperar un minuto.

Yo las he hecho con más tiempo las negras.

Echo el primero, se me sufla. Echo el segundo, se me sufla.

Echo el tercero, se me sufla.

¡Tío, fiesta del soufflé!

Ahí han habido suflados por un tubo.

-Es que la negra no se hincha.

Las haré amarillas, que las negras no se me hinchan.

-Pues hazlas amarillas todas.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos quince minutos.

Lo que he visto de Mauro y Teresa,

están haciendo bien las masas sufladas.

Ahora vamos a ver cómo rematan la carne.

Aquí la madre del cordero será cuando pongan la carne

en la sartén, que le den un punto y saquen el plato como deben.

Vamos a ser muy exigentes, que tenemos mucha hambre hoy.

-Como no absorbe, le voy a dar el punto perfecto de sal.

-¡Jopé! Qué bueno. Por todos.

Si quieres pasar un rato divertido con tus hijos

y, además, transmitirles tu pasión por la cocina, este es tu libro.

El nuevo libro de recetas de "Masterchef júnior".

Las recetas de toda la vida para que las cocines

con la gente que más te importa.

Este año, ya sabes, regala cocina.

-¡Hala, hala! Lluc al fregadero.

-Las estoy tirando al fregadero porque no me salen bien

y me voy a confundir. -Vamos, Lluc.

-Mira Lluc.

No ha hecho ni la carne y quedan diez minutos.

-Ha hecho una cosa que no tenía forma.

Tenía una con formas y ha tirado las que no tenían forma.

-¡Oh!

A Ana le veo la carne con muy poca chicha.

La sartén la tiene fría. La tiene muy fría.

Ana está mareando la carne, la tiene fría.

-Me encanta porque le están dando

una vuelta a uno, otra vuelta a otro.

-Es que le voy dando la vuelta así porque si no, se me cae.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Hay que emplatando ya.

-¡Venga, Víctor!

-Está apagado el horno.

-¿Hay que meter la carne también en el horno? Ahora me entero.

Ahí, perfecto.

-El mejor punto yo creo que es el de Ana o Mauro.

-La carne está hipermegacruda.

-Precioso, Tere. Precioso.

Aspirantes, último minuto.

-¡Venga, chicos! -¡Venga!

-Ha puesto las que tenía en el fregadero.

No puedo más.

-Ya está. -¡Venga, va!

¡Va! -¡Venga, va!

Cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

(APLAUSOS) ¡Tiempo! Manos arriba.

Víctor.

-Creo que me puedo salvar.

Estoy contento con el resultado y seguiré para adelante.

Si quieres aprender a cocinar desde cero

o lo tuyo es la cocina profesional,

entra en la escuelamasterchef.com,

una escuela de cocina online con más de 160 cursos

donde podrás aprender todo

lo que necesites saber sobre cocina.

Tenemos a los cocineros más prestigiosos

y a algunos de nuestros masterchef, que te ayudarán

a potenciar toda tu creatividad.

Entra en la escuelamasterchef.com y prepárate para cocinar.

Aspirante, ahora es el momento de que nuestro jurado,

junto con Elena, cate vuestros platos.

El primero en acercar su plato al jurado, será Guillermo.

¿Qué tal te ha sentido la prueba? -Pues me ha sentido espectacular.

Y yo creo que he sacado un plato muy bueno.

Nada.

Voy a probar un trocito pequeño.

-A ti te gustan las cosas

poco hechas. -Más o menos.

-Nunca muy hechas, ¿no? -No.

-A ver el crujiente.

Te ha suflado y está crujiente. -Gracias.

Si me tapo los ojos, no pienso que sea tuyo,

porque demasiado fino. Muy minimalista.

-Es que yo para emplatar soy muy fino también.

Has tenido que llegar al programa cuatro

para demostrármelo. -Gracias, chef.

Me ha salido bien el plato, entonces,

voy a seguir, si Dios quiere.

-Has puesto un suflado.

-Porque es el que se me ha suflado más.

-Ah. ¿No tenías otro?

Bueno, da igual. También hemos dicho

cuántos había que poner, ¿no?

Me parece que eres más buena que el pan.

Y me da que este suflado lo has cogido de la pica.

¿Es verdad o no? Lluc, segunda oportunidad.

La carne la has hecho muy grande.

Es un trozo que es difícil disfrutarlo.

La vinagreta, amigo, me la has puesto fuera del plato,

en el ala del plato. No has trabajado limpio.

Lluc, segunda oportunidad.

Y yo en esta prueba de ti esperaba una reacción

y que te lo tomes en serio, que confíes en ti

y lo saques mejor. Tienes un problema de confianza.

-Hay seis puntos a repartir. A ver si tengo suerte

y a ver si me puedo quedar una semana más.

(APLAUSOS) -Lluc, lo has hecho muy bien.

No pasa nada. -Felicidades, Lluc.

Víctor, es tu turno.

-Me llama mucho la atención la presentación.

Esta lágrima que has hecho aquí.

Se ve que la carne te gusta poco hecha también.

-Mi padre y yo decimos que la carne no se puede comer

si no está roja, porque si no...

Tiene que estar roja, por supuesto.

Pero tiene que estar marcada y calentita por dentro.

Lo dijo antes Elena. Cuando ha explicado el plato,

ha dicho que la carne por dentro

tiene que estar cruda pero caliente.

-¿Y los germinados? -He puesto variedad de color.

Porque a mí me gusta que los platos sean alegres,

que no sean tristes, y he puesto bastantes colores.

Un minichef. -Y además, alegre.

Ana.

-No he hecho nada que no tuviera que hacer.

Hecho está, es verdad. Ahora hay que ver

si está bien o mal. -Vale.

Y el color me dice que está bastante crudo.

-Sí, pero a mí me gusta así, poco hecho.

-¿Y cómo lo has hecho? -La carne a la plancha.

-Eso ya he visto. ¿Y después?

-Y después, estuvo cinco minutos en el horno.

-¿Y tenías el horno caliente?

-No, porque se me había apagado.

-Pero luego, lo has vuelto a encender.

Ya empiezan ahí los defectos a surgir.

El horno está frío. Meto esto poco hecho.

No se me hace. Elevo la temperatura.

-Yo veo que todos sazonan muy bien

y todos tienen tendencia a poco hecho. ¿No?

Sí. ¿Qué es lo bueno? Que le ha salido el suflado,

que a lo mejor es lo más difícil.

Sabiendo que hacer la carne es el elemento principal.

Pero por lo menos los crujientes están muy bien hechos.

Mauro. -Cocinando me ha ido todo muy bien.

Y espero que mi plato guste al jurado,

porque a la vuelta de la esquina está la final

y creo que me voy a quedar.

-Está crujiente. Crujientes, perfectos,

el tamaño que el de Elena. -El yogur tiene el azúcar justo.

-Yo pensaba que tenía menos. -No, no.

Está muy bien de azúcar.

Con las pruebas y demás, todos se ponen muy serios.

Y Mauro es el más gamberrete.

Siempre está de risas, de cachondeo.

Pero hoy, por primera vez, te he visto serio,

concentrado y trabajando.

¿Y eso sabes dónde se nota? En lo más importante.

Aquí. -Gracias, chef.

(APLAUSOS) -Muy bien, Mauro. Campeón.

-El melenas, menudo plato de hacer el melenas.

Teresa, tú cierras la cata de hoy.

-¿El punto de la carne cómo lo ves?

-En mi casa churrasco la carne.

Hasta quemarla. Porque a mi madre y a mí

nos gusta muy hecha.

Entonces, a mí hacer la carne al punto o crudita,

me resulta una cosa complicada de narices.

Cuando tengas tu restaurante, vas a calcinar la carne.

-Se va a llamar El Churrasco de la Carne.

Porque con lo que yo churrasco...

Para gustarte churrascar, no está nada mal de punto.

Han salido bien. Están crujientes, ricos.

Están bonitos de forma. Muy bien.

La salsa de yogur también está rica.

Y la vinagreta está rica.

-Me gusta la disposición del plato,

cómo has puesto todos los elementos.

Es artística total. -Gracias.

Yo soy la pequeñita, pero sigo luchando

y en la final me vais a ver a mí.

-Os tengo que felicitar, porque el plato,

no lo hemos querido decir al principio,

pero no era nada fácil, sobre todo, la cocción

de la carne, el punto y el suflado.

Y os estoy muy agradecida de las versiones

de la receta que he traído.

Un beso a todos. Pero dádselo.

Elena, que sé que estás deseando.

-Eres muy buena. -Muchas gracias.

-Eres la mejor persona

que he conocido en mi vida. -Gracias, guapa.

-Adiós. -Adiós. Adiós a todos.

Aspirantes, ahora llega el momento más difícil de todos.

Ya sabéis que nuestro jurado tiene que tomar una decisión.

Para eso, antes hay que deliberar.

Así que, jueces, por favor.

-Anita que no se vaya.

Es la única que quiero que no se vaya. Anita.

No es fácil.

-Tú no te vas. No te preocupes. -No, no.

El punto que ha cogido la carne.

Que todo estuviese ahí...

-Piensa en positivo.

Que te vas a quedar. -Eso espero.

Hay dos que son calcados. Sí.

-¡Ahí va! Que ya han tomado una decisión.

Aspirantes, para elaborar un plato de estas características

y que se parezca al de Elena Arzak, hay que saber.

De cocina habéis demostrado que sabéis un poco.

De entre los seis, ha habido un plato

que ha destacado por encima del resto,

no solo porque lo ha hecho igual que Elena Arzak,

sino porque ha tenido una actitud

que es la queremos ver en estas cocinas.

Por eso, ese plato y ese aspirante se merece

los seis puntos.

-Dame la mano. Y el aspirante que ha hecho

el mejor trabajo, ha sido...

(APLAUSOS) Mauro.

-Muy bien, Mauro. -La final está a la vuelta

de la esquina y yo voy a hacer lo que sea para estar en ella.

El segundo mejor plato que se lleva cinco puntos

porque se acerca mucho a lo que queríamos, es el de...

(APLAUSOS) Teresa.

El aspirante que se lleva cuatro puntos

por el tercer mejor plato de esta prueba, es...

(APLAUSOS) Víctor.

-Gracias.

El aspirante que se lleva los tres puntos, es...

-Anita.

(APLAUSOS) Guillermo.

-Enhorabuena. -Muy bien, Guille.

(LLORA)

-Cuando me han dado los cuatro puntos, he pensado que no me iba.

Pero cuando se los han dado a Guillermo, entonces,

ya he hecho las cuentas y me ha dado que me iba yo.

Y el aspirante que se lleva los dos puntos es...

(APLAUSOS) Ana.

Lluc, tú sumarás un punto. -Gracias.

Lamentándolo mucho y después de repasar

la clasificación, los tres aspirantes

que no continuáis en "Masterchef júnior" sois...

Ana, Víctor y Lluc.

(LLORAN)

-Me llevo muy bien con todos, pero es que Anita...

Anita es Anita. Para mí, es Anita Dinamita.

Ana, Víctor, Lluc, para nosotros este momento

también es muy duro, porque sabemos que los tres tenéis

un gran talento en la cocina.

Eso que no se os olvide nunca.

-Gracias, chef. Lluc, tú ya tienes un regalo,

pero Víctor y Ana no lo tienen.

Este trofeo que os vamos a dar, es para que nunca

os olvidéis de esta experiencia ni de este jurado.

(APLAUSOS)

Deberíais estar contentos. Lo has hecho muy bien.

No llores, Víctor. ¿Me vas a querer?

-Sí. ¿Sí?

Tranquilo, ¿vale?

-Bueno, como bien dice Eva,

hay muchas paradas y en una me bajo yo.

Chicos, yo sé que este es el momento más triste de la noche.

Pero también sé que habéis vivido momentos alucinantes.

Y uno de ellos ha sido cuando fuisteis

al estreno de la película "Annie".

-Vamos a ver la peli, chicos. -Qué rico.

-A mí, si me tuviera que adoptar alguien...

Todos menos Jordi, porque, vamos,

como me adopte Jordi que no tiene hijos,

vamos, lo haría fatal. -A mí lo que más me gustó

de la peli ha sido el perro, porque se parece a Mauro.

-No se parece a mí. -No, hombre.

-A mí la peli me ha parecido muy divertida.

Me ha gustado muchísimo.

Y el final ha sido lo que más me ha gustado.

Vaya regalazo. Seguro que lo habéis pasado bomba.

No sé por qué me habéis dejado a mí en tierra.

Lluc, a ti te veo relajado, ¿verdad?

Porque tú ya has estado aquí. Tú ya te conoces todo.

Tú ya tienes tus regalos. Pero, claro, aquí

nuestros compañeros tienen que recibir sus regalos.

Lo primero, el juego de "Masterchef".

Este juego yo sé que si os ponéis a jugar con vuestros amigos,

seguro que les ganáis, porque sabéis un montón de cocina.

Y si no sabéis mucho, la escuela de "Masterchef",

que la vais a tener. Con esta escuela

vais a poder aprender durante seis meses.

-No voy a dejar la cocina. Voy a seguir con las clases.

Me la voy a repasar cinco mil veces

para aprender todo lo posible.

También ya sabéis que nuestro patrocinador

de electrodomésticos os regala todos los electrodomésticos

que habéis usado en el programa.

Y sé que estáis mirando por aquí, porque llega

el mejor momento de todos. Queréis el regalo

de nuestro proveedor de alimentos. Este es el de Víctor.

Espero que te guste mucho.

Ábrela, Víctor. Ábrela. -¡Ostras!

-¡Hala, Víctor! -Una camiseta del Real Madrid.

-Le han regalado la equipación

que quería. ¡Qué grande, Víctor!

-Está firmada. -Camiseta firmada por Kroos.

Y hay otra camiseta ahí. A ver esa.

¡Guau! Con nombre y el número de tu jugador favorito.

¿Qué te parece? -Superbién.

Oye, Anita, te veo aquí dándole... ¿Esto qué es?

No me lo puedo creer.

Un equipo de música entero. -¡Hala!

Cuánto vas a bailar con esto.

-Sí. Cómo mola. Y para que nunca

os olvidéis de nosotros, os regalamos también

un lote de productos de "Masterchef".

¿Qué os parece? -Muy bien.

-"Masterchef" se acabó, pero voy a seguir cocinando

en Galicia marisco y pulpo y pescado.

Y carne. Que es lo mejor que hay.

Manuel, Aina, Martina, Mauro,

Teresa y Guillermo.

Ellos son los seis aspirantes que han demostrado

estar más preparados y que se van a enfrentar

a la semifinal de "Masterchef júnior".

Semifinal que haremos la semana que viene.

Hasta entonces, pues ya saben, pónganle siempre...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Hasta la semana que viene.

Bienvenidos a la semifinal de la segunda edición

de "Masterchef júnior".

¿Preparados? (NIÑOS) ¡Sí, chef!

-Buenas noches. -¡José Mota!

-Si tú coges un tomate y de repente...

¿Tiene la culpa el tomate, Guillermo?

¿Tiene la culpa el tomate?

Bienvenidos al tomatero gigante de "Masterchef júnior".

2500 kilos a vuestra disposición.

Nos los han traído directamente de la Tomatina de Buñol.

¿Listos para la competición? (NIÑOS) ¡Sí, chef!

Vais a cocinar de manera individual.

Un único plato con un ingrediente común: arroz.

(TODOS) ¡No!

Te veo muy perdido, amigo.

¡Uh! Esto huele a quemado.

-Se me ha quemado. (LLORA)

-Está soso. -Te veo agobiada.

-Es la primera vez que hago un arroz.

-Tranquila, que los nervios se pasan rápido.

-Está durito. No está caldoso. -Está bueno.

-Pero está demasiado fuerte y pastoso, quizás.

Hoy os vais a enfrentar a un reto creativo.

-Harina sin gluten.

Demos la bienvenida al finalista

de "Masterchef 2", Mateo.

-Voy a darlo todo por estar en la final.

-Me estoy peleando con la masa.

-Está saliendo esto de chapuza.

Esta es la última prueba antes de la gran final.

Dos de vosotros os bajaréis en esta parada

y los otros tres, serán los finales

de la segunda edición de "Masterchef júnior":

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4 - 20/01/2015

Programas completos (6)
Clips

Los últimos 152 programas de MasterChef Junior 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos